viernes, 7 de mayo de 2010

Las tres dimensiones de la crisis (Parte V - Final). Civilización y medio ambiente

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

Durante el año pasado proliferaron las cumbres presidenciales para lidiar con la crisis. Hubo encuentros para coordinar el socorro de los bancos (Londres), reuniones para compatibilizar las acciones militares (Estrasburgo) y convites para tratar el cambio climático (Copenhague). Por primera vez la temática ambiental quedó equiparada en la agenda mundial con otros problemas prioritarios.

Esta relevancia confirma la gravitación que tiene el trastorno ecológico. Numerosas reflexiones vinculan la crisis económica global con el desarreglo climático, pero pocos análisis resaltan el origen capitalista de ambas convulsiones y el alcance histórico que presenta la destrucción de la naturaleza.

La degradación ambiental

El desastre climático desborda los desequilibrios corrientes del capitalismo. El dramático impacto del calentamiento global ya es incluso reconocido por los escépticos, que durante años relativizaron la gravedad del problema. La contaminación ha obligado a presidentes, ministros y ejecutivos a discutir cómo se reduce la emisión de gases y de qué forma se reemplaza a los combustibles fósiles. (1)

El tema es abordado por las clases dominantes ante el agravamiento de las sequías, los tsunamis, las inundaciones, los ciclones y el aumento del caudal de los ríos. La propia noción de cambio climático -que evoca una transformación gradual del medio ambiente- no expresa la vertiginosa destrucción de la biodiversidad.

En los últimos años el deshielo de los glaciares del Ártico y el incremento del nivel agua en las costas del Sudeste Asia provocaron una brusca aceleración del deterioro ambiental. Existe gran coincidencia en pronosticar que traspasado cierto punto, estas trasformaciones tendrían un efecto irreversible. (2)

La emisión de dióxido de carbono se consuma a un ritmo que supera en un 44%, el volumen de gases que el planeta puede reabsorber. Esta desproporción va forjando una huella ecológica de creciente dimensión. La cantidad de recursos que se necesita para reproducir la vida reabsorbiendo los desechos se incrementó al doble entre 1961 y 2005. En la actualidad equivale a 1,2 planetas y en el 2030 supondría dos planetas. Otros cálculos de esta biocapacidad para reproducir las condiciones de la vida presentan resultados más alarmantes. (3)

Es completamente falso atribuir este deterioro a la “irresponsabilidad de los hombres”, “al olvido de la naturaleza” o a las “manipulaciones de la ciencia”. La crisis ambiental es consecuencia de un sistema social asentado en el apetito por el lucro. Durante más de 200 años la competencia por la ganancia provocó la aniquilación de los recursos naturales, sin alterar la continuidad de la acumulación. Esta reproducción ha quedado amenazada en la actualidad.

El desarrollo capitalista se basa en una matriz energética de combustión de los recursos no renovables (primero carbón, luego el petróleo), que junto a la deforestación y la emisión de gases han desencadenado el recalentamiento global. La utilización del medio ambiente natural como un simple insumo de la acumulación ha conducido a la demolición progresiva de ese entorno.

El patrón de rentabilidad indujo también a descartar un desarrollo de la energía solar, que hubiera protegido a la naturaleza. Cuándo el carbón y el petróleo empezaron a escasear se desenvolvió el sustituto nuclear con efectos potencialmente más catastróficos.

En las últimas décadas el neoliberalismo acentúo estos descalabros, al propiciar una sobreproducción de mercancías basada en la utilización creciente de materias primas. La liberalización de los intercambios, la mundialización del transporte, la producción just in time y el incremento de la urbanización han acentuado el sobreuso de los recursos naturales. Particularmente nocivos son los agro-fertilizantes y los agro-carburantes.

El neoliberalismo oxigenó al capitalismo socavando los pilares materiales del sistema. Este deterioro se consumó en la carrera por aumentar la productividad reduciendo costos, incrementando la velocidad de circulación del capital y acortando el ciclo de vida de los productos. (4)

La propia dinámica de la valorización conduce a vulnerar los límites de la naturaleza. El capitalismo se desenvuelve como una fuerza devoradora. Promueve un crecimiento ilimitado que desconoce las restricciones energéticas y materiales. Esta depredación ha sido muy visible en la utilización del petróleo. En tan solo un siglo (1930-2030) se ha dilapidado el grueso de las reservas de ese combustible.

El capitalismo trata a la naturaleza como una externalidad cuyo costo debe ser reducido sin reparar las consecuencias del drenaje. Absorbe crecientes cantidades de todos recursos omitiendo su escasez potencial. Pero como no puede desenvolverse sin sustentos materiales esa destrucción afecta su propia continuidad. (5)

Compromisos bloqueados

Los principales gobiernos discuten desde hace años alguna salida al deterioro ecológico. Pero todas las posibilidades de acuerdos han sido bloqueadas por la invariable negativa de las potencias a cargar con el costo de atenuar el desastre. No logran conciliar la meta de reducir el calentamiento (evitar un aumento de la temperatura de 0,7 a 2 grados centígrados por encima de 1850). Al ritmo actual de emisiones podrían incluso irrumpir escenarios más dramáticos (4 o 6 grados), si no se suscribe algún compromiso para disminuir la generación de los gases corrosivos.

El impacto recesivo de la crisis global es visto por muchos economistas como una oportunidad para comenzar esa reducción, aprovechando la caída del nivel de actividad. Pero nadie encuentra la forma de concertar un acuerdo entre los países avanzados, que provocan el 70% de la contaminación y cargan con la responsabilidad histórica de la degradación ambiental.

Para rescatar a los bancos las principales potencias acordaron rápidos auxilios, pero para salvar al planeta no exhiben la misma urgencia. La dimensión de las contradicciones en juego determina estas diferencias. Existe una vasta experiencia de intervencionismo estatal para lidiar con las crisis financieras, pero nadie sabe qué hacer frente a la convulsión climática. En este terreno solo predominan los interrogantes.

La reunión de Copenhague fue un retrato de este impasse. Concluyó peor de lo esperado, con total ausencia de objetivos o cronogramas para reducir las emisiones. Tampoco se definió como se distribuiría, financiaría o controlaría un eventual acuerdo. Solo se consensuaron mecanismos de intercambio de información. El gran problema de esta parálisis radica en que la permanencia por debajo de los 2 grados del calentamiento, no se improvisa. Se requieren iniciativas que ningún gobierno está dispuesto a instrumentar. (6)

Estados Unidos sigue apostando a trasladar el descalabro a la periferia, potenciando la injusticia climática. El mayor impacto del desastre ambiental recae desde hace años sobre los pueblos con menor responsabilidad en el problema. Las grandes sequías y contaminaciones azotan a los países que tienen escasa incidencia en la combustión global.

Pero como se demostró durante la catástrofe del Katrina el desastre también golpea en las puertas de los países desarrollados, afectando especialmente a la población más humilde. La política imperial de trasladar a la periferia un problema planetario tiene poca viabilidad.

Estados Unidos bloquea cualquier tratado global por una simple razón: con el 5% de la población mundial utiliza el 25% de los recursos petroleros. No acepta cargar con el ajuste que le correspondería. Frustró las conferencias de la ONU (1992) y se negó a ratificar el primer convenio de restricción de las emisiones (Kyoto 1997). Los voceros de la primera potencia suelen enunciar vagas promesas de futuras auto-limitaciones, mientras impulsan los agro-carburantes, las plantas nucleares y las manipulaciones genéticas.

El gigante del Norte tiende a establecer a veces alianzas con Europa y Japón contra las economías intermedias y en otras ocasiones tantea acuerdos inversos. Obama parece empeñado en recuperar el terreno que perdió Bush frente a sus rivales de la tríada, en la carrera por desenvolver tecnologías verdes. Como tarde o temprano habrá que poner en práctica alguna iniciativa, Estados Unidos se prepara para ejercer el arbitraje global.

La forma en que Obama encara las tratativas ilustra el grado de continuidad que mantiene con su predecesor. Abandonó el coqueteo con varias iniciativas ecológicas y volvió a darle oxigeno al lobby de los 25 estados norteamericanos que producen carbón. A diferencia de la Unión Europea, ni siquiera restringe el incremento de las emisiones.

Pero no será gratuito seguir pateando para adelante alguna solución. El problema se agrava día a día, especialmente desde que las negociaciones desbordaron a la Tríada. China se ha convertido en un emisor del mismo porte que Estados Unidos (cada uno es responsable del 22 % del total de gases) y se resiste a limitar su crecimiento o a considerar controles externos sobre sus emisiones. También Rusia e India son partícipes importantes de la contaminación (5% cada uno) y Brasil pesa como gran absorbente potencial del calentamiento.

La incorporación del problema ambiental al ajedrez geopolítico internacional fue muy visible en Copenhague, cuándo Estados Unidos relegó a Europa, buscó una negociación directa con China y rompió el bloque de los países subdesarrollados.

Pero todo indica que el tema permanecerá en total irresolución, hasta que alguna devastación mayor impacte sobre los centros imperiales. El Katrina ya situó a una localidad estadounidense, en el nivel de tragedia que se vive desde años en el Océano Pacífico, Birmania o Bangla Desh. Sin embargo esta advertencia ha sido insuficiente.

Para fijar un techo al incremento anual de las emisiones se requieren drásticas medidas de limitación de la competencia capitalista y de moderación del derroche consumista. Solo un desmoronamiento ambiental más virulento induciría a la adopción de esas iniciativas.

Capitalismo verde

La calamidad ambiental ha sido tradicionalmente ignorada por los economistas ortodoxos, que están incapacitados para comprender estos trastornos. A diferencia de los científicos que han seguido detalladamente la evolución del problema, oscilan entre la negación y el escepticismo. No pueden percibir el deterioro del medio ambiente desde el momento que excluyen a la naturaleza de su abordaje de la economía.

Los teóricos neoclásicos consideran que ese cimiento opera como sustento de una ilimitada circulación de flujos mercantiles. Por eso desconocen la existencia de un conflicto entre la valorización del capital y su soporte material. En lugar de reconocer las contradicciones que oponen a estas dos dimensiones, imaginan una compatibilidad espontánea que permitiría el crecimiento irrestricto.

