miércoles, 28 de julio de 2010

El chantaje norteamericano mediante las armas del fin del mundo

Abel Samir (especial para ARGENPRESS.info)

¡Si no hacen lo que nosotros queremos, los bombardeamos con armas nucleares! Esto, que son mis propias palabras, es lo que en esencia dicen los norteamericanos, claro está, no con estas mismas palabras, pero en la forma que lo digan es sólo un problema de forma.

El contenido es la frase que yo escribí. La esencia de todo esto es un chantaje, nada menos que un chantaje nuclear para obligar a un país menos fuerte y que carezca de armas poderosas a someterse a la geopolítica de USA. Por supuesto que ese chantaje no se puede hacer con países fuertes y bien armados, sobre todo si poseen también armas poderosas, como las bombas nucleares. Porque en caso, de llegar a suceder un ataque de esa índole, lo cual se ve como algo muy remoto, la respuesta sería contundente y en ese caso no habría ganadores, sólo perdedores.

El chantaje nuclear no tiene efecto, por la razón última de mi párrafo anterior, si el país o Estado es uno que está armado hasta los dientes y premunido de armas nucleares y de misiles de largo alcance capaces de llegar a la mayoría de los objetivos enemigos. Esa es la razón de fondo de impedir a toda costa que países como Irán lleguen a poseer armas nucleares. Se transformaría en una superpotencia, toda vez que es un país pujante y con muy buenas condiciones geoestratégicas: gran población, avance tecnológico, una economía sólida, y una educación en aumento. La catástrofe nuclear anunciada por el comandante Fidel Castro la veo como algo muy remota, sino imposible y no como algo inminente como lo sostiene en su artículo “Saber la verdad a tiempo”. Y más difícil, por no decir imposible, una guerra nuclear a escala mundial. No la hubo entre USA y la ex URSS cuando ocurrió la crisis de los cohetes en Cuba, en 1962, considerando que la ex URSS era un aliado de Cuba, no sólo en lo ideológico, también con fuertes intereses geoestratégicos en la Isla. Y que la ex URSS poseía en esa época un arsenal nuclear un poco mayor que el arsenal de USA. En esos dramáticos instantes, los soviéticos prefirieron retirar sus cohetes de Cuba y evitar así una confrontación militar con USA, que aunque se iniciase como una confrontación de guerra limitada terminaría en una guerra total. Me pregunto ahora, ¿qué interés podría tener la Federación Rusa o la República Popular China en inmiscuirse en una conflagración de esa envergadura? ¿Acaso, si llegase a producirse un ataque con armas nucleares a las plantas nucleares de Irán, motivaría a estos países a involucrarse en la guerra del fin del mundo? Parece algo descabellado y pienso que este peligro no es del todo real. Tampoco que Norcorea se vaya a inmiscuir en este litigio. No tiene nada que ganar. Norcorea pretende una paz duradera y hasta ahora, sólo existe un armisticio entre Norcorea y Sudcorea apoyada por USA. A Norcorea le interesa que Corea vuelva a ser una sola nación unida bajo su régimen político y no se perpetúe la división que es una tragedia para los coreanos.

Si como se dice en el artículo de Fidel Castro, que pueda estallar una guerra a nivel planetario, realmente existiese, sería como que el conflicto con Irán fuese sólo el motivo que todos están esperando para lanzarse al holocausto de la humanidad. No se ve como posible que la guerra que se veía como una posibilidad, remota por supuesto, durante la Guerra Fría tenga que realizarse ahora que ya no existe el campo socialista aunque existan divergencias y contradicciones entre USA, la UE y sus aliados con la Federación Rusa y la República Popular China. Me inclino a pensar que las contradicciones actuales son menos profundas y estas naciones que otrora eran enemigas hoy, si bien es cierto no son del todo amigas o aliados, comparten un mundo económico en que todas, sin exclusión aportan y se benefician del sistema.

Ni siquiera puedo pensar en una guerra de carácter limitada en la defensa de Irán. Por supuesto que tanto la Federación Rusa como la República Popular China se oponen a un ataque militar, así sea con armas convencionales, a Irán. Y esas potencias no se atreverían a involucrarse ni siquiera en una guerra convencional de carácter limitado, ya sea aportando armas y equipo militar o información, que es lo básico para enfrentar una situación armada, porque una guerra limitada entre estas grandes potencias, inevitablemente, se transformaría en una guerra total como lo sugirió correctamente el analista y consejero norteamericano (de nada menos que de tres gobiernos consecutivos) Henry Kissinger en su conocida obra “Armas nucleares y Política Internacional”. Y una guerra total entre grandes potencias tiene el enorme riesgo de ser una guerra con armas nucleares, por tanto no es posible pensar que hoy exista, ni el interés ni el deseo, de una guerra de esa naturaleza. Todos comprenden que el riesgo de la destrucción que eso implica presupone la carencia de vencedores, por tanto, desaparecería el objetivo de la guerra, cuál es: lograr una paz duradera cumpliendo con las metas de la política. Tal vez el primer principio de la guerra que enunció Mao Tse-tung en sus escritos militares viene al caso: conservar las propias fuerzas y destruir las del enemigo. Si no se cumple con este principio, pues, no hay que emplearse y sufrir una victoria pírrica (Pirro, rey de Epiro, una ciudad-estado de la Grecia antigua, al regreso de sus aventuras militares en Sicilia, aun cuando venció, llegó de regreso con muy pocos soldados). Y en una guerra nuclear no habría ni siquiera una victoria pírrica, sólo perdedores y el riesgo del fin de todas las formas de vida en este planeta. Al respecto, Kissinger sentía gran respeto por Mao y así lo dejó ver en su obra.

En el caso que estamos analizando, el posible ataque nuclear de USA e Israel a Irán, no a todo el país, sino a las instalaciones nucleares, produciría daños colaterales enormes, tanto a la economía mundial, como los daños ecológicos que podría afectar a Europa y Asia, debido a que Irán está ubicado entre esos dos continentes. Estos daños serían mayúsculos. No se ve que la UE pudiese compartir esa idea descabellada que pueden tenerla algunos congresistas norteamericanos, pero que seguramente no es compartida por el Pentágono, porque ellos saben de que se está hablando y conocen los resultados catastróficos de una acción de esa naturaleza. Por esa razón, Obama no ha dicho en ningún momento que se atacaría a Irán con armas nucleares. Y creo que muchos deben preguntarse la razón por la que el ex presidente Bush no dio la aprobación a Olmert de permitir el paso de la aviación israelí por el espacio aéreo de Irak en el último año de su mandato. Me parece que Bush, a pesar de no ser un hombre muy inteligente, estaba bien orientado (seguramente por su Estado Mayor) sobre las posibilidades de represalia por parte de Irán y sobre la catástrofe nuclear que podría suceder en aquella época. Y esas condiciones no han cambiado sustancialmente. Lo lógico de pensar hoy, es que el presidente Obama está orientado por los mismos consejeros militares del Pentágono que orientaron a Bush, y por consejeros civiles que conocen el planteamiento de Henry Kissinger, o por los sucesores de aquellos.

El despliegue de la flota norteamericana que está compuesta fundamentalmente de destructores, con uno o dos portaaviones, tiene un despliegue que no parece estar listo para un ataque a Irán. De los portaviones despegan los aviones que atacan diariamente a los talibanes en Afganistán. Puede haber sí una estrategia de aproximación indirecta hacia Irán. Estrategia que sabemos apunta fundamentalmente a dislocar la mente del comandante enemigo, en este caso, del dirigente iraní Mahmud Ahmadineyad. Para eso se aplica lo que se llama en la doctrina militar, la guerra psicológica y también por otro lado y que es muy posible, para inhibir a Irán a romper con el bloqueo de tecnología, materiales y materias primas que son parte de las medidas económicas y geopolíticas tomadas contra Irán, en especial, aquellas que están apuntadas contra las fuerzas armadas políticas del régimen, la Guardia de la Revolución Islámica. ¿Hasta dónde Irán respondería militarmente contra el intento de estos barcos de detener en aguas internacionales a un barco mercante iraní o de otra nacionalidad que partan o se dirijan a puertos iraníes? No lo sabemos, pero no parece que el presidente iraní esté dispuesto a iniciar una guerra en este momento, y como es lo lógico de pensar, evitará por todos los medios responder militarmente a esas medidas, aunque se hagan declaraciones con una cierta liturgia y alegoría guerrera, como las declaraciones del ministro de defensa iraní, el general Ahmad Vahidi, que dijo que las Fuerzas Armadas de Irán se encuentran preparadas y dispuestas a defender su nación y que ellas se encuentran en buenas condiciones en término de equipo militar y de moral combativa. Tampoco es posible pensar que los norteamericanos estén esperando un ataque preventivo de los iraníes, ataque que tendría como objetivo hundir los barcos de la flota que USA tiene en el Golfo Pérsico. Primero, porque como bien se sabe, uno de los principios de la guerra es conservar la iniciativa y hasta aquí la tienen ellos y no es posible ni pensar siquiera que estén dispuestos a perderla. Un ataque sorpresivo por parte de Irán a la flota norteamericana, aunque hundiesen todos los barcos de la flota, sólo tendría un resultado parcial. Sería nada más ni menos que una especie de Pearl Harbor, que ocurriría en esta época y bajo otras condiciones. La represalia norteamericana no se haría esperar, y sería muy contundente y destructiva, si consideramos que USA tiene la superioridad en el espacio aéreo, aunque el castigo a las bases norteamericanas en Oriente Medio podría ser terrible y también a Israel, el aliado y promotor del litigio contra Irán. Y eso lo comprende perfectamente el mandatario iraní, que no tiene un pelo de tonto. La declaración del Congreso norteamericano apoyando una guerra preventiva de Israel contra Irán sólo tiene la fuerza del apoyo ideológico por cuanto quien decide el comienzo de ella es el presidente del país y hasta ahora Obama no ha dicho nada. Desde luego que la declaración del Congreso sirve a la guerra psicológica y con ello aumenta la tensión de los iraníes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Visión contradictoria de los ministros del nuevo presidente de Colombia Juan Manuel Santos

Apolinar Díaz - Callejas (especial para ARGENPRESS.info)

Un problema urgente de salud me obligó a atender examen médico de urgencia, que solo pude atender avanzada la mañana del 27 de julio. Trataré de resumir la situación política de Colombia, a muy poco tiempo de la toma de posesión de la Presidencia de la República del nuevo mandatario, Juan Manuel Santos. La tensión en el país es cada vez mayor porque ya el prácticamente ex presidente de la República Álvaro Uribe Vélez se ha pronunciado contra los movimientos, entrevistas internacionales en toda Europa y América del nuevo presidente Santos y de varios de sus ministros, especialmente del sector conservador que no han sido seguidores de los rumbos económicos dados al país por el anterior presidente Álvaro Uribe Vélez.

