lunes, 10 de mayo de 2010

Entrevista a Rodolfo Kepfer: “Las sociedades latinoamericanas tienen múltiples expresiones de la violencia; las ‘maras’ son una de ellas”

Marcelo Colussi (Desde Guatemala, especial para ARGENPRESS.info)

El término “mara” ya pasó a ser de uso frecuente en el vocabulario popular, político y también académico de los países centroamericanos: Honduras, Guatemala, Nicaragua, Belice. Es sinónimo de pandilla juvenil. Sucede que, en el área centroamericana, estas maras han ido cobrando una presencia considerable, pasando a ser un nuevo demonio con proporciones de problema nacional. .

Es más: no sólo nacional, sino regional e internacional, porque de hecho Washington ha puesto en marcha recientemente el Plan Mérida, también conocido como Iniciativa Mérida o Plan México, consistente en un proyecto de seguridad establecido entre los gobiernos de Estados Unidos, México y los países de Centroamérica y el Caribe para combatir el narcotráfico y el crimen organizado, y donde aparecen también estas “temibles maras” que, según alarmistas informaciones distribuidas por la Casa Blanca, ‘tendrían nexos con el terrorismo islámico del grupo Al Qaeda’. Evidentemente, más allá de lo tragicómico de esas afirmaciones, el problema de las maras es algo que se instaló en la dinámica de las sociedades centroamericanas y todo indica que tiende crecer. ¿Qué son exactamente las maras? ¿Por qué surgen? ¿Qué las mantiene unidas? Se dice que hay poderes que las utilizan. ¿Qué hay en todo el fenómeno?

Para conocer en detalle estos aspectos, ARGENPRESS habló por medio de su corresponsal para el área, Marcelo Colussi, con Rodolfo Kepfer, médico psiquiatra e investigador, profundo conocedor del tema, quien trabajara con jóvenes mareros por largos años en Guatemala.

Argenpress: Desde el punto de vista subjetivo, ¿por qué un joven se mete en una mara?

Rodolfo Kepfer: Creo que básicamente lo que un muchacho de corta edad, de 12 o 14 años, o menos incluso –porque hay casos de niños de 8 años que también se meten– es el atractivo de la violencia. Para ellos la violencia es algo común, no asusta, viven en el medio de ella. La ven continuamente a su alrededor, en amigos más grandes que tienen mayores cuotas de poder, tienen armas, y que expresan ese poderío dominando y subyugando a otras personas. Todo eso se puede volver atractivo para un muchachito. La principal causa que los lleva a entrar a la mara es la necesidad de pertenencia. En todos ellos hay una enorme necesidad de pertenencia, y la mara se las da. No todos están ahí como consecuencia de un hogar desintegrado; por lo que yo he visto, muchos incluso provienen de familias funcionales, bien integradas. Aunque por supuesto que sí hay desintegración familiar. Muchos de los jóvenes en las maras es real que no tienen padre, porque el mismo está fuera del país, en Estados Unidos trabajando, o muchas veces murió, a veces como víctima de la violencia tan fabulosa que campea en los barrios pobres y marginales donde se da todo este fenómeno. Además es muy común que estos muchachos hayan sido criados por distintas personas a lo largo de su vida, sin mayor arraigo afectivo con ninguna de ellas: hoy por su madre, después por la abuela, más tarde por un tía, pasando de una familia a otra, es decir: familias semi-integradas. Muchas veces, por lo que he visto, estas familias semi-estructuradas saben de las actividades en choque con la ley que desarrollan los muchachos, pero hay una suerte de permisividad que las tolera, o que hasta las encubre a veces.

Argenpress: Hablabas del atractivo de los jóvenes por la violencia que los lleva a meterse en estas maras. ¿Por qué el fenómeno se da en estos países, en Latinoamérica digamos, y eso no se repite en otras latitudes, en los países nórdicos, por poner un ejemplo? ¿Cuál es la diferencia?

Rodolfo Kepfer: En todo caso en países del Primer Mundo no se constituyen las maras entre los jóvenes, pero sí hay tendencias a la violencia igualmente. Lo que sucede en los países nuestros, aquí en el Sur, el joven marero, y en general cualquier joven transgresor de la ley, cualquier joven delincuente adolece de escolaridad; o tienen una educación formal muy deficiente, o simplemente no la tienen. Y la escolaridad es algo muy importante. En general los jóvenes integrados en maras desertan de la escuela, a diferencia, por ejemplo, de sus hermanos que no están en la mara y que sí continúan con su proceso educativo normal. Sin duda el espacio de la escuela es algo importantísimo, porque sirve para integrar, para socializar. Cuando falta ese espacio, y faltando también lugares de socialización en las barriadas pobres de donde vienen los muchachos que se integran a maras, cuando faltan centros recreativos, lugares para practicar deportes o de esparcimiento, la violencia de la mara se torna muy tentadora, porque es una forma, terrible por cierto, pero una forma al fin de socializar, de dar identidad al muchacho y a la muchacha. Y digo muchacha porque es de destacarse que en las maras hay muchas mujeres. Y en ellas se ve muy marcado su rol de mareras; tienen muchos deseos de pertenencia al grupo y fuertes manifestaciones de lealtad cuando están ya adentro, y también de combatividad. Viven peleando, muy agresivamente por cierto, con miembros de otras maras.

Argenpress: ¿Se pueden comparar las dinámicas que comportan los niños de la calle, que en nuestros países son especialmente numerosos, con lo que sucede en las maras?

Rodolfo Kepfer: Hay diferencias. Los niños de la calle representan una forma de vida podríamos decir que bastante organizada en cuanto a lo que hacen y los mantiene dentro de la sociedad en su continua y durísima subsistencia, ya sea inhalando solventes o comiendo lo que puedan encontrar en la basura. Sucede que en muchos casos los niños de la calle tienen contacto con los mareros. De hecho, la mara es muy receptiva a todo lo que tenga que ver con la marginalidad; la mara da lugar, abre espacios.

Argenpress: ¿Se podría decir entonces que las maras son una forma de expresión, la más dramática seguramente, de la marginalidad, de la exclusión en términos generales que tanto abunda en nuestras sociedades?

Rodolfo Kepfer: Las maras son una cara de la violencia de estas sociedades pobres y problemáticas. Nuestras sociedades latinoamericanas tienen múltiples expresiones de la violencia; las maras son una de ellas. Las maras reciclan las violencias que están por toda la sociedad; su violencia no es sino la violencia aprendida de lo que encuentran en otros espacios de la sociedad. El pensamiento de los mareros es un pensamiento militar, que reproduce un continuo estado de guerra; viven en guerra, con una lógica de guerra, de ataque al enemigo, hay una cultura militarizada de obediencia y de disciplina, de cumplimiento de órdenes y misiones. En definitiva: hay toda una cultura militarizada. Y eso, por supuesto, se ha tomado de la sociedad en que estos muchachos viven.

Argenpress: En atención a esto que estás diciendo, y después de buen tiempo de haber trabajado con mareros en centros correccionales, conociendo bien el fenómeno por dentro, ¿podrías decir que la mara es autónoma o hay quien mueva sus hilos por detrás?

Rodolfo Kepfer: La mara no es autónoma; hay poderes detrás de la mara. Dentro de ellas hay un complejo sistema de mandos, de subordinaciones y jerarquías. Eso se ve en su vida diaria, cuando actúan en las calles, pero más aún se ve en las prisiones. Hay un sistema de jerarquías bien establecido. Lo que voy a decir no lo puedo afirmar categóricamente con pruebas en la mano, pero después de trabajar varios años con ellos todo lleva a pensar que hay lógicas que las mueven que no se agotan en las maras mismas. Por ejemplo, hay períodos en que caen presos sólo miembros de una mara y no de otra, o que una mara en un momento determinado se dedica sólo a un tipo de delitos mientras que otra mara se especializa en otros. Todo eso hace pensar en qué lógicas hay ahí detrás, que hay planes maestros, que hay gente que piensa cómo hacer las cosas, hacia dónde deben dirigirse las acciones, cómo y cuándo hacerlas. Y todo ese “plan maestro”, permítasenos llamarlo así, no está elaborado por los muchachitos que integran las maras, estos en algunos casos niños, que son los operativos, los sicarios que van a matar (hay niños de 10 años que ya han matado).

Argenpress: ¿La mara pasó a ser el nuevo demonio hoy día?

Rodolfo Kepfer: Creo que la indiferencia, el miedo, la apatía, y especialmente la falta de decisión política, hacen que demonicemos a la mara hoy día. Aunque en realidad no son el demonio, sino que así han ido quedando en la sociedad últimamente, igual que el narcotráfico. Se los demoniza, pero no son ellos el demonio. En realidad se les demoniza para que queden en el lugar del “malo de la película”, pero a su vez hay otros poderes por arriba de ellos que los utilizan.

Argenpress: ¿Esto puede hacer pensar que hay estrategias bien desarrolladas que se encaminan a demonizar a las maras? Porque eso es lo que dice continuamente el ciudadano común, que ve en ellas el principal peligro de nuestra sociedad actual.

Rodolfo Kepfer: Sí, exacto. El ciudadano común, que ve todo esto por televisión, está bastante aterrorizado con la mara, porque el mensaje que recibe contribuye a satanizarla. Sin dudas que ese ciudadano tiene miedo, y mucho, porque hay un miedo generalizado en la sociedad dados los terribles procesos de represión que se vivieron décadas pasadas y que dejaron marcadas a las sociedades de una manera indeleble.

Argenpress: Si hay planes maestros en todo esto, como recién decíamos, ¿alguien busca mantener atemorizada a la población por medio de este tipo de mensajes? El tema de la inseguridad ciudadana que vivimos, creciente en todos los países de Latinoamérica, ¿se manipula entonces?

Rodolfo Kepfer: Sí, hay una orquestación del miedo, sin dudas. De hecho hay momentos en que lo que hace la mara, toda su violencia, toda su agresividad aparentemente descontrolada, sirve para hacer sentir a la ciudadanía que no hay respuesta contra ella, que el ciudadano común está absolutamente indefenso, que las mismas fuerzas de seguridad están desbordadas. Es así, con toda la satanización que se da en torno a la mara, que el ciudadano común, indefenso como se siente, ve en ella la condensación de todos los poderes. A las maras hay quienes las utilizan para mantener a la población con ese miedo, con esa zozobra. Yo diría que en general las acciones que cometen las maras van encaminadas a lograr ese objetivo. En muy difícil decir cómo, demostrarlo con pruebas convincentes, pero está claro que hay ligazones entre las maras y poderes ocultos, poderes paralelos que van más allá, mucho más de los muchachitos que uno ve cometiendo todos estos delitos. ¿Quién les suministra las armas? ¿Quién les enseña tus tácticas militares? Muchas veces a la mara se la utiliza para “trabajitos sucios” en términos políticos: intimidaciones, provocaciones. Obviamente no son los muchachos operativos los que toman esas decisiones. En general la mara está volcada a actos delictivos: cobro de extorsiones, asaltos, sicariato; o sea que, ante todo, estos grupos tienen en términos sociales, para toda la población, un valor delictivo más que una expresión cultural. Sin entender el fenómeno de la mara en términos psicopatológicos, es importante destacar que en todos estos grupos juveniles destaca como algo sumamente importante es el irrespeto hacia el otro, la falta de valores morales. Viven en un clima de deshumanización enorme, cometen atrocidades que pueden desesperar al común de la gente: sus ritos iniciáticos, cómo se tratan entre ellos mismos, las cosas que pueden hacer con una persona. Es decir que se vive una gran pérdida de referentes éticos.

