lunes, 8 de marzo de 2010

La discriminación de la mujer en materia de trabajo

Mirta Sofia Brey (especial para ARGENPRESS.info)

I - La mundialización ha producido cambios en las relaciones sociales y, en particular, en las relaciones de trabajo, una de cuyas características es la irrupción masiva de la mujer en el mercado de trabajo. Entre 1973 y 1990 la tasa de participación masculina en el empleo bajó del 88% al 83% mientras la femenina aumentó del 48% al 60%.(1) La incorporación de la mujer al mercado de trabajo se produjo por dos razones: la primera, su deseo de ser reconocida como individuo y como ciudadano en una sociedad en la que tal reconocimiento depende sobre todo de los aportes financieros que procura un ingreso; la segunda, por la ineludible necesidad de trabajar frente al desempleo de los miembros masculinos de la familia. Pero esta incorporación se produjo en condiciones tan discriminatorias como las preexistentes, con el agravante de que la mujer fue utilizada como mano de obra de reserva para disminuir la retribución y ofrecer condiciones de trabajo desfavorables.

Si bien álgunas mujeres eligen trabajar en lugar de permanecer en el hogar, la gran mayoría, especialemte en los países de menor grado de desarrollo, no lo hacen por elección sino por obligación. Cuando permanecen en el hogar se hacen cargo de una serie de tareas domésticas y de cuidado de personas y bienes, que a menudo son pesadas. Estas tareas las dejan fuera de la esfera del mercado de trabajo y se las califica de “económicamente no activas” aunque realicen actividades indispensables para la supervivencia y desarrollo de la familia y contribuyan, a veces, en industrias o artesanías destinadas al mercado. Las tareas domésticas, el cuidado y atención de personas (salud, educación, vestido, higiene) y de cosas que constituyen el patrimonio familiar es subvalorado. Esta subvaloración determina asimismo los bajos salarios que perciben las que trabajan como maestras de niños pequeños, enfermeras o empleadas domésticas.
La incorporación de la mujer al mercado de trabajo ha reducido el tiempo que ellas dedican a las tareas de reproducción (no sólo dar a luz sino también criar, alimentar, educar, cuidar de la salud y ayudar a la socialización de los hijos) y domésticas, pero ha reducido sobre todo su tiempo libre. La falta de tiempo libre obstaculiza no sólo su derecho al descanso y al esparcimiento sino también a la educación y a la participación en la vida cultural y científica. Cuando la mujer carece de tiempo para realizar todas las tareas de que está a cargo suele descargar una parte de ellas en sus hijas mujeres, lo que a menudo obliga a las niñas a abandonar la escuela. De este modo se encadena el círculo vicioso en que la mujer carece de la formación necesaria y debe aceptar los puestos de menor jerarquía, peor remunerados y de condiciones más duras.
II - La contracción del papel que desempeñaba el Estado en la economía, particularmente la drástica disminución del gasto social, perjudica más a las mujeres que a los hombres porque muchos de los servicios reducidos o eliminados las ayudaban a aliviar una parte de sus tareas familiares y a hacer compatible el empleo con la maternidad. La falta de servicios de guardería las obliga a aceptar empleos de tiempo parcial o a dejar a sus hijos al cuidado de otras personas, generalmente mujeres, lo que aumenta la carga de estas últimas. La privatización de los servicios de salud obliga a las mujeres de condición modesta a cuidar ellas mismas a sus enfermos. Como lo indica un documento de las Naciones Unidas:” hay cada vez más pruebas de que al aumentar la pobreza, el desempleo y el desamparo, las políticas de ajuste estructural llegan a exacerbar la violencia contra la mujer, ya que reducen su poder económico y aumentan su carga debido a la disminución o a la pérdida de servicios sociales.”(2)
Las altas tasas de desempleo funcionan como factor de coerción en la negociación en que las empresas lograron disminuir los costos salariales con el fin, alegan, de resultar más competitivas. En las zonas industriales francas, en Mauricio, trabajaban hasta 1984 un 80% de mujeres. Ese año, el Gobierno decidió eliminar el salario mínimo para los hombres y el porcentaje de mujeres empleadas en esas zonas disminuyó al 66%., puesto que los hombres aceptaron salarios similares a los de las mujeres(3)
Desde el decenio de 1970 las tasas de desempleo no han dejado de crecer incluso en los años de mayor crecimiento económico. En 1998 había unos 165 millones de desocupados mientras en 2008 se estimaba esa cifra en 193 millones. La tasa total de desempleo era, en 2008, de 5.9% para los hombres y de 6.3% para las mujeres (4) La diferencia en materia de desocupación entre hombres y mujeres es un indicador de discriminación. Pero lo es aún más la del acceso al mercado de trabajo. En todas las regiones del mundo la tasa de acceso al empleo de las mujeres es inferior a la de los hombre en relación con la población. En América Latina la tasa de mujeres con empleo era, en 1998, de 44.2% contra 82% para los hombres y en 2008 era de 52,6% contra 81,9% para los hombre. En Asia del Sur era de 36,7% para las mujeres contra 89,1% para los hombres en 1998 y en 2008, de 37,6% contra 86,2% para los hombres. En los países más desarrollados era de 48,3% para las mujeres contra 69,8% para los hombres en 1998 y de 50,4% contra 67,5% en 2008. Aunque la brecha parece haberse achicado tímidamente, la diferencia sigue siendo importante. Algunas mujeres de los países más ricos pueden haber elegido permanecer fuera del mercado de trabajo, pero en los países menos desarrollados no lo hacen por la falta de puestos de trabajo o por las presiones culturales. Las que permanecen en el hogar realizan infinidad de tareas domésticas y de cuidado de personas o de participación en industrias u otras actividades familiares, todas ellas no remuneradas, que a menudo cubren jornadas laborales más largas y pesadas que las del trabajo asalariado, pero que relegan a la mujer a la categoría de “fuera de la fuerza de trabajo” y realizando actividades no económicas.(5)
III - La flexibilidad y la inseguridad en el empleo han reemplazado al pleno empleo con remuneración regular y de tiempo completo. Esta tendencia, conjuntamente con el desempleo, ha hecho que muchas mujeres con escasas calificaciones hayan sido empujadas al trabajo ocasional, temporal, doméstico o “independiente”, así como al trabajo a domicilio o a otras formas de trabajo (venta callejera, tratamiento de basura) o de servicios (atención de enfermos o ancianos a domicilio, etc.) generalmente no declarado, es decir, dentro del sector informal, no estructurado, fuera del control de las leyes y las instituciones. El trabajo informal carece de beneficios sociales (seguros por enfermedad o accidentes, licencias por maternidad, vacaciones pagas, etc.), de estabilidad (el empleador no está obligado a pagar indemnización por despido) y del derecho a una jubilación.
La situación de los trabajadores independientes en el sector no estructurado ha sido descrita en un informe sobre Burkina Faso donde se indica que el sector informal proporciona el 20% del producto bruto del país y permite vivir al 80% de la población urbana económicamente activa:” No tienen ningún tipo de seguridad social, no tienen maquinarias, les faltan las materias primas y otros productos necesarios, los canales de distribución son caóticos y tienen bajos niveles de educación, todo lo cual quita a sus productos la calidad para poder competir, por lo que a menudo tienen que dedicarse a varias ramas de actividad al mismo tiempo. No tienen acceso ni al capital ni a las garantías, por lo que les cuesta mucho obtener créditos...”(6) El informe agrega que las mujeres son una impresionante mayoría en ese sector.
Las nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura suplantaron la mano de obra femenina en el campo y redujeron la participación de la mujer en la llamada población activa agrícola. En África al Sur del Sáhara, donde la mujer había tenido una situación favorable comparada con la de otros países subdesarrollados, según los indicadores de mortalidad, nutrición y salud, gracias a su importante función en el sistema agrícola, las nuevas tecnologías han desplazado esa función. También han contribuido a deteriorar la situación de la mujer los cultivos de exportación, que emplean mano de obra esencialmente masculina. Su acceso a la tierra ha disminuido, pues la adjudicación de tierras como consecuencia de los programas de ajuste estructural a menudo le han hecho perder sus tradicionales derechos de usufructo sobre tierras cultivables disminuyendo, en consecuencia, sus ingresos. La introducción de la propiedad individual y la reducción de los derechos comunales sobre la tierra han reducido el acceso de la mujer a recursos productivos también en Asia meridional.(7)
IV - Como consecuencia del desempleo industrial y agrícola, muchos trabajadores se han visto obligados a migrar. Se calcula que la cifra de migrantes en el mundo asciende a 214 millones. Los migrantes representan el 3,1% de la población mundial y las mujeres representan el 49% de los migrantes. El 75% de los migrantes están en el 12% del total de los países.(8) Ninguno de esos países, entre los que se encuentran los europeos y los Estados Unidos, ha ratificado la Convención de la ONU sobre Trabajadores Migrantes establecida para asegurar que los migrantes tengan iguales derechos que los trabajadores nacionales y para proteger también a los trabajadores indocumentados no sólo como entidades económicas sino como seres humanos con derechos.
Según un informe reciente del BID, los migrantes se han convertido en un elemento integral de los mercados laborales de los países industrializados (en Estados Unidos representan el 23% de los trabajadores del sector manufacturero y el 20% de los del sector de servicios). Pero la migración, a veces, está asociada con una reducción de las remuneraciones de los trabajadores de baja calificación en los países más desarrollados.(9) Según este mismo documento “la mayoría de los trabajadores de la región que emigran a los países desarrollados se inserta en las franjas menos calificadas de la estructura ocupacional”...pero “los países más pequeños y menos desarrollados son los que padecen más el éxodo de profesionales.” La cantidad de mujeres que emigran es impresionante. Para las migrantes, se trata de una estrategia de supervivencia concebida para elevar los ingresos del grupo familiar, reduciendo al mínimo el vínculo que se efectúa a través del cabeza de familia varón con la desfalleciente economía nacional. Uno de los efectos más importantes de las migraciones es el flujo de remesas enviadas por los migrantes a sus familias y comunidades de origen. En 2008 los flujos de remesas mundiales superaron los 444.000 millones de dólares de los Estados Unidos, de los que 338.000 millones se destinaron a países en desarrollo.
Muchas mujeres van al servicio doméstico. Por ejemplo, en las Filipinas, que es el mayor país asiático de emigración, el número de mujeres que emigran supera al de sus compatriotas varones en la proporción de 12:1. La disminución de los servicios sociales ha generado, por parte de las familias acomodadas de los países desarrollados, un alza de la demanda de servicio doméstico. Los trabajadores domésticos inmigrantes que se alojan en el domicilio del empleador están particularmente expuestos a diversas formas de malos tratos ( verbales o físicos) en el lugar de trabajo que, en el peor de los casos han llegado a causar la muerte del empleado. Los malos tratos contra el empleado migrante incluyen insultos de tipo racista, que generalmente tienen por objeto humillar al trabajador y exigir su sumisión. El acoso y abuso sexual parecen ser corrientes, con graves repercusiones a largo plazo sobre la salud de los trabajadores, especialmente cuando las víctimas son niñas.(10)
V - El trabajo forzado, a veces en condiciones de esclavitud, parece ser admitido en varios países receptores de migrantes para el servicio doméstico. En muchos otros, es una práctica corriente el trabajo infantil forzado siguiendo tradiciones consistentes en confiar niños de corta edad a adultos para que realicen tareas domésticas, en muchos casos demasiado pesadas y durante todo el día, sin salario ni derecho al descanso.(11) Las mujeres, que son mayoría en este sector, y en particular las niñas, son las principales víctimas de la falta de normas que caracterizan a este servicio, pues varios países, al ratificar los respectivos convenios de la OIT, han excluido a los trabajadores domésticos del ámbito de aplicación de los mismos, por ejemplo, del Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981(núm. 185), del Convenio sobre la fijación de salarios mínimos, 1970, (núm.131) y del Convenio sobre la edad mínima, 1973 (núm.138)(12) .
Otra de las plagas que afecta principalmente a las mujeres y a los niños es el de la trata de personas para someterlas a trabajos forzados y a la explotación sexual, que existe en casi todos los países del mundo y es tolerado en muchos, entre ellos los más desarrollados. La nueva Confederación Sindical Internacional (CIS), resultado de la fusión de la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) y la Confederación Mundial del Trabajo (CMT) publicó, en febrero de 2007, un informe sobre las normas fundamentales del trabajo reconocidas en la Unión Europea, donde dice:”Todos los Estados miembros de la UE han ratificado los dos Convenios fundamentales de la OIT sobre trabajo forzoso. Con todo, la trata de personas, esencialmente mujeres y niñas para destinarlas a trabajos forzosos y a la explotación sexual, es un problema, en cierta medida, en prácticamento todos los países.”(13)
VI - Uno de los aspectos en que la discriminación contra la mujer se hace más evidente es el de la retribución y las condiciones de trabajo. Aparte de otras razones que influyen para agravar esta discriminación (migrantes, menores, baja calificación por falta de oportunidades para educarse o por provenir de zonas agrícolas) las mujeres sufren discriminación por el sólo hecho de serlo. Estudios recientes en Europa y Asia Central han demostrado que los avances en este terreno son muy lentos. Las mujeres ganan, como término medio, el 15% menos por hora de trabajo que los hombres. En Estados Unidos, varios estudios del National Committee on Pay Equality revelaron que la brecha entre los salarios de ambos sexos se estrecha muy lentamente. Un estudio de 2008 del International Poverty Centre proporciona indicadores de esas diferencias entre trabajadores adultos urbanos de Argentina, Brasil, Chile, El Salvador y Méjico que muestran que las mujeres perciben remuneraciones equivalentes al 80% de las de los hombres, menos en Argentina, donde perciben el 92%(14) . Según datos oficiales de Argentina, las madres son las que sufren mayor discriminación, pues perciben remuneraciones que son casi un 20% menores que las de las mujeres sin hijos(15) .
