lunes, 5 de julio de 2010

Estados Unidos y la OTAN construyen un imperio industrial, militar y mediático

Peter Phillips - Mickey Huff

Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

“Nada es más fuerte y seguro en una
emergencia de vida que la simple verdad”.
Charles Dickens

Nos enfrentamos a lo que aparenta ser un imperio militar, industrial y mediático tan poderoso y complejo en que el principal ausente es la verdad, con información fragmentada y desconectada del contexto histórico-político. Un ejemplo: el London Times informó -el 5 de junio de 2010- que las tropas estadounidenses están operando en 75 países. El presidente Obama aprobó en secreto un enorme incremento en el número de Fuerzas Especiales de EEUU desplegadas en todo el mundo en misiones de búsqueda y destrucción contra Al-Qaeda. Si es efectivo, este aumento es lejos superior a las operaciones de las fuerzas especiales bajo la administración Bush y refleja cómo la agresividad de Obama persigue a Al Qaeda detrás de su retórica pública de compromiso mundial y diplomacia. Esta información no aparece de ninguna manera en los grandes medios de EEUU.

En cooperación con la OTAN, EEUU está construyendo las fuerzas de ocupación global para el control de los recursos internacionales en apoyo de las ganancias corporativas “trilaterales” de Estados Unidos, Europa y Japón. Un reporte del New York Times sobre la disponibilidad de un billón de dólares en riquezas minerales en Afganistán distrae la atención de la necesidad de tuberías de gas y petróleo desde el Mar Caspio y sugiere otras razones para los objetivos de EEUU en la región.
Jim Lobe, de Inter Press Service, escribió el 15 de junio de 2010: "El momento de la publicación de un importante artículo del New York Times sobre la vasta riqueza mineral sin explotar que existe bajo el suelo de Afganistán plantea importantes interrogantes acerca de la intención del Pentágono… Blake Hounshell, editor gerente de la revista Foreign Policy, dijo que el Servicio Geológico de EEUU (USGS) ya publicó en Internet en 2007 un inventario exhaustivo de los recursos minerales no petroleros de Afganistán, al igual que el Servicio Geológico Británico. Gran parte de su trabajo se basó en exploraciones y estudios realizados por la Unión Soviética durante su ocupación de Afganistán en la década de 1980".

Teniendo en cuenta los informes anteriores, no hay nada nuevo acerca de los recursos naturales de Afganistán, nada que el Pentágono y las corporaciones multinacionales estadounidenses ya no conozcan. Por el contrario, el público debería saber que esta historia sobre los recursos afganos fue manejada en un boletín de prensa en un momento de sensibles preocupaciones respecto a la misión de la OTAN en Afganistán. La inserción deliberada de este tipo de “noticias”, como esta historia sobre la riqueza mineral de Afganistán, está diseñada para concitar apoyo a la agenda de imperio global de Estados Unidos y la OTAN.
El manejo de “noticias” incluye tanto el lanzamiento de historias específicas destinadas a fomentar apoyo público, así como la deliberada falta de cobertura de noticias reales que puede poner en peligro las metas de EEUU. ¿Han dicho algo acerca de la privatización continua de esta guerra global? El periodista independiente Jeremy Scahill describió en la revista The Nation -el 23 de noviembre de 2009- cómo opera Blackwater (Xe) en la ciudad portuaria paquistaní de Karachi en la recolección de inteligencia y ayuda a dirigir la campaña militar secreta de bombardeos de EEUU en Paquistán con aviones sin piloto.

No hubo gran cobertura sobre el informe que ofreció Global Research, el 27 de mayo de 2010, respecto a las nuevas capacidades de EEUU en la guerra cibernética, anunciadas recientemente por el secretario de Defensa, Robert Gates, como la activación del primer comando computarizado del Pentágono y la primera operación cibernética militar, integral y multi servicio. CYBERCOM tiene su base en Fort Meade, Maryland, que también es el hogar de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

El socio israelí de Estados Unidos en el Oriente Medio demostró una manipulación hábil de la cobertura de los medios globales cuando el 31 de mayo atacó a la Flotilla de la Libertad de Gaza. Israel controló las noticias y las imágenes que emergieron del ataque a las naves, afirmando que los paracaidistas invasores israelíes fueron duramente atacados por miembros de la tripulación, con el resultado de varias muertes “en defensa propia". Israel trató de desviar el foco de la discusión pública lejos del uso ilegítimo de fuerza excesiva contra un grupo de trabajadores humanitarios de diversas afiliaciones religiosas y nacionales- inculpando a las víctimas de causar su propia muerte.
El manejo de las noticias crea una Emergencia por la Verdad para el público que vive al interior del Imperio Militar-Industrial-Mediático de EEUU/OTAN. El manejo deliberado de noticias pre-fabricadas socava la libertad de información, con abierta censura sobre los hechos de los poderes militares y las entidades corporativas, mientras distrae masivamente con “noticias” artificiales, cuyo lanzamiento está programado para influir en la opinión pública (es decir, es propaganda).
Una Emergencia por la Verdad es la falta de autenticidad en las “noticias” generadas por esta propaganda y distracción. El resultado es que las personas, a pesar de ser potencialmente inundadas por un mar de “información”, carecen de poder del discernimiento, con el resultado de un desconocimiento total sobre lo que está ocurriendo en el mundo. En pocas palabras, estamos viviendo una época en que la gente no sabe en quién confiar para obtener información precisa y anhelan la verdad.
Un antídoto para la actual Emergencia por la Verdad es la difusión de noticias independientes, validadas por colegios y universidades de todo el mundo, donde los estudiantes y profesores utilizan sus capacidades de investigación y bases de datos para comprobar hechos y verificar datos que se informan al público. Para más información sobre esta tarea, y lo que todos podemos hacer para contrarrestar la gestión de noticias, véase el nuevo sitio web de Proyecto Censurado Internacional en http://www.mediafreedominternational.org/. Juntos podemos construir transparencia en nuestros propios medios y dar vida de nuevo a nuestra extinguida república.

*) Peter Phillips es profesor de sociología en la Universidad Sonoma State, presidente de la Fundación Libertad de Medios / Proyecto Censurado, fue director del Proyecto Censurado y co-editor del informe Censurado 2010.
Mickey Huff es profesor asociado de historia en Diablo Valley College, director de la Fundación Libertad de Medios / Proyecto Censurado y co-editor de Censurado 2010.

Fuente:

Autor imagen: Carlos Latuff

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“Ya no se les puede llamar la atención”

Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

Un joven colegial se rebela contra una disposición de la directora de su colegio y decide resolver el asunto a la brava: intenta asesinar a la profesora de un balazo. Es un hecho deplorable, que produce grandísima tristeza y alarma. Pero es igualmente lamentable que, una vez más, esto dé lugar -en especial en los medios comerciales, proclives a la carroña- a un nuevo episodio de histeria, que es, también, un pretexto para alimentar discursos fascitoides que llaman al atropello de las libertades civiles y de los derechos humanos.

Se redunda en un giro que se ha vuelto usual en nuestra sociedad: la construcción del monstruo como mecanismo de control social y perpetuación de un orden injusto. Es lo que los grupos conservadores de Costa Rica, explotando el prejuicio y la ignorancia, vienen haciendo en relación con las personas sexualmente diversas, culpabilizadas de la destrucción de la familia, la corrupción de la sociedad y la perversión de los valores. Así, tener una orientación sexual o una identidad de género distinta a la mayoritaria, convierte a una persona en un monstruo peligroso y detestable. Es un discurso de odio que convoca a la violencia y la agresión. Vemos manifestarse las mismas tendencias en relación con las juventudes.
Primero, la insistencia enfermiza (en verdad, es una prensa carroñera) en que se revisen los bultos o mochilas que los chicos y chicas llevan a su colegio, como también la lamentación y el enojo que produce el que existan normas que impiden hacerlo (me pregunto, ¿es que ser joven habría de autorizar violentar arbitrariamente la intimidad personal?). Enseguida, la búsqueda de “justificaciones jurídicas” que promuevan el endurecimiento de las leyes que penalizan los delitos cometidos por personas menores de edad, con lo que tan solo se reitera una confusión usual, según la cual los problemas de violencia e inseguridad se resuelven mediante la represión, es decir, mediante más violencia (que no deja de serlo, al margen de que esté legitimada por la ley). En uno y otro caso, se refuerza la imagen de una juventud-monstruo -peligrosa, amenazante, imprevisible, descontrolada- a la que se le debe vigilar y reprimir con máximo rigor.
Similar a como ocurre con el intento por aplastar los derechos de las personas sexualmente diversas, esto reafirma el estado de profunda perplejidad en que se desenvuelve la sociedad costarricense -y en particular sus estructuras de poder, sobre todo la familia tradicional, la religión, la escuela, el sistema político- frente a los procesos de profunda transformación socio-cultural que venimos atravesando.
Se encuentra una clara ilustración de ello en una frase repetida hasta el hastío: “es que ya no se les puede llamar la atención”. Y, enseguida, la nostálgica referencia a los tiempos cuando si se podía corregir chilillo en mano. Hay en todo esto un ruido de fondo: la imagen de la familia tradicional: papá y mamá casados una sola vez y para siempre, con sus retoños alrededor. Y, en relación con esto, la añoranza por la autoridad y las rígidas jerarquías: papá-jefe-de-familia; mamá en un segundo escalón: muy discreta, casi invisible. Y abajo los niños y niñas: sin voz, sin voto, sin opinión, sin derechos.
Esta idea de familia es -como diría Urlich Beck- uno de esos conceptos-zombi que pululan en nuestra sociedad. Domina en los sermones de curas y predicadores; en los discursos demagógicos de los políticos; en las vacuas peroratas que los medios promueven. También en las políticas públicas sobre educación, salud o familia. Se construye así una imagen mental que no corresponde con la realidad que vivimos, con lo que tan solo se agrava la confusión.
Esa familia tradicional aún existe, pero ella misma está experimentando cambios importantes y, en todo caso, cada vez más va siendo solo un tipo particular de familia dentro de un paisaje cultural multicolor, donde emergen y se multiplican nuevas formas de familia.
Las juventudes crecen en un contexto emergente, extraordinariamente dinámico. Inútil negar el tremendo impacto de las tecnologías informacionales. Pero, además, ellos y ellas viven realidades familiares igualmente dinámicas. Es simplemente absurdo -la estrategia perfecta para el fracaso- imaginar que se les pueda educar dentro de los cánones rígidos y autoritarios de la familia tradicional. Quien tal intente con ello simplemente agudizará los conflictos y la violencia. Por otra parte, la solución policial y represiva tan solo traslada al ámbito público esa misma nostalgia autoritaria de la familia tradicional. La represión nos hará perder a una porción importante de nuestra juventud, condenada a la cárcel o a la clandestinidad y el crimen, pero no resolverá absolutamente nada.
Cuando oigo la nostálgica y fracasada cantinela de “es que ya no se puede llamarles la atención”, yo me pregunto ¿y por qué no intentan dialogar, negociar y, sobre todo, ganarse el respeto de la gente joven? En la familia tradicional el respeto se imponía mediante el miedo. Ahora hay que ganárselo; no hay de otra. Me sospecho que esa es la única vía que tiene posibilidad de éxito. Con estas juventudes, inmersas en procesos de cambio socio-cultural de tan profundo alcance, definitivamente no funcionan los mecanismos autoritarios del pasado.
Intentaré ilustrarlo con otro ejemplo que creo nos es conocido: el del niño o la niña que creció viendo como mamá y papá se divorciaban y luego se casaban de nuevo. Entonces resultó tener dos mamás y dos papás; hermanas aquí y hermanos allá; cuatro abuelas y cuatro abuelos; una familia principal y una secundaria. Y mientras maniobraba en un complejo familiar tan diversificado, navegaba y chateaba por Internet, abría su sitio en Facebook y Twiter y se comunicaba con sus compas del cole mediante mensajes de texto en sus celulares ¿tiene algún sentido pensar que estos muchachos y muchachas puedan ser educados como se hacía treinta o cuarenta años atrás?
Imaginar que se puedan echar atrás las ruedas de esta profunda evolución socio-cultural es una completa pérdida de tiempo. La familia tradicional sobrevive a duras penas y, de cualquier forma, está inmersa en un contexto social profundamente transformado y extraordinariamente dinámico. Por ello mismo, los discursos nostálgicos están condenados al fracaso. En su incansable afán por construir monstruos -por ejemplo, las personas sexualmente diversas y las juventudes- convocan al odio y la violencia. En su terquedad por mantener vivos los fantasmas del pasado intentan forzar a la restricción de la democracia y el atropello de los derechos humanos. Tan solo son siniestros portadores de mensajes de daño y dolor. He ahí el único éxito del que podrían presumir.
El cambio seguirá. Construye una ética nueva y una moral distinta. Puede ser la promesa de una sociedad donde los individuos sean más libres y, al mismo tiempo, más solidarios. El mayor obstáculo para lograrlo está precisamente en la persistencia de esa imagen falsa en nuestras mentes: el terrible error de mirar el mañana con los ojos del ayer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Paraguay: Radiografía claroscura

