martes, 15 de junio de 2010

Estrategias de supremacía y los costos de la tensión bélica

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Durante el casi medio siglo de la confrontación Estados Unidos – ex Unión Soviética (1945-1991), la búsqueda de la supremacía por una u otra potencia, y la imperativa necesidad de preservar la paz, significó un nivel de tensión mundial permanente sin precedentes. Se comprueba, por el nivel de tensión actual en las relaciones internacionales, que sus efectos han sido de una magnitud subestimada hasta el día de hoy.

Eric Hobsbawn dice que la segunda mitad del siglo 20 ha sido la época donde más revoluciones hubo. Hay que agregar que ha sido también la que más tensión generó en las vidas de las personas y de las naciones.

Se incorporó una determinante cultural de tensión bélica omnipresente sobre la cual el análisis parece todavía insuficiente. Esto se hace más evidente considerando -en lo esencial- las actuales guerras en Irak y Afganistán, el ataque armado israelí al barco humanitario turco, el zarpazo norcoreano al barco de guerra de Corea del Sur, el acoso al desarrollo nuclear de Irán, y la actual carrera armamentista.

El mercado de las armas no exhibió niveles importantes de contracción a pesar de la crisis económica de 2008, y por el contrario se recuperó fácilmente, según un informe del propio Congreso de Estados Unidos de 2009.

Es así que al observar el frágil ámbito que se está creando para un desarme nuclear entre Estados Unidos y Rusia, es importante tener presente que la confrontación del formato anterior entre Estados Unidos y la ex Unión Soviética estuvo marcada por la situación límite más crítica: el uso efectivo del arma nuclear con resultados devastadores. Hoy, al parecer, esta coyuntura es menos probable de lo que era 20 años atrás, sin embargo el nivel de tensión en las relaciones internacionales no ha disminuido más allá de la debilidad intrínseca de una comunidad internacional ultra fragmentada por múltiples intereses en esta etapa de la globalización.

En la confrontación bipolar que acaba con el desmembramiento de la ex Unión Soviética (1991), el elemento de base consistía en obtener la supremacía política y el control. Considerando que la aspiración era expandir el área de influencia, la política y el componente ideológico ocupaban un lugar central en la estrategia.

La articulación de potentes mensajes por ambos bloques finalmente conducía a formar espacios subordinados. Esta tensión se expandía en los cuatro puntos cardinales del planeta y el resto de los países trazaba sus espacios de supervivencia en relaciones de subordinación a la confrontación central. Aún así, el elemento que le entregaba el principal sustento y que poseía un enorme efecto persuasivo, consistió en el poderío militar de cada bloque, sobretodo el de la capacidad bélica nuclear, y en el montar ejércitos poderosos en los países de cada bloque para contener la insurrección interna.

En este sentido se produce un desgaste en la economía global al ponerse al servicio de la supremacía bélica. Por el lado de la ex Unión Soviética, la economía desde sus bases contenía el componente de ser una economía más de guerra que las de los países de la alianza occidental. La evaluación económica de la experiencia que se acumulaba en la ex Unión Soviética, jugaba un rol razonablemente secundario ante la posibilidad de la expansión de la ideología comunista y el posicionamiento en piezas claves en la expansión territorial, principalmente en África y Asia.

En el ámbito económico que rodeaba a la alianza occidental encabezada por los Estados Unidos, la evaluación era marcadamente negativa y jugaba un rol central en lo que más sustentación le daba al sistema: su jerarquía económica y social por sobre del que detentaba el polo contendor.

Por una parte la ex Unión Soviética se desangraba económicamente en pos de una supremacía política y bélica, y por la otra, la alianza Occidental también se debilitaba económicamente no sólo por el peso de la confrontación, sino por las crisis cíclicas propias del capitalismo.

Se presenta una situación de un planeta económicamente “gastado”, por estar subordinada la economía en una magnitud importante a las estrategias de supremacía y a la política basada en el poderío bélico

La “tiranía” de esa tensión sobre el mundo político, no se desactiva con facilidad. Hoy, el tema de la capacidad nuclear en el poderío bélico de los países, ha regresado en la agenda política internacional. Empieza a adquirir una prominencia impensada hace una década atrás. No es la tensión con la dimensión de la anterior confrontación. Pero se inscribe en el mismo registro: el miedo a la devastación producto de la supremacía.

La situación futura es complicada, porque se ha abierto un espacio de relaciones internacionales centrado en la economía. Y, se tiende a pensar, que con el fin de la confrontación bipolar centrada en la preocupación política y bélica, le tocaba “el turno casi exclusivo a la economía”. Sin embargo es apenas un espejismo. Esto será posible sólo cuando se despeje la vieja tensión generada por el poder basado en el poderío bélico.

A pesar de que la tensión de la anterior confrontación contribuyó significativamente al desarrollo de la economía, en la suma y resta, ha arrojado un déficit, al comprobarse el descenso de las tasas de crecimiento de los países occidentales más poderosos después del período álgido de la confrontación (1960-1974, que deriva en la crisis económica global de mediados de los años 70. Desde 1946 a 1974, los costos militares de Estados Unidos alcanzaron 1.3 mil billones de dólares (D. Sedivy). Para Robert Higgs del Independent Institute de California, los gastos militares de Estados Unidos entre 1950 y 1985 se posicionaron entre 150 mil y 250 mil millones de dólares.

Se puede concluir que el período ha significado no solamente el de más revoluciones y tensiones, sino también el de mayores pérdidas económicas a pesar de la aparente rentabilidad de la guerra.

Dejemos una conclusión abierta: en el período pos segunda guerra mundial, el mundo no ha experimentado un funcionamiento económico bajo un contexto sin la determinante de la tensión bélica provocada por las estrategias de supremacía.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sistema de opresión, mascaras democráticas

Carlos Amir González (especial para ARGENPRESS.info)

Quienes pensábamos por los setenta, al igual que lo anunciaba Fidel, que traspasaríamos el siglo veinte con un mundo de cara al socialismo, hoy podríamos con todo derecho sentirnos frustrados, decepcionados, o tal vez con una huelga de brazos caídos, pensamientos, neuronas en el mismo estado, por aquello de que también creímos en nuestros revolucionarios de los sesenta de que la “imaginación debía ir al poder”.

El poder de la imaginación de pensar de soñar un mundo distinto, diferente al que nos tocó cohabitar con pobres e indigentes de la condición humana, o no tan pobres e indigentes pero pensadores o analizadores de que este sistema capitalista con más de cuatrocientos años de “gestión y actuación” dentro de la sociedad humana, y como único custodio del único planeta que habitamos, está colapsado y aplazado como administrador de nuestro destino, futuro.

Es más ha logrado que no tengamos destino ni futuro, los más los todos, y ellos dentro pero “sin imaginación” para pensarse dentro de otro sistema que no sea el propio, el de la acumulación de riqueza sin sentido, el de cada día ser más con mucho, con todo, pero rodeados de gente, de pueblos que cada vez están en peores condiciones de poder reproducir el circuito de que ellos se “alimentan” para acrecentar sus burbujas de reproducción capitalista. ¿Pueden seguir así sin darse cuenta? SI, siguen así dándose cuenta. Son los administradores de un monstruo al cual no le pueden regular sus fauces mecánicas, no están interesados, son los custodios de alimentarlo y alentarlo en cuanto a seguir funcionando, son los custodios de su vida, el monstruo es su tótem y su espejo, su réplica de existencia, su razón de ser y existir.

Nuestra ineficacia, nuestros errores

Socialistas de sentido científico, inexorable, el futuro viene nos decía Benedetti, y también nos decían “no es de revolucionario quedarse al costado de la puerta, a ver pasar el cadáver del imperialismo”. Un cadáver que aun hoy luce lozano y pletórico de vida (o tal vez de muertes) pero que continua airoso, no hay duda. Su principal líder y representante se va a recibir el premio Nobel de la Paz, y hace un discurso “hablando de lo justo y necesario de las guerras en que está involucrado, para salvar al mundo de los enemigos de la paz, libertad y democracia”.

Gandhi se revuelve en su tumba y en su dicho, “no hay varios caminos hacia la paz, la paz es el único camino”, pero estos exterminadores de la paz, de la libertad, igualdad, fraternidad, solidaridad entre los seres humanos, nos llevan a un mundo estructurado sobre mentiras, patrañas, engaños, donde nos anuncian que una vez superados “los males que a todos nos aquejan por igual”, se abrirá la vieja senda de nuestra futura felicidad, a través de un consumismo sin trabas e igualitario que les permita engordar más sus alforjas. Para que al anochecer de cada día el ciudadano que duerme hambriento sueñe con un plato de comida posible al amanecer del siguiente día, el que duerme bajo el puente con un hogar, el que quiere estudiar atravesando la puerta de una academia, el de escaso salario con uno que le permita arribar a los bienes que mitiguen las necesidades familiares…y así el “sueño americano” o el de los estados y sociedades del “bienestar social” golpeará a la puerta hasta de los hogares asiáticos y esquimales, por qué no ? O es que acaso la “vida no es sueño” ?

Lenin decía que era válido soñar a cuenta de después del sueño hacer cosas en concreto para que los sueños se hagan realidad. El sueño de esa sociedad socialista más justa, más posibilitadora para todos, con los medios de producción al servicio de cubrir las necesidades sociales, con la banca de capitales nacionalizada al servicio de la nación, con alimentos – vestimenta – salud – pleno empleo - educación para el desarrollo de los sectores populares, con un comercio a través de importación – exportación para obtener reservas que nos hagan no más ricos sino que más libres y soberanos para disponer de nuestros recursos de cara a una justa redistribución de la riqueza que nos lleve a “la pública felicidad”; parece que nada de esto cupo en el sentido de nuevos y viejos administradores del sistema capitalista, que en algún momento confundieron sus planteos políticos con socialismos o el moderno y proclamado sentido progresista de plantear cambios o rectificaciones al sistema imperante en los términos de relación social y económica.