En febrero de 2007, la nueva Confederación Sindical Internacional (CIS) dijo en un informe: “En los Estados Miembros de la Unión Europea sigue habiendo una profunda brecha entre la legislación y la práctica con respecto a la iguadad entre hombres y mujeres. En Europa las mujeres ganan hasta un 40% menos que sus colegas masculinos, registran índices de desempleo más elevados y están escasamente representadas en los cargos directivos. La discriminación económica que sufre la mujer es particularmente grave en algunos de los Estados Miembros de Europa Oriental, donde las diferencias en el sector público suelen ser incluso mayores que en el sector privado.”(16)
La discriminación contra la mujer tiene lugar no sólo en los niveles más bajos de la escala social, sino también en los más elevados. Las mujeres están subrepresentadas en los Consejos de Administración de las grandes empresas. Encuestas realizadas en once países europeos revelaron que, como término medio, las mujeres representan sólo el 14% de los miembros de dichos consejos. El promedio se eleva gracias a países como Noruega (41%) y Suecia (27%), pero otros países como Francia (9%), España (8%) y Portugal (3%) muestran que las mujeres son discriminadas en las promociones y sobre todo, en los cargos de dirección.(17)
De los 3.000 millones de personas empleadas en el mundo en 2008, 1.200 millones eran mujeres. Sólo una pequeña proporción de las mujeres con empleo trabajan en la industria (en 2008, 18.3% contra 26,6% de hombres). La gran mayoría están en la agricultura y cada vez más en los servicios (en 2008 el sector servicios cubría un 46,3% del total del empleo femenino contra 41,2% para los hombres). Hay importantes diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a las condiciones de trabajo. A nivel mundial, las mujeres en empleos vulnerables (los que, según la OIT reciben retribuciones ínfimas, carecen de protección social y de la seguridad que los ponga a cubierto de la falta de trabajo y que no pueden ahorrar lo suficiente para los períodos de desempleo) incluye no sólo el trabajo informal sino también a quienes, teniendo empleo, no alcanzan a cubrir sus necesidades elementales, era el 52,7% contra 49,1% para los hombres.
Es característico de este período la creación de empleos remunerados por debajo de las necesidades mínimas de subsistencia. El derecho a tener un trabajo estable y a condiciones de trabajo dignas (o decentes, como lo reclama la OIT, atenuando la reivindicación de un derecho humano esencial) no tiene vigencia en la sociedad actual. Para incrementar sus beneficios, las empresas recurren a la extorsión, obligando a sus trabajadores a aceptar condiciones de trabajo y remuneraciones inferiores a las que tenían, cerrando lugares de producción (con el consiguiente desempleo) para trasladarse a países con mano de obra retribuida mínimamente e invirtiendo beneficios en el mercado financiero en perjuicio de la inversión productiva que les permitiría mantener las fuentes de trabajo. La carrera hacia la acumulación de riquezas parece no tener fin.
En el sector agrícola, las sociedades transnacionales (STN) tienen generalmente repercusiones negativas, tanto para la población como para las prioridades nacionales, pues están orientadas hacia la exportación y suelen desvastar los cultivos de subsistencia. Como a menudo invierten en tecnología destinada a optimizar la explotación, eliminan los métodos y cultivos tradicionales. En cuanto a la mujer, la privan de su papel tradicional en la agricultura y la obligan a emigrar, como ha sido dicho precedentemente. El empleo que ofrecen en el campo se caracteriza por ser estacionario y de tiempo parcial y se violan a menudo los derechos de los trabajadores a una retribución equitativa. En el caso de trabajadores migrantes sin documentos, se los hace trabajar en condiciones deplorables y reciben salarios ínfimos. En las plantaciones de las STN se emplea a niños que realizan tareas arduas y peligrosas. También es común el uso de productos agroquímicos como los PCB, el DDT y las dioxinas, que son contaminantes orgánicos persistentes.(18)
VIII - Una parte de las inversiones directas de las STN en el extranjero se efectúa en las zonas francas de exportación. A mediados del decenio de 1980 había unas 176 zonas francas en 47 países en desarrollo, donde la STN empleaban 1.300.000 personas y 600.000 más en sitios similares a las zonas francas(19) . Veinte años más tarde se estima que en el mundo hay 2000 zonas francas que emplean a 27 millones de trabajadores, de los cuales entre el 60 y el 90 por ciento son mujeres(20) Es difícil establecer la influencia de las inversiones directas de las empresas transnacionales en los diversos países a raíz de la actual tendencia a subcontratar, que prevalece en la gran mayoría de esas inversiones. La subcontratación suele fomentar el trabajo informal, que proporciona beneficios directos no sólo al subcontratista, sino también a las STN. El trabajo informal abarata los costos de mano de obra para dichas empresas porque la subcontratación (sea por empresarios locales o inversores extranjeros) libera a las STN de responsabilidad con respecto a los trabajadores, los que pierden los pequeñas ventajas que les daba el hecho de tener un empleo legal con ciertos beneficios sociales. En algunas industrias, la amplitud de la subcontratación es tal que las sedes de las STN suelen ser meras oficinas administrativas.. En Malasia, por ejemplo, se subcontrata más de un tercio de la producción electrónica, textil y del vestido; en Tailandia el 38% de la ropa industrial es producida por trabajadores a domicilio y en las Filipinas del 25 al 40%.
Entre las ventajas económicas de que gozan las STN no está solamente la mano de obra de bajo costo, sino también una serie de beneficios que los gobiernos otorgan a los inversores. Por ejemplo, en Guatemala, la ley les otorga una suspensión temporaria del pago de los derechos arancelarios e impuestos a la exportación de materias primas, productos semielaborados, etc. hasta por el plazo de un año prorrogable por un año más y las exonera del impuesto sobre la renta por un plazo de diez años. Al cabo de ese período las empresas aparentan cerrar, pero en realidad cambian de nombre o trasladan su domicilio para seguir operando con esa ventaja(21) . De este modo, los beneficios percibidos por los Estados receptores de las inversiones directas son pequeños y los que llegan a la sociedad mucho menores. Por otra parte, logran eliminar a las empresas nacionales que no pueden competir con ellas y hieren de muerte a los pequeños productores e industrias nacientes.
A pesar de las ventajas otorgadas a las STN, los trabajadores de las zonas de producción para la exportación o zonas francas no gozan de condiciones de trabajo dignas. Si bien en el pasado percibían salarios mejores que los ofrecidos por empleos locales, parece haber una tendencia hacia la nivelación de los salarios de las empresas transnacionales y los nacionales. La única ventaja de que gozan es una relativa estabilidad si están empleados en la industria directamente por la STN y no por uno de sus subcontratistas.(22) .Por otra parte, están sujetos a una serie de violaciones a sus derechos, como las descriptas en un estudio sobre las maquilas en Honduras: despidos arbitrarios y a veces masivos (por cierre o para castigar a los participantes en actividades sindicales), suspensión de los contratos con el pretexto de falta de materia prima o de mercados para las exportaciones, incentivos a la producción cuyos premios no se cumplen, campañas de hostigamiento antisindical y maniobras para impedir que los delegados cumplan su función, malas condiciones de higiene y de seguridad laboral, contratos temporarios (se despide a los trabajadores al final del período de prueba), malos tratos psicológicos y morales (insultos, trato hiriente, gritos por parte del personal intermedio), horas extras obligatorias (bajo la amenaza de castigos o despido), falta de asistencia médica e incumplimiento de las obligaciones legales por incapacidad, enfermedad y maternidad; no pago de indemnizaciones por accidentes de trabajo (incluso por muerte), discriminación en la selección del personal por causa de edad, incapacidad o embarazo.(23)
Las mujeres, ampliamente mayoritarias en algunas maquilas como la textil y del vestido, están sujetas a duras condiciones de trabajo, entre ellas, la discriminación sexual, las pruebas de que no están embarazadas para obtener un empleo, la violación de las leyes de maternidad y el acoso sexual por parte de sus superiores jerárquicos, además de los factores de orden general como el uso restringido de los baños, la carencia de agua potable, las jornadas excesivamente prolongadas, los ritmos de trabajo exigidos, la falta de ventilación y las humillaciones verbales sobre todo provenientes del personal encargado de la vigilancia.(24)
IX - En la publicación de la OIT “Tendencias Mundiales del empleo” se dice que en los países en desarrollo continúa la tendencia hacia el empobrecimiento de los trabajadores, como ya se había observado en años anteriores. Los trabajadores que perciben 1,25 dólares de los Estados Unidos por día constituyen, en el mundo, el 19,4% del total de las personas con empleo y los que perciben 2 dólares por día son el 40,5%. La situación es particularmente grave en África al Sur del Sáhara, donde los primeros forman el 58.3% de los trabajadores y los segundos el 82,2% y en el Sur de Asia, donde esas cifras son de 39,5% y de 79,7%. Aunque los indicadores de la pobreza por sexo son escasos, existen pruebas de la diferencia entre los sexos. En la India, por ejemplo, la última encuesta sobre la fuerza de trabajo (2004-2005) reveló que sólo una de cada tres mujeres mayores de 15 años está clasificada como económicamente activa contra 83% de los hombres. Las mujeres que trabajan están sujetas a una incidencia de la pobreza más alta: 36% de esas mujeres ganan un dólar por día contra 30% de los hombres. El 86,4% de las mujeres que trabajan viven con su familia con menos de dos dólares por persona y por día contra 81,4% de los hombres. Pero las niñas sufren una carga desproporcionada: mientras las mujeres de más de 15 años constituyen el 27% de las personas con empleo en India, las niñas constituyen el 42% del total de niños con empleo.(25)
Las mujeres se encuentran entre las principales víctimas de la pobreza, según la regla general de que, cuanto más bajo en la escala social están los individuos o los grupos, más graves son para ellos las consecuencias de las políticas o de las crisis económicas. Según la OIT “varios estudios han demostrado que la distribución flexible del tiempo de la mujer ha sido uno de los aspectos que forman parte de la adaptación a la pobreza creciente; las mujeres han aumentado el tiempo que dedican a las actividades productivas y comunitarias, con frecuencia a expensas del trabajo en el hogar, del cuidado de la familia y de su propio tiempo libre”(26) Como se dijo en un documento de las Naciones Unidas “hay cada vez más pruebas de que al aumentar la pobreza, el desempleo y el desamparo, las políticas de ajuste estructural llegan a exacerbar la violencia contra la mujer, ya que reducen su poder económico y aumentan su carga debido a la disminución o a la pérdida de servicios sociales.”(27)
Notas:
1) OIT, “El trabajo en el mundo-1993”, pág.23
2) ONU, “Paz: Medidas para eliminar la violencia contra la mujer en la familia y en la sociedad”, informe del Secretario General a la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en su 38º período de sesiones, E/CN.6/1994/4, Nueva York, 7 al 18 de marzo de 1994, párr.54.
3) Luchmun, Dev, “Women in trade unions in the Mauritius export processing zones”
4) OIT, “Global Employment Trends for Women, marzo de 2009, pág 8.
5) Op.cit. En 3, págs. 9 y 10
6) Cissé,M., “Trade unions and workers in teh informal sector in Burkina Faso” en Women in trade unions, organizing the unorganized, OIT, Ginebra, 1994
7) Klansen, S., “Gender inequality and development strategies: lessons from the past and policy issues for the future”, OIT, World Employment Programme, WEP 2-46/ WP.41, Ginebra, 1993.
8) OIM, “Previsiones y tendencias mundiales” en mhtml://C:/Users/Utilisateurs/MIGRACIONES7OIM-Previsiones y T...
9) Levaggi, Virgilio, Director General Adjunto de la OIT para América Latina y el Caribe, “Panorama de las migraciones laborales en la región”, que cita al BID, Dinero a casa. Cómo apalancar el impacto de desarrollo de las remesas”, 2006
10) OIT, Conferencia Internacional del Trabajo 2010.”Trabajo decente para los trabajadores domésticos”, pág..9
11) Op. cit. pág.23
12) Op. cit. págs.26 a 28
13) CIS, “Normas fundamentales del trabajo reconocidas internacionalmente en la Unión Europea, informe para el examende la política comercial de la Unión Europea por parte del Consejo General de la OMC”, Ginebra,26-28 de febreo de 2007.
14) Op. cit. en 3, págs. 17 y 18
15) Véase http://www.ieco.clarin.com/economia/nivel-laboral-madres-ganan_0_10140029.html de 8 febrero 2010
16) Op. cit. en 13
17) Revista “Le Point”, Francia, 28 de enero de 2010.
18) Comisión para la Defensa de los Derechos Humanos en Centroamárica, documento escrito presentado por esta organización no gubernamental ante la Comisión de Derechos Humanos de las Ncaciones Unidas (E/CN,4 Sub. 2/1997/NGO/5) 23 de julio de 1997.
19) Kreye, Henrichs y Fröbel, “Multinational Enterprises and Employment”, Working paper Nº55, OIT, 1988, pág.15
20) CINTERFOR, Centro Interamericano de Investigación y Documentación sobre Formación Profesional. .Véase http://www..cinterfor.org.uy/public/spanish/region/ampro/cinterfor/temas/gender/doc/cinter/pacto/cue_gen/zom_fra.htm
21) “La realidad de las maquilas”.Estudio realizado dentro de la campaña de sensibilización sobre las condiciones laborales de la mujer en Centroamérica. Fundació Pau i Solidaritat, Cataluña, 2002
22) Braunstein, Elissa, “Foreing Direct Investment, Development and Gender Equity: A Review of Research and Policy”. United Nations Institute for Social Development (UNRISD), occasional paper 12, Ginebra , 22 de marzo de 2006
23) Op. cit. en 21, págs.45 a 51.
24) Op. cit. en 21, pág. 59
25) Op. cit.en 4, pág.19
26) OIT, Consejo de Administración, Comisión de empleo y política social (GB 261/ESP/2/2), 261º reunión, Ginebra, noviembre de 1994, párr. 54
27) “Paz: Medidas para eliminar la violencia contra la mujer en la familia y en la sociedad”, informe del Secretario General a la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en su 38º período de sesiones, E/CN.6/1994/4, Nueva York, 7 a 18 de marzo de 1994, párr.54.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Revolución y contrarrevolución en la Independencia (1810-1814)