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

El Presidente Fernando Lugo rindió el informe anual de la gestión del Ejecutivo ante el Congreso de la Nación, y expuso los lineamientos generales del Presupuesto Nacional para el ejercicio 2011, una suerte de radiografía claroscura de propósitos, en la que se destaca una firme decisión de priorizar la negociación interpartidaria y la paz social y política por encima de una propuesta de solución económica.

El mandatario mostró particular interés en dar señales tranquilizadoras a los grupos de la derecha partidaria de la confrontación, con un mensaje poco solidario con las organizaciones populares, por razones varias desconfiadas de los discursos, dado que a dos años del Gobierno del Cambio, los cambios son sólo asistenciales y superficiales.

Desde el triunfo electoral de Lugo, en abril del 2008, la única innovación auténtica que se puede constatar en la vida de los paraguayos, tiene un solo autor, y ese es el propio pueblo que ha sido capaz, aunque modestamente, de interesarse en ser actor en la actividad política, con una sensibilidad y responsabilidad social que habían estado dormidas en las últimas siete décadas.

La nueva conciencia cívica que se palpa no es producto del estímulo gubernamental, sino que es obra compartida entre el trabajo de las organizaciones populares y partidos y movimientos progresistas, influidos por los procesos transformadores regionales, con el sentimiento de hartazgo de la gente de vivir en un país atrasado, mísero en la riqueza, sometido por la corrupción de las roscas mafiosas que, en algo más de medio siglo, convirtieron el Estado en un botín de guerra, sin haber guerra.

El Gobierno de Lugo llegó con un programa de seis puntos, encabezado por el rescate de la soberanía energética nacional, menoscabada por Brasil en la explotación de la Represa binacional de Itaipú, de cuya producción se lleva el 95 por ciento, pagando chauchas a Paraguay por el 45 % más que le pertenece. Sólo 5 por ciento utiliza.

En la renegociación del Tratado, es innegable que los representantes del Estado han ganado algunos puntos, como el reconocimiento por el Presidente Lula y algunos congresistas de los derechos de su socio menor a recibir mejor pago por su energía y también el compromiso de hacerse cargo de una importante extensión de tendidos eléctricos en territorio paraguayo.

Insatisfacción popular justificada

Ello, al igual que otras medias medidas tomadas por el Gobierno, están lejos de satisfacer a un pueblo humillado por una dependencia incomprensible y por promesas incumplidas desde la década del cuarenta por el Partido Colorado, con la complicidad, por aceptación acomodaticia, del Partido Liberal, que reflejó la quietud mayoritaria.

La reforma agraria, que no ha merecido ninguna medida concreta hasta ahora, fue el segundo punto en importancia del programa que llevó al triunfo a la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), un conglomerado heterogéneo formado con clarísima vocación electorera, al punto que designó Vicepresidente a Federico Franco, la cabeza más visible de los planes conspirativos contra Lugo que se ha podido comprobar.

La gratuidad de la salud pública, aunque todavía no llega a toda la población porque falta presupuesto, infraestructura y personal calificado, es la medida más exitosa de estos dos años de la conducción luguista, a lo que se debe sumar la asistencia a unas 100 mil familias, de las casi 300 mil que están en la miseria y la regulación laboral de varios miles de funcionarios públicos que carecían de reconocimiento administrativo.

De hecho, a Lugo le queda sólo dos años para concretar medidas de política social convincente, llevando a la práctica un programa económico de país productor de bienes materiales y de cultura, de investigación científica y de desarrollo tecnológico.

Para alcanzar ese objetivo, necesita liberarse del modelo economicista parido por el viejo y acartonado monetarismo, sin sensibilidad social, que se permite, con barata demagogia, livianas e irresponsables promesas de reducir la miseria de aquí a las elecciones nacionales del 2013, sin explicitar cómo y con qué recursos lo hará.

La conciencia popular de que es posible avanzar con algo de decisión y audacia en el proceso de cambios, ha estimulado una mayor agitación entre algunos sectores de la ciudadanía, en particular las organizaciones campesinas y algo los sindicatos, aunque estos registran gran atomización y, en algunos, considerable corrupción.

Esa desviación es simétrica con el comportamiento del cooperativismo que reúne un millón de socios, en una población total de seis millones, y ocupa un tercio del movimiento financiero nacional, pero que traduce beneficios sociales muy por debajo de sus posibilidades.

Algo parecido ocurre con el grueso de las organizaciones no gubernamentales (ONG), alrededor de 900, varias financiadas por el Estado, habitadas por alguna gente que, en los últimos veinte años, viajó desde una izquierda activa hacia un progresismo de confortables oficinas, desde donde son diestros en criticar pero pobres en propuestas.

Las municipales serán un barómetro

La conformación del Frente Guasú, alianza de veinte Partidos de izquierda y movimientos sociales que disputarán en las elecciones municipales de noviembre, con 150 candidatos entre un total de 230, es un hecho histórico en Paraguay que puede constituirse en un paso favorable para enfrentar al revanchismo de la derecha en las nacionales del 2013.

El problema más serio que amenaza al país es la indecisión de Lugo y su equipo que, si no rectifican conductas a la brevedad, profundizando las buenas medidas aplicadas o en marcha, lanzando otras que modifiquen algunas de las estructuras más nocivas, la derecha puede rearmarse, rejuntando sus codiciosas cabezas algo dispersas y retrotraer la historia paraguaya por un tiempo inimaginable.

Factor determinante resultará el parlamento y nada insinúa que, en el ejercicio que comenzó este uno de julio, reduzca su hostilidad que mantuvo este año y medio contra el Ejecutivo, al punto de acorralar a Lugo, forzándolo a negociar un pacto con la derecha colorada que, en la fase inmediata, salió beneficiada, pues en un par de semanas recuperó la conducción de ambas cámaras, en un acuerdo que ha generado malestar entre muchos aliados al mandatario.

Difícilmente esa jugada afiance el equilibrio institucional que necesita Paraguay, pero es lógico que el Jefe de Estado intente ganar un tiempo que le es indispensable para intentar recuperar parte del apoyo ciudadano que está perdiendo por la ineptitud de su equipo y por esa hija putativa de la cobardía que es la vacilación.

El pueblo aspira y reclama medidas concretas en la política económica nacional que en la postura de varias organizaciones progresistas, debe comenzar por una redefinición de la misma a corto plazo, fijando planes productivos concretos con el máximo de participación ciudadana y con la financiación, en primera instancia, con un porcentaje de los casi cuatro mil millones de dólares de la reservas del Banco Central.

Integración e independencia

Esa exigencia es rechazada por el titular de Hacienda Dionisio Borda, partidario también de conseguir inversiones para hacer despegar la economía, pero únicamente con los organismos acreedores transnacionales, pese al cáncer del endeudamiento y a la seguidilla de ejemplos desastrosos que, por esa vía, acumulan varias naciones.

Aparte de la explotación sistemáticamente de la necesidad de créditos, los países solicitantes son sometidos con intereses leoninos y condicionamientos inaceptables para la soberanía de cada pueblo, aliviado en primera instancia pero salvajemente perjudicado a la larga, con el cobro de intereses sobre intereses y la eternización de la deuda por intrincadas trampas financieras y jurídicas.

China despega y el mundo lo reconoce, pero lo está haciendo desarrollando el capitalismo, cosa que parece gustar a Mujica, aunque sus nuevos dirigentes nunca han abandonado el principio marxista de contar con sus propias fuerzas, reiterado hasta el cansancio por el victorioso Mao Tse Toung, y su sucesor Teng Hsiao-Ping.

Si ese camino sirve, como lo muestran los resultados económicos aunque no tanto los sociales y culturales, lo más juicioso sería que Paraguay le preste mejor atención, porque su pequeñez geográfica y escaso desarrollo industrial, tiene la oportunidad histórica de ampliarse con sus propias fuerzas, a través de las alianzas de integración regional que están en marcha, tales el MERCOSUR, UNASUR, ALBA, etc.

Esos acuerdos, para entrar a conversar de igual a igual con las potencias, necesitan consolidarse sobre un nuevo modelo económico y político en vista de que el actual no sirve y de que proseguir la dependencia es reconocerse incapaz y negar las posibilidades de la propia nación y de sus fuerzas creadoras y productivas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La unidad no será con Calderón o la “Iniciativa México”, sino contra ellos por ser los que han llevado al país al desastre

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Los trabajadores de mexicanos por necesidad humana, seguiremos luchando y defendiéndonos desde todos los rincones, aunque nos sigan explotando y reprimiendo. En esas batallas que por hoy son aisladas por falta de experiencia, estamos aprendiendo a ser unitarios para que en adelante ningún gobierno o clase empresarial nos siga sometiendo como hasta ahora lo ha hecho.

Los trabajadores construiremos la unidad para combatir contra el gobierno y los empresarios capitalistas, para acabar con el sistema de explotación y opresión. ¿Por qué piensa Felipe Calderón, el presidente ilegítimo y la recién creada organización empresarial, Iniciativa México (IM), que el 70 por ciento de pobres, desempleados, miserables de este país vamos a unirnos a ellos para que nos sigan oprimiendo? La unidad que construimos no es con ellos sino que contra ellos.

