martes, 13 de julio de 2010

El capitalismo y la cuestión social

Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info)

Las políticas estatales y la situación de las mujeres a principios del siglo XX.

Hablar de la cuestión social es abordar al mismo tiempo la situación real, es decir las condiciones de vida, las acciones, y las ideas, como asimismo las relaciones establecidas con la “cuestión de la mujer” y la cuestión social.

Desde fines del siglo XIX y las primeras décadas del XX, la cuestión social abarcó distintas perspectivas: las de los socialistas, la iglesia católica, las sociedades de beneficencia y los médicos higienistas. A unos les preocupaba en la salud de los niños, la maternidad, las condiciones de trabajo. Había quienes tenían como enemigo a las patronales, otros a los socialistas y anarquistas, como sucedió con la iglesia católica.

La sociedad desigual que se estaba construyendo, dirigida por una burguesía agroexportadora, enfocaba las políticas públicas a favor del sometimiento, exigiendo a los/as trabajadores/as jornadas laborales extensas, y extrayendo plusvalía absoluta.

La resistencia fue constante y continua en distintos planos para oponerse a la explotación y a la opresión, desde el movimiento obrero organizado, la vía parlamentaria y movimientos sociales de mujeres por los derechos civiles y cívicos, por la educación pública y gratuita y contra la pobreza, especialmente de la niñez, que asolaba, por ejemplo, las calles de esta capital.
¿Qué es el capitalismo?

Según E. Hobsbawm (1975) (1) “en la década de 1860 entra una nueva palabra en el vocabulario económico y político del mundo: “capitalismo” (…)

Esta palabra estaba acompañada por varias palabras claves: propiedad privada, modelo institucional para garantizar el orden social, que caracterizaba a la sociedad naciente de este modo:

“Era el triunfo de una sociedad que creía que el desarrollo económico radicaba en la empresa privada competitiva y en el éxito de comprarlo todo en el mercado más barato (incluida la mano de obra) para venderlo luego en el más caro. Se consideraba que una economía de tal fundamento y por lo mismo descansando de modo natural en las sólidas bases de una burguesía compuesta de aquellos a quienes la energía, el mérito y la inteligencia habían aupado y mantenido en su actual posición, no sólo crearía un mundo de abundancia convenientemente distribuida, sino de ilustración, razonamiento y oportunidad humana siempre crecientes, un progreso de las ciencias y las artes, en resumen: un mundo de continuo y acelerado avance material y moral.”

El modelo institucional fue el “estado-nación”, con una constitución que garantizara la propiedad y los derechos civiles, el desarrollo de parlamentos con representantes elegidos y participación popular, dentro de los límites del orden burgués.

Asimismo se impuso un modelo de familia, que perfilaba a la nueva mujer y la obrera. (2) Desde posiciones distintas, estas mujeres eran objeto de la cultura de la sumisión al hombre y coartadas en sus derechos civiles y cívicos, aún cuando el sometimiento, ya existiera desde siglos anteriores.

La trama estatal, como la llaman desde ciertos ámbitos académicos o en otros términos el aparato estatal se fue conformando con la división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial), sostenido por un sistema represivo como la policía y el ejército.

Nuestro abordaje, al analizar la relación clase-género, nos diferencia de ciertas apreciaciones sobre los sectores dirigentes (3), que efectivamente son criticables no sólo por la concepción que tenían sobre la mujer, sino también por su desprecio para resolver las necesidades populares.

Las estrategias para aborda y las articulaciones para favorecer el progreso de la sociedad, fue un campo de disputas de distintos intereses, ponencias y acciones. Sobre la necesidad de protección en el ámbito laboral, ya nos hemos explayado extensamente en nuestra publicación: “Ley de trabajo de mujeres -Un siglo de su sanción -La doble opresión: reconocimiento tácito” (2008). No podemos por lo tanto descalificar en bloque las intervenciones y sí criticar lo ineficiente que eran aquellos dirigentes para solucionar los problemas de los/as trabajadores/as.

¿De qué había que proteger a las mujeres? A la abundante información que ya hemos publicado, podemos agregar de la conferencia de Gabriela Laperriere de Coni: “Causas de tuberculosis en la mujer y el niño obreros” (4) sobre las denuncias por las condiciones de trabajo (jornadas prolongadas, la doble jornada de la mujer y esfuerzo por el trabajo a destajo) y la alimentación deficiente.

El efecto en la salud fue ejemplificado con la situación de las tejedoras, las sombrereras, las que fabrican bolsas de arpillera y las prenseras: “los polvos industriales, de yute, algodón, lana, tabaco, aserrín, pelos diversos de conejo, liebre y cerdo, etc. que forma la atmósfera habitual de gran cantidad de nuestras obreras (…)

De su primer informe como inspectora de fábrica surge que: Había quedado sumamente impresionada al ver a estas mujeres, a estas niñas, cubiertas de filamentos color de oro, semejantes por lo livianos a barbas de cardo seco, cubriendo el suelo y levantándose al menor movimiento (…)

Los sombreros confeccionados con pelos de liebre y conejo preparados al arsénico y mercurio, bañados en agua adicionada de ácido sulfúrico, se alisan como los sombreros de lana encima de ventiladores-aspiradores, que atraen inmediatamente el polvo formado por partículas de pelos desprendidos. Esto sucede en las fábricas más modernas. En otras, jóvenes obreras sentadas, afeitan o pulen los sombreros a mano sobre las rodillas, con instrumento cortante (…)

Bajo la designación de prenseras, las obreras ocupadas en las fábricas de alpargatas deben alzar por lo menos tres veces en dos minutos, a pulso, moldes de hierro que comprimen en el medio la alpargata y cuyo peso no es menor de 4 a 5 kilos. Por consiguiente en nueve horas de trabajo han levantado más de 4.000 kilos (…)

La legislación fabril sancionada primero en Inglaterra y luego exigida en otros países como el nuestro, la podemos considerar según Carlos Marx, “primera reacción conciente y sistemática de la sociedad contra la marcha elemental de su proceso de producción es, como hemos visto, un producto necesario de la gran industria, tan necesario como la hebra de algodón, el self-actor y el telégrafo eléctrico.” (5)

Los documentos que presentamos, con la voz de los protagonistas dan cuenta de la complejidad del tema y de los distintos aspectos abordados, de las denuncias y las luchas para transformar las injusticias.

Es así como destacamos a los médicos higienistas, a los/as militantes socialistas, a las organizaciones obreras, quienes también tuvieron la influencia de los movimientos internacionales que se ocupaban de la desprotección de la infancia y de la inserción laboral de las mujeres y sus condiciones de vida.

Organización de la protección de la primera infancia desvalida

El Dr. Emilio Coni (1918) desde la perspectiva de la higiene social, realiza una propuesta de asistencia y provisional social: “En 1892 con motivo de la creación del Patronato de la Infancia, la comisión de médicos y demógrafos que me ocupo el honor de presidir, trazó un plan completo de protección y asistencia de la infancia, que gradualmente se ha ido desarrollando, merced al concurso decidido de los poderes públicos y de las numerosas asociaciones de beneficencia que funcionan en la capital”. (6)

Se crearon dispensarios de lactantes, institutos de puericultura, cocinas de lactantes y una oficina de inspección de nodrizas.

Estos planes surgieron ante la estadística sobre mortalidad infantil (7), fueron reducidas debido “a la acción educativa y protectora que desarrollan las referidas instituciones juntamente con las de la Casa de Expósitos, Hospital de Niños y otras sostenidas por diversas asociaciones de la capital.

La acción benéfica de una sociedad de damas que llevaba el nombre de Club de Madres, imitando el ejemplo de los Estados Unidos de América, desarrolló un sinnúmero de actividades que apuntaban al cuidado de los niños, organizando reuniones familiares, conferencias y promoviendo actividades educativas y recreativas. Otra organización que actuaba era la Sociedad Damas de Caridad, que sostenían también en sus Asilos Maternales, consultorios médicos gratuitos con sus respectivas farmacias.

El día de los niños pobres

El día 2 de octubre se celebra el día de los niños pobres, la falsa piedad de “los hombres que amasaron fortuna y las mujeres de nuestra plutocracia” al conmemorar este día, rezaba la columna de La Vanguardia del 3 de octubre de 1913.

El Congreso Nacional del niño

En el mes de octubre de 1913 se organizó el Congreso Nacional del Niño, presidido por la doctora Lanteri Renshaw. La Vanguardia (8) publicó el programa, todas las actividades, así como algunas ponencias, especialmente de los/as militantes socialistas, como Alfredo Palacios, Carolina Muzzilli, Alicia Moreau, Sara Justo, E. del Valle Iberlucea. Los temas abordados: la asistencia a la madre y la carencia legislativa, la niñez abandonada, la escuela laica, sobre el sistema de coeducación, el analfabetismo en la república, (9) sus causas y medios para combatirlo, la salubridad en la escuela, la psicopatología de los niños retardados, los nuevos métodos de gimnasia, mutualidades maternas municipales.

El trabajo presentado por el Profesor Berrutti sobre el analfabetismo, fue destacado por el análisis minucioso y crítico sobre el tema, resumido del siguiente modo:

“¿cuántas escuelas tienen talleres, gabinetes, laboratorios, bibliotecas y mesas de lectura para niños y adultos? ¿En cuántas hay huertas escolare? ¿En cuántas se enseña a las niñas, de preferencia, a cocinar, a dirigir una casa, a remendar, zurcir y componer la ropa vieja?. Búsquense esos trabajos, que son los indispensables en todo hogar ordenado, en las exposiciones de las escuelas, y se verá con dolor que sólo brillan por excepción. (…) Pero aquí conviene decir que para conseguir esto, es indispensable que el obrero de la escuela tenga libertad de iniciativa, fe en la justicia de sus superiores y que esté, por otra parte, al abrigo de las necesidades de la vida, pues el también tiene estómago como los demás mortales. (…) Es acaso humano pedirle al maestro que viva en la miseria en medio de la opulencia de los demás (…)

En las consideraciones, de fundamento para el Congreso figura que faltan 4000 escuelas, no se cumple el mínimo de educación obligatoria (…)

La propuesta de la escuela laica y democrática del pueblo, de los militantes socialistas debatida con los representantes anarquistas. Entre ellos el funcionario público Julio R. Barcos quien atacó a la escuela del estado y la iglesia.

En la conferencia que pronunció Caolina Muzzilli se refirió al comité Pro reglamentación del trabajo de la mujer y del niño y pidió un voto de aplauso para esos modestos obreros, mucho más eficaces que los inspectores oficiales en lo que respecta a la vigilancia de la ley (5291), en especial a Enrique Barca nuestro inspector voluntario y desinteresado (…)

Las conclusiones votadas por la sección “Asistencia a la madre y al niño”, que tuve el honor de proponer, son las siguientes:

1.-Considerando los graves trastornos que ocasionan en la mujer, en épocas determinadas, ciertos desarreglos fisiológicos:

El primer Congreso Nacional del niño aboga por que se conceda a la mujer obrera, empleada y maestra tres días por mes, de inasistencia al trabajo, con goce de sueldo, son obligación de justificar su inasistencia.

