jueves, 25 de marzo de 2010

Chile lanza dardos envenenados contra Cuba, pero su sistema carcelario viola los Derechos Humanos

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Arrecia la campaña contra Cuba en Chile y gran parte de América Latina. El pretexto no es novedoso: los “derechos humanos”. La cámara alta chilena sacó su tradicional acuerdo anual, redactado esta vez por el senador demócrata cristiano Patricio Walker Prieto, quien visitó el lunes en La Moneda a Sebastián Piñera, acompañado de sus colegas Ximena Rincón y Andrés Zaldívar, todos DC. Para estos efectos da lo mismo que sean legisladores de gobierno u oposición: la identidad DC-gobierno es total. Por lo demás, la DC fue la cuna del jefe del Estado y todavía co-dueño de LAN, Colo Colo y la estación de TV Chilevisión.

El tema central de la reunión gobierno-oposición fue el deceso del preso común cubano en huelga de hambre Orlando Zapata y la suerte de otros detenidos, incluidos uno que otro “periodista” fabricado por la Oficina de Intereses de EEUU, con menos rigor que los “periodistas ciudadanos” que produce CNN.

Zaldívar sabe de presos, porque siendo presidente del Senado en 1998 usó su condición de representante del Estado (no fue elegido para eso) cuando hizo denodados esfuerzos internacionales por liberar a Pinochet de su prisión dorada de Londres, donde fue detenido por orden de la justicia española. Aquella vez dijo que por razones de Estado, el ex dictador y entonces senador vitalicio debería ser juzgado en Chile. Como todo el mundo se enteró, la liberación fue obtenida después por Ricardo Lagos mediante un acuerdo político con Tony Blair encubierto por “razones de salud”. En cuanto descendió del avión, la TV mostró al “enfermo” abandonando la silla de ruedas, en una suerte de milagro acaecido por sólo pisar el suelo patrio, y Pinochet jamás fue juzgado seriamente, excepto los esfuerzos hechos por el juez Juan Guzmán.

Dinastías de poder

La tríada DC que más se identifica con Piñera representa dinastías del ala derecha que controlan a la DC y ejercen su poder en parte del país. Rincón es la esposa de Juan Carlos Latorre, el presidente del partido demócrata cristiano, mientras la familia Walker sacó tres legisladores en diciembre. Matías Walker Prieto heredó la diputación por Coquimbo de su hermano Patricio, que fue elegido senador por la sureña XI Región (Aysén), en tanto Ignacio Walker Prieto resultó electo senador por la V Región Cordillera (Valparaíso). Zaldívar representa en el Senado a la VII Región (Maule Norte) y Rincón al Maule Sur (Linares y Cauquenes).

En 1992, la dinastía Walker adquirió la localidad de Puerto Sánchez –en la región de Aysén– incluidas sus 150 familias, colegio y posta de primeros auxilios. El Ministerio de Bienes Nacionales les vendió 16 mil hectáreas por poco más de 80 mil dólares (40 millones de pesos), o sea, a 5 dólares la hectárea.

Entre los negocios Walker está la planta reductora Alumysa, que al vendérsela a la transnacional Xstrata Copper pasó a llamarse Energía Austral, hidroeléctrica que heredó los derechos de agua y dominios de la ex reductora de aluminio. En el período de la cámara alta 1990-1998, el primo y ex senador por Atacama Ignacio Pérez Walker, instalado como presidente de la Comisión de Minería del Senado, influyó en favor de la transnacional Barrick Gold Corporation, que tomó posesión del yacimiento aurífero Pascua Lama. El ahora senador Ignacio Walker Prieto fue canciller de Ricardo Lagos y diputado en los periodos 1994-98 y 1998-2002.

En la VII Región opera el agricultor Antonio Walker Prieto, que exporta fruta desde la quinta parte de un predio de 600 hectáreas de manzanos, peras, cerezas y kiwis, con un capital declarado de 4 millones de dólares, después que la empresa familiar vendió el resto de la hacienda. “Estamos tratando de desarrollar una central hidroeléctrica en Puerto Sánchez y en cualquier momento puede que la mina de cal que tenemos en la zona empiece a dar más”, advirtió Antonio. Según la Revista Capital, el patrimonio Walker abarca áreas diversas como la mina de zinc y oro El Toqui (en Aysén), la compañía minera Calaysén, la empresa Marítima del Sur, el transporte lacustre Mar del Sur y la forestal Maderas de Aysén, entre otras.

Según El Mercurio, Patricio posee el 10% de Inversiones Wapri SA (Walker Prieto SA), el 8% de Agropecuaria Walker Prieto SA, el 50% de Asesorías e Inversiones Ilihue Ltda. y el 3% de Proyectos Aysén SA. El economista Juan Walker Prieto constituyó la sociedad de responsabilidad limitada Energías Renovables de Aysén, dedicada a generar, comercializar y suministrar energía eléctrica en la patagonia chilena, con 66,67% de participación de la dinastía Walker Prieto. Los hermanos Francisco, Tomás y Antonio no son DC: apoyaron de frente la candidatura de Piñera.

Derechos humanos en casa

En Chile existen prisiones diseñadas para 35.845 personas, pero a fines de 2009 allí vivían 52.260 presos en “condiciones sanitarias inferiores al nivel normal”, según el informe anual de Amnistía Internacional. La mayoría de esta población carcelaria excedida en 46% vive en condiciones de extrema pobreza y sufre constante violación de sus derechos humanos, pero esta situación no interesa a senadores DC como Walker, Rincón y Zaldívar, porque no garantiza cobertura de prensa y los presos no votan. Tampoco les conmueve la situación del comunicador mapuche Pascual Pichún Collonao, detenido en Temuco injustamente –por motivos políticos y étnicos, por no decir racistas–el 26 de febrero, día anterior al terremoto.

El año pasado, el cuerpo de Gendarmería (que vigila a los presos de las cárceles públicas y privadas) tuvo que investigar 88 denuncias de abusos, 19 menos que las 107 del 2008. Sólo en un caso hubo sanción a los guardiacárceles responsables de maltratos, otros 11 sumarios fueron cerrados y 76 siguen pendientes. Si sólo estos detenidos torturados se declararan “presos de conciencia” e hicieran huelga de hambre, tendríamos en Chile un caso más gordo de derechos humanos, pero nadie garantizaría el interés político ni la cobertura de prensa porque en este país no hay ninguna revolución, sino todo lo contrario.

Como dijo el Presidente Lula, de Brasil, ¿qué pasaría si todos los presos comunes de repente se declararan prisioneros políticos? No les faltaría razón porque gran parte del delito tiene su origen en la exclusión social y en la ausencia de oportunidades de educación y trabajo para todos por igual, que es la característica de nuestras sociedades latinoamericanos, excepto Cuba.

Sobreproducción de presos

Entre los presos chilenos hay 1.411 menores, cuyos delitos a balazos suelen atraer la morbosa atención de la gran prensa, sin que nadie se pregunte por qué esos niños delinquen. Tampoco se cuestiona que los menores transgresores perfeccionen sus habilidades delictivas en las prisiones, en vez de recibir rehabilitación adecuada. El gobierno de Michelle Bachelet rebajó la responsabilidad penal en Chile a la edad de 14 años en 2007, mientras el derecho a voto se ejerce desde los 18, sin que hubiera reclamos de los legisladores preocupados por los DDHH.

Las cárceles de adultos de Santiago encierran al doble de gente que permite su capacidad original. Chile tiene más población carcelaria respecto a sus habitantes que cualquier otro país hispano parlante de la región. Según el Centro Internacional de Estudios Carcelarios del King's College de Londres, en 2008 Chile tenía 279 presos por cada 100 mil habitantes, sólo superado por Surinam, con 356.

Causan conmiseración los presos comunes de Cuba, ahora disfrazados de “políticos”, pero los dardos con pretextos “humanitarios” también apuntan a Venezuela, Bolivia y Nicaragua, sin olvidar a Ecuador, Irán y muchos otros países, mientras los israelíes violan los derechos humanos en Palestina, sin que existan reclamos del parlamento chileno.

Chile, que en todo imita el modelo del país del norte, también va tras los pasos de EEUU en el tamaño de su población encarcelada. Con menos del 5% de los habitantes del mundo, el país del norte alberga a casi la cuarta parte de los presos del planeta. Y también lidera los índices, con más de 700 presos por cada 100 mil habitantes, según apuntó The New York Times el 24 de abril de 2008. La nación de Obama tiene 2,3 millones de personas tras las rejas, prácticamente 6 veces la población de Surinam. China, que posee cuatro veces más habitantes que EEUU, tiene cerca de 1,6 millón de presos. Si todos esos reclusos se declararan “presos de conciencia” el problema sería mayúsculo. La lucha contra la delincuencia fue la principal bandera electoral de Piñera, que prometió abarrotar aún más las cárceles y llenar al país de policías.

Piñera ha sido cuestionado por su propia gente de la UDI por no vender antes de asumir sus acciones de LAN, Colo Colo y Chilevisión, mientras los senadores de la oposición lo ayudan a vestirse, según críticas del diputado Gabriel Ascencio, también DC, quien solicitó una investigación de la Contraloría por la doble condición de Piñera como presidente de un país y accionista de corporaciones. Otras críticas por la foto de Walker, Rincón y Zaldívar con Piñera hizo el miércoles el diputado DC Jorge Burgos. La DC ya no es monolítica y la Concertación busca su destino como oposición, con los socialistas adhiriendo a las condenas a Cuba.

Como jefe de Estado, Piñera puede negociar con otras naciones los destinos aéreos de LAN. Y también decide sobre las concesiones de TV, como la de su canal Chilevisión, a través del Consejo Nacional de Televisión, a cuyos directivos tiene que designar para que sigan vigilando y regulando el espectro televisivo. Además, nombra a los directores del canal de la competencia de Chilevisión, es decir, Televisión Nacional de Chile (TVN), “el canal de todos los chilenos”. No tiene problemas con el Colo Colo porque los conflictos de las sociedades anónimas deportivas y los clubes los dirime el subsecretario (viceministro) de Chiledeportes, Gabriel Ruiz-Tagle, socio suyo como co-dueño del equipo de fútbol. Para Piñera, ser presidente es un negocio redondo.

El ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter se esmera en llamar a la prensa –como cualquier jefe de policía– para mostrar el botín cada vez que capturan una banda de microtráfico, pero nadie le echa el guante a los grandes saqueadores del país ni a los constructores de edificios truchos, como los que hizo en Concepción (Arauco II y Castellón) la empresa Echeverría Izquierdo, SA, de Fernando Echeverría, el intendente de Santiago y ex asociado suyo en el rubro a través de la constructora Aconcagua. Pero la TV sólo muestra a la autoridad capitalina preocupada de recoger los escombros regados en la ciudad… mientras los habitantes de sus edificios, a 500 Km al sur, se quejan porque tienen que seguir pagándole la hipoteca y a la vez desembolsar un alquiler para seguir viviendo.

