lunes, 31 de mayo de 2010

Uribe se va pero el fascismo a lo colombiano se queda

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

La frase de Jorge Eliecer Gaitán, no puede ser más lapidaria: “En este país –dijo en 1928- el gobierno tiene para los colombianos, la metralla homicida; y una temblorosa rodilla en tierra ante el oro americano”.

82 años después (2010) no solo que el gobierno de turno (cada uno más fascista que el otro) ha seguido ametrallando a los pobres colombianos sino que ha ensayado “técnicas genocidas” viejas y nuevas (los falsos positivos, las fosas comunes, los hornos crematorios) y han entregado su país (7 bases militares) al “oro americano”

Lo más grave, de los nueve candidatos presidenciales, cinco se declararon abiertamente partidarios de seguir la misma senda trazada en los últimos ocho años por el para presidente Álvaro Uribe Vélez; y solo uno con posibilidades ciertas (Antanas Mokus) no es que esté totalmente en contra de esta política fascista sino que promete someterse a la ley; la ley nacional y la ley internacional.

La derecha fascista no perdona

Es decir, si no gana Mokus, la premonición de Gaitán seguirá aplicándose pero no solamente dentro de Colombia sino en otros países, como ya lo ensayó el dueto Uribe-Santos, con Ecuador, y ha tratado de hacerlo con Venezuela.

El problema de geopolítica regional es que, por el momento, son mayoría en Latinoamérica y El Caribe los países con tendencia hacia el cambio, hacia el rescate de la soberanía y la dignidad nacionales. Pero, quién sabe si la tendencia pueda consolidarse y seguir adelante. Por lo menos, la derecha tradicional ya se ha establecido (o ha logrado un continuismo) en Honduras, en Panamá, en Chile, en Costa Rica, en Guatemala, Perú, México. Están en duda (mejor dicho, a medias) en Argentina, Paraguay, Brasil. Ya no tienen la menor duda de a adónde van, Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y también el Ecuador, a pesar de que los pachakutecs ecuatorianos, otrora en posiciones de izquierda, “han descubierto” que Correa es neoliberal, ya que no hace lo que ellos quieren que debe hacer.

Es casi un axioma político ineludible que, tras la izquierda viene la derecha; pero no esa derecha candorosa, pacífica, que todavía cree sinceramente en Dios y en Cristo; sino esa derecha cavernaria, esa derecha troglodita que piensa que si desaparece a todo anticristiano o que suene a ello, están sirviendo a Dios, a la Iglesia y, desde luego, a sus bolsillos, que han dejado de llenarse durante un tiempo. Y eso no lo pueden seguir permitiendo.

La tragedia colombiana

“En Colombia existe una política de exterminio de la oposición; una banda de criminales organizada desde el Estado para asesinar” ¿Quién dice esto?: Sandra Piedad Córdova, esa senadora que se las ha jugado sin miedo porque en Colombia se den por lo menos algunos rasgos de humanismo y que ha logrado salvar a varios rehenes de las FARC, especialmente el último, el célebre sargento Moncayo, a quien la gran prensa sipiana, no solo de Colombia sino del Continente, de pronto “lo olvidó” a pesar de que hasta hace muy poco, fue figura principal de la prensa de espectáculo. ¿Será porque cometió el desliz, tan pronto como fue liberado, de insinuar que había que conversar con las FARC, porque “las FARC están ahí” y esa expresión estaba fuera de libreto?

Pero la senadora Córdova, que ha demostrado ser “muy macha” (muy berraca como dicen los colombianos) como diríamos en Ecuador y ha desafiado las iras imperiales del moderno fascismo y hasta ahora ha salvado su vida, no habla ni acusa en retórica barata, como los nuestros: recuerda a cada rato que en Colombia hay nada menos y nada más que 18 millones de pobres; y que de estos, por lo menos 7 millones no comen todos los días

Recuerda también que Colombia registra uno de los más altos índices de desplazados (internos y externos) por la violencia: más de cuatro millones (solo en Ecuador, se han refugiado, en los últimos años, más de 100.000) En esta lista, no hay que olvidar que más de 5.000 fueron asesinados por sicarios al servicio de la clase dominante; y de estos, más de 4.000 pertenecían a la izquierda.

Constan, aparte de este espantoso recuento, más de 1.700 jóvenes desempleados que fueron asesinados por soldados de carne y hueso en descampados de Colombia; fueron vestidos de “terroristas” (guerrilleros) y presentados como “muertos en combate”. Por esta práctica, que supera cualquier ficción literaria, los asesinos cobraban premios en dinero, en medallas, en canonjías. Y ninguno ha sido sentenciado, a pesar de que fueron identificados por un auditor de las Naciones Unidas, en sus repartos militares.

Los por qués de un por qué

Ahora, ¿por qué Colombia no puede salirse de semejante conjura? Las explicaciones son varias. Recogemos algunas:

- El miedo; el miedo que ha logrado imponer la clase dominante colombiana en más de medio siglo de violencia bestial (no olvidemos que, por los años 60-70 se denunció que soldados de la extrema derecha jugaban fútbol con las cabezas de liberales oposicionistas)

- Ese miedo que impera en poblaciones rurales, a donde llegaban los paramilitares con armamento ligero y muy eficaz, sacaban de una reunión social o de sus casas, a hombres y mujeres, lista en mano, les enfilaban en la plaza principal y los fusilaban sin más. Después, obligaban a los sobrevivientes (ancianos, mujeres, niños) a huir antes de que les pase lo mismo, para luego adueñarse de sus tierras.

- O el miedo impuesto por el sicariato. Un político de oposición, un dirigente sindical, un sospechoso de “castro comunismo” era sorprendido por un criminal en cualquier sitio o lugar y ejecutado ipso facto. El criminal (generalmente un joven desempleado) huía del escenario como que se iba de compras. Muy pocos fueron identificados y casi ninguno llegó a recibir la sentencia que se merecía. Peor, los que encargaban “el trabajito”

- O el miedo a que su majestad Álvaro o cualquiera de sus lugar tenientes los “anatematice” en público y les obligue a salir de Colombia precipitamente, para salvar por lo menos la vida. Muchos periodistas colombianos viven en el exilio forzado pero por ellos ni la SIP, o el Grupo de Diarios de América, Fundamedios o Participación Ciudadana, dijeron jamás esta boca es mía. Bastaba que el “gran demócrata” les dijera públicamente que eran “terroristas de corbata” para que tuvieran que poner los pies en polvorosa o atenerse a las consecuencias: el asesinato en la vía publica.

- ¿Otros miedos? los otros sicarios, que recurrían a los hornos crematorios o a las fosas comunes; una sola (del Llano) con más de 2.000 restos de seres humanos que fueron asesinados. Acaso se puede pedir a toda una población que denuncie, que increpe a sus verdugos. Que tenga valor.

En lo de los sicarios, me temo que esta atroz práctica se está empleando en Ecuador. No de otra manera pueden explicarse esos asesinatos ocurridos en Guayaquil, Quito, Esmeraldas, Manabí, que tienen la misma “técnica” que los sicariatos colombianos.

Otro factor -volviendo a lo de Colombia- ha sido y sigue siendo, el absoluto control mediático que las fuerzas represivas y sus empresarios tienen sobre los medios de comunicación más importantes, especialmente prensa escrita y televisión . Desde hace rato, en esos medios solo se publica lo que le conviene a la “seguridad democrática”. Es decir, el pueblo colombiano (no todo) ignora los crímenes del uribismo y sus antecesores. Y como que creen que “si no dicen nada” no les pasará nada. Tremendo error que le ha costado a millones de personas sus vidas, sufrimientos sin fin. Solo hay que revisar la historia de Alemania, de España, de Italia.

Para el Ecuador, las elecciones colombianas tienen alto significado. Juan Manuel Santos, a quien pintan como favorito pero seguido muy de cerca por Antanas Mokus, no tuvo empacho en declarar, en un panel de principios de campaña, que “había tenido el honor de ordenar el bombardeo del terrorista Reyes en territorio ecuatoriano” y que volvería a hacerlo si fuera necesario y de acuerdo con el “derecho a la defensa anticipada” una de las genialidades del imbécil de Bush hijo. Bueno, después se supo que fue la Condolessa esa, la que se ideó estas y otras frases para tratar de justificar lo injustificable (la invasión de Irak, por ejemplo)

Desde luego, Rafael Correa reaccionó como debía reaccionar y por lo menos logró que el candidato fascista trate de dorar la píldora y de endosarle el problema “al Estado colombiano” Pero, una corresponsal en España de la agencia franquista EFE se aprovechó para tratar de poner en boca de Correa que había dicho que la posible elección de Juan Manuel Santos, como presidente de Colombia, “sería un problema para Ecuador” cuando en verdad lo que le preguntó fue que si no era un problema que un juez ecuatoriano había sindicado y ordenado la prisión de Santos por ser el autor confeso y directo de la masacre de Angostura (26 personas y tres heridas) a lo cual Correa respondió “que si, que ese podía ser un problema” ya que él como Presidente de Ecuador no puede, por si y ante si, ordenarle al juez que deje sin efecto esa disposición judicial.

¿Podremos los ecuatorianos sentirnos seguros si llega a la Presidencia Juan Manuel Santos y su equipo depredador? ¿Podrá sentirse seguro Rafael Correa y su equipo de gobierno y su Alianza País y su revolución ciudadana, si la mayoría de colombianos designa presidente a este genocida confeso?

Serán cuatro años de lo mismo o peor ya que de la hermana Colombia llegan informaciones que don Álvaro Uribe Vélez está aprovechando al máximo los días que le quedan como presidente para visitar pueblos y aldeas a los que nunca fue y reafirmar su decisión de que “cualquier gobierno que venga” debe profundizar su “seguridad democrática” (un práctico autoritarismo de la peor especie) ya que ello garantizará que finalmente sean derrotados los “terroristas” de las FARC a quienes su gobierno ha asestado “duros golpes”

“Los mal pensados de siempre” (que en Colombia todavía quedan) ven en esta actitud un anticipo de que Uribe y su combo se disponen a regresar después de un período de 4 años ya que no le fue permitida su segunda reelección. Para ello, necesita de urgencia en el Palacio de Gobierno, alguien que le cuide las espaldas y que no vaya a tranzar (ni de broma) con los “terroristas”. Ya que con los narcotraficantes –al parecer y según reiteradas denuncias- tiene muy buenos puentes al extremo que en estos ocho años de uribismo, la producción de hoja de cosa y otros elementos se ha más que duplicado.

Quizá entonces (para el 2014) ya las bases militares norteamericanas se hayan establecido a plenitud en toda Colombia, hayan por lo menos “provocado” militarmente a la vecina Venezuela (o hayan logrado matar a Chávez) y desplazar “para siempre” las veleidades de esos gobiernos “díscolos” que tanto dolor de cabeza les están dando al Imperio y a sus aliados locales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La nueva demagogia latinoamericana

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

El triunfo de Juan Manuel Santos en la primera vuelta de las elecciones colombianas pone en evidencia el despliegue de la nueva demagogia latinoamericana, esta vez, como discurso de los sectores de derecha. Al igual que en el Chile de Piñera, Santos, miembro de una acaudalada familia y ex ministro de defensa del actual presidente Álvaro Uribe, promete un gobierno de unidad nacional que garantice la seguridad democrática.

La figura de Santos está ligada a su lucha contra las FARC, de hecho se le atribuyen los golpes más espectaculares contra la guerrilla. Al igual que el actual presidente chileno, posee una sólida formación económica en los Estados Unidos. La promesa de los sectores derechistas en diversos países latinoamericanos es la misma: la superación de la pobreza y la creación de empleos a través de una acelerada modernización de índole neoliberal.