Algunos hechos fundamentales. El hecho político más importante que ha ocurrido en estos momentos en Colombia es el viaje del nuevo presidente Juan Manuel Santos a Europa, Estados Unidos, América Latina, incluidas las naciones latinoamericanas que han venido empujando un proyecto regional mas autónomo y mas integrista de la región, pese a la actividad política internacional en la OEA del delegado colombiano, Luis Alfonso Hoyos, ficha y agente directo del presidente Álvaro Uribe Vélez, quien ha formulado una acusación ante la OEA para investigar y sancionar la conducta de Venezuela contra Colombia y la imposición de sanciones por las actividades abiertas de Uribe Vélez contra el gobierno colombiano que aún no se ha posesionado, de Juan Manuel Santos. En estas condiciones el espacio político colombiano está alborotado, con un Uribe Vélez conspirando ante Washington y su amigo el presidente Barack Obama y con otros regímenes derechistas de otros países latinoamericanos.

Al tiempo, las naciones Latinoamericanas que tienen un proyecto político propio como Brasil, Argentina, Uruguay, Venezuela, Bolivia, Paraguay, Nicaragua, marchan en acuerdos económicos y productivos que ponen en marcha de inmediato este nuevo concepto de unidad Sur americana. La oposición a ese proyecto la encabezan el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y el de Colombia Álvaro Uribe Vélez. Es y va a ser una confrontación de grande importancia para el futuro económico, social y político de nuestra región.

En esta subregión la unidad se consolida cada día más, pese a la ofensiva del presidente norteamericano y del ya ex presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez, unido a los sectores más retardatarios y militaristas de su país.

En la medida en que pasan los días se consolida el acercamiento de los países latinoamericanos más progresistas y la unidad entre las naciones de la derecha de la región. Es el panorama inmediato, rápido que se está dando en la América Latina y especialmente en la América del Sur, parece que, definitivamente, América Latina tendrá un amplio sector progresista y democrático de Brasil, Argentina, Venezuela, Uruguay, Bolivia, Paraguay, Ecuador y algunos de Centro América.

En mi opinión, el futuro de América Latina se está jugando en estos momentos, entre los gobiernos democráticos ya mencionados y el poder imperial de los Estados Unidos, al cual se han sumado el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, posiblemente el nuevo gobierno derechista de Chile y algunos de la propia Centro América.

A mi juicio, la lucha por una América Latina democrática y progresista ha comenzado a fondo. Confío que este siglo sea, al tiempo, la victoria total que inició y puso en marcha la revolución de la República de Cuba, a la que se ha agregado buena parte de las nuevas naciones progresistas del Caribe.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Perú no es una fiesta

Alberto Ampuero (especial para ARGENPRESS.info)

Cuando debería serlo. El gobierno de Alan García ha enfrentado condiciones externas muy favorables: los precios de las materias primas han sido muy altos. En ese contexto, las cifras de crecimiento económico han sido importantes. Pero eso no significa que los peruanos están mejor.

La evolución de la economía es un proceso que se nutre de la desigualdad social y la destrucción ambiental.

Un balance sobre los cuatro años de gobierno de Alan García realizado por el Comité Ejecutivo de la Central General de Trabajadores del Perú (CGTP), recuerda que ellos tienen los salarios más bajos de América latina y laboran más de 12 horas diarias sin pago de sobretiempo; que carecen de estabilidad laboral y suelen ser despedidos cuando ejercen el derecho de sindicalización.

La tasa de desempleo trepó al 9% de la Población Económicamente Activa (PEA), frente al 8,8% del período febrero-abril del 2009, precisó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

¿Y cómo se han comportado los salarios en el periodo 1991-2009? Mal, porque su participación bajó del 30.1% del PBI en 1991 hasta 20.9% en el 2008. En el 2009 se han recuperado un poquito, llegando al 22% del PBI. Estas cifras son bajas en relación a América Latina, donde en todos los países medianos la participación salarial está entre el 30 a 35% del PBI, señaló el periodista Humberto Campodónico.

Es importante ver también que, en los años de fuerte crecimiento (del 2002 al 2008), los salarios no aumentaron.

Lo que hace que Lima ya no sea la capital de las oportunidades para los habitantes del interior del Perú.

Según una encuesta de la Universidad Católica del Perú, el 81% de consultados en 16 provincias urbanas del país respondieron que no emigrarían a Lima si pudiesen, porque la consideran caótica e insegura.

Este problema de seguridad ciudadana que hay en el país también tiene que ver con la desigualdad y la exclusión que han aumentado.

¿Cómo es posible esto?, porque el modelo primario-exportador dominante en la economía peruana escinde social y territorialmente al país, agravando las desigualdades y marginalizando a partes significativas de la población.

El Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos sustenta el modelo neoliberal extractivista. Gracias al TLC se da esta ofensiva sobre los territorios indígenas para extraer el petróleo, los minerales, la madera, que está generando un efecto pernicioso.

Eso lo vemos en la minería, con los pobladores de La Oroya contaminados con plomo, con los campesinos de Cajamarca o del Valle del Tambo y otras zonas a los que les están quitando el agua, y eso ha generado una gran cantidad de conflictos sociales en defensa del ambiente.

Justamente, en medio de una atmósfera de tensión con los pueblos indígenas, el gobierno de Alan García ordenó la expulsión del país de un sacerdote británico (Paul Mc Auley) defensor de los derechos indígenas y del medio ambiente que en los últimos días había tenido duras palabras contra la petrolera argentina Pluspetrol por el derrame de 400 barriles de petróleo en el río Marañón, afluente del Amazonas.

El primer ministro, Javier Velásquez Quesquén, acusó al sacerdote de agitador y lo atacó duramente por cuestionar las políticas gubernamentales. “No podemos permitir que un extranjero vaya contra el modelo de desarrollo. Nosotros defendemos las inversiones”, señaló.

En el Perú la apertura a la inversión extranjera pasa por la entrega de concesiones en las industrias extractivas, y forestal. Esto desemboca en el despojo de tierras en las que se encuentran los yacimientos mineros y de petroleo. Muchas de esas tierras son el hogar de pueblos originarios. La entrega de sus tierras a megacorporaciones es uno de los rasgos más violentos del "milagro" neoliberal peruano.

También ha sido importante el crecimiento de la conflictividad social.

La Defensoría del Pueblo estableció que en los seis primeros meses de 2009 hubo 273 conflictos sociales, siendo 47 por ciento relacionados con temas socioambientales, de los cuales 71 por ciento son conflictos relacionados con la actividad minera.

El caso del gas de Camisea es emblemático porque en él se encuentran claramente contrapuestos los intereses de un grupo de transnacionales y los intereses del consumo doméstico en el Perú.

Cada día crece el descontento por el manejo oficial del gas. El rechazo se debe no sólo a que se privilegia la exportación sin atender la demanda interna, sino también al precio ridículo con que se vende al exterior. (La postura del gobierno es que respetar convenios y leyes es la mejor manera de mantener el flujo de inversión extranjera).

Mientras que el precio de este combustible doméstico que llega a los hogares a través de balones de diez kilos es el más caro de América Latina. En el Perú ahora está a 12 dólares.

Sin mencionar la distribución de gas en casas de Lima y Callao que es un fracaso. El compromiso era que habría 70 mil conexiones de Gas Natural al 2010 y 108 mil al 2013, pero sólo hay 15 mil. Colombia ya tiene cinco millones y medio.

Que un producto sea vendido por centavos al exterior y mucho más caro en el mercado local, donde además escasea, es algo que ha empezado a indignar a cada vez más personas.

Para mediados de agosto se anuncian paros. Los Pueblos del Perú preparan gigantesca movilización hacia Lima para exigir que el gas de Camisea sea usado en beneficio de los peruanos.

La política social es una ausencia notoria en el gobierno, y no por falta de recursos que los tiene.(El Perú tiene hoy las reservas más elevadas de su historia). El problema es la falta de voluntad política para atender a la población más pobre.

La política fiscal peruana se rige por el dogma del presupuesto balanceado y como no hay que incomodar a los dueños del capital con impuestos para no afectar las inversiones, el equilibrio fiscal se logra recortando el gasto social.

Cuando la infancia es un tema prioritario que el Perú todavía no ha resuelto, dice Pedro Francke,catedrático de la U. Católica. Luego está la situación de las poblaciones afectadas por los desastres. Todos los años hay huaycos, inundaciones, terremotos, y todos los años parece que fuera la primera vez. Ahora vemos las muertes que está dejando el friaje, pero todos los años hay friaje y pasa lo mismo. No hay un mínimo de prevención. Es increíble. Otro tema importante es la atención a los adultos mayores, dice Francke. Casi todos los países vecinos tienen un tipo de pensión para ayudar a los ancianos; aquí no tenemos nada.

Alberto Ampuero es periodista radicado en Riverside, California.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

México: Dos movimientos que deberían estar unidos (Electricistas y AMLO) están divididos

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Este fin de semana fue de mucha actividad: pude estar muchas horas en el Zócalo de la ciudad de México (jueves y viernes) antes y después de que fuera levantada la histórica huelga de hambre de los electricistas; y otras tantas horas en el mismo lugar (el domingo) para presenciar en un Zócalo relleno de gente el mitin convocado por López Obrador (AMLO) con la asistencia de contingentes de todo el país. La realidad es que pensé -con mucha emoción- que los huelguistas de hambre estarían por lo menos tres o cuatro días más para recibir el aplauso y el apoyo de los lópezobradoristas el domingo y también para esperar la marcha del aniversario de la revolución cubana del lunes 26 de julio. La realidad es que por hacerme ilusiones hacia la unidad me calan profundo y me hacen pensar que hay que luchar por hacer posible lo imposible, pero siempre pensando en lo difícil de ello.

2. El mismo día de la suspensión de la huelga de hambre de Cayetano Cabrera y otros veinte más –el viernes 23- escribí un artículo con limitada distribución por problemas técnicos. La realidad es que manifesté mi disgusto porque la huelga se haya levantado sin que el gobierno derechista de Calderón hiciera o firmara ningún compromiso serio. Puse el ejemplo sobre decenas de huelgas en que he participado en el sentido de que primero se llevan los compromisos del gobierno o la patronal a una asamblea general, para luego en asamblea aprobar la firma o la continuidad del movimiento; pero también decía que la dirigencia electricistas en varias ocasiones había suspendido la huelga de mujeres, la movilizaciones y actividades por órdenes del gobierno para poder entrar a “diálogo”, a pesar de que el gobierno los regañaba y evidentemente se estaba burlando de ellos engañándolos.

