miércoles, 24 de febrero de 2010

El mundo… ¿está de fiesta? Copa Mundial de Fútbol en Sudáfrica

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

“¡El mundo está de fiesta!”, puede leerse y escucharse por ahí en alguna publicidad preparatoria de lo que se nos viene. Una vez más, como cada cuatro años, el mundo se llena de fútbol. Bueno, de más fútbol todavía, porque es preciso decir que ya estamos inundados de fútbol. Igual que el agua de una inundación, esto del fútbol nos está ahogando. Entre gran negocio (para pocos) y distractor fenomenal (para muchos), el deporte rey ha pasado a ser uno de los ingredientes más presentes en la vida cotidiana de crecientes cantidades de seres humanos sobre la faz del planeta. Es probable que sepamos más de la biografía del número 9 de la selección de moda que, por poner un ejemplo, el ministro de economía de nuestro país. O peor aún: que de la situación de nuestra economía. Pero ahora viene “¡la gran fiesta!”. ¡Más fútbol, más alegría, más espectáculo!… ¡El mundo se detiene para presenciar el mundial en Sudáfrica!... ¿Alguien en su sano juicio podría creerlo?.

Al decir “inundados” podemos evocar una caricatura de los tiempos en que Diego Maradona, siendo ya un ídolo internacional, jugaba aún en Argentina, y se produjeron en el país unas terribles inundaciones que dejaron bajo el agua media pampa (con ciudades y habitantes incluidos, claro está). En el dibujo podían verse un damnificado con el agua hasta el cuello y un periodista, igualmente metido en el agua quien, micrófono en mano, preguntaba al entrevistado qué opinaba de la actuación del “pibe de oro” en el partido del domingo…

Estamos “inundados” de fútbol, pero en el sentido de esa caricatura.

El que se nos viene en unos pocos meses es el primer mundial de la historia que se realiza en África: Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™ (FIFA World Cup South Africa 2010™ (¡No olvidar el “TM”: trade mark, marca registrada!) ¿Es para festejar? ¿Quién está de fiesta? ¿África? Si es la fiesta universal, ¿por qué tiene “marca registrada”? ¿Quién cobra los derechos de propiedad entonces?

África es el continente olvidado, destrozado, barrido. Empobrecido (porque no es pobre), golpeado, marginado: su historia es como la de Haití: un devastador terremoto perenne. 300 millones de personas viven ahí en la miseria más absoluta, con menos de 1 dólar diario de ingreso. Monumentales fuerzas se han conjurado para que no pueda levantar la cabeza (“tiene demasiadas riquezas naturales”, hay quien afirma. ¿Esa es la causa de su desgraciada pobreza?). Empobrecido hasta niveles degradantes, además de todo ello le cayó la maldición del VIH/SIDA. Más de 40 millones de personas viven con esta enfermedad presentando el nivel de contagio más alto del mundo. Pero como dijo la Premio Nobel de la Paz, la activista kenyana Wangari Maathai: "el VIH/SIDA es producto de un experimento biológico. Fue creado por un científico para la guerra biológica. ¿Por qué ha habido tantos secretos en torno al VIH/SIDA? Esto hace que me plantee interrogantes. (…) Se habla de una maldición de Dios. Pero yo digo que no es posible, la verdad es que el VIH/SIDA fue creado en un laboratorio como un arma biológica. Algunos dicen que el SIDA vino de los monos; ¡estupideces!, nosotros, los africanos, hemos vivido con ellos desde tiempos inmemoriales sin consecuencias, mientras ahora estamos siendo exterminados más que ningún otro pueblo en el planeta por esta epidemia.”

Si nos atenemos a los fríos números, podemos ver que el continente africano presenta índices patéticamente alarmantes: la pobreza (menos de 2 dólares diarios de ingreso) afecta, en promedio continental, a alrededor del 50 % de su población. Sudáfrica, el país organizador del Mundial, tiene un índice de 43,2 % de pobres, en tanto hay varios países en los que esa cifra supera el 60 y 70 % de la población. La nación con menor índice de pobreza es Libia, con el 14 % de sus habitantes bajo esa línea (y una endiablada campaña mediática que pone a su líder Mohamed Khadafi como un monstruo comeniños, pese al mejor desempeño económico en el continente). El Producto Interno Bruto per capita arroja la cifra de 2.777 dólares por africano (231 mensuales), pero sabemos que esos índices no reflejan enteramente la realidad. De todos modos, comparando los 231 dólares mensuales con los ingresos promedios del Norte desarrollado, la diferencia es abismal.

Su tasa de mortalidad infantil es de 81 muertos por 1.000 nacidos vivos. La población es eminentemente joven: 40,6 % del total es menor de 14 años. La expectativa de vida es de 54 años, la más baja del mundo. En África vive sólo un 16 % de la población mundial, pero ahí se dan 9 de cada 10 casos de nueva infección del VIH. El 83 % del total de muertes por SIDA ocurre en ese continente, donde esta enfermedad ha matado diez veces la cantidad de personas que cualquiera de las guerras que se libran en su territorio. En nueve países del África subsahariana más del 10 % de la población adulta es portadora del VIH. En Botswana, Namibia, Swazilandia y Zimbabwe, del 20 al 26 % de la población entre 15 y 49 años es portadora del VIH o ha desarrollado ya el SIDA.

En términos macroeconómicos las cosas no van muy bien: tiene una inflación anual promedio del 8%, con un balance comercial negativo que ronda los 12.000 millones de dólares. El 4,2 % de las exportaciones va a parar al pago de la deuda externa. Su desocupación abierta es del 5 %.

La población es mayormente rural: vive en el campo 60,9 % del total de africanos y africanas, mientras que la población urbana es del 39,1%. En promedio, cada mujer tiene 4,6 hijos. Los africanos comen mal (cuando comen, claro): un tercio de los niños de la región sub-sahariana está desnutrido. La provisión de servicios básicos es pésima: 63 % no tiene acceso a servicios sanitarios, mientras que 36 % no dispone de agua potable. En promedio, cada habitante del continente consume un litro de agua diario, en vez de los 25 litros que se estiman necesarios para una vida normal, o de los 100 litros diarios o más que utiliza (¡quién sabe para qué!) cada ciudadano estadounidense.

El analfabetismo abierto es del 20,2 % a nivel continental; Sudáfrica tiene un 8 %. La era de la comunicación parece no haber llegado aún al África: existen 3,7 líneas telefónicas fijas por cada 100 habitantes y 29,6 teléfonos móviles. Acceso a la red de redes, el internet, sólo tiene el 5,4 % de la población total. Aunque la “magia” de las telecomunicaciones permita ver próximamente con imágenes de alta definición la “gran fiesta del Mundial” a enormes cantidades de población en el mundo (se estima que va a ser el evento más visto en la historia), para los habitantes del continente no habrá tal. La televisión es aún un lujo.

En el continente hay 53 países soberanos, pero en muy buena medida esas son divisiones administrativas absolutamente artificiosas, producto de la rapiña que ejercieron estos últimos siglos potencias occidentales sobre su territorio, que dejaron como consecuencia Estados-nación arbitrariamente creados, carentes de legitimidad y plagados de guerras internas interminables que los tornan así fáciles de manejar desde fuera.

“Nuestros innovadores programas de marketing invitan a los aficionados de todo el mundo a disfrutar del “Fútbol en el lado Coca-Cola de la vida” y animan a todo tipo de personas de diferentes orígenes a compartir su pasión por el fútbol de una forma positiva. La campaña reconoce que, a pesar de nuestras diferencias aparentes, las personas de cualquier condición social comprenden el fútbol, y ofrece una forma de abrir la puerta a todo tipo de oportunidades positivas”, anuncia la mayor fábrica de refrescos del mundo en la página oficial del Mundial. ¿Cuál será el “fútbol en el lado Coca-Cola de la vida”? ¿Tendrá que ver con eso lo que hay “a pesar de nuestras diferencias”? Porque… diferencias hay, sin dudas. Basta con mirar esos indicadores que señalábamos más arriba. ¡Y no son aparentes las diferencias! ¿El fútbol ayudará a desaparecerlas? ¿A disminuirlas al menos?

Zakumi, la mascota oficial del Mundial (un leopardo con el cabello teñido de verde -“porque pensó que sería un camuflaje perfecto sobre el césped del terreno de juego, algo así como sus manchas para cazar en la selva”- según dicen los organizadores del fastuoso evento), “se ha fijado un objetivo bien definido: convertir la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 en una fiesta descomunal, inolvidable, llena de alegría y felicidad, y manifestar el cariño, la cordialidad y el carácter del continente africano a los miles de invitados que llegarán a su país procedentes de todo el planeta”. ¡Qué bueno es estar de fiesta! Bueno y necesario, sin dudas; la recreación es una parte fundamental de nuestra vida. Pero, tal como están las cosas… ¿es posible plantearse eso seriamente con este Mundial?

Cada uno de los que ahora estamos leyendo el presente artículo utilizando coltán en la computadora que nos permite ver este texto en la pantalla, indirectamente contribuye al calamitoso estado del continente africano (principal productor mundial de ese elemento, materia indispensable para los chips). Contribuye a que siga habiendo niños-soldado (que extraen el mineral en cuestión, y lo defienden con armas en la mano, no sabiendo por qué ni para qué, por supuesto…), a la miseria y a la guerra perpetua. Pero no es por nuestra “mala voluntad” obviamente (nadie debería sentirse culpable y deshacerse de su equipo, por cierto): son las relaciones de fuerza que han llevado al África a esta situación patética. Entonces… ¿estamos como para celebrar y dejar a un lado las diferencias? -que, claro está, no son tan aparentes-. “¿Fiesta descomunal, inolvidable, llena de alegría y felicidad?”. Mmmmm…., es difícil creérselo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: De masacre en masacre, de guerra en guerra

Apolinar Díaz – Callejas (especial para ARGENPRESS.info)

En estos precisos días, en Colombia se registran hechos históricos de la violencia que soporta el país hace más de 40 años, pero son destacados los casos más monstruosos de crímenes masivos contra la población colombiana campesina.

Más de 40 años de vivir bajo la violencia y los crímenes políticos de paramilitares y otros grupos que han llevado al investigador Jorge Orlando Melo, que trabaja en el estudio permanente de la violencia del siglo pasado y del presente en Colombia, a la conclusión de que el total de víctimas de la violencia actual de Colombia alcanzó en más de 40 años un millón de víctimas. Es decir, la criminalidad política, retardataria, anti reforma agraria y contra la organización del campesinado, tiene ya en su haber el asesinato de un millón de personas en Colombia, que es una cifra similar a las muertes en las guerras de dominación de naciones del Medio y Lejano Oriente y África que han emprendido y mantienen los Estados Unidos de Norteamérica y naciones europeas. La propaganda política de las naciones que están en guerra contra otros pueblos en Asia, África y América Latina, hacen de la violencia que ejercen en el mundo una noticia de poco interés, al tiempo que aumentan la destinación de armas, recursos bélicos y humanos para continuar sus agresiones en África y Asia. Desgraciadamente para la humanidad, el nuevo presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, no solo encontró y continuó las guerras gringas en varios países de la tierra , si no que ha ampliado el volumen de soldados enviados a combates y el aumento de los recursos económicos para ampliar la financiación de las guerras que financian los Estados Unidos de Norteamérica.