2.- Considerando que el surmenage y las malas condiciones en que realiza su labor las mujeres obreras, constituyen un factor especialísimo de degeneración de la raza. (…)

Se solicita:
a) Que se reglamente el trabajo a domicilio.
b) Que se establezca como obligatoria la jornada máxima de ocho horas.

3.- El primer Congreso Nacional del Niño reclama de las cámaras la pronta sanción de una ley que conceda el reposo de la mujer obrera, empleada y maestra, embarazadas y puérperas en esta forma: 20 días antes y 40 días después del parto con goce íntegro de sueldo.

4.- El primer congreso Nacional del niño de acuerdo con la advertencia de la asistencia pública, de que la leche de la madre pertenece al hijo, reclama la pronta sanción de una ley que establezca como obligatoria las salas cunas anexas a las fábricas y talleres.”
1915 - Mortalidad infantil en Tucumán

La Vanguardia el 24 de marzo publica cifras alarmantes, , recogiendo los datos difundidos por la dirección de registro civil, sobre 650 defunciones ocurridas en dicho mes, exceptuando el departamento de la capital, 476 corresponden a menores de cinco años, es decir, un 73 %. En el departamento de la capital, sobre 361 nacimientos habidos en el mes de enero se produjeron 275 defunciones.

Preguntándose por las causas denuncia que “la totalidad de los niños que mueren son hijos de familias obreras. ¿Cómo pueden vivir los niños de esos trabajadores si habitan en infectas pocilgas alrededor de los ingenios? ¿Cómo pueden crecer sanos y robustos los hijos de los trabajadores explotados miserablemente, con irrisorios salarios”

Recuerda la obra negativa del departamento nacional de higiene, concluyendo que “se ha cuidado mucho de las ganancias de los industriales oligarcas y se ha descuidado al extremo la salud y la vida de los trabajadores explotados por aquéllos.”

El salario obrero y la mortalidad infantil

La Vanguardia del 23 de mayo de 1915 publica una investigación sobre la relación que existe entre el porcentaje de ganancias obreras y la mortalidad infantil.

Entradas anuales en dólares Porcentaje de mortalidad infantil
625………………………………………………… ..157.6
625 a 899…………………………………………….122.1
900 a 1199……………………………………… …101.4
1200 o más……………………………………………83.3

Altos índices de trabajo infantil en Estados Unidos

En una conferencia el Dr. Edgard Clopper (10), secretario del comité nacional del trabajo de los niños, plantea la necesidad de uniformar en todo el país la legislación protectora del trabajo de los menores. En las estadísticas que presentó se observa que el índice más alto del trabajo de niños de 10 a 13 años se registra en la agricultura y en menor medida en fábricas, fundiciones y talleres, servicio doméstico, comercio, trabajo de construcción y manuales, transporte, canteras, minas y pozos de petróleo y servicios profesionales y del gobierno.

Protección del trabajo de las mujeres y menores

El 24 de agosto de 1901, el Intendente Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, A. Bullrich, emite un decreto donde propone “una recolección de datos que han de servir al Honorable congreso para establecer la legislación respectiva y dictar las leyes protectoras para el trabajo de las mujeres y niños en los establecimientos industriales.” El fundamento es “velar sobre la salud y bienestar de las clases trabajadoras, contribuyendo al mejoramiento higiénico de su habitación y demás condiciones de vida.”

Para realizar esta tarea, en su artículo primero nombra, ad honores, inspectora de los establecimientos industriales del municipio que ocupan mujeres y niños, a la Señora Gabriela L de Coni. Esta designación se realiza sobre la base de un reconocimiento: “marcado interés que usted dispensa a las cuestiones sobre protección de las clases trabajadoras”.

Sobre la intensa tarea, hicimos referencia especial en el libro dedicado a la Ley 5291, pero incorporamos la apreciación del Dr. Coni: “fue la primera que entre nosotros abordó de manera práctica la legislación del trabajo, o en otros términos la que plantó el primer jalón en tan trascendental cuestión que dio origen más tarde a la creación del Departamento Nacional del Trabajo y demás leyes obreras sancionadas por el Congreso Nacional.”

El 18 de noviembre de 1903, un artículo en La Nación condensa sus ideas sobre la situación imperante y la actitud de los funcionarios y patrones, acerca de los inspectores de fábricas y la necesidad de una ley. La autora revela los argumentos tanto del ministro Dr. González como del Departamento de Higiene, en cuanto a la falta de datos sobre las condiciones de trabajo industrial en la Argentina, a fin de legislar al efecto. Incorporamos en el apéndice párrafos del mismo.

Acerca de la vulnerabilidad

¿Por qué se afirma que los niños son una población vulnerable? ¿cuándo? ¿cómo? ¿con quién?

Tanto en la asistencia como las investigaciones sobre esa población encuentran déficit en la alimentación de la primera infancia. Cientos de los niños pobres incorporados a los talleres y fábricas realizaban tareas inapropiadas para su desarrollo físico y en ese sentido influía su alimentación.

La legislación protectora de las mujeres, desde las primeras leyes fabriles hasta final del siglo XIX, en los países con desarrollo industrial, concibió a las mujeres como inevitablemente dependientes y a las mujeres asalariadas como un grupo insólito y vulnerable, necesariamente limitado a ciertos tipos de empleo.

En el transcurso del siglo XIX, Estados Unidos y los países del Occidente europeo intervinieron cada vez más para regular las prácticas de empleo de los empresarios fabriles. Los legisladores respondieron a la presión de diversos distritos electorales, que, por diferentes razones (y a veces antitéticas), procuraban reformar las condiciones de trabajo. La mayor atención se concentró en las mujeres y los niños. Aunque ambos grupos habían trabajado durante larguísimas jornadas en el pasado, la preocupación por su explotación parece haber guardado relación con el surgimiento fabril.

La vulnerabilidad de las mujeres se describía de muchas maneras: su cuerpo era más débil que el de los hombres, y por tanto, no debían trabajar tantas horas; el trabajo “pervertía” los órganos reproductores y afectaba la capacidad de las mujeres para procrear y criar hijos saludables; el empleo las distraía de sus quehaceres domésticos; los empleos nocturnos las exponían al peligro sexual en el taller, así como en el camino hacia y desde el lugar de trabajo; trabajar junto con hombres o bajo supervisión masculina entrañaba la posibilidad de corrupción moral. A la demanda de las feministas que sostenían que las mujeres no necesitaban protección ajena, sino acción colectiva por sí mismas, los legisladores, que representaban tanto a los trabajadores como a las trabajadoras, contestaron que, puesto que las mujeres estaban excluidas de la mayoría de los sindicatos y parecían incapaces de crear organizaciones propias, necesitaban de una poderosa fuerza que interviniera en su nombre.

En la conferencia Internacional sobre Legislación Laboral, celebrada en Berlín en 1890 Jules Simón sostuvo que los permisos por maternidad para las trabajadoras debían ordenarse “en nombre del evidente y superior interés de la raza humana”. Era, decía Simón, la protección debida a “persona cuya salud y seguridad sólo el Estado puede salvaguardar”. Todas estas justificaciones - ya físicas, ya morales, ya prácticas, ya políticas -hicieron de las trabajadoras un grupo especial cuyo trabajo asalariado creaba problemas de diferente tipo, clásicamente asociados a la fuerza de trabajo masculina.

Desde su primera aparición en las diversas leyes fabriles en la Inglaterra de la tercer y cuarta década del siglo XIX, a través de la organización de conferencias internacionales proyectadas para propagar y coordinar las leyes nacionales en los años noventa, la legislación protectora no se puso en práctica para dar remedio a las condiciones del trabajo industrial en general, sino como una solución específica al problema de la mujer (y del niño) en el trabajo.

Si bien sus impulsores hablaban en términos generales acerca de las mujeres (y los niños), la legislación que se aprobó fue muy limitada. Las leyes que reducían la jornada de trabajo femenino y prohibían por completo el trabajo nocturno a las mujeres sólo se aplicaron en general al trabajo fabril y aquellas actividades con predominio masculino. Quedaron completamente excluidas muchas áreas de trabajo, entre ellas la agricultura, el servicio doméstico, los establecimientos minoristas, tiendas familiares y talleres domésticos. Estas áreas constituían en general las principales fuentes de trabajo para las mujeres.

La caracterización del trabajo femenino conjugaba aspectos históricos preexistentes al desarrollo de la gran industria: su dependencia del hombre; la convicción de que la mujer no era merecedora de los derechos de ciudadanía y por consiguiente de no acceder a cuestiones de política y que su misión era la procreación y las tareas domésticas. El análisis biologista de la maternidad en ámbitos laborales donde los peligros existían para ambos sexos (productos químicos, máquinas) promovían su exclusión del seno de las fábricas. A ello se agregaban pautas morales sobre el peligro sexual, dado que era considerada un objeto y parecía natural someterla. El derecho de pernada era común en los inicios de la revolución industrial.

Dentro del Partido Socialista también se consideraban “débiles” a las “esposas, hermanas e hijas”, pero a diferencia de otros sectores, luchaban para modificar las condiciones adversas y se pudo acceder al debate público sobre el ingreso de la mujer a las empresas y talleres.

La vulnerabilidad, es decir la posibilidad de ser lesionado en su desarrollo, surgía de condiciones materiales. Algo similar sucedía con el sexo femenino, cuando se lo equipara con la niñez; presentándose la dupla madre-hijo, con rasgos similares, se ocultaba el desgaste producido por la doble jornada de trabajo.

Esta asimilación fue plasmada y rotulada como fija e inamovible.

Desde ya que este argumento fue sostenido con firmeza por los que defendían el rol asignado para la mujer, de madre y ama de casa y pretendiendo que ésta no realizara actividades en la esfera pública.

El desarrollo de la gran industria replanteó las condiciones de trabajo de hombres y mujeres. Sólo el trabajo fuera del ámbito doméstico permitió desentrañar las condiciones de explotación y opresión por medio de la denuncia de las organizaciones gremiales y del Centro Socialista Femenino.

La inserción laboral de la mujer en nuestro país, con el desarrollo del sistema capitalista, a diferencia de otras épocas, cobró significación especial, que su ubicación residía fuera del ámbito doméstico, en establecimientos donde se cumplían jornadas de 10 a 14 horas, además de las tareas de crianza y domésticas. Un reflejo de ello eran las innumerables referencias que se hacían en torno a su labor: informes, denuncias y propuestas legislativas.

El debate legislativo sobre el trabajo de mujeres y niños desnudó la significación que tenía para los patrones de fábricas y talleres, al defender la explotación primando el argumento de la rentabilidad. Es así como con acuerdo estatal se negaron a la limitación de la jornada laboral.

Las referencias a la “pobre obrerita” no era sólo una idea, sino que había una base objetiva, denunciada por las organizaciones sindicales, como parte de la crueldad del sistema capitalista. También eran dentro de una realidad las descripciones de su estado físico, del que se ocupaban los médicos higienistas.

La inserción laboral se instaló dentro de un patrón de desigualdad, justificaba la discriminación sosteniendo como natural su misión de mujer, ligándola con una caracterización de ser vulnerable.

Desde ya en el sistema educativo y cultural en general, se trabajó para formar y deformar con estas ideas.