3. Los electricistas no recibieron apoyo alguno de izquierdas o de los socialdemócratas, así lo declararon sus dirigentes; esto porque el gobierno siempre los entretiene en remediar asuntos particulares o gremiales. Pero tampoco los de la APPO recibieron en su momento apoyo alguno y los zapatistas y lópezobradoristas parecen enfrentados. En fin, no sabemos lo que suceda con los electricistas honestos y el mismo Cayetano que condicionó su levantamiento al establecimiento del patrón sustituto y a la recontratación de los 44 mil electricistas despedidos. Y preguntaba: ¿Será que todo haya acabado con el reconocimiento o toma de nota de la dirigencia recién electa del sindicato (SME)? De todas maneras a mi me dio muy mala espina, aunque sigo deseando que no se cumplan mis pronósticos y que al contrario, se logren en la mesa los puntos que no se obtuvieron en la muy limitada lucha en las calles.

4. En cuanto al acto masivo de López Obrador programado con meses de anticipación debe reconocerse que recuperó fuerza al llenar completamente la explanada, las calles que lo rodean y las bocacalles; ¿habrán sido 200 o 250 mil personas? Todavía no hay acuerdo sobre la cantidad de gente que llena el Zócalo. No importa, pero a pesar de los malos augurios de quienes pensábamos que AMLO no se levantaría por lo inmensa campaña que Televisa, TV Azteca, Radio Fórmula, han hecho y siguen realizando en su contra, así como los pobres resultados electorales de 2009 y 2010, la realidad es que parece que comienza con un nuevo aire en estos meses que se inician de hecho las campañas presidenciales. Además pude entrevistar a coordinadores de trabajos de AMLO en algunos estados quienes me informaron de la coordinación que realizan y que jamás pensé que existieran.

5. Con la influencia aún del entusiasmo del mitin pondría pensar que Ebrad, Lazarito, Navarrete, Camacho u Ortega, no representan ni la más mínima competencia frente a López Obrador al interior del PRD para seleccionar al candidato de la socialdemocracia. Parece que AMLO se impondrá en el PRD, PT, Convergencia, sin competencia seria, de manera natural, por los seis años de visitar todos los pueblos de la República. Se sabe que Ebrard (usando a Camacho) tendría todo el apoyo de los medios de información, de poderosos empresarios, de las agencias encuestadoras, de Calderón y de los panistas, pero terminará pesando mucho más López Obrador a pesar que desde ahora han comenzado a acusarlo de violar leyes. Sin embargo todavía estamos muy lejos para ver el comportamiento de los empresarios, de la totalidad de la clase política y del gobierno de EEUU que siempre ha intervenido.

6. Peña Nieto, al que veíamos seguro candidato del PRI por el total apoyo de Televisa y de los empresarios, parece desbalancearse: los campesinos de Atenco reprimidos por su gobierno salieron de prisión, el caso de la niña Paulette lo desprestigió y la firma de apoyo del PRI al IVA a cambio de que no hubieran coaliciones de partidos, lo desprestigió. Dado que Calderón y los panistas no tienen candidato fuerte, podrían arreglar con el PRI un apoyo hacia Beltrones, Paredes u otra persona para dar un nuevo golpe de Estado electoral a AMLO, pero aún no es claro. De todas maneras estas son simples especulaciones electoreras aún. Lo importante es reflexionar si un simple cambio de gobierno puede transformar en serio al país o sólo será un simple cambio de personas para que todo siga igual. Por eso hemos repetido mil veces que mientras la población no tenga conciencia y no participe “el pueblo no podrá salvarse”.

7. Por eso, más que pensar en procesos electorales que durante más de un siglo han sido engañosos y paralizantes hay que pensar en movimientos de masas en las calles, las fábricas, los campos, las escuelas. etcétera. En un principio aunque sean movimientos aislados de defensa como hasta hoy, pero hay que procurar que estos siempre se unan a otros movimientos para poder triunfar. Basta ya de movimientos o huelgas aislados porque las leyes burguesas prohíben la solidaridad. A la basura real las pinches instituciones y sus leyes. Todas las luchas deben ser unitarias de la clase obrera, los campesinos, los estudiantes, los luchadores sociales. ¿Acaso la clase explotadora (empresarios, abogados y gobierno) no se une para enfrentar y reprimir a los trabajadores? Tratemos que todas nuestra batallas sean clasistas, sean de los trabajadores todos. ¿Vamos a permitir que nos sigan reprimiendo, encarcelando y asesinando por el sectarismo de no unirnos?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ferrocarriles. Compras chinas: Adquisiciones que no responden a un plan de recuperación integral ferroviario (Parte IV)

Juan Carlos Cena (especial para ARGENPRESS.info)

El ferrocarril una cuestión nacional.
A 50 Años de la desaparición de Raúl Scalabrini Ortiz.
A 62 años de la nacionalización de los ferrocarriles.

La verdad es lo que es
y sigue siendo verdad
aunque se cuente al revés.
Antonio Machado.

La trasnacionalización de los trenes de carga

También concurren a este proyecto las transnacionales brasileras, en forma directa o indirecta. Una es Camargo Correa, accionista principal de la sociedad Loma Negra que, a su vez, es dueña del paquete accionario de FERROSUR, empresa que tiene adjudicado en concesión el corredor del ferrocarril de cargas de la ex Línea Roca que abarca toda la pampa húmeda de la provincia de Buenos Aires. Su dueño anterior era Amalita Fortabat, esta, vendió la sociedad Loma Negra en la friolera de U$S 1.025 millones a Camargo Correa.

La otra transnacional brasilera es Agrenco que administra ALL (América Latina Logística), empresa que compró el paquete accionario a Pescarmona; adjudicatario de los ramales que pertenecían al F.C. San Martín y del F.C. Urquiza. Es decir, con la adquisición de ambos paquetes accionarios los brasileros atraviesan todo el territorio nacional sobre una infraestructura que es del Estado Argentino para transportar cargas propias y de las multinacionales, hasta el Océano Pacífico. Las dos transnacionales brasileras cubren gran parte del territorio más rico de nuestro país. ALL es la empresa que ha producido la mayor cantidad de accidentes ferroviarios.

Los brasileños transitan por nuestras líneas. Van de lado a lado por nuestra geografía sobre nuestros propios rieles; ellos, ahora, tienen salida al Pacífico. Cualquier semejanza con el colonialismo británico es sólo por parentesco. Vale la pena preguntar: ¿Qué papel jugaron los ferrocarriles bajo el punto de vista geopolítico cuando estaban en manos del Estado? y ¿qué papel juegan ahora? En la actualidad fuera de pisotear nuestra soberanía y leyes nacionales, los brasileros ahorran combustible no renovable, recursos por seguro de accidentes, evitan el deterioro y polución en sus propias carreteras, etc. A esta distorsión de la trasnacionalización hay que agregar la garantía dada por el gobierno del ex presidente Kirchner a los otros concesionarios de carga sobre la continuación de sus contratos.

Del mismo modo ocurrirá con los concesionarios de los ferrocarriles metropolitanos (suburbanos de pasajeros). Ante esta situación podemos inferir, con toda certeza, que esta es la respuesta y al mismo tiempo la afirmación de que los ferrocarriles continuarán concesionados, por obra y gracia del ex presidente y la de su continuadora su señora esposa.

Encuadramiento ideológico

La actual presidente Cristina Fernández K., defendió enfáticamente al capitalismo en la Universidad de Columbia y cuestionó otra vez el papel del FMI. En el encuentro iberoamericano en Pilar, provincia de Buenos Aires, la presidente continúo expresando en forma coherente la verdadera naturaleza de su pensamiento: "el comunismo fue vencido por el capitalismo porque se corresponde con lo que la gente quiere, que es consumir". Clarín 20/10/2005.

Un tiempo antes, en Nueva York, sonó la campana. Con un dedo en el botón, Néstor Kirchner la hizo repiquetear, inauguraba ese día los negocios en Wall Street. El presidente (por ese entonces) cumplió en esa jornada su mayor acto de fe capitalista en el centro mismo del poder financiero mundial. Dijo:"Agradezco el gesto del mercado de invitarnos aquí. La Argentina está volviendo al lugar del que nunca debió haber salido". La Nación jueves 21 de septiembre de 2006.

La exposición de sus ideas tiene que ver con una concepción política de Estado que se instaló después del golpe de Estado de 1955, y que se consumó en tiempos del gobierno de Menem, y que los diferentes administradores (Gobiernos) de este Estado continuaron preservando con celo, sin que ninguno haya intentado cambio alguno.

Por todo esto, podemos afirmar que la verdadera naturaleza de este Estado no ha cambiado. Tenemos un Estado colonizado que se corresponde con el Sistema Capitalista Imperial. Lo reafirmó antes de ser presidente Cristina Fernández de K en la Universidad de Columbia. Sino veamos las políticas que concurren a la explotación minera, las energéticas, petróleo, gas, ferrocarriles, deforestación, contaminación, salud, educación, desnutrición infantil, entre otras, todas cuestiones que confirman su ideología. La desprotección de esas áreas y lo que ocurre en ellas, no es producto de la ausencia del Estado. Son políticas de Estado.

Esa concepción capitalista señala cuales deben ser las políticas de Estado. Por ese señalamiento es que continuarán beneficiando a los concesionarios de los ferrocarriles, ya sean de carga o de pasajeros, argentinos o extranjeros. Es decir, el Estado está presente, no está ausente. Todos comparten el aparato de este Estado, todos tienen representantes en los laberintos del poder estatal, todos viven del estado, todos guardan y cuidan a este Estado; unos lo administran por encargo de los que lo usufructúan.

Ese enfrentamiento entre los hombres es el enfrentamiento entre intereses que conviven dentro del Estado y que viven de él, solamente eso.

Todos son partes de ese Estado. Todo es armónico aunque afloren disputas. Sino veamos: los concesionarios ferroviarios se organizan, se cartelizan, con el beneplácito de los Administradores del Estado Argentino. Todo está legitimado, hasta las asociaciones ilícitas.