Olmedo Beluche (especial para ARGENPRESS.info)

Si alguien se atiene a las versiones sobre la Independencia hispanoamericana que ha producido la historia oficial, sólo puede salir tremendamente confundido: supuestas “unanimidades” nacionales de pronto se convierten en guerras civiles cruentas sin más causa aparente que el egoísmo de los llamados “próceres”. ¿Un ataque de locura general?.

Hay que alejarse un poco del historicismo para comprender el asunto. Se requiere otra manera de abordar los hechos que permita captar la verdadera dimensión de los acontecimientos, los personajes, las causas que estaban en pugna. El método aportado por Carlos Marx, es un instrumento tremendamente esclarecedor: “La historia de la humanidad, es la historia de la lucha de clases”.
Cuando se aplica ese instrumento, como una lupa, sólo se puede exclamar: ¡Ah! ¡Ya entiendo! La Independencia fue producto de una gran lucha de clases sociales, cada una con un proyecto político, cada una con sus líderes, cada una con su propio concepto de la “nación”. Porque la existencia de clases precede a la existencia de la nación, ya que la forma específica del estado-nación la impone la clase que domina..
Contrario a lo que diría un amanuense al servicio de los descendientes de los criollos de 1810, esta propuesta metodológica no consiste en oponer una ideología apologética de los próceres a otra, sino de alcanzar una comprensión científica de los hechos, con la única convicción apriorística de que: “La verdad nos hará libres”.
Desde este enfoque, por ejemplo, no puede salir jamás la visión pueril de algunos pretendidos “marxistas” de un Bolívar cuasi socialista, sino el Bolívar real, revolucionario para su época, con todas sus luces y sus sombras, hijo de la oligarquía mantuana de Caracas, pero su hijo más radical. Esta perspectiva sí pone en evidencia, y esto es lo que temen los historiadores oficiosos, las inconsecuencias de nuestras clases dominantes, las cuales persisten hasta el presente.
No pretendemos hacer un recuento pormenorizado de los hechos, por demás imposible en pocas páginas, sino trazar un esquema que permita despejar la bruma. Para un conocimiento detallado existen muchas historias que se pueden consultar, pero preferimos, por su enfoque y aporte documental, la de Indalecio Liévano Aguirre, Los grandes conflictos sociales y económicos de nuestra historia. A ella remitimos.
La revolución independentista fue un proceso
El vacío de poder producido por las Capitulaciones de Bayona, la invasión napoleónica de la península Ibérica y el desesperado llamado del Consejo de Regencia, de febrero de 1810, para que los españoles americanos, en igualdad con los peninsulares, asumieran la salvación de los últimos vestigios del imperio colonial, destaparon la Caja de Pandora, que ya no podría cerrarse hasta culminar en la completa Independencia en 1825.
Los criollos se apresuraron a reclamar su espacio en la administración del Estado que la organización estamental del régimen colonial les había negado hasta allí. Las autoridades coloniales, encabezadas por los virreyes, se resistieron en principio a compartir el poder político con los ricos hacendados y comerciantes criollos. Donde la oligarquía criolla era más medrosa, por temor a la enorme población indígena, como en México y Perú, prefirieron deponer sus intereses manteniéndose casi incólume el sistema virreinal y fueron sistemáticamente aplastados los intentos subversivos.
Sin embargo, el que se hayan sostenido los Virreyes en Perú y México, no quiere decir que no hubo sublevaciones populares: En Perú, Tacna en 1811 y 1813, en Huanuco en 1812, en el Cusco en 1814; en México, la Revolución dirigida por Miguel Hidalgo que si inició en Querétaro (16 de septiembre de 1810) se desplaza por todo el país (Guanajuato, Michoacán, Jalisco, hasta Chihuahua) hasta que es hecho prisionero y fusilado el 30 de julio de 1811; Morelos por su parte mantuvo la insurrección en la zona sur desde 1811 hasta noviembre de 1815, cuando es arrestado y fusilado también.
En cambio en las ciudades en que existía un gran sector popular mestizo, compuesto principalmente por artesanos, y sectores de capas medias como estudiantes, oficiales militares y profesionales, base social de un sector más radicalizado que la oligarquía criolla, sublevaciones populares sacaron el poder de manos de los virreyes y lo pusieron en manos de los criollos.
Así nacieron las Juntas proclamadas durante 1810 en Caracas (19 de abril), Buenos Aires (25 de mayo) y Santa Fe de Bogotá (20 de julio). Pero, superemos el equívoco, ninguna de estas tres juntas declaró la independencia, por el contrario, asumieron en nombre de los derechos de Fernando VII y del Consejo de Regencia.
A pesar de los deseos de los criollos, el diablillo de las consignas que inspiraron la Revolución Francesa (libertad, igualdad y fraternidad) se coló hasta lo más hondo de las sociedades hispanoamericanas. Junto a los moderados (girondinos) de la élite, surgió un partido claramente más radical (jacobino, republicano e independentista) y, todavía más a la izquierda de éste, en lo más profundo del sistema de castas colonial (pardos, mestizos, indios y negros) se fue armando otro partido, mucho más desorganizado, espontáneo, confuso, pero marcadamente revolucionario.
El partido realista, a su vez, no estaba derrotado. Se sostuvo en muchas ciudades como Santa Marta, Maracaibo, Popayán, Pasto, además de las capitales virreinales como Lima y México. Además, el realismo tuvo una influencia en las ciudades rebeldes a través de la alta jerarquía católica que se fue intocable en esta fase.
Este es el cuadro político general que explica los acontecimientos acaecidos entre 1810 y 1814, en que sucesivas revoluciones y guerras civiles sangrientas van desplazando el poder político de un bando al otro. Época que los historiadores colombianos han llamado de la “Patria Boba”. Concepto equívoco que, como bien señala Liévano Aguirre, sirve para ocultar la intensa lucha de clases que se desató y el papel inconsecuente, y a veces traidor, de muchos de los llamados “próceres”.
La Revolución Hispanoamérica inicia con la demanda reformista de participación política de los criollos en los órganos de gobierno, bajo el reconocimiento de la soberanía del Imperio Español en la persona de Fernando VII y el Consejo de Regencia (1810); para radicalizarse durante el año 1811-12, llevando al poder a los sectores jacobinos del criollismo que, entonces sí, proclaman la Independencia ; luego el partido radical de los criollos es llevado a la crisis, al menos en Nueva Granada y Venezuela, por sectores radicalizados del pueblo (indios, esclavos negros, pardos) que atacan los cimientos de la sociedad de clases bajo las banderas contradictorias del realismo (1812-14); lo que facilita la victoria momentánea de la reacción monárquica (1814-20). Todas las fichas se vuelven a repartir y el juego vuelve a empezar en una nueva fase revolucionaria (1818-25).
Los bandos políticos de la Patria Boba (Nueva Granada y Venezuela)
La proclamación de las llamadas Juntas en Santa Fe (Bogotá), Caracas y Cartagena dio paso a la inmediata formación de los partidos en pugna:
En Bogotá, la “fronda” criolla que se hizo con el poder el 20 de julio (1810), era de un liberalismo muy moderado, oscilando entre la monarquía y la república según soplaran los vientos, fue personificada por José Miguel Pey, Jorge Tadeo Lozano, Manuel de Pombo, Pedro Groot, Antonio Baraya y otros (incluyendo a Francisco de Paula Santander, todavía en segundo plano), capitaneados por su mente más brillante: Camilo Torres. Pero enfrente de este sector político, se organizó un partido más radical, popular, republicano y claramente independentista, dirigido por José María Carbonell, con base en el barrio popular de San Victorino, partido al que se sumaría posteriormente Antonio Nariño, para convertirse en su gran jefe. La ciudad quedó políticamente dividida en “carracas” y “chisperos”.
En Caracas sucedió algo parecido: la Junta y posterior Congreso quedaron, el 19 de abril de 1810, en manos de criollos moderados, que tampoco proclamaron la Independencia , encabezados por el presidente Rodríguez Domínguez, Antonio Briceño, elementos claramente proclives a la monarquía como el Padre Maya; pero en su oposición surgió la Sociedad Patriótica , verdadero partido jacobino, compuesto por jóvenes profesionales algunos de ellos hijos de la clase criolla, cuyos principales líderes son el propio Simón Bolívar, José Félix Ribas y, por un breve lapso, Francisco de Miranda.
En Cartagena, también asumió el poder una junta de “notables” encabezada por los García de Toledo, Castillo y Rada, Del Real, Díaz Granados; y en su bando opuesto el ala más radical del criollismo encabezada por los tres hermanos Gutiérrez de Piñeres, con base en Mompós y apoyo en el barrio popular de Getsemaní. Siendo justamente el Cabildo de Mompós el primero en declarar la independencia absoluta de España y de cualquier dominación extranjera.
En Nueva Granada (Colombia), fuera del Cabildo de Mompós, ninguna de las Juntas proclama la Independencia y discurren entre reconocer la soberanía de Fernando VII y el Consejo de Regencia (Cartagena), o sólo las del primero (Santa Fe, El Socorro y Pamplona), o reconocer ambos como a los gobernadores españoles (Popayán y Santa Marta) (Liévano Aguirre).
El otro problema es el de las soberanías territoriales de las ciudades, formándose dos bandos: el primero encabezado por Camilo Torres, que pretendía que permaneciera inalterable la organización política heredada de la colonia, con las mismas capitales provinciales; y una corriente emergente de ciudades que se proclamaban a su vez independientes de las que les habían controlado hasta allí. Así surgieron cabildos rebeldes, como el de Mompós frente a Cartagena; Sogamoso frente a Tunja; Buga y Cali frente a Popayán. Esta contradicción expresaba un conflicto de clase soterrado porque en ellos predominaba la población de “color” y en los contrarios la aristocracia criolla.
En Nueva Granada, el carácter moderado del criollismo se plasmó en la constitución claramente monárquica promulgada el 4 de abril de 1811, que ratificó la sujeción a Fernando VII y nombró a Jorge Tadeo Lozano, hijo del marqués de San Jorge, “vicegerente del rey”. La gente le gritaba en la calle: “Ahí va su Majestad Jorge I”.
La contraofensiva realista lleva al poder al partido jacobino:
Ante la pusilanimidad de las nuevas autoridades criollas, las fuerzas realistas intentan retomar el control, produciéndose a mediados de 1811, avances en la Guayana , al occidente de Venezuela, y en Popayán al sur de Colombia. Se temía en Bogotá una ofensiva militar proveniente de Maracaibo. Esta situación exacerba los ánimos, recrudece el debate político y lleva a los radicales a movilizar sectores populares de las ciudades contra los inoperantes gobiernos de los oligarcas.
En Caracas la Sociedad Patriótica , encabezada por Miranda y Bolívar, exigía medidas firmes y la declaratoria formal de Independencia; otro tanto, hacía en Bogotá Antonio Nariño desde su periódico La Bagatela.
En Caracas, donde había surgido casi una situación de doble poder entre el Congreso y la Sociedad Patriótica , en ella Bolívar decía: “No es que haya dos Congresos… Lo que queremos es que esa unión sea efectiva, para animarnos a la gloriosa empresa de nuestra libertad. Unirnos para reposar y dormir en los brazos de la apatía, ayer fue mengua, hoy es una traición. Se discute en el Congreso Nacional lo que debiera estar decidido… ¿Qué debemos esperar los resultados de la política de España? ¿Qué nos importa que España venda a Bonaparte sus esclavos, o que los conserve, si estamos resueltos a la libertad? Esas dudas son triste efecto las antiguas cadenas. ¡Que los grandes proyectos deben prepararse con calma! ¿Trescientos años de calma no bastan? ¿Se quieren otros trescientos todavía?... Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad sudamericana…” (citado por Juan Uslar Pietri en Historia de la rebelión popular de 1814).
En Bogotá, Nariño arengaba desde su periódico: “Nada hemos adelantado, hemos mudado de amos, pero no de condición. Las mismas leyes, el mismo gobierno con algunas apariencias de libertad, pero en realidad con los mismos vicios… Los mismos títulos, dignidades, preeminencias y quijotismo en los que mandan; en una palabra, conquistamos nuestra libertad para volver a ser lo que antes éramos”. Y en otra edición: “No hay medio; querer ser libres dependiendo de otro gobierno, es una contradicción; con que, o decretar de una vez nuestra independencia, o declarar que hemos nacido para ser eternamente esclavos” (citado por Liévano).