La demagogia derechista logra seducir a las masas de electores con astutas promesas de bienestar, dirigido especialmente a los sectores medios. Los argumentos se presentan de manera fácil ante el sentido común: una mano dura amparada en la fuerza militar o policial para combatir la delincuencia o la guerrilla y, al mismo tiempo, la creación de muchos puestos de trabajo mediante el crecimiento económico. De este modo, el futuro pacífico y próspero de nuestras naciones queda resuelto por una ecuación simple que suma la represión y la seducción.

Es interesante hacer notar cómo este tipo de discurso, repetido hasta la saciedad por los medios, ha barrido del imaginario social latinoamericano aquellas banderas de lucha que clamaban por una real justicia social, esto es, por una redistribución del ingreso, el respeto de los Derechos Humanos y un papel preponderante del Estado frente a los grandes consorcios nacionales y extranjeros. La arremetida demagógica de la derecha latinoamericana ha dado resultados, hasta ahora, en Chile y Colombia.

Los gobiernos de derecha llegan al poder con el apoyo explícito de los sectores empresariales, pero, además, con el apoyo implícito de otros poderes fácticos como los sectores castrenses. De suerte que el compromiso de seguridad democrática significa en los hechos la instauración de democracias de seguridad nacional, un diseño político y social que le otorga continuidad a las tesis esgrimidas por los militares latinoamericanos en la década de los ochenta.

Es probable que la misma fórmula sea ensayada en otros países de la región, constituyendo un eje a nivel continental que se oponga a los gobiernos instalados más a la izquierda, como es el caso de Bolivia, Venezuela y Ecuador, entre otros. En el futuro inmediato, la realidad de Latinoamérica aparece escindida en dos grandes polos que orientan la política regional. Una realidad que, fuera de dudas, dificulta los procesos de integración y que plantea ya un escenario inaugural para la primera década de este siglo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Todo sí vale

Octavio Quintero (especial para ARGENPRESS.info)

Resulta difícil incluir en un somero análisis todos los elementos que pueden influir en unos resultados lectorales, y más en un país como Colombia, atravesado por unos ejes culturales escasos de moral ciudadana, o mejor, devoto de la “Virgen de los sicarios” del escritor Fernando Vallejo.

En un país, donde el 60 por ciento de la población laboral es informal, las elecciones no son ese momento en que “todos somos iguales” en el altar de la democracia, sino la oportunidad de levantarse unos cuantos pesos para echarle algo caliente al estómago.

A los desahuciados de la salud y la educación; de la vivienda y la justicia y del sinnúmero de derechos sociales y económicos que rezan en la Constitución (¡nada más!), no les interesa quien gane o pierda una presidencia: ellos hace años concuerdan con León de Greiff en que su vida… de todas maneras la tienen perdida.

Esta masa inmersa en el potencial electoral conforma la abstención que de 15 confrontaciones presidenciales en los últimos 52 años, ha ganado 12. Así que por una u otra causa, estos ensimismados no juegan: ¡pero meten unos goles desde la banca!…

Dentro de la minoría que elije, está el secreto. Dentro de esos 14.5 millones (para el caso colombiano), que salen al campo electoral a disputarse el triunfo, lo primero que sobresale son los árbitros de la contienda: el gobierno que es el juez central, y luego los medios de comunicación que fungen de laterales, junto con sus encuestas que podrían ser algo así como los recoge-bolas.

El ingenio popular, que resulta patético siempre, ha acuñado la frase que sirve de epílogo: el que escruta elije.

Ahí es donde uno se topa con unas reflexiones políticas inescrutables: gente que no tiene en qué caer muerta votando por la “seguridad democrática”, dizque porque de pronto se nos vuelve a meter la guerrilla; gente votando por quien le diga el patrón porque si no pierde el puesto que le dieron hace 15 días, que de todas formas perderá una vez pasen las elecciones; gente votando por el que más garantías ofrezca de romperle la cara a Chávez…

Esos son los ejes de la campaña electoral. Quien no juegue así, está perdido. Hablar de legalidad democrática o de equidad; de desmontar los privilegios empresariales y de racionalizar los impuestos; de castigar la tierra ociosa y devolvérsela a sus verdaderos dueños, no, qué va; de avanzar en la gratuidad educativa o en desprivatizar la salud; de procurarle vivienda digna a los pobres o de volver a tapar los ojos de la justicia: no hombre, sea serio: aquí el problema que atraviesa toda la política colombiana es Chávez y Tiro Fijo. Y la gente no percibe que por entre los intersticios de esos ejes se nos meten los paramilitares y narcotraficantes con más fuerza hoy que ayer pero menos que mañana, como dice el tango, y “el gringo ahí”, con más poder, injerencia y dominio sobre lo que resta de nuestra soberanía nacional que se pone patas arriba cuando le hablan de Chávez y mansita, como una gata en celo, cuando del imperio se trata.

Tras los resultados electorales de ayer en Colombia en donde el continuismo de todo este lodo moral y desastrosa gestión social que anega al país ha sido refrendado en las urnas, no queda más que admitir que en Colombia, el todo, sí vale.

Por supuesto, este análisis no exime a la oposición de sus errores. Hace cuatro años, el Polo se asomó a la alternativa de poder más seria que haya tenido Colombia en los últimos años, pero Lucho y Petro se encargaron de retrasar el reloj de la historia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cinco huelgas de hambre en Honduras confirma un pueblo en lucha contra un modelo que solo trae miseria y violencia

Dick Emanuelsson - Mirian Huezo Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

El estado de ingobernabilidad aumenta al mismo tiempo que el aislamiento internacional y económico refuerza la ilegitimad del régimen, la continuación del golpe de estado militar el 28 de junio 2009.

Cinco huelgas de hambre sacuden al país centroamericano en estos momentos. Desde campesinos a jueces, desde el poder judicial, educativo hasta los padres de familia ponen sus vidas en peligro contra lo que ellos llaman un sistema totalmente injusto y arbitrario.
No hay ningún congresista que puede ignorar o cerrarse los ojos ante la movilización popular en Honduras. El campamento de carpas que se ha armado a penas diez metros al lado el Congreso Nacional marca que algo huele mal en la tierra de Morazán.
Y la gente no se queda sumisa o conforme lo que dicen los “honorables diputados” de cuello blanco sino sale a manifestarse y lo hacen ahora en múltiples formas. Y una de esas formas de lucha es la huelga de hambre.
En Bolivia cayeron dos regimenes corruptos y asesinos (2003 y 2005) por las huelgas de hambre que contó, como en Honduras, con el apoyo de las masas bolivianas. Cada día crece además el apoyo que viene de sectores que no son netamente organizados en el Frente Nacional de Resistencia Popular sino sectores demócratas que ven que, como el ejemplo de la Universidad Autónoma de Honduras, que a la rectora Julieta Castellanos no le importa que los trabajadores que han dado hasta 30 años de sus vidas a la UNAH, mueran en la huelga de hambre que están realizando desde 35 días en el recinto universitario.

Los campesinos de Muca en huelga de hambre por la tierra
En la Plaza de la Resistencia, que es el nuevo nombre de la antigua ‘Plaza Merced’, topamos con un grupo de siete campesinos encabezados por Julián Fernández y Felipe Mejías. Son voceros de los campesinos en cuatro cooperativas en el Valle del Bajo Agúan, situadas en la costa norte del Caribe en el departamento de Colon. El pleito sobre los titulares de sus tierras estaba en el Juzgado de la ciudad de Trujillo (capital del departamento) cuando las otras 24 cooperativas de MUCA suscribieron un acuerdo hace un mes con el señor Porfirio Lobo. Ahí se estipuló que cada familia, de las 3500 que se encuentran afiliadas a MUCA, tendría 4,5 hectáreas.
Pero los campesinos de las cuatro cooperativas fueron desalojados por el ejército y los militarizados en el Comando Especial de los Cobras antes que la Corte de Trujillo había tomado una resolución o fallo sobre el caso de las tierras de las cuatro cooperativas. El desalojamiento es considerado por los campesinos en Honduras como una bofetada por Miguel Facussé al acuerdo entre MUCA y Pepe Lobo.
– Nos han desalojado violentamente los militares y la guardia de seguridad de los empresarios (los terratenientes Miguel Facussé, René Morales y Reinaldo Canales) y decimos a Pepe Lobo que respete a nuestros derechos!
Dicen que no son invasores de esas tierras por las tierras pertenecen a ellos legalmente.
Video: http://www.vimeo.com/12144445
Audio: http://www.box.net/shared/8eyysznctt

Los padres de familia que están con sus hijos y los profesores
Mario Medrano viene de Puerto Cortéz, una ciudad fronteriza con Guatemala y que cuenta con el puerto más importante de Honduras. Es representante de los Padres de Familia y ha llegado a Tegucigalpa con nueve padres más para mostrar ante el pueblo de Honduras, que son los verdaderos padres de familia y no aquellas mujeres en la llamada “Asociación Volvamos a las Clases” que única tarea que es que la Corte Suprema de Justicia revoca los Estatutos de Docente.
Durante diez días fueron protegidas por el ejército y la policía bajo el Congreso Nacional. Cuenta Mario Medrano que cuando viajó la representante de “Volvamos a las Clases”, Mercedes Saravia, a Puerto Cortéz fue albergada en la Brigada Militar 105 de Puerto Cortéz.
Dice que el ánimo lo tiene “arriba” y llevan cuatro días de huelga de hambre en la Plaza de Resistencia.
También subraya que es casi clave que los padres de familia trabajan a la par al magisterio en la defensa de la educación pública. Son momentos cruciales en donde el poder legislativo quiere imponer una “Ley General de Educación” que son los primeros pasos a una privatización de la educación pública. También rechazan los intentos del régimen de Pepe Lobo de “politizar” la educación a través de reemplazar diez directores departamentales de educación miembros activos del partido de la derecha hondureña, Partido Nacional o cualquier maestro.
Video: http://www.vimeo.com/12135570
Audio: http://www.box.net/shared/q1dephdg14

Huelga de hambre de los profesores en defensa a la educación pública
Se ve un poco agotada cuando nos sentamos al lado Esmeralda Flores, directora de la educación pública en el departamento de Cortéz. También lleva cuatro días de huelga de hambre que son los duros antes de que el organismo del cuerpo se acostumbre de vivir solo con agua y miel.
En la mañana en el programa “Frente a Frente”, dirigido por el periodista Renato Álvarez en el canal de Televicentro, ha estado el ministro de educación Alejandro Venturas y la señora y la activista del Partido Nacional, Mercedes Saravia de la asociación “Volvamos a las Clases”. Como el canal es considerado por la Resistencia de “golpista”, no sorprende el tema; “Los Estatutos del Docente”.
La Sra. Saravia solo tiene un deseo y es revocar los estatutos por que “no deja a sus hijos a estudiar”. El ministro, que ha sido presidente del colegio de profesores de la primaria básica, advierte a sus viejos compañeros de lucha que si no cumplan los 200 de trabajo serán tomados bajo revisión los Estatutos del Docente. No se habla nada la responsabilidad que le toca a cumplir el estado, sino solo la responsabilidad de los maestros que no vacilan de salir a las calles a defender su estabilidad laboral y otros derechos conquistados durante décadas en Honduras.
El ministro lanza también un “Zapatazo” al magisterio, explicando la decisión de despedir a diez directores departamentales solo por el hecho que “ellos no reconocieron el gobierno anterior”, por lo cual, el ministro y su gobierno despidió a Esmeralda Flores, directora de la educación pública con 25 años de experiencia y otros nueve directores más.
Pero ¿cual era el “gobierno anterior”? Pues el régimen golpista bajo la cabeza de Roberto Micheletti y el general Romeo Vázquez que ejecutó un golpe de estado militar que fue condenado, no solamente por los diez directores y todo el magisterio en Honduras, sino un mundo entero encabezado por la ONU, la OEA, Unasur, etcétera.
– El señor en todas las declaraciones que ha dado va cayendo en un error tras otro. El despedido que nos hizo es meramente político. La notificación que nos entregaron a cada uno a nosotros el día 28 de abril cuando nos despidieron solamente argumenta que el concurso mediante el cual nosotros optamos a la plaza fue extemporáneo. Eso es lo único que dice la notificación. No hay un argumento legal de peso. A nosotros en ningún momento nos han llevado acabo un proceso investigativo, no nos han llamado a la atención bajo un memorando, ¡nada!
Video: http://www.vimeo.com/12139911
Audio: http://www.box.net/shared/6pcctmxu60