Los ortodoxos suponen que el mercado puede resolver cualquier anomalía de la ecología y como razonan en horizontes de corto plazo se despreocupan por las perturbaciones del futuro. También ignoran los temas ambientales por simple insensibilidad ética frente a las tragedias humanas de la periferia. (7)

Los neoliberales afrontan la degradación ambiental con el optimismo vulgar que han mostrado frente a la crisis financiera. Suponen que ambos procesos son pasajeros y serán espontáneamente superados por algún equilibrio de la oferta con la demanda. Pero si el entrecruzamiento de estas dos variables no alcanza para remontar las recaídas de la economía, no se entiende como podrían aportar algún remedio al descalabro ambiental.

El grueso de los economistas heterodoxos espera soluciones de algún logro tecnológico. Las principales expectativas están puestas en los nuevos usos de la energía nuclear y en los alimentos genéticamente modificados. Con argumentos malthussianos, atribuyen la degradación ecológica al incremento de la población o a erróneos modelos de industrialización. (8)

Una versión muy popular de este enfoque apuesta a la disipación de la contaminación, mediante la reconversión automotriz eléctrica, olvidando el agravamiento del problema que genera la propia fabricación de esos vehículos. (9)

La carrera que ha comenzado por la búsqueda de tecnologías verdes opera como un factor de contaminación. Esta competencia incentiva, además, la multiplicación de aprendices de brujo que experimentan con innovaciones riesgosas. Esta improvisación introduce amenazas suplementarias, al terrible costo de mantener el sistema social que origina el colapso ambiental.

Los keynesianos coinciden con sus adversarios neoliberales en el intentar de salir del laberinto ecológico con proyectos de capitalismo verde. El principal mecanismo que avizoran es un mercado de emisiones, que penalizaría a los contaminadores y premiaría a los protectores del medio ambiente. Las versiones más ingenuas de esta propuesta estiman que su implementación será gratuita. Suponen que no exigirá inversiones desmedidas, ni reducirá el crecimiento. Los más cautelosos condicionan en cambio este éxito, a la superación de los desacuerdos entre potencias que impiden la instrumentación de los bonos eclógicos. (10)

La aparición de estas iniciativas confirma que la degradación ambiental no será superada con leves impuestos al uso del petróleo o el carbón, ni con proyectos aventureros de captura e inyección del carbono en sitios de almacenamiento. También corrobora que las salidas individuales son inefectivas. Es obvio que no tiene sentido promover el uso bicicletas, mientras se acelera la construcción de autopistas. A medida que los efectos de la contaminación se acentúan, decrece el margen para instrumentar paliativos (como limitar la deforestación) y aumenta la necesidad de reducir drásticamente la emisión de gases.

Los proyectos de capitalismo verde rehúyen estas exigencias con ilusiones mercantiles. Los ejemplos más corrientes de esta ensoñación son las campañas conservacionistas (estilo Gore), que impulsa el ambientalismo capitalista. Intentan demostrar que la polución será superada, transformando a la ecología en un gran negocio para el “desarrollo sustentable”. Especialmente las grandes empresas transnacionales están empeñadas en publicitar ahorros de energía, comidas orgánicas y experimentos con fuentes solares. Con estos mensajes buscan mercantilizar cualquier abordaje del descalabro climático. (11)

Pero solo con fanática idolatría por el régimen vigente se puede suponer que el capitalismo verde resolverá los desequilibrios ambientales, mediante energía limpia, vehículos ecológicos o bonos de contaminación.

Es evidente que un mercado de créditos de ese tipo incrementaría la polarización mundial. Si cada país intercambia compromisos de preservación ambiental en proporción a sus espaldas financieras, las economías desarrolladas tenderán a desentenderse del problema, descargándolo sobre la periferia. Este propósito de los capitalistas de la Tríada coexiste con su intención de frenar la industrialización de ciertos países dependientes, para convertirlos en un campo de deshechos de las fábricas metropolitanas.

La concreción efectiva de cualquier proyecto de capitalismo ambiental enfrenta otros obstáculos mayúsculos. Se requeriría cierta organización global de la inversión, para penalizar las ramas consumidoras de energía en favor de los sectores ahorradores y se necesitaría reorientar las finanzas hacia el crédito en tecnologías verdes. También habría que introducir una política impositiva internacional de eco-tasas, para favorecer la transición hacia alguna norma de consumo que reemplace los hábitos actuales por alguna selectividad verde.

Las barreras que bloquean la implementación de estas estrategias son incontables. El impedimento más obvio es la ausencia de un poder global, capaz de imponer estas políticas de concertación a las empresas rivales de las principales potencias. Tampoco es sencillo generar las condiciones de rentabilidad requeridas para el shock inversor de semejante reconversión. El capitalismo ha registrado varias mutaciones de gran alcance en el pasado, pero no se avizoran por el momento las condiciones para un viraje de este tipo. (12)

Crisis de civilización

El colapso ambiental presenta una dimensión superior a los temblores coyunturales (típicos de la acumulación) y a las crisis estructurales (específicas de cada etapa del capitalismo). Por esta razón no se equipara con la eclosión financiera del 2008-10, ni con los desequilibrios que generó el neoliberalismo en las últimas dos décadas.

El alcance histórico del desastre ambiental se mide por su impacto sobre el futuro de la sociedad humana. Si el calentamiento global continúa profundizando la huella ecológica, podría desatar un descalabro que dejaría atrás todas las convulsiones conocidas. La devastación de la naturaleza no genera simplemente otro deterioro social. Introduce una forma de corrosión que puede demoler los pilares de la vida colectiva.

Todo proceso de valorización es intrínsecamente depredador del medio ambiente y afecta los basamentos materiales de la reproducción económica. La compulsión competitiva vulnera siempre los límites del entorno, pero nunca amenazó tanto al patrón crecimiento vigente desde hace dos centurias. Los cimientos de este esquema han quedado severamente cuestionados.

El desastre ambiental tiende a quebrar los equilibrios ancestrales, que permitieron construir sociedades basadas en el intercambio del hombre con la naturaleza. Acompaña la irrupción de otros fenómenos que rompen estructuras inmemoriales de convivencia humana. La urbanización contemporánea es un ejemplo de estos cataclismos. Por primera vez en la historia, más del 50% de la población mundial ha quedado aglomerada en atosigados e ingobernables centros ciudadanos.

La envergadura de la conmoción ambiental ha tornado muy corriente su identificación con una crisis de época o de civilización. Ambos términos aluden a dos rasgos del problema: su magnitud y multiplicidad. Cuándo se realza las potenciales consecuencias del desastre, predomina el primer sentido y cuándo se destaca la convergencia del trastorno climático con el temblor financiero (o la tragedia alimentaria), prevalece el segundo significado.

Las distintas caracterizaciones de la crisis civilizatoria suelen enfatizar uno u otro plano. Pero todas resaltan la amenaza que afecta a la propia supervivencia de la especie humana. En este sentido la debacle ambiental presenta semejanzas con el escenario de demolición humana, que irrumpió con la aparición de las armas nucleares.

El desastre ecológico es civilizatorio, desde el momento que involucra contradicciones seculares. Expresa, además, tendencias destructivas que escapan al control de los beneficiarios del régimen actual. Los propios capitalistas no pueden manejar los efectos que genera la primacía de la ganancia sobre cualquier otro parámetro social. Este comportamiento “zombie” ilustra como las monstruosidades del sistema agobian a sus propios creadores. La continuidad del capitalismo puede desembocar en un desastre sin retorno. (13)

Las crisis históricas siempre han implicado enormes destrucciones de recursos. El capitalismo nació demoliendo a las civilizaciones circundantes y nunca pudo sustraerse a los grandes cataclismos. Se gestó durante los siglos XVII y XVIII con el pillaje de la acumulación primitiva y la expropiación de los campesinos. Introdujo un terrible nivel de devastación entre las poblaciones originarias, que sufrieron la apetencia de músculos, sangre y oro de los conquistadores. En esa época se registró la mayor masacre demográfica de la historia.

Durante la era colonial el sistema se expandió con el crimen de la esclavitud, que impuso la involución del continente africano y bloqueó el desarrollo endógeno de todas las regiones subordinadas a las metrópolis. Finalmente el capitalismo maduró en la centuria pasada con la tragedia de dos guerras mundiales, que ocasionaron la muerte de millones de individuos, en la mayor carnicería organizada que ha sufrido el género humano.

La debacle ambiental puede inscribirse en esta secuencia de colapsos mayúsculos, que han rodearon a cada período del capitalismo. Nadie sabe cuál es la escala del peligro actual, como tampoco eran previsibles las distintas tragedias del pasado. Pero tomando en cuenta esos precedentes, no son exageradas las advertencias de una posible hecatombe ambiental. (14)

Temporalidades discordantes

La crisis histórico-ecológica está enlazada con el estallido financiero coyuntural y con las tensiones estructurales del neoliberalismo, pero sigue una trayectoria temporal autónoma. Procesa desequilibrios que no están sujetos a la periodicidad del ciclo corto o a las fluctuaciones largas. Únicamente en su maduración, las tensiones ecológicas podrían conectarse en forma directa con los desajustes inmediatos de la acumulación o con las tensiones de la etapa.

Pero ciertos vínculos ya cobran forma a través de dos efectos de la mundialización neoliberal: la sobreproducción de mercancías y la sub-producción de los insumos, requeridos para sostener la nueva escala de productividad global. La penuria de abastecimientos comienza a verificarse en numerosas ramas y refleja la depredación acumulativa que ha sufrido el medio ambiente. La escala de este ahogo es por el momento desconocida, pero el agotamiento de los recursos naturales generado por la producción sobrante, ya es indicativo de la gravedad del desarreglo actual.

Esta combinación de producción excedente y recursos faltantes introduce una fractura de consecuencias imprevisibles sobre la dinámica de la acumulación. Los desequilibrios clásicos de realización y valorización, comienzan a operar sobre una plataforma natural seriamente dañada.

Pero estos cruces entre la crisis coyuntural, estructural e histórica no diluyen la dinámica diferenciada de estos desequilibrios y su procesamiento en ritmos discordantes. La convulsión del capitalismo es múltiple y sus diversas aristas no se han amalgamado. Es cierto que la eclosión financiera expresa una quiebra del capital, entrelazada con signos de debacle ambiental. Sin embargo este proceso se desenvuelve como una tendencia, que no se tradujo hasta ahora en convergencia temporal de las tres conmociones. ¿El temblor financiero del 2008-2010 marcará el inicio de esta confluencia?