Argenpress: Las maras mueven mucho dinero, de eso no caben dudas. ¿Qué se hace con todo ese dinero, dónde va a parar?

Rodolfo Kepfer: Para su manutención. Las maras están muy bien organizadas; tienen toda una red de jerarquías que les permite mantenerse. Viven y crecen porque disponen de dinero, por supuesto. Lo que obtienen, que sin dudas no es poco, lo utilizan para su autoreproducción. Ahora bien: si ese dinero va a parar a otros lados, no lo sabría decir. Lo que sí puedo decir, después de haber trabajado un buen tiempo con muchachos mareros en prisiones, es que recibían órdenes en esa jerarquía piramidal con que se mueven que puede llevar a pensar que hay otros poderes detrás de la mara. Pero no podría precisar qué pasa con el dinero. Lo que sí, es evidente que tienen una organización sólida. No pareciera que haya una figura central, un gran jefe que comanda todo. Eso creo que es mítico. La estructura de las maras, incluso, va evolucionando. Hoy día veo que hay una tendencia a que cada pequeño grupito, cada clica como se la llama, tenga su cierta relativa autonomía. Puede afirmarse que hay redes de solidaridad entre ellos. Eso funciona muy bien. Es una familia sustituta, pero sin dudas llena de jerarquías, de órdenes. Y si se exige un sacrificio, hay que cumplirlo. Hay códigos que regulan sus conductas, sus vidas. El que es marero, es marero hasta la muerte.

Argenpress: ¿Es posible salirse de una mara una vez dentro?

Rodolfo Kepfer: Es muy difícil. Los pocos casos que yo he visto son casos raros. En general, el que entra ahí sabe que es de por vida. Estando presos, cuando salen en libertad, son muy pocos, contadísimos los casos de muchachos que abandonan la mara. Y por el contrario, es de lo más común ver a jóvenes que salen de la prisión e inmediatamente vuelven a la mara, y al mes ya están presos de nuevo. La mara atrapa; la persona que ingresa ahí ingresa en un código cultural que no lo deja salir. Es más: el que está ahí raramente quiere salir.

Argenpress: ¿Hay solución para el problema de las maras? ¿Cómo habría que plantearle alternativas reales válidas, posibles?

Rodolfo Kepfer: La solución del problema de las maras implica la construcción de nuevas sociedades con nuevas ciudadanías quitando desigualdades espantosas como las que tenemos hoy día, quitando toda la precariedad social que estamos viviendo. Buscar su solución es, necesariamente, buscarle soluciones en el campo político-social y no abordarlas sólo como un proceso criminal. En todo caso, si pensamos en soluciones, hay que saber que esos son procesos muy complejos y, fundamentalmente, muy largos. La violencia está cada vez más metida en nuestras formas culturales, con toda una gran producción mediática que apunta más a fortalecerla en vez de criticarla, con medios de comunicación desinformantes, distractores, que hacen de ella algo casi trivial, normal, cotidiano. La violencia crece, de eso no caben dudas. Y la juventud es siempre el segmento de la sociedad que más pone el cuerpo en ese asunto. Siempre, en cualquier contexto histórico y cultural, la juventud es la que más se encuentra envuelta en el tema de la violencia, la que más la padece. Pero la violencia está instalada entre todos nosotros, de maneras explícitas, con toda esta locura militarista que nos invade por todos lados, y también de maneras más sutiles, como por ejemplo disponer de los medios técnicos con que afrontar los problemas históricos de la humanidad, medios con que proporcionar bienestar para las grandes mayorías y no usarlos. ¿Eso no es una suprema forma de violencia acaso? Las maras no son sino una expresión patética de todas estas formas violentas que nos circundan, que nos constituyen, nos envuelven.

Argenpress: Por lo que decías anteriormente, la mara ya pasó a ser parte de nuestros paisajes sociales en estas sociedades pobres y perpetuamente violentadas de América Latina. Incluso, pareciera, ciertos poderes las utilizan, las aprovechan. Entonces: ¿qué futuro tienen nuestras sociedades? ¿Hay mara para rato? ¿Son las nuevas formas de control social que se han implementado?

Rodolfo Kepfer: Es muy importante señalar que las maras no son consideradas enemigos del Estado, en tanto todos los movimientos revolucionarios que actuaron algunas décadas atrás fueron barridos como enemigos del Estado. No son un elemento de cambio, de contestación, una propuesta de transformación del Estado, y por tanto de las estructuras sociales. En todo caso, son un producto que evidencia lo fallido de esos Estados. Con todo esto el resultado es, por un lado, que las poblaciones vivan aterrorizadas, pero por otro, que reaccionen pidiendo medidas extremas de militarización, de mano dura, de respuestas contundentes para terminar con eso que aparece como flagelo imparable. Ahora bien, si se dieran esas respuestas de línea dura, ¿cómo se haría una guerra contra la mara? ¿Sitiando los barrios pobres y bombardeándolos, o disparando indiscriminadamente contra cualquier joven que transite por estos lugares? Por supuesto que no, pero esa división irreconciliable es la que crea este modelo social que vivimos, dividiendo a los grupos, enloqueciéndonos a todos, peleándonos entre nosotros mismos, pidiendo más violencia. Hay que tener claro que una cosa es seguridad, en el sentido de las garantías mínimas para vivir socialmente en forma medianamente armónica, y otra es represión. La represión implica discriminación de un grupo, su persecución, su ataque a través de la fuerza bruta. Y definitivamente con las maras un planteo represivo no es solución alguna.

Rodolfo Kepfer es médico psiquiatra.

Fuente imagen: DR - VOLTAIRENET

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Mas muerte y violencia política y social en Colombia

Apolinar Díaz – Callejas (especial para ARGENPRESS.info)

En el día de hoy envié a ARGENPRESS en Buenos Aires, una información resumida en que le anuncié mi envío, de inmediato, de un documento de trabajo sobre la violencia en Colombia en la actualidad, en que pone en la cara y en la mesa de todos los colombianos el dato monstruoso registrado por el sociólogo y escritor Jorge Orlando Melo, quien repite la denuncia clásica de Colombia sobre los 40 años de muertes y masacres de gentes de todas las categorías sociales, especialmente del campesinado y sectores más pobres del país.

Jorge Orlando Melo denuncia que durante esta etapa fueron asesinados un millón de colombianos pobres, especialmente campesinos, y de diversas clases pobres del país.

Ante esa denuncia resolví impulsar un trabajo al día de hoy sobre la marcha de los asesinatos de la violencia en Colombia que han sido encubiertos y dejados sin castigo a los responsables de los crímenes.

Jorge Orlando Melo denunció como comprobación de sus investigaciones que el total de los asesinatos políticos y sociales en Colombia sobrepasan el millón de víctimas campesinas y de gente pobre. Todo eso fue el precio hecho pagar a los campesinos y gentes honradas de Colombia por el intento gubernamental, especialmente del presidente Carlos Lleras Restrepo, de impulsar una rápida y profunda Reforma Agraria que pusiera fin a la vergüenza de que en Colombia la lucha por la tierra de los campesinos se convirtió en la oportunidad para caer asesinados por los grandes terratenientes y los grandes grupos políticos reaccionarios. Hoy, más de 40 años después de iniciada la Reforma Agraria, el orden social colombiano está regulado por la reacción oficial y de los viejos partidos políticos y de terratenientes contra el proceso de Reforma Agraria. La propia investigación de Jorge Orlando Melo, señala en 1 millón de víctimas el asesinato de campesinos y luchadores por la tierra. El actual gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez liquidó el proceso de Reforma Agraria y el instituto de la empresa estatal que la iba a ejecutar. Uribe Vélez extendió a todo el país la violencia de los campesinos que luchan por la tierra, a la vez que ejecutó la monstruosa operación de hacer una verdadera contrarreforma agraria, entregando a grandes terratenientes de diversas zonas del país tierras de primera calidad para el desarrollo de una agricultura moderna, con cifras de varios cientos de miles de millones de pesos, sin siquiera las garantías de uso normal de esta clase de operaciones. Es la más grande ofensa a la justicia social. El gobierno de Uribe Vélez entregó las tierras y los dineros públicos a hijos de grandes terratenientes. Varios cientos de miles de millones pesos colombianos llegaron a terratenientes y grandes propietarios. Nadie sabe si se recuperará ese dinero o lo dejan al olvido para los que recibieron semejante regalo lo disfruten tranquilos de por vida.

Este hecho intensificó de manera aguda la lucha por la tierra en Colombia y llevó al gobierno de Uribe Vélez a una represión mayor en todo el país.

Por eso las víctimas de las masacres de campesinos y luchadores por la tierra superaron varios cientos de millones de pesos del Estado, entregados a grandes terratenientes. El descubrimiento de este monstruoso asalto de dineros públicos ha puesto de pie al pueblo colombiano y pese a la represión y crímenes oficiales los campesinos de todo el territorio nacional siguen la lucha por la Reforma Agraria pero ante un gobierno agresivo y criminal en el tratamiento del campesinado, respaldado totalmente por el nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien, por el contrario, ha impuesto a Colombia y al presidente Uribe Vélez el montaje de 7 bases aéreas, terrestres y acuáticas de guerra en territorio, mares y terrenos de Colombia. Barack Obama ha ejecutado una operación de reconquista del territorio colombiano para beneficio de ese gobierno y de los grandes propietarios de tierras. En estos precisos momentos, se ha anunciado por el gobierno de Barack Obama la instalación de más bases de guerra militar y naval, en territorios y mares de Brasil, Argentina, Chile y posiblemente de otros países latinoamericanos. Es decir, el presidente Obama de Estados Unidos se hizo elegir presidente de su país con el pretexto de ser de raza negra pero con la decisión firme y de guerra de instalar y ampliar todas las bases de guerras en América Latina e islas del Caribe que exige gobierno norteamericano. El presidente Uribe Vélez, precisamente, se convirtió en el instrumento principal de la nueva política militar de Estados Unidos y de su presidente Obama contra las naciones de América del Sur y del Caribe. dichas las cosas con claridad absoluta, la situación económica y militar de América Latina y del Sur ha tenido un violento cambio que dirige el presidente Obama: Es apoderarse el imperio norteamericano de una gran cantidad de tierras, mares, ríos y espacios aéreos, que constituyen la base de la soberanía de la América Latina y del Caribe, para transformarlas en bases militares norteamericanas bajo el mando del aparente hombre de Estado Barack Obama, que a principios del siglo XXI ha puesto en marcha de nuevo la más grande política de guerra contra las naciones del Caribe y América del Sur. Nunca como ahora ha sido más agresiva la política imperialista de un gobierno norteamericano.