El negocio carcelario en Chile

Chile mantiene a tantos presos supernumerarios en cárceles privadas que el año pasado el ministerio de Justicia debió pagar el equivalente a 700 mil dólares (353 millones de pesos) de sobreprecio, o multa, al grupo francés Vinci, dueño del negocio de la prisión Santiago I por concepto de “sobrepoblación” en ese penal durante el último semestre de 2008.

El Estado debe pagar por contrato 7.350 dólares (equivalentes a 100 “unidades tributarias mensuales”) por cada día que se sobrepase el límite carcelario. En 2008 se rebalsó la capacidad en 93 oportunidades, originándose el pago extra. Santiago I se construyó para 3.081 presos, pero allí suelen encerrar a más de 3.600, según un documentado reportaje de Mauricio Becerra en el periódico El Ciudadano.

En otras palabras, se está enviando a prisión más gente de la que cabe. En vez de aumentar los recursos para educar a los chilenos, o darles salud y educación, el Estado se esmera por mantenerlos encerrados. Se gasta más dinero en mantener presos que en becas de estudio o alimentación, subsidios familiares, a discapacitados o fondos de inversión social, anotó el periódico.

En el penal privado de Puerto Montt se pagan más de mil dólares al mes por cada preso, prácticamente lo mismo que cobra la clínica para ancianos Senior Suites, de Ñuñoa (Santiago), que ofrece un buen pasar y cuidados médicos a pensionistas de la tercera edad. Según Gendarmería, al 30 de junio de 2008 la tarifa promedio por persona en las cárceles privadas superaba los 600 dólares mensuales.

Los presos tampoco se dan la gran vida. El familiar de un reo de Santiago I comentó a El Ciudadano que “tienen dos comidas al día, duermen en camas de cemento con una delgada colchoneta y les pasan 2 frazadas para que se abriguen”. También se ve afectada la salud mental de prisioneros segregados en celdas individuales autorizados a ingresar a las 9 de la noche en Santiago I o a las 7 de la tarde en Rancagua. No tienen contacto con nadie hasta el día siguiente.

Al declarar ante una comisión investigadora de concesiones carcelarias de la Cámara de Diputados, el capellán del penal de Rancagua, Luis Escobar, dijo que “las cárceles concesionadas eliminaron la convivencia gregaria de los presos, por lo que la soledad es una gran carga psicológica”. Hasta agosto de 2008 hubo 10 suicidios en su cárcel, citó ElCiudadano.cl del 16 de enero de 2009. Los reclusos crecen en Chile a una tasa de 20% anual. El 23% de la población encarcelada está imputada y el 77% condenada.

Bajo los gobiernos de la Concertación, y con la participación de la DC, el Estado Chile se propuso erigir 10 cárceles privadas para 16 mil presos. Un consorcio integrado por Besalco, Sodexho y Torno Internazionale (Bas) ganó concesiones para explotar el negocio por 20 años en los penales construidos en Iquique, La Serena y Rancagua, en tanto Santiago I y Valdivia se adjudicaron al grupo Vinci.

Los penales a construirse en Concepción y Rancagua fueron abandonados por las concesionarias, provocando la investigación de la Cámara de Diputados, mientras los proyectos Santiago II y Talca, aún no eran construidos. Según las cifras obtenidas por El Ciudadano, las prisiones privadas albergan a la quinta parte de la población penal chilena en presidios en Alto Hospicio, La Serena, Rancagua, Santiago, Valdivia y Puerto Montt. El negocio fue justificado porque evitaría el hacinamiento y mejoraría la calidad de vida de los presos, pero la realidad suele mostrar lo contrario.

Una vez privatizadas las cárceles, el siguiente negocio previsto es que el Estado pague para “rehabilitar” a los presos. Pero hay desconfianza, porque si llegara a ocurrir una rehabilitación de verdad… se acabaría el negocio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Un caballo de Troya en La Moneda

Ángel Guerra Cabrera (especial para ARGENPRESS.info)

En Chile continúa rigiendo la Constitución pinochetista que con el beneplácito de Washington moldeó la transición “democrática” para acorralar a la izquierda y criminalizar la protesta social, hay doscientos exiliados políticos que no pueden regresar todavía a su país y cien presos políticos del pueblo mapuche, que es sometido a una dura represión y despojado de gran parte de sus territorios y muchos de los asesinos y torturadores continúan en libertad.

El terror clavado hasta los huesos por la sanguinaria dictadura continúa siendo aprovechado por los neoliberales para aplicar sus políticas y los indecibles sufrimientos que infligen al pueblo chileno. En Chile se observa un grave retroceso en oportunidades de trabajo e ingreso familiar, educación, salud, libertades sindicales, vivienda, seguridad social, salarios, cuidado del medioambiente y también en la cultura puesto que el pensamiento único la banaliza y enajena la sensibilidad de los ciudadanos frente a los dramas sociales mientras los concentrados medios de difusión uniforman su mensaje y el sistema educativo se degrada y mercantiliza. Chile, paradigma de distribución justa con Allende es hoy uno de los países más desiguales entre pobres y ricos y la perspectiva después del terremoto es que empeore pues como se ha comprobado la reconstrucción no será una causa social sino un negocio de los allegados al nuevo gobierno y ello augura una sublevación popular. En suma, todo un paraíso de los derechos humanos.

Por eso no debe sorprender la condena del multimillonario presidente Sebastián Piñera y del senado chileno a la supuesta violación de esos derechos en Cuba, la solicitud de libertad para los inexistentes presos políticos en la isla y la exigencia de que el gobierno cubano abra un diálogo con la quinta columna del imperio. Piñera inició su fortuna al amparo de las privatizaciones de la dictadura militar y al igual que los senadores busca congraciarse con el imperio sumándose a la campaña contra Cuba. Conocido en Chile como Piraña por su voracidad para apoderarse de las antiguas empresas públicas y por hacer dinero apoyándose en sus relaciones con el pinochetismo irrumpió en la política a fuerza de demagogia, mentiras y falta de escrúpulos. Así, proclama como modelo a la Colombia de Uribe y su política de Seguridad Democrática pero ha llegado al descaro de citar también a Lula como referente.

Aunque su elección equivalga al regreso del pinochetismo varios de sus personeros al Palacio de La Moneda no debe leerse como un apoyo de los chilenos a esa corriente pues aparte de recibir el voto de la derecha y de todos los ricos –alrededor de un tercio- la imagen mediática prefabricada lo presentaba como un humanista cristiano que hizo fortuna con grandes sacrificios precisamente para cosechar el voto de los sectores populares descontentos con la Concertación. Por eso Piñera ganó en muchas comunas empobrecidas donde ha cundido la despolitización como resultado de la crisis de la izquierda chilena tradicional.

La Concertación eludió la discusión a fondo con la derecha por la sencilla razón de su larga y profunda complicidad con aquella. Más importante aún, sus dos décadas de gobierno, dedicada a administrar el modelo heredado de Pinochet defraudaron las esperanzas de millones y era evidente que la alta popularidad de Michelle Bachelet –una golondrina no hace verano- no sería trasladada a su desangelado candidato Eduardo Frei. La victoria electoral del magnate responde en gran medida al voto de castigo de un gran sector de la población hastiado de las políticas neoliberales fraguadas por la dictadura y profundizadas por el apareamiento de una Democracia Cristiana que apoyó el golpe de Estado y un Partido Socialista que aceptó una transición acotada por las exigencias de Pinochet y de Washington. Eso es la Concertación.

El imperio y la derecha no han cesado un minuto su actividad contra la gran rebelión latinoamericana, consiguieron montar y han desarrollado su contraofensiva hasta donde han podido y en Chile se les ofrecían las condiciones idóneas para instalar un caballo de Troya en La Moneda y lanzarlo contra el acuerdo de unidad alcanzado en Cancún. Piñera, sueña la derecha, viene a cercenar el rumbo independiente de la región apoyado en la IV Flota, las bases militares en Colombia y Panamá, el golpe en Honduras, la ocupación de Haití, la extensión del Plan Colombia y el terrorismo mediático. Otra cosa piensan los pueblos.

Fuente imagen: Presidencia Chile

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La sociedad perfecta

Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

El debate político entre posiciones de izquierdas y derechas se ha vuelto, con seguridad, mucho más matizado y complejo de lo que era años atrás.

En parte, sobreviven posiciones de izquierda que continúan reproduciendo esquemas similares –si no idénticos- a los que eran dominantes en el período previo a la caída del socialismo real. Tiende a ser un planteamiento economicista –lejano, entonces, respecto de los complejos procesos de cambio social y cultural- si bien su visión de la economía resulta a menudo superficial, con escasa atención –si acaso se le da alguna- a las profundas transformaciones que trae consigo el capitalismo informacional. Además tiende a girar principalmente alrededor de las nociones tradicionales de lucha de clases como enfrentamiento bipolar entre proletariado y burguesía. Una tercera característica que usualmente presenta es su adhesión a una especie de visión redentorista y milenarista que proclama la revolución entendida como total y definitiva liberación del ser humano. Ese ideal tiende a subordinar las realidades concretas de la vida de la gente de carne y hueso en el hoy y el ahora, a un paraíso terrenal que se construirá en un futuro incierto y lejano.

Si alternativamente entendemos que izquierda es un concepto que engloba posiciones y propuestas político-ideológicas que se decantan a favor de la justicia, la igualdad, la democracia y la libertad, podría entenderse que la izquierda en su acepción tradicional es a lo sumo una variante empobrecida dentro ese abanico, justamente por su lejanía de lo que para las izquierdas debería ser el criterio fundamental de su accionar y su propuesta: el ser humano de carne y hueso, concreto y corpóreo, para el cual ha de hacerse efectivo, hoy y aquí, el derecho a vivir su vida con dignidad.

Esa izquierda se emparenta así, por vías insospechadas, con propuestas que, aparentemente, le son lejanas e incluso opuestas: el neoliberalismo o las religiones en su versión conservadora (la teología de la liberación en América Latina ha demostrado que también es posible vivir la fe sin sacrificar al ser humano concreto, haciendo de este, más bien, el criterio central en la práctica religiosa).

