jueves, 22 de julio de 2010

Sudáfrica: Del Apartheid Racial al Apartheid Social

Rayen Hormazábal (especial para ARGENPRESS.info)

Sudáfrica es la potencia económica más grande del continente africano, pero no por eso deja de ser un país pobre. Un papel importante en su economía es desempeñado por la minería, cuenta con la extracción de carbón, oro, platino y diamantes preciosos que la convierten en la primera economía africana. Es uno de los países con mayores reservas y diversidad de riquezas mineras del mundo entero. Además de esto, Sudáfrica cuenta también con una importante industria de turismo que ha explotado y vendido sus paisajes naturales a turistas de todo el planeta.

Paradójicamente, en la lista de países por índice de desarrollo humano incluida en el informe de desarrollo humano de la ONU 2008/2009 que contempla a 179 de los Estados miembros de las naciones unidas, Sudáfrica se encuentra ubicada en el lugar 129.

El principal objetivo de este trabajo es dar a conocer los abusos cometidos en Sudáfrica por parte de las clases dominantes y potencias económicas hacia una mayoría dominada y maltratada. Abusos que aun hoy, persisten.

El factor detonante para realizar este análisis nace de la ignorancia generalizada sobre el continente africano, además de lo difícil que se torna encontrar información histórica que dé a conocer quienes fueron y siguen siendo los actores principales de las problemáticas de poder y democracia en Sudáfrica, que ha traído consigo el enriquecimiento de unos pocos.

Gran Bretaña, Estados Unidos, Israel y la elite Sudafricana entre otras potencias económicas, han sido quienes dirigiendo guerras y transacciones económicas en Sudáfrica, han dejado secuelas irreparables en la historia del pueblo y atropellan vilmente los derechos humanos de estos para satisfacer la economía del mercado neoliberal.

Ocupación europea de Sudáfrica

Durante el siglo XV, navegantes europeos pasaron por costas sudafricanas. Pero es en el año 1652 cuando la Compañía Holandesa de las Indias Orientales estableció un asentamiento en el Cabo de Buena Esperanza, lo que más tarde se convertiría en Ciudad del Cabo. Llegaron a estos territorios holandeses, alemanes y franceses, quienes escapando de la pobreza y de procesos judiciales en sus países, se establecieron en la zona, dejando atrás lo poco y nada que tenían en Europa, para habitar extensas sabanas y praderas de Sudáfrica constituyendo el pueblo bóer.

Existen diferencias entre los distintos emigrantes que van más allá de la lengua que hablan. Entre estas diferencias se destacan, sobre todo, la posición social y el capital cultural. Según Joseph Ki-Zembro (1972), los franceses llegaron más tarde a Sudáfrica; la gran mayoría de ellos son miembros de la burguesía, son comerciantes, artesanos y tienen en común con los boérs, la fe calvinista por la cual en Francia fueron expulsados, así como también tenían en común la idea de ser refugiados del fin del mundo, teniendo como tarea crear un mundo nuevo para ellos. Estos últimos elevan el nivel cultural de los boérs que en su mayoría eran campesinos sin educación.

Muy rápidamente estos refugiados se consideran elegidos de Dios para dominar las hermosas tierras prometidas y a sus habitantes negros. Jamás les intentan conocer o comprender, si no muy por el contrario, utilizan la ruda violencia para dominarlos.

Los bóers se organizan en territorios autónomos con una comisión representativa electa por los jefes de familia (Ki-Zembro 1972, página 430). Usan grandes extensiones de tierras para su agricultura y se van estableciendo progresivamente. Se dedican también a la ganadería.

Pero en esa época Sudáfrica no estaba deshabitada, sino que estaba habitada por los pueblos Suazi, los Zulos, los Pondos y los Xhosas, pueblos que tenían una noción de propiedad muy diferente a la de los invasores europeos. Para los pueblos originarios de las tierras de África austral, el ganado por ejemplo, era de propiedad pública, por lo tanto, el que necesitara de ellos tenia todo el derecho a cazarlo. Esto trajo múltiples conflictos con los bóers, quienes a su llegada imponen una nueva forma de propiedad que los pueblos aborígenes sólo comienzan a entender cuando son perseguidos y muertos con armas de fuego tras “robar” el ganado de los boérs.

Los Colonizadores asumen una total superioridad sobre todos los pueblos aborígenes, se autodefinen civilizados y declaran salvaje e irracional a todo aquel que pertenezca a una cultura diferente a la de ellos. De esta manera imponen su cultura, sobre las otras. Se ignoran por completo todas las diferencias que hay entre los distintos pueblos, dando importancia solamente a dos nuevas categorizaciones: blancos y negros.

Más tarde, en el año 1806, la Ciudad del Cabo se convirtió en colonia británica. Durante este período, la doctrina de Aristóteles, de la esclavitud como algo natural, está muy presente en los colonizadores, quienes asumen que los negros son inferiores por naturaleza. Aristóteles afirma que hay seres que por naturaleza son destinados a ser esclavos, lo que desemboca en la idea de que hay quienes deben hacer el trabajo forzado necesario en una sociedad cualquiera, mientras otros el trabajo intelectual. Según Aristóteles, los esclavos son un medio necesario para el buen funcionamiento de cualquier ciudad, es más, describe a los esclavos como instrumentos indispensables en la sociedad (Hanke 1959).

De esta forma, británicos y bóers justifican toda su práctica brutal en lo que ellos llaman el Nuevo Mundo. Justifican el genocidio cultural, y la violencia física hacia mujeres, hombres y niños que habitaban las tierras en las cuales habían enfocado sus nuevos intereses comerciales.

Los colonizadores asumen entonces una posición de control y dominación cultural, intentan exterminar todas las expresiones culturales pertenecientes a los pueblos aborígenes, imponiendo así una nueva religión, una nueva lengua y una nueva concepción del mundo, considerando inferior y salvaje la cultura de los negros. Como bien sabemos, el uso de la violencia es una cuestión concreta durante la época de la esta invasión, la violencia se institucionaliza. Violencia y colonización son dos conceptos inseparables, los cuales se apoyan y se refuerzan mutuamente.

La violencia es usada entonces en toda su dimensión como el mejor método de dominación de los aborígenes, medio para conseguir su total sumisión. La esclavitud es, durante el primer periodo de la invasión, una práctica legal y totalmente justificada, ya que aquel que no se sometía era declarado rebelde, y recaía en ellos todo el peso del yugo dominante que los privó de todas aquellas libertades de las que habían gozado hasta entonces, teniendo que renunciar a sus tradiciones y a asumir trabajo forzado para aumentar las riquezas de los conquistadores.

La tierra prometida

Es el descubrimiento de recursos minerales lo que llevó a la colonia británica a enfrentarse en sangrientas guerras contra colonos holandeses que habitaban las tierras del Cabo de Buena Esperanza, (primera guerra bóer 1880-1881). La motivación principal que ambas partes tenían por apropiarse de las tierras en cuestión, fue de carácter económico. Se puede suponer que por parte de los bóers existía algún otro tipo de apego a la tierra, ya que ellos ya ocupaban aquella parte de África desde los siglos XVII y XVIII. Una ocupación que había ido aumentando progresivamente con el paso del tiempo y la que produjo conflictos con sus habitantes autóctonos, entre los que se destacaban los pueblos Xhosa y Zulú, quienes se veían afectados con la ocupación europea, principalmente por la posesión de terreno y por razones de existencia (víveres, alimentación, caza, etc.) como se mencionaba anteriormente.

Los Afrikáans o Bóers se ven obligados a emigrar de los territorios que habitaban por la persecución efectuada por el imperio británico y motivados por la religión, además por el interés de construir una especie de casta elitista, habían viajado para conquistar nuevas tierras y resisten al yugo británico que pretendía dominarlos e integrarlos en su colonia.

A fines de los 1800, existían 4 Estados en Sudáfrica, dos colonizados por ingleses, Cabo y Natal, y Transvaal y Orange colonizados por bóers. Alentados por la posición estratégica en el cono sur, y por la mano de obra de muy bajos costos que hacía posible la explotación de los recursos naturales que allí existían, no sólo los minerales preciosos que son descubiertos por los británicos en 1867 (Joseph Ki-Zembro 1976 página 436) sino también, por la fertilidad de la tierra que hace posible una excelente agricultura, británicos y bóers se resisten a abandonar las tierras que no les pertenecen e insisten en arrebatárselas unos a otros, ignorando por completo a sus habitantes milenarios.

En 1910 se construye lo que se llamo la Unión Sudafricana, en esta unión cabían los Estados de europeos que realmente poco se diferenciaban entre si, tanto en sus orígenes como en ideologías. En rasgos generales hablamos de invasores blancos que ocupan tierras por ellos usurpadas y que construyen en un corto periodo una identidad nacional fuertemente resista y discriminatoria contra los negros que habitaban las tierras que ellos declaraban como propias. Nace así una unificación política que busca una reconciliación de los bóer o afrikaners y los blancos angloparlantes, ve la luz publica el Partido Nacional que llega al poder en el año 1948. Pero durante la segunda guerra mundial surgen nuevas contradicciones entre éstos, ya que el imperio británico entra en dicho conflicto bélico al mismo tiempo que importante parte de la elite nacionalista de la unión sudafricana simpatizaba con la Alemania Nazi.

Resistencia sudafricana

Con la derecha ultra conservadora y racista en el poder, se comienzan a aplicar políticas sociales y económicas que perduraran por un largo período. El año 1960 está marcado en la historia de Sudáfrica. Es en ese año que la masacre de Sharpeville tiene lugar. La policía abrió fuego en contra de una demostración en la cual los participantes manifestaban su repudio hacia el partido nacional, que continuaba siendo ultra conservador y racista y que estaba llevando a cabo políticas de discriminación y segregación contra la población negra mayoritaria. Esta política, conocida como Apartheid es el sistema de discriminación racial más burdo del siglo XX. Este sistema tuvo como objetivo exterminar la dignidad y la capacidad de competir en el mercado laboral de la mayoría negra. Se diseña para regular la vida de estos y mantener en el poder a la minoría blanca. En dicha matanza son asesinados 67 manifestantes y otros 186 quedan heridos; a muchos de los muertos se les disparó por la espalda mientras intentaban huir. (Davidson 1991) A partir de esta masacre se hace conocida a nivel internacional la lucha por la dignidad que se estaba llevando a cabo en África por parte de la población segregada.

Cabe destacar que la elite sudafricana además de contar con innumerables beneficios cívicos y sociales, era dueña del monopolio comercial y toda la economía del país pasaba por sus manos.

Aproximadamente una década antes de aquel acontecimiento se estaban canalizando luchas en contra del régimen del Apartheid, siendo encabezadas principalmente, por el Congreso Nacional Africano (ANC) y por el Congreso Panafricano (PAN), movimientos que fueron prohibidos después de la masacre de Sharpeville y cuyos miembros son perseguidos, encarcelados, torturados, desterrados y asesinados.

No se puede hablar de la resistencia y la lucha por la reivindicación de los derechos humanos sin mencionar a la figura más simbólica y emblemática del continente Africano: Nelson Mandela. El hombre que se destaca por su constante perseverancia y su espíritu combativo. Mandela comienza su carrera política a temprana edad y junto con William Nkomo, Walter Sisulu, Oliver R. Tambo, Ashby P. Mda, se proponen la tarea de transformar al ANC en un movimiento de masas. Enfocan su política en educar políticamente a campesinos y pobladores negros de Sudáfrica, quienes los respaldan y apoyan en su lucha contra el Apartheid, boicoteando el sistema con huelgas y manifestaciones organizadas. (Anthony Sampson 1999).

