lunes, 19 de abril de 2010

Entrevista al compañero Álvaro: “El pueblo organizado desde la base es el que debe ir construyendo las propuestas de cambio”

Marcelo Colussi - Rodrigo Vélez (GUEVARIANDO)

Historia de la revolución inconclusa.

Guatemala, ese pequeño y olvidado país de Centroamérica cuna de una de las grandes civilizaciones de la historia como fueron los mayas, tuvo el movimiento revolucionario armado más prolongado de Latinoamérica, luego del de Colombia. Por casi cuatro décadas la guerrilla guatemalteca –en muy buena media conformada por campesinos de origen maya– creció y se solidificó, llegando a manejar territorios completos de la geografía nacional, pero no pudiendo, como en Cuba o en Nicaragua, tomar el poder político desde la capital. La contraofensiva que sufrió fue, sin dudas, la más despiadada de todas las guerras contrainsurgentes que tuvieron lugar en el continente durante las décadas del 70 y del 80 del siglo pasado; como consecuencia de ello, en el país murieron 250.000 personas, fundamentalmente civiles no combatientes, indígenas de las zonas donde operaba en buena medida la guerrilla, como una estrategia de “quitarle el agua al pez” del movimiento revolucionario, es decir: aislar a los combatientes de la gran masa popular por medio de una política de terror (más de 600 masacres documentadas de aldeas indígenas). Históricamente este movimiento político-militar fue conformado por cuatro grupos distintos: el Ejército Guerrillero de los Pobres –EGP–, el Partido Guatemalteco de los Trabajadores –PGT–, las Fuerzas Armadas Revolucionarias –FAR– y la Organización del Pueblo en Armas (ORPA). El 7 de febrero de 1982 se estableció la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca –URNG– como coordinadora de los cuatro grupos. Habiendo cambiado radicalmente el panorama político luego de la caída del campo soviético y sin mayor espacio para poder seguir desarrollando esa guerra revolucionaria desde la clandestinidad, a fines de 1996 la URNG firma la paz con el gobierno, desmovilizándose e integrándose a la vida cívico-política del país.

De esos cuatro grupos, la ORPA tuvo características particulares que no presentaron las otras organizaciones revolucionarias; a decir de un manual de la estadounidense “Escuela de las Américas” (cita que, en determinado contexto, podría ser muy cuestionable, ofensiva más que halagüeña, pero que aquí puede servir a cabalidad para ver cómo era reconocida esta organización): “La ORPA es bastante diferente a los otros grupos Marxistas-Leninistas. La ORPA practica una nueva teoría de liberación intentando de involucrar al sector Indio. Comunicándose con los indios en su propio dialecto, la ORPA describe al ejército Guatemalteco como el ejército de los ricos que mata, tortura y secuestra a civiles inocentes. La ORPA evade la retórica política sobre la maldad de la propiedad privada sabiendo que los indios aprecian sus terrenos pequeñitos. Hasta este momento, la ORPA ha tenido éxito en superar la resistencia y pasibilidad tradicional de los indios”.

Como parte de la investigación “Historia de la Revolución Inconclusa”, en esta sexta entrega el Equipo de Investigación y Entrevistas –conformado por Marcelo Colussi / Rodrigo Vélez-Guevariando, más otros investigadores en diferentes puntos de Latinoamérica– presenta hoy una entrevista al compañero Álvaro, co-fundador de la ORPA, ahora de casi 80 años de edad, destacado intelectual y analista de la situación de su país y del resto del mundo. El tema, como en toda la investigación donde también fueron contactados otros ex miembros de grupos guerrilleros de varios países de la región (Guatemala, Argentina, Uruguay, Chile1, Chile2), gira en torno a un balance crítico de esos movimientos revolucionarios de acción armada de algunas décadas atrás, y a ver cuáles son los caminos posibles que en la actualidad se le presentan al campo popular en su búsqueda de otro mundo más justo, menos salvaje y sanguinario que el contemporáneo.

Pregunta: Luego de la experiencia de estas últimas décadas en Latinoamérica, y después de la derrota estratégica sufrida por el movimiento revolucionario, hay quien dice que la lucha armada en la actualidad no tiene viabilidad, aunque de hecho al menos en dos países (Colombia y el sur de México) existen y están operativos movimientos de este tipo. ¿Qué balance podemos hacer respecto de estos movimientos y de su lucha en estos años pasados, y qué perspectivas de futuro podría pensarse para propuestas armadas en la región?

Compañero Álvaro: De momento considero imposible que puedan retornar movimientos revolucionarios con propuestas de acción armada. Lo que sí está por demás de claro es que las bases estructurales para que puedan retornar forma de lucha de esa naturaleza, sin dudas están dadas. Es más: están agravadas. Sucede que América Latina no es hoy una zona hegemónica sino periférica; por consiguiente, lo que suceda en un futuro inmediato en el mundo, en la política mundial, va a tener una influencia muy grande en relación a lo que pase en nuestra región, en América Latina al igual que en África, que es otra zona periférica para los centros de poder. En Asia tal vez no influya tanto, porque allá se concentran grandes masas de población y de recursos, lo que la torna en sí misma una zona especialmente poderosa; pero eso es otra cuestión. Lo cierto es que las élites dominantes, en todo el mundo, son cada vez más intransigentes. El fracaso de las políticas ultra liberales que se aplicaron estos años probablemente le corte un poco las alas, como ya está comenzando a suceder, a los grupos desenfrenadamente explotadores. Vemos en este momento, por ejemplo, que Europa le está tratando de poner freno a sus propias iniciativas de privatización absoluta y de poder total de los bancos. E indirectamente, también el gobierno de Estados Unidos, por ejemplo con la reciente ley sobre el seguro de salud que acaba de pasar. En realidad, el gran capital se encuentra con un reto muy fuerte como es el enorme desempleo que crearon estas mismas políticas ultra privatistas de estos pasados años, y que ahora se le puede volver en contra. Luego de años de prédica anti-estatista, ahora fue el Estado el que ha tenido que salir a socorrer a todas las grandes empresas que empezaron a quebrar como consecuencia de esta economía enferma; la privatización de todos los activos del Estado definitivamente no fue ninguna solución para la crisis estructural del capitalismo. Lo vemos en Guatemala: la privatización de las empresas y servicios del Estado para lo único que sirvió fue para enriquecer más a los grupos dominantes, quienes terminaron engrosando los paraísos fiscales. Pero la población siguió igual o peor.
Lo que queremos decir es que toda esa compleja arquitectura del sistema capitalista, cada vez más a nivel global, no lo maneja la clase media, y muchos menos las grandes masas populares. Lamentablemente vemos en esto que esas grandes capas populares hoy día, dado la complejidad en juego de todos estos fenómenos, no terminan de entender dónde está el verdadero problema. En la década de los 60 o 70 del siglo pasado la gente tenía claro que la explotación que practicaban los grandes terratenientes era la causa directa de su pobreza, del atraso del país; y además estaba todavía reciente el golpe contra Jacobo Arbenz, el papel nefasto de la United Fruit Company en esos hechos, las persecuciones que produjo la contrarrevolución. Es decir: había un caldo de cultivo favorable para la aparición de un discurso revolucionario. Y de hecho se dio.
En Guatemala, sin dudas, apareció ese fermento revolucionario, y así nacieron distintos grupos que tomaron las armas como camino para el cambio de estructuras sociales. Claro que –hay que enfatizar en esto– el peso colonial de la historia de este país siguió estando presente muy fuertemente en la composición de ese movimiento, pues los sectores urbanos se relacionaron con los rurales siempre desde la lógica racista; es decir: a partir del prejuicio que los “ilustrados” de la ciudad están para mandar y los “indios del interior” están para obedecer. Eso constituyó una enorme dificultad para el desenvolvimiento de las guerrillas. En realidad en algunos sectores, como en el Ejército Guerrillero de los Pobres y en la Organización del Pueblo en Armas –ORPA– sólo en contados casos se hablaba de tú a tú, de igual a igual entre un cuadro urbano y un compañero indígena. En la mayoría de los casos, por el contrario, se pretendía mandar. En cierta forma esa era la caricatura del ejército, que iba a cazar indígenas a la montaña para hacerlos soldados, mientras que los oficiales eran capitalinos no indígenas. En el movimiento revolucionario también se repitió el esquema: los combatientes eran indígenas, mientras que los comandantes eran de la ciudad.
La derecha está intentando borrar todos estos años de lucha; a la historia la van dejando como algo secundario, despreciable. Es un basurero; la idea que transmiten es que no vale la pena estudiar, conocer la historia, dado que eso no sirve para nada. Esa es la estrategia: borrar la memoria colectiva, hacer interesar a las nuevas generaciones por una cultura globalizada que endiosa el consumismo, los cantantes de moda y el teléfono celular en vez de los propios problemas nacionales. La prédica es constante: se intenta borrar la historia a toda costa. Se ha satanizado todo lo que sea protesta popular. Se busca que las nuevas generaciones se ahoguen en el presente, con un individualismo llevado al extremo; incluso eso funciona también para los pueblos indígenas. Ahí también se fomenta el individualismo extremo, el sálvese quien pueda. La unidad que busca la derecha dominante es en torno al dinero, saltando por sobre esos complejos y ricos procesos históricos; de esa manera todos, no-indígenas e indígenas, están conducidos por esos supuestos caminos del éxito económico, por el desprecio de la historia, por el individualismo exacerbado.
En Guatemala nunca hubo democracia. En lo político, la derecha siempre hizo lo que quiso saltándose por encima de lo que las mayorías podían expresar en las pocas elecciones que ha habido en la historia, siempre signadas por gobiernos dictatoriales. Y en lo económico, el mayor avance democrático se intentó en la época de Juan José Arévalo y Jacobo Arbenz, entre el 40 y el 50 del siglo pasado, con la reforma agraria, la “primavera democrática”, como se le llamó. Pero eso lo han borrado de la memoria colectiva. Sólo han dejado la idea que fue una cosa negativa, sin que se sepa el porqué.
Por todo eso, al haber ido barriendo la historia de por qué hoy día las cosas son como son, la gente termina estando desesperada; y eso no es bueno. Sólo con desesperación, la gente no pasa de la revuelta. Y de la revuelta a la revolución hay un gran camino.
El elemento que combatió en esta guerra en Guatemala, que fue fundamentalmente población indígena, fue el más perjudicado. Hoy día, esa misma población continúa siendo relegada, quizá con más fuerza aún. Se han seguido depredando los recursos naturales y los campesinos sin tierra continúan creciendo, sin mayor porvenir. La estrategia de la derecha local es hacer que todo ese campesinado indígena “sobrante” se vaya del país rumbo a Estados Unidos, en general como inmigrantes ilegales, a ver qué consigue por allá. De toda esa masa sólo algunos llegan al “sueño americano”, alcanzan el triunfo de llegar al país del norte y ubicarse en algo, y se los considera exitosos en función de la cantidad de remesas que envíen. Y los que no llegan, los que mueren o desaparecen en el intento, no figuran en ninguna estadística.
En relación a la posibilidad de la reaparición de movimientos revolucionarios de acción armada, que era lo que ustedes preguntaban, este nivel de desesperanza y de desorganización de las grandes masas que en otro momento fueron los combatientes para la guerra revolucionaria que se vivió por varias décadas, es un primer elemento para analizar la situación actual. Como vemos, con ese nivel de desorganización, de desideologización, no puede surgir una propuesta de transformación social que opte por las armas, porque la gente está en otra cosa; está, dado que la han orillado a eso, en la pura sobrevivencia, en la salida totalmente individual. El otro gran problema sería el aprovisionamiento de armas y municiones, que ahora no podría ser igual que la vez pasada. Aquí todo entraba por México; el PRI siempre toleró eso. Sin dudas, eso fue vital para toda la guerra en Centroamérica, no sólo en Guatemala. Incluso México funcionó como un importante lugar de acogida de todos los refugiados políticos, a los que se les daba oportunidades para ayudarlos en su proceso de sobrevivencia. Es decir que México siempre colaboró con el tráfico de refugiados, de heridos, de armas y los pertrechos necesarios para la guerra. Hoy día, lo cual no es un problema secundario sino que constituye un problema fundamental a tener en cuenta, se plantea la cuestión de quién nos surtiría en el eventual caso de una nueva guerra popular. Cuba seguro que no, porque está en un proceso de quiebre económico, y con problemas políticos igualmente. Cuba está a la baja hoy por hoy, esa es la realidad, con lo que no podrían ayudar como sí lo hicieron en el pasado. Están más para recibir que para dar. Cuando la Unión Soviética se desarma y cesa la ayuda a Cuba, la zona del Caribe perdió importancia estratégica para Rusia. Y para Estados Unidos, que ahora no necesita dar armas ni seguir promoviendo guerras en la región, si algún interés hay en el Caribe es para instalar allí los paraísos fiscales.
La guerrilla en Chiapas en cierta forma nació muerta porque no había sitios de los que se pudiera aprovisionar en términos bélicos. Y eso es vital para el desarrollo de una guerra. A no ser que se trate, como es con todo el movimiento zapatista, de una guerra más bien mediática. Con el internet logró posicionarse, fundamentalmente hacia afuera de México, pero eso no constituye una guerra de guerrillas como las que se desarrollaron anteriormente. Es una nueva forma de guerrilla, sin dudas. Y más pensada hacia fuera del país que hacia la situación interna. Cuando el zapatismo tuvo la oportunidad de incidir políticamente con mayores posibilidades reales, desaprovechó el momento, cuando el gobierno central de México lo llamó a negociar. Los posteriores Pactos de San Andrés logran cosas mucho más por debajo de lo que anteriormente el gobierno estaba en voluntad de ofrecer. Evidentemente, entonces, hoy los caminos los tienen mucho más cerrados.