En el caso de la religiosidad conservadora el asunto no se limita a que exista una vida en el más allá a la cual sacrificar la vida corpórea concreta. Esa visión va siendo paulatinamente abandonada, de lo cual da buen testimonio esa llamada teología de la prosperidad, dedicada a adornar con frases bíblicas lo que tan solo es un desbordado ejercicio de lascivia y avaricia. Hoy, y cada vez más, la cuestión se expresa a través de la imposición intolerante de una moral que se funda en el odio y la exclusión respecto de todo aquello que no calza en los patrones así establecidos. Proponen entonces una sociedad terrenal cuyo criterio de perfección reside en la vigencia de esa moral intransigente. Pero ello plantea un gravísimo problema: ni la compleja y cambiante sociedad que vivimos, como tampoco las biografías personales de muchísimas personas, tienen cabida dentro de esa moral. Esta deviene entonces en instrumento que aplasta vidas concretas; una maquinaria que le niega a muchísimas personas el derecho a una vida digna. Esa religión conservadora –portadora de esta moral de la exclusión- plantea así una violenta negación del legado de amor, respeto e inclusión de las enseñanzas de Jesús. Ha operado el dudoso milagro de transmutar el cristianismo, de una doctrina de amor en una ideología de odio.

En su exaltada glorificación del capitalismo, el neoliberalismo es, de forma similar, una máquina enemistada a profundidad con la vida concreta. Creo que hay dos propuestas particularmente fértiles a la hora de entender lo que es el neoliberalismo: la de Hinkelammert que lo conceptúa como una ideología que totaliza el mercado de forma que todo –incluso la intimidad personal- se vuelve mercancía, complementada por la de Polanyi, quien lo plantea como una operación de exteriorización o desenraizamiento de la economía respecto de la sociedad. Así la relación económica se pretende autónoma y busca someter a la sociedad en su conjunto. Ambos planteamientos son básicamente coincidentes y no muy distintos de la idea –planteada por Rifkin en otro contexto- acerca del hipercapitalismo. Se trata, pues, de una ideología para la cual el ser humano desaparece tras la abstracta nebulosa del mercado. En la práctica –así acontece con los gobiernos costarricenses de los últimos 25 años- el programa neoliberal se aplica con matices más o menos significativas. Y, sin embargo, una sociedad cada vez más polarizada y violenta deja triste testimonio de que, como tendencia general, sí hemos atravesado una larga pesadilla de imposición de la abstracción mercantil sobre la gente concreta.

El problema no sería tan grave si no fuera porque a diario se comprueba lo difícil que nos resulta mirar al ser humano de carne y hueso, en su muy concreta corporeidad. Se mira si es nica o negra o mujer o indígena u homosexual o pobre o mendigo o joven o mayor. Puesta la etiqueta se procede en consecuencia. La mujer debe ser sirvienta de su marido y si trabaja fuera de casa, ha de hacerlo por menor salario y en las peores condiciones. El nica debe estar feliz de trabajar por salarios de hambre en las ocupaciones más desagradables y, en todo caso, no debería utilizar los servicios sociales del Estado porque, además, entraña peligro. A la gente joven hay que disciplinarla y, ojalá, encarcelarla, porque son una amenaza. A las personas homosexuales no basta con negarles hasta los más elementales derechos; como a la peor de las pestes, procede incluso su supresión física puesto que son enemigas de la “familia”, “antinaturales”, gente pervertida, promiscua y desordenada. La gente pobre, en general, no solo es desagradable; es que además es peligrosa. Y los pueblos indígenas tan solo son un estorbo para el progreso ¿Y la gente de la tercera edad? Peor que un traste viejo al que no se sabe donde esconder.

Nos urge levantarnos sobre estas miserias morales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Estado del arte en Chile

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

1. Desde el terremoto-maremoto, al menos la población de la zona centro sur del país está gobernada por el trastorno de estrés postraumático por razones obvias. De pocas cosas distintas se habla en la calle, el trabajo, la familia, los colegios, las universidades, los barrios y el transporte público. Abundan las conjeturas, los adivinos inescrupulosos, los discursos con retaguardia más o menos científica, cierta retórica callejera aparentemente religiosa y osadamente apocalíptica.

Como los adultos tienen miedo, los niños están angustiados. Y como empezaron las clases escolares, los profesores se han convertido en contención psico-social frente al pavor de los niños y jóvenes, en medio de repetidas simulaciones de emergencia para preparar a los estudiantes ante cualquier eventualidad. Hay niños, de hecho, que prefieren estar en el colegio que en su casa. Naturalmente este servicio de humanidad profesoral no está considerado en la evaluación docente.

2. El terremoto-maremoto es, obviamente, una variable exógena al orden capitalista en Chile. De hecho, los militares y las instituciones asociadas a la catástrofe de este tipo tuvieron una reacción tardía y su eficacia ha sido cuestionada transversalmente por la ciudadanía. Fueron asaltados por sorpresa. En concreto, los primeros días después del mega sismo, reinó el terror, la paranoia amplificada, la falta de ayuda, el desorden institucional por arriba y la incertidumbre y el miedo, por abajo. Paulatinamente la ayuda estatal comenzó a distribuirse en zonas específicas dañadas por la tragedia. Sin embargo, entre la región del Maule y la del Bío-Bío (epicentros del sismo) existen alrededor de 1.800 localidades, caseríos, poblados, comunidades. La mayoría de ellas ha debido auto asistirse a través de la solidaridad ancestral y la genética cooperativa de los pueblos. Otro conjunto de territorios han sido sujetos de ayuda de organizaciones sociales, políticas, jóvenes, voluntariado con sensibilidad, sindicatos, bajo la consigna “Sólo el pueblo ayuda al pueblo”. Pero simplemente, en general, por arriba y por abajo, la ayuda resulta insuficiente. Es obvio que la calidad y sentido de la cooperación es totalmente inversa desde el Estado corporativo y subsidiario que desde la base social de inspiración emancipadora. Los de arriba requieren de la “normalidad” o bien utilizarán los efectos sísmicos para volver a la paz social y gobernabilidad incuestionable que demandan sus utilidades y emplearán la “reconstrucción nacional” para beneficio de las inversiones resumidas en la apropiación privada del trabajo colectivo; mientras, por abajo, los objetivos se asocian a una ética y política ligada al rearme del poder del pueblo.
En Chile, debido a las enormes desigualdades existentes, cuando llueve no todos se mojan. El 20 % más acaudalado de la población ha resistido sustantivamente mejor los efectos devastadores del sismo, mientras el 80 % restante –incluido los sectores medios que subjetivamente no se siente “pueblo”- han sufrido con ferocidad la embestida telúrica. Por arriba, las recriminaciones están a la orden del día; y por abajo, las fuerzas sociales organizadas de los trabajadores y el pueblo hacen esfuerzos enormes, en un conjunto integral que refleja al desnudo las descompensaciones todavía estructurales entre la mayoría que padece el capitalismo y los capitalistas.
3. De acuerdo a informaciones del gobierno de Piñera, las pequeñas y medianas empresas son las que más han utilizado las facultades legales para despedir trabajadores sin indemnización alguna. Aquí se habla de trabajadores con contrato al día, lo cual corresponde sólo a una fracción del empleo asalariado en Chile. Así, la fábrica textil Bío Bío ha despedido a 160 trabajadores; en Rancagua, 300 personas de Casino Monticelli; 160 de la cadena de alimentos Versluys de la Octava Región; en Asmar ya suman más de mil, los que pueden llegar fácilmente a 3.200 a fines de marzo; y 160 estibadores del Puerto de Talcahuano. 3 mil trabajadores de la termoeléctrica Bocamina II de Coronel quedaron en la calle. En general, según cifras oficiales, 27 mil pescadores entre las regiones de Valparaíso y la Araucanía no realizan sus faenas habituales. Sólo en la región del Bío Bío, los perjudicados directamente son 17 mil pescadores.
Todavía es muy temprano para cuantificar la destrucción de empleo devenido del terremoto, o aprovechado como argumento del capital para despedir gente. Lo único claro es que los números aumentan en tanto pasan los días.
4. Hace algunos días, Sebastián Piñera se refirió a algunas medidas contempladas en su plan de emergencia. En concreto dijo que se “favorecerá la autoconstrucción y fomentaremos la industria chilena de la construcción tanto de las viviendas tradicionales como prefabricadas, para lo cual ya estamos con muchas organizaciones para importar viviendas prefabricas”. Las medidas anunciadas son baratas, precarias, extraordinariamente transitorias, y van de la mano con eventuales endeudamientos (y las condiciones de la deuda) con el BID y otras instituciones rectoras del capital imperialista. Las viviendas prefabricadas de las que habla Piñera cuestan alrededor de 930 dólares cada una y, sin duda, malamente enfrentarán la crudeza del invierno en las zonas castigadas por el terremoto. Lo demás, corresponde a subsidios a la industria de la construcción y paliativos misérrimos en esta hora dura.
5. De acuerdo a los índices de la economía para la vitrina internacional, que jamás para la social, el PIB registró una caída de 1,5 %, el 2009. El sector pesquero bajó un 12, 2 % respecto de 2008, y la industria se contrajo un 7 %. Santander, Banco de Chile, BCI y Corpbanca (instituciones que hegemonizan el mercado bancario que opera en Chile), vivieron la contracción de créditos debido a los números del desempleo, y a que “la calidad crediticia de los clientes bajó y los bancos fueron más selectivos para entregar dinero.”
Sin embargo, luego del terremoto, las expectativas de crecimiento, según diversos analistas (sistémicos), se redujeron de un 4,5 % a un 3, 5 % para el 2010. La mitad del capital comercial agrupado en la Cámara de Comercio estima que sus ventas se derrumbarán este año. Por otra parte, las coberturas adicionales de los seguros ligadas a terremotos aumentaron entre un 30 % y un 70 %.
6. Sólo el 28 % de la industria cuprífera está en manos del Estado. El 72 % es privada y paga un impuesto específico al Fisco de un simbólico 5 %. Los asesores de Piñera estudian acordar con el cobre privado aumentar el impuesto a un 8 %, con una invariabilidad hasta el 2030. La extensión de la invariabilidad del impuesto se explicaría para asegurar a las mineras privadas que no habría un aumento impositivo antes de esa fecha (20 años “de tranquilidad” desde ahora).
Por su parte, el presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (la patronal SOFOFA), pidió al gobierno que “no se recurra a alzas de impuestos para financiar la reconstrucción”. A lo anterior, se suma, desde el Ministerio del Trabajo, encabezado por Camila Merino, que en algunas empresas “no se justifica” la creación de sindicatos.
7. Desde el mundo de los trabajadores y los pueblos, la unidad política de las organizaciones y sectores anticapitalistas se vuelve un imperativo de estatura histórica. Es imprescindible arruinar demoledoramente la diáspora de empeños fragmentados, que todavía sumados, representan recién el titular hacia la construcción de una alternativa política independiente de la derecha tradicional y la Concertación. Destruir el egoísmo, el sectarismo, el vanguardismo autoproclamado, entre otras patologías políticas, requieren de medicina generosa y claro horizonte estratégico. Ahora mismo, ya se apuran readecuaciones respecto de los diagnósticos e incipientes plataformas de lucha, algunas de carácter programático, para enfrentar el terremoto, a la derecha tradicional y a la Concertación. Aquí está en juego la convicción de mayorías y poder para que en el futuro gobiernen los trabajadores y los pueblos. Las rencillas nimias, al tacho de la basura. La reunión de voluntades, a la orden del día.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

México-USA. Señales ominosas

Gerardo Fernández Casanova (especial para ARGENPRESS.info)

“Que el fraude electoral jamás se olvide”

En México nos llueve sobre mojado. A la debacle gubernamental panista se agrega un peligroso aumento cualitativo y cuantitativo de la injerencia yanqui en los asuntos nacionales, amparado en el consabido argumento de la seguridad y el combate al terrorismo y al crimen organizado. Detrás de las anodinas informaciones dadas a la prensa, se ocultan los pormenores del contenido de las conversaciones y los verdaderos compromisos asumidos por las partes, por lo que se necesita averiguarlos e inferirlos mediante el análisis de los hechos concurrentes.