Obama no llegó a los Estados Unidos como hombre de la paz sino como expresión de las guerras militaristas y de conquistas norteamericanas. Por eso la frustración mundial de la esperanza de que la elección del presiente Obama condujera al cese de las guerras, ha constituido el más tremendo efecto de frustración de la paz y de auge de la guerra bajo el mando del presidente Barack Obama.

Dentro de ese esquema Colombia entera ha comenzado a destacar su propia violencia interna, pese al mentiroso lenguaje de paz del presidente Uribe Vélez.

En estos precisos días, se han incrementado las publicaciones de prensa sobre la violencia y crímenes políticos internos sino que ha sido publicado un libro de magnifica edición y con un extraordinario material informativo sobre la llamada “Masacre de El Salado”, uno de los hechos criminales de mas monstruosa expresión y muestra de la violencia interna en Colombia.

En El Salado, una pequeña población rural perteneciente al municipio de El Carmen de Bolívar, en el Departamento del mismo nombre, ocurrió una monstruosa masacre de campesinos de todas las edades y sexos. El presidente y coordinador del Grupo de memoria histórica, Gonzalo Sánchez G., dice en el libro recién puesto en circulación sobre “la masacre de El Salado”, publicado por La Revista Semana de Bogotá y otros patrocinadores, que: “El estigma como marca social, construido en la dinámica del conflicto, da paso en El Saldo a la tortura y el suplicio corporal. A diferencia de otros escenarios de asesinatos colectivos, lo ocurrido en El Salado va más allá de la pretensión de eliminar al enemigo. La tortura y masacre son elementos constitutivos de la misma operación asesina. La mayoría de los crímenes son ejecutados en la plaza pública con la intención manifiesta de que todos vean, todos escuchen, todos sepan, todos sean en últimas “castigados” por sus presuntas complicidades…como se expondrá en detalle en este
informe, los saladeros fueron obligados a presenciar los más aberrantes dispositivos y tecnología del dolor, a la espera, la larga y terrorífica espera del turno propio. La conversión de los sobrevivientes en espectadores es la prolongación de los vejámenes sufridos por sus parientes, sus vecinos, sus coterráneos. En otras palabras, el sometimiento y la marca del cuerpo individual es así mismo el sometimiento y la marca del cuerpo social”.

“En la masacre de El Salado se escenifica el encuentro brutal entre el poder absoluto y la impotencia absoluta. Los ejecutores de la masacre no tuvieron un contendor efectivo, legal o ilegal, lo cual les permitió actuar con total libertad, cumpliendo un programa de terror con los pobladores”…. “A diferencia de otras zonas, donde colonizar o repoblar con sus hombres es el objetivo, los paramilitares aquí pretendían vaciar el territorio. La técnica de tierra arrasada empleada se inscribe en esta lógica paramilitar que dejó un escenario de tierras sin hombres, pero también dejó a muchos hombres sin tierras…el destierro, fue uno de los impactos más importantes y duros del pánico en la zona, cuya desolación evocaba durante los meses posteriores a la masacre al mítico cómala de Juan Rulfo, ese pueblo habitado por muertos y fantasmas”.

El libro que comentamos señala que El Salado es un corregimiento del municipio del Carmen de Bolívar, dentro de los Montes de María, ubicado hacia el Sureste a una distancia de 18 km del casco urbano. El Salado, se convirtió en el corregimiento más grande y más prospero de dicho municipio, porque cultivaba y procesaba el tabaco hasta desarrollar una incipiente cultura febril coadyuvada con la apertura de bodegas de las compañías Espinoza hermanos y Tairona y porque la fertilidad de sus tierras, favorecida por sus acuíferos, permitió que se convirtiera en una despensa agrícola donde también se producía ahuyama, ajonjolí, yuca y ñame, siendo el centro productor y exportador de tabaco más importante de Colombia.

La región de El Salado hacía parte del gran número de municipios y corregimientos integrantes de la zona tabacalera del Sur de Bolívar y norte de Sucre, compuesta por los municipios de San Onofre, Ovejas, Chalán, Colosó, Morroa, Tolú viejo, Los Palmitos y San Antonio de los Palmitos. Dentro de esas poblaciones está Colosó, mi propio municipio, caracterizado no solamente por la producción de tabaco si no de otros productos agrícolas que han tomado el camino de las exportaciones. Colosó, igual que el resto de las poblaciones de los Montes de María, también fue víctima permanente de masacres y asesinatos de campesinos y vecinos de la población. No pocas veces, yo mismo, tuve que participar en las denuncias y acusaciones, que también afectaban a Colosó, mi propio pueblo.

Las mujeres fueron especiales víctimas de los asesinos de la región, que incluían la violación de las mujeres.

Dice el libro que estamos comentando que “los sobrevientas de El Salado, en coordinación con la Infantería de Marina, decidieron cavar fosas comunes para enterrar a los muertos, considerando su avanzado estado de descomposición como consecuencia de la exposición a la intemperie por más de 24 horas.

Esta forma de asesinatos continuó durante mucho tiempo. Los campesinos que se escondieron en los montes también fueron perseguidos y asesinados. Fue una guerra de exterminio que duró mucho tiempo que logró levantar la protesta de toda Colombia.

La crueldad extrema. Las manifestaciones de crueldad extrema “en las masacres de El Salado corresponden desde los actos de tortura y sevicia, hasta el uso de armas blancas y contundentes (palos, garrotes) en la ejecución de las acciones de violencia se usaron armas especiales para producir dolor prolongado en las víctimas.

Señala el texto del libro que comento, que “en la masacre de El Salado, el oficio de torturador se generaliza entre los victimarios que participan del hecho. Este fenómeno parece corresponder con la aparición de las “escuelas de descuartizamientos” en las que se inculca esa práctica como un elemento en la formación como combatientes”.

Dice el libro – denuncia que: “Cuando los paramilitares incursionaron en El Salado acusaron a sus habitantes de ser guerrilleros, lo que aunado a la orden del comandante general de las autodefensas de Colombia, Carlos Castaño, de que “ los guerrilleros son objetivo militar estén de civil o estén uniformados”, concedía licencias para matar con un margen de acción casi ilimitado”.

Finalmente, la Comisión autora del libro que comento, agrega: “La masacre de El Salado es significativa en la historia y dinámica del conflicto armado contemporáneo en Colombia por su magnitud, la crueldad extrema de los victimarios, la escenificación pública del horror y la duración de los hechos”.

Lo peor de todo, digo yo es que todas esas políticas se siguen practicando en Colombia en muchas regiones del país durante el gobierno del presidente Uribe Vélez, hoy el principal aliado del nuevo presidente del imperialismo norteamericano Barack Obama. Las muertes de asesinatos en Colombia, especialmente en el campo, son noticias de todos los días. El ejemplo de los crímenes en El Salado, no para, siguen por todo el territorio colombiano, pese a los ocultamientos que hacen los familiares de las víctimas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Mientras viva el imperialismo, los países y organizaciones seguirán amenazadas, divididas y sojuzgadas

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. De los últimos seis discursos que escuché de la Cumbre del Grupo de Río por vía internacional Telesur, el que más me ha puesto a pensar fue el del presidente de Brasil Lula Da Silva, cuando señaló algo así: que los problemas y las limitaciones de la ONU y de su Consejo de Seguridad, integrado por Francia, China, Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Soviética (hoy Rusia) que tienen poder de veto en cualquier resolución de la ONU, son dichos estados. No he podido conseguir el texto de esa intervención, pero la idea de que esos países –desde agosto de 1944- han dominado los acuerdos en el mundo, me ha puesto a meditar sobre nuestra miniatura ante el poder mundial.

2. Mientras nuestros pobres pueblos, ciudades, países, están preocupados por asuntos muy inmediatistas, domésticos, cuando más nacionales, los grandes problemas económicos, políticos, decisivos, se resuelven a nivel de Consejo de Seguridad entre cinco países poderosos o en los salones de la Casa Blanca o el Pentágono. Me gusta esa idea de Lula porque coincide con lo que he venido planteando hace varias décadas en el sentido que sólo estemos preocupados o limitados por problemas caseros buscando qué comer mañana, quejándonos de los baches de las ciudades o que fulano de tal (mi vecino) es un político corrupto, cuando los problemas del mundo se deciden en otro lado.

3. No sé si era el sentido del discurso de Lula, pero aprovecho tomar la idea que podría estarse pensando acerca del “triunfo” de la cumbre al aprobar una nueva organización de Latinoamérica y el Caribe en donde el gobierno del imperio de EEUU no tenga cabida. ¿Hasta qué grado, hasta cuándo una organización internacional o una serie de países podrán ser independientes o autónomos si sobre ellos funciona la ONU y un Consejo de Seguridad totalmente dominados desde 1944 por los países más poderosos, con grandes inversiones en veintenas de naciones subyugadas? ¿Hasta cuándo personajes como Chávez, Morales, Castro, Correa, podrán conservarse autónomos sin ser derrocados?

4. Me imagino a los habitantes de un pueblito mexicano echándole la culpa de todos los males al presidente municipal o al tendero de la esquina por encarecer mercancías, sin darse cuenta que pueden cambiar a cuantos presidentes y tenderos quieran y las cosas tendrán que seguir igual. Pienso que en la cabeza de Lula fluía una realidad: que ni los presidentes de los distintos países podrían hacer nada en lo individual frente al gran poder transnacional de los bancos, los consocios y los ejércitos. Ahora es cuando se puede entender a Marx cuando señaló que “los obreros no tienen patria” y que los proletarios del mundo tienen que estar unidos para enfrentar al gran poder internacional.

5. En México hace mucho tiempo que no se deciden las políticas y ni los rumbos de la economía. Por lo menos no puede olvidarse que a fines de 1982, “para remediar el tremendo desplome económico del país”, se tuvo que firmar una “carta de intención” con el FMI en la que México se sometió a un programa impuesto por el gobierno de EEUU, pero sobre todo, a la supervisión permanente de pago de la deuda, de los intereses, de recortes presupuestales públicos, de apoyo a las empresa privada, de devolución de los bancos, de venta de paraestatales, de permanente privatización. Es decir, el gobierno nacional sólo podría manejar un pequeño margen de la economía.

6. Lula preguntó algo parecido a esto: ¿Por qué los países que han dominado la ONU desde el fin de la guerra mundial lo siguen haciendo a su antojo? Al parecer mi coincidencia con Lula es por una especie de pesimismo al pensar que en el interior de los países se puede hacer mucho, pero casi nada mientras domine esta estructura mundial que se impone a todos los países. Siento que en el interior de su discurso estaba una advertencia: “no canten victoria, hemos logrado mucho con crear un organización sin la presencia de los EEUU, pero no olviden que por encima está la ONU, el Consejo de Seguridad, la Casa Blanca, el Pentágono y todas las poderosas armas nucleares que amenazan al mundo”.

7. ¿Qué pensará un gobernante inteligente que tiene la convicción de que las economías o el bienestar de los países dependen de políticas mundiales y que, al mismo tiempo tienen que solucionar en cada país problemas individuales de pobreza y miseria, que tiene que dar ayudas económicas o limosnas, así como de las políticas asistencialistas que sólo sirven para remediar o prolongar el desempleo y la miseria? Ante esas disyuntivas de solucionar problemas muy individuales y concretos en cada pueblo, ciudad o país, y preocuparse por las grandes batallas externas, generales, contra la dominación imperial, encuentro a dos tipos de políticos: unos muy nacionalistas y otros con mayor visión.