Pero, al tiempo es evidente que los pueblos latinoamericanos y del Caribe resistirán las nuevas agresiones norteamericanas y darán otra batalla, seguramente la final contra las vulgares agresiones militares e imperialistas del gobierno Obama contra nuestras naciones. Podemos decir con orgullo que en este siglo y ahora derrotaremos de verdad al imperialismo norteamericano. Los pueblos están en pie cada vez con mayor vigor y confiamos en que el pueblo norteamericano y la población de raza negra y de otras razas que habitan esa nación se unirán para impedir la masacre militar y de ocupación de nuestro continente que adelanta a la vista de todos, descaradamente el nuevo presidente norteamericano, el señor Barack Obama, quien tendrá que quedarse con las ganas de ser un conquistador de América y el mundo en el siglo XXI. Se puede decir con vigor y sin vacilaciones que los latinoamericanos y pueblos del Caribe y la gente democrática y popular de Estados Unidos derrotaremos el imperialismo de Estados Unidos en nuestras regiones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Nicaragua: Entrevistas a combatientes históricos en la insurrección de 1978 en Monimbó

Dick Emanuelsson - Mirian Huezo Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

.


El 26 de febrero de 1978 se levantó la población, mayoritariamente indígena, en el barrio Monimbó en la ciudad de Masaya, Nicaragua. La insurrección fue en contra la tiranía del dictador Somoza. Desde esa fecha Monimbó quedó liberada de las tropas asesinas, 15 meses antes del triunfo el 19 de julio de 1979.

Estas entrevistas con varios de los combatientes históricos de la Brigada 26 de Febrero las hicimos el año pasado en el día por el 31 aniversario de la Rebelión y entrevistamos. En el material hasta ahora inédito, nos relata sobre la gesta heroica de estos hombres y mujeres que estaban dispuestos de dar su vida para acabar con la sangrienta dinastía Somocista.

Entre ellos que cayeron por las hordas fascistas, siempre apoyadas por los regimenes de turno en Casa Blanca, se encontraba Camilo Ortega, hermano del presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

Combatientes históricos de la Brigada 26 de febrero


Con José Prineda López, combatiente del Directorio de la Brigada 26 de Febrero del barrio Monimbó en la ciudad Masaya, Nicaragua, hablamos ese día. Ahí esta el indígena Fernando Miller López y Mercedes Guadalupe Flores González, ésta última solo tenía 11 años 1978 y vivía en la calle principal en Monimbó y operaba como ‘correo’ entre los diferentes destacamentos guerrilleros en Monimbó. Ella se recuerda esos días duros en Monimbó:

“La aviación nos bombardeó, fue terrible. Toda mi familia se organizó y la casa nuestra fue una casa de ‘seguridad’ y ahí se reunieron los combatientes”, cuenta.

Pero también encontramos “El Cachorro” Ricardo García, que como muchacho de 18 años estuvo como soldado sandinista en los combates 1982-1984 contra la invasión gringa. Ya estaban sus ‘contras’, entrenados y armados en bases militares en el territorio hondureño bajo la batuta de John Negroponte. Reagan y el Pentágono no aceptaban que un pequeño, pobre pero orgulloso pueblo como lo de Sandino tuviera su soberanía e independencia nacional. Preferían ahogarlo en sangre derramada.

Pero no todo fue como los gringos calculaban.

Derribaron el avión gringo de Hassenfus


“Fuimos a la montaña a defender el país (después el triunfo) por que en esa época la soberanía nicaragüense estaba invadida por los norteamericanos. Y creemos que una vez más como nicaragüenses y como Monimbóseños mostramos el fervor revolucionario que queríamos para Nicaragua, esta patria linda que defendemos con capa y espada”.

“Tuve la oportunidad el 8 Septiembre de 1983, cuando los aviones norteamericanos venían para bajar municiones y comida a la Contra, como jefe del pelotón de estar presente cuando el compañero San Carlos derribó un avión norteamericano piloteado por el mercenario Eugene Hassenfus”, nos cuenta “El Cachorro” Ricardo García.

También relata que cuando ganó las elecciones Violeta Chamorro el 1990, Hassenfus vino a Nicaragua, ya que Chamorro era la candidata de los agresores estadounidenses y sigue siendola, y quería encontrarse con el joven jefe de ese pelotón que había derrumbado y detenido al piloto mercenario. Éste, era una pieza en el escándalo “Contras-Gate”, liderado por el coronel Oliver North, hombre de Reagan, la CIA y del Pentágono.

La historia se repite por que el que se cree Virrey de Managua, el embajador James Callaghan, sigue organizando e intentando de unir esa oposición vendepatria que desde 76 años, cuando fue asesinado Sandino, ha sido las presas baratas bajo el control gringo, subraya Garcia.

“Pero estamos dispuestos de agarrar los fusiles otra vez si fuese necesario para defender a nuestra Revolución”.


Foto 1: Nicaragua - Combatientes históricos y "Cachorros" de la gesta heroica del 26 de febrero de 1978 en el barrio de Monimbó, ciudad de Masaya cuando el pueblo se levantó y aplastó a la Guardia Nacional. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson
Foto 2: Nicaragua - El Piloto Eugene Hassenfus, enviado en una operación de la CIA y la Casa Blanca, es llevado prisionero de guerra por los soldados sandinistas.
Foto 3: Nicaragua - "El cachorro" Ricardo García, era jefe del pelotón que derribó el avión del mercenario estadounidense Eugene Hassenfus el 8 de setiembre de 1983. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La ultraderecha ensaya todos los caminos del golpismo

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

No puede ser simple coincidencia: en Bolivia, sectores de sindicalistas resentidos y campesinos que se disputan una locación bloquean vías y tratan de desabastecer los mercados, en una acción contra el gobierno legítimo y popular de Evo Morales.