El presidente Obama generó una expectativa positiva de nuevo trato con las naciones de la América Latina, la que llevó a que, en la cumbre de Trinidad y Tobago, se le recibiera con un buen trato igualitario. Ello fue suficiente para que al flamante presidente le apretaran las tuercas los archiconocidos dueños del poder del imperio, los que no sólo pararon en seco el discurso fresco del afroamericano, sino que recrudecieron su actitud imperial mediante su ariete incrustado: la señora Clinton. Fue debut y despedida. Vino el golpe de Honduras, respecto del que Obama sólo alcanzó a balbucear una especie de rechazo, claramente desmentido por el juego diplomático que consolidó el atraco diseñado desde el pentágono y el departamento de estado yanquis. En paralelo se urdió el avance del control militar con las siete bases en suelo colombiano, con el consiguiente efecto disuasivo para el esfuerzo emancipador latinoamericano, enfocado a la desestabilización del gobierno venezolano. En todo el continente se vieron multiplicados los recursos destinados a oxigenar a los sectores de la oligarquía criolla, entre los que destaca la que en Argentina pretende derrocar a la presidenta. Especial mención reclama la virulenta reanimación de la escuálida oposición cubana; entre huelgas de hambre y marchas de una veintena de mujeres vestidas de blanco, con los reflectores de la prensa internacional a su servicio, pretenden escalar la belicosidad contra el régimen de la revolución. Van a poner toda la carne en el asador para impedir la continuación del proyecto libertario brasileño. El hilo conductor de la política norteamericana en el continente pasa por el intento de recuperar el terreno perdido ante los movimientos populares de emancipación. Es tal la arremetida que muchos comienzan a añorar al majadero Bush.

El caso de México sólo es diferente en la forma. Aquí cuentan con un régimen totalmente plegado a sus intereses, a cuya fraudulenta toma del poder contribuyeron; la movilización popular no se distingue por un discurso antiyanqui o antiimperialista como los de la izquierda de antaño. El propio López Obrador se cuida de no ofender al poderoso vecino y se limita a pedirle que no abuse de la debilidad de Calderón; reclama cooperación y rechaza la injerencia. Lo que realmente les preocupa a los gringos es la tremenda incapacidad de Calderón para gobernar, lo que constituye una seria amenaza de que el pueblo organizado decida el cambio de régimen y, en consecuencia, se vean en peligro los intereses que impusieron al actualmente vigente. Vienen a apuntalar al inútil presidente espurio y a fortalecer el esquema de control militar de la disidencia. Hay algo que me dice que no se trata de un simple apoyo a Calderón: el asesinato de dos elementos cercanos al consulado yanqui en Ciudad Juárez detonó la arremetida de la señora Clinton; me recuerda la metodología de sus intervenciones agresivas: la detención de unos marines escandalosamente borrachos en una cantina de Tampico fue pretexto para el bloqueo de los puertos mexicanos del golfo; el hundimiento de dos barcos petroleros mexicanos, falsamente imputado a submarinos alemanes, forzó el rompimiento de la neutralidad en la segunda guerra mundial; así mismo el incendio de un barco gringo en La Habana sirvió de pretexto para la intervención yanqui en la guerra contra España y la imposición del dominio imperial en la isla; el siniestro de las Torres Gemelas del 11-S, “justificó” las guerras de invasión a Afganistán e Irak, y muchos otros ejemplos de la manera de actuar de los vecinos que ya ni se preocupan por dar verosimilitud a sus argumentos injerencistas.

Con tales antecedentes en mente, no puedo más que manifestar una gran preocupación y molestia por el rumbo que toman los acontecimientos. Nadie debe ignorar que la violencia que aquí padecemos se origina en Washington, no sólo por ser allá donde se consume la droga cuyo comercio la provoca, sino por las imposiciones de carácter económico que han provocado la descomposición del entramado social y la miseria. La historia ha comprobado que los intereses del imperio son diametralmente opuestos a los intereses de los mexicanos; sus recetas han sido veneno para nuestros afanes de progreso con justicia y bienestar. No se trata de nacionalismo trasnochado, como lo califica Castañeda, sino de una convicción vigente: sólo compete a los mexicanos la solución de los problemas de México; lo demás es pura demagogia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“Los mercados votaron por los Kirchner”

Marcelo Ramal (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

“Las superganancias que siguen haciendo las empresas” (Verbitsky)

Un economista de la privada Universidad Di Tella no anduvo con vueltas al referirse a la suba de los bonos argentinos en vísperas del nuevo canje de la deuda. “Los mercados votaron por los Kirchner” (La Nación, 23/3). Al explicarse, el profesor lo atribuyó a “la intención (de los Kirchner) de pagar la deuda a cualquier costo” (ídem).

La operación que acaba de anunciar Boudou, en Washington, involucra a quienes no aceptaron el canje de Kirchner-Lavagna en 2005. La oferta de los K les reconocerá entre el 35 y 40%, como mínimo. Pero si, como parece, también se pagan los intereses vencidos y las amortizaciones de los últimos años, el reconocimiento llegaría al 50%. Como los tenedores de los títulos los compraron a un máximo del 25% de su precio, el beneficio para los canjistas será de un 100%. Aunque el gobierno dice que, en esta oportunidad, las comisiones de la operación, en beneficio de los bancos que armaron el canje, serán pagadas por los acreedores, “en Wall Street se insiste en que ese pago está camuflado en la transacción” y que alcanzaría “la friolera de 110 millones” (Clarín, 19/3). Cavallo, Menem y compañía saludar! on el anuncio oficial. Para enfrentar la crisis fiscal, el nacionalismo “K” ha decidido apostar a una alianza con el capital financiero local e internacional.

El anuncio del canje reforzó la especulación con los títulos de la deuda argentina. Como el gobierno canjeará la deuda antigua con nuevas emisiones de estos bonos, la cuenta de la transacción sube en beneficio de los tenedores de la deuda. Los bancos locales, que son los mayores tenedores de estos bonos, fueron premiados con el alza de sus acciones. Este “clima” ha servido para que una mayoría de la patronal se alineara con los K. Días atrás, una reunión armada entre la Mesa de Enlace, la Unión Industrial y asociaciones de bancos para soldar un “gran frente empresario” terminó en un fracaso, cuando varios popes capitalistas rechazaron sellar ese acuerdo con un documento de tinte opositor. Un oficialista, Verbitsky, atribuyó el fracaso a que “la contradicción entre las superganancias que siguen haciendo sus empresas y el discurso incendiario (..) se torna difícil de sostener” (Página/12, 21/3). Esta interpretación de los hechos ilustra de qué lado de la trinchera se encuentra Verbitsky.

Un voto precario

Aunque el gobierno y los banqueros celebraron el nuevo canje, todavía queda mucho para satisfacer los reclamos del capital financiero. Los “mercados” reclaman el arreglo de la deuda con el Club de París. Varios observadores señalan que todo este trámite no significa que se vayan a producir inversiones extranjeras, porque para ello los K deberán “respetar los contratos” con los pulpos de los servicios; ‘normalizar’ el Indec y aplicar un ajuste para controlar la inflación. En resumen, o los K satisfacen estos reclamos o el canje habrá sido una entregada sin contrapartida.

Los K, por otra parte, se enfrentan con ese gigantesco maremoto que es la crisis mundial. En la misma reunión internacional en la que Boudou anunciaba el canje, el presidente del banco Central de México advirtía que la “posibilidad de que se corten abruptamente los flujos de capital está aumentando para todos (los países emergentes)” (La Nación, 23/3). En Argentina, ello ya se manifestó con una salida neta de capitales en los primeros meses. Uno de los bancos que coordinará el nuevo canje, el Barclays, anticipó que el 70% del superávit comercial del país –unos 10.000 millones de dólares– engrosará la fuga de capitales a lo largo de 2010; esto no computa la salida de divisas en concepto de remesas de utilidades y dividendos al exterior.

El “voto de los mercados” le ha dado a los Kirchner algunas horas de oxígeno en el Congreso – lo cual prueba el carácter de clase de los K, del Congreso y de la ‘política’ en general. No por eso la crisis política se detiene, ya que la llamada oposición (y muchos legisladores K) quiere ‘derramar’ los ‘beneficios’ del canje hacia sus provincias y los sectores que ella representa. La Presidenta ya avisó, fortalecida por el respaldo de Wall Street, que vetará cualquier ley en esa dirección. En definitiva, a los senadores ligados a los pooles de siembra o a los bancos no les resulta fácil enfrentarse al gobierno del “pago de la deuda a cualquier costo”.

Un voto aleccionador

Para la clase obrera y el movimiento popular, el canje de deuda y el “voto de los mercados” aportan un dato aleccionador. A los K les gusta sacudir las tribunas con el fantasma de Martínez de Hoz y Cavallo, pero viene a repetir, bajo el golpe de la crisis, las recetas de estos cipayos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

A 34 años del Golpe: Documento del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia

.
Documento del 24 de marzo de 2010

A treinta y cuatro años del golpe genocida, y en el año del Bicentenario, estamos en esta Plaza con las banderas en alto de una generación que dio su vida por conquistar una Argentina sin opresión, sin explotación, sin miseria.

Porque estamos aquí, comprometidos con esos mismos ideales, decimos muy fuerte:

30.000 COMPAÑEROS DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTE!!!

Nos convocamos hoy para repudiar el golpe genocida, para reafirmar nuestra histórica consigna: No a la impunidad de ayer y de hoy.