110 Días de huelga de hambre de los jueces despedidos por oponerse el golpe militar

Pasamos a la carpa de los Jueces por la Democracia cuyo presidente Guillermo López, se ríe pero se sumamente afectado por los once días de huelga de hambre. López fue llevado al hospital en el 8º Día de la huelga de hambre pero está otra vez incorporado en la huelga. Dice no va a abandonarla hasta que sean reintegrados otra vez como jueces y que la Independencia Judicial sea un hecho real en Honduras.
Su compañero en la Plaza de la Resistencia, Luis Chevez de San Pedro Sula, juez despido esta este día acompañado por Sergio Castellanos. Es presidente de la bancada de la UD, Unificación Democrática, en el Congreso Nacional. Castellanos se adherido a la huelga de hambre en solidaridad a los cuatro jueces y la magistrada Tirsa Flores.
La huelga de hambre ha recibido, como todas las otras también, un impresionante respaldo y solidaridad, no solamente en Honduras sino al nivel internacional. Y ante esa presión, la Corte Suprema de Justicia a través de su presidente, Jorge Alberto Rivera Avilés, expresó la semana pasada que los jueces en realidad no son despedidos y que deberían regresar a sus respectivas oficinas. Suspendió el pleno semanal del miércoles pasado de la Corte para ganar tiempo, dicen sus críticos.
– Lo que él quería decir era que no se había entregado las notificaciones de despido por que la decisión (del despido) estaba tomado el 5 de mayo. Nosotros pedimos en un escrito el 7 de mayo que nos entregaran la notificación del despido para poder impugnar, que sigue después. Pero hasta la fecha de hoy, la Corte no nos ha entregado.
Es conocido que todos estos conflictos surgidos como resultado de la ingobernabilidad, la falta de legitimidad del régimen de Pepe Lobo y el aislamiento internacional, el señor Lobo tiene un espacio de maniobra cada día más limitada. El Frente Nacional de Resistencia Popular esta creciendo en forma descomunal al mismo tiempo que la crisis económica, política y moral del modelo esta dejando al régimen en un callejón sin salida.
Es ilustrativo que en solo una plaza de la Nación haya cuatro huelgas de hambre (la 5ª esta en la UNAH) que exigen verdaderos derechos humanos, laborales y una vida digna para la gran mayoría del pueblo hondureño. Pepe Lobo declara que no esta en contra el regreso del derrocado Manuel Zelaya y que él mismo esta dispuesto para ir a la Republica Dominicana para acompañarlo de vuelta a Honduras. Pero acá le espera escuadrones de la muerte que la semana pasada asesinó tres personas en dos días en la casa de la exministra de movimientos sociales, una acción clásica para marcar al derrocado presidente y sus seguidores que les espera si hace realidad su regreso al país.
Y ayer se publicó una clara advertencia a la Corte Suprema de Justicia y los que respaldan un reintegro a los jueces despedidos y el regreso de Zelaya y varios de sus ministros en exilio.
“Tenemos conocimiento que se ha convocado para el próximo día lunes 31 de mayo al Pleno de la Corte Suprema de Justicia para tratar temas de la mayor importancia (…) Estos temas son, el reintegro de los Jueces que fueron destituidos conforme el proceso establecido en nuestras leyes y el tratamiento que se le dará al ciudadano Manuel Zelaya en caso de que decida regresar al país.”
El firmante es la Unión Cívica Democrática, UCD, el organismo de la logia hondureña, constituido por los máximos representantes de la alta sociedad hondureña como generales, jueces, empresarios, lideres de las diferentes iglesias, fiscales, cúpulas de los dos partidos liberal-nacional, es decir, lo que en la década de 80 era APROH, Asociación para el Progreso de Honduras. Hoy se encuentra los mismos personajes de esa década en el poder en Honduras.
La Unión Cívica Democrática hacía un intenso trabajo sistemático 5-6 meses antes el golpe de estado militar para impedir la Consulta Popular el 28 de junio. Cumpliendo su meta bajó el perfil hasta ahora, cuando ellos sospechan que la Corte Suprema de Justicia, ante la presión internacional y la tremenda presión den ‘Frente Interno’, va a ceder e incorporar a los jueces y permitir el regreso de Zelaya a Honduras.
“Como Sociedad Civil, conocemos y rechazamos las presiones internas y externas que se ejercen sobre el Poder Judicial a fin de que revierta la decisión de despido de los jueces. (…) Rechazamos la intención de cambiar el día de la reunión del Pleno, aprovechando la ausencia de Magistrados Propietarios que se oponen a la restitución de estos jueces. Exigimos que decisiones de este tipo en que se busca revocar la destitución de los jueces por sus malas actuaciones, sean adoptadas exclusivamente por los Magistrados Propietarios y no por Magistrados Suplentes, por el bien de la institucionalidad, la paz y tranquilidad de nuestra sociedad”, dice la Unión Cívica Democrática en su comunicado ayer, sábado.
Video: http://www.vimeo.com/12142232
Audio: http://www.box.net/shared/ix80zyzr4x

Un mes de huelga de hambre los trabajadores universitarios de SITRAUNAH
Ya llevan 35 días en huelga de hambre, trabajadores activos y despedidos por la rectora Julieta Castellanos. El sindicato Sitraunah ha sido demandado cuatro veces por la Sra. Castellanos en los recientes dos años para desarmar al sindicato y ha perdido todas. El sindicato en vano ha hecho gestiones para llegar a un acuerdo del 15º contrato colectivo desde el mes de julio 2009. También en vano.
La rectora ha respondido con despedir, contra todas las normas y acuerdos internacionales de la OIT firmado por el estado de Honduras y las mismas legislaciones hondureñas, a más de 180 trabajadores, principalmente en áreas de mantenimiento y de vigilancia con el propósito de “tercerizar” que no es otra palabra por privatizar esos dos sectores de la Universidad Autónoma de Honduras, UNAH. Sitraunah y los trabajadores en huelga de hambre tienen un apoyó total de todo el movimiento sindical y popular en sus reclamos contra una rectora que ha dicho que no le interesa la suerte de aquellos trabajadores cuyo estado físico esta en peligro.
Video: http://www.vimeo.com/11514754
Audio: http://www.box.net/shared/rij7401q21

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Deudas

Silvana Melo (APE)

En la bolsa ecuménica donde se mixturan las condenas y los privilegios suele haber deudos y deudores. Indultos e indulgencias. Endeudados y desendeudados. Elegidos y desterrados. Buenos Aires provincia está en deuda infinita, impaga, injusta con millones de niños de un territorio amplio, desierto de justicia, sembrado con la pajabrava de la inequidad.

Esa tierra larga y ancha, de mar y pampa, de trigo y arena, guarda una deuda terrible con centenares de miles de pibes sin rumbo, sin escuela, sin trabajo, sin casa, sin una bolsita de futuro para retirar en la puerta de algún amanecer. Asomados a un mundo de feroz hostilidad que los responsabiliza de todos los males. Amenazados con rejas y leyes terribles. Puestos a asumir la culpa original, si las espaldas de los chicos hoy dan para expiarlo todo. Y dejar a los adultos que manejan los hilos, en la paz necesaria para continuar proclamando la injusticia reina y emperatriz en las alturas bicentenarias.

Pero deudas hay muchas y diversas. Del país con las provincias. Y de las provincias con el país, por ejemplo. Las deudas, entre otras cosas, son herramientas como lazos, que sirven para llevar del cuello a los deudores. Para obligarlos, para someterlos, para humillarlos, para hacerlos propios. La Nación sabe muy bien de estas cosas y las provincias también. Las deudas como horcas al cuello no son pagadas por el presidente, los ministros del presidente, el gobernador y los ministros del gobernador. Son abonadas taxativamente, día tras día y sin posibilidad alguna de morosidad, por cada pibe con hambre, cada embarazada sin agua, cada familia sin casa, cada bebé sin nutrientes, cada casa sin trabajo.

La Presidenta de la Nación, después de arduas discusiones con las provincias deudoras y endeudadas, que deben y a las que se debe, decidió una medida de desendeudamiento que implica un año y medio de no pagar para territorios heridos gravemente en sus finanzas. Buenos Aires provincia, escenario desesperado y desesperante para cualquier apetencia política, fue la más beneficiada. El mismo Gobernador dio las cifras exactas de lo que no deberá salir de la caja bonaerense gracias a la decisión presidencial: tres mil trescientos millones en 2010 y cinco mil sescientos millones en 2011. Es decir, Buenos Aires ya no deberá pagar a la Nación 9.200 millones de pesos en los próximos 18 meses. Se le sacó de las espaldas la furia de la pesada deuda. Pero ¿se sacará Buenos Aires territorio algo de la ferocidad de su propia deuda con los más, con los vulnerables, con los olvidados de todos los tiempos?

¿Dónde elegirá colocar Buenos Aires la deuda que ya no tiene que pagar? ¿Cuáles serán sus prioridades? ¿En qué gastará? ¿En qué invertirá? ¿Gastará o invertirá? El presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social para 2010 es de 2934 millones y unas migas más. La deuda que la Provincia no tendrá que pagar equivale a tres presupuestos sociales y un rabo. ¿Irá esa cifra a calmar los dolores de los marginados y los vulnerables? ¿Habrá unos pesos para aliviar el hambre de centenares de miles de chicos que corren el riesgo de morir por causas evitables? ¿Habrá recursos para evitar que mueran los que se mueren? ¿Habrá unos miles para evitar que los pibes que no se mueren terminen en las garras del paco, cada vez más desparramado como pólvora en el fuego en los sectores más populares? ¿Habrá fondos para sostenerlos justo cuando el pie se les suelta del borde y el abismo se los devora y el mundo les pide cárcel y mano dura y muerte temprana?

O tal vez el Gobernador prefiera engordar el presupuesto para seguridad. Que tiene 4950 millones para 2010. Es decir, casi un 70 % más en condena y en represión que en rescate y equidad.

Tal vez la Provincia necesite esos fondos para construir más calabozos, más celdas, más pabellones en las cárceles y más cárceles para cuando rija la nueva ley de excarcelaciones, el nuevo Código Contravencional y la baja en la edad de imputabilidad de los chicos. Todas las decisiones tomadas por el Gobernador para amordazar y tapar con hierro y herrumbres la deuda terrible de años de mano arbitraria, de olvido sistémico, de exclusión estratégica. Acaso es la urgencia. Por tanto clamor de encierro.

Son 9.200 millones más para la Buenos Aires provincia en lo que queda de 2010 y en el 2011 electoral. Definitivamente habrá que optar. Elegir en qué se gasta. En qué se invierte. Es una opción de futuro y de profunda definición filosófica. Usar la deuda que no se paga en profundizar las brechas y los puentes de hierro o en saldar la deuda verdadera, la más dolorosa, la que carcome las raíces de la vida.