Después de cinco años de gobierno progresista en Uruguay el 70 % de la clase trabajadora uruguaya cobra menos de 240 dólares mensuales, en Chile la misma cosa, en Argentina, en Bolivia que en algunos aspectos pinta mejor les es dificultoso a los trabajadores hablar de recuperación del poder adquisitivo del salario, la mayor carga impositiva en estos países del progresismo cae sobre la espalda de los trabajadores y sectores medios, sigue siendo el libre albedrío de los sectores económicos más pudientes en el tema impositivo – no es la razón sencilla y simple de que “el que más tiene, que más contribuya”, ni que hablar del Paraguay donde en principio parlamentarios y empresarios se negaron a un Impuesto a la Renta Personal y hoy se niegan los empresarios de la soja o agronegocio a pagar impuestos que no sobrepasan el 12 %. Pero bueno, menos mal que se pintan de progresistas (vaya a saber donde se acuñó el término, o que quiere decir en lenguaje político) y no de revolucionarios o socialistas que a esta altura de sus “administraciones” se sabe que no son, o por lo menos que a esos lugares político, ideológicos no se encaminan ninguno de sus cambios, sino que mas bien rumbo a ser los nuevos administradores del viejo orden capitalista.

Que esto sea así tiene que ver con la falta de presencia, peso, cuestionamiento, falta de propuestas creíbles y sostenibles, tomadas por los sectores populares, de parte de los sectores políticos del socialismo, de la revolución de la izquierda, del comunismo, del sindicalismo, cooperativismo, y muchos más que no han sido capaces de instrumentar y articular por dentro de la sociedad proyectos de país, de nación, políticos, culturales, económicos que sean el instrumental liberador con que los pueblos quieran desbrozar el camino de su construcción futura.

El retorno de los brujos

Pasaron ya más de tres décadas y media de Neoliberalismo, el mismo destruyó, arrinconó, replegó a las organizaciones del sindicalismo y del socialismo. Luego del mismo los pueblos se animaron a elegir propuestas de cambio de las llamadas “progresistas”. Dentro de las formas republicano – representativas de conferir el gobierno, los pueblos no se aplazaron, puede decirse que eligieron bien. Esa elección estuvo vinculada a Fuerzas Políticas de entonación Progresista que prometieron cambios desde la gestión de los nuevos gobiernos, para corregir los males de la devastación Neoliberal. Enumerando altos índices de desempleo, liquidación de la industria nacional, de la banca nacional, privatización y saqueo de empresas públicas – y donde no pudieron privatizar “concesiones para tercerizar servicios”, extranjerización de la tierra, concentración de la misma y su uso en manos de las grandes transnacionales del Agronegocio que presentan la paradoja que su “revolución verde” de la soja transgénica y otros cereales trae consigo la “deforestación” que conjuntamente con la rapaz Minería seguirá trayendo consecuencias terribles sobre nuestras tierras, desaparición de pequeños y medianos productores y comerciantes de la ciudad y el campo con la contracara de la aparición de grandes cadenas de Supermercados que concentran la compra y comercialización de alimentos – ropas – electrodomésticos y terminan siendo los “fijadores de precios” de lo que compran y venden y finalmente teniendo mucho poder concentrado en lo que hace al proceso de carestía de la vida de los ciudadanos.

Quienes dentro de este proceso sacralizaron al Mercado Internacional y Nacional como el gran árbitro y articulador de la construcción de los procesos económicos y empequeñecieron y degradaron la labor del Estado en este sentido, ganaron durante mucho tiempo la dominación político, ideológica y cultural sobre la voluntad creadora de los pueblos, fueran estos de la centralidad del sistema capitalista como de la periferia. La Revolución Conservadora del Capitalismo se impuso a “las buenas o a las malas”, sacar de la mente y la vida corriente y común de la gente ese Proyecto de Mundo y Naciones, es un imperativo de la época de parte de quienes seguimos pensando que el Socialismo sigue siendo como Sistema Político, económico y social, la única tabla de salvación para el estado de cosas a las que nos ha llevado el anciano régimen, un naufragio masivo de la Humanidad. El Arca de Noé, frente a este prolongado diluvio de crisis en varios terrenos con sus consecuencias de hambrunas, desempleo y destrucción creciente del planeta, es el Socialismo sin apellido y hablando el idioma que los nuevos tiempos requieren, pero no un lenguaje de conciliación con los que nos siguen llevando a una nueva debacle, siendo los responsables de las anteriores.

La conciliación con los agentes políticos y económicos que han sostenido el sistema capitalista en el centro o en la periferia, solo ha generado en los pueblos que han apostado por “gestiones de cambios transformadores”, desconfianza y decepción, surgiendo la ilevantable frase de “son más de lo mismo”, generada en la visión de la falta de convicción y decisión para profundizar en los cambios.

En Europa la “derecha xenofóbica” recupera el timón de las naciones frente a una socialdemocracia que fue una administradora “con rostro humano” de los mismos intereses económicos y sociales. Algunos gobiernos regionales y peso político en algunos parlamentos, son zonas de presencia de la izquierda europea, y muchas centrales de trabajadores aun mueven sus luchas y las direccionan desde esta perspectiva política e ideológica.

En Africa subsahariana la situación es de carácter hospitalario, y más al norte, con algunos enclaves de mayor desarrollo y de estabilidad política, las cosas no cambian tanto, sus pobladores se siguen subiendo a precarias embarcaciones para huir de la miseria arribando a costas europeas, si es que lo logran y para iniciar procesos de discriminación y esclavitud laboral.

Oriente, Asia, Oceanía, las Américas, no marcan diferencias en cuanto a la profunda pauperización de los niveles y calidad de vida de sus pueblos, salvo por algunos verdores esperanzadores que se presentan en algunos procesos políticos, que son sustentados por la voluntad votante de los pueblos en más de un 50 %, y en alianzas políticas “atadas con frágiles hilos”, que pueden desbarrancarse si es que no aparecen “buenos atributos en la conducción política, que congenien capacidades técnicas, científicas, académicas, sociales, culturales, con un proceso transformador claro en sus objetivos y certero en la articulación de una planificación que no se aparte del cumplimiento de sus etapas, por más que los enemigos de los pueblos la bombardeen con artillería pesada”.

Mascaras democráticas

Desde Europa se lanza una mirada esperanzadora sobre los cambios políticos que se han desarrollado dentro de América Latina y en América Central, sobre todo desde su Socialdemocracia y Partidos y Movimientos de Izquierda, Centrales Sindicales…y plantean que hay que tomarlos como un buen ejemplo, para corregir males que a ellos le acontecen.

Países eje de lo que en Europa acontece como Alemania, Italia, Francia, Inglaterra, Holanda, y lo que hacia adentro de la Comunidad Económica Europea los mismos determinan, pasando por las repercusiones internacionales en un mundo globalizado, actúan sobre la base de políticas de Extrema Derecha en el marco de lo que ha sido la revolución conservadora de Reagan y la Dama de Hierro. Lo clásico era que las consecuencias de las crisis permanentes o cíclicas del Sistema Capitalista, las pagásemos los países de la periferia, sin embargo la actual, cuya Administración Central fija domicilio en Washington D.C, está teniendo consecuencias terribles en Europa, hace poco nos enterábamos que en Inglaterra los “ajustes” a causa de la misma, dejarán un saldo de 500 mil desempleados, mientras que en otros países europeos ya se cuentan por millones. Triste es ver como los ciudadanos europeos les han devuelto con su voto, el gobierno de sus países, a los propios agentes políticos generadores de las crisis con sus políticas y hoy día los grandes “ajustadores” del Sistema Capitalista. Se que lo mismo amerita el análisis de varias causas, complejas que confluyen, pero la realidad es como es y también amerita verla en su simplicidad. Esos mismos pueblos habían abdicado de la derecha política por las nefastas consecuencias que la misma, en su maridaje con el fascismo, trajo a sus naciones, en los desastres de la guerra y en los desmantelamientos de sus Estados de Bienestar Social.

Si los latinoamericanos en nuestra etapa de postmodernidad, luego de bárbaros caudillajes medioevales, cruentas dictaduras cívico – militares, fascismos empoderados, sistemas electivos de partidos tradicionales que juegan al osciloscopio populista entre progresismo y conservadurismo y que terminan sirviendo a los mismos intereses económicos y sociales que no son los de las mayorías populares que los votan precisamente…no entendemos que en la desarticulación de viejos o “nuevos” sistemas de dominación capitalista está el meollo de nuestra “llegada a las administraciones de gobierno”, seguiremos trabajando políticamente para el diablo. En lo económico sino se destruye el viejo nudo gordiano de una ecuación que determina en la distribución de la riqueza del 100 % de lo producido como tal, un 20 % para el 80 % del pueblo y un 80 % para el 20 % compuesto no de sectores populares precisamente.

En los actuales gobiernos del progresismo, esta distribución de la riqueza sigue siendo así básicamente. Entonces, ¿adónde estamos yendo?.

Las fuerzas nucleadas en el actualmente llamado progresismo o internacionalmente conocido como “otro mundo es posible”, deben comenzar a construir las bases de un Mundo Socialista, único polo racional de una insurgente necesidad histórica, sustituyente de un Sistema Capitalista varias veces anunciado como moribundo, pero que se lo ve muy pujante en cuanto a destrozar militarmente las esperanzas de cambio de los pueblos, y devastar diaria y cotidianamente la única nave que tenemos para arribar a un Futuro Mejor, el Planeta Tierra.
Carlos Amir González es periodista uruguayo residente en Asunción - Paraguay.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Alan García y el APRA: Derecha disfrazada de socialdemocracia

Pável Alemán Benítez (CENTRO DE ESTUDIOS SOBRE AMÉRICA)

Introducción necesaria para comprender al aprismo.

Escribir sobre el sistema de partidos políticos en el Perú contemporáneo implica hacer referencia a su fuerza política más antigua, cuya trayectoria histórica ha estado matizada por las polémicas en torno a su carácter (1) y que ameritan otro artículo. El Partido Aprista Peruano (PAP), fundado en 1930, fue la concreción práctica de aquella idea expresada por el líder populista peruano Víctor Raúl Haya de la Torre en 1924 de crear un frente continental de trabajadores manuales e intelectuales para luchar contra los imperialismos y por la unidad política latinoamericana.

El PAP era la vertiente peruana de la Alianza Para la Revolución Americana (APRA) y su fundador lo describiría como un “partido democrático de izquierda”. (2) El propio Haya de la Torre estuvo a punto de ser presidente del Perú en los inicios de aquella década y un fraude electoral que favoreció al dictador Sánchez Cerro lo impidió, dando paso a la búsqueda del poder por la vía armada, fracasada tras la sublevación de sus militantes y de elementos de la armada en Trujillo, ciudad costera del norte peruano e histórico bastión político del aprismo, lo que gravitó negativamente en las relaciones de este partido con las fuerzas armadas peruanas en la mayor parte del siglo XX.