Compañeros y compañeras:

Repudiamos una vez más a la dictadura genocida que aniquiló a decenas de miles de compañeros, dirigentes y militantes obreros y populares. Repudiamos los campos de concentración, la cárcel, el exilio, el secuestro, la tortura, la desaparición y el asesinato, crímenes que comenzaron a ensayarse antes del golpe, en el Operativo Independencia en Tucumán y con el accionar de la Triple A y demás bandas fascistas en todo el país.

Repudiamos los vuelos de la muerte en que los secuestrados eran arrojados vivos al mar, la tortura a las embarazadas y el robo y la apropiación de sus hijos.

Repudiamos el modelo político-económico que la dictadura impuso: de enriquecimiento de unos pocos a costa del hambre de muchos, de mayor explotación y liquidación de conquistas de los trabajadores, de entrega, de destrucción de la industria nacional, de brutal endeudamiento externo, de cercenamiento absoluto de las libertades individuales y colectivas, de violación sistemática de todos los derechos.

Denunciamos al poder económico proimperialista, a los banqueros, las empresas y la oligarquía terrateniente que planificaron el golpe; a las patronales y dirigentes sindicales traidores que entregaron cuerpos de delegados como en Ingenio Ledesma, Mercedes Benz, Ford; a la mayoría de la cúpula de la Iglesia que los bendijo; al poder judicial que los amparó; a los políticos que los avalaron; y a los grandes medios de comunicación que les lavaron la cara a todos ellos.

El objetivo de la represión fue terminar con el amplísimo movimiento popular que se proponía transformaciones sociales de fondo en la Argentina. La dictadura buscó destruir las formas de organización de importantes sectores de los trabajadores y el pueblo: Cuerpos de Delegados, Centros de Estudiantes, organizaciones políticas, barriales, profesionales. Repudiamos la brutal represión, perfectamente planificada, racional y discriminada, que tiene un nombre preciso: genocidio.

Genocidio, así lo hemos llamado durante años, así debemos seguir gritándolo en las calles y así debemos lograr que se lo llame en todas las sentencias judiciales.

Genocidio que desde 1983 se pretendió ocultar detrás de la teoría de los dos demonios, para justificar apenas unos años más tarde, las infames leyes de Punto Final y Obediencia Debida de Alfonsín.

Los años del menemismo garantizaron aún más la impunidad de los represores con los indultos y profundizaron la desocupación, la miseria y el hambre para millones como producto de la entrega de los recursos naturales y del patrimonio nacional, y del remate de la industria.

Nuestro pueblo nunca dejó de luchar: la valiente ocupación de la plaza de Mayo por las Madres durante la dictadura, el reclamo persistente de los organismos de derechos humanos, el imprescindible testimonio de los ex detenidos-desaparecidos, la heroica resistencia de nuestro pueblo, las históricas huelgas, fueron trazando un camino que llegó hasta el multitudinario acto del 24 de marzo de 1996, a 20 años del golpe genocida, y a las inolvidables jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001, bisagra que abrió una nueva etapa en la historia de nuestro país.

Con todos estos años de lucha nuestro pueblo destruyó la teoría de los dos demonios, consiguió anular las leyes de impunidad y reabrir las causas contra los genocidas.

La realización de los juicios contra los genocidas es un triunfo histórico del pueblo argentino.

Al día de hoy 64 genocidas fueron condenados, otros tantos están siendo juzgados en todo el país, y 634 más ya están procesados.

Todos los que estamos en esta Plaza, los miles y miles de compañeros que venimos luchando por Memoria, Verdad y Justicia, sabemos que este triunfo es producto de la lucha de nuestro pueblo durante más de treinta años contra la impunidad.

Pero es imprescindible señalar:

- que el 10% de los genocidas juzgados fueron absueltos de culpa y cargo

- que 39 represores se encuentran prófugos desde hace años

- que todos los condenados y todos los procesados lo están por un número de víctimas mucho menor al que les corresponde

- que continúan existiendo cárceles de lujo, y que muchos de los procesados están en libertad o gozan de prisión domiciliaria

Pero sobre todo, y con mucha bronca, seguimos denunciando que a casi 7 años de anuladas las leyes de impunidad, la cantidad de procesados es igual a la cantidad de campos de concentración que existieron en nuestro país.

Casi 7 años, apenas 1 represor por campo.

Y es importante que denunciemos una vez más cuáles son los motivos de esta situación.

Por un lado, cientos de causas están literalmente paralizadas –en particular en el interior del país- debido a que muchísimos jueces y fiscales provienen de la dictadura o son cómplices, amigos, socios o familiares de los genocidas y no quieren ni juzgarlos ni condenarlos. Nada hace el Gobierno ni sus legisladores para modificar esta situación.

Por otra parte, aún los jueces y fiscales que pregonan su voluntad de hacer justicia, sólo acusan a un puñado de represores en cada causa, aquellos que integraban la cadena de mandos, a los emblemáticos o a los pocos que fueron reconocidos por los sobrevivientes a pesar de las vendas en sus ojos. Ni una palabra dicen de todos aquellos que estuvieron destinados en las dependencias oficiales donde funcionaron campos de concentración y que eran quienes golpeaban, vejaban y torturaban.

Nada hace el Gobierno para modificar esta situación.

Tampoco la Secretaría de DDHH aporta a las causas los listados de personal de esos centros que tiene el Estado en sus archivos, ni impulsa el procesamiento de todos, ni denuncia a los fiscales y jueces que demoran las causas.

Nada hace el Gobierno para modificar esta situación.

La reciente publicidad de los nombres de cerca 5500 agentes de inteligencia del Batallón 601 y de la Fuerza Aérea es también un triunfo de nuestra lucha, y prueba que los archivos de la represión, como siempre hemos denunciado, realmente existen y confirma que aún hoy hay agentes que siguen activos infiltrando las organizaciones populares.

Pero con nombres no alcanza! Exigimos que se entregue a la justicia el legajo de cada uno de los represores, y la apertura de todos los demás archivos!

Los hijos de nuestros compañeros, secuestrados con ellos o nacidos en cautiverio y apropiados por los represores y sus cómplices, son otra prueba de que con discursos no alcanza. Más de 400 jóvenes siguen viviendo con su identidad cambiada, desaparecida. La política oficial solo impulsa que quienes duden de sus orígenes, se hagan una prueba genética. Una vez más las víctimas deben hacerse cargo de lo que es responsabilidad del Estado.

Con discursos no alcanza! Y hay un nombre, hoy símbolo, que grita la impunidad de ayer y de hoy en carne viva: Julio López.

A 3 años y medio, ni un solo imputado por su secuestro y desaparición.

A 3 años y medio, sólo encubrimiento y complicidad.

Desarmar la impunidad, construida prolijamente durante años, desarmar el aparato represivo de la dictadura, requiere de mucho más que discursos, requiere de una decisión política que el Gobierno no tiene.

Exigimos

Cárcel común ya a todos los genocidas!

Restitución de la identidad a los jóvenes apropiados

Aparición con vida de Julio López

Compañeros y compañeras,

En todos estos años supimos unir el reclamo de juicio y castigo a los genocidas de ayer con la exigencia de terminar con la impunidad de hoy; con nuestra lucha logramos instalar esta fecha, 24 de marzo, como fecha simbólica de demanda de la plena vigencia de derechos entendidos como una totalidad: libertad, trabajo, vivienda, educación, salud y justicia.

El Gobierno que se autoproclama “defensor de los DD.HH” utiliza una bandera tan cara a nuestro pueblo para enmascarar la impunidad mientras reprime y usa patotas contra los luchadores populares. Denunciamos también la política represiva de Macri y su última adquisición, la picana portátil la policía metropolitana. Exigimos la disolución de esta nefasta institución. Scioli mientras hace campañas para bajar la edad de imputabilidad permite el funcionamiento impune de la policía bonaerense que cada día suma más casos de gatillo fácil.

Por su parte los opositores Duhalde, Carrió y Cobos no sólo no se pronuncian contra la impunidad de los genocidas sino que llaman a la reconciliación.

El gobierno avanza día a día en la judicialización y criminalización de toda protesta y usa a los mismos jueces y fiscales a los que nunca les alcanzan las pruebas contra los genocidas, a los mismos que no las encuentran contra los asesinos de Carlos Fuentealba, de Lázaro Duarte y de tantos otros compañeros, pero que son más rápidos que la luz para procesar a los que luchan. Con la lucha hemos logrado la absolución de obreros ferroviarios, estudiantes y trabajadores desocupados. Repudiamos la reciente condena de Juan Carlos Beica por denunciar la agresión del Estado de Israel contra el pueblo palestino.

Hoy son más de 4.000 los compañeros con causas abiertas y juicios en marcha. Y de cada conflicto abierto surgen nuevos procesados.

Sigue en pie la llamada “Ley Antiterrorista”, herramienta para reprimir al pueblo y sus organizaciones exigida por el gobierno norteamericano.

Por otra parte:

- el gatillo fácil sigue cobrándose la vida de miles de jóvenes de los sectores más desposeídos, y se profundiza la criminalización de la pobreza;

- Luciano Arruga lleva más de un año desaparecido, y los responsables continúan impunes;

- las muertes en las comisarías y las cárceles son moneda corriente;

- en los secuestros extorsivos, en los crímenes del narcotráfico, en la trata de personas, y en la mayoría de los delitos más violentos, siempre están involucrados miembros de las fuerzas represivas, y tras bambalinas actúan los sectores que hacen negocios en complicidad con el poder;

- La “Gallega” Germano sigue privada del derecho de salidas.

- Romina Tejerina sigue presa después de 7 años y 2 mujeres humildes mueren por día por abortos clandestinos.

Denunciamos el encubrimiento de los diferentes gobiernos a las fuerzas de seguridad que participaron en la masacre impune de la AMIA, y que siguen cerrados los archivos secretos del Estado para evitar una investigación independiente. Permanecen impunes los responsables políticos de la masacre de Cromagnon que costó la vida de 194 jóvenes, muertos por la corrupción de empresarios y funcionarios públicos.

Por todo esto, exigimos:

No a la criminalización de las luchas!

Amnistía o desprocesamiento a los luchadores populares!!

Basta de gatillo fácil!

Aparición con vida de Luciano Arruga!!

Este año, se disparó la inflación que aumenta día a día las penurias de nuestro pueblo.

Salarios depreciados, tarifazos, despidos y suspensiones, son consecuencia de la política que el gobierno y las grandes patronales imponen para descargar la crisis sobre los trabajadores y el pueblo, sin tocar a los verdaderos responsables, que se enriquecieron durante todos estos años. La desocupación y la miseria vuelven a crecer violentamente.