Asociaciones

Estas asociaciones de empresarios/gremialistas parasitarios actúan juntos, son una asociación, se han cartelizado, conformaron una corporación que se llama UGOFESA (Unión de Gestión Operativa Ferroviaria S.A), con la aquiescencia del gobierno nacional, cuya misión inicial fue la de ir haciéndose cargo de las empresas que le quitaban las licencias de concesión, como el caso Taselli. Debemos ser claros en la caracterización de estos cárteles nativos, este, es un fenómeno de cartelización de un país dependiente, del subdesarrollo, colonizado, de una colonieta. No es la manifestación de la cartelización de los países capitalistas centrales. No, ni mucho menos.

Lo esencial para este gobierno, o sea la continuidad de K, es perpetuar la misma política privatista (concesionarista), por otras formas y medios, con la particularidad de ser un variante del capitalismo, el de amigos. Así es la política del transporte ferroviario diseñada por la Secretaria de Transporte y avalada por el Ministerio de Planificación Federal, con el asentimiento del Poder Ejecutivo Nacional, saliente y entrante.

Algunos acomodos

Por otro lado, se ha llegado a un acuerdo con el ramal que administra TECHINT, que va desde Rosario a Puerto Belgrano, atravesando el mapa cerealero. La empresa tendrá 17 años para saldar con obras, estas son multas por $ 63 millones, que le adeuda al Estado Nacional. Dice además el acuerdo que, la compañía tendrá que invertir el 9,5 por ciento de su facturación anual. Pese a la concreción en las últimas semanas de un récord de inversiones de casi US$ 2.500 millones en la adquisición de nuevas compañías siderúrgicas, el grupo Techint volvió a recibir el auxilio del Estado para encarrilar a su ferroviaria de cargas. Toda una burla nacional de estos industriales nacionales.

Al igual que con sus colegas Ferrosur y NCA, el esquema de renegociación acordado con Ferroexpreso prevé atar las inversiones obligatorias de la compañía a un porcentaje de la facturación, acotar el pago del canon y levantar todos los reclamos cruzados.

Ferroexpreso —cuyo control mayoritario está manos de Techint— fue el primer concesionario privado que se hizo cargo de los trenes de cargas que concesionó la administración menemista. Repito, atraviesa el corredor cerealero Rosario-Bahía Blanca y el 80 por ciento de sus ingresos proviene del transporte de granos y cereales.

Por el doble impacto de la devaluación y los altos precios agrícolas, su facturación se triplicó en los últimos años. En el 2001, había transportado 2,4 millones de toneladas con una facturación de $ 23,6 millones. En tanto, en el 2004 trasladó algo más de 3 millones de toneladas que le reportaron un ingreso superior a los $ 70 millones.

A partir de los acuerdos alcanzados, la empresa estará obligada a invertir el 9,5 por ciento de su facturación anual. El Estado asumirá las principales inversiones en infraestructura y material rodante. Hasta el 2008 los desembolsos estatales treparán a $ 163,7 millones; frente a los $ 43,7 millones que debe aportar la empresa. El nuevo valor del canon quedará fijado en el 3 por ciento de la facturación anual y el 70 por ciento de ese importe será reinvertido por el Estado en la misma red ferroviaria. La compensación de los reclamos arrojó un saldo a favor del Estado de $ 63,8 millones que la empresa cancelará con inversiones adicionales en un lapso de 17 años.

El esquema de la renegociación se completa con dos cambios llamativos. Por un lado, la empresa aceptó levantar las demandas que tenía entabladas contra el Estado por los ramales inundados ($ 40 millones) y los peajes de la provincia de Buenos Aires ($ 11 millones). Y, por otro lado, quedó abierta la puerta para un incremento de los fletes, por la modificación del ´límite superior tarifario' que podrá solicitar la empresa en cualquier momento de la concesión.

Uno de los cuestionamientos fundamentales a este jolgorio de subvenciones es la forma en que se distribuyen, dado que el ex Gobierno de Kirchner no transparentó nunca cuáles eran los costos reales de las empresas favorecidas y sus márgenes de ganancia. Es decir, el gobierno nunca obligó a los concesionarios a presentar las estructuras de costo de sus empresas.

Si bien el Gobierno asegura que los subsidios vuelven a los usuarios porque permiten mantener las tarifas congeladas, en realidad nadie sabe a dónde van a parar los fondos que con mano desprendida otorga el Estado.

Ver también:

Juan Carlos Cena es miembro fundador del Mo.Na.Re.FA - Movimiento Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles Argentinas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los nuevos desequilibrios de la economía argentina (Parte III)

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

Escenarios cambiantes
A principios del 2009 las consecuencias locales del temblor financiero internacional parecían furibundas. Pero ese sombrío panorama se revirtió en el 2010. Retornó el crecimiento y la euforia del consumo junto al repunte de la soja. También reapareció el entusiasmo oficial y la gran prensa vuelve a imaginar una “oportunidad histórica” para el país.

Esta ciclotimia anímica conduce a olvidar que el impacto limitado de la crisis ha sido similar al resto de Sudamérica. Esta vez el temblor se localiza en las economías desarrolladas. Afecta de manera atenuada a una región que ya procesó la depuración de los bancos y la desvalorización de empresas y fuerza de trabajo. Estas peculiaridades empalman con el estímulo externo creado por la demanda asiática de las exportaciones primarias.

Todos estos datos son omitidos por los economistas ortodoxos, que atribuyen la moderación de la crisis, a un manejo sobrio del endeudamiento o la expansión monetaria. La misma amnesia padecen los teóricos heterodoxos, que explican ese resultado por el sostenimiento de la demanda con políticas de intervención estatal.

Se olvidan que ese auxilio no ha sido un invento argentino. Es un mecanismo utilizado en muchos países, con efectos cambiantes en cada economía. Lo llamativo, además, es la semejanza de coyunturas en países latinoamericanos que aplican políticas distintas. Ha cambiado más el contexto y la localización de la crisis mundial, que su manejo con instrumentos monetarios y fiscales.

El efecto de esa eclosión continuará dependiendo de su intensidad y duración global. Si la recaída que se observa en los últimos meses queda limitada a Europa, las consecuencias sobre la economía argentina serían leves. Si por el contrario la crisis vuelve a mundializarse al nivel del 2008, es probable que resurjan las tendencias recesivas. En ambas circunstancias será determinante el precio de las materias primas.

El modelo económico K enfrenta ambos escenarios con los motores más deteriorados que en el período 2003-07. Pero no afronta perspectivas de explosivo retorno al 2001, ni tiende a repetir la prolongada caída de los 90. No están a la vista tampoco los severos ciclos depresivos, que en las últimas tres décadas golpearon a la economía nacional.

El impacto atenuado de la crisis global tiene fuertes repercusiones políticas e ideológicas. Entre la población existe una generalizada impresión, que Europa padece actualmente lo ya se vivió en el país. Esta sensación es muy intensa por la cercanía histórica de las economías sacudidas por el temblor. No es lo mismo un lejano colapso en el Sudeste asiático, que una conmoción en las emparentadas naciones de España, Portugal o Italia.

La resonancia aumenta también a medida que el discurso neoliberal se afianza en el Viejo Continente, reiterando un libreto muy familiar a todos los argentinos. La corrupción del estado, el descontrol del gasto social y la vagancia de los obreros ya no se localiza ahora en el Gran Buenos Aires, sino en Europa del Sur.

El gobierno aprovecha esta reaparición de los argumentos ortodoxos para ponderar las virtudes del modelo argentino, omitiendo que este esquema surgió de la misma crisis capitalista que ahora padecen los europeos. El discurso oficial contrasta explícitamente al crecimiento del país con el ajuste imperante en el Viejo Mundo y afirma que allí se repite el error cometido durante la convertibilidad, cuándo se apretó el torniquete deflacionario.

Pero si todos los países pudieran elegir la política económica a seguir, nadie se flagelaría con una sucesión de auto-ajustes. Lamentablemente el capitalismo no permite esta opción. Cuando llega el momento de agredir a los pueblos, los socialdemócratas calcan a los conservadores, con la misma fidelidad que los justicialistas a los radicales. Todos implementan el mandato de ajuste que imponen las clases dominantes.

En lugar de reconocer esta compulsión capitalista, el gobierno difunde una cándida contraposición entre caminos de recesión y senderos de prosperidad. Los voceros de esta absurda disyuntiva ponderan ahora el alineamiento de Argentina con Estados Unidos en el campo del crecimiento y objetan el rumbo depresivo que promueve Alemania.

Pero como las víctimas de la crisis europea son los oprimidos, el devenir de este proceso depende de la resistencia social. Esta reacción y no la adopción de una u otra política económica definirán el futuro. En este plano las comparaciones con Argentina son muy pertinentes, ya que todos se preguntan si en el Viejo Continente se repetirá la rebelión experimentó nuestro país en el 2001.

¿Dos modelos?

Todo el ciclo K ha estado dominado por un contraste entre el modelo oficial y el propuesto por la oposición derechista. Estas dos alternativas han aparecido como esquemas irreconciliables. Especialmente los Kirchner han incentivado esta contraposición. Sostienen que se debe optar entre el curso actual y el retorno al ajuste. En estos términos se han discutido todos los grandes temas desde el 2003.

Los economistas de la derecha consideran que el crecimiento ha sido un producto rezagado de la privatización de los 90. Estiman que las inversiones de ese período permitieron la recuperación posterior. Pero omiten la regresión social y el colapso financiero, que provocó la transferencia gratuita de los bienes públicos a los grupos capitalistas.

Los ortodoxos también afirman que el gobierno fue tocado por la suerte de coyunturas internacionales favorables, sin recordar la nefasta gestión que ellos tuvieron de de circunstancias semejantes. Los neoliberales se mantuvieron igualmente replegados, mientras el modelo funcionó de manera aceptable. Desde que afloraron los problemas repiten una y otra vez sus críticas al desborde del gasto público.

Afirman que esas erogaciones se han desbocado y pronostican un diluvio inflacionario si no se corta el dispendio. Pero la credibilidad de estos mensajes choca con su propio pasado en la administración de las finanzas públicas, que estuvo signado por quebrantos mayúsculos. El discurso derechista simplemente expresa el interés que tienen los banqueros en preservar una situación fiscal controlada, para asegurar el cobro de la deuda. Suelen ocultar que en términos internacionales el gasto público actual es bajo y no plantea un desemboque catastrófico.

En los mensajes de los neoliberales resulta difícil distinguir las divergencias económicas de las disputas políticas. Cuándo cuestionan la ausencia de un “plan económico coherente”, la falta de un “ministro confiable” o el “aislamiento del mundo”, no hablan de problemas reales. Lo mismo ocurre cuándo arremeten contra los funcionarios que “no generan confianza” o “se financian con la caja”. Estas palabras huecas desnudan la ausencia de un proyecto económico alternativo.