En Ecuador, grupos indígenas que se identifican con la CONAIE, la ECUARUNARI, la FENOCIN y otros membretes tratan de bloquear la Asamblea Nacional (antiguo Congreso) y de imponer sus puntos de vista, en un par de artículos de la nueva Ley de Aguas. Los indígenas, en varios sectores viales del país, han interrumpido el tránsito de vehículos. Y en Quito, pequeños pero muy activos y agresivos grupos estudiantiles, tratan de generar el caos, la violencia en las calles, en rememoración de viejos tiempos, en los cuales la protesta estudiantil se había convertido en parte del paisaje urbano.
En el 2003, luego del fallido golpe contra Hugo Chávez, sindicalistas adueñados de PDVSA, el principal consorcio hidrocarburífero de ese país, desataron una huelga y una paralización nacionales que estuvieron a punto de colapsar a ese gobierno; es decir, sectores de la autodenominada izquierda por poco logran consolidar lo que no pudieron las cámaras de la producción, los sectores plutocráticos, esa burocracia resentida, desde luego, con el auspicio económico, político y “estratégico” de cuadros y agentes de organismos imperiales como la USAID, la NED, la SIP-CIA.
“Curiosamente” estas movilizaciones populares (porque participan pequeños pero muy activos grupos ciudadanos) se empeñan en combatir a los gobiernos progresistas de Venezuela, Bolivia y Ecuador; y lo hacen pregonando tesis de izquierda. De manera que darían la sensación de que luchan contra gobiernos “dictatoriales” de derecha, disfrazados de revolucionarios.
¿Solo hay indios revolucionarios?
En el Ecuador, estos sectores tildan al Presidente Correa de “neoliberal” ya que según ellos no ha hecho nada por la revolución ciudadana. Si hacemos un escueto recuento de lo que ha ocurrido “país adentro” en estos tres años de gobierno de la revolución ciudadana, encontraremos que hemos avanzado en algunos frentes (educación, salubridad, vivienda, fomento agroindustrial, etc.); pero, “la larga noche neoliberal sigue viva” y los grandes medios de comunicación, en plena guerra contra cualquier intención de cambios profundos.
Hace años, Miguel Lluco, uno de los dirigentes históricos de la CONAIE (fue asistente de Monseñor Leonidas Proaño, el obispo de los indios) sentenció una gran verdad política, cuando dirigentes de este movimiento indígena, en el Gobierno de Lucio Gutiérrez, comenzaron a mostrar claros síntomas de oportunismo y corrupción (Antonio Vargas, otro dirigente “histórico” terminó de Ministro de Bienestar Social de ese gobierno, que se declaró el mejor aliado de Bush hijo): “Así como hay indios buenos, hay indios malos” Él no se incluyó ni en los unos ni en los otros pero terminó de fideicomisario nada menos que de Fernando Aspiazu, el único banquero que no alcanzó a huir a los Estados Unidos y que fue sentenciado a largos años de prisión por los delitos que ocasionaron al país durante el gobierno del demócrata cristiano Jamil Mahuad.
Para no pocos ecuatorianos y ecuatorianas, del sector de izquierda sincero y consciente, la organización política indigenista no podía ser de una sólida posición de izquierda. Siempre ha sido evidente que, pongamos el caso, un indígena de Otavalo (Provincia de Imbabura) que es un pequeño industrial textil o un comerciante de sus propios productos, al que se lo puede encontrar en mercados populares del mundo entero (Europa., Estados Unidos, América Latina) no podía estar en la misma posición de clase con un indígena del Cañar o del Chimborazo, que en realidad ha tenido, él y su familia, una vida miserable, sujeto a la más vil explotación y sin derechos.
Ello explica parcialmente lo que ha venido ocurriendo en este último decenio, al interior del movimiento indígena. Líderes que se los estimaba muy firmes, ideológicamente, hoy están en posiciones abiertamente de derecha. Auki Tituaña, economista graduado en Cuba, Alcalde del Cantón Cotacachi (uno de los primeros líderes indígenas que llegó a una posición semejante) de pronto (2006) apareció en posiciones de la derecha recalcitrante. ¿Por qué? Aseguran quienes conocen el caso que Tituaña “sucumbió” a los cantos de sirena que le tendió la ultra derecha socialcristiana ofreciéndole una precandidatura vicepresidencial, al lado del “líder” Jaime Nebot, otrora el “delfín” del socialcristianismo que ha tenido que contentarse como alcalde de Guayaquil. Otros dicen que Tituaña pretendió eternizarse en la alcaldía de Cotacachi pero que su propia “raza” le dio la espalda en la última elección, que la perdió. En todo caso, Auki, junto a dirigentes como David Tenesaca (que comanda Ecuarunari), Lourdes Tibán, los Cholango, y otros, han dado un giro hacia la derecha que es lógico aunque preocupante.
El caso de Marlon Santi, el joven presidente de la CONAIE, tiene sus propias características. Proviene del sector de los llamados pueblos marginales del Oriente ecuatoriano (algunos viven en zonas selváticas, aislados de todo contacto con el exterior) pero, él mismo y su familia son de sectores semicitadinos y han tenido acceso a los beneficios de la civilización “occidental y cristiana”. A pesar de que Santi y otros líderes indígenas respaldaron la nueva Constitución, su actitud ha sido crítica frente al gobierno de la revolución ciudadana en demanda de “conquistas” que se salen del libreto. En el fondo, lo que se percibe en este personaje y en su grupo es un claro matiz oportunista, una herencia “natural” de su antecesor, Antonio Vargas. Al parecer estos jóvenes dirigentes indígenas advirtieron que, siendo muy justas sus luchas y sus reivindicaciones, especialmente sociales y económicas, podían maniobrar para hacerse de posiciones y dirigencias que puede asegurarles algunos frentes que les daría un poder político y económico presente y futuro.
No de otra manera se puede entender que, por ejemplo, a pesar de que el proyecto de ley que discute la Asamblea Nacional reconoce no pocas conquistas en lo que al manejo del agua se refiere, sin embargo, han enfilado contra la mayoría asambleista, han cercado y copado sus instalaciones y se proponen bloquearla a viva fuerza, sino se introducen unos cambios que les daría, en la práctica, un control absoluto sobre el liquido elemento. ¿Será que ellos se proponen imponer un espíritu de estricta justicia entre todos quienes tenemos necesidad de ese elemento vital; o que, olvidándose que Ecuador es un país eminentemente criollo (mestizo), pretenden el control del agua para satisfacer pequeñas o grandes rivalidades o para lograr “conquistas” que les beneficie solo a ellos?
En este tinglado, no podía faltar el Movimiento Popular Democrático (MPD) un partido político que se declaró heredero del viejo y ya desaparecido Partido Comunista del Ecuador (PCE) desaparecido desde hace años, en la práctica. El MPD se consolidó en el sector fiscal de profesores agrupados en la UNE y en las universidades públicas, especialmente la Universidad Central del Ecuador, otrora el mayor y y mejor centro de estudios universitarios. El Gobierno de Rafael Correa le ha desbaratado los dos frentes. Y eso no lo pueden perdonar. Por ello, han comenzado a hacer presencia en las calles que para eso cuentan con “bases” entre profesores y alumnos de colegios fiscales. Y pues, la alta dirigencia ha consolidado un pacto con el sector oportunista de la CONAIE.
Viéndolo bien, el discurso mediático y político en América Latina ha cambiado de estrategia. Ahora se combate a muerte a los gobiernos que aparecen como “dísolutivos” desde posiciones de izquierda. Es decir, la vieja derecha, local e internacional, que ha tenido reiterados fracasos en varios países, se encubre ahora en una retórica izquierdista y se vale de estos grupos violentos para combatir a los gobiernos que, desde la democracia representativa (que la derecha ultramontana creía que había descubierto y establecido un sistema “democrático y libre” pero al servicio del sistema imperante) pretenden cambios estructurales, pero en paz y legalidad. Un tal Hugo Chávez, un Evo Morales, un Rafael Correa, un Daniel Ortega y hasta una Cristina Fernández, precisamente desde la democracia representativa pretenden introducir cambios, trastornar el “orden y la ley” cobrarles impuestos y deudas a los eternos morosos del Estado, denunciar al imperialismo y sus secuaces, impedir que los ricos sigan siendo más ricos y los pobres más pobres. Y eso no lo pueden admitir ni tolerar así tengan que aliarse con sus antiguos enemigos de clase.
En el Ecuador, es difícil explicar, peor comprender, el por qué la CONAIE (la más grande agrupación indígena), otrora (por los años 90) un frente claramente de izquierda, de lucha, de reivindicaciones sociales largamente conculcadas desde la conquista española y en buena parte de la república, estuviera hoy, frente al Gobierno Correa, enfrentándole, tratando de bloquearlo, de intimidarlo y de ponerlo contra las cuerdas.
Por supuesto un análisis periodístico sobre el tema no da para una explicación más a fondo de lo que está ocurriendo en nuestros países, con estos grupos autodenominados de izquierda pero que arremeten contra gobiernos progresistas que, sin llegar a una revolución como la que hizo Cuba (1959) pretenden sin embargo introducir “democráticamente” esas reformas, que por lo menos le lleven a sus pueblos a una posición menos inequitativa, menos discriminatoria, menos absurda.
Pero no queda duda respecto de que la vieja y corrompida derecha, que sigue viva y poderosa a pesar de las derrotas de los últimos tiempos, está recurriendo a grupos supuestamente también de izquierda para pretender, por lo menos, interrumpir estos procesos de cambio. Y en ello colaboran “desde dentro” esos “mandos medios” que permanecen enquistados en esferas gubernamentales y que se encargan sino de tergiversar por lo menos de neutralizar cualquier intento serio de transformaciones
Los medios sipianos (de la SIP) desde luego siguen jugando su papel en esta conjura. Hace poco, salió a la luz pública que dirigentes de la CONAIE habían tenido conversaciones con la autodenominada Junta Cívica de Guayaquil; un club exclusivo que, en palabras llanas, representa lo más selecto de la aristocracia guayaquileña, esa gente que ha sido identificada con el mote genérico de “pelucones”. ¿De qué hablaron?, ¿en qué se pusieron de acuerdo? Del lado de la CONAIE, desde luego, hubo aclaraciones y contra aclaraciones pero no pudieron negar que “fue una conversación entre iguales” y que los dirigentes indígenas que participaron en el convite, “no representaban oficialmente a la organización indígena” Del lado de la Junta Cívica, en cambio, no solo que ratificaron el conversatorio sino que aportaron con fotografías y datos, muy medidos. Dijeron que habían conversado “entre iguales” sobre temas políticos y la “preocupación mutua” de a dónde caminaba el gobierno de Correa especialmente contra “la democracia y la libertad”
Atando cabos no tan sueltos, recordamos que, a raíz del la toma de la Asamblea la semana pasada, Marlon Santi (que por supuesto la comandó desde “posiciones estratégicas”) dijo muy suelto de huesos: “estamos preparados para aguantar 15 días o los que sean necesarios pero nosotros no vamos a permitir que la Asamblea pruebe el texto de la ley del agua como está. Eso significa que cuentan con recursos (¿dinero de por medio?) para la movilización de cientos indígenas que vengan a relevar a sus pares sitiadores, alimentación antes, durante y después del asedio. Y me recuerda que, cuando el asedio al Congreso de Jamil Mahuad (2000) “se descubrió” que un alto jefe militar, muy ligado a los sectores de la ultra derecha, “financiaba” el transporte de indígenas y comestibles a la ciudad de Quito a fin de que “aguanten” los días que sean necesarios. Y hay que recordar también que ese episodio terminó con la defenestración de Mahuad ya que Lucio Gutiérrez, un coronel del ejército de los servicios de inteligencia militar, “plegó” al paro, respaldó el ingreso de los asediadores al Congreso y luego se tomaron el Palacio de Gobierno (Carondelet) y crearon una Junta de Gobierno de la que formó parte, Antonio Vargas, como líder del movimiento indígena. Solo que esta Junta duró ni dos horas ya que el general que la presidía, terminó entregando el poder a sus congéneres, en el Ministerio de Defensa; y desde ahí se articuló la “posesión” de Gustavo Noboa, el Vicepresidente. No hay que olvidar tampoco que Noboa fue ratificado por el Congreso, en Guayaquil, luego de que el expresidente León Febres Cordero (a quién acusaban de ser el dueño del país) declaró “indignado” que si la Junta de Vargas pretendía seguir al mando del país, “él declaraba la independencia de Guayaquil” una vieja aspiración precisamente de la Junta Cívica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Hielos y fuegos en este Bicentenario

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Eduardo Rosenzvaig en La Oruga sobre el pizarrón narra la vida y obra de Francisco Isauro Arancibia dejando lecciones imperecederas para este Bicentenario: “Los gobiernos no hacen más que llamar a jornadas, congresos, etc, dijo (Arancibia). “Es una campaña de ablandamiento”, esperan a que la gente se canse y que los defensores de la educación pública se enfríen (1)”.

En este Bicentenario las escuelas son galpones y la mayoría de los dirigentes sindicales de los docentes están congelados. El hielo oficial de la plutocracia es bien recibido en las copas de los sucesores de Arancibia.

En este Bicentenario digitalizado Arancibia vía Rosenzvaig nos sigue enseñando: “El dirigente continuó: así no se resuelve el problema educacional. Con sueldos miserables estos Congresos están de más… (1)”

Juan Carlos Cena aseveró el tres de mayo en Contrapuntos: “En todo esto hay una gran responsabilidad de los intelectuales (2)”. Y tiene razón: desde la Operación Claridad hasta “Un alumno, una computadora” los objetivos se parecen: atomizarnos, vaciarnos y someternos para que la democracia resulte una quimera que únicamente puede ser pensada y ejercida por una élite.

Juan Carlos Cena me respondió en La democracia entre preguntas: “Mientras se va instalando en la sociedad que lo privado es lo ideal, camino al paraíso, que los únicos que pueden derramar la copa de la abundancia es el capital privado y así…la sociedad lo cree, lo incorpora y milita a favor del fin de las ideologías, todo un desarme cultural y así nos van ganando la batalla. Batalla donde son muy pocos los intelectuales que estuvieron al píe del cañón, los sueldos de las becas y de las fundaciones son un muy buen abrigo. (…) Viene el Alfonsinismo con su Estado democrático relativo, inicia el primer intento de descuartizar los ferrocarriles con el Plan Terragno, luego viene Menem y con la misma iconografía y simbología de la nacionalización los destruye. La enseñanza es: que el enemigo nunca descansa, trabaja sin apremios y sin tiempos en todos los frentes. Y están unidos, y su vocación fundamental es la ganancia máxima, y si para lograrlo tiene que hacernos trabajar de sol a sol de la cuna a la tumba, lo va hacer”.