Esa deuda, que son miles y centenares de miles como hormigas en el suelo invisible, alguna vez se atreverán a levantar un vuelo en el viento. Y con un toque de ala cansada harán volver la cara de los que deciden hacia donde nunca, jamás miran. Y la verdad será un relámpago en la historia.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Soberanía energética: 60º aniversario de la CNEA

ACTA

La Asociación de Profesionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Actividad Nuclear (APCNEAN-CTA) celebró el 60º Aniversario de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), emitiendo un documento en el que pone de relieve la importancia estratégica del sector en un proyecto nacional.

"Año 2010: la celebración del 60º aniversario de la creación de la Comisión Nacional de Energía Atómica -el 31 de mayo- se enmarca este año en los festejos del bicentenario del primer gobierno patrio y el inicio del proceso de independencia de la Nación Argentina.

La coincidencia de ambas fechas tan significativas para los argentinos nos ha llevado, casi obligadamente, a visualizar, aunque sea a grandes rasgos, el desarrollo de la tecnología nuclear en el país, en perspectiva con el desarrollo nacional. Pasear la mirada por algunos hechos ocurridos durante esos doscientos años y ver en qué momento de la evolución nacional empezaron a tener lugar las actividades nucleares nos permite apreciar en su verdadera magnitud los logros obtenidos y poner en relieve lo meritorio de haber conseguido un nivel de excelencia en el mundo.

Doscientos años pueden parecer muchos en términos de vida humana, pero en términos de vida de un país, es un tiempo muy breve. Y ese espacio de tiempo se acorta aún más si hablamos de identidad nacional, porque en realidad, en mayo de 1810, no comenzamos a ser un país, ni siquiera a llamarnos argentinos. Pasaron 50 años hasta que se logró la unificación del país y se oficializó la denominación “República Argentina”.

En el transcurso del primer medio siglo que duró esa etapa de organización nacional, la vida de la población distaba de ser confortable. En 1810, la iluminación artificial consistía en velas, lámparas alimentadas con aceite y petróleo, o simplemente candiles de latón con sebo, y la potencia motriz era suministrada generalmente por personas o animales de tracción. No había agua corriente ni cloacas. Pasaba el aguatero o se iba a buscar agua al río, donde también se lavaba la ropa. Las aguas servidas se arrojaban a la calle.

En el mundo, hasta inicios del siglo XIX, el estudio de los fenómenos eléctricos y magnéticos sólo había interesado a unos cuantos científicos, sin que ninguno de ellos sospechara siquiera que las aplicaciones que tendrían los resultados de sus investigaciones produciría cambios tan extraordinarios en todos los rincones del
planeta y transformaría la vida de las personas de manera tan radical. En 1879, Thomas Edison inventó la lámpara eléctrica y casi de inmediato se universalizó el uso de la electricidad.

El primer sistema de iluminación eléctrico de la Argentina que se instaló en la ciudad de Buenos Aires, en 1887, se colocó en la calle San Martín, frente a la Catedral, y era una máquina de 12 HP, con la que se suministraba energía eléctrica a un centenar de lámparas del vecindario. En la misma década, llegaron los primeros teléfonos y se construyó la primera red de agua corriente y cloacas.

En 1895, Röntgen sorprendió al mundo con los rayos x. En el lustro que restaba de ese siglo, se sucedieron el descubrimiento de la radiactividad y del electrón, la separación e identificación del polonio y el radio y se determinó la presencia de los rayos alfa, beta y gamma en la emisión de los elementos radiactivos.

Para ese entonces, Argentina contaba con unos 4.045.000 habitantes. En Buenos Aires, algunos vecinos emprendedores comenzaron a instalar pequeñas máquinas generadoras y luego fueron concentrándose en empresas medianas.

En 1898, la producción de energía en Buenos Aires era de 2,3 millones de kW/h. Al año siguiente, con la radicación de empresas extranjeras a las que se les concedió la concesión para la provisión y el control del suministro eléctrico, empezó la prestación del servicio, caracterizado por una marcada expansión. Las primeras usinas se construyeron en el área metropolitana, dejando marginado al resto del país.

Tal era el estado de la tecnología en la Argentina, a la fecha de los festejos del Centenario de la Revolución de Mayo.

En las décadas siguientes, fueron identificadas las partículas elementales constituyentes de los núcleos atómicos, y en 1938 los físicos Otto Hahn, Lise Meitner y Fritz Strassman dieron el paso decisivo al descubrir la fisión de los núcleos del uranio. En 1942, Enrico Fermi construyó el primer reactor nuclear.

La perspectiva de la utilización de la energía nuclear para fines pacíficos había desatado en el mundo, desde la década de 1940, muchas expectativas; una de ellas, producir energía eléctrica calentando agua con la fisión nuclear, se hizo realidad en 1956.

En la Argentina, las actividades relacionadas con la incipiente tecnología nuclear comenzaron poco después de 1945, pero se institucionalizaron y consolidaron en 1950, a partir de la creación de la Dirección Nacional de Energía Atómica, posteriormente denominada Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). La primera tarea de la CNEA consistió principalmente en formar el personal especializado: envió profesionales a capacitarse en laboratorios de Europa y EE.UU, organizó la visita de numerosos especialistas extranjeros y organizó los primeros grupos de trabajo en investigación y desarrollo.

En la ciudad de Bariloche, Provincia de Río Negro, la CNEA estableció su primer Centro Atómico. Mientras tanto, en Buenos Aires, se creó otro Centro Atómico, el de Constituyentes, donde se concentraron los trabajos de metalurgia nuclear y física e ingeniería de reactores. Asimismo, en 1954, se inauguraba el primer acelerador de partículas, que dio lugar a excelentes trabajos de física nuclear, como también a un equipo de radioquímicos, que sentó las bases de las aplicaciones de los radioisótopos en múltiples actividades.

Los inicios de la radioquímica en la Argentina

Dos adquisiciones importantes de la época inicial de la CNEA fueron un acelerador en cascada de 1,2 MeV, en 1953, y un sincrociclotrón, para acelerar deuterones hasta 28 MeV, que fue inaugurado en diciembre de 1954. La disponibilidad de este equipamiento fue fundamental para que el primer grupo de radioquímicos formados en la CNEA causara una gran sorpresa a los participantes en la Primera Conferencia de Ginebra sobre las Aplicaciones Pacíficas de la Energía Atómica, realizada en septiembre de 1955, cuando Argentina comunicó el descubrimiento de diez nuevos radioisótopos. Ese grupo estaba compuesto por una decena de químicos y estudiantes de química, dirigidos por el radioquímico alemán Walter Seelmann-Eggebert, que se había incorporado a la CNEA en 1951. A principios de los años sesenta, el total de los nucleidos descubiertos en Buenos Aires era de veinte.

El grupo de radioquímica fue evolucionando y sirvió de base para algunas de las actividades importantes del desarrollo nuclear del país. Los sectores de producción y aplicaciones de radioisótopos y radiaciones, de radiofarmacia, de combustibles nucleares y su reprocesamiento y de calibración de fuentes radiactivas, entre otros, se formaron sobre la base de la experiencia de ese primer grupo, atendiendo a los requerimientos tecnológicos que se iban presentando con el correr de los años. El primer reactor en Argentina En 1958, comenzó a funcionar el primer reactor argentino, el RA-1, de tipo Argonauta, de 10 kW de potencia, construido por la CNEA, con participación de la industria nacional, a partir de planos americanos. Al poco tiempo, fue modificado por los científicos argentinos, que elevaron su potencia hasta 150 kW.

Desde el comienzo, fue política de la CNEA producir en el país los elementos combustibles para abastecer los reactores a construir. Así fue como en 1957 se fabricaron los elementos combustibles para el mencionado reactor RA-1. A partir de ese entonces, todos los elementos combustibles para los reactores de investigación que sucesivamente entraron en operación, fueron diseñados y fabricados en la CNEA.

Al RA-1 le siguieron otros totalmente diseñados y construidos localmente: el RA-0, el RA-2 y el RA-3; este último, de 5 MW (hoy ampliado a 10 MW), fue inaugurado en 1967 y con él se satisface la demanda nacional de radioisótopos.

A mediados de 1960, la CNEA ya contaba con capacidad propia en ingeniería de reactores. Esto se complementaba con grupos que trabajaban en regulación y control, seguridad radiológica y nuclear, blindajes, desarrollo de equipos e instrumentación nuclear.

La espiral de acumulación de conocimiento rápidamente rindió sus frutos en determinados campos. Por ejemplo, el montaje y operación del sincrociclotrón había dado lugar a la formación de un grupo de electrónica que luego participó en la construcción del RA-1 y en su aumento de potencia. Tal es así que, pocos años después, los equipos electrónicos de la instrumentación del RA-3 fueron desarrollados localmente.

De la misma manera, el sector de física de reactores se había iniciado con los primeros cursos dictados a mediados de la década del ’50. Su capacidad fue creciendo con la construcción, puesta en marcha y operación del RA-1, con el diseño y operación de la facilidad crítica RA-0 y con la ampliación de potencia del RA-1.

La metalurgia había nacido con los cursos locales y entrenamientos en el exterior organizados por el Prof. Jorge Sábato, a partir de 1955. El paso de la teoría a la práctica se efectuó con el desarrollo y fabricación del combustible del RA-1, en 1957. Las modificaciones a dicho reactor y a su combustible, así como las facilidades críticas, marcaron otro camino de acumulación de recursos humanos capacitados en esta área. Asimismo, los conocimientos en ingeniería nuclear se construyeron en la marcha, sobre la base de los cursos de reactores, estadías en el exterior y el carácter creativo de los profesionales que participaban en obras de complejidad creciente.

Centros de formación de recursos humanos

En 1955, se inició en San Carlos de Bariloche la formación de recursos humanos en el que posteriormente se conocería como el Instituto Balseiro, dictándose los primeros cursos de la Carrera de Física. Un convenio entre la CNEA y la Universidad Nacional de Cuyo posibilitó al Instituto obtener su condición universitaria. Hoy, la oferta académica del Instituto Balseiro incluye carreras de grado y de posgrado en diversas áreas de la Física y de la Ingeniería.

En 1993, como heredero de los cursos de posgrado en Metalurgia que la CNEA dictó egularmente desde 1956, nació el Instituto Sabato, con el mismo objetivo de formar profesionales en la ciencia y tecnología de materiales. Creado a través de un convenio entre la CNEA y la Universidad Nacional de General San Martín (UNSAM), el instituto funciona en el Centro Atómico Constituyentes y ofrece la carrera de grado Ingeniería en Materiales y cuatro posgrados: Maestría en Ciencia y Tecnología de Materiales, Doctorado en Ciencia y Tecnología, mención física y mención materiales y la Especialización en Ensayos No Destructivos.

A fines del año 2006, surgió el Instituto de Tecnología Nuclear Dan Beninson (IDB), también mediante convenio entre la CNEA y UNSAM. Su propósito es generar un espacio de intercambio interdisciplinario que posibilite la integración de personal académico, científico y técnico y formar recursos humanos especializados en el campo nuclear.

Medicina Nuclear

Desde sus inicios, la CNEA mostró especial atención a las investigaciones y aplicaciones de los radioisótopos y las radiaciones en Medicina. En 1952 se creó el Departamento de Biología y Medicina y, en 1957, la División de Investigaciones Radiobiológicas. Se construyeron el bioterio y los laboratorios de genética y de rayos X. En 1958, se creó el Laboratorio de Medicina Nuclear en el Hospital de Clínicas (UBA), que en 1962 se transformó en el Centro de Medicina Nuclear y pronto se convirtió en un referente local e internacional de excelencia para la formación de recursos humanos en el tema, especialmente en el ámbito latinoamericano.