Pregunta: Retomando esto que decía hace un momento: que la derecha intenta borrar la historia, desideologizar, dejando como una de las pocas salidas para buena parte de los pobres centroamericanos irse de ilegal a Estados Unidos, o meterse en una pandilla juvenil, una “mara”; ante este quiebre en las luchas populares y en la conciencia de transformación que sí existió años atrás, y viendo que la vía armada hoy día no es un camino dado que no existen condiciones en términos generales que la tornen viable, ¿para dónde vamos en el campo popular si intentamos cambiar el actual estado de cosas?

Compañero Álvaro: En este momento el país, Guatemala me refiero, pero esto puede ser similar para cualquier nación centroamericana, seguimos muy dependientes de lo que sucede fuera de nuestras fronteras. Diría que esta es una característica general de toda América Latina. El interés de Europa por nuestra región es muy ambivalente; lo vemos con sus Tratados de Libre Comercio, que ya llevan más de dos años de discusiones y casi no los han firmado, más que Chile y alguna otra nación. A los países con economías más desarrolladas, como el caso de Brasil o de Argentina, les ponen cada vez más obstáculos para esas firmas. ¿Qué espera Europa de América Latina? No mucho. Lo dejan como un coto de Estados Unidos donde no pareciera que quieren meterse mucho. Y hoy día Estados Unidos no está poniendo su atención fundamental en la zona. En todo caso, la estrategia en la que hace entrar a América Latina es en aquella que tiene que ver con el combate al narcotráfico. Colombia, que es el país de la región donde más invierte el gobierno estadounidense, tiene una situación con el tema del tráfico de drogas donde medio país está comprometido, por lo que no sabemos con exactitud cómo se va desarrollar en un futuro inmediato. Toda la estrategia de Washington en relación al combate a la narcoactividad va a influir en forma determinante en lo que suceda en lo interno de nuestros países en el mediano plazo. Y todo indica que, para el campo popular, con esa estrategia de por medio, la cosa no pinta bien.
Por otro lado, los líderes de derecha que tenemos por aquí, son de derecha, y eso no cambia. ¿Qué pueden esperar las grandes masas de toda esta gente? Nada, por supuesto.
Las políticas que impulsa Hugo Chávez en Venezuela tampoco son muy favorables al campo popular en definitiva; en realidad, tienen bastante de extravagancias. Yo no sé si con todo eso no le hace más daño a la izquierda. Me parece, por el contrario, que contribuyen más, posiciones más sensatas, más prudentes, como las de Correa en Ecuador, o Evo Morales en Bolivia.
En definitiva, la situación está bastante complicada para el campo popular y lo que se avecina no es nada bueno: empieza a terminarse el petróleo, y ahora comienza la escasez de agua. Eso es un problema realmente serio; en la franja norte del África subsahariana la desertificación sigue avanzando con millones de personas afectadas. En general, para todos esos países no se ve un porvenir muy promisorio. Y en América Latina las cosas no pintan mucho mejor. Venezuela está codiciada por el imperialismo, tanto por su petróleo como las enormes reservas de agua dulce que tiene con el Orinoco y su gran cuenca. Y lo mismo sucede con el acuífero guaraní, entre Argentina, Brasil y Paraguay, esa enorme reserva de agua donde el imperialismo tiene puestos sus ojos. Se podría decir que si hoy el imperialismo ataca, lo hace por el agua más que nada. Y no es nada improbable que realmente lo haga. En todo ese panorama se suma China, que no deja de crecer, y que pronto va a llegar a ser la principal economía mundial, siendo un híbrido entre capitalismo y una versión muy sui generis de socialismo. Indudablemente su entrada en la escena mundial puede modificar las relaciones de fuerza. Como también puede modificarlas el peso cada vez más respetable que está tomando Irán, pronto con poder nuclear. Lo cierto es que en este nuevo panorama que se va dibujando, América Latina no se ve favorecida, porque es muy probable que al disponer de tantas reservas de agua pura sea vista como botín. Y seguramente le van a caer encima con brutalidad.

Pregunta: Ante ese panorama a todas luces sombríos, con pueblos hoy por hoy bastante desorganizados como producto de las políticas de represión de años anteriores, con la “maldición” de tener tantos recursos codiciados por las potencias externas, y viniendo que estas experiencias de lucha armada de años atrás hoy parecieran no viables, ¿qué caminos quedan para intentar transformar esta situación?

Compañero Álvaro: De inmediato las posibilidades de transformación social se ven muy difíciles. Producto de esos años de represión, de desmovilización, hoy por hoy todo lo que signifique lucha ideológica, en el campo popular ha pasado a estar desprestigiado. En el ámbito político lo único que la población escucha, palpa, ve cotidianamente, son cosas que sólo sirven para desprestigiar la política. Los partidos políticos de la derecha, con mínimas variaciones, todos dicen lo mismo. Sus plataformas caben realmente en un trifoliar. Y lo peor es que mucho de lo que dicen, a su turno lo puede decir indistintamente la cámara de empresarios así como grupos de las nuevas izquierdas, que andan por ahí cuidando los intereses del sistema más aún que la derecha. Todo ese desprestigio de la política la gente ya no lo toma en cuenta. Por consiguiente termina primando la herencia maldita de América Latina, es decir, los caudillismos. Y de ahí a los planteos de mano dura, un paso. Así pueden terminar apareciendo nuevas propuestas de derecha con líderes mesiánicos con estos esquemas de dureza para venir a brindar la supuesta tranquilidad que necesitamos ante climas de caos, de descomposición. Y la única oferta que queda es una derecha dura, que termina ofreciendo y haciendo lo mismo que hacen las pandillas: matar. En este clima de descomposición es difícil tratar de levantar un discurso ideológico desde la izquierda. Por eso creo que el camino es hoy trabajar en la organización de las bases, para que desde ahí vayan surgiendo las propuestas concretas con qué resolver los problemas. Llevar un discurso ideologizado desde grupos de vanguardia no va a funcionar. Si pensamos en una guerra revolucionaria, en este caso: una nueva guerra, luego de la que ya tuvimos y tanto nos costó, los combatientes de esa futura acción deben estar convencidos de por qué están peleando, y deben ser ellos mismos quienes vayan construyendo las propuestas, desde abajo. No hay que esperar nada de supuestas vanguardias salvadoras, esclarecidas, que nos marquen el camino. Si pensamos que el pueblo no está en condiciones de construir su propia plataforma, yendo más allá de tanto politiquero barato que hoy da vueltas por ahí, es prejuicio. El pueblo organizado desde la base es el que debe ir construyendo las propuestas de cambio.

Pregunta: ¿Cómo dar esa organización de base: desde partidos políticos, desde movimientos sociales?

Compañero Álvaro: Aquí en Guatemala lo veo a través de los grupos indígenas rurales que están comenzando a articularse. A partir de ese fermento, hay que llegar a construir una plataforma común donde la gente, mucha gente, y no sólo del campo sino de todas partes, integrando también a los pobres de la ciudad, sepan claramente por qué luchan; es decir, volver a cargar de ideología el descontento que existe. Esos procesos no se improvisan en un corto tiempo, por supuesto. Es una tarea lenta, a largo plazo. Pero mientras tanto, los acontecimientos que se dan por fuera del país van a estar influyendo, y mucho; y ante eso no podemos adelantarnos, no sabemos con exactitud qué nos va a ir pasando, qué planes geoestratégicos nos tiene reservado el imperialismo. En esa dialéctica inevitable de moverse entre la situación interna y lo que nos viene de afuera, hay que ir ganando tiempo y construir adentro. Los cambios sociales, lo sabemos, son siempre violentos. Nadie le va a dar pacíficamente lo que ya tiene y considera suyo, de su propiedad. Ninguna injustica desaparece sola; implica lucha. Nos guste o no, la violencia define todos estos procesos. La paz no es la realidad humana.

Pregunta: Es decir que nos espera más lucha, más violencia. En ese contexto, entonces, ¿es posible pensar que se dé nuevamente una lucha armada como parte de una estrategia de lucha revolucionaria más general?

Compañero Álvaro: Así entendido, por supuesto. Pero lo que la derecha busca a toda costa es frenar el despertar de la gente, su organización. Lo que busca es que la gente no reaccione, que se mantenga adormecida. De ahí esa proliferación interminable de nuevas iglesias evangélicas que estamos presenciando. Hoy día la relación entre templos evangélicos, de estos que llaman neopentecostales, e iglesias católicas es como de entre 12 y 15 a 1. Eso encierra, definitivamente, una labor política. Eso es lo que estas iglesias hacen en forma permanente: se tragan a la gente, la neutralizan, la desconectan de la realidad. La gente de base no es perversa, no es maligna. Así son los que mandan en estos templos, o los telepastores que vemos por ahí, que hacen fortunas; pero la gente común que termina fanatizándose y yendo a su iglesia evangélica en el barrio, en su comunidad, no es la mala gente. Es gente manipulada, engañada, así de sencillo.
Hoy por hoy, con este descrédito que tienen todos los partidos políticos de la derecha en los que los pueblos ya no creen más, la única fuerza que se ve como sólida es lo que podríamos llamar el “partido evangélico”. Tienen la organización y disciplina que no tiene ninguna otra fuerza política. Y justamente esa organización es la que, por diversos motivos, por la represión feroz que se sufrió, por el mensaje desideologizador, por esta entronización del individualismo, por este aquietamiento de la protesta popular, esa organización la tienen hoy los evangélicos y se la han robado a la izquierda.