En las décadas siguientes el aprismo partidista transitó paulatinamente de una postura de radicalismo antioligárquico y antiimperialista hacia posiciones conciliadoras con la oligarquía aliada y subalterna a los intereses de las potencias capitalistas. Como rechazo a la llamada Convivencia que existía entre la dirección del PAP y el gobierno derechista de Manuel Prado (3), el sector aprista más radical bajo el liderazgo de Luis de la Puente Uceda creó el APRA Rebelde en 1959 y tres años más tarde se transformó en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), iniciando una lucha guerrillera a mediados de los años sesenta que aunque fracasó militarmente alimentó la conciencia crítica de los oficiales que junto a Juan Velasco Alvarado protagonizaron la Revolución Militar Peruana desde 1968 hasta finales de los setenta. (4) De La Puente Uceda, pese a su origen político, es al mismo tiempo una víctima de la alianza entre el aprismo y los partidos oligárquicos en el legislativo peruano, pues la muerte cruenta que recibió, su decapitación y posterior desaparición de sus restos mortales, pudo ser consecuencia del proyecto de ley presentado por la bancada aprista que establecía “la pena de muerte para todos los insurrectos del 65”. (5)

Es importante señalar que la animosidad entre el APRA y las Fuerzas Armadas era recíproca, compartiendo por regla general los apristas la oposición al gobierno velasquista junto a la oligarquía. La excepción fue el ex guerrillero mirista Carlos Delgado, ex secretario personal de Haya de la Torre, quien trabajaría en el Sistema Nacional de Movilización Social (SINAMOS), la entidad política que a falta de un partido creó el gobierno de Velasco para establecer una relación eficaz con la población. Aunque Haya de la Torre trataría de establecer un acercamiento con los velasquistas, a quienes consideraba ejecutores de parte de las propuestas históricas del aprismo, llegando a afirmar públicamente:

“...a los que han tomado el gobierno por la fuerza, (…) podemos decirles: los podemos ayudar (…) no se nos califique de partido hostil, hostil no podemos serlo contra un programa del que nosotros somos padres y creadores.” (6)

Sería el sucesor de Velasco Alvarado, el general Francisco Morales Bermúdez quien daría un giro a la derecha y en 1976 comenzaría a tratar con el PAP un retorno del gobierno a manos civiles. (7) Ello le posibilitó a los apristas controlar el proceso constituyente, presidido por Haya de la Torre y donde el joven Alan García ya jugaba un papel protagónico como delfín del fundador del APRA, que tuvo como culminación la aprobación de una Constitución Política en 1979. Sin embargo Haya enfermó gravemente antes de concluir la redacción de la Carta Magna, perdiendo el PAP su mejor opción para la candidatura presidencial en los comicios de 1980 donde resultaría electo por segunda ocasión Fernando Belaúnde Terry. (8)

El primer gobierno del APRA: ¿“sólo el APRA salvará al Perú”? (9)

El voto favorable a un presidenciable aprista en 1985 de casi el 50% del padrón electoral reflejaba un castigo hacia la derecha conservadora responsable de la desacertada respuesta estatal a la violenta irrupción del Partido Comunista de Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL) en la escena pública a partir de 1980. Sin embargo, el APRA era corresponsable de haber apoyado con su bancada parlamentaria al sector oficialista de Acción Popular en el Senado cuando propuso que la subversión armada (‘terrorismo’) debía ser considerada como “traición a la patria”. (10)

La población peruana tuvo la posibilidad de definir un presidente con un discurso clasista (Alfonso Barrantes de Izquierda Unida) o la opción aprista que desde lo nacional y popular aparecía distanciada de la polarización social y a favor de la estabilidad. Cuando Alan García asumió la presidencia por primera vez en 1985 venía rodeado de un discurso progresista y de transformación social que generó expectativas de cambio. Uno de los actores del conflicto armado interno, el insurgente Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), anunció el día de su toma de posesión que no realizaría inmediatamente acciones militares contra este. (11) En relación a las amplias facultades que había otorgado el gobierno de Belaúnde a las fuerzas armadas y policiales para reprimir la “guerra popular” de Sendero Luminoso, el nuevo presidente criticaba la sistemática violación de los derechos humanos y de las normas de derecho internacional humanitario que afectaban especialmente a la población civil no combatiente de origen indígena que habitaba en los departamentos andinos. Alan García anunciaba en su primer discurso como mandatario:

“La ley será aplicada con severidad, también para quienes violen los derechos humanos mediante la muerte, las ejecuciones extrajudiciales y la tortura y por abuso de su función, pues para luchar contra la barbarie, no es preciso caer en la barbarie.” (12)

Sin embargo, este enunciado a favor de la legalidad en la actuación de las fuerzas militares y policiales en la represión de los actores armados antigubernamentales fue puesto a prueba. El gobierno de Alan mostró rápido una predisposición a calmar la desconfianza histórica de las fuerzas armadas hacia el aprismo autorizando o tolerando los excesos que se cometieron en su primer mandato. Consta que en más de una ocasión las tensiones entre los uniformados y el Ejecutivo estuvieron a punto de desembocar en un golpe de Estado.

Por esa época el PAP se distanció del discurso y creó su propia organización paramilitar, el Comando Rodrigo Franco (CRF), que utilizó para victimar a quienes consideraba partidarios o aliados del PCP-SL, incluyendo militantes de las diversas organizaciones que componían a la Izquierda Unida. Así es como bajo el liderazgo de Agustín Mantilla Campos, quien sería el Ministro del Interior en el primer gobierno de Alan García, el PAP organizó a partir de 1983 el reclutamiento de estudiantes afiliados al aprismo en la Universidad Inca Garcilazo de la Vega para crear ‘cuerpos de seguridad’ que protegieran a los líderes del aprismo. A partir de 1985, convencidos de que el marco jurídico era insuficiente para amparar a las fuerzas estatales en su enfrentamiento contra la insurgencia armada del PCL-SL y del MRTA (13), estos militantes apristas con la participación minoritaria de elementos de las fuerzas policiales se constituyeron en escuadrón de la muerte amparados de impunidad “pues estos casos siempre se investigaron deficientemente sin que se haya impuesto sanción alguna por los mismos.” (14)

La debilidad de Alan frente a las fuerzas armadas, tan evidente en las ironías del suplemento humorístico ¡No! Del semanario ¡Sí! que dirigía el periodista César Hildebrant o en los análisis de la revista de DESCO Quehacer, quedó expuesta durante la crisis de los penales en 1986. En el mes de junio de ese año se reunió en Lima el XVII Congreso de la Internacional Socialista (IS), momento aprovechado por los senderistas presos en los diferentes penales limeños para reclamar sus derechos, tomando rehenes en cada centro penitenciario, lo que desembocó en uno de los hechos más sangrientos registrados durante los años más intensos del conflicto armado interno.

La represión desatada por las fuerzas armadas, especialmente por la infantería naval de la Armada Peruana, provocó un amplio rechazo por la ejecución extrajudicial de muchos presos de SL que se rindieron ante la superioridad de los militares. Sólo en años recientes se filtró a la prensa peruana que la ejecución de los prisioneros casi fue sugerida de modo ambiguo por el propio presidente Alan García en una reunión de emergencia del Consejo de Ministros el 16 de junio de 1986. Unos días después el presidente aseguraba que “el orden había sido restablecido y la autoridad restaurada en los penales, a un costo muy elevado de muertos, lo que significa un precedente de cómo debe actuar un gobierno democrático en el marco de la ley, pero con autoridad para restablecer el orden” (15). El venezolano Carlos Andrés Pérez fue en esas circunstancias el aliado más solícito de Alan García, obrando de vocero ad hoc del gobierno peruano ante los delegados al Congreso de la IS. (16) No es de extrañar que autorizara una represión peor: la del “Caracazo” en 1989.

En opinión del periodista peruano Gustavo Gorriti, la matanza acaecida en los penales es un momento cumbre para el PAP y Alan García. Este comprendió que la herencia histórica de lucha armada del APRA no era suficiente capital simbólico, ni como referente para interpretar al PCP-SL ni para negociar con esta fuerza política. Y en ese sentido, prevaleció en ese instante una vertiente ‘fascista’. (17)

En el marco de una investigación congresional presentada por la minoría de izquierda y bajo la dirección de Rolando Ames, se presentó un informe que estableció la responsabilidad de mandos militares y funcionarios civiles de alto rango en la comisión de delitos de lesa humanidad durante el operativo militar de recuperación de los penales. Dicho informe fue archivado por la mayoría aprista en el legislativo peruano. Al inicio del gobierno de Alberto Fujimori Fujimori, los legisladores de izquierda presentaron varias acusaciones constitucionales contra Alan García que fueron archivadas por un acuerdo político de los bloques legislativos del PAP y de Cambio 90 (el movimiento que aglutinó al fujimorismo naciente), con el apoyo de diputados del Partido Popular Cristiano - PPC (a quien pertenecía Lourdes Flores Nano, la actual líder de Unidad Nacional – UN, quien si fue partidaria de acusar a Alan García por corrupción). (18) La colaboración entre el aprismo y el fujimorismo se remonta al apoyo que los primeros otorgaron a Alberto Fujimori para que derrotara a Mario Vargas Llosa en la segunda vuelta electoral.

Al finalizar su primer mandato, Alan había logrado disolver las simpatías que generó al ganar las elecciones. Dejaba un país sumido en una de las mayores hiperinflaciones que recuerde la historia mundial (7600%). Su intento de ganar protagonismo internacional quedando bien con deudores y acreedores, con la tesis de limitar los pagos anuales de la deuda externa al 10% de las exportaciones, había arruinado la posibilidad de concertar una posición común de los países deudores al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM) para declarar ilegítima e impagable la deuda externa, pese a lo cual fue aislado por ambas instituciones. Súmese a ello un país sumido en el caos de una sociedad sometida al fuego cruzado del terror estatal de las fuerzas armadas de un lado y del terror polpotiano de Sendero Luminoso como contraparte.

Alan casi salió de la escena política por corrupción y el PAP pasó una etapa incierta de supervivencia luego del autogolpe fujimorista de 1992. Acusado el primero, asumió el papel de perseguido político y comenzó un largo exilio en Colombia que duraría nueve años. En el pasado Víctor Raúl Haya de la Torre había tomado la decisión de permanecer a resguardo de la persecución política, luego del fracaso de la insurrección armada de 1948, en la embajada de Colombia en Lima. ¿Paralelismo histórico casual o imitación del líder histórico del aprismo para presentarse como heredero legítimo de su épica? A beneficio de inventario quizás la primera, pero sospechemos de la segunda.

Crisis del aprismo en la década de los 90’ y resurgimiento postfujimorista.