El precio de la canasta familiar se aleja cada vez más de las posibilidades de la mayoría de los trabajadores.

Los más amplios sectores de nuestro pueblo responden con la lucha y con nuevas formas democráticas de organización. Durante el último año, los trabajadores ocupados y desocupados fueron los protagonistas principales.

Los trabajadores de Kraft–Terrabussi que enfrentaron a la empresa monopólica yanqui y que concitaron la solidaridad en todo el país, reafirmaron el camino de defensa de sus derechos y de recuperar conquistas históricas perdidas en los últimos años.

De la mano de los triunfos logrados en la lucha contra la impunidad, un profundo proceso de recomposición se viene gestando en el movimiento obrero. Miles de trabajadores en todo el país están dando un paso adelante, se organizan, luchan por salarios dignos y en defensa de los puestos de trabajo, enfrentan a los dirigentes sindicales traidores, para recuperar cuerpos de delegados y darse formas de organización democráticas. Los trabajadores de subterráneos de Bs As conquistaron en el marco de su lucha nuevas formas de organización que hoy se expresan en un sindicato.

El movimiento de trabajadores desocupados sigue en la calle exigiendo trabajo genuino para todos sin clientelismo.

Los obreros rurales pelean por salarios y por la liquidación del régimen de trabajo agrario de la dictadura, los pueblos originarios por la tierra, los campesinos para no ser expulsados de sus tierras.

La lucha de los jóvenes crece día a día, y los estudiantes se movilizan por mayor presupuesto y en defensa de la educación.

Se han puesto de pie los docentes, los trabajadores estatales para enfrentar la política de destrucción de la salud y la educación pública.

En la Ciudad de Buenos Aires, en particular, los trabajadores de la salud y la educación junto con los estudiantes y movimientos barriales enfrentan todos los días la política fascista de Macri que se propone liquidar conquistas económicas, sociales y democráticas de nuestro pueblo.

Para frenar el proceso de avance de las luchas, el gobierno de los Kirchner reprime no sólo con las fuerzas de seguridad, sino que sigue usando su 'marca registrada': las patotas mandadas por las patronales y los dirigentes sindicales amigos del Gobierno, como en el caso de subterráneos de Bs As.

Por eso decimos:

Basta de inflación, despidos y patotas!

Aumento de salarios acorde a la canasta familiar!

Trabajo genuino para todos sin clientelismos!

Reinvindicamos y apoyamos todas las luchas de los trabajadores ocupados y desocupados!

El gobierno, en vez de usar las reservas para resolver las necesidades urgentes de nuestro pueblo, las destina para pagar la ilegítima y fraudulenta deuda externa, contraída por la dictadura y aumentada por todos los gobiernos posteriores.

El gobierno y la oposición de derecha disputan, pero todos acuerdan en pagarla.

En el mismo sentido, los Kirchner siguen entregando el petróleo, el gas, la minería y demás recursos naturales, a los monopolios imperialistas y a sus amigos y testaferros.

La lucha del pueblo de Andalgalá desenmascara esta política.

El gobierno miente porque:

Llama desendeudamiento al pago de la deuda externa a costa del hambre nuestro pueblo.

A la inflación la denomina simple reacomodamiento de precios.

Y a la brutal entrega de nuestros recursos naturales, la traduce como inversión para incrementar el círculo virtuoso de la economía

Exigimos:

No al pago de la deuda externa!

No al saqueo de los recursos naturales!

Fondos inmediatos para vivienda, trabajo, salud, educación!

Reafirmamos:

Fuera ingleses de nuestras Malvinas.

Exigimos al gobierno que deje de negociar con las petroleras inglesas expoliadoras.

Nuestra lucha es parte de un torrente, una tempestad de puebladas y rebeliones que recorre América Latina. Los pueblos se han puesto de pie a lo largo de todo el continente en defensa de sus derechos, por la libertad y contra el imperialismo.

Repudiamos el golpe en Honduras y denunciamos las elecciones truchas.

Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo de Haití y exigimos el retiro inmediato de todas las tropas de ocupación.

Nos solidarizamos con el pueblo chileno, y repudiamos la militarización del país.

Honrando la histórica hermandad latinoamericana decimos:

Fuera el imperialismo de América Latina!

Compañeros:

Nuestro pueblo sigue luchando en defensa de sus derechos. Cada día son más los que se movilizan y cada conquista estimula nuevos reclamos. Cada injusticia, cada derecho violado genera una respuesta popular.

Ante nuestros 30.000 detenidos-desaparecidos nos comprometemos a seguir dando nuestro Presente en la lucha hasta conseguir que sus sueños se hagan realidad, una Argentina liberada de la opresión imperialista y de la explotación.

En ese camino, sorteando todos los embates, estuvimos, estamos y estaremos cada 24 de marzo en esta Plaza.

Por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

30.000 compañeros detenidos desaparecidos Presentes!!!!!!

ENCUENTRO MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Otro 24 de marzo… lejos de los sueños de los 30.000

PCT

Llega otro aniversario más de aquél 24 de marzo nefasto para la memoria de todos los argentinos. Y muy a pesar del feriado y del discurso oficialista “reivindicando” la lucha de los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos, lo cierto es que los objetivos por los que ellos lucharon están bien lejos de las pretensiones del matrimonio presidencial. Flaco homenaje se les tributa desde los ámbitos del oficialismo, cuando utilizan su memoria para poder implementar políticas que están en las antípodas de los sueños de aquellos compañeros.

Para colmo de males, adoptando una vez más una postura patoteril, el gobierno ahora quiere “copar” la Plaza que desde hace años convoca a las organizaciones de derechos humanos junto con movimientos sociales, agrupaciones gremiales antiburocráticas y partidos políticos de izquierda, en otro alarde más de prepotencia y desprecio por los verdaderos valores de quienes lucharon por un mundo mejor al que estos ruines están ayudando a construir.

A cada paso que da el kirchnerismo se le hace aún más difícil sostener su modelo basado en la hipocresía y el engaño al pueblo argentino. Se muestra tal como surgió: del doble discurso, bajo una fachada nacionalista y “progresista” que logró tranquilizar el complicado clima social originado en diciembre del 2001. Después del histórico: ¡que se vayan todos!, hoy gobiernan los mismos que contribuyeron al saqueo del patrimonio del pueblo. La vergonzosa mentira del gobierno está cada vez más lejos de lo que se pueda llegar a entender por progresismo y de la realidad de las mayorías populares. Es que se hace complicado mantener un discurso que supuestamente se dirige a favor de los trabajadores y contra la oligarquía y la dependencia, cuando aumentan la desocupación, la marginación y el salario pierde poder adquisitivo de un día para el otro. Más difícil se le hace si pone a cargo de la Coordinación Global del Canje de la Deuda Externa, nada más y nada menos, que al banco inglés Barclays, casualmente el principal accionista institucional de la empresa Desire Petroleum, encargada de la explotación petrolera en las Islas Malvinas. Esto podría adornarse un poco más con las lamentables declaraciones del Ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien afirmó recientemente que "vamos a honrar las deudas de la Argentina”. Está demostrado, una vez más, que el oficialismo no tiene la más mínima intención de defender la soberanía nacional.

Siguiendo a rajatabla un mecanismo instalado principalmente a partir del 24 de marzo de 1976, el kirchnerismo está empeñado en seguir pagando la deuda externa, una de las mayores estafas que sufre nuestro pueblo. En torno a esto, el debate impuesto desde la dictadura mediática se limitó a discutir entre la legitimidad (¡vaya paradoja!) del DNU que exige la conformación del fondo del Bicentenario (para el pago de la deuda odiosa), o la necesidad de que el Congreso revea el presupuesto 2010 (bajo el mismo objetivo); está más que claro que ambas posiciones, tanto la oficialista como la de la oposición de derecha, no escapan a una misma afirmación: la deuda hay que pagarla… claro está, a costa del sufrimiento del pueblo, de miseria y hambre. Desde la derecha más rancia como la disfrazada de progre, coinciden en legitimarla y en la inmoralidad de pagar religiosamente a los grandes usureros internacionales. En este sentido la administración “nacional y popular” es la que más deuda pagó en la historia de nuestro país -40.000 millones de dólares- y pretende seguir haciéndolo. Como si fuera poco, ya desde el año pasado viene gestionando a través de su Ministro de Economía Boudou la “reconciliación” con el Fondo Monetario Internacional. Es que mientras Argentina esté inserta en la globalización económica del imperialismo va a ser un país subdesarrollado, y por lo tanto dependiente del financiamiento externo.

El kirchnerismo busca ahora frenar el crecimiento del desempleo subsidiando a las empresas privadas, atrayendo capitales sin condicionamientos y con el impulso de las cooperativas del Estado. Éstas, además de reforzar el poder local de los intendentes en sus municipios (que manejan directamente la gran mayoría de los puestos de trabajo, dejando los menos para las organizaciones no afines al gobierno) evidencian las clásicas prácticas clientelares a las que el peronismo nos tiene tristemente acostumbrados, a través de punteros barriales quienes no dudan en cobrar un porcentaje de los planes, favoreciéndose y aprovechándose de la necesidad de los sectores más marginados de la sociedad. A esto hay que sumarle el galopante incremento de los precios que no se ve acompañado de un aumento significativo de los salarios, golpeando duramente el bolsillo de los trabajadores argentinos. En este sentido la asignación universal por hijo tiene cada vez menos valor real.

Es que el hecho de que el Estado tome alguna intervención en la economía no supone medidas que tiendan a generar una mayor equidad social, a saber: la nacionalización de los fondos jubilatorios (utilizados hoy para subvencionar empresas locales y multinacionales); la controversial Ley de Medios, que más que democratizar busca modificar un monopolio por otro afín al oficialismo (claro, sin olvidar que fue este gobierno el que prorrogó las licencias a los oligopolios de medios que hoy se critican y que fue el mismo Néstor Kirchner, en el 2007, quien permitió al grupo Clarín la fusión entre Multicanal y Cablevisión).

El deterioro y debilitamiento del kirchnerismo es verdaderamente notable. Sus contradictorias medidas supuestamente “populares”, la corrupción, el enriquecimiento de la pareja presidencial y el consecuente empeoramiento del nivel de vida de la clase trabajadora, está dando lugar al crecimiento de una oposición de derecha explícita, sin el disfraz “progre” del oficialismo que, al fin de cuentas, son aliados en sostener, como sea, este sistema de explotación. Es esa derecha más rancia que no espera un segundo en reaccionar frente a una mínima intervención del Estado, caracterizándolo como “chavismo” o autoritarismo. Es la que se expresa constantemente a través de los medios masivos de comunicación, agitando el tema de la inseguridad, el “caos” por los cortes en las calles y la necesidad de aumentar las medidas represivas. Es la misma que plantea que “hay que abrirse al mundo” o que “el Estado no sabe administrar”, proponiendo como alternativas a Duhalde, Reutemman, Macri, De Narváez, Carrió, Cobos…todos ellos responsables de la injusta realidad que hoy vivimos.