2. Felipe Calderón, el presidente ilegítimo, así como los multimillonarios del país que crearon la llamada Iniciativa México, han desarrollado una intensa campaña por TV y radio invitando “a todos los sectores a unirse a sus políticas”. Calderón se ha dirigido a toda la familia política para firmar acuerdos “con el fin de combatir a la delincuencia y al narcotráfico” y la llamada IM ha invitado a la población “a participar en concursos de propuestas y proyectos para hacer progresar al país”. La realidad es que la inmensa mayoría de la población, quizá al 70 por ciento, no está ni enterada ni interesada de eso; pero otro sector de la población, eso que alguien llamó “las fuerzas vivas”, sabe lo que esos llamados significan en tiempos de crisis económica, de repunte de la “inseguridad” y de desplome gubernamental por incapacidad.

3. Por ningún motivo se unirán a los cínicos llamados de Calderón o de la IM los 45 mil electricistas despedidos, los miles de mineros perseguidos, los cientos de miles de oaxaqueños golpeados, los millones de indígenas y campesinos del país sin tierra, sin créditos y sin precios de garantía; tampoco se unirán los estudiantes de la UNAM, del IPN, de la UAM, mucho menos los profesores de la CNTE que han visto y sufrido la destrucción del sistema educativo por falta de presupuesto y sobra de corrupción. En fin, quienes sí le entrarán son los dirigentes del PRI, PAN, PRD y demás partidos que buscan todo tipo de acuerdos que los acerquen más al poder. Saben ellos que no podrán hacer nada serio o importante contra la delincuencia o el narcotráfico porque éste está mejor organizado, pero saben que es la mejor oportunidad para tomar acuerdos entre sí.

4. No debe olvidarse que cuando el poder hace urgentes llamados a la unidad y hace concesiones increíbles a los de abajo –no solo es por los procesos electorales en puerta- es porque siente debilitarse como clase dominante y pretende sumar fuerzas “críticas” o de “oposición” para recuperarse. Calderón y los multimillonarios mexicanos han comenzado a sentir que México puede estar cerca de una gran rebelión que debe estar organizándose en varios lugares, porque en los últimos años se han registrado muchas luchas aisladas en diversos estados. El gobierno ha contratado para el ejército, la policía y para los órganos de inteligencia a cientos de miles de nuevos elementos con el fin de evitar “una nueva revolución de centenario”; por eso entre las estrategias “inteligentes” y desviacionistas los empresarios y los políticos han lanzado sus invitaciones desesperadas.

5. Calderón, el presidente de facto, no encuentra cómo salir del atolladero donde él mismo se metió al ordenar al ejército ocupar estados de la República sin ningún plan o idea alguna; el resultado después de tres años y medio, es de 25 mil personas muertas y un narcotráfico y una delincuencia desatados e imparables. A pesar que a diario repite Calderón que no está dispuesto a negociar con las “bandas delincuenciales” la realidad es que las tiene encima y adentro, y cada día su gobierno es arrinconado. ¿Qué están dispuestos a pedir los narcotraficantes sino el retiro del ejército de determinados estados o sectores? ¿Puede Calderón retirar al ejército de los estados de la República si es su única garantía para seguir en el poder? No debe olvidarse que “el ilegítimo” se rodeó del ejército desde los primeros días de su gobierno para defenderse de la oposición política.

6. Los llamados a la unidad que políticos, empresarios y medios de información han realizado han servido para que el PRD, muchos “intelectuales” y gentes que se hacen pasar como académicos, neutrales, progresistas, se definan claramente en cada campo. En la búsqueda de poder y dinero tienden a desaparecer los que escogen los puntos medios o indefinidos dándose a conocer quienes son unos y otros. Nadie puede pasar como que no sabía por donde estaban los amos del dinero y del poder (Slim, Azcárraga, Salinas de Gortari, Salinas Pliego, Fernández de Cevallos, Calderón) y por donde estaba o está la lucha social (la causa de los trabajadores). Desafortunadamente los medios de información (TV, radio, prensa) están en manos empresariales y dedican las 24 horas del día para hacer propaganda y tergiversar la realidad mediante la información, pues esa es su tarea.

7. Mientras exista el sistema capitalista y la desigualdad social que genera, la llamada delincuencia y el narcotráfico no podrán desaparecer. Por más que aumenten las fuerzas policíacas y militares, así como la cantidad de armas sofisticadas que porten, mientras la población siga sufriendo, desempleo, salarios de hambre, desigualdad social y opresión, no podrán desaparecer los efectos sociales de esa realidad. Es desesperante que las izquierdas honestas del país sigan sufriendo represiones, cárceles y muertes en sus luchas defensivas por falta de unidad. No se cuanto tiempo más pasará para que se comprenda que las manifestaciones masivas no son ya suficientes, que sólo causan la burla de los enemigos. Se requiere, como se hace hoy en otros países, pasar a los bloqueos y tomas de calles, carreteras y edificios; a la paralización de la economía y de todos los servicios. Pero tenemos que hablar y organizarnos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela: Para Avanzar en Revolución

Edwin Sambrano Vidal (especial para ARGENPRESS.info)

Empresas básicas y “control obrero”

Está sobre el tapete la discusión sobre el control obrero y su ejercicio. Qué es y qué debe ser el control obrero?... Cómo se pone en práctica?... Hacia dónde se dirige, cuáles son sus metas de corto y largo plazo?... Y, también, Cuál es su alcance en los actuales momentos?...

Pudiéramos plantear el tema con mayor dimensión, es decir, hablar no sólo de las empresas básicas propiedad de entes del Estado, sino de todas las entidades en las cuales es determinante la propiedad pública, incluso, más aún, incorporar a las empresas de capital mixto o privado. El tema es dar a los trabajadores una participación decisiva en el proceso productivo. Convertir a los trabajadores en agentes conscientes de la producción, que además de trabajar con sus fuerzas y capacidades (conocimientos, inteligencia, experiencia) sean incorporados a las decisiones, tanto de los aspectos técnicos de la producción, como de los aspectos financieros, gerenciales y sociales de la producción de bienes. Al mismo tiempo involucrar a la colectividad, en sus diferentes sectores y de acuerdo con su específica ubicación dentro de la sociedad en la decisión de los planes productivos y de los problemas y metas de la nación y sus regiones.

La gestión democrática frente a la privatización

Hace algún tiempo, a finales de la década de los 80 y durante los años 90, planteamos el tema bajo la óptica de la Gestión Democrática de las empresas estatales. Este planteamiento fue una respuesta teórica y política frente a la situación de déficits que recurrentemente presentaban estas empresas y para enfrentar los planes privatizadores del gran capital transnacional, sus socios nacionales y sus representantes políticos y académicos. Estos resaltaban las fallas del funcionamiento de las empresas de capital estatal, las cuales en Venezuela, habían experimentado un programa de crecimiento exorbitante en los últimos años (entre 1975 y 1985), desproporcionado con la capacidad de absorción de la producción por parte del mercado interno. Es la política denominada de crecimiento hacia afuera, es decir, producir materias primas o insumos industriales (productos con poco valor agregado) para exportarlos hacia las economías de mayor grado de industrialización, las cuales se aprovechan de la energía, los minerales y el bajo costo de la fuerza de trabajo contenidas en los productos para aumentar exponencialmente su valor mediante los procesos industriales más avanzados. Es una relación que condena a los países dependientes o subdesarrollados a estar a la cola de los países altamente industrializados en un círculo vicioso que con el paso del tiempo profundiza la desigualdad y las diferencias. La urgencia de la privatización fue propuesta por el gran capital cuando ya se habían beneficiado de la condición de empresas estatales al servicio del capital monopolista y se proponían desplazar al Estado de la propiedad para proseguir en la espiral de la apropiación privada capitalista de las grandes corporaciones.

El Estado capitalista ya no podía continuar la farsa de mantener una propiedad pública que estaba al servicio de la acumulación capitalista tanto a través de los negocios lícitos como por medio de la corrupción, que ha sido, en el caso de Venezuela, una fuerza imponente para una especie de acumulación originaria. Una entrega a los intereses de las grandes corporaciones transnacionales y una galopante corrupción… Cómo combatir ambas calamidades, desde una posición revolucionaria?... La propuesta del socialismo cobraba existencia con la propuesta de la gestión democrática. Es una consecuencia natural de los principios de la propiedad pública y toda la teoría del ejercicio pleno de derechos humanos, especialmente los derechos políticos, económicos, sociales y culturales. De manera que el asunto se planteaba,… Cómo hacemos productivas las inversiones de la nación y combatimos la corrupción asociada a la dominación capitalista, para impedir la privatización de la propiedad pública?...

La Gestión democrática en la construcción del socialismo

Ahora el problema se plantea con más crudeza, cuando las fuerzas revolucionarias definidas por el socialismo tienen el control del Gobierno, la Asamblea Nacional, los demás poderes públicos (Tribunales, Contraloría, Defensoría del Pueblo, Fiscalía General, Poder Electoral), la mayoría de las Gobernaciones y Alcaldías, de los Concejos Legislativos regionales y de los Concejos Municipales. En estas condiciones, además de lo anterior tenemos que plantearnos el siguiente desafío… Cómo demostramos que el ejercicio de la participación democrática es capaz de producir más riqueza social, más bienestar colectivo y más equidad?...

La Esencia del “control obrero”

El “control obrero” es una línea de acción dirigida a la participación de los trabajadores en la administración de las empresas privadas capitalistas para contener la explotación. Mientras en los casos de empresas de propiedad pública, el “control obrero” se transforma en el medio por el cual los trabajadores ejercen la propiedad que teórica y jurídicamente es de toda la sociedad para ponerla al servicio efectivo de colectividad nacional y por lo tanto para la construcción de un sistema social distinto al sistema capitalista, cuya transición llamamos socialismo. Los valores y patrones de conducta para esta tarea son totalmente contradictorios con el egoísmo, la explotación, la injusticia, el desconocimiento de los méritos de los demás, el oportunismo, la imposición arbitraria, el verticalismo.

El “control obrero” no se establece para negar los derechos que los trabajadores han alcanzado en sus luchas contra el capital y el estado capitalista, sino para reconocerlos y realizarlos plenamente. Los sindicatos, por ejemplo, son instrumentos para el ejercicio de la participación de los trabajadores en la dirección y control de las empresas. La discusión amplia, abierta y libre de los trabajadores sobre todos los temas de la producción y el uso de los excedentes, los niveles salariales, las condiciones de trabajo de cada sector y las necesidades sociales es parte esencial de la formación de la conciencia revolucionaria de las mayorías laborales. Así como las metas de la política pública, el proyecto de transformación general que implica el desempeño del gobierno nacional, regional y local, la conducta pública de los dirigentes en el cumplimiento de sus funciones. El “control obrero” no es para la entronización de una burocracia en las fábricas para hacerlas improductivas, ni para que un grupo ocupe el puesto de los explotadores capitalistas y se apropien de los beneficios y de los contactos para enriquecerse o acomodarse. Por lo contrario, el “control obrero” es para que la democratización de la gestión con la activa participación de los trabajadores o de sus representantes electos directamente por ellos bajo la condición de revocabilidad, haga posible una mayor producción, de mejor calidad y con la expansión del bienestar tanto para los que laboran en esas empresas como para la sociedad. Que no se desvíe es la responsabilidad de los revolucionarios.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Un aniversario sin festejos

Jorge Altamira (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

El aniversario de las elecciones del 28 de junio tuvo muy poco de celebración. De de Narvaez a Solanas, pasando por Carrió, los opositores se repartieron entre lamentos y justificaciones. El presidente de la UCR, Sanz, se atajó señalando que “los problemas no se resolverán hasta la llegada de otro gobierno, en 2011”. Hace un año, el triunfo de la llamada ‘oposición’ había consagrado en las urnas la derrota del gobierno en el conflicto sojero.