Mandela se convierte en un líder reconocido por el pueblo y, a su vez, por sus enemigos. Viaja a lo largo y ancho de su país organizando luchas de resistencia a la discriminación racial, enfatizando la educación de los pueblos reprimidos y marcando la atención en las problemáticas de la explotación laboral, que constituían un serio problema en Sudáfrica, así como también, la segregación en la educación en todos los niveles.

En 1946 los mineros de yacimientos de oro de Transvaal realizan una huelga para exigir una alza en sus minúsculos sueldos, pero la respuesta que reciben son represalias violentas que dejan a 13 obreros muertos y muchos quedan heridos. La policía los obliga a desistir y continuar trabajando (Davison 1991 página 171)

Durante los años 50, Mandela es víctima de fuertes represalias por parte del Estado burgués y, si bien durante toda la primera parte de su actividad política, Nelson Mandela fue promotor de la liberación pacifica del pueblo oprimido, es después de la masacre de Sharpeville que la ANC decide enfrentarse en una lucha armada contra del yugo opresor. Esto porque después de numerosos intentos de ser escuchados pacíficamente, el gobierno siempre respondió con extrema violencia, la que tornaba muy difícil e ineficaz una resistencia pacífica. (Anthony Sampson 1999)

Segregación institucionalizada

En 1960 la elite blanca sudafricana consigue la independencia de los británicos y continua con la misma política de segregación hacia la población negra, es más, dicha segregación va tomando más fuerza y se convierte en un elemento característico de la nueva república.

La institucionalización de la segregación racial en Sudáfrica abarca todos los aspectos de la vida social y política de sus habitantes y se trataba fundamentalmente de la negación absoluta de los derechos de los negros. Prohibición de matrimonios interraciales e incluso de relaciones sexuales, prohibición a cualquier negro de participar en la vida pública, educación deliberadamente inferior a la entregada a los blancos, además de una fuerte represión policial y de establecerse una delimitación geográfica en zonas territoriales habitadas según los grupos raciales reconocidos.

A raíz de esta medida se expulsó a negros que habitaban zonas “blancas” para que habitasen lo que se llamó “Homelands”. Estos eran Estados independientes al que eran asignados los africanos de acuerdo a su ficha de origen, la que muchas veces era incorrecta. De esa manera, todo acto político, especialmente el voto, fue restringido a la esfera del Homeland al que fuera asignado, perdiendo la ciudadanía sudafricana y todo derecho a verse involucrado en actividades parlamentarias sudafricanas pese a que el Parlamento mantenía una completa hegemonía sobre los Homelands. Se crearon cinco de estos pseudo Estados: Transkei, Ciskei, Venda, Zululand y Bophuthatswana. Todas las personas negras fueron obligadas a llevar el “pass book”, una suerte de documento de identidad que especificaba su clasificación racial, impresión dactilar e información sobre su autorización para acceder a determinadas áreas blancas, las que se hacían efectivas generalmente por causas laborales. Las administraciones de los Homelands se negaron a admitir la independencia manteniendo la presión por los derechos políticos de la mayoría negra dentro de una Sudáfrica única (Davidson 1999, página 172).

Los estrategas del Partido Nacionalista inventaron el apartheid como una manera de asegurarse el control sobre el sistema político, social y económico de la nación. El objetivo inicial era mantener la dominación blanca y extender la separación racial, es decir, la dominación de la burguesía blanca.

Hacia 1950 la Ley de Registro Poblacional (Population Registration Act) requirió que todos los sudafricanos fuesen clasificados racialmente dentro de una de las tres categorías siguientes: blanco, negro o 'coloreado' (de ascendencia mixta). La categoría de 'coloreados' incluía mayores subgrupos que abarcaban a indios (de India), asiáticos chinos y malayos del cabo, de los cuales muchos fueron llevados a Sudáfrica como esclavos.

La clasificación se basaba en la apariencia, aceptación social y ascendencia. Esa determinación tomaba en cuenta sus hábitos, educación, discurso, conducta social y actitud y nunca sería considerado blanco si alguno de sus ascendientes no lo era. Una persona negra debía ser miembro de una tribu africana y una persona “coloreada” era aquel que no encuadraba en las dos categorías anteriores.

El Departamento de Asuntos Internos (Department of Home Affairs) era responsable de esta clasificación a través del Ente de Clasificación Racial (Race Classification Board). No cumplir con las leyes raciales implicaba ser tratado con la máxima dureza legal.

Mandela se ve obligado a huir de la justicia, justicia que poco tenía de justa, esta justicia había ilegitimado la reivindicación de un pueblo entero a la igualad de derechos y deberes ciudadanos. Justicia que se oponía a mejorar condiciones laborales, las cuales poco se diferenciaban con la de la esclavitud y a dar la libertad que cualquier ser humano debería tener en su propia tierra, pero que lamentablemente, ésta no estuvo presente en el caso de Sudáfrica y sigue estando ausente para la gran mayoría de las clases dominadas del mundo, las cuales no necesariamente pertenecen a una minoría en las sociedades, como es el caso de los negros sudafricanos.

Nelson Mandela es encarcelado en 1962. Según declaraciones de William Blum, ex funcionario del ministerio de relaciones exteriores de Estados Unidos, fue la propia CIA que apoyó a las fuerzas represivas sudafricanas a encontrar a Mandela, quién estaba clandestino desde algún tiempo. Esto se hace como un intento de apagar el grito de miles de hombres y mujeres oprimidos dueños de nada más que sus manos para trabajar, siendo condenados por unos pocos dueños de todo y con ambiciones más grandes que la brutal violencia que ejercían a diario para asegurar su propio bienestar, aunque éste tuviera que costar la vida de muchos.

Sudáfrica y el mundo

En 1960 Sudáfrica fue excluída de la Commonwealth. En la ONU se planteó la demanda de sanciones por los crímenes contra la humanidad que se cometían en Sudáfrica. Luego en 1972, Sudáfrica quedó excluida de los Juegos Olímpicos de Munich, ante la amenaza de boicot general de los países africanos. Finalmente, en 1977, el régimen sudafricano fue oficialmente condenado por la comunidad occidental y fue sometido a un embargo de armas y material militar, y en 1985, el Consejo de Seguridad de la ONU llamó a los Estados miembros a adoptar sanciones económicas en contra de Sudáfrica. Lo que nos lleva a entender que el resto del mundo no se quedó al margen de lo que estaba aconteciendo.

Pero si miramos un poco más de cerca podemos percibir que en todas estas condenas internacionales hubo una cierta hipocresía. En el marco de la guerra fría, el régimen racista fue visto por Europa y en los Estados Unidos, como un muro de contención a la expansión del comunismo en África. Moscú, por el contrario, animó la lucha contra el Apartheid armando a Angola y Mozambique, países cuyos gobiernos pro-soviéticos se enfrentaban a guerrillas subvencionadas por Occidente y apoyadas por Sudáfrica. En el marco de ese conflicto, el ejército sudafricano hizo diversas incursiones en el territorio de sus países vecinos.

A pesar de que Estados Unidos se une a la comunidad internacional que sanciona económicamente a Sudáfrica, sus intereses estuvieron siempre en reducir la influencia soviética en cualquier lugar del mundo. Estados unidos continua siendo el segundo socio comercial más importante de Sudáfrica durante el periodo de las supuestas represalias con exportaciones e importaciones avaluadas en US1.6 billones anuales. (Byrnes 1996)

Israel por su parte, le ofrece vender a Sudáfrica durante este periodo, ocho misiles dotados con bombas nucleares. (Jalife-Rahme 2010). Esto, mientras a contrapartida a pesar que en el mundo entero se promovía un bloqueo a Sudáfrica. Pero hechos como estos nos revelan que existían grupos a los que por una razón o por otra, les convenía el conflicto que existía en África austral y que ellos no estaban dispuestos a desistir de sus intereses económicos, no importándoles lo que su accionar pudiera costar en términos humanos.

Durante la década del 70, los países vecinos (colonias portuguesas), estaban enfrentándose en lo que se conoce como guerras coloniales, llevadas a cabo para obtener su independencia. Angola es la última colonia en alcanzar la independencia, en 1975 las nuevas republicas pro-soviéticas que contaron también con el apoyo de Cuba, especialmente Angola, cambian el ambiente político africano y se convierten en una amenaza para el capitalismo mundial, por lo que los primeros defensores de este, los Estados Unidos, conjuntamente con la Sudáfrica blanca, reaccionan enviando tropas sudafricanas para detener el socialismo que se expandía en Angola. Gracias a la ayuda de Cuba, que contaba con guerrilleros de alto nivel y con una fresca experiencia en combates de guerra, Angola resiste y Sudáfrica se retira (Ramonet 2002).

Pero, a pesar de esto, los hostigamientos y los ataques por parte de Sudáfrica hacia Angola y Mozambique continuaron. Se atacaron hospitales, escuelas y aldeas sometiendo al terror y al miedo a la población. Alrededor de la mitad de las escuelas de Mozambique se ven obligadas a cerrar, muchos profesores son asesinados (Davidson 1991).

Davidson afirma que según la ONU, en 1989 la violencia incitada por la política en Mozambique dejó un saldo de 494.000 niños (menores de 5 años) muertos y alrededor de un millón de mozambiqueños se ven obligados a huir (Davidson 1991). Estados Unidos temía a la expansión del comunismo, y no vaciló en apagar sus expresiones con fuego a través de apoyo a las fuerzas Sudafricanas.

Democracia

Nelson Mandela fue liberado en 1990. Su liberación es el resultado de una ardua lucha que otros combatientes por la libertad y por las reivindicaciones sobre la diferencia racial y social, luchas que continuaron llevando a cabo durante el tiempo que Mandela estuvo en prisión. El apartheid es declarado ilegal y en 1994 Nelson Mandela es elegido presidente de la republica Sudafricana.

Hasta el día de hoy Sudáfrica mantiene un gobierno democrático para todos sus ciudadanos, hecho que le ha valido el reconocimiento internacional tanto a nivel político, económico y en materia de derechos humanos. Pero la realidad actual de Sudáfrica sigue siendo delicada en estas materias. Según lo que afirma la ONU a fines del 2009 el 40% de la población se encontraba sin trabajo.

Las secuelas que dejaron el largo y sangriento régimen del Apartheid en el pueblo que fue víctima de abusos y persecuciones son incalculables y hoy las vemos reflejadas en el racismo latente que existe en este país. En el año 1994 cerca del 51% de la población vivía en la pobreza. Cuando se realizaron las primeras elecciones democráticas y para el año 2007 la pobreza disminuyó sólo al 41% de la población. Este indicador de la ONU nos muestra que los avances han sido menores de lo que se podía esperar para el inmenso cambio social y económico que suponía el fin del Apartheid.

Es evidente que en Sudáfrica aun existen problemas sociales y económicos que son urgentes de resolver, pero el gobierno y los grupos económicos poderosos tanto nacionales como internacionales tienen otros intereses para sus inversiones.

