lunes, 26 de abril de 2010

“Cultura de paz”: ¿Sueño, ingenuidad, dispositivo político?

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

“Hay dos modos de defenderse: el uno con las leyes y
el otro con la fuerza. (…) Como a menudo no basta
con aquél, es preciso recurrir al segundo”
Maquiavelo

La invocación a la paz es algo tan viejo como el mundo; nadie en su sano juicio la desecha, la rechaza abiertamente, no habla de ella como un bien positivo en sí mismo.

La historia muestra una interminable sucesión de invocaciones a la paz… pero al mismo tiempo, la historia también es una interminable sucesión de guerras, de negación sistemática de la paz, de situaciones donde lo que prima es el más descarnado enfrentamiento. Extraer de ello la conclusión que habría una “esencia guerrera” en lo humano que nos condena fatalmente al conflicto violento (“el hombre como lobo del propio hombre”), puede ser apresurado; o, en todo caso, habría que matizarla: la convivencia pacífica sigue siendo una aspiración, por lo que se ve, siempre bastante lejana. ¿Es entonces quimérico pensar en un mundo menos violento que el que conocemos? Por cierto, la discusión está abierta desde hace largo tiempo; la filosofía, la política, las ciencias sociales, el arte en sus diferentes expresiones vienen preguntándoselo incansablemente. No hay ninguna duda que la sola constatación de la vida cotidiana o de la historia, en cualquier momento y en cualquier punto del planeta, nos muestra que la guerra y la conflictividad en sentido amplio son el molde de las relaciones humanas.

“Si quieres la paz prepárate para la guerra”, alertaban los romanos del Imperio hace más de dos milenios; quizá con demasiado cinismo, quizá con profundo conocimiento de la condición humana, la invocación no parece descabellada. Esa “preparación”, que no es sino el desarrollo del componente bélico en cualquiera de sus innumerables aristas, ha sido y continúa siendo el sector más acrecentado, dinámico -y hoy día: lucrativo- de los seres humanos. Se dijo mordazmente que lo primero que hizo el ser humano cuando sus ancestros bajaron de los árboles y comenzaron a caminar erguidos fue un arma: una piedra afilada. Lo cierto es que desde ese primer homo habilis hace dos millones y medio de años hasta la increíble parafernalia armamentística actual (que implica un gasto de 30.000 dólares por segundo), la industria de la guerra no se ha detenido nunca. Hoy disponemos de los medios técnicos para hacer volar el planeta varias veces, provocando una onda expansiva que llegaría hasta la órbita de Plutón. Es evidente que la paz se resiste y que la guerra no nos es ajena. Pero pese a ese fabuloso desarrollo ¿inteligente?, el mundo sigue siendo injusto. Por tanto: infeliz y desagradable para muchos, diríamos que para inmensas mayorías (métanse ahí todos los afectados por cualquier forma de injusticia: pobres, mujeres, excluidos de cualquier índole, “razas inferiores”, etc., etc.)

Buscar la paz no es lo mismo que buscar la justicia. Paz y justicia no son términos antagónicos, pero todo indica que no siempre se corresponden en su totalidad. La historia muestra también que la búsqueda de la justicia no es nada fácil, que implica muchísimo esfuerzo; es decir: la reacción de unos -los más desfavorecidos, en general mayoritarios- contra otros que se aprovechan de los primeros para buscar su bienestar -muy egoístamente por cierto, injustamente, para decirlo con precisión, y en general siendo minoría- es un proceso donde la violencia no deja de estar presente. Es decir: en la búsqueda de la justicia, la violencia juega un papel; si hay injusticia, asimetría en la repartición de poderes, relaciones desparejas, su supresión no se da nunca en forma espontánea, pacífica, libre de tensiones. El arreglo de esas situaciones de desbalance, de asimetría -eso, en definitiva, es la injusticia- no se consigue nunca de modo alegre, feliz, dialogando. Aunque a nadie le guste, la violencia es el vehículo necesario para lograr repartir más equitativamente los recursos con los que vivimos. ¿Cuándo alguien cedió amistosamente cuotas de poder si no fue porque una fuerza violenta lo obligó a ello?

Ahora bien: ¿por qué esa insistencia en la paz en nuestro discurso cotidiano? Se hace la guerra, se violan mujeres, algunos saquean recursos naturales contra la voluntad de otros, se mata, se esclaviza, se desprecia al otro inferiorizado…, pero nos la pasamos hablando de la paz. Contradictorio, sin dudas ¿Por qué siempre esa discordancia, ese cortocircuito de decir lo contrario a lo que se hace? ¿De dónde esa perpetua necesidad de sentirse “buenos” e invocar la paz pese a las tropelías cometidas? En nombre de la paz se mata, así de monstruoso. Luego de los “bombardeos humanitarios” en la ex Yugoslavia (¿bombardeos “humanitarios”?... ¿Nos agarran de estúpidos?) se llegó en el siglo XXI (¿no es que nos civilizamos cada vez más?) al oprobioso e infame concepto de “guerras preventivas”. La paz, definitivamente, da para todo. Hasta puede ser un lucrativo negocio.

Todo indica que no nos podemos tomar muy en serio los discursos sobre la paz, porque en su nombre, así como en nombre del amor (otra expresión del mismo mito) o cualquier otro término pomposo que suene altisonante: libertad, solidaridad, democracia, etc., etc., se pueden cometer las peores barbaridades: las Cruzadas, la Santa Inquisición, la conquista de América, la violencia física de los adultos con los niños, el Gulag -y la lista de etcéteras se puede prolongar bastante-. Seguramente tanto hablamos de la paz, el amor y la concordia porque sabemos eso algo muy lejano, y probablemente avergüenza decir con todas sus letras que lo que menos está en juego en la arquitectura de las relaciones sociales es, justamente, la paz. Pero hay que agregar: quien habla, quien enuncia ese discurso, es siempre el detentador del poder.

Son los poderes constituidos (el poder económico, el Estado como expresión política de la dominación de clase, el género masculino, los adultos, el discurso de la cultura dominante -hoy, el eurocéntrico-, el que da la limosna y no quien la recibe) quienes se llenan la boca hablando, no sin cierta ampulosidad, de paz. Los desposeídos no. Los desposeídos, los que están en la parte de abajo en la pirámide social, los débiles, en todo caso aspiran a la justicia. La paz, con toda esa pompa y grandilocuencia con que la invocan los poderes dominantes, no es parte de sus preocupaciones. Justicia no es contradictoria con paz, pero no necesariamente van de la mano.

En mayor o menor medida, disquisiciones sobre la paz ha habido siempre a lo largo de la historia. Desde una primaria noción de “equilibrio con la naturaleza” como noción amplia de “paz” -más propia de las cosmovisiones no-europeas enfatizando los equilibrios cósmicos y energéticos- hasta las nociones modernas enmarcadas en el racionalismo de la Europa de estos dos o tres últimos siglos, con la idea individualista de derechos humanos que se va generando con el mundo burgués, la interrogación sobre la paz fue ganando en refinamiento, fundamentalmente en el pensamiento europeo moderno, desde el Iluminismo en adelante, hasta llegar a la moderna, muy reciente formulación de “cultura de paz”. El pensamiento socialista no dedicó su esfuerzo a esta reflexión; su énfasis, nótese, estuvo puesto siempre en la lucha por la justicia. La paz, en todo caso, podrá venir por añadidura. O no. Pero la reflexión en torno a la paz no jugó un papel crucial en el ámbito de las ideas revolucionarias modernas. Mucho menos esta noción reciente, surgida luego de la caída del muro de Berlín, de “cultura de paz”.

Y es de ella, justamente, de la que queremos hacer ahora algunas consideraciones.

Recién en julio de 1989 en Costa de Marfil (África), en el marco del “Congreso Internacional sobre la Paz en la Mente de los Hombres”, comienza a hablarse sistemáticamente de “cultura de paz”. Durante el largo período de la Guerra Fría, curiosamente, nunca se tocó el tema, no estaba acuñado el concepto, bien que hubiera sido necesario invocar a un mundo menos violento.

Casualmente, la idea de cultura de paz comienza a tomar auge coincidiendo con un cambio importante que se registra en el mundo: la caída de lo que en ese momento era el socialismo real, es decir: todo el bloque soviético este-europeo. Bloque, por cierto, considerado “violento”, causa de la violencia -“imperio del mal” llegó a definírselo- por el discurso dominante del capitalismo global. Bloque que, para la ideología profundamente anti-socialista difundida a escala planetaria, representaba la pérdida de la libertad y el reinado de la violencia extrema (de ahí, se decía, se exportaban todas las acciones violentas, las guerrillas, el terrorismo, el odio reconcentrado y una larga lista de atrocidades, según las viscerales versiones que alimentaban la guerra cultural que se libraba en ese entonces, con Moscú abriendo cabezas de playa por todo el planeta y entregando fusiles AK 47 a granel).

Sin omitir una crítica rigurosa de lo que efectivamente representó ese primer modelo de socialismo desarrollado en el mundo como experiencia primigenia, socialismo autoritario y antihumano en definitiva que no debe repetirse jamás, es significativo que al caer ese paradigma -sin que las contradicciones de la aldea global se resolvieran, obviamente, pues las injusticias no se terminaron- surgiera con tanta fuerza el llamado a una cultura de paz. La misma, según la definición que aporta Naciones Unidas en 1998 con su Resolución Acta 52/13, “consiste en una serie de valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos tratando de atacar sus causas para solucionar los problemas mediante el diálogo y la negociación entre las personas, los grupos y las naciones”.

Sin dudas, la invocación es, más allá de genuinas buenas voluntades en los intelectuales que la formularon, un llamado a desarmar todo atisbo de rebeldía, de protesta, de contestación. La violencia pasa a ser algo “feo”, “fuera de moda”, “primitivo”. Hay que rechazarla de cuajo. Contra la fuerza de quienes se alzan ante las injusticias, el llamado es al diálogo y la negociación. De Marx se pasa a MARC’s; del pensador alemán fundador del socialismo científico se pasa a los “Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos”. Y ahí está la trampa: ¿cómo es posible solucionar consensuadamente los conflictos? ¿Pueden sentarse a dialogar las partes estructuralmente opuestas y llegar a compromisos satisfactorios para todos? Una vez más: ¿cuándo un factor de poder cedió amistosamente cuotas de su poder si no fue porque una fuerza violenta lo obligó a ello? ¿Qué ejemplo histórico nos muestra que se “resolvió amistosamente” una asimetría de poderes a partir de buenas voluntades y diálogo? Un enfrentamiento de clases, de géneros, el racismo, el autoritarismo, la conquista de un país por otro ¿se podrán arreglar en la mesa de negociaciones? ¿Cuántos ejemplos de ello hay?