Pregunta: Eso es cierto. De todos modos, y lo decía hace un rato, siguen surgiendo alternativas de protesta espontánea que se van organizando y tomando forma, como todo este espectro de movimientos sociales que vemos a lo largo de América Latina: movimientos indígenas, movimientos de desocupados, campesinos sin tierra. ¿Y cómo ve los grupos de acción armada que aún permanecen operativos, en Colombia y en el sur de México?

Compañero Álvaro: Hablando de Colombia, están golpeados, debilitados. Pero, por diversos motivos, no pueden claudicar, por lo que no se van a desintegrar, van a seguir operativos, aunque sea a un nivel bajo. Pensando en la experiencia colombiana, yo no sé si políticamente los grupos que siguen operando están en una etapa de crecimiento; pareciera, por el contrario, que producto de años y años de prolongación de la guerra, a la que no se le ve salida en este momento, la población ya está cansada de la situación. Eso es un problema, porque cierra el espacio para crecer, para solidificarse, para tener credibilidad en términos políticos. Por ejemplo, el tema de los rehenes tiene mal predispuesta a la población en general, porque eso no se ve con buenos ojos. El gobierno ha sabido ir haciendo su estrategia de angelizar a los rehenes, y finalmente esas cosas cuentan. Ante el desgaste que produce cualquier guerra, el movimiento guerrillero no sale favorecido. La derecha sabe aprovechar eso en términos políticos, explotando de forma sensiblera, por supuesto, la angustia de muchas familias, y de esa manera le sacan provecho a la situación de los rehenes desacreditando más aún a los grupos armados. Y con descrédito, es muy difícil avanzar en la construcción de alternativas en las que la gran mayoría puede ir sintiéndose identificada. Con eso, a través de una fenomenal manipulación mediática a nivel internacional, se logra desacreditar a toda la izquierda, en cualquier parte. Hoy por hoy lo de Colombia no sé si tiene posibilidades de avanzar hacia un triunfo popular; tal como están las cosas, lo mejor es clausurar esa fase de la guerra. Así, lo que sucede en este país tiene el lamentable valor de rémora, de peso histórico de un pasado que agobia y al que no se le ve mucho futuro.
Con el zapatismo pasa algo triste, a mi parecer: los pueblos indígenas, la “indiada”, como le dicen en México, quedaron frustrados. Pareciera que como fuerza política el movimiento zapatista ya no es tenido en cuenta. Me parece que hay mucho de comedia en todo esto. Es un movimiento guerrillero para el internet, con un líder supuestamente indígena fumando en pipa europea, sin mayor arraigo popular. No le veo posibilidades de crecer políticamente y constituirse en una alternativa válida, con fuerza política, capaz de liderar transformaciones sociales en términos reales.
Lamentablemente, consecuencia de las palizas que se sufrieron décadas atrás, todos los movimientos revolucionarios de acción armada quedaron desacreditados. Veamos, por ejemplo, lo que sucedió en Nicaragua: el sandinismo, que era una fuerza reconocida internacionalmente, creíble, heroica en cierto sentido, hoy quedó sepultado, siendo Daniel Ortega en muy buena medida el responsable de este quiebre. En realidad, pasó a ser una fuerza política de derecha, olvidando todo su pasado de lucha.
Creo que en todos los movimientos que abrazaron las armas años atrás, y ahí incluyo también el caso de Cuba, donde tomaron el poder y fueron la fuerza conducente por espacio de medio siglo, en todos los grupos guerrilleros que vimos a lo largo y ancho de América Latina las décadas pasadas, hoy día, en lo que queda de ellos, encontramos una gerontocracia. En Guatemala es evidente. En muchos casos, los movimientos guerrilleros desmovilizados, cuando pasaron a ser partidos políticos dentro de los marcos de estas democracias vigiladas, no pudieron conectarse con la gente. En Guatemala tristemente lo vimos. Me parece que con una actitud de gerontes como quedó en buena parte de esos ahora ex movimientos armados, no vamos a ningún lado. Se necesita una actitud juvenil, de renovación.
De todos modos, a la juventud, eso lo vemos en todos los países de la región más o menos igual, dado que sigue siendo el fermento más rebelde de la sociedad, se la busca maniatar, controlar; y para eso están todos los mecanismos de control social que el sistema sabe implementar perfectamente, desde las modas hasta la música para aturdirse.
Lo que vemos es que el sistema se sabe defender muy bien de toda fuerza que le pueda disputar su hegemonía. Por eso hoy se ve como muy difícil la aparición de movimientos que le disputen el poder real a la derecha, con las armas en la mano. Para llegar a ese punto y tener propuestas organizadas, sistemáticas, de cambio social, para poder ser un combatiente convencido que en un momento abraza la acción armada como una forma de lucha, hay que tener las condiciones; es decir: tiene que haber un espacio ideológico que lo permita. Y lo que vemos, lo que tristemente constatamos en este momento es que se ha desideologizado mucho todo el campo popular. Las iglesias evangélicas lo están haciendo mejor que las izquierdas. Hasta me atrevo a decir que podríamos fijarnos en cómo lo están haciendo, porque en realidad, ellos han copiado a la izquierda lo que se hacía años atrás. Mutatis mutandis, podríamos decir que estas capillas son el equivalente a lo que años atrás fueron las células de las organizaciones revolucionarias. Son organizaciones que funcionan, con una ideología que obviamente no apunta a cambiar nada sino a mantener todo como está, y a meterle miedo a la gente. En realidad, a ese tipo de organización tenemos que apuntar; organización que no es nueva, porque esa célula, ese pequeño núcleo de base, es el que permite la organización sólida desde abajo, y es lo que hacíamos años atrás. Lo que pasa es que nos lo arrebataron. Hay que volver a esa organización de abajo, a la pequeña célula, al pequeño grupo en cada barrio, en cada comunidad. Ese es el verdadero trabajo político. En esos pequeños grupos se puede actuar como fanático, olvidándose del mundo real, tal como hacen los grupos evangélicos. Pero también se pueden proponer salidas. Y ahí está su verdadera fuerza.

Compañero Álvaro, co-fundador de la ORPA (Organización del Pueblo en Armas), de Guatemala.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Colaboradores más ricos de Piñera

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

El canciller Alfredo Moreno Charme apareció como el más rico entre los hombres de Sebastián Piñera, al declarar un patrimonio equivalente a 62,5 millones de dólares -casi el triple de los “modestos” 22,46 millones reconocidos por su jefe-. Los ministros, y otros altos funcionarios, declararon sus bienes e intereses ante la Contraloría General de la República al límite del plazo, que expiró el 11 de abril, a los 30 días de asumir el cargo. A partir del lunes 12 todos los documentos deberían estar a disposición del público en la sección “Gobierno Transparente” de los sitios web de ministerios y reparticiones fiscales. Pero no aparecieron todos.

La Ley de Transparencia, aprobada en la administración de Michel Bachellet, dispone que la nomenclatura pública -desde el jefe del Estado- entregue a la Contraloría una “Declaración de intereses” y otra “Declaración de bienes”, en formularios especialmente diseñados al efecto. El formulario suele resultar difícil de descifrar para el ciudadano común, mientras la ley tampoco obliga a entregar todos los detalles, ni a revelar los montos específicos invertidos en sociedades y corporaciones, facilitando cierta evasión informativa. Hasta el lunes 19, cada vez que se pulsaba la “Declaración de Intereses” o la “Declaración de Bienes” del jefe de RREE (1), el sistema repetía el mismo mensaje: “el archivo está dañado y no puede repararse”. Asimismo, la declaración del subsecretario (viceministro), Fernando Schmidt, aparece horizontal, en posición “apaisada” o “acostada”, haciendo más difícil su lectura. Amenaza con una lesión al cuello del lector interesado en descifrar el formulario.

Por ejemplo, el jefe del Estado declaró explícitamente el 1% de su patrimonio y encubrió el resto en participaciones no detalladas en más de una veintena de sociedades que manejan la mayor parte de su patrimonio de 2,2 mil millones de la divisa estadounidense, citándolas sólo por su nombre e indicando nada más que el por ciento de control. A su vez esas empresas, que se poseen unas a otras, están a cargo de corredores de bolsa que las administran en “fideicomiso ciego”, una figura distinta a la iniciativa del mismo nombre que aún debate el parlamento como posible ley futura. El canciller fue la excepción, pues resultó más explícito y quizás más sincero en develar su patrimonio real. Los medios informativos esquivaron esta noticia.

El canciller Moreno, abogado de grandes corporaciones y miembro de la ONG “Chile Transparente” -filial de Transparencia Internacional-, declaró un “fideicomiso ciego” por 60 millones de dólares (30.400 millones de pesos chilenos), administrado por I.M. Trust desde el 11 de marzo, el mismo día en que asumió la cartera. Este funcionario es lejos quien declaró más dinero en todo el gabinete. Por contraste, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, también declaró un fideicomiso ciego, pero por 144.000 dólares ($74.586.615 chilenos al cambio de $ 515 por dólar del día de la declaración). Todos los secretarios de Estado exhiben acciones en sociedades anónimas que manejan clubes deportivos y repiten marcas preferidas de automóviles Volvo, Mercedes y BMW.
Además del fideicomiso de 60 millones de dólares, el canciller Moreno declaró 2,50 millones de dólares en otros bienes. La mitad de esta cantidad está invertida en fondos mutuos en el Banco Penta y el resto, repartido en Scotiabank (210.000 dólares), su vivienda (tasada por el Fisco en 335.000 dólares), un Mercedes Benz ML 350 (41.000 dólares), acciones de Cruzados SAD (club de fútbol Universidad Católica) por 584.000 dólares, Parque Arauco (89.000 dólares), Grupo Security(63.000 dólares), Curauma SA (12.000 dólares), valores de Enersis (8.600 dólares) y acciones del Club de Polo San Cristóbal (16.000 dólares).

El canciller Moreno también figura con 40% de AMC Consultores Limitada, que a su vez posee 99,9562% de Agrícola Río Claro y 50% de Editorial Santiago. También declaró poseer el 33,33% de Servicios y Arriendos Rotortec Ltda., por un valor no especificado, y 3,57% de participación directa y otro 26,43% “indirecto” en Agrícola Bellavista. No declaró pasivos, o sea, no le debe a nadie. Aparece también como socio del Patronato Nacional de la Infancia, con un aporte bianual no especificado; es director de la Fundación Paz Ciudadana, fundada por Agustín Edwards -el dueño de El Mercurio- para combatir la delincuencia; y contribuye financieramente a la Iglesia Católica y el Cuerpo de Bomberos. Aparte de su membresía en Chile Transparente, pertenece al comité asesor de la Booth School of Business de la Universidad de Chicago y de la Fundación Dom Cambral, de Brasil. Su declaración aparece como la más ceñida a la realidad-real.