Uno de los tantos problemas en el país es la trata de personas, las victimas son en su totalidad personas pobres que son explotadas con fines de prostitución, pornografía, servicio doméstico, actividades delictivas, entre otros trabajos forzados, que poco se diferencian con los abusos cometidos durante el tiempo en que el Apartheid era practicado legalmente. La falta de datos y la poca colaboración del gobierno hacen muy difícil el trabajo de organizaciones que se intentan indagar sobre estos crímenes. La policía registra los casos sobre trata de personas como si fueran uno más entre otros delitos, desde secuestro hasta violación (Jabulani Sikhakhane 2010).

La llegada de unas 350.000 personas para presenciar el mundial de fútbol de la FIFA que se llevó a cabo en Sudáfrica, agravó la trata de personas, en donde, por ejemplo, la prostitución aumentó por su demanda. Este torneo deportivo de disciplina única es el más importante a nivel mundial por toda la atención con que cuenta, lo que lo convierte en un instrumento para que las grandes empresas transnacionales hagan negocios millonarios. Empresas transnacionales como Coca-cola & Company, NIKE, Addidas, Puma y Brooks entre otras.

Esta claro que detrás de este evento deportivo se mueven intereses económicos de las grandes potencias mundiales, si tomamos en cuenta que más de la mitad de los jugadores del mundial de Sudáfrica, juegan en tan sólo 5 países de Europa, (Inglaterra, Alemania, Italia, Francia, y en España). Son estos los países que tienen el monopolio futbolístico, no hace falta ir más allá y ver que es lo que ocurre dentro de cada país. Sabemos que tras los mejores equipos del mundo como son el Real Madrid, el Barcelona, y el Inter de Milán se encuentran gigantescas mafias lideradas por grandes empresarios y políticos como son Florentino Pérez y Silvio Berlusconni. El resto de los aficionados por el balonpié, vemos y constatamos como se compran a los mejores jugadores del planeta para convertirlos en figuras mitificadas e idolatradas por los pueblos, pagamos mucho dinero para ver jugar a nuestro equipo, nos pintamos la cara con la bandera de nuestros amores y resaltamos el patriotismo bebiendo Heineken y Coca-cola.

Según datos de la FIFA, el 75% de los jugadores juegan en algún país europeo, mientras que el 3,6 % juega en África. Podemos preguntarnos, ¿que ganó Sudáfrica con ser sede del mundial, después de las inversiones millonarias que se hicieron en la preparación para tal evento, en construcciones de estadios que jamás serán usados por el pueblo africano? Por otro lado, hoy en los tiempos de democracia, la guerra sigue siendo un importante negocio, la compañía militar privada británica Global Risk Strategies, cuenta con una oficinas en Johannesburgo, además de otras ciudades del mundo, reclutan ex-soldados del apartheid para llevar a cabo sus negocios de guerra donde sean solicitados, en donde la única bandera de lucha es el dinero, tanto para ellos como para la empresa Sudafricana Meteoric Tactical Solutions, que cuenta con su sede central en Pretoria y que según afirma, recibió 270.000 libras esterlinas recientemente por parte de la Institución británica de ayuda al desarrollo Department for International Development (DFID) para instalar guardaespaldas y chóferes para el pequeño equipo del DFID en Irak (Azzelini 2006).

La democracia continúa siendo excluyente y se sigue construyendo a favor de los mismos que antaño. La diferencia está, quizás, en la Hipocrecía de los líderes mundiales, que tras condenar abusos contra la humanidad, se afilian a empresas que se dedican a matar, ya sea con fuego o por la espalda, comparados con sueldos de hambre que se paga al o la que cose las pelotas de fútbol.

Sudáfrica seguirá sumergida en la pobreza y marginalización, mientras el sistema neoliberal imperante se ocupe de explotar al pueblo y llenarle los bolsillos a la minoría de la clase dominante y dueña del capital; mientras el gobierno no se haga cargo de solucionar los problemas reales del pueblo y siga siendo corrompido por el dinero.

El país continúa siendo usado por empresarios ricos que explotan no tan solo sus recursos, sino también a sus habitantes, y no dejan nada más que sueldos de hambre, miseria y pobreza. Es decir, la política excluyente sigue siendo la misma que en el siglo XV, cuando los conquistadores de riquezas europeos se apropiaron de tierras y materias primas que no les pertenecía.

El problema está, en que la explotación desenfrenada del continente africano parece nunca acabar. El saqueo, la usurpación, el robo y la violación a los Derechos Humanos, reinan en África, y el oro en los bolsillos de ladrones y terroristas que visten terno y corbata y que hacen inversiones en la bolsa, inversiones millonarias que están machadas de sangre negra. Pues, ha sido a costa de asesinatos, torturas y abusos como han conseguido la apropiación de tierras de las que afloran los recursos naturales y han forzado a sus habitantes a trabajar la vida entera en la construcción de un sistema excluyente y asesino por excelencia.

Referencias:
• Azzelini Dario 2010 “De empresarios, mercenarios y servicios bélicos (II) El lado privado de la guerra y el ejemplo de Irak”
• Blumi Wiliam 2000 “Rogue State: A guid to the world´s only super power”
• Byrnes Rita M. 1996 “South Africa: A coutry study”
• Davidson Basil 1999 “Afrika i det tjugonde seklet”
• Hanke, Lewis 1959 “Aristotle and the American Indians: a study in race prejudice in the modern world”
• Ki-Zembro Joseph 1972 “Historia da Africa Negra I, II”
• Ramonet Ignacio 2002 “Cien Horas con Fidel”
• Sampso Anthony 1999 “The Authorised biografi”
• Sikhakhane Jabulani 2010 “Sudáfrica: Inerme ante el tráfico humano”

Foto: Rayen Hormazábal en Sudáfrica.

Rayen Hormazabal es estudiante en la Universidad de Estocolmo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: Nuevo gobierno Liberal–Conservador. En la calle desempleo, hambre, resistencia creciente a la violencia oficial de los últimos años

Apolinar Díaz – Callejas (especial para ARGENPRESS.info)

Culminó el proceso de elección presidencial de Colombia, con el resultado previsto: El presidente Álvaro Uribe Vélez, antes Liberal y ahora teórico de un nuevo movimiento político de derecha Liberal–Conservador, abrió paso a la elección como presidente de uno de los más activos y comprometidos funcionarios de su propio gobierno, Juan Manuel Santos, quien tomará posesión del cargo de presidente el próximo 7 de agosto, y quien dejó a su paso una cola de investigaciones por la tremenda violencia oficial que está destrozando a Colombia, o los crímenes masivos de jóvenes y otras gentes que protestaban contra el régimen de fuerza de Uribe Vélez.

Santos tiene que afrontar como presidente, las investigaciones que la propia Corte Constitucional de Colombia investiga por los conflictos creados por invadir el espacio aéreo de Ecuador para atacar a un grupo de las Farc, por llevar a las conclusiones finales las investigaciones por el asesinato en las cercanías de Bogotá de una docena de jóvenes colombianos de diversa inclinación política, que fueron asesinados cerca a Bogotá y enterrados en territorio cercanos a la frontera con Venezuela en el norte de Colombia. Al tiempo, hay decenas de investigaciones puestas en marcha por la Corte Suprema de Justicia y otros tribunales en un esfuerzo dramático de los organismos judiciales para poder evitar que la ola de crímenes cometidos a toda lo largo y ancho de Colombia bajo los dos gobiernos que logró desempeñar el presidente Uribe Vélez, con una maniobra electorera que autorizó el derecho de reelección de los presidentes en Colombia, para un período adicional al que tenía previsto la constitución vigente. Toda esta porquería legislativa y electoral son el ambiente filosófico, electorero y tramposo con que se inició el fin del gobierno de Uribe Vélez y el inicio del gobierno de su sucesor Juan Manuel Santos, a quien hay que abonar, sin embargo, que se ha atrevido a llamar para su gabinete a varias personalidades del bipartidismo que estaban al margen de las prácticas del presidente Uribe Vélez, y que tienen una trayectoria de vida general y de servicio público, honesta y limpia.

En mi escrito del 13 de mayo del presente año, en Argenpress.info, expresé que “el domingo 30 de mayo de este año serían las elecciones presidenciales, en medio de una tormenta de crímenes, asesinatos y secuestros que el gobierno del presidente Uribe Vélez no ha sido capaz de eliminar. De los 32 Departamentos que tiene Colombia solamente voy a registrar los crímenes que se han cometido en dos de ellos, en Sucre y Córdoba, situados ambos en la Costa Caribe colombiana, y que son de población mediana en comparación con el resto de los departamentos en que se divide Colombia. Los dos son apenas de pequeñas poblaciones, pues la gran población de Colombia está en los Departamentos mayores como, Antioquia, Valle del Cauca, Tolima, Santanderes, Cundinamarca, Bolívar, Magdalena, Cesar, Amazonas, Vichada, Putumayo, Meta, Boyacá, entre otros”. En ese texto editorial mío, del 13 de mayo, agregué: “ debo recordar a los lectores de Argenpress, que Colombia lleva más de 40 años de violencia interna en los que según los estudios del investigador Jorge Orlando Melo, los asesinatos sobrepasan el millón de personas”. “Precisamente es bajo el gobierno del presidente Uribe Vélez que se hizo reelegir durante dos períodos presidenciales de 4 años cada uno, uno de los períodos más sangrientos de la historia política de Colombia, sometidos al régimen permanente de Estado de Sitio y acciones de guerra de las Fuerzas Armadas Colombianas de tierra, aire y mar”. En esa nota editorial en Argenpress, hice la previsión de que en la elección para presidencia de la República en este año, no estará Uribe Vélez. Si Juan Manuel Santos uno de sus ministros más comprometidos en los momentos de más cruel violencia política estatal, pero quien en su discurso electoral ha tomado una clara posición electoral de rechazo total a esa clase de procedimientos electorales. Esto abre a sufragantes independientes, como yo mismo, a esperar que se cumpla esa palabra del candidato y se ponga fin a la centenaria violencia, como condición para comenzar a construir la Colombia del siglo XXI, en las que todos estamos empeñados.

Yo creo que estas elecciones podrían abrir un camino hacia la civilización de la política partidista en Colombia, porque, un millón de muertos que ha pagado el pueblo colombiano por la violencia política partidista no será perdonado sin el restablecimiento pleno de la democracia en nuestro país. Yo estoy apuntado a esta corriente del pensamiento colombiano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Conflicto Santiago-Caracas: Fracasa en Chile una conjura de senadores contra Chávez

Hernán Uribe (especial para ARGENPRESS.info)

Una provocación de carácter político urdida por dos senadores chilenos de extrema derecha en contra del presidente venezolano Hugo Chávez y el régimen bolivariano que encabeza finalizó en un rotundo fracaso pues no logró dañar las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

He aquí la pequeña historia de este episodio tragicómico. Andrés Allamand, senador del Partido Nacional (PN) colectividad que emergió bajo la dictadura de Augusto Pinochet para respaldarla y Patricio Walker, representante del Partido Demócrata Cristiano (PDC) el cual en los años setenta fomentó el golpe de estado, visitaron a Caracas para apoyar a las entidades de oposición y “aleccionarlas” ante las elecciones parlamentarias de septiembre próximo.

Fue a su regreso en julio 15, cuando propusieron en el Senado un acuerdo para enviar a Venezuela una suerte de comisión de vigilancia de dichos comicios. Adhirieron otros 13 padres patricios, aunque la entidad posee 38 miembros. Se dijo que la senadora Isabel Allende, hija del extinto presidente, había respaldado, aunque no firmado la resolución. Desde el extranjero donde se encontraba ella dijo con énfasis que no compartía en absoluto las críticas a Chávez y su gobierno.