El llamado a desarrollar esta cultura de paz que va apareciendo para la década del 90 del pasado siglo coincide con el desmoronamiento del bloque socialista de Europa, lo cual trajo, entre otras consecuencias, la terminación de innumerables conflictos armados internos que se desarrollaban durante la Guerra Fría. Pero la terminación de todos ellos y los posteriores procesos de paz que se vivieron con numerosos movimientos revolucionarios insurgentes que terminaron desarmándose e integrándose a la vida política civil, no significaron ni la paz social ni el fin de las injusticias que alentaban esas confrontaciones. Por ello es significativa la aparición al unísono de tanta preocupación por la paz; y más aún: toda esa elucubración en torno a una cultura de paz.

¿Por qué no una “cultura de justicia”? No, de eso no se habla. O, al menos, no hablan los poderes dominantes. Una “cultura de paz” políticamente correcta: sí. Más de eso: es sacrílego, no meterse.

Esta novedosa formulación de una cultura de paz que va tomando cuerpo para la década de los 90 del siglo pasado, que invita a dejar de lado la violencia y a negociar, a consensuar las diferencias, termina con una esperanzadora declaración conocida como “Manifiesto 2000 para una cultura de paz y no violencia”. Allí se habla -muy correctamente por cierto en términos políticos- de lo que debería hacerse para que todo el mundo viva en paz: promover una cultura de paz por medio de la educación, promover el desarrollo económico y social sostenible, promover el respeto de todos los derechos humanos, garantizar la igualdad entre mujeres y hombres, promover la participación democrática, promover la comprensión, la tolerancia y la solidaridad, apoyar la comunicación participativa y la libre circulación de información y conocimientos, promover la paz y la seguridad internacionales. Consecuencia de esto es la instauración del decenio de una cultura de paz entre el 2001 y el 2010. Década, por cierto, que ya está por terminar y que se si evalúa con rigor en cuanto al cumplimiento de las metas establecidas, como mínimo, sale reprobada en el examen. ¿Alguien, honestamente, esperó en algún momento que con ese manifiesto se alcanzara la paz en el mundo?

Todo lo que en esa declaración de principios se dice es muy encomiable, sin dudas. Pero no queda para nada claro cómo se conseguiría. ¿Quién sería la autoridad planetaria que haría efectivo el cumplimiento de todos esos buenos deseos? ¿Con qué poder de convocatoria se conminaría a todas las partes a respetar ese bienintencionado decálogo? ¿La Organización de Naciones Unidas lo haría acaso? ¿Esa institución que estuvo a punto de cerrar sus oficinas en Nueva York porque no tenía cómo pagar los gastos operativos dado que Estados Unidos debía algunas cuotas? ¿La misma que no pudo siquiera pestañar ante las vergonzantes guerras de Irak y Afganistán? ¿Esa instancia sería la encargada de implementar todas estas medidas? Como mínimo podríamos decir que eso se ve dudoso, por no decir desopilante.

Loable, plausible, digno de todo nuestro respeto y consideración el pedido de un mundo en paz. ¿Quién podría ser tan desalmado de pedir la guerra acaso? Ahora bien: ¿es genuino este pedido de una cultura de paz? ¿Es solamente ingenuo? ¿Encierra algo más?

Seguramente hay más de un sujeto altruista y soñador que se toma en serio la posibilidad de construir ese paraíso en la tierra, entendiendo que, por ejemplo, la educación es una camino para lograr buscar con toda la honestidad del caso un mundo más civilizado donde la violencia vaya teniendo cada vez menos lugar. Ahora bien: las posibilidades de hacer realidad eso, de repartir equitativamente los poderes ya establecidos por vía de un diálogo constructivo parecen muy alejadas de la realidad. No hay cambio genuino que no necesite imponerse, romper viejos esquemas. “Para hacer una tortilla hay que romper algunos huevos”, enseña el refrán. El solo hecho de “imponerse” implica ya una tensión, que siempre -la historia lo enseña- conlleva hechos violentos. Aún a riesgo de ser reiterativo: ¿quién ha cedido su cuota de poder voluntariamente alguna vez?

El llamado a una cultura de paz finalmente, aparecido en el momento en que cae el muro de Berlín y junto a él también -al menos temporariamente- caen sueños de justicia, aparecido de la mano de esta machacona idea de “transformación de conflictos” y “resolución consensuada de las diferencias”, como mínimo, debería ser puesto en observación. La invocación de una cultura de paz en abstracto puede terminar pareciéndose, en definitiva, a una cultura de pis. Lo cual, por cierto, no huele muy bien.

Autor imagen: Kalvellido

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Tomás Borge: “El imperio se nutre de la muerte y el cinismo…”

Gustavo Espinoza - Alberto Vega Tapia (NUESTRA BANDERA, especial para ARGENPRESS.info)

El pasado 19 de abril conversamos con Tomás Borge, el legendario Comandante de la Revolución Sandinista de Nicaragua y embajador de su país en el Perú. Vehemente, categórico y chispeante, respondió a las preguntas de Nuestra Bandera que hoy remitimos al mundo…

NB. Compañero Tomás, Ud. en diversas ocasiones ha aludido al proceso político y social de América Latina, ¿Cómo lo percibe hoy?

TB. En los últimos años mas bien ha habido un flujo progresista, en algunos casos revolucionario, cumpliendo una especie de profecía que hiciera Fidel Castro hace algún tiempo. Cuando le preguntaron su opinión sobre América Latina en aquel instante, Fidel dijo: “estamos en una época del retroceso”, eso hace unos 17 años más o menos, “pero alguna vez, no muy tarde se va a producir un cambio muy sustantivo en la lucha de los pueblos de América Latina y habrán transformaciones cualitativas en América del Sur, Central y en el Caribe”. En efecto desde hace ya 10 años -no tardó demasiado tiempo desde que Fidel dijo aquella profecía- se iniciaron los cambios con la revolución bolivariana de Venezuela, el triunfo de la izquierda en el Uruguay, ciertos cambios positivos en Argentina, con la importantísima victoria de Evo Morales en Bolivia, con el triunfo del carismático dirigente Rafael Correa en Ecuador con la posterior victoria de Daniel Ortega en Nicaragua.

También no puede decirse que en Brasil ha triunfado la derecha hasta hoy si no por el contrario, hay una enorme confianza en la honradez y en la visión revolucionaria de Lula; así como no se puede afirmar que ha triunfado definitivamente la izquierda en El Salvador, ha sido derrotada la derecha. De la misma manera se puede dar en Guatemala, por lo menos un hombre honesto ha sido electo presidente de ese país, con una visión más o menos progresista, aunque con una correlación de fuerzas que no le favorece desde el punto de vista político. Es natural que en todos los movimientos políticos globales como en el caso del desarrollo de la izquierda en América Latina, haya transitorios retrocesos. Había un gobierno con un hombre decente en Panamá -no era un revolucionario-, era Martín Torrijos un muchacho lleno de buenas intenciones que estableció vínculos con cuba, con el Frente Sandinista y la Venezuela de Chávez.

Estos avances de la derecha no son determinantes, pero tal vez se puede decir que son inevitables. El imperialismo está en una etapa de declive por lo tanto en un momento de gran peligro para los pueblos de América Latina. Se vuelve más feroz, la fiera cuando está herida. Empiezan los arrebatos de la decadencia. El Imperio se vuelve mas feroz y agresivo, a pesar de que llegó a la presidencia un hombre que ha sembrado ilusiones entre algunos ilusos de América Latina. Entonces en Panamá ha triunfado la ultraderecha. No había allí un gobierno revolucionario, pero ganó la ultraderecha. En Chile también triunfo la ultraderecha. Tampoco había allí un gobierno revolucionario, pero existía un gobierno con cierto pudor político, porque la concentración jamás se atrevió a asumir una actitud parecida a la de Salvador Allende, si no que la concertación fue un arquetipo de vacilaciones políticas y de oportunismo.

También así que yo digo que se mide la gente en América Latina por su posición política. Allí Ricardo Lagos hizo en algún momento declaraciones contra Cuba de la misma manera que la esta haciendo ahora el ultimo candidato de una supuesta izquierda llamado Marco Enríquez Ominami, que ahora está llamando a Cuba “un país autoritario e intolerante”. Lo que no extraña para nada de esos supuestos dirigentes de izquierda que pretenden ir en contra de la unidad de la izquierda, aspiran a posiciones políticas personales y sacrifican los principios en aras de un capital electoral.

Estamos pues en medio de avances y algunos retrocesos transitorios. De todos modos se puede decir que la lucha revolucionaria de los pueblos de América Latina es indetenible, y se esta empezando a construir la perspectiva de que se realice el sueño de Bolívar la unidad de nuestros pueblos, que empiece a perfilarse el ALBA y otras manifestaciones similares

NB. Los países de América Latina están celebrando precisamente el bicentenario de la independencia del yugo español ¿Qué enseñanzas podemos sacar al respecto?

TB. Eso se inicio en Venezuela, y no es para anda casual que haya un reinicio de la verdadera independencia de los pueblos de América Latina precisamente en Venezuela. En este momento esta reunidos en Caracas con el presidente Chávez numerosos mandatarios progresistas de América Latina y allí se perfila y discute un horizonte distintito y pleno para los pueblos de nuestra América. Los documentos que saldrán de allì tendrán una gran importancia para nuestros pueblos

La propaganda hecha por el imperio y la derecha de alguna manera desmoralizó a algunos. Fue truculenta y engañosa. Pero bueno, eso esta cambiando. Otra vez los pueblos despiertan y se alzan con nuevos bríos para luchar por la defensa de sus derechos…

NB. En su poema a Bolívar, Neruda decía: “Despiertas cada cien años, como despierta el pueblo…” ¿Se podría decir que hoy los pueblos despiertan…

TB. Los pueblos despiertan cada 100 años, decía Pablo Neruda. Es verdad eso y yo diría además que lo hacen de manera mas conciente y clara vemos aquí en América Latina un desarrollo sostenible de los movimientos progresistas y revolucionarios, con todos sus problemas y peculiaridades ya mencionadas, sin embargo constante

Las agresiones a Iraq, Corea de Norte, Cuba, Venezuela, Palestina, etc. demuestran una agresividad del imperio en la actualidad….

Son muestras descarnadas de un imperio que se alimenta de la muerte y la mentira. Un ejemplo claro propagandístico sobre el uso para fines militares de energía nuclear por parte de Irak o Corea de Norte es totalmente distorsionada, y malévola. ¿Por qué no se dice lo mismo en los casos de Egipto, Pakistán o Israel? pues porque Irak y Corea de Norte son países que están fuera de la orbita del imperio, y como no son afines; representan el mal y su proceder debe ser condenado a nivel mundial.

