martes, 3 de agosto de 2010

Noticias censuradas: Investigadores clave en tráfico de armas en Brasil perecieron en el Air France que cayó al Atlántico

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

La desaparición de dos investigadores clave del tráfico internacional de armas -uno de ellos argentino- en el vuelo Air France Río de Janeiro-París que cayó al Atlántico el 1 de junio de 2009 es una de las 400 noticias nominadas por el Proyecto Censurado para elegir las 25 historias ocultas más relevantes de 2009/2010 para el informe anual Censored 2011.

El abogado argentino Pablo Dreyfus, de 39 años, su esposa socióloga Ana Carolina Rodrigues y el diplomático suizo Ronald Dreyer batallaban en Suramérica contra el tráfico de armas y drogas, desde la ong Red Internacional de Acción en Armas Ligeras (International Action Network on Small Arms, IANSA). La pérdida de estas destacadas figuras del mundo que combate el comercio ilegal de armas fue ignorada en el frenesí y especulación de la gran prensa sobre la desaparición del avión y sus 228 pasajeros. La noticia fue reseñada por escasos medios, entre ellos el HeraldScotland.com y Wordpress.

Pablo Dreyfus y su esposa Ana Carolina Rodrigues trabajaban con las autoridades brasileñas en cortar el flujo de armas y municiones que aprovisionan las sangrientas guerras territoriales encendidas por las bandas de droga en las favelas de Río. Dreyfus era jefe de investigación de la ong Viva Río, en Río de Janeiro, y Ana Carolina también trabajaba allí como coordinadora de un proyecto contra la violencia armada dirigido a los niños. Ronald Dreyer era coordinador de la Declaración de Ginebra sobre Violencia Armada y Desarrollo. Los tres viajaban a Suiza para presentar la última edición de la Encuesta sobre Armas Ligeras, cuyo principal redactor era Dreyfus, quien la consideraba un hito en su lucha implacable por un futuro menos violento.

Dreyfus y Dreyer trabajaron juntos en misiones de la ONU en El Salvador, Mozambique, Azerbaijan, Kosovo y Angola. Ambos eran consultores de la Encuesta sobre Armas Ligeras, un laboratorio de ideas independiente basado en el Instituto Graduado de Estudios Internacionales de Ginebra. El sitio web de la encuesta informó que Dreyer trabajó en movilizar ayuda para la causa del desarme y el desarrollo a más de 100 países.

Nacido en Buenos Aires y residente en Río desde 2002, Dreyfus era un abogado etiquetado como riguroso con las empresas fabricantes de armas y municiones, afirmó el periodista Andrew McLeod del HeraldScotland.com el 6 de junio de 2009. “Pablo será recordado como un hombre gentil y sensitivo con un optimista sentido del humor”, dijo la Encuesta sobre Armas Ligeras. “Mostró curiosidad intelectual y una resuelta ética de trabajo que emocionaba y entusiasmaba a quienes laboraban a su lado”. Para el mundo del control de armas era una fuente abundante y bien informada, que representó a IANSA en encuentros técnicos y en 2008 fue su representante en la Reunión Anual de Estados. También estaba afiliado como experto a la universidad latinoamericana FLACSO.

El abogado argentino había ganado prestigio como experto mundial en violencia armada y tráficos de armas y droga en las instancias internacionales vinculadas al tema, así como en contramedidas de regulación y sistemas de registro e identificación de armas de fuego. Su trabajo de investigación tuvo una importancia fundamental en la campaña por la nueva ley de armas del Brasil, el Estatuto del Desarme de 2003, y en el establecimiento de la Comisión Permanente sobre Tráfico de Armas en el Congreso brasileño. Se calcula que el Estatuto ya ha salvado diez millares de vidas.

El abogado Dreyfus sostenía que no sólo debía identificarse claramente la industria productora del arma y munición, sino también a su comprador, pues sostenía que era mucho más baja la tasa de armas usadas por los criminales proporcionadas por personal corrupto de la policía o de las fuerzas armadas. Según IANSA, el trabajo de Dreyfus coadyuvó de manera relevante a introducir la legislación sobre armas ligeras aprobada en Brasil en 2003. Bajo esta ley, se establecieron relaciones en línea instantáneas entre las bases de datos del ejército y la policía que en Brasil registran la producción, importación y exportación de armas y municiones.

El derecho a portar armas en Brasil fue rechazado por un referéndum en 2005. La ong Viva Río dijo que la consulta fue éxitosa porque medio millón armas fueron entregadas voluntariamente a las autoridades. Tras su victoria en el referéndum, los activistas anti-arma temieron que los criminales evitaran la ley y continuarán abasteciéndose de armas de la manera usual, a través de Paraguay y de otros países limítrofes. Para el HeraldScotland, este temor no era irracional: “hasta 2004, cuando Paraguay cedió a la presión brasileña, incluso se permitía a los turistas extranjeros comprar armas ligeras simplemente presentando una fotocopia de su documento de identidad. Dreyfus sabía que muchas armas del área de las tres fronteras entre Brasil, Paraguay y Argentina llegaban a las bandas de la droga de Río”.

Cuando pistoleros no identificados atentaron con granadas de mano contra una guarnición militar de Argentina en 2006, Dreyfus deploró lo que llamó “seguridad floja” en los depósitos militares a través del mundo. “Si un supermercado es capaz de controlar la cantidad de arroz que tiene almacenada para vender, una organización militar seguramente podría y debería hacer exactamente lo mismo con sus armas, y con mayor eficacia”, dijo. “Las palabras claves son logística, control, seguridad.”

Cuando agentes de Río destruyeron una célula de traficantes de droga que obtenía sus armas en el área de la tres fronteras, Dreyfus observó que sus líderes era prominentes hombres de negocios que vivían en apartamentos de sectores de Río tan elegantes como Ipanema, “no en los favelas”.

Recientemente Dreyfus observó, por un informe del sitio web brasileño Comunidade Segura, que la empresa CBC (Companhia Brasileira de Cartuchos) se había convertido en el productor de munición más grandes del mundo, llegando a comprar Metallwerk Elisenhutte Nassau (MEN) de Alemania en 2007 y Sellier & Bellot (S&B) de la República Checa en marzo 2010. Para Andrew McLeod, del HeraldScotland, esto no sería particularmente significativo si no es por el hecho de que estos últimos años han disminuido las exportaciones registradas por la CBC, debido a la legislación que restringió exportar a Paraguay, pero a menudo se encontraron sus armas exportadas nuevamente de regreso adentro de Brasil y en poder de las organizaciones de la droga de Río, en un ir y venir que Dreyfus llamó “el efecto bumerán”. “La exportación comercial de armas y municiones de Brasil a los países limítrofes fue parada en 2001”, escribió a Dreyfus. “CBC perdió mercados comerciales en América Latina, pero Brasil ganó en seguridad pública.”

Sin embargo, fabricantes de armas de otros países ya se habían movido hacia Brasil para llenar el vacío, y antes que CBC comprara a S&B sus armas ya eran “una de las marcas más corrientemente capturadas” por la policía brasileña. Dreyfus dijo que debido a que la República Checa fue limitada por el Código de Conducta de la Unión Europea (UE) para las exportaciones de armas -que exige a los países miembros “evaluar la existencia del riesgo de que el armamento se pueda desviar a destinos finales indeseables”-, CBC debería “considerar el riesgo de que por la vía del desvío, algunas de estas exportaciones terminen alimentando la violencia en Brasil”.

Aunque su foco estaba en América Latina, Dreyfus también asesoró al gobierno de Mozambique y al momento de su muerte se preparaba a desempeñar un trabajo similar para el gobierno de Angola, donde los inventarios de armas abandonadas desde la guerra civil continúan planteando problemas de seguridad. En Brasil publicó tres libros sobre el tema de su trabajo:1) 'Tracking the guns': desvio de armas pequenas para mercados ilegais no Rio de Janeiro; 2) A indústria brasileira de armas leves e de pequeno porte: produção legal e comércio; y 3) Posse de armas de fogo no Brasil: mapeamento das armas e seus proprietários.

Nota:
Esta noticia fue detectada para el Proyecto Censurado por el estudiante Travis Hann y validada por el académico Rick Luttmann, ambos de la Universidad Sonoma State.

Fuentes:
- "Key Figures in global battle against illegal arms trade lost in Air France crash"
Andrew McLeod, Sunday Herald (Scotland Independent0, June 7, 2009
- http://en.wordpress.com/tag/pablo-dreyfus/

Foto: Argentina: Pablo Dreyfus, abogado, de 39 años, batalló en Suramérica contra el tráfico de armas y drogas, desde la ong Red Internacional de Acción en Armas Ligeras (International Action Network on Small Arms, IANSA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Rehenes en el Golfo

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

Si bien Estados Unidos, Israel e Irán son los protagonistas del conflicto en el Golfo Pérsico, los demás países de la región y la mitad del mundo participan, no como espectadores sino como rehenes.

La importancia geopolítica del Golfo Pérsico es resultado de una espectacular mutación que tiene como eje al petróleo.

En 1918 al concluir la Primera Guerra Mundial, con la derrota del imperio otomano, el Medio Oriente fue el bocado principal en el nuevo reparto del mundo, protagonizado por Gran Bretaña y Francia con la anuencia del presidente norteamericano Woodrow Wilson, vencedor en la contienda y artífice del Tratado de Versalles, quien no mostró interés por la región.

Entonces se sabía poco de las reservas de hidrocarburos en la zona y Estados Unidos era el primer productor y exportador mundial. En 1901 el barril de crudo se vendía a tres centavos y en 1931 durante la gran depresión, cuando ya había comenzado la era del automóvil, a trece centavos, dos años después, gracias a la intervención de Roosevelt, se limitó la producción y el precio se estabilizó en alrededor de un dólar el barril.

Veinticinco años más tarde, en medio de la II Guerra Mundial, Estados Unidos se percató de que sus pozos comenzaban a flaquear y miró hacia el Golfo Pérsico donde se concentran las dos terceras partes de las reservas mundiales de petróleo y gas natural. En 1945 el presidente Franklin D. Roosevelt firmó con el rey de Arabia Saudita un tratado en virtud del cual se comprometió a proteger indefinidamente a esa monarquía a cambio de mantener el suministro de petróleo a Norteamérica. El acuerdo también estableció que el combustible sería pagado en dólares.

Desde entonces y hasta hoy, incluyendo las etapas de crisis originadas por la nacionalización del canal de Suez, las sucesivas guerras entre árabes e israelís, la guerra entre Irán e Irak y durante su propia guerra en el Golfo Pérsico contra Irak, Estados Unidos se las agenció para proteger el comercio petrolero desde el Golfo permitiendo que, dificultades aparte, el vital producto llegue a su territorio y a todo el mundo.