En Venezuela, la Asamblea Nacional (parlamento único) y el Consejo Nacional Electoral reaccionaron con indignación frente a la evidente tentativa de injerencia en los asuntos internos. Celia Flores, presidenta de la Asamblea apuntó: “Son unos estúpidos estos señores que se asumen como los que van a venir a regular el proceso electoral nuestro”. El presidente Chávez sostuvo que tales senadores a quienes calificó como “herederos de Pinochet” no podrían ingresar a Venezuela y agregó.”Pero que se creen estos señores. ¿Creen que este país es una cancha de bolas? “

En Chile donde hoy existe sólo la prensa SIP, se publicitó que el presidente del senado, el democristiano Jorge Pizarro y otros calificaban a las legítimas protestas venezolanas como “un agravio al senado chileno”, en tanto que los patrocinantes, el dúo Allamand-Walker, en plan de matones, dijeron que “igual irían a Venezuela”.A su vez, el canciller chileno, Andrés Moreno, opinó que el lenguaje utilizado por Caracas era “ofensivo e inapropiado” y además citó a su despacho a la embajadora venezolana, doctora María Lourdes Urbaneja quien reafirmó la posición de Caracas sobre el suceso. La respuesta venezolano del 18 de junio: “La protesta chilena busca dar lecciones de modales y muestra un peculiar sentido del decoro que no se corresponde con la gravedad de los hechos. No aceptaremos ningún tipo de intervención en los asuntos internos del país”.

Al mismo tiempo, el gobierno venezolano protestó ante la Presidencia de Chile y este fue un paso decisivo pues Sebastián Piñera, como jefe de estado, declaró que el Poder Ejecutivo es el que maneja las relaciones exteriores y que no participaba de los ataques a Chávez ni adhería tampoco al acuerdo del senado. (Diario La Tercera, 19-7-10)

Expertos en relaciones internacionales opinan que Chile no puede darse el lujo de enemistarse en esa área pues tiene problemas pendientes con todos los países limítrofes. Con Perú que ha planteado una cuestión de límites marítimos ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Con Bolivia, una comisión mixta aborda en estos días el serio problema de una salida al mar para la nación altiplánica .En la guerra en contra de Perú y Bolivia en el siglo XIX Chile se apoderó de 180.000 km2 de ambos países. Respecto de Argentina las riñas por espacios territoriales han sido una constante y hoy está pendiente una decisión de ese tipo en los llamados Hielos del Sur.

Simultáneamente, los intervencionistas recibieron otro golpe duro pues fracasó su pedido de auxilio a la Organización de Estados Americanos (OEA). En portada y destacado, el mencionado La Tercera, tituló el día 19 de julio: “Insulza dice que OEA no puede intervenir en conflicto entre Chile y Venezuela” y en el desarrollo una cita del Secretario General de la entidad: “Invitar a quien se quiera es una prerrogativa de cada país. No conozco ninguna norma internacional que permita que un país vaya a otro a observar una elección” (sic)

El nombre de uno de los protagonistas del disparate político que hemos reseñado nos hace recordar a William Walker, aventurero estadounidense que en el siglo XIX invadió a Nicaragua y se auto proclamó “presidente”. Derrotado por los centroamericanos fue ejecutado en Honduras.

No lo comparamos con el actual senador Walter aunque él si es una persona muy ligada a Estados Unidos en la práctica de su enfermizo ataques a Cuba y ahora también a Venezuela. El está muy próximo al llamado Centro para la Apertura y el Desarrollo en América Latina (CADAL) que funciona en Buenos Aires donde fue creado en 2003 y el 28 de abril de este 2010 ingresó a la OEA como “sociedad civil” (ONG).

Walter es un adicto a CADAL que según fuentes confiables es sólo una faz de la llamada Fundación Atlas financiada ésta por el gobierno de Estados Unidos desde que, sin secreto el entonces presidente George W. Bush le entregó 59 millones de dólares para financiar maniobras en contra de Cuba. En la vida hay muy pocas cosas gratis.

Hernán Uribe es periodista y escritor chileno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

México: A pesar del poder de los medios

Gerardo Fernández Casanova (especial para ARGENPRESS.info)

“Que el fraude electoral jamás se olvide”

El afán por transformar positivamente la realidad, en México y en buena parte del mundo, se enfrenta al enorme poder de los medios masivos de comunicación, en su mayoría controlados por el gran capital y las oligarquías de derecha. Ya en 1820, el Libertador Simón Bolívar sentenciaba: “Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza” refiriéndose a la actitud sumisa de una parte importante de la población que, principalmente desde el púlpito, era constantemente bombardeada con la calumnia que presentaba a los dirigentes de la insurgencia como emisarios del demonio y enemigos de las buenas conciencias.

No era distinto lo que sucedía en la Nueva España, con Hidalgo y Morelos que fueron estigmatizados y anatematizados, con el resultado de no haber contado con la esperada respuesta de los criollos en su lucha por la independencia, la que no pudo consumarse sino hasta que los poderosos la adoptaron ante los cambios liberales que se registraron en la metrópoli.

Viene a cuento lo anterior no sólo por apuntar a la efeméride bicentenaria, sino para consignar la experiencia de larga data, en lo tocante al control de las mentalidades desde los centros de poder. Hoy, con los avances de la tecnología, tal control adquiere características de verdadera aberración criminal. La dominación por el engaño llega al grado de que el dominado lame agradecido la mano del que lo sojuzga; incluso, lo defiende ante quienes pretenden liberarlo. Es así que en el engaño, un sector importante del pueblo empobrecido asume posiciones conservadoras y vota por el mantenimiento del estado de cosas que le daña. Las experiencias electorales de los últimos dos años confirman lo anterior: el PRI apostó al conservadurismo y cosechó importantes ganancias electorales; las leyes antiabortistas en varios estados, apoyadas por el otrora partido de la revolución, lo confirma. La competencia electoral no aborda los temas de fondo y se reduce a la confrontación de imágenes mediáticas de los candidatos. La autoproclamada izquierda moderna, anhelante de las migajas del poder, también optó por la apuesta conservadora y se alió con la peor de las derechas para participar en el juego.

En estas condiciones la lucha de las fuerzas progresistas está obligada a multiplicar el esfuerzo, comenzando por la necesidad de cambiar la mentalidad artificialmente conservadora de los sojuzgados. Desde luego que la postulación de un proyecto alternativo de nación es primordial, pero de nada va a servir exponerlo ante mentalidades refractarias al cambio. De nada nos sirve la simple protesta por la manipulación mediática, aplicada como excusa para aceptar el fracaso. Es preciso vncrla ahora, para estar en condiciones de corregirla después y desde el poder conquistado por el pueblo. No es factible corregirla ahora para, después, tomar el poder.

La lucha en estas condiciones es en extremo desigual, pero no es insólita. La Revolución Mexicana se hizo a contracorriente de la manipulación de las conciencias; el régimen de Lázaro Cárdenas lidió permanentemente contra los del poder económico y sus aliados clericales. Más actual, López Obrador obtuvo el triunfo electoral en el 2006 en abierta oposición de los mismos dueños del poder real, al grado que se vieron obligados a recurrir al expediente del fraude. En América Latina se han registrado verdaderos procesos de emancipación, rebasando y venciendo al poder mediático que, no obstante, no ceja en su feroz campaña de hostigamiento golpista. Venezuela es claro ejemplo de la viabilidad de esta lucha. No menos feroz fue el combate contra Lula en Brasil, o contra Evo o Correa. Ha sido una guerra sin cuartel, pero los progresistas la van ganando.

Para confirmar el optimismo, diría el añorado Monsi, el hecho de que el proyecto alternativo y la movilización que lo sustenta estén vivos, a pesar de toda la campaña en contra, dice que ha sido eficaz el trabajo con y desde la base del pueblo; que la pequeñas y grandes asambleas constitutivas de comités en todos los rincones del país están rindiendo frutos. Especial mención merece el entusiasmo con que fue recibida la decisión de AMLO de apuntarse para competir por la presidencia en las elecciones del 2012, no porque hubiese duda al respecto, sino porque da inicio formal a la lucha electoral. La tarea ahora es convertir el entusiasmo en acción arrasadora para convencer a los pusilánimes y a los escépticos, a los que abrigan los miedos que les infunde la caterva de propagandistas al servicio de la mafia en el poder. El único real antídoto al fraude electoral es lograr una contundente victoria y defenderla con valor y honestidad en todas las casillas.

El próximo domingo estamos convocados para acudir al Zócalo de la Ciudad de México a la asamblea informativa en que se presentarán los documentos básicos del proyecto de nación y se informará del estado actual de la organización. Es un reto de enorme significado y servirá de termómetro para medir la vigencia de la capacidad de convocatoria, más aún cuando es de suponerse que el Gobierno del Distrito Federal no aporte su apoyo al acto. Vamos solos pero vamos muchos. Allá nos vemos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las relaciones peligrosas de Macri y Kirchner

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

Los delitos de espionaje de Mauricio Macri giran por entero en torno al atentado contra la Amia, hace dieciséis años.

Nombró a Palacios al frente de la Policía Metropolitana. Le dijo a las autoridades de la comunidad judía que fue por “recomendación de la CIA, la DEA y el Mossad (el servicio de espionaje y de ejecuciones de Israel)”.

Palacios metió a Ciro James en la Secretaría de Educación de la Ciudad para espiar a Sergio Burstein, miembro de la agrupación Familiares y Amigos de las víctimas de la Amia.

Palacios se encuentra también procesado por encubrimiento en la investigación de ese atentado –por lo que está detenido.

Asimismo, ha sido imputado por su participación en la represión de la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre.

Un procesado por encubrimiento del atentado a la Amia fue “recomendado” a Macri por un organismo del Estado de Israel.

Macri ha justificado el pedido de apoyo a las autoridades institucionales de la comunidad judía, en su cumplimiento de la “recomendación” del Mossad.

¿Pero Macri es el único que acata las órdenes de los servicios de espionaje –extranjeros en su caso?

Néstor Kirchner prometió abrir los archivos de la ex Side, también involucrada en el encubrimiento de la investigación de ese atentado –y hasta ahora no ha cumplido.

Acaba de ser elogiado con una declaración especial de apoyo de las cámaras de Diputados y Senadores de Estados Unidos por haber orientado la responsabilidad del atentado contra Irán – como quieren los gobiernos de Estados Unidos e Israel.

El Mossad entrena a la policía de Tucumán, gobernada por el kirchnerista Alperovich.

Al igual que Palacios, las huestes de Kirchner en Santa Cruz reprimieron a las asambleas de la pueblada de 2001.

A Macri hay que echarlo y juzgarlo por conspirar con servicios de espionaje extranjeros y por bloquear el esclarecimiento del atentado contra la Amia.

A Kirchner lo mismo, porque la ex Side es una oficina de aquellos servicios.

El conjunto del aparato estatal, de adentro y de afuera, sigue encubriendo también a los responsables del atentado a la embajada de Israel; parece que este atentado nunca se hubiera producido.

Condenamos, en sus respectivos momentos, uno y otro atentado.

Es probable que los ‘protectores’ de Macri le hayan soltado la mano, para que un eventual enjuiciamiento no saque a luz todo el rol que ha tenido el espionaje extranjero en el encubrimiento.