En las elecciones de 1990, aquellas en las que un desconocido ingeniero agrónomo de origen japonés saldría vencedor, el PAP comenzó una década tortuosa. Su candidato, Luis Alva Castro apenas consiguió el 22% de los votos en primera vuelta, quedando fuera de la segunda votación que ganaría Alberto Fujimori frente a Mario Vargas Llosa, quien se había postulado por el Frente Democrático (FREDEMO), una alianza de derecha que prometía como programa económico un severo ajuste económico neoliberal.

Sin embargo, pese a la derrota de su candidato el aprismo se veía así mismo como una fuerza con la que el nuevo presidente tendría que contar, por su fuerza en el legislativo bicameral: 54 diputados de un total de 180 y 16 senadores de los 60 electos. La esperanza del PAP se difuminó luego del autogolpe que Fujimori propinó con sectores de las fuerzas armadas el 5 de abril de 1992, para deshacerse del freno que constituía para él la oposición legislativa.

Disuelto el congreso y sustituido por el Congreso Constituyente Democrático –CCD, fue redactada y votada la constitución vigente en 1993. A partir de ese momento, el aprismo pasó momentos difíciles. En 1995 su candidata a la presidencia, Mercedes Cabanillas Bustamante no pasó de obtener un paupérrimo 7,1% de los votos en las presidenciales, muy alejada del segundo candidato más votado, el ex Secretario General de Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuellar con 22%. De igual forma, en el nuevo legislativo unicameral, el PAP con 6,5% de los votos lograba solo 8 escaños en un congreso de 120 miembros. Peor fue en las elecciones del 2000, porque a pesar de ser notorio el fraude de Fujimori para reelegirse, el conteo de votos fue tan desfavorable para el candidato del aprismo que quedó en sexto lugar y perdieron dos puestos en el congreso.
Es cierto que la candidatura de Alan no pudo ser inscrita por una prohibición legal que fue levantada por la Corte Suprema de Justicia en enero de 2001. Esto le permitió a Alan García presentarse como candidato por el PAP a las nuevas presidenciales donde fue electo Alejandro Toledo en segunda vuelta con un 47,5% de votos favorables al aprismo, que además ganó 29 de los 120 puestos congresionales. (19)

El retorno de Alan García a la política se produce después de una autocrítica a su gestión como mandatario ante los medios. Alan cuestionó varias medidas de su quinquenio de gobierno, declarándose partidario de un ajuste fiscal que no hizo y rechazando la estatización de la banca privada que implementó en su mandato:

“Otro concepto que requiere una revisión profunda es el concepto de la nacionalización de tierras e industrias. En un mundo caracterizado por la disminución de las barreras entre los países (…) hablar de la nacionalización ya suena casi obsoleto.” (20)

Aunque se mostró bastante cercano a la política económica de Alejandro Toledo, haciendo recomendaciones ocasionales, lo que si irritó profundamente a García fue la decisión de Toledo de ordenar la detención de los oficiales que participaron en la operación “Chavín de Huántar”. Y es que en 2001 y 2002 afloraron detalles de las ejecuciones extrajudiciales de al menos ocho tupacamaristas luego de su rendición tras la retoma de la residencia del embajador japonés en Lima en abril de 1997. Esta posición de ‘solidaridad’ con las fuerzas armadas también podría interpretarse como un velado respaldo a los crímenes de lesa humanidad que se imputan al ex presidente Fujimori. (21)

El retorno de Alan: ¿segundas partes fueron buenas?

En abril de 2006 la oligarquía transnacional peruana se horrorizaba cuando al término de la primera vuelta electoral de las elecciones presidenciales quedaba en primer lugar un casi desconocido candidato nacionalista cuyo pasado era militar: Ollanta Humala. Para la segunda vuelta se tejió una alianza para respaldar con los votos de la derecha a Alan García, nuevamente candidato del aprismo quien disputaría con Ollanta la presidencia del Perú. Los votos de Unidad Nacional y de la Alianza para el Futuro (fujimorista) tendrían un peso decisivo en el resultado final, confirmando la capacidad de la derecha de coyunturalmente cerrar filas en torno a un candidato que representa la continuidad del proyecto económico neoliberal iniciado por Fujimori y continuado por Toledo.

En el debate presidencial de Humala y Alan García el 21 de mayo de 2006, dos elementos trascendían. Aunque se trataron una diversidad de temas, Alan García fue muy cuidadoso de no pronunciarse sobre la cuestión de la ratificación del TLC firmado con Estados Unidos. En relación a la derogación de la Constitución de 1993, considerada ilegítima por haber nacido de un golpe de Estado, expresó:

“… estoy seguro que esa Constitución del 79 por la que voy a luchar y pelear, para que se restituya, no va a permitir ninguna dictadura ni autoritarismo.” (22)

Al cabo de casi cuatro años de su segundo gobierno, Alan García no ha promovido ningún proceso que culmine con la derogación de la Constitución de 1993, y su sustitución por la de 1979 o por una nueva nacida de un proceso constituyente. La Constitución vigente le ha facilitado la promulgación de normas jurídicas complementarias que legalizan la represión en contra de sus opositores.
En relación al ‘libre comercio’ entre Perú y Estados Unidos, el PAP ya había dejado por sentado en su programa de gobierno para las elecciones de 2006 su proclividad a apoyar el TLC con el país norteño. De forma cuidadosa y como parte de sus objetivos de ‘integración continental’, se enunció que en caso de convertirse en el partido de gobierno, el PAP aprobaría “…el TLC previo estudio a fondo de sus costos y beneficios para el país, para lo que se requiere la más completa información al respecto.” (23) En el debate programático, uno de los dos representantes por el APRA, Enrique Cornejo, fue más explícito:

“Vamos a apoyar un TLC con los Estados Unidos, pero un TLC que sea para todos y no para unos pocos, eso significa, TLC con compensaciones para los agricultores que pierden por los subsidios norteamericanos, (…)Con este esfuerzo lograremos un desarrollo con justicia social, con gobernabilidad democrática y paz social para que vengan las inversiones.” (24)

Quizás por esas indefiniciones tanto Lourdes Flores Nano como Ollanta Humala, opuestos partidariamente, reclamaron definiciones sobre el tema a Alan García cuando fue electo mandatario por segunda ocasión.

Pero en política la práctica es la que da la última palabra, más allá de los discursos y las declaraciones públicas. El 14 de diciembre de 2007, Alan García confirmó su giro cada vez más hacia la derecha y en alineación con Washington cuando firmó el TLC con su homólogo estadounidense. Por cierto, el ex presidente Bush. Jr, en funciones de mandatario en aquella época, luego de la firma y de un diálogo bilateral sobre la agenda internacional se refirió elogiosamente sobre el presidente peruano al decir: “¡Este es un hombre que sí entiende de las cosas!”. (25) Proviniendo la frase de un estadista tan ‘erudito’ no queda claro si Alan García tomó la frase como un halago o un insulto.

Para implementar jurídica y políticamente el TLC con Estados Unidos, valga decir, eliminando las resistencias de la oposición nacionalista y de la movilización social, el gobierno de Alan García no encontró una mejor vía que la de criminalizar la protesta. A ese efecto previamente aprobó 11 decretos legislativos (los comprendidos entre el 982 y el 992) en julio de 2007. A esos efectos, autorizó la inmunidad para la represión, cuando modificó el Código Penal y eximió de responsabilidad penal a las fuerzas armadas y policiales:

“Artículo 20º.-Inimputabilidad

Está exento de responsabilidad penal:
(…)
11. El personal de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, que en el cumplimiento de su deber y en uso de sus armas en forma reglamentaria, cause lesiones o muerte.” (26)

Pero también prohibió la participación de los funcionarios públicos en la protesta social, bajo la amenaza de inhabilitarlos políticamente, lo que sin dudas va dirigido en primer lugar a los congresistas y alcaldes del Partido Nacionalista Peruano y de los partidos de izquierda. Para la Asociación Pro Derechos Humanos – APRODEH queda claro que semejantes decretos constituyen una “fuerte vulnerabilidad sobre los derechos humanos de los ciudadanos peruanos.” (27)

Este cambio del marco jurídico afectó posteriormente a las ONG’s internacionales que tienen a su vez domicilio legal en el Perú y que apoyan a las organizaciones sectoriales en el reclamo de sus derechos. El presidente Alan García remitió al congreso peruano un proyecto de ley para disolver las asociaciones que ha denominado ‘ONG’s violentistas’, porque según consta en la exposición de motivos estas personas jurídicas pueden desarrollar “actividades que contravengan no sólo el orden público o las buenas costumbres, sino también la soberanía nacional, la seguridad del Estado y el principio de no intervención en los asuntos internos”. (28)

La poca capacidad o el interés nulo por solucionar mediante el diálogo los reclamos de las comunidades indígenas y los trabajadores peruanos afectados por la aplicación del TLC se hicieron evidentes en el manejo de la crisis que se provocó en Bagua en junio de 2009. En el 2008 Alan García se refirió peyorativamente sobre los sectores de la sociedad que se cuestionaban la forma en que debía ser armonizado el sistema normativo peruano para cumplir con las exigencias del TLC con Estados Unidos, calificándolos de “perros del hortelano”. (29) Para finales de ese año aprobó dos decretos legislativos, el 1064 (Régimen jurídico para el aprovechamiento de las tierras de uso agrario) y el 1090 (Ley Forestal y de Fauna Silvestre), con los que lesionaba los intereses de las comunidades amazónicas.

La intransigencia del gobierno aprista, desnuda en las agrias sesiones de debate en el congreso (30), donde rechazaron reconsiderar el tema, incluso ante la inminencia del escalamiento del conflicto, llevó a un callejón sin salidas. Y aún después de la masacre de indígenas y policías, la bancada aprista con el apoyo de las bancadas fujimorista y la de Unidad Nacional sólo accedieron a suspender ambos decretos leyes en vez de derogarlos, “para dar paso a las consultas necesarias que permitan implementar los compromisos asumidos” (31) en el TLC. Y de paso ante las protestas de varios congresistas nacionalistas que permanecían en el hemiciclo, la Mesa Directiva del Congreso decidió sancionarlos a 120 días de suspensión.