Ministros de Hacienda y Economía
El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, declaró inmuebles en siete propiedades agrícolas de Casablanca, otros cinco en Río Claro y uno en Colina, además de una casa en Santiago, un inmueble agrícola en Maitencillo y otros dos adicionales en Casablanca. También aparece un automóvil Audi Q7 del 2007 y acciones en fideicomiso ciego -por un total de 144.000 dólares- en embotelladora Andina (Coca Cola); bancos Santander y De Chile; las energéticas Gasco (gas doméstico), Endesa y Enersis (eléctricas) y Copec (distribuidora de gasolina, kerosene y gas oil); la multitienda Falabella; las navieras Vapores y Marinsa; las AFPs Cuprum y Provida; y el grupo editorial SM Chile.

Larraín tiene invertidos 64.000 dólares en el Club de Golf Santiago, 7.150 dólares en Cruzados SADP (equipo de fútbol U. Católica) y 748 dólares en acciones del Club de la Unión, el emblemático centro de esparcimiento de la rancia oligarquía santiaguina. Además, aparece participa en 17 sociedades, según detalla su declaración de patrimonio, entre otras, Viña Quintay SA, Viñedos Valle de Casablanca y otras sociedades agrícolas y vitivinícolas. Al final de su declaración aparece el equivalente a 3,57 millones de dólares con la frase “Cuentas por cobrar y/o aportes con cargo a futuros aumentos de capital a sociedades relacionadas”.

El ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, posee un fondo mutuo en BanChile por el equivalente a 900 mil dólares, un depósito a plazo por 60.000 dólares bajo la custodia de los corredores de bolsa Larraín Vial y otro fondo mutuo por 576.000 dólares en la misma empresa de corredores. Tiene varios paquetes de acciones administrados también por Larraín Vial, entre otros, 36.850 dólares en el banco Santander, 32.800 en el banco de Chile, 26.800 en el banco Bice, 7.800 en SM-Chile, 4.350 en Enersis, 4.100 en Curauma, 536,5 dólares en Grange y 201,5 dólares en Capitales.

También declaró una casa en Vitacura, Santiago, y otra en el balneario Zapallar, de valores no revelados. En automóviles, aparecen un Volvo XC90 del 2008, valorado en 50 mil dólares, y un Toyota Yaris Sport 2007, cotizado en 10.700 dólares. Además, declara 0,05% de participación en la empresa Fontaine Consultores SA y 60% en Juan Andrés Fontaine y Asociados Limitada, donde continúa participando en su administración.

Interior, Vivienda, Trabajo

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, declaró la posesión del 99% de la sociedad Inversiones y Rentas Los Naranjos Limitada y el 17,66% de los derechos en Hermosilla, Hinzpeter, Jana y Avendaño Limitada, bufete de abogados que defiende compañías inmobiliarias, como el Grupo Viva, ante los reclamos de las víctimas del terremoto por edificios de vivienda nuevos deficientemente construidos. Declaró un Land Rover Discovery 2007, un Honda Pilot EXL 2006 y 12.000 dólares invertidos en Unión El Golf S.A.

La ministra de Vivienda, Magdalena Matte, declaró poseer una propiedad agrícola en Chicureo (terrenos agrícolas en creciente desarrollo inmobiliario en el norte de Santiago), otra en Santo Domingo (en el Litoral Central) y una tercera en Yerbas Buenas, en la zona central del país. La esposa del senador UDI Hernán Larraín posee, además, el 96% del capital de la sociedad Inversiones y Asesorías L y M SA, aunque no participa en su administración, y el 94% de Comercial y Administradora Yerbas Buenas Limitada, mientras declara tener el 34,37% del capital de Papelera Dimar SA, en cuya administración tampoco participa. Posee un Honda Accord 2006 y una cuenta corriente en el Banco de Chile por una suma más bien modesta, equivalente a 2.600 dólares, y otra en el Santander por 22.000 dólares, además de Fondos Mutuos por 46.600 dólares en BanChile.

Camila Merino, ministra del Trabajo, declaró un bien inmueble en Lo Barnechea y un sitio en el Condominio Los Castaños, Lote 40, Colina, más un vehículo Volvo XC90 AWD 3.2 sin especificar valores. Dio a conocer inversiones en acciones en el extranjero por 59.000 dólares y fondos mutuos por 582.000 dólares, administradas por Celfin.

Negocios y “deportes”, hacienda y deudas

El subsecretario, o viceministro, de Chiledeportes, Gabriel Ruiz-Tagle, declara un refugio cordillerano en el centro de esquí La Parva, pero no detalló su valor. Tampoco indicó la tasación fiscal de 2 hectáreas a orillas del Lago Ranco. Tiene una flota de tres Toyota Auris (un 2008 y dos 2010), un Subaru Forester 2010, un BMW X.5 Diesel 2009 y un Chevrolet Tahoe. Entre los valores transables, declaró un bono en el Banco Santander equivalente a 406.000 dólares, más dos fondos mutuos en Celfín, por un total de 456.000 dólares.

Entre sus sociedades, declaró el 33,333% del Lodge Lapparent; el 73,346790% de Inversiones III SA y el 99,99% de Inversiones Maratón SA. También tiene el 100% de la agencia en Chile de la Compañía Paulista de Equipamientos Industriais SA, aunque no participa en la administración. Además, declaró el 40% de exportadora Atacama y, a través de Inversiones III, posee el 50% de Papeles Industriales SA (PISA), más el 58,335% y el 26,665% de los derechos de la Distribuidora Papeles Industriales SA, cuyos valores de mercado no se especificaron.

Asimismo, Ruiz-Tagle dio a conocer que posee el 99,9% de la Agrícola y Forestal Frutos del Bosque y el 24,5% de Blanco y Negro (Colo-Colo), que controló con el accionista Piñera y de cuyo directorio fue presidente hasta asumir la subsecretaría. Chiledeportes. Este viceministerio, adscrito a la cartera Secretaría General de Gobierno, interviene y dirime en primera instancia conflictos de interés y disputas entre los clubes-sociedades anónimas del fútbol, como la controversia actual por la distribución de las ganancias del Canal del Fútbol.

El subsecretario de Hacienda, Rodrigo Álvarez, quien se desempeñó como presidente de la Cámara de Diputados hasta el 11 de marzo y perdió la reelección como diputado UDI, declaró el 50% de participación en la sociedad de responsabilidad limitada Passano, Álvarez y Cía.; el 80% de Inversiones y Asesorías Seal Ltda. y el 20% de Inversiones y Asesorías Las Segadas Ltda, un bien inmueble y 3 vehículos: un Ford Explorer Xl 4x4, (2007), un Chevrolet Astro VAN 4.3 (2001) y un Chevrolet Blazer (1998). Declaró varias deudas: un crédito hipotecario en el Santander por el equivalente a 355.000 dólares; un crédito de consumo y/o línea de crédito del Banco Security por 31.000 dólares; otro consumo en el Banco de Chile por 15.000 dólares, otro en el Banco Santander por 19.000 dólares, un préstamo de Las Segadas en el Banco de Chile por 69.000 dólares y un crédito universitario por estudios en el extranjero por 35.000 dólares.

Defensa y negocios

El ministro de Defensa, Jaime Ravinet, quien renunció al Partido Demócrata Cristiano el 9 de febrero, el mismo día en que Piñera anunció su designación como secretario de Estado, declaró un patrimonio global de 3,58 millones de dólares. Declaró poseer el 33% de la sociedad anónima cerrada Antilhue, con una participación de 2.046.718 dólares (1.054.060.000 de pesos chilenos). Una SA cerrada sólo puede someterse voluntariamente a la fiscalización de la Superintendencia de Valores y Seguros.

Ravinet dio a conocer acciones en el banco de Chile por un valor equivalente a 42.000 dólares y en SM Chile SA por 102.174 dólares. También, 342.529 dólares depositados a plazo en Citi Bank en Nueva York, 117.000 dólares a plazo fijo, y otros 16.482 dólares a la vista, en el banco Itahu Internacional. Asimismo, manifestó poseer 62.913 dólares en moneda chilena en una cuenta corriente en el banco De Chile y 388 dólares en el Santander. Su vivienda de Santiago tiene un valor comercial declarado de 679.612 dólares y posee otra en el centro de esquí La Parva, valuada en 155.240 dólares, más un automóvil Subaru valorado en 14.563 dólares.

Entrevistado por la revista Capital en 2007, Ravinet fue descrito como “un empresario con un patrimonio respetable y diversificado en negocios mineros, inmobiliarios y agrícolas” que volvió a hacerse cargo de sus propios negocios después de marginarse de la política. Es director de la compañía hispana Aguas Metropolitanas -controladora de Aguas Andinas- y de la concesionaria Cintra, aunque su proyecto relevante es su participación en la exploración de gas en el Golfo de Arauco, cuyo horizonte de inversiones asciende a 500 millones de dólares.(2)

El ministro de Defensa, y ex secretario de Vivienda y Defensa de Ricardo Lagos, no declaró todo lo que le relató a Capital en 2007: inversiones inmobiliarias e intereses en bodegas de vinos, frutas para exportación en Buin y venta de repuestos para la minería, a través Christensen. Asociado con el abogado DC Pedro Butazzoni, ex subsecretario de Economía de Frei Montalva (1964-1970), posee el 50% de Geotec Boyles, que realiza prospecciones mineras en Chile, Perú y México con una facturación anual de 120 millones de dólares. La otra mitad pertenece a la estadounidense Boyles, que abandonó Chile y Perú en los años 70, por la política minera nacionalista de Salvador Allende y Juan Velasco Alvarado, respectivamente. Ravinet y Butazzoni son accionistas de todas las operaciones de Boyles en México, Colombia y Argentina.

No aparecen donde debieran estar expuestas las declaraciones juradas de otros altos funcionarios, como la que debió publicar el Intendente Fernando Echeverría, jefe del gobierno metropolitano de Santiago y dueño de empresas constructoras con edificios desalojados por inhabitables en Concepción y socio en proyectos inmobiliarios con Piñera y su constructora Aconcagua. Su declaración no está on line para el público en la sección “gobierno transparente” de la intendencia capitalina. El ciudadano interesado en la transparencia puede aventurarse hasta las oficinas, pero premunido de algunos centavos porque le cobrarán los “soportes” de la información “transparente” (fotocopias, CDs y afines).
2) Revista Capital, Nº 209 (27/07/ al 08/08/2007): http://www.capital.cl/reportajes-y-entrevistas/ravinet-en-privado.html

Foto: Chile, Política - De izquierda a derecha (arriba): Alfredo Moreno Charme, Felipe Larraín, Juan Andrés Fontaine, Rodrigo Hinzpeter y Magdalena Matte. (Abajo) Camila Merino, Gabriel Ruiz-Tagle, Rodrigo Álvarez, Jaime Ravinet y Fernando Echeverría.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Piñera: El proyecto neoliberal

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

La ideología neoliberal representa una ruptura respecto del liberalismo del siglo XIX. Se consigna su nacimiento en 1947, tras la Segunda Guerra Mundial. El texto fundacional de esta doctrina fue escrito por Friedrich Hayek en 1944: Camino a la servidumbre. El mensaje es una argumentación apasionada contra el intervencionismo estatal, pensando, por cierto, en las tesis socialdemócratas en torno al Welfare State, incluido en New Deal desplegado por el presidente Franklin D. Roosevelt.