Que prefieran cambiar de “pollo”; Kirchner ha sido repetidamente felicitado por los yanquis y por Israel por su fogoneo contra Irán, en medio de amenazas de bombardeo nuclear a ese país.

Macri subió la apuesta, al todo o nada, pidiendo su propio enjuiciamiento.

Las comisiones investigadoras o las de juicio político, e incluso las investigaciones judiciales, soslayan la cuestión del encubrimiento de los atentados contra la Amia y la embajada de Israel, o sea que quieren enterrarla.

Para esclarecer la trama del espionaje y del encubrimiento hay que citar a declarar a Macri y a Kirchner.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Espió, mintió, escapó y no lo juzgaron

Alfredo Grande (APE)

.

“Padre Macri: Hijo, tienes que saberlo: los reyes magos no existen. Son los Kirchner”
(aforismo implicado)

Franco defiende a los Kirchner .El empresario Franco Macri, padre del jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri, consideró hoy que Cristina y Néstor Kirchner "no tienen nada que ver" con la causa por espionaje ilegal que tiene procesado a su hijo, tal como acusan los integrantes de la administración de la Ciudad. "Estoy seguro de que no es un proyecto del Gobierno hacer que Mauricio tenga problemas", enfatizó el padre del mandatario porteño. En medio de las fuertes acusaciones que el Gobierno porteño lanzó sobre la Casa Rosada por las escuchas ilegales, el empresario descartó que el matrimonio presidencial esté detrás del caso que sigue la Justicia, que ya procesó al mandatario de la Ciudad."Pondría las manos en el fuego de que el Gobierno no tiene nada que ver (con el proceso judicial)", señaló Macri. A la vez, subrayó que "Mauricio tampoco tiene que ver" en la causa por el espionaje ilegal. Según entendió, "Mauricio superará esto porque es una pavada, realmente es una estupidez, una cosa casi ridícula". "Se confundió mucho en todo esto el hecho que yo siempre he protegido a mi familia desde el secuestro de dos de mis hijos con una empresa americana autorizada por el gobierno americano y ellos son los que han estado en todo eso", afirmó Franco Macri en declaraciones a la prensa. (Edición10.com 19-07-10)

Hemos diferenciado, o al menos lo intentamos, diferenciar representación de restitución. Mas allá de la validez actual del modo representacional de la política, y de la evidente necesidad de mecanismos de democracia directa, que no siempre tienen que llegar a postular un siempre postergado “que se vayan todos”, no creo que en el caso de las espías telefónicas, el nombramiento de un represor para conducir a la policía de la ciudad y el affaire Ciro James, una mezcla de James Bond y del Inspector Clouseau , pueda ser considerado, al menos solamente, como una catástrofe de la representación. En la irresistible ascensión de Mauricio Macri, los mecanismos de construcción mediática de un candidato estuvieron al orden del día, de la tarde y de la noche. La presidencia del club que se ufana de ser la mitad mas uno, sirvió de máscara para trasvestir al producto de la mas rancia patria contratista, especialista en negociar con el Estado para beneficio propio, en el líder de los vecinos sensibles de la reina, aunque reina degradada, del plata. Esa parábola siniestra, no fue solamente por la infinita capacidad de mistificar de la derecha vernácula, sino, y creo que muy especialmente, por la decadencia del llamado progresismo, con evidencia sensible en la masacre de Cromañón. No solamente por lo que hizo, no solamente por lo que no hizo, pero muy especialmente por lo que hizo con lo que hizo, el jefe de gobierno destituido Aníbal Ibarra ha sido el responsable político para que un Macri llegara a donde llegó. Esta afirmación no será compartida por muchos y muchas que apuestan, y en casi todos los casos, con honestidad intelectual y política, a desarrollar espacios de mayor participación ciudadana. Sin embargo, siempre conviene hablar de la soga en la casa del ahorcado, y los casi 200 masacrados en el boliche, más los miles de afectados, no me permiten tener una mirada benévola ni sobre ni tampoco debajo, del ex Jefe de Gobierno. Es necesario recordarlo, porque el tránsito Ibarra, Telerman, Macri, ha sido una singularidad que me parece que ahora, permite un mayor análisis. No es suficiente invocar el temor irreverente de las capas medias (lo de clase está por verse). Hay una positividad en el mensaje de la derecha que debe alentarnos. El Berlusconi algo enseña de esto. Es una especie de regreso, sin mayor disimulo, de los fueros de la aristocracia. Una especie de impunidad celestial donde el funcionario pasa a ser propietario eterno de su representación, y en esa eternidad que es ajena a la política pero cara a la divinidad, la restitución comienza su reinado. Oponerse, aunque sea con un suspiro, a una comisión investigadora, cuestionar aunque sea con dos suspiros la validez de un juicio político, destroza todo intento de enfatizar la igualdad ante la ley. La misma que fue fundante del reclamo por el matrimonio igualitario. Pero en este caso, no se trata de matrimonio por el amor, sino de concubinatos por el interés. Negocios, negociados, plusvalías de poder, reyertas conyugales/partidarias que siempre terminan en reconciliaciones cuenta-votos, crean un democracia desértica donde se incubarán los huevos de otras y mas poderosas serpientes. Si a río revuelto la ganancia es de los pescadores, a democracia revuelta la ganancia será de los depredadores. No me parece, aunque desde ya no puedo asegurar estar exento, de propiciar una democracia franciscana, donde el voto por la pobreza sea la guía espiritual de la Nación. Pero sin una actitud permanente por la honestidad y la nobleza, esa misma de la cual “la Noble” carece totalmente, no habrá forma de diluir la restitución. Todos preferirán seguir la discusión entre Ricardo Fort y la Mole Moli, antes que los tediosos debates para ver como se puede tapar las nubes con un dedito (no hablemos del sol que hace tiempo que está oculto) Después de las jornadas del 2001, no pocos pensamos que otra política era posible. No lo fue. En el mejor de los casos, la defensa es por dilución. “Todos espían, nosotros espiamos, todos deberían callarse”. La ex vice jefa de gobierno (lo de gobierno quedó claro que era solamente un decir…) propone algo así como un acuerdo marco que tiene como fundamento una ley moral que es: el bien común es el mal que todos hacen”. Maquiavelo se retuerce de envidia. Es cierto que él llegó a tanto, pero eran otros tiempos. Y como final no feliz del grotesco político farandulero, un padre que mas que padre es un padrone, da la patadita final al banco de los pro cesados, para que la pro cesión vaya por dentro y por fuera. Mas allá que tengo informes reservados de que don Franco ha comprado cicatul envase hospitalario tres cajas, las manos del padre irían al fuego para sostener que el gobierno nacional es inodoro, incoloro e insípido en estas cuestiones. Que lo sea o no lo sea, no es tarea de este columnista determinarlo. Pero si es tarea de este columnista decir que si alguien que ha hecho del vicio, más vicio, que ha podido negociar con todos los diablos, ofrece al lobito pro a las garras de varias crucifixiones, está invirtiendo la propuesto de nuestro Martín Fierro. “Un padre que no da consejos, ya no es padre, es enemigo”. ¿Por qué Franco tiene que salir a desmentir a la sangre de su sangre? ¿Tendrá miedo que haya tenido alguna transfusión de sangre incompatible que coagule los negocios de la famiglia? Si Mauricio es la astilla, aparentemente algo más que chamuscada, que podemos pensar del palo. O sea: de una modalidad de la política empresarial /democratista que atraviesa terrorismos, dictaduras, estado de derecho, partidos políticos, acuerdos super estructurales. Seamos francos: ¿No será el verbo de Franco la auténtica transversalidad? La de un capitalismo prebendario, tan serio como serio es un pirata, que no tiene ningún riesgo empresario, porque toma de socios bobos a los ciudadanos a los cuales se les extrae capital y no se les otorgan las ganancias. Si la franqueza de Franco es decir que no cree que el gobierno quiera llevarle problemas a Macri, estamos en problemas. Urgente desmentida del Poder Ejecutivo que debería aclarar que el objetivo de cualquier gobierno de la república tiene que ser llevarle muchos problemas al culpable directo del vaciamiento de la salud, la educación y la cultura de la descangayada reina del plata. Problemas que deben terminar en el juicio político y la destitución, para que pueda tronar nuevamente el escarmiento. Aunque no sea un trueno, al menos que sea un hipo. No es mérito mayor que caiga por chismoso, por propiciar causar penales fraguadas, en fin, por haber hecho del delito cuestión de Estado. Pero algo es algo. Aquellos que se opongan al enjuiciamiento del “lord” mayor, serán juzgados por cómplices con otras de las infamias que traicionan la patria, y, con total convicción lo escribo, la historia no los absolverá. Y que lo sepan el padre, el hijo y sus negocios no santos, esas manos chamuscadas tampoco serán perdonadas.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las minas abiertas de América

LAVACA

El 22 de julio es considerado el Día Internacional de Acción Contra la Minería a Cielo Abierto, aunque en realidad es apenas uno de 365 días en los que las comunidades que se oponen a la megaminería llevan adelante sus acciones para garantizar la vida y los derechos humanos frente a una industria que extrae todo y no deja nada, que expulsa habitantes y producciones, genera desempleo, chupa el agua y la contamina del mismo modo que lo hace con el aire y la tierra.

Este 22 habrá actividades desde Montreal, Canadá (encuentros, proyecciones, manifestaciones frente a los consulados de los países latinoamericanos y una marcha a la Bolsa de Comercio ) hasta Argentina, donde habrá también proyecciones y encuentros en lugares ya emblemáticos como Esquel, Andalgalá, Famatina, Tafí y Belén, entre otros. Pero el 23 de julio, y el 24 y cada uno de los siguientes días, continuarán las acciones de las asambleas y comunidades. El 16 de agosto, por ejemplo, es el próximo encuentro de la UAC (Unión de Asambleas Ciudadanas) esta vez en Santiago del Estero. Todo en simultáneo con la llegada de las empresas chinas como Shandong Gold Group y Hong Kong Betc Investment Group, que suscribieron un acuerdo con la provincia de La Rioja para el distrito minero El Oro, ubicado en el departamento de Chilecito. Del otro lado, las comunidades siguen movilizándose para evitar proyectos que afectan sus vidas, el presente y el futuro.

Aquí acompañamos estas actividades con un video de presentación de la jornada del 22, y otros materiales que hemos venido publicando en LAVACA y MU, que se suman a las emisiones de DECÍ MU. En esta oportunidad Andalgalá, como caso testigo de las comunidades argentinas que dicen No a la minería.

Andalgalá: las minas abiertas
(Publicado en la revista MU, marzo 2010)

El lugar bajo el algarrobo donde una comunidad en asamblea está frenando un proyecto minero que triplica en tamaño al mayor de los actuales, donde se armó una represión cosecha Bicentenario y una pueblada que quiere dar vuelta la historia, exhibe: Banderas argentinas.

Una figura de medio metro de San Expedito, patrono de las causas justas y urgentes.

Una calavera con colmillos de vampiro, y la leyenda No a la minería.

Una imagen de Nuestra Señora del Valle, patrona de Catamarca, con una perforación en el brazo derecho debida al disparo de goma que le embocaron durante la represión que -puede verse- no excluyó a nadie. Se ha convertido en motivo de asombro popular, por cuestiones no tanto milagrosas como balísticas.

En un rincón, un clásico rostro del Che Guevara (que jamás habrá imaginado su rol póstumo y globalizado como un San Expedito del materialismo dialéctico).