Ambas citas expresan la situación política imperante a mediados de 1811 y las demandas del partido jacobino. En Caracas la situación estalla primero, y una masa de gente, encabezada por los jóvenes radicales de la Sociedad Patriótica , se toma las entradas y graderías del Congreso Nacional e impone a los diputados, bajo amenaza de muerte, la Declaración de Independencia, el 5 de julio de 1811. Estos hechos sumados al ataque realista lanzado por el general Monteverde, llevarían al gobierno efímero de Francisco de Miranda, en 1812.
En Bogotá el partido radical encabezado por Antonio Nariño se hizo con el poder el 9 de septiembre de 1811, cuando una masa de gente, encabezada por los artesanos organizados en milicias, dirigidos por José María Carbonell, irrumpe en el Palacio de los Virreyes, donde sesionaba el gobierno, y obliga a renunciar a Jorge Tadeo Lozano e impone como presidente a Nariño, el cual aceptó a condición de se le facultaran amplios poderes para derogar los artículos de la Constitución que sometían al Estado a la monarquía de Fernando VII.
En Cartagena, sucedió un movimiento semejante el 11 de noviembre de 1811, cuando los sectores populares y artesanos del barrio de Getsemaní, dirigidos por Joaquín Villamil, y vanguardizados por el Regimiento de Lanceros, compuesto por negros y mulatos, depuso y arrestó al presidente de la junta, el aristócrata García de Toledo, e impuso a Gabriel García de Piñeres.
Ese día se proclamó el Acta de la Independencia : “… que la provincia de Cartagena de Indias es desde hoy, de hecho y por derecho, Estado libre, soberano e independiente, que halla absuelto de toda sumisión, vasallaje, obediencia u otro vínculo, de cualquier clase o naturaleza que fuese, que anteriormente lo ligare a la Corona y gobierno de España y que, como tal Estado libre y absolutamente independiente, puede hacer todo lo que hacen las naciones libres e independientes”.
Al respecto dice Liévano Aguirre: “Este documento y las actas firmadas anteriormente en Mompós fueron las primeras e inequívocas declaraciones de independencia pronunciadas en la Nueva Granada y tales declaraciones, que excluían definitivamente el reconocimiento de Fernando VII y de la Regencia española, se debieron,…, a los hermanos Celedonio, Germán y Gabriel Gutiérrez de Piñeres. Si nuestra historia se hubiera escrito con criterio justiciero…, los hermanos Gutiérrez de Piñeres encabezarían, por derecho propio, la lista de próceres de nuestra independencia nacional”.
Frente al gobierno radical de Nariño en Bogotá, la oligarquía criolla montó un Congreso Federal, no representativo de la sociedad, trasladado a Ibagué y posteriormente a Tunja, donde más tarde se montó un gobierno a nombre de las llamadas Provincias Unidas, que alimentó una situación de doble poder, y de constante subversión contra el proyecto estatal centralista diseñado por el prócer. Inclusive se intentó derrocarlo atacando la capital, siendo aplastados por las milicias populares dirigidas por el propio Nariño, en enero de 1812.
A Nariño, la oligarquía neogranadina le señaló de “tirano”, “dictador” y “déspota”, mismas acusaciones que utilizaría contra Simón Bolívar, a partir de 1826, mientras que ella presentaba ante la sociedad sus propios actos arbitrarios como emanados del respeto del “estado de derecho”. Liévano reflexiona respecto a cómo estos argumentos han sido reiterados hasta el presente contra todos tribunos populares.
A este partido radical, le corresponde el mérito de gobernar en el periodo más duro, atosigado por los sabotajes permanentes del criollismo y en el campo de batalla (con Nariño, Miranda y Bolívar a la cabeza) le toca hacer frente a la contraofensiva realista que terminaría con la derrota de esta primera fase de la Independencia (1812-14).
Hay que anotar que ni Nariño en Nueva Granada, ni Miranda, ni Bolívar en Venezuela, nunca aplastaron al sector girondino, sino que, por el contrario, buscaron contemporizar tratando de ganarles, aunque infructuosamente. ¿Limitaciones históricas objetivas?
Pero también cabe otra pregunta: pese a las brillantes batallas ganadas por estos verdaderos héroes revolucionarios, ¿Cómo es posible que fueran derrotados por la reacción monárquica?
El partido realista promueve la lucha de clases
A dos siglos de distancia, podrá parecer inverosímil, pero en ese momento las autoridades españolas con la intención de socavar las entidades republicanas, minaron el poder económico de la burguesía criolla levantando la defensa de los derechos de los pueblos indígenas (los resguardos) y proclamando la libertad de los esclavos que se sumaran al ejército monárquico.
Estas medidas alejaron a las masas, en especial en el campo, del bando republicano. No por casualidad, en Nueva Granada, las provincias de Popayán y Pasto, predominantemente compuestas por población indígena y negra, fueron el bastión del realismo. Y es allí donde Nariño, después de reiteradas victorias sobre los realistas, y ante la evidente traición de oficiales alentados por el criollismo, cae prisionero (en Pasto) a manos de los grupos indígenas que defendían la ciudad, en mayo de 1814.
Pero fue en Venezuela donde esta lucha adquiriría una dimensión de Régimen del Terror. A las divisiones políticas que sufría Caracas, se sumó un poderoso terremoto que destruyó gran parte de la ciudad el Jueves Santo de 1812. Lo que permitió a la Iglesia usarlo como propaganda contra los republicanos, aduciendo que era un castigo divino, pues la proclama del 9 de abril, también había coincidido con esa fecha religiosa. En marzo de ese año, cuando el general Domingo Monteverde salió de Santa Marta para recuperar el control de Venezuela, por “los campos donde pasaba los campesinos salían a ofrecérsele como reclutas” (Uslar Pietri).
A mediados de año, por el occidente hubo alzamientos de esclavos insurrectos “que iban por los campos y haciendas de Barlovento saqueando y matando blancos”, a la “voz de viva el rey” (Uslar Pietri). El temor a esta insurrección lleva a Miranda a pactar un armisticio y capitulación con Monteverde, que fue el acta de defunción de la Primera República (julio de 1812). Miranda no sólo entregó la ciudad, sino que se embarcó él mismo hacia un exilio del que no volvería. Bolívar quería fusilarlo, a decir de O’Leary.
Pero aún no estaba nada decidido. El partido radical ( la Sociedad Patriótica ) ahora como ejército retornaría al poder, gracias al genio político y militar de Simón Bolívar que lanzó desde occidente, por la cordillera de Los Andes, la famosa Campaña Admirable y el decreto de la Guerra a Muerte (castigo para los españoles y perdón para los americanos, así fueran traidores). Bolívar, Ribas y Briceño por occidente y Mariño, Bermúdez y Piar por el oriente, aplastaron a las tropas realistas de Monteverde y recuperaron Caracas en julio de 1813.
Pero esta Segunda República sería literalmente destruida por una rebelión de los más explotados, salida desde los llanos del sur, y encabezada por un asturiano, de profesión marinero y luego tendero, José Tomás Boves. Lejos del control de la oficialidad realista, pero en su nombre, y sin levantar un programa claro, sino más bien el ánimo de venganza contra los explotadores, Boves movilizó contra la República decenas de miles de negros, mulatos y mestizos.
Uslar Pietri describe socialmente a los sectores en pugna (1813-14): “La oficialidad patriota era una oficialidad brillante, salida en su mayor parte de las filas del mantuanismo. No consideraban a sus tropas como iguales a ellos,…, predicaban justicia y libertad metafísica, derechos de papel que aquellos soldados no comprendían… al frente de los enemigos marchaba Boves, sin maneras y sin uniforme, medio desnudo, con la lanza en la mano. No hablando a sus hombres de libertades teóricas y de difícil comprensión, sino en su propio lenguaje, predicando el odio a los blancos y a los ricos, repartiendo las riquezas y permitiendo el desenfreno más total”.
Las tropas de Boves, en su afán de venganza social, no sólo eran fieras en el combate, donde no hacían prisioneros, sino que luego de tomadas las poblaciones y las haciendas se dedicaban al asesinato de todos los blancos, incluyendo mujeres y niños, y al saqueo de las propiedades de los criollos. Para ellos “todos los blancos eran godos”.
Se sembró primero el terror en las mentes y luego en las plazas y calles conforme avanzaba y ganaba batallas. Peor aún, los negros y pardos de las ciudades republicanas le colaboraban como espías y se sumaban a sus filas. Pero el terror también se aplicó en el sentido inverso, en febrero de 1814, fueron ejecutados más de mil españoles, la mayoría civiles, prisioneros en el puerto de La Guaira por orden del general Arismendi.
El 15 de junio de 1814, las fuerzas de Bolívar y Mariño fueron derrotadas por Boves en la batalla de La Puerta. El 6 de julio 20,000 personas abandonan la ciudad de Caracas a pie, por el monte, en dirección al oriente, resguardadas por lo que quedaba de las tropas de Bolívar y por él mismo. No les darían respiro, serían acosadas todo el camino, murieron al menos 8,000 personas. Las tropas de Boves les perseguieron a Barcelona y Cumaná, donde viendo Bolívar la derrota se embarcó hacia Cartagena.
Aunque Boves muere en batalla, se llevó consigo el cadáver de la Segunda República y de unas 130,000 personas que perecieron en la guerra civil, entre ellas lo mejor de la juventud revolucionaria de la época y de la élite criolla de Venezuela. Los “blancos” habían desaparecido de los pueblos.
Restaurado Fernando VII en España, se organizó una fuerza expedicionaria de 11,000 soldados al mando del general Pablo Morillo, la cual estaba dirigida originalmente contra la ciudad de Buenos Aires pero, ante los acontecimientos de Venezuela, fue desviada para controlar a las “castas” sublevadas.
Controlada Venezuela, Morillo dirigió sus armas contra Cartagena, que resistió un sitio de tres meses antes de rendirse por hambre, en el sentido literal del término. Tomada Cartagena por el realismo, Bogotá fue el siguiente objetivo de Morillo. Sorprendentemente (o tal vez no) en la capital fue recibido con honores por la misma casta criolla que había gobernado desde 1810. Lisonjeo que no impidió las ejecuciones ordenadas por Morillo, entre ellas la de Camilo Torres.
Por supuesto, los realistas no cumplieron ninguna de las promesas hechas a las masas de “color”. Por eso la restauración en América duró poco, y los mismos sectores sociales que derrotaron a Bolívar, los llaneros, posteriormente dirigidos por Páez, serían sus aliados, cuando retornara de Jamaica, esta vez con un programa social para ellos.
Según el historiador Félix Luna, a finales de 1815, el movimiento independentista parecía completamente derrotado en todos lados, salvo en Buenos Aires y Haití.
En el epílogo de esta primera fase de la Independencia , es Bolívar quien tiene la perspectiva más lúcida de lo que había pasado y de lo que estaba por venir: “Si el destino inconstante hizo alterar la victoria entre los enemigos y nosotros, fue sólo a favor de los pueblos americanos, que una inconcebible demencia hizo tomar las armas para destruir a sus libertadores y restituir el cetro a sus tiranos. Parece que el cielo, para nuestra humillación y nuestra gloria, ha permitido que nuestros vencedores sean nuestros hermanos y que nuestros hermanos únicamente triunfen de nosotros… Yo os juro que libertador o muerto, mereceré siempre el honor que me habéis hecho, sin que haya potestad humana sobre la Tierra que detenga el curso que me he propuesto seguir, hasta volver por segunda vez a libertaros por la senda de occidente, regada con tanta sangre y adornada con tantos laureles”.
Bibliografía:
1) Bolívar, Simón. Doctrina del Libertador. Biblioteca Ayacucho. Caracas, 1985.
2) Liévano Aguirre, Indalecio. Los grandes conflictos sociales y económicos de nuestra historia. Círculo de Lectores, S.A. Bogotá, 2002.
3) Luna. Félix. La independencia argentina y americana (1808-1824). La Nación y Grupo Editorial Planeta. Buenos Aires, 2003.
4) Uslar Pietri, Juan. Historia de la rebelión popular de 1814. EDIME. Caracas – Madrid, 1962.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La destrucción del Estado laico en México, en desarrollo paralelo a la implantación del neoliberalismo en 1982