El imperio tiene su “verdad”, y esa “verdad”, ve lo quiere, como en los crímenes en Gaza y la muerte de inocentes hecha por los sionistas. Qué se dice por el millón de muertos en Iraq, como consecuencia de la invasión y ocupación de ese país por Estados Unidos.

El imperio se nutre de la muerte y del cinismo. Toda esta campaña por el fallecimiento de un ser humano del reo común Orlando Zapata, convertido por la magia de la manipulación en "reo político", lo confirma. No tengo ninguna duda que el gobierno de Cuba hizo todo lo posible por evitar el desenlace fatal en este caso, de acuerdo con la vocación cubana. Zapata, como consecuencia de la debilidad provocada por el ayuno, sufrió una neumonía fatal.

Ahora mismo todos estos propagandistas de la vida dicen: ojala que se muera el otro reo que esta haciendo ayuno: Ellos desean que se muera, ruegan a Dios para que fallezca, con la única intención de buscar un rédito político en contra de Cuba. Ese es su mensaje siempre el de la muerte. Ellos nunca amaran la vida como la amamos los revolucionarios

¿Cómo pueden levantar tamaña patraña contra Cuba? Centenares de médicos cubanos prestan servicios en Haití. Miles de voluntarios cubanos recorren el mundo aliviándole sufrimiento. Todo esto provienen de un país cercado por el odio y el bloqueo económico y donde, por eso mismo, no abunda la abundancia. No solo en América Latina han muerto centenares de cubanos protegiendo a hombres, mujeres y niños.

Se necesita estar envilecido para no reconocer que la revolución cubana y sus dirigentes se han especializado en eso, en salvar vidas y no en la muerte.

NB. Recientemente se cumpliò el cincuentenario de la Revolución Cubana. Hoy Cuba marcha firme por el camino de la victoria, pero la ofensiva Imperial no le da tregua ¿Qué significa para d. la Revolución Cubana en nuestro tiempo?

TB. La Revolución Cubana significa la raíz y un referente para todos los revolucionarios de América Latina y del mundo. Hace 10 años triunfó la Revolución de Venezuela. Eso no hubiese sido posible sin el triunfo de la Revolución Cubana, como la Revolución cubana no hubiese sido posible sin José Martí; el hombre moderno de José Martí se llama Fidel Castro y sin es un motivo de orgullo para Cuba tal vez lo es para Latinoamérica.

La Revolución Cubana es el madre de todos nosotros y alguna vez se ha reconocido así. Además, ninguno de los cambios que se han producido en América Latina, en Ecuador, en Brasil, en alguna medida, en Nicaragua, en Guatemala, quizá en el Salvador y particularmente en Bolivia no hubiesen sido posibles tampoco sin la acción de la Revolución Cubana y sin el ejemplo de Fidel Castro.

No podríamos los revolucionarios de Latinoamericana sobrevivir a la desaparición de La Revolución Cubana, seria un retroceso estratégico y total para los pueblos y los gobiernos progresistas de América Latina

Yo estaría dispuesto a dar todo, la vida entera, por la sobrevivencia de la Revolución Cubana. Ese es nuestro deber fundamental

NB Muchas gracias Comandante y trasmitiremos su más fraterno saludo a todos…

Muchas gracias a NUESTRA BANDERA, que es una expresión auténtica y revolucionaria…

Foto: Tomás Borge, Comandante de la Revolución Sandinista y embajador de Nicaragua en el Perú. / Autor: BILDARCHIV - WIKIPEDIA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: ¿Cómo pagar la reconstrucción?

Héctor Vega

Uno de los rubros que propone Piñera para la reconstrucción de Chile es el alza del impuesto a las utilidades de las empresas. Con ello calcula que ingresarán a las arcas fiscales 1260 millones de dólares que representan 39% del total de 3231 millones de dólares que el gobierno espera recaudar con el conjunto medidas propuestas. Según el plan el impuesto a las utilidades subirá de 17% a 20% en 2011, para bajar en 2012 a 18,5% y volver a 17% en 2013.

De qué manera los mayores impuestos que propone Piñera se anulan, porque lo que obtiene con una mano lo devuelve con la otra
En realidad se trata de un financiamiento inocuo, o neutro, pues según la Ley del impuesto a la renta (DL Nº 824, publicado el 27 de diciembre de 1974. Ley actualizada el 19 de junio de 2001 y el 2 de mayo de 2008, según Ley 20263) dicho impuesto es sólo retención y crédito. Esto es, en virtud de un pago provisional mensual (PPM) durante el año tributario respectivo, dicho impuesto ingresa por algunos meses a las arcas fiscales y luego se descuenta en el momento que los socios de la empresa o accionistas pagan el Impuesto Global Complementario, o impuesto a las personas con la tasa marginal del 40% (desde 0 a 40%). En síntesis desde el año 1974 las empresas no pagan impuesto, quienes pagan son las personas. ¡En consecuencia si no se aumenta el Impuesto Global Complementario, no hay incremento de impuestos!
Agreguemos a esto que los inversionistas o empresas extranjeras en Chile por repatriación de utilidades caen en el régimen general del 35% de impuesto, al cual descuentan el 17% con lo cual terminan pagando el 18%. Régimen que los favorece con relación a sus colegas chilenos que descuentan a la tasa marginal del Impuesto Global Complementario de 40% el 17%, con lo cual la obligación tributaria se establece en 23%.
Consideremos además que las transnacionales del cobre gozan de un estatus impositivo privilegiado mediante el cual remiten intereses por créditos externos (intereses que pagan un impuesto del 4%), monto diez veces mayor que las remesas de utilidades (Véase año comercial 2002)[1]. Con ello transforman el 17% de impuesto a la renta en un 4%. Su justificación es legal pues las remesas por intereses y otras remuneraciones pagadas al exterior son consideradas como Gasto Tributario de las transnacionales operando en Chile. Con ello, amparadas en la legislación vigente, disminuyen su renta imponible y por consiguiente su tributación. Sin terminar con este régimen impositivo la propuesta del gobierno no pasa de ser un volador de luces. Dejar en su concepción de retención y crédito el impuesto a la renta es un fraude a la credibilidad de la opinión pública.
El impacto de las franquicias tributarias, el llamado Gasto Tributario, muestra de qué manera el Estado deja de percibir 8.207 millones de dólares, lo que equivale a 24% de todo lo que se recauda y representa 3,96% del PIB. Sólo por concepto de Impuesto a la Renta las franquicias tributarias representaron en 2009, 6.677 millones de dólares, esto es, 3,23% del PIB (Véase Informe de Finanzas Públicas, Ministerio de Hacienda. Dirección de Presupuestos, 2009). Las franquicias anulan el pago del impuesto a las utilidades. Nótese que estas mismas franquicias neutralizarán 281 millones de dólares que el plan Piñera prevé recaudar del alza de las contribuciones. Sin una revisión fundamental de la legislación impositiva, una vez más las grandes fortunas de este país, y las transnacionales, habrán burlado la igualdad ante la ley y en este caso preciso, las llamadas de solidaridad que el país exige escuchar.
Mediante un Impuesto a la Renta bis se pretende burlar el precio que el Estado de Chile debiera cobrar por la explotación de un recurso natural que se va y nunca más vuelve
En relación al mal llamado royalty (4% a 5% del resultado operacional), que en realidad es un Impuesto a la Renta bis y que en su régimen de invariabilidad afectaba a la Gran Minería hasta el año 2020; con la propuesta se propone una invariabilidad tributaria hasta el año 2028. Nueva fórmula que deja a la buena voluntad de las empresas transnacionales tributar en el rango de 3,5% a 9% según el resultado de la minera. Sólo el mayor precio del cobre podría garantizar en el futuro, alguna recaudación adicional al fisco pues antes de iniciarse el ciclo alto en el precio [2] las transnacionales del cobre domiciliadas en Chile, mediante el cobro de “precios de transferencia” (exportación) a sus filiales, fijaban precios menores, y adicionalmente declaraban costos altos, con lo cual presentaban, alegremente, cero utilidades. En esas circunstancias poco importaba que el régimen de invariabilidad fuera de 42% o que el impuesto se fijara en 35%, si al final del ejercicio declaraban cero utilidades.
El royalty es un precio – no un impuesto – por el derecho a explotar el mineral, cuyo dominio por mandato constitucional, es del Estado, es decir pertenece a todos los chilenos. El Estado ejerce sobre las reservas minerales un dominio exclusivo, absoluto, inextinguible e imprescriptible (Art. 19 nº 24 inciso 6 de la Constitución Política del Estado).
La Ley Orgánica Constitucional de Concesiones Mineras (LOCCM o Ley Minera 18097, promulgada el 21 de enero de 1982) establece de manera inconstitucional el régimen de la concesión plena, donde esta pasa a ser título y modo de transferir el dominio. En virtud de esta verdadera capitis diminutio el régimen de Pinochet (por la mano de su ministro de Minería, José Piñera) enajenó el dominio del Estado a favor de las transnacionales.
Si se restablece el imperio de la Constitución el concesionario debe ser considerado, al igual que en el derecho anglosajón, un arrendatario (lessee), esto es, un mero tenedor (tenant), y en esa calidad lo que se le concede es el arriendo del yacimiento (mining lease). Según el Código Civil chileno (Art. 1915), “el arrendamiento es un contrato en que las dos partes se obligan recíprocamente, la una a conceder el goce de una cosa, o a ejecutar una obra o prestar un servicio, y la otra a pagar por este goce, obra o servicio un precio determinado” (el subrayado es mío - HV). En consecuencia, corresponde al gobierno Piñera acatar la disposición constitucional, restablecer el imperio del derecho, y de esa manera eliminar la actual ficción de royalty que en realidad es un Impuesto a la Renta bis.
Una propuesta tributaria
Los anuncios del gobierno tendrán algún grado de credibilidad si se eliminara el impuesto-crédito. Sin embargo, existe otra solución en la lógica de un alza del impuesto a la renta de 20%, efectiva y permanente. Nuestra propuesta consiste en que las empresas deben tributar efectivamente 20% sobre sus utilidades devengadas, dejando radicada la tributación total de la actividad empresarial en la empresa y no en las personas como ocurre en la actualidad. Conjuntamente con ello proponemos que el impuesto a las personas tenga una tasa marginal del 20% (desde 0 a 20%), bajándola del 40% actual, afectando a todas las rentas que se perciban, con excepción de las que provienen de la actividad empresarial. Con lo cual no solamente los pagos serán efectivos sino que además se igualará la situación de todos los contribuyentes cualquiera que sea su actividad y origen de las rentas.
Sin reformas fundamentales al sistema tributario chileno, como las ya expuestas – eliminación del Impuesto a la Renta crédito del impuesto personal y tributación de 20% radicada en las empresas, tasa marginal de 20% del Impuesto Global Complementario, eliminación de franquicias tributarias injustificadas – la reconstrucción y el crecimiento de la economía, dependerá, al igual que lo fue la protección social del gobierno Bachelet, del precio del cobre, sometido a las fluctuaciones del precio del mercado internacional; y agréguese en este caso de la buena voluntad de las transnacionales – caso único en la historia de la Humanidad de un “impuesto voluntario” – y de impuestos regresivos (IVA entre otros), que nuevamente deberá pagar el conjunto de la población trabajadora.
- Héctor Vega, Profesor del Doctorado en Procesos Sociales y Políticos en América Latina. Universidad ARCIS.
Notas:
1) Conclusión del estudio “Cobre tributación de las grandes empresas mineras” por Dante Restaino Di Benedetto en Royalty. Regalía o Renta Minera. Jorge Lavandero Illanes. Impresos y Ediciones Lafken. Santiago, Chile. 2003. El estudio se basa en Informe del Tesorero General de la República, presentado ante la Comisión Especial Encargada del Estudio de la Tributación de las Empresas Mineras” del Senado, bajo la presidencia del Senador Jorge Lavandero. El informe presenta en forma global y detallada por formulario y tipo de impuesto lo recaudado durante el año comercial 2002. El Informe incluye todo tipo de pagos, en los cuales se incluyen impuestos de retención, Impuesto a la Renta y devoluciones solicitadas. En el análisis de Dante Restaino ante la Comisión del Senado se señala que “el año 2002 las remesas por intereses de créditos externos fueron diez veces mayores que las remesas de utilidades. Las remesas por intereses por créditos externos fueron de US$ 363 millones 386.886 afectos al 4% y las remesas de utilidades fueron de US$ 36 millones 570.980 afectas al 35%. Si la remesa de intereses se afectara con un 35%, el país habría recibido una mayor recaudación de US$ 112 millones 650.000”. El mismo estudio agrega que “el total de las remesas por intereses y otras remuneraciones pagadas al exterior por US$ 394 millones 37.491, es gasto tributario para las empresas en Chile, lo que disminuye su renta imponible y la tributación respectiva” Finalmente se concluye que, “la constitución de las grandes empresas como sociedades de responsabilidad limitada a cambio de sociedad anónima han producido una menor recaudación de US$ 108 millones. Op. cit. ps. 161-168.
2) El período 2003-2008 cubre el ciclo del precio alto del cobre en los mercados internacionales, para seguir a la baja en 2009, reiniciándose aparentemente el 2010 un nuevo ciclo al alza. Según información del Banco Central los envíos del mes de febrero alcanzaron la suma de US$ 2.741,3 millones, frente a los US$ 1.427,8 del mismo mes de 2009. El precio promedio mensual a febrero de este año fue de US$ 3,10 por libra, precio que casi duplica los US$ 1,61 por libra del mismo mes del año pasado. Las proyecciones de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) elevan la producción a 5,7 millones de toneladas, esto es, 7,3% superior a la producción de 2009. El valor de las exportaciones se estima para este año a US$ 36.500 millones lo que representa un aumento de alrededor de 36% con relación al año anterior.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Paraguay: El derecho es excepción