En 1969, se creó el Centro Oncológico de Medicina Nuclear en el Instituto A. H. Roffo, mediante convenio entre la UBA y la CNEA y en 1991, por acuerdo entre la CNEA, la Universidad de Cuyo y el Gobierno de la Provincia de Mendoza, se creó la Fundación Escuela de Medicina Nuclear de Mendoza (FUESMEN), centro de alta complejidad y de excelencia.

Hoy, el Departamento de Radiobiología comprende tanto a los Centros de Medicina Nuclear como a las Divisiones de Investigación y Desarrollo, donde se realizan, entre otras, investigaciones sobre las alteraciones producidas por radiaciones, contaminantes y carcinógenos en sistemas biológicos, así como se estudian los efectos terapéuticos de las radiaciones.

Seguridad y radioprotección

Para reglamentar el uso de radionucleidos en medicina e industria, en enero de 1958 el Gobierno Nacional aprobó el Reglamento presentado por la CNEA. Dicho Reglamento, elaborado por el Ing. Celso Papadópulos, estuvo vigente hasta la sanción de la Reglamentación de la Ley de la Actividad Nuclear en 1999.

En los considerandos del decreto de creación de la CNEA, se enunciaba en forma precisa la necesidad de establecer medidas que aseguraran la protección de la población de los efectos nocivos de las radiaciones provenientes de los materiales radiactivos. Es así que a partir de un pequeño grupo dedicado al control de la exposición del personal que trabajaba con radioisótopos y a la determinación de la precipitación radiactiva, se formó dentro de la CNEA, un organismo, convertido en la actualidad en la Autoridad Regulatoria Nuclear, que fue elaborando un conjunto de normas regulatorias que configuraron una estructura legal, sin duda de las más completas de América Latina. Esa estructura fue con el tiempo perfeccionada mediante nuevas disposiciones legales en materia de seguridad radiológica y nuclear, que acompañaron el desarrollo nuclear del país.

Minería del uranio

El estudio del territorio argentino con miras a determinar su riqueza en minerales nucleares fue también otra de las primeras preocupaciones de la CNEA. En 1952, se inició la extracción de mineral uranífero, con el objeto de determinar las posibilidades de obtención en escala industrial de concentrados de ese elemento. Los primeros minerales ensayados fueron de los yacimientos Presidente Perón, Soberanía e Independencia (denominados posteriormente Distrito Papagayos) ubicados en el Dpto. Las Heras (Mendoza) y el Yacimiento Eva Perón (posteriormente denominado Huemul) en el Dpto. Malargüe (Mendoza), instalándose en la Ciudad de Córdoba una pequeña planta experimental para el tratamiento de esas primeras extracciones uraníferas, que sirvió como base para el diseño de los posteriores ocho centros minero fabriles, productores de concentrado de uranio en la Argentina. Además, a partir de 1955, comenzó el estudio sistemático de las reservas uraníferas. La prospección demostró la potencial existencia de recursos suficientes como para encarar un plan independiente con abastecimientos nacionales.

La generación nucleoeléctrica

Entre 1958 y 1967, de la multifacética actividad de la CNEA se destacaron el desarrollo de las aplicaciones de los radioisótopos, de las fuentes intensas de radiación y de la ingeniería de reactores experimentales. Se establecieron las primeras plantas de concentración del mineral de uranio, en Malargüe (1954-Mendoza) y en el yacimiento Don Otto (1964-Salta). En particular, se inició el desarrollo de numerosas aplicaciones de los radioisótopos en medicina, biología, industria, ciencia y agricultura.

Con el convencimiento de que el país estaba maduro en el desarrollo de la energía nuclear, por decisión del Poder Ejecutivo Nacional, en 1965, la CNEA llevó a cabo los estudios de factibilidad para la construcción de la primera central nuclear argentina. Ese fue el primer estudio de factibilidad de una obra de gran envergadura, realizado sin asistencia de consultoras extranjeras.

Para la que sería Atucha I, la CNEA optó desde el comienzo por la utilización de uranio natural como combustible y agua pesada como moderador. Ese tipo de central se decidió porque el objetivo era lograr y mantener la independencia de los dos únicos proveedores extranjeros de uranio enriquecido que existían en el mundo en ese momento. La participación nacional a través de la industria privada alcanzó un 40% del valor de la central.

En el caso de la segunda central nuclear Embalse se complementó la experiencia anterior en dos aspectos fundamentales: la participación en la dirección de obra que la CNEA llevó a cabo al actuar como subcontratista principal de la empresa extranjera responsable de la parte nuclear de la obra, y el montaje, en el que las empresas privadas argentinas contribuyeron, aún en aspectos tecnológicamente complejos, como el montaje de componentes principales.

Finalmente, en el caso de la tercera central Atucha II gracias a las experiencias anteriores, se abandonó el sistema de contratación “llave en mano” y se asumió la responsabilidad de la ingeniería y de la arquitectura industrial de la obra, en asociación con la empresa proveedora de la central. El funcionamiento pleno de Atucha I y Embalse permitió adquirir experiencia en la operación y mantenimiento de centrales nucleares que quedó demostrada por los altos valores de los factores de carga con que ambas operan.

A medida que se iban encarando estos grandes emprendimientos e iban surgiendo nuevas necesidades, la CNEA fue constituyendo empresas, en algunos casos asociada con Estados Provinciales –INVAP, ENSI (que opera la Planta de Agua Pesada) y en otros con empresas nacionales o extranjeras, alguna de ellas ya desaparecida, como CONUAR, FAE y ENACE.

El proceso de desmantelamiento del sector nuclear

La actividad nuclear tuvo hasta principio de la década de los ’80 un desarrollo sostenido, pero a mediados de ese decenio comenzó a sufrir restricciones económicas que obstaculizaron todos sus proyectos, aún los que ya estaban en marcha, como la construcción de Atucha II. La situación empeoró mucho más en la segunda mitad de los ’90, años en los que el Gobierno Nacional encuadró al sector nuclear en el marco de su política de privatización generalizada y de desmantelamiento del sector público. Las consecuencias de esos años fueron lamentables. La paralización completa de las obras de Atucha II, el desmembramiento de la CNEA, los retiros “voluntarios” y el envejecimiento de personal e instalaciones, resultaron en el total achicamiento del sector nuclear.

Relanzamiento del Plan Nuclear

En 2006, el gobierno nacional resolvió revivir la actividad nuclear argentina y lanzó el plan nuclear destinado a la “generación masiva de energía nucleoeléctrica”. En consonancia con ello, se reemprendió la construcción de Atucha II, se decidió extender la vida de la Central Nuclear Embalse y, con el propósito de diversificar la matriz energética del país, se puso en la agenda de obras públicas la construcción de una cuarta central nuclear y se impulsó la reactivación de la planta de producción de uranio enriquecido de Pilcaniyeu.

Este resurgimiento de la actividad nuclear nacional, debió enfrentar enormes dificultades generadas por las políticas de achicamiento que habían asolado al sector durante la etapa previa. Hubo que rearmar los cuadros de profesionales especializados, incorporar y capacitar recursos humanos para realizar los trabajos en todos los niveles, incluso los de las empresas subcontratistas, ya que durante años de vacantes congeladas se perdió la oportunidad de que se produjera el natural traspaso de conocimiento y experiencia de los veteranos hacia los jóvenes.

En 2009, se sancionó una Ley por medio de la cual se creó un régimen especial para la construcción de la cuarta central nuclear y la restauración a nuevo de la CNE. Por la misma norma, también se declaró de Interés Nacional y se encomendó a la CNEA el diseño, ejecución y puesta en marcha del Prototipo de la Central Nuclear CAREM, cuya ingeniería es totalmente nacional.

Exportación de know how nuclear

Desde 1977, la Argentina ha exportado reactores de investigación y producción de radioisótopos a Perú, Argelia, Egipto y Australia, y plantas de fabricación de elementos combustibles y de producción de Mo-99, siempre con tecnología de bajo enriquecimiento.

También, en 2009, la organización holandesa Nuclear Research & Consultancy Group (NRG) seleccionó la propuesta Argentina para construir un reactor multipropósito, para producir radioisótopos medicinales, irradiar silicio para semiconductores e investigar las propiedades de nuevos materiales y combustibles de equipos nucleares. Dicha propuesta fue presentada por INVAP, asociada a la española Isolux Corsán, y superó las ofertas de la empresa francesa, AREVA, y la del grupo coreano KOPEC. A inicios de 2010, la NRG informó que ha decidido suspender la ejecución del proyecto para la construcción del reactor nuclear PALLAS, extendiendo así la fase preparatoria de la misma, hasta tanto desarrolle y analice la factibilidad de varios planes de financiación.

La revisión que hemos hecho de la historia del desarrollo de la actividad nuclear argentina, aunque sea en líneas muy generales, muestra de manera clara e incontrovertible que desde el momento de su gestación hasta mediados de los ’80, el país logró la acumulación de una experiencia y capacidad de realización muy valiosas en diversos campos de la actividad y la capacitación de un nutrido grupo de profesionales y técnicos formados en las dificultades reales de este tipo de emprendimientos. Su saldo fue una industria nuclear argentina, no sólo avanzada, sino con características propias.

También queda claro que ello fue posible porque ese proceso de desarrollo estaba amparado por una política de Estado y porque prácticamente todos los proyectos estaban concentrados en la CNEA, que los dotaba de la coherencia y unidad de acción imprescindible para optimizar el uso de los recursos disponibles, evitando dilapidarlos a través de la superposición de funciones o la duplicación de esfuerzos que inevitablemente surgen cuando diferentes organismos intentan llevar adelante tareas similares.

Resulta obvio que el retroceso que padeció la actividad nuclear durante casi dos décadas no se debió a actitudes disfuncionales o a algún mal intrínseco de la CNEA, sino que fue producto de una política agresiva que tuvo la inequívoca intención de destruir ese centro de generación de tecnología y desarticular los cuadros de profesionales altamente especializados, que permitían mantener una relativa independencia tecnológica al país.

Grande fue la destrucción cometida en esas casi dos décadas para el sector nuclear nacional e inconmensurables fueron las pérdidas resultantes para el país, muchas de las cuales no se ven a simple vista, porque el conocimiento científico y la tecnología no solían ser considerados bienes de capital, pero toda Nación que pretenda ser independiente sabe que esos son recursos estratégicos indispensables.

Después de estas consideraciones, la APCNEAN afirma que debemos aprender de nuestra propia historia. Consideramos que el proceso de recuperación de la actividad nuclear que ha comenzado en 2006 debe ser consolidado. No se puede permitir que la actividad nuclear sufra los vaivenes producidos por los sucesivos cambios de gobierno de uno u otro color político, sino que debe constituirse en una verdadera política de Estado, que la dote de continuidad, como lo fue en su época más productiva. En aquel tiempo, la CNEA dependía en línea directa del Poder Ejecutivo Nacional. Lograr esto está en nuestra agenda.

Hoy, nuestra satisfacción es grande, porque el sexagésimo aniversario de la CNEA nos encuentra en plena etapa de recuperación de la actividad nuclear y en la situación coyuntural de decidir cómo seguimos, que no es poco decir.

La APCNEAN saluda a todos los que trabajan y han trabajado en la actividad nuclear y rinde un especial homenaje a aquellos que ya no están.

Asimismo brinda con todos los argentinos en el año del Bicentenario de la Patria".