Para luchar contra el Estado de Bienestar, que finalmente se impuso en Europa, Hayek convocó, en Mont Pélerin, Suiza, a un grupo de notables, entre los que se contaban nombres de la talla de Karl Popper, Milton Friedman, Walter Lippman, Michael Polanyi y Salvador de Madariaga, entre otros. Nacía así la Sociedad de Mont Pélerin, un grupo especializado en una cruzada contra el keynesianismo, apostando a una forma de capitalismo menos restrictivo, más duro.

Pocas veces se ha advertido que la doctrina neoliberal con su prédica contra el igualitarismo y la regulación social, argumentando que la desigualdad es un valor positivo, acaso imprescindible, se inscribe, claramente, entre las teorías económicas y políticas más radicales del siglo XX. Como toda postura radical, el neoliberalismo no fue tomado muy en serio durante las tres décadas de postguerra, se trataba más bien de una teoría extrema y exótica que se revisaba con precaución en el ámbito académico.
Diez años antes de que el primer gobierno neoliberal se instalara en Gran Bretaña de la mano de Margaret Thatcher, surgía en América Latina una cruenta dictadura encabezada por Augusto Pinochet que, inspirada en Milton Friedman, convertiría a Chile en una experiencia piloto. Es interesante notar que la abolición del régimen democrático no significó ningún obstáculo para desplegar la doctrina neoliberal en nuestro país, pues, como había explicado Hayek, la democracia no es un valor propio del neoliberalismo.

Las medidas neoliberales chilenas incluyeron, desde luego, desregulación, desempleo masivo, violenta represión de los sindicatos, privatización de bienes públicos y una redistribución del ingreso a favor del quintil más rico de la población. Esta receta, mutatis mutandi, se aplicaría más tarde bajo el gobierno de la señora Thatcher en el Reino Unido, marcando con ello el inicio de una clara hegemonía ideológica del neoliberalismo a nivel mundial. En América Latina, la nueva doctrina comenzaría a implementarse hacia fines de los años ochenta: Salinas en México, Menem en Argentina, Pérez en Venezuela y Fujimori en Perú.

En Chile, tras dos décadas concertacionistas, de inspiración socialcristiana y socialdemócrata, se consolidaron la plena hegemonía de las tesis de Mont Pélerin en tanto estos gobiernos hicieron suyas las políticas neoliberales. El reciente triunfo de la derecha en nuestro país hace explícito un giro neoliberal hacia su estado más puro, esto es, favorable al capital financiero y a la privatización como principio operante, lo mismo que a la “desigualdad natural” que se traduce en un desempleo estructural. En este sentido, el actual gobierno de derecha no representa sino un nuevo matiz en la continuidad política y económica de los gobiernos pospinochetistas.

Álvaro Cuadra es investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. ELAP. Universidad ARCIS.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los planes de Piñera contra los intereses del pueblo chileno

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

1. El Plan de Reconstrucción Nacional de Piñera, a propósito del terremoto, se funda sobre un impuesto enano y transitorio a las grandes empresas, el endeudamiento externo e interno, las concesiones a los privados, la venta de propiedad estatal y la falsa caridad.

2. Según el cálculo utilizado por PricewaterhouseCoopers (que contiene componentes del Banco Mundial), de 181 países, Chile está en el lugar 21 del ranking de las naciones que menos gravan las utilidades del capital empresarial en el mundo, y es número uno en Latinoamérica. En 2008, estaba en el puesto 18. De hecho, Perú se ubica en el lugar 85, mientras Argentina, Brasil y Uruguay, se encuentran en las posiciones 134, 145 y 167, respectivamente. ¿De qué se sorprende alguien respecto del proyecto de aumento tributario a las empresas que renten mensualmente más de 52 millones 500 mil pesos (US$ 100 mil 500) de Piñera? El impuesto planteado se reduce a un incremento de 3% en 2011 y 1,5% en 2012, y se acabó. Basta recordar que el Presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (gremio patronal y resumen de los intereses económicos que controlan el país), Rafael Guilisasti, señaló taxativamente que “Las empresas tienen que hacerse cargo hoy de la reconstrucción”. Y así será a través de las concesiones al capital privado que se ocupará de esa rentable labor. Y siempre el empresariado puede descargar sobre los precios el rasguño que perciba por la vía de los menudos impuestos de Piñera, toda vez que el contenido, supervisión y estrategia estatal son del mismo material genético que el de la clase propietaria de los medios de la producción. Por lo mismo, nada hay respecto de los salarios de sobrevida de los trabajadores. Es más, los nuevos empleos que se crearán jamás superarán los 380 dólares mensuales, mientras avanza la peregrina iniciativa de terminar con la indemnización por años de servicio.

El aumento tributario del presidente que obtuvo menos del 30 % de los sufragios de los chilenos en edad de votar sólo es una pobre moneda de cambio ante las enormes prebendas del empresariado. Es decir, publicidad engañosa que disfraza los privilegios económicos que reportará la reconstrucción a manos de los dueños de Chile, una vez más, contra los intereses de las grandes mayorías.

3. La ampliación de los márgenes de la Ley de Donaciones -otra de las soluciones maestras de la derecha tradicional para reparar los daños provocados por el terremoto-maremoto, ya rechazada en la Cámara Baja-, permitiría que empresas y personas naturales ofrezcan recursos para proyectos específicos y a discreción. Las donaciones no sólo reportan sustantivas rebajas tributarias, acceso a créditos sobre un 40 % de lo “aportado” y otros beneficios a los donantes, sino que una empresa “x” asociada a algún sector industrial –que no pertenezca formalmente a su directorio- puede destacar dineros a zonas que estime relevantes para repontenciar las condiciones de su propio negocio. Es decir, puede donar arbitrariamente donde mejor le convenga y además, a través de este medio, acceder a dividendos fiscales. La Ley de Donaciones de Piñera –soportada por la misma ley reformada durante los gobiernos de la Concertación- no sólo es caridad voluntaria y falsa. Es más poder y control de los grandes capitales privados en la reconstrucción nacional.

4. Como el gobierno ha anunciado endeudarse con el Banco Interamericano de Desarrollo –institución prestamista tutelada por los intereses corporativos del Estado norteamericano-, el BID ya dicta al Ejecutivo chileno las normas que coronan su línea de crédito. Se trata de imponer nuevos ajustes estructurales, minimizar aún más el papel del Estado como ente regulador en la economía nacional, y explorar nuevas privatizaciones. Asimismo, el gobierno empresarial planea vender un bono soberano (papeles que representan dinero con respaldo estatal) al mercado internacional. Naturalmente, el conjunto de estas políticas continúa atentando contra la soberanía nacional, las platas recaudadas vía impuestos de todos los chilenos, y contra los intereses fundamentales de los trabajadores y el pueblo.

5. En materia de privatizaciones, por ahora Piñera pretende vender el 40 % de la participación de Codelco en la Empresa Eléctrica del Norte Grande S.A. (Edelnor). Se calcula que podría enajenarse en US$ 875 millones. De materializarse esta medida, se abre definitivamente la estrategia antisocial de privatización paulatina del 28 % de la propiedad del cobre que todavía es del Estado chileno.

Como si fuera poco, la reconstrucción de hospitales, cárceles, carreteras e infraestructura devastados por el terremoto-maremoto, se licitará a la empresa privada bajo la modalidad de concesiones. Ello corresponde a una forma encubierta de privatizaciones del área pública inaugurada en las administraciones de la Concertación. Asimismo, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, estudia la posibilidad de vender edificaciones del Estado (locales comerciales, oficinas y bodegas) construidas con los tributos y el trabajo de millones de personas comunes.

6. Mientras tanto, entre múltiples incidentes asociados a despidos, la Federación de Trabajadores de Call Centres calcula que a mediados de junio se destruirán “15 mil puestos de trabajo, debido a términos de contratos y nuevas licitaciones que se adjudicarían a operadores de estos servicios en Perú y Colombia.” Esto se llama deslocalización. Y se debe a que el capital, los empresarios, sobre todo en los países empobrecidos como Chile no tienen patria sino sólo intereses. Por otra parte, las políticas proteccionistas de la economía norteamericana, a través de su Secretaría de Agricultura, rechazó la solicitud de los exportadores chilenos de uva de ampliar la fecha de despacho de la fruta a ese país. En concreto, esto significa que aproximadamente 2 mil productores de uva se verán perjudicados. Según la nacional Federación de Fruta, se perderán US$ 20 millones. Es decir, mientras Chile es uno de los países del planeta con menos vallas para la importación extranjera y es titán del aperturismo inversionista y comercial, el coloso del norte protege con dientes y uñas a sus productores internos. ¿Será Chile aun más capitalista que EE.UU.?

7. Ante las políticas piñeristas, franjas organizadas de trabajadores y ciudadanía, para enfrentar tanto la crisis económica en curso, como los efectos del terremoto, plantean un rol productivo del Estado, y la franca desprivatización del cobre. La fijación de precios a los productos de primera necesidad; la defensa del empleo y el sueldo; el término de la subcontratación y el trabajo precario; la renacionalización de los servicios sociales; el término del despojo de los recursos naturales; y una banca al servicio del desarrollo del país, entre otras propuestas.

8. Políticamente, el lunes 12 de abril se realizó el Cónclave Concertacionista con el objetivo de reanimar la derrotada componenda que administró Chile durante 20 años, bajo las mismas coordenadas económicas impuestas por la dictadura militar. En la reunión donde los discursos centrales fueron ofrecidos por los ex presidentes de la Concertación, se efectuó una autocrítica por los resultados de las últimas elecciones y se hicieron obvios cuestionamientos al gobierno de la derecha tradicional. El democratacristiano, Patricio Aylwin –primer gobernante civil post dictadura y duro político golpista durante la Unidad Popular- señaló que se perdió el Ejecutivo porque “los jóvenes se desencantaron y decidieron quedarse fuera del sistema.” Lo que olvidó decir Aylwin fue que la propia Concertación -premeditadamente y de acuerdo a un pacto de gobernabilidad con el imperialismo norteamericano y la derecha tradicional (militar y civil) para beneficio del capital y su hegemonía- incentivó la despolitización de la sociedad chilena; destruyó el pluralismo informativo, descalcificó las organizaciones sociales y políticas que sostuvieron la resistencia y protestas durante el pinochetismo, y transformó a amplios sectores de los trabajadores y el pueblo en meros clientes y deudores.

Es archisabido que lo jóvenes no votan en Chile. Eso no significa que no participen en múltiples expresiones sociales, culturales y políticas independientes de la partidocracia reinante. Frente al nepotismo de la clase gobernante (en ambas coaliciones y entre ellas mismas), los ataques demoledores a los derechos sociales (privatización de la educación, salud, vivienda, seguridad social, recreación), el mal trabajo, la reducción de la democracia al rito formal de las elecciones donde los apellidos y los intereses que existen tras esos apellidos se repiten invariablemente; la falta de oportunidades y la desigualdad más brutal, es absolutamente natural que los jóvenes y los no tanto, desconfíen de los que mandan, o de los representantes políticos de los que mandan en Chile.

De todos modos, abajo, en el país profundo y cotidiano, entre las grandes mayorías que padecen sordamente el capitalismo, existe un conjunto de iniciativas políticas y sociales de nuevo cuño. Se trata de trabajadores, jóvenes, mujeres, pueblo que a tientas apura su reunión para ser mañana alternativa solidaria y proyecto de un país justo y gobernado por los más. A mano y sin permiso se tejen las primeras palabras de otro Chile que no termina de aparecer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Mentir, mentir, que algo queda… “Corralito cubano” que inventó El Mercurio

Fernando Barraza (especial para ARGENPRESS.info)

Hay que reconocer que, a veces, el diario de Agustín supera sus propias marcas, sobre todo cuando se trata de difamar a Cuba. Ahora, poniendo todo su “talento” al servicio de la guerra sucia contra la Revolución, creó un pintoresco “corralito”, que supuestamente operaba en la isla, pero aquí desnudamos la verdad de la burda patraña.