Las palabras de Cena contienen el mismo fuego emancipador y solidario que las de Arancibia.

La actual conducción de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) es un bloque de hielo pintado de color celeste cipayo.

El 14 de abril La Nación tituló y detalló: “Noche informal y coincidencias entre políticos y empresarios. Más de 1300 invitados participaron de la cena por los 10 años del Cippec (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento)”.

A la cena y festejo de “uno de los principales Think Tanks de América Latina” asistieron Julio Cobos, Ricardo Gil Lavedra, los gobernadores Hermes Binner (Santa Fe), Mario Das Neves (Chubut), Fabiana Ríos (Tierra del Fuego), Juan Manuel Urtubey (Salta), Mauricio Macri, Eric Calcagno, Francisco de Narváez, Gerardo Morales, Ernesto Sanz, Enrique Nosiglia, la Embajadora estadounidense Vilma Martínez, Gustavo Grobocopatel, Arturo Acevedo (Acindar), Enrique Garrido (Telecom), Miguel Gutiérrez (Ex Telefónica), Héctor Méndez (UIA), Pablo Roemmers, Adrián Wertheim (La Caja), Enrique Cristofani (Banco Santander Río), entre otros.

En el evento el nuevo Director Ejecutivo del Cippec, Fernando Straface, sentenció: “En estos diez años Cippec ha construido un capital profesional, de legitimidad pública y confianza que queremos potenciar y poner al servicio de un rumbo estratégico para la Argentina, sea quien sea el próximo presidente o presidenta de los argentinos. Por eso, aspiramos a que en los próximos años Cippec incremente su relevancia y protagonismo en la agenda política del país (3)”.

Tras el discurso de Straface Hermes Binner le obsequió una placa por los 10 años recién cumplidos.

El ex Director del Cippec, Nicolás Ducoté, se sumo hace semanas a los equipos técnicos de Francisco de Narváez. Pablo Mendelevich de La Nación lo interrogó a Ducoté: - Además de usted, también Braun acaba de abandonar su lugar como director ejecutivo de Cippec para pasarse a la actividad política. Una lectura más fina permite ver que al irse usted con De Narváez y Miguel Braun con Macri, se capitaliza un mismo fragmento ideológico con gente formada y destacada del sector civil. Ducoté subrayó: - Sí, pero en Cippec hemos trabajado mucho más con Sabbatella, con Binner, Fabiana Ríos y una parte del PJ que con estos actores políticos. Es verdad que tanto Mauricio como Francisco se acercaron a la política teniendo un vínculo inicial con Cippec y después desarrollaron su propio camino. Pero Cippec tiene el compromiso de ayudar a distintos sectores políticos. Miguel tomó la decisión de trabajar con Macri en la ciudad y yo, de trabajar con el PJ. Creo que Francisco encarna el cambio que la Argentina necesita, pero dentro de un partido mayoritario (4)”.

Olga Pelayes en una ponencia de 2004 nos señala al describir “Las escuelas experimentales autogestionadas” qué es el Cippec: “En la actualidad hay nueve escuelas charter funcionando; después que la Fundación de Broda arma todo el proyecto durante el año 1999, llama a licitación y la fundación que se va a encargar de la implementación y del monitoreo de estas escuelas es la fundación Cippec, que es el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento, una de cuyas socias fundadoras es Sonia Cavallo, la hija de Cavallo. Cuando se saca el decreto de estas escuelas experimentales autogestionadas, el decreto dice que toda escuela que se cree en San Luis va a ser una escuela autogestionada y que además el gobierno puede determinar qué otra escuela de las ya existentes puede convertirse en escuela autogestionada (5)”.

En este Bicentenario digitalizado y con pocas palabras nuestra labor es encender fogatas para descongelar la apatía colectiva.

Días después de las celebraciones del Cippec en un simposio (Imaginando el futuro de la Argentina) organizado por la Fundación Red de Acción Política en la Universidad de Harvard (EEUU) participaron varios gobernadores y dirigentes argentinos: Juan Carlos Urtubey (Salta), Fabiana Ríos (Tierra del Fuego), Celso Jaque (Mendoza), Gabriela Michetti, Adrián Pérez, Walter Agosto, Omar Perotti y otros (6) y (7). En el Hotel Inn de la ciudad de Boston también se realizó parte de ese simposio apoyado por el Center or Internacional Development y el Center For Latin American Studies David Rockefeller.

No quisiera imaginar el futuro imaginado desde Harvard para la Argentina… ¿Serán las mismas aspiraciones que posee el Cippec?

Juan Carlos Cena acierta cuando destaca el rol de los intelectuales, las fundaciones, los sueldos, las donaciones y las becas al diseñar nuestra “democracia”.

Hernán Ronsino brevemente –asimismo- es contundente: “Racionalidad, eficiencia y un profundo desarrollo de la burocracia son los pilares que, también, necesita el genocidio moderno para poder existir (8)”.

En América Latina el 20 % más rico obtiene el 59,6 % de los ingresos. El 20 % más pobre apenas recibe un 3,5 % (9)”.

Cifras- en efecto- de un genocidio fríamente calculado… o lo que sea; pero debemos abandonar nuestra pasividad antes que el bloque de hielo pintado color celeste cipayo culmine petrificándonos.

Es tiempo que el Cippec, Harvard y otros sepan que los argentinos también pensamos con cabeza propia y corazón caliente.

Notas:
1) La oruga sobre el pizarrón. Francisco Isaura Arancibia, Maestro. Eduardo Rosenzvaig. Ediciones del Pensamiento Nacional. 1993
2) Programa radial realizado por Andrés Sarlengo en FM Serena 102.1 Mhz, Venado Tuerto, Santa Fe.
3) Cena aniversario Cipecc 2010. Más de mil políticos y empresarios reunidos para impulsar políticas de largo plazo. www.cippec.org 13/04/2010.
4) Entrevista con Nicolás Ducoté. “El peronismo es el partido que más puede transformar a la Argentina”. La Nación. 25/04/2010.
5) Citado en La novela educativa o el relato de la alienación. Darío Balvidares. Redes Cultura. Octubre 2005.
6) Debate en Harvard sobre Argentina. La Nación. 18/04/2010.
7) Un simposio sobre la Argentina, en Harvard. Clarín.
8) La memoria en los espacios vacíos. Página 12. 18/04/2010
9) Aumenta la brecha entre ricos y pobres en América latina. Noticias Aliadas. Fuente. Rebelión. 01/05/2010

Foto: Argentina, dictadura militar, represión - Isauro Arancibia, maestro asesinado el 24 de marzo de 1976 por grupo de tareas integrado por policías y civiles que respondían al genocida Antonio Bussi.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

ARCOR contra los trabajadores de la alimentación: La receta de los Pagani

Lucho Aguilar (LA VERDAD OBRERA)

Luis Pagani disfruta tanto sus billetes como sus diplomas, pero el último que recibió es el que más valora. Fue hace pocos meses, cuando fue aceptado como integrante de la Academia Nacional de Ciencias de la Empresa. Su amigo Daniel Funes de Rioja hizo de presentador. Pagani pudo acceder entonces a ese hermético círculo que distingue a las patronales más rancias. La coqueta Amalita Fortabat y el sanguinario Arturo Acevedo (Acindar), se codean allí con funcionarios de las últimas dictaduras, como Eduardo Roca o el bigadier Edgardo Stahl.

Una injusticia que hayan tardado tanto en reconocer la estirpe de un Pagani.

Las ideas de la Mediterránea

“Sabemos que, aunque pequeña, nuestra contribución puede ser valiosa, especialmente en momentos en que nuestros gobernantes están empeñados en sentar las bases de un nuevo proyecto nacional”. Las palabras de Domingo Cavallo no podían ser mejor recibidas por las autoridades militares, aquel invierno de 1977. Era el lanzamiento de la Fundación Mediterránea, con la que los Pagani y otros grupos económicos buscaban influir en el proyecto instalado por la dictadura, y ubicar cuadros en puestos de gobierno. Cavallo acababa de llegar desde EE.UU., donde también había estudiado Luis Pagani, y no tardó en escalar posiciones en el régimen.

Gracias a las geniales ideas de la Mediterránea, Cavallo llegó a titular del Banco Central. A los Pagani también les fue espectacular: con el régimen de promoción industrial y otros favores, pasaron de tener 5 empresas en 1973, a tener 20 en 1983, triplicando su facturación.

Arcor había entendido aquella máxima del secretario de Comercio Exterior de Martínez de Hoz: “da lo mismo fabricar acero que caramelos”.

Los trabajadores de la alimentación, mientras tanto, sufrían la persecución, la caída del salario real y decenas de desaparecidos.

Casi un miembro de la familia

Tamaña inversión de plata e ideas siguió dando frutos a los Pagani. El Cavallo canciller nombró a Luis Pagani como cónsul en Finlandia. Ya como ministro de Economía, Mingo fue al grano y aumentó los aranceles a la importación de chocolates. Enseguida llegó la flexibilización en el gremio firmada por Daer en 1994.

La ayuda del Estado y la burocracia venían a coronar la fenomenal ventaja que les brinda a los Pagani la productividad del campo argentino: los costos más bajos a nivel mundial para producir el maíz y el azúcar le permitieron convertirse en el mayor productor de caramelos del mundo, absorbiendo empresas extranjeras (Danone) y abriendo plantas en otros países.

Así terminaban los 90 como uno de los mayores ganadores: casi 200 mil hectáreas de campos, 40 mil cabezas de ganado, más de 30 plantas en Argentina y el mundo.

Con Kirchner también

Mientras en el 2001 la clase obrera era golpeada por la desocupación, Arcor festejaba su 50º aniversario con un brindis en Chicago (EE.UU.). Es que jamás pensaron pagar los costos de la crisis. Todo lo contrario, con la devaluación y la pesificación de sus deudas, el grupo era favorecido por el gobierno de Duhalde.

El nuevo esquema económico brindaba una dulce oportunidad a los Pagani, que junto a lo más granado de los grupos capitalistas locales y las grandes multinacionales pusieron en pie la AEA (Asociación Empresaria Argentina), continuadora del golpista Consejo Empresario.

Como presidente de AEA, Pagani se entrevistó con el flamante presidente Néstor Kirchner. “La reunión fue satisfactoria”, titulaba el dueño de Arcor. Y vaya si lo fue. Con el cuento de la ‘reconstrucción de la burguesía nacional’ de los Kirchner, los Pagani no pararon de ganar plata: el último balance les dio ganancias por 350 millones de pesos.

Será por eso que, en el último almuerzo de Cristina con los empresarios, Luis Pagani estuvo en primera fila. “El Estado es su mejor socio” le endulzó los oídos la Presidenta. “Chocolate por la noticia”, habrá pensado el gerente de Arcor.