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

Cinco de los 18 departamentos del país están desde este fin de semana bajo el régimen de Estado de Excepción, decretado por el Gobierno de Fernando Lugo, aunque con disidencias internas, pero apoyado por el parlamento enemigo, lo cual da una idea de las contradicciones que caracteriza a la actividad política paraguaya.

El propósito es de combatir la violencia y la inseguridad que se ha amparado de la zona, con la participación del Ejército y asesores en contrainsurgencia de Estados Unidos y Colombia, a pesar de que el Ministro de la Defensa, Luis Bareiro Spaini, califica esa colaboración de ingerencia en los asuntos internos y una amenaza para la soberanía nacional, en oposición con su colega del Interior Rafael Filizzola.

El Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) una fantasmagórica organización, de la que no se conoce ningún documento político, pero con mucha fabricación mediática, aparece como el principal autor de la mayor parte de los delitos, secuestros extorsivos y algunos asesinatos, acaecidos en los dos últimos años.

Desde 1995, más de 30 extorsiones registra la cartera del Interior, por las cuales se habría pagado más de 10 millones de dólares, lo cual alimenta serias sospechas de que la mafia esté mezclada en la autoría, hasta valiéndose, quizás, de un grupo de jóvenes radicalizados,con una densa carga emotiva generada por su condición de vida miserable.

Más de veinte presos, mujeres y hombres, mayoría muy jóvenes y todos del medio rural, han sido presentados por la fiscalía en las últimas semanas, como miembros del EPP aunque sin poder aportar pruebas, lo cual los exime de condenas por el momento, pero no de la cárcel, sin que trasciendan muestras de solidaridad de alguna organización de izquierda.

La decisión de militarizar el norte del país es, sin duda, una temeridad de Lugo, porque genera enconada resistencia en el conjunto de su base social, que es su mayor factor de sustento, y porque evidencia incapacidad autocrítica de su equipo de mando, en particular el Ministro Filizzola, primer fracasado en el terreno de las operaciones y mal visto en algunos ámbitos, por su confesa simpatía con el régimen criminal de Uribe.

En los 20 meses del gobierno de Lugo, se han incrementado los actos violentos en el norte del país, la zona de más fuerte militancia de los campesinos sin tierra, la misma donde el mandatario ejerció el obispado durante década y media, identificado con esas reivindicaciones populares, casi una excepción entre el clero conservador.

En forma valiente y humilde, Lugo se solidarizó con las tomas de tierra, con los cortes de ruta y con otras manifestaciones de las organizaciones campesinas, recorriendo en sandalias los rancheríos más humildes, llevando su aliento a las familias de las capueras de labriegos e indígenas marginados.

Ahí nació su prestigio, que permitió a algunos políticos progresistas experimentados, comenzar a deslizar su figura como la de un potable líder popular, muy necesario para todo el amplio y disperso abanico de la oposición que quería desplazar al Partido Colorado del gobierno, que tenía sometido desde 1947.

De ahí hasta ahora, Lugo ha recorrido un camino sinuoso, serpenteando descréditos por su paternidad poco asumida, y se ha fortalecido en el aprendizaje de las mañas de la política, donde la moral tiene poco quehacer, pero le resta demostrar ante el pueblo y ante el mundo, si tiene capacidad para conducir con éxito el proceso de cambios de las vetustas estructuras sociales, económicas y culturales que necesita Paraguay.

Querido por un porcentaje importante de la población, parte de la cual ha adquirido un pensamiento y accionar críticos y, por eso mismo, continúa siendo la principal fuerza contra una derecha revanchista y sin ideas, Lugo está constantemente entre dos cuerdas, la popular, que reclama justicia y la oligárquica, temerosa como nunca antes, que se resiste a dejar de obstaculizar toda idea de progreso.

Amenazado su poder en una lucha frontal en el marco de la democracia tradicional, la derecha se apoya en los únicos recursos que le quedan, su inmensa fortuna de origen dudoso y los grandes medios de comunicación. En la coyuntura regional actual, nada garantiza que Estados Unidos autorice dar manotazos a los cavernarios, aunque continúe alimentándolos como ejército de reserva.

Caso insólito en los últimos 70 años en Paraguay, las fuerzas progresistas están derrotando a la derecha con las propias armas de ésta, que se desespera por meter en el mismo saco a las fuerzas progresistas democráticas, con un terrorismo absolutamente exagerado, porque el país no registra hechos importantes de esa naturaleza y cuya motivación podría tener más tufo de organizaciones mafiosas que políticas.

En ese escenario, Lugo ha decidido militarizar un tercio del territorio, a un precio que puede resultar alto para la cohesión de las fuerzas progresistas, que acaban de celebrar los dos años de la victoria popular del 20 de abril del 2008, con un acto de impresionante concurrencia, con mujeres y hombres salidos de los rincones más apartados y míseros del país.

El Estado de Excepción, primo hermano del Estado de Sitio, aunque se le quiera arropar diferente, permite allanar hogares, detener y trasladar personas sin orden judicial, y prohibir o restringir reuniones y manifestaciones públicas, operativos represivos para los cuales la policía paraguaya tiene sobrada como siniestra experiencia.

Buscando a los miembros del EPP, han sido desempolvados los viejos archivos estronistas condenatorios de toda persona sospechosa ante los ojos de los jerarcas de la represión, en cuyas filas son numerosos los oficiales sumariados, aunque ninguno condenado, por hechos inocultables de contrabando, tráfico de estupefacientes, de vehículos, de personas y otros delitos.

Incluso, oficiales acusados de violaciones, asesinatos de luchadores sociales y secuestros y torturas, gozan de buena salud y altos salarios en la institución oficial, según denuncias del perseguido Partido Patria Libre que, al igual que la Federación Campesina, el Partido de los Trabajadores, la Federación de Educadores, y el Espacio Unitario-Congreso Popular, condenan el decreto de Estado de Excepción.

El proceso de cambios es del pueblo, advierten esas organizaciones junto con otras que aún no han difundido su posición, tal el caso del Frente Guasú, que nuclea a 20 movimientos y partidos, así como el 20 de Abril, cuyo líder es el Secretario General de la Presidencia, Miguel López Perito, en embarazosa posición.

Las elecciones municipales, de noviembre próximo, son un reto casi determinante para el proceso de cambios y, a partir de ahora los movimientos progresistas y sus precandidatos, están obligados a moverse con la contrariedad del Estado de Excepción.

Aunque limitado a 30 días, sabemos por Clausewitz que los represores saben cuando comienzan a operar, pero no saben cuando pueden dejar de hacerlo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bolivia: Arremetida brasileña

Andrés Soliz Rada (especial para ARGENPRESS.info)

El 6 de abril pasado, una delegación de Brasilia presentó en La Paz un plan de desarrollo binacional, que abarca la instalación de un polo gas-químico en la frontera, la industrialización del litio y del potasio, la construcción de aeropuertos, vías férreas y carreteras, además de proyectos de electrificación, exploración de áreas petroleras e investigación de hortalizas tropicales. Semejante generosidad se debe a que las potencias emergentes: Brasil, Rusia, India y China (BRIC), al no tener fronteras comunes, están obligadas, de manera prioritaria, a acentuar su dominio en su entorno geográfico.