Al algarrobo le han nacido instalaciones de media sombras, lonas, mesas, sillas de plástico, charlas y sueños para albergar a una asamblea cada vez mayor, y hay un péndulo sobre las llamas: en un tarrito que cuelga sobre el fuego, Marcela, Alejandro, Raúl, Teresita, Ana, Aldo y Graciela están calentando agua para el mate. En una enorme olla suele prepararse la polenta de cada día. Estas personas, y tantas otras, tomaron una decisión pacífica el 15 de febrero: sentarse en el camino comunero que va hacia el campamento de la mina Agua Rica, delante de las camionetas de la empresa y de una enorme retroexcavadora con ruedas de oruga que algunos han comparado con los exabruptos bélicos que muestra la película Avatar.

Los empleados mineros no iban sólos, sino custodiados por las denominadas “fuerzas del orden”. La represión subsiguiente hacia los asambleístas sentados tipo Gandhi, fue en 3d, o 4, si se tiene en cuenta la dimensión tiempo: les pegaron, balearon, gasearon y persiguieron todo el día y toda la noche. Hubo cientos de heridos, 40 detenidos. La comunidad respondió con una pueblada que atacó las oficinas de una minera, a la fiscalía que había mandado a reprimir y a la intendencia, pero sin lastimar a nadie. No hacían falta anteojos especiales para sentir el vértigo.

Andalgalá (Catamarca, 17.000 habitantes) significa Señor de la Alta Montaña en quechua. Allí puede verse la imponencia nevada del Aconquija, declarado Santuario de la Naturaleza. A 70 kilómetros, desde 1998 funciona una minera a cielo abierto cuyos desmadres contaminantes abarcan a cuatro provincias y que la justicia no termina de condenar: Minera Alumbrera. Y aún más cerca, a 17 kilómetros, el emprendimiento que por ahora frenó la comunidad, tiene un nombre ocurrente: Agua Rica. La patria minera es multinacional, con capitales turbios, y pasaportes canadienses.

Lo que aquí parece en juego es quiénes van a ser los señores de la alta montaña. Empresas, políticos y grupos de choque que confrontan a viejos, embarazadas y vírgenes, o una comunidad que quiere vivir. Dice Ana, jubilada: “El problema es que nos declararon la guerra”.

Dios es wi fi

Hasta hace poco, todo parecía centrado en el entusiasmo de los Vecinos Autoconvocados por la Vida de Andalgalá, que denunciaban a las mineras, al intendente peronista y al gobernador radical. El intendente José Perea no tenía un manejo convincente de las regalías mineras. Un fuerte momento de su gestión fue el anuncio de utilizarlas para convertir a Andalgalá en una ciudad Wi Fi, con fotos de un Cristo Redentor y el lema: “Dios es inalámbrico- Andalgalá Ciudad Wireless - Internet gratis Wi Fi - José Perea, de puño y letra”. Al margen de sus posibles lecturas, es difícil determinar si la publicidad hubiera pasado algún control de alcoholemia. El Wi Fi no fue eterno. “Sólo anduvo en algunos lugares, y por poquito tiempo” dice Martín.

En la misma línea progresista, el gobernador Eduardo Brizuela del Moral había anunciado en un acto público que Andalgalá se convertirá, gracias a la minería, en Vancouver (ciudad canadiense). Los catamarqueños seguían observando en silencio.

Cómo nace una asamblea

En diciembre de 2009 empezaron las novedades fuertes. Se anunció formalmente que durante enero comenzarían las obras de Agua Rica. Y se conoció un informe de la Oficina de Catastro Minero de la Secretaría de Minería provincial, el Padrón de Minas del Departamento de Andalgalá-Año 2009, con 272 proyectos de cateo (exploración) empadronados. Un párrafo textual del informe: “Respecto a la mina denominada Pilciao 16, Expte 770B2005, se encuentra Registrada y Concedida a partir de la fecha 6/12/2005, a nombre de la empresa Billinton Argentina B.V, y el Área de Mina cubre prácticamente la ciudad de Andalgalá, situación que es normal y corriente, ya que según el Código de Minería pueden coexistir las dos propiedades, tanto la Minera como la superficial, siendo la Minera en este caso con fines de Prospección y Exploración, que en el caso, de llegar a una Explotación, se deberá contemplar la Indemnización correspondiente y el mayor interés público por parte del Estado, para la prioridad de Desarrollo”. Traducción: Pilciao 16 significa que el subsuelo de Andalgalá puede albergar a una futura mina y que el Estado dará prioridad al “Desarrollo”, pagando indemnizaciones. Los andalgalenses seguían observando, pero ya con los ojos muy abiertos, y el sistema nervioso encendido.

Las desmentidas de la Secretaría de Minería fueron peores, ya que desmentían un informe que se les había escapado por error burocrático, en tierras donde el índice de mentira política por metro cuadrado supera al de cualquier partido de truco.

El profesor del polimodal Aldo Flores, el 13 de diciembre vio con algunos vecinos y amigos el documental La fuente del jardín de tus arterias, con testimonios sobre cómo en distintos lugares los vecinos se organizaron en asambleas frente a las multinacionales. Aldo terminó la noche obsesionado: “Si no hacemos algo rápido, nos pasan por encima”. Con otro de sus vecinos, a quien llamaremos Raúl (pidió reserva de su nombre para no incrementar los índices de desocupación) se fue al camino comunal que sale del pueblo de Chaquiago, en el distrito El Potrero, hacia Agua Rica. A 6 kilómetros de Andalgalá, a las 7 de la mañana, el 14 de diciembre de 2009. Fue en bicicleta con una larga bandera argentina. Se instaló estratégicamente junto al algarrobo que está en el predio de don Nelson Medina, que volvió a su tierra luego de ejercer como tapicero en Buenos Aires (al estar en un campo privado, no los pueden expulsar).

Aldo se puso de un lado del camino, Raúl del otro, sosteniendo entre ambos la bandera. “La idea fue: vamos, y los que quieran que se sumen. No cortamos el camino, sino que le explicamos a la gente lo que pasa. Todos pueden seguir viaje, menos los camiones que vayan a Agua Rica”.

A las 8 de la mañana llegó otro vecino. Reemplazó a Raúl que se fue a su trabajo. Al mediodía dos más. Los celulares titilaban con mensajes de texto. “A la noche éramos como diez, y decidimos quedarnos” dice Aldo. A los pocos días, ya hubo debates en los que intervinieron hasta 200 personas. Trabajadores ocupados o desocupados, arquitectos, amas de casa, docentes, médicos, comerciantes, peones rurales, estudiantes… Los encuentros, caminatas y asambleas en la plaza del centro reunieron a no menos de 2.000 personas, en una ciudad donde buena parte del sector estatal (intendencia, oficinas provinciales, bancos oficiales, escuelas, salud pública) y privado (proveedores de Alumbrera y Agua Rica) presionan a sus empleados y contratados para que permanezcan en el molde. Sin embargo, había nacido una nueva asamblea: El Algarrobo.

Navidad & Ofertas

El Algarrobo no es un corte de ruta (excusa que usan para procesar a quienes reclaman) sino una asamblea junto al camino, dispuesta a no dejar pasar maquinarias e insumos que nutren a un proyecto minero que consideran peligroso para la comunidad, y al que los propios informes solicitados por la provincia a la Universidad de Tucumán le adjudican un cúmulo de irregularidades.

Aldo: “Cuando se acercaban Nochebuena y Año Nuevo propuse levantar todo. No tenía sentido seguir ahí. Hubo asamblea, y estaban todos tan posesionados, que nos quedamos”. Las fiestas en asamblea: cada familia llevaba lo que había preparado, y todo se compartió. Muchos pasaban a saludar antes, otros después, todos dejaban algo (nueces, pan dulce, turrones) como ofrenda a los que ni en esos días confiaron en la empresa.

La minera Agua Rica pertenece a Yamana Gold, la misma empresa que reemplazó a Meridian Gold y aún hoy pretende instalarse en Esquel, pese al plebiscito en contra. Agua Rica no hizo nada en enero, que se sepa. Pero ya en febrero el intendente José Perea, inalámbrico, profetizó: “El 25 de febrero las máquinas van a pasar, caiga quien caiga”.

Lo hizo en un acto por el Sí a la mina: “Como mi marido tiene taxi nos vinieron a ofrecer 1.200 pesos si juntábamos 40 personas para ir, a las que les iban a dar de comer sandwiches y gaseosas” cuenta ahora Graciela bajo el algarrobo. “Me dio tanta rabia que les dije que no, que estoy contra la minera. Y que sea lo que sea”. Marcela: “A unos vecinos míos, los Mercado, los llevaron y les pagaron como 200 pesos para que fueran cuatro changos”. Rosario Carranza, arquitecta: “Para mi lo que encendió la mecha fue esa marcha pro minera. La gente está acostumbrada a ser ignorada, pisoteada, maltratada, pero fue tan burda la manipulación, la obligación de los empleados públicos y contratados de las empresas, que fue demasiado. Todos entendimos: si para sostener esto tienen que hacer esta cosa tan humillante, tan trucha, es que algo no cierra”. Fue el 9 de febrero. El 11 los asambleístas convocaron a su propia marcha, que reunió, calculan, 6.000 personas. Proporcionalmente, es como si en Buenos Aires se hubiesen movilizado un millón de sus habitantes: “Y fue sin obligación, y con gente que está con nosotros pero no participó para que no la marcaran en el trabajo” explica Alejandro.

Rompiendo cuellos

El 12 de febrero la fiscal Marta Nieva mandó a la policía al algarrobo. El lunes 15 se desató la batalla. A las 4 de la tarde llegó la retroexcavadora acompañada por camionetas de Agua Rica y tres clanes policiales: los de Andalgalá, la Infantería (luciendo camuflajes en celeste), y el Grupo Kuntur (”cóndor” en quechua, modelo verdoso). Dilema: ¿por qué hay tantos grupos especiales de represión floreciendo en las provincias argentinas?

Los asambleístas habían anotado prolijamente tandas de vecinos que se irían sentando en el camino de tierra, poniéndole pacíficamente el cuerpo a la cuestión. “Empezaron a pegar, unos agarraban a la gente de los pelos, o te llevaban entre cuatro, otros nos disparaban gas pimienta, balazos de goma, cachiporrazos” relata Marcela. Aldo: “Te disparaban a dos metros, a la cara. No hubo muertos de casualidad”. Además de los 100 efectivos pertrechados contra 300 asambleístas, la mayoría mujeres (por la hora) la policía tenía una retaguardia que cortó la llegada al algarrobo desde Andalgalá, mientras la golpiza continuaba con entusiasmo creciente. Un vecino de apellido Orellana se subió a su camión y lo atravesó en el camino para que los de Agua Rica no pasaran, y anunció que no se movería de allí: los Kuntur quedaron perplejos (los vecinos ya no necesitaban poner el cuerpo en el piso, y no tenían claro si debían pegarle al camionero -que padece diabetes y problemas cardíacos- o a su vehículo). Al anochecer llegó la orden de desalojo del camión. Lo quitaron sin que Orellana pudiera evitarlo, y los vecinos volvieron a sentarse en el camino, actitud que permitió a los policías su momento más violento. Balearon, por ejemplo, a un chico de 16 años (todavía tiene las marcas de los balazos), lo patearon en la cabeza y en la espalda. O casi desnucan a Fanny Cañete, dos hijos, empleada adminsitrativa de 31 años, que cuenta: “Me agarraron dos tipos, uno del cuello y el otro me pateaba las piernas. Sentía la cara como quemada por el gas pimienta y veía cómo pateaban a otras mujeres y a mi marido. Era algo loco. El que me agarró me torció la cabeza. Yo creo que me pudo matar. Todavía no puedo dejar de usar cuello ortopédico porque la cabeza se me cae. Pero en ese momento me metieron en una camioneta, y los que manejaban les decían a las mujeres policías: “Llevala atrás y hacela recagar”. Me patearon ahí de nuevo, las mujeres. Lo que tengo es traumatismo cervical y tendinitis, pero el médico no quiere adelantarse hasta ver todos los estudios. Estoy medicada, pero ni así se me pasa el dolor”.