Pero también en los últimos años, Arcor debió enfrentar la rebelión de los trabajadores de varias de sus plantas, con un activismo que en muchas ocasiones supera a los viejos dirigentes de la Federación y el Sindicato de la Alimentación, que durante décadas han sido cómplices de la empresa.

Quizás por eso el jefe del grupo no pudo ocultar su pensamiento tras los cortes de los obreros de Kraft, los estudiantes y desocupados, en 2009: “en Capital Federal reina la anarquía por los cortes y piquetes que afectan la productividad”.

Es que la lucha de clases, como se mostró el año pasado en Terrabusi y asomó en varias fábricas durante esta paritaria, pone las cosas a flor de piel. Como aquella pintada que apareció frente a una de las plantas cordobesas: “Pagani nazi, aumento o se pudre, basta de salarios de esclavo”.

Fuentes:
-La Verdad Obrera
-El Cronista
-www.arcor.com.ar
-Schorr, Martín. Trayectorias empresarias diferenciales durante la desindustrialización.
-Arcor: el ingrediente secreto, Verónica Baudino, en El Aromo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Exiliados e imputables

Silvana Melo (APE)

Sentado en el cordón de cualquier vereda del conurbano, se abraza las rodillas y asoma apenas los ojos desde la capucha del buzo azul oscuro. Mira al mundo con la misma desconfianza con que el mundo -desde el colectivo o desde el supermercado- lo mira a él. Lo han convertido en un animalito a la defensiva. Preparado para atacar después del zarpazo al que lo tienen acostumbrado sus catorce años de respirar esos aires negros.

Sabe que es blanco fácil para el calabozo por origen, no más. Ni idea tiene de que si la Cámara de Diputados firma alegremente lo que el Senado aprobó en noviembre del año pasado, el calabozo será legalizado y sin hendijas para el pataleo.

Tampoco sabe -porque nadie habla con él, porque no lo tienen en cuenta, porque los legisladores no saben cómo nació, cómo sobrevive, cómo es su no familia ni lo que se mete en los pulmones cuando siente que no se anima a nada- que se lo demoniza en la tele, que se lo condena en las fortalezas detrás de las rejas que los ciudadanos se construyen para defenderse de él. No sabe que están esperando desde hace meses un crimen resonante para colar la ley en Diputados, en medio de la verborragia histérica de estos tiempos, y ganar el aplauso porque se está haciendo la patria firme y justa del bicentenario. A costa de aquellos a los que se abandonó y se condenó desde el vientre, a costa de todos aquellos a quienes se suprime sistemáticamente porque la patria del bicentenario será para pocos y elegidos.

La abstracta opinión pública, sin rostro pero con fuerte palabra, la cadena mediática de reproducción de sangre y la burda política que responde a los estímulos ocasionales pero también a su convicción filosófica, esperan. Hay tanto niño criminal que la compulsión que apretó al Senado fue la balacera contra el ex futbolista Fernando Cáceres. Cinco meses después, sin embargo, Diputados todavía espera la próxima noticia estridente de pólvora que se le endilgue a un pibe para poner el grito en el cielo y levantar las manos con pretensiones de unanimidad. Y que finalmente se baje la edad de imputabilidad a 14 años y el alarido social aplaque los decibeles y la televisión se regocije y ya nadie deba tener miedo de que la pequeña negritud baje de las villas en bandadas a quedarse con los bienes y los males de los elegidos para este lado del mundo.

En 2010, la Argentina de las contradicciones bicentenarias pondrá en marcha el límite para el trabajo infantil en los 16 años. Pero se los podrá juzgar y encerrar a los 14. El mismo Estado que invisibiliza a seis millones y medio de chicos menores de 18 años sumidos en la pobreza -la mitad de ellos indigentes-, el mismo que dejó sin atención médica mínima al 47% de ellos, el mismo que permite con su ausencia la muerte de 25 diariamente por causas emparentadas con el hambre, el mismo que les quebró la familia, el que los hacina de a ocho en cuartos miserables, ese mismo se rasga las vestiduras ante el pibe que roba, que ataca, que transgrede como forma de supervivencia. Con las drogas en una invasión sin freno en los sectores más populares, como un puñal disciplinador que deshinibe para la muerte o mata por propia eficiencia. Todo huele a una oscura política de dilusión y barrido de residuos.

Durante el siglo de existencia de la Ley de Patronato se encerraba a los pibes en terribles ensayos de cárceles: el 90 por ciento estaban presos por pobres. Ese 90 por ciento quedó, en la provincia de Buenos Aires, a la buena de dios -es decir, de las organizaciones sociales a las que el Estado les paga las becas cuando el dinero logra esquivar las prioridades represivas o la férrea estructura de corrupción que todo lo resiste- y sólo se discute qué hacer con el pibe de 14 que comete un delito grave. No hay espacio ni políticas ni ojos ni reparo ni sopa caliente para el resto. Hasta que el horror los convierta en primera plana. Y siga dando vueltas con dramática eficiencia el engranaje que decide quiénes recibirán al futuro con palmas en una vereda soleada y quiénes, como él, que se abraza las rodillas en el cordón de una vereda del conurbano, lo verán pasar desde los ventanucos invisibles de un exilio de paco y estigma.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: La megaminería "en el boca a boca de la gente"

Raquel Schrott - Ezequiel Miodownik (BIODIVERSIDADLA)

"Si uno puede visitar las provincias, se respira este aire en contra de la minería a cielo abierto. Es muy distinto a lo que está pasando en Buenos Aires, donde si bien la información llega, todavía no estamos bien interiorizados de qué es lo que está pasando. Por eso es fundamental autoconvocarnos, empezar a formar asambleas para tratar este tema, lograr que el Congreso definitivamente abra este tema".

"Apoyemos a Andalgalá en su resistencia a las minas Agua Rica y La Alumbrera" es el grupo que Carina Ahumada y Wolfgang Vogt crearon en el sitio web de redes sociales Facebook para denunciar cómo las minas a cielo abierto "contaminan el medioambiente y producen daños irreversibles en la población y en el ecosistema". El pedido de solidaridad para los pueblos afectados no se limita al conflicto que mantienen en alerta a los vecinos de la localidad de Andalgalá, en la provincia de Catamarca, sino que se extiende a todas las comunidades en lucha contra la megaminería de la Argentina. «La idea es poder transmitir la voz de la gente que está en los distintos puntos del país, en las distintas asambleas, que están luchando contra distintas mineras», dice Ahumada. A futuro ―explica― esperan poder articular todas las demandas de las asambleas y traerlas a Buenos Aires para que sean tratadas en el Parlamento.

El viernes último ―Día de la Minería― realizaron su primera acción pública llevando los reclamos contra la minería a cielo abierto hasta las puertas del Congreso Nacional. El evento invitaba a que cada uno de los participante llevara sus pinturas, pancartas y volantes "para informar sobre los daños ambientales que están produciendo las minas" y explicar "cuáles son los puntos de la legislación que permiten esta situación". De los 364 miembros que habían confirmado su participación, sobre 2513 miembros que mantiene el grupo en Internet, una gran parte finalmente se ausentó. «Con los que estábamos ya quedó fija una asamblea permanente los viernes, en principio a las cinco de la tarde, también frente al Congreso», cuenta Ahumada. El objetivo ―agrega― es analizar los diferentes proyectos de ley que presentan los partidos políticos "para ver qué cosas positivas se pueden sacar de ahí". A pesar de que el compromiso virtual no pudo plasmarse en este primer intento de manifestación física, Ahumada advierte que la idea es que el tema de la minería "se abra" y seguir convocando gente para "decir presente".

―¿Cómo se relacionan con las comunidades afectadas?, ¿qué tipo de contacto mantienen con ellas?

Ahumada.―En principio nos empezamos a relacionar con ellos por intermedio de Facebook, por esta agrupación, también tenemos contacto vía teléfono, puntualmente con la gente de Andalgalá. Después hay otra gente en el grupo que está en contacto con la gente de Chubut, principalmente de Puerto Madryn, que han formado una asamblea también para pedir el cierre de las megamineras en Chubut. Principalmente por medio de grupos de Facebook. Hemos mantenido contacto telefónico a raíz de esta convocatoria pero la idea es que el contacto comience a ser más fluido, para que ellos nos puedan transmitir cuáles son sus pretensiones para lo cuál están peleando, para que nosotros también podamos sumar acá y llevar adelante lo que en definitiva ellos están pidiendo.

Esto en las provincias se trata de manera diferente. Si uno puede visitar las provincias, se respira este aire en contra de la minería a cielo abierto. Es muy distinto a lo que está pasando en Buenos Aires, donde si bien la información llega, todavía no estamos bien interiorizados de qué es lo que está pasando. Por eso es fundamental autoconvocarnos, empezar a formar asambleas para tratar este tema, lograr que el Congreso definitivamente abra este tema, que en la actualidad no está sucediendo. Sí, se plantean otros temas como el caso los glaciares, pero la idea es que se trate el impacto ambiental de la megaminería.

―¿Cúales son los principales impactos que padecen las poblaciones afectadas por la minería?

Ahumada.―Estas megamineras utilizan distintos elementos químicos como es el caso del cianuro, que lo utilizan junto con el agua, agua que es potable y que ellos utilizan a montones, y lo que hacen es contaminar el agua con cianuro, que luego es vertida a las distintas cuencas, a los distintos ríos, y eso repercute en el medio ambiente y en la salud de la gente. Podemos constatar, por testimonios de gente, que mucho cáncer se ha visto en la zona, casos de niños recién nacidos que presentan tumores. Todo esto es lo que nos ha manifestado la gente. Hay una contaminación no solamente de los ríos, el agua, sino también una contaminación en la atmósfera que repercute en el sistema respiratorio y que produce diferentes tipos de cáncer. Si bien esto se difunde del boca a boca, en las estadísticas oficiales no aparece.

―A la hora de dar a conocer estos impactos, ¿creen que una red social puede ser una herramienta útil para convocar acciones, reunirse o para generar conciencia?

Ahumada.―Yo creo que puede servir para generar conciencia, también es la utilidad que le da cada uno. Nuestro objetivo cuando creamos el grupo fue que la gente se reúna, para que se interiorice sobre la problemática de la minería, que se pueda comprometer con esta problemática, y en el caso de que no se pueda comprometer físicamente porque está lejos, por lo menos que podamos tener el apoyo, que se difunda la comunicación y que pueda llegar a todos lados, no solamente a Buenos Aires, sino al resto de las provincias. Que esté en el boca a boca de la gente.

―Luego de esta primera actividad que han convocado, ¿tienen pensado convocar a nuevas actividades?