Conclusiones

El giro a la derecha del APRA, sinuoso desde la época de Haya de la Torre, es ahora inequívoco. Alan García incluso ha reinterpretado el pensamiento de Haya, en una suerte de revisionismo y nueva interpretación dialéctica de la historia del APRA. En su libro “La revolución constructiva del aprismo”, García trata de establecer una continuidad entre su pensamiento y el de Haya para legitimar sus actuales decisiones políticas. (32)

A los problemas de orden interno, agravados por una política confrontacional que recurre con facilidad al uso de la fuerza, habría que agregar una política exterior alineada a Washington. A los frecuentes exabruptos con los gobiernos de cambio más radicales (con Venezuela por el asilo a varios opositores prófugos de la justicia; con Bolivia por su supuesta intromisión en los asuntos internos), se une el respaldo al presidente Uribe en el tema de las bases militares estadounidenses en Colombia (a las que se unirán otras que virtualmente ya operan en Perú).

Al parecer la mutación del APRA es definitiva con el liderazgo de Alan García. (33) Alejada de su historia primigenia, se ha convertido en la antítesis de la fuerza política que necesita el Perú del siglo XXI para superar la violencia del pasado, los miedos del presente y las incertidumbres del futuro. No hay voluntad política en el aprismo para reducir la exclusión social y terminar con la fragmentación regional del país. El APRA gobernante garantiza la política neoliberal del fujimorato y la represión. Alan García criticaba la derechización del laborismo británico de Tony Blair, diciendo que no era de la tercera vía sino que había descubierto la ‘cuarta vía’. Tan juicioso distanciamiento es insuficiente para esconder a la luz del sol el transfugismo político del APRA y de su líder, derecha disfrazada de socialdemocracia.
Notas:
1) Jorge Turner: “Notas sobre El antiimperialismo y el APRA”, en Ruy Mauro Marini y Margarita Millán (Coordinadores): La Teoría Social Latinoamericana Tomo I: Los orígenes, Ediciones El Caballito, México D.F., 1994, Pág.67 a 82. Ver también Christine Hatzky: Julio Antonio Mella (1903-1929). Una biografía, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2008, Pág.305 a 319.
2) La República: Dossier, Lima, 2 de agosto de 2009, Pág.2.
3) En 1962 la progresiva domesticación del APRA le valió estar a las puertas de la presidencia por segunda ocasión, pero las fuerzas armadas ejercieron su poderoso veto y reclamaron la existencia de un supuesto fraude electoral favorable a los apristas. Esto le abrió el camino a Fernando Belaúnde Terry de Acción Popular a su primera gestión como mandatario. El posterior acercamiento del APRA y AP puede haber sido uno de los móviles menos visibles pero más urgentes para decidir al grupo de oficiales vinculados a Velasco a deponer a Belaúnde Terry en 1968.
4) Patricia Caycho: “El sepulcro escondido”, Caretas No.1889, Lima, 2 de setiembre de 2005, Pág.24 a 31 y 87.
5) José Luis Renique: “De la traición aprista al gesto heroico – Luis de la Puente y la guerrilla del MIR”, Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe, Vol.15 No.1, Universidad de Tel Aviv, 2004, Pág.111.
6) Fragmento de un discurso pronunciado en febrero de 1974 citado en Carlos Reyna Izaguirre: La anunciación de Fujimori. Alan García 1985-1990, DESCO, Lima, 2000, Pág.19.
7) Dirk Kruijt: La revolución por decreto: Perú durante el gobierno militar, FLACSO-Mosca Azul Editores, Lima, 1991.
8) Julio Cotler: “De Velasco a Belaúnde: el problema de la construcción nacional y la democracia en Perú”, en Pablo González Casanova (Coordinador): El Estado en América Latina: Teoría y Práctica, Siglo Veintiuno Editores, México, 1990, Pág. 349 a 366.
9) Consigna política histórica en la militancia aprista.
10) Eduardo Toche Medrano: Guerra y democracia: los militares peruanos y la construcción nacional, DESCO-CLACSO, Lima, 2008, Pág.225.
11) Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (DESCO): Violencia política en el Perú 1980-1988, T.I, DESCO, Lima, 1989, Pág.191.
12) Comisión de la Verdad y Reconciliación: Informe Final, Sección 2da Tomo III Capítulo 2, Lima, 2003, Pág.5.
13) Como cuestión anecdótica habría que apuntar que el líder histórico del MRTA, Víctor Polay Campos, quien guarda prisión actualmente, proviene de una familia aprista. Su padre fue uno de los fundadores del APRA junto a Haya de la Torre. Polay y Alan García fueron compañeros de militancia y de estudios en la juventud. Veinte días antes del traspaso de gobierno de Alan García a Alberto Fujimori, 48 presos del MRTA (incluido Polay) realizaron una fuga espectacular de un penal de máxima seguridad, especulando varias fuentes la posible influencia de los apristas en ese hecho. Pero este detalle nunca fue confirmado y ha sido refutado por varios académicos y analistas de la realidad peruana ante la ausencia de elementos probatorios.
14) Comisión de la Verdad y Reconciliación: Informe Final, Sección 4ta Tomo VII Capítulo 2, Lima, 2003, Pág.202.
15) “Asociación Americana de Juristas presenta denuncia ante la Fiscalía de la Nación”, La República, 5 de mayo de 2001.
16) “Incómodos bajo la carpa”, Cambio, No.11, Lima, 26 de junio de 1986, Pág.7
17) Es más prolijo decir autoritaria, pues aunque existen paralelos entre el aprismo y el peronismo, sería un error desconocer sus diferentes orígenes e historia. Ver: Gustavo Gorriti: “”El prólogo de la gran violencia”, en Roland Forgues, Perú, entre el desafío de la violencia y el sueño de lo posible, Editorial Minerva, Lima, 1993, Pág.141.
18) Tulio Mora: Días de barbarie, APRODEH, Lima, 2003, Pág. 41 y 91.
19) Alberto Adrianzen et al (Coeditores): Países andinos: los políticos, Ediciones Nova Print S.A.C., Lima, 2008, Pág. 309 a 312.
20) César Levano: “la obsesión del voto escondido”, Caretas No.1661, Lima, 15 de marzo de 2001, Pág.19.
21) “Alan García dice que el gobierno pretende destruir a las Fuerzas Armadas”, La Razón, Lima, 21 de mayo de 2002.
22) Debate Presidencial, Lima, 21 de mayo de 2006, Pág.23
23) Partido Aprista Peruano: Plan de Gobierno 2006-2011, Lima, Febrero de 2006, Pág.48.
24) Debate Programático, Lima, 28 de mayo de 2006, Pág.12.
25) “Operativo TLC”, Caretas No.2007, Año LVII, Lima, 20 de diciembre de 2007, Pág.16.
26) Decreto Legislativo No. 982, El Peruano, Año XXIV, No.9909, Lima, 22 de julio de 2007, Pág. 349719.
27) Wilfredo Ardito Vega et al: Serios peligros para los derechos humanos. Los 11 decretos del gobierno de Alan García, APRODEH, Lima, 2007, Pág.27.
28) Congreso de la República del Perú: Proyecto de Ley No. 2872/2008, Lima, 19 de noviembre de 2008, Pág.5
29) Alan García Pérez: “El síndrome del perro del hortelano”, El Comercio, Lima, 28 de octubre de 2007.
30) Congreso de la República del Perú: Diario de los Debates, Lima, 4 de junio de 2009, Pág.5 a 10.
31) Congreso de la República del Perú: Diario de los Debates, Lima, 10 de junio de 2009. Ver también Congreso de la República: La Voz del Parlamento, Año I No.25, Lima, junio de 2009.
32) Enrique Chávez: “La arqueología del discurso”, Caretas No.2021, Año LVII, Lima, 3 de abril de 2008, Pág.76 a 78.
33) Antonio Zapata: “¿El último viraje del APRA?”, Bajo la Lupa No.8 Año 2, Lima, junio de 2008, Pág.30 y 31

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras. TransparenCIA y ContrainsurgenCIA: USAID y ONGs europeas apoyan caza de maestros resistentes

Jorge Capelán (TORTILLA CON SAL)

El presidente del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras (COPEMH), Jaime Rodríguez, denunció el 7 de junio que la USAID y varias ONGs europeas apoyan una campaña destinada a perseguir a los maestros hondureños cuyo gremio ha sido uno de los más combativos en la resistencia al golpe de estado del 28 de junio del pasado año.

"Cada vez que el Frente [Nacional de Resistencia Popular, FNRP] hace un avance en su lucha, entonces el ataque le viene al magisterio, le cobran al magisterio", aseguró el sindicalista a la Red Morazánica de Información.

El gremio de los maestros es uno de los más combativos, fuertes y decididos opositores al golpe militar en Honduras. Hasta la fecha, varios de sus miembros han sido asesinados por los golpistas aún durante la actual administración del títere Porfirio Lobo.

La denuncia de los maestros está dirigida contra el sitio web del Movimiento Trasformemos Honduras (MTH), una organización con el supuesto fin de combatir la corrupción en el país.

En su web, MTH llama a los visitantes a denunciar a cualquier maestro en cualquier lugar del país. Para ello proporciona un un formulario conectado a una base de datos en la que aparecen los nombres de cada educador hondureño por departamento, municipio y escuela.

Además, MTH desarrolla una campaña de recolección de firmas de apoyo a una plataforma anti-corrupción de 15 puntos elaborada por ONGs locales con apoyo estadounidense y europeo.

Con un diseño de estilo corporativo, profusión de videos de youtube, cuentas de tweeter y facebook, y con sus GIFs con manitos blancas al aire, la web encaja en el típico perfil de diplomacia "inteligente" y cibernética promovida por la actual administración estadounidense.

La campaña contra el gremio de los maestros se basa en una dudosa auditoría al magisterio que trabaja en el sistema público realizada hace dos años por el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) con fondos del Banco Mundial según la cual el Estado perdió más de 47 millones de dólares en concepto de pagos indebidos a más de 10.000 maestros.

MTH además publica en su web la lista completa de esos maestros (un 15% de los educadores del país) con nombres y apellidos.

Los educadores cuestionan la parcialidad del estudio habida cuenta de la persecución de la que son objeto por parte de los golpistas, acusando al mismo tiempo al ex-ministro de educación Carlos Ávila Molina y al actual titular de la cartera Alejandro Ventura de estar tras MTH.

Desde el mes de mayo los maestros han protagonizado intensas protestas contra un anteproyecto de ley de educación que denuncian como un programa de privatización de la enseñanza del país.

Aún más importante, la ofensiva contra el magisterio coincide con la exitosa campaña de recolección de firmas para llamar a una asamblea constituyente realizada por el Frente Nacional de Resistencia Popular, que hasta el la fecha había logrado recolectar más de 500.000 firmas, seg¡un los organizadores. Grupos de derecha como la logia fascista Unión Cívica Democrática (UCD), demandan que la Corte de Suprema de Justicia impugne la campaña del pueblo hondureño por una Constituyente.