Por el momento ese empalme constituye solo una hipótesis. La catástrofe ambiental continúa asediando al capitalismo como una amenaza en ciernes. Mantiene una discordancia paralela a los trastornos coyunturales de las finanzas, la producción y el comercio, que no han hecho eclosionar los desequilibrios estructurales del neoliberalismo. El capitalismo contemporáneo está afectado por una sucesión variada de conmociones, que se desenvuelven sin fusionarse en una crisis convergente. (15)

La tendencia a este empalme es un ingrediente explosivo de todas las conmociones de las últimas décadas. Pero como esa imbricación no se ha consumado, el capitalismo encuentra formas de recreación periódica, al cabo de grandes trastornos.

Una fusión de estos puntos críticos se concretaría, por ejemplo, si la actual recesión se prolonga, no solo bloqueando las distintas salidas al desmoronamiento financiero, sino desembocando también en una sepultura del neoliberalismo. Otra convergencia de mayor alcance se consumaría, si un gran desastre ambiental –como el descongelamiento del casquete polar del Ártico- impacta de lleno sobre el ritmo de la actividad económica.

Eco-socialismo

La resolución del problema ambiental con distintas variantes de capitalismo verde es el único horizonte avizorado por los neoliberales, los keynesianos y muchas corrientes del ecologismo militante.

Estas últimas vertientes aspiran a sensibilizar a los capitalistas, para inducirlos a proteger el medio ambiente en su propia conveniencia. Suponen que los grandes empresarios y banqueros terminarán comprendiendo que el respeto a la naturaleza es indispensable para la continuidad de sus empresas. Con esa expectativa, muchas ONGs ambientalistas endulzan el negocio verde, sin cuestionar la incompatibilidad existente entre la protección ambiental y el reinado de la ganancia.

Esta postura impide encarar una lucha consecuente por la defensa de la naturaleza, ya que la súplica al capital conduce al auto-engaño. Los dueños del mundo no necesitan consejos de sus víctimas para gestionar su dominación. Es inútil solicitarle que sean más razonables y tomen conciencia de sus intereses de largo plazo. La depredación de la naturaleza no proviene de esa ignorancia. Simplemente obedece a la destrucción objetiva que impone un sistema guiado por la competencia de beneficios surgidos de la explotación.

En lugar de atender las peticiones del reformismo ecologista, las clases dominantes encaran el problema con los mismos criterios que afrontan cualquier inconveniente surgido de la acumulación. Buscan transferir la cuenta a los trabajadores y exigen sacrificios al resto de la sociedad, como si no tuvieran ninguna responsabilidad en el desastre.

El principal mensaje de los economistas ortodoxos frente al descalabro ambiental es un llamado general al ajuste, para costear con más desempleo (y quizás menor producción) una reconversión a las tecnologías verdes. Exigen buena letra para que los patrones introduzcan las inversiones requeridas para ese cambio. Pero estas medidas presuponen que los beneficios no se tocan y que las soluciones surgirán de utilizar las mismas recetas que provocaron la contaminación.

Otros defensores del orden vigente proponen inducir el decrecimiento económico y la contracción absoluta del consumo, para frenar la devastación de la naturaleza. Pero omiten la existencia de alternativas progresistas. Es perfectamente factible desenvolver modelos de crecimiento selectivo, que jerarquicen la generación bienes sociales en desmedro de las mercancías prescindibles. Este proceso permitiría, además, sustituir paulatinamente los combustibles no renovables por la energía solar.

Este viraje podría incluso comenzar reduciendo la fabricación de los productos que agreden al medio ambiente y retrayendo el consumismo privado. El ejemplo más evidente de este giro sería un progresivo reemplazo del automóvil individual por formas de transporte colectivo.

Las propuestas más interesantes son impulsadas por los teóricos del eco-socialismo. Han demostrado que no existe ninguna necesidad de reducir el nivel de vida de población si se redefine el significado de los bienes, diferenciando los productos necesarios de los prescindibles y creando sistemas de información que reemplacen a la publicidad. Estas iniciativas se enmarcan en la perspectiva de creciente control social de los recursos y selección popular de alternativas de producción y consumo, junto al establecimiento de formas de planificación democrática a escala global. Son ideas que contemplan un horizonte socialista de respuestas al desastre ambiental. (16)

Este enfoque se opone también a los planteos neo-desarrollistas, que en las economías intermedias relativizan la gravedad del tema ecológico, presentándolo como un problema de los países centrales. Sus voceros rechazan cualquier limitación de la minería extractiva, la siembra con agro-tóxicos o la industrialización contaminante. Intentan hacer la vista gorda frente a calamidades que provocan estas actividades en los segmentos más humildes de la población.

Varios autores críticos han comenzado a difundir la necesidad de un cambio radical de las concepciones imperantes, para sustituir el utilitarismo antropocéntrico por una visión biocéntrica, que reconozca los derechos de la naturaleza. Fundamentan su visión en el concepto del “buen vivir”, que desarrollaron los pueblos originarios del continente. (17)

Pero es importante situar estos planteos en el contexto de la crisis histórica del capitalismo, ya que cualquier disociación de este pilar impide comprender el origen de los peligros actuales y sus eventuales soluciones. Por esta razón es decisiva la conciencia anticapitalista que comienza a ganar influencia en las movilizaciones del ambientalismo.

En la cumbre de Copenhague más de 100.000 personas se movilizaron demandando la adopción de medidas de defensa de la naturaleza. Las marchas contaron con gran participación de jóvenes de todos los países e incluyeron cuestionamientos frontales al socorro de los financistas. “Si el clima fuera un banco, ya lo hubieran rescatado”, gritaron los concurrentes a esas manifestaciones. (18)

Este tono anticapitalista es el dato más prometedor de la batalla actual. Planteos de este tipo han presidido la reciente cumbre de Cochabamba (Bolivia), que reunió un importante número de militantes de 42 países. Se resolvió exigir una drástica reducción de las emisiones (50% entre 2013 y 2020), crear un Tribunal Internacional de Justicia Climática, implementar un referéndum mundial en defensa de la naturaleza y demandar transferencias de los países desarrollados hacia la periferia para saldar la deuda climática. La perspectiva eco-socialista comienza a corporizarse en movimientos populares y propuestas políticas.

Ver también:

Notas:
1) Un ejemplo de este giro del escepticismo a la preocupación expresa: Fridman Thomas, “Un ataque preventivo vale la pena”, La Nación 16-12-09.
2) Dos análisis completos de este impacto pueden consultarse en Tanuro Daniel: “Rapport sur le changement climatique et les taches anticapitalistes”, Inprecor n 551-552, juillet-aout 2009-08. Foster John Bellamy, “The vulnerable planet fifteen years” Monthly Review n 7, vol 61, december 2009.
3) Una medición en hectáreas globales indica la existencia de una regresión de 2,7 gha (13,2 billones de global-hectáreas dividido 6,3 billones de habitantes) en 1990, a 2,1 gha en la actualidad. Esta medida es utilizada para mensurar el grado de destrucción del planeta. Amin Samir, “Capitalism and the ecological footprint” Monthly Review n 6, vol 61, november 2009 También: La Nación, 24-11-09.
4) Ver: Chesnais Francois, “Orígenes comunes de la crisis económica y la crisis ecológica” Herramienta n 41, julio 2009. Dierckxsens Wim, “Política económica en la transición al socialismo del siglo XXI”, Foro Social Mundial, Nairobi 2007.
5) Esta caracterización desarrollan: Vega Cantor Renan, “Crisis civilizatoria”, Herramienta n 42, octubre 2009. Antunes Ricardo, “Introducción”, La crisis estructural del capital, Ministerio del Poder Popular, Caracas, 2009.
6) Un balance de la reunión de Copenhague exponen: Tanuro Daniel “Derrota en la cumbre, victoria en la base”, Viento Sur, 24-12-09. Vivas Esther, “El clima en jaque”, Diagonal 13-11-09.
7) Ver: Foster John Bellamy, “Capitalism in wonderland”, Monthly Review n 1, vol 61, may 2009
8) Es la tesis de Gray John, “Planeta en riesgo”, La Nación, 15-11-09.
9) Ver: Sachs Jeffrey, “Está naciendo un nuevo modelo de capitalismo”, Clarín, 14-2-09.
10) Krguman sostiene la primera postura y Stiglitz la segunda. Krugman Paul, “Solución a la vista”, La Nación, 8-12-09. Stiglitz Joseph, “Seguimos sin un acuerdo para salvar el planeta”, Clarín, 8-1-10. Otra variante de la misma propuesta en Giddens Anthony, “El clima definirá otra economía”, Clarín, 17-3-09.
11) Es la evaluación crítica de Kempf Hervé, “Por primera vez la humanidad se topa con el límite de los recursos naturales”, Página 12, 11-1-10. También: Wallis Victor, “Capitalist and socialist responses to the ecological crisis” Monthly Review n 6, vol 60, november 2008
12) Es la evaluación de Husson Michel, “Un capitalisme vert est-il posible?”, Contretemps, n 1, 1 er trimestre 2009, Paris.
13) Harman Chris Zombie capitalism, Bookmarks, 2009, Klein Naomi, “Capitalismo estilo Sara Palin”, La Nación, 4-11-09
14) Un ejemplo de estas advertencias en: Chesnais Francois, “Socialismo o barbarie: las nuevas dimensiones de una alternativa”, Herramienta n 42, octubre 2009.
15) La discordancia temporal entre las distintas contradicciones que corroen al capitalismo fue conceptualizada por Bensaid, Daniel. Les discordance des temps. Les editions de la Passion, Paris, 1995.
16) Ver especialmente los trabajos de Lowy Michael, “Changement climatique: Contribution au débat”, septembre-octobre 2009 n°553-554.
17) Ver: Acosta Alberto, “Hacia la declaración universal de los derechos de la naturaleza”, Alainet n 454, 5-4-10.
18) Una crónica en: Castedo Antia, Garacía Bernat, “Perder la calle, ganar el discurso”, El País