Es sorprendentemente cruel que desde el ámbito académico (Lobato, 2007) se denomine “carga de dramatismo” a la situación de explotación y un “tema clásico” las noticias sobre el trabajo de mujeres y niños.

No compartimos la simplificación de algunos estudios cuando dicen que “La legislación laboral y social que comienza a gestarse en 1900 se dirige a la minoría de obreras (es decir, no se ocupa del grueso de las trabajadoras) y expresa claramente la prioridad de defender la maternidad como meta específica y fundamental de todas las mujeres, desalentando su ocupación laboral; las mujeres y los niños eran vistos como seres débiles e incompletos (los últimos llegarían a convertirse en adultos, mientras que las primeras no lo lograrían nunca).” G. Malgesini (1990). (11) La legislación en sí no desalentaba el trabajo, toda la documentación que poseemos apuntaba a otro objetivo, desarrollado extensamente en nuestra publicación. La iniciativa del reconocimiento de la licencia por maternidad, considerada en aquella época como abandono, no fue incorporada con pago, lo cual dejaba en la mayor desprotección a las que se acogían. Los niños de siete a once años de edad que trabajan y se alimentaban deficientemente, efectivamente eran niños débiles.

El trabajo de las mujeres fue un tema de debate, ya que ponía en cuestión un modelo de relación, el familiar, dónde ésta tenía un rol adjudicado que durante siglos, en general, se asumió sin cuestionamientos.

Las jornadas extenuantes y los salarios bajísimos fueron una característica de las condiciones de trabajo a fines del siglo XIX y principios del siglo XX.

Sobre el trabajo de mujeres y niños, el sociólogo Héctor Recalde (1981) (12) decía, que su incorporación de éstas y éstos “al trabajo asalariado es una de las consecuencias más interesantes del proceso de diversificación económica operado en el país desde las últimas décadas del siglo pasado. En el caso de las mujeres, su creciente inserción laboral está reflejada en los censos, comenzando por el de 1869, en el que leemos:

“De las 61.424 viudas, 247.602 solteras y más 25.000 huérfanas, que tiene la república, resulta que unas 140.000 son costureras, lavanderas, planchadoras, cigarreras, amasadoras, etc., esto es, tenemos que la mitad de la población mujeril adulta espera con incertidumbre el sustento del jornal, muchas veces difícil y precario. Tales cifras representan otras que no se ven, y que, sin embargo, no son menos verídicas.” Según los registros de ubicación de varones y mujeres, éstas se ubicaban en lugares donde había poca concentración de personal, como el servicio doméstico modistas, aunque también se empleaban en fábricas textiles y oficinas de telefonistas.

Las actividades femeninas registradas en el censo de la Capital Federal en 1904 eran: amas de llave, amas de leche, niñeras y “trabajos domésticos. Le siguen en importancia “industria y actividades manuales” del total de cuyo personal un 27% son mujeres. Se incluye aquí un grupo importante de actividades específicamente femeninas, tales como costureras, modistas, chalequeras, corseteras, camiseras, corbateras, guanteras, lenceras, pasamaneras, pantaloneras, vainilladoras y zurcidoras, en muchos casos estas tareas se llevaban a cabo bajo la modalidad de trabajo a domicilio o en talleres anexos a las grandes tiendas, mezcla de comercio e industria. Héctor Recalde, sintetiza: “en total, la mano de obra femenina, está presente en 61 de las 127 actividades “industriales”.

Desde fines del siglo XIX se lucha principalmente para acotar la jornada de trabajo a ocho horas. Las otras reivindicaciones eran: salario, organización, legalidad sindical y otros.

La lucha salarial ocupaba el primer lugar entre las causas de las huelgas en el período 1891 -1896 (13). En cambio en el período de mayo de 1901 - agosto 1902, se registran 13 por aumento salarial y 16 por horario (modificación, disminución). Se mantiene como tendencia la lucha por la jornada de trabajo. También se incorpora a las movilizaciones la exigencia del reconocimiento patronal de las asociaciones obreras y el derecho al descanso del 1º de mayo. No hay peticiones al Estado, al estilo del año 1890. Según Julio Godio (2000) esta actitud “implica una fuerte dosis del economismo anarquista. Pero al mismo tiempo expresa una tendencia objetiva signada por la reducción del enfrentamiento de clases a la pareja obrero-patrón. Tal proceso era reforzado por la presencia anarquista, que ideologiza esta tendencia haciendo lo posible para eludir la cuestión del reconocimiento legal.” Predominaban dos oficios en el conjunto del proceso huelguístico: estibadores y panaderos, dirigidos por los anarquistas y proyectaban su línea al conjunto del movimiento sindical.

Se destaca también la huelga de obreros rurales en San Pedro, siendo los más activos los maquinistas. Se extienden los movimientos huelguísticos de la Capital Federal, a la Provincia de Buenos Aires, Rosario, Provincia de Santa Fe.

Se conforman nuevas sociedades por oficio y también se reconstituyen otras.

La lucha reivindicativa, permite establecer una relación entre ocupaciones, concentración de trabajadores/as y organización gremial. Entre las organizaciones surgieron primero las sociedades de resistencia, luego las agrupaciones por oficios (14) y la coordinación intersindical.

Si bien en la Argentina, ésta concepción también primaba, la legislación sancionada (Ley 5291) no fue un regalo, ni de la patronal, ni del Estado. En nuestro estudio (15) exponemos diversos documentos que testimonian el doble discurso que mantenían sobre la situación de las mujeres y los niños en las fábricas y talleres, por parte de muchos diputados y de los representantes gubernamentales. El texto original presentado por el diputado Alfredo Palacios fue vaciado y primó la opinión de la Unión Industrial, fundamentalmente a través del diputado Seguí, cuyo objetivo era la obtención de plusvalía absoluta.

En la síntesis sostuvimos que la ley, concebida como un instrumento para regular las relaciones laborales, fue el resultado de la correlación de fuerzas en el seno del Congreso, entre representantes de distintos intereses (de los patrones y de los/as trabajadoras). También otros debates atravesaban las corrientes del movimiento obrero (anarquistas y socialistas), así como en las del seno del socialismo.

Desde estas corrientes sindicales también se impulsaba la lucha de las mujeres en los lugares de producción y aunque con distintas tácticas, muchas de ellas se oponían a las injusticias. Un papel destacado lo jugó el Centro Socialista Femenino.

El análisis del contexto y el posicionamiento de los actores, permite hacer un recorrido para encontrarnos con sus condiciones de vida, las organizaciones obreras y sus propuestas.

La problematización del trabajo de la mujer puso en discusión su propio sentido y propuestas para abordar las condiciones adversas en que se realizaba el trabajo fabril. La creación de la Unión Gremial Femenina fue una de las iniciativas para intentar organizar e incorporar a las mujeres a la actividad gremial.

Gabriela Laperriere de Coni cumplió un papel importante, primero como inspectora de fábricas y luego en la elaboración de un proyecto sobre el trabajo de mujeres y menores. Su acercamiento, primero y su integración posterior al Partido Socialista, fue un aporte en la formación y en el desarrollo de la organización. En la nota necrológica del 10 de enero de 1907, de La Vanguardia, leemos: “la clase trabajadora pierde una amiga sincera y el socialismo una entusiasta propagandista.”

También estaba en discusión en menor medida, el lugar de la mujer, su sometimiento. Así podemos leer a María Caminos quien firma una nota en La Vanguardia del 25 de junio de 1909, titulada “Por la mujer”, donde reflexiona sobre la esclavitud en que está sumida: “esta perenne esclavitud nos ha marcado con el estigma de una aparente inferioridad intelectual y digo ‘aparente’, porque no es efecto de la naturaleza sino de las costumbres que ejercen una influencia casi tan poderosa como la naturaleza misma.”

En el análisis del debate parlamentario, que en nuestra publicación, damos cuenta de sus términos cómo hiciéramos tuvieron una significación mayor, en tanto en la Argentina las relaciones laborales se regían por el Código Civil.

El análisis de hechos y discursos, nos parece el camino apropiado para evaluar un siglo de política de legislación protectoria. Pero debemos reconocer que en el mismo inciden otros estudios y miradas y en este sentido los consideramos con una mirada crítica. Joan Scott (1990) (16) señala: “en el transcurso del siglo XIX, Estados Unidos y los estados del Occidente europeo intervinieron cada vez más para regular las prácticas de empleo de los empresarios fabriles. Los legisladores respondieron a la presión de diversos distritos electorales, que, por diferentes razones (y a veces antitéticas), procuraban reformar las condiciones de trabajo. La mayor atención se concentró en las mujeres y los niños. Aunque ambos grupos habían trabajado durante larguísimas jornadas en el pasado, la preocupación por su explotación parece haber guardado relación con el surgimiento del sistema fabril. Los reformadores, a quienes repugnaba interferir ‘la libertad individual de los ciudadanos (varones)’, no experimentaban ninguna dificultad al respecto cuando se trataba de mujeres y de niños. Puesto que no eran ciudadanos y no tenían acceso directo al poder político, se los consideraba vulnerables y dependientes y, en consecuencia, con necesidad de protección”(p.454).

Es útil conocer la experiencia europea sobre el “problema” de la mujer trabajadora, de ahí que insertamos, algunos fundamentos en el Apéndice.

Queda fuera de este análisis el protagonismo de las organizaciones sindicales y de las mujeres que activamente luchaban por cambiar las condiciones de trabajo y el debate parlamentario que hemos mencionado, aunque muchas de ellas, consideraban que el lugar de la mujer era la casa. Este último está íntimamente vinculado con aquél, ya que entre las resoluciones de sus congresos, proponían la legislación protectoria para varones y mujeres. En esta dirección, es un aporte el relato que realiza Mirta Henault (1983) conversando con Alicia Moreau de Justo sobre el papel de las mujeres y la formación del Centro Socialista Femenino en 1902, a raíz de una fiesta de 1º de Mayo organizada para los hijos de los trabajadores: cita a Fenia Chertkoff, una de sus fundadoras: “el Centro Socialista Femenino es la única agrupación donde las mujeres, sin prejuicios de ninguna clase, y con un programa claro y definido, llenan su existencia no solamente con las tareas del hogar y del trabajo sino que amplían sus horizontes con la obra fecunda por la emancipación económica, política y social de la clase proletaria y, por consiguiente, de la misma mujer.” Continúa diciendo que “pronto el Centro Femenino se presenta en las luchas de los trabajadores: participó de huelgas -alpargateras, tejedoras y telefónicas-, obtuvo el descanso dominical para las sombrereras, intervino en la redacción de proyectos de ley. Su acción, por otra parte, se destacó especialmente por la preocupación demostrada con respecto al trabajo desarrollado por los niños que permanecían horas interminables en talleres y en fábricas, en ambientes insalubres y hasta afrontando tareas nocturnas. Las mujeres del nucleamiento eran incansables y lograban hacerse escuchar: organizaban mítines, preparaban leyes, redactaban folletos, repartían volantes, lideraban actos públicos y en ellos se animaban a defender la Ley de Divorcio que Carlos Olivera había presentado en forma de proyecto ante las Cámaras. Estas acciones desmentían la tan publicitada -por parte de la sociedad patriarcal- pasividad de la mujer.