Además de una ofensiva de desprestigio impulsada por los grandes medios controlados por los golpistas, el movimiento de los maestros ha sido objeto de varios asesinatos e intentos de asesinato desde el golpe de estado del pasado año en lo que organizaciones de derechos humanos como Rights Action califican como "terrorismo de estado de manual".

Tales son casos como el del asesinato "ejemplarizante" del líder magisterial Manuel Flores, muerto el 24 de marzo a manos de sicarios mientras impartía clases en el Instituto San José de El Pedregal, o el intento de asesinato contra su colega y compañera de trabajo Rosa Margarita Vargas una semana más tarde.

Para Dick Emanuelsson, periodista sueco con larga experiencia de cobertura del conflicto colombiano, el tipo de campaña llevada adelante por MTH recuerda redes como "Un millón de Informantes y Cooperantes" y los "100.000 amigos de Colombia" impulsadas por el régimen de Uribe con el fin de reclutar delatores contra las guerrillas y los movimientos sociales, de solidaridad y de derechos humanos tanto en Colombia como en el exterior.

"Es decir, una Red de Sapos al servicio al estado terrorista colombiano bajo el mando del Batallón local del ejército. Pero ahora trasladado al país centroamericano" escribe el periodista en una nota en la que recuerda que Porfirio Lobo suscribió un acuerdo de Seguridad y Cooperación con Uribe y que "el ministro de seguridad Oscar Álvarez, oficiales de la policía y de las FF.AA. han viajado constantemente desde el 27 de enero al país suramericano para 'capacitación'".

El problema es que nadie sabe, ni cuáles pueden ser las denuncias hechas a través de la web de MTH ni lo que la organización hace con la información recabada.

Para Emanuelsson "a los autores del Movimiento Trasformemos Honduras (MTH) no les importa un 'pepino' la suerte de los alumnos de la educación pública por que sus propios hijos no se encuentran en las aulas públicas. Tampoco los hijos de los funcionarios de las ONGs nacionales o extranjeras. La estructura montada tiene otros motivos."

El periodista recuerda el caso de una circular enviada antes de las elecciones generales del 29 de noviembre de 2009 por la Junta de Comandantes golpistas a todos los alcaldes del país en la que se exigía el nombre, apellido, dirección y actividad de cada uno de los trabajadores municipales sospechosos de pertenecer al Frente Nacional de Resistencia Popular.

Una serie de indicios fundamentan aún más los temores de los maestros.

MTH está integrado por un grupo de organizaciones, en su mayoría católicas y evangélicas, como la Confraternidad Evangélica, la Iglesia Católica, Visión Mundial, Caritas, Comité Cristiano de Lideres, Compasión Internacional y otras como la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), Mopawi, Proyecto Aldea global y Save The Children Honduras encabezadas por un grupo de notables.

Muchas de esas organizaciones e individuos apoyaron activamente el golpe de estado.

Es ampliamente conocido al apoyo de la iglesia católica al golpe del 28 de junio de 2009. En los días del golpe, el presidente de Caritas Internationalis, arzobispo de Tegucigalpa y cabeza del OpusDei en el país, cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, leía ante los medios hondureños un comunicado de los obispos expresando: "La destitución de Zelaya servirá para edificar y emprender un nuevo camino, una nueva Honduras (…) es un nuevo punto de partida para el diálogo, el consenso y la reconciliación".

También las iglesias evangélicas tomaron partido a favor del golpe: Al día siguiente del 29 de julio de 2009, la Confraternidad Evangélica de Honduras (SECOSICE) publicaba un comunicado firmado por su presidente el Rev. Oswaldo Canales, en el que expresaba que "no se ha realizado un golpe de estado, sino una destitución del señor Manuel Zelaya, por motivos de que no acató una orden judicial, en donde se le indicaba no llevar a cabo la cuarta urna (consulta popular) por ser ilegal, basados en nuestra Constitución" agregando al final del comunicado que "actualmente, se respira un ambiente de tranquilidad paulatinamente".

En el grupo de notables que "a título personal" apoyan el trabajo de MTH hay fervientes partidarios del golpe de estado:

Chester "Chet" Thomas, misionero estadounidense fundador y director del Proyecto Aldea Global. E1 de julio de 2009, Thomas escribía una carta abierta en la apoyaba el golpe explicando que "Honduras es el único país con el valor para enfrentarse a la amenaza socialista-comunista que representan Chávez, Ortega y sus aliados del ALBA..."

Ernesto Gálvez, sociólogo, teólogo y ex miembro del Grupo de la Sociedad Civil que en los días posteriores al golpe se quejaba: "Pareciera que el objetivo Obama es el de favorecer el socialismo; a esta altura, ya los Estados Unidos deben tener toda la información exacta de lo que aquí ha ocurrido (...) así como ellos expulsaron al ex presidente Nixon por actos de corrupción, así se le destituyó a Zelaya Rosales, por violentar las leyes nacionales; esto no es un golpe de Estado, fue una sustitución por violador de las leyes hondureñas"

También hay otros que han colaborado en la legitimación del golpe, como Mariano Planells, director de Save the Children Honduras y presidente de la junta directiva de la federación de ONGs hondureñas FOPRIDEH. Planells fue miembro del consejo consultivo para la redacción del informe de las ONGs sobre la farsa electoral golpista con el curioso subtitulo "Recuperando el Espacio Ciudadano para Fortalecer la Democracia".

A pesar de señalar innumerables deficiencias, el informe no hace mención alguna acerca de la ilegitimidad de los comicios organizados por los golpistas, impugnados por cientos de miles de simpatizantes y miembros del Frente de la Resistencia.

Otro de los "notables" legitimadores del golpe que participan en MTH es el sociólogo Sergio Membreño, "secretario técnico" de la espúrea "comisión de la verdad" instaurada por los golpistas para lavar los crímenes cometidos durante la presidencia de Micheletti, y que el depuesto presidente Manuel Zelaya, la resistencia y muchos gobiernos latinoamericanos han rechazado abiertamente al punto de vetar la participación del títere Porfrio Lobo en la última cumbre entre la UE y América Latina celebrada en España el pasado 18 de mayo.

Según la propia web de MTH, la organización es apoyada por la "comunidad donante" europea bajo la batuta de la USAID yanqui. El jefe de la organización estadounidense William Brands dirigió una reunión entre los los países donantes (el denominado G16) y los miembros de MTH Ing. Keila García, Lic. Carlos Hernández, Lic. Osvaldo Munguía, Lic. Laura Díaz y Dr. Kurt Alan Ver Beek el 16 de enero.

En la reunión participaron además, según el propio MTH, representantes de los gobiernos de España, Suecia, Alemania y Francia, así como representantes de las Naciones Unidas, del BM y del BID, entre otros.

Tal y como lo denunciaba el periodista Jean Guy-Allard el 28 de junio de 2009 en la web Cubadebate, los oficiales de la USAID apoyaron directamente a "uno de los grupos más agresivos en contra del Presidente Zelaya (...) en las horas que precedieron el golpe de estado, que CNN escogió luego para justificar la acción de los militares, y que intentó provocar manifestaciones de apoyo a los golpistas..."

Se trata del denominado Movimiento Paz y Democracia (MPD) dirigido por María Martha Díaz Velázquez, que fue una de las primeras personas contactadas por la cadena yanqui CNN en las horas que antecedieron al golpe proporcionándole "todo el espacio necesario" para divulgar la versión de los golpistas sobre lo que estaba ocurriendo en el país.

Según Allard, "temprano el domingo (28 de junio de 2009, a escasos minutos del golpe), el MPD convocó una manifestación en la plaza Morazán de Tegucigalpa 'para respaldar la Constitución' junto a la Unión Cívica Democrática, una agrupación de empresarios de corte neofascista, conectada a la extrema derecha boliviana y a la CIA". A fines de 2009, el MPD proclamó al golpista Micheletti "héroe nacional" de honduras "por su lucha por buscar la paz del país".

El periodista señalaba al MPD entre los receptores de fondos del programa de gobernabilidad y transparencia (GTAG por sus siglas en inglés) de la USAID en Honduras, que en 2009 habría distribuido unos 47 millones de dólares entre diversos grupos en Honduras. El programa GTAG de la USAID en la vecina Nicaragua, que funciona bajo el nombre de CamTransparencia, es administrado por Casals & Associates, Inc - una filial de la tristemente célebre multinacional paramilitar DynCorp.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Una grosería política

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

Hay declaraciones públicas que bien merecen el calificativo de grosería política. Este tipo de exabruptos son protagonizados, la mayoría de las veces, por personajes opacos y marginales que irrumpen en el espacio comunicacional sembrando cizaña y estiércol por doquier. Tal es el caso del señor José Piñera, cuyo mayor aporte a la humanidad puede cifrarse en miles de millones de dólares que hoy usurpan los capitales nacionales y extranjeros que han convertido uno de los derechos fundamentales de los trabajadores, como es la previsión social, en un negocio tan lucrativo como inescrupuloso.

El señor José Piñera ha querido enlodar la figura histórica del presidente Salvador Allende, enalteciendo por contraste el trágico golpe de estado encabezado por Augusto Pinochet. En la misma línea inaugurada por el defenestrado embajador Miguel Otero, el señor José Piñera no sólo recuerda con nostalgia aquellos días de terror sino que se permite comparar la figura del presidente Allende con aquella de Adolf Hitler. Tamaño dislate no merecería ni una frase si no fuese el caso que se trata, ni más ni menos, que del hermano del actual mandatario.

Resulta comprensible que en su calidad de servil funcionario de un régimen autocrático, el hermano del presidente no haya conocido sino el lado amable del poder, haciendo oídos sordos al clamor de un pueblo diezmado por la tortura y el crimen practicado en campos de concentración durante años. También se puede entender que como empleado de los poderosos poco o nada le haya importado la suerte de los pobres, obligados a entregar su destino previsional a voraces intereses económicos gracias a sus buenos oficios. Lo que no se puede entender es que un sujeto con un mínimo de cultura carezca hasta el presente de una mínima inteligencia moral que le permita comprender los fenómenos políticos. Una cosa es tener un pensamiento conservador y otra muy distinta es ser un cretino.