Bibliografía adicional:
- Arriola Joaquín, “Crisis monetaria, crisis de acumulación” El Viejo Topo 253, 2009.
- Beinstein Jorge, “Las crisis en la era senil del capitalismo” El Viejo Topo 253, 2009.
- Di Leo Petrino, “The return of Keynes” , International Socialist Review, January-February 2009.
- Fine Ben, “Looking at the crisis through Marx”, International Socialist Review, March April 2009
- Geier Joel, “Capitalism´s worst crisis since the 1930s”, International Socialist Review, November-December 2008.
- Howard, M.C., King J.E. A history of marxian economics, vol II, Princenton 1992 (cap 1 y 16)
- Husson Michel, “Is the theory of long waves still valid? Conditions for a new long-term cycle of growth, International Seminar: Marxist analyses of the global crisis, 2-4 October 2009, IIRE, Amsterdam
- Kratke Michael, “Crisis y catarsis”, Memoria 234, febrero-marzo 2009.
- Machado Joao, Leite Jose Correa Guedes Odilon, “Crise economica e crise de civilizacao”, Enlace-
- Martínez Alier Joan, “La crisis económica”, Memoria 234, febrero-marzo 2009
- Martínez Osvaldo, “La crisis, una vez más”, XI Encuentro Internacional sobre Globalización y problemas del Desarrollo, La Habana, 2-6 marzo 2009.
- Páez Pérez Pedro, “Crisis del Capitalismo y Capitalismo de Crisis”, XI Encuentro Internacional sobre Globalización y problemas del Desarrollo, La Habana, 2-6 marzo 2009.
- Smith Murray, “Causes and consequences of the global economic crisis: a Marxist Socialist analysis”, Lecture, Brock University, Canada, 12-11-08
- Thompson Noel, “Socialist political economies and the grow of mass consumption” . Review of Radical Political Economics, vol 39, n 2, spring 2007
- Udry Charles André, “Una crisis duradera”, Revista La Breche n 5, enero-febrero 2009.
- Valenzuela Feijoo José, “La crisis: algunas consideraciones”, Memoria 234, enero-marzo 2009.

Claudio Katz es economista, Investigador, Profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: Huelga de hambre en la UNAH contra ¡“esa señora que ha salido del Diablo”!

Dick Emanuelsson - Mirian Huezo Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

.


La rectora de la Universidad Autónoma de Honduras, que integrará la Comisión de Verdad sobre el Golpe de Estado Militar, despide casi 200 trabajadores de la UNAH en total flagrancia contra leyes hondureñas y convenios de la OIT. Acaba de perder la cuarta demanda judicial contra 18 dirigentes sindicales del sindicato de la UNAH en un intento para quebrar el sindicato y desarmar a los trabajadores de su defensa colectiva.

¿Al servicio a quién? ¿Qué clase de “verdades” saldrán de la Comisión que los indígenas Lenca y la Resistencia califican de “Mentira” con integrantes que actúan como dignos representantes de un sistema que el Papa Pablo II calificaba como “Capitalismo salvaje”?

¡”El ánimo está al tope! Tenemos siete días en huelga de hambre indefinida (cuando se pública han pasado 10 días). Y seguiremos hasta que la contraparte se siente a dialogar, aunque sabemos que no entiende que es un diálogo.”

Lo dice David Montoya, miembro de la junta directiva de la Seccional 1 del Sindicato Sitraunah, que organiza docentes y trabajadores en la Universidad Autónoma de Honduras. Hemos llegado a la ciudadela universitaria en donde nos encontramos con Montoya y diez trabajadores que participan en la huelga de hambre que en este momento cumple 173 horas..

La rectora perdió una cuarta demanda contra Sitraunah
El 14º contrato colectivo venció en septiembre de 2009. El sindicato ha intentado en vano desde junio del año pasado, de entablar un dialogo y negociaciones sobre el 15º contrato colectivo. Pero hasta ahora, el mes de mayo de 2010, ha sido en vano.

Y para el colmo, la rectora Julieta Castellanos, demandó hace un mes al sindicato por sedición y otras acusaciones políticas sin fundamento. Por que hasta las autoridades judiciales, acusados por el pueblo hondureño de ser actores en el golpe de estado militar el año pasado, no pudieron fallar en contra al sindicato y los 18 líderes de Sitraunah que fueron llevados ante el Juzgado encadenados de manos y pies, como fueran presos de Guantánamo.

El lunes pasado la rectora Castellanos perdió su cuarta demanda contra el sindicato que ahora ya esta harto de represión judicial y ha hecho una contrademanda contra la rectora por abusos judiciales.

Preparando privatización despidiendo 186 trabajadores
La segunda acción represiva que tomó la rectora fue a despedir hace dos semanas a 186 trabajadores sin que ni siquiera el combativo sindicato o el Ministerio de Trabajo fuera contactados por la rectora para negociar, como dice la ley. Tal decisión dramática, no solo viola las normas y convenios de la OIT sino la misma constitución hondureña.

Según David Montoya la rectora violó 23 clausulas del contrato colectivo cuando arbitrariamente despidió los 186 trabajadores.

– Desconoció que hay un sindicato, violentando clasula No. 1, 3, 6, 11, en total 23 clausulas del contrato colectivo. Pero no solamente violó el contrato colectivo sino el mismo código de trabajo y los articulos 471 y 472 más los convenios internacionales de la OIT como 87 y 98.

Qué ejemplo para la facultad de derecho
Despierta una pregunta lógica; ¿Qué pensarán o como interpretarán los estudiantes de la facultad de derecho si la rectora, como cabeza máxima de la facultad y de la universidad, ha perdido cuatro demendas judiciales contra el sindicato y esta violando flagrantemente todas las normas y leyes despidiendo trabajadores masivamente en su propia universidad?

Pero no reflexiona sino, dice Sitraunah, sigue la línea intransigente con más represión en vez de sentarse con el sindicato para tratar de encontrar una solución a las posiciones.

Humilla los integrantes en la huelga de hambre
David Montoya relata que la rectora incluso se burla a los integrantes de la huelga de hambre:

– Es condenable la actitud de la Sra. Rectora que cuando pasa por aquí sale en carcajada y a reírse, haciendo señas en forma despectiva hacia nosotros. Estamos en una huelga de hambre sacrificando nuestra salud y cuerpo. Tres compañeros han sido llevados a la emergencia del hospital, y lo que hace ella es reírse, relata Montaya.

Como ironía de la vida la rectora Castellanos es socióloga y ha sido además “Directora del Observatorio Universitario de la Violencia y con su actitud está a la espera de agregar más muertos a la lista que permanentemente le pasa la policía para justificar la danza de dólares que le traslada el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ya dentro de su modelo de privatización de la UNAH, pronto se convertirá en el Instituto Universitario de Paz y Democracia”, escribe el sindicato en un comunicado de prensa.

Vale la pena de notar que en septiembre de 2008, tres agentes de DNIC, la policía investigativa y de seguridad del estado, fueron detenidos en las afueras de la sede de Sitraunah por los sindicalistas. Los agentes cargaban cámaras fotográficas, una lista de 130 nombres y apellidos de lideres sindicales y populares hondureños, fotos de los dirigentes y fotos de sedes sindicales. En los celulares de los agentes se encontraron números telefónicos de varios líderes populares. Sitraunah y varios dirigentes del sindicato estaban registrados en la documentación de los agentes.

Integra la Comisión de Verdad Made in USA
A nosotros periodistas que defendemos los principios éticos que significa cuestionar nuestras fuentes, pues la Rectora Castellanos nunca tiene tiempo para defender sus posiciones o declaraciones ante nosotros. Pero ahora tiene tiempo por que fue designada como integrante de la Comisión de Verdad que fue el fruto del Acuerdo Tegucigalpa-San José, un acuerdo que fue cancelada por el derrocado presidente Manuel Zelaya ya que el régimen de facto nunca cumplió el acuerdo. La comisión ha sido rechazada unánimemente por todos los organismos de derechos humanos hondureños y el Frente de la Resistencia Popular que ha creado su propia comisión alternativa con representación nacional e internacional con personalidades reconocidas mundialmente.

– Queremos que los países amigos no acepten esa señora en esa Comisión, dizque de Verdad. Hay mujeres embarazadas entre los compañeros que ella ha despedido, compañeros con licencia médica y compañeros que le faltaban semanas para jubilarse, dice Montoya.

Vomitan hasta la espuma
¿Cómo se sienten los integrantes de la huelga de hambre, siete días después de haber iniciado la huelga? preguntamos.

­– Presentan problemas de calambre. Otros compañeros vomitan hasta la espuma. Cada hora que pasa se deteriora nuestra salud.

¡“Aquí estamos en combate”!
Nora Carolina Valladares tiene cinco hijos y fue una de los 185 trabajadores que fueron despedidos hace unas semanas. Esta descansando cuando nos sentamos en su colchón para preguntarla como se siente.

– Me siento muy bien, lleno de espíritu por que vamos a pelear por nuestros derechos de los trabajadores, por nuestros hijos y nuestros compañeros que aquí estamos en combate. Esa señora ha salido del Diablo, por que no tocó el corazón para despedir a los compañeros pero ¡vamos hasta el final!, hasta que haya sangre acá en la Universidad es lo que quiere ella y lo va a lograr si no soluciona algo con nosotros. Yo estoy mejor que nunca y puedo estar acá 10, 30 o 40 días con mis hijos si es posible.

Ella es un típico caso de los despedidos y la verdad es que uno se pregunta si la rectora realmente tiene corazón y alma. Por que a parte que solo le paga a Nora Carolina Valladares el salario mínimo, 5500 lempiras, aproximadamente 280 dólares mensualmente, la mamá de Nora Carolina ha entregado 26 años de su vida a la UNAH pero la gracia fue el aviso blanco escrito con la palabra ¡“DESPEDIDA”!

Toda una vida trabajando levantando un hogar con 15 hijos
Toda la vida han trabajado, ganando la tortilla y frijol en forma honesta, levantando un hogar con 15 hijos que un día quedaron sin sustento por que en un plumazo se acabaron con los derechos a la Vida.

– Ella tiene 15 hijos y ha luchado por nosotros muy honesta, nunca ha faltado y ha sido muy responsable en su trabajo. La tarjeta la tiene marcada a la 5 o 6 de la mañana, es decir antes de la hora a comenzar la jornada y sale siempre después de la hora de salir. Al otro año se jubilara y a ella la despidieron sin justificación alguna.