Podemos afirmar que la división social del trabajo en el sistema capitalista tenía como objetivo extraer plusvalía absoluta y a la vez concebía la división sexual del trabajo segregando a las mujeres al mercado de trabajos secundarios y con bajos niveles de remuneración. Este sistema incorporó las relaciones patriarcales observadas, preexistentes desde siglos anteriores.

Las relaciones de clases instituidas desde el aparato estatal generaban permanentemente una lucha contra las injusticias y las desigualdades.

La iglesia católica tuvo una participación muy activa en la disputa por dirigir la educación, el movimiento obrero y las mujeres en particular. Sobre esto, ya hicimos referencia en el artículo -“1910- La cuestión social y la lucha de las mujeres.”

En el siglo XXI el sistema capitalista continúa sostenido por la exclusión social, la precariedad laboral y un sector de la población infantil sin perspectiva, entre la calle, la prostitución, la muerte por abortos clandestinos y la droga.

La doble opresión de la mujer se expresa directa e indirectamente. La carencia de políticas públicas para la asistencia y educación de la primera infancia, como la carencia de jardines maternales, siguen atando a muchas mujeres, para su crianza, al ser las únicas responsables de sus hijos/as.

Aunque la “moral” del siglo pasado ha sido superada en muchos aspectos, las mujeres padecen acoso sexual en los ámbitos laborales, violencia familiar, con total desamparo a pesar de la legislación existente.

Los obstáculos para acceder a puestos de mayor jerarquía son un indicador de la discriminación. Un estudio basado en datos oficiales, concluye que “a la mujer se le hace más difícil que al hombre seguir estudiando. (17) Entre los principales problemas están el embarazo adolescente y cuestiones culturales.

Notas:
1) Hobsbawm, Eric (1975), La era del capital -1848-1875, Paidós/Crítica, 2007.
2) Kandel, Ester, De las grandes tiendas a los shopping: La industria y el comercio mirando a las mujeres, Argenpress, miércoles 21 de abril de 2010.
3) La diferencia que sostenemos es con la afirmación realizada por las historiadoras F. Gil Lozano, Valeria Pita y M. Gabriela Ini en la Introducción al tomo II, Historia de las mujeres en la Argentina, Ediciones Taurus, 2000.
4) Conferencia dada el 22 de julio de 1904 en el Salón de la “Unione Operal Italiani” publicada por Héctor Recalde en Vida popular y salud en Buenos Aires (1900-1930)/, Centro Editor de América Latina, 1994.
5) Marx, Carlos, El Capital, Capítulo XIII, Editorial Cartago, 1956.
6) En 1904 el Dr. Forster crea un dispensario de lactantes y gota de leche con el concurso de la Municipalidad. En 1908 el director de la Asistencia Pública Dr. José Penna crea la sección de la primera infancia.
7) En 1907 murieron en Buenos Aires por cada 1000 nacimientos viables, 116 niños menores de un año y 220 por cada 1000 defunciones generales. Se observan los trastornos del aparato digestivo como causas predominantes, “ocasionadas comúnmente por la ignorancia de las madres acerca de los preceptos de la higiene alimenticia de sus hijos, por la escasez, por regímenes dietéticos defectuosos, etc.”
8) La Vanguardia de 9, 15,.16, 17, 18 y 19 de octubre de 1913.
9) Se calculaba 700.000 niños analfabetos de una población infantil 1.500.664
10) La Vanguardia, 22 de julio de 1916.
11) Malgesini, Graciela. Las mujeres en la construcción de argentina en el siglo XIX en Historia de las mujeres. 4. El siglo XIX. Bajo la dirección de Georges Duby y Michelle Perrot. Grupo Santillana de Ediciones, S.A., 2000.
12) Recalde, Héctor. La higiene y el trabajo/2 (1870 - 1930). Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1981.
13) Godio, Julio. Fuente: estimativo cuadros anteriores. Historia del movimiento obrero argentino 1870-2000. Ediciones Corregidor, 2000.
14) La denominación de Oficios Varios responde a agrupamientos de activistas socialistas, pero es neces-rio hacer una distinción: la Sociedad Oficios Varios de la Capital Federal Surgió directamente vinculada a la necesidad de obreros socialistas de nuclearse para la acción política y por eso su posterior actividad -como hemos relatado- estuvo subordinada a la necesidad de fundar el partido político; en cambio, estos mismos nucleamientos de oficios en ciudades del interior, si bien también estuvieron motivados centralmente por la necesidad de nuclearse de los socialistas, respondían a las dificultades para organizar sociedades por oficio principalmente por el poco peso numérico de los asalariados. De allí que simultáneamente jugasen como embriones de futuras sociedades de resistencia, diferenciadas luego por oficios y que en su propio seno se conformasen corrientes ideológicas de distinto signo. Julio Godio, Idem, página 109
15) Kandel, Ester, Ley de trabajo de mujeres y menores -Un siglo de su sanción- La doble opresión, reconocimiento tácito, Dunken, 2008.
16) Scout, Joan, La mujer trabajadora en el siglo XIX, en Historia de las mujeres- 4. el siglo XIX -Bajo la dirección de Georges Dubby y Michelle Perrot.
17) Clarín, 29 de junio de 2010

Ester Kandel es autora de División sexual del trabajo -ayer y hoy- Una aproximación al tema., Editorial Dunken, 2006. Ley de Trabajo de Mujeres y Menores -Un siglo de su sanción- La doble opresión: reconocimiento tácito, Dunken, 2008.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Noticias censuradas: Veterano de “Irán-Contra” sirve a Israel en contrabando de armas para dividir Somalia

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

El coronel jubilado de la Fuerza Aérea de EEUU Joseph O’Toole, de 79 años, fue acusado por una corte federal de Miami de conspirar con un ingeniero de la aeronáutica israelí para exportar ilegalmente a Somalia 2.000 fusiles AK-47, violando un embargo impuesto por Naciones Unidas. El mismo O’Toole fue procesado hace dos décadas en el escándalo “Irán-Contra” del gobierno de Ronald Reagan.

Esta noticia sobre los afanes israelíes por desmembrar Somalia fue rescatada de la censura mediática internacional por Laura Rozen, del periódico digital www.Politico.com, y validada como “noticia real” por el sociólogo Peter Phillips, co-director del Proyecto Censurado de la Universidad Sonoma State, de California.

En 1989, el “consultor de aviación” Joseph O’Toole, de Santa Ana, California, fue acusado de conspirar para hacer negocios con el gobierno de Teherán, en compañía de un tal Richard St. Francis, residente de Connecticut, y un polémico socio llamado Ari Ben-Menashe, quien se proclamaba agente del Mossad. El trío intentó vender armas a Irán, incluidos 3 aviones estadounidenses de transporte C-130, pero los cargos contra O'Toole quedaron en nada en 1991, tras la primera guerra del Golfo. Ben-Menashe abandonó Israel y ahora vive en Canadá, donde se reivindica como “consejero secreto” del otrora primer ministro Yitzhak Shamir.

Laura Rozen publicó en Politico.Com que el 28 de junio de 2010 fue abierta, en Claremont, California, una acusación contra O’Toole, que esta vez aparece asociado al empresario israelita Hanoch Miller, de 53 años, ex ejecutivo de Radom Aviation Systems, una firma de Israel proveedora de armamento. Miller fue arrestado en Miami el 18 de junio y desde el día 21 se encuentra procesado en esa ciudad, en tanto O’Toole fue enjuiciado una semana después en California.

Al simular una venta a la República del Chad utilizando falsos certificados de usuario final, Miller y O'Toole violaron las leyes de control de exportación de EEUU, pues Somalia está sometida a un embargo de armas de Naciones Unidas. Pero un empleado del servicio de transporte que los ayudó a despachar la carga, resultó ser un informante del Servicio de Aduana e Inmigración de EEUU (ICE, por su sigla en inglés).

Miller y O'Toole fueron acusados de conspirar desde comienzos de abril de 2010 para obtener y transportar hasta 2.000 fusiles Kalashnikovs AK-47 desde Bosnia a Banderal, ciudad que se encontraría en el norte de Somalia, en el sector disidente que desde 1991 se hace llamar Somalilandia. La desamparada nación africana lleva tres décadas sin gobierno, mientras los países industrializados y sus aliados como Egipto depredan los mares mediante pesca ilegal no controlada, a la vez que convierten las costas en un gigantesco basurero químico-nuclear.

Barak Ravid y Yossi Melman, del periódico israelí Haaretz, afirmaron que la acusación contra Miller y O'Toole incluye lavado de dinero y que por lo menos un envío de armas fue hecho desde Panamá, con documentación fraudulenta que identifica a la República del Chad como supuesto “usuario final” en papeles firmados por el ministro de defensa de esa nación.

Miller es un ingeniero aeroespacial que prestó servicios en una unidad de diseño de aviones de la Fuerza Aérea de Israel, dejó las filas con rango de comandante y luego trabajó en Industrias Aeronáuticas de Israel (IAI). Más tarde, con dos socios puso en marcha Sistemas de Aviación Radom, que se ocupó de mejorar las aeronaves y desarrollar la aviónica. La empresa trabajó con licencias emitidas por el ministerio de Defensa y a veces operaba como subcontratista de IAI.

Haaretz afirmó también que Miller estuvo involucrado en un contrato de Radom con la República del Chad por 10 millones de dólares, que consistió en repotenciar los helicópteros soviéticos Mi-17, así como los aviones suizos a hélice Pilatus, fabricados para adiestramiento pero empleados en el combate a los rebeldes de ese país. Como precio por su salida de este lío, Miller debió ceder Radom a las fuerzas armadas israelíes y hace tres años estableció, en Yehud, Israel, otra empresa independiente especializada en guerra electrónica y equipos de visión nocturna, pero ahora aparece implicado en contrabando de armas de fuego, indicó el diario israelí.

Pormenores de la operación

La acusación señala que “el 15 de abril de 2010, O’Toole envió un email al informante confidencial del Servicio de Aduana e Inmigración (en lo sucesivo CI) preguntándole si tenía disponibilidad de aviones Antonov 12, o de una línea similar, para dos vuelos chárter ida y vuelta desde Bosnia a África, transportando una carga de 12 toneladas en cada viaje, aterrizando en África ‘para descargar equipos’ y regresar a Bosnia para un segundo viaje”.

“El 21 de abril de 2010, O'Toole envió un email a CI participándole que la carga consistiría en AK-47s encajonados, con un peso de 6 a 7,6 toneladas, y que CI podría elegir el uso de aviones AN26 o AN12 desde Tuzla, Bosnia, a Banderal, Somalia septentrional, y que el pago sería efectuado antes de la salida por transferencia bancaria o efectivo”, indica la acusación. Ese mismo día O’Toole envió otro email a CI diciéndole que si el primer vuelo resultaba bien, habría carga para otros cien viajes.

“El 28 de abril de 2010, O'Toole envió un email al CI, y también añadió una copia del mensaje para Hanoch Miller, indicando que éste era el comprador en Israel, quien ya había aceptado el precio –por lo menos verbalmente–, firmaría el contrato y le pagaría a CI, pero esperaba que el primer vuelo se hiciera cuanto antes”.