8. Quizá pensando en esa poderosa estructura internacional del capitalismo se puede llegar a estar de acuerdo con el escritor Holloway y su planteamiento de “cambiar el mundo sin tomar el poder” o con el Trotsky de la revolución permanente que negó que pudiera construirse el socialismo en un solo país o en un grupo de países si la poderosa estructura capitalista seguía sometiéndonos. El problema es que esos pocos países serían bloqueados sin posibilidad de desarrollarse, se aburguesarían o crearían falsas expectativas. Quizá, como dicen los anarquistas, el poder corrompe y es peligroso, por eso hay que combatirlo. La realidad es que el capitalismo ha cambiado para seguir siendo igual.

9. Le guardo un gran respeto a los marxistas ortodoxos y heterodoxos, pero sólo a aquellos que durante varias décadas lucharon y han batallado con gran pasión y honestidad. Sigo pensando en “la revolución ininterrupida” de Marx que el capitalismo en sus diferentes fases y formas pudo desviar. A pesar de esa poderosa estructura mundial dominada en su nueva etapa desde el fin de la guerra (1944/45), como dice Lula, debemos tener esperanzas y hacer todo lo que podamos para que los países del mundo se unan contra los yanquis y demás capitales internacionales. No hay que esperar sentaditos para ver pasar el cadáver del imperialismo, tenemos que poner nuestro granito de fuerza para destruirlo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El cadáver llamado OEA debe ser enterrado

Vicky Peláez (especial para ARGENPRESS.info)

'América no es tanto tradición que continuar como un futuro que realizar' Octavio Paz

El mundo global neoliberal tiene cada vez más fisuras, especialmente visibles en América Latina, la misma que está en proceso de retomar su destino terminando con la hegemonía de los Estados Unidos para enrumbar su camino hacia lo colectivo y solidario como única forma de superar el neoliberalismo y recuperarse con fuerzas propias de la depresión que el modelo engendró. La iniciativa de Evo Morales y Hugo Chávez, presentada a la cumbre del Grupo de Río integrada por presidentes latinoamericanos y del Caribe que hoy culmina en la Rivera Maya en México, de crear una nueva Organización de Estados Americanos (OEA) "sin el norte, sin el imperio, sin Estados Unidos y Canadá", representa un paso indispensable para liberarse de la dependencia norteamericana.

Desde hace tiempo la OEA es cadáver político, admitido no solamente por sectores progresistas, sino por los mismos 'halcones neoliberales'. Uno de sus intelectuales, el novelista Mario Vargas Llosa escribió el 2000 que "la OEA ha sido una organización perfectamente inútil, incapaz de contribuir en lo más mínimo para preservar y promover la democracia y derechos humanos en el Continente". Lo que calló Vargas, fue que la OEA no fue creada en 1948 para "promover democracia" sino para preservar los intereses geoeconómicos de los EE.UU. en América Latina. Este organismo, a pesar de ser "una comparsa decorativa" en términos de Vargas Llosa, ha ido cumpliendo a cabalidad su rol de brazo jurídico político de su mentor y mantener al Continente como "patio trasero" del Gran Patrón.

La OEA en realidad no comenzó en 1948 sino en 1889 cuando el gobierno norteamericano convocó la primera conferencia de la Asociación Internacional de las Repúblicas Americanas que en 1910 se convirtió en la Unión Panamericana (UP) bajo control de Estados Unidos. Desde 1899 hasta 1946 su Director General había sido siempre un norteamericano. Recién en 1946 y 1947 este cargo desempeñó primero, un mexicano - Pedro de Alva y después un colombiano - Alberto Lleras Camargo, ambos incondicionales de Norteamérica.

Al inicio de la Guerra Fría, Estados Unidos decidió rebautizar la UP y convertirla en OEA para asegurar su dominio y "luchar contra la expansión comunista en el continente". Así la OEA no dijo nada cuando la CIA dio golpe de Estado en Guatemala en 1954 derrocando a Jacobo Arbenz. Siempre apoyó la dictadura de Anastasio Somoza en Nicaragua. En 1962 expulsó a Cuba de su seno. En 1965 avaló la invasión norteamericana a República Dominicana y contempló silenciosamente los golpes de Estado en Brasil, Uruguay, Chile y Argentina . Esta lista puede ser infinita mostrando el verdadero rostro de la OEA durante el golpe de Estado en Venezuela en 2002, intentos de golpe en Bolivia en 2009 y por supuesto, su 'ineficiencia' en el reciente golpe a Manuel Zelaya en Honduras.

Ahora que EE.UU. está aumentando su presencia militar en el continente, urge desarrollar una fuerte política latinoamericana creando no solamente una nueva OEA sin "ajenos" sino un dinámico Consejo Sudamericano de Defensa para proteger sus recursos naturales y su territorio, e impulsar más el Banco del Sur para hacer realidad una moneda regional. Con esto no hay pierde.

Foto: Organismos internacionales - José Miguel Unsulza, Secretario General de la Organización de Estados Americanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

8 de Marzo - Como hace 100 años: Día internacional de la mujer trabajadora

Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info)

Un poco de historia

De los registros históricos surge que hubo varias movilizaciones de obreras de la industria textil en Estados Unidos: una de ellas en 1857 y la otra en 1908, esta última en la fábrica Cotton Textile Factory de Nueva York, donde las obreras solicitaban jornada laboral de diez horas, descanso dominical e igual salario por igual trabajo. La respuesta al reclamo fue el incendio en la fábrica y la muerte de las 129 obreras.

En 1910 durante la Segunda Conferencia de Mujeres socialistas, llevada a cabo en Copenhague, Dinamarca, se aceptó la propuesta realizada por la dirigente alemana Clara Zetkin, para conmemorar ese día como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Estas luchas se daban en el marco de protestas, reclamos y resoluciones, en otros países, que tuvieron un hito en el Congrés International du Ouvrier Socialiste realizado del 12 al 14 de junio de 1889 en París. Participó Alejo Peyret por los “groupes” socialis-tas de Buenos Aires. Se discutió un programa de reclamos de legislación social en el cual señalaba una de las resoluciones: “Después de afirmar que la emancipación del Trabajo y de la Humanidad no puede salir más que de la acción internacional del prole-tariado organizado en partido de clase, apoderándose del poder político por la expropia-ción de la clase capitalista y la apropiación social de los medios de producción capitalis-ta, que implica la explotación creciente de la clase obrera por la burguesía; que esta ex-plotación, cada día más intensa, tiene por consecuencia la opresión política de la clase obrera, su servidumbre económica y su degeneración física y moral; luchar por todos los medios a su alcance contra una organización social que los aplasta y al mismo tiempo, que amenaza el libre desenvolvimiento de la Humanidad; que de otra parte, se trata ante todo de oponerse a la acción destructora del presente orden económico; decide una le-gislación protectora y efectiva del trabajo, reclama como base:

• la limitación de la jornada de trabajo a ocho horas;

• la prohibición del trabajo infantil;

• el reposo ininterrumpido de 36 horas;

• igual salario por igual trabajo (trabajo femenino)

Se resuelve consagrar a partir del año siguiente, el 1º de Mayo, jornada de pro-testa de los trabajadores, en recuerdo de la huelga revolucionaria de Chicago de 1886, que había concluido trágicamente con la condena a muerte de los obreros anarquistas Albert Parsons, August Spies, Adolph Fischer y George Ángel.

En nuestro país se conmemoró el 1º de mayo y se elevó un petitorio de reivindi-caciones, aunque recién en 1904 se inició la discusión en el parlamento, de un Proyecto de Ley Nacional de Trabajo al cual, como contenía una cláusula represiva, las organi-zaciones obreras se opusieron. Dada esta situación el Partido Socialista fue proponien-do proyectos de ley, como por ejemplo, el descanso dominical, y la Ley de Trabajo de mujeres y menores, sancionadas la primera en 1905 y la segunda en 1907.

Me detendré en algunas consideraciones sobre la segunda.

El desarrollo del sistema capitalista en Argentina seguía las pautas de los países más avanzados, al incorporarse al mundo, lo hacía con las concepciones que regían en ellos.

La economía política concebía las relaciones laborales de las mujeres teniendo en cuenta distintos aspectos:

• la segregación sexual

• el salario

• la clasificación sexual de los empleos: las prácticas de los empleadores

• categorías y jerarquías

• legislación protectoria

• la prohibición del trabajo nocturno

En la publicación de la Federación Obrera Argentina (FOA) El obrero N° 14, del 28/3/1891 se señalaba:

“Con la grande industria se ha generalizado el trabajo de las mujeres en las fábricas y en los talleres, junto con el trabajo de los niños, porque en cantidad y calidad iguales, el trabajo de la mujer está menos retribuido que el hombre. El desarrollo de la industria mecánica ha ensanchado la esfera estrecha en que la mujer estaba confinada, la ha libe-rado de las antiguas funciones domésticas, y al suprimir el esfuerzo muscular, la ha hecho apta para las faenas industriales, la arrancó del hogar doméstico y la arrojó en la fábrica, poniéndola al nivel del hombre ante la producción, pero sin permitir que escape de la dependencia masculina, ni admitiendo su emancipación como obrera para igualar-se socialmente con el hombre y para ser dueña de sí misma.”

Esta situación, del trabajo en la industria, planteó temas y problemas nuevos. Podemos afirmar que la lucha por la igualdad de oportunidades entre varones y mujeres, en el ámbito laboral, la encontramos desde los inicios de la organización del movimien-to obrero, propugnando entre otras reivindicaciones, la igualdad salarial y el acorta-miento de la jornada de trabajo. Las condiciones de trabajo, las largas jornadas agotado-ras, afectaban la salud y en algunos casos destruía los cuerpos de varones y mujeres, de ahí que las sucesivas propuestas legislativas apuntaban a revertir las condiciones en que se vendía la fuerza de trabajo.

En nuestro libro sobre la Ley de trabajo de mujeres y menores que en 2007 cum-plió un siglo, declaramos:

Desde una mirada que abarque las relaciones de clase y de género, podemos de-cir que la problematización del trabajo asalariado femenino, comenzó en los inicios del siglo XX, vinculado a la construcción de un ideal maternal, así como los debates sobre el tipo de educación que debían recibir las mujeres, se iniciaron en el siglo XIX.

¿Cuáles eran los hechos objetivos?

Como lo señala José Panettieri (1984) “la explotación del trabajo de mujeres y menores se puso de manifiesto con el surgimiento de las primeras fábricas en el país en los últimos años del siglo pasado.” Lo observable era la doble jornada laboral de la mu-jer, 14 a 16 horas en talleres y fábricas y el resto en su hogar.

Es interesante conocer la evolución que marca el historiador inglés E. Hobsb-wam al diferenciar la protoindustrialización de la industrialización posterior, pues la transformación económica –no necesariamente para mejor- fue el crecimiento de la in-dustria doméstica para la venta de productos en mercados más amplios. En la medida en que esa actividad siguió desarrollándose en un escenario que combinaba el hogar y la producción externa, no modificó la posición de la mujer, aunque algunas formas de ma-nufactura doméstica eran específicamente femeninas (por ejemplo, la fabricación de cordones o el trenzado de la paja) y por lo tanto otorgaba a la mujer rural la ventaja, relativamente rara, de poseer un medio para ganar algo de dinero con independencia del hombre. No obstante, lo que provocó, por encima de todo, el desarrollo de la industria doméstica fue cierta erosión de las diferencias convencionales entre el trabajo del hom-bre y la mujer y, sobre todo, la transformación de la estructura y la estrategia familiar. (…)Los mecanismos complejos y tradicionales para mantener un equilibrio durante la siguiente generación entre la población y los medios de producción de los que dependí-an, controlando la edad y la elección de los cónyuges, el tamaño de la familia y la herencia.”