El gobierno apela al discurso inverso, extremando las contraposiciones con sus adversarios. Se auto-asigna todos los méritos del crecimiento y se vanagloria de una orientación heterodoxa, que contuvo los vendavales externos con superávit fiscal, excedente comercial y colchones de reservas.

Este relato coloca al modelo en el altar. Le atribuye el rescate de la economía, cómo si no tuviera relación alguna con la hecatombe previa. Se oculta que el aprovechamiento de la coyuntura internacional ha estado muy conectado con la sangría que provocó la mega-devaluación y la confiscación de los depósitos. El ciclo K es un producto de ese ajuste y no su antítesis. Se asienta en el trabajo sucio precedente, que recompuso la rentabilidad de los capitalistas.

El gobierno y la oposición derechista están igualmente interesados en agigantar las divergencias, que subyacen en el debate sobre los dos modelos. Pero este contrapunto se asienta en las tensiones reales que genera el intento industrialista oficial. El favoritismo hacia aliados de la UIA y la canilla de subsidios que reciben los capitalistas amigos, desatan la ira de los marginados del festín.

También existe una apuesta de ciertas fracciones de la oposición a una mayor primarización. Promueven un retorno a la apertura comercial, que está en conflicto con la ambición industrialista. Este regresivo planteo ganó fuerza durante el choque con los sojeros y condujo al resurgimiento del gran mito agrario (“solo el campo puede salvar a la Argentina”). Quiénes buscan reforzar la mono-exportación promueven la disminución drástica disminución de las retenciones.

Pero el dato dominante del escenario actual no es el choque entre los dos modelos. Las diferencias de prioridades económicas entre el gobierno y lo oposición derechista no siguen un línea nítida. El grueso de agro-negocio se alineó con la oposición, pero muchos exportadores y aceiteros se ubicaron en el campo oficial. La mayoría de los industriales toma partido por el gobierno, pero otros sectores son críticos. Los banqueros se han repartidos entre los dos bandos.

El conflicto es sinuoso, ya que el gobierno elude embarcarse en un proyecto consecuentemente antiliberal y la oposición rechaza cualquier retorno a la convertibilidad. Lo que existe es una seria confrontación política, cultural e ideológica, que no tiene correlato directo en la economía.

Por esta razón, cuando baja el ruido reaparece la verdadera intención conciliadora de ambos sectores. Las coincidencias principalmente afloran en temas estratégicos como el canje. Más allá de los chisporroteos creados por la forma de pago (uso de reservas o ajuste presupuestario), el gobierno y la oposición convergieron en anular la ley cerrojo que impedía esa operación. Esta aprobación común se extiende a otras señales lanzadas en común, para volver al mercado financiero internacional.

Contemporización social

El modelo actual es una construcción político-económica. No se lo puede entender en el plano abstracto de los números. Es un resultado directo de la relación social de fuerzas creadas por la rebelión del 2001 y de la acción de un gobierno que disipó ese levantamiento.

Como Lula en Brasil o Mugica en Uruguay, los Kirchner encabezan una administración de centroizquierda, que acepta las conquistas democráticas y recurre al asistencialismo en gran escala. Buscan amortiguar las tensiones sociales, evitando el uso de la violencia estatal contra los oprimidos.

Esta política es muy distinta a la implementada por los gobiernos derechistas de la región, que recurren a la represión para impedir cualquier reforma social significativa. Argentina es actualmente ajena al terrorismo de estado que impera en Colombia, a las masacres de indígenas que existen en Perú y a la persecución del sindicalismo independiente que se verifica en México. El país se ubica también en las antípodas de la militarización que irrumpe en Chile ante cualquier signo de inestabilidad.

Pero los Kirchner no forman parte de la oleada de gobiernos reformistas, que en Venezuela, Ecuador y Bolivia han chocado con las clases dominantes y el imperialismo, recurriendo a la movilización popular. El ALBA y el socialismo del siglo XX no figuran en ningún discurso oficial y esta ausencia no obedece sólo a la tradición justicialista, que recrea el gobierno. También expresa la carencia de proyectos redistributivos semejantes a los ensayados por los gobiernos más radicales de la región.

El condicionante distintivo de la administración actual es el legado que ha dejado la rebelión del 2001. A diferencia de Lula, los Kirchner han debido gobernar con un ojo siempre puesto en la reacción de los oprimidos. El movimiento social ha mantenido un alto grado de movilización, que obliga a tomar en cuenta sus demandas. Por esta razón mientras que Lula logró consolidar la estabilidad social-liberal, los Kirchner han enfrentado un sobresalto tras otro. Esta asimetría obedece en última instancia a la intensidad de la acción popular, en un país que dirime su vida política en las calles.

Ciertamente la insurgencia del 2001 se desactivó y la autoridad estatal fue reconstituida. Pero persiste la inestabilidad, la erosión de los viejos partidos y un significativo bloqueo a la gestación de un proyecto conservador. Los derechistas han perdido la brújula, luego de la gran movilización que lograron con los sojeros.

Este fracaso obedece a muchas razones de liderazgo, programa y discurso, pero también expresa el profundo rechazo popular a cualquier retorno del neoliberalismo o la Alianza. Desde mitad del año pasado el gobierno ha recuperado la iniciativa política por este espanto que generan los derechistas, no solo entre los trabajadores sino también entre la clase media anti-K. Este resultado es otro efecto lateral del escenario creado por el 2001.

El gobierno se recuesta nuevamente en el PJ, la burocracia sindical, los caudillos provinciales y los barones del Gran Buenos Aires. Abandonó el proyecto transversal y no reconstituye el lazo popular duradero que forjó el viejo peronismo. Pero mantiene una política de contemporización con los oprimidos. No solo elude confrontar, sino que ha implementado políticas tendientes a evitar el agravamiento del deterioro social. Ciertamente no introdujo ninguna mejora comparable a las conquistas del primer peronismo, pero atempera los atropellos patronales y otorga concesiones significativas.

Continua

Ver también:

Claudio Katz es Economista, Investigador, Profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Frente al debate de las retenciones y la necesidad del 82% móvil

Claudio Lozano (especial para ARGENPRESS.info)

I) Consideraciones generales

En un contexto donde se debate como afrontar una Argentina en la que 8 de cada 10 jubilados ganan entre $690 y $897 y 5 de cada 10 pibes viven bajo la línea de pobreza, el oficialismo reitera su visión de que “más de lo de lo que ha hecho no podrá hacerse ya que no hay más recursos disponibles”, y una parte de la oposición (el denominado Grupo A) insiste en reclamar loables objetivos sin exhibir fuentes de financiamiento e incluso propiciando el desfinanciamiento del Estado Nacional mediante la reducción significativa de las retenciones a las exportaciones.

Se trata de un juego perverso, donde el hambre se asocia a las ganas de comer, que de uno y otro modo contribuyen a mantener todo tal cual está. Define a la vez, el carácter conservador, tanto del oficialismo cuya única muletilla es cuestionar el pasado para mantener el presente y eludir cualquier debate sobre el futuro, como del denominado Grupo A que en la práctica está fuertemente asociado tanto al pasado reciente como a la propia experiencia kirchnerista (PJ Disidente, radicales K).

En este marco, el Interbloque Movimiento Proyecto Sur viene a ratificar las razones por las cuales firmamos un Dictamen propio frente al debate del 82% móvil, en el que sostenemos con precisión de donde puede financiarse el aumento y la actualización de los haberes jubilatorios, así como también presentamos a continuación nuestra postura frente al debate sobre las retenciones agropecuarias.

Sostenemos que:

1) Finalizadas las facultades delegadas y abierta la discusión acerca del Código Aduanero y por lo tanto acerca de los derechos de importación y exportación, entendemos que resulta razonable avanzar en un sistema donde el Parlamento fije pautas y principios al respecto sin expropiarle al Poder Ejecutivo la capacidad de administrar la política de Comercio Exterior de la Nación. En tanto esta requiere de modificaciones de corto plazo que hacen a la evolución de la economía mundial, a la estructura de costos de cada producto, a los acuerdos regionales o bilaterales que el país pueda desarrollar, nos parece razonable que la administración del Comercio Exterior sea delegada en el Ejecutivo en base a pautas y principios precisos fijados por el Parlamento Nacional.

2) Las retenciones son un instrumento de política económica cuyo objetivo no se restringe exclusivamente al impacto recaudatorio. Su importancia radica además en la necesidad de diferenciar el nivel y la evolución de los precios locales de las tendencias que se observan en el plano internacional, así como a promover la agregación de valor al interior de la cadena productiva agropecuaria. Por ende, reducir / eliminar retenciones supone no solamente una menor recaudación, sino también una presión adicional sobre los precios internos tantos de los granos en sí, como de aquellos productos para los cuales los granos son insumos relevantes (carne, pollo, cerdo, leche, etc); con el agravante de desincentivar producción en aquellos eslabonamientos de la cadena agropecuaria de mayor elaboración (por ejemplo reducir a 0 la retención al trigo, desincentiva la producción de harina ya que dicho producto tiene una retención del 13%, ver al respecto el cuadro Nº 1 donde presentamos los productos de mayor valor agregado que se desincentivaría al eliminar/reducir las retenciones a los granos agropecuarios ). Por lo tanto, un país como la Argentina, que posee ventajas comparativas naturales, salvo casos extraordinarios y excepcionales, NO debe tener retenciones 0.


3) La aplicación de retenciones sin la simultánea implementación de un Programa Agropecuario Integral, que involucre la regulación de mercados, la problemática del arrendamiento, la conservación del suelo, la asistencia tecnológica, el asentamiento territorial, el servicio a las pymes agropecuarias, entre otros aspectos, produce efectos discriminatorios sobre los segmentos más débiles de la producción agropecuaria. En función de esto, entendemos como un paso para aminorar estos efectos, la necesidad de segmentar las retenciones agropecuarias. Planteo este que ya sostuviéramos en ocasión del debate de la 125 y que ratificamos hoy, acompañando la demanda que en este sentido suelen realizan las organizaciones que nuclean a los pequeños y medianos productores (ej: F.A.A.). Señalamos también que esta segmentación es solo un paso provisorio y transitorio en un camino que debe profundizarse y ganar en eficacia. La resolución adecuada a esta problemática supone la construcción de un Registro de Productores que permita la focalización adecuada de los distintos instrumentos que debe contener un Programa Agropecuario Integral (retenciones, compensaciones, subsidios, créditos, transferencia tecnológica, etc). En este marco, también debe promoverse la recuperación de los instrumentos de regulación clásicos del sector (Junta Nacional de Granos) o bien nuevos instrumentos que deban crearse (Agencia Estatal del Comercio Exterior, etc.).