El Servicio de Aduana e Inmigración de EEUU no impidió el contrabando, sino que esperó con paciencia que se consumara el delito, para armar el caso, y que Miller apareciera en territorio estadounidense a fin de arrestarlo, como ocurrió el 18 de junio. La acusación demostró ante el tribunal que el 15 de junio de 2010 Miller giró 116.000 dólares desde un banco israelí a una sucursal Wells Fargo del condado Broward, en Florida, para el pago de las armas, el transporte aéreo y una comisión de 2.000 dólares para O'Toole. Repetida 100 veces, esta operación habría involucrado 11,6 millones de dólares.

El caso contra Miller y O'Toole fue conducido por el abogado Wifredo Ferrer, de la Fiscalía de EEUU para el distrito sur de la Florida, quien actuó con Michael Walleisa como abogado auxiliar. El periódico Politico.com contactó a la esposa de O’Toole, en su hogar de Claremont, California, para inquirir más detalles sobre la situación de su marido, pero la mujer prefirió no hacer comentarios.

Geopolítica sionista

Los intereses geopolíticos de Israel tienen la mirada fija en la estratégica ubicación del norte disidente de Somalia, en las fronteras del golfo de Adén, las rutas marítimas del Océano Índico de Irán, Arabia Saudita, Yemen y a través del Mar Rojo. Israel exhibe, además, gran interés en los países del llamado Cuerno de África y el Mossad mantiene vínculos secretos en varios países de la región. El sionismo justifica su interés geopolítico en ese territorio con la cantinela de “la presencia cada vez mayor de fundamentalistas islámicos” y “porque se utiliza en el tránsito de armas destinadas a Hamas, así como en el entrenamiento de terroristas”, según Haaretz.

El gobierno de Israel podría estar involucrado desde la sombra en armar a los separatistas de Somalia, aunque naturalmente sus autoridades lo niegan. Haaretz reportó que por lo menos siete traficantes israelitas están en cárceles de Estados Unidos, Rusia, Francia y Gran Bretaña, acusados de contrabando de armas, falsificación, soborno, lavado de dinero y violación de embargos del Consejo de Seguridad de la ONU. El diario admitió que estas noticias se eluden u olvidan rápidamente para no perjudicar la imagen de Israel, “o lo que quede de ella”, escribió Yossi Melman.
Los 7 presos tienen bastantes rasgos comunes: más de 50 y 60 años de edad y fortunas hechas en el tráfico internacional de armas o en la exportación de servicios y equipamiento de seguridad de Israel. Todos sirvieron en las fuerzas armadas de su país, donde alcanzaron jerarquías de capitán a teniente coronel, y se convirtieron en caras conocidas en los pasillos del ministerio de Defensa.

Shimon Naor-Hershkowitz fue detenido en Francia y aparentemente será extraditado a Rumania, donde serviría una pena de 11 años. Lo condenaron por forjar documentos (certificados de usuario final) utilizados para comprar armas rumanas aparentemente destinadas a Togo, pero que en realidad fueron enviadas a rebeldes de Angola.

Yair Klein, de 70 años, lleva más de un año en una cárcel rusa, arrestado a pedido de Colombia, que lo reclama por haber entrenado a escoltas de los barones de la droga. Según el diario Haaretz, se trata de “un ‘mercenario’ de la clase más fea”. Antes estuvo encarcelado en Sierra Leona.

Gidon Sarig, de 58 años, fue condenado a siete años en el Reino Unido de Gran Bretaña por vender armas y equipos de combate a partidos de Venezuela, Perú, Senegal, Nigeria, Gabón y, sobre todo, Sri Lanka.

Ofer Pazaf, de 50 años, presidente de Kfar Sava, una compañía intermediaria que representa a consultores de seguridad e industrias de defensa, fue arrestado en Las Vegas, en enero, junto a otros dos israelíes que han vivido por varios años en EEUU: Yohanan Cohen, 47, gerente de una compañía de San Francisco que fabrica equipos de seguridad, y Haim Gary, 50, presidente de una compañía de Miami que opera como intermediaria de empresas de defensa. Estos tres, junto a otros 20 estadounidenses y de otras nacionalidades, fueron arrestados por agentes del FBI que actuaron como representantes del ministro de defensa de un país africano y fingieron interés en comprar armas a cambio de un soborno o “comisión”.

Y el último israelí tras las rejas es Hanoch Miller, el socio de Joseph O'Toole en la venta de Kalashnikovs al fantasmagórico “gobierno” de Somalilandia, la región separatista del norte de Somalia. Si estas armas se compraban en EEUU, se despachaban a Panamá y Bosnia, y de allí se reembarcaban al África, ¿cuál era el verdadero rol del israelita Miller y quién lo financiaba?

Israel necesita guardar las apariencias que exigen la comunidad internacional y las normas de la OCDE, la organización de cooperación de los países ricos “y civilizados” a la que acaba de ingresar. Israel podría estar cocinando las castañas más cerca del fuego…y sin quemarse, “con la mano del gato” de emprendedores “independientes”, como los siete sujetos en cárceles de cuatro países.

Fuentes:
Kalashnikovs for all

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ecuador: Primer paso, blanquear la Asamblea Nacional

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

Y lo están consiguiendo. Dicen los “manuales” de la contra insurgencia que, cuando no ha sido posible derrocar a un mandatario “disociador” hay que comenzar un proceso de “blanqueamiento” del enemigo; blanqueamiento que puede comenzar por el deterioro de uno de sus flancos más importantes; en este caso, la Asamblea Nacional que reemplazó, según la nueva Constitución, al viejo y corrompido Congreso Nacional.

Entre los vicios que “adornaban” al antiguo parlamento pelucón, estuvo el de la incuria, entendida esta como una actitud constante en el incumplimiento de sus obligaciones fundamentales: discutir y aprobar leyes o reformas legales, de conformidad con las exigencias ciudadanas, en un momento dado. Los congresistas de antaño estaban dedicados a todo menos a esta obligación; y si lo hacían, era por fuerza de las circunstancias o para aprobar algún cuerpo legal que era de interés del grupo o del sector político, social, económico al que se “debían”
Para no ir muy atrás, recordemos que para el 2006, último año en que estuvo en vigencia el viejo Congreso Nacional, según sondeos de esos años, ocupaba el último lugar en materia de credibilidad y confianza ciudadana. Y una de sus críticas fue que no legislaba, que estaba dedicado a cualquier cosa menos a lo que le correspondía.
Bajo el gobierno de Rafael Correa y la revolución ciudadana, el viejo Congreso fue disuelto y se impuso la tesis de la Asamblea Constituyente; asamblea que en Montecristi (la cuna de Alfaro) dictó la nueva Constitución, que está en vigencia desde hace poco más de un año, con el voto afirmativo del 70% de la ciudadanía. Por lo tanto, la nueva Asamblea Nacional nacía con la obligación de superar para siempre las viejas prácticas legislativas; y dar paso a nuevas leyes que, de acuerdo con decisiones de la propia Constituyente, debían aprobarse en un plazo perentorio, que resultó insuficiente.
Cierto que, al comienzo de la nueva Asamblea, los 54 asambleistas (de un total de 124) del movimiento de gobierno (Alianza País) más grupos “afines” aprobaron leyes, decretos, reformas, como nunca antes había ocurrido. Pero, poco a poco, los grupúsculos en oposición y los que fueron separándose del bloque oficial por distintas razones (Pachakutik, ADE, MPD, Socialistas, PRE) comenzaron a darse cuenta que, aunque no llegaban a una mayoría legislativa (63) podían sin embargo neutralizar a la Asamblea y boicotear la aprobación de las leyes más importantes y necesarias para que la “revolución ciudadana” fracase.
Tal ocurrió con el proyecto de Ley de Aguas, que fue abiertamente boicoteado por la dirigencia indígena aglutinada en la CONAIE, otrora un frente progresista que inclusive dio al traste con el gobierno de Jamil Mahuad, junto al coronel de inteligencia, Lucio Gutiérrez Borbúa, con quien se pelearon después. Todos fuimos testigos y recordamos que hace poco hubo un desate de movilizaciones, paros y grescas con la fuerza pública, de sectores indígenas que sostenían que estaban contra la ley porque “privatizaba” el agua. No pudieron nunca probar este acierto; pero, lograron que el interior de la Asamblea, los asambleistas que hacían mayoría, no pudieran aprobar la ley; así como tampoco los de oposición, que se la negara. Por lo que el Presidente de la Asamblea no tuvo más remedio que declarar que el proyecto “quedaba en el limbo” una manera decir que se neutralizaba, nadie sabe hasta cuándo.
La misma táctica está siendo aplicada con el proyecto de Ley de Comunicación que ha sido atacado durante meses por la “gran prensa” ecuatoriana (impresa, radial, televisiva) como nunca se había dado. Y al parecer, esta campaña mediática (un auténtico terrorismo mediático) ha causado “preocupación” entre no pocos asambleistas, que dependen de la gran prensa sipiana, para una posible reelección o para futuras elecciones provinciales.
Desde luego, nunca un proyecto de ley de comunicación podrá ser perfecto y definitivo. Dentro del sistema que vivimos, sin embargo, se impone una legislación que restituya para el consumidor (la amplia mayoría de la población) el derecho universal que tiene a una libertad de expresión concreta y cierta; y no la que ejercen los medios sipianos. Con decirles que una de las objeciones al proyecto es el de que se exige que la información sea verídica, contrastada; un mandato (si se aprueba) que ha estado siempre en todos los códigos de ética y en la formación de comunicadores y periodistas; pero que, para la gran prensa sipiana, es una disposición que descubre que, lo que se prepara, es “una ley mordaza” ¿No advierten que esta objeción es un reconocimiento tácito a que, desde hace rato, informan sin un apego a la veracidad, a la contrastación de la noticia?
Sin embargo, el asambleista neopelucón César Montúfar (respaldado por prensa, radio y televisión mercantiles, que para eso están) ha confundido a lo que ellos denominan “opinión pública” y ha logrado, al interior de la Asamblea Nacional, aglutinar a buena parte de los grupos oposicionistas (incluidos algunos que se identificaban con la oficialista Alianza País); y en primera instancia, neutralizar el debate y la aprobación de la ley. Algo que lo veíamos venir; y que, al parecer, es la tónica que comienza a imponerse en el nuevo parlamento ecuatoriano: la repetición de la vieja sentencia castellana: “el perro del hortelano ni come ni deja comer”.
Es ya casi un lugar común, asegurar que, en los grandes cambios sociales, lo más difícil es que cambie el interés, las costumbres y el propio pensamiento de las personas. Tal parece que, en algunos asambleistas sigue primando ese “inefable” ¿y qué sacó yo de tal o cual decisión? Antaño, el diputado exigía prebendas o mando político en su circunscripción o, simple y llanamente, que pase por su lado “el hombre del maletín” Es evidente que aquello ya no se da en la Asamblea Nacional; pero, eso quiere decir, que, política e ideológicamente, los líderes del oficialismo debían desplegar una intensa campaña a fin de que los sectores que se habían acercado, por lo menos no terminen en desbandada, frente a las “tentaciones” que seguramente les hacen “a futuro” sus compañeros pelucones.
En cuanto a objetivos (que no se apruebe la ley) esta “operación” tiene además un doble propósito: desprestigiar a la Asamblea e impedir que cumpla con sus deberes. Se advierte la misma táctica que con la Ley de Educación Superior, en trámite. Viejos dirigentes de la vieja universidad (especialmente estatal) alineados impúdicamente con la universidad privada, encuentran “una y mil objeciones al proyecto en trámite” Dicen que demandan “plena autonomía” ya sea para que la universidad privada siga haciendo lo que le viene en sus propios intereses políticos, económicos, sociales; y que a la universidad pública se le reconozca su “autonomía de siempre”, la que le permitió al MPD un dominio total de más de tres décadas y un aprovechamiento de “facilidades” de las que nunca rindieron cuentas. En los dos casos, a los dirigentes universitarios, al parecer, les importa un pepino que el atraso de décadas que arrastra la universidad ecuatoriana siga “vigente” y no quieren entender que, en países como el nuestro, la suerte del país sigue la suerte de sus universidades.
Es decir, la oposición, especialmente mediática, comienza a aplicar una táctica que, si no hay un cambio oportuno y aceptable de una conducción coherente y mayoritaria, pues hay que ponerse a pensar que ha comenzado en el Ecuador un proceso de retroceso político-ideológico. Y que el movimiento oficialista y el propio Presidente de la República, por un rápido deterioro del Parlamento de la revolución ciudadana (la encuestadora de Santiago Pérez daba a conocer que la Asamblea Nacional tenía, al comenzar julio/2010 una aceptación de apenas el 4% más un 36% de opiniones favorables a medias), pues a lo menos que se podrá ir es a una clausura de la Asamblea, a una renuncia obligada del Presidente Correa y a unas elecciones anticipadas.
Desde luego –y como si todo este aparataje respondiera a una misma secuencia- la gran prensa sipiana “denuncia” que al interior de la Asamblea Nacional han comenzado a reeditarse las “viejas prácticas” de los congresos anteriores. Se preguntan el por qué tres o cuatro asambleistas de oposición, que habían firmado un compromiso con la oposición para invalidar el informe de la Comisión de Comunicación (y por lo tanto su discusión), no aparecieron a la hora y la fecha en que debían votar; y dejaron a sus compañeros solo con 60 votos a favor (de las 63 que necesitaban) No se preguntan en cambio, qué les han ofrecido a unos tantos asambleistas “independendientes” para que plieguen a la oposición, que es la que tiene recursos para hacerlo.
¿Le conviene eso al país? De lo que no queda duda es el de que el sector ultra conservador y facistoide de la oposición, como en el fútbol, es un sector que no debe ser desestimado; que es mucho más ducho para echar abajo lo que los asambleistas oficialistas con tanto esfuerzo levantaron, o pretendieron levantar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