Esta industria en las postrimerías del siglo XIX estaba en retroceso frente a la manufactura en gran escala y el mismo autor trata de caracterizar lo nuevo de esta for-ma:

“La segunda y gran consecuencia de la industrialización sobre la situación de la mujer fue mucho más drástica: separó el hogar del puesto de trabajo. Con ello excluyó en gran medida a la mujer de la economía reconocida públicamente –aquella en la que los individuos recibían un salario – y complicó su tradicional inferioridad al hombre mediante una nueva dependencia económica. (…)El objetivo básico del sustentador principal de la familia debía ser conseguir los ingresos suficientes como para mantener a cuantos de él dependían (…)

Los ingresos de los otros miembros de la familia eran considerados suplementa-rios y ello reforzaba la convicción tradicional de que el trabajo de la mujer (y por su-puesto de los hijos) era inferior y mal pagado” (…)

Sobre la situación de la mujer el historiador afirma que “es poco lo que puede decirse sobre ellas que no pudiera haberse afirmado en la época de Confucio, Mahoma o el Antiguo Testamento. La mujer no estaba fuera de la historia, pero ciertamente estaba fuera de la historia de la sociedad del siglo XIX.”

Volviendo a nuestro país

Las mujeres que se empleaban como obreras también eran requeridas por las se-ñoras burguesas como empleadas domésticas, además de ser descalificadas, llamándolas prostitutas o fabriqueras.

Con el desarrollo de la gran industria, el trabajo doméstico quedó invisibilizado entre la naturaleza y el amor de las mujeres. El trabajo urbano a domicilio se mantuvo y en algunos casos creció, porque abarataba costos de producción y porque permitía a las mujeres compatibilizar, en el espacio y el tiempo, trabajo doméstico y trabajo asalaria-do. “Emplearse en fábricas y talleres era incompatible con la maternidad, con la nueva imagen de madre nodriza, cariñosa, altruista y siempre unida a su hijo por un cordón.”

Problematizar el tema implicaba el reclamo de:

• el reconocimiento de su rol materno, plasmado en un proyecto de ley, que admi-tía la necesidad de no concurrir por treinta días al lugar de trabajo después del parto

• la posibilidad de amamantar

La justificación del aporte de la mujer era contradictoria; desde el punto de vista de los empleadores, los favorecía, pues retribuían menores salarios que a los varones y desde la visión que se tenía del rol de la mujer, se aceptaba su inserción laboral como un mal necesario. La maternidad era concebida como un hecho natural.

El Estado reforzaba el estatus secundario de su actividad productiva.

A un siglo

Los cambios son evidentes, y los comprobamos cotidianamente, pero no pode-mos dejar de señalar los problemas que persisten, agravados por la exclusión social y fragmentación de la población, de ahí que destaquemos algunos rasgos actuales como:

• la precarización laboral

• la discriminación directa e indirecta en el campo laboral, a través de secciones de mujeres, menos calificadas y por lo tanto con remuneraciones menores;

• las dificultades para acceder a puestos de mayor jerarquía,

• la dificultad para compatibilizar la vida laboral con la familiar, dada la despro-tección estatal en lo que se refiere a instituciones de crianza para la primera in-fancia,

• el no reconocimiento de la licencia por paternidad (existen propuestas de 15 dí-as).

Un ejemplo que ilustra algunas de las situaciones que padecemos las mujeres:

Por ejemplo este aviso:

SOLICITAN EMPLEAR MUJERES CON “MATERNIDAD RESUELTA”

El aviso clasificado fue publicado el viernes 14 de septiembre de 2007 en el diario El Sur de Villa Constitución. La oferta de empleo: “Empresa de electrónica seleccionará personal femenino para su departamento de control de Calidad”. Entre los requisitos figuraba “maternidad resuelta, buena predisposición para trabajar en equipo y bajo pre-sión (excluyente), dedicación Full- time (horario de 8.00 a 18.00) conocimiento de PC.

Desde el diario Rosario 12 se comunicaron con la empresa y conversaron con el ge-rente Jorge Gentili, quien explicó que el único objetivo del aviso era “evitar que se pre-sentaran chicas embarazadas”. Indicó que su empresa tiene como política otorgar un mes más de licencia por maternidad a los tres dispuestos por ley (…) Han venido chicas embarazadas, y eso es un problema.

Por lo tanto sobre la “maternidad resuelta”, alegó al tener que exportar, se le complica tomar gente nueva para explicar el trabajo y en cuanto a la expresión bajo presión, sig-nificaba la capacidad de responder a “mucha acción de trabajo”.

En cuanto a la redacción del aviso, afirmó Gentile: “Quizá me haya equivocado en la forma de expresarlo”. En este marco, consideró que “el tema de la discriminación en Argentina es hipócrita, porque muchas cosas no se expresan pero se hacen igual. Este empresario PyME, al finalizar la entrevista, manifestó: “te puedo asegurar que no soy nada discriminatorio, no ejerzo ninguna presión”.

Algo de estadística

Aunque la palabra actualmente produce desconfianza, estos datos marcan la tendencia.

Un estudio reciente, basado en los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EHP), realizado por el centro de estudios IDESA señala:

Se discrimina más por la maternidad que por el sexo, la pregunta ¿tenés hijos? marca un rumbo en la entrevista laboral.

Acerca del salario se indicaba que la remuneración promedio de bolsillo de los ocupados varones era de 1910 pesos; entre las mujeres ocupadas sin hijos era de 1660 pesos y para las ocupadas con hijos, el sueldo promedio bajaba considerablemente a 1352 pesos.

La desocupación tiene cara de mujer : el último dato oficial de desempleo sitúa la tasa general en 9,1%. Mientras el 8,3% de los varones figura como desocupado, la falta de trabajo afecta al 10,1% de las mujeres. Según IDESA, el segmento en el que están comprendidas las mujeres con hijos tiende a presentar menores tasas de desem-pleo. Esto se debe a que, por atender a la familia, las madres tienen menos posibilidades de salir a trabajar, por lo que se vuelven inactivas desde el punto de vista de la encuesta permanente de hogares (EPH.).

Por último, aquello que afecta por igual a las trabajadoras remuneradas y no re-muneradas, entre las diversas formas de maltrato, es la opresión.

El 8 de marzo de 2009, Eva Giberti hacía referencia en un artículo al término opresión - palabra del siglo XV que viene del latín exprimir, estrujar y apretar – mos-trando su aparición tardía con la significación actual, políticamente relevante, para indi-car el sojuzgamiento al cual se somete a personas y poblaciones que carecen de defensa. Hoy, un paradigma de la opresión del género mujer consiste en matarlas, golpearlas, esclavizarlas mediante la trata sexual, abusarlas y violarlas desde que son niñas.

Estas prácticas no constituyen novedad. Lo paradojal reside en que, a la par de los derechos que se conquistan, se evidencia como dato internacional la persistencia de violencias delictivas contra las mujeres.

Y podemos agregar en nuestro país, el flagelo de muertes de mujeres por abortos clandestinos, sin política para enfrentarlo.

Teniendo en cuenta los aspectos señalados, los organismos internacionales OIT, PNUD y NACIONES UNIDAS, hacen recomendaciones a los gobiernos para revertir estas situaciones.

El cumplimiento de las mismas tiene muchas limitaciones, si consideramos que vivimos en una sociedad donde predominan las relaciones desiguales e injustas y la falta de políticas efectivas y no retóricas, a las que nos tienen acostumbrados.

Como hace 100 años tenemos que exigir:

• la limitación de la jornada de trabajo a ocho horas;

• la prohibición del trabajo infantil;

• el reposo ininterrumpido de 36 horas;

• igual salario por igual trabajo (trabajo femenino)

Y además, políticas efectivas a favor de:

• trabajo digno

• atención a la primera infancia (jardines matenales y/o infantiles)

• educación sexual para decidir

• anticoncepción para no abortar

• aborto legal, seguro y gratuito para no morir

Y en contra de:

• el acoso sexual en el trabajo

• la violencia familiar

• la violencia sexual

• la trata de mujeres y niñas

Reconocemos que existen denuncias, protestas y propuestas, que en general se hacen desde distintos movimientos de mujeres.

Hasta este momento se realizan estos reclamos en forma fragmentada, y queda pendiente aglutinarse con los otros movimientos sociales que luchan por pan, trabajo, salud, educación, vivienda, recuperación del patrimonio nacional y por libertad y demo-cracia sindical o como señala Hugo Gambina en un artículo del 14 de febrero: “el pro-blema es el ‘modelo productivo’ capitalista, lo que supone decisiones mercantiles ava-ladas por un régimen legal y una política (económica) que no discute los modos para asegurar Soberanía Alimentaria (también energética y financiera), lo que pondría en discusión el régimen de propiedad de la tierra y la dominación monopolista en el enca-denamiento productivo que dirigen las transnacionales de la alimentación y la tecnolo-gía para su producción”.

Foto: Estados Unidos, Derechos laborales, Represión – Estado en quedó la fábrica Cot-ton Textile Factory de Nueva York en 1908, luego del incendio (realizado por la patro-nal) que provocó la muerte de 129 obreras que solicitaban una jornada laboral de diez horas, descanso dominical e igual salario por igual trabajo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Historia de la resistencia peronista

Elena Luz González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)

Esta entrevista fue realizada en septiembre 2005 y publicada por primera vez, el 16 de septiembre de ese año, al cumplirse medio siglo del golpe de Estado contra el gobierno de Juan Domingo Perón.

En ese momento, Juan Carlos Cena nos comentaba sobre su experiencia resistente, la cual está volcada en este reportaje, y sobre una familia de resistentes, su padre Porfirio y su tío Cacho Cena.

También hablamos fuera de micrófono sobre su investigación que ya llevaba más de una década, asediada por otros apuros como los del ferrocarril. En ese mes y en charlas informales anteriores le cuenta a esta cronista que con su indemnización final, cuando lo echan por última vez del ferrocarril, en tiempos de Menem, final para él, como para más de 85.000 ferroviarios, comienza su trabajo de rastreo y se decide a escribir, inicia un largo camino en la investigación que no dejó más, tal el consejo que le da su amigo David Viñas.

Pronto estará por aparecer su primer tomo que se llamará HISTORIA DE LA RESISTENCIA PERONISTA, viene a colación, este preámbulo, porque en este verano caluroso ha sido estrenada en el Malba, Los Resistentes, sobre dicho documental también lo hemos cubierto.

En Los Resistentes también da su testimonio Cena, y hemos tenido la fortuna de poder seguir de cerca el documental, es más, conocemos lo que se denomina la cocina del documental, además, que pudimos ver el avance de 30 minutos del mismo.

En ese avance, realizado en la Unión Ferroviaria de Victoria, provincia de Buenos Aires, se define la Resistencia Peronista.

Cena dice sin ninguna duda, lo que nos dice en el 2005: es la respuesta sustancial del Movimiento Obrero peronista al golpe de estado del ´55. La Resistencia Peronista asume la defensa de la identidad peronista.

Esa parte no sale en el actual documental, por ello creemos que es importante entregar este testimonio que abre otro panorama más amplio e importante de lo que fue la Resistencia Peronista. Sus protagonistas, sus expectativas, la formación, la capacitación, como se comprometieron, los que traicionaron. La importancia de los centros industriales y el papel del movimiento obrero. Los votos en blanco, las alianzas.