4) La movilidad de las retenciones es una característica absolutamente razonable frente a precios internacionales signados por importantes oscilaciones. A la vez, se trata de un mecanismo que al tiempo que reduce la presión sobre el productor cuando los precios declinan preservando su margen de beneficio, permite compartir con el erario público las situaciones de subas exageradas o rentas extraordinarias asociadas a comportamientos especulativos y absolutamente ajenos a la situación de la actividad. De más está decir que comprendemos las razones por las cuales este instrumento (retenciones móviles) genera rechazos en la comunidad agropecuaria debido al intento traumático y fallido de la resolución 125. No obstante, llamamos a mantener seriedad y responsabilidad a la hora de debatir instrumentos que le otorguen racionalidad a la regulación del sector.

Por todo lo expuesto, el Interbloque Movimiento Proyecto Sur ratifica su posición respecto a que las retenciones deben ser móviles y fuertemente segmentadas en beneficio de los productores más débiles.

II) Acerca del nivel de las retenciones

Definidos estos principios básicos precisaremos ahora nuestra opinión acerca del nivel que deben tener las retenciones para los principales cultivos. Como es sabido, estas deben fijarse considerando la evolución de los precios internacionales y de los costos. Tomando en cuenta la rentabilidad que los distintos productos tenía a junio del 2007 (momento previo a la fijación de las retenciones al nivel actual), lo que surge es que, salvo el trigo, no hay ninguna razón para bajar retenciones; más aún existe incluso la posibilidad de que la soja contribuya con algunos puntos adicionales de retención habida cuenta de la expansión del margen bruto. Al respecto ver el cuadro adjunto, así como el Anexo de este material que expone los fundamentos del mismo.


En este marco, queremos consignar que la propuesta enarbolada por el denominado “Grupo A” de eliminar las retenciones para maíz, trigo y girasol así como reducir 10 puntos la retención a la soja (pasando del 35% al 25%) además de suponer presión adicional en los precios y un desincentivo a la agregación de valor del sector, implica una pérdida de recaudación por casi U$S 900 millones de dólares para este año y de cerca de U$S 3.000 millones para el 2011, que además de trasladarse dominantemente a los segmentos más concentrados del sector agropecuario (para el caso de la soja, el 80% de la reducción de retenciones es capturada por el 8% de los productores), torna en inconsistentes e incompatibles las propuestas de pagar el 82% móvil a las jubilaciones o “universalizar” en serio a las asignaciones familiares.



En este marco, el Movimiento Proyecto Sur ratifica su propuesta de pagar el 82% móvil a las jubilaciones mínimas y actualizar el resto de los haberes de acuerdo a lo estipulado por la Corte Suprema en los fallos Badaro y Sanchez financiado con el superávit del ANSES conjuntamente con la restitución de las contribuciones patronales a los niveles de 1993 para las grandes firmas. Afirmamos también que una verdadera “universalización” de las asignaciones familiares con un monto que recomponga la pérdida del poder adquisitivo producido por la inflación debe financiarse con los recursos que el Tesoro está ahorrando en planes sociales que se dieron de baja en el marco de la implementación de la Asignación, conjuntamente con una estrategia impositiva que tienda a incrementar la recaudación del impuesto a las ganancias en base a la eliminación de las exenciones vigentes y dotando de mayor progresividad al tributo (ganancias eventuales, elevar la imposición de las rentas más elevadas, penalizar la fuga tributaria, etc). Creemos también que las políticas progresivas en el plano social deben nutrirse de los recursos que puedan obtenerse revisando caso por caso el cúmulo de exenciones ($27.000 millones anuales), subsidios (más de $40.000 millones anuales) y regímenes promocionales vigentes (más de $5.000 millones anuales), al tiempo que regulando de otro modo áreas tales como la energía, la minería y el transporte. Desde esta perspectiva, sostenemos que bajo ningún punto de vista, en un contexto de necesidades sociales apremiantes, puede desfinanciarse al Estado con propuestas como las que supone eliminar o reducir las retenciones agropecuarias. Salvo el caso del trigo, que debiera tener una retención del orden del 16%, ninguna reducción es necesaria. La tarea principal en materia de retenciones no es hoy reducir sino segmentar.

Anexo

Evaluación de las retenciones - Discusión de baja o reintegro

Para evaluar la oportunidad y necesidad (oyn) a nivel microeconómico de una reducción de las retenciones a las exportaciones de granos en Argentina, se debería considerar la situación del Margen Bruto (MB) de la explotación agropecuaria para los principales granos, a saber: maíz, soja, trigo y girasol, los que en conjunto abarcan entre el 90% y el 95% de la superficie sembrada.

En ese sentido se actualizó un cálculo elaborado en junio del año 2009, en el cual se obtenía: a) MB (si el resultado es positivo no existe oyn para bajar retenciones; b) evolución de MB con relación a junio del 2007, época previa al incremento de las retenciones a los niveles actuales (en septiembre del 2007). Si el MB es mayor no existe oyn, y c) Complementario del punto b, cálculo de retención teórica que a precios vigentes mantendría el MB de junio del 2007, es decir en el escenario previo al incremento de retenciones.

Para la actualización de los cálculos se consideraron como precio vigente los Valores de Mercado emitidos por el Ministerio de Agricultura promedios del mes de junio del 2010, en tanto que se mantuvieron sin cambios los datos de costos considerados en el 2009, los que tenían como fuente la publicación especializadas Márgenes Agropecuarios. Cabe destacar sobre la confiabilidad del supuesto utilizado para la elección de datos de costos y márgenes, que mientras los precios aumentaron durante los primeros días del mes de julio del 2010, no se deben considerar aumentos importantes en los costos durante el último año, es más podemos incluir menos gastos en arrendamiento dado los elevados precios que los mismos habían observado en el 2008 en el momento álgido de los precios internacionales.

Los precios vigentes corresponden todos a la comercialización de la cosecha 2009/10 (actual), con excepción de trigo, donde dado la época del año, se refieren a la próxima cosecha 2010/11, que está en etapa de siembra. Es importante tener en cuenta en relación a los precios del trigo, que si consideramos los valores de mercado para la cosecha 2009/10, mejora substancialmente el cálculo del MB, dado que los precios de la cosecha 2009/2010 se ubicaron en U$S 164 dólares por tonelada, mientras que en la estimación de la cosecha del 2010/2011 los precios se estiman en U$S 144 dólares por tonelada. Con los precios de la cosecha 2009/2010 el margen bruto del trigo se ubica por encima del verificado en junio del 2007. Con los precios futuros el margen se ubica levemente por debajo. Sin embargo, hay que tener presente que tener presente que los precios de los granos están observando una tendencia positiva, por lo cual es esperable que el precio futuro del trigo se ubica por encima de la estimación actual, en cuyo caso el margen bruto se ubicaría en valores cercanos a junio 2007.

Los resultados se pueden observar en los siguientes cuadros, incorporándose también una comparación de las retenciones vigentes con las que se aplicarían con la Resolución 125:


Los MB asumen todos valores positivos en el cálculo a junio del 2010 y cercanos a los niveles de junio del 2009. En la comparación entre ambos, se observa un aumento del MB en todos los granos, con excepción del trigo 2010/11.

Para mantener el nivel de MB existente en junio del 2007, solamente deberían reducirse las retenciones correspondientes a trigo, mientras que para el resto de los granos deberían estar sin cambios o con algunas modificaciones positivas. Es importante tener en cuenta que los precios vigentes de todos los granos aumentaron en los primeros días del mes de julio por encima del promedio de junio, por lo cual las retenciones teóricas serían más altas si hiciéramos un recalculo a precios de julio.


El cuadro precedente muestra cual sería la retención si se aplicara el cálculo original planteado por la resolución 125, en comparación con el vigente. El resultado es que si quisiéramos poner las retenciones al nivel de la 125, deberíamos mantener la correspondiente a maíz, aumentar la de soja y bajar las de trigo y girasol.

Algunas consideraciones adicionales con respecto a la evolución del mercado de granos en Argentina desde el 2007:

a) los precios de exportación de los principales granos y subproductos se mantienen o superan los niveles de junio del 2007. Si se compara junio del 2010 contra junio del 2007 tenemos el precio del trigo sin cambios relevantes, el del maíz un 4% por encima y el correspondiente a soja con un incremento del 28%.
(Ver Gráfico).


b) Para los cálculos del MB y las retenciones teóricas se consideraron los valores de mercado del mes de junio, emitidos por el Ministerio y presentados en dólares por toneladas. Estos valores representan la paridad de exportación (precio fob menos retenciones y gastos de exportación) y si el precio del mercado interno (resultado de las operaciones que se realizan en los mercados disponibles y de futuros en la plaza local) se ubica por debajo de los mismos, significa que los exportadores están apropiando una renta extraordinaria a costa de pagarle al productor un precio inferior al vigente en la plaza internacional descontada ya las retenciones y los gastos de exportación. Argumentan los exportadores que lo que funda dicho comportamiento es la necesidad de adelantar retenciones así como la asunción del riesgo ante la incertidumbre frente a un probable cambio en las retenciones. Lejos de estos argumentos, lo cierto es que la práctica empresaria de los exportadores de pagar un precio inferior a los productores es el resultado del poder de mercado que supone la existencia de una demanda concentrada (los exportadores) frente a una oferta atomizada (los productores) en un mercado con elevada estacionalidad (los granos). Esta ha sido la razón histórica que fundamentó la existencia de las Junta Nacional de Granos como modo de asegurar un precio sostén que resguarde a los productores de la operatoria de los exportadores. En el contexto actual la situación se agrava en tanto la regulación que practica la ONCCA abriendo y cerrando los permisos de exportación en acuerdo con las Cámara de Exportadores alienta la cartelización y formación de pooles de los exportadores quienes imponen a los productores un precio interno por debajo de lo que resulta del precio internacional descontando las retenciones y los gastos de exportación. Esta regulación que favorece a los actores más concentrados del sector ha sido particularmente aguda desde que la ONCCA instrumentó este proceso para el caso del maíz y el trigo a los cuales se agregó una operatoria similar para la soja en las cosechas del 2008 y 2009. En el caso del trigo y girasol, está regulación pro -concentración permitió que exportadores se apropiaran en promedio de 20 dls/ton durante la última campaña 2009/10, en tanto que en maíz y soja ronda los 5 dls/ton, pero ha tenido años con valores muy superiores. Claramente, mal se puede bajar las retenciones para aumentar el ingreso de los productores, si no se abordan en forma preliminar esta falla de mercado potenciada por una regulación pro-concentración.

c) Si bien nace de una visión preliminar que debería evaluarse técnicamente, los cambios en las retenciones relativas entre los diferentes granos, no aseguran frenar el proceso de sojización iniciado en los noventa. Esto surgiría del propio modelo productivo que sostiene aquel proceso, el cual permite el masivo ingreso de arrendatarios y pooles, que funcionan con las explotaciones extensivas y de fácil manejo agronómico, facultades que le brinda el modelo de soja transgenica con glifosato. En este sentido, es muy notorio que se expanda la soja y no el trigo como cultivo adicional de la soja, situación que derivaría del reemplazo de productores por firmas agropecuarias que buscan un fácil manejo agronómico. La modificación de la ley de arrendamiento articulado con un programa de conservación de suelos, asesoramiento tecnológico, asentamiento territorial (ver Cambio Rural más adelante), seria en el largo plazo más efectivo.