A esto se agregó la crisis mundial: en el trimestre en que transcurrió la campaña electoral, cuando se produjo la mayor caída de la producción de todo 2009, una gran salida de capitales y una serie de ocupaciones de empresas como respuesta a despidos y suspensiones. El adelantamiento de las elecciones a junio había resultado un error de cálculo electoral. El revés electoral del oficialismo puso de manifiesto, de este modo, una crisis de conjunto – tanto del régimen político como social. Dos años antes la flamante Presidenta había buscado aprovechar la consolidación política del kirchnerismo, a partir de 2005, con la propuesta de una conciliación a la llamada oposición con el objetivo de ‘normalizar’ las relaciones internacionales después de la renegociación de la deuda y las nacionales afectadas por el congelamiento de tarifas.

El sinsabor de los ‘opositores’, un año después, está plenamente justificado. El 28 de junio de 2009 habían prometido un viraje político que resultaría en una “parlamentarización” que desplazaría el centro de las decisiones políticas de la casa Rosada al Congreso. En esta línea se escucharon planteos a favor de una nueva reforma constitucional para limitar poderes al Ejecutivo y posibilitar la destitución del Jefe de Gabinete por parte del Congreso. El planteo parlamentarista fracasó sin atenuantes y ya no se escucha nada sobre la reforma constitucional. El gobierno aprovechó el periodo hasta la asunción del nuevo Congreso para dictar leyes fundamentales (como la ‘reforma política) y aprobar el Presupuesto 2010. La oposición fue absolutamente incapaz de enfrentar estos atropellos mediante la movilización popular. Más tarde se produjo el choque por el uso de las reservas del Banco Central, que el gobierno ganó por varios cuerpos y, en el camino, reforzó la función de los decretos de necesidad y urgencia, que luego fue ratificada por la Corte. En este caso los ‘opositores’ se toparon con que la burguesía mundial aprobaba, aunque con entusiasmo retaceado, una medida que permitía pagar la deuda externa de Argentina y garantizar el canje de deuda y un nuevo ciclo de endeudamiento. La Corte defendió la vigencia del régimen de decretos de necesidad, con el reiterado argumento de que limitan al Ejecutivo frente al Congreso, cuando en realidad otorgan poderes legislativos al Presidente. En definitiva, a partir del resultado electoral del año pasado se desarrolló una fragmentación del régimen político, que se ha agudizado en las últimas semanas: hoy tenemos un bonapartismo presidencial que provoca choques permanentes; un parlamentarismo impotente que divide a los bloques opositores; y un poder judicial cuyos fallos son rechazados y obliga al arbitraje permanente de la Corte Supema.

Desborocotización

El kirchnerismo celebra una curiosa suerte de “renacimiento” oficial, cuando en los hechos ha instaurado un método de gobierno de crisis, que no le sirve para encarar siquiera los problemas apremiantes que le plantea la crisis mundial. Los K se complacen con la incapacidad de los opositores para imponer su victoria electoral en el Congreso, sin reconocer que la disgregación principal se viene produciendo en sus propias filas – con el apartamiento de senadores oficialistas y gobernadores y funcionarios en diferentes provincias y niveles. Los K se apoyan cada vez más en un gobierno de camarilla – como lo acaba de reiterar la salida de Taiana. Una parte importante de su personal transita con más frecuencia los pasillos de los Tribunales. La base social del gobierno es cada vez más contradictoria: de un lado, recibe el apoyo del imperialismo – por su alineamiento contra Irán -; de los especuladores de la deuda argentina; de los grandes pulpos mineros y las constructoras; del otro, el apoyo de una fracción cada vez más reducida de la burocracia sindical (Moyano y Yasky, cada vez más enfrentados en la CGT y CTA) – cuya debilidad quedó de manifiesto en su derrota en el sindicato de la Alimentación y en otras paritarias. La cooptación de sectores que vienen de campos ajenos a la burocracia, ha servido más para perjudicar el futuro de estos que para beneficiar al gobierno. El gobierno podría incluso atribuirse haber logrado una polarización política de cara a las elecciones de 2011, pero se trata de una polarización superestructural o ficticia. De un lado, no ha logrado producir ninguna movilización popular; del otro, tampoco consiguió emblocar a la oposición en un único bloque de derecha. El bonapartismo impotente de la camarilla no equivale al ‘renacimiento’ que se adjudica el oficialismo.

El 28 de junio debería ser motivo de celebración para Solanas, después de su impactante segundo lugar en la Capital. Desde entonces ha desarrollado una agitación parcial contra la minería contaminante y, en parte, contra el canje de deuda, que hubiera debido desarrollar sus posibilidades políticas. Pero el aniversario lo encuentra en la antesala de una crisis. Solanas mismo acaba de declarar que está “condenado a proponer debates y buscar consensos” (La Nación, 27/6), o sea, a actuar como rueda auxiliar del oficialismo o la ‘oposición’. El proyecto de Solanas es apuntarse para 2011, en un intento de repetir experiencias que acaban de fracasar electoralmente en Chile y Colombia. No es una fuerza de movilización popular, porque como lo repite Solanas hasta el cansancio, quiere cambios “dentro del sistema y los métodos democráticos”. La base sindical de Proyecto Sur, el ala Degennaro de la CTA, está siendo pulverizado por los agentes K. En estas condiciones debe superar la alternativa que ofrecería una alianza entre la UCR, el PS, la CC y el Gen. Ante esta circunstancia, no suena extraño que circule la versión de que Solanas podría convertirse en el candidato a Intendente de aquella coalición.

Celebrando el pasado

La carta más fuerte de la camarilla es la reactivación de la economía como consecuencia del ascenso, en gran parte especulativo, de los precios de las materias primas. Pero la complacencia es simplista, como lo demuestra la crisis comercial que enfrenta con diferentes países, y por sobre todo el estancamiento de la ocupación laboral y la inflación. Los llamados países emergentes enfrentan la contradicción de que una reactivación incentiva las reivindicaciones laborales y sociales, cuando la crisis mundial se agudiza de día en día. Una reversión de las oportunidades económicas de los ‘emergentes’ o de Argentina en particular, pondría fin al experimento kirchnerista sin mayores trámites. . La bancarrota europea reinstaló en la Argentina el escenario de la fuga de capitales. La sobreproducción mundial y el agravamiento de la competencia comercial liquidaron la “balanza comercial positiva”. La principal apuesta del canje -lograr financiamiento internacional barato- ya sucumbió, más allá de las discusiones sobre su “grado de aceptación”. El gobierno celebra su repunte como síntoma de un futuro venturoso. Pero en verdad, festeja a cuenta de un pasado, cuyas bases se encuentran agotadas

La clase obrera

Hace un año, los trabajadores repartieron sus votos entre oficialistas y opositores. La clase obrera carece de una fisonomía política independiente; sin embargo, se ha convertido en el protagonista fundamental de la crisis en los marcos de las luchas reivindicativas. La burocracia sindical se encuentra en la mayor crisis de su historia, que procura superar con un reagrupamiento parcial de fuerzas – entre la CTA de Yasky y la CGT de Moyano. Es un recurso para enfrentar la rebelión anti-burocrática con el apoyo del Estado, y por sobre todo un recurso del Estado para salvarse políticamente. El proceso iniciado por los trabajadores del Subte (ya desde el segundo gobierno menemista) define una etapa de transición del movimiento obrero que se manifiesta en numerosas fábricas e incluso sindicatos. El gobierno ha puesto su mira en la cooptación de una parte de la dirección de este movimiento, y lo mismo ocurre por parte de los sectores patronales de la oposición (Binner, por ejemplo, con relación a la fracción de oposición de la CTA). La clase obrera vive una etapa de rebelión, como ocurre con la clase obrera de numerosos países por la crisis mundial, frenada relativamente por la burocracia integrada al Estado, como sucede también en la mayoría de los países. Pero una cosa es cierta: la rebelión obrera va a continuar, como consecuencia inevitable de la crisis mundial y de las crisis políticas que esa crisis engendra. En este marco se va a desarrollar la lucha por la independencia política de la clase obrera y la construcción de un partido propio. Contra el recurso último del Estado y la burocracia sindical de buscar compromisos con los trabajadores para defender la llamada ‘paz social’, es necesario desnudar que la ‘paz social’ es la vía para la derrota, y oponer a ella la independencia política de la clase obrera.

De nuevo en este marco, la independencia política de los trabajadores no será, ni puede ser, el resultado automático de las luchas reivindicativas. Es necesario introducir en las filas del proletariado la conciencia política de la bancarrota mundial del capitalismo, o sea la conclusión de que ella plantea la revolución social – la reorganización social sobre nuevas bases. Esta es la delimitación fundamental en el campo de la política obrera y socialista. La denuncia de que no debemos abordar la crisis mundial desde un ángulo catastrofista, constituye no solamente un error sino por sobre todo un abordaje conservador y una vía para la capitulación. Obviamente, cualquier aproximación unilateral es negativa, pero en la presente crisis histórica es mejor ir ajustando, conforme al desarrollo de los acontecimientos, la perspectiva catastrofista, que tomar como partida la especie conservadora de que “el capitalismo sale siempre de la crisis” – una falacia que nunca podrá probarse, porque con la victoria del socialismo internacional, el problema mismo deja de tener sentido.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los debilitados cimientos de la iglesia

Eduardo Pérsico (especial para ARGENPRESS.info)

Cualquier circunstancia puede recordarnos que muchas representaciones provienen de muy lejos y sin agudizar una gran imaginación, vemos que con variado atuendo hoy actúan los intérpretes de la pasada historia igual que si ofrecieran un estreno. Jefes de la manada, figurones y majestades que ‘por llegar del cielo’, se hicieron reyes, rabinos, ayatolas y papas del infinito desconocido, retornan y reciclan casi naturalmente.