La instalación del polo gas-químico se menciona desde 1972, año de suscripción del primer contrato de venta de gas al Brasil, la que se inició en 1999. El anzuelo de Lula oculta el interés de la “Vale Do Río Doce”, la segunda empresa minera más grande del mundo, transferida a empresarios privados del vecino país, en evitar que las 100 millones de toneladas de reservas de litio y las 2.000 millones de toneladas de reservas de potasio del salar de Uyuni sean explotadas por compañías norteamericanas, japonesas, rusas, chinas, francesas o coreanas, sin la participación decisiva de Brasil.
La Vale Do Río Doce, privatizada por Henrique Cardoso, exporta 150 mil millones de dólares al año, un monto 30 veces superior al de todas las exportaciones bolivianas. Lula, por su parte, consolidó la alianza Estado-burguesía con la concesión a madereros, soyeros y agro industriales brasileños de un tercio de los bosques amazónicos. Ratificó su habilidad, en semanas pasadas, al ser alabado simultáneamente por Obama y Fidel Castro, Chávez y Uribe, Irán e Israel, así como por casi toda la izquierda latinoamericana después de haber sepultado al Banco del Sur, al convertir a Brasil en acreedor del FMI y anunciar la creación del Banco de inversiones del BRIC.
La delegación estuvo comandada por Marco Aurelio García, el “Maquiavelo brasileño”, (el “consejero del Príncipe”). Hace cuatro años, demostró su decisiva influencia en el gobierno del MAS al conseguir, mediante simple llamada telefónica, que el vicepresidente Alvaro García Linera desautorizara una Resolución del Ministro de Energía, Andrés Soliz Rada, que pretendía cumplir el decreto de nacionalización de los hidrocarburos en las refinerías controladas por Petrobrás, lo que precipitó su renuncia.
Sin embargo, Marco Aurelio no retornó satisfecho, ya que no obtuvo respuestas positivas con la celeridad que deseaba. Al parecer, la transición institucional que se opera en Bolivia dificulta encontrar altos funcionarios con capacidad de decisión, en tanto Evo Morales se halla aprisionado entre sus ofertas industrialistas con las que logró su reelección y las demandas indigenistas que le exigen cumplir su proclamada defensa del medio ambiente.
El interés brasileño no sólo por el presente, sino también por el futuro (anuncio de explotaciones petroleras conjuntas, a largo plazo), ocasiona la susceptibilidad de quienes recuerdan que los 38 años de “olvido” del proyecto gas-químico está asociado con la promesa de instalar 24 termoeléctricas en territorio boliviano con parte del gas destinado a San Pablo, agravado por la exportación fraudulenta de gas, mediante asociación con Repsol, y el no pago por el gas húmedo, durante los primeros ocho años de vigencia del contrato boliviano-brasileño. En la situación presente, Bolivia se asemeja a un enfermo muy grave que, en opinión de Lula y Marco Aurelio, podría sobrevivir con el suero por goteo que le suministraría Brasil, a condición de no desarrollarse por si misma.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El Ferrocarril una cuestión nacional: El señor de los subsidios, Ricardo Jaime, es investigado por la justicia (Parte I)

Juan Carlos Cena (especial para ARGENPRESS.info)

Este trabajo fue publicado por primera vez el 15 de septiembre del 2005, esta II parte el 20 de septiembre del 2005, como sostiene el autor, la Historia de los Ferrocarriles Argentinos es uno de los capítulos más vitales e importantes de nuestra historia.

Es el mismo Ricardo Jaime que quería investigar la justicia, con la diferencia que en ese momento era un hombre fuerte del actual gobierno nacional. Una investigación que no tiene desperdicios. (Nota de la redacción).

El Estado y las Empresas Estatales son instrumentos para defender el Patrimonio Nacional. Dependerá en manos de quienes están esos instrumentos, para que sean utilizados para una mayor dependencia o para la liberación nacional.

La Empresa Ferroviaria que nosotros proponemos y necesitamos debe ser: Propiedad del Estado, monopólica y eficiente, democratizada y desburocratizada, sin compartimientos estancos, con regionales o zonas que tengan auténtico poder de decisión

Comunicado de la Seccional Organismo Central de Capital Federal de la Asociación del Personal de Dirección de los Ferrocarriles Argentinos - 1988.

El Defensor del Pueblo de la Nación, elevó en consecuencia un informe al Ministerio de Economía recomendando "se abstenga de asignar subsidios, porque se transformarían en premio a la ineficiencia..."además, no existen garantías de que el subsidio se utilice para lo que fue creado, mejorar el servicio"

Del mismo, Eduardo Mondino, cuando manifiesta claramente sobre el problema del F.C. San Martín concesionado a la empresa Metropolitano cuyo accionista principal era o es Taselli: "Hace bastante tiempo que el Estado está en condiciones de rescindir las concesiones de la empresa Metropolitano, pues estamos ante una concesión cuya ejecución está llena de incumplimientos desde hace ya varios años"

Pero todo sigue igual, a Taselli lo fueron del San Martín, en su partida no tan rauda, se llevó pertenencias ferroviarias y las depositó en su otra concesión como si nada hubiera pasado, del F.C. Roca. Y el F.C. San Martín, ahora gerenciado o administrado por un conjunto de concesionarios como Metrovías, Ferrovías y T.B.A. y el F.C. Belgrano (Residual, que es quien paga los salarios, los otros recaudan), todos los concesionarios mencionados con incumplimientos contractuales.

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, efectuó un relevamiento sobre el funcionamiento y estado de los trenes en las estaciones de Retiro, Constitución, Chacarita y Once, los resultados fueron contundentes:

El 85% de los 2000 usuarios encuestados consideró al servicio como "malo y muy malo"; el 10% "regular" y apenas el 5% consideró como "bueno" el servicio que brindan las empresas concesionarias del sistema ferroviario concesionado.

El Defensor Adjunto Alejandro Nató dice: "Decidimos realizar este trabajo como consecuencia de la gran cantidad de reclamos que recibimos en la Defensoría. Queremos verificar el nivel de cumplimiento de los contratos, es el paso previo para acudir a la Justicia para que se mejoren los servicios de inmediato"

"Comprobamos que el estado de los servicios de trenes es en general muy malo. Es lamentable que estas empresas estén subsidiadas por el Estado y no dediquen el mínimo esfuerzo en satisfacer las necesidades más elementales de los pasajeros. Vamos a exigirle al Gobierno Nacional una respuesta a esta situación y, de ser necesario recurriremos a todas las instancias posibles para hacer valer los derechos y el respeto a los usuarios"• terminó manifestando Alejandro Nató.

La propia CNRT da algunas conclusiones no públicas que muestran en el nivel de deterioro del sector.

El 70% de los coches inspeccionados tiene observaciones por el nivel de material rodante usado por falencias en el sistema de freno y enganches fuera de normas. En el 30% de los casos el tipo de problemas implica un riesgo de seguridad.

El 40% de los pasos a nivel inspeccionado tiene distinto grado de irregularidad (paso de peatones, pavimento, cerramiento, etc.)

El 20% de los aparatos de cambio de vías cuenta con falencias severas que obligan a precauciones de velocidad e implican riesgo en la marcha de los trenes.

Sobre el mantenimiento del material rodante y la infraestructura general de las vías, este informe dice, se observan numerosas falencias que de profundizarse, podrían derivar en condiciones de inseguridad.

De este tibio informe la Secretaria de Transporte no ha tomado ninguna medida para corregir o multar a las concesionarias. ¡Qué desprolijidad Presidente!

Ante esta situación, se siguen otorgando subsidios millonarios, a pesar de la mala calidad en los servicios y deterioro del material (rodante y especialmente vías férreas) y de la difusión de los datos del relevamiento realizado por la Defensoría del Pueblo, el ministro de Planificación Federal Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, dispuso que se realicen inspecciones sorpresivas a los trenes para verificar si las empresas cumplen los requisitos de higiene, seguridad y confort. Los controles corrieron por cuenta de la Secretaria de Transporte y de la CNRT.

Llegaron las multas por el control efectuado por más de 4,5 millones de pesos por incumplimientos de los operadores entre noviembre de 2002 y 2003.

Hoy, en el 2005, no sabemos si se abonaron las multas, lo que sí sabemos y apreciamos junto a los pasajeros es que todo sigue igual y que les aumentaron el monto de los subsidios, para que no aumenten los boletos, es que sería toda una desprolijidad que aumenten en plena campaña electoral. .

El defensor adjunto de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad consideró que "hace falta un rol más contundente de los organismos de control, en este caso de la CNRT, y del gobierno Nacional, que tiene que poner los puntos sobre las ies acerca de que tipo de servicio tiene que brindar las empresas de acuerdo con lo que se comprometieron en los contratos de privatización" (...) "Nos sobran argumentos para decir porque algunas empresas no cumplen con lo que deben cumplir".

Desde la Secretaria de Transporte se ha viajado turísticamente por el mundo en busca del tren perdido, no sabemos cuanto nos va costar a los ciudadanos todo ese peregrinaje. A este gasto nos lo hacen asumir de prepo, el costo de estos periplos hay que sumarlo al costo de los subsidios, subsidios que se multiplicaran casi en proyección geométrica, porque todas las compras que se concretarán serán para mejorar la infraestructura que utilizan las concesionarias, ya que nunca cumplieron con los contratos firmados, respecto al mantenimiento preventivo.

Para sintetizar, este costo es el costo que debemos pagar y sufrir como consecuencia de las políticas de Estado impuestas por este gobierno: que es la de haber elegido continuar con la política ferroviaria de los 90, con la agravante de que los concesionarios han demostrado sus ineficiencias destruyendo y saqueando gran parte del Patrimonio Ferroviario.

La pornográfica ausencia de comentarios sobre el desastre ferroviario de estos afiliados a la SIP, esta ausencia les otorga el título de cómplices, se encubre, en consecuencia, se es cómplice con el demonizado profesor Jaime. Profesor Vapuleado por los cuatros costados. Además, es cuestionado por el Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas. Donde su escrito se inicia diciendo: Manuel Garrido en mi carácter de Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas, constituyendo domicilio en mi público despacho de la calle Presidente Perón 2455, 5to. piso de esta ciudad, en los autos Nº 11.645/04 del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 9, Secretaría Nº 18, comparezco ante V.S. y digo y sigue…

Para ir terminado esta primera parte del trabajo digo: Si usted señor Presidente apeló a un trabajo de la Agencia Argenpress de Noticias para dejar negro sobre blanco sobre el papel de la SIP y sus afiliados nativos en la Argentina y en América Latina. ¿Por qué no apela a esta misma agencia y consulta el archivo sobre los temas ferroviarios?

EMEPA repara, paga el Estado y el beneficiario es Ferrovías, que es una empresa de EMEPA. Redondo negocio comercial, por esta redondez dicha contratación es cuestionada por el Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas.

El escrito del Fiscal se inicia, como dice más arriba, y continúa: Manuel Garrido en mi carácter de Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas, constituyendo domicilio en mi público despacho de la calle Presidente Perón 2455, 5to. piso de esta ciudad, en los autos Nº 11.645/04 del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 9, Secretaría Nº 18, comparezco ante V.S. y digo:

Que en ejercicio de las facultades que me concede la Ley Orgánica del Ministerio Público vengo a poner en conocimiento de V.S. los hechos y elementos probatorios que han sido colectados por esta Fiscalía de Investigaciones Administrativas, que estarían íntimamente vinculados con el objeto de investigación en autos.