Por último; con relación a la devolución de retenciones a las pymes agropecuarias:

1) Se debe tener en cuenta que en la actualidad la tenencia de la tierra no necesariamente significa su explotación. Según cálculos no verificados, el 70% de la producción de granos se realiza con arrendamientos, en los cuales intervienen los clásicos arrendatarios del sector agropecuario argentino, pero también nuevas expresiones que tienen que ver con el capital financiero. Devolver retenciones directamente por volúmenes máximos de ventas de los productores no asegura que estemos favoreciendo a los productores pymes y en consecuencia al desarrollo rural de la nación, que debe ser el objetivo final de la política agrícola.

2) Claramente, el mecanismo para devolver las retenciones es difícil de administrar, ya que se podría incitar a la subdivisión artificial de las firmas agropecuarias, con el objeto de obtener la devolución Se debe estudiar la implementación con mucho detalle. Una propuesta a evaluar sería que las devoluciones abarquen solamente a los productores o arrendatarios que tengan dos o tres años de antigüedad en registros de productores (en este sentido, los proyectos parlamentarios que están en debate aluden a un registro de operadores, no de productores). Los nuevos productores, deberán esperar para entrar en el régimen, hasta que cumplan el requisito de antigüedad.

3) Sería importante pensar la segmentación de devolución de retenciones, como parte de un programa de servicios a las pymes agropecuarias. En tal sentido, se podría reflotar y modernizar (está vigente pero tiene escasa actividad) el Programa Cambio Rural, que se orientaba a asistencia a pequeños y medianos productores y arrendatarios. Los productores del programa serían el objetivo de la devolución, de tal forma de tener una política orientada, con efectos en el medioambiente, el asentamiento territorial y el desarrollo rural.

4) Establecer compensaciones a partir de ahora cuando la campaña ya comenzó, podría dejar afuera a los productores que ya vendieron su cosecha y precisamente son las pymes los que primero venden, porque tienen escasa posibilidad de financiamiento.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los que se pierden la película

Silvana Melo (APE)

Tiene quince y los pantalones rotos por convicción. Una gorra hasta la nariz y unas zapatillas negras que le marcan el camino a la escuela donde se queda como de paso. Está al borde. Hace equilibrio por el cordón finito entre traspasar esa puerta o no aparecer más, que es apenas un detalle. Para él que tiene quince y para el sistema que no lo contiene ni lo seduce ni lo sale a buscar si no está.

El día de la película sólo espió las imágenes. Y después no pudo contar lo que vio. Es que no alcanzó a seguir los subtítulos. Pasaban demasiado rápido para él que no lee de corrido. Que llegó al Polimodal sin la fluidez de la lectura oral. Para él, que si se concentra en leer sin silabeo no comprende lo que dice, la película fue sólo una serie de fotografías rápidas, con bocas y gestos, pero sin palabras.

La educación le pasó como él por la escuela: un trámite. El es un trámite para el sistema. Un legajo incompleto, un papel que se pierde si él no ocupa el pupitre, un nombre que deserta y ya no es.

El informe de la Universidad de Cuyo, surgido de 200 alumnos entre 8 y 12 años no lo dejó solo en un futuro que lo condena a la retaguardia social: cuatro de cada diez chicos no comprenden lo que leen. “Se ha advertido que los sujetos muestran dificultades tanto en procesos de reconocimiento como de producción de palabras”, dice el estudio.

El, a los quince, milagrosamente incluido en el nivel Polimodal, es un analfabeto social. Tal vez la convicción de sus pantalones rotos y la gorra hasta la nariz sean un modo de asumirse afuera. De reconocerse trámite. Aunque aún no sepa que hay demasiada letra chica en la vida destinada a trampearlo, que habrá muchos subtítulos acelerados que le advierten de la estafa que nunca sabrá, que hay tanto para leer y comprender y analizar con juicio crítico para poder entrar en la jungla donde tanto monstruo ataca y muerde las yugulares de los pibes expulsados para dejarlos fuera de juego en el más crucial de los partidos.

Santiago del Estero, Misiones y Corrientes son los territorios que muestran los mayores índices de analfabetismo y deserción escolar. En un país donde se declama una educación igualitaria, que coloque a todos en la misma fila de largada, con las mismas oportunidades para llegar a la misma meta. Pero son demasiados los que inician la carrera desde kilómetros atrás. Con huesos y músculos débiles para aguantar. Con herramientas exiguas porque no les tocó en suerte en esta feria arbitraria el mejor de los entrenamientos.

Dice el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) que 720.000 chicos quedan fuera del sistema escolar. Y unos 730.000 mayores de quince años no saben leer ni escribir.

El, con sus zapatillas negras y su gorra hasta la nariz, es un privilegiado: llegó al Polimodal. Fue hasta la escuela todos los días suficientes como para ser un alumno regular. Es decir, que se ciñe a las reglas. Pero nadie le habló de la reciprocidad. Y de que él tiene el derecho de que su escuela también sea regular. En cualquier ciudad del interior quince cuadras de distancia descomprometen y descualifican. La educación es desigual en los arrabales y en el centro. Y rechaza al que intenta dejar el margen escolar para acceder a la calidad de los incluidos.

En Buenos Aires va a clase el 89,3 por ciento de los chicos en condiciones de cursar los primeros dos años de la escuela media obligatoria. En Misiones, el 56,4 por ciento; en Santiago del Estero, el 58,7 por ciento. Las diferencias son abismales. En calificación y en cuantía. De ese poco más de la mitad de pibes que logra llegar a la escuela media en Misiones, un gran porcentaje no comprenderá la película. No sabrá leer los subtítulos. No accederá a la letra chica. Será estafado de por vida. Sojuzgado. Marginado.

El CONICET extrae de los archivos cifras para abonar la inequidad: el 75% de los jóvenes de entre 15 y 21 años se encuentra en situación de riesgo educativo. Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones tienen el flaco privilegio del porcentaje general más alto de inasistencia escolar entre adolescentes: 28,29%. Pero este número se va al cielo cuando se trata de los más pobres: más del 43%. En capital, en cambio, donde dicen que atiende Dios pero con oficinas estratégicas en el centro, la inasistencia oscila entre el 10,9% entre los adolescentes no pobres y el 25,9% de los pibes pertenecientes a hogares bajo la línea de pobreza.

Al que le tocó nacer en Jujuy y engordar las anchas filas de los desventurados, tal vez hasta le hayan impuesto el reclutamiento en la policía infantil ideada en 1999 para resguardarlos de “la deserción escolar, las fugas del hogar, la integración de pandillas, la maternidad y paternidad precoz, el alcoholismo, la drogadicción, la vagancia y la mendicidad de menores”. Escuadrones de chicos de entre 5 y 16 años cargados al hombro del autoritarismo y jamás de la conciencia de un país al que hay que construir generoso con las mismas y luminosas parcelas para todos.

Ninguno de ellos, finalmente, entenderá la película. Ninguno logrará atrapar los subtítulos antes de que otro personaje irrumpa. Es que finalmente se perderán la historia. Su historia. La historia de todos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Formosa: La masacre de Rincón Bomba

Arturo M. Lozza (ACTA)

El genocidio de Rincón Bomba, Formosa, es uno de los crímenes más tapados de nuestra historia. Ocurrió en octubre de 1947, sesenta años atrás, pero recién comenzó a ser investigado hace tres años años por dos abogados, Julio Cesar García y Carlos Alberto Díaz.

Los letrados, a instancias de las comunidades pilagás presentaron el 1 de abril de 2005 una denuncia contra el Estado Nacional en el Juzgado Federal de Formosa por crímenes terribles contra el pueblo indígena.

Jorge Pedrozo y Fredy Trinidad, secretario y subsecretario, respectivamente, de la Asociación Judicial de Formosa, filial de la FJA, confirmaron la existencia de la causa y sostuvieron que la masacre contra el pueblo pilagá, que involucra además a los pueblos wichí, toba y mocoví, es uno más de la serie que se ha desatado contra los pueblos originarios, pero quizás haya sido el que arrojó mayor cantidad de muertes. El pueblo de Formosa –añadieron- exige que se haga justicia.

Antropólogos forenses, por orden judicial, comenzaron a realizar exhumaciones en Rincón Bomba, tierras de la gendarmería cercanas a la localidad de Las Lomitas, en donde hace sesenta años habrían sido enterrados cientos de cuerpos. De todos modos, los presupuestos para las excavaciones fueron escasos, y esto ha hecho que se retrase el total esclarecimiento de la masacre y que continúe tan tapada como los cuerpos enterrados en Rincón Bomba. Veamos cómo sucedieron los acontecimientos.

Así fueron los hechos

En marzo de 1947 miles de hombres, mujeres y niños comenzaron la marcha desde Las Lomitas, en Formosa, hasta Tartagal, en Salta. Eran braceros pilagás, tobas, mocovíes y wichís. Les habían prometido trabajo en el Ingenio San Martín de El Tabacal, propiedad del magnate Robustiano Patrón Costas.

Les iban a pagar 6 pesos por día. Eso justificaba esa caminada de días y noches, más de cien kilómetros con hambre, cargando penurias y humillaciones. En abril llegaron a El Tabacal, se instalaron en las inmediaciones y empezaron a trabajar en la caña de azúcar. A trabajar todos, mujeres y chicos también. Pero cuando fueron a cobrar llegó la estafa: les quisieron pagar solo 2,50 pesos por día. Los caciques protestaron.

Pidieron un encuentro con don Robustiano o cualquiera otra autoridad del ingenio. Nadie los escuchó. Pocos días después, Patrón Costas dio la orden de echarlos sin ninguna consideración.