Esa grandiosa picardía del Poder que ante un pensamiento racional no podría perpetuarse, hace que estos personajes persistan con estrafalarios bonetes y disfraces de bendecir las imaginaciones y temores del gentío, ataviados a la usanza que ni ellos podrían explicar. Estos virtuales actores que se lucen parloteando sin pausa los misterios de un dios superior que pronto ordenará debidamente los reinados, - una promesa reiterada como si nada- se erigen en tribunos inagotables del ‘orden natural y divino’; un concepto temerario, digamos científicamente, y testigo que para la mayoría de los religiosos el tiempo transcurrió sin ninguna noticia; un relojero y absurdo transcurso de las horas en el pensamiento de la humanidad. Igualmente acontecieron y disfrutamos hechos irrebatibles en el planeta a pesar que siempre y antes de Galileo, estos mismos bribones fueron impiadosos con la ciencia y la justicia oscureciendo cualquier novedad que no los favoreciera. Por decir, advirtieron que ubicar al Sol como centro del sistema planetario destronaría a la Tierra, y eso de convertirla en un cuerpo celeste más expresaba un ataque contra el bien de dios que desprecian los herejes, más otras locuciones de la teología medieval.

Con esta gente y otros comediantes tenaces en sostener pícaros y sagaces discursos desde cualquier púlpito, hoy el Vaticano se animó a exigir inmunidad jurídica con más otras prerrogativas para sus ‘servidores de la Fe’; sin excluir del privilegio a los mismos tipos que entre misas y oraciones violan a los alumnos del seminario o ejercitan su pedofilia por los rincones como un acto del sacerdocio. Y por ser tan grave y nauseabunda esta cuestión eclesial, además de las sanciones monetarias recibidas por hechos delictuosos en Irlanda y Bélgica, en la justicia de California, Estados Unidos, por ciertos
hechos de abusos y violación se sustanciaron denuncias contra la misma Santa Sede como institución. Algo jurídicamente amparado por la Corte Suprema norteamericana que no aceptó el pedido de inmunidad solicitado por el Vaticano en un probado caso de pedofilia en ese país, y en el cual consta que "el Vaticano estaba advertido de la perversión del religioso pero el Papa y la Congregación para la Doctrina de la Fe no removieron al cura pedófilo". Un corporativo y amistoso desliz papal que derivó en algo muy preocupante para los catolicismos locales en cada país, donde las perversiones son ya institucionales para los innumerables sacerdotes que por formación y condición tienen muy confusa su condición sexual como personas. Y digamos, la cerril oposición que la iglesia católica despliega al uso del condón, la unión entre personas del mismo sexo, el divorcio y otras expresiones de una sociedad contemporánea más libre, nos advierten sobre las manifiestas represiones sexuales de los religiosos que con sus perversiones y dualidades éticas fueron despoblando los templos hasta en la misma América Latina. Un serio baluarte del catolicismo durante siglos donde también y más cerca en los almanaques y calendarios, abundaron las impunes jerarquías complicadas en la desaparición de personas y cientos de apropiaciones también ilegales de niños, más otros servicios conjuntos con los militares que asolaron estos pagos.

Con certeza, si prosigue la judicialización contra la pedofilia y el abuso de menores por los curas católicos que ocasionen rigurosos fallos de la justicia, en los púlpitos arreciarán las severas arengas. ‘Nuestras más hondas tradiciones peligran y perder el reino de los cielos nos devolverá a la penumbra del castigo sin retorno’, hemos leído con más un desprecio a los infieles jueces y demás discutidores de dios con una justicia terrenal que ellos no comparten. Y bueno…

Estos farsantes del poder extraterreno del más allá, por estilo casi no acusan la descalificación y enfrentar hoy a los insensibles bárbaros ajenos al hombre a imagen y semejanza de dios, -eso que al parecer sólo ellos bien conocen- les insumiría muchísimo trabajo. Así seguirán pontificando sin agregar, eso sí, ni un párrafo verdaderamente comprometido y opuesto a la injusta y brutal implementación de la economía; esta misma que rige realidad siniestra a casi toda la humanidad. Si cada cinco segundos se muere de hambre un pibe en el mundo y no comemos todos, este viaje es sin retorno por más dioses que nos acompañen. Menos aún cuando sus ‘enviados del cielo’ corregirán a los pecadores incrementando las penurias en el infierno. Y una vez al menos dejen de joder con reiterar zonceras infernales que Los que Mandan en el mundo verdadero de la economía y sus adyacencias, no se inquietan por discursos comunes o celestiales. (julio 2010)

Eduardo Pérsico nació en Banfield y vive en Lanús, Buenos Aires, Argentina.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Jubilaciones: tomar decisiones que molesten al poder

Fabiana Arencibia (RED ECO)

La Comisión de Previsión Social de la cámara baja dictaminó a favor de la reforma a la ley previsional, definiendo el haber mínimo de los jubilados en 82% móvil. El gobierno dice que no hay fondos pero la actividad minera y la timba bursátil no pagan impuestos.

La mal llamada ley de “movilidad” jubilatoria (26.417) podría ser modificada si los proyectos que lograron dos dictámenes de comisión en Diputados, pasan la prueba de la Comisión de Presupuesto y Hacienda - que preside el diputado kirchnerista Gustavo Marconato - y llegan al recinto. Luego deberá también aprobarse en el Senado, donde dos proyectos similares obtuvieron dictamen en la comisión de Previsión.

La ley vigente establece dos ajustes anuales en los haberes jubilatorios que hoy apenas alcanzan a un 40% del salario de un trabajador activo en la misma categoría con la que el jubilado se retiró. Contempla para la actualización, variables como la recaudación tributaria y la cantidad de beneficiarios.

Esto es cuestionado por las organizaciones del sector (en especial la Mesa Coordinadora Nacional de Jubilados y Pensionados) que ha logrado que sus reclamos entren al Parlamento. Allí, diputados de diversos partidos no oficialistas acordaron dos dictámenes, uno de mayoría y otro de minoría. Ambos coinciden en volver a establecer un piso para la jubilación mínima del 82% del Salario Mínimo Vital y Móvil, y para el resto de los haberes ajustes que se realicen dos veces por año según las variaciones de los salarios de trabajadores activos. Para esto proponen tomar la evolución del índice de salarios (del INDEC) o el promedio de las remuneraciones de los trabajadores con estabilidad laboral (el RIPTE de la ANSES), el mayor de ambos.

El dictamen en minoría agrega las fuentes de financiamiento. Este es el punto cuestionado por los legisladores oficialistas y por el gobierno, que trata de irresponsable la propuesta de modificación argumentando que el Sistema se desfinanciaría a corto plazo si se aumentan los haberes con este criterio. Además, el ministro de Economía, Amado Boudou, afirmó que el impacto de esta medida sería de 30 mil millones de pesos al año (2,5 % del PBI) convirtiendo el superávit presupuestario, estimado en 1,5 % del PBI, en un déficit.

Sin embargo los legisladores, cuyo proyecto se aprobó en minoría, plantean tres medidas concretas para hacer frente a los aumentos. La primera es subir las contribuciones patronales de las empresas que no sean pymes (pequeñas y medianas) al nivel que tenían antes que Domingo Cavallo (ex ministro de Economía de Menem) las beneficiara con un rebaja del 5 %. En segundo lugar, con el superávit que tiene la ANSES; y en tercer término poniendo un límite al Fondo de Garantía que fue creado por la nueva ley y que acumula 150.000 millones de pesos. Liberando 50.000 millones se puede hacer frente a la mitad de las prestaciones anuales.

Se trata de que el aporte de los trabajadores activos se use para el destino que deben tener: pagar las jubilaciones de los trabajadores pasivos. Y así mejorar los magros haberes que cobran la 5 millones de jubilados. Son casi el 80 % cuyo haber es de 895 pesos, cifra que no llega a la canasta básica de pobreza, establecida por el organismo estadístico estatal (INDEC) en 1.154 pesos. Si se aprobara el proyecto, la jubilación mínima subiría a 1.230 pesos. Hace pocos días el defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, dio a conocer un informe que revela que los ingresos que necesita un jubilado para cubrir una "canasta básica" son de 2063 pesos.

Por otra parte, el argumento del gobierno es que los fondos de la ANSES se usan para no recortar gastos sociales o para desarrollar medidas anticíclicas, por ejemplo para evitar que las fábricas (en su mayoría multinacionales que siempre han ganado y lo siguen haciendo) no despidan trabajadores o para subsidiar a través del sistema REPRO (Programa de Recuperación Productiva) salarios que deberían pagar esas mismas empresas.

Este argumento se cae fácilmente si pensamos en ciertos sectores que hoy no pagan impuestos sobre sus grandes ganancias. Solo para mencionar dos, nos referimos a las Mineras que están exentas de impuestos (salvo las míseras regalías que en algunos casos se les reintegran por sacar los recursos por ciertos puertos argentinos) y a las ganancias de las operaciones en la Bolsa. Las utilidades que arrojan las operaciones con las acciones de las empresas que allí cotizan - grandes empresas y en su mayoría multinacionales - están exentas del impuesto a las ganancias en manos de quienes las poseen.

Son sólo dos de los sectores que, con decisión política y en el marco de un proyecto que sea popular en la práctica y no sólo en el discurso, deberían ser quienes “derramen” hacia la sociedad una mínima parte de lo que ganan.

Claro que esto no se condice con la reunión que tuvo la presidenta con Directivos y ejecutivos de la minera Barrick Gold, en ocasión de la reunión del G-20. En Canadá les dio la seguridad que la ley minera menemista no se modificará. Así podrán seguir con un negocio que les rinde mucho más que los fondos de los jubilados destinados a una asignación por hijo de 180 pesos.

Cuando la presidenta Cristina Fernández dio su discurso en Rosario durante el acto del día de la Bandera afirmó: "Para ejercer la solidaridad con los pobres hay que tomar decisiones que molestan a los que más tienen...".

¿Cuáles son esas decisiones? ¿Quiénes están molestos si tan solo mirando el presupuesto nacional vemos 40 mil millones de pesos destinados a promociones industriales, subsidios y beneficios para las grandes empresas, solo 10 mil millones para la asignación por hijo y partidas para salud y educación que apenas superan juntas lo destinado al pago de la deuda externa?

¿Por qué un reclamo que llevan desde hace 950 miércoles nuestros queridos viejos a la calle, el gobierno lo ha convertido, como tantos otros, en una “irresponsabilidad y un "gesto demagógico", de la “oposición destituyente”?

Cuando el 10 por ciento de los hogares más ricos (también según datos oficiales del INDEC) concentra un 29,6 por ciento de los ingresos totales del país, mientras que el 10 por ciento más pobre sólo recibe el 1,7 por ciento de la torta distributiva; cuando el ingreso promedio en los hogares de más altos ingresos llega a casi 12.000 pesos mensuales , mientras que en el sector más bajo es de solo 668 pesos; cuando Argentina tiene 13 millones de pobres, casi 6 millones de indigentes, la mitad de esos son chicos; cuando hay casi 8 millones de personas con necesidades básicas insatisfechas; cuando hay un millón y medio de trabajadores en situación de desocupación abierta, cuando más de la mitad de los laburantes se encuentran en situación de precariedad laboral; cuando hay un millón doscientos mil jóvenes que no estudian ni trabajan, le preguntamos a la Presidenta: ¿quiénes son los que deberían estar molestos? Y le decimos que la verdadera solidaridad no es darnos las migajas que sobran en el festín del poder.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El 82 % móvil es justicia

Hugo Godoy (ACTA)

El debate sobre el sistema previsional argentino está de nuevo en la picota, y es un tema que desde los trabajadores organizados en la CTA y diversos sectores de la comunidad hemos logrado instalar para seguir avanzando.