En Panamá la lucha de clases se agudiza: trabajadores contra gobierno y empresarios

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Panamá, uno de los países de Centroamérica que más ha sido explotado y sojuzgado por el imperialismo estadounidense y la burguesía criolla, otra vez está en pie de lucha. Desde el pasado viernes 2 de julio, después de grandes manifestaciones y acciones de protesta en todo el país, más de 5 mil trabajadores de la Bocas Fruit Company -a los que se le han unido los trabajadores de las bananeras independientes y otras organizaciones sindicales y gremiales- desarrollan una huelga por la derogación de la Ley 30, contra la negativa de la empresa de descontar la cuota sindical y por la retención de la quincena que le corresponde a los trabajadores. Se espera que mañana martes, 13 de julio estalle una huelga mucho más grande y combativa pues los trabajadores se han hecho más conscientes de las leyes represivas y antihuelgas que les están imponiendo.

2. El gobierno panameño, encabezado desde el 1 de julio de 2009 por el multimillonario derechista, dueño de supermercados, Ricardo Martinelli, en su afán de promover los negocios y beneficiarse directamente de ellos, señaló cínicamente que “este país está listo para la inversión extranjera” porque ya no existe derecho a huelga para los trabajadores, se desarrolla un proceso de extinción de los sindicatos, se imponen condiciones de esclavitud en el sector laboral; no hay que realizar los “engorrosos” estudios de impacto ambiental y existe una policía dispuesta a sofocar a sangre y fuego las protestas sociales amparada en la impunidad y la licencia para asesinar que le otorga la Ley 30, a lo que se agrega la llamada Ley “Carcelazo” que sanciona con penas de 6 meses a 2 años de prisión a todo aquel que ose manifestarse en las calles.

3. Panamá es un pequeño país de menos de tres y medio millones de habitantes. Su historia ha estado ligada totalmente al Canal interoceánico de más de 80 kilómetros dominado por los EEUU desde 1914, aunque inaugurado formalmente seis años después. La economía del país ha dependido de los negocios del Canal dando lugar al desarrollo de una gran flota mercante petrolífera y una economía bancaria y financiera de nivel internacional que convirtió a pequeño Panamá en la producción más alta de Latinoamérica. Sin embargo mientras los empresarios y gobernantes, asociados con el gobierno de los EEUU durante todo el siglo XX, obtienen gigantescos ingresos, han mantenido a la población en condiciones de aguda explotación, pobreza y miseria; además de han dedicado a destruir lo que queda del sindicalismo obrero.

4. En este país todo ha sido Canal de Panamá, pero también gobiernos muy fuertes y represivos al servicio de los EEUU. En los últimos años los generales Omar Torrijos y Manuel Antonio Noriega tuvieron algunos signos de querer rebelarse a la total dominación del gobierno yanqui. Torrijos logró en 1977 firmar con el presidente Carter el mantenimiento y defensa del Canal hasta 1999 y, por su parte Noriega en 1989 reprimió un nuevo intento de golpe de Estado y EEUU invadió Panamá instalando en el poder a Guillermo Endara. Fue hasta diciembre de 1999 cuando al fin el Canal pasó a manos panameñas. Sin embargo los EEUU no han dejado de dominar la economía y la política de aquel país por medio de mil negocios que se crearon alrededor del Canal. ¿Qué otra cosa es el presidente Martinelli sino un instrumento a su servicio?

5. Pero en Panamá existe una organización de trabajadores que se llama Frente Nacional por la defensa de los Derechos Económicos y Sociales (FRENADESO), que junto a la Coordinadora de Lucha por el Respeto a la Vida y Dignidad del Pueblo, ha hecho un llamado al pueblo para enfrentar en las calles las terribles medidas que “el Gobierno de Martinelli pretende imponer después de los Carnavales, que incluyen, entre otras, las reformas inconsultas y arbitrarias a la Caja de Seguro Social (CSS), el aumento del costo de la vida con el incremento del ITBMS del 5% al 7%, el alza del agua, del pasaje, la intención de imponer a toda costa el retrógrado e improvisado proyecto de transformación curricular en la Educación; además de continuar con el plan de control absoluto de todos los poderes del Estado”.

6. No olvidemos que estamos frente a un Gobierno de mercaderes, declaran los trabajadores. Se trata de uno de los clanes más peligrosos y arcaicos de la mafiocracia que siempre ha gobernado en Panamá, vinculado a los grupos más recalcitrantes a nivel internacional que son nada menos que: los sectores más belicosos de Estados Unidos, la mafia de Miami, el gobierno narcomilitar de Alvaro Uribe, el del corrupto de Silvio Berlusconi, el régimen de facto y de Escuadrones de la Muerte de Honduras; y al servicio de agencias tenebrosas y terroristas como la Mossad de Israel y la CIA. Mientras gobierno y empresarios dicen no querer diálogo bajo presión y huelga, los obreros denuncian la negativa del gobierno a derogar la ley laboral, una ley fascista que sólo busca a exprimir y asesinar obreros intensificando más el trabajo.

7. Lo único que podemos esperar es que los líderes y los obreros sigan adelante en sus luchas porque su liberación sólo puede ser obra de ellos mismos; pero también deben estar muy atentos para evitar que los millonarios y militares panameños, con apoyo del gobierno de Colombia y del imperio, logren encarcelarlos y asesinarlos. Panamá, un pueblo mestizo con mucha influencia negra, es un pueblo que durante décadas a sufrido golpes de Estado y gobiernos militares; pero es un pueblo que siempre ha estado de pie defendiendo sus derechos con dignidad. ¿Busca acaso Martinelli hacer un conflicto grande para justificar una represión brutal contra los obreros e imponer una ley laboral? El mundo debe estar atento a lo que pudiera suceder en este país porque a pesar de su pequeñez sirve para medir la posición de Obama, de Colombia y el futuro de América. ¡Viva la lucha de los panameños!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chávez confronta en Venezuela al clero y empresarios partidarios del golpismo

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Hugo Chávez, el gobernante venezolano que lleva más de cinco elecciones nacionales ganadas con vigilancia internacional desde diciembre de 1998, no se acobarda ante las agresiones, ocultamientos, desabastos y carestías de artículos básicos y, mucho menos, contra la dolarización de su economía que pretende imponer el gobierno yanqui a través de Colombia. Nada hace retroceder a Chávez y su estrategia de servir a la población; él sigue de frente contra los organizadores de un nuevo Golpe de Estado, entre los que el alto clero participa. Por eso, en una respuesta categórica al ser acusado de “dictador marxista”, Chávez con esa dignidad y franqueza que posee ha respondido al cardenal golpista: “Cristo tiene rostro de gente pobre y desamparada, jamás de explotadores y criminales. He ahí la diferencia de principios partiendo del mismo Jesucristo”.

2. Chávez criticó ayer domingo el “papel esencialmente político” que ha desempeñado la jerarquía católica de Venezuela, “incluso con la más criminal violencia”, al responder a una serie de declaraciones del cardenal Jorge Urosa de que Venezuela es conducida por su mandatario de “inclinaciones marxistas” a una “dictadura comunista”. Chávez puso en tela de juicio la conducta de la agrupación religiosa Opus Dei porque representa “los intereses más deleznables, con la justificación de las desigualdades como principio divino”. Señaló que el cardenal es “un troglodita”, que “no se da cuenta que el pueblo no es manipulable por su sotana”. Yo –dijo- soy bolivariano, cristiano y marxista, pero pidió al cardenal que “no juegue a atrapar incautos con sus interesadas interpretaciones acerca de mi persona y del proceso bolivariano.

3. Por defenderse de las agresiones a su liderazgo a favor del pueblo, que de manera cotidiana hacen empresarios y clero, a Chávez se le ha acusado de “provocador”, mismo adjetivo que han usado los yanquis y sus corifeos en España, Colombia, México, Perú, Costa Rica, contra los Castro de Cuba y Morales de Bolivia. En México los políticos de la izquierda amaestrada o domesticada son tan oportunistas que no solo no defienden las posiciones combativas de Chávez sino que les da miedo que los identifiquen con él. Chávez es un exmilitar, no es académico y mucho menos diplomático, como quisieran los exquisitos; tampoco un marxista ortodoxo, pero sus luchas antiyanquis, sus batallas contra empresarios y clero golpista, así como sus defensas y ayudas a América Latina, están muy por encima de todos ellos en la actualidad.