Lo que sigue es la entrevista y el trabajo completo publicado el 16 y 17 de septiembre 2005 y reproducido por otros medios que no podemos precisar.

El golpe de Estado contra el gobierno de Perón, el 16 de septiembre de 1955

El golpe y la Resistencia Peronista
17 de septiembre del 2005
"Con las armas lo echaron, con las armas lo traeremos´
Porfirio Cena
Miembro de la Resistencia Peronista de Córdoba

El 16 de septiembre de 1955 se produce el golpe de Estado y cae el gobierno peronista, el proceso se venía incubando y a diferencia de muchos que opinan sobre el inicio de la Resistencia Peronista nada mejor que hablar con los resistentes peronistas.

Juan Carlos Cena y su padre Porfirio Cena fueron miembros activos de la Resistencia en la provincia de Córdoba, luego de la muerte de Eva Perón, el propio Porfirio le dice a su hijo que se vienen momentos duros.

Luego de las bombas sobre Plaza de Mayo, Porfirio Cena y otros resistentes se empiezan a organizar, la resistencia ferroviaria y la resistencia en todos los lugares, son los trabajadores que quisieron formar las milicias, son quienes aplaudieron las armas compradas por Evita, la única forma de resistir el golpe era organizándose y llevando adelante la lucha para no permitir la caída del gobierno peronista. Estos resistentes le reprocharon a Perón porque no castigó a los responsables de aquella masacre que fue el bombardeo sobre Plaza de Mayo, así lo sostiene Juan Carlos Cena.

Porfirio Cena decía: "Con las armas lo echaron, con las armas lo traeremos´, recuerda su hijo.

Antes de iniciar el diálogo con Cena vale relatar que esto que anticipamos pertenece a un trabajo de investigación que está realizando, es un homenaje a los resistentes que aún quedan vivos y a los que ya no están.

Cena es, a pesar de muchos, un historiador del Movimiento Obrero, viene desde su seno y la lucha lo ha llevado a luchar y escribir. Luego de la debacle final del ferrocarril, la escritura y el trabajo de investigación lo ganaron. Entre sus trabajos por salir están los que permanentemente sigue que es el problema del ferrocarril, pero está su investigación sobre la Resistencia Peronista, y la Historia del Movimiento Obrero, además, de la Historia de las Masacres en la Argentina, todos trabajos que está finalizando y que tienen anticipos que demuestran que rompe con algunas frases hechas y largas exposiciones que distan mucho de ser veraces.

Este reportaje es un adelanto…

Un poco de historia previa

Luego del bombardeo a Plaza de Mayo del 16 de junio, donde la marina de guerra y la fuerza aérea, esta realiza su bautismo de fuego asesinando al pueblo que estaba en las inmediaciones de la plaza, buscan el levantamiento para derrocar a Perón, hay otros instantes donde en esos tres meses serán claros, el final se venía anunciando.

Previo al 16 de junio había habido una numerosa movilización de Corpus Christi, el 11 de junio, donde se enarbolaron la bandera nacional y la papal en una movilización que fue desde la Catedral Metropolitana hasta el Congreso de la Nación. El 12 fue otro día aciago, era domingo, una bandera se quema en aquella movilización contra Perón y esto vale para desagravios y también los ánimos encendidos de un lado y otro, huevos, piedras y cachiporrazos en la misma Catedral.

El 13 Perón habla y responsabiliza a la iglesia de no querer la pacificación, aquí es que decide expulsar a los monseñores Tato y Novoa y por supuesto Roma excomulga a Perón, los ánimos estaban caldeados. El 14 hay un paro decretado por la C.G.T Confederación General del Trabajo en memoria de Eva Perón y desagravios a la bandera argentina. El 15 hay allanamientos y clausuras a las sedes parroquiales de la Acción Católica.

El desenlace siniestro se da el 16 con el bombardeo a Plaza de Mayo… 350 muertos, aunque testigos de aquella etapa refieren que fueron solicitados a la anterior Municipalidad, en la oficina de Cementerios, la reserva de 700 ataúdes. Los heridos son más de 2.000, sin contabilizar los lisiados por vida.

Luego de sofocar el levantamiento de aquel 16 de junio viene un proceso complejo que terminará con el golpe de estado.

El ejército ganancioso sobre aquel complot y con la marina en contra y también la novel Aeronáutica, arma creada durante el gobierno peronista, es el interlocutor válido de Perón; así transcurren esos meses en forma rápida y de caída. Los ministros Borlenghi de Interior, el de Educación, Transporte, Agricultura y Ganadería y el Secretario de Medios el cuestionado Raúl Apold renunciaron en aquellos días. Además, renuncia Vuletich al frente de la C.G.T.

En julio el enfrentamiento con la iglesia fue cada vez mayor, se acusó a Perón y al gobierno de querer armar una iglesia por fuera de Roma, Arturo Frondizi, Vicente Solano Lima y Luciano Molinas de los distintos espectros políticos fustigaron duramente al gobierno de Perón.

El 15 de agosto se denunciaba un complot para asesinar al presidente Perón y por otro lado desde los estamentos del gobierno y del partido gobernante se iba dando por finalizado la tregua ante la falta de colaboración por parte de los partidos opositores, las cartas estaban echadas, el proceso se iba decantando, rápidamente. El golpe era algo que se esperaba, desde el mismo ejército que mantenía aún su lealtad al gobierno se iban perfilando los grupos golpistas y opositores.

El 6 de septiembre, días antes del inicio del golpe, los dirigentes de la C.G.T. Confederación General del Trabajo le ofrecen al presidente Perón que los seis millones de trabajadores sean parte de las milicias populares para la defensa del gobierno constitucional. La repuesta fue rápida, el general Lucero Ministro de Guerra no estaba de acuerdo, Perón no avanzó en la idea y el golpe sobrevino. El 2 de septiembre el golpe fallido de Díaz Balaguer y el 16 Lonardi, general retirado viaja a Córdoba para ponerse al frente del golpe militar, Aramburu y Rojas eran los otros sectores. Luego de cuatro días, Perón se retira del gobierno con aquel planteo de la sangre o el tiempo.

Luego sobrevino sobre la Argentina tres años de un golpe militar que implantó el decreto 4161 de represión a todo aquello que fuera peronista, nombrara a Perón y Evita o luciera los símbolos peronistas, esto acarreó cárcel para miles y miles de hombres y mujeres que se resistieron a ser proscriptos.

Rosario capital del Peronismo

Muchos se preguntan ¿por qué Rosario?, es la ciudad más importante de la provincia de Santa Fe, y la Capital del Peronismo. Esa ciudad con puerto propio y de aguas más profundas que el puerto de Buenos Aires, ciudad que compite y compitió con los porteños de Buenos Aires en cuanto al nivel y la importancia de sus puertos y de su realidad industrial.

Rosario supo tener un cordón industrial importante, que protagonizó cientos de luchas ocultas por los historiadores, sociólogos y cientistas sociales de todo tiempo, lugares emblemáticos que enfrentaron siempre a las dictaduras de turno, el famoso cordón rojo del Paraná que fue invadido y destruido a fuerza de ocupaciones militares durante la década del 70, anticipando el último genocidio del golpe militar del ´76.

El mismo 16 de septiembre de 1955, apenas iniciado el golpe contra el gobierno constitucional peronista, aparecieron los resistentes en Rosario, durante 7 días con sus noches soportaron el asedio de los golpistas. El general Bengoa con refuerzos militares, armamento y municiones suficientes sitia a la ciudad provocando una guerra civil en Rosario, algo que describe en su trabajo Beba Balvé. Sitiados, sin alimentos, sin armamento, las fuerzas leales a Perón, el Regimiento Militar II de Infantería de Rosario junto a los trabajadores del cordón industrial y el pueblo pelean y avanzan sobre los sectores enemigos de los Libertadores del centro de la ciudad y las fuerzas armadas.

Durante siete días mantuvieron en vilo a la ciudad y a las fuerzas golpistas que nunca pudieron entrar para arrancar los bustos de Perón y Evita, por ese motivo Perón la declara la Capital del Peronismo. Allí la resistencia peronista fue una de las más feroces y activas. Tenía una base social amplia y de esas filas hay que contabilizar al general Valle. En esos días de guerra civil, en Rosario, el golpe se cobró más de 400 muertos entre niños, mujeres y hombres de distintas edades, además de cientos de heridos.

Las purgas y las luchas políticas entre los golpistas

Es dable destacar que luego del golpe y habiendo asumido el general retirado Eduardo Lonardi como presidente, bien pronto se vio la lucha interna de ambos sectores: uno que buscaba recrear un peronismo sin Perón, los nacionalistas que se mostraban con un perfil más populista y el otro sector era de corte oligárquico y pegado a las multinacionales, donde militaban las huestes de Aramburu, Rojas y quienes, posteriormente, se harán del gobierno golpista.

A partir del primer día de octubre se llevan adelante las purgas en el ejército y entre ellos quedan pasados a retiro 44 generales con historia peronista, como así numerosos oficiales, en tanto Perón era descalificado por el Tribunal de Honor, entre los firmantes estaban los generales Basilio Pertine, Víctor Majó y Carlos von der Becke.

El entonces mayor Alejandro Agustín Lanusse, jefe de Granaderos jugó a favor del desplazamiento de Lonardi. Las cartas se habían vuelto a echar, se profundizaba el proceso oligárquico y liberal, la línea que se imponía en este nuevo golpe militar.

Juan Carlos Cena miembro de la Resistencia Peronista

Un párrafo destacado para aquellos que desde las fábricas, los barrios, del seno del movimiento obrero, desde las estructuras de los cuerpos de delegados y comisiones internas hicieron el engranaje de aquella forma de resistir el golpe, con la consigna de Perón Vuelve. Centros esenciales de la industrialización sirvieron como base del accionar resistente, también es importante destacar que desde otras formas partidarias aportaron y fueron parte de resistir el golpe militar.

En 1956 se produce en la ciudad de Córdoba una huelga de la Unión Obrera de la Construcción encabezada por el dirigente comunista Canelles que une sus fuerzas con la Resistencia. Todo el proceso que se dará en Rosario, Córdoba, el primer y segundo cordón industrial de la provincia de Buenos Aires, en la provincia de Tucumán y en Tafí Viejo, donde se encuentran los talleres ferroviarios más emblemáticos, Altos Hornos Zapla, los cañeros de la Fotia, Minera Aguilar, Jujuy y las Pirquitas, cuyo líder era el minero Avelino Bazán y tanto más son lugares fundamentales de aquellos años de luchas. También entre los ferroviarios y entre los metalúrgicos, obreros de la construcción, textiles, mecánicos, de todos los lugares aparecieron resistentes, cientos de dirigentes salieron de las filas de la Resistencia.

En el diálogo con Juan Carlos Cena le preguntamos:

¿Podemos hablar de un inicio de la Resistencia Peronista?

No hay una fecha de inicio, no hay un inicio porque la clase obrera siempre estuvo en estado de resistencia, empieza a organizarse luego de la muerte de Eva Perón y había conversaciones reflexiones entre los compañeros, eso pasaba en mi casa, y el que llevaba adelante estas charlas era mi padre.

Luego del bombardeo, si tomó fuerza la organización, y comienzan las reuniones, en mi casa en Guinazú, Córdoba, se hacían reuniones de los ferroviarios. Otra fue la estación Sarmiento, otra en Avellaneda, cerca de Deán Funes, las otras que recuerdo fueron en la Reducción de Tucumán donde mi tío Cacho Cena jugaba un papel importante y después empezaron a moverse. Hubo reuniones en San Cristóbal, Santa Fe, y otros lugares ferroviarios, todo esto antes del golpe de estado.