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Varias decenas de miles de muertos en las guerras que el clero y los conservadores desataron a mediados del siglo XIX en México para “defender” sus enormes privilegios frente a los liberales reformistas encabezados por Lerdo y Juárez. En las décadas de los veinte y treinta del pasado siglo otros miles de campesinos inocentes fueron acribillados o apuñalados en una “guerra cristera” que el clero convocó para luchar contra una Constitución y su ateísmo. ¿Pero qué importa que los abuelos y los padres hayan muerto por defender derechos de los pobres explotados, si ahora está en el gobierno una burguesía clerical dispuesta a borrar el pasado, que pide “que no se hable más de guerras entre hermanos” y se olvide de esa separación entre la iglesia y el Estado para que la iglesia pudiera recuperar justamente sus privilegios?.

2. Juárez sabía que la Constitución de 1857 no era clara para limitar el enorme poder del clero y las guerras que había desatado, por eso proclamó las Leyes de Reforma en que se señalaba: “perfecta independencia entre los negocios del estado y los puramente eclesiástico; supresión de monasterios y secularización del clero que vivía en ellos; abolición de cofradías y otras de naturaleza similar; cierre de los noviciados en los conventos de monjas; nacionalización de todos los bienes del clero secular y regular; eliminación de la participación de la autoridad civil en el asunto de pagos de servicio eclesiásticos”. Todos estos planteamientos respondieron al revanchismo violento de la iglesia contra la Constitución de 1857 que por primera vez se atrevía a “levantar la voz” contra el privilegio de Clero, militares y conservadores.

3. ¿Puede alguien olvidar que René Capistrán Garza, fundador de la Asociación Católica de Jóvenes de México, llamaba a luchar por conquistar el poder del Estado? ¿Qué en 1921, exigiendo el desconocimiento de la Constitución, se realizó por el clero una multitudinaria al santuario de la vírgen de Zopopan y que ese mismo año explotó una bomba en la Basílica de Guadalupe? ¿Qué dos años después se inauguró el monumento al Cristo Rey en el cerro del Cubilete con la presencia del delegado apostólico italiano Fillipi que luego fue expulsado? Todos esos antecedentes provocaron la gran guerra cristera que durante cuatro años provocó miles de muertos humildes y manipulados por la iglesia y el gobierno porque la primera luchaba contra la implantación del laicismo que borraba de un tajo el dominio del catolicismo.