4. La izquierda radical –muy diferente a la socialdemocracia que sólo piensa en política electoral burguesa- no puede dejar de reconocer el liderazgo de Chávez y Morales en Latinoamérica por su enorme batalla antiimperialista, pero también por la lucha interna que llevan adelante en sus países; pero ese apoyo tiene que ser crítico, no es para siempre, es decir, sólo mientras mantengan esa posición, y retirarlo en el momento en que comiencen a alejarse de los intereses del pueblo. Siguiendo el dicho que “la verdad es revolucionaria”, los analistas políticos no deben nunca conformarse con explicar o describir la realidad porque su tarea es ir al fondo de los problemas. ¿Cómo no apoyar a Chávez en su batalla contra el alto clero venezolano que siempre ha estado al servicio del capital cuando todos sabemos que tras los jerarcas de la iglesia están los EEUU?

5. En México personajes del alto clero como Norberto Rivera, Juan Sandoval Iñiguez, Onésimo Cepeda o el legionario Velasco de Paolis, sustituto del pederasta Maciel, a pesar de estar aliados plenamente a los intereses de los más altos empresarios, gozan entre los políticos de una gran reputación; nadie los toca ni con “el pétalo de una rosa” a pesar de los enormes negocios económicos que realizan, de que han sido acusados de pederastas o protectores de ellos y de combatir la legalización del aborto. Al contrario, los políticos se arrastran tras ellos buscando bendiciones y votos. Por eso cuando Chávez dice que “el cardenal Urosa es un troglodita que se esconde tras su sotana para engañar a inocentes” en México los políticos se persignan para no ser identificados con el principal líder antiimperialista de América Latina.

6. Venezuela apenas cuenta con 30 millones de habitantes, Bolivia con poco más de 10 millones, Cuba con 12 millones, es decir, casi nada frente a los 112 millones existentes en México; pero la presencia de estos tres países en las luchas por la liberación de los pueblos del continente ha sido determinante. Si estos tres gobiernos han podido frenar muchas invasiones y asesinatos del imperialismo yanqui en América, sólo habría que pensar en lo que se podría lograr si países como Brasil, México, Argentina y Colombia y sus cerca de 400 millones de habitantes, lograran unificar fuerzas con el bloque antiimperialista. Con sólo ellos los EEUU se derrumbarían porque ya no encontrarían donde saquear productos naturales, ni petróleo ni agua que tanto necesitan y menos mercado para vender las poderosas armas, helicópteros y cursos militares.

7. Hugo Chávez no puede ni debe dar ningún paso atrás contra los empresarios y alto clero dirigidos desde los EEUU. No debe importarle que los medios de información del mundo –siempre al servicio de las cadenas internacionales yanquis- sigan aullando contra sus políticas socializantes. Si bien el socialismo real -el que camina hacia la desaparición del trabajo asalariado y el Estado- no ha existido nunca porque sólo puede construirse en un bloque de países, el llamado “socialismo” venezolano, boliviano, cubano, llenos de voluntad y alta conciencia de los pueblos, pueden continuar siendo la esperanza. Quisiéramos que las transformaciones en estos países sean más rápidas y con menos dificultades, pero no puede olvidarse que el sistema capitalista e imperialista mundial es aún poderoso. Mientras tanto tenemos la obligación de seguir batallando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entre el derecho, el presupuesto y la fe

Prof. Juan Carlos Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

Al igual que en ocasión de la sanción de la Ley Nº 23.515, que implantó el divorcio vincular, la Iglesia Católica vuelve a ensombrecer los derechos de las minorías. Ayer, los divorciados y los que pretendían divorciarse y hoy, los homosexuales, lesbianas, gays y travestis son los que ven amenazada la posibilidad de unirse en matrimonio en igualdad de condiciones con las personas heterosexuales.

No es casualidad que la vieja cómplice de la dictadura militar, a la cual poco le importó el destino de las y los hijos de desaparecidos, hoy pretende erigirse en guardián de las y los niños bajo el lema "necesitan papá y mamá" mediante el llamado a la "guerra santa" por parte del Cardenal Jorge Bergoglio.
Entre el derecho, el presupuesto y la fe podemos encontrar las razones para esta ferrea oposición, la cual tiene una inusitada virulencia, aún mayor que la ofrecida en 1985.
El derecho
Históricamente, la Iglesia Católica siempre impuso ministros y gobiernos pero también leyes. Basta recordar la Ley Domingorena que estableció las bases para la Educación Privada en la Argentina y bajo la cual pudieron comenzar sus actividades diversas Universidades, tales como la Católica Argentina, del Salvador, de Morón y Católica de Salta, al igual que numerosos colegios parroquiales a lo largo y a lo ancho de nuestro país.
Desde el Cardenal Aramburu a la actual gestión del Arzobispado de Buenos Aires, el apoyo sistemático a la oligarquía y al poder económico en general fue propiciado por esta Institución y sus satélites laicos, como la Acción Católica Argentina.
Y en esta oportunidad, sin dudas, prefiere dejar de lado nuevamente el viejo dicho: "Dad a Dios, lo que es de Dios y al César, lo que es del César" como también negar la personalidad humana, al igual que hicieron con los pueblos originarios durante la conquista española.
El único derecho que conocen es el canónico y jamás aceptarán el Derecho de acuerdo a lo que establece la Constitución Nacional y nuestro ordenamiento jurídico salvo, claro está, que los beneficie con pingües privilegios.
La imposición de normas y el desconocimiento de lo humano van de la mano en la institución de Torquemada, desde la Edad Media, para llegar desembozadamente al siglo XXI a través de un embate que prefiere, ante la cerrada oposición de la sociedad política y civil, el mal menor de la unión civil. Nuevamente, los operadores de la culpa hicieron de las suyas, al incorporar un proyecto en el seno del Senado de la Nación con la finalidad de detener lo que se viene: el matrimonio igualitario.
Cabe destacar, y así se ha reconocido públicamente, que la Cámara de Senadores recibió el proyecto aprobado por la Cámara de origen, esto es, de Diputados y por ende, solamente puede revisar dicho proyecto como cámara revisora, de acuerdo a lo establecido por la Constitución Nacional. En consecuencia, el proyecto ingresado por los operadores eclesiales en el debate senatorial carece de plena validez por cuanto la Cámara solamente puede actuar de la manera antedicha.
El presupuesto.
Revisando el Presupuesto Nacional para el corriente año, nos encontramos con una asistencia financiera total de 2562 unidades de Arzobispo, Obispo, Seminarista y Sacerdote, con un presupuesto de $ 29.937.900, a lo cual deben sumarse los numerosos subsidios otorgados a las instituciones educativas católicas en todos los niveles jurisdiccionales, ya sean de orden nacional, provincial y municipal.
Ello encierra una cuestión de poder que es significativo, por cuanto el alcance de la acción culpógena de la Iglesia llega a las capas medias y medias bajas de la población argentina, la cual es influída fuertemente por sus ministros. La homilía dominical del domingo y la convocatoria a la marcha del día de mañana a través de las escuelas católicas es un claro indicador de su poder sobre dicha franja poblacional.
¿Qué pasaría si se operase la definitiva separación de Iglesia del Estado ?. Indudablemente, perdería los jugosos fondos que percibe, los cuales se destinan a los sueldos de los ministros eclesiásticos y a las escuelas del culto, pero también sufriría un golpe mortal a su influencia sobre el pueblo porque los aranceles de éstas serían aumentados sustancialmente.
De allí que la defensa de sus valores y la feroz ofensiva que se advierte, pues si a ello le sumamos la cuantiosa pérdida de fieles a raíz de los escándalos relacionados con la pedofilia sacerdotal y los numerosos cultos que proliferan en nuestro país, nos encontraríamos ante la debacle de la influencia eclesial sobre el gobierno, la sociedad política y la sociedad civil.
Si la Iglesia puede hacer campaña política, es porque tiene los fondos necesarios para ello. No nos engañemos. No es solamente una cruzada bergogliana. ¿Con qué dinero pagarán los servicios del Foro de la Familia de España?. Nuevamente, el apoyo del Opus Dei, de la mano del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad Austral, es clave para acercar los recursos necesarios, si no alcanzaran los disponibles, incluyendo los estratégicos.
La fe
"Amaos los unos a los otros", dice un mandamiento, pero a los homosexuales, desde luego, bastante menos... La contradicción entre los principios teológicos y la falta de reinterpretación de los mismos son los que fundamentan la oposición al matrimonio igualitario.
Pero nuevamente el tema del poder, la circunda porque se trata de demostrar a Roma que siguen la línea dura establecida por el Papa Benedicto XVI. A nadie se le escapa que el Cardenal Bergoglio era uno de los papables en ocasión de la muerte del Papa Juan Pablo II. Indudablemente, necesita reafirmar su adhesión a dicha fracción, para continuar siéndolo.
Por otra parte, la necesidad de conservar la feligresía obliga a reafirmar el dogma de la fe cristiana en forma sustantiva, sin contar con el deseo de, una vez más, pretender inmiscuirse en la acción estatal aunque ello se convierta en feroz discriminación hacia una minoría cuyos derechos son conculcados sistemáticamente.
Entre el derecho, el presupuesto y la fe, camina la obstinada cerrazón eclesial a un derecho que atañe a todas y a todos. Ahora, los senadores deben tomar partido y decidir si están junto al pueblo o contra él.
Es una cuestión de poder. Pretenden erigirse en los conservadores de la sociedad, cuando solamente buscan continuar con sus privilegios. Por ende, y más allá del resultado legislativo, se impone la definitiva separación de la Iglesia y el Estado. No solamente por una cuestión dineraria, sino también para que nuestra sociedad pueda liberarse de vetustos cánones que acompañan los personeros del terror y de la muerte, incluyendo al poder económico y al poder mediático de los grupos concentrados.
Por la igualdad, esperemos que la conciencia senatorial haga caso omiso a esta embestida, la cual hace un flaco favor a la democracia, aún burguesa, que se erige como otro ataque a la institucionalidad por otros medios.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La guerra santa del cardenal Bergoglio

Jorge Gadano (RIO NEGRO ON LINE)

El cardenal Jorge Bergoglio, ex jefe de la Compañía de Jesús en la Argentina, hoy arzobispo de Buenos Aires, convocó la semana pasada a una "guerra de Dios" contra el proyecto de ley que modifica el Código Civil para posibilitar el matrimonio entre personas del mismo sexo. La ley de matrimonio civil de 1888 acabó con el monopolio eclesial del matrimonio, pero mantuvo la restricción que lo permitió sólo para personas de distinto sexo.

Sorprende, en pleno siglo XXI, la convocatoria a una "guerra de religión" como las que se suponían concluidas con la Paz de Wesfalia, en 1648, a más de 70 años de que, en la llamada Matanza de la Noche de San Bartolomé, turbas católicas, movilizadas contra el matrimonio de la princesa católica Margarita de Medicis con un príncipe protestante, masacraran a los partidarios del príncipe en las calles de París. Entonces, como hoy, una católica debe casarse con un católico.

Lo que no puede sorprender, sin embargo, es que sea un jefe jesuita quien convoque a una guerra, porque la Compañía de Jesús es una organización religiosa militarizada (de ahí el nombre de "compañía") creada por San Ignacio de Loyola, un líder con formación militar que fue el primer "general" de la orden.

El Papado y la Inquisición bendijeron a la Compañía, nacida en 1534 para enfrentar la rebelión protestante encabezada por Martín Lutero, quien a principios de siglo había denunciado a la jerarquía católica por el corrupto tráfico de indulgencias y la alianza con los poderes políticos.