Aunque ya contestó en parte, de todas formas muchos periodistas, escritores, historiadores, sociólogos sostienen que hay un inicio y una terminación de la Resistencia. ¿Qué opina usted?

No se puede opinar desde la ignorancia, y no se puede investigar un fenómeno como el de la Resistencia Peronista que no tiene tutor.

¿Cómo es eso?

Que no hubo ningún ideólogo, intelectual o político que armara la Resistencia Peronista.

O sea, no tiene padres.

Exactamente, no tiene padres, en realidad el Movimiento Obrero es el padre de la Resistencia Peronista, no tiene ese tipo de padres. Y en algunos campos académicos, podríamos decir, eso molesta.

¿Cómo se puede definir la Resistencia Peronista?

Muy sencillamente, es la respuesta sustancial del Movimiento Obrero peronista al golpe de estado del ´55. La Resistencia Peronista asume la defensa de la identidad peronista. El partido peronista se había borrado y los burócratas como Alonso entre otros, no guardaron ni luto, porque a los quince días ya estaban reunidos, primero con Lonardi y después con Aramburu.

¿En qué lugares fue fuerte la Resistencia Peronista?

La Resistencia Peronista fue fuerte en las grandes concentraciones obreras.

¿Cómo cuales?

Zona industrial de la provincia de Buenos Aires, el primer cordón: La Plata, Berisso y Ensenada, Rosario, Córdoba y Tucumán como centro que abarcaba toda la zona norte.

¿Qué es el CIPON?

El CIPON es el Comando Interseccional Peronista de Obreros del Norte, es la primera manifestación organizativa de la zona Norte del país con centro en los Talleres de Tafí Viejo. Donde en esos Talleres de Tafí Viejo se los conocía como los Mau Mau.

¿Por qué Mau Mau?

Porque los comparaban con los guerrilleros negros del África, Kenya, porque era el Ejército de Liberación que luchaba contra los ingleses y su dirigente era Yomo Kenyata, lo que hacían era que a los prisioneros ingleses les cortaban la cabeza y los ponían en una pirca.

Porque los Mau Mau de Tafí Viejo le habían cortado, simbólicamente, la cabeza a dos jefaturas del taller, o sea, los corrieron.

¿Cuáles fueron los códigos éticos y militantes de los resistentes?

Bueno, eran códigos éticos que tenían que ver con la clase obrera, honestidad, valentía, abnegación y firmeza en los principios. Nunca dañar algo que le pertenezca al pueblo. Nunca cometer una acción que genere víctimas del pueblo.

Duros con los traidores y delatores…

La disciplina era férrea en el núcleo central, pero también había políticas de alianzas que pertenecían a otras corrientes políticas e ideológicas.

Teníamos amor a la Libertad…

¿Cómo eran las acciones?

Las acciones podemos decir eran diversas, muy diversas, desde un sabotaje que tenía que ver con la interrupción de servicios, el cuidado de los compañeros que estaban en las primeras líneas, es decir en los sindicatos, a esos compañeros se los protegía.

Por ejemplo en Tafí Viejo el 17 de octubre colocaban 17 bombas de estruendo, nunca los pudieron apresar a los compañeros, días antes se reforzaba la policía provincial y aparecía la Gendarmería. La Resistencia tiene que ver con la alegría por luchar, esas 17 bombas eran un divertimento, y una burla al sistema porque el peronismo seguía vivo, a pesar de burócratas y dirigentes del partido.

También tuvimos traidores. Augusto Vandor, Eleuterio Cardoso, Alejo Simó de Córdoba entre otros.

Muchos pensarán que a pesar de lo que dice hubo víctimas. Ahí va la pregunta:

¿Me puede referenciar que acciones fueron adjudicadas a la Resistencia y que no las hizo la Resistencia?

La voladura de la estación de servicio Shell de Córdoba que produjo 11 víctimas, no fue hecha por la Resistencia, la hizo la policía. Y algunos historiadores se la adjudican a la Resistencia Peronista, craso error…

Volviendo a su padre: ¿Sabía que su papá era miembro de la Resistencia?

No, lo supe al tiempo, fue muy prudente cuando comenzó a anoticiarme de la Resistencia, poco a poco hasta que ingresé a la misma, a partir de ahí vivía con mis viejos, pero del tema no se hablaba más porque yo pasé a otra área, a capacitarme con unos instructores. Algunos habían estado en la Guerra Civil Española.

¿Cuál fue su primera tarea?

Mi primera tarea fue de correo y después en la organización ferroviaria, que sí se coordinaba por todo el país, no, como dicen algunos que era anacrónica y desorganizada.

Las viejas comisiones internas, los cuerpos de delegados, o las comisiones ejecutivas pasaron a la clandestinidad, desde ese lugar comenzó la Resistencia y a través de ella, la reorganización y la recuperación de los sindicatos.

Más o menos se impulsaron más de 55 huelgas generales y parciales, esta actitud que se puede ampliar mucho más, molestaba tanto a los militares golpistas, como los burócratas sindicales, como Alonso y compañía.

¿Cuándo decide ser parte de la Resistencia Peronista?

El golpe de estado del 16 de septiembre me sorprende en el depósito de locomotoras de Alta Córdoba, ahí veo que desde las escuelas católicas las Mercedarias y el Corazón de María salían chicas y chicos, curas y monjas blandiendo la bandera del Vaticano, y gritando Cristo Vence y muera Perón, era la demonización de Perón y el peronista. Nosotros éramos peronistas, habíamos vivido en la época de él, algunos acarreaban sobre sus hombros viejos fusiles máuser, ese fue el primer cachetazo. El segundo la detención de mi padre y el tercero, pero yo ya era parte de la Resistencia son los fusilamientos de León Suárez. Fueron tres momentos que definen mi participación político y sindical.

¿Qué edad tenía?

Tenía 18 años y desde ese momento no paré más…

¿Y qué pasa con la vida de cualquier joven de 18 años y una militancia como estar en la Resistencia Peronista?

Nosotros seguíamos igual, yendo a los bailes, porque yo siempre fui muy feminista… risas…, seguí jugando al fútbol, seguí siendo un joven, éramos jóvenes, pero comprometidos con los ideales. ¿Se entiende? No necesitábamos poner cara de guerra para pelear por nuestros proyectos y los ideales que creíamos justos…

Con esa tonada cordobesa que no se ha sacado, a pesar de los años que vive en Buenos Aires, arrastra la r, que hace sonora y risueña cuando nos dice que no ponían cara de guerrrrrrra…

Juan Carlos Cena nos cuenta en el Guardapalabras, memoria de un ferroviario lo siguiente:

"No era joda pertenecer orgánicamente a la Resistencia, era como un baldón aunque nadie lo supiese. Pertenecer era no andar vacío, y menos siendo joven cuando la carga de romanticismo es grande. Pertenecíamos a algo prohibido, luchábamos para hacer regresar al ausente prohibido, al innombrable que llegaría para encabezar una insurrección también prohibida. Era una conjura y ser un conjurado era cuestión de valentía. Uno llevaba el fervor, el convencimiento de ser la avanzada de todo el proceso insurreccional. Por eso cualquier tarea era importante, y también la pérdida de viejos y queridos hábitos y la adquisición de otros, odiados pero necesarios".

¿Cómo vivió el decreto 4161?

No lo viví, no le dimos bola… risas… seguíamos poniendo con carbón en las paredes, Perón Vuelve, esa prohibición era toda una tentación.

Con sus recuerdos a cuesta y su permanente militancia le preguntamos ¿qué cosas importantes dejó la Resistencia Peronista y que críticas hace a aquel proceso?

La Resistencia no era una organización afiatada y homogénea, en cada lugar tenían comportamientos distintos, en Rosario la historia del movimiento obrero rosarino influenciado por anarquistas, socialistas y comunistas tiene que ver con sus rasgos particulares. En Tafí Viejo se creó la Federación Obrera Ferrocarrilera, en 1909, adherida a la FORA, la influencia de la ideología libertaria perduró y se hizo carne en toda la zona norte.

En Córdoba es otro tema, la cuestión era ser anticlerical. El clericalismo y el anticlericalismo como respuesta comienza en 1918 con la Reforma Universitaria. El fuerte de la Resistencia Peronista en Córdoba estaba en la Fábrica Militar de Aviones, Talleres Córdoba, la Unión Obrera de la Construcción y el Sindicato de la Unión Obrera Metalúrgica, pero nosotros los ferroviarios nos coordinamos por todo el país. Es la particularidad del oficio ferroviario, la de viajar y conectarse.

La Resistencia Peronista también estuvo integrada por compañeros de otras corrientes políticas e ideológicas. También fuimos infiltrados. El general Iñiguez cumplió una tarea de desarme a toda la Resistencia obrera peronista nacional. A nosotros en Córdoba, el comisario Gordillo miembro de la Resistencia Peronista nos delató durante el Plan Conintes, domicilio por domicilio. Era un hombre de Iñiguez.

¿Las consecuencias cuales fueron, aunque parezca una pregunta tonta?

Nos reprimieron brutalmente…

¿Cuál es la actitud de los resistentes con el pacto Perón - Frondizi y la intermediación de John William Cooke?

Son los 800.000 votos en blanco.

¿Era un caudal más que importante?

Es el primer acto de rebeldía de los peronistas contra Perón, contra las directivas del Viejo. A un requerimiento de un periodista cuando le nombró sobre los 800.000 votos en blanco, Perón contestó, socarronamente: "esos son más peronistas que todos".

¿Por qué se habla de la toma del Lisandro de la Torre, en 1959, como el momento de la Resistencia?

Eso lo dicen los que no conocen integralmente las acciones de la Resistencia Peronista en el orden nacional, y lo que no dicen de los hechos del Frigorífico es que, esta es la segunda acción territorial de la Resistencia Peronista. La primera fue la Huelga de la Construcción en marzo de 1956, en Córdoba, que duró 45 días. Luego vendrá la toma de Tartagal, la tercera el Frigorífico y la cuarta Monte Caseros y en el medio la toma de los cuarteles militares de Rosario.

¿Cuál es su opinión del dirigente Sebastián Borro?

Sebastián Borro es hijo de la clase obrera. La clase obrera lo eligió y él supo corresponder, él fue la voz de todos y el portador de la palabra de todos, no es un burócrata como lo citan algunos académicos, solo puedo decir de estos pseudos académicos, que son unos eunucos, quieren y no pueden, por no decir, quieren y no saben.

¿Por qué lo cuestionaron tanto a Borro?

No únicamente a Borro, sino a otros dirigentes peronistas, como al negro Atilio López. Critican a Borro y a Atilio López, desde las orillas del Movimiento Obrero, no conocen sus profundidades, ni la relación social que existe, ni las contradicciones que hay en su seno. Todas son calificaciones peyorativas.

¿Es por esto de ser peronista?

Por supuesto, es la herencia gorila de la Unión Democrática. Se dicen progresistas y revolucionarios y son funcionales al sistema, no vale la pena seguir opinando. No aportan a entender el pasado de nuestro país que es entender e interpretar la realidad, pero comprendiendo los procesos históricos y sus identidades en esencia.

¿Cómo sintetiza toda esta etapa?