La otra denuncia fue formulada en agosto del 2004 por un miembro de la Comisión de Reclamos de la Seccional Gran Buenos Aires- Haedo Edgardo Reynoso ante el juez Galeano, por un ante proyecto realizado por el estudio de Arquitectura Peralta Ramos- Sepre y Fernández Prieto asociados, en manos de la Subsecretaría de Transporte Ferroviario para remodelar estaciones del Belgrano Norte a un costo de casi $ 6.000.000. Afirma en esta misma denuncia que se investigue porque la Secretaría de Transporte autorizó a que el Estado pague más de $ 60.000.000 por la reconversión y reconstrucción de 120 coches pertenecientes a la concesionaria Ferrovías que se entregaron para que lo realice EMEPA, Chascomús.

En 1955, a través de un golpe de estado, el poder oligárquico se apodera del aparato de ese Estado. Desde ese nuevo marco político, comenzaba, especialmente, en el campo social, el desmontaje de una formación ideológica de carácter nacional; y el ferrocarril comenzaba a soportar una descarnada ofensiva. Otros intereses dirigían al Estado. La primera gran ofensiva fue en el año 1961 durante el gobierno de Frondizi, con el famoso Plan Larkin. Este Plan fue rechazado por la resistencia de los trabajadores ferroviarios, en una dura acción de huelga, que duró de 42 días. La ofensiva contra el ferrocarril continuó. En forma sucesiva, permanente y metódica durante todos los gobiernos, sean gobiernos civiles o militares. Con la misma iconografía que fueron nacionalizados los ferrocarriles, fueron destruidos para favorecer los intereses de la industria del transporte automotor en la década del 90 del siglo pasado.

En consecuencia, los ferrocarriles fueron descuartizados. No son más un servicio público. Predomina el lucro. El ferrocarril ha sido desintegrado. No cumple más una función social, ya no va a todas partes, ha dejado pueblos sin agua, sin comunicación, dejó en estado de quebranto las economías regionales por la desconexión territorial, ya no transporta todo, sino lo que les conviene.

Este nefasto y perverso plan transformó, brutalmente, al ferrocarril en un servicio privado con fines de lucro. A su vez, los concesionarios de pasajeros suburbanos son subvencionados por jugosas partidas que superan largamente el tan mentado déficit, con la diferencia que no corren más los trenes al interior del país, dejaron en la calle a más de 85 mil trabajadores y cerraron más de 30 talleres, depósitos, almacenes y otros. El transporte de carga no recibe esas sustanciosas partidas, pero sí debe pagar un canon, que no lo paga (73 millones de dólares hasta el 2001). Con la desaparición del ferrocarril se produjo una brutal desmembración poblacional, 870 pueblos fantasmas, aproximadamente, y este hecho contribuyó a la desestructuración del país y al opacamiento de los emprendimientos regionales.

Este gobierno a través del presidente Néstor Kirchner presentó, el 18 de febrero del año 2004, el Plan Nacional de Inversiones Ferroviarias (Planifer) que proyecta para este año inversiones por más de 300 millones de pesos.

Dijo en esa oportunidad: "Es una decisión irrevocable que la Argentina vuelva a tener un sistema de ferrocarriles al servicio de todos los argentinos". Más adelante subrayó: El tema de los ferrocarriles es central. Cualquier país del mundo que se quiera constituir como nación necesita un sistema de ferrocarriles que funcionen, lo más moderno posible.

Cuando se extingue el discurso y uno lee que en realidad son demandas para un programa de obras a realizar para los concesionarios de pasajeros y de cargas. Es decir, esa asignación de recursos es como otro subsidio, uno más, a estas empresas que destrozaron la estructura ferroviaria y prestaron y prestan un pésimo servicio. Esto, sin contar el saqueo de máquinas y herramientas, ventas indebidas de galpones, talleres, rieles, material tractivo y remolcado pasado como chatarra, y así, que se calcula, aproximadamente, en 17 mil millones de dólares.

Es decir, los administradores de este Estado, no solamente continúan con las políticas concesionaristas de las anteriores administraciones, sino que tampoco ha investigado el saqueo, al contrario, a través del ONABE continúa mal vendiendo muebles e inmuebles del ferrocarril. A pesar del fracaso de la gestión privada se los vuelve a beneficiar, concediéndole recursos, modificando addendas (reformas a los contratos originales lo que permite a las empresas volver a renegociar deudas y/o cancelarlas, modificar obras y pedir en general más subsidios) a partir de esa renegociación se induce al perdón de lo adeudado, o sea, se decreta la indulgencia a los concesionarios de carga que nunca pagaron los cánones pactados.

No se los sanciona. Ofrecen el perdón de la deuda al moroso y consagran una nueva partida de dinero en la asignación de recursos. Una arbitrariedad, demandada por los propios concesionarios tardíos, como al consorcio de carga Ferrosur-Amalita Fortabat y al Ferroexpreso Pampeano, Techint, o a los beneficiados con los subsidios como Taselli, responsable de la muerte de catorce mineros en Río Turbio, y de la falta de seguridad en Altos Hornos Zapla, entre otros.

Las empresas de carga debían mantener la vía a 50 km/hora para que circulen los interurbanos, porque un importante kilometraje de vías esta en pésimas condiciones. El Estado se hace cargo y debe reparar las vías para que puedan continuar circulando los trenes. Los empresarios/comerciantes polifuncionales de Ferrovias-Emepa y Benito Roggio Transporte son los nuevos oferentes del Ferrocarril General Belgrano de Carga. Es un proyecto de ferrocarril granelero/sojero, éste, dejará de cumplir el objetivo por el cual fue creado.

Ver también:

Juan Carlos Cena es miembro fundador del Mo.Na.Re.FA (Movimiento Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles Argentinos).

Nota: Investigación en partes publicada a partir del 15 de septiembre del 2005.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Tumbas desiguales, democracias distintas

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

A mi me gustaría conocer Monteros,
no la tumba de Alfonsín.

“Hace unos años, en el Cementerio de Monteros (Tucumán), ante tu tumba Isauro (Arancibia), junto a la de tu hermano Arturo dije: ¿por qué te mataron Arancibia? Porque amabas entrañablemente tu Patria, tu Pueblo, a los maestros, los jóvenes, los niños”, escribió Simón Furlan (Ex integrante de la Junta Ejecutiva de CTERA* 1973/75) en 1991 (1).

Pero se ve que la Patria y el Pueblo de Isaura, Arturo y Simón en nada se asemejan a los de la actual Junta Ejecutiva de CTERA.

Cuando Raúl Alfonsín falleció la Junta Ejecutiva de CTERA sentenció: “La CTERA quiere expresar su dolor ante el fallecimiento del ex Presidente Dr. Raúl Alfonsín. Un hombre que vivió la política con compromiso y entereza. Que llevó adelante el Juicio a la Junta Militar, que creo la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas) y que en su momento histórico quedó para siempre en la memoria del pueblo la frase “Nunca Más (2)”.

El comunicado de la Junta Ejecutiva de CTERA se titula: “Raúl Alfonsín: un demócrata, un hombre que defendió sus ideas con pasión (2)”.

¿Acaso Francisco I. Arancibia no era un “apasionado demócrata”? Me parece -y espero equivocarme por apresurado- que tal parte de prensa de la Junta Ejecutiva de CTERA mancilla la memoria del maestro de Monteros.

La democracia de Alfonsín es la obediencia debida y el punto final como amalgama de la represión al servicio de la plutocracia. El Pacto de Olivos Menem-Alfonsín es otro emergente del Proceso de Reorganización Nacional que comenzó en 1976 y a partir de 1983 retornó al constitucionalismo gobernante.

El “demócrata” de Alfonsín le respondió a Mónica Gutiérrez en 1992: “No hay nada que descubrir ni revelar. Insisto: cumplí mi compromiso con la ciudadanía actuando de acuerdo a lo que había propuesto desde la campaña electoral (…) Por eso es que desde la misma campaña electoral distinguíamos entre quienes idearon y dieron las órdenes para poner en movimiento el aparato represivo estatal, quienes cumpliendo órdenes se excedieron en ese cumplimiento, y quienes, en un clima de error y compulsión, y no teniendo la capacidad decisoria, se limitaron a cumplir las órdenes recibidas (3)”.

En efecto: para Alfonsín (¿Y para la conducción de CTERA?) el asesinato de Arancibia el 24 de marzo de 1976 fue ejecutado por “quienes cumpliendo órdenes se excedieron en ese cumplimiento”.

Claro!!!... en verdad, ahora comprendo… por qué el cuerpo de Francisco recibió más de cien balazos. Fue “un exceso”.

De Pedro Bruera a Alberto Sileoni y de Jorge Videla a Cristina Kirchner: “El nuevo proyecto educativo nacía el 24 de marzo de 1976 con la muerte de un maestro (1)”.

Parafraseando a Atilio Borón el capitalismo no pregunta al entrar: mata y listo “como lo registra hasta la saciedad la monumental bibliografía sobre la materia (4)”.

Obediencia debida y punto final. Para la actual Junta Ejecutiva de CTERA Raúl Alfonsín fue un gran demócrata.

Pobre los hermanos Arancibia. Carlos Fuentealba todavía pide Justicia.

Eduardo Rosenzvaig escribió en La oruga sobre el pizarrón: “Para liberar y liberarse hay que transformarse en Quijote No importaba que los demás te crean un loco, un fantaseador o un clown. Había que beber de la dignidad del Quijote, y que te sigan los que crean en vos, pero antes que todos vos mismo. Había que llegar a ser libre para difundir la libertad (1)”.

En definitiva: me parece que es evidente que entre 1976 y 2010 en la dirigencia de CTERA no sólo han discurrido años…

De Arancibia a Maldonado. De la Declaración de Principios de Huerta Grande (Agosto 1973) al Congreso “La Educación en el Bicentenario” en Paraná (Entre Ríos) El ministro de Educación de la Nación Alberto Sileoni antes de comenzar dicho evento pedagógico sostuvo: “Veo a la educación con una cantidad de logros producto de un gran esfuerzo de los Estados nacional y provinciales, gracias al cual llegaremos a fin de año con el 6 % del PBI dedicado a educación. Logros que no nos impiden ver las deudas, porque en educación siempre hay mucho por hacer (5)”

La ex Directora General de Cultura y Educación de Buenos Aires y actual Presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados de la Nación, Adriana Puiggrós, también participó del encuentro de Paraná. Antes de iniciar su disertación le señaló a El Diario: “Continuar con las políticas que hay, con firmeza y solidez, eso es lo que hay que hacer a futuro (6)”.