Arabia Saudita, Kuwait, Qatar, Abu Dhabi, Dubai, Omán, naturalmente Irak, y un poco más alejados, Bahrein, Pakistán y la India, comprenden que un conflicto militar de grandes proporciones en la región, inevitablemente les ocasionará enormes perjuicios y, en caso de emplearse armas nucleares, su existencia pudiera verse comprometida.

Más allá de la cuestión geográfica, también son rehenes de ese contencioso las economías de Europa, Japón y China que dependen del petróleo de los países del Golfo y algunos específicamente de Irán.

En esa región se encuentran las dos terceras partes de la producción petrolera mundial. De allí salen todos los días 15 millones de barriles que constituyen el 25 % del consumo de Estados Unidos, el 43 % del utilizado por Europa occidental y el 68 % del quemado en Japón. China, el segundo consumidor de petróleo en el mundo y cuya demanda crece siete veces más rápido que la de Estados Unidos, depende en grado superlativo del petróleo del Levante.

Del inventario de rehenes apresados por el conflicto del Golfo Pérsico no pueden excluirse las grandes transnacionales, principalmente norteamericanas que extraen, transportan, procesan y comercializan el petróleo de la región con lo cual ganan miles de millones de dólares. Nadie debe dudar que los campos petroleros estarán entre los primeros blancos de la cohetería, artillería y aviación de Irán ni hacerse ilusiones de que alguien pueda protegerlos.

Por otra parte, a diferencia de Estados Unidos, varios países de Europa Occidental, China y Rusia, aunque se sumaron a las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad, son socios de Irán con el cual mantienen negocios multimillonarios, incluyendo el área energética y la esfera nuclear

Naturalmente todos los países y entidades involucradas deben estar utilizando su enorme capacidad de presión y sus posibilidades de lobby para tratar de influir sobre Washington con el fin de moderar los aprestos bélicos, tanto de Estados Unidos como de Israel.

Asumiendo como bueno el credo expuesto por el presidente Barack Obama en la universidad al-Azhar, no sólo por razones filosóficas sino prácticas, Estados Unidos y Europea debían evitar el peligro de una lectura confesional de su cruzada contra irán.

Contando a los países del Golfo Pérsico, Libia, Nigeria e Indonesia el 80 por ciento de la producción mundial de petróleo se encuentra en la llamada “Veta Musulmana”. Contrariar a esa hermandad es otro riesgo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Costa Rica: Los chicos superpoderosos

Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

De unos años para acá prendió a profundidad una idea que representa a los hermanos Arias -Oscar y Rodrigo- como al modo de diosecillos malignos, o, mejor debía decir, como diablillos, perversos y extremadamente poderosos. Esta es una hipótesis que goza de grandísima simpatía entre sectores muy considerables de lo que (admito que de forma imprecisa) podemos reconocer como el progresismo nacional. Este incluye un arco ideológico y político relativamente amplio y heterogéneo: desde el centro hacia la izquierda política, con la posible (auto) exclusión de grupos más extremos.

No es del caso venir a disputar acerca de las atribuciones de malignidad que se les enrostran a los dos bien conocidos hermanos, excepto, quizá, para advertir acerca de la inconveniencia de las posiciones maniqueas que ven un mundo en blanco y negro. Me explico: si bien esos dos señores han dado pruebas de no ser sujetos particularmente nobles y caritativos, en todo caso el hacerlos depositarios del “mal absoluto” comporta el grave riesgo de mirar a sus opositores o adversarios como la encarnación de la “bondad absoluta”. Eso sería seguramente ilusorio y engañoso.

Sin embargo, lo que me interesa enfatizar es más bien la hipótesis que les atribuye un poder total y omnímodo a los dos señores del cuento. A su vez, esto da pie a una hipótesis conspirativa, la cual ha adquirido enorme fuerza persuasiva. Hemos llegado a un punto donde casi cualquier acontecimiento político relevante que tiene lugar en Costa Rica se explica como fruto de una conspiración urdida y controlada, hasta en sus mínimos detalles, por los hermanos Arias.

Las hipótesis conspirativas tienen un talón de Aquiles que no se resuelve fácilmente. Se basan en el supuesto de que hay personas u organizaciones en capacidad de controlar todos los hilos de una realidad social, económica o política, de forma tal que no solo logran el resultado deseado, sino que además suprimen toda contradicción, anulan cualquier desacuerdo y ahogan toda fuente de malestar o disgusto entre quienes son parte de ese proceso conspirativo. Es altamente improbable que nadie pueda lograr tal cosa, ni siquiera en contextos relativamente acotados, y creer que sí se pueda depende de imaginar una realidad mucho más simple y voluble, mucho menos contradictoria y dinámica, de lo que es característico en las sociedades humanas.

Dicho en breve: el mundo en el cual nos movemos es complejo, de forma que, aún cuando en efecto existen fuerzas que tienden a ser dominantes, estas siempre deben bregar con una realidad dinámica y contradictoria que nunca se acomodará fácil ni armoniosamente a sus deseos y designios.

Un ejemplo de esta forma de razonar se encuentra en la insistencia en hacer ver a Laura Chinchilla y su gobierno como marionetas en manos de los Arias. Esa forma de razonar impide captar matices o énfasis que, quizá, alguna importancia podrían tener. Por ejemplo ¿por qué Chinchilla ha establecido una alianza tan estrecha con la institucionalidad religiosa más reaccionaria, mientras en ese terreno Arias prefería mantener cierta distancia? Otra ¿no hay acaso en el gabinete de Chinchilla notables reminiscencias de la administración Figueres Olsen? Dependiendo de los asuntos específicamente implicados, estos aspectos podrían tener alguna importancia o, quizá, no tener ninguna. Lo problemático está en descartarlos a priori y tan a la ligera.

Nada de lo dicho niega que, en efecto, los hermanos Arias han alcanzado un tremendo poder e influencia. Pero probablemente se exagera y se simplifica en exceso cuando se les atribuye capacidad para determinar, sin apenas matiz o contradicción, el curso de todos los asuntos relevantes en Costa Rica.

Quizá el mayor inconveniente que resulta de esta visión es que, con ello, se simplifica en exceso el panorama político nacional y el complejo de las fuerzas e intereses que en este se mueven. Pareciera que, entonces, todo se reduce a combatir a esos dos chicos superpoderosos, cuando posiblemente hay otras fuerzas –quizá menos visibles, pero no necesariamente menos poderosas- que se están moviendo en procura de imponer sus intereses.

Mi propuesta va más bien en el sentido de ver a los Arias como la parte más visible de un entramado de fuerzas políticas, intereses económicos y propuestas ideológicas. Esa es la compleja matriz en que se gesta un proyecto que, tendencialmente, se mueve hacia la radicalización de la propuesta neoliberal de transnacionalización de la economía. En general, el gobierno de Chinchilla y los partidos Liberación y Libertario, son parte de esas mismas fuerzas y de ese mismo proyecto. Pero así pensado el asunto, ello debería proporcionar unos anteojos distintos para escrutar la realidad costarricense actual: esta deja de ser el designio caprichoso y absolutista de un par de malignos hermanos. Lo veremos, en cambio, como el fruto complejo, dinámico y contradictorio de un conjunto de fuerzas en interrelación. Los poderes hoy dominantes seguramente coinciden en algunos intereses y visiones político-ideológicas, pero no necesariamente en todas. Y, en efecto, la realidad no deja de mostrar fisuras más o menos significativas, que, incluso, hoy día se manifiestan alrededor de la minería a cielo abierto en Crucitas, como también lo está haciendo respecto del agua, para mencionar dos ejemplos muy actuales.

Admito que la hipótesis conspirativa tiene una importante ventaja: simplifica grandemente y, entonces, resulta sumamente cómoda desde el punto de vista intelectual. Asunto muy distinto es que aporte una guía confiable para la lucha social y la acción política.

Foto: Costa Rica, Política - El presidente de la República, Óscar Arias, y más atrás su hermano, el ministro de la Presidencia, Rodrigo Arias. / Autor: Mariano Ramírez - LA PRENSA LIBRE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El “Destino Manifiesto” de Colombia: ¿Ser como Israel?

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

Mi abuelo los calificaba de trafácicos (aquellos que cometen una o varias trafacías) Pero los dos términos han desaparecido de los diccionarios de la lengua y populares, seguro que por su desuso. Pero trafácico era mucho más decidor e impactante que falso, mentiroso, engañador, pérfido, tramposo. Lástima que haya desaparecido.