Como tantos otros trabajadores de la UNAH los nervios de la mamá de Nora Carolina se han descontrolado después la fatal noticia de los despedidos masivos. Ahora le cae una tremenda carga encima los hombros de Nora para poder sostener el hogar y mantener esa gran familia.

– Si pasa algo a mi mamá, nosotros vamos a tomar otras medidas... agrega.

“Seguir hasta llegar a la Victoria”
Katy Marlen Pereira tiene 22 años de laborar en la UNAH en el área de mantenimiento, gana 11.000 lempiras, aproximadamente 570 dólares. Durante todos estos años no ha habido una sola queja. Ahora esta despedida.

– Me siento ahora un poco agotada por que son siete días solo con agua y miel. Ahora suspendieron la miel por que nos esta haciendo daño, la presión esta subiendo. Pero yo quiero seguir hasta el final, si Dios me permite yo voy a seguir hasta llegar a la Victoria.

Víctor Cocoy lleva ocho años trabajando en la UNAH como vigilante, gana 9.000 lempiras, mil lempiras más que la Canasta Básica.

– En la seguridad y vigilancia privada solo se gana un poco más del salario mínimo. Pero gracias al sindicato y el contrato colectivo yo puedo aspirar, aunque empeño un cargo como vigilante, ganar hasta 12.000 lempiras en dentro de unos años.

¡“Me quiero quitar la vida”!
No hay duda de su solidaridad con los compañeros despedidos hasta que se le salen lágrimas por la precaria situación económica en que se encuentra muchos de sus compañeros después el despedido.

– Hemos visto compañeros que están punto de quitarse su vida al ver que han trabajado 30 años aquí y les quitan el sustento en un momento. Esa señora no creo que ni siquiera se fijó, solo le pusieron los sobre y encantada los firmó.

– Un compañero que es bombero que ha trabajado 40 años en la universidad. . . y hay un pozo séptico y dijo; ¡“Me quiero quitar la vida”! Todo esto viene a mi conciencia. Yo soy joven, él ha dado toda la vida y a mi me toca ser fuerte y salir adelante por ellos.

“La Rectora llegó cuando no era mi turno”
A Jorge Duran la rectora le debe cuatro meses de salario mínimo que no ha pagado. Trabaja en el área de seguridad. Tiene 21 años y un hijo y esposa, fue despedido. No tiene para comprar leche a su hijo, comprar ropa y lo más necesario en la vida. Pero lo más palpable es el motivo por el despedido de Jorge:

– La rectora entró con una comisión para supervisar aquí. Nos acusa de no haber laborando pero llegó cuando no nos tocaba el turno nosotros. Ella llegó a las 3 de la tarde, una hora después que nosotros ya habíamos terminado nuestro turno que era de 7.00-14.00 horas.

Despedida el día de su cumpleaños
María Miranda ha trabajado seis años en mantenimiento y la despidieron el día de su cumpleaños. Es triste, no tanto por su cumpleaños, sino por que la perspectiva de la vida es sumamente incierta debido que esta sin trabajo.

– Esa mujer solo se ríe de nosotros. He sido muy deprimida por la situación y hablé con una psicóloga y mi hija escuchó la conversación y se puso muy mal. Además tengo muchas deudas pero me he arreglado hasta ahora, aunque solo tengo salario mínimo. ¿Pero que voy a hacer ahora?, es la pregunta que María Miranda se hace.

Médicos de la Resistencia Popular
Los huelguistas son vigilados por varios médicos de la Resistencia Popular, entre ellos el Dr. Juan Almendares que en la época de -80 era rector de la UNAH, amenazado por el hombre fuerte entonces en Honduras, en embajador estadounidense John Negroponte. Almendares no le cayó bien a Negroponte o que los profesores y estudiantes eligieran a Almendares como rector de la universidad que en esa época era una fuente para la conciencia social y política en una sociedad militarizada y liderada por el Virrey Negroponte y los generales como Gustavo Álvarez Martínez. Contrasta totalmente de la situación hoy, dice mucha gente que hemos consultado.
El éxito de la lucha del sindicato y los trabajadores universitarios es fundamental, no solamente para ellos sino por el conjunto del movimiento popular y sindical en Honduras. Por que si el régimen de Pepe Lobo en medio plazo logra romper y destruir un sindicato combativo como Sitraunah, o si logra a dividir y destruir los diferentes colegios de profesores, estará abierto el camino para golpear al Frente Nacional de Resistencia Popular en Honduras que en los últimos diez meses ha logrado de crecer y aparecer como la principal fuerza opositora, no solamente contra la herencia del golpe de estado militar el 28 de junio de 2009, sino como una alternativa de poder a través la Constituyente, nos resumen dirigentes de la Resistencia.



Foto 1: Honduras - Katy Marlen Pereira tiene 22 años de laborar en la UNAH. Durante todos estos años no ha habido una sola queja. Ahora esta despedida. /Autora: Mirian Huezo Emanuelsson
Foto 2: Honduras - María Miranda ganaba después seis años de trabajo el salario mínimo y fue despedida el día de su cumpleaños. No sabe como pagar casa, la escuela de sus hijos. A su lado David Montoya del sindicato Sitraunah. /Autora: Mirian Huezo Emanuelsson
Foto 3: Honduras - Once trabajadores universitarios activos y otros despedidos ya llevan diez días de huelga de hambre por 1) el derecho al Contrato Colectivo, 2) Si al reintegro de los 186 compañeros y 3) un cese de la represión patronal. /Autora: Mirian Huezo Emanuelsson .

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chávez - Leonel: ¿Reconciliación?

Narciso Isa Conde

La pregunta es difícil y no me propongo responderla con un si o un no rotundo. Prefiero analizar los hechos y su evolución.