Sólo a modo de ilustración, hagamos notar que la llamada “vía chilena al socialismo” fue una experiencia histórica democrática de alcance mundial. Por vez primera en la historia, un gobierno de izquierda accedía al poder en plena democracia. Todo esto, veinte años antes del ascenso de Mijail Gorbachov y del fenómeno del eurocomunismo. La figura de Salvador Allende se inscribe en la historia de Chile como un hombre digno que dio su vida en La Moneda ante la asonada golpista. Durante todo el gobierno popular del doctor Allende, este país vivió en una democracia amplia, la misma que utilizó la derecha, aliada a potencias extranjeras, para sus fines conspirativos.

El señor José Piñera mantiene inalterado el espíritu que caracterizó a la derecha chilena en los primeros años de la década del setenta del siglo pasado. Al igual que muchos nostálgicos de la dictadura, se niega a aceptar que con el golpe de estado de 1973, triunfó la codicia, la mezquindad, el egoísmo, la maldad convertida en terrorismo de Estado. Es de lamentar que después de tantos años, el señor José Piñera no haya podido entender una cuestión básica y elemental: en nuestro país triunfó la cultura de la muerte. Ser incapaz de trazar una línea divisoria entre lo correcto y lo incorrecto es una forma manifiesta de cretinismo moral.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sueños que pueden convertirse en realidad

Carlos A.Bozzi (especial para ARGENPRESS.info)

“Ya sabemos donde están las cosas muertas,
esos rostros de asesinos que regresan
a explicarnos que jamás hicieron nada,
no sé bien dónde poner tanta tristeza”.
“Mara” de Víctor Heredia

La imagen captada por el fotógrafo de la redacción del diario “El Atlántico” de Mar del Plata, es de por si elocuente. Incrédulo, el efectivo del Servicio Penitenciario Federal observa al acusado, pareciendo decir: “¿Pero?...! que hiciste Molina!”. Y así, en esta instantánea se resumen, el momento en que el secretario del Tribunal Oral Federal en lo Criminal de la ciudad de Mar del Plata, compuesto por los doctores Juan Leopoldo Velázquez, Beatriz Torterola, y Juan Carlos Paris (con juez), condenó en base a una abrumadora prueba en su contra, al Suboficial de la Fuerza Área Argentina, Gregorio Rafael Molina a la pena de prisión perpetua.

La historia es harto conocida, pero quizás convengan reiterarla. Cuando el 24 de marzo de 1976, el Estado decide institucionalizar el método de la represión masiva, utilizando para esa tarea a parte de su personal especializado, uno de los lugares elegidos como “centro de reunión de detenidos o “centro clandestino de detención” , fue el hasta este momento el abandonado radar, ubicado dentro de la propia Base Área Mar del Plata, contigua al aeropuerto civil. A través de un convenio ver bal entre los jefes de la agrupación Ejército de la zona y el responsable de la unidad aeronáutica , se habilitó el lugar para que operaran con mayor tranquilidad los grupos de tareas de las “Fuerzas Conjuntas“.Si bien en Mar del Plata, existieron va rios “Centros de Detención Clandestinos”,muchos de ellos dentro de la propia ciudad y en lugares muy céntricos, este predio tenía la ventaja de estar enclavado dentro de una unidad militar y a su vez, bastante alejado del alojamiento de la tropa, que realizaba el servicio militar obligatorio. Era entonces, “el lugar ideal”.

En principio la tarea de inteligencia y coordinación de los grupos estuvo a cargo del Teniente Primero Fernando Cativa Tolosa, pero cuando este, es abatido el 8 de octubre de 1976 en el único enfrentamiento armado real que hubo en toda la década en aquellas costas, la responsabilidad del radar y de los operativos de la fuerza ejército quedó en manos de Molina. Así, en su legajo se puede leer:” suboficial que se desempeñó por circunstancias especiales en la sección inteligencia de la unidad”, entre el 1° de octubre de 1976 y hasta el 30 de septiembre de 1977. Anteriormente, el titular de área, Ernesto Alejandro Agustoni, lo asigna a colaborar para atender las necesidades del radar y a su custodia personal, con lo cual la participación del condenado, en todas las operaciones, resulta plenamente configurada.

En este marco, se desarrollaron los hechos por los cuales Molina fue condenado, como participe necesario en el homicidio de los abogados Norberto Oscar Centeno y Jorge Roberto Candeloro, como coautor del delito de privación de ilegítima de la libertad agravada por su tarea de funcionario público en 36 hechos y como autor del delito de violación en forma reiterada agravada por la calidad del autor encargado de la guarda de la víctima en tres hechos. La sentencia dictada el 9 de junio de 2010, ha sentado un precedente importantísimo al considerar el delito de violación como un delito integrante de la tortura a que era sometida la víctima en el marco de la represión ilegal y por ende, también un delito de lesa humanidad no prescriptible por la acción del tiempo, mérito atribuible a la constancia de las valientes mujeres que hace más de 20 años vienen denunciando el atropello a que fueron so metidas. Pocos ejemplos como estos, existen entre los antecedentes de los juicios por crímenes de la década del 70.

Este juicio, es en realidad una parte “pequeña” de otra mucho mayor que se tra mita ante el Juzgado Federal del Doctor Alejandro Castellanos y que popularmente se conoce como “Causa La Cueva”. En dichas actuaciones, Molina está acusado, junto a sus jefes máximos, casi toda la plana mayor de la Agrupación del Ejército encargada de la represión entre 1976 a 1978, de similares delitos, pero con respecto a distintas personas. Efectivamente, a los 36 casos que ahora se le atribuyeron, allí se agregaron los secuestros de Eduardo Martínez Delfino, Roberto Allamanda, Ali cia Nora Peralta Jorge Máximo Vázquez, Juan Roger Peña, Angel Haurie ,Federico Guillermo Báez, Mirta Giménez , Héctor Elpidio Giménez, Domingo Luis Ca cciamani Cicconi , todos estos desaparecidos aún y de la privación ilegítima de la libertad de Pedro Daniel Espiño Carlos Bozzi ,Camilo Ricci , Alfredo Battaglia , Víctor Lencinas, Rafael Molina, Héctor Gómez, Alejandro Dondas, Pablo Alejandro Vega y Jorge Horacio Medina, quienes recuperaron la libertad después de distintos periodos de cautiverios.

Paradójicamente y por esos tecnicismos del derecho penal, Rafael Molina en esta ultima causa no esta acusado de los homicidios por los que ahora fue condenado, ni por ninguna de las privaciones ilegitimas la libertad que esta sentencia le atribuye. Si bien, se entiende que juzgar todos estos delitos,cometidos hace tanto años, al amparo de las sombras y con la colaboración de un Estado que permanentemente se caracterizó por ocultar y destruir las pruebas, no es tarea fácil, se espera que alguna lógica jurídica impere en el futuro para aunar criterios y que ninguna victima quede excluida de la justicia de su merecida reparación histórica.

Y en la tarea de ponerle nombre y apellido a cada caso, no se puede dejar pasar por alto las historias de Olga Margarita Benzone de Petter, secuestrada el 2 de octubre de 1976 delante de sus cuatros hijos menores y vista en “La Cueva”, por Eduardo Miranda, la de Jorge Enrique Pérez Catan secuestrado el 31 de enero de 1977, que pasara por ese centro junto a su hermana y la de Zulema Iglesias Llanes, que al momento del secuestro (12-04-77) tenía once hijos. El suboficial Molina, fue condenado por el secuestro de la pareja de Zulema, que se llama Ramón Fleita. Ambos fueron privados de la libertad el mismo día y en el mismo lugar.A la mujer, se la tragó no solo la historia,sino también la justicia. La lista continua, con María Gloria Alonso Cifuentes de Sánchez, Néstor Enrique García y su esposa, María Ester Vázquez , Raúl Hector del Monte y Omar Secundino Oyola, todos vistos en “La Cueva” por diversos testigos y aún no encuadrados legalmente en ninguna causa..

Aun el Tribunal no hecho público los fundamentos de la sentencia, fundamentos que obviamente se esperan con mucha ansiedad, aunque no caben dudas que el prestigio y la seriedad profesional de los jueces que lo integran ,es suficiente carta de presentación para aguardar un pieza jurídica única y novedosa para este tipo de casos, como así ya lo han adelantado en un veredicto en donde impera un estricto sentido de justicia, que desmiente todo intento de perseguir estos delitos bajo algun signo de venganza ideológica.

Sin perjuicio de ello, no deja de ser preocupante la introducción en este juicio de testimonios de ex conscriptos que participaban en la custodia de las víctimas, mien tras las mismas permanecían privadas ilegalmente de su libertad. Según la defensa de Molina, estas personas no pueden ser consideradas testigos, pues de alguna manera forma parte de la comisión de un delito. La Fiscalía, por su parte retrucó, que el hecho de tener contacto con los detenidos desaparecidos no debe ser tenido en cuenta ya que los conscriptos no eligieron estar allí y que su participación en el cuadro de la situación es menor. Y por último, el representante de la querella, argumentó que los conscriptos estaban allí contra su voluntad, obligados por las normas del servicio militar obligatorio y que de todas maneras, se los dejo declarar sin haber objetado en su momento tales manifestaciones.

No puede dejar de reflexionarse que el hecho tiene aristas de sumo riesgo y que a las preguntas del sentido común no hubo respuesta alguna. Por ejemplo: ¿Qué hubiese pasado si la persona secuestrada, intentaba fugar mientras se encontraba bajo la custodia del ex conscripto? ¿Qué ordenes tenía este? ¿ Y si hubiese sucedido la hipótesis de un resultado fatal, en que condiciones se sentaría hoy esta persona ante un tribunal de justicia?. ¿Más aún, de que manera le transmitiría, hoy después de más de 30 años, tal funesta noticia a los parientes de la víctima?. La realidad, por mas que quiera disfrazarse, es que dichos conscriptos tenían, obligados o no, el do-minio de la situación y el control de la persona privada de la libertad asignada a su cuidado y por tal razón tuvieron amplio conocimiento de las reacciones, angustias y dolores de cada una de ellas, incluso de los diálogos mantenidos en cautiverio. No se entiende como puede defenderse la memoria de una persona desaparecida o de un ex detenido desaparecido, si mañana algunos de estos “buenos custodios”, siem pre en su calidad de testigo, le atribuye a uno de ellos, la calidad de delator,traidor o responsable del asesinato de un compañero de cautiverio. Ante ello, la posibilidad del derecho de defensa del aludido es casi nula….!!!Obviamente, esto es un tema a reflexionar y mucho!!!!.-

Por último, es una realidad que Rafael Gregorio Molina estuvo solitariamente solo ante esta circunstancia. Su empleador, quien le pagó el sueldo con el cual se mantuvo durante toda su vida, quien le proporcionó obra social ,viáticos para vivir, le reconoció horas extras de trabajo, la nafta para los vehículos, la comida, la ropa, las balas para su armamento y vaya a saber cuantas cosas más, no estuvo en el banquillo junto a él. Es el Estado Argentino, el que lamentablemente faltó a la cita. Obvio, que quizás, nuevamente el tecnicismo procesal, hizo olvidar este pequeño y gran detalle y en una de esas, quizás también nadie acusó a ese Estado Argentino, que aprovecha a mirar a otro lado. Por eso, cuando se sienten todos ante la Justicia, nuestros sueños se convertirán en realidades y los que no están, tendrán su merecido descanso, aunque todo esto sea una utopía. La poca trascendencia nacional que tuvo el fallo Molina es un desaliento, que no va a detener este aire fresco de justicia que se impulsa desde estas costas atlánticas.