Un poco más a la sombra aparecen los representantes de la “centroizquierda”. Su mismo nombre es una hábil y confusa terminología para esconder su verdadera denominación: socialdemocracia. Éste es el otro combate ideológico importante a llevar a cabo, contra las ideas reformistas, que intentan cambiar algo para que todo siga igual. Definitivamente afirmamos que no hay terceras vías, ni siquiera de “centroizquierda”: o es la solución proletaria (la de las mayorías populares), o lo es la burguesa (que, como hasta ahora, se da a costa de miseria, explotación y dependencia económica).

Pero aún dentro de este escenario político y por fuera de lo que las corporaciones mediáticas pretenden mostrar, vemos también cómo dentro del campo popular se destacan las luchas obreras y sociales: a pesar de que la “Santisima Trinidad” (Estado-patronal-burocracia sindical) intenta poner freno a los reclamos de los trabajadores, las luchas se imponen y avanzan, tal como lo hemos visto en la ex-Terrabusi, subterráneos, metalúrgicos, docentes, estatales, etc.. Pese a los sectarismos, es la izquierda quien está al pie del cañón en cada uno de estos conflictos en nuestro país.

Pero bien creemos que sólo la espontaneidad popular ante determinados acontecimientos, no bastará para cambiar radicalmente esta realidad capitalista. Para terminar definitivamente con estos conflictos, es necesario e imprescindible crear, aportar a una fuerte alternativa unitaria, obrera y popular. Para ello sostenemos firmemente que sin la unidad de quienes nos consideramos revolucionarios, ello será imposible.

Para modificar la desfavorable relación de fuerzas y avanzar en un proceso hacia transformaciones profundas y revolucionarias, la batalla contra un enemigo tan poderoso no la puede librar, en las condiciones actuales, un solo partido político, por más importante que sea. Por eso un frente de fuerzas antiimperialista y anticapitalista es el otro instrumento imprescindible a edificar, acompañado por una sólida base de masas, con organizaciones de base en asambleas barriales, en fábricas, sindicatos antiburocráticos y combativos, centros estudiantiles, culturales, campesinado pobre, etc.

Sería nuestro mejor homenaje para nuestros 30.000 hermanos, compañeros de luchas y de sueños, que en este nuevo 24 de marzo querrían estar disfrutando de la sociedad por la que pelearon y dieron su irremplazables vidas, una muy distinta a la que hoy está construyendo el peronismo kirchnerista: una donde reine la igualdad y no exista la explotación del hombre por el hombre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

24 de marzo

Carlos del Frade (APE)

Defender la empresa y la propiedad privada es el primer deber- dijo el general Ramón Genaro Díaz Bessone, ministro de Planeamiento de la dictadura, en octubre de 1977, en los salones de la Bolsa de Comercio de Rosario, mientras los dueños de casi todas las cosas aplaudían la declaración pública del ADN del golpe del 24 de marzo de un año antes.

Nada de patria ni heroísmo: empresa y propiedad privada era el primer deber de los herederos de San Martín aquel que juró jamás desenvainar su espada para derramar sangre de hermanos.

Para lograr aquel “primer deber”, las fuerzas armadas y de seguridad, títeres macabros del poder económico, los verdaderos titiriteros; desaparecieron 30 mil personas en la Argentina. La mayoría de ellos -en casi un ochenta por ciento- trabajadores; la mayoría de ellos -en casi un setenta por ciento- jóvenes menores de treinta años. Las cifras son claras. Mataron para robar. Aniquilaron para construir una sociedad obediente que no discutiera los deseos de la empresa y la propiedad privada. Sangre y dinero, la síntesis del sistema.

Y una cifra más: entre 1975 y 1983, la deuda externa aumentó en 35 mil millones de dólares. Si se cruzan esos números con la cantidad de desaparecidos, aparece una revelación: por cada luminosa vida de una joven, de un joven trabajador con ideas revolucionarias, los proveedores de la muerte le dejaron una factura a la sociedad argentina de más de un millón de dólares por cada una de esas existencias solidarias y comprometidas. Mataron para robar.

Pero, ¿cómo eran aquellos pibes, aquellas muchachas?

Soñaban que en la tierra hecha de pan, trigo, carne y riquezas no haya una sola familia que no decidiera el futuro mejor para sus hijos; creían que todos tenían derecho a ser felices porque, según decía aquel desesperado revolucionario de dos siglos atrás, Manuel Belgrano, la revolución y la política sirven para ser felices. Para que la felicidad no sea la propiedad privada de unos pocos.

El cronista sabe que una pareja de adolescentes, ella de quince años y él de diecisiete, antes de ser ejecutado, produce una postal que se repitió en decenas de los casi cuatrocientos centros clandestinos de detención que afloraron durante la noche carnívora. Ella le pide una canción de amor de despedida y él, entonces, elige cantar el himno nacional. Durante dos horas canta y canta aquello de vivir con gloria después de haber logrado que en el trono de la vida cotidiana esté la noble igualdad. Y es su canción de amor para la compañera y para los demás.

Y la memoria del periodista también sabe que una maestra que enseñaba a leer y escribir, a sumar y restar a los hijos de los mensúes en un paraje correntino es salvajemente estragada por sus cancerberos pero siete años después, cuando le dicen que se vaya, ella, la maestra que formaba parte de aquella generación de jóvenes trabajadores con ideas revolucionarias, ella decide volver a los montes para que las hijas y los hijos de los condenados de la tierra no sean engañados por ningún patrón.

Y también sabe que muchas mujeres parieron mientras les apuntaban con fusiles y que supieron que la osadía del sol al colarse por un hueco de una ventana de una sucia pieza iluminando el cuerpito de su hija era el principio de una victoria que parecía lejana.

Treinta y cuatro años después, esos miles y miles de sueños colectivos inconclusos están en las necesidades de las mayorías argentinas.

Porque el primer deber es ser felices en un país con justicia y democracia en serio.

Porque ellos están ahí, en el interior de cada una de las urgencias cotidianas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Por ayer y por hoy, la lucha continúa…

Prof. Juan Carlos Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

Un año más desde aquella noche fatídica en la cual comenzó la mayor tragedia argentina del siglo XX, cuyas consecuencias padecemos aún hoy en nuestro país. Pero también otro año más de continuidad democrática de las bases económicas y sociales de aquella dictadura, o de lo que algunos adjetivan como cívico – militar, a pesar de los tibios avances que ha efectuado el kirchnerismo desde el 2003 a la actualidad.

A pesar de los juicios por la Verdad, motorizados por la militancia de Derechos Humanos, por los sobrevivientes y por los familiares de los desaparecidos, solamente tenemos una pequeña parte de lo que aconteció en el período 1976 – 1983. La reciente difusión de la lista de los integrantes del Batallón 601 de Inteligencia nos revela que muchos datos están ocultos dentro de los pliegues del Estado, al igual que muchos colaboracionistas civiles y militares del régimen de facto.

No basta con saber la cantidad de Centros Clandestinos de Detención o algunos de los procedimientos con los cuales se violaron los Derechos Humanos de miles de personas, pues todavía falta esclarecer el rol de muchas y de muchos que participaron de la represión ilegal como también el destino de nuestros seres queridos.

Por ese ayer, la lucha continúa y debe continuar. Y no son pobres ancianos, los genocidas que hoy gozan de una prisión domiciliaria o que se encuentran en una celda con comodidades que, con seguridad, no tienen los presos comunes en nuestras cárceles. Todavía conservan el instinto asesino que transmiten a sus seguidores fuera de su lugar de encierro. Jorge Julio López, quien continúa desaparecido en democracia, es el mejor ejemplo de este accionar de los nostálgicos del pasado.

Parafraseando a Serrat, “entre estos tipos y yo hay algo personal” que seguramente todas y todos compartimos. Sabemos de sus bravuconadas ante un tribunal; de su negación, ante la verdad irrefutable de los testimonios de los sobrevivientes y de los familiares de nuestras compañeras y compañeros; de su contínua defensa de su accionar, rayana en la apología del delito, en el pensamiento de haber actuado como si estuviesen en una guerra y de afirmar que lo volverían a hacer si fuese necesario.

No son pobres y simples ancianitos. Son genocidas, a pesar de los laberintos jurídicos tendientes a consolidar la impunidad de unos cuantos que debiesen estar encerrados en una jaula, como bien expresa la canción de la película “Tango Feroz”.

La mejor evidencia son los juicios que se vienen sustanciando en todo el país; salvo en la Provincia de Mendoza, donde todavía la justicia continúa haciendo oídos sordos a los reclamos por el juzgamiento de los personeros de la muerte.

Por ese pasado, seguimos la lucha hasta que sean condenados a permanecer en una cárcel común, sin privilegios ni prebendas.

Sin embargo, el ayer llegó al presente. De la mano de los que aún permanecen en las fuerzas de seguridad para reprimir al pueblo. De los que ayer eran, tal vez, simples aspirantes o meros agentes u oficiales y hoy están en jerarquías medias y superiores continuando con las viejas metodologías represivas.

De la mano de normas jurídicas, como los Códigos de Faltas, las policías provinciales continúan la represión sistemática contra los jóvenes y los pobres. El mejor ejemplo lo tenemos en la Provincia de Córdoba. Lo podemos ver en Villa María, en San Francisco y en Alta Gracia, entre otras ciudades y pueblos cordobeses.

La APDH de La Matanza viene denunciando la utilización de menores por parte de la Bonaerense para la comisión de delitos. Ello no ha sido esclarecido y probablemente permanezca en la oscuridad judicial, la misma que impide saber lo que pasó con Luciano Arruga, actualmente desaparecido.

Correpi viene denunciando sistemáticamente la represión ilegal, el gatillo fácil contra nuestros jóvenes y no tanto… El archivo de casos del año pasado nos habla de 20 muertes por día, en democracia…

El pasado no está tan lejos… Resulta evidente que la represión es funcional al sistema para detener la justa y necesaria protesta social ante una política socio – económica destinada a esas minorías que, en su momento, apoyaron el golpe del ‘ 76 y hoy apoyan las maniobras destituyentes, buscando otra forma de romper el orden constitucional.

Por eso también, la lucha continúa en este presente, problemático y febril, donde los Derechos Humanos son una cáscara vacía, cuando ellos son vulnerados sistemáticamente cada vez que un chico se muere de hambre, que una persona con discapacidad se muere por no tener un remedio a tiempo o que los pueblos originarios son violentados por aquellos que pretenden usurpar sus tierras ancestrales.