Ciertamente hubo un impasse entre el comandante Chávez y Leonel Fernández en las relaciones intergubernamentales y en los vínculos políticos derivados de ellas.
El distanciamiento se reflejó sobre todo en una excesiva prolongación –con varios plantones a Leonel de parte del presidente Chávez- del acuerdo mediante el cual Venezuela compraría el 49% de las acciones del a Refinería Dominicana de Petróleo (REFIDOM), que antes controló la Shell Company.
De por medio estuvo la actitud mediante la cual el mandatario dominicano contribuyó a legitimar la continuidad del régimen golpista hondureño y las elecciones fraudulentas que montaron a Lobo en la presidencia de ese país.
Pero no solo.
Leonel apretó la mancuerna con el presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez y con el régimen narco-para-terrorista de ese país y, en consecuencia, complació en grande los designios de la Administración Obama-Clinton en momentos que en los diferendos Colombo-Venezolano y Venezolano-Estadounidense crecían con la instalación de las siete bases militares gringas en Colombia y el incremento de sus planes desestabilizadores de la revolución bolivariana.
A Chávez al parecer además le disgustó el manejo que quiso hacer el gobierno dominicano con la ayuda venezolana a Haití a raíz del terremoto, llegando incluso a advertir que ésta debía llegar a su destino y también a propiciar una resolución de los países del Alba precisando que el respaldo de ese grupo al pueblo haitiano se haría directamente sin pasar por territorio dominicano.
Todo eso estuvo presente en aquel embrollo.
Es posible que algunos de esos motivos se hayan atenuado en el devenir de los acontecimientos y en el curso las negociaciones bilaterales.
Algunas variaciones a tener en cuenta
Uribe pronto dejará de ser presidente y todo pinta que los continuadores de su corriente pueden perder las próximas elecciones. Posiblemente habrá cambio, pero no de fondo. Cambio de caras y de estilo de gobierno con continuación de las políticas esenciales derivadas del dominio oligárquico-estadounidense.
Lobo es ya presidente de Honduras en medio de una cierta “normalización” y es evidente que el frente de gobiernos latino-caribeños en contra de la continuidad golpista se ha debilitado, salvo en lo relativo a exigir garantías para el retorno de Mel Zelaya a su país.
Venezuela y otros gobiernos avanzados siguen sosteniendo las posiciones más radicales, aunque sin llegar a impugnar totalmente el gobierno de Lobo ni a reconocer al Frente de la Resistencia como fuerza beligerante. El propio Zelaya moderó su línea frente a ese régimen, a pesar de su esencia reaccionaria y sus profundas debilidades.
El flujo de ayuda venezolana a Haití se ejecutó y al parecer se regularizó sin nuevas controversias.
Estas variaciones parecen haber influido en el reciente cambio de actitud del gobierno venezolano respecto al dominicano, aunque sigan latentes y puedan reactivarse las causas de fondo del referido distanciamiento.
El valor del acuerdo sobre la refinería
Venezuela, con la concreción del acuerdo sobre REFIDOM, garantiza que República Dominicana le pague parte de la deuda petrolera más presionante y logra además una co-participación significativa en un proyecto energético de largo aliento y mucha importancia estratégica para la zona caribeña; sobre todo agregado al impacto regional de PETROCARIBE. Esto sin contar el valor que tiene dejar fuera de esa Refinería, sujeta a ampliación y modernización, a las corporaciones transnacionales y a la oligarquía dominicana. Esto también debe haber gravitado a la luz de inflexiones señaladas.
Las empresas mixtas interestatales a nivel latinoamericano y caribeño constituyen una modalidad preferible al monopolio extranjero y a la asociación Estado-capital privado transnacional o criollo. Siempre hemos sostenido ese punto de vista y en ese aspecto coincidimos con muchas de las iniciativas integradoras venezolanas.
En sentido general la Venezuela bolivariana bajo al liderazgo de Chávez ha tenido una política de Estado visionaria, solidaria, integradora, respecto al resto de los países de América Latina y del Caribe, extensiva al llamado Tercer Mundo. Y esto es muy positivo y ha tenido múltiples expresiones en Suramérica y Centroamérica y el Caribe.
La motivación de Leonel y ciertas concesiones de su parte
El Estado Dominicano bajo la conducción de Leonel Fernández no acepta las generosas y solidarias ofertas venezolanas porque comparta esa visión. Lo hace por conveniencia, por oportunismo y por necesidades económicas imperiosas que sus aliados “carnales” (EEUU y Colombia) no pueden suplir.
Lo hace porque oxigena su capacidad de simulación, porque le conviene políticamente para mantener la dualidad y la doble moral: Porque le ayuda en un momento en que el descrédito interno de su régimen asume escalas mayores. Porque le sirve a su política electoral y a sus afanes de perpetuación.
Por eso resistió pacientemente las dilaciones, esperó todo el tiempo necesario e hizo ciertas concesiones para lograrlo.
El acuerdo para establecer TELESUR en República Dominicana es una muestra que avala lo que digo y habría además que examinar con detenimiento los convenios no petroleros que se firmaron en esta ocasión; no sin advertir, que en cuanto al que se refiere al narco-tráfico, el gobierno venezolano debería tener muy en cuenta que la contrapartida es un narco-gobierno presidido, en todo el sentido del término, por Leonel Fernández.
Chávez y sus contrapartes
No tengo la menor duda del valor de los conceptos e intenciones que animan la política de Estado, cara a nuestra América y al mundo, del gobierno que preside el comandante Chávez.
El problema complicado en este caso no es ni el Estado ni el gobierno actual de Venezuela. El problema es que las concesiones interestatales o inter-gubernamentales bilaterales, siempre tiene dos partes.
Las dos pueden ser buenas u óptimas como son los casos de los acuerdos de Venezuela con Cuba, o con Bolivia, o con Ecuador, para citar algunos.
Pero no siempre es así.
El caso dominicano es otra cosa
Existen receptáculos de las políticas solidarias venezolanas que realmente son muy malos.
Hay partes que fungen de intermediarias en esas relaciones de cooperación (desde su condición de Estados o gobierno) entre países, que por naturaleza tienden a degradarlas, a mal usarlas, a pervertirlas, a corromperlas… Y ese es el caso de la parte dominicana, del actual gobierno y del actual Estado de la República Dominicana, y específicamente del presidente Fernández.
Eso ha pasado con la generosidad que ánima a PETROCARIBE, con los beneficios que de ese acuerdo podrían derivarse a favor del pueblo dominicano. Porque la verdad es que éstos han sido escamoteados, que no se han reflejado ni en el precio de los combustibles ni en el de la electricidad. Que ni siquiera ha servido para paliar la crisis energética que golpea a nuestra sociedad.
Y a sido así porque el gobierno de Leonel Fernández y el PLD lo ha manejado a su favor, en función de su política corrupta y clientelista, en función del modelo neoliberal que ha aupado la privatización de las plantas generadoras.
Eso podría también pasar con los beneficios que se deriven de la asociación de ambos Estados en esa Refinería, independientemente de que el actual presidente de esa entidad sea una persona honesta y con sensibilidad social y de que sus actuales administradores lo estén haciendo con eficiencia y sin manchas, de acuerdo a las informaciones que poseo.
El problema grave es que las ganancias fluirán hacia el gobierno central donde la corrupción, la alianza con la oligarquía y la perversión política imperan sin competencia; lo que exige vigilancia y estado de alerta tanto del gobierno venezolano como socio y, sobre todo, del pueblo dominicano y sus fuerzas críticas y transformadoras.
Las profundidades del problema
Este tema es más profundo, porque una cosa son las relaciones de cooperación entre Estados y gobiernos, los vínculos consulares y diplomáticos, las reglas de juego de ese tipo de relación; y otra es la realidad que viven los pueblos, las organizaciones revolucionarias y los movimientos sociales al interior de los países y de los Estado interrelacionados.
Obviamente la realidad interna venezolana es muy distinta en sentido positivo a la dominicana.
El Estado y el gobierno dominicano son de derecha, no de derechos. Son entidades bajo control de la oligarquía, de la partidocracia corrompida, del generalato delincuente, de las narco-mafias y del poder imperial estadounidense.
El pueblo y quienes luchamos contra este estado de cosas necesitamos que se entienda esa realidad y que independientemente de las relaciones de gobierno a gobierno o de Estado a Estado, existan relaciones solidarias intensas de pueblo a pueblo, de movimientos a movimientos, de partidos revolucionarios a partidos revolucionarios, de izquierda a izquierda.
Sensible déficit en cuanto a internacionalismo revolucionario
Los gobiernos revolucionarios y progresistas del continente padecen de serias limitaciones en este importante aspecto de la práctica latinoamericanista e internacionalista. Son considerablemente unilaterales en su política exterior, no manejan con el debido cuidado, con la necesaria separación, ambas vertientes de las relaciones internacionales.
En su política exterior gravitan demasiado sus relaciones de Estado y entonces sus partidos de gobierno no diferencian debidamente ambas líneas de acción en el plano internacional.
Venezuela no es una excepción y en realidad la revolución bolivariana acusa de serios déficit en cuanto a la solidaridad internacionalista de sus partidos y organizaciones sociales y de sus liderazgos para con los movimientos en lucha, las fuerzas revolucionarias y la oposición a los gobiernos de derecha con los cuales ellos tienen relaciones normales de cooperación.
Esto tiene que ver con los procesos de creciente fusión de los partidos revolucionarios y progresistas con sus respectivos Estado, con la ausencia o la débil separación de funciones y roles entre ellos, con falta de autonomía de los movimiento sociales y con la tendencia a darle mayor peso en materia de política exterior al rol del Estadista o del gobernante que al rol del liderazgo revolucionario.
Esto es un tema político de vital importancia que está afectando las potencialidades de la actual ola transformadora continental y limitando sensiblemente la posibilidad de crear una internacional revolucionaria mas allá de las políticas e intereses de Estado y de los relaciones de convivencia entre estados y gobiernos, aunque la misma pueda ser armónica con la de los Estados más avanzados.
No se trata de conductas personales, sino de concepciones, de modelos de gestión política y de situaciones estructurales que ameritan ser repensadas y superadas.
En lo que se refiere a las relaciones entre la Revolución Bolivariana de Venezuela en la República Dominicana, ese déficit es tan notorio que por momento pareciera que las relaciones prioritarias de ese hermano país y de ese proceso revolucionario fueran con Leonel Fernández y el PLD y no con las fuerzas revolucionarias, bolivarianas, caamañistas, populares y las izquierdas de nuestro país. Pasa también algo parecido con las relaciones dominico-cubanas.
Esto crea confusión, oxigena un régimen oprobioso y mella la acumulación de fuerzas para el necesario cambio revolucionario.
Además, el predominio de los intereses de Estado y de las políticas diplomáticas en materia de relaciones solidarias y de cooperación entre países, por muy positivas que sean, es una traba a otras expresiones de solidaridad y da lugar a una política exterior insuficiente cuando se trata de fuerzas que se proponen hacer revoluciones, liberar la Patria Grande y avanzar hacia el socialismo del siglo XXI. Esto exige un internacionalismo revolucionario que priorice la unidad y el mutuo apoyo entre los pueblos y sus organizaciones sociales y políticas comprometidas con las transformaciones revolucionarias, con la lucha anticapitalista y anti-imperialista y con el proyecto socialista de nuevo tipo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Kirchner, secretario general

Jorge Altamira

La candidatura de Kirchner a la Unasur fue impuesta por Lula da Silva: es la única razón que explica el voto favorable de Uribe, Alan García e incluso Mujica y Piñera. Lula sigue sumando, así, una masa crítica para incorporar a Brasil al Consejo de Seguridad de la ONU o lograr para él su secretaría general. Es con esto a la vista que Lula resignó, ‘con humildad’, la posibilidad de su reelección como presidente de Brasil.

La Unasur es un diseño del “complejo industrial-militar” de Brasil y de las corporaciones de la construcción, que se benefician con las obras de infraestructura, en especial del corredor bioceánico. Las burguesías menores de la región aspiran a colgarse de este carro brasileño: el actual presidente de la Unión Industrial Argentina, Héctor Méndez, es socio de una fábrica de armas en Curitiba. Al asimilar en su seno a Bolivia, Venezuela y Ecuador, aprovecha el enorme caudal de materias primas de estos países – e incluso su fondo financiero, como ocurre con Venezuela. De paso, disipa las fantasías de que alguno de ellos se esté encaminando al socialismo o a la nacionalización sin pago de los grandes capitales. La Unasur liga en su tejido capitalista a las economías más estatizantes. Lula evitó, hace tres años, que Bolivia nacionalizara la refinería de Petrobras o que impusiera los precios del gas que vende a Brasil. Andrés Solís Rada, quien fuera ministro de Hidrocarburos de Bolivia hasta que Lula le bajó el pulgar, denuncia un plan de Brasil para “instalar un polo de gas-químico en la frontera, la industrialización del litio y del potasio, la construcción de aeropuertos, vías férreas y carreteras, además de proyectos de electrificación, exploración de áreas petroleras e investigación de hortalizas tropicales” (Argenpress, 26/4). Solís destaca “el interés de la Vale do Rio Doce” –la segunda minera más grande del mundo, transferida a empresarios privados del vecino país– “en evitar que las 100 millones de toneladas de reservas de litio y las dos mil millones de reservas de potasio del salar de Uyuni sean explota! das (...) sin la participación decisiva de Brasil” (www.rebelion.org). En Argentina, la reciente compra del banco Patagonia por parte de Unibanco confirmó el acaparamiento de la industria cementera, de la carne y las finanzas por capitales brasileños.

Brasil, sin embargo, apunta a un desarrollo aun mayor – en la industria aeronáutica y los biocombustibles. Embraer ya ha puesto un pie en Aerolíneas. Estas iniciativas la ponen en ruta de colisión con los capitales norteamericanos –algo que, desde los tiempos de Bush, Brasil y Estados Unidos han buscado neutralizar mediante acuerdos recíprocos. Por esta vía – y, por sobre todo, por su peso económico en la región– el capital norteamericano tiene su propia hoja de ruta en la Unasur. En definitiva, la Unasur es un proyecto de los grandes capitales (‘los grupos más concentrados’ en el habla K) que debe resolver aún la ecuación con el imperialismo yanqui. Por eso contó, en su momento, con el fervoroso apoyo de Duhalde –y la reticencia del ahora convertido K.

El nacionalismo latinoamericano prefiere ignorar estos hechos y hace flamear la bandera del Banco del Sur, que viene durmiendo el sueño de los justos. Es posible que en este punto Brasil deba hacer alguna concesión, ya que, después de todo, su Banco de Desarrollo, veinte veces más grande y con acceso a financiamiento internacional y a la exacción de la Anses brasileña, puede convertirlo en su propio mascarón de proa.