Me pregunto que habrá dicho Stella Maldonado en la cuna del normalismo al integrar el panel “Presente y futuro del compromiso docente (7)”.

En la Argentina del Bicentenario las escuelas son galpones y Francisco I. Arancibia es rematado por sus sucesores.

Quizás la esencia de este artículo parezca insignificante; pero hasta Daniel Filmus y Cecilia Braslavsky con sus “retóricas progresistas” son transparentes: “¿Quién educa y para quién y quién debe educar?: ¿los políticos?, ¿el Estado?, ¿las Corporaciones? ¿Cuál de estos actores deben definir los contenidos de la educación?, son algunas de las preguntas subyacentes a estos textos (8)”

No hay dudas: los actores educativos de la plutocracia (revestidos de bien pensantes) son los mismos –cabe reiterarlo- desde incluso hace 30 años atrás (¿O desde 1492?)

Asesinado Arancibia, Martínez de Hoz selló el pacto de educar para el gran capital. Filmus y Braslavsky: he aquí dos ejemplos pedagógicos tan democráticos como el ex presidente Alfonsín.

Romina De Luca en La cobertura ideológica de la reforma educativa menemista: el Congreso Pedagógico de 1984 es contundente: “Los “congresistas” saben, entonces, que de lo que se trata es de adaptar la estructura educativa a las necesidades de un capitalismo en crisis. La reforma no hace más que seguir el ciclo de acumulación del capital. La reforma de la educación es, entonces, un fenómeno relativamente independiente de los gobiernos de turno y se transforma en un problema que los trasciende. Se transforma en una política de clase. Los “congresistas” son, otra vez, muy concientes de ello, en tanto que rescatan de la dictadura militar su intento de restablecer el federalismo educativo (con las leyes 21.809 y 21.810), aunque lo critican porque “estuvo influido por conveniencias momentáneas del fisco y presiones de la banca internacional”.

En síntesis, en estos tiempos oficiales de Bicentenarios e ilusiones prefabricadas… educar para la liberación de los pueblos continúa siendo la mayor enseñanza que nos lego Francisco I. Arancibia.

Entre las salutaciones a Alfonsín y la pedagogía del maestro asesinado el 24 de marzo de 1976 (obediencia debida mediante): me quedo con la respuesta de Simón Furlán.

“¿Por qué te mataron Arancibia?”

Desde Bussi hasta Videla, de Bruera a Sileoni y de Yasky a Maldonado: lo saben.

A mi me gustaría conocer Monteros antes que colocarles flores a la tumba del “demócrata” de Alfonsín.

Notas:
* CTERA: Confederación Trabajadores de la Educación de la República Argentina.
1) Citado en La oruga sobre el pizarrón. Francisco Isaura Arancibia, Maestro. Eduardo Rosenzvaig. Ediciones del Pensamiento Nacional. 1993.
2) www.ctera.org.ar/item-info.shtml?x=96432 01/04/2009
3) Alfonsín responde. Tiempos de Ideas, Grupo Editor. Diciembre de 1992.
4) Citado en La democracia entre preguntas. Andrés Sarlengo. 2009.
5) Sileoni presidió la reunión del Consejo Federal de Educación. 12/04/2010. unoentrerios.com.ar
6) Se realizó la XXVII Asamblea del Consejo Federal de Educación. El Diario. 13/04/2010
7) La docencia tendrá su homenaje en el primer Normal del país. Marcela Isaías. La Capital. 27/03/2010.
8) Respuestas a la crisis educativa. Compiladores Daniel Filmus y Cecilia Braslavsky. Cántaro. FLACSO-CLACSO. 1994
Foto: Argentina, dictadura militar, represión - Francisco Isauro Arancibia, maestro asesinado el 24 de marzo de 1976 por grupo de tareas integrado por policías y civiles que respondían al genocida Antonio Bussi.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Invisibles

Silvana Melo (APE)

La Argentina de los doscientos años baja del tren con las maletas llenas de desigualdades. Con amargo gesto mira para atrás y se encoge de hombros ante los sueños de los pioneros. Ante quienes, doscientos años después, no puede ocultar el hambre criminal de los niños. Con recursos que se esfuman por cañerías montadas históricamente para la dominación y el entierro solemne de las utopías.

El gobierno de la Provincia de Buenos Aires no paga las becas a los hogares convivenciales y centros de día desde el año pasado. En esta decisión terrible e inexplicable se va la vida de miles de chicos castigados desde el vientre y puestos a la deriva del padecimiento, caigan donde caigan en su constante naufragio. Pero el Gobierno Nacional quitó 144 millones de pesos que, en el presupuesto, estaban destinados a provincias y municipios. Y los destinó a la financiación del fútbol por televisión. El gran escenario virtual no incluye a los pibes desterrados. El Estado los ha hecho invisibles. Y gran parte de la sociedad, también.

Buenos Aires provincia presupuestó para 2010 casi 3 mil millones de pesos para planes sociales. Sin embargo, es el territorio más injusto, más partido en dos por la desigualdad, más carcomido por los dientes de la corrupción. Los recursos no llegan a los pies de la tierra, allí donde viven los que no son, los que no se ven, los que no se sienten. Los que empujan para asomar entre el barro. 2.014 millones del presupuesto social bonaerense están destinados al Programa de Seguridad Alimentaria. Dentro de los 2.014 millones para el PSA, hay un plan y un servicio que sobresalen: el Plan Vida tiene asignados 1.096 millones. Y el Servicio Alimentario Escolar (SAE), 748.180.000: 62 millones de pesos mensuales para 4.500 comedores que hay en la Provincia. En tres años el presupuesto del SAE prácticamente se triplicó. Aunque este año el Ministerio decidió recortar los cupos con una explicación lábil: la asignación por hijo menguó la pobreza. Una discusión larga que el Ministerio va a perder. Porque la inflación ya licuó gran parte de la asignación, los chicos más marginales y que caminan apenas por los bordes del sistema asoman nuevamente a la escuela -con expectativas bajísimas y con dudosa continuidad- para que sus padres puedan cobrar a fin de año la parte de la asignación que es premio a la escuela y a la vacuna. Esos chicos van a ir a comer a la escuela. Y se van a encontrar con cupos recortados. La mayoría desertará y la asignación por hijo -que no es universal- se volverá más pobre de toda pobreza.

Las becas para los hogares convivenciales -que existen para volver visibles las vidas que el Estado ignora y esconde, como la basurita vergonzante, bajo la alfombra- no las cobran desde fines de 2009. Los pibes son abandonados otra vez. Como un eslabón más dentro de una eterna cadena de desamparos.

El Gobierno Nacional destinó, en marzo, 43.778.600 pesos al plan Repro, destinado a subsidiar a empresas privadas supuestamente en crisis. Destinó esos fondos -directos de Anses- a pagar parte de los salarios de 77.190 trabajadores de esas empresas que, en muchos casos, no podrían probar fehacientemente la verdad de su crisis.

El presupuesto para el Plan Vida aumentó en la Provincia, para 2010, en 280 millones: pasó de 816 a 1.096 millones de pesos. Sin embargo, muchos de esos recursos quedan en el camino. No llegan a sus destinatarios directos, los chicos, ni a sus madres. Arrecian las denuncias por la comercialización de los alimentos del Plan: leche con el sello oficial vendida en una feria similar a La Salada en Paraguay. Un hombre que fue detenido cuando entregaba mercadería del Más Vida a un comercio. El intendente radical de Benito Juárez denunció que el Municipio no recibía alimentos y que se los habrían entregado al ex intendente (PJ), que a la vez es titular de la firma estatal Buenos Aires Gas (Bagsa). Leche del Plan se vende por internet. Hay denuncias penales y proyectos en la Legislatura para indagar por qué agujero negro se esfuman los recursos que son destinados a la urgencias del hambre cotidiano de miles de familias.

La falta de control de los recursos -que están- afecta directamente a la vida de chicos brutalmente castigados por historias familiares que los derivan a hogares a los que el Estado retacea el dinero; afecta a la salud de aquellos a quienes deberían llegar los cartones de leche con sello oficial que se venden ilegalmente; afecta a la panza de los chicos que se alimentan en los comedores, donde los cupos "inflados" se utilizan para mejorar la comida o bien para negociar con un proveedor una repartija personal.

Los recursos millonarios se destinan a lo visible y se les arrancan a los fantasmas de la invisibilidad social. El ajuste se practica sobre lo más indefenso y lo más flaco del tramo más castigado de la sociedad. Una mano que escribiera el camino con otra letra, una pequeña decisión de Estado que es apenas una firma, un papel en otra caja, una mirada hacia otro horizonte. Y se multiplicarían los panes en los platos vacíos.

La Argentina de los doscientos años tendrá que poner sobre la mesa de los invitados la brutal marquesina de los invisibles.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Buenos Aires: Presentan el libro “Yo, Piñera”

.
“¡En algún lugar de este salón de honor está sentado el futuro presidente de Chile!, vaticinó hace dos décadas Andrés Allamand –hoy en desgracia con el poder– que en 1989 jugó un papel clave en el lanzamiento de la carrera política del actual jefe del Estado. El libro “Yo, Piñera”, del periodista chileno Ernesto Carmona, será presentado el miércoles 28 de abril, a las 18:30 horas, en la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA), Av. de Mayo 1209, Dpt. H. Intervendrán Susana Viau, escritora y periodista de diario Crítica; Claudia Quiñones, periodista, Secretaria de Cultura de UTPBA; Maura Brescia, directora de Mare Nostrum (Chile) y el autor.

El texto, de 174 páginas, es “una suerte de biografía política no autorizada”, según la invitación. Dice que “en su iniciación política, Sebastián Piñera fue primero partidario del "No" a Pinochet en el plebiscito de 1988 y, a la vez, buscó sin éxito su destino en el Partido Demócrata Cristiano (PDC), pero sorpresivamente apareció en 1989 como "generalísimo" de la campaña de Hernán Büchi, ungido "sucesor" de Pinochet. Ese mismo año se convirtió en senador por la derecha para el período 1990-1998. ¿Qué hizo –y ¿con quiénes?– en esta carrera de 20 años por el sillón de O´Higgins? Son los temas que aborda este libro de la Colección Momemtum, Editorial Mare Nostrum.

Historial político

“Cuando Piñera decidió lanzarse a la política, primero tocó las puertas del PDC”, asegura el texto. “Tenía razones de sobra: Votó el "No” a Augusto Pinochet en el Plebiscito de 1988. Ya era un simpatizante próspero que rechazaba la perpetuación de Pinochet, e incluso colaboró en el financiamiento del Comando del "No". Durante un tiempo, Piñera tuvo un pie en la DC, donde no tenía gran espacio, y otro en la derecha, que le ofrecía mejores oportunidades”.