El famoso cartel, con la frase “El Mercurio miente”, que los estudiantes de la Universidad Católica colocaron en el frontis de su plantel, cuando se tomaron la casa central en 1968, le sigue penando al decano de la prensa chilena y sus lectores lo pueden comprobar todos los días.

Claro que cuando los dictados del amo lo justifican, el diario de Agustín pierde el control y las mentiras se disparan. Así sucedió con el complot contra Salvador Allende y la Unidad Popular, a partir de 1970, y se corrobora en estos días, con la feroz campaña contra Cuba, orquestada desde Washington y en la que El Mercurio lleva la voz cantante. Hace un par de semanas, inventó un supuesto “corralito”, que afectaba a las empresas chilenas que operan en la isla, lo que, según la versión mercurial, era la demostración de la total bancarrota de la economía cubana.

La dura realidad y declaraciones de los propios empresarios chilenos que operan en La Habana, no tardaron en deshacer como una pompa de jabón el ingenioso “corralito cubano” prohijado por el matutino de los Edwards, que trató, incluso, de involucrar a la propia cancillería de Piñera en el infundio.

Un corralito sin barandas

La verdad es que no se trata de ninguna medida desesperada del gobierno de La Habana, ni mucho menos afecta al pueblo cubano. Es un producto, diseñado por las autoridades económicas de la isla, que entró en vigencia poco menos de un año, el 1 de julio del 2009, y que permite pagar las deudas a sus socios extranjeros, en un plazo de cinco años.

La normativa cubana que regula las relaciones con los empresarios foráneos es la Ley de Inversiones Extranjeras de Cuba, cuyos acuerdos de promoción y protección recíproca de inversiones recogen la obligación del Estado cubano de garantizar a los inversores extranjeros la libre transferencia de los dividendos conseguidos con su inversión. En el caso que los empresarios internacionales consideren que existe un reiterado incumplimiento de los contratos suscritos por parte de sus socios cubanos, pueden solicitar la rescisión en los términos previstos por el Código Civil de la Isla.

Desde el 1 de julio de 2009 entró en vigencia la Instrucción nº 3 del Banco Central de Cuba (BCC), que complementa el “Procedimiento para la Asignación y Utilización de Liquidez en Divisas” elaborado por el Ministerio de Economía y Planificación de Cuba (MEP), que gestiona la capacidad de liquidez del Estado cubano para hacer frente a sus obligaciones en el exterior.

Según estos instrumentos, el MEP, a partir de la liquidez del Estado cubano y de la demanda de fondos líquidos que cada organismo de la administración central le presente, asigna a cada uno determinada “capacidad de compra de divisas”, para que las entidades cubanas cumplan con las obligaciones de pago en divisas a través de los bancos comerciales cubanos donde tienen sus cuentas corrientes.

En ese contexto, se ha diseñado un producto financiero con certificados de depósitos negociables, con un período de vigencia de 5 años, intereses al 2% anual y vencimientos sucesivos semestrales de principal e intereses.

Carta de empresarios chilenos

Por su parte, un grupo de empresarios chilenos radicados en Cuba, enviaron una carta al Ministro de Relaciones Exteriores chileno, Alfredo Moreno, en que niegan la existencia de un “corralito” financiero y aclaran la situación puntual que afecta su colega Max Marambio.

La misiva, cuya copia fue remitida a la Cámara de Comercio de Cuba, está firmada por los inversionistas chilenos Ángel Domper (TJP Internacional), Guillermo Jorquera (Merinter Limitada), Guillermo Leiva (Sur Continente S.A,), Marcia Ostornol (Ostarmal S.A.), Manuel Tomás Gaona (MTG Export Import) y Weinmann Gretel (Tres Lirios).

En la carta, los empresarios plantean: “La compleja situación financiera que vive Cuba ha sido provocada

por los mayores gastos e inversiones que se hacen ante los devastadores daños causados por los huracanes del año 2008, la crisis financiera mundial, el criminal bloqueo que imponen los Estados Unidos de Norteamérica por ya casi cincuenta años y los compromisos asumidos por el país en las sustanciales mejoras en la calidad de vida de los ciudadanos, como lo es el transporte, la electricidad y los bienes de consumo.”

A su vez, uno de los firmantes de la carta, el empresario Ángel Romper, en declaraciones a un portal chileno, negó que exista un ”corralito” financiero y afirmó: “El año 2009 efectivamente hubo un problema de extracción de divisas al exterior, que afectó a todas las empresas extranjeras radicadas en el país. Pero, a partir de octubre del 2009, todas las nuevas operaciones comerciales no tienen ningún problema, tanto en los pagos, ni en los cobros, ni en las remesas hacia el exterior.”

La carta de los empresarios chilenos se refiere también a la situación de Max Marambio:

“Se trata de una situación puntual, ya que sus empresas, que son de carácter mixto, están siendo investigadas por la Fiscalía General de la República y la Contraloría General de la República, es un proceso de investigación ante los Tribunales de Justicia de Cuba y será de su competencia, dirimir las transgresiones que se hallan podido cometer a las regulaciones vigentes, problemas que no tiene ninguna de las empresas chilenas en Cuba.”

Así se cierra el pintoresco episodio del “corralito” cubano, inventado por El Mercurio…hasta el próximo cuento de sus creativos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los hilos de la supervivencia

Claudia Rafael (APE)

Una estimación del gobierno provincial, es decir, números oficiales, habla de casi 1000 asentamientos precarios en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) con más de dos millones de habitantes. Casi una ironía. Pero no lo es. Es un poco menos de la mitad de toda la población uruguaya. El doble de la de la ciudad de Córdoba o de Rosario. Algo más de dos millones de personas. O dicho de otro modo, poco menos del 25 por ciento del total de la población del AMBA.

Más de dos millones de precariedades. De techos enclenques y vulnerables a la más tenue de las lloviznas o los vientos. Más de dos millones de almitas resquebrajadas por la nada más insolente. Cartones rígidos o arqueados. Maderas o chapas más o menos firmes o profundamente endebles. Bloques que se sueñan con futuro de construcciones a medio terminar. Y barros profundos como caminos que entrecruzan las vidas de sus pobladores.

Lejos muy lejos, desde escritorios firmes y sólidos hablan los funcionarios. No se ruborizan siquiera cuando enuncian los números de la indignidad. Pétreos, imperturbables, anuncian estimaciones que, de todos modos, aclaran, se tratan sólo de proyecciones. Proyectar la pobreza, la inequidad, el desvalimiento. Darle a los números perspectivas que se ornamentan con promesas que saben, a la hora del discurso, se terminarán diluyendo en vanos océanos de crueldad.

El ministro de Desarrollo Social bonaerense, Baldomero Alvarez de Olivera aclara -dice el diario La Nación- “que los niveles de irregularidad y la inexistencia de fuentes confiables hacen que la cuantificación del fenómeno sea tan sólo una proyección sin datos certeros”. Pero que los cálculos toman como basamento un estudio de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNSG) que registró hasta 2006 un total de 819 villas y asentamientos en los 25 distritos del AMBA, que incluye a la Capital, donde hay 23 villas.

Las ciudades tienen sus espacios clandestinos que crecen y se extienden transgresoramente. Sin pedir permiso se abren camino a los codazos. La pobreza es así. Irrumpe y se planta sin más. Se estimula con andanzas callejeras que van sumando brazos y piernas a sus huestes.

Tanto es así, que entre 2001 y 2006 la población general del AMBA aumentó en un 6.6 por ciento al pasar de 8.6 a 9.2 millones de habitantes mientras que las villas se multiplicaron en un 57.5 por ciento.

Es que el estudio de la antropóloga María Cristina Cravino, en el que se basan los cálculos del ministro, ubicó 1.051.519 personas en villas y asentamientos precarios hacia 2006. En 2001 eran alrededor de 450.000 y en 2010 más de dos millones.

Cravino fue clara: “Hicimos la estimación más conservadora posible para evitar caer en el amarillismo”.

“Uno de los fenómenos que hizo crecer mucho los barrios informales fue la flexibilización laboral de los 90”, remarcan desde el Ministerio de Desarrollo Social bonaerense. Esa es la causa, dice el ministro. La respuesta que no está dada es porqué a más de 20 años del germen no se le pudo poner freno.

El gobierno provincial sigue hablando de planes de urbanización. Dice que a “mediano plazo” aspiran a construir 35.992 viviendas en los barrios “más populosos y conflictivos instalados a orillas de las cuencas de los ríos Matanza y Reconquista, considerados como prioridad para el programa”. Según sus propios cálculos viven en cada vivienda de los asentamientos cuatro personas. Entonces las matemáticas concluirían que a mediano plazo se dará vivienda digna a 144.000 habitantes dentro del universo de más de dos millones. Explican que es “imprescindible partir de un censo en cada lugar porque esto es lo que permitirá planificar y desarrollar acciones, detectar los casos más críticos y poder avanzar. Nuestro criterio es priorizar zonas inundables y con basurales”.

La urgencia es ya. Mientras tanto, Gerardo López Arrojo, subsecretario de Políticas de Inclusión Social anuncia que hay 500 millones presupuestados para este año para el plan nacional de Urbanización de Villas del Ministerio de Planificación y ya existen convenios por otros $ 1500 millones. Y un préstamo por otros 700 millones de dólares.

Palabras que los hombres y mujeres que fatigan cotidianamente sus precariedades sienten e intuyen como vanas. Saben que se diluirán en el tiempo como tantas otras promesas. Después de todo, la historia los ubicó en el creciente lugar de la exclusión imprescindible para la subsistencia de un sistema que se enreja en un paraíso para pocos. Un sistema cuyo perfecto basamento se aceita a diario con los millones que en los márgenes se encuentran a la deriva. Necesitados de ese brazo que, cada tanto, le acerca dádivas que sólo prolongan la agonía. Pero que sirven acabadamente a la continuidad de las prácticas clientelares que resultan domesticaciones medulares para que los mismos, eternamente los mismos, muevan las piezas para su propia supervivencia en el manejo de los hilos del poder.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Tuberculosis y talleres clandestinos

Elena Luz González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)

Un círculo nefasto: la tuberculosis y la degradación del sistema de salud público.

Un proceso inconfundible: malas o pésimas viviendas precarias: villas, asentamientos, hoteles, casas tomadas y hacinamiento laboral, mala alimentación y falta total de información constituyen el caldo de cultivo para la tuberculosis.
La falta de tratamiento hará que un enfermo infecte entre 5 y 10 personas por año.
Los inmigrantes de América Latina que vienen de lugares con tuberculosis y que trabajan en condiciones miserables, explotados y hacinados trasmitirán la tuberculosis.
En un informe del Hospital Piñero se afirma que el Sur de la Ciudad de Buenos Aires, en cuanto a los niveles de infección, sólo se compara con las regiones más pobres de África. Esto es producto del régimen esclavista de las grandes marcas de ropa. El trabajo esclavo en los talleres clandestinos que pululan en nuestra ciudad y el conurbano bonaerense verificables en la actualidad.