Porque el gran paso que se dió el año pasado, de restablecer el sistema público de la previsión social, no estuvo acompañado de un reconocimiento a la fuerza que motorizó esa lucha, e hizo posible terminar con ese negocio formidable para unos pocos vivos de los bancos multinacionales que eran las AFJP.

Y esos luchadores fueron los jubilados, que en la ley aprobada fueron dejados de lado porque se reconoció una movilidad trucha mediante algunos artículos que deben ser hoy revisados y están a punto de serlo, y desde ese punto de vista los trabajadores de la CTA nos sentimos plenamente satisfechos.

¿Porque? Por un lado, porque hoy el 86% de los jubilados, alrededor de 3 millones 900 mil personas, cobran una jubilación de 890 pesos, cuando deberían estar cobrando el 82% del Salario Mínimo Vital y Móvil que está en 1.500 pesos, o sea 1.230 pesos. Esto es absolutamente posible porque significaría un costo de entre 16 y 18 mil millones de pesos anuales, y algo perfectamente concretable desde las arcas del poder Ejecutivo nacional.

Pero además, es importante recuperar plenamente la movilidad del 82% móvil para todos los jubilados, de acuerdo a la categoría y la tarea laboral que realicen en la actualidad los trabajadores activos.

De la misma manera que se deben universalizar los fallos Sánchez y Badaro, mediante los cuales la Corte Suprema reconoció a estos trabajadores el derecho a cobrar el 82% móvil, universalizando estos fallos hacia el conjunto de los jubilados, lo que implicaría una actualización de haberes entre el año 1991 al 2010, que también implicaría una erogación relativamente baja, de 18 mil millones de pesos para el conjunto de los trabajadores jubilados.

Estas situaciones, insistimos, son absolutamente posibles de ser cubiertas por parte del Poder Ejecutivo Nacional, porque la ANSES hoy tiene un Fondo de Garantías de 150 mil millones de pesos, y paga subsidios a grandes grupos económicos por valor de 40 mil millones.

Pero también porque está pendiente de discusión en el Congreso Nacional y debería ser resuelto por el Poder Ejecutivo de forma inmediata, a través de una ley o decreto, la restitución de los aportes patronales: si hoy los grandes grupos económicos, no los pequeños y medianos, volvieran a tener como lo tuvieron antes de que gobernara el innombrable y destruyera el sistema previsional, los aportes previsionales del 16%, hoy ingresarían de manera extraordinaria más de 20 mil millones de pesos por año a las arcas del Poder Ejecutivo Nacional.

O sea que además de los recursos existentes, también habría formas de incorporar recursos nuevos, tanto desde la restitución de esos aportes como de otras modificaciones al sistema previsional para que paguen los que más tienen en nuestro país.

En definitiva, tenemos una situación donde los jubilados, a través de su lucha, lograron que se modifique el sistema previsional y se restablezca el sistema público. Pero habiendo logrado esto, estos recursos siguen sin estar hoy a su disposición, sino a la de los grandes grupos económicos a los que el Gobierno nacional les da subsidios.

Entonces es justo, necesario, y absolutamente posible en términos económicos que hoy se garantice a través de una nueva ley el 82% móvil para los jubilados, particularmente para los que cobran la mínima, y estableciendo además otras formas de aplicación del 82 % sobre el sueldo promedio básico de los trabajadores activos.

Sería esto un gran avance y un gran objetivo que desde la CTA siempre nos hemos planteado, porque las dos prioridades a tener en cuenta en la vida de nuestra sociedad, como en la de cualquier familia, son la necesidades de vida, educación y salud para los pibes menores de 18 años, nuestros hijos y nietos, y para quienes a través de si vida han dado lo mejor de sí para que este país pueda desarrollarse, que son nuestros jubilados y merecen la mayor de las justicias y los reconocimientos.

Entendemos que recuperar el 82% móvil es una forma de recompensar y reconocer tanto sacrificio que han hecho a lo largo de todas sus vidas, en términos personales y colectivos, para ir construyendo la Patria que necesitamos.

Hugo Godoy es Secretario General de ATE y la CTA bonaerense; Coordinador Nacional de la Constituyente Social.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La reapertura del Colón: fachada limpia, negocios sucios: De Caruso a Ricky Fort

César Rojas (Frente de Artistas del Nuevo MAS)

La reapertura del Teatro Colón puso una vez más de manifiesto el tipo de política cultural llevada adelante por el macrismo. La burguesía en su rostro más decadente se hizo presente en una ceremonia de apertura que tuvo mucho más de “show” hollywoodense con cámaras y paparazzi detrás de figurones mediáticos que de concierto-apertura de un teatro lírico de nivel mundial. Hasta el programa elegido, inconexo y ecléctico y que casi por casualidad contaba con una obra de un compositor nacional (en el marco de los festejos del tan meneado “Bicentenario” argentino).

Esta demostración elitista cayó muy mal en quienes habitualmente concurren al teatro o tuvieron la sana inquietud de entrar y conocerlo por primera vez, y se encontraron con un teatro vallado para que personajones de la farándula tilinga como Ricardo Fort tuvieran su minuto de cámara en las primeras butacas del teatro, mientras artistas de reconocida trayectoria que contribuyeron a cimentar el prestigio del Colón con su trabajo se los ubicó en las últimas localidades del “gallinero” y la inmensa mayoría quedó fuera tratando de seguir lo que se podía desde las pantallas ubicadas en la calle. Pero el colmo de todo esto llegaría a la indignación días después cuando el propio Jefe de gobierno cediera el teatro a Mirtha Legrand para que realizara uno de sus almuerzos televisivos desde allí.

Luego del escándalo del alquiler del Teatro San Martín a un particular (un empresario que decidió festejar su cumpleaños en el teatro público), la privatización del museo del Instituto Bernasconi y un largo etcétera, el gobierno macrista que viene sumando un bochorno tras otro, pero sin muestras de querer retroceder en su avanzada contra la cultura, la salud y la educación pública, montó el pasado 24 la farsa de la reinauguración tan esperada del Colón, corazón de la actividad lírica, el ballet y la actividad sinfónica en nuestro país. Pero la esperada reapertura del Teatro, seguida con tanta expectativa por el incierto destino que tendrían sus valores más apreciados como la acústica única en el mundo, sólo pudo ser apreciado por el pueblo a través de dos insignificantes pantallas ubicadas en el frente y dada la masividad impresionante de gente que se congregaba para los festejos del Bicentenario, hacían imposible ver ni escuchar nada. Sin embargo en el interior de un teatro vallado y cercado por los tres costados (incluso toda la Plaza Lavalle estaba cercada) se abrió para fantoches y fachos de la más baja estofa, ninguno por supuesto con la más mínima idea del contenido artístico de lo que se mostraba allí, pero sí atento ya ni siquiera a la “significación social” de estar en una velada como esa, sino exclusivamente a su repercusión mediática. Lo que brilló por su ausencia fue, como viene siendo la tónica, la voz de los trabajadores del Teatro, sus músicos y sus Cuerpos Estables que vienen resistiendo los embates privatistas del PRO.

Un poco de historia

La fama de la acústica del Colón, elogiada en todo el siglo XX por cantantes y directores de orquesta, se debe a que entre otras cosas hay pocos teatros en el mundo que posean ese nivel de excelencia acústica en relación a una sala tan grande. Por ejemplo, otro teatro como Alla Scala de Milán (la más importante de Italia, y uno de los de más peso mundial en materia de ópera) sólo tiene 2.000 localidades, mientras que el Colón puede albergar alrededor de 3.000 espectadores. Recordemos que ni en ópera o teatro de texto clásico, ni en música sinfónica se usan micrófonos ni otro sistema de amplificación, por lo que es esencial que la acústica del recinto esté preparada para tal fin y, claro está, por lo mismo siempre que hablamos de teatro de texto o de ópera estamos hablando de salas construidas a escala humana. Pese a sus enormes dimensiones, el Colón históricamente poseía una “homogeneidad” notable en su acústica que hacía que de cualquier punto del teatro se escuchara bien. Vale esta aclaración ya que por la moderna amplificación estamos acostumbrados a que se pueda cantar en un estadio de fútbol o en un gran espacio abierto, con lo cual lógicamente perdemos noción de estos recintos “a escala humana”.

¿Teatro factoría o teatro de alquiler?

Pero la fama mundial del Colón, además de su trayectoria artística, sus valores arquitectónicos y su acústica, estuvo siempre cimentada en su estructura y sistema de producción. Sobreviviente, entre otros pocos tantos en el mundo, el Colón fue creado como un teatro factoría en el cual se realizaba todo lo necesario para sus montajes y producciones. De allí que el corazón del teatro estuvo siempre en sus cuerpos estables de músicos, bailarines, cantantes, coreutas y en particular en sus talleres de realización escenográfica, vestuario, zapatería, peluquería, etc. Lugares en los que se volcaba la experiencia y las tradiciones a las jóvenes generaciones. Es decir, que se realizaba de lo primero a lo último. Esto además se complementaba con un Instituto de formación para bailarines, cantantes y directores musicales y de escena: El Instituto Superior de Arte. Aunque el teatro actual data de 1908, los cuerpos estables son conquistas de los años 30, épocas en que cierto “proteccionismo” o concesiones de tipo “keynesianas” dieron origen a los cuerpos estables en varios teatros del mundo y que luego se consolidaron en la posguerra, muchas veces por el aislamiento internacional o las crisis económicas que orientaron a sus direcciones artísticas a apostar a sus propios artistas y lugares de formación, sin depender tanto de las compañías extranjeras en gira o los grandes artistas de fama mundial.

Pero son esas conquistas las que gestiones neoliberales rabiosas como las del empresario Macri quieren terminar de desmantelar. Para ello en estas “reformas” en el segundo y tercer subsuelo del Colón donde funcionaban los talleres se están haciendo salas VIP de alquiler, tiendas y cafeterías, etc. Al mismo tiempo, los músicos fueron despojados de sus sitios de ensayo como la tradicional “rotonda” y deben compartir un solo baño para decenas o usar los propios pasillos como camarines. A la par de esto, destruyendo una de las paredes laterales, se ha instalado un enorme montacargas, según dice Macri para “mejorar la eficacia de los traslados escenográficos”, pero está más que claro que por allí se introducirán las escenografías y producciones alquiladas para cambiar por completo la naturaleza productiva del teatro: pasar de teatro factoría con producciones integrales propias a teatro de alquiler donde se importan las producciones y se tercerizan todos los requerimientos escenográficos, técnicos, etc.

Si comparamos aquella burguesía que dio origen del teatro, tan explotadora y feroz como todas, claro está, veremos que mientras la del pasado creía que debía dar lugar a las expresiones más altas del arte mundial y rodearse de éstas, aunque sólo fuese por señal de reconocimiento, de figuración social, o como bien suntuario que como clase dominante debe exhibir, la actual burguesía encabezada por el grupo Macri, muestra su cara más descompuesta y profundamente ignorante de lo que puede ser el patrimonio artístico de dominio público y ve sólo en ello lo que ve en todo lados: negocios.