Foto: Argentina, Energía , Ciencia - Central Nuclear Atucha I. / Autor: TTN

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Derechos laborales. La Corte declaró inconstitucional el pago de sumas en negro

ACTA

La Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró inconstitucional que en 2002 y 2003 se haya dispuesto el pago de sumas de carácter no remunerativo para los trabajadores asalariados.

En esos años, tres decretos del Poder Ejecutivo habían establecido que, para procurar una recuperación del poder adquisitivo de los salarios frente a la creciente inflación, las empresas pagaran a sus empleados una suma fija de dinero, sin tenerla en cuenta para los aportes y las contribuciones a la seguridad social ni para el cálculo de las prestaciones adicionales, las indemnizaciones, las vacaciones o el aguinaldo.

En el fallo González, Martín c/Polimat, los jueces del tribunal supremo ordenaron pocos días atrás, y a pedido del trabajador demandante, que esos montos se consideren para determinar la cuantía de la indemnización por despido, de las vacaciones no gozadas y del aguinaldo.

La decisión de los jueces tendría un alto impacto en el mundo de las relaciones laborales, porque lejos de haber sido un hecho aislado, aquellos decretos resultaron el puntapié inicial de una serie de sumas no remunerativas dadas a trabajadores de diversos sectores, dispuestas por la vía de negociaciones colectivas entre sindicatos y empresarios y convalidadas por el Gobierno a través de la homologación de los acuerdos.

Por lo general, esos pactos hicieron una excepción al rasgo no remunerativo de las sumas, para disponer que sí sean consideradas para los aportes y las contribuciones a la obra social, y en algunos casos, también se previó que sean tenidas en cuenta para el cálculo de adicionales al salario y de otros pagos. En cambio, lo que siempre queda anulado es el financiamiento al sistema jubilatorio. Esto, a su vez, reduce el haber previsional del trabajador en el caso de que esté a menos de 10 años de su retiro, ya que para el cálculo del ingreso pasivo se toman en cuenta las remuneraciones sujetas a aportes de la década previa al pedido del beneficio.

El fallo de la Corte se refiere a los decretos 1273 y 2641, ambos de 2002, y al 905, de 2003, dictados durante el gobierno de Eduardo Duhalde. En esos momentos aún no se había activado el proceso de negociación colectiva, para hacer frente a los efectos del incremento de precios que siguió a la devaluación del peso. En principio, el monto mensual se había fijado en $ 100 y luego se fue incrementando hasta llegar a los $ 200. Además, se previó una medida por la que las sumas luego se hicieron remunerativas, en un esquema gradual que terminó en los primeros meses de 2004.

Por eso, dado que los efectos de aquellos decretos -en cuanto al carácter no remunerativo de las sumas- quedaron limitados en el tiempo, lo dispuesto recientemente por la Corte genera, en rigor, más inquietud por los pagos que se fueron disponiendo después, por sectores, con esa característica. Más allá de las empresas privadas, también el sector público, en sus distintos niveles, recurrió a ese tipo de mejoras en los ingresos de sus trabajadores, como una manera de amortiguar el alza de los costos de una mejora salarial.

La sentencia fue firmada por los jueces Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt, Enrique Petracchi, Juan Carlos Maqueda, Raúl Zaffaroni y Carmen Argibay, quien en su voto particular advierte que el presidente de la Nación no tiene atribuciones "para reglamentar de manera directa y autónoma los derechos reconocidos por la Constitución nacional", y recuerda que los decretos de necesidad y urgencia que dispusieron el otorgamiento de las sumas no pasaron por el Congreso para su ratificación, tal como lo exige el mecanismo establecido en la Carta Magna.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Delitos de lesa humanidad: En los próximos meses se iniciarán ocho juicios a represores

PRIMERA FUENTE
.

Ocho juicios orales por delitos de lesa humanidad cometidos durante el último gobierno militar comenzarán entre junio y septiembre próximos. El próximo jueves arrancarán dos: uno en Capital Federal, por los crímenes cometidos en el centro clandestino de detención “Automotores Orletti”, y el otro, en Chaco en el marco de la causa conocida como “Margarita Belén”. Luego están previstos debates en Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Rosario, informó el Centro de Información Judicial (CIJ). Actualmente, se desarrollan siete juicios orales, entre los que se encuentra el que se realiza en Tucumán por los delitos de lesa humanidad cometidos en la ex Jefatura de Policía contra cinco represores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: Recorrerán la Jefatura del horror

PRIMERA FUENTE

Los jueces del Tribunal Oral Federal, testigos, querellantes, defensores y periodistas recorrerán el próximo jueves, a las 10, el predio de la ex Jefatura de Policía, para recrear el lugar donde funcionó uno de los centros clandestinos de detención más sangrientos de la última dictadura militar.

Estuvieron hace 34 años en ese lugar, detenidos en cautiverio, soportando torturas físicas y síquicas, y ahora volverán para recrear el escenario del horror. Son cinco testigos sobrevivientes que recorrerán la ex Jefatura de Policía junto a los jueces del Tribunal Oral Federal, querellantes, defensores y periodistas.

El recorrido se realizará el próximo jueves, a las 10, en el marco de una inspección ocular que fue ordenada por el TOF en el juicio que se sigue por los delitos de lesa humanidad cometidos en ese centro clandestino de detención.

Los testigos Carlos Gallardo, Raúl Elías, Luis Ortiz, Carlos Soldati y Gustavo Holmquist, ilustrarán a los jueces Carlos Jiménez Montilla, Gabriel Casas y Josefina Curi cómo era el lugar donde estuvieron detenidos y cómo funcionaba el aparato represor después el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. La ex Jefatura de Policía está ubicada en la manzana comprendida entre las avenidas Salta y Sarmiento y, las calles Junín y Santa Fe, donde funcionan actualmente algunas dependencias del Ministerio de Educación y la Brigada de Investigaciones de la Policía de Tucumán.

Fuentes del TOF aclararon a PRIMERAFUENTE que en la inspección ocular también podrán estar presentes (si quieren) los imputados Luciano Benjamín Menéndez, Roberto “El Tuerto” Albornoz, Luis y Carlos De Cándido.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Capital Federal: Cadetes y mensajeros contra un proyecto de Macri

ACTA

Los conductores de motovehículos, usuarios y quienes trabajan en delivery se manifestaron el jueves y el viernes en la puerta de la Legislatura y en los alrededores del microcentro, denunciando “discriminación” y reclamando “derechos para el sector”.

La norma oficial prevé que los conductores de motos no podrán llevar acompañante cuando transiten por el microcentro entre las 9 y las 18. Sí lo podran hacer en el resto de la Capital, pero deberán portar chaleco reflectante, que tendrá inscripto el dominio del rodado.

Además, se prohíbe la venta de combustible a los conductores de motovehículos que, al momento de su expendio, no cuenten con placas oficiales de identificación de patente o cuyos conductores no lleven casco. Tal es el requisito primordial que formula el proyecto del PRO para incorporarlo a la Ley Nº 2148, del Código de Tránsito de la Ciudad.

La propuesta de tratar este proyecto en la Legislatura, generó críticas de los usuarios de motos, quienes cortaron diferentes calles del microcentro y realizaron una manifestación en contra de que se implemente esa norma. “Estamos a favor del ordenamiento de motociclistas pero rechazamos este proyecto porque se presenta como la panacea para resolver el tema de los motochorros. Esto lo presentó el macrismo cuando se avecinaba el procesamiento de Mauricio Macri. No es serio”, afirmó Javier Altrudi, motoquero e integrante del Sindicato de Mensajeros y Cadetes (SIMECA-CTA).

“Hay varias falencias. Es discriminatorio porque nos obliga a identificarnos de antemano, por las dudas que seamos motochorros. Aparte, antes que esto podrían poner a trabajar a la policía en prevención”, recalcó un usuario, y agregó: “Les proponemos que agranden las patentes de las motos, en vez de tatuarnos el estigma. Y que se ocupen de asegurar nuestros derechos, la mayoría trabaja en negro, sin ART ni obra social. Hay una ley y no la reglamentan.”

El vicepresidente tercero de la Legislatura e integrante de la Comisión de Tránsito, Sergio Abrevaya (Diálogo por Buenos Aires), fue tajante: “La moto es un transporte útil e importante, es ágil y libera el tránsito porque ocupa poco lugar. La prohibición de que dos personas circulen en moto es un disparate y es inconstitucional y de la época de la dictadura. No podés legislar sobre algo que se presupone peligroso como si fuera un delito; así lo indica el Artículo 13 Inciso 9. Eso es estigmatizar. Se mata caminando o en auto, es un sinsentido. Aparte, pueden falsificar chalecos con las patentes”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Escracharon en Rosario al torturador Lofiego: "Por este barrio camina un genocida"

REDACCION ROSARIO

El Espacio Juicio y Castigo Rosario, integrado por testigos y querellantes de las causas contra el terrorismo de estado, organismos de derechos humanos, organizaciones sociales, gremiales y estudiantiles de la ciudad, realizó este viernes un masivo escrache frente al domicilio de uno de los tres represores del Servicio de Informaciones liberados por la Sala II de la Cámara de Casación Penal de la Nación, José Rubén Lofiego, alias el “Ciego”. Además recordaron los dos meses del asesinato de Silvia Suppo, la testigo de la causa Brusa que apareció acuchillada en su local de ventas en la ciudad de Rafaela.

“Por este barrio camina un genocida, por este barrio camina un represor, está en el kiosco y en la carnicería y aunque no se lo diga es un torturador”, cantó la multitud que partió el sábado a las 18.30 desde la plaza Pringles (Paraguay y Córdoba), hacia la casa de Lofiego, ubicada en el departamento 1 del octavo piso del edificio de calle Mendoza 1480.

La nutrida columna, encabezada por las banderas de APDH e HIJOS, se completó con una gran cantidad de gente “suelta” más la masiva presencia del Movimiento Evita de Rosario, seguido por las agrupaciones Libres del Sur, Martín Fierro, Santiago Pampillón, el Frente Darío Santillán, La Fede, PO y PTS, entre otros. Además se pudo ver a dirigentes gremiales y políticos de la ciudad entre los manifestantes, que en su gran mayoría eran jóvenes.

Los rostros de la marcha mostraban la renovación de las generaciones de militantes, a pesar de que los referentes históricos de derechos humanos como Ana Moro, Alicia Lesgart o Marta Díaz, también estaban presentes en la manifestación.

“Si bien todo el año pasado nuestra energía estuvo puesta en el apoyo al primer juicio oral a los genocidas, con esta liberación de los represores volvieron los escraches. Nosotros siempre dijimos que si no hay justicia, hay escrahce”, explicó Gerardo, un militante de HIJOS, que estaba acompañado por su chiquito Facundo de dos años y medio.

La corta pero intensa movilización (fue desde Paraguay y Córdoba hasta Mendoza), que en su curso recibió los saludos de gente desde los locales todavía abiertos en el centro, como los ya clásicos mozos de la Pizzería Argentina, rodeó el edificio de Mendoza 1480, que para la “batisorpresa” de los presentes –como la calificó José, uno de los asistentes–, estaba señalizado con un proyector que instalaba una flecha sobre la fachada del octavo piso, donde reside el represor Lofiego, y que indicaba que ahí vive un genocida.

En medio de cantos y putedas contra el represor, los integrantes del espacio Juicio y Castigo leyeron un documento que expresó las “sensaciones que provocó en los testigos, querellantes y todos los que luchamos durante años contra la impunidad, la liberación de los tres genocidas”, tal cual presentaron desde los parlantes, instalados en una suerte de escenario móvil montado sobre una vieja camioneta.