He recordado este término después de oírle, por enésima vez, “argumentar” al todavía Presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, respecto de sus “denuncias” contra la Venezuela de Hugo Chávez. Desde luego, ese señor Silva que las oficia aún de Ministro de la Defensa; y el Canciller Bermúdez, que hace esfuerzos por ser lógico y creíble, son el coro que todo primer actor que se respete, debe tener.
También me recuerda que el viejo abuelo, a pesar de haber sido católico, apostólico y romano, advertía a la familia: ¡cuídense de los jesuitas! Y aclaraba: si bien son sacerdotes de Cristo; pero ellos están preparados para presentarnos las cosas al revés, como A, cuando en realidad quieren que sean Z. Y argumentaba: ellos son los que han creado el “papa negro” porque son el anticristo.
El colombiano Uribe ensayó con el Ecuador su jesuitismo, a la antigua: él y su Ministro de la Defensa (el señor Juan Manuel Santos, el mismísimo que asumirá la Presidencia el próximo 7 de agosto) más la jerarquía militar, ordenaron el despiadado ataque contra el campamento que había instalado dos kilómetros adentro, en territorio ecuatoriano (Angostura – marzo 1/2008) Raúl Reyes (el segundo al mando de las FARC) Resultado de la acción: 25 seres humanos asesinados mientras dormían (más tres heridas graves, mujeres) Pero el Presidente de los agresores se adelantaba telefónicamente (ese 1 de marzo del 2008) para darle “su versión” al Presidente Rafael Correa. Le dijo, sin sonrojarse, que fuerzas militares colombianas “habían tenido que repeler un ataque” de los terroristas de las FARC y que en esa acción “de legítima defensa” habían tenido que internarse unos cuantos metros en territorio selvático, pero ecuatoriano.
Mentira. Uribe mentía sin escrúpulo alguno y pretendía engañar al Presidente de Ecuador. Cuando nuestros soldados llegaron al lugar del ataque se encontraron con un cuadro más que dantesco: cadáveres mutilados y en paños menores, un sector de la selva abierto a misilazos; y evidencias más que suficientes de que ese campamento había sido arrasado por fuerzas de aire y tierra, a mansalva, cuando sus ocupantes no tenían chance alguno de huir o resistir. Y lo más dramático: que los invasores habían utilizado tecnología militar de punta (que Colombia no lo tiene) y habían dejado en la selva, heridas (¿para que se mueran?) a tres mujeres, entre ellas, una estudiante mexicana que resultó ser la única sobreviviente de un grupo de cinco que visitaba el campamento
Cuando Correa se enteró de la durísima verdad, montó en santa indignación y salió de inmediato, primero a visitar a presidentes latinoamericanos para informarles lo que había ocurrido; y, en segundo lugar, a participar en la reunión de Presidentes del Grupo de Río, que habían sido convocados a República Dominicana. Desde luego, Correa había roto relaciones con Bogotá. ¿Recuerdan ustedes la actitud de mojigato del Presidente Uribe en esa reunión? Tuvo que disculparse por la bárbara agresión a Ecuador y anticipó que no volvería a repetirse semejante violación de soberanía.
El abuelo decía que de los “trafácicos” había que cuidarse porque si no le dan la puñalada a la ida, le dan a la vuelta. Y así fue. A poco de marzo 1/2008 la “inteligencia colombiana” apoyada por la inteligencia USA (que para eso hay el Plan Patriota) comenzó a producir, en serie y a la carta, unos supuestos archivos de una supuesta laptop supuestamente rescatada del ataque de Angostura. Los uribistas dieron rienda suelta a su imaginación y “descubrieron” lo que ellos querían descubrir: que Correa estaba relacionado con el campamento asolado y, a través de él, con los “terroristas” de las FARC. Pero como aquello fue desvirtuado totalmente, los fantasiosos guionistas tejieron una telenovela mejor que Betty la Fea o que “los ricos también lloran”
En todo caso, lo que el beatífico Uribe y su Ministro de la Guerra pretendieron con esta arremetida mediática fue justificar “como legítima” la agresión de Angostura. Y pretendieron que el Gobierno de Ecuador y algunos de sus dirigentes más visibles (Gustavo Larrea, Chouvin, los hermanos Ostaiza) tenían o mantenían relaciones con los guerrilleros asesinados. Inclusive llegaron a mezclar estas acciones con un supuesto narcotráfico guerrillero que, desde luego, nunca llegó siquiera a sospecharse como cierto a pesar de los reportajes que le dedicó la prensa sipiana de Ecuador (con el “aporte” de la inteligencia colombiana, desde luego) y hasta un joven periodista de El Comercio de Quito (Arturo Torres) escribió un sonado libro titulado “Juego del camaleón”.
En buen romance y en síntesis, lo que pretendía Álvaro Uribe y su combo falangista, fue que el Ecuador estaba rehuyendo “su papel” de YUNQUE que los estrategas gringos y mestizos, le habían asignado. Hay que recordar que, según esa estrategia, las fuerzas militares y aéreas USA-colombianas barrerían a los “terroristas” de las FARC y el ELN, hacia el sur, hacia los límites con Ecuador; y este pequeño país “no tenía otra tarea” que liquidar a lo insurgentes que, en su huída, debían refugiarse en la zona limítrofe.
Pero ocurrió lo que siempre ocurre con las estrategias mal planteadas: que a la hora de aplicar la táctica, las cosas resultan al revés. Ni los “terroristas” huyeron hacia el sur, ni las “grandiosas” fuerzas combinadas de gringos y mestizos pudo desplazarles de sus reductos, ni la fuerza militar ecuatoriana arremetió contra los desplazados colombianos que llegaron huyendo del terror impuesto por la “seguridad democrática” y sus paramilitares. Más bien –y dentro de lo que humanamente era posible- Ecuador toleró extraoficialmente que Raúl Reyes se establecía un tiempo en suelo ecuatoriano, a fin de negociar con Brasil, Venezuela, Francia, la liberación de rehenes de las FARC, entre ellas, la señora Ingrid Betancourt.
Uribe no contaba con que los “malos colombianos”, le negarían su segunda reelección por lo que tuvo que designar a un sucesor digno de su confianza, que no podía ser otro que su Ministro de Defensa, el señor Juan Manuel Santos, que al comienzo de su campaña, declaró que “estaba orgulloso” de haber ordenado el ataque en Angostura; pero, cuando un juez penal de Sucumbíos (Ecuador) por esas declaraciones, ordenó su prisión preventiva dentro del juicio penal que se tramita por el descomunal ataque, don Juan Manuel Santos expresó que ese era un asunto de “Estado” como queriendo endosar a su país, su evidente culpabilidad. Pero, por lo menos Santos y su equipo de asesores, se dieron cuenta que con Ecuador debían aliviar tensiones si querían asumir el poder, en ambiente de paz por lo menos con uno de sus dos vecinos.
Y cuando todos pensaban que, por estrategia elemental, Uribe y Santos habían resuelto “aliviar tensiones” con sus dos vecinos, ¡hete aquí! Que, don Álvaro, a través de sus propias declaraciones o valiéndose del “candido” Ministro de Defensa, reactiva el avispero pero esta vez contra la Venezuela de Hugo Chávez, el Presidente que pretende conducir sus país (vía democracia representativa) hacia un estado socialista siglo 21; y que tiene una actitud antimperialista definida y desafiante. Y esta actitud, le causa urticaria a doña Hillary Clinton.
¿Qué pasó? Don Álvaro calificó a la diplomacia de “meliflua y babosa” sin que hasta la fecha se sepa a ciencia cierta si quiso identificar a su propia diplomacia o si quiso “etiquetar” a la ecuatoriana. Pero, como Ecuador no asumió para si los dos vocablos y tampoco le paró bola a las insinuaciones uribistas sobre que el DAS espió al Gobierno Correa (vía pinchazos telefónicos) pues entonces arremetió contra Venezuela acusándola de proteger a más de 1.500 “terroristas” de las FARC. Esta vez, el ya mismo expresidente, llevó su denuncia con “pruebas contundentes” (que nunca las ha presentado) a la OEA, a ver si el antiguo “ministerio de colonias de USA” tomaba cartas en el asunto y resolvía cualquier cosa. Estados Unidos fue el único que encontró “grave” la denuncia colombiana, la respaldó y pidió que se la investigue
Chávez (que no es ningún pintado en la pared) rompió de inmediato relaciones con Colombia y declaró que, lo que en verdad perseguía Uribe, era atacar a su país, con el respaldo armado y equipado del imperio, que ya tenía 7 bases militares en Colombia; que había invadido con 4.000 hombres, la pacífica Costa Rica (a título de unos ejercicios militares) que había reactivado el Comando Sur de las fuerzas imperiales y que tenía bases en Curazao y otros puntos caribeños. ¿La razón de esta apetencia? Pues, el petróleo que explota y que guarda Venezuela. Los más de tres millones de barriles diarios que produce este país más sus cuantiosas reservas comprobadas (las más grandes del mundo) hacen de Venezuela un “bocato di Cardinale” ¿El pretexto? Pues que el “dictador” Hugo Chávez está “inquietando a los países del sector” y que, por lo tanto, “hay que neutralizarlo” ¿El pretexto ideal? Que Venezuela aupaba a “terroristas” que se proponían invadir Colombia
Los “analistas” permanentes y de ocasión han pretendido interpretar la actitud de última hora de Álvaro Uribe y han encontrado que este personaje, a no dudarlo fascista, ha querido demostrar a su sucesor que debe seguir a raja tabla su política de “seguridad democrática” por lo que no le va a tolerar ninguna “desviación” Es posible que esa sea una razón; pero, la insistencia de que Venezuela “debe actuar contra los terroristas en su propio territorio” casi es un mandato neoliberal del imperito ya que, de lo contrario, Colombia perdería, entre otros beneficios, el apoyo militar y financiero del imperio USA (Plan Patriota). Y eso representa miles de millones de dólares al año. Y una agresión contra Venezuela pues será el gran pretexto para una intervención de Estados Unidos en ese país, con el objeto de salvar “la democracia y la libertad”
Y una pregunta final: ¿habrá provocado Álvaro Uribe este nuevo aquelarre sin el conocimiento y la venia del señor Juan Manuel Santos, el mismísimo que dijo que volvería a ordenar el ataque contra Angostura y que se sentía orgulloso de haberlo ordenado, cuando faltan días para que asuma el poder?
Ello me recordaba el término del abuelo pero en plural TRAFÁCICOS, aun cuando haya desaparecido del diccionario de la real academia. Y porque tengo el pálpito de que de lo que se trata es de recordarnos, a ecuatorianos y venezolanos y a lo mejor hasta brasileños Colombia es, desde hace rato, el gendarme de América.
Y si alguien duda de este designio, que debe ser divino, recordemos que hace semanas, igualmente, el nuevo Presidente de Colombia declaró que se sentiría orgulloso si su país llega a ser “el Israel América” Y todos sabemos lo que Israel hace con los palestinos y los libaneses.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Economía y política en la administración kirchnerista

Eduardo Lucita (especial para ARGENPRESS.info)

Esta contribución al Taller EDI/3 debe tomarse como continuación de la ponencia presentada en el Taller EDI de 2006 (1), en aquel momento discutimos sobre continuidades y rupturas. Que diferencias registrábamos con los ’90 y que se mantenía inalterable en el modelo de acumulación y reproducción de capitales en el país.

Para evitar interpretaciones libres conviene aclarar que utilizamos “modelo” como un concepto que facilita identificar las formas que adquiere la explotación del trabajo y la apropiación del excedente económico en un período determinado, más allá de la consistencia o debilidades que pueda mostrar. En rigor en los pasajes de un modelo a otro de acumulación siempre hay continuidades y rupturas, el problema es como pesan las mismas en cada momento, identificarlas sirve a los efectos de la intervención política en el período. Esta ponencia parte de la percepción que tanto unas como otras se han profundizado en lo que llamamos la segunda fase de la administración kirchnerista.

Lo que sigue son algunas puntualizaciones no taxativas de la interrelación entre economía y política bajo la administración kirchnerista. Estas no responden acabadamente al cuestionario planteado en el Taller, pero no son ajenas a el.

1

El kirchnerismo es resultante directo de la revuelta popular del 2001. Sin este acontecimiento socio-político que marca un antes y un después en el ciclo político nacional no existiría el kirchnerismo como expresión nacional, lo más probable es que tampoco como corriente interna del PJ. En aquellos meses del 2001/02 las masas avanzaron sabiendo lo que rechazaban, lo que impugnaban, pero sin saber lo que querían. La consigna pintada en numerosas paredes de la capital. “Que venga lo que nunca ha sido” tal vez grafique mejor que muchos análisis aquel momento.
Sin embargo como suele decirse “La política no soporta el vacío”. En el 2002 ese vacío fue ocupado por Duhalde y el PJ como partido del orden, que repusieron la dominación burguesa y las instituciones del régimen. Finalmente llevaron a NK a la Casa Rosada.

El agotamiento de la convertibilidad y la salida de la crisis del 2001 pusieron en evidencia el ascenso del capital productivo en detrimento del financiero y de servicios, ascenso que se reflejó en cambios en el bloque de poder. Estos cambios no significaron la incorporación de nuevas fracciones, sencillamente por que no las hay. La llamada burguesía nacional o mercado internista ya no tiene existencia real, entendida esta como capacidad para disputar la orientación del proceso de acumulación y reproducción de capitales, porque burgueses nacionales hay pero sin cohesión ni fuerza política. Sí se modificó el peso relativo de las fracciones al interior del bloque.

El comando ya no está constituido por el capital financiero transnacional y las empresas de servicios públicos privatizadas (grandes ganadores de lo ’90, y perdedores con el fin de la convertibilidad y la crisis) sino por el capital productivo (agrario e industrial). Claro esta que esta nueva hegemonía no puede prescindir de fracciones del capital financiero y de servicios.

El equipo que se hace cargo del gobierno en 2003 llegó sin base social propia pero con una lectura certera del nuevo comando del bloque y por lo tanto expresó una alianza objetiva con el capital productivo. Dada sus limitaciones de clase y los límites que imponía la coyuntura, no pareciera que haya tenido muchas alternativas.

Es en este nuevo/viejo bloque de poder en que se apoyó la administración kirchnerista, sumando a la burocracia sindical, ahora en su nueva versión moyanista, Los gestos a “izquierda” del gobierno, destinados a cooptar piqueteros, familiares de desaparecidos y residuos del progresismo –la política de la transversalidad- a poco andar mostraron tener los límites que el bloque burgués que lo sostenía era capaz de tolerar.

Más allá del discurso nunca intentó cruzar los límites de su origen de clase. Se ubica dentro de la pequeña burguesía con tintes progresistas que no intenta desbordar los límites del sistema pero que tiene gestos en el plano de los DDHH, de las relaciones internacionales y se apoya en el capital productivo, en un contexto de ciclo expansivo de la economía mundial que lo ha favorecido. Claro que continúa una política de judicialización de la protesta social como una cuestión de Estado

Es esta combinación heterodoxa lo que dificulta muchas veces una caracterización acertada del período que atravesamos.

2

El nuevo gobierno se vio ampliamente favorecido por dos medidas económicas que tomaron las administraciones provisionales anteriores, que una y otra vez criticó en forma más que oportunista:

a) la suspensión de los pagos de la deuda cuya tenencia no estaba en poder de las organizaciones financieras internacionales (a estos –FMI, BM, BID- se les continuó pagando regularmente). Suspensión que duró 38 meses y permitió que el Estado saliera de la asfixia financiera y estuviera en mejores condiciones para negociar el canje del 2005.

b) la macrodevaluación del 2002 que pulverizó los salarios, transfiriendo una enorme masa de recursos hacia las clases dominantes, favoreció las exportaciones, frenó las importaciones e impulsó, si bien que limitadamente, la producción sustitutiva; dolarizó los ingresos fiscales y licuó los gastos del Estado. Resultado inmediato superávit gemelos (comercial y financiero).

En síntesis estas dos medidas permitieron la recomposición de la tasa de ganancia en el país. El kirchnerismo en el gobierno, al menos en la primera etapa de su administración, se hizo cargo de la tarea de hacer que esa ganancia fuera posible realizarla. Esto es que hubiera demanda solvente.

3

Esto es lo que explica que el conjunto de medidas de política económico/social de la administración kirchnerista se orientaran a impulsar al mercado y al consumo interno (paritarias, jubilaciones por decreto, aumentos consecutivos del salario mínimo y de los mínimos jubilatorios, tarifas de servicios públicos subsidiadas, apoyos diversos a las empresas recuperadas por la gestión obrera y emprendimientos productivos, etc.)

Quienes ponen el acento en el “viento de cola”, es decir todo es producto del mercado mundial, ven la realidad en forma parcial. El mercado mundial influyó no hay en esto dudas. A mediados del 2003 se inicia un ciclo expansivo de la economía mundial que duró hasta el 2008 con un cambio en los precios relativos de las materias primas y productos energéticos que favoreció ampliamente a los países latinoamericanos (al precio de primarizar aún mas sus economías), pero desconocen que en nuestro país la recuperación comenzó a mediados del 2002 –esto es se adelantó al ciclo mundial- y que luego del primer año y medio post-devaluación la contribución del mercado interno (consumo+inversión) a las altas tasas de crecimiento del PBI fue superior a la contribución de las exportaciones.

Resultados: recuperación del promedio salarial al 2001, aún por debajo de 1998, fuerte recuperación del empleo y consecuente baja de la desocupación y la pobreza.

El gobierno rodeó todo esto con un discurso desarrollista: “modelo productivo con inclusión social”. Pero la matriz de distribución del ingreso no se modificó, prácticamente sigue la de la dictadura, y por otra parte no hay ningún proyecto industrial de envergadura (no hay un SOMISA, un Polo Petroquímico Bahía Blanca, un Altos Hornos Zapla, un ALUAR).

Cuando definimos “neodesarrollista” identificamos un modelo que nace de las entrañas mismas del neoliberalismo y encuentra allí sus propios límites. Que combina estímulos al consumo y al desarrollo del mercado interno, con el mantenimiento de una política extractivista y depredadora del ambiente (profundización de la política petrolera del menemismo, impulso de la minería a cielo abierto), mantiene el régimen financiero de la dictadura, la libertad en el movimiento de capitales que favorece la fuga de divisas; las privatizaciones en FFCC y otras empresas; reestructura la deuda y paga por adelantado al FMI.

4

En el plano político el kirchnerismo debió remontar que ganó las elecciones (en realidad las perdió en primera vuelta y el menemismo desistió de la segunda) con el 22% de los votos emitidos (18% del padrón). Al modelo económico lo acompañó con una aureola setentista, dio respuesta a algunas de las presiones de los organismos de DDHH (impulsa juicios a la crema de los dictadores, descuelga el retrato de Bignone en Campo de Mayo), reforma de la Corte Suprema de Justicia, fuertemente cuestionada. Abolió el Código de justicia militar y por lo tanto eliminó la pena de muerte allí contemplada y habilitó el enjuiciamiento de los militares por el fuero federal. Sin embargo no hay unificación de las causas. En paralelo se dio una política de cooptación de vastos sectores del movimiento social mediante apoyo a las cooperativas, microemprendimientos, cargos en el Estado y prebendas varias.

La política internacional ha sido muy diferenciada de “las relaciones carnales” del menemismo y de la Alianza. En general ha partir de una definición en contra del ALCA ha tenido una posición tercerista y en especial en América latina ha pivoteado entre el grupo de países que para profundizar reformas sociales avanzan en rupturas parciales con el imperialismo (Venezuela, Bolivia, Ecuador) y Brasil que se mueve con cierta independencia de los EEUU pero necesita su apoyo para lograr hegemonizar el subcontinente y ser interlocutor de la región ante el imperio. Por lo demás su política es claramente opuesta del bloque neoliberal (Colombia, México, Perú y Chile).

Esa política tercerista hace que tocara la campana en Wall Street y en paralelo firmara la constitución del Banco del Sur pero sin ningún esfuerzo para que este se concrete. No se opone al ALBA pero no acompaña el proceso de su nacimiento y desarrollo, que es hacia donde lo hubiera llevado si consecuentemente mantenía su política de transversalidad y de inserción en los movimientos sociales, aunque hay que constatar que no hay ninguna fracción burguesa interesada en el ALBA que lo impulse a ello. Existe así una contradicción entre su discurso pro unidad latinoamericana por un lado y la practica política concreta.

La combinación de neodesarrollismo económico, ruptura con el discurso único en el manejo de la economía, política de DDHH y un posicionamiento internacional diferenciado hizo que el kirchnerismo en su primera fase de administración del Estado lograra ampliar significativamente su base de sustentación social.

5

Esto se hizo evidente en las elecciones de renovación presidencial. Los votos obtenidos por CFK superaron ampliamente aquel 22% y mostraron como esa política rindió frutos. Sin embargo hay que notar que no le fue bien en las grandes ciudades marcando un inicio de distanciamiento con las clases medias urbanas –que aparecerían con fuerza en el conflicto con el campo- paradójicamente de las más favorecidas económicamente por el ciclo económico expansivo.
Para garantizarse el éxito electoral el kirchnerismo abrió el juego a derecha buscando sus votos, por eso el acuerdo con un radical conservador como Cobos, con los gobernadores y los intendentes mafiosos del conurbano y su profundización de las relaciones con la fracción moyanista de la CGT en detrimento de la CTA.

Sin embargo el conflicto por la Resolución 125 de retenciones a las exportaciones agrarias primero y la crisis mundial, largamente anunciada pero que estallara con fuerza a mediados del 2008 después, no permitieron al nuevo gobierno capitalizar la situación. Se vio enfrentado a viejos aliados y perdió adhesiones en las capas medias de la ciudad y el campo.

El conflicto con el agro ha sido un verdadero parteaguas, un punto de inflexión que tiñó desde el origen la segunda fase de la administración kirchnerista. Tuvo repercusiones políticas en la sociedad y también al interior del bloque de poder. La alianza objetiva con el capital productivo se rompió y se abrió una disputa por el flujo de la renta agraria. Por lo demás el conflicto implica el retorno de la renta agraria al escenario político nacional, buscando recuperar el espacio perdido con la crisis del ’30 del siglo pasado, y que tendrá implicancias a futuro (2). El gobierno perdió la batalla en las calles y en el Congreso y emergió con fuerza el neoconservadurismo, no obstante mantuvo el nivel de retenciones. Sin embargo el conflicto puso una valla a los intentos de profundizar la captura de renta extraordinaria y por lo tanto garantizar un flujo financiero para impulsar la industrialización. Puede decirse que le puso límites al neodesarrollismo del gobierno.

6

La segunda fase se dio entonces en condiciones muy distintas a la primera. El modelo económico ya no tenía la misma fuerza del principio, los beneficios que el capital recibió de la macrodevaluación se fueron agotando. Los salarios crecieron, la capacidad ociosa se colmó, el peso comenzó a apreciarse, la crisis mundial afectó los superávit gemelos y el cuadro político cambió. Esto se hizo evidente con los resultados de renovación parlamentaria del 28 de junio del 2009. El oficialismo resultó la primera minoría a nivel nacional y fue derrotado en la estratégica Provincia de Buenos Aires. Resultado: perdió la mayoría propia en ambas cámaras. La derecha en ascenso ayudada por el complejo mediático (hoy por hoy el verdadero partido de oposición) se promocionó como si realmente hubieran triunfado en las elecciones y auguraban una caída estrepitosa del oficialismo. Sin embargo la oposición ha mostrado debilidades intrínsecas, demasiados liderazgos mediocres e incultos y ausencia de hegemonía. Por otra parte solo los unifica su oposición al gobierno, sin ninguna propuesta superadora, como no sea un regreso a los ‘90.

Contra todos los pronósticos el kirchnerismo redobló la apuesta, no cedió en las retenciones agrarias y profundizó su política. Retomó la iniciativa, enviando señales de fortaleza y capacidad de mantener la gobernabilidad del sistema: reestatización de las AFJP’s y de Aerolíneas, Fútbol para Todos, DNU para el pago de deuda con reservas, reapertura del canje manteniendo la negativa, al menos hasta ahora, al monitoreo de las cuentas públicas por el FMI y a reconstituir el INDEC.

Pero ha sido el enfrentamiento con el complejo mediático por la nueva Ley de Medios, derivación directa del conflicto por la Resol.125, un nuevo punto de inflexión. Porque si el conflicto agrario significó una derrota en toda la línea para el gobierno, la Ley de Medios ha sido un triunfo trabajosamente logrado que le permitió reorganizar y ampliar su base de sustentación social, algo que ahora fortaleció con la sanción de la Ley de matrimonio igualitario para personas del mismo sexo. En todas estas nuevas confrontaciones el gobierno sale ganador, pero en todas paga costo político.

7

La crisis mundial afectó el 2do y 3er. trimestre del 2009 pero no tuvo, como en toda Latinoamérica, la virulencia que se esperaba. En el país porque el ajuste bancario/financiero se hizo en el 2001 y por medidas anticíclicas tomadas por el gobierno que al principio no le dieron mayor resultado (subsidios a la oferta de automotores, electrodomésticos, etc.) que luego profundizó y que han tenido fuerte impacto social (protección al mercado interno en algunas ramas, Programa REPRO, estímulos a determinada producción local, obras de infraestructura y últimamente el Subsidio Universal por Hijo y el Plan Argentina Trabaja, etc.). La recuperación de las economías de China y Brasil principales destinos de nuestras exportaciones, completaron el cuadro para una rápida recuperación de la economía.

La demanda mundial jugó su papel (recuperación de los precios internacionales de las materias primas, baja de costos de los insumos y alta rentabilidad agraria), pero lo determinante en esta segunda fase ha sido el fuerte impulso al consumo doméstico, que ha diferencia de la primera fase está motorizado por el gasto público. Para el 2010 se estima un crecimiento entre el 6 y el 7.5% del PBI, pero con un nivel de gasto público del orden del 40% difícil de sostener en el tiempo y un proceso inflacionario que neutraliza en parte y debilita la capacidad adquisitiva de los ingresos populares. La segunda etapa de la crisis mundial, centrada en Europa, no ha afectado mayormente a la economía hasta ahora (la demanda de alimentos no ha caído) pero todo indica será de larga duración. El ajuste sincronizado de las principales economías europeas acordado recientemente en el G-20; la debilidad de la recuperación en EEUU y las perspectivas de que la economía china crezca uno o dos puntos menos en 2010 / 2011, también el freno que acaba de aplicar el gobierno Lula al recalentamiento de la economía brasilera, en algún momento debieran manifestarse en nuestra economía.

La profundización de la política kirchnerista arroja mayor claridad sobre el intento de sostener al capitalismo mediante el Estado, aprovechando la falta de independencia política de los explotados y su educación nacional-populista. Aprovecha el deterioro de la hegemonía del imperialismo yanqui y la crisis mundial para maniobrar pragmáticamente día a día merced a la debilidad relativa de las grandes potencias. Las dificultades que encuentra permiten comprender el sentido último de la política de “capitalismo de amigos”. Comunidad de negocios hay sin dudas, no podría ser de otra manera cuando la corrupción es intrínsica al capitalismo y a medida que avanza su descomposición como sistema resulta cada vez más funcional al proceso de acumulación, pero el objetivo del kirchnerismo es crear desde el Estado un fracción burguesa de capital nacional en la cual apoyarse y moverse con mayor independencia. Como esto no funciona o no logra la envergadura necesaria, es el Estado el que debiera sustituir al capital privado, carente de fuerza económica y política propia. Pero como el gobierno es temeroso, por su propia extracción de clase, no aprovecha las oportunidades, como la nacionalización del comercio exterior y la imposición de juntas reguladoras, o la nacionalización de la banca para resolver el problema del crédito y la fuga de capitales, o la recuperación de las empresas estatales. Ergo: no hay sujeto en el cual apoyarse y el neodesarrollismo no se consuma. Pero está también que en esta etapa de la mundialización del capital esos objetivos del kirchnerismo son verdaderas ilusiones. No hay vuelta atrás en el capitalismo, el ciclo dorado 1945-1975 no regresa. Aunque siempre conviene estar prevenido en no confundir tendencias históricas con movimientos coyunturales.

8

En el plano de las relaciones internacionales el gobierno de CFK profundizó el tercerismo. A diferencia de la primera fase puso mayor énfasis en la participación en UNASUR, en ese espacio Argentina tuvo un papel importante en la barrera que se levantó contra el golpe de Estado en Bolivia. También en el Grupo Río cuando la crisis Ecuador/Colombia o en la participación en la frustrada liberación de los retenidos colombianos y en la oposición tajante al golpe de Estado en Honduras. Las intervenciones en algunos foros internacionales confirman esta tendencia (FAO, criticando la política alimentaria de los grandes países y el hacer biocombustible con maíz); OMC (defendiendo una política proteccionista, denunciando el “libre comercio” y votando junto con China e India contra la posición de los grandes, incluido Brasil, que pugnaban por mayor apertura comercial); el espacio cedido a Chávez en paralelo a la presencia de Bush en Uruguay; la visita a Fidel en Cuba sin ningún asunto de Estado importante a tratar. Participa en el G-20 pero apoya a Brasil y China cuando piden reformas en el FMI; hace alianza con EEUU promoviendo los incentivos en la economía y en contra de las políticas de ajuste de los europeos. Puede decirse que son discursos, pero implican un posicionamiento político más que simbólico.

Al mismo tiempo acentúa las políticas extractivistas; veta la Ley de Hielos Continentales - aunque luego esto fue parcialmente revertido por el Congreso-; reabre el canje de deuda –cuando en la primera fase de la administración se impuso una Ley Cerrojo-; paga deuda con reservas y lo pinta de progresista; promete y quiere arreglar con el Club de París, pero insiste en prescindir del aval del FMI.

Su política es desendeudarse para volver al ciclo de endeudamiento. No obstante es necesario tener en cuenta que el perfil de la deuda pública ha cambiando sustancialmente en su composición interna y también en el peso que tiene sobre el conjunto de la economía.

9

En este marco económico-político es que el gobierno ingresa al último tramo de su gestión y a enfrentar las elecciones del 2011. Pero al no haber logrado construir una base social de masas propia, porque su misma naturaleza de clase se lo impide, actúa simplemente como administrador y no como conducción de un proyecto estratégico.

Como línea general el kirchnerismo no muestra un proyecto acabado. La definición de “crecimiento con inclusión social” no define ningún proyecto concreto, como no sea intentos limitados de reindustrialización, protección parcial del mercado interno o políticas de asistencialismo focalizadas. Busca preservar su rol de arbitraje en los conflictos sociales sin recurrir mayormente a la represión y es relativamente receptivo a la presión de demandas sociales, pero no ha variado nada en relación a la judicialización de la protesta social. Por lo que sus respuestas no son tanto por convicción sino por necesidad, es decir apela a medidas pragmáticas que le permiten ir resolviendo los problemas uno a uno –la mas de las veces con mucha “desprolijidad” democrática que incluso debilita a las instituciones de la democracia burguesa- pero al mismo tiempo hay que registrar que frente a cada encrucijada el gobierno descarta proposiciones de la derecha y sale por centro o centroizquierda, abriendo conflictos políticos sobre los cuales, desde la izquierda, no es posible quedarse prescindentes.

Desde ahora y hasta las elecciones presidenciales el gobierno se verá enfrentado una y otra vez a la disyuntiva de elegir entre estrechar más los lazos con el imperialismo y lo más granado del capitalismo por un lado y la necesidad de sobrevivir políticamente por el otro. Para ser coherente deberá dar respuestas en muchos casos por centro o centroizquierda.

Es posible entonces se abra una sub-fase, donde a diferencia de lo hecho hasta ahora deberá reemplazar parte del gasto público por crédito barato y accesible y controlar la inflación, tanto para mantener el nivel de consumo como para impulsar inversiones privadas en el aparato productivo, sin las cuales será difícil bajar la inflación estructural y dar continuidad al crecimiento. En lo político no puede salir a buscar votos a derecha, tiene que virar a centro/centro izquierda para afirmar el voto popular y ganar a franjas de las capas medias.

En este tiempo no hay que descartar nuevas iniciativas oficiales de carácter progresista. Incluso nuevos movimientos en el gabinete haciéndolo más homogéneo en la línea productivista y mercado internista. Claro que todo esto puede llevar a nuevos enfrentamientos no sólo con la derecha política y la iglesia, también con distintas fracciones del capital. Sin embargo no hay en el horizonte perspectiva de colapso económico, ni mucho menos.

10

Quienes nos posicionamos desde la independencia de clase pero analizamos las contradicciones interburguesas y no somos indiferentes a como se resuelvan nos veremos enfrentados a situaciones tipo retenciones, AFJP’s, ley de medios o matrimonio igualitario, y a hacer política en esas condiciones.

Intervenir en este debate con un posicionamiento independiente, llevar nuestras propuestas pero estar atentos a como son decepcionadas, escuchar las opiniones y críticas es decisivo para definir una política de intervención en la coyuntura que no nos enajene del movimiento obrero y social en general. Se trata de ir más allá de las propuestas reivindicativas o de resistencia. Es necesario, debatir y encontrar ejes que al tiempo que hagan pie en la batalla de ideas, puedan ser fácilmente recepcionados por los trabajadores y sectores populares y los impulsen a la autoorganización, y al mismo tiempo expresen sin ambigüedades posiciones antiimperialistas y anticapitalistas, aunque circunstancialmente estemos apoyando medidas surgidas de fracciones burguesas o pequeña burguesas, estén o no en el gobierno.

Significa discutir cada política o medida no desde un punto de vista abstracto o de la supuesta unidad nacional sino desde el punto de vista de los trabajadores, de modo de que las eventuales coincidencias momentáneas con unos u otros permitan cambiar la relación de fuerzas sociales y ganar espacios políticos en sectores de masas sin perder independencia de clase ni desdibujar objetivos estratégicos.

En última instancia si nuestra tarea consiste en colaborar en transformar el conocimiento en fuerza social impugnadora del orden existente, se trata entonces de dar forma política y objetivos propios a una protesta social difusa, que por sí misma resiste y puede lograr triunfos parciales pero que nada definitivo puede cambiar.

* Si nos posicionamos desde la economía política no se pueden escindir estos términos. Aun cuando reconozcamos la autonomía relativa de la política y que la economía es decisiva, pero solo en última instancia, y que razones del análisis coyuntural nos obligan a analizar las medidas de política económica. Esta concepción subyace en esta ponencia, pero si esta es una generalidad, adquiere rasgos particulares en esta coyuntura que la diferencian del período anterior. El menemismo hacía política desde la economía (miedo a la inflación, voto licuadora, exaltación de la reforma del Estado), por el contrario el kirchnerismo se apoya en los logros económicos pero hace política desde la política (disputa a nivel del Estado, con las corporaciones, con grupos económicos, en el fútbol y en ampliación de la democracia (como en las leyes de medios, del matrimonio igualitario o de la violencia de género).

Notas:
1) “Nueva etapa de acumulación. ¿Qué perspectivas? Ponencia en Taller EDI: Economía argentina: ¿Solo una coyuntura favorable o los inicios de un nuevo modelo de acumulación? En Anuario EDI 4, Abril 2007.
2) Remito a mi ponencia El regreso de la renta agraria, presentada en Taller EDI/2 Argentina 2008: crisis agraria y coyuntura. En Anuario EDI 4, septiembre 2008.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El tranvía: Un regreso sin gloria… (Parte I)

Elena Luz González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)

Este informe especial trata sobre la vuelta del tranvía a la ciudad de Buenos Aires, la cuestión es la dudosa forma que regresaba, ya que fue y sigue siendo en el barrio exclusivo de Puerto Madero. Por otro lado, nuestra ciudad fue conocida como la Ciudad de los Tranvías.

Casi 900 kilómetros y 99 líneas, fue levantado por un decreto de octubre de 1961, imposiciones del autotransporte automotor.

En esta parte del informe las cifras siderales que se pagaron por este servicio, las dudosas contrataciones, préstamos. La sorpresa de Sttugart, Alemania y los contratos con la Alston…

La actualidad de un tranvía que tiene una deuda de más 28 millones de pesos. Que transporta unas 650 personas por día, que subsidia 33 pesos por mes por cada pasajero.

Que no tiene relación con líneas ferroviarias o subterráneas. Apenas cubre un trayecto de 16 cuadras.

Su inversión inicial fue de 46 millones, su beneficio… una pregunta sin respuesta…

El gasto que ocasiona y lo poco importante que es este tranvía ya está claro, pero, hace tres años, muchos pensaron que era algo fundamental. Lo caro del servicio, su selecto público se contrapone a la situación actual de cómo viajan los miles y millones de usuarios de trenes suburbanos, subterráneos y colectivos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Es y fue un regreso sin gloria.

El tranvía fue un medio de transporte masivo y popular. Supo haber, en nuestra ciudad de Buenos Aires, casi 100 líneas de tranvías… sumados a los subtes y ferrocarriles conforman un medio de transporte no sólo más seguro sino un factor esencial para la preservación del medio ambiente. Su instalación en todo el territorio, como un verdadero sistema integrado de transporte nos devolvería un servicio público esencial para el crecimiento y progreso nacional.

Eso sí, se necesita un verdadero Estado eficiente, alejado de la corrupción y que transparente todo su accionar.

2007

El regreso del tranvía fue desde Puerto Madero, en la zona del poder económico de nuestro país, en ese momento el importe del boleto fue fijado en 70 centavos, hoy un peso, apenas con dos kilómetros de recorrido, en realidad 16 cuadras.

Cuando realizamos este informe - investigación decíamos: Además, ya se pone en duda la contratación del servicio, sus costos de implementación sumamente elevados en cuanto a: los coches, trayectos y otros.

Otro de los aspectos a develar era ¿por qué en Puerto Madero? cuando en realidad un servicio como el tranvía debiera haber sido reinstalado en barriadas como La Boca, Barracas, Parque Patricios u otras más populosas.

A la par, la inversión realizada es de 46 millones de pesos y dos millones de dólares cada una de las dos formaciones de tranvías que podrán transportar 188 pasajeros, 130 sentados y 58 parados. Esta inversión fue para que los trenes pudieran correr en forma paralela a la avenida Alicia Moreau de Justo, entre las avenidas Córdoba e Independencia.

Haciendo un poco de historia

En nuestro país hubo tranvías en muchas ciudades, el sistema más extenso de vías férreas para tranvías lo tuvo la Capital Federal, la actual Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con casi 900 kilómetros de extensión.

El primer tranvía fue con tracción a sangre, o sea, se utilizaron caballos, comenzó a circular en 1863, según algunas fuentes fue, en principio, complemento del sistema ferroviario que empezó a transitar por las calles de Buenos Aires, el 30 de agosto de 1857. El primero fue el Ferrocarril del Oeste y luego por una ley de la provincia de Buenos Aires, téngase presente que no había aún Capital Federal, se acuerda, a don Augusto Hopkins, la concesión de una línea ferroviaria entre Buenos Aires a San Fernando, es así que se formó la compañía Ferrocarril de San Fernando. Los estatutos fueron aprobados por decreto del 26 de agosto de 1857 y modificados el 26 de mayo de 1860.

Después de esto, por otro decreto, del 17 de octubre de 1862, se reconoce la transferencia que hace la Compañía del Ferrocarril de San Fernando a la del Ferrocarril del Norte de Buenos Aires.

Esta línea se inauguró en 1862 con una sección que tenía 8 kilómetros de recorrido entre Retiro y Belgrano.

Volviendo al tranvía, entre 1863 y 1870 el tranvía era arrastrado por caballos, ya existía el ómnibus con la misma tracción a sangre, estos eran los medios de transporte en un espacio urbano que aún no se había definido como Capital Federal.

A partir de 1870 hay un lento crecimiento de los servicios con caballos, una expansión importante a partir de la década siguiente. Subsiguientemente a este ciclo aparecerían los cinco servicios restantes, el último en 1901 en la ciudad cordobesa de Bell Ville, la antigua Fraile Muerto.

Es dable destacar que la aparición del tranvía (tracción animal) trae entre la población existente, hacia 1860, algo cercano a las 150.000 almas, temores que deben ser contemplados por las autoridades estatales.

El 14 de julio de 1863 se inaugura una línea de tranvías cuyo recorrido era entre Retiro y Plaza de Mayo, la primera de Buenos Aires y Argentina.

Luego se inauguró otra desde la estación de Plaza Constitución a lo largo de la calle Lima, debemos comprender que la presencia del ferrocarril hacía que estos tranvías descongestionaran pasajeros desde estas terminales hacia el centro de la zona urbanizada en principio.

En 1870 se inauguraron el Tramway Central y el Tramway 11 de Septiembre, esto fue el 27 de febrero de 1870, era un domingo de Carnaval.

En 1880 la red de tranvías era ya muy importante en la Capital Federal, había seis empresas que se disputaban la clientela. Las otras compañías eran la Tramway Anglo Argentino y la Compañía Ciudad de Buenos Aires a la cual se le anexaron otras menores.

Asimismo, en esta misma década, importante por el proyecto nacional de los sectores dominantes, surgen otras nuevas como: "La Gran Nacional", "La Capital", "La Nueva" y "El Metropolitano". Así Buenos Aires queda a la cabeza de las ciudades de mundo en lo que a transporte tranviario se refiere. Esto vale en la comparación que se hace entre el kilometraje de vías con relación a la cantidad de habitantes, ninguna otra ciudad la superaba. Es cuando comenzó a ser mundialmente conocida como: "Buenos Ayres, la cité des tramways", esto en francés, en castellano era la Ciudad de los tranvías.

El tranvía conducido por caballos recorría las calles de las ciudades de nuestro país. "Eran sobre relucientes rieles los pesados tranvías tirados por caballos". Iba un jinete, armado de sonora corneta que guiaba el vehículo llamando, con sus repetidos toques, la atención de los clientes y poniendo en alerta a los transeúntes para evitar los posibles accidentes que podría provocar la entonces "veloz" marcha del tranvía.

Décadas después llegarían los coches con motor que dejarían atrás aquellas velocidades.

Por otro lado, en el libro de Ordenanzas 1, de la Municipalidad de Almirante Brown, en la provincia de Buenos Aires, se puede apreciar, el 29 de enero de 1911, que se otorgaba permiso para construir y explotar el servicio de tranvías, allí se sostiene, claramente, que los servicios de tracción a sangre se cambiarán por eléctrico, nafta o vapor.

En la ciudad de Buenos Aires podemos ver la tracción a sangre en los primeros años de los tranvías, la tracción a vapor desde 1895.

En 1897 aparece, en Buenos Aires, la tracción mecánica y desaparecería en La Plata en 1966. En Buenos Aires dejaron de circular los tranvías en 1963.

El tren eléctrico aparece sobre pasado el siglo XX, hacia el Centenario
En 1871 la ciudad está convertida en un conglomerado de vías, algo así como 146 kilómetros la recorren hacia esa fecha llega a la localidad de San José de Flores, en plena Pampa. Hay que volver a destacar que Buenos Aires no era Capital de Argentina y que Flores era parte de la campaña bonaerense.
El censo de 1869 arrojaba una población, para la que luego sería la Capital Federal, de unos 178.000 habitantes. En 1877 se calculaban cerca de los 200.000 pobladores con este tendido férreo de 146 kilómetros. Valga la comparación con la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, con un millón de habitantes y 121 kilómetros… cuanto hemos perdido…

Era "La ciudad de los Tranvías" y Georges Clemenceau (1841-1929), presidente de la República de Francia, inmediatamente después de visitar Argentina, escribirá en sus memorias: "Daría la impresión de que los porteños usaran el tranvía hasta para ir al baño.".

Los coches son ingleses de la Compañía Starbruck y los norteamericanos Stephenson. Hay dos modelos: el abierto y conocido como Jardinera que tenía capacidad para 30 pasajeros y el cerrado llamada Cucaracha para 22 usuarios.

Los trabajadores del tranvía

Ahora es bueno retratar quienes trabajaban en estas máquinas de fierro que circulaban por la ciudad y por muchas zonas urbanas de Argentina, trasladando miles de personas que iban a trabajar a diario.

El conductor, el guarda, el trabajador que ayudaba al tranvía en las cuestas y el que tocaba el silbato y de a caballo precediendo la formación, de esa forma anunciaba el paso del tranvía. Los trabajadores eran cuatro: en los lugares de origen de donde venían los coches se los llamaban: cochero, mayoral, cuarteador y el postillón.

La ley de tranvías

Esta es promulgada el 26 de octubre de 1868, en ella se regulaba la velocidad, el máximo de caballos por coche y otras. La velocidad de 6 millas por hora, algo así como 10 kilómetros p/h, un máximo de dos caballos por coche a excepción de los tramos con pendiente que debían llevar cuatro.

La historia del tranvía dejó un camino, luego adoptada para el transporte en general. Al principio no había paradas fijas, en realidad el tranvía detenía su marcha ante el pedido del cliente, del pasajero que deseaba subir. En este contexto se conoce que el establecimiento del tranvía trajo como consecuencia que muchos ciudadanos, por temor, levantaran firmas para evitar su instalación. El paso del tranvía demostró que no sólo fue aceptado, sino, rápidamente, serán los mismos habitantes quienes terminen instalando bancos frente a sus casas para que el pasajero tenga donde sentarse mientras esperaba la llegada del tranvía.

El tranvía será de uso múltiple: transportará carbón basura y verdura, brindará servicios fúnebres y ceremoniales. En el inicio de este servicio que trasladó trabajadores, obreros y habitantes en general, utilizaba los mismos coches para todas las transferencias y servicios que prestaba. Pronto se utilizaron zorras y carros especiales para el envío de mercancías.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“El petróleo es un subsidio que recibimos de la naturaleza”

INFOSUR

Infosur reproduce una entrevista realizada por el Observatorio Petrolero Sur (OPS) al ingeniero Víctor Bronstein, en relación al tema hidrocarburos y producción de alimentos.

-En julio de 2008 publicaste una nota de opinión en el diario La Nación titulada “Estamos comiendo petróleo”. ¿Podés explicarnos a qué hacías referencia?

El título hace referencia a una situación casi literal. Los estudios, al menos dentro del sistema estadounidense, que es donde más se consiguen datos, llegan a la conclusión de que detrás de cada caloría de alimento que se consume hay 10 calorías de hidrocarburo. Esto marca la profunda relación que hay entre los hidrocarburos y la alimentación.

Si armamos un esquema de categorías, uno podría decir que nuestra civilización industrial se basa en tres grandes insumos energéticos: alimentos, combustibles fósiles y electricidad. Toda nuestra forma de vida depende de esos tres. Lo que está ocurriendo, fundamentalmente desde hace 50 años, es que estos tres insumos son interdependientes.

Es decir, la electricidad no es una fuente de energía, es un transportador, un vector energético, y para producir electricidad deben utilizarse distintas fuentes, entre las cuales los hidrocarburos, o los combustibles fósiles, ocupan un porcentaje importante. En nuestro país el gas tiene una gran incidencia, y en EE.UU. el 50% de la electricidad se genera con centrales a carbón; en China ese número asciende casi el 66%.

¿Qué quiere decir combustibles fósiles? Que ahí hubo vida; esta es la discusión que doy a veces sobre el tema de “biocombustibles”, ya que el petróleo [también] es un biocombustible. Los que ahora se denominan “biocombustibles” deberían llamarse “agrocombustibles”. [Los hidrocarburos], desde el punto de vista conceptual de la fuente energética, son un biocombustible concentrado en 100 millones de años.

El tema energético hay que encararlo a partir de cinco dimensiones: económica, social, política, ambiental y científico-tecnológica. Cuando se analizan fenómenos como este, de que “estamos comiendo petróleo”, deben enfocarse desde ese punto de vista.

A partir de la década del 50’, luego de la segunda posguerra, empieza a haber un fuerte crecimiento económico, y el crecimiento económico genera inevitablemente crecimiento en la población mundial. Si uno ve las curvas de población, el quiebre en la curva se da a partir de la revolución industrial y la utilización de los combustibles fósiles. Eso generó una posibilidad de exceso en la producción de alimentos, permitiendo crecimiento poblacional, lo cual se da en la naturaleza también. La población crece mientras pueda tener alimentos para sustentarse.

Entonces, a partir de la década del 50’ empieza a haber mucha demanda de alimentos y comienza a darse un proceso de industrialización del campo, que se denominó la “Revolución Verde”, que tuvo que ver tanto con la incorporación de tecnología -maquinarias, tractores, cosechadoras, etc.- que reemplazó mano de obra (llevar un poco el esquema fabril de la revolución industrial del siglo XVIII, XIX, en el siglo XX, a la producción de alimentos); sumado a cierta revolución o avance en cuanto al tema de las semillas -en la década del 60’ con el desarrollo de las semillas híbridas, que aumentan muchísimo la productividad.

El campo, al industrializarse, genera una demanda de energía que antes era satisfecha por el hombre o los animales. Esto puede verse incluso en Argentina: cuando empieza la cosecha comienza a faltar el gasoil, porque el campo es un gran consumidor de combustible. Por otro lado, en el aspecto de la producción, el campo es un gran consumidor de fertilizantes que están hechos fundamentalmente en base a hidrocarburos. El gas es el gran elemento básico de los fertilizantes. A eso se le agrega el proceso de globalización en la producción alimentaria de los últimos años; el hecho de que nosotros le exportemos soja a China, no es gratis desde el punto de vista energético.

Los alimentos solían producirse más o menos localmente, es decir, del lugar de producción al de consumo no había grandes trayectos. Pero con la globalización de [la producción], el packaging –el hecho de comprar un chocolate hecho en Suiza, con una caja fabricada en la India-, etc., aumentan las distancias de transporte y eso consume energía.

Cuando escribí ese artículo en 2008 fue en el momento en que el petróleo estaba a US$ 140 el barril, y [argumentaba que] el problema de que el petróleo estuviese caro no era solamente un problema para los automovilistas, sino que generaba un problema en la producción de alimentos. El problema de escasez eventual del petróleo, de los hidrocarburos, puede llevar a escasez de producción de alimentos, ese es un riesgo importante.

-Mencionabas cómo los hidrocarburos sirvieron para impulsar este proceso de desarrollo y de crecimiento, tanto en la producción como poblacional. En esa misma nota decías que el modelo de desarrollo actual se basa en una “utopía de crecimiento ilimitado”. ¿Por qué hacías esa aseveración?

Eso es producto de la economía neoclásica, que cuando empieza a “matematizar” la conceptualización del fenómeno económico [deja fuera] la variable biofísica, como si la economía fuese una suma de ecuaciones.

Robert [Merton] Solow, premio Nobel [de Economía] en la década del 80’ por teorías del crecimiento, sostuvo que el mundo se las podía arreglar sin recursos naturales, que todo era cuestión de la invención humana. Ahí sigue un poco la tradición schumpeteriana sobre la innovación, que la innovación todo lo puede; ni siquiera el marxismo llegó a ver este problema.

Cuando se está lejos de los límites de la naturaleza, se puede considerar a los recursos como infinitos. Si son infinitos no se los tiene en cuenta, son variables que no juegan dentro del modelo económico. Lo que está ocurriendo en este momento, es que el mundo se está acercando a los límites de la Tierra. Al acercarse a los límites –eso se ve en las ecuaciones diferenciales-, aparecen lo que se llaman “situaciones de contorno”: los límites empiezan a influenciar sobre la dinámica del sistema.

El tema de la [denominada] “sustitución” también es importante. [El economista] Milton Friedman, en un reportaje a comienzos de los ’80, después de la segunda crisis del petróleo del ’79 -cuando también se produjo un gran aumento de precios-, afirmó que si el petróleo continuaba aumentando, no había por qué preocuparse, ya que el mercado podía hacerse cargo del problema encontrando un sustituto. Ese es el concepto de sustitución. Se supone que si en el mercado un producto es caro, siempre tiene un sustituto que es más barato, y que la gente va a consumir ese. [Esta idea] no toma en cuenta el valor estratégico del petróleo, en el sentido de que todavía es insustituible. Eso es válido para productos que puedan reemplazarse, [pero] hay productos que son insustituibles, y el mercado no sirve para eso.

Esto lo digo en algunas charlas, las termino a veces así para “pinchar” un poco a los economistas presentes. Un economista, Kenneth Boulding, sostuvo que aquel que pensara que en un mundo finito se podía tener un crecimiento ilimitado, o era un loco, o era un economista.

Se piensa –como en el discurso político del actual gobierno, que yo apoyo-, que el desarrollo está ligado al crecimiento. Entonces, lo que uno tiene que empezar a plantear, y esto hace a la Filosofía Política, es cómo vamos a construir una sociedad y su relación con la naturaleza. Tenemos que comenzar a pensar en modelos de desarrollo sin crecimiento, porque, precisamente, estamos llegando a un límite de crecimiento.

-¿Puede plantearse un cambio en el régimen energético que sea sustentable, sin afectar otras variables –estilos de vida, pautas de consumo, modelos de desarrollo?

Ahí es donde está la pregunta abierta, y ahí está la dimensión científico-tecnológica que decía. Con la tecnología actual, las energías renovables no pueden sustentar nuestra sociedad de consumo. Hay características incluso conceptuales: si se hace un análisis histórico de la civilización humana, lo que se ve es que lo que fue logrando la tecnología fue independizar a la humanidad de los ciclos de la naturaleza. Por eso se dice que uno de los grandes inventos de la Edad Media fue el reloj mecánico, porque cuando no se lo tenía, ¿cómo hacía la gente para encontrarse a horario? Hay cuestiones que uno después las naturaliza, pero el reloj mecánico ordenó la vida en las ciudades medievales.

-Hay una anécdota de la Comuna de Paris, que apenas se toma la ciudad lo primero que destruyen es el reloj…

Claro, porque el convento tocaba las campanas y eso iba marcando y ordenando la vida –la hora de comer, la hora de ir a misa, cuando dormías, cuando te levantabas-. Con el desarrollo de la civilización esto también se fue logrando en otros niveles. Con el automóvil y la aparición de otros medios de transporte el hombre se independizó de las distancias. [En general], se han creado sistemas que van independizando a la civilización de los tiempos naturales. La iluminación artificial posibilita estudiar de noche, por ejemplo. Antes las actividades transcurrían durante el día, a la noche había que dormir. El origen del petróleo tiene que ver con la necesidad de iluminación.

-En ese sentido ha servido para prolongar la jornada laboral.

No sé si ya se buscaba prolongar los ciclos de trabajo -en 1859- sino que era más para iluminación ciudadana, la vida cotidiana. El petróleo fue un sustituto del aceite de ballena, en ese momento no había motor a explosión, a combustión interna.

Hoy en día el problema es sistémico, [inclusive] el sistema financiero depende un poco del petróleo, de los depósitos de los petrodólares de los países árabes en los bancos de Inglaterra y EE.UU. Si realmente no se genera un sustituto al petróleo, va a cambiar la forma de vida. El hecho de vivir a 50km de los lugares de trabajo, la vida en countries, los suburbios… Las grandes ciudades son sustentables sólo con un gran consumo energético. Probablemente vayan desapareciendo, va a haber una vida más comunitaria.

-¿Qué modificaciones tendríamos que hacer dentro de los otros planos para un régimen energético sustentable?

Es muy difícil. Justamente, el petróleo es un subsidio que nosotros estamos recibiendo de la naturaleza. Los economistas neoliberales, que se oponen a los subsidios, no están tomando en cuenta que nuestra civilización está sustentada en un gran subsidio que nos da la naturaleza, producido en 100 millones de años, y que nosotros vamos a gastar en 200 años.

Una cosa que yo les remarco a los “petroleros” cuando discutimos estos temas, que incluso figura mal en el INDEC, es el punto estadístico que dice “producción de petróleo”. Yo les digo que el petróleo no se produce, eso es una mentira, el petróleo se extrae. La producción la hizo la naturaleza. Entonces habría que poner en el sistema estadístico “extracción de petróleo”, “extracción de gas”, porque eso no se está “produciendo”.

Sin ese subsidio, hay que ver si el sistema puede funcionar. En la opción tecnológica tenemos lo que se llama la “falacia del razonamiento inductivo”: que, hasta el momento, nuestra civilización haya encontrado una solución tecnológica para lidiar con ciertos problemas –como cuando se planteó el tema malthusoniano (1) de la escasez de alimentos-, o cuando se fueron superando determinadas catástrofes que se predecían o presentaban, no quiere decir que siempre vayas a encontrar la solución [tecnológica] que hace falta.

Precisamente, en este momento falta una solución tecnológica; las opciones que hay, suman, pero no logran reemplazar a los hidrocarburos. El peligro es que, en general, [los cambios] en temas energéticos resultan muy complicados, porque implican todo un entramado de transporte, logística, instalación, consumo, etc., y son lentos. Eso es una falacia a la que nos acostumbró el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación. Si Microsoft dice “pasamos del Windows Vista al Windows 7”, en dos semanas se puede tener todas las computadoras en Windows 7, es un problema de dinero nada más. Ahora, si se dice “vamos a migrar de cocinas a gas a cocinas eléctricas”, ¿cuánto tiempo se tarda? ¿Cuántas cocinas hacen falta? En el caso del auto eléctrico, ¿en cuánto tiempo se cambia el parque automotor? En el mundo hay aproximadamente 700 millones de vehículos. ¿Cuánto tiempo hace falta para producir 700 millones de vehículos? Aunque se logre tecnológicamente el sistema de baterías, etc., lleva décadas, ni siquiera años, un cambio. Ese es el tema, estamos en un punto en que puede colapsar la civilización.

-Una de las alternativas que se han esbozado en los últimos años con respecto al problema energético son los agrocombustibles, ¿en qué medida te parece que pueden ser sustentables y qué consecuencias pueden esperarse de su utilización a gran escala?

La utilización de los agrocombustibles es limitada. Primero, [porque] compiten con los alimentos y [además] te obligan a “correr” la frontera agrícola. Yo creo que el problema no es la expansión [de la frontera] hidrocarburífera, sino la expansión de la frontera agrícola. El impacto ambiental más importante es el de la deforestación, para los hidrocarburos no es necesario desforestar; se genera cierto impacto ambiental, pero dentro de todo es el más controlable. Mucho más grave es la deforestación que se produce con el corrimiento de la frontera agrícola, para producción de alimentos o para producir agrocombustibles. Con la tecnología actual, su utilización es limitada, con suerte se podrá lograr en 30 años.

Por otro lado, el agrocombustible no es una energía “ecológica”, eso es una falacia. Para producirlo son necesarios tres elementos: Sol, agua y tierra fértil. En la producción intensiva de monocultivo para agrocombustibles, se erosiona el suelo, se consume mucha agua -cada litro de bioetanol requiere 30-35 litros de agua-, se generan residuos que son contaminantes.

Como la producción del campo está industrializada y consume hidrocarburos, [la producción de agrocombustibles] sería neutra con respecto a la generación de gases de efecto invernadero si se cosechara y sembrara a mano.

Los agrocombustibles son un aporte a nivel local, no en gran escala. También depende de qué tipo de cultivos, porque existe otra variable dentro de la dimensión científico-técnica, que es la que se denomina “tasa de retorno energético” -cuánta energía se invierte y cuánta se obtiene- y en el caso de los biocombustibles es discutible. En EE.UU., que produce a partir del maíz, con riego artificial y muchos fertilizantes, etc., algunos científicos sostienen que [la tasa de retorno energético] es negativa o levemente positiva., y que más que una fuente de energía es una fuente de negocios con los subsidios. La producción de agrocombustibles a partir de la caña de azúcar, como se hace en Brasil –con todas las ventajas del clima tropical-, arroja una tasa de retorno energético 3 a 1. En el caso del petróleo es 30 a 1 o 40 a 1. Hay diferencias de magnitud.

Nota:
1) Hace referencia a Thomas Malthus (1766 – 1834), economista inglés.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

País - paradoja

Silvana Melo (APE)

“Esta es la Argentina del Bicentenario. Un país inmensamente rico, que está lleno de pobres”. La cita es, tal vez, el paradigma del país - paradoja. De la patria de los picos y los valles. De las cimas y las profundidades. Una foto cruda de la tierra desigual, discordante, irregular. Del país de los dirigentes sin pasado, de la riqueza concentrada, de las rémoras que cuelgan del sistema como la ropa del tendedero en medio del huracán.

“Esta es la Argentina del Bicentenario. Un país inmensamente rico, que está lleno de pobres”: palabras que desde el palco de la Sociedad Rural, en boca de dirigentes que hablan de pobreza con repentización google, sin asumir ningún tipo de responsabilidad en la producción serial de esa pobreza. Palabras vestidas con la bufanda larga de la hipocresía y profundamente contradictorias: “no queremos un país que deposite cada vez más pobres y desocupados en las villas miseria del conurbano de esta gran ciudad”. Sería hora de revelar las identidades, nombres, apellidos, razones sociales, cargos e historias de los depositantes.

La verdad está escondida apenas detrás del cortinaje. Es rasgar suavemente y aparece. A los propietarios de la economía, a los concentradores de la riqueza, la pobreza les resulta una hipérbole, cuanto más un buen cuadro de Berni. O pura literatura de márgenes sombríos. Cuando les aparece golpeando las puertas de las fortalezas, desde los pozos más profundos de la tierra, descuella la verdad. Que es la convicción absoluta de excluir, de encerrar, de expulsar, de acotar progresivamente un país con puentes levadizos. Sólo para los que alcancen a entrar.

Los privilegiados no distribuyen. Concentran. Y usan sus palcos para solemnizar una condena de cartón. El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) -más allá de su falacia original- habla de un 10 por ciento de aumento de la producción industrial en la primera mitad de 2010. Pero el empleo sólo creció el 0,5%. El país del crecimiento a tasas chinas, la tierra de las cosechas históricas no reparte el éxito. Sí suele compartir con voraz generosidad las crisis y las tragedias.

Plagado de diagnósticos, el país - paradoja no aporta más que placebos a la enfermedad. Discursos irrisorios, anuncios altisonantes y vacíos, emociones mentirosas en nombre de una historia contada con la memoria sesgada del que ganó.

Una vez más la Universidad Católica Argentina (UCA) puso en discusión cifras. Que ya nadie debería desconocer pero que vuelven a transformarse en titulares ocasionales por un día. O algunas horas. Uno de cada cuatro jóvenes de entre 18 y 24 años no trabaja ni estudia en la Argentina, lo que significa el 25%, un cuarto de la población que se encontró con la mayoría de edad como con una locomotora de frente, varios centenares de miles de pibes a los que les levaron los puentes en la cara. Y empieza a quedar del lado de afuera.

Para ellos serán las leyes más duras, las nuevas cárceles, los arrabales de las grandes ciudades y, fundamentalmente, el conglomerado destinado a la expiación social. Con escasa formación educativa, pasados por el exquisito cedazo del mercado laboral, les resta un futuro changarín o un improbable golpe de suerte. Nunca una política integral que los visibilice.

El Instituto para el Desarrollo Social de la Argentina (IDESA) complementa el informe de la UCA. Y dirige la mirada hacia aquellos del grupo que logran conseguir trabajo: dos de cada tres empleos entre los jóvenes entre 18 y 24 son informales y no generan aportes laborales ni previsionales. Subocupación y semimarginalidad. Niños y jóvenes en la Argentina están destinados a purgar las culpas de la historia. El futuro en el patíbulo.

“Esta es la Argentina del Bicentenario. Un país inmensamente rico, que está lleno de pobres”. Dijo el presidente de la Sociedad Rural Cárnica y Sojera del país que produce alimentos para 400 millones pero deja morir a 25 chicos por día de males parientes del hambre.

Pero esta vez los malhechores no han sido identificados por la policía. Ni lo serán por la justicia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El impacto ambiental de los feed lot: desde carne con antibióticos hasta olores nauseabundos

Esteban Stanich (PRIMERA FUENTE)

La referencia más cercana que se tenga en la provincia sobre esta situación, se vincula a los mataderos y frigoríficos, varios de ellos denunciados por arrojar desechos a cursos de agua naturales que afectan la cuenca Salí-Dulce. Sin embargo, en el interior de Buenos Aires, la problemática en torno a los feed lot viene originando desde hace tiempo levantamientos populares por el impacto ambiental que estos enormes centros de engorde y sacrificio de vacunos causan en las zonas de influencia.

Se estima que sólo en la localidad bonaerense de Saladillo se encuentran 12 corrales por los que pasan unas 100 mil cabezas de ganado por año. “Pasan toda su vida hasta que son sacrificados en estos establecimientos. Es decir, toneladas de desechos de miles de animales en forma permanente y sin ningún tipo de tratamiento”, explica en diálogo con primerafuente Alberto Aguirre, referente de la organización socioambientalista, Ecos del Saladillo.

El impacto que generan estos desechos es múltiple. Según relataron lo vecinos, la ausencia de un sistema para tratar los desperdicios de los animales, junto a los provenientes del faenado, son arrojados directamente a canales que terminan afectando las napas de la zona y, por ende, al agua.

Junto a esto, se suma la enorme proliferación de moscas y ratas que invaden las adyacencias de cada establecimiento. “Contaminan con un olor insoportable y atraen roedores y moscas”, agrega Eduardo Muñoz, integrante de la citada ONG que forma parte de la Red Nacional de Acción Ecologista (Renace), entidad que durante el fin de semana sesionó en Tucumán (ver nota aparte).

A esto se le añade otro problema, para muchos desconocido. “Los animales están sometidos a un hacinamiento terrible lo que los hace vulnerables a contraer enfermedades. Para esto, se los somete a recibir en forma permanente antibióticos que se nos transmiten a partir de la carne que consumimos”, alertó Muñoz (ver video adjunto). “Esto influye en nuestro organismo que muchas veces termina resistiendo a los antibióticos que tomamos al enfermarnos”, agregó.

Incluso, relataron los vecinos, los animales son alimentados con materia fecal y otros desechos proveniente de las jaulas de los criaderos de pollos, a los que se les agrega un saborizante para hacerlos más comestibles para las vacas. “La gente se alimenta a partir de animales sometidos a antibióticos y una comida en base a desperdicios”, resumió el activista a primerafuente.

“Todo esto forma parte del modelo agrícola imperante que dejó de lado el pastoreo de los animales para concentrarlos en lugares de producción intensiva, dejando los campos a monocultivos como la soja”, analizó Aguirre.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...