Ahumada.―Sí, actualmente lo que estamos preparando es la nueva convocatoria para invitar a la gente, no solamente del grupo de Facebook, sino también a gente interesada de otras agrupaciones, a que se unan para formar parte de la asamblea que vamos a empezar a conformar el viernes.

―¿Cómo siguen este tipo de conflictos?, ¿sólo a través de Internet?

Ahumada.―Como herramienta fundamental nos estamos manejando a través de Internet. Con las distintas agrupaciones por e-mail, por Facebook y también en algunos casos puntuales por teléfono.

―De lo que ha sido la convocatoria a través de una red social, ¿quedan conformes con lo que ha sido la actividad?

Ahumada.―Sí, la verdad que sí. Nos hubiera gustado que venga mucha más gente, pero estamos muy conformes porque los que estuvimos ahí estábamos convencidos por lo que fuimos y se pudieron tomar decisiones que creemos que a futuro van a ser prósperas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La Unidad Fiscal que sigue causas por delitos de lesa humanidad advirtió por demoras en los juicios

TELAM - TUCUMAN NOTICIAS

La Unidad Fiscal a cargo del seguimiento de causas a represores expresó su preocupación por las 'demoras' en los juicios, un problema que afecta a las fiscalías de todo el país, y señaló que se está trabajando para que la muerte de los imputados 'no sea un Punto Final Biológico' que fomente la 'impunidad'.

Así lo plantearon a Télam el director y vicedirector de la Unidad Fiscal de Seguimiento y Control de las causas por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar, Jorge Auat y Pablo Parenti, que explicaron que "la Justicia está llegando tarde" y "el tiempo que se pierde es irrecuperable".

Para graficar la situación, mencionó el caso de la provincia de Tucumán, donde falleció un imputado (el ex militar Albino Zimmerman) y otro está en terapia intensiva (ex militar Albino Cattáneo) mientras se desarrollaba el juicio al represor Antonio Domingo Bussi.

Para evitar demoras, la Unidad Fiscal, que funciona bajo la órbita del Ministerio Público (Procuración General de la Nación), trabaja con cada una de las fiscalías del país para hacer un seguimiento de las causas por violaciones a los derechos humanos y asistirlos para que éstas lleguen al juicio oral.

A las fiscalías de todo el país proponen como metodología de trabajo la unificación de causas por Centros Clandestinos de Detención (CCD), para lograr "juicios más grandes" y "más significativos", y para economizar tiempo.

Es que el paso del tiempo no es sólo un riesgo por la muerte de los imputados sino también para los testigos, que están expuestos mientras dura el juicio, con el agravante de que muchas veces al excederse los plazos procesales, los jueces terminan liberando a los imputados.

"Estas decisiones benevolentes de ciertos jueces de liberar a algunos imputados incrementa el temor de los testigos y también el riesgo de fuga, lo que entorpece la causa en su camino al juicio oral", dijo Auat.

Agregó que "un testigo que tiene miedo es una prueba colapsada" y señaló que "muchos represores siguen vinculados a la seguridad privada, y cuentan con recursos humanos y económicos debido a que mantienen sus cargos dentro de las Fuerzas", para justificar el temor que puede despertar en un testigo su liberación.

Auat mencionó también el caso del Chaco, con la causa Margarita Belén, donde -dijo- "la Cámara de un modo absurdo hizo lugar a un habeas corpus, que significó a la causa no sólo una parálisis de dos años sino tambien un prófugo".

Dijo que "estos jueces no están más, pero el daño es irreparable", y agregó que "no se gana nada con que se los destituya después porque el tiempo se perdió", y hoy la hoy la causa tiene un imputado que no va a estar porque se está tramitando la extradición porque lo encontraron en Brasil".

Se trata del mayor retirado Norberto Raúl Tozzo, detenido en el 2003 y luego liberado que en septiembre del 2008 fue interceptado por Interpol en Río de Janeiro (Brasil) luego de 3 años y 5 meses de estar prófugo.

Repitiendo esta modalidad, recientemente la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal dejó en libertad bajo fianza a tres represores de la última dictadura procesados en la causa Díaz Bessone (ex Feced), con juicio oral previsto para el 21 de julio próximo, acusados de privación ilegal de la libertad, tormentos, homicidio calificado y asociación ilícita calificada, cometidos en Rosario durante la última dictadura militar.

Parenti dijo que cuando los responsables de avanzar, que son los operadores judiciales, no lo hacen, lo que están ponderando es el discurso de la "impunidad", y señaló que el Poder Judicial todavía "no tuvo el grado de renovación necesaria o saludable", y continúa actuando con "cultura propia, características de elite y falta de apertura hacia la sociedad".

Hasta hoy, existen 199 personas condenadas, aunque sólo dos con condena firme (Miguel Osvaldo Etchecolatz y Julio Simón, alias "el turco Julián"), de un total de 634 imputados en todo el país a partir de la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Auat explicó que otro problema que enfrentan en las distintas jurisdicciones es el de "causas aisladas", que resultan en "juicios raquíticos" y "poco significativos" en cuanto a "la reconstrucción histórica de los hechos".

Para ejemplificar citó el caso de Tucumán, epicentro de la represión en el noroeste del país donde, dijo, "no pueden existir juicios con un solo imputado", en referencia a la causa (Guillermo) Vargas Aignasse.

Parenti mencionó también el caso de Mendoza, donde "se registra una mora en la investigación y juzgamiento" de los imputados y donde, incluso, fueron destituídos miembros del Poder Judicial con imputaciones por participación en algún tipo de delito durante la dictadura militar".

"En Mendoza, había un componente claro de interés directo en que las causas no avancen. El tema es que hasta que esto ocurrió cuánto tiempo se perdió. Ese tiempo es irrecuperable, ese es el problema", reflexionó Parenti.

Un caso que muestra un mejor funcionamiento de los procesos en estas causas es, según precisó Parenti, Neuquén, donde -dijo- "las causas avanzaron naturalmente en sentido correcto, con un buen trabajo del juzgado y de la fiscalía".

Citó también el caso de La Plata, que "empezó bien, formando causas por centros clandestinos, pero sin embargo luego entró en etapa de letargo que ahora se está tratando de revertir".

En cuanto a la mega causa del Primer Cuerpo del Ejército, que se tramita en el juzgado federal número 3 del juez Daniel Rafecas, admitió que "estuvieron bien organizadas, los casos se acumularon por centros clandestinos, con juicios robustos y significativos".

Dijo también que "un trabajo importante se realizó en Santa Fe, dónde había una gran dispersión de causas y se logró armar con la fiscalía un plan de trabajo para acumular estos casos".

Recordó que "el plan fue presentado ante el juzgado, que lo aceptó", y reconoció que "hoy" existe en Santa Fe una "causa bien conformada que permite avisorar que en el futuro va a haber un juicio grande".

Admitió que "en algunos lugares cuesta más" y citó el caso de Córdoba, con la causa Menéndez por los hechos en La Perla, (uno de los mas grandes centros clandestinos del país), donde "las causas sufrieron gran dispersión y se empezaron a atomizar casos, a desgajar parte de la causa y a formar varias causas".

Según dijo, "hace más de dos años venimos proponiendo volver a juntar y formar la causa La Perla, para ir a un juicio grande que refleje la dimensión de la represión en Córdoba".

Mencionó también el problema que tuvieron en Córdoba con la jueza Cristina Garzón de Lascano, que llevaba la causa La Perla "con la metodología inadecuada" y, además, tenía imputados detenidos en el Tercer Cuerpo del Ejército, cuando la ley indica que tienen que estar en cárceles comunes.

"Se tuvo que llevar a la Cámara acta y fotos para poder sacar a los detenidos de esa unidad militar", recordó.

En cuanto a la otra mega causa, la de la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), ambos coincidieron en que "la causa estuvo bien conformada en cuanto a su objeto procesal", por lo que tuvo un "buen comienzo", pero "luego hubo algunas elevaciones parciales más pequeñas" que corrieron el rumbo.

"Esta metodología se fue corrigiendo y ahora hay elevaciones más sustanciales", explicó.

La idea es, según resumió Auat, "reunir los hechos vinculados entre sí, analizar la prueba común y, a la hora de imputar, hacerlo a la mayor cantidad sobre los que hay prueba para conseguir un juicio robusto".

Según Auat, "las leyes dicen claramente lo que hay que hacer" y sólo se trata de que "el Poder Judicial (Cámaras Federales y Jueces de Instrucción) tomen las medidas que tienen que tomar para que la Justicia dé las respuestas adecuadas que espera la sociedad".

"No hace falta sacar una ley que diga que hay que acumular causas, está en la ley. Cuando los casos están relacionados y los imputados son los mismos, el Código dice que hay que conectar las causas", subrayó.

Auat y Parenti destacaron como un logro importante de estos tres años de trabajo el hecho de que "las causas no tengan sólo una mirada local".

"Hay instituciones que están mirando lo que sucede en cualquier rincón del país, no es que sólo les interesa a los locales, es una mirada nacional, la acumulación de causas recorrió el país", consignó Auat.

Dijo también que de a poco "los tiempos judiciales cambiaron" proque "los jueces y fiscales saben que hay un control exhaustivo de lo que están haciendo, pero también que cuentan con la colaboración de la Unidad Fiscal para fijar pautas generales y para hacer planes de trabajo".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Previsión social: Proponen Asignación Universal para mayores de 65 años

ACTA

El proyecto de Ley de Reforma Previsional también incluye la restitución del 82 por ciento móvil para los jubilados y la creación del ANSeS como un ente autónomo y autárquico, anticipó la autora de la iniciativa, la dirigente de la CTA y diputada nacional Graciela Iturraspe, quien la dio a conocer en Salta.

La asignación para los mayores de 65 años sería para quienes no hayan completado los aportes jubilatorios. Esta reforma sería financiada a través de un aumento en los aportes jubilitarios de los trabajadores, a excepción de los que desempeñan en pequeñas y medianas empresas.

La dirigente de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y diputada nacional por la provincia de Buenos Aires del Instrumento Electoral por la Unidad Popular, Graciela Iturraspe, explicó ayer en Salta el proyecto de Ley de Reforma Previsional que ingresó en la Cámara de Diputados el 5 de abril.

La legisladora, acompañada por la secretaria de Previsión Social de la CTA, Lidia Meza, eligió Salta para iniciar la recorrida de difusión de la iniciativa que realizará por el país.

La ley plantea un cambio radical en el carácter que ha tenido la ANSeS. La propuesta apunta a crear un Instituto Nacional de Previsión Social que sea público, autárquico, autónomo y no estatal, conducida por un directorio con tres representantes de los trabajadores en actividad, tres de los jubilados y uno del Ejecutivo.