4. “Sí mexicanos, ya basta de no vernos como hermanos y como iguales”, dice el presidente Calderón, católico y represor de obreros. La bronca es que unos son más iguales que otros. Unos son los hermanos del capital y otros son los hermanos del trabajo, unos son más hermanos de la explotación y la acumulación de propiedades y otros son hermanos por ser miserables, oprimidos y perseguidos. Obviamente dios en el discurso no quiere esa desigualdad; pero la práctica del clero en la tierra demuestra exactamente lo contrario: que sus aliados son el poder. Los clérigos Prigione, Rivera, Cepeda, Sandoval, han formando parte del enorme poder que oprime a los mexicanos, porque ninguna hoja se mueve en la iglesia sin la orden de ellos. Ellos fueron los artífices que junto al presidente Salinas, lograron relaciones con el Vaticano.

5. Para mayor gloria de Dios, el gobierno de Felipe Calderón está subordinándose a los intereses de la jerarquía católica –señala el investigador González Ruiz- al grado que ya se convirtió en un gobierno de tinte confesional y neocristero que –por encima de la Constitución– está socavando al Estado laico mexicano. Junto con el Ejército, que actualmente goza de grandes prebendas y es movilizado a nivel nacional, la Iglesia es la otra institución que sirve de pilar al gobierno federal. El “peligroso binomio” clero-Ejército ha desencadenado una escalada de violaciones a los derechos humanos y a las libertades individuales. El hecho más visible de este “franquismo a la mexicana”, de corte fascistoide, es la actual embestida del régimen calderonista contra la legalización del aborto y los matrimonios entre personas del mismo sexo, la cual es auspiciada desde el Vaticano por el Papa Benedicto XVI.

6. Entrevistado por Proceso, González Ruiz, hace una diferencia entre el gobierno de Fox y de Calderón. Señala que a pesar que los dos son de derecha, del PAN y que admiraban a los cristeros, Fox tenía desplantes escenográficos; mostraba crucifijos, el estandarte guadalupano y besó públicamente el anillo del Papa, pero su gabinete era plural, pero decepcionó a la jerarquía católica. Calderón sí es consciente de su compromiso católico: busca desmantelar el Estado laico y la aplicación de preceptos religiosos; su gobierno en bloque está dando continuidad, en la práctica, a la lucha cristera. Las dependencias que menciona son: la Procuraduría General de la República, la Secretaría de Educación Pública, la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Salud, la Secretaría de la Defensa y en la Secretaría de Marina, mediante las llamadas capellanías castrenses.

7. Mucho más que el ascenso del PAN y de Fox en 2000, el corte histórico del México actual parece iniciarse en 1982 con la implantación brutal de la privatización y las relaciones con el Vaticano llevadas hasta sus últimas consecuencias en el gobierno priísta de Salinas y el apoyo absoluto del panismo. Incluso el “nacionalismo” priísta, aquella posición que buscaba el “centrismo”, fue enterrado por Salinas para dar paso a la alianza derechista absoluta entre PRI y PAN. Si en los 30 y 40 hubo algunas deferencias ideológicas que luego se matizaron, hoy no existen tales y sus diferencias sólo son personales y de grupo por más poder. El neoliberalismo y la iglesia, junto con los medios de información y el ejército, han logrado consolidar los intereses de esos dos partidos que se han adelantado al PRD.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Hoy, es el Día de la Dignidad Nacional y de la Solidaridad

Orlando Caputo - Graciela Galarce (especial para ARGENPRESS.info)

“Es el día de la solidaridad, porque Chile ha sido castigado por la fuerza de la naturaleza”.

“Hace poco, temporales, lluvias implacables, el frío y el peso de la nieve golpearon las casas, las industrias; destruyeron parte de las instalaciones, de los trabajos agrícolas. Y ahora hace pocas horas, minutos, por así decirlo, tres provincias: Valparaíso, Aconcagua, en el departamento de Petorca y Coquimbo, en Illapel, han sido sacudidas violentamente por un sismo que ha significado dolor, miseria y sufrimiento para cientos y miles de nuestros compatriotas”.

Discurso del Presidente Salvador Allende con motivo de Nacionalización del Cobre, el 11 de julio de 1971, en la Plaza de Los Héroes de Rancagua, con motivo de la promulgación de la Ley que nacionalizó la Gran Minería del Cobre:

“Hoy (11 de julio de 1971) es el día de la dignidad nacional y de la solidaridad. Es el día de la dignidad, porque Chile rompe con el pasado; se yergue con fe de futuro y empieza el camino definitivo de su independencia económica, que significa su plena independencia política”.

“Por eso, nada más significativo el que haya escogido para hablarle a la patria como Presidente de ella, Rancagua, la Plaza de los Héroes. Aquí se sienten el ayer y el pasado, el heroísmo de los que lucharon y sacrificaron sus vidas para darnos sentido y contenido de pueblo. Aquí esta presente la imagen de O'Higgins y aquí podemos decirle al padre de la patria que somos sus legítimos herederos, y que fue el pueblo el que ganó esta batalla de la independencia y la dignidad nacional”.

“Es el día de la solidaridad, porque Chile ha sido castigado por la fuerza de la naturaleza”

“Hace poco, temporales, lluvias implacables, el frío y el peso de la nieve golpearon las casas, las industrias; destruyeron parte de las instalaciones, de los trabajos agrícolas. Y ahora hace pocas horas, minutos, por así decirlo, tres provincias: Valparaíso, Aconcagua, en el departamento de Petorca y Coquimbo, en Illapel, han sido sacudidas violentamente por un sismo que ha significado dolor, miseria y sufrimiento para cientos y miles de nuestros compatriotas. En este día, que debía haber sido de plena alegría, el pesar y la congoja viven sus horas largas en los hogares de miles y miles de chilenos, con 82 muertos, 182 lesionados graves, 80 menos graves y 185 lesionados leves, que son el reguero de pesar que deja el sismo. Sin embargo, hay algo más. Y hay algo más que, por cierto, no puede compararse con las vidas de personas y los hombres y mujeres que podrán quedar inválidos Y que tendrán, muchos de ellos, aunque heridos no muy graves, largos días para poder reincorporarse a sus hogares y a la producción; estas provincias han sido azotadas en el campo, en la industria, en los servicios públicos fundamenta1es. En el caso, por ejemplo, de Valparaíso, las industrias textiles fundamentales, y un número crecido de industrias pequeñas y medianas, no podrán seguir trabajando de inmediato. Ello significa amenaza de cesantía e inquietud para muchos hogares”.

“De la misma manera, ocurre en el departamento de Petorca y en Illapel. También hemos sufrido seriamente daños en la planta de ENAMI en Las Ventanas, en el puerto de San Antonio y en la ENAP de Concón. En cuanto a los servicios púb1icos, el daño es muy crecido en los hospitales. Diecinueve de ellos están inservibles, fundamentalmente los de Combarbalá, Illapel, Melipilla y Casablanca. Un somero estudio significa que debemos invertir más de nueve millones de escudos para reparar los hospitales y los consultorios. También hay que señalar la destrucción de un número crecido de oficinas públicas y no menos de cuarenta comisarías y retenes de Carabineros. Quiero señalar la magnitud del sismo diciéndoles a ustedes que en la provincia de Coquimbo el 30% de las viviendas están dañadas. En Aconcagua, el 40%, en el departamento de Petorca. En Santiago, el 4%; en Valparaíso y Viña, el 32%. Un dato más preciso nos hace ver que en Illapel hay 718 casas que no pueden ser habitadas y 298 semidestruidas. Es por eso que este día, que es el día de la dignidad, tiene que ser el día de la solidaridad, y aquellas provincias y aquellos hombres y mujeres de Chile que fueron azotados por el viento, por la lluvia y por la nieve, tendrán que tener coraje como el resto de nuestros compañeros, como el resto de los ciudadanos, para levantarse y estar junto a las provincias azotadas por el terremoto. Así, Chile demostrará su entereza y la voluntad del pueblo”.

“Destaco lo extraordinario de este acto. Cómo se ha reunido el pueblo de Rancagua, cómo están aquí campesinos, empleados, profesionales, técnicos, mujeres y jóvenes. Cómo diviso desde esta tribuna los cascos de los mineros que traen, en la palabra de sus dirigentes, el compromiso ante la historia y su conciencia de ser ejemplares trabajadores para hacer producir más al cobre y entregarlo al servicio de la patria”

“Están aquí ministros de Estado, subsecretarios, dirigentes nacionales de organismos relacionados con el cobre; dirigentes de la CORFO; está en esta tribuna el compañero presidente de la CUT. Lo están también el comandante de la Guarnición, coronel Raúl Martínez; el coronel de la Fuerza Aérea señor Claudio Sepúlveda, director de la Sociedad Minera de El Teniente, y el jefe de la Tercera Zona de Carabineros, general Sergio Moller. He querido nombrar, destacando la significación que tiene la presencia en esta tribuna, habiendo venido especialmente de Santiago, para ello, del cardenal de la Iglesia chilena, Raúl Silva Henríquez. Por sobre profesiones, ideas, principios de doctrinas o creencias, en el crisol de Chile, tesón del pueblo para gritar ¡Viva Chile, independiente y soberano!”.

De la parte final del discurso del Presidente Allende rescatamos los siguientes planteamientos:

“Compañeros, deseo ahora trazar las tareas para el futuro. Por fin y por primera vez en nuestra historia, Chile va a tener una política nacional sobre minería. Ya no habrá empresas foráneas, extranjeras, dueñas de las grandes minas del cobre. Desde los pirquineros hasta las empresas estatizadas de la gran minería, todos tendrán que confluir hacia una política nacional, hacia un plan que permita aprovechar al máximo estas riquezas con un profundo sentido chileno, nacional y patriótico, hasta crear el gran complejo minero industrial del cobre. Tenemos que aumentar la refinación, tenemos que aprovechar los subproductos que se van, o se iban en las barras de cobre, oro, plata, renio, tungsteno, ácido sulfúrico. Tenemos que crear la gran industria moderna.”