“Desde que lo conoció, Andrés Allamand quiso atraerlo a su tienda RN. Para Allamand, Piñera significaba un reclutamiento emblemático: origen DC, firme partidario de la modernización económica del gobierno militar, convicciones democráticas intransables. El empresario ya se había labrado una solidez económica y un prestigio que le permitió ingresar a un rol estelar en la política”, revela la contraportada.

“En 1989 pagó un peaje más bien bajo al entrar como "generalísimo" de Hernán Büchi, ungido por la cúpula del poder militar y la derecha económica política. Piñera halló rápido su propio destino político, cuyo jalón fue la apetecida senaturía RN por Santiago Oriente. En lo más íntimo ya vislumbraba su propia candidatura presidencial para 1993, la que fue torpedeada por el “Piñeragate”.

“Una década después se convertiría en el timonel de RN para el periodo 2001-2004, manteniendo siempre la mira fija en la aspiración máxima: la nominación partidaria para una postulación presidencial. La oportunidad se le presentó en 2005, cuando desbancó al dos veces candidato de la UDI Joaquín Lavín, compitiendo con Michelle Bachellet por el cupo presidencial”.

“Trabajador infatigable, buen organizador, inteligente analítico pero no emocional y, pese al anticuerpo que provoca en la facción derechista más proclive al régimen militar, Piñera no cejó en sus ambiciones. Este libro abarca las dos décadas de su carrera política focalizada en alcanzar la primera magistratura de la Nación. El azote del 27 de febrero abre una nueva incógnita ¿Cómo enfrentará las tareas de reconstrucción y administración del país con colabores ligados al negocio de la construcción y otros grupos de la economía?”

Opinión de Álvaro Cuadra

Según el semiólogo chileno Álvaro Cuadra, “el talento de Carmona logra conjugar un tema de gran actualidad con un aspecto poco explorado y hasta desconocido del personaje que podríamos llamar el “Piñera Político”, escribió el académico. “Las interrogantes que se plantea este hábil investigador son tan perspicaces como polémicas y sirven para trazar una silueta del nuevo mandatario, entre ellas destacamos las siguientes: ¿Cómo, cuándo y dónde hizo Piñera sus primeras armas en la política?; Efectivamente, ¿fue miembro del Partido Demócrata Cristiano?; ¿Cómo fue su relación real con Pinochet?; ¿Qué dirección tomará su política exterior?; ¿Qué influencia tendrán en su gobiernos las facciones fundamentalistas católicas –Opus Dei, Legionarios de Cristo, Schöensttat y otras– a que pertenecen varios de sus colaboradores clave?”

“Surge así la imagen de un hombre pragmático, ambicioso y sagaz, con una gran capacidad de trabajo. Como escribe Carmona, citando a uno de los jóvenes que rodea al presidente: ‘La dinámica de Piñera es establecer proyectos, objetivos, metas, plazos y delivery (resultados).

“El libro Yo, Piñera no sólo establece las coordenadas de la historia reciente de la derecha chilena sino que, advierte con lucidez el papel en el ámbito regional que pretende jugar el primer gobierno derechista en más medio siglo”.

“Yo Piñera” fue presentado antes en las ferias del Libro de la Plaza de Armas de Santiago y de Buenos Aires. También está prevista una presentación en Valparaíso, a efectuarse en la segunda semana de mayo, convocada por el canal popular de Playa Ancha “IrreverenTV”, con el apoyo del Colegio de Periodistas de la V Región y el Círculo de la Prensa del puerto, fundado en 1923. En junio otra presentación en Sao Paulo, Brasil.

Foto: Chile, Periodismo - Ernesto Carmona, autor del libro "Yo, Piñera"

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Entre Ríos: Multitudinaria marcha en Gualeguaychú. El puente vibró con el No a las papeleras

ACTA

La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú ayer cristalizó su sexta marcha al puente internacional “General San Martín” en una multitudinaria movilización que logró reunir a multitudes que llegaron desde diversos puntos del país para exteriorizar su repudio a la instalación de pasteras sobre el río Uruguay.

Aunque no lo aparentan, nuestras sociedades están pobladas de rituales. Desde el principio de los tiempos, los rituales sirvieron como principio de unidad de las comunidades. Su fuerza radica en el valor simbólico que contribuye a generar respuestas frente a una amenaza. Por ello, el ritual es movilizador y transformador.

Pues bien, la sexta movilización de un pueblo que reclama justicia se convirtió desde ayer en un ritual de los gualeguaychuenses, que se niegan a renunciar a su derecho a la vida. Desde la víspera a la marcha, decenas de asambleístas y simpatizantes de la lucha de los entrerrianos contra la contaminación llegaron hasta Arroyo Verde. El fogón no tardó en aparecer y los presentes, con buenos abrigos para campear el frío, no rehuyeron al diálogo cordial, mientras degustaban los más variados platos de la gastronomía autóctona: asado, sábalo y empanadas. De fondo llegaban los acordes afinados de ritmos litoraleños como el chamamé y la chamarrita de grupos locales y regionales.

A metros de allí, y sobre la ruta, algunas de las comisiones organizadoras de la Sexta Marcha al Puente colocaban los últimos carteles y pasacalles que resaltaban el papel de Uruguay como “violador serial” en el conflicto y a la planta de Botnia como “ilegal”.

La jornada se extendió casi hasta la madrugada, poco antes de que comenzaran a arribar los primeros grupos de asambleístas que, no producto de la casualidad, llegaron con su uniforme oficial de remera negra con el “No a la Papeleras” en rojo. Paulatinamente, se fueron erigiendo los sanitarios de la Cruz Roja; colocando los cestos para los residuos; la carpa para otorgar las acreditaciones a la prensa; y las tiendas de los diferentes medios de comunicación; los puestos culinarios; las banderas de las diferentes agrupaciones ecologistas que adhirieron a la marcha.

La llegada de los primeros vecinos coincidió con la aparición de las primeras columnas de humo de los carritos gastronómicos. La presencia de los ciudadanos era una señal inequívoca para dejar de lado el desconcierto que había generado el fallo adverso de la Corte Internacional de Justicia. El pueblo daba señales de que su bronca e indignación se habían transformado en conciencia luego de más de siete años de lucha. No existe el tribunal, por más prestigioso que sea, que pueda cambiar la certeza de un pueblo que entiende que la contaminación de la ilegal Botnia amenaza su futuro, más allá de que los jueces no adhirieron al principio precautorio, muy necesario cuando se falla sobre cuestiones ambientales.

Ante la lectura de un veredicto ambiguo y que no resolvió sus problemas, la comunidad comprendió que la única forma de erradicar a Botnia es asumiendo sus obligaciones y exigiendo derechos. Es lo que evidenció la proclama que se leyó en la Sexta Marcha al Puente Internacional San Martín: “El fallo de la Corte que ustedes integran, premió al violador y castigó a la víctima”. “Sostenemos que la CARU fue cómplice necesaria en la violación del Tratado por parte del estado uruguayo, ya sea por incapacidad, inoperancia y/o corrupción, y que bajo ningún concepto el control y el monitoreo del emprendimiento ilegal BOTNIA-UPM que pueda hacer la CARU, es garantía en sí mismo de la salud del río y de todos los ciudadanos que habitamos la cuenca”.

La dura proclama contra Botnia, Finlandia, Uruguay, los presidentes Cristina Kirchner y José Mujica, el gobernador Sergio Urribarri y la Comisión Administradora del Río Uruguay, fue leída a pocos metros de la inmensa columna encabezada por la Asamblea Ciudadana Ambiental Juvenil y unos 500 alumnos de escuelas secundarias de la ciudad. Fue acertada la decisión de que ellos sean la vanguardia de la manifestación como depositarios de la lucha ambiental y como los verdaderos dueños de la tierra y de todo lo que nos rodea, haciendo carne ese principio de los pueblos originarios que señalaba que “a la tierra no la heredamos de nuestros mayores sino que la tomamos prestada de nuestros hijos”.

Detrás de ellos y de los referentes de la Asamblea Ambiental aparecieron los numerosos integrantes de la Asamblea del Pueblo de San Telmo, que han sido férreos custodios del “Sí a la Vida” de los gualeguaychuenses. A continuación, hicieron su aparición en escena decenas de agrupaciones ambientales de los puntos más remotos del país. Todos consideran que la lucha contra la ilegal Botnia marca un quiebre en materia ambiental, pero más saben que “nada debemos esperar sino de nosotros mismos”, tal como afirmó José Artigas tras la firma de un tratado.

Más de 20 embarcaciones siguieron los acontecimientos desde el río, la víctima más perjudicada desde que la pastera ilegal abrió sus puertas hace más de dos años. En ese tiempo, la planta ilegal produjo 2 millones de toneladas de pasta de celulosa y fueron emitidas 36.800 toneladas de tóxicos que afectan el ecosistema de uno de los ríos más lindos del territorio nacional.

Como sucede desde hace varios años, Uruguay impidió el abrazo entre los dos pueblos. Con un inmenso como ridículo operativo de seguridad impidió que las asambleas ambientales del Uruguay lleguen hasta la cúspide del puente y se fundan en un abrazo con sus hermanos entrerrianos. Del mismo modo, la administración Mujica dio luz verde a un decreto ley que se activó durante la presidencia de Tabaré Vázquez, quien impidió las reuniones de ciudadanos de Gualeguaychú y Fray Bentos en esta última ciudad. Reprime así la circulación de ideas entre los pueblos y da la espalda a más de 200 años de hermandad.

Con la vista al frente, decenas de miles de personas fueron testigos de las bocanadas de la pastera ilegal que pese al envión jurídico de La Haya no permanecerá mucho más tiempo en una región tradicionalmente orientada a otro modelo de desarrollo. Es que jamás conseguirá la licencia social de los pueblos de Fray Bentos y Gualeguaychú, gendarmes de su bienestar contra los Estados custodios de las grandes corporaciones.

Antes y después de la proclama, en la peregrinación retumbaron los temas clásicos de un repertorio musical que desmitifica aquella idea de que las multinacionales llegan para traer trabajo y de que los informes científicos adversos a sus intereses están equivocados. Sus actividades van en contra del precepto de sustentabilidad por el simple hecho de que, como en el caso de la ilegal Botnia, están entre las más contaminantes del planeta.

Finalizado el acto y tras lanzar otro alarido milenario por la vida, las multitudes comenzaron a bajar del puente. Iniciaron aquel ritual en un estado de conciencia y retornaron en otro. Con paso lento pero seguro, las multitudes quietas y silenciosas habían mutado esa experiencia en conciencia. No hacía falta hablar más, caía el sol y era el momento singular de chicharras, ranas y cientos de aves del río Uruguay, que ofrecieron un verdadero concierto por la supervivencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...