“Queremos recordar que Lofiego, Marcote y Vergara, los tres represores liberados por la Sala II de Casación Penal, están imputados de gravísimos delitos de lesa humanidad cometidos en el Servicio de Informaciones que funcionó durante la dictadura en la ex Jefatura de Policía al mando del siniestro Agustín Feced”, comenzó leyendo Matilde Gatti, integrante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

“Esta liberación de Lofiego, Marcote y Vergara, otorgada por la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal es a nuestro entender un despropósito desde todo punto de vista, tanto político como jurídico y no hace otra cosa que abonar el largo camino de impunidad de décadas consagrados con el Punto Final, la Obediencia Debida y los indultos desde los poderes constituidos y avalados en distintas instancias, entre ellas la de la corporación judicial. Despropósito judicial porque la Cámara de Casación otorga este “beneficio” a los torturadores, juzgados por delitos de Lesa Humanidad, como si fueran delincuentes comunes”, agregó Gatti.

“Por el Servicio de Informaciones pasaron alrededor de 2 mil secuestrados ilegalmente. Hombres, jóvenes, niños y mujeres embarazadas que fueron sometidos a los más crueles tormentos y de los cuales cientos de ellos se encuentran desaparecidos. Los tres represores, junto a otros tres imputados, serán llevados a juicio oral el próximo 21 de julio en los tribunales federales de rosario. En este primer juicio oral que se les seguirá por sólo una pequeña porción de los miles de delitos de lesa humanidad que cometieron, serán juzgados por los crímenes cometidos contra 87 víctimas. Crímenes que están acreditados por más de 160 testigos que darán cuenta del funcionamiento de aquel siniestro campo de concentración que funcionó en pleno centro rosarino, y del accionar de los torturadores y asesinos que lo integraron”, expresó a su turno Carlos Novillo, testigo, sobreviviente e integrante del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH).

“Además –siguió Novillo– en este juicio se investigarán los homicidios de entre otros compañeros, Rrut Gonzalez; Miriam Susana Moro de De Vicenzo; Alejandro Víctor Stancanelli; Cristina Cialceta; Roberto De Vicenzo; Carlos Ignacio Kruppa; Osvaldo Matoski Szeverin y Alberto Omar Tion. Compañeros que pusieron su vida al servicio de la construcción de otra sociedad: igualitaria y solidaria, de una patria justa e independiente. Junto a tantos desaparecidos, y a tantos sobrevivientes que sufrieron las cárceles de la dictadura, la tortura, el robo de la identidad de los hijos de los compañeros. Ellos lucharon por un país para todos y se los llevaron para instalar un país para pocos”.

La encargada de cerrar la lectura del documento fue Marina Magnani de HIJOS, quien indicó que “después de muchos años de que familiares, testigos y querellantes sufrieran amenazas, de que Julio López se convirtiera en el desaparecido 30.001 por ser testigo, después del asesinato a manos de sicarios de Silvia Suppo: liberar a estos genocidas es un decisión que no sólo permite su posible fuga, sino que es un acto de intimidación concreta hacia los testigos y querellantes, permitiendo a estos mercaderes de la muerte operar “libremente”, a contrapelo de lo que venimos exigiendo a los distintos estamentos estatales”.

“A tres meses del asesinato de Silvia Suppo –continuó Marina– seguimos reclamando junto a los familiares una investigación profunda, que nos demuestre que no fue un asesinato político. Así lo demanda su familia, a la que acompañamos en su dolor y su pedido de justicia. Queremos dejar en claro, que para que haya verdadera seguridad para los sobrevivientes de la dictadura, los testigos, querellantes y familiares, los genocidas tienen que estar presos”.

“Por último, y en el marco de esta fecha de reflexión a cerca de los doscientos años de la nación argentina, desde el espacio juicio y castigo afirmamos que queremos un bicentenario con todos los genocidas presos. Queremos comenzar a construir una nación que retome los sueños de las generaciones anteriores que pelearon por una patria para todos, desde los revolucionarios de mayo a los desaparecidos, y donde los verdugos y asesinos del pueblo, sus instigadores y beneficiarios paguen su culpa en el lugar que corresponde, es decir la cárcel”, concluyó Magnani.

Luego del documento volvieron a estallar las canciones, las puteadas. Los aerosoles y los carteles que indicaban “genocida suelto” siguieron siendo colocados en columnas y paredes; un grupo de militantes lo había ido realizando a lo largo de todo el trayecto, incluso colgaban de los cables eléctricos una imitación de grilletes de presos que no les será fácil quitar a los que le toque esa tarea.

“Volveremos volveremos, volveremos otra vez, hasta que si vayas preso, siempre vamos a volver”, decía una de los últimos cantitos que se escuchó, mientras se dispersaban tranquilas, lentamente, las columnas de manifestantes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Salta: Comunidades aborígenes rechazan implementación del voto electrónico en Nazareno

COPENOA

En un comunicado emitido por Comunidades aborígenes de Nazareno expresan su rechazo a la implementación del voto electrónico que el gobierno de Urtubey pretende implementar para realizar consulta sobre puesta en funcionamiento y administración de Hostería en la zona.

La Agencia de Noticias Copenoa reproduce el comunicado enviado a nuestra redacción por la Organización de Comunidades Aborígenes de Nazareno.

«“SOMOS UNA COMUNIDAD QUE a SOBREVIVIMOS, que hacemos patria EN ESTE RINCON DE suelo argentino. Con una característica social humilde y hospitalaria, damos todo de lo nuestro, lo que tenemos lo compartimos DONDE NUESTRA GENTE PASA DESAPERCIBIDA POR NUESTROS GOBERNANTES, CUANDO LES CONVIENE.

«Somos UN pueblo, eso sí, con mucha riqueza cultural y natural. Patrimonio que nos legaron nuestros padres, abuelos y tatarabuelos. Nuestra cultura y nuestra gente sufrieron durante siglos lo que se denomina el “etnocidio y el genocidio”, porque los de afuera decían que “que lo que proviene de los indios no sirve y hay que exterminar”. Sin embargo hoy se dieron cuenta que el patrimonio de los pueblos originarios es valioso, y están como zorros, desesperados por robar un cordero del corral.

«Por eso, algunos oportunistas quieren sacar provecho de ello con la explotación del turismo, y nuestras autoridades que hoy nos representan, por falta de conocimiento o simplemente por la soberbia, el autoritarismo, no tienen la capacidad, el valor, para defender a su gente. No quieren oir, ni dialogar, mucho menos consensuar. Y de esa manera, actúan en contra de su propio pueblo, de su propia familia, de su Pachamanca que los dio de comer, los crio y los cobijó. Un claro ejemplo de ello es, de cómo construyeron una Hostería, y eso lo hicieron sin consultar a nadie, violando los la dignidad de la gente humilde, aprovechando sus desconocimientos, violando los derechos humanos, violando los derechos constitucionales, porque siempre querían inaugurar a fuerza de capricho, a escondidas.

«Como dijimos desde hace siglos somos dueños naturales de estas tierras, , pero sin embargo venimos siendo atropellados, engañados en nuestra propia casa. (un claro ejemplo abuelos hermanos fueron llevados como esclavos a los Ingenios).

«¿Acaso nosotros nos metemos a donde no nos corresponde? ¿O les quitamos algo? Creemos que hora de hacer oír nuestras voces y GRITARLE al mundo entero que de una vez por todas queremos GOZAR de esa libertad de la que tanto se hablo al cumplir el Bicentenario de la Patria. Les decimos a nuestros gobernantes que no somos esclavos, ni propiedad de ellos. Que están muy equivocados si creen que pueden decidir sobre nosotros. Basta de utilizarnos para que vengan otros empresarios a enriquecerse, explotando a nuestra gente y nuestros recursos. No queremos un hotel funcionando en nuestro lugar, porque consideramos que a nosotros nos beneficia en nada, al contrario creemos que traerá consecuencias negativas.

«O, es que no quieren darse por vencidos? De alguna manera quieren que ese hotel funcione, ¿ Y cómo? Miren todo el mundo, y hasta están, fabricando una ley para imponer en el Voto electrónico. Pensemos un momento, en qué cabeza cabe esto? O es que nuestros gobernantes son extraterrestres?¿ En qué planeta viven?. Con razón llegan en una nave espacial y están solo uno minutos y no conocen nada de nosotros. ¡ ah, es otro burla más! Pues si no lo saben, les decimos que no pensamos votar usando computadora, porque estamos seguros que nos van a engañar. Aparte que muchos de nosotros somos ciegos, porque no sabemos leer ni escribir, nos quieren echar tierra a los ojos.

«La mayoría de los ciudadanos no terminaron la escolaridad primaria y mucha gente no sabe leer ni escribir. ¿Cómo pueden pedirle que emita su voto electrónico si ni siquiera conocen una computadora? Señores del gobierno tengan por lo menos un poquito de respeto. Porque no primero se dedican a ayudar a la gente a que aprenda a leer y escribir, hasta ahora nunca funciono un centro de alfabetización, todos los años se pasan con pura promesa, creando falsa expectativa en la gente.

«Basta ya de burlas. Si nos quieren ayudar háganlo de verdad. Necesitamos capacitación. Y, PEDIMOS que ese edificio, se destine a la creación de (Instituto) un Centro de Estudios terciarios (y/o Universitario), ya que nuestros estudiantes andan sufriendo, dando lástima en diferentes ciudades, sin recibir ninguna ayuda como albergues.

«Lo que se necesita en nuestras comunidades es CAPACITACION eso si significa progreso y desarrollo para una comunidad, para la provincia y nuestra nación Argentina”.

«FIRMA: LA ORGANIZACIÓN DE COMUNIDADES ABORIGENES DE NAZARENO.»

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: Responsabilizan al director de Minería por avalar la explotación de una cantera a un supuesto asesino

PRIMERA FUENTE

Integrantes de una ONG denunciaron que desde la Dirección de Minería se permitió a un sospechoso de asesinar al indígena Javier Chocobar explotar una cantera de lajas en tierras hoy ocupadas por el pueblo originario. Advierten que esta autorización fue un detonante del cobarde ataque contra la comunidad de Chuschagasta.

El crimen del integrante de la Comunidad Indígena de Chuschagasta, Javier Chocobar, sigue generando aristas que conllevan nuevas acusaciones. Desde la ONG “Linderos del Salí”, responsabilizaron al director de Minería de la provincia, Juan Carlos Rongetti, por haber concedido un permiso de explotación de una cantera de lajas a Darío Amín, uno de los sospechosos del asesinato.

Según afirmó José Argañaraz, el funcionario habría concedido la autorización pese a que la cantera se halla en tierras sobre las que la Justicia aún debe dirimir a quién pertenecen. Mientras la comunidad indígena defiende su ancestral derecho de posesión sobre el latifundio, Amín argumenta ser el propietario de éste.

Bajo este pretexto, el terrateniente, acompañado de los ex oficiales exonerados Luis Gómez y José Valdivieso irrumpió el 12 de octubre pasado en las tierras de Chuschagasta (ubicadas en la localidad de Chusca, departamento Trancas) lo que derivó en el crimen de Chocobar y otras tres personas heridas con armas de fuego.

“Rongetti dio a Amín un permiso para explotar esa cantera cuando ni la Justicia pudo determinar quién es el propietario. Gracias a esta autorización, el presunto asesino fue a reclamar las tierras a los indígenas, con las trágicas consecuencias que todos conocemos”, acusó Argañaraz en declaraciones a primerafuente.

Según se explicó desde la ONG, el Código de Minería establece que el dueño del terreno es el propietario de la cantera que allí se halle, siempre que se traten de minerales de tercera categoría (de naturaleza pétrea o terrosa y las que sirven para materiales de construcción como las lajas).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Memorias del fuego

Guillermo Posada (PRENSA RED)

El 29 de mayo de 1969, dirigentes sindicales y comisiones de base empujaron a las calles la exigencia de respirar nuevos aires en el país. Agustín Tosco de Luz y Fuerza, Atilio López de UTA, Jorge Canelles de UOCRA y Elpidio Torres de SMATA, dieron forma al Cordobazo.