Los policías lograron despejar el camino, pasaron las camionetas y la retroexcavadora. Los 300 asambleístas partieron entonces hacia Andalgalá, donde los mensajitos continuaban reuniendo a miles de personas. Los grupos policiales partieron tras ellos. Empezó otra batalla. La gente rodeaba la comisaría para que liberaran a los detenidos. Del supermercado Los Mellizos salió uno de los dueños, de apellido Rojano, dueño también de la retroexcavadora del conflicto. Insultos de ida y vuelta, amenazas de este señor, y la gente empezó a tirarle piedras a los vidrios del supermercado. “No hubo saqueo, salvo un chico que aprovechó y se escapó en una patineta” describe Alejandro. La policía reprimió nuevamente, los asambleístas se dispersaron. Un grupo fue hacia las oficinas de Yamana Gold y a pedradas le astillaron cada uno de los vidrios del frente. La policía salió de cacería por toda Andalgalá. Otros grupos de vecinos fueron hacia la fiscalía, de donde había partido la orden para este desquicio, y allí tampoco quedaron vidrios. Las corridas desde ese lugar terminaron en la intendencia. Allí también rompieron vidrios y se generó un incendio que calcinó el despacho de José Perea.

Seguían llegando heridos al hospital, como Arturo, empapado en sangre, otro docente al que casi le perforan el cuello de un balazo de goma. Los combates nocturnos se fueron diluyendo, y al día siguiente el juez de Minas provincial, Guillermo Cerda, ordenó frenar toda obra en Agua Rica hasta tanto se recupere algo que llamó paz social. “Nadie le cree una palabra -dice Urbano-. Apenas se calmen las cosas, empiezan de nuevo. Por eso la asamblea volvió enseguidita a instalarse en el algarrobo”.

El estallido hippy

Velozmente el intendente Perea salió a denunciar ese estallido social como obra de concejales opositores, docentes en general, y hippies. Acusó también al grupo Quebracho, como es norma en estos casos (fue una mención intencionada y no confusión arbórea con la asamblea El Algarrobo). Rosario: “Aquí no hubo gente de afuera, se ve en todas las fotos y las filmaciones. Todo Andalgalá estaba en la calle. Y por eso mismo es que la bronca se descargó contra lugares tan específicos”. Muchos de los asambleístas intentaron, al contrario, calmar los ánimos mediante otra herramienta clásica: cantar el Himno Nacional. Pero apenas se entonaba el “o juremos con gloria morir”, la gente volvía a la comisaría a reclamar por los detenidos, o marchaba a tirarle cascotazos a las oficinas de Agua Rica / Yamana Gold o a la intendencia. La tesis sobre los concejales quedó desmentida al día siguiente, cuando el propio Concejo Deliberante apareció decorado a huevazos.

Corrió un rumor: los incidentes en la intendencia no habían sido como para provocar un incendio tan sospechosamente grande. Días después el diario El Ancasti (no es un órgano asambleario, ni hippy) publicó en su tapa: “Por la quema de la documentación el Tribunal de Cuentas no podrá auditar las regalías de Andalgalá”. El rumor se convertía en noticia: el incendio pudo ser aprovechado para impedir que se investigue. El intendente también desmintió esto y dijo que el incendio había sido provocado por empleados municipales. Lo real es que Andalgalá recibió fondos de regalías por alrededor de 60 millones de pesos en los últimos seis años sin que esté muy claro qué ocurrió. Casos testigo:

a) Una hostería con presupuesto de 3 millones de pesos: sólo hay unos pilares en el lugar.

b) Arroyo Hayco: 4 kilómetros de canalización prevista con 14,7 millones de inversión. Se hicieron 400 metros.

c) Centro Cultural: inversión de 13 millones de pesos prevista, por ahora sólo se hizo la maqueta.

d) Frigorífico municipal: presupuesto de 1,5 millones, sigue en el freezer, por así decir.

Los andalgalenses siguen agregando letras a ese abecedario cuando recuerdan a Dios Wi Fi, o la inexistencia de obras públicas (salvo un monumento a la minería que reproduce a un obrero minero de socavón, que parece un enano deforme). Relata Urbano: “Con las regalías, el municipio puso espejos convexos en algunas esquinas, para que el que va en auto vea si por la cuadra que cruza viene algún vehículo”. Marcela: “Estamos como en la conquista. Se llevan el oro y nos dejan espejitos”.

Datos alumbreros

Alumbrera comenzó a explotarse en 1998. Es la mayor mina en funcionamiento en la Argentina. Consume, se calcula, 100 millones de litros de agua por día, lo cual está a la vez secando y contaminando rios y napas subterráneas (la empresa informa que es menos, 50 millones de litros diarios). Donde había un cerro deja un gigantesco cráter de 5 por 2,5 kilómetros, y 500 metros de profundidad, dinamitando 550.000 toneladas anuales de roca. El dique de colas es donde se filtra con ácidos a los minerales, separándolos de la tierra (”material estéril”). Alumbrera jura que no usa cianuro, lo cual provoca risotadas en los andalgalenses que tienen fuentes informativas que la empresa ni imagina. Una planta bombeadora envía los metales y minerales separados por el mineraloducto, nombre pomposo para lo que, cuando se ve en el río Villa Vil, por ejemplo, es un caño como de cloaca, que ya ha presentado cantidad de derrames y roturas a lo largo de 345 kilómetros. Ese recorrido ha desparramado la contaminación a Tucumán, Córdoba y Santiago del Estero, incluyendo las Termas de Río Hondo. La mina cuenta con todos los beneficios impositivos imaginables (no pagan ni el impuesto al cheque), no se controla lo que extrae por lo que las regalías dependen de lo que ella misma declare, y pese a que supone ser una mina de oro, plata y cobre, traslada unos 60 minerales por el caño. “Y eso es un elemento de contaminación tremendo, y un contrabando de minerales no declarados. Lo digo yo, que me llamo Urbano Cardozo” dice el susodicho. Cromo, cesio, hierro, litio, molibdeno, sodio, níquel, plomo, renio, azufre, uranio… la química drenando en su esplendor.

El doctor Luis Flores viene realizando estudios y estadísticas con otros médicos del Hospital de Andalgalá, que dan como resultado índices anormales de osteosarcoma (cáncer de hueso en niños y jóvenes), cáncer de mama, enfermedades del colágeno, miastenia y esclerosis múltiple. Los estudios recién empiezan. Ninguna idea es concluyente por ahora. Lo único concluyente es la muerte inexplicable de niños como Laura Rosales, 13 años, que vivía a 3 kilómetros del dique de cola en Vis Vis, un pueblo que se transformó casi en fantasma.

Otro aspecto de la destrucción es el estallido del trabajo, la cultura, las economías familiares y regionales. Sergio Martínez, de Vecinos Autoconvocados por la Vida, relaciona todo: “Lo que aquí funciona es la humillación, que consiste en un empobrecimiento deliberado como política de Estado, para que se acepte como única alternativa a la actividad minera. Para que la gente diga: ‘Bueno, aunque me contamine, yo necesito trabajar’. Es la planificación de la pobreza. Para mi es un delito de lesa humanidad”.

¿Cómo se concreta? “Haciendo que Andalgalá abandone la cultura del trabajo. Administrando mal el agua de riego, desalentando la producción (nueces, olivos, frutas, ganadería). Eliminando toda forma de desarrollo agrícola y de créditos para pequeños y medianos productores. Instalando subsidios y dependencia del trabajo oficial, para que parezca que la única opción es la minera. Todo eso es violencia. Y encima les sale mal”.

¿Por qué la violencia?

Hay un fenómeno global, por el cual las personas son sometidas -según el caso- a mentiras, hambre, miedo, desempleo, enfermedad, empobrecimiento, angustias, violencia institucional, pérdida de noción de futuro, adormecimiento cerebral, contaminación, exclusión, precarización de las vidas, disciplinamiento, violación de sus derechos, sometimiento a las burocracias, desinformación y todos los etcéteras que cada lectora o lector esté dispuesto a agregar sin deprimirse demasiado, de ser posible. Si reaccionan frente a esos problemas, si dejan de comportarse como víctimas, si reclaman sus derechos, si actúan para crearlos o hacerlos valer, o reivindican su dignidad como sujetos o grupos, se dice que son “violentos”, “fundamentalistas” y cosas aún peores. Se denuncian sus acciones y reacciones “violentas” pero jamás la violencia estructural que las provocó.

¿Cómo entender entonces la pueblada en Andalgalá, tierra mansa y con más tradición de obediencia que de rebeldía? Primer detalle, aquí no hubo un prejuicio antiminero. “Al contrario, cuando llegó Alumbrera todos creímos que venía el progreso” confiesa Urbano. La reacción contra la minera mezcla las denuncias de los Vecinos por la Vida, con mucho de experiencia propia y sentido común.

En la plaza 9 de Julio se arma la charla con cuatro obreros andalgalenses. Santiago: “La gente reaccionó cuando vio que le pegaban a las mujeres, a sus vecinos, a madres, a chicos, a viejos, a cualquiera”. Ángel: “Desde que está Alumbrera, estamos cada vez peor, más pobres y con menos trabajo”. Pese a que posee una de las mayores “inversiones extranjeras” en el país (1.200 millones de dólares) Andalgalá es el departamento con mayor desocupación de Catamarca, que sigue siendo una de las provincias más empobrecidas del país. Conclusión: el “desarrollo”, y el “progreso” tienen un significado técnicamente nulo para la gran olvidada de estas fiestas: la comunidad. Sobre 3.000 puestos de trabajo prometidos (es lo que mencionaba Alumbrera, con la trampa de que se refería a la construcción de la mina), hay en la práctica unos 50 andalgalenses trabajando allí, en limpieza y mantenimiento principalmente. “Como nos consideran imbéciles, ahora Agua Rica promete 8.000 puestos de trabajo. Siguen mintiendo descaradamente”.
¿Aceptarían un trabajo bien pago en la mina? “No, porque es verso, porque te toman un tiempito y volvés a la calle”. Carlos, en El Algarrobo, me dice: “Estoy desocupado, pero prefiero buscar otra cosa. No me gusta esa gente”. Daniel, taxista: “Las enfermedades se van a ver cada vez más. Se llenan de plata, y no nos dejan nada. Es hambre para mañana, pero ni siquiera es pan para hoy”.