“Fuera de la trascendencia económica que he señalado, tenemos una trascendencia política que es necesario meditar. Con el paso que vamos a dar, rompemos la dependencia, la dependencia económica. Eso significa la independencia política. Seremos nosotros los dueños de nuestro propio futuro, soberanos de verdad de nuestro destino. Lo que se haga en el cobre dependerá de nosotros, de nuestra capacidad, de nuestro esfuerzo, de nuestra entrega sacrificada a hacer que el cobre se siembre en Chile para el progreso de la patria. Será el pueblo el que tendrá que entender, y lo entiende, que éste es un gran desafío nacional, que no sólo tienen que responder a él los trabajadores de las minas sino el pueblo entero”

“Lo hemos dicho, y sabemos que se entiende nuestro lenguaje, los trabajadores del cobre no serán dueños de las minas para beneficio exclusivo de ellos, son dueños de las minas en cuanto las minas les pertenecen al pueblo, y los trabajadores del cobre forman parte del pueblo, y los trabajadores del cobre tienen que entender, lo saben y lo van a vivir, que el esfuerzo de ellos estará destinado a hacer posible que cambie la vida del niño y la mujer chilena, que el esfuerzo de ellos y el cobre estarán destinados al progreso de la patria…, por una sociedad nueva…”

“Compañeros mineros, trabajadores duros del rojo metal: una vez más debo recordarles que el cobre es el sueldo de Chile, así como la tierra es su pan”

El verdadero SAQUEO a Chile, ha sido la desnacionalización del cobre. El 72% está en manos de empresas privadas, fundamentalmente extranjeras. Esto ha sido un verdadero SAQUEO a Chile, desde la Dictadura hasta ahora.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Pensar en grande: Pensar con grandeza

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

La catástrofe acaecida en Chile no sólo ha alterado el eje del planeta sino que ha cambiado abruptamente el eje político del futuro gobierno. En efecto, resulta claro que la magnitud de los daños causados por el terremoto en la zona centro sur del país imponen una nueva escala de prioridades. En este sentido, hemos asistido a un cataclismo cuyas consecuencias sociales, económicas y políticas marcarán, quiérase o no, los próximos años.

Si bien el país ha sido admitido en el “club de países ricos”, lo cierto es que enfrentado a la emergencia, Chile se ha parecido más a Haití que a las naciones más desarrolladas. En lo inmediato, el diagnóstico preliminar es desastroso. Se ha detectado una grave falta de coordinación de los organismos oficiales para hacer frente a situaciones extremas como las que vivimos, lo que se suma a una serie de debilidades en infraestructura y a una escasa cultura de responsabilidad social solidaria en la población.

A diferencia de otras naciones, nuestro país carece de una institucionalidad idónea para garantizar la seguridad de los chilenos ante catástrofes naturales. No existe un organismo altamente profesional y con atribuciones en tiempos de excepción, como una Guardia Nacional, que sume los esfuerzos de bomberos, policía, defensa civil, equipos de rescate, todo ello coordinado por el Ministerio del Interior y las Intendencias de cada región de nuestro territorio. Así como la “caridad” y la “filantropía” oculta las graves desigualdades sociales, el “voluntariado” que sostiene a muchas instituciones oculta la falta de voluntad política para hacerse cargo de una cuestión de Estado, cual es la seguridad integral de la población.

La magnitud del desastre que acongoja a todos los chilenos podría ser el punto de partida para “pensar en grande” y tomarse muy en serio las amenazas mediatas e inmediatas, creando los mecanismos a nivel nacional y regional, que aminoren el impacto de este tipo de eventos catastróficos. Los riesgos derivados del calentamiento global, la situación de país telúrico, los incendios forestales en gran escala y otras amenazas hace imprescindible diseñar un plan estratégico para emergencias de escala nacional al más alto nivel.

Junto a los esfuerzos de amplios sectores de la ciudadanía, la actual emergencia ha mostrado, también, una serie de conductas reprochables en algunos sectores de la población. El cultivo de una “ética cívica” que propenda a la solidaridad y a un sano patriotismo ha sido reemplazada por la seducción de un mercado amoral y hedonista cuyo horizonte no es otro que el individualismo extremo y el apetito desmedido por bienes suntuarios. Si examinamos el desarrollo de nuestra cultura los últimos decenios, cabe preguntarse por qué la reacción de algunos habría de ser diferente al vandalismo del que hemos sido testigos.

Toda catástrofe, por dolorosa que sea, es susceptible de ser pensada como una oportunidad. Quizás ha llegado el momento no sólo de “pensar en grande”, proponiendo reformas radicales al “modelo chileno” sino, además, con grandeza. Pensar con grandeza es imprimir un horizonte ético y social a las medidas estructurales que se reclaman. Ante la desolación, la cuestión de fondo, finalmente, es encontrar los caminos democráticos para acrecentar la dignidad de cada uno de nuestros compatriotas, muy especialmente, los más pobres y desamparados. Tal es el desafío en este año del Bicentenario.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Paraguay: La gente quiere saber

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

Los grandes medios de información en Paraguay, obedientes a la línea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), son la principal fuerza de oposición al proceso de cambios para el que, hace dos años, fue elegido Presidente Fernando Lugo, cuyo Gobierno es, a su vez, el mayor abrevadero de la incomunicación con el pueblo.

Las primeras planas de los cotidianos y de las radios y televisión comerciales, priorizan a diario y a mansalva, los temas de escándalos íntimos y corrupción por malversación, prebendarismo o desfalcos, vinculados con el Ejecutivo, como jamás se ocuparon con las anteriores administraciones.

Se habla, exagerando, de roces diplomáticos con Estados Unidos y, por efectos de su implantación militar, también con Colombia, pero la escasa aclaración oficial precisa, alimenta los rumores.

Un tema, muy explotado estos días por la contra mediática, es la postura del Ministro de Defensa, Bareiro Spaini, quien se declaró enemigo de toda ingerencia de expertos extranjeros que lesione la soberanía nacional, prohibiendo unas charlas antiguerrillas que estaba recibiendo un grupo de oficiales y suboficiales, en la Comandancia en Jefe, dictadas por un insolente Agregado Militar de Colombia en Asunción.

Entre los absurdos de las relaciones internacionales, destaca el de los mitos, como el de Chile desarrollado, o el de Colombia democrática y con éxitos militares, siendo una tiranía maquillada de legal y el país que más fracasos registra contra la insurrección popular armada.

Tremenda desfachatez la de salir a dar lecciones antiinsurgencia por el mundo, cuando hace medio siglo que no pueden derrotar a las FARC, pese a toda la ayuda contrarrevolucionaria de Estados Unidos e Israel.

Bareiro, cuya decisión es saludada por la izquierda, aunque le acarrearía su inminente destitución, según la prensa, reaccionó igualmente con firmeza contra la presencia en el país de una misión militar colombiana-estadounidense de combate al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), muy presente en la prensa pero desconocido por el pueblo.

Bajo el rótulo antiterrorista, ese manto que utiliza el Pentágono en su mañosa lucha ideológica y estrategia anexionista, que le ha permitido instalar cerca de 900 bases de guerra en todo el mundo, uno de los objetivos del Gobierno de Obama para la zona, es el de establecer un puente de operaciones a partir del territorio paraguayo.

Con el pretexto de que la numerosa población comerciante, de origen árabe, establecida desde décadas en Ciudad del Este, triángulo fronterizo con Argentina y Brasil, financiaría a grupos terroristas en Medio Oriente, el Pentágono busca controlar la zona, regada por el codiciado Acuífero Guaraní y, atravesando el Chaco, llegar rápidamente a Bolivia y Venezuela, sus dos blancos preferidos en la región.

“En pleno ejercicio de respeto y acatamiento a los innegables principios de soberanía nacional (el Ministerio) reitera que no ha tenido, no tiene, ni tendrá, cualquiera que fuese la denominación o calificación, asesores ni expertos extranjeros que pretendan dictar normas a seguir en circunstancias especiales”, precisó el Ministro Bareiro Spaini.

Su clara oposición afecta, además, y por ello la derecha reclama su reemplazo, a la asistencia militar colombiana-usa que implantó el Ministro del Interior Rafael Filizzola para combatir al EPP, tema que el empresariado informador manipula, influyendo entre un pueblo que carece de una versión confiable del Gobierno.

El Viceministro de Emergencia Nacional, Camilo Soares, agraciado con mucha difusión tramposa de los enemigos del proceso de cambios, que ensalzan su discurso de izquierdista radical, paralelamente es acusado de corrupción por esa misma prensa, tras abrirse una investigación fiscal por sospechas de malversación de fondos en su cartera.

En lugar de informar a la población de inmediato, con claridad, el gobierno prefiere contraatacar hablando de planes de conspiración, que existen, sin dudas, pero habría que ver cómo y dónde se originan. El plan desestabilizador aprovecha la pobreza informativa y la falta de transparencia del accionar de todo el componente gubernista.
Lugo, quien prometió el 15 de agosto del 2008, al asumir el mando, que renunciaba a su salario para entregarlo a obras sociales, entre las que priorizaba a los indígenas y a los niños pobres, quienes tendrían entrada libre a la casa presidencial, como a un jardín de diversión, es acusado por su incumplimiento, pero la gente continúa ignorando la razón o motivación que lo condujo a esa retracción. Los escándalos por paternidad continúan.

Todo indica que en filas del Ejecutivo no hay confianza en la capacidad de la gente de comprender dónde está la verdad y dónde la mentira, dejando libertad a los enemigos para que formen opinión pública y conciencia a favor del sistema capitalista.

Por elemental sentido común, la gente partidaria del cambio, por más lento y frágil que sea, no puede entender cómo Lugo, sin la más mínima explicación pública, mantiene en funciones estatales a personajes de comprobada inmoralidad, que se han enriquecido en la corrupción y la impunidad durante los años del absolutismo colorado.

Tampoco entiende el pueblo que el gobierno “del cambio”, continúe representado en el extranjero por un buen número de funcionarios de la Cancillería formados en el estronismo, mezcla de ineptos, saboteadores, contrabandistas, con diplomas comprados o regalados, sobre los cuales, casualmente, nada dice la prensa enemiga.

Por el momento, el luguismo no tiene respuesta a la avalancha ensoberbecida de la prensa patronal, convertida en el primer Partido de la oposición, sustituyendo al Partido Colorado, corroído por sus hábitos ilícitos y desmembrado por falta de ideas y generosidad patriótica de sus dirigentes.

El Liberal, cogobernante, está cerca de Lugo cuando le conviene. Hay un ala de apoyo decidido al proceso de cambios, pero hay otra que impulsa un juicio político para sustituir al mandatario por el Vicepresidente Federico Franco, abanderado de la derecha más conservadora, con mucha apoyatura en la prensa venal, de cuatro diarios, seis emisoras y cuatro canales de televisión, sin contrincante en la cancha informativa.

Hasta ahora, los pocos emprendimientos del gobierno, para resolver su vacío de política comunicacional, constituyen una especie de antídoto que usa el arsénico contra el cianuro. Por suerte para el país, la gente sabe que la oposición es aún peor.

Cuando un gobierno carece de transparencia, cuando desdeña informar de sus actividades a la población, cuando sus responsables por áreas se mueven en secreto, como si no tuvieran que rendir balances de su función a nadie, en todo país se instala un clima social insano, el pueblo se siente marginado, innecesario, desmotivado, y sus enemigos políticos y mediáticos, aprovechan para sembrar toda clase de cizañas.

En Paraguay está ocurriendo eso. A nivel del Ejecutivo, en el caso de que existiera interés por informar honestamente a la gente, parece predominar la idea de que sus comunicados formales, generalmente con muchas fotos de sus primeros actores, son suficiente, aunque el contenido no rinda cuentas del contenido de sus actividades, con el respeto y rigor que la cosa pública merita.

La desatención a la población, en ese y otros puntos, es grotesca a nivel parlamentario, donde senadores y diputados cultivan un estilo exclusivista, con rarísimas excepciones que no elimina complicidad, acerca del derecho del pueblo a conocer detalladamente en qué utilizan el tiempo para lo que generosamente los remunera.