La "obediencia debida" reclamada por Ignacio a sus soldados fue definida por él en las "Constituciones Jesuitas", que exigieron a cada militante "ser disciplinado como un cadáver". Así, los jesuitas lograron contener el avance protestante y mantener la autoridad irrefutable del Papa y la persecución inquisitorial a cualquier disidencia.

En esos mismos términos guerreros, emparentados con el fundamentalismo talibán y con la Yihad (guerra) islámica, Bergoglio se asume en estos días como el líder de la lucha contra la mayor herejía de nuestro tiempo, que es el llamado "matrimonio gay". Los ejércitos que lo siguen no son solamente los de identidad vaticana. También responden a su convocatoria las huestes evangélicas que, en Río Negro y Neuquén, se expidieron en coincidencia con el clero católico en una solicitada que reivindica el matrimonio como "una creación de Dios que hemos adoptado y aceptado".

Si les gusta así, pues sea. Pero en la Argentina no hay religión de Estado (como sí la hay en algunos países islámicos). En este país el matrimonio, tal cual fue legislado hace más de un siglo, es una creación del Congreso, que hizo justicia en la segunda mitad del siglo XIX a los millones de inmigrantes llegados a este país que pertenecían a confesiones religiosas que no eran católicas, o a ninguna.

Las "Iglesias Evangélicas de Río Negro y Neuquén" que firman la solicitada están a favor de que "la prostitución callejera" sea tenida como un delito. La comparan con "muchos impuestos (que) son abusivos y extorsivos" y se preguntan si "las leyes expresan el bien para la mayoría". Para ellas, "con el tema de la homosexualidad asistimos a un caso similar" al de la prostitución, porque "la legalidad nos obliga a aceptar algo que no es moralmente aceptable ni éticamente correcto". Contra la adopción de niños por parejas del mismo sexo las iglesias reclaman que se atiendan los derechos de los niños y niñas "tan vulnerados de miles de maneras". Una de esas "maneras" es la pedofilia, de la que se publica tanto hoy gracias al aporte de no pocos clérigos que el Vaticano ampara.

A todas luces, parece imprescindible hoy una lectura histórica de la moral cristiana que flameó en las guerras contra herejes y judíos, levantando la cruz junto a la espada de los Reyes Católicos en la conquista de América y la esclavización de sus pueblos, en la hoguera que silenció a Giordano Bruno, en la tortura a Galileo Galilei.

Volviendo a Bergoglio, el convocante. El ocho de mayo pasado presidió un acto en la basílica de Luján en el que el médico Justo Carbajales leyó el documento titulado "Manifiesto de la Esperanza", que exhortó a no votar por los dirigentes corruptos. El texto habla de "la maravillosa responsabilidad cívica de los que tienen fe en Dios" porque la fe "da vida a la esperanza" y es "la certeza de lo que se espera, prueba de lo que aún no se ve".

Con más fe en la ciencia que en los dogmas bíblicos, Galileo probó, contra lo que se veía, que la Tierra giraba alrededor del Sol, y en aquellos mismos tiempos William Harvey descubrió la circulación de la sangre. Más cerca de nuestro tiempo otro inglés, Carlos Darwin, sepultó en su libro "El origen de las especies" la fábula de la creación escrita en el Génesis.

Movida por su espíritu combativo, Bergoglio resucita a un enemigo de la humanidad, Satanás, señor del Infierno, que con Juan Pablo II en la silla pontificia era una abstracción según alguna fuente vaticana. Incluido en la guerra de Dios como enemigo principal, el Diablo vuelve ahora como animador de homosexuales, lesbianas, transexuales, prostitutas callejeras y, en fin, todo cuanto signifique sexo, sinónimo del pecado que aleja a los pecadores de una paradisíaca vida eterna que los ministros de Dios prometen a los justos que se les someten.

No está solo el cardenal. Vino a ayudarlo desde España el jerarca del Opus Dei Benigno Blanco, quien ya se reunió con Carbajales y con Gastón Bruno, vicepresidente de una asociación de congregaciones evangélicas. No faltó al divino encuentro un Centro Islámico de la República Argentina. En fin, que todo se está haciendo como para que en la movilización de hoy haya mucha gente.

Imagen: Tomás de Torquemada, Primer Gran Inquisidor de España.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cristina Fernández y la relación con la Barrick Gold: “Nunca se había hecho una cosa así en el mundo”

PRENSA DE FRENTE

Esta semana volverá al debate parlamentario la ley de glaciares, sancionada por amplia mayoría en 2008 y luego vetada por Cristina Fernández, tras las presiones de las corporaciones mineras. La relación de las empresas mineras con los Kirchner es de larga data, como lo ha reconocido varias veces la propia presidente.

Pero nunca ha sido tan visible como ahora: la agenda de los últimos años ha estado cargada de encuentros con la Barrick Gold, siempre con los Gioja como maestros de ceremonias. A la par de esos contactos, el gobierno ha sostenido una política activa a favor del sector, que concentra a grandes empresas, en su mayoría de capitales norteamericanos y británicos. El contenido del proyecto kirchnerista abre serios interrogantes sobre el carácter nacional y popular de su política, tema tabú para los medios oficialistas.

El miércoles 14 de julio, la Cámara de Diputados volverá a tratar una norma sobre la protección a los glaciares. El debate se da en un marco de una creciente disputa a nivel mundial por el agua, un bien cada vez más escaso en calidad y cantidad.

En octubre de 2008, el Congreso nacional sancionó una ley impulsada por Marta Maffei y Miguel Bonasso, destinada a la “protección de los glaciares y del ambiente periglacial, con el objeto de preservarlos como reservas estratégicas de recursos hídricos y proveedores de agua de recarga de cuencas hidrográficas”. El objetivo principal de la ley era detener las actividades mineras en la Cordillera de los Andes. A partir de la reforma al código minero de los 90, en nuestro país existe una avanzada territorial de la “diplomacia económica”, que lleva a preguntarse si no estamos viviendo un nuevo Potosí, del siglo XXI. Las actividades mineras, con su paradigma productivo de cielo abierto y lixiviado con cianuro, trae graves efectos para la salud de las personas, la integridad del paisaje y las producciones regionales. Entre las consecuencias más nocivas está la contaminación de grandes cantidades de agua, el recurso principal de la explotación.

Sin abundar en argumentos, y en medio de numerosos encuentros con las empresas del sector que son, a su vez, corporaciones gigantes a nivel mundial, la presidente Cristina Fernández de Kirchner vetó la ley a pocos días de sancionada, en noviembre de 2008. Después, el senador oficialista Daniel Filmus presentó otro proyecto de ley, idéntico en muchos aspectos al de Maffei y Bonasso pero muy distinto en asuntos claves: fundamentalmente, en el alcance del patrimonio a proteger, lo que lleva a especialistas a caracterizar que “la posible sanción definitiva de este proyecto de ley resulta un insalvable escollo jurídico porque termina de legitimar las actividades actualmente en ejecución sobre las áreas que supuestamente protege. Es decir que resulta preferible, para eventuales acciones judiciales que busquen la protección de los glaciares y el ambiente periglacial, que no exista ninguna norma antes que la sancionada por el Senado”, como señalan Javier Rodríguez Pardo, de la Unión de Asambleas Ciudadanas y Enrique Matías Viale, presidente de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas (AAdeAA). Esta última organización realizó un estudio comparativo entre ambos proyectos de ley, con conclusiones lapidarias sobre las intenciones de Filmus.

Sin embargo, el proyecto oficialista fue aprobado en Senadores en octubre del año pasado y ahora llega a Diputados para enfrentarse al de Bonasso, que mantiene su propuesta original y viene disparando munición gruesa contra Filmus y el gobierno, de quien fuera aliado hasta hace poco tiempo.

Relaciones carnales
El 26 de junio pasado, en ocasión del viaje a la reunión del G20 en Canadá, Cristina Fernández participó de una reunión de cuatro horas organizada por el CEO de la Barrick, Peter Munk, un octogenario de vasto curriculum en los grandes lobbys y negocios internacionales, vinculado, entre otras historias, a la matanza de miles de personas en Congo, Ruanda y Burundi. Si bien fue difundida en la agenda oficial de la Presidencia, la reunión con el presidente de la Barrick no fue tan comentada en medios oficialistas, que sí destacaron los aplausos que le brindaron los trabajadores de la Confederación Sindical Internacional en Vancouver y la corrida por izquierda a Sarkozy en el foro del G20. Tal vez prefirieron no comentar la foto en la que se veía a Munk, Cristina, y detrás suyo, las banderas de Canadá y Argentina y al mismo nivel, la de la Barrick.

No fue este el primer contacto de alto nivel entre las partes, como ella misma lo recordó en la posterior conferencia de prensa, donde se refirió a los directivos de la compañía con familiaridad. De acuerdo a la desgrabación del sitio oficial de la Presidencia, Cristina explicó textualmente que “cuando Piterman (sic) me visitó allá por el 2008, creo, si mal no recuerdo, era un proyecto que estaba demorado hacía unos años y pudimos finalmente arribar a un acuerdo entre Chile y Argentina para que este proyecto se llevara adelante y fuera aprobado por el Bord de Barrick, que, como ustedes saben, es la principal minera de oro en el mundo”.

En abril del año siguiente la presidente Fernández de Kirchner recibió a Munk en la Casa de Gobierno. Poco después, en mayo de 2009, Aaron Regent y Kevin Dulcinsky -dos altos funcionarios de la compañía que también estuvieron este 26 de junio en el hotel Westing Harbour Castle de Toronto- volvieron a visitar la Casa Rosada y desde allí anunciaron la puesta en marcha de Pascua Lama. Unos meses más tarde, en septiembre de 2009, Cristina visitó el Council of Américas, en Estados Unidos, y volvió a encontrarse con directivos de la Barrick, a los que agradeció públicamente, recordando que “es la inversión minera más grande del mundo pero con una novedad: es el primer proyecto minero a escala global de carácter binacional, no es un proyecto en donde la Barrick negocia con Argentina únicamente, sino que es un proyecto entre Argentina y Chile como ente binacional, que realmente ha demandado un diseño institucional sin precedentes en la historia minera internacional”.

Apenas unas semanas después, a fines de octubre de 2009, Cristina colocó una ofrenda floral en la tumba de O’Higgins junto a su par chilena, Michelle Bachelet, donde recordó al patriota chileno, a San Martín y firmó el Tratado Binacional de Maipú. En la oportunidad volvió a destacar que “Pascua Lama es un caso único en el mundo, donde además lo novedoso es la ingeniería institucional que implica un gran esfuerzo de ambos países porque en minería nunca se había hecho una cosa así en el mundo. Habían diferencias y luego pudimos ponernos de acuerdo para llevar las cosas adelante”.

Con este recorrido, no llama la atención el último encuentro de Toronto, donde tal vez se charló de la inminente discusión del proyecto de Filmus, que el oficialismo presenta como “superador” a pesar de las críticas que se le hacen desde los más diversos sectores.

Foto: Canadá - Peter Punk (Barrick Gold) y Cristina Fernández de Kirchner, más atrás las tres banderas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...