Mientras tanto, quienes sostenemos económicamente los lugares públicos no podemos disfrutar del acceso a esas expresiones artísticas que continúan en manos de unos pocos expropiadores o de sus funcionarios a sueldo, en este caso de baja calaña y de una completa ignorancia y desprecio, que sólo buscan hacer negocios con los espacios públicos o abrir desde sus gestiones de gobierno la puerta para sus grupos empresarios amigos.

Por eso quienes tuvimos oportunidad de trabajar en el Colón o formarnos en su Instituto de Arte sabemos que es en los trabajadores y en sus cuerpos estables en quienes debemos apoyarnos para recuperar el teatro y su proyecto artístico. Ellos son los únicos autorizados y capacitados por derecho propio para decir y evaluar hasta qué punto fue tocada o modificada la acústica, etcétera, y cuáles son las reales necesidades del complejo cultural y productivo que es el Colón. Es en la lucha de ellos que debemos apoyarnos para que vuelvan los 400 trabajadores “relocalizados” en otras dependencias del Gobierno de la Ciudad, ya que según Marci “estaban de más” para sus planes vaciadores y privatistas.

Aunque silenciados durante los festejos y la reapertura, los trabajadores vienen enfrentado la complicidad de la burocracia sindical, el vaciamiento, la tercerización y la completa mercantilización macrista de un bien cultural de la comunidad y de un proyecto de producción artística de características únicas en el mundo. No son los valores de la productividad y las ganancias los que deben regir la cultura ni la educación pública. No son los tecnócratas contratados por los mercaderes quienes deben decidir sobre los destinos y los proyectos artísticos del teatro, sino que éste debe volver a sus legítimas manos: sus trabajadores, artistas, técnicos y profesores, para que sus producciones puedan ser disfrutadas por todos y el conjunto de la comunidad pueda reapropiarse del invalorable legado cultural que es nuestro Teatro Colón.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Solanas: “Es inadmisible que la Presidenta comparta una reunión social con los directivos de la Barrick Gold”

INFOSUR

Fernando “Pino” Solanas, diputado nacional del Interbloque Movimiento Proyecto Sur, expresó su preocupación ante “el avance de las corporaciones que promueven la minería contaminante a cielo abierto en zonas que deberían estar protegidas”. En tal sentido, agregó que “es realmente inadmisible que la Presidenta de la Nación comparta tan alegremente una reunión social en Toronto con los directivos de la megaminera Barrick Gold, entre ellos su presidente Peter Munk. Sabemos muy bien que dicha empresa, así como otras megamineras, explotan nuestros recursos naturales mediante técnicas completamente contaminantes, y que desarrollan una verdadera depredación de los recursos argentinos, terminando por llevarse las ganancias fuera del país, y a simple declaración jurada”.

Asimismo, condenó el intento de las estas empresas de financiar con fondos privados provenientes de las mineras a las universidades nacionales. En tal sentido, consideró que “el tratamiento en las comisiones de Diputados constituye una aceptación de dádivas por parte de empresas que se oponen a la defensa de un ambiente saludable y del patrimonio natural de todos los argentinos”.

Desde el Interbloque Movimiento Proyecto Sur, se van a apoyar las medidas tendientes la protección del medioambiente y a los ciudadanos que pueden verse afectados por estas explotaciones mineras. En tal sentido, consideran indispensable tratar y aprobar la Ley de Glaciares presentada por el diputado Miguel Bonasso, que prohibiría los intentos de las multinacionales mineras de destruir y desplazar los glaciares. Solamente el yacimiento binacional de Pascua Lama de la Barrick Gold destruirá los glaciares Toro 1, Toro 2 y Esperanza.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Lozano: "La universalidad es sinónimo de construcción de derechos"

ACTA

En el anexo de Diputados, Claudio Lozano presentó el jueves pasado los resultados del informe sobre el impacto del programa oficial de Asignación Universal por Hijo.

“La universalidad es sinónimo de construcción de derechos, este decreto que se está llevando a cabo merece ser profundizado y hemos traducido en algunos proyectos parlamentarios para los que se agregan a otras propuestas ya existentes”, comenzó la presentación Claudio Lozano, diputado y miembro del a Mesa Nacional de la CTA.

Hubo reconocimientos al programa -“Otorga cobertura a 3,4 millones de niños. Se trata de un avance significativo”, se dijo-, pero a lo que se apuntó fue a desmenuzar sus puntos débiles. “Este avance es insuficiente puesto que siguen sin cobertura más de 2,8 millones de niños. Dicho de otro modo, 1 de cada 5 pibes de nuestro país no recibe ningún tipo de transferencia de ingresos en base a la niñez”, sostiene el informe.

Otra de sus conclusiones es que, y pese a su nombre, el programa no es universal y que por culpa de la inflación ya quedó recortado el poder de compra de los 180 pesos por hijo que otorga.

Estuvieron presentes Víctor De Gennaro, Secretario de Relaciones Institucionales de la CTA; Hugo Godoy de la CTA bonaerense; legisladores de Unión Cívica Radical (UCR), Movimiento Proyecto Sur; Bloque SI, Unión Popular; la Coalición Cívica; representantes del Partido Socialista Autentico; Buenos Aires Para Todos; Laura Taffetani del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo; representantes del Área de Estudios Sociales del CIPEC, representantes del posgrado de la Universidad de Buenos Aires; Caritas; Carlos Acaputo en representación de la Pastoral Social; Aldo Neri, Alberto Barreito; Víctor Mendibil de la Federación de Judicial Argentina (FJA-CTA) y diferentes organizaciones territoriales, sindicales y políticas que integran la CTA ligados a la problemática de la Niñez y Adolescencia.

El estudio deja al descubierto que “la extensión de la cobertura del nuevo programa está dejando fuera del esquema de protección a 2.811.728 niños, es decir el 20,7% de la población menor de 18 años. Si asumimos que los niños cubiertos por planes sociales están incluidos dentro de este ingreso a la niñez, entonces serían cerca de 3.656.007 niños los excluidos, es decir el 27% de la población menor de 18 años. El programa sólo incluyó al 35,7% de quienes estaban excluidos de todo el esquema de protección social con anterioridad a la Asignación Universal para la Protección Social (AUPS) y que en términos de extensión del derecho alcanzó sólo al 48,1% de los excluidos”.

El equipo de estudio exteriorizaron la necesidad de que la aplicación del programa tuviera una evaluación de lo que venia ocurriendo con el. En una de las primeras placas de la presentación en powerpoint, puso de manifiesto que “ no existe la universalidad”.

En principio el decreto en su presentación indica que lo que quiere es garantizar un ingreso básico a todos los pibes de la Argentina y lo que establece es una población objetivo, esa población objetiva es aquella que son hijos de desocupados, aquellos que son hijos de la economía informal hasta $ 1500 y además que no estén percibiendo ningún otro tipo de prestación por parte del Estado pero, “pone límites al salario mínimo, en realidad lo que esta diciendo que todos aquel que este incluido en el circuito formal, de alguna manera, esta cubierto. Y por lo tanto las cosas que están en la reglamentación tienden a identificar esta cuestión”, reveló lozano.

Lozano además apuntó que “a 4 meses de aplicación la asignación universal que incluye a 3.384.546 chicos sobre el total de chicos en la Argentina de 13.600.000, siguen estando afuera sin tener derecho a percibir una asignación familiar y no están ni en el programa histórico de las asignaciones familiares, ni tampoco en el nuevo, los que no tienen derecho son 3.650.6000 pibes, es decir el 27 % de la Argentina siguen sin tener derecho a percibir una asignación por ninguna de las dos vías que son las que supuestamente le debieran garantizar esto. Dentro de estos 3.650.6000 que no acceden al derecho a la asignación, hay 2.811.700 pibes que no solo no tienen derecho a la asignación sino que no perciben ningún tipo de plan social vinculado a la cuestión de la infancia”.

Lo que se deduce es que el 20 % de la población menor de 18 años en la Argentina no esta recibiendo absolutamente nada. A 4 meses de la asignación del programa no perciben ni en el sistema formal ni en el sistema nuevo de asignación universal, ni tampoco ningún plan social que apuntale la problemática socio-económica de la infancia, la niñez o la adolescencia.

“El hambre es una herramienta de dominación”

De Gennaro fue uno de los oradores principales que agradeció la iniciativa a todos los diputados, legisladores y organizaciones presentes. “Nosotros tenemos que estudiar todo siempre a fondo, las victimas tenemos que demostrar que realmente estamos sufriendo”. Por otra parte el dirigente indicó que esta bien que 3 millones y medio de pibes que cobren, pero también hay que decir que hay un poco mas de 5 millones que no cobran nada”.

“El 26 de julio hace diez años empezábamos a marchar desde Rosario a Buenos Aires durante 15 días pasábamos pueblo por pueblo con la propuesta del seguro de empleo y formación y juntábamos firmas e instalábamos el tema de la pobreza y la solución. Sobraba guita entonces y sobra guita ahora; el hambre es una herramienta de dominación y está inventado apropósito y por eso no lo quieren erradicar”. “Lo decíamos hace 10 años y lo decimos ahora, la pobreza es un problema estructural que no se quiere resolver. Hay que empezar a pensar que esta discusión que tendrá lugar en el Parlamento tiene que tener una discusión en la comunidad”, sentenció De Gennaro.

Laura Taffetani del Movimiento de los Chicos del Pueblo fue contundente: “Para nosotros era un compromiso ineludible estar, porque hay poco ambitos donde se discuta lo que se tiene que discutir, esto es el centro y el corazón de un nuevo proyecto de vida si lo vamos a asumir plenamente. Cuando empezábamos a marchar y salíamos con la consigna “El Hambre es un Crimen”, en realidad queríamos decir eso, no era solo “asignación universal”, era fundar un nuevo país en donde los chicos tengan todas las condiciones porque era lo obvio, lo natural en cualquier generación humana y porque además era inexplicable. Era y es inexplicable que en la Argentina haya hambre y no tiene ningún tipo de explicación que no sea una decisión política, es una herramienta de control social, como lo son las cárceles a cielo abierto de nuestra villas, como lo son el paco”.

Al final Tafettani dijo que "es claro que estamos hablando de dos modelos de país, es claro que estamos en un modelo capitalista que entran nuestros chicos no tienen salud, es claro que estos 30 años de pobreza estructural nunca ha sido modificado. También sabemos que la asignación universal era un piso, necesario pero no suficiente porque el daño fue muy grave. El daño más grave fue lo cultural, haber aceptado que mueran chicos de hambre, el haber aceptado que los chicos estén en las calles, el haber aceptado como sociedad. Nos toca ahora salir y se logra en la lucha, con el compromiso que nos corresponde como generaciones con las generaciones que vienen, realmente estando en la calle, tenemos que llenar calles, discutir. Es la obligación de un país diferente, no es la asignación universal por hijo es mucho más”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: "La contaminación de las subestaciones replantearía las redes de electricidad"

Raquel Schrott - Ezequiel Miodownik (BIODIVERSIDADLA)

Vecinos del partido de Berazategui, en la provincia de Buenos Aires, detienen desde hace cinco años las obras de una subestación eléctrica recordando que en las cercanías de una instalación semejante, pero en la lindera localidad de Ezpeleta, se registra como antecedente un gran número de gente fallecida. En los barrios, los campos electromagnéticos son los principales sospechosos de esas muertes.