Todo ocurre con la aprobación sucesiva de los gobiernos municipal, provincial y nacional. “Pero el pueblo le está diciendo que no al gobierno. Por eso estas experiencias recuperan la democracia directa, y el poder se obsesiona por desalojar a la asamblea” dice Raúl. “Está en juego el sistema representativo. Ellos quieren seguir teniendo el poder, pero ya no representan a nadie”. Sin embargo, políticos como Perea (o el que lo destrone) siguen siendo votados. “Pero hoy la gente está pendiente de lo que diga o haga la asamblea. Esos políticos ganan porque ponen recursos, plata, promesas, compra de votos, porque no tienen oposición, o porque se perdió la idea de que el voto realmente tenga un valor. Al aparecer la asamblea, surge otra forma más directa de participación”. Todos consideran que si hubiera un plebiscito, el resultado sería aplastante contra la minería. El temor: “¿Cómo haríamos para garantizar que no haya fraude?” Otra iniciativa: que el Concejo Deliberante prohiba la minería a cielo abierto al menos en Andalgalá. Urbano cree que eso no alcanza, el debate está abierto.

Se reúne la asamblea El Algarrobo. Todos hablan, con la virtud de la síntesis. Y del humor. En un momento de descarga, empiezan a recapitular escenas inesperadas. Cuentan de una vecina muy pulcra, que se sentó frente a las camionetas, pero sobre una lona para no ensuciarse con la tierra: “Hasta que la policía la sacó de los pelos, con lona y todo”. Marcela cuenta de otra vecina: “Rosita estaba en el piso, los policías no la podían sacar porque es medio gordita, ¿no? Entonces después le gritaba a los policías: ‘che, basura, dale, vení, levantame ahora a ver si podés’”. Relatan el caso de un veterano que escapó de la camioneta policial al grito de “estos pelotudos dejaron la puerta abierta”. Las risas completan cada historia, pero luego programan la creación de un equipo de comunicación y algunas presentaciones judiciales. Más allá, se sigue cociendo la polenta.

Martín nació en La Plata, pero hace años que está aquí, ahora un poco perplejo. “Pensar que a mi mamá le dije que que elegí Andalgalá porque es tranquilo. Pero este lugar me dio la fuerza, por ejemplo, para querer tener hijos. Y de querer que la vida sea mejor. Lo que está pasando aquí no es un conflicto cualquiera. Aunque no siempre nos demos cuenta, estamos ante una cuestión de vida o muerte” dice sin dramatismo, sino con espíritu de describir lo evidente.

“Y cada uno tiene que elegir”, agrega. En Andalgalá, bajo un algarrobo, ya empezaron.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Nuevo matrimonio civil: Del derecho a la igualdad

Luis Fernando Ciancaglini (RIO NEGRO ON LINE)

Observaba (en este más que interesante tratamiento legislativo que culminó con la sanción de una ley que permitirá el casamiento de las parejas homosexuales y sus consecuencias jurídicas) cuántos senadores de la Nación nos hablaban de la importancia de la etimología de la palabra "matrimonio" para comenzar a desarrollar sus posturas. Y así nos encontramos con que esta palabra (de origen romano: "matri-monium") trata del "derecho que adquiere la mujer que lo contrae para poder ser madre dentro de la legalidad", derecho que se ve fundamentado en la idea de la posibilidad que la naturaleza da a la mujer de ser madre subordinada a la exigencia de un marido al que ella quedaría sujeta al salir de la tutela de su padre.

Ante esto, queda claro que atarse a ese concepto no tendría sentido alguno para, a partir de allí, derivar las implicancias que tiene esta institución en la sociedad actual… ¿cuánto de esta idea puede ser visto como actualmente válido? Sin duda alguna que nada, si asumimos que, como vimos, resultaría "el derecho que adquiere la mujer para ser madre" y, además, "para ser madre dentro de la legalidad", pero que también nos remite a un derecho natural que resultaría subordinado… ¿y a qué? "A la exigencia" de un marido al que ella quedaría sujeta.

Pero, por otro lado y detrás de esta idea arcaica, atemporal, ilógica para nuestros días, aparece la institución Iglesia Católica insistiendo en conceptos que ya costaba aceptar en 1888, año de la instauración del matrimonio civil en nuestro país. En ese entonces la Iglesia Católica, con ese velo poco realista que parece signar permanentemente sus opiniones y que tapa sus ojos sin permitirle "ver", no podía comprender la concreta situación de miles de inmigrantes que, como bien decía Miguel Juárez Celman (presidente de la Nación Argentina), se veían "en la dura alternativa de traicionar su conciencia o de privarse del derecho de formar un hogar amparado por las leyes".

Y aparecían en aquel entonces frases tremendistas. El arzobispo de Buenos Aires (monseñor Federico Aneiros) les escribía a los senadores (previo al tratamiento legislativo) que "la ley divina nos rige con posesión completa desde el primer día de nuestra civilización… El matrimonio civil perjudicará al culto católico y a la cúpula eclesiástica incitando, facilitando y tentando a todos a prescindir de la Iglesia para casarse, existiendo tantos fáciles de caer en esa tremenda tentación". Y sin que ello fuera poco el obispo de Córdoba, Fray Reginaldo, también en una carta remitida al Senado, le suplicaba "...para bien de la patria y la religión... que no se apruebe el matrimonio civil porque produciría resultados funestos a la sociedad argentina...".

Tratemos de entender (no digo de aceptar) que lo que se expresaba era la voz de la Iglesia Católica del año 1888. Pero pasaron 122 años, revolucionarios 122 años, y en el 2010, en los días previos al tratamiento de la ley de matrimonio homosexual por parte del Congreso de la Nación Argentina, apareció una de las figuras más importantes que hoy tiene la Iglesia Católica Argentina, el cardenal Jorge Bergoglio, hablando de "la guerra de Dios contra el Padre de la Mentira, ya que Satanás pretende destruir el plan de Dios y la ley divina grabada en nuestros corazones" y remitiéndoles una carta a las monjas carmelitas de Buenos Aires les aseguraba que "en la iniciativa de igualar los derechos de gays y lesbianas está la envidia del Demonio, por la que entró el pecado en el mundo y que arteramente pretende destruir la imagen de Dios". Detrás de Bergoglio aparecieron el obispo de La Plata, Héctor Aguer, diciendo que esta iniciativa no era otra cosa que una "guerra cultural contra el catolicismo" y luego monseñor Baldomero Martini, obispo de San Justo, con su auxiliar Damián Bitar enviando una carta a la Presidencia del Senado de la Nación cuyo objetivo no era otro, interpreto, que desestimar los derechos de la minoría, así como también el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de La Plata expresando en la página web de la institución: "Estamos convencidos de que la gravedad que tiene aprobar una ley como la del denominado matrimonio homosexual que prescinde el orden moral objetivo cae en la ilegitimidad y, a partir del dictado de esa ley inicua, no sólo las conductas religiosamente motivadas sino todas las moralmente motivadas van a ser reprimidas". Como si esto ya fuera poco, en estos días visitó Buenos Aires el Sr. Benigno Blanco, presidente del Foro de la Familia de España y supernumerario del Opus Dei, organizador de una marcha en Madrid con el lema "La familia sí importa, por el derecho a una madre y a un padre; por la libertad...".

Podría seguir citando muchas más reflexiones de este tipo, como por ejemplo la que involucra la Declaración de los Obispos de la Región Patagonia-Comahue que auspiciosamente comienza diciendo: "Somos conscientes de integrar una sociedad pluralista en la que se tiende a posicionar la riqueza de la diversidad y la expresión de posturas divergentes... sin exclusiones ni discriminaciones... De hecho nadie podrá sentirse plenamente realizado mientras haya otros semejantes estigmatizados por los prejuicios de cualquier signo o discriminados por su condición sexual...". Y creí, hasta ese momento, sentirme entusiasta con la lectura de su contenido. Pero luego de esta introducción uno se encuentra con que el documento en sí "invita a la búsqueda del bien común" considerando que solamente esa búsqueda tendrá sus resultados con un matrimonio integrado por un hombre y una mujer. Se olvidan entonces de que Juan XXIII en "Mater et Magistra" nos dice que el bien común es "la defensa de los deberes y derechos de la persona humana" y que el Concilio Vaticano II "Gaudium et spes" respecto de los fines de bien común nos recuerda que uno de ellos es "el respeto a la persona en cuanto a tal".

Si dejamos a un lado el tema del matrimonio y pasamos al tema de la adopción, la misma declaración de los obispos nos señala expresamente que "el ámbito natural que le corresponde al niño para crecer, desarrollarse, autoafirmarse, formarse y proyectarse felizmente es el ámbito donde tuvo su origen: la familia natural y, en su defecto, un ámbito similar donde tenga papá y mamá. La existencia de situaciones que no contemplen esta exigencia básica... está lejos de ser una solución adecuada".

Por suerte, y gracias a Dios, la Iglesia Católica Argentina no es sólo Bergoglio, Aguer, Martini o Bitar: la Iglesia Católica Argentina también es el curita mendocino Vicente Reale, los curas tercermundistas de la provincia de Córdoba como el padre Nicolás Alessio, los curas como Eduardo de la Serna (trabajador en las villas de emergencia de Quilmes), los párrocos de San Isidro, Moreno, Lomas de Zamora y muchos lugares más que comprendieron, como bien lo manifestaba Juárez Celman en aquella citada oportunidad, lo que implica "respetar la libertad de conciencia, la hermosa conquista de la civilización", que no temieron decir: "Siempre hablamos de la importancia del diálogo en la Iglesia, pero aparece ésta hablando de la guerra de Dios. Parece una cruzada, como en la época de la Inquisición, como si estuviéramos en el Medioevo. Parecería que se hubieran equivocado de siglo".

La Iglesia Católica Argentina también es "el Padre Luis" (García) de nuestra ciudad de Viedma, que ante el fallo de la Cámara del Crimen, Sala "B", de mayo del 2009, en el que se permitió la interrupción del embarazo producto de reiteradas violaciones de su abuelastro a una niña de 13 años, sostuvo: "Vivimos en una sociedad donde se vulneran los derechos fundamentales de los más pequeños y los adultos somos los que estamos atropellando día a día la vida de los que están en una situación de mayor vulnerabilidad... Lo importante es tener en cuenta el interés superior del niño y aquí estamos hablando del embarazo de una niña... La intención del Tribunal fue salvaguardar la integridad y apoyar el crecimiento de la pequeña. Eso es lo importante... Hay que bregar por el desarrollo de esta chiquita y velar por su integridad y que el día de mañana pueda vivir lo más normal posible".

Cabe rescatar, entonces, que el tratamiento del tema del casamiento homosexual ha sido valiente, ha sido justo y abierto a las diversas opiniones y por ello fructífero y, en lo que entiendo relevante, ha puesto el concepto "igualdad" en su lugar adecuado. Hay, por suerte, mucho para escribir y mucho para pensar. Si la igualdad fuera uno de los principales conceptos del pensamiento humano en el tratamiento de temas que involucran al conjunto de la sociedad, seguramente no harían falta leyes que regularan las diferentes formas de verla, pero concluyamos que no existe en ningún sitio mayor desigualdad que en la propia forma de ver las cosas por parte del Hombre. Es por eso que nuestra norma fundamental lo contempla, es por eso que nuestra Constitución nacional sólo le reserva a Dios (no a sus iglesias) las acciones privadas que no ofendan al orden y a la moral pública.

Con el tratamiento dado a esta ley nos hemos acercado a que el derecho a la igualdad promovido por nuestra Constitución en este caso se esté convirtiendo en un hecho.

Luis Fernando Ciancaglini es abogado. Miembro de la Asociación Argentina de Bioética.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...