“El saldo de la batalla de Córdoba, "El Cordobazo", es trágico. Decenas de muertos, cientos de heridos. Pero la dignidad y el coraje de un pueblo florecen y marcan una página histórica argentina y latinoamericana que no se borrará jamás”.

Así describió Rodolfo Walsh en el Diario de la CGT de los Argentinos los acontecimientos del 29 de mayo de 1969. Córdoba fue entonces el punto de condensación, como describe la historiadora cordobesa Mónica Gordillo, de las luchas sindicales y políticas que arrastraba la década del ’60.

Aquellos años, marcados por la proscripción del peronismo, gobiernos seudo democráticos débiles e ilegítimos y dictaduras militares que se repetían para impedir el ejercicio de la voluntad popular en el gobierno, cimentaron el camino de la acción obrera en un período de expansión popular que resistía los mandobles de una dictadura que resbalaba en su propia decadencia. Una camada excepcional de dirigentes sindicales y comisiones de base empujaron a las calles la exigencia de respirar nuevos aires en el país. Nombres como Agustín Tosco de Luz y Fuerza, Atilio López de UTA, Jorge Canelles de UOCRA o Elpidio Torres de SMATA atravesaron el prisma de la historia para difuminar sus propias diferencias y confluir en el podio de los luchadores de la causa popular argentina.

La ciudad, conocida en aquellos años como la Turín argentina, mostraba un amplio desarrollo industrial metalmecánico, la universidad nacional vigorosa y llena de estudiantes ansiosos por protagonizar su momento histórico y una clase media que, aunque siempre aplastada por la matriz beata mediterránea, también expresaba el hastío hacía un gobierno de tinte fascista que reducía libertades y desorganizaba, a fuerza de represión, la vida pública. A ello se sumaba el despertar de curas tercermundistas que abrazaban la causa obrera con fervor. La revista “Cristianismo y Revolución” era su órgano difusor. “Ellos hablaban de revolución abiertamente, cuando Tosco era mucho más medido en público”, cuenta el legendario periodista Ernesto Ponsati, colaborador de prensa en el Sindicato Luz y Fuerza de Córdoba entre el ’64 y el ’74.

Si aquel 29 de mayo, Día del Ejército para más detalles, las columnas de trabajadores entraron al centro de la ciudad por los cuatro puntos cardinales y dominaron el terreno hasta las cinco de la tarde, fue fruto de años de convulsión presurizada donde las demandas de libertad política, mayor calidad de vida y el ejercicio de los derechos sindicales, se mezclaba con la onda planetaria crítica al sistema capitalista, la relajación de las costumbres sociales y el anhelo de una revolución social donde, para muchos, Juan Domingo Perón tenía un papel insustituible. Si para otros la figura del General no incluía cambios en la estructura social del país, esas discusiones quedarían para más tarde.

La ceguera de la dictadura atacaba por igual a los trabajadores y, en Córdoba, la división entre colaboracionistas y combativos se remendó para resistir la pérdida de las quitas zonales y el sábado inglés, derechos adquiridos que la orgullosa clase obrera cordobesa no estaba dispuesta a tirar por la borda que proponían las políticas neoliberales de Adalberto Krieguer Vasena, ministro de Economía del dictador Juan Carlos Onganía.

La división entre la CGT de los Argentinos –que rechazaba de plano al régimen y era comandada por Raimundo Ongaro–, y la CGT Azopardo –colaboracionista con Onganía y dirigida por Augusto Vandor– tenía características propias en la provincia: la minoritaria a nivel nacional era mayoría en terreno cordobés. Sin embargo, aún siendo más sindicatos la CGTA no contaba con los sindicatos industriales que podían movilizar miles de trabajadores desde el cordón industrial hacia el centro de la ciudad.

“Ante las diferencias sobre la política nacional los dirigentes optaron por la consigna ‘unidad en la acción’ como fórmula para subsanar las diferencias”, recuerda el abogado laboralista Luís Reinaudi, secretario Gremial del Sindicato de Prensa en 1969 con sólo 24 años. La pueblada cordobesa, que descarta el espontaneísmo como explicación histórica, tuvo los dientes apretados y una organización detallada que incluyó a Tosco enseñando a los compañeros mecánicos cómo armar las bombas molotov en los fondos del gremio. “Me lo contó el gringo en persona”, afirma Ponsati.

El desenlace

“SMATA era la infantería de la clase obrera cordobesa”, señaló el abogado Lucio Gazón Maceda a la revista Umbrales al cumplirse el 30º aniversario del Cordobazo. Sus asambleas eran masivas y expresaban la dinámica social de la época. “Había una conciencia de la propia fuerza muy grande”.

Elpidio Torres, obligado por sus bases y empujado por el dúo que formaban Tosco y Atilio López, convocó a una asamblea general el 14 de mayo en el Córdoba Sport, club donde se realizaban peleas de box, que fue duramente reprimida por la policía. Eso terminó de decidir al dirigente, que en Buenos Aires el diario de la CGTA calificaba de ‘cipayo’, pero que en Córdoba era valorado como un táctico que asumió sus responsabilidades el 29 de mayo.

El paro de UTA, realizado en 5 de mayo, ya había demostrado la capacidad de bloquear la ciudad, sólo restaba ocuparla. Cuando las columnas de trabajadores de IKA-Renault abandonaron la planta a las 11 de la mañana, los obreros llevaban sus bolsillos repletos de municiones de rulemanes que harían horas después retroceder a la Guardia de Caballería en una mitológica imagen televisiva donde se pudo observar a los policías a caballo escapar de la furia de los manifestantes. El asesinato del tapicero de Renault Máximo Mena al medio día, en la esquina de Arturo M. Bas y bulevar San Juan, enardeció los ánimos y la policía se retiró de las calles, desbordada, cuando se le terminaron los gases lacrimógenos.

Las barricadas se sucedieron en cada esquina y el pueblo salió de sus casas para participar de la contienda, aportando material para las fogatas y apedreando a la policía, mientras el gobernador Caballero rogaba que el Ejército controlara una situación salida de madre. Pero sólo a las cinco de la tarde, los blindados salieron desde La Calera, a escasos kilómetros de la ciudad, para retornar la calma.

El viernes 30, en medio de un paro general nacional que habían acordado las dos CGTs, los últimos focos estudiantiles del barrio Clínicas fueron acallados. Pero el golpe estaba dado. La dictadura no volvería a ser la misma. “Se les acabó el verso de ‘primero el tiempo económico, segundo el tiempo social, por último el tiempo político’. Todo se les vino encima”, asegura Reinaudi.

Los más importantes dirigentes gremiales fueron condenados a la cárcel por tribunales de guerra armados sobre la marcha y amnistiados meses después.

Al igual que la Reforma Universitaria, el Cordobazo forma parte de los hitos de la historia de la provincia que los cordobeses recuerdan con orgullo. Tiempos en que no existía la Fundación Mediterránea y que nadie sospechaba que los militares serían capaces de secuestrar, torturar y matar a los militantes populares, para después robarles a sus hijos. Aquellos dirigentes sindicales del ’60 esperan aún que Córdoba recupere la memoria corporal que generó la efervescencia, las convicciones y la organización de todo un pueblo luchando en las calles para vivir según su propio designio. “Nosotros tenemos una pretensión muy ambiciosa: conquistar el derecho a ser los herederos de aquella expresión sindical”, concluye Oscar “Cacho” Mengarelli, secretario general de la CTA Córdoba.

Las puebladas de mayo del 69

El 15 de mayo de 1969 Corrientes fue la chispa que encendió la mecha del estallido social que terminaría con las ínfulas del dictador Juan Carlos Onganía. Han pasado 40 años del “Correntinazo”, hecho histórico considerado emblema de la resistencia estudiantil y popular al “Onganiato”. En 1969, estudiantes de la Universidad Nacional del Nordeste (Unne) protagonizaron una masiva lucha contra la privatización del comedor universitario, recibiendo el apoyo de gremios e importantes sectores populares de toda la provincia.

En la represión a una de las tantas manifestaciones, cae asesinado el estudiante de medicina de 4º año, Juan José Cabral. Para repudiar el hecho y apoyar la lucha estudiantil, se movilizaron miles de correntinos, lo que se conoció como el “Correntinazo”. Días después se dio el “Rosariazo” y el “Cordobazo” que hirieron de muerte a la dictadura de Onganía.

Esa lucha estudiantil logró que no se privatice el comedor de la Unne y dos años después, en 1971, se consiguió derogar el ingreso eliminatorio en la Facultad de Medicina.

Héctor Quagliaro, histórico dirigente de ATE, recientemente fallecido, fue el líder del Rosariazo en su condición de secretario general de la CGT de los Argentinos en esa ciudad santafecina. Así recordaba los hechos el “Colorado” Quagliaro:

“El primer Rosariazo fue el 21, 22 y 23 de mayo y se generó porque habían matado a un estudiante en Corrientes. Se hizo una marcha del silencio, Raimundo Ongaro que era el Secretario General de la CGTA nacional, mi compañero de siempre, me mandó a que participara. Yo fui con dos estudiantes de Rosario, Walter Pereyra que era del FEN, y el chico Fernando Lagruta, que fue después asesinado por el proceso genocida. Era de Integralismo, un grupo social cristiano. Y bueno, después acá hicimos una reunión y avanzamos en decretar una movilización. Acá lo matan, el 16, a Bello. Yo estaba en el Obispado de Resistencia, en el Chaco, con la juventud del Chaco que era muy valiosa, había estado dando charlas allí, y me avisan de la muerte de Bello, en la galería Melipal, porque salieron a manifestar ante el comedor universitario que estaba por la calle Corrientes.

Entonces yo vuelvo para Rosario, hay una movilización de los estudiantes, y matan a un joven, que era estudiante y obrero metalúrgico, Blanco, frente a LT8. La disculpa de la policía fue que decían que iban a tomar LT8, lo cual no era cierto ya que el objetivo no era ese. Un estudiante que después se recibió y fue político, Aníbal Reynaldo, lo quiso ingresar al Sanatorio El Palace, que estaba acá en la calle Italia, la policía se lo impidió y el chico murió desangrándose en la calle. En el velatorio de este chico se reunieron más de 10 mil personas acompañando el féretro hasta el cementerio. Así que bueno, esos hechos han quedado registrados como los hechos de masas más importantes de la ciudad.

El segundo Rosariazo se produce en septiembre de 1969 cuando estalla un conflicto ferroviario por la suspensión de dos compañeros que eran militantes sindicales, la Unión Ferroviaria estaba intervenida, se llamó a una asamblea, se autoconvocó a una asamblea en la Unión Ferroviaria. Yo participé en mi carácter de Secretario General de la CGTA, ellos decidieron un paro, traspolamos eso a un plenario de todos los sindicatos de Rosario y se resolvió hacer un paro general con movilización. En ese tiempo, no sé si la palabra correcta es ésa, pero inauguramos un nuevo mecanismo de protesta, que ya no era el paro como se decía "dominguero", sino que convocábamos a la ciudad, o dividíamos a la ciudad en zonas y convocábamos desde las 10 de la mañana a encontrarse en determinado lugar a todos los sectores organizando en cada zona, para confluir en el centro. Eso produjo una represión, y bueno, se lanzó allí el paro de septiembre, que fue el segundo Rosariazo, que tuvo también una connotación social muy importante”. Palabras de Quagliaro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...