“Con esto desaparece la ANSeS, aunque se absorberá al personal con el mismo régimen”, aclaró. La legisladora bonaerense agregó que al devolver el manejo de la caja a sus legítimos dueños, la prioridad serán los haberes jubilatorios, recomponer el 82 % y atar la actualización a la evolución de los salarios para mantener el nivel de vida que tenían cuando estaban en actividad.

La ley también propone conformar una asignación universal para mayores de 65 que no completen los 30 años y garantizar un haber mínimo. Además, restablecer una escala de jubilaciones que hoy están comprimidas. “En el ’93, antes del menemato (gobierno de Carlos Menem), el 20 % de los jubilados ganaba la mínima; ahora es el 80 %. Hoy sólo el 8% de los jubilados nacionales está por encima de la línea de pobreza y esto es un escándalo en nuestro país”, puntualizó. Se impulsa que el haber mínimo de $850 pase a 1.500 pesos.

Iturraspe remarcó que hay una deuda que “no puede esperar más y por ello procuramos que nuestros jubilados tengan una calidad de vida que no signifique solamente llegar a fin de mes”.

Pero hizo notar que para ello no alcanza con sólo presentar proyectos en el Congreso y dijo que hay que generar conciencia y debate en torno del proyecto. “Por eso estamos en Salta”, agregó. También hizo notar que existen los fondos para la reforma que se propone. “Sale 26 mil millones de pesos al año, mientras que hoy existe un Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS de 138 mil millones de pesos”, dijo.

Por su parte, Meza manifestó que junto a diversos sectores de trabajadores y jubilados “venimos luchando hace años para revertir la situación de los jubilados”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Separan a policías que agredieron a un periodista del diario La Arena de La Pampa

PRENSA RED

El gobierno provincial resolvió pasar a “situación de pasividad” a dos agentes policiales que el domingo a la madrugada agredieron brutalmente al periodista Franco Frangolini Zapata. El hecho fue denunciado por el Cispren.

El Ministerio de Gobierno de la Provincia dispuso ayer el apartamiento de los dos agentes policiales que agredieron salvajemente a un periodista pampeano en un control realizado el domingo pasado en la Terminal de Ómnibus de Córdoba.

La cartera de Gobierno provincial informó a través de un comunicado que el Tribunal de Conducta Policial pasó “a situación de pasividad (retención de armamento, credencial y del 70 por ciento del salario) a dos agentes de policía, Darío Fernández y Pablo Chacón, quienes tomaron parte de un confuso hecho registrado en la madrugada del domingo en los predios de la Terminal de Ómnibus”.

En el escrito se indicó además que “la actuación policial de estos dos agentes, que está siendo objeto de investigación, se refiere al pedido de identificación y detención por merodeo y resistencia a la autoridad de un ciudadano que se vio privado de su libertad durante varias horas”.

Como se recordará, el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren) repudió el ataque del que fue objeto Franco Frangolini Zapata, periodista del diario La Arena, de la provincia de La Pampa, quien tras ser agredido físicamente por los agentes mencionados, fue trasladado a la Seccional Primera, donde permaneció detenido por más de diez horas.

Una verdadera odisea

El comunicador arribó a la Terminal de Ómnibus de nuestra ciudad alrededor de las 5 de la mañana con intenciones de viajar a Agua de Oro, pero inmediatamente se le acercaron estos dos policías a solicitarle de mala manera que se identifique, al tiempo que llegó al lugar un superior para hacerse cargo del “operativo”.

Pese a identificarse, Frangolini Zapata sufrió primero el maltrato verbal de los uniformados y luego la agresión física, cuando fue llevado a golpes de puño y puntapiés al subsuelo de la Terminal acusado de ser “sospechoso de algo”.

En esa “oficina”, los uniformados lo revisaron minuciosamente y labraron un acta que el periodista no firmó porque manifestó que “le faltaban mil pesos en efectivo”. Alrededor de las 8 de la mañana fue trasladado a la Seccional Primera donde terminó con sus huesos en un calabozo, esposado y junto a otros detenidos.

La odisea de Frangolini Zapata finalizó a las cuatro y media de la tarde del lunes cuando, luego de pasar por medicina forense y de volver a la comisaría, recuperó la libertad, previo a hacer la denuncia (Nº 2875/10) en la Unidad Judicial número Uno. “Sentí que mis derechos constitucionales fueron violados”, denunció el periodista en diálogo con Prensared.

Por estos motivos, el Cispren repudió la salvaje actuación de la Policía, a la vez que exigió a las autoridades competentes el esclarecimiento del hecho porque “vulnera las garantías individuales de los ciudadanos”.

Frangolini Zapata fue otra víctima de la aplicación discrecional del Código de Faltas por parte de los efectivos policiales y por el que miles de cordobeses son detenidos diariamente, en muchos casos, por "portación de cara", en nombre de la seguridad urbana.

El caso del periodista pampeano es uno más en una larga lista de agresiones y vejaciones, y en esa nómina se recuerda el caso de un grupo de residentes senegaleses que fueron brutalmente golpeados, y pese a que la denuncia se hizo pública, no se tomó ninguna medida contra los uniformados que hicieron el procedimiento.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Brasil: El presidente Luiz Lula da Silva desiste de una reunión con la oposición iraní

ANSA

El presidente brasileño, Luiz Lula da Silva, que esta semana realiza su primera visita a Irán, no recibirá a la oposición al presidente Mahmoud Ahmadinejad, pese a la recomendación hecha por el parlamento brasileño, publicó hoy un diario local.

Según fuentes consultadas por Folha de Sao Paulo, Lula no se reunirá con representantes de la oposición durante la visita en la que será tratada la crisis entre Irán y Estados Unidos.

Miembros del gobierno brasileño espera que haya un anuncio sobre ese tema tras el encuentro entre Lula y Ahmadinejad, consignó Folha.

Lula respalda el enriquecimiento de uranio en Irán para fines pacíficos y se opone a las sanciones impulsadas por Washington, que acusa a Teherán de querer fabricar una bomba atómica.

En tanto, la oposición brasileña cuestiona el viaje de Lula y no se descarta que invite a la premio Nobel de la Paz iraní Shirin Ebadi, adversaria de Ahmadinejad, informó el canal Globnews.

El diputado Raul Jungmann, de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, exigió que Lula reciba a la oposición iraní.

La Comisión de Relaciones Exteriores aprobó por "unanimidad, un pedido para que el presidente tenga un encuentro con la oposición y haga una defensa de los derechos humanos", dijo Jungmann.

Está previsto que Lula permanezca en Irán los días 15 y 16 de mayo.

Fuentes diplomáticas revelaron que Teherán propuso extender la visita hasta el 17, cuando se realizará una cumbre del Grupo de los Quince, que reúne a países emergentes como Indonesia, Argelia, México y Egipto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Afina el gobierno la propuesta de un ingreso ético familiar

.
El gobierno chileno prepara la propuesta para la creación del programa de ingreso ético familiar, una ayuda económica que se entregará a las familias más pobres del país y que forma parte de un paquete valorado en 9.255 millones de dólares.

De acuerdo con informes difundidos por el diario local "La Tercera", el presidente chileno Sebastián Piñera anunciará el 21 de mayo, durante su primer informe a la nación, el programa de ingreso ético familiar consistente en la entrega de 240.000 pesos (unos 455 dólares) a cada hogar.

Con el terremoto de febrero pasado se espera que el gobierno chileno refuerce su intención de reconstruir las zonas afectadas lo más pronto posible.

Según las versiones difundidas por el rotativo, el Palacio de La Moneda hará énfasis en el cumplimiento del programa de gobierno con el cual derrotó a la Concertación en las pasadas elecciones.

En la rendición de su primera cuenta pública en el Congreso, el mandatario hará varios anuncios de fuerte acento social y uno clave será su compromiso de impulsar desde este año la creación del ingreso ético familiar, una de sus grandes promesas de campaña.

La urgencia que puso Piñera al tema es tal, que el Ministerio de Desarrollo y Planificación trabaja a toda marcha en la propuesta que será entregada en un par de semanas.

El ministro chileno de Desarrollo y Panificación, Felipe Kast, estimó el costo del programa entre 1.900 millones y 2.000 millones de dólares en cuatro años.

Se trata de una política de cargo fiscal, complementaria para las familias que tengan como principal ingreso el salario mínimo y que vivan en situación de vulnerabilidad, el cual abarca en un inicio a 20 por ciento de la población.

Fuentes del Ejecutivo aclararon que se puso premura al tema, porque este instrumento será puntal para cumplir con una de las grandes metas de Piñera, que es erradicar la extrema pobreza en el país al concluir su mandato en marzo de 2014.

Por eso, el acceso expedito al ingreso ético y la asignación correcta de las transferencias fiscales a los hogares beneficiados serán monitoreados en Palacio de La Moneda, sede del Gobierno, bajo la supervisión directa del Presidente.

El ingreso ético familiar se estructurará a través de tres instrumentos de política social.

Primero, el actual Subsidio Único Familiar (SUF), en una nueva versión y con requisitos de acceso más exigentes, como la asistencia escolar efectiva de los niños y jóvenes integrantes del hogar y controles de salud en consultorios, con registro incluido, entre otros.

El "bono marzo" que estrenó el gobierno del presidente Piñera, de 40.000 pesos (unos 75 dólares) por carga familiar, es una señal de la nueva versión del SUF.

El segundo pilar del ingreso ético será un bono de capacitación laboral, que tendrá requisitos como la asistencia y cumplimiento de los programas de capacitación del Estado y la búsqueda de empleo por parte de quienes lo han perdido o de quienes tienen uno, pero buscan una mejor opción.

El tercer soporte es un subsidio al trabajo, que seguirá la línea del que impulsó el gobierno de la ex presidenta chilena Michelle Bachelet para los trabajadores de 18 a 24 años de edad y que emuló parte de la propuesta del Consejo de Equidad.

El subsidio beneficia a los jóvenes que reciben un sueldo bruto bajo de 360.000 pesos (unos 682 dólares).

Dos tercios del subsidio se pagan al trabajador y un tercio al empleador.

La idea de Piñera es ampliarlo a todos los trabajadores que ganen el mínimo legal o una paga similar.

Para tener acceso al nuevo umbral de ingresos, las familias deberán cumplir con requisitos que buscan eliminar el "incentivo perverso" a vivir del asistencialismo o de la ayuda fiscal, precisó el gobierno.

El programa de Piñera plantea que "existirá un mecanismo gradual de retiro de las transferencias recibidas por los grupos beneficiarios (del ingreso ético), para evitar que el hogar pierda los incentivos a abandonar su vulnerabilidad".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...