Varios factores coadyuvan para que esta situación esté al límite y aún no haya tocado fondo, lamentablemente.
Por un lado, las herencias de la última dictadura militar en materia de la eliminación considerable de camas en el hospital Muñiz y en otros hospitales.
Por otro, los noventa dejaron a la salud pública a merced de inexistentes controles sanitarios y sobre pasada por el negocio de la medicina privada.
En tercer término y no menos importante, la impunidad que gozan los talleres clandestinos, porque la justicia en este tema mira hacia otro lado.

Un informe elaborado en el hospital Piñero, denominado “Veo, veo ¿qué ves?: tuberculosis ¿otra vez?”, deja en evidencia cifras alarmantes.
En el área programática del hospital Piñero se informa que, en el sur de la Ciudad, se detectó una tasa de infección de tuberculosis de 141.46 cada 100 mil habitantes. En 1999 era de 33.1 cada 100 mil habitantes.
El promedio a nivel nacional es de 50 casos cada 100.000. Años atrás era de 30 cada 100.000 habitantes.
O sea, en el Sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se concentra la tasa más alta de tuberculosis de toda la República Argentina, esta realidad es similar a la provincia del Chaco en la zona del impenetrable.

En forma más pormenorizada se sostiene que del análisis de 251 planillas surge que el 50.50 por ciento de los pacientes son de la Ciudad y el resto del conurbano bonaerense.
Tomando los casos de la Ciudad de Buenos Aires: 2.155 registrados el año pasado, o sea, en el 2009, se verifica lo siguiente:

Pertenecen al área programática del Piñero
El 37,3 por ciento: 406 casos.
En esta situación más que alarmante están involucrados los talleres textiles, que operan en forma clandestina y se nutren de mano de obra inmigrante que trabaja en forma esclava, este trabajo es requerido por las grandes marcas de indumentaria.

TUBERCULOSIS OTRA ENFERMEDAD DE LA POBREZA
Este fue el título de uno de los tantos trabajos que entregamos en estos años. Ahora más ratificado y que nos avala la misma ciencia médica, cuando desde el hospital Piñero, sus responsables aseveran que: “Todos sabemos que la tuberculosis está relacionada con la pobreza, falta de alimentación, hacinamiento y tipo de trabajo”. Si alguna duda quedaba, las responsables médicas del Hospital Piñero no tienen medias tintas para sostenerlo.

Igualmente, en el periódico mensual Mundo Hospitalario, Zulma Pisera afirma: En esta área hay mucho trabajo esclavo por los talleres de costura y esto hace que se dificulte el control de esta enfermedad, Pisera es médica pediatra con orientación en neumología.
Además, detalla en el diario de la Asociación de Médicos Municipales que “en los últimos dos meses tuvimos dos chiquitos en una misma escuela con tuberculosis grave, y el mes pasado de otra escuela. Esto habla de que la enfermedad no está controlada”.

Volviendo al informe del Piñero este fue elaborado por la jefa de Microbiología, la jefa de Neumofisiología, una bioquímica especialista en tuberculosis y otra pediatra orientada en neurofisiología, con una conclusión más que preocupante: “Las cifras son similares a las de África subsahariana o a las del Impenetrable Chaqueño”, confirmó Lucrecia Campos, neumofisióloga, quien describe el trabajo con pacientes reducidos a la servidumbre en los talleres textiles: “Es muy difícil acceder a esta población. Los pacientes no dan las direcciones exactas de donde viven, y tampoco se puede entrar a los talleres. En esta zona hay cada vez más migración, y cuando llegan, engañados con la promesa de trabajo, de lo primero que se enteran es de que están enfermos; y al evaluarlos nos damos cuenta de que padecen tuberculosis desde hace seis meses, por ejemplo, y han venido en un micro durante 36 horas, siendo bacilíferos positivos, o sea, contagiando”, concluyen.

LA DEBACLE OCUPACIONAL
La desocupación acompañada del trabajo precario, en negro, tercerizado, y con la llegada de una inmigración de los países limítrofes sin documentación fue el caldo de cultivo de los grandes fabricantes, en este caso, los fabricantes de ropa, que como en otros momentos históricos, evadieron impuestos, se camuflaron, como afirma la Defensoría Porteña, subcontratan y evitan las cargas sociales e indemnizaciones y otras, logrando por medio de la coerción y el trabajo esclavo una forma de enriquecerse sin ningún castigo legal y protegidos por la misma ley.
Es común el planteo de la calle que los inmigrantes vienen a sacar trabajo a los argentinos, en realidad hay una trama nefasta donde necesitan de esta mano de obra para lograr los frutos económicos que tienen. El trabajo precario de los argentinos es suficiente y además, estas marcas escudadas en los talleres clandestinos, presionan y actúan coercitivamente sobre la masa laboral inmigrante y sin documentación, de esta forma logran las largas jornadas y la sumisión total a las reglas que imponen las patronales de los talleres.

Estos talleres son de la muerte. Así lo afirma la Defensora del Pueblo de la Ciudad, y continúa: Hace por lo menos una década fue instalada una industria textil basada en talleres camuflados en viviendas. “La clave económica son los intereses de los fabricantes de ropas. Con este sistema de subcontratación no pagan impuestos, cargas provisionales, y sobre todas las cosas, las responsabilidades (ley 12.713, regula el trabajo domiciliario) de la explotación salvaje.

También afirman: ¨Resisten los grandes fabricantes y cuentan con el apoyo del Estado nacional y Ciudad por omisión¨, dice en la megacausa en manos del juez Julián Ercolini, quien debe investigar a marcas de ropa de primer nivel.
En tanto, el abogado de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, Mario Ganora, especializado en trata y trabajo forzoso, dice que es un negocio que supera los 700 millones de dólares al año. El régimen neoesclavista de producción textil ha dejado una cruel huella en el sistema de salud porteño, concluye.
Hace ya tres años que el abogado Ganora aportó, con la firma de la defensora del Pueblo porteña, Alicia Pierini, una investigación realizada por el Instituto “Profesor Dr. Raúl Vaccarezza” de la Universidad de Buenos Aires. Este trabajo titulado “Inmigración y tuberculosis” da cuenta que “los pacientes que provienen de países con alta tasa de proporción de tuberculosis (Bolivia y Perú) se infectan en su país de origen y las condiciones sociales locales favorecen el desarrollo de la enfermedad”.

LAS PERSONAS INFECTADAS
Casos que son seres humanos con un problema que requiere una atención imprescindible y justa, pero que sin embargo, tal lo plantean desde la Defensoría y el sentido común lo marca: faltan políticas de Estado para lograr erradicar esta enfermedad y que no aumente de la forma exponencial que viene dándose.

La hija de Martina Amachy, madre soltera y con el apoyo de su hermana Santaza, tiene desde los 2 años tuberculosis, ahora tiene cinco años. “Mi hijita, a los dos años y medio, se contagió. Yo no lo sabía pero los costureros que la alzaban y besaban en casa la contagiaron”, su realidad es alquilar una pieza en una casa que a su vez tiene un taller clandestino. Allí viven 25 personas. “Esos costureros no lo hicieron de maldad. Quizás ni ellos sabían que tenían tuberculosis. Pero mi hijita ahora se enferma todo el tiempo. La enfermedad la debilita. Pasa un mes y puede estar bien. Pero vuelve a caer si cambia el clima. Hay que ser muy cuidadosos con la comida”.

Además dice que muchos padres no cumplen con la planilla de atención, cuidados y visitas al hospital. “Muchos prefieren seguir trabajando. Es que dicen que pierden tiempo en el hospital, y lo mismo para anotarlos en los jardines de infantes. Hay muchos que dejan a sus hijos en el taller. Dicen que necesitan trabajar y así es que desatienden a sus hijos”.
Martina cuenta que la directora del jardín del parque Avellaneda, ubicado a pocas cuadras de La Alameda, le pidió silencio respecto a la tuberculosis. “Es por la paranoia de los padres”, se justificó la directiva. Martina revela este dato en otro momento de la entrevista. Alrededor suyo otras costureras inmigrantes escuchan y opinan. Olga Cruz, referente de la cooperativa, dice que la directora no debe hacerla callar. Que se debe hacer algo. Y le dice a Martina que hable acerca de la chica que falleció por tuberculosis en su casa.
Otro caso fue el de Mariam con 19 años, terminó sus días en el hospital Muñiz. Las piezas son chicas, el taller, las máquinas y así los jóvenes beben y es puro hip hop afirma Martina.
El taller fotografiado por la Noticias Urbanas está en Martínez Castro 1141, y que de ese taller provenía Mariam, pero nadie fue, ni inspeccionó, ni llegaron médicos, todo siguió igual luego de la muerte de la joven.
También se revela en estas entrevistas que son insultadas, les restringen el uso del agua, el gas y la luz, que muchas mujeres viven en estos espacios y van a trabajar a otros talleres.
Simona Velazco, cuenta luego de largo tiempo de charla con Martina que su hijo de 19 años, Imber también había muerto de tuberculosis. “Imber tenía 19 años. En abril de 2007 murió. Vómitos, fiebre, decaimiento. Imber, cuando podía, comía, pero lo botaba. Las enfermeras de la salita venían a La Alameda. Pero mi hijo no quería verlas. Estaba en el taller de un coreano. ‘Mami, necesitamos pagar el alquiler. No puedo ir’, me decía. Transpiraba mientras trabajaba. No quería entrar cuando fuimos a la salita. Se negaba, hasta llegó a tener visiones. Pude ir al final con él a la salita. Dos horas estuvimos esperando y los médicos no vinieron. ‘Mami, pedí permiso al coreano y me va a descontar’, me dijo, y se fue de la salita”. La tuberculosis de Imber llegó a su cabeza. “Los ojos se le volteaban. Yo usaba una pieza con todos mis nueve hijos juntos; platos, cubiertos, todo junto, porque cuando a Imber lo hice aparte, como dijo la doctora, él se enojó.” Cuenta que en el caso de su hijo toda la familia fue revisada y hay constancia de eso en el colegio. “En los colegios siempre saben pero ellos también callan, o nos dicen a nosotros que no digamos nada”.

Deasy Cahuapasa, otra de las costureras que fue reducida a la servidumbre en un taller textil, cuenta que en la escuela 17 D E 11 hubo un caso de tuberculosis hace un tiempo. “Después de eso analizaron a todos los chicos de séptimo grado y nada más”.
Hay un Centro de Salud a una cuadra de La Alameda, en Directorio y Lacarra, pero folletos o indicaciones sobre la tuberculosis no llegan, ni hay, ni nadie se preocupa. Esto se afirma desde La Alameda.

No es casual que la zona más afectada sea el sur de la Ciudad, por el contrario, esta zona fue un cordón industrial importante, es la parte de la ciudad en peores condiciones en todos los aspectos: vivienda, educación, condiciones sanitarias, recolección de basura, mantenimiento de los espacios verdes, asentamientos, villas, hoteles, inquilinatos, casas tomadas, todo está concentrado. LA TUBERCULOSIS TAMBIÉN.

FUENTES: 24 horas, La Nación, La Alameda, Defensoría porteña, Noticias Urbanas, Fuentes propias

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La salud es un bien social, su implementación como tal es una decisión política de los estados... Conversaciones con Floreal Ferrara (V)

Elena L. González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)

.