Carlos A.Bozzi es abogado, sobreviviente de “La Noche de las Corbatas”.

Autor foto: D.Izquierdo DIARIO EL ATLANTICO - MAR DEL PLATA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Malvinas: Crónica de un final anunciado (Parte II)

Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS.info)

Como señalábamos en el artículo anterior, las negociaciones entre Londres y Buenos Aires para la explotación de las reservas de petróleos existentes en las cuencas ubicadas en el subsuelo de las Islas Malvinas, habían determinado la firma de varios contratos de riesgos con empresas multinacionales -Exxon, Shell, Petrobras, entre otras.

En ese año -1981- se había producido un cambio de administración en Estados Unidos, que determina modificaciones de su política para el Continente, en función de “recuperar su hegemonía” y siguiendo los consejos del llamado Grupo de Santa Fe, se apresura a limar las asperezas que habían surgido con la Dictadura Militar, a raíz de la condena de la Administración anterior a las brutales violaciones de los derechos humanos.

Misiones diplomáticas y militares provenientes de los Estados Unidos visitan a los centuriones del país del Plata, asegurándoles un absoluto respaldo a su modelo de país, al mismo tiempo que el Rockefeller anuncia importantes inversiones en el país.

En las conversaciones se acuerda, teniendo en cuenta la experiencia de los militares argentinos en la “guerra sucia”, que estos participen en el hostigamiento a la Revolución Popular Sandinista en Nicaragua y en la represión a las guerrillas en Guatemala, Honduras y El Salvador, ya que el Pentágono entendía que la región centroamericana era el área mas conflictiva.

La dictadura genocida, que había variado de comando con el ascenso de Roberto Viola a la Presidencia, admite gustosamente el rol que le asigna Washington y comienza a planificar el envío de “asesores”, que instalan su cuartel general en Panamá, estando al frente de los mismos el Coronel Valin, estrechamente vinculado al General Santiago Omar Riveros, responsable del campo de exterminio ubicado en la Unidad Militar de Campo de Mayo en el que fueron asesinados cinco mil compatriotas.

Contemporáneamente prosiguen las tratativas con el Foreing Office para definir la situación de las Islas Malvinas y así poder apresurar los proyectos de explotación del petróleo.

El escenario en ese momento se empieza a modificar, crece la resistencia popular, el tema de los “desaparecidos” se convierte en el eje de las protestas de todos los sectores políticos, los partidos democráticos reorganizan sus militancias y exigen una apertura, la inflación y la desocupación generan movilizaciones de los trabajadores y se comienza a reorganizar el movimiento sindical.

Esta situación determina que Viola empiece a diagramar, con sus asesores, un plan político, que no cuenta con el agrado del Pentágono que empieza a conspirar con algunos altos jefes militares para reemplazarlo por un oficial mas afín.

Surge a propuesta del General Mallea Gil, representante argentino ante la Junta Interamericana de Defensa, el nombre del tristemente célebre Lepoldo Fortunato Galtieri. Este asume el 22 de diciembre de 1981, asegurando absoluto acatamiento a los dictados de Washington.

Se incrementa la participación militar en Centroamérica y se comienza a gestar la idea de una fuerza intervencionista, que en base al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, invada El Salvador y Nicaragua.

Estos compromisos contraídos por Galtieri con Reagan, le empiezan a generar serios inconvenientes a aquél. En los mandos castrenses, no por humanitarismo, ni patriotismo, sino por los costos que ellos evalúan les traería esta participación en la región centroamericana, comienzan a surgir voces discordantes; al mismo tiempo que sigue presente la idea de “una retirada ordenada”.

En el campo internacional la condena de las naciones europeas al gobierno militar y la de algunos países latinoamericanos -México y Brasil- aumenta el aislamiento y la preocupación de algunos generales sobre “como salvar a la institución” e “impedir un Nuremberg”.

Con el marco de estas “preocupaciones” y en el medio de los conflictos internos reaparece el tema de la recuperación de las Islas Malvinas, como forma de “recuperar prestigio”.

Para los mandos castrenses, protagonizar este “acto de soberanía” les permitiría, según sus análisis, recomponer y ampliar la base social sobre la cuál generar un proyecto político que les asegurara la continuidad en el poder.

Galtieri por su lado recurre a su “progenitor” Ronald Reagan, a quién le plantea los escollos en que se encuentra, y los serios temores que abriga a ser desplazado por un sector “nacionalista” liderado por el dictador Juan Carlos Onganía.

La única solución -le dice el General genocida al inquilino de la Casa Blanca- es adelantarse y ocupar militarmente las Islas para acelerar las negociaciones con los ingleses, que llevaban un ritmo demasiado lento.

Reagan analiza la propuesta con el Pentágono, y entra en sus especulaciones el control militar del Atlántico Sur, por lo que la Administración estadounidense elabora una respuesta que conjugue las dos situaciones: salvar al gobierno argentino, bendecido por Washington recuperando la cohesión de las fuerzas armadas de ese país y, a la vez ubicar una base militar -como la de Diego García en el Océano Indico-que controle el área.

El “okey” que da la Casa Blanca a la “operación Malvinas”, tiene dos condiciones: que la misma sea dirigida por el Alto Mando Militar norteamericano, y que en el Archipiélago se le ceda un área para instalar una base militar. Al mismo tiempo los funcionarios estadounidenses trataran de lograr que la Cancillería inglesa se muestre dispuesta a una solución negociada que actualice la propuesta de Lord Shakletton de una administración compartida de los recursos naturales -de la Exxon y la Royal Dutch- con las correspondientes regalías para el gobierno argentino, la instalación de una base militar para la alianza atlántica NATO -o directamente para los Estados Unidos-.

Además, y para evitarse sorpresas, la administración norteamericana, fija como fecha de las operaciones el mes de julio, a fin de acelerar las negociaciones previas.

Este acuerdo es rechazado por un sector de la oficialidad castrense que empieza a complotar contra el dictador, rechazando toda participación de l Pentágono en la recuperación de las Islas. Como prueba de su decisión hacen estallar una bomba, de regular poder explosivo, en el hotel Sherathon de la capital argentina, donde se alojaban los “asesores” estadounidenses.

Esta situación hace que el mandamás rioplatense decida cambiar la fecha, y, pese a algunas diferencias que se suscitan en la propia Junta Militar ante la oposición del Jefe de la Fuerza Aérea el Brigadier Lami Dozo, se decide que el desembarco en las Islas se haría el 2 de abril.

¿Cómo sigue este proceso? Lo seguiremos viendo en la próxima nota.

Manuel Justo Gaggero es abogado, ex directo del diario “El Mundo” y de la revista “Nuevo Hombre”.

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Mundial

Silvana Melo (APE)

Se me ocurre un mundial en serio. Mundial mundial, con patas sucias globales empujando con tres dedos una pelota de lo que sea. Trapo, plástico rajado o bolsita con paloma adentro. Que vuele hasta donde uno quiera o sueñe o alcancen los ojos y el alma.

Sueño con un mundial planetario donde 72 millones de jugadores niños que son pobres, que no van a la escuela, que están apretados contra las fronteras del mundo, armen potreros en todos los rincones de la tierra. En las madrigueras de los traficantes, en los trenes de los proxenetas, en los albañales de los tratantes de personas, en los sótanos de los mercaderes de las armas, en los rascacielos de los dueños de todo, en las billeteras de los señores y señoras de la caridad, en los monocultivos de los terratenientes. 72 millones de pibes africanos, asiáticos, americanos y solos, panzones en su delgadez amarilla, nidos de moscas en su tropicalidad sin agua, enfermos en las calles de la salud para pocos, haciendo corazón de las tripas para comer galletas de barro porque no hay ni lentejas en Haití. Todos pateando la pelota de diarios viejos con noticias de sangre hechos bollo y cabeceada con la ayuda del piojerío saltarín y endémico.

Se me hace que debe ser posible un mundial con 25 pibes que no se mueran diariamente por el hambre en la Argentina y que son una lista de 23 más dos y que le ganen a cualquiera. Una lista de 23 más dos donde la rabona sea posible con huesitos que no se fracturen por falta de calcio. Donde los gemelos no se desgarren porque la teta materna no tenía nutrientes. Donde el diez no se doble de dolor porque el agua está contaminada o no está y la panza se retuerce por la escherichia coli y los bichos asociados porque la comida si estuvo no fue a la heladera, artículo suntuoso si los hay.

Un mundial sin LCD ni piernas que valen millones ni jugadores potentados llegados de países paupérrimos ni negocios espurios alrededor del más bello juego ni elegidos por privilegio celestial para estar en la cima tan alto sin ver a los condenados masivos por un anatema también celestial.

Imagino potreros sagrados en el Chaco toba y despreciado, en la Formosa cúspide de la pobreza argentina, sueño con pibes de gorrita y faso que se sacudan la penitencia pre-uterina y la punición pre-delictual y echen a volar la paloma del pecho y salgan a hacer milagros por Fiorito. Sin gigantografías que tapen la tragedia ni merchandising de la FIFA ni bongoes de mentira de la Coca Cola. Quiero una banda de pibes morenos y de los márgenes que aparezcan desde abajo de las tierras y le roben a pelota a Cristiano Ronaldo y a Messi y a Rooney y les pinten la cara a los dueños del mundo con un gol de chilena a las puertas del cielo.

Esos serán los héroes de los tiempos que se devoren a los monstruos ruines de la injusticia. Esos, los que se traigan de los subsuelos del mundo la copa dorada de pan crujiente. Que se multiplicará como en la cesta de los tiempos, para que no falte nunca más. Ni el pan de la copa dorada. Ni la ternura del trapo redondo que los tres dedos sucios y descalzos clavan maravillosamente en el ángulo izquierdo del mundo.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...