El conflicto tiene sus inicios en febrero de 2005, cuando algunos vecinos se dan cuenta de que una empresa, sin cartel de obra, les está haciendo pozos en sus veredas, rememora Federico Sosta, de la Asamblea Contra la Instalación de la Subestación Rigolleau. Cuando preguntaron la finalidad de esos pozos les contestaron que se trataba de un tendido de cableado telefónico. Descubrir que su verdadero destino se escondía en la subestación ubicada entre las calles 145 y 21 no les llevó demasiado tiempo, cuenta Sosta, de treinta años de edad y quien siguió los pasos de su madre cuando se unió a la asamblea. Muchas señoras mayores empezaron a pararse directamente arriba de los pozos para impedir físicamente la obra, detalla.

La energía eléctrica ―explica― siempre llega a las subestaciones cuando se traslada de alta tensión a media, pasando de ahí a los transformadores y luego a baja tensión. La respuesta de Edesur ―la distribuidora local de energía― ante los reclamos vecinales fue que la subestación resultaba ineludible para responder a la creciente necesidad energética de Berazategui. Eso por un lado es verdad, dice Sosta, pero agrega que el gran aumento de la demanda proviene de un parque industrial y del levantamiento de exclusivos barrios privados, los dos grandes tomadores de energía de la zona.

Son cancerígenos potenciales

―¿Querés contarnos todos los riesgos que podría implicar está instalación?

Sosta.―Uno es el de la contaminación por PCB, que es un refrigerante cancerígeno comprobado. No sería el caso de esta subestación, pero no está de más decir que a veinte cuadras, en el Barrio San Juan, a pesar de estar prohibido mundialmente sigue habiendo transformadores con PCB. El electromagnetismo, nosotros decimos, basados en un montón de estudios nacionales e internacionales, está relacionado con diferentes tipos de cáncer, especialmente con cáncer de mama y con la leucemia infantil. Todo lo que es electricidad irradia electromagnetismo: alta tensión constante a dos metros de la casa de la gente. Son cancerígenos potenciales y la empresa lo sabe.

―Días atrás denunciaron que Edesur comenzó nuevamente la obra. ¿Qué plazos manejan?

Sosta.―En un principio la obra estaba planteada para septiembre de 2006. Hoy está paralizada por amparos judiciales, por la resistencia vecinal y por algunas discusiones políticas. Hace tiempo que nosotros no tenemos ningún tipo de noticia; jamás nos van a avisar. Para darte una idea: la última vez, Edesur vino a trabajar para hacer el cableado a las cuatro de la mañana, un martes, no con dos tipos, sino con doscientos operarios y doscientos policías de infantería de la provincia. Para ellos, entre más puedan desorientarnos, mientras menos nos podamos enterar, mejor.

Lo que ocurre es que nosotros somos vecinos y, a diferencia de ellos, estamos todos los días frente a la subestación. Por eso el alerta, el comunicado que divulgamos. Es que están entrando cantidades de material de trabajo, ropa, cascos, vallados, todo lo que ellos usan para la obra. Nuestra experiencia dice que cuando hay mucho movimiento en la subestación pueden pasar diez, quince días o un mes y ahí tenemos trabajando otra vez a Edesur.

―Desde 2005 presentaron varios recursos judiciales para detener la obra obteniendo resultados desfavorables. ¿Qué fue lo que ocurrió?

Sosta.―En su momento nos representaron dos defensorías del consumidor diferentes, que presentaron dos recursos de amparo que cayeron en el Juzgado Federal N.ᵒ 2 de La Plata. Finalmente, el juez falla que ―supuestamente hay un estudio de medicina― no es comprobable que la subestación haga daño. No es comprobable porque la Organización Mundial de la Salud (OMS) en ningún momento... Digo, hay una comisión internacional para eso y hasta el momento no se ha resuelto el tema. A pesar de eso, como no es comprobable y contrariamente al principio precautorio, que es el que nosotros reclamamos, no da lugar a nuestro amparo y permite la instalación de la subestación. Lo que es curioso es que es el mismo juez que falla en la Subestación Sobral de Ezpeleta para que no se sigan las obras.

Pensar en tiempos electoralistas

―¿Cuál es su relación con el Intendente? Aprobó el proyecto, luego los apoyó en su reclamo y finalmente los traicionó...

Sosta.―Nosotros buscamos el traslado de la subestación, pero no estamos buscando la cabeza de un político, más allá de la opinión personal de cada vecino dentro de la asamblea. En su momento, el Intendente lo primero que hizo fue aprobarlo; después de las primeras marchas, sacó un decreto. De hecho, hay un juicio que se termina ganando: el juzgado falla que el Municipio tiene derecho a decidir sobre las obras que se realizan en su partido. Eso lo tenés que pensar en tiempos electoralistas: generalmente se ponen de tu lado antes de las elecciones y después te dan la espalda. Pero, ¿qué pasa? El negocio está puesto y cuando sale el último fallo del juez le tira la pelota ―no es un término muy legal― al Intendente. Dice que la subestación no puede funcionar siempre y cuando el Decreto 758 se mantenga en pie.

―¿Era el decreto que suspendía la obra?

Sosta.―Era el decreto del Intendente que la anulaba. A los tres días sacó un nuevo decreto que cancelaba al anterior. Y asunto acabado. O sea, el mismo tipo que en otro momento se rasgaba las vestiduras por defender a los vecinos, no tuvo problema dos años después en anular su decreto, cambiar todo. La gente comenta que anda diciendo en pequeños actos que las subestaciones no son dañinas.

―¿Y en su primer decreto hablaba de la peligrosidad de este tipo de instalaciones?

Sosta.―En 2006 el Intendente, en una de las pocas reuniones que hubo con vecinos, porque nunca hubo intención de reunirse y charlar ―encima él es médico, no puede proclamarse ignorante en el tema―, dijo que iba a tratar de impedir todo lo que fuera nocivo, que estaba a favor de los vecinos y que si la Justicia fallaba en contra él iba a apelar en los tribunales internacionales. Está firmado, tenemos el acta... Todavía estamos esperando.

―En el caso de la Subestación Sobral de Ezpeleta, cuentan que Edesur se amparó en unos estudios de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) para negar la vinculación de esa instalación con los numerosos muertos y enfermos de cáncer que se registran en esa localidad. ¿Conocen esos estudios?

Sosta.―Los estudios nunca llegaron a nuestras manos. La gente de Ezpeleta, los pocos que fueron entrevistados, dicen que les preguntaban tres o cuatro pavadas: si tenían televisor, si usaban el secador de pelo y si había personas con cáncer. Pero es un estudio medicinal no epidemiológico, no permite sacar una estadística. Dicen que era una truchada. Hay una cosa puntual que me gustaría remarcar: por más que la Universidad de La Plata, la UBA o la Tecnológica Nacional hagan los estudios que hagan, no pueden afirmar, porque estarían en contra de la OMS, que una subestación no es dañina. Iría en contra de un estamento superior, a no ser que se trate de un descubrimiento científico de primer nivel.

―¿Y qué pasó con la Subestación Sobral?

Sosta.―Sigue funcionando, tiene un pedido de traslado desde la Justicia que se prorroga cada tanto. Hay un fallo donde no se permite aumentar su voltaje, que es algo que se suele hacer. Por ejemplo, saltar de doscientos cincuenta a quinientos mil voltios. Tenía, creo que para 2008 ó 2010, el pedido de traslado. Hoy por hoy está ahí, no tiene fecha, nada se está moviendo. En el mejor de los casos la trasladarán a cuatro, cinco o diez cuadras, al barrio de otro.

La legislación argentina está muy atrasada

―¿Y ustedes han podido acceder a especialistas o a estudios científicos locales que les permitan conocer realmente lo que puede llegar a suceder?

Sosta.―A nivel nacional el profesional de más renombre con el que tenemos contacto ―no muy cercano― es con el biólogo Raúl Montenegro, que hizo un estudio bastante específico sobre la Subestación Sobral. El tema es que la legislación argentina permite hasta veinticinco microteslas ―la unidad de medida del electromagnetismo (μT)― en la calle. Montenegro, que tampoco lo inventa, sino que lo toma de muchos estudios, dice que a partir de 0,3 μT empieza a ser nocivo en la salud. Por más que cualquier especialista venga y mida 23 μT, está legalmente amparado. La legislación argentina está muy atrasada y no contempla en ningún sentido la salud de la población.

―Entonces, ¿las leyes del Estado argentino no los protegen?

Sosta.―No. La normativa, en cuanto a mediciones electromagnéticas, está atrasada, totalmente alejada de estudios que tratan estos temas. Se amparan en que hay países que están peor, pero hay países que tienen normativas mucho más bajas, cercanas a lo que se está buscando.

Hay grupos con intereses muy preocupados

―A través de Internet pudieron conocer que la alarma por la contaminación electromagnética es mundial. ¿Qué pudieron aprender?, ¿con otras leyes igualmente los casos se repiten?

Sosta.―Aparentemente sí. Por mucho tiempo estuvimos encerrados en el alcance telefónico con vecinos de Ituzaingó, Berazategui, Avellaneda y Quilmes, pero cuando uno sale un poquito más los reclamos se repiten, hasta donde nosotros conocemos, en Estados Unidos, Australia, en España. Hay que darse cuenta que acá hay un tema que es importante, que no es pequeño, que es mundial, y que hay grupos con intereses muy preocupados por taparlo. No es menor que un día la OMS, suponiendo que tuviera interés, dijera que las subestaciones contaminan. Eso hablaría de un replanteo de las redes de electricidad en todo el mundo. Cualquiera que se levante una mañana y se dé cuenta que tiene hace veinte años una subestación al lado la va a empezar a mirar de otra manera. La presión política es grande sobre los reclamos, que en un principio parecen chicos, de un barrio. Cuando empezás a investigar es mucho más grande de lo que parece.

―¿Saben de otros conflictos similares en Argentina?, ¿creen que será posible trasladar todas las subestaciones fuera de las áreas pobladas?

Sosta.―Esto es personal, creo difícil que se puedan trasladar todas las subestaciones, por cuestiones técnicas. No soy un experto, pero es difícil mover en zonas urbanas todas las estaciones de alta tensión. Pero hay montones de precauciones para minimizar los riesgos de la exposición a estos campos. Por ejemplo, Edesur terceriza los trabajos de cableado. La legislación dice que tiene que ir a 2,20 m de profundidad, pero los pozos no pasan los 1,50 m; los caños son comunes y tienen que estar recubiertos. Ahí volvemos a lo que pasa acá en Argentina: la falta de control sobre las obras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...