Los hospitales y la salud son del pueblo,
Como decía Eva.
Floreal Ferrara

17 de junio del 2009

A modo de conclusión

Estábamos finalizando la entrevista y Floreal seguía igual que al comienzo, con esa fuerza que da la verdad y el convencimiento de un trabajo de tantos años. Por eso sobre el final se nos ocurrió preguntarle:

A.A.: ¿Qué le diría a los que están empezando hoy la carrera,
F.F.: No creo...Son parte de la clase media entregada, y los que son de la clase pobre tardaran cuatro o cinco años, y luego de residentes, cuando se afirmen dejaran de ser hombres del pueblo. Los hace la universidad así, en los grupos profesiones no tengo esperanzas. En las que tengo más esperanzas es en las enfermeras.

A.A.: ¿Por qué?
F.F.: Porque son más pueblo

A.A.: Es cierto...
F.F.: ¡Son más pueblo...!
Los trabajadores sociales están adocenados, los psicólogos terminan en el diván. La sociedad esta como esta. Todo se van perdiendo. La sociedad capitalista es totalmente competitiva, con el lucro, la plusvalía, relativa y absoluta, todo eso prostituye la profesión. Cualquier déficit de tratamiento de ellos es patético.
Andá a un hospital y escucha la voz de orden del médico y sino de la enfermera que se copió.
Y nuevamente Floreal nos introduce en el mundo de la práctica viva...

F.F.: Cuando fui director de sala o de hospital lo primero que hice fue que no hubiese gritos, el paciente siempre tenía razón, aunque no la tuviera, porque era, y es, un enfermo.
Los mejores residentes fueron desaparecidos, el resto se acomoda a las circunstancias, y en salud acomodarse a las circunstancias es acomodarse al enemigo. El enemigo no tiene cara, es un sistema, una relación social, como diría Marx, Carlos Marx. Como diría Perón es la sinarquía... es así...
Hay muy pocos, pero los pocos son esperanzas...
Son esperanzas... de todas maneras pueden ser comprables, y vos te encontrás con excepciones y eso te alienta... son muy pocos, son excepciones, lo que están alrededor los miran como bichos feos...
Sabés una cosa, la perspectiva de cambio está en los trabajadores, porque son explotados, porque frente a la explotación esta la revolución y la explotación te animan al antagonismo. Los trabajadores por ser explotados lo viven y lo soportan.

Le pedimos a Floreal hablar sobre la implementación del sistema de salud de Ramón Carrillo y las diferencias.

A.A.: ¿Cómo fue el programa que Carrillo pone en ejecución?
F.F.: Carrillo tenía una concepción centralista, hoy lo puedo ver y criticar, 60 años después. Yo tuve muchas conversaciones con Carrillo, yo atendía a un amigo de Carrillo, muy amigo, en La Plata y nos sentábamos y hablábamos muchas cosas.
Él tenía una concepción muy estatal, como fue el peronismo, él me cuenta una vez que se peleaba permanentemente con Eva, porque él decía que los hospitales eran responsabilidad del Estado y Eva decía que eran responsabilidad del Pueblo, que tenían que ser manejados por el Pueblo. Y entonces me pregunta a mí, y usted que opina: y yo le dije que tenía razón Eva.
Y entonces Carrillo me dijo ¡no ve, son todos unos revolucionarios...!
De todas formas le digo a Carrillo, usted realizó una revolución, que yo la llamo la Revolución de la Capacidad Instalada, usted recibió el país con 50.000 camas y lo transformó en una capacidad instalada de 135.000 camas.
Hay creaciones monumentales de Carrillo, todos los hospitales psiquiátricos, además de los que hizo la Fundación.
Un día me comenta Carrillo que: ¨Yo tengo un problema que creo que por esta revolución me metieron una penetración imperial, me vendieron chatarra en muchos casos, y yo por la necesidad de construir y equipar, compre, compre y compre...
Lo que pasa, dice Floreal, es que los capitales extranjeros están dispuestos a meterse y se meten... fijáte vos lo que dice Carrillo lo dice en 1952 o 1953. Es notable, de una gran lucidez, de una gran sencillez.

A.A.: ¿Realiza una autocrítica?
F.F.: Así es. El negro era un negro inteligentísimo.
Creo yo que era un hegeliano idealista, no debía coincidir mucho con Perón, pero en la práctica sí. Una concepción muy idealista de la filosofía.
Él nos dice en un momento ese fenomenal planteo que: frente a las grandes enfermedades, los grandes microbios son una pequeña causa.

A.A.: ¿Usted se considera un discípulo de Carrillo?
F.F.: Sí, con las correcciones correspondientes del tiempo, si claro, me enseñó, lo leí con pasión, aprendí mucho con él. Vos fijáte que cuando llega la revolución libertadora, esta recorre todas las bibliotecas del país para hacer papel picado de sus obras, ¡que cosa impresionante...! ¡Los 9 tomas de la Teoría del Hospital lo transformaron en papel picado!.
El Negro fue un personaje fenomenal, un cabecita negra hasta la manija, feo, mofletudo, panzón, y venía manejando en su coche viejo, era ministro y venía manejando, él, para visitar a su gran amigo.

Mientras discurre la conversación entre la salud y la filosofía, Hegel, Althausser, Espinosa, Negri y otros,..., continúa y dice: y que aquí esta el rastro de mi viejo, enorme lector y fue lector de filosofía y política. Vino con segundo grado, pero era un gran lector. Fue el fundador del primer Sindicato de Luz y Fuerza del país, en Punta Alta, provincia de Buenos Aires. Y creó cosas de anarquistas, y como no tenían muchos obreros de la misma profesión, creó un sindicato que se llamó de oficios varios. ¡Sindicato de Oficios Varios!. ¡Qué lindo nombre!. Mi viejo fue un anarquista, un anarquista con todas las letras. Nunca se enojó conmigo.
Cuando le cuento que iba a ser ministro, me pregunta: ¿de quién?
Del peronismo.
Está bien, me dice... pero peronista.

A.A.: ¿Eso fue en el 1973...?
F.F.: Si con Oscar Bidegain, duré 120 días... y vuelve al recuerdo de su padre con una evocación emotiva del momento.
Era casi gorila el viejo.
Yo voy a mi pueblo como ministro, y voy a mi pueblo como ciudadano ilustre, o algo parecido... voy a mi pueblo, era un momento de euforia impresionante... el pueblo debía tener 30.000 habitantes, había como 15.000 y digo un discurso de esos muy fuertes, yo entro al Consejo Deliberante al grito de Floreal es montonero, Floreal es montonero... Estaba mi viejo y tres milicos, sentados adelante. Eran de la Armada, porque al lado de Punta Alta está la base Puerto Belgrano, y bueno termino el discurso se me acerca mi viejo y los tres militares y el abrazo con el viejo y luego uno de los militares me extiende la mano y me dice que es el Comandante de la base y que el almirante me espera a las 16,30 horas a tomar el té en su casa. Y yo le contesto que el Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires no va a concurrir porque se va a encontrar en la capillita más pequeña del pueblo y con el pueblo. Muchos años después me enteré que era Massera... porque tuve que hacer un trabajo para un grupo de gente que quería hacer un negocio con la Armada, porque ella dejaba el Hospital de Río Santiago y ellos le iban a construir un amarradero en Zárate y me convocan para que los asesore para ver que se puede hacer.
Cuando estaba en pleno asesoramiento me doy cuenta que es la Marina y le digo a mi amigo que esto les puede fracasar porque estoy yo, y él averiguó y al día siguiente me encuentro con mi amigo y me dice que no hay problemas que al contrario que fui el único que me paré frente a Massera y me da la foto con lo que dije en aquel momento.
Entre risas, silencios y pensar como hay registros de todo, como guardaron todas las fuerzas armadas y de seguridad material de aquellos y de todos los momentos políticos del país...

A.A.: ¿En que año era eso?
F.F.: Más o menos en el 90. Y me mandan la fotografía de lo que le había dicho, lo tomaron como una actitud ética y por eso pude seguir trabajando.

A.A.: Sobre este final le preguntamos cosas más personales, y le pedimos que nos diga su especialidad... y él con esa gracia que demostró en toda la entrevista nos dice:

F.F.: Bueno, soy hincha de Estudiantes de La Plata. Soy cardiólogo y especialista en desarrollo económico y social de la UBA y la OEA.

A.A.; ¿Qué le pasó durante la dictadura?

F.F.: Me quede en mi casa, se murió mi primera mujer, después que me fueron a buscar, ella hizo una crisis cardiaca y murió; me quemaron los libros, me robaron, aquí hay 6.000 volúmenes, en ese entonces tenía 15.000 libros. En La Plata, entraron a mi casa, una quinta muy linda, cobraba la mitad, pero tenia centenares de personas. Me quemaron 3.000 libros se robaron 6.000 y luego los tuve que vender, porque me llevaba los cajones con los libros de un lado para otro, pero no pude sostener esa situación y tuve que venderlos.
Me paso algo muy simpático, mucho tiempo después me llegó una carta de la Universidad de Tokio por el esmero y cuidado de la revista Primera Plana, algo es algo...habían caído en buenas manos.
Pase muy malos momentos. No me quejo... No me mataron ese día porque no me encontraron... logre zafar, de aguantadero en aguantadero, pero, mi primera mujer, pobrecita...es un recuerdo mezclado entre lo dulce y lo triste. Y rápidamente, unos años después me encontré con esta muchacha y fue un bálsamo...
Y bueno... recupere la vida, y tengo 80 para 81 y trabajo... en junio los cumplo.

Floreal tiene varios trabajos, como director médico de la obra social de la Marina Mercante, es director asesor de la obra social de Agentes de Propaganda Médica, es asesor de la Obra Social de los Gráficos de Ongaro... ¨de eso vivo, sino laburo no como. La casa no es mía. Alquilo...¨
Me muestra su último libro, todo escrito a mano, porque la esposa se lo pasa en la computadora.
Mi primer libro lo escribí en el 58, me cuenta, y luego escribí otros con varios autores sobre Cardiología, escribí la parte de estadísticas. Medicina preventiva y social, Medicina de la comunidad, con José Paganini y Eduardo Acebal y luego, Teoría Política y Salud, son tres tomos, Teoría de la Corrupción y salud, y Teoría de la Verdad y Salud.

Terminamos la entrevista, pero siempre pasa que cuando comenzamos a escuchar y re escuchar lo que dijo Floreal nos deja enseñanzas, infinitas...
Su poder de autocrítica, el recuerdo a esos grandes, de la medicina sanitarista: Ramón Carrillo y Arturo Oñativia, el recuerdo a Arturo Illia, y la invocación a Eva. La importancia del trabajo en los ATAMDOS y esa esperanza y certeza que sólo se consigue el cambio haciendo la revolución. No hay medias tintas, hay un camino para recorrer muy duro y de esperanza siempre, pero donde no existen cosas a medias. La presencia de su padre, los dolores sufridos y las perdidas y, sin embargo, siempre la sonrisa para pensar que hay otra salud, que debe ser una política de salud para el pueblo y controlada y dirigida por el pueblo.
Por eso dos frases recorren este mensaje: frente a las grandes enfermedades, los grandes microbios son una pequeña causa. Y los hospitales y la salud son del pueblo.

Este 11 de abril del 2010 falleció el médico sanitarista Floreal Ferrara. Volvemos a entregar la entrevista que hicimos y que está dividida en cinco partes. La misma fue publicada a partir del 12 de marzo del 2005 en Argenpress .

Ver también:


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...