Yo, desde el ´55 vengo naciendo de nuevo, a veces retrocedía un poco, comparaba, me daba cuenta que en cada nacimiento me parecía que mejoraba un tantito, no era solamente la Resistencia sino lo que pasaba en el mundo. Teníamos a Cuba como ejemplo de América Latina, y los intentos insurgentes en África y los países Árabes, y Argelia. En la China Mao le daba un plato de arroz por día a su pueblo, que eran 800 millones de armas, 800 millones de platos, 800 millones que morfaban dignamente. Y después la batalla contra las moscas, la prostitución y el opio. Dar de comer y limpiar en un solo acto revolucionario.

Cuando uno es joven, no le teme al vuelo de sus propios pájaros, y más cuando creen que vuelan alto. En nuestro caso era la defensa de las ideas del gordo Cooke, y la simpatía romántica por Fidel Castro, el Che Guevara, y Camilo Cienfuegos, la posición a favor de la enseñanza laica, y lo más irritante para los autoritarios, no esperar instrucciones acerca de cómo pensar.

Pertenecer a la Resistencia era una distinción aunque no se viese el distintivo en la solapa. Era el sufrimiento, el coraje, el compañerismo compartido, la lealtad a un ideario, empezó por el ´55 y se concretó ni bien desembarcaron los milicos y continúo por un largo período; sufrió transformaciones, se modificó, pero siempre hubo Resistencia, aunque tuviera otro nombre. Cada uno de nosotros, los que pasamos por la Resistencia quedó marcado, no fue igual la marca, ni salimos todos del mismo modo: hubo quien salió hacia la izquierda, y quien salió hacia la derecha, hubo otros pero fueron los menos.

La división del peronismo se reflejó en la Resistencia, cuya base era el movimiento obrero peronista. Unos lo querían para el golpismo y los enjuagues cuarteleros, otros para la insurrección popular.

¿Me puede nombrar aunque sea con nombre de pila algunos resistentes?
El Vasco
El Tuerto Longo
El Medio Pollo Pérez
Don Francisco Mor
El Cutiti Díaz
El Chichilo Díaz
Toto Romero, que por suerte vive.
Raúl Lechessi
Tableta Gutiérrez
Y por supuesto mi viejo y mi tío Cacho, El Porfirio y Cacho Cena.

Vale pensar en el proceso de quiebre que produce aquella ofensiva resistente, el poder político y económico divide sus aguas y sobreviene un golpe dentro del golpe, que es la salida de Lonardi, la mirada más ecléctica del golpe, queda afuera la fachada nacionalista del golpe que da paso al golpe siniestro, desnudo y claro encarnado en las figuras que asumen la conducción política de la denominada Revolución Libertadora, toda esta realidad es inducida, impulsada, las contradicciones rompen el proceso, porque actúa sin miramientos la Resistencia Peronista. Es en definitiva la clase obrera con una identidad que se une a otras identidades y entiende que los golpes de estado son para sepultar sus luchas.

Luego analizar aquel golpe es pensar otro tipo de Estado, proyecto de nación y en definitiva el avance sobre el proceso más independiente e industrializado, mirando hacia el mercado interno y protegiendo la industria nacional.

Las aguas de aquel tiempo histórico, del estado de bienestar que se introdujo entre el proceso político terminada la Segunda Guerra Mundial supo tener en el peronismo un interlocutor válido.

Lo real desde el punto de vista humano fue la represión, persecución y la paulatina lucha por liquidar todas las conquistas obreras y sociales conseguidas al calor de luchas históricas en el Movimiento Obrero organizado.

Perón eligió el tiempo, la sangre, evidentemente, fue puesta por millones de hombres y mujeres que soportaron la persecución. Los años de proscripción de la mayor fuerza política fueron 18, y luego otro proceso que merece un análisis aparte.

Juan Carlos Cena no niega, ni oculta su historia dentro del peronismo, se ríe ante las bromas de otros que le dicen que el peronismo le puso zapatos. Sus lecturas y su militancia después siguen.

Se cumple medio siglo de aquel golpe de estado, y muchos no tienen la fortaleza de condenarlo como un genocidio más. Por el contrario intentan dibujar disculpas. Ningún golpe de estado puede ser mejor que un gobierno democrático. También hay que decirlo, luego de los sucesivos y siniestros golpes de estado en nuestro país, esta democracia de más de dos décadas quedó maniatada a los preceptos golpistas.

El Guardapalabras nos ofrece una de las tantas sabidurías de aquel maestro y amigo anarquista, don Américo Catáneo: "la gente se entretiene con discusiones mediocres, mientras los liberales están en aprontes y con paciencia amasan su ofensiva en democracia. En definitiva, a pesar de que los milicos se van, persistirá la falta de libertad…"

Como final en palabras de Juan Carlos Cena: "A partir del 16 de septiembre de 1955 comienza el desmontaje de una formación ideológico de carácter nacional, dentro del campo social y político".

Publicado en la Agencia ARGENPRESS 16 de septiembre del 2005.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Basta de redistribuir, por favor

Oscar Taffetani (APE)

“En el sistema neoliberal –leemos en Wikipedia- existe una pugna ideológica respecto a si el mercado puede regularse solo y distribuir de manera equilibrada la riqueza de un país o si deben intervenir agentes externos a él, es decir, si el Estado debe dictar sus normas. Detrás de esta discusión está la desigualdad social, que en ciertos países es un tema sensible en la relación entre las élites y el resto de la población. El neoliberalismo radical postulará que el Estado debe desentenderse totalmente de la actividad empresarial y servir sólo como garante de estabilidad. El socialismo renovado y sectores de centro forman parte de un neoliberalismo más templado que promueve un Estado más preocupado de temas sociales, pero sin abandonar la ideología del liberalismo contemporáneo”.

Por lo visto, ni Wikipedia ha conseguido librarse de la inflación lingüística, y el articulista nos habla de un “socialismo renovado” y un “neoliberalismo más templado”, dos engendros que hubieran puesto las barbas de punta al autor de El Capital.

Sin embargo, la inflación lingüística arranca mucho antes. Wikipedia no existía. El neoliberalismo no existía. Nos decía con humor Luis Franco, pensador sin barba y con mucha libertad, que hablar de democracia cristiana, por ejemplo, era una contradicción en los términos (ya que la democracia, por definición, supone la ausencia de dogmas). ¿Y la justicia social? (otra burrada, nos hubiera dicho aquel maestro, ya que toda justicia es social, o no es justicia).

La digresión viene a cuento por las expresiones redistribución del ingreso y redistribución de la riqueza, muy en boga por estos días. Son tan vacuas esas frases que servirían tanto para definir la acción de Robin Hood (aquel bandido que les quitaba a los ricos para darle a los pobres) como para definir al Hood Robin argentino del siglo XXI (éste que les quita a los pobres para darle -todavía más- a los ricos). Ambos, a su manera, redistribuyen…

La injusticia como fenómeno climático

"Redistribución de la riqueza en la era K”, titula irónico el diario Crítica de la Argentina. “El INDEC admitió que, durante la gestión de Cristina, los que más tienen ganan 28 veces más que el sector de menores ingresos”.

Ocurre que, según los datos de la EPH (Encuesta Permanente de Hogares), hacia 2003, al asumir la presidencia Néstor Kirchner, el 10% más rico de la población ganaba 54 veces más que el 10% más pobre. Cuatro años más tarde, al asumir Cristina Kirchner, la desproporción se había reducido a 28 veces, y seguía achicándose la brecha. Pero a partir del tercer trimestre de 2009, esa tendencia se revirtió y la brecha volvió a crecer hasta 28,24 veces. En la hermética nomenclatura del Gini (coeficiente creado para expresar el nivel de desigualdad), la última medición de INDEC tendría una ratio de 0,457, que sería mayor (es decir “más injusta”) que la de 0,450 alcanzada en 2008.

Admitimos nuestra total incredulidad y escepticismo sobre este juego de índices y contraíndices sujetos a variables incesantes, relacionadas con la forma de calcular o la forma de expresar los resultados (si se incluyen los planes sociales o la Asignación Universal, por ejemplo, si se corre la línea de pobreza un poco más abajo o un poco más arriba, y así).

Lo cierto es que el último aumento de los precios de los alimentos, los servicios y las cosas elementales para la vida de las personas, acompañado del congelamiento o rezago (con respecto a la inflación) de los ingresos de los trabajadores, son la reedición de una vieja fórmula de ajuste capitalista, cuyo único propósito es el mantenimiento de la renta y la ganancia de los que más tienen, así como el empobrecimiento, hasta niveles de esclavitud, de los que menos tienen.

Resulta impropio, entonces, hablar de la brecha económica y de la distribución del ingreso, como si se tratara de un fenómeno climático. Tantos milímetros de injusticia caídos en las últimas horas. Y resulta impropio, asimismo –aunque siga figurando en algunos programas políticos y sindicales- hablar de redistribución de la riqueza, como si el PBI fuera una canasta de pan y el gobierno una especie de samaritano que tratará de que a ninguno le falte (en el mejor de los casos) su ración.

No. Humildemente, no. Definitivamente, no. Volvamos al comienzo de esta historia. Hablemos de la injusta apropiación, por unos, del valor creado por el trabajo de otros. Hablemos de la injusticia –componente estructural del capitalismo- y de la eterna lucha de la masa laboriosa (porque los trabajadores desocupados son, antes que nada, trabajadores) por reconquistar la riqueza de la que ha sido despojada y por cambiar (¡vaya utopía!) las inhumanas reglas de juego.

Basta de inflación, queremos y decimos, por supuesto. Pero de este lado del mostrador, empecemos por liquidar la inflación lingüística.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Votaría usted por Hitler?

Rubén Kotler (INFOALTERNATIVA)

El martes 16 de febrero dio comienzo el juicio por la mega causa del Centro Clandestino de Detención y Torturas, la ex Jefatura de Policía de Tucumán, en el corazón del Noroeste Argentino. Los primeros tres días de sesiones dejaron muchas impresiones y se han convertido en la antesala de los meses por venir. Se calcula que el proceso abierto a siete represores de la última dictadura militar por el secuestro y posterior desaparición de 22 personas, podría extenderse hasta el mes de junio o julio.

Lo que sigue entonces es una reflexión sobre qué se está juzgando habida cuenta de la avanzada edad de la mayoría de los imputados y ante una sociedad que mayoritariamente parece querer dar vuelta la página de la historia. La pregunta que disparará el presente artículo tiene que ver con la expresión de deseo, que parecen tener ciertos sectores ultra conservadores, que no se juzgue a los represores, alegando, entre otros motivos, su “aparente delicado estado de salud” y su "avanzada edad".