Claro, es feo golpearse los dientes con una piedra. Si no fuera así, tendrían que explicarle a la gente porqué se sumaron nuevas cuotas de combustible y viáticos a los cuatro a cinco mil dólares que reciben por mes, sin sumar las comisiones y otras prebendas, que duplican haberes. La excepción es minúscula.

Frente a esos abusos, están los 250 dólares del salario mínimo, que cobra una ínfima minoría de trabajadores, y los 800 mil jóvenes sin trabajo, en la franja de 18 a 29 años, y el 40 por ciento de los seis millones de habitantes sumidos en la pobreza y la mitad de ella en la inanición. El parlamento corea contra la inseguridad que reina en el país, pero sus acartonados integrantes ignoran que su conducta ostentosa la está fabricando.

Los escasos proyectos de ley presentados en cada ejercicio, duermen en los cajones o en las memorias de las computadoras, algunas utilizadas en sala para mirar pornografía. Hay parlamentarios que terminan su quinquenio sin que su nombre jamás aparezca mencionado en alguna actividad, brillando por su autismo, del que se recuperan sólo en el momento de retirar los cheques o vociferar para ser excluidos del pago del IVA y del Impuesto a la Renta Personal, recién inaugurado.

El Poder Judicial es el colmo de la impudicia y del desprecio. Un bunker en el que se protege una cofradía aristocrática, intocable, dotada de poderes celestiales que le impide el contacto con la gente común, al punto que no puede enterarse de que hay cantidad de presos sin condena en las abarrotadas cárceles del país, y que la imputación es la regla más practicada por los fiscales para meter en prisión infinitus a cualquier sospechoso.

Si no tiene mucho dinero, el que cae preso puede olvidarse de la luz del sol por años. Las necesidades básicas de una población, enjaulada como animales, no son atendidas. Los reclusorios, para 800, desabrigan a tres mil, y enfermedades como la tuberculosis y el sida, campean. Ninguna defensa comienza sin dinero y para que no sienta hambre el bolsillo del abogado hay que alimentarlo constantemente.

A varios presos, casualmente todos de origen humilde y mayoría purgando delitos menores, se les ha comunicado que estaban libres cuando ya habían pasado años de cumplida su condena, mientras continúa la impunidad para los delincuentes grandes.

Esa criminal omisión se conoce sólo gracias a la transmisión boca a oreja, por el relato de familiares o por la acción de algún sabueso, voluntario o no, dado que la profesión de informante o delator, la del “piragué” estronista, de triste recordación, está relanzada con dinero por el Ministro del Interior Rafael Filizzola, quien celebra esa indecencia porque le ha permitido meter en la cárcel a dos jóvenes sospechados de conspiración.

Foto: Paraguay - El presidente Fernando Lugo en una conferencia de prensa en el Palacio de López. / Autor: Presidencia Paraguay

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El ejemplo de Islandia

Alejandro Teitelbaum (especial para ARGENPRESS.info)

La riña entre el oficialismo y la mayoría de la oposición parlamentaria no logra ocultar (¿o sí?) sus coincidencias básicas: defender a cualquier precio el sistema explotador y opresor vigente y en la inmediato someterse al poder financiero internacional pagando la deuda externa. Hay, claro está, algunas excepciones en ambos bandos, que lamentablemente pesan poco a la hora de adoptar las decisiones. Es evidente que se prepara una componenda entre los rivales de hoy a espaldas y contra contra los intereses de las clases populares.

Hasta se habla de “honrar” la deuda. Como si se pudiera hablar de honor cuando se trata con estafadores internacionales que complotaron contra el país primero con las dictaduras y después con los sucesivos gobiernos surgidos de procesos electorales.
Quizás cabría inspirarse en el ejemplo de Islandia, cuyo pueblo acaba de rechazar por abrumadora mayoría en un referendo el pago a Gran Bretaña y Holanda de los fondos que perdieron inversores de ambos países en bancos privados islandeses que quebraron recientemente.
En otros términos, habría que poner en movimiento en Argentina los mecanismos previstos en los artículos 39 y 40 de la Constitución Nacional y en las respectivas leyes reglamentarias: presentar por un lado a la Cámara de Diputados como iniciativa popular VINCULANTE, un proyecto de ley que disponga la suspensión del pago de la deuda externa hasta tanto se realice una auditoría para determinar que es lo que realmente se debe (si se debe algo) y por otro lado presentar a la misma Cámara una petición para que se convoque a consulta popular un proyecto de ley en el mismo sentido.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Soja, minería y derechos humanos

LA VACA

“La situación de los derechos humanos en el Noroeste argentino y las provincias de Córdoba y Mendoza es extremadamente crítica y la falta de respuestas concretas apuntan a que el gobierno argentino está incumpliendo sus obligaciones”.

Estas son las conclusiones del informe sobre la situación de los derechos humanos en el nordeste, realizado por una misión integrada por representantes de diversas organizaciones sociales con sede en Cataluña. El informe fue elaborado por el Grupo de Investigación en Derechos Humanos y Sostenibilidad de la Universidad Politécnica de Cataluña, entre agosto y septiembre 2008, conjuntamente con el Movimiento Indígena Argentino y miembros de las asambleas de vecinos autoconvocados. El documento traza un marco panorámico sobre casos como el de Palma Sola, recientemente publicado por LAVACA. En el informe se puede descubrir un procedimiento implícitamente acordado entre empresas sojeras y mineras con la burocracia gubernamental, que permiten más de una injusticia hacia estas comunidades: sobre sus terrenos, sus cultivos e incluso hasta sobre sus cuerpos.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Alerta ambiental: Agua Rica instalaría otro mineraloducto a través de Tucumán

Esteban Stanich (PRIMERA FUENTE)

La posibilidad de que la minera instale otro mineraloducto en territorio provincial avivó el malestar de organizaciones socioambientalistas. Temen que se instale otra planta de secado que arrojaría sus desechos al canal DP2, tal como lo hoy lo hace Minera Alumbrera. Entregan un petitorio al director provincial de minería. Solicitan que se aclare cuáles son las pretensiones de Agua Rica en Tucumán y el posible daño que esta megaexplotación minera causará en la región desde los Nevados del Aconquija.

Como si el impacto ambiental que genera la explotación de Minera Alumbrera en toda la región no fuera suficiente, las alarmas permanecen encendidas ante un emprendimiento de dimensiones -e inminentes consecuencias- sensiblemente mayores.

El estado de alerta ante la futura explotación de Agua Rica se instaló en la región, lo que implicó una movilización permanente de diferentes sectores de la sociedad que repudian el proyecto, cuyo epicentro se halla en el corazón de los Nevados del Aconquija, en Andalgalá, Catamarca.

En este sentido, el viernes se realizó la “jornada nacional contra el saqueo y la contaminación" que consistió en diferentes acciones de protesta y concietización en todo el país, sobre los efectos ocasionados la megaminería y los proyectos de explotaciones mineras vigentes avalados por los gobiernos provinciales y nacional.

En Tucumán, integrantes de la Coordinadora en Defensa del Territorio y los Bienes Comunes, se concentraron frente a la Dirección de Minería, donde entregaron al responsable del área, Juan Carlos Rongetti, un petitorio con respecto a la situación de Agua Rica en la provincia.

En el documento, que el funcionario prometió responder en una semana, se pide la realización de un informe sobre la situación de Minera Agua Rica en Tucumán en cuanto a la posible construcción de corredores de servicios (electroducto, mineraloducto, una planta de secado y el vertido de aguas residuales). Al respecto, solicitaron que se aclare si la Dirección de Minería emitió algún dictamen o resolución sobre el Informe de Impacto Ambiental presentado por la empresa trasnacional.

En diálogo con primerafuente, los ambientalistas advirtieron sobre la aparente intención de la firma Yamana Gold -encargada de Agua Rica- de instalar un nuevo mineraloducto que desemboque en otra planta de secado en Ranchillos, tal como hoy lo hace Minera Alumbrera.

De esta forma, los desechos de este proceso también serían arrojados al canal DP2, afluente de la cuenca Salí-Dulce. En cuanto al electroducto, la intención de la minera sería usar el tendido de Minera Alumbrera -a través de los Valles Calchaquíes- aunque dependiendo de una mayor derivación de energía desde la estación de El Bracho.

De la concentración participaron integrantes de las organizaciones Tribuna Ambiental, Pro-Eco, Asanoa, Partido Obrero y de la Federación de Trabajadores de la Industria y Afines. Las ONG también solicitaron que las autoridades provinciales se expidan sobre los daños socioambientales que ocasionará Minera Agua Rica de instalarse en los Nevados del Aconquija. También reclamaron la derogación de las resoluciones del SIPROSA 1265/03 y otras que violan la ley nacional 24.051 sobre residuos peligrosos, que favorece a las empresas mineras.

El petitorio entregado al director de Minería

Al Sr. Director Dirección de Minería y Recursos Energéticos de la Provincia de Tucumán

Ing. Juan Carlos Rongetti

En representación de la Asamblea Socio Ambiental del Noroeste Argentino (ASANOA) integrantes de la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) y en nombre de diversos colectivos autoconvocados de nuestra región en defensa de nuestros territorios y los bienes comunes, nos dirigimos a usted y por su intermedio a quién corresponda para solicitarle se nos informe verbalmente y por escrito sobre los siguientes temas:

Se realice un informe sobre la situación de Minera Agua Rica en la Provincia de Tucumán en relación a constituir su corredor de servicios: electroducto/ mineraloducto/ planta de secado-vertido de aguas residuales. Situación actualizada si la repartición a su cargo emitió algún dictamen o resolución sobre el Informe de Impacto Ambiental presentado por la empresa trasnacional.

Si de su conocimiento la Empresa Minera presentó algún tipo de alternativa al uso del corredor de servicio Eléctrico. Uso del electroducto El Bracho/Villa Quinteros/Las Estancias/Andalgalá o uso del electroducto de Minera La Alumbrera u otro no contemplado.

Se nos brinde información detallada sobre los informes de Impacto ambiental presentados por Minera la Alumbrera – YMAD UTE desde el año 2006 en adelante. Así mismo se nos informe que tipos de controles realiza la repartición a su cargo sobre los efluentes de la Planta de secado de la Alumbrera y si estos están excedidos en sulfatos y conductividad eléctrica. Si su repartición ha otorgado a esa empresa permisos provisorios sobre lo que establece la resolución provincial del SIPROSA 1265/03.

Por la presente solicitamos a usted como responsable de la Dirección de Minería de Tucumán se expida sobre los daños socio ambientales que ocasionará en nuestra provincia Minera Agua Rica de instalarse en los Nevados del Aconquija, como así también arbitre los medios para que se deroguen las resoluciones anticonstitucionales del SIPROSA 1265/03 y otras que violan la Ley Nacional 24051 de residuos peligrosos favorable a la empresas situadas en nuestra provincia (caso Planta de secado de Minera Alumbrera – Canal DP2).

Sin otro particular y agradeciendo desde ya toda la información que se nos brinde, saludamos a usted atte.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...