Piñera, Mujica

El apoyo de Piñera y de Mujica a la designación de Kirchner no es difícil de explicar cuando se tienen en cuenta los lazos que unen a las mineras que operan en Argentina y Chile, o a las pasteras y papeleras en Chile, Argentina y Uruguay. Tupamaros y pinochetistas sellan sus acuerdos en función de los intereses capitalistas, de cuya defensa se han hecho cargo. Los K han prometido ahora colaborar en el dragado de los canales de Martín García para poder transportar mejor la pasta de las Botnia que se instalan en la costa uruguaya (en gran parte de capitales chilenos). Con Evo Morales, los negocios no son menores: la exportación de petróleo y gas de la Repsol boliviana a Argentina y el gasoducto del Norte para Techint.

El enfático apoyo de Chávez está signado, en cambio, por factores más ‘estrechos’: los fideicomisos argentino-venezolanos que especulan en el mercado negro del bolívar fuerte. Los Lula, Kirchner o Chávez, como lo hicieron sus antecesores del mismo signo político, se abroquelan para disputar al imperialismo una tajada mayor del ingreso mundial, pero acaban colaborando con él y resignando posiciones cuando la economía mundial deja de presentar tendencias favorables a los precios de las materias primas.

Yo, argentino

A Kirchner, sin embargo, no lo guían a la secretaría de la Unasur los intereses nacionales o antinacionales latinoamericanos, sino la carrera a la candidatura en 2011. En este sentido, ha obtenido una victoria por paliza contra sus rivales en el campo patronal. El hombre del momento para la gran prensa internacional, Lula, lo ha bendecido con la unción, la que ha sido secundada por unanimidad. Kirchner ha ganado en estatura mediática. Sólo tiene un problema: que la candidata de Lula gane las elecciones de octubre próximo en Brasil. De lo contrario, acabará amargándose con el premio que hoy recibe.

Estas escaramuzas diplomáticas quedan reducidas a su real dimensión cuando se mira el mapa de la crisis mundial, que tiene al capitalismo caminando por el abismo. Las fantasías desarrollistas deben medirse con lo que se va desarrollando en el mayor colapso en la historia del capital. El desafío para la clase obrera es convertirlo en el último -aunque esto supone un trabajo, más sistemático que prolongado, de recuperación revolucionaria de los trabajadores-.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Martínez de Hoz, el genocida

Ricardo Peidro (ACTA)

A lo largo de los años fueron los uniformados quienes quedaron en la primera línea del repudio popular por las atrocidades cometidas durante el terrorismo de Estado. Indudablemente fueron ellos que portaron las armas, las picanas, los que dirigían los campos de concentración, y piloteaban los aviones que arrojaban a los compañeros y compañeras al mar.

Pero si hay una figura, sin gorra, fusil o charretera que simboliza el genocidio es el superministro de Economía de la dictadura militar. Como dijo un compañero ex detenido-desaparecido: No fue Videla quien puso a Martínez de Hoz sino que fue Martínez de Hoz quien puso a Videla.

Rodolfo Walsh describió la situación en el primer aniversario de producido el golpe de Estado cargando sobre las verdaderas razones del genocidio: "Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los derechos humanos en que ustedes incurren. En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada".

Años después, cuando en nuestro país las leyes garantizaban la impunidad, la CTA ante la Audiencia Nacional de España describió como las grandes empresas y grupos económicos fueron ideólogos y cómplices de la tiranía oligárquica-militar, haciendo de sus Comisiones Internas el objetivo principal de la represión para desarticular la organización de la clase trabajadora e imponer el modelo económico social en marcha. En nombre de ellos y por ellos gobernó Martínez de Hoz.

Su detención es motivo de alegría de todo el campo popular, aunque sea producto de su responsabilidad por la prisión y tortura de dos personas y no por la aplicación del “genocidio por planificación de la desigualdad”.

Pero nos sirve. Por un lado para que no haya impunidad en el caso que se le adjudica pero por otro, para poder hacer visibles los eslabones de la cadena del genocidio que llegan hasta estos tiempos.

Detrás de cada pibe con hambre, quebrado por el paco o con su destino marcado por la marginación y la miseria está la figura de él, extendiendo su sombra desde aquel 24 de marzo, como el cuervo de esa famosa foto -que recorrió el mundo hace unos años- que esperaba el desenlace parado a la espalda de un chico africano doblado por la inanición.

Uno de los símbolos del capitalismo en su faceta más salvaje está preso, motivo de sobra para festejar y seguir construyendo organización popular para derrotar a los que aún hoy se siguen beneficiando con el hambre de nuestro pueblo.

Ricardo Peidro es secretario de Derechos Humanos de la CTA.

Foto: Argentina, Dictadura militar, economía - José Martínez de Hoz, ministro de economía durante la dictadura encabezada por Jorge Rafael Videla. / Fuente imagen: UDESA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina rechaza exploraciones petroleras en Islas Malvinas

XINHUA

Argentina reiteró su rechazo a las exploraciones petroleras británicas en las Islas Malvinas, luego de que una compañía de capitales ingleses reportara el hallazgo de petróleo en una cuenca al norte del archipiélago.

"Argentina tomará todas las medidas que sean necesarias para impedir estas acciones ilegales en el marco del Derecho Internacional", advirtió en un comunicado la cancillería del país sudamericano.

La advertencia argentina fue lanzada horas después de que la compañía británica Rockhopper Exploration anunciara el descubrimiento de petróleo en el pozo 14/10-2 del bloque denominado Sea Lion.

Si bien la compañía advirtió que aún debe analizar si el pozo es viable o si conviene "taparlo y abandonarlo", Argentina expresó su rechazo "al intento de apoderarse ilegalmente de recursos naturales no renovables propiedad del pueblo argentino".

"El gobierno argentino continuará denunciando en todos los foros internacionales esta acción ilegal británica y tomará las medidas que sean necesarias, conforme al Derecho Internacional, para impedir la continuación de estas acciones", añadió la cancillería.

El Palacio de San Martín, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, recordó que cuenta con el "invaluable respaldo de la comunidad internacional y, en especial, de los países latinoamericanos y caribeños".

La dependencia diplomática añadió que, en febrero, en la Cumbre celebrada en Cancún, México, los países latinoamericanos adoptaron un Comunicado Especial sobre Exploración Hidrocarburífera en la Plataforma Continental, que avala a Argentina.

En febrero, Londres autorizó las tareas exploratorias al norte de las Islas Malvinas, lo que provocó el rechazo argentino, que citó a los representantes diplomáticos británicos acreditados en Buenos Aires para transmitir su queja.

En 1982, Argentina y el Reino Unido se enfrentaron durante 74 días en un conflicto que terminó con la rendición del país sudamericano.

Entre el 2 de abril y el 14 de junio murieron 649 soldados argentinos, 255 militares británicos y tres civiles isleños.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Libertad y democracia sindical: Presentan en Diputados denuncia sobre la situación laboral en IBM Argentina

CEPETEL - ACTA

Los Diputados Nacionales Claudio Lozano, Ariel Basteiro, Verónica Benas, Victoria Donda, Alcira Argumedo y Jorge Cardelli, todos ellos representantes de diversas fuerzas políticas, presentaron esta semana un proyecto de declaración para tratar la situación laboral de los trabajadores de IBM así como la persecución a los representantes sindicales en la empresa.

Este proyecto fue impulsado por Diputados miembros de la Comisión de la Legislación de Trabajo del Congreso de la Nación.

Este proyecto de las autoridades nacionales deja expuesta a la empresa IBM de Argentina en su accionar para con los trabajadores que la integramos, y deja en claro los puntos mas denostados de la política laboral de la misma:

- El fraude laboral que comete con la tercerizacion masiva de su personal.

- Los bajos salarios que imperan en la empresa, destacando el 0% al 3% que recibimos el año pasado.

- La política antisindical que la empresa sostiene desde sus orígenes.

- El Sistema de evaluación de categorías laborales, condiciones de trabajo y niveles salariales fijados unilateralmente por la empresa

Asimismo reconoce nuestra sindicalización y elección de la comisión interna de delegados.

Por otro lado, el martes pasado y en el marco de la reunión que la Comisión de Expertos de la Organización Internacional del Trabajo tuvo con la Conducción Nacional de la CTA y representantes de organizaciones sindicales, el Sindicato CePETel-CTA presentó una denuncia ante la Comisión sobre la situación de los trabajadores de IBM y nuestra organización como trabajadores.

Esta importante visita de la comisión de la OIT prepara una declaración en la cual instará a la Argentina una vez mas a derogar la actual Ley del Unicato sindical, cuestionada por este organismo internacional ante la cual tanto la Argentina como así también las empresas (IBM entre ellas) tienen obligaciones legales.

Con esto, se espera que la OIT encomiende al Ministerio de Trabajo el pronto reconocimiento de la personería gremial del sindicato para con el sector informático.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Misiones: El Gobernador aceptó la renuncia de un funcionario acusado de ser espía durante la dictadura

MISIONES ON LINE

Se trata de Julio César Marturet, quien según familiares de desaparecidos, fue un "entregador" y se infiltraba en familias para conocer sus movimientos. El gobernador le aceptó la dimisión como Subsecretario de Acción Cooperativa y Mutual.

El Archivo Nacional de la Memoria confirmó que el actual subsecretario de Acción Cooperativa y Mutual de Misiones, Julio César Marturet, fue personal civil de Inteligencia en la última dictadura militar. Su cargo fue el de Agente de Reunión, cuya función consistía en infiltrarse en distintos grupos para luego delatar nombres a los jefes de área del terrorismo de Estado.

En el Archivo Nacional de la Memoria, el nombre y el número de documento del ex funcionario provincial figuran en la Foja 53 de la Nómina del Personal Civil de Inteligencia que revistó en el período 1976- 1983. Hay todo un expediente al respecto de las actuaciones de Marturet – y otros 4866 espías de la dictadura – bajo custodia del Ministerio de Defensa de la Nación.

En ese listado, Marturet figura como integrante del Destacamento de Inteligencia 124 de Posadas, un núcleo con radios de influencia en Formosa y Chaco, ésta última, provincia de residencia de Marturet previo a su arribo a Misiones.

Marturet ingresó a la cartera provincial en la gestión de Salvador Cabral Arrechea y desde allí fue escalando posiciones.