La semana que precedió al inicio del juicio se especuló que éste, podría retrasarse una vez más debido a las complicaciones de salud que aparentemente (siempre, en apariencias) sufría el represor Luciano Benjamín Ménendez. La humanidad de los represores siempre se antepone a la necesidad de las víctimas de conseguir, aunque sea un mínimo y con más de 30 años de atraso, la justicia por los crímenes cometidos por el Terrorismo estatal. Las expresiones de la calle y de ciertos foros cibernéticos son idénticas: han pasado muchos años y mejor mirar los problemas que tenemos hoy; dejen de “torturar” a los abuelitos que además están enfermos; que ya han tenido su merecido; que hay que gastar el dinero de los juicios en los problemas actuales. El listado es grande, hay quienes incluso se animan, desfachatadamente a más: son los héroes de la patria, dejen de juzgarles, merecen reconocimiento por haber limpiado este país de marxistas. Esta añoranza por la mano dura y la vuelta del ejército se expresa en determinados sectores políticos argentinos. Y no hablamos, para el caso tucumano, de los hijos de Bussi, quienes además buscan asesoramiento en materia “de seguridad” en Colombia. Hablo a nivel nacional, cómo determinados personajes piden la vuelta del servicio militar obligatorio, mandan a sus policías a las calles con aparatos capaces de picanear, piden pena de muerte y se regocijan de ver cómo en otros países el verde oliva se impone sobre la población civil. Es así como a los Bussi hay que sumarle el ex presidente Duhalde, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri; todos éstos como expresión de importantes sectores sociales que paradójicamente llaman a olvidar el pasado y dar vuelta la página de la historia sin revisión, ni juicio ni castigo, y sin embargo, viven añorando la vuelta de los tiempos oscuros en la que los uniformados, que ahora están siendo juzgados, eran los dueños de la vida y la muerte de los ciudadanos argentinos. Esto que afirmamos aquí es perfectamente aplicable a países hermanos como Chile, donde ya hemos podido escuchar a los seguidores del presidente electo Piñera vivar a Pinochet.

Los dictadores quieren ser como Pinochet

Y claro, es que los generales argentinos emulan a un Pinochet que tienen como ejemplo. Todos recordamos la pantomima del dictador chileno al bajar del avión que lo regresaba a su país desde Inglaterra, donde por algunos meses estuvo preso. Al pisar la pista del avión el dictador se levantó de la silla como si de un milagro se tratara y comenzó a caminar. Comparemos lo sucedido en Tucumán al comenzar el juicio y cualquier similitud con la realidad antes descripta es veraz. Bussi: el dictador alegaba y alega un empeoramiento en su estado de salud y una incapacidad para recordar determinados hechos. Yo he podido presenciar las exposiciones del genocida y ver su firme actitud incluso al increpar a los abogados querellantes y lejos de verle con la salud deteriorada el otrora general de las desapariciones de personas, se encuentra en perfecto estado, no le tiembla el pulso, lo mínimo que uno podría esperar de quien toma todo tipo de medicamento y al no sentirse bien representado por sus abogados defensores, él mismo “interroga” a los testigos, saltando incluso las órdenes de los jueces, quienes desde el estrado le piden moderación. El altercado con la abogada Mirta Mántaras es solo un ejemplo y demuestra una vez más que Bussi no solo no ha cambiado las formas, sino que sigue conservando intacto su espíritu autoritario, aquel que le llevó a comandar la provincia y asesinar a opositores políticos, o ya en “democracia” (valen las comillas) cuando recibió en casa de gobierno a funcionarios con un revólver en su escritorio.

En el caso de Menéndez también habría que destacar que el represor no solo alega problemas de salud sino que desconoce a la justicia civil que lo juzga. Menéndez no ha perdido su “calidad” de militar estructurado, cuadrado, que solo responde en términos militares, recibiendo y dando órdenes. Es el único de los acusados en el juicio de la ex Jefatura de Policía que pidió estar aislado de la sala, siguiendo las instancias del debate en un cubículo de dos por dos acompañado de sus abogados defensores. Si no hubiera tenido la posibilidad de ver a Menéndez en persona, conversando tranquilamente con su defensor, pensaría que al genocida efectivamente le queda poco hilo en el carrete, sin embargo ni la supuesta neumonía ni la actuación de su salida del tribunal por una supuesta descompensación son creíbles. Aquí, la escuela de teatro pinochetista ha sido muy efectiva y los “generales” argentinos han aprendido de su maestro en el don de la actuación. Enferman cuando quieren, pero no les tiembla la voz para amedrentar, incluso dentro de la sala del juzgado, ni le tiemblan las manos para señalar con sus índices, a los que ellos consideran “el enemigo”.

Los delitos de lesa humanidad no prescriben

Es cierto que han pasado más de 30 años desde que los últimos militares que asaltaron el poder en Argentina dieran comienzo al Plan sistemático de exterminio. Es cierto que algunos de los degenerales que llevaron a cabo el “genocidio” están viejos y enfermos, algunos incluso más cerca de la muerte. Es cierto que algunos cobardes manifiestan su propia cobardía de enfrentar a un tribunal civil llorando. Pero no es menos cierto que los delitos cometidos por el Estado terrorista no prescriben, así hayan pasado 40 años o más, el ejemplo de Nüremberg debe primar. Muchos pueden preguntarse qué sentido tiene el juzgar a estos tipos cuando están en el epílogo de sus vidas. La respuesta es simple: estos juicios y los que deberían juzgar a los cuadros medios e inferiores, deben ser “aleccionadores”, deben servir de basamento moral y ético para establecer cuál es el límite dentro del cual un ser humano cualquiera y en especial aquellos que ejercen el poder del Estado, pueden actuar. Decía Marx que la historia se repetía una vez como tragedia y luego como farsa. Por un lado ya hemos tenido en la historia argentina momentos de tragedias y de farsas. Por otro debemos comprender que la actual crisis que se abate sobre el país, es una crisis cuyos orígenes hay que buscarlos en el modelo económico y social que vino a implementar a sangre y fuego los dictadores que ahora se sientan en el banquillo de los acusados: el capitalismo en su fase más salvaje.

Mirta Mántaras lo explicó con solvencia durante su testificación. El golpe del ’76 estuvo perfectamente planificado y el proyecto de su ejecución fue controlado y avalado por el mismísimo Departamento de Estado en Estados Unidos. Ese modelo impuesto a sangre y fuego, de manera ilegal e ilegítima, creando miles y miles de excluidos e indigentes que viven en la miseria más absoluta, es el que hoy prima en nuestro país. Porque todo tiene un origen y las políticas criminales de los genocidas tuvieron su corolario en la crisis estructural que vive desde entonces Argentina. De Alfonsín a la fecha, los presidentes elegidos en las urnas no hicieron otra cosa que cumplir a pie juntillas el plan económico y social impuesto en aquellos oscuros años 70. Una generación entera fue desaparecida entonces, otras generaciones han sido postergadas tras el retiro a los cuarteles de los dictadores. Si no comprendemos esta ecuación entonces seguiremos postrados en la crisis eterna creyendo que lo sucedido durante el genocidio nada tiene que ver con nosotros.

De Hitler a Bussi, pasando por Pinochet

Conviene recordarlo una vez más. Un día después de las elecciones presidenciales chilenas, los seguidores del presidente electo, Piñera, vivaban a Pinochet y le ofrendaban el triunfo electoral al dictador fallecido. Entre estas manifestaciones y los comentarios que uno puede leer en los periódicos locales de Tucumán, vivando a los genocidas y dándoles fuerza en momentos en que se desarrolla el juicio por los delitos de lesa humanidad, uno reflexiona sobre qué hemos aprendido de nuestra historia. En todo caso estas expresiones son el fiel reflejo del valor que “las democracias occidentales” pueden tener y lo poco que valen ciertos valores morales y éticos, lo poco que importa el pasado y en todo caso una justificación de los medios a costa de determinados fines. Sin embargo creo que parte de la población que viva a los Bussi, a los Menéndez o a los Pinochet, desconoce el horror de los Centros Clandestinos de Detención, no comprende que el Arsenal Miguel de Azcuénaga pudo haber sido el Auschwitz tucumano, como lo expresan algunos abogados defensores de los DDHH, como Laura Figueroa. A una población convencida del valor de las dictaduras y los genocidios difícilmente pueda uno tratar de explicarle lo sucedido. Sin embargo, estimo, que gran parte de los apoyos que reciben los dictadores hoy, tienen que ver con el desconocimiento de la historia reciente de nuestros países. Creo que más allá del fascismo residual que queda en nuestras sociedades existe un núcleo importante de población que ignora la magnitud de los genocidios latinoamericanos. A éstos últimos uno debería hacerle la siguiente pregunta: ¿Votaría Usted por Hitler?

Es que tampoco imaginan un Hitler anciano, actuando para las cámaras de TV, haciéndose pasar por enfermo, con cara de abuelito que da de comer a las palomas un domingo en la tarde en la Plaza de Mayo. Y no lo imaginan porque esa imagen no existe. La vejez entonces puede generar efectos contrarios, sobre todo cuando iconográficamente se la muestra con los achaques propios del paso del tiempo. Y esto fue lo que he discutido con algunos militantes tucumanos acerca de una muestra fotográfica que mostraba imágenes del primer juicio a los dictadores llevado a cabo en 2008. En la muestra las fotos "más conmovedoras" no parecían ser la de los familiares de las víctimas con sus fotos en la mano, sino la imagen de Bussi con un tubo de oxígeno postrado en una silla de rueda, foto que “enternece” a quien no sabe que detrás de ese “viejito lloroso” se esconde el Hitler tucumano. Aquel que en nombre de la civilización occidental y cristiana asesinaba a los detenidos políticos a punta de pistola en los campos de concentración a su cargo. Bussi es Hitler, solo que nuestro Hitler criollo ha envejecido y a quienes desconocen la historia causa piedad. En eso reside la propaganda que los hijos del general apuestan.

Veamos lo que dice su hijo mayor, José Luis Bussi: "Antonio Bussi es un hombre de 84 años; dio lonjas de su vida por los tucumanos y tiene las ñañas de cualquier persona a esa edad”. Acto seguido el hijo de B. recalcó que su padre es un preso político. Habría que explicarle a Bussi (H) que su padre es un preso VIP y que presos políticos eran los detenidos desaparecidos que fueron secuestrados ilegalmente sin garantías algunas, garantías de las que goza su padre cuando incluso, al momento de declarar, puede evadir “el banco de los acusados”. ¿Qué clase de preso político cumple condena en un Country? ¿Los desaparecidos por su padre? La respuesta es obvia.

Insistimos entonces en confundir la imagen de Hitler con la de Bussi, de la misma manera que la podríamos confundir con la de Menéndez, la de Videla y con la de tantos genocidas que en la fecha están siendo juzgados en los tribunales. Lejos de toda piedad, si Hitler viviera y lo encontráramos en una plaza dando de comer a las palomas, no dudaríamos ni un instante en exigir a Nüremberg que siente en el banco de los acusados al genocida. Detrás de los 84 años de Bussi, y amén de los triunfos electorales, existe una necesidad moral y ética de juzgar y sentenciar al criminal. En lo personal, y aún cuando verdaderamente Bussi o Menéndez estuvieran enfermos, cuestión que insisto, me generan dudas, no sentiría la mínima piedad por ellos. No son venerables ancianos: SON genocidas. Y esto es lo que hay que explicarle a esa sociedad que lo ignora. El hecho que haya ganado todas las contiendas electorales en las que participó no le condona los crímenes de lesa humanidad cometidos. En este sentido no estoy de acuerdo con aquello que los pueblos no se equivocan y ante la ignorancia que conduce a votar por un genocida, el papel de los historiadores y educadores por explicar quién es quién y qué hizo cada actor social es importante. Insisto en la pregunta sobre las opciones electorales de un Hitler. Y vuelvo una vez más a recalcar la necesidad de explicar a nuestras sociedades la historia y darles a conocer sin miedos ni prejuicios lo sucedido. Aunque nos vaya la vida en esto. Pues la dignidad de las generaciones futuras y la construcción de otro modelo social justo y equitativo solo puede erigirse sobre los basamentos de los dos principios que las organizaciones de derechos humanos han levantado como bandera históricamente: la Verdad y la Justicia. De lo contrario volveremos a repetir nuestra historia como tragedia una vez más y nos lamentaremos de no haber juzgado, por lo menos, a los máximos responsables del genocidio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...