Miles de indígenas –se estima que eran 8.000- con escasísimos alimentos que les dieron pobladores de El Tabacal, emprendieron la retirada a Las Lomitas. Otros más de cien kilómetros a pié con níños, ancianos y el hambre que se fue acumulando en cuerpos huesudos y panzas desnutridas. Se instalaron en un descampado llamado Rincón Bomba, cercano al pueblo. Encontraron allí no sólo un madrejón que les proporcionaba agua, un recurso fundamental teniendo en cuenta el lugar hostil y las elevadas temperaturas, sino también compañía: ahí asentaban grupos de su misma etnia.

Estaban agotados y enfermos. Recuerdan algunas pocas crónicas de la época y lo confirman las presentaciones de los abogados García y Díaz, las madres indígenas recorrían las calles de Las Lomitas y de los parajes vecinos para pedir un poco de pan. La estafa que había protagonizado Patrón Costas contra los braceros se fue corriendo de boca en boca. Por aquel entonces Formosa no era provincia, los gobernantes eran designados por el poder central, es decir, por el presidente Juán D. Perón.

Los pilagás decidieron formar una delegación para ir a pedir ayuda. Al frente se pusieron tres caciques, Nola Lagadick, Paulo Navarro (Pablito) y Luciano Córdoba. Hablaron con la Comisión de Fomento. Y también con el jefe del Escuadrón 18 de Gendarmería Nacional, comandante Emilio Fernández Castellano. El Presidente de la Comisión de Fomento se comunicó con el gobernador de Formosa, Rolando de Hertelendy, y éste con el gobierno nacional. Al enterarse, el presidente Juan Domingo Perón mandó inmediatamente tres vagones de alimentos, ropas y medicinas.

Los tres vagones llegaron a la ciudad de Formosa a mediados de septiembre. Pero el delegado de la Dirección Nacional del Aborigen, Miguel Ortiz, dejó los vagones abandonados en la estación tras ser despojados de más de la mitad de sus cargas. Salieron diez días después y llegaron a Las Lomitas a principios de octubre. Los alimentos estaban en estado de putrefacción. Pero aún así los repartieron en el campamento indígena. Las consecuencias fueron de espanto: al día siguiente amanecieron con fuertes dolores intestinales, vómitos, diarreas, desmayos, temblores, por lo menos cincuenta indígenas murieron, en su mayoría niños y ancianos.

Al principio fueron enterrados en el cementerio de Las Lomitas, luego les cerraron las puertas y los cadáveres tuvieron que ser llevados al monte. Cuentan que noche tras noche retumbaban los instrumentos en las ceremonias mortuorias. La indignación fue lógica. Las crónicas locales propalaron la versión de que la bronca se convertiría en estallido contra los habitantes y se infundió miedo.

Los indios denunciaron que habían sido envenenados. El presidente de la Comisión de Fomento de Las Lomitas, a su vez, fue a hablar varias veces con el comandante de los gendarmes. Le decía que el pueblo tenía miedo que los hambrientos los atacaran… Obvio, después de las muertes por alimentación podrida, este rumor creció. La Gendarmería rodeó el campamento indígena con cien gendarmes armados y prohibió a los pilagás entrar al pueblo.

Frente a tanta agresión y desprecio, el cacique Pablito pidió hablar con el comandante. El oficial aceptó encontrarse en el atardecer, pero a campo abierto. Allí estuvieron. Era el 10 de octubre. El cacique avanzó seguido por más de mil mujeres, niños, hombres y ancianos pilagás con retratos de Perón y Evita. Enfrente, desde el monte vecino, cien gendarmes los apuntaban con sus armas. Los indios habían caído en la trampa. El segundo comandante del Escuadrón, Aliaga Pueyrredón, dio la orden y las ametralladoras hicieron lo suyo. Cientos de pilagás cayeron bajo las ráfagas. Otros lograron escapar por los yuyales pero la Gendarmería se lanzó a perseguirlos: "que no queden testigos", era la consigna de los matadores.

La persecución duró días hasta que fueron rodeados y fusilados en Campo del Cielo, en Pozo del Tigre y en otros lugares. Luego -señala la presentación de los abogados-, los gendarmes apilaron y quemaron los cadáveres. Según la presentación ante la Justicia, fueron asesinados de 400 a 500 pilagás. A esto hay que sumarle los heridos, los más de 200 desaparecidos, los niños no encontrados y los intoxicados por aquellos alimentos en mal estado. En total, se calcula que murieron más de 750 pilagás, wichís, tobas y mocovíes.

Los diarios de aquel tiempo dieron informaciones muy confusas sobre lo que había sucedido, pero ninguno señaló al gran responsable, al hombre fuerte de la oligarquía, dueño del ingenio San Martín, don Robustiano Patrón Costas. Es más, algunos medios informaban de una sublevación. El diario “Norte” del 11 de octubre escribió –una rutina tan presente en todas las dictaduras genocidas- que hubo enfrentamientos armados.

“Extraoficialmente informamos a nuestros lectores –señalaba- que en la zona de las Lomitas se habría producido un levantamiento de indios. Los indios revoltosos pertenecen a los llamados pilagás quienes, según las confusas noticias que tenemos, vienen bien provistos de armas (...) Ya se habrían producido algunos encuentros, no se sabe si con los pobladores de la zona o con tropas de la Gendarmería Nacional”. A nivel del gobierno se trató de ocultar todo.

Hoy quedan aún pilagás que vivieron la masacre de Rincón Bomba y están dispuestos a dar su testimonio. Uno de ellos es el actual cacique Alberto Navarrete, un anciano que habla un castellano articulado como si fuera el idioma pilagá, y que le dijo a la enviada de la revista “Momarandu” que recordaba que era pequeño cuando ocurrieron los hechos. El era uno más de los que regresaban de Salta despedidos del ingenio San Martín. “Yo me estoy acordando del ´47. Gente amontonada en madrejón. Gendarmería disparó. Nosotros pudimos correr al monte. Yo visto eso. Yo declaré eso. Era 6 de la tarde. No teníamos armas nosotros. Correr nomás. Ellos tenían ametralladoras… No sabemos que pasó con todos, con las tolderías. Antes ya habían muerto envenenados. Yo visto eso. Muchos visto tirados, no se si los enterraron. Nosotros queremos saber”.

Las excavaciones fueron autorizadas en diciembre de 2005 por el juez federal formoseño Marcos Bruno Quinteros, en el predio cercano a Las Lomitas que desde 1987 pertenece a Gendarmería. Otro sobreviviente de la masacre colaboró con la identificación de la zona, ahora convertida en un bosquecito. Sin embargo, las exhumaciones debieron suspenderse el 30 de diciembre del 2005, a pocos días de iniciarse, por la feria judicial. Los patrocinadores de la causa resolvieron pedir ayuda económica a Nación porque consideran que están ante una tarea de investigación que demandará meses de trabajo en el lugar.

Estamos pues a sesenta años de la masacre, no vaya a ser que con la excusa de la falta de presupuesto en el Poder Judicial, todo siga tapado.

El pueblo pilagá

Los pilagás –principales víctimas de la matanza- son un pueblo de la familia Guaycurú que habita en el centro de la provincia de Formosa y en Chaco. Junto a los abipones, mocovíes y tobas, fueron llamados “frentones” por los españoles, y guaycurúes por los guaraníes por la costumbre de raparse la parte delantera de la cabeza. Hablan su propio idioma junto con el castellano.

Actualmente existen unos 10.000 pilagás repartidos en 19 comunidades en el centro de la provincia de Formosa. Antiguamente fueron cazadores y recolectores. Entre los frutos que recolectaban estaban los del algarrobo, chañar, mistol, tuna y del molle.

Robustiano Patrón Costas

Se trata del más conspicuo político de la oligarquía en la década del 40 del siglo XX. Había nacido en 1875 y el gobernador de Salta lo nombró Ministro de Economía provincial en 1908, oportunidad en que con su hermano Juan se apropiaron de tierras del departamento de Orán que pertenecían a las comunidades indígenas. Con la llegada del ferrocarril, una década después, establece asentamientos indígenas para asegurar mano de obra barata, casi siempre a cambio de vales, y funda el Ingenio San Martín de El Tabacal a partir de lo cual amasa una fortuna con la comercialización de azúcar.

Se convierte en el más alto representante político de los terratenientes, es designado presidente del Partido Demócrata (conservador), asume como gobernador de Salta, funda la Universidad Católica de la provincia, luego es elegido senador y jura como presidente del Senado de la Nación. Acuerdan los conservadores con el radicalismo antipersonalista la fórmula presidencial de la denominada “Concordancia”. Esa fórmula será Patrón Costas-Iriondo, pero no llegará el momento de las urnas porque irrumpe el golpe de Estado de 1943. Don Robustiano muere en 1965 sin que sobre él cayera condena alguna por los crímenes de la Masacre de Rincón Bomba.

En cuanto a su Ingenio San Martín, en 1996 es adquirido por el grupo norteamericano Seabord Corporation, beneficiario de la cuota azucarera que Estados Unidos le asigna a Argentina.

Situación actual

Integrantes de las comunidades toba, wichí y mocoví fueron en agosto a la casa de gobierno en Resistencia a reclamar la renuncia del Ministro de Salud, Ricardo Mayol, por la muerte de once indígenas debido a falta de atención sanitaria. Estas muertes en serie fueron básicamente provocadas por la falta de defensas orgánicas debido a la desnutrición. Los delegados dejaron un escrito dirigido al gobernador en el que señalaban: "Nunca más un indígena con hambre, nunca más un indígena con desnutrición. No nos acostumbramos a la exclusión y al racismo".

Anunciaron asimismo que se preparaba un documento para entregar al Juez de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, de visita en Chaco. A su vez, la Pastoral Social denunció la situación que padecen hoy los pueblos originarios: "Sus territorios han sido invadidos y cercados impidiendo el paso de los indígenas para cazar, pescar, recoger miel, plantas alimenticias y medicinales. Los montes han sido arrasados con topadoras y los árboles derribados han sido quemados, exterminando de esta manera la muy importante fuente de proteínas que brindaban los animales silvestres. Las tierras fiscales (donde comúnmente vivían los indígenas) han sido saqueadas y rematadas por monedas a los amigos del gobierno de turno. La gente debe refugiarse en las banquinas de las rutas, a lo largo de las vías muertas del ferrocarril o en la periferia de las ciudades sin encontrar allí trabajo, una vivienda digna, acceso al agua potable y a sistemas mínimos de eliminación de basura y excretas”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...