Llegó a Misiones en 1982, después de la guerra de Malvinas, proveniente de Chaco, donde se había infiltrado en la familia Molfino y se puso de novio con una mujer que luego terminó desaparecida. Su madre también fue asesinada durante la dictadura. "La imagen más recurrente que tengo del Pato es esa en que le cebaba mate a Mamá mientras ella estiraba la masa de los fideos del mediodía que comeríamos todos, o sea, mis hermanos, yo y el mismísimo Pato. Estudiante de Ciencias Económicas en la Universidad del Nordeste, en Resistencia, novio de mi hermana Marcela, desde hacía años era un habitué de mi casa. Cuando digo habitué, digo que se pasaba el día entre nosotros, como un hermano más", recuerda Miguel Angel Molfino, según una nota que firmó en el diario Página 12.

“El espía Marturet llegó a Resistencia en 1967 procedente de Goya, Corrientes, de donde es oriundo. Alquiló una habitación en una pensión vecina a nuestra casa familiar en la que vivía también el sargento ayudante Cáceres, que revistaba en la unidad de la SIDE de Resistencia. Nos hicimos muy amigos, jugábamos al fútbol, salíamos a varearnos por las rutinarias calles resistencianas y era un puntual asistente de los asaltos que mis hermanas organizaban en mi casa (las mujeres ponen la comida, los varones ponen la bebida). Así fue como se puso de novio con Marcela, mi tercera hermana, que terminaría secuestrada y desaparecida en 1979. Durante cinco años fueron novios, hasta que Marcela lo dejó para unirse al que sería el compañero de su corta vida: Guillermo Amarilla, uno de los máximos líderes de la JP nacional.

Mientras duró el noviazgo, el espía Marturet frecuentó una casa que hervía de pasión política, los Molfino se preparaban para dar el gran salto: unirse a las crecientes luchas populares que sacudían el país por entonces. Y él fue un testigo privilegiado. Mientras duró el noviazgo, el espía Marturet frecuentó una casa que hervía de pasión política, los Molfino se preparaban para dar el gran salto: unirse a las crecientes luchas populares que sacudían el país por entonces. Y él fue un testigo privilegiado”, rememora Molfino.

“Cuando finalmente la familia empezó a desarmarse (pasajes a la clandestinidad, cárcel, exilio) el espía Marturet –ya no conservaba el status de novio de Marcela– siguió concurriendo a casa, ahora en plan de solo amigo.

Y cuando ya se produjeron las desapariciones de Marcela y Guillermo Amarilla y el asesinato de Mamá, el espía Marturet persistió en una agónica amistad con mi hermano José Alberto, hasta que abandonó Resistencia en 1982, con la misión cumplida”, agrega.

Gustavo Molfino, el hermano menor de Miguel Angel (el que escribe la Nota de Página 12), era el que estaba (adolescente aún) con su mamá en Lima cuando la secuestraron. La tuvieron dos semanas desaparecida, y la torturaron con picanas. Después la hicieron aparecer muerta en Madrid simulando un enfrentamiento o algo así. Ella era fundadora de Familiares, precisamente por la desaparición de su hija, la ex novia de Marturet. Gustavo se quedó solo, con 17 años, en Perú. Logró después llegar a Nicaragua, donde estuvo exiliado largos años hasta que pudo regresar a la Argentina.

Según quienes lo conocen ahora y armaron el rompecabezas de su pasado, Marturet nunca perdió la costumbre de estar sin ser visto. “Siempre preguntaba, pero jamás opinaba”, señala un funcionario que dejó de frecuentarlo.

Foto: Argentina, Misiones, represores, dictadura militar - Julio César Marturet y Marcela Molfino, quien está desaparecida. / Fuente imagen: MISIONES ON LINE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Los crímenes silenciosos del modelo agropecuario. Muerte en Puerto San Martín, Santa Fe

RENACE

Iván Podevils era de la localidad de Clusellas y tenía 28 años. Se ganaba la vida conduciendo camiones con grano hasta el Puerto San Lorenzo para la empresa Bunge.

El 30 de abril llegó como siempre a la playa San Miguel del Puerto San Martín pero le dijeron que traía el cereal con insectos y que había que fumigar la carga antes de bajarla. Dicen que echaron “fósforo de aluminio” con Iván en el interior de la cabina del camión.

Minutos más tarde se sintió descompuesto. Se acercó al puesto del supervisor, pero cayó y empezó a tener convulsiones. Los compañeros llamaron una ambulancia, pero al llegar, Iván estaba muerto.
Los camioneros (que pertenecen a Bunge y operan en Terminal 6) indignados hicieron una protesta y presentaron quejas, declarando a quien quisiera oírlos que no era la primera vez que sucedía. Según publica hoy el diario “La Voz de San Justo”, el padre de la víctima comentó que la médica forense encargada de la autopsia le informó que en 27 años de servicio nunca había visto un caso similar, ya que tenía todos los órganos desintegrados como si hubiera sufrido una caída desde un décimo piso.
Vicente Bouvier titular de la Federación Argentina de Transporte de Cargas cargó contra "práctica aberrante" de fumigar el cereal dentro de los camiones. "Iván transportaba 25 mil kilos de soja, era el último viaje que hacía porque me había dicho que dejaba el camión, que estaba siempre lejos de la familia...", señaló Podevils.

"El cereal que llevaba Iván en su camión se fumiga, porque es soja". Dijo su compañero Mario Guizzo. Los compañeros denuncian que los obligan a fumigar los camiones, les reparten comida y deben dormir en los mismos camiones fumigados. Si aceptan, afirman, no les dejan entrar al puerto.
Hoy, viernes 7 de mayo, trascendió que hay otro camionero intoxicado, internado en estado delicado, oriundo de Los Quirquinchos, con todas las caraterísticas de la intoxicación por plaguicidas, y que pertenece al mismo grupo y a la misma empresa Bunge.
“Paro cardiorespiratorio”
Ese es el dictámen. Todos, TODOS morimos cuando se detiene el corazón y ya no respiramos más.
¿Cuándo se franqueará el verdadero origen de la muerte? ¿Cuándo los profesionales de la salud honrarán a la verdad y pondrán: “Muerte a causa de exposición aguda a pesticidas”?
Esperamos ese momento, pues a partir de allí, la gente podrá conocer la realidad, y dejará de decir: “pero si nadie se muere con eso”.
Si. Se mueren con eso. Pero nadie tiene la valentía en un país sojero, de ponerlo por escrito.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: Asesinos libres. Exigen a la Justicia el inmediato juicio oral para los asesinos de Chocobar

PRIMERA FUENTE

Tras la masiva difusión del video en el que se muestra el momento del ataque contra integrantes de la Comunidad Indígena de Chuschagasta, el reclamo en busca de justicia, se masificó a nivel nacional. Pueblos originarios de toda la región manifestarán frente a Tribunales para pedir que el crimen de Javier Chocobar deje su estado de impunidad.

Desde la organización Abogados y Abogadas del Noroeste Argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales (Andhes) exigieron que, de una vez, se inicie el juicio por la causa en la que se investiga el asesinato del comunero Javier Chocobar y las lesiones con armas de fuego a otras cuatro personas.

“Las imágenes de la filmación en cuestión son una contundente prueba que descarta la hipótesis de que los acusados actuaron en defensa propia. Repudiamos que los imputados no se encuentren en prisión preventiva atentos a las pruebas de la causa, exigimos inmediato juicio oral y esperamos que una vez hecho el juicio sean debidamente condenados”, se manifestó desde Andhes.

Por su parte, el cacique de la Comunidad Indígena de Amaicha del Valle, Mario Quinteros, adelantó que el próximo miércoles se realizará, desde La Quiaca, una marcha nacional de pueblos originarios que culminará en Buenos Aires. Se estima que la movilización llegará a Tucumán el viernes 14.

Ese día, los pueblos originarios de la región harán sentir su reclamo a la Justicia y el Gobierno debido a la sensación de impunidad existente por el caso Chocobar.

Una sucesión de hechos lamentables

El ataque contra los comuneros se produjo el 12 de octubre del año pasado y los principales acusados son Darío Amín en complicidad con los ex oficiales exonerados Luís Gómez y José Valdivieso, quienes, según se denuncia, arremetieron con armas de fuego dentro de la comunidad indígena, ubicada en la localidad de Chuscha, en el departamento de Trancas, al norte de San Miguel de Tucumán.

En forma sorpresiva, el martes se subió a internet un video, que hasta ahora sólo estuvo en manos de la Justicia, que muestra las imágenes del momento en el que cobardemente asesinaron al referente a Chocobar (68 años), imágenes que tuvieron trascendencia nacional.

La filmación, subida en un canal denominado "loscanichesdeperon" del sitio YouTube, es acompañada por un texto en el que se asienta que, quien inicia los disparos contra los indígenas, es Luis "El Niño" Gómez, ex integrante del comando parapolicial represor “Atila”.

También se sostiene que quien filma el hecho –y también realiza disparos- es Darío Amín, presunto autor material del asesinato de Chocobar.

Vale recordar que el 10 de noviembre del mismo año el juez Alfonso Zóttoli dictó la prisión preventiva a Amín y Gómez, acción que fue apelada por sus abogados.

En tanto, el 18 de febrero, la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Tucumán declaró nula la sentencia que ordenaba la prisión preventiva de los dos imputados. Al tercer acusado, Jorge Valdivieso, nunca se le dictó preventiva, a pesar de participar del evento.

Según se denunció, Darío Amín es un fuerte terrateniente de la zona, mientras que Gómez fue un represor de la última dictadura, ex integrante del comando “Atila” que estuvo bajo las órdenes del Jefe de la Brigada de Investigaciones Mario “Malevo” Ferreyra.

Otro video muestra los instantes previos al asesinato de Chocobar


Junto a las imágenes se adjunta el siguiente texto: “eran cerca de las 4 de la tarde, llegaron estas tres personas, Darío Amín y dos hombres más. Se acercaron hasta el portón donde estaba la gente de la Comunidad. Estos dos hombres se presentaron diciendo somos los nuevos dueños de la cantera, el Sr. Amín nos la vendió. La gente como no los conocía, les explicó que ellos eran de una Comunidad Indígena y no deberían haber comprado nada, igual quisieron pasar pero la gente no los dejó”.

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...