A pesar de una asignación universal por hijo, objetivo loable pero que no alcanza frente a la gran cantidad de niños que aún siguen buscando el alimento en la tierra, como ocurre en el Chaco y en otras provincias argentinas y así, el hambre campea libremente en el país de las vacas y del trigo.

A pesar de la enorme cantidad de pensiones asistenciales otorgadas, sus beneficiarios cada vez que deben acudir al PROFE (Programa Federal de Salud) se encuentran con la falta de autorización de su medicación. Eternas prórrogas que, a veces, pueden provocar la muerte. Lo mismo pasa con las Obras Sociales Sindicales. Y podemos hablar de infinidad de estos casos, los cuales no son visibilizados informativamente y que, rara vez, llegan a la justicia… Claro, los pobres no pueden pagar un abogado…

La propiedad de la tierra ha cobrado víctimas en los pueblos originarios, como el asesinato de Javier Chocobar en Tucumán. Sin contar con las acciones violentas de los terratenientes; con la complicidad judicial y policial, en Santiago del Estero, Chaco y Formosa, que también lesionaron derechos fundamentales de los pueblos originarios.

Por eso hoy la lucha continúa… Las bases económicas y sociales establecidas por Martínez de Hoz, en abril de 1976 y continuadas sistemáticamente en democracia, están al amparo de esa impunidad que también rodea al pasado reciente de nuestro país.

Mientras esos cimientos continúen en pié, no habrá Derechos Humanos en la Argentina en su total dimensión.

El pasado construyó este presente, la lucha logró destruir ciertas paredes impensadas como la Ley de Obediencia Debida y Punto Final.

Hoy más que nunca, por la memoria de nuestros 30.000 compañeros y compañeras, la lucha debe seguir para hacer realidad sus sueños e ilusiones, los mismos que nos llevan a afirmar que no nos han vencido…

Estamos aquí, firmes junto al pueblo, en la trinchera de la vida para terminar con la tragedia neoliberal que nunca se fué y que, cada tanto, se recicla con nuevos ropajes hasta mostrar la hilacha…

¡30.000 detenidos desaparecidos! ¡Presente!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las preguntas de Baradero

Silvana Melo (APE)

Acaso sean primero las preguntas. Para tratar de comprender son imprescindibles las preguntas. De respuestas contundentes, sabiondas, arbitrarias, está el hastío superando las cabezas. Y confundiéndolo todo, para que la verdad vuelva a quedar en la piecita de atrás, bien escondida para los que le temen y la combaten.

¿Alguien escribió para este país el destino de la inmolación joven? ¿Es la muerte de los chicos lo que golpea conciencia en los demás, como una estaca en el hombro? ¿Qué es lo quemaba la rebelión popular de Baradero cuando encendía la Municipalidad y el Concejo Deliberante? ¿Qué quiso olvidar la rebelión popular de Baradero cuando incendió el Registro Civil y todas las actas y certezas de quiénes nacen y quiénes mueren en el pueblo? ¿Qué es lo que quiere volver a empezar? ¿Es Baradero un fenómeno de ciudad pequeña del interior, improyectable hacia el centro? ¿O es una pequeña sinopsis de la reacción por la impasibilidad de las instituciones del Estado ante los dramas de la gente? ¿Pintan su aldea los apenas 30 mil habitantes baraderenses para advertir a quienes se dignen a escuchar que pueden ser universales?

Todo parece empezar, si uno se para en una esquina cualquiera de la historia, en una fiesta de la que se van Giuliana Giménez y Miguel Portugal, los dos de apenitas 16 años, convencidos de que la vida es eterna hasta el final, como lo creen todos los que tienen 16 años y se acaban de volver a enamorar en esas horas. Se suben a la Gilera de Miguel y salen al aire fresco de las seis de la mañana. Sin casco porque el casco ataja esa brisa universal, habrán sentido. Creídos de que la muerte es una vieja lejana y ellos ángeles inaccesibles. La represiva y absurda política de tránsito impuesta por las autoridades largó a las calles a inspectores como perros feroces a perseguir a los pibes infractores que no llevaban casco. Dice el propio padre de Miguel –que fue inspector de esta cuadrilla- que les ordenaban abrir las puertas de las camionetas cuando pasaban los chicos para que se cayeran de las motos. Aunque la reacción haya cometido la tontería de incendiar la camioneta y quemar con ella cualquier rastro de la verdad, hay testigos que aseguran haber visto el volantazo para detener a Miguel y Giuliana. Otros dicen lo contrario. Pero en del imaginario popular jamás nadie podrá quitar la acidez en el alma con que golpea la arbitrariedad.

La verdad más atroz es que hay dos pibes muertos. Muertos cuando segundos antes creían que la vida sería eterna. Hasta el final. Pero el final en estas tierras suele ser ferozmente próximo.

Y la arbitrariedad es hermana y cómplice de un Estado amnésico, indiferente, falto de respuestas, autista. De un poder político que va engordando una deuda interna que, ya como una decisión sistémica, no va a atacarse. De una Justicia que nunca da respuestas a las víctimas, de un sistema que abandona hasta la desesperación y hasta la muerte. Cuando la arbitrariedad aparece, donde aparezca, en cualquiera de sus mutaciones proteicas, puede sobrevolar por las extensas alfombras de la resignación y la indiferencia. O puede encender una llama. Una pequeña llamita en un tiempo combustible. Y el incendio aparece, donde menos se lo espera. En una población tranquila, de 30 mil habitantes, cuyos dirigentes sólo atinan a negar que los que atacaron el símbolo de las instituciones fueran de ahí –no es muy posible organizar una banda de infiltrados un domingo a las 8 de la mañana ante algo que nadie sabía que iba a ocurrir-, porque lo malo siempre viene de afuera y nunca pertenece a un espacio pequeño donde “nos conocemos todos”.

Cuando los baraderenses encendían –o miraban cómo encendían- la Municipalidad y el Concejo Deliberante, acaso estaban poniéndole fuego –o mirando ponerle fuego- a tanto olvido para que se desolvide. A tanto abandono para que se desabandone. A tanta injusticia para que se justicie. Estaban, tal vez, enfrentando a los símbolos del Poder. A los arquetipos del Poder que puede para algunos y despuede para las mayorías. Del Poder que mira su propio ombligo y se olvida de los vulnerables y de los pibes y de la muerte temprana que termina siendo principio de cambio amargamente necrófilo.

Cuando los baraderenses encendían –o miraban cómo encendían- el Registro Civil, acaso quisieron sacarse de encima la memoria y las certezas, como para empezar de nuevo quién sabe cómo. En un país donde todos los nuevos son siempre los mismos y nadie termina de irse jamás.

Tal vez no haya mucho más que acasos y preguntas. Que son mejores que las respuestas pétreas y cuadradas e inmodificables.

Tal vez la mayor certeza es que Baradero es una fotografía alertante y soberbia que no mirará quien se niegue a hacerlo. Que no es una imagen aislada sino parte de una película que demasiados deciden ignorar que se está rodando en el abajo, tierra a tierra, piel a piel, desconsuelo a desconsuelo. Y cuyo punto final puede poner en pie, con manos y piernas nuestras, un país que sea otro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: Abren una causa judicial por la golpiza a un detenido en una comisaría de Bella Vista

PRIMERA FUENTE

Luego que difundiéramos el viernes un video que reflejaba la terrible golpiza a un detenido en una comisaría de Bella Vista –hecho que aparentemente fue registrado por un efectivo policial a través de un celular- se abrió una causa penal en la Justicia Provincial. Las explicaciones desde la cúpula policial.

El propio subjefe de Policía, Nicolás Barrera, confirmó la apertura de la causa judicial, hoy en manos de la Fiscalía IX de Instrucción, a cargo de María de las Mercedes Carrizo.

La causa, según se informó, fue promovida hace una semana por la propia madre del detenido que recibió el violento castigo por parte de otro compañero de celda. Se presume que el destino del botín de un supuesto robo habría sido la causa de la feroz golpiza.

Consultado por este portal de noticias, el comisario de la Unidad Regional Este, Luis Soria, confirmó que en el seno de la fuerza se seguridad se inició una causa administrativa contra un efectivo –no quiso identificarlo- responsable del hecho.

“Lamentablemente no estamos autorizados a dar ningún tipo de precisión por cuestiones legales debido a la apertura de una causa judicial”, se excusó Soria.

El viernes pasado este medio publicó este video encontrado en el sitio You Tube. Dos días después, la grabación –registrada en febrero- fue levantada de la red.

Bajo la identificación de “sergiopelpa”, el usuario que subió este video el jueves pasado, denunció que el responsable de esta paliza se llama Exequiel Mendoza, alias “Checho”, un detenido que, bajo las supuestas órdenes del comisario Julio Galván intentó, a los golpes, que la víctima confesare donde había el botín de un robo.

Este es el texto que se adjuntó al video, aparentemente sucedido en febrero pasado:

“En Tucumán, hay policías como el comisario Julio Galván, que permitió que un preso le pegue a otro dentro del calabozo de la comisaría de Bella Vista, para que "cante" donde había escondido lo que supuestamente había robado. El golpeador se llama Exequiel Mendoza, alias Checho, y no tiene piedad al pegarle al joven. Un detalle, este video fue grabado por un policía con su celular y servirá como prueba para una denuncia en la Justicia.- Febrero de 2010”.

Ver también:
- Argentina: Graban terrible golpiza contra un supuesto preso en Tucumán (incluye video)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Catamarca: Alerta en Andalgalá. Detienen a cuatro ambientalistas por medir la contaminación de Minera Alumbrera

PRIMERA FUENTE

Cuatro integrantes de la Asamblea El Algarrobo, de la ciudad catarmarqueña de Andalgalá, fueron detenidos ayer mientras inspeccionaban las roturas del mineraloducto de Minera Alumbrera. “Estaban midiendo la contaminación del río de Villavil con un detector de metales pesados y por ese motivo fueron apresados”, denunciaron desde la organización a través de un comunicado de prensa. Por este hecho, asambleístas de todo el país se hallan en estado de alerta exigiendo la intervención de defensores del Pueblo y de la Justicia para lograr la libertad de los ambientalistas.

“La compañía minera es la que comete reiterados delitos por el vertido de la sopa química que acompaña los lodos de lixiviación del cobre y de otros metales pesados, pruebas concluyentes obtenidas por funcionarios judiciales que procesaron en su momento a los responsables mineros. El mineraloducto colapsado y sus derrames están siendo ocultados por la empresa Mina Alumbrera”, alertaron en el escrito.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...