jueves, 5 de agosto de 2010

Chile: Gobierno admite inequidad en acceso a las universidades

.
El 51 por ciento de los jóvenes chilenos de menores ingresos no pueden ingresar a la universidad, lo cual explica la desigual distribución del ingreso que caracteriza al país, según un estudio del Ministerio de Planificación difundido en Santiago.

De acuerdo con la Encuesta de Caracterización Social (Casen), 13 por ciento de los jóvenes chilenos de 10 por ciento de los hogares con menores ingresos no pueden ingresar a la universidad debido a que no tienen recursos, mientras que 38 por ciento de éstos jóvenes deben trabajar para sobrevivir.

"El nivel socioeconómico y la calidad de educación que estamos entregando a nivel de enseñanza media (secundaria) no es suficientemente buena y ahí se generan brechas muy importantes que hacen que tengas una pared para muchos chilenos que no pueden acceder a la educación superior", dijo el ministro de Planificación, Felipe Kast.

El funcionario presentó los resultados del estudio junto al ministro chileno de Educación, Joaquín Lavín.

"La esencia está en la baja calidad de la educación pública, especialmente a nivel de educación media. Si eso mejorara, y esos puntajes de esos jóvenes que egresan de ahí subieran, el acceso a la educación superior sería mucho más pareja", señaló Lavín.

En otra cifra relevante entregada por la encuesta se encontró una relación con los ingresos y los años de estudios.

En el caso de aquellos que terminan cuarto medio (último año de enseñanza secundaria), equivalente a 12 años de escolaridad, ganan en promedio 357.000 pesos (700 dólares), mientras que quienes poseen una carrera universitaria (17 años de estudios) pueden ganar tres veces (2.100 dólares).

"El acceso a la educación superior es la llave a los mayores ingresos. Si quiero eliminar la desigualdad en la distribución del ingreso la gran clave es mejorar el acceso a los estudios superiores a los jóvenes provenientes de los familias de ingreso más bajos", agregó el titular de Educación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Álvaro Uribe integra la comisión ONU que investiga el ataque al barco humanitario turco

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Hay una clase de pragmatismo que a menudo oscila entre el absurdo inexplicable y los gérmenes de la tragedia. Cuando esta ocurre, por lo general el impacto es tal, que la narración más cercana a lo que sucedió se enturbia. O son muy pocos los que quedan con la energía y la mente sana, o simplemente la interpretación coherente no encuentra su curso porque la tendencia del ser humano es hacia un tipo de explicación uniforme que satisfaga y proteja rápidamente.

Es el caso del inexplicable nombramiento del presidente colombiano Álvaro Uribe para integrar el panel que investigará el ataque israelí del 31 de mayo a la flotilla turca que portaba ayuda humanitaria al Estado Palestino. De esta forma el secretario general de la ONU, el surcoreano Ban ki-moon, ha llevado a cabo quizás su acción más osada, entregando una señal política que se está reclutando al personal de elite de la nueva guerra fría.

El nombramiento de Uribe, pronto a dejar la presidencia de Colombia incorpora al político colombiano a ese grupo selecto del poder internacional que practica el realismo más duro, y que se revigorizó desde la elección del team Bush-Cheney en EEUU en 2000. Conocemos los resultados de esa forma de pensar, y en gran medida, a pesar de sus discursos de paz y concordia, el presidente Barack Obama encuentra enormes dificultades para desprenderse de la fuerte corriente neoconservadora y “supremacista” que predomina en los que manufacturan la política exterior en EEUU.

El secretario general del máximo organismo multilateral, obviamente tenía otras opciones antes que Álvaro Uribe, considerando los antecedentes de este último, que no precisamente lo califican para llevar adelante una misión compleja que no es sólo investigativa, sino que contiene también funciones de mediación en una zona que es un polvorín. Desde esta perspectiva, la nominación de Uribe se ve como un despropósito, que sólo puede encontrar explicación en una presión israelí y estadounidense por los lazos estrechos con el político colombiano.

Álvaro Uribe exhibe un dossier de gestiones políticas y militares con un alto nivel de distorsión por decirlo en forma suave. Tomemos por ejemplo la liberación negociada con participación de la Cruz Roja y el gobierno francés de Ingrid Betancourt, que fue adjudicada como un rescate, siendo que no lo fue. Está su trayectoria de formar y promover virtualmente un ejército paralelo de fuerzas paramilitares que han sido denunciadas como agentes de violaciones a los Derechos Humanos por importantes ONGs independientes en Canadá y EEUU. Álvaro Uribe al parecer, presenta vínculos con el narcotráfico y las violaciones a los Derechos Humanos denunciados en Business Week y Washington Post en 2007, durante el peor período de la presidencia de George W. Bush. (6 y 28 de mayo, 2007). Posteriormente, Uribe inició un proceso de “blanqueo” de imagen. Recordemos el asesinato del periodista colombiano Clodomiro Castilla, por mano de sicarios el 19 de marzo de este año, que investigaba los vínculos de políticos (supuestamente ligados a Uribe) con el narcotráfico.

Con toda certeza, no era una elección adecuada la de Álvaro Uribe para formar este panel investigativo y tendrán que haber razones políticas de peso para que Ban ki-moon haya dado su beneplácito, y como dicho, habían otras opciones.

Recordemos que aplicando una alta dosis de realismo duro, los países del sistema de la ONU eligieron a Ban ki-moon para dirigir el organismo, siendo que como diplomático de su país participó activamente en promover la invasión a Irak en 2003 en contra de la resolución mayoritaria del Consejo de Seguridad de no invadir Irak, provocando la mayor crisis del organismo en los últimos 40 años.

El perfil de Ban Ki Moon se ha divulgado como el de un gestor y un político pragmático. Detrás de esa fachada, existe un político con credenciales provenientes de un país -Corea del Sur- que ha vivido en permanente confrontación, y con un problema latente de guerra fría por más de 50 años. Sus primeras declaraciones respecto a Irán y su régimen, fueron las señales de un político que no se desmarca de ese contexto de confrontación. No descartaba una intervención, contradiciendo una doctrina básica de la ONU que consiste en no promover derrocamiento de regímenes o gobiernos. Con este renombrado diplomático surcoreano a la cabeza del organismo, sin restarle sus méritos personales, se presenta una situación insólita y un osado pragmatismo.
El caso de Ban Ki Moon, hace recordar la situación creada en torno a otro Secretario General del organismo, el austriaco Kurt Waldheim (1971-1982). Waldheim, cuando es elegido Presidente de Austria en 1986, fue acusado de haber sido un criminal del régimen nazi. Aunque una comisión internacional de historiadores no encontró evidencias de que Waldheim personalmente hubiera cometido algún crimen, la comisión hizo posible comprobar un alto grado de amnesia en el político austriaco que dirigió a la ONU por diez años. Por estas controvertidas evidencias, los Estados Unidos incluyó al ex secretario general de la ONU en su lista de personajes indeseados y el caso causó una de las mayores crisis en la política austriaca desde 1945.

Se están comprobando dos hechos. Que el haber participado en la decisión de invadir Irak en contra de los designios de Naciones Unidas, no le impide a un diplomático ser elegido para dirigir el organismo en su instancia máxima. En segundo lugar, está demostrando que la evaluación sobre la decisión política de invadir Irak aún está pendiente en el organismo, que es lo más grave.

Bajo este contexto, la elección de Álvaro Uribe, que se instala como Vice-Presidente de la comisión que investiga el ataque israelí del 31 de mayo al barco turco, es consistente con un tipo de pragmatismo inexplicable, y que deriva en los gérmenes de la tragedia. Es una señal de que se está viviendo (en política internacional) bajo sistemas muy precarios, mucho más precarios que los que ofrecía el mundo bipolar que dominaba la Ex Unión Soviética y Estados Unidos. Es una demostración del fracaso del sistema capitalista a nivel internacional y de la alianza occidental: el polo vencedor de la guerra fría anterior, con todo el poder a su disposición no ha sabido qué hacer con él.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

En México hay jubilados millonarios, pero también de 25, de 10 y de un salario, así como millones sin jubilación

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. La jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que tasa las pensiones del Seguro Social con un límite de 10 salarios mínimos, ha causado una gran cantidad de protestas y enorme revuelo llevando al planteamiento -de un ex ministro de la SCJN- de que es susceptible de ser modificada siguiendo los pasos que señala el artículo 194 de la Ley de Amparo; pero la forma más efectiva de retrotraer ese criterio consiste en que el Poder Legislativo reforme la Ley del IMSS.

Se sabe que el salario mínimo en México es de poco más de 1500 pesos al mes, es decir, unos 120 dólares. Ese dinero no alcanza para comprar ni media canasta básica. Los datos estadísticos informan de trabajadores que ganan salario y medio o dos salarios mínimos, pero también de otros que ganan menos del salario mínimo. Es decir la inmensa mayoría de los trabajadores obtiene el salario mínimo. ¿Cómo carajos viven sin robar o asaltar?

2. La situación económica en México ha ido de mal a peor en los últimos 30 años. Hasta fines de los años setenta no irrumpía ampliamente la mujer en el trabajo salarial, casi no se hablaba de la “la doble jornada”. A partir de los ochenta las estadísticas demuestran una multiplicación de las mujeres en todo tipo de empleo, particularmente en las tiendas comerciales, las oficinas públicas y en el servicio doméstico. Antes bastaba, aunque no fuera suficiente, con el salario del marido para mantener el hogar; desde entonces - a pesar que se redujo la tasa de crecimiento de la población- se necesitó el salario de la mujer y los hijos mayores para completar el gasto familiar. Hoy el marido tiene que trabajar doble turno y la mujer lo mismo. Sin embargo, por otro lado, los empresarios explotadores no eran tan ricos y despilfarradores como los de ahora que parecen no tener “llenadera”. Las diferencias de ingreso son hoy abismales y sin límite.

3. Por ese motivo se ha reconocido que el 70 por ciento de la población vive en la pobreza y el 40 por ciento en la miseria; que hay robos y asaltos. Hasta hace unos 25 años los trabajadores y empleados se jubilaban con la misma cantidad de su último mes de salario; luego cambió la jubilación tomando el promedio del último año, pero en las jubilaciones de ahora sólo se toma en cuenta el porcentaje de las contribuciones. Sin embargo, dado que las cotizaciones son muy bajas porque los salarios son reducidos y porque suelen suspenderse días de trabajo, las jubilaciones que se logran son mucho más miserables. Se convierten en menos, mucho menos del salario mínimo. Hay jubilados cobrando 500 pesos al mes que tienen la obligación de pedir limosna, de lustrar calzado, de lavar coches o llenar bolsas en los supermercados. O sea, en vez de gozar y descansar en la jubilación, tienen que seguir trabajando hasta morir.

4. Las jubilaciones son reflejo de los ingresos de cada mes: los que mucho ganan en su trabajo más reciben en su jubilación y los que ganan una miseria también reciben una miseria en su jubilación. ¿No debería ser acaso al contrario porque el que ganó mucho pudo guardar mucho y el que ganó poco y no tuvo para guardar ahora debe ser compensado con una buena jubilación? Pero como este pinche mundo está de cabeza los hijos de los ricos siguen siendo ricos por todo tipo de herencias y los hijos de los pobres, sin recibir herencia alguna, miserables. Los expresidentes de la Republica y ministros de la Corte, con medio millón de pesos de ingreso mensual reciben mil salarios mínimos de jubilación; los trabajadores con mil 500 o dos mil pesos al mes reciben el poco porcentaje de lo cotizado un salario mínimo o menos de jubilación. ¿De dónde saca sus tontas ideas la SCJN para justificar como reducir a unos y no a todos?

5. Cuando estos días se ha planteado la reducción de la tasa de la pensión de 25 salarios mínimos (1250 pesos diarios) a 10 salarios (500 pesos) podría antojarse justo si tomamos en cuenta que la mayoría de los jubilados del país sólo obtiene la décima parte -un salario- y que la inmensa mayoría de la población no cuenta con jubilación alguna; pero si tomamos en cuenta que una jubilación de 10 salarios es sólo la centésima parte de la que reciben los altos funcionarios, entonces hay que justificar las mentadas de madre que ahora reciben gobierno y ministros. No tengo a mano el dato, pero casi estoy cierto que menos del 20 por ciento de los trabajadores recibe una jubilación y el otro 80 por ciento (indígenas, campesinos, obreros, empleados, artesanos, trabajadores libres, desempleados) tiene que trabajar hasta el día mismo de su muerte para sostenerse y mantener a su familia. En México los jubilados somos privilegiados frente a otros.

6. Pero no hay que olvidar que cualquier determinación que toma la Corte siempre viene de más arriba: En México nunca ha habido independencia de poderes -Ejecutivo, Legislativo y Judicial- porque ha dominado siempre un gobierno a modo de dictadura presidencialista. Durante los setenta años de gobiernos del PRI (1930-2000) el presidencialismo fue casi absoluto, dado que incluso la llamada oposición política nunca fue tal, pues también a ella le tocaban subsidios de manera abierta o por debajo de la mesa. En los últimos 10 años el presidencialismo ha continuado, aunque un tanto débil, sometido a la clase política que responde a los principales partidos. Sin embargo sigue imponiendo sus criterios. Ahora han impuesto la reducción de las jubilaciones al mínimo, pero en las próximas semanas se esperan otras medidas: recorte absoluto al gasto social, reforma de la ley del trabajo, más privatización en electricidad y Pemex.

7. ¿Por qué la SCJN se preocupa por poner límite a las jubilaciones de un sector y deja intactas las jubilaciones que ellos mismos cobran, así como la de los más altos funcionarios de gobierno? La realidad es que ese organismo, integrado por ministros que están al servicio del gobierno, clase política y empresarios, está cada vez más desprestigiado. No se le conoce a la SCJN alguna resolución independiente y justa que tome en cuenta la situación del país, en particular de los trabajadores. Su misión ha sido justificar cualquier asunto para beneficiar a la clase gobernante. ¿Por qué mejor no sacar una ley que obligue a las grandes empresas privadas y del Estado a pagar jubilaciones justas de tal manera que la mayoría de los trabajadores del país gocen de esa prestación? La población debe estar siempre atenta para evitar que los pocos derechos que aún le quedan sean enterrados. La liberación de los trabajadores solo puede ser obra de ellos mismos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela y Cuba en revolución

Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

La revolución bolivariana de Venezuela tiene características muy semejantes a la cubana y también evidentes diferencias. Son axiomáticas las disimilitudes entre los métodos de que se han valido para llegar al poder y también lo son aquellos de los que se vale la superpotencia hemisférica para combatir a uno y otro proceso.

Es fácil notar el origen común de las manipulaciones para satanizar en los medios cualquier medida propiciadora del bienestar popular o para el fortalecimiento de la economía nacional en uno y otro país. Por eso, las experiencias de la revolución cubana y las del gobierno estadounidense en su estrategia para combatirla, han servido tanto al gobierno bolivariano de Hugo Chávez como a la élite del poder estadounidense para la conformar sus respectivas tácticas de confrontación.

En Cuba, los oligarcas que a la sombra del imperio compartían con éste la propiedad del país (el comercio, las tierras, los bancos, las industrias, los medios de información y los servicios públicos) hacían de su dependencia de Estados Unidos la garantía para sus privilegios. Incluso, al ser derrotados por la revolución popular, optaron por salir del país y exigir de sus “aliados” la restitución de su hegemonía y sus propiedades, desde Miami.

En la isla, la revolución llegó al poder a resultas de una lucha armada, pero las clases adineradas no aceptaron el ramo de olivo que les fuera ofrecido por los rebeldes triunfantes en aras de evitar desgarramientos innecesarios. La débil y dependiente oligarquía cubana se lanzó a un prematuro enfrentamiento contra el pueblo. O más bien, exigió de sus patrones del norte que así lo hiciera.

Las amenazas y agresiones del gobierno de Washington no se hicieron esperar. Cuba sufrió, entre otras atroces acciones, el secuestro de 14000 niños que fueron separados de sus padres y llevados por muchos años a EEUU en la denominada operación Peter Pan organizada por la CIA. Poco después vino la no menos repudiable invasión por Playa Girón, en la Bahía de Cochinos, para la que la CIA utilizó como carne de cañón a elementos afectos a la tiranía depuesta y ligados a la oligarquía destronada.

El hecho de que en Cuba la revolución llegara al poder por medio de una lucha armada respondiendo a la violencia de la dictadura que enfrentaba, le permitió imponer, en el período inmediato al triunfo popular, las leyes y medidas que traspasaron a manos de los cubanos las riendas efectivas de la sociedad que detentaban la oligarquía y los estadounidenses.

No ocurrió así en Venezuela, donde las circunstancias del ascenso al poder de la revolución bolivariana obligaron a ésta a ajustarse a reglas que parten de un orden sociopolítico regido por el mercado, diseñado para la conveniencia de las clases adineradas. Chávez debió enfrentar un gran número de procesos electorales en los que gracias a un enorme apoyo popular, ha salido airoso pese a los extraordinarios recursos financieros y publicitarios de que han dispuesto los elementos pro-oligárquicos.

Dada la portentosa riqueza de Venezuela en términos de recursos naturales, y la crudeza del sistema capitalista, se conformó allí un país de pobres con una de las más opulentas burguesías del planeta, lo que hizo de su sociedad una de las más inicuas del mundo. Venezuela pasó a ser la presa imperial más codiciada del continente, cuyo dominio le era garantizado por una oligarquía consentida y fiel bajo la mirada cuidadosa de unas fuerzas armadas que, como en los demás países del hemisferio, desempeñaba el papel de guardián de los intereses de la oligarquía, entrenados, adoctrinados, asesorados y dirigidas desde en Pentágono.

Pero fue precisamente en el seno de esas fuerzas armadas, cuya esencia estaba constituida por hijos e hijas de la mayoría de la población y no los de las clases pudientes, donde brotó el detonante para la pólvora revolucionaria, presente en las glorias bolivarianas y los aportes de muchos pensadores y combatientes patrióticos que, en Venezuela, dieron bríos a los ideales de independencia y justicia desde los tiempos del libertador.

Si Cuba fue el objetivo esencial contra el que Estados Unidos concentró infructuosamente sus esfuerzos contrarrevolucionarios en el continente durante medio siglo, en evitación de que su ejemplo se extendiera a otros países en la región que consideraba su traspatio, hoy es Venezuela el paradigma a detener por su papel en la lucha por la conquista de la independencia latinoamericana por medio del fortalecimiento de unidad y la solidaridad.

Pero el reciente golpe de estado en Honduras es prueba de que Estados Unidos, para imponer su dictadura universal, no limita sus ataques a los pilares más fuertes o estratégicos en las filas de los pueblos que reclaman su independencia sino que amenaza también a los eslabones más débiles, sin que le importe el costo político que de ello derive.

De ahí que ninguna nación de nuestra América pueda aspirar, confiando solamente en sus fuerzas propias, a la independencia verdadera que anhelan sus pueblos tras dos siglos de frustraciones. La unidad latinoamericana deviene necesidad sine qua non para todas. Venezuela y Cuba se esfuerzan por abrir el camino.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Mamo-Grafía

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

Por estos días, la prensa nacional se ha hecho eco de los dichos del ex director de la DINA, procesado y condenado por graves violaciones a los Derechos Humanos, mano derecha del ahora extinto general golpista Augusto Pinochet. Resulta paradojal, por decir lo menos, que los medios de comunicación nacionales, empecinados por el rating, le presten tribuna - desde su lugar de reclusión - a un personaje tan siniestro de la vida nacional, obligando a diversas personalidades de la clase política a pronunciarse sobre aspectos de sus declaraciones.

Esta suerte de Mamo-Grafía recurrente, delectación mórbida y Kitsch, insiste una vez más en mostrarnos el rostro mofletudo y el discurso cínico de éste, otrora director de una pandilla de criminales al servicio del dictador. El Mamo vuelve con su cantinela de siempre, salpicando de estiércol todo cuanto nombra. Es, qué duda cabe, el portavoz del lado B de la historia chilena cuya presencia fantasmal retorna con los aires bicentenarios.

Al igual que su Jefe, esta figura oscura, pertenece por derecho propio al basurero de la historia, lugar de atrocidades, violencia y muerte. Hasta el actual gobierno de derecha se siente incómodo con el hedor que emana de este sujeto cada vez que los medios de comunicación lo traen de vuelta a la vida política. Como Freddy Krueger, aquel personaje de antología del terror, el ex general Contreras nos trae - cada tanto - aires de Halloween que turban el imaginario histórico y social como un viento frío venido desde lo subterráneo.

Sabemos que los medios de comunicación buscan llamar la atención de sus públicos, este afán los lleva a límites reñidos con la ética periodística. Así, no parece apropiado rescatar del olvido a un convicto de la talla del Mamo, mucho menos ponerlo en un plano de equivalencia mediática con personajes políticos contemporáneos. Puede que una maniobra tal rinda dividendos de audiencia, pero no enaltece la vida democrática en que estamos empeñados. Cada vez que un criminal como éste encuentra un lugar en los medios para emitir su opinión sobre la contingencia, es - tácitamente - rehabilitado cívicamente.

Aquellos grandes criminales de la historia que han sobrevivido a su propio estigma terminan, por lo general, asediados por el silencio y la locura. El silencio de las muchas tumbas sin nombre que sembraron a lo largo de su nefasta existencia. La locura y el delirio de sus propios fantasmas que regresan una y otra vez. En el caso de Chile, no ha sido así. Muchos de nuestros grandes criminales todavía se pasean libres por las calles de nuestras ciudades, reclamando para sus hermanos de horror, una misericordia que jamás conocieron. En el colmo de la ironía, algunos de ellos dan entrevistas por televisión desde la cárcel, enseñándoles a sus compatriotas que en este rincón del mundo, el crimen sí paga.

Álvaro Cuadra es investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. ELAP. Universidad ARCIS.

Foto: Chile, Represión - El represor Juan Manuel Guillermo Contreras Sepúlveda ( conocido por el apodo de Mamo) es un general retirado del Ejército de Chile. Entre 1973 a 1977, fue jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), máximo organismo de represión de la dictadura militar de Augusto Pinochet. En julio de 2010 declaró públicamente, desde la prisión militar donde cumple sus condenas, que se sentía orgulloso de su trabajo al frente de dicho organismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las retenciones, de nuevo

Jorge Altamira (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

La llamada oposición acaricia la idea de fijar ella las retenciones a las exportaciones agropecuarias. Como, a partir del 24 de agosto, el gobierno perderá las facultades legislativas que le fueron delegadas a lo largo de mucho tiempo (entre las cuales figura la de establecer derechos de exportación), estos opositores han empezado a comerse un asado que todavía no salaron ni pusieron en la parrilla. Ocurre que, para el gobierno, incluso si se le privan de las facultades legislativas, los actos que haya producido por medio de ellas sólo se extinguirán en el tiempo que estuviera establecido en el decreto o resolución respectiva.

Sea como fuere, apenas sintieron aproximarse la fecha de la venganza contra el gobierno al que acusan de perjudicar al chacarero, se dividieron. En el punto de la soja, mientras que la Sociedad Rural, Carbap ¿y Coninagro? pretenden que sean reducidas del 35 al 25%, la Federación Agraria reclama que eso sólo se aplique a los productores chicos. En cuanto al maíz, trigo y sorgo, todos coinciden (incluso el gobierno) en que deben anularse, o sea cero. Esta convergencia de posiciones no es prueba de que el planteo sea justo, si se tiene en cuenta, por ejemplo, que el precio del trigo, en el mercado internacional, se ha duplicado en las últimas semanas, por lo que lejos de justificar la eliminación de las retenciones se impondría aumentarlas. Después de todo, un incremento de los ingresos del ciento por ciento para los trigueros es cuatro veces más que los aumentos de salarios que establecieron las paritarias.

Otro tanto se podría decir de la soja, que ha vuelto a alcanzar los precios internacionales más elevados. La alegre aceptación de la reducción a cero de las retenciones para el trigo y el maíz significa que aumentarán los precios de los alimentos, incluso los de la carne, porque usan al maíz como forraje. La ‘segmentación’, a su vez, puede ser fácilmente burlada por los grandes capitales mediante una comercialización disfrazada de sus cosechas. Si pueden disimular el trabajo en negro, qué no podrán con la segmentación.

No es cierto, como se puede ver, que la división en la burguesía agraria (y entre sus partidos políticos) sea, como dicen los diarios, “la segmentación”, sino que este caso no prevé ninguna rebaja de las retenciones a la soja para los capitalistas más grandes ni para los llamados ‘pools de siembra’. Estos no se oponen a que la rebaja sea mayor para los capitales menores, pero a partir de una reducción de diez puntos del impuesto para ellos. A este enorme punto de divergencia, porque entraña centenares de millones de pesos, se añaden problemas más estructurales.

El primero es que una rebaja de diez puntos para los mayores productores de soja desfinanciaría el presupuesto y afectaría la garantía del pago de la deuda externa. Ante esta objeción, que podría obstaculizar el pasaje de una reducción de retenciones por el Congreso, la Federación Agraria busca asegurar su parte en la torta, la llamada ‘segmentación’, reivindicando su condición de pyme agraria. Otro punto, que no es para nada menor, es que una reducción generalizada de diez puntos en los derechos que paga la exportación de soja aumentaría radicalmente los ingresos del conjunto del capital aplicado a este negocio, elevaría la demanda de tierra para alquilar y, por lo tanto, su precio. La FAA quiere congelar el precio del arriendo, porque hoy la mayoría de sus asociados se encuentra entre los que invierten capital en tierras que alquilan. Hay que decir, sin embargo, que en cualquier circunstancia el poder de fuego de los grandes capitales agrarios es suficiente para ganar la competencia o carrera por el alquiler de las tierras. La posición de la FAA solamente beneficia a aquellos chacareros capitalistas que han estado subiendo en la escala del negocio, o sea a la minoría.

En la división por las retenciones interviene también un viejo actor: la agroindustria exportadora, que paga retenciones menores de las que paga el agro y, por lo tanto, obtiene una renta diferencial en perjuicio de éste. Es lo que ocurre, por ejemplo, con molineros, en el caso del trigo, o las curtiembres, en el caso del ganado, o las aceiteras, en el caso de la soja. Pero los países del Mercosur han objetado que esta ventaja para la exportación agroindustrial de Argentina plantea una competencia desleal con sus agroexportaciones. En la reunión reciente del Mercosur, Argentina logró que le fuera aceptada la facultad de establecer retenciones, pero no su diferenciación, lo cual explica por qué el gobierno está dispuesto ahora a abolir las retenciones para todo aquello que no sea la soja, sin importarle el impacto en el precio de los alimentos.

Numerosas industrias, sin embargo, hacen causa común con los ‘pools de siembra’ y grandes capitales agrarios, como ocurre por ejemplo con Christiano Ratazzi, de Fiat. No se trata solamente de que el agro es un gran mercado para el automotor, sino que muchas grandes industrias están lanzadas a una intensa ‘tercerización’, o sea a ensamblar partes importadas y trabajar con maquinaria importada. O sea una llamada ‘economía abierta’, que permita el abaratamiento del dólar y las importaciones, y el acercamiento de los precios internos a los internacionales. Ratazzi reclama precios baratos para el abastecimiento del exterior, a los precios baratos del autopartismo nacional. La ‘tercerización’, en estos términos, equivaldría a la desintegración de una gran parte de la industria abastecedora nacional –como Ratazzi insiste para el autopartismo argentino. Como es obvio, esta internacionalización de la economía es incompatible con el mantenimiento de las retenciones, pues un dólar barato equivale a una retención adicional (recibe menos pesos por dólar). Además, una recepción íntegra de los precios internacionales altos de la exportación agraria (sin ninguna retención) encarecería la producción doméstica y la sacaría del mercado, lo cual favorecería la importación de partes y materias primas ‘tercerizadas’. Es lo que se llama el “mal holandés” (los perjuicios de precios altos de las exportaciones) o, en una variante diferente, el retorno a Cavallo. Este es el alineamiento de las distintas clases sociales ante el replanteo del tema de las retenciones. Los opositores encubren los intereses materiales que defienden con frases sobre la división de poderes o el trabajo del campo. El gobierno tiene una perorata diferente, pero converge con muchos reclamos de la oposición y defiende otros intereses que la oposición no contempla. Es así que anunció que bajaría a cero los derechos para el trigo, el maíz y el sorgo y que ‘segmentaría’ las retenciones para la soja. Por otro lado, al aumentar las tarifas de luz y gas, los precios de las naftas y de las prepaga, y dar piedra libre para el aumento de los alimentos, está marchando concientemente hacia una economía de precios internacionales y dolarizada.

Nuestra posición

Denunciamos la reducción de retenciones como un beneficio para el capital en perjuicio de los trabajadores y del desarrollo industrial, en momentos en que los precios de la exportación agropecuaria se encuentran en sus niveles más altos.

Reclamamos que la recaudación de derechos de exportación no se destine al pago de la deuda externa ni a subsidios para el capital, sino a un fondo de desarrollo social y económico bajo la gestión de los trabajadores.

Advertimos el fracaso del intento nacional y popular de desarrollar una política de compromiso entre la defensa de la industria nacional, por un lado, y el gran capital internacional, por el otro, y su marcha consistente hacia una economía insoportablemente cara para los trabajadores y hacia un retorno de la pseudo dolarización.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los “expedientes secretos” del terrorismo de Estado

Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS.info)

El pasado 15 de julio la prensa estadounidense hizo pública la desclasificación de la documentación reservada por el Departamento de Estado y el Pentágono sobre el supuesto incidente en la Bahía de Tonkin en 1964 que había "justificado" la participación de Estados Unidos en la guerra de Vietnam, y los bombardeos que provocaron miles de víctimas civiles.

- En los documentos "reservados", se señala claramente que fue una provocación ., y un falso "ataque" preparado y ejecutado por la Agencia Central de Inteligencia -CIA- que contó con la aprobación del entonces inquilino de la Casa Blanca Lyndon B.Johnson e inició el genocidio perpetrado en ese país asiático- que costará la vida a mes de 2 millones de vietnamitas.

Hace unos días salieron a la luz cerca de 91.mil documentos secretos de las agencias de inteligencia de los Estados Unidos referentes a la agresión que lleva a cabo este país en Afganistán, en los que se da cuenta, al menos de tres matanzas con centenares de victimas civiles.La revelación la hizo el sitio web WikiLeaks que dice tener en su poder otra decena de miles de cables diplomáticos estadounidenses que habrían sido entregados por un analista de espionaje.

Esto demuestra que todo se escribe y se documenta, incluso los crímenes de lesa humanidad como los que cometiera el Imperio en la hoy pujante nación vietnamita.

Por ello resulta extraño que no se pueda acceder a la documentación secreta del período del Terrorismo de Estado en nuestro país, y queda claro que ninguno de los que llegaron al gobierno-peronistas o radicales-FREPASO- luego del 10 de diciembre tuvieron la clara decisión de romper con la "omertá" -el secreto mafioso - que intentan preservar los mandos militares y los de las fuerzas de seguridad.

En el mes de setiembre de 1974, cuando había pasado a la clandestinidad a raíz del asesinato de Alfredo Curutchet que había sido secuestrado por la Triple A, en la puerta del estudio jurídico de Aldo Comoto, en el que desarrollaba mi actividad profesional y política me reuní con Alberto "Beto " Mayanski-ex diputado nacional, luego asesinado por dicha banda paraestatal.Este me comentó que las "operaciones "-los secuestros y asesinatos de la Alianza Anticomunista Argentina eran filmadas y luego exhibidas en la Residencia de Olivos.Participando de estas proyecciones la entonces Presidenta Isabel Martínez de Perón y el Ministro de Bienestar Social José López Rega.

Meses mas tarde, en un encuentro en el que estaba Jorge Di Pasquale y, Alicia Eguren, entre otros, Bernardo Alberte nos contó una conversación que había tenido con el General Morello, a la sazón Jefe del Servicio de Informaciones del Ejército, en la que el militar le había confiado que las Fuerzas Armadas, que empezaban a prepararse para desplazar a Isabel, habían "cooptado" a los integrantes de la siniestra Triple A y se habían hecho cargo de sus operaciones, por lo que le aconsejó que abandonara el país cuánto antes.

- El "Mayor" no le hizo caso y fue asesinado por efectivos militares en la noche del 24 de marzo de 1976.

El Terrorismo de Estado, que comenzó a operar el 20 de junio de 1974, en la masacre de Ezeiza no fue una decisión intempestiva y producto del contexto, sino que fue una política meditada, elaborada y documentada por quiénes -los dueños del poder económico- sabían que era la única manera de derrotar toda resistencia a los planes económicos que luego pusieran en marcha Celestino Rodrigo - sin éxito por la resistencia popular - y finalmente Alfredo Martínez de Hoz, luego del golpe militar .

Los ejecutores del genocidio fueron las Fuerzas Armada y las de "Seguridad", que documentaron todos sus operativos.

Como lo dijéramos en un anterior artículo, el ex General genocida Antonio Domingo Bussi, al prestar declaración en la Información Sumaria que llevamos adelante para ubicar los restos de Mario Roberto Santucho y de Benito Urteaga y saber que había pasado con sus compañeros Liliana Delfino, Domingo Menna y Ana Lanzillotto de Menn a, nos manifestó "que todo se escribía".

Nada era "ilegal"-nos dijo muy suelto de cuerpo- todos los operativos -secuestros, asesinatos, torturas, etc. obedecían a una normativa secreta, legislación no publicada en el Boletín Oficial.

Es por ello que pensamos que tenemos que centrar la actividad de los organismos de derechos humanos, los que han permanecido independientes del gobierno de turno, en exigir la VERDAD.
- No resulta creíble que no exista tal documentación, teniendo en cuenta que las Fuerzas Armadas y las policías nacionales o provinciales son órganos burocráticos en los que todos los actos están documentados.

Mas aún si, como lo dicen los represores en Tribunales, estaban librando "una guerra" para evitar que el "trapo rojo" reemplazara a la bandera azul y blanca.Es decir escribían la historia de la "civilización occidental y cristiana".

Esta es la batalla que tenemos que llevar a cabo para cerrar la etapa mas obscura de nuestra historia moderna en la que fueron inmolados miles de compatriotas que luchaban contra un sistema de explotación y dependencia.

- Tenemos que exigirle al Gobierno actual que ponga todos los instrumentos que poseen los servicios de inteligencia, que hoy usa para perseguir y controlar a los opositores, en la búsqueda de la documentación -los expedientes secretos- del Terrorismo de Estado.

Sólo de esa forma se podrá asegurar que las llamadas políticas públicas de derechos humanos son reales y no una pantalla para ocultar la entrega del patrimonio nacional, la megaminería contaminante y la corrupción.

Manuel Justo Gaggero es abogado de las familias Santucho y Urteaga ex Director del diario "El Mundo" y de la revista "Nuevo Hombre".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Opuscracia sanjuanina

Pedro Nicolás Luna (desde Sentein-Francia, especial para ARGENPRESS.info)

Últimamente he tenido muy presente la historia de una prima que desde este año da clase como profesora en un colegio secundario manejado por la Iglesia sanjuanina.

Recordé los muchos años de veredas frías o calurosas que ella soportó, las largas colas que hizo para conseguir una suplencia. Me acordé de su ejemplar resignación frente a las muchas horas de viaje para llegar a aquellas solitarias escuelas en las entrañas del desierto. Pues lejos, siempre lejos le tocaban las suplencias; llena de tierra solía pasar frente a mi casa, con los pelos duros de tanto sol y arena.

La recordé tomando mate alguna siesta mientras renegaba de los meses y meses que tardaba el gobierno para pagarle la miseria que le debía por sus suplencias. Sin embargo todo eso cambió, pues hace poco accedió a un puesto vacante en un colegio de curas, mucho más cerca de su casa. Pero lamentablemente su gran alegría se vio rápidamente ensombrecida por la guerra que Alfonso Delgado, Arzobispo de San Juan, le vino en ganas declarar. De repente comenzaron a circular las planillas de firmas y se convocó a reuniones de urgencia. Los retiros espirituales y las misas se revistieron de un sombrío carácter obligatorio. Ella, que sólo quería trabajar responsablemente, se vio obligada a seguir las actividades bajo la atenta mirada del cura.

Me la he imaginado tristemente condenada, por su vocación docente y sus necesidades laborales, a permanecer cautiva de su colegio, como si de un campo de concentración se tratara. Pues peor que a reclusos ha tratado el Arzobispado de San Juan a los docentes de las escuelas parroquiales. Para ellos, nunca ha existido nunca ni la más remota posibilidad de objetar a conciencia esta guerra que el Opus Dei puso en marcha en San Juan y en todo el país.

Con el paso de los días y la vigencia de la ley de matrimonio igualitario, la cuestión relatada anteriormente no sería más que mero dato anecdótico si me negara a ver el fondo sobre el que dicha anécdota proyecta su luz. El fondo sobre el que se proyectan los relatos de la guerra santa del Opus Dei no es el ámbito de los templos católicos y evangélicos, si no que se proyectan sobre la escena política del Estado propiamente dicho.

Hannah Arendt describía la política como el escenario donde se encuentran las distintas voces y donde se construye en conjunto lo público, entendiendo la política como el lugar donde se representa la vida activa de una sociedad moderna. Justamente esa escenificación de lo público en San Juan es lo que resulta altamente preocupante en este texto. La confrontación discursiva generada por la ampliación de los modelos matrimoniales en Argentina sacó a la luz la coexistencia de dos campos ideológicos antagónicos. En el caso de San Juan, sólo uno de ellos se apropió del escenario político, instalando una atmósfera asfixiante donde se mezclaron la xenofobia, el homo-racismo y la discriminación fundamentalista.

A diferencia de otros conflictos políticos recientes en Argentina, como puede ser el de las retenciones a la soja o el veto a la ley de glaciares, la ley del matrimonio igualitario no tocaba de manera directa intereses económicos. Más bien, operaba jurídicamente en torno a los fundamentos constitucionales y los valores democráticos sobre los que descansa la república.

La igualdad en la diferencia es lo que ha sido legislado indirectamente con la modificación de algunas palabras del Código Civil. Legislar sobre la igualdad y la diferencia generó, como sabemos, un potente debate a nivel nacional que permitió observar con claridad la típica “santa intransigencia” del Opus Dei, que organizó y determinó la postura del campo de la derecha fundamentalista. Enfrente tenía a una diversa militancia progresista, compuesta por varios movimientos y partidos políticos, eméritas organizaciones sociales como las de las Madres, las emblemáticas organizaciones del mundo homo-lésbico y transexual, los numerosos referentes del mundo de la Cultura, la oportuna claridad del mundo científico representado por el CONICET, sin olvidar el importante respaldo moral de los pocos curas de la teología de la liberación que quedan en nuestro país.

Ahora bien ¿cuál ha sido el impacto de la emergencia de estos dos campos ideológicos en San Juan?

El tema del matrimonio igualitario puso en trance a todo el sistema político sanjuanino y, para dar cuenta de su deriva, resulta imprescindible reseñar el rol que jugó el Arzobispado de San Juan en el desnudamiento ideológico de los miembros de la cultura política local.

Alfonso Delgado es uno de los tres obispos que el Opus Dei ha logrado implantar en Argentina. Esta organización, nacida junto al falangismo franquista en la dolora España de los años 40, ha desarrollado un corpus doctrinal que ha sido denunciado en reiteradas ocasiones ante la justicia española y europea, por vulneración de la integridad humana. No sólo se trata de una secta religiosa, ya que cuenta con una estricta organización interna segregada entre hombres y mujeres, si no que también es una poderosa organización económica y financiera que opera en aquellas diócesis donde puede tener fácil acceso al dinero del capitalismo global. No sería entonces casual que el segundo plan de manejo de la reserva de la Biósfera de San Guillermo esté ahora en manos de la Universidad Católica de Cuyo, con un presupuesto de 7 millones de dólares.

En este sentido, creo que es necesario distinguir al Opus Dei del resto de la Iglesia sanjuanina, cuya feligresía viene dando muestras claras de desconfianza respecto del “pastor” que se les ha impuesto. Cabe recordar que la última Semana Santa, cuando miles de promesantes peregrinaban a la Difunta Correa, el obispo pudo experimentar en carne propia la poca cuenta en que le tienen los feligreses sanjuaninos, cuando tuvo que abandonar su intento de imponer el vía crucis por falta de “público”. Pasa que el público en la Difunta Correa es esa parte morena del Pueblo, que no manda a sus hijos a las escuelas católicas, que tiene desde ya una gran diversidad de modelos familiares y cuyos orígenes no están en los barcos que llegaron el siglo pasado, si no en esas difusas raíces que han sido históricamente negadas. La fe del Pueblo que peregrina a la Difunta Correa es una fe inclusiva y tolerante, dotada de una naturaleza celebrativa que poco tiene que ver con la fe adicta a las guerras por más santas que se digan. Fue justamente ese Pueblo el que ejecutó en Semana Santa a su ejemplar autonomía moral frente a la prepotencia arzobispal.

Quienes han demostrado poca autonomía moral y republicana son los miembros del sistema político sanjuanino, cuyos argumentos y actuación respecto a la cuestión del matrimonio igualitario han dejado en entredicho la calidad democrática de la provincia. De hecho, todos los actores locales asumieron la agenda política dictada por el Opus Dei, en detrimento de un ejercicio autónomo y responsable del mandato popular. La única excepción, como es sabido, ha sido la postura personal y a conciencia asumida por el diputado nacional Ruperto Godoy, que ha tenido que soportar en consecuencia la fustigación pública y las amenazas por parte de los gestores del miedo.

El denominado Foro de la Familia y la Niñez, dirigido por el Arzobispo en persona, impuso la agenda pública en torno a los debates de la reforma del código civil, que sería asumida sin cuestionamientos por la inerte clase política sanjuanina. Después de varias semanas de silencio, el Gobernador de San Juan terminó acatando el mandato del arzobispado, al decretar el asueto para la administración pública y los establecimientos educativos de la provincia. Así facilitó la asistencia a la marcha convocada por el citado foro de la Familia y la Niñez en ocasión de la visita de la Comisión del Senado de la Nación. Al declarar formalmente su oposición a la media sanción de la ley que modificaba el Código Civil, se activaron los mecanismos de la obsecuencia política que hicieron posible que en menos de un día los 19 municipios de la provincia emitieran declaraciones de repudio al matrimonio igualitario.

El principal ejemplo de disciplina irracional se observó en el municipio de 9 de Julio, donde sus concejales, con la venia del intendente, perpetraron un documento público que constituye un hito único en la historia de la democracia sanjuanina, por la inusitada utilización de un lenguaje racista, homófobo y discriminatorio, que se creía desterrado de nuestra cultura política.

Algo no muy distinto sucedió con el poco autónomo Poder Legislativo, cuando todos los bloques que componen la legislatura, incluso aquellos que se travisten de opositores, repudiaron el matrimonio igualitario y ordenaron a los senadores de la provincia rechazar la ley, sin otros argumentos que los esgrimidos por el fundamentalismo de derecha. El campo ideológico conservador se manifestó claramente en estos hechos de gran relevancia política, ya que evidenciaron los mecanismos de sumisión y verticalidad que nutren la cultura política local, apareciendo esta más asociada a la irracionalidad del autoritarismo que a los valores del sistema democrático. Estos hechos, por otro lado, sugieren una abierta intromisión de la Iglesia en el funcionamiento del Estado provincial.

En otro plano, presuntamente independiente, el Poder Judicial no mostró de oficio ninguna actividad frente a las numerosas denuncias que distintos padres efectuaron en los medios de comunicación radiales y televisivos, con relación a cómo las escuelas confesionales usaban a sus hijos e hijas para recolectar firmas en sus vecindarios. Ningún fiscal se hizo eco de esas denuncias, ni se tomaron medidas para garantizar los derechos de nuestros niños y niñas, que deberían haber permanecido ajenos a un debate de esta naturaleza, porque debería haberse dirimido entre adultos dentro de los canales previstos por la democracia. Actualmente, obran en los tribunales sanjuaninos varias denuncias que efectuara en su momento el INADI. En ellas, los acusados son algunos poderes públicos de la provincia cuyas acciones impidieron el desarrollo del Festival de la Diversidad en San Juan. Todavía no hay noticia de avance alguno al respecto.

Han pasado los días, ha llegado un tremendo frío a San Juan, pero no el anunciado reino del Señor de la mentira con el que tanto amenazaron. Nadie ha visto a las hordas de travestis que adoptarían niños compulsivamente, ni se ha visto tampoco a las lesbianas cazando mujeres en las verdulerías. La suave realidad del invierno sanjuanino ha terminado aplastando las fantasmales alegorías con que el Opus Dei y otros hipócritas azuzaron el miedo de la gente. Ahora se espera a que llegue el Zonda y arrastre con su polvareda las muchas caretas que se amontonan en las instituciones públicas y con las que otra vez intentaron engañar la buena voluntad de nuestro pueblo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Dos escuelas, dos memorias y una esperanza

Carlos del Frade (APE)

Es una canción inapropiada y subversiva, manifestó la directora de la escuela número 82 de la ciudad de Mercedes, provincias de Corrientes, Alicia Mónaco.

El tema musical es “La memoria”, de León Gieco, casi un himno de la cultura popular argentina.

La directora se refugió en la queja del padre de uno de los chicos, un ex militar que no quiso que se escuchara la enumeración de saqueos y crímenes cometidos contra las mayorías desde los tiempos de la noche carnívora hasta el presente democrático.

La letra de la canción estaba en los cuadernos de los chicos.

La tuvieron que arrancar, dijo la profesora de música, Mariel Vera cuando fue consultada por una radio local.

La obra de León formaba parte de un acto en relación a la guerra de Malvinas pero no pudo ser.

-La directora me llamó y me informó de la queja del padre y me dijo que se labraría un acta. Además, me pidió que retirara del cancionero ese tema. Yo fui y cumplí con la orden que me dieron, pero en ningún momento estuve de acuerdo con la medida – agregó la docente.

El Ministerio de Educación correntino todavía no dijo nada en relación a este acto de censura, antidemocrático y a favor del olvido y la impunidad.

En forma paralela, en el sur profundo de la provincia de Santa Fe, en la localidad de Melincué, un grupo de chicas y chicos de una escuela pública investigaron los dichos del pueblo en torno a los cuerpos de una pareja de jóvenes revolucionarios que fueron enterrados en el cementerio local.

La investigación se hizo siete años atrás y terminó con la restitución de la identidad de aquellos muchachos, Cecilia e Yves, un francés que se enamoró de la historia argentina y se jugó entero por los ideales de una juventud que pensaba que la felicidad debía ser el derecho de todos y no la propiedad privada de algunos.

Allí la escuela pública “Pablo Pizurno”, sus directivos, docentes y alumnos, eligieron caminar sin prejuicios, conocer lo cercano y no resignarse ante el olvido si no darle batalla para que asomase la verdad.

En las últimas semanas, aquellos alumnos, hoy muchachos de más de veinte años, muestran orgullosos su estudio y el reconocimiento que les dispensaron en la mayoría de los medios de comunicación argentinos y franceses.

Maestras y maestros, alumnos y padres y la escuela pública siempre como escenario de la esperanza a partir de la memoria y la participación.

La otra cara de lo sucedido en Corrientes.

La permanente disputa entre la impunidad y la justicia, la muerte y la vida, el amor y el odio.

Dos escuelas, dos maneras de compartir la historia social y política del pueblo y un futuro mejor que será hijo de la voluntad por recuperar los sueños colectivos inconclusos y hacer de la memoria un bien indispensable de los días del presente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El tranvía… derrotar la mentira y el olvido… (Parte I)

Elena Luz González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)

Una historia para ser conocida y comprendida… el Tranvía en Buenos Aires, el porqué de su expulsión y enterramiento en las catacumbas del transporte automotor.

La extensión de las vías tranviarias fue de 875 kilómetros que hacían por la Capital Federal el andar de miles de personas diariamente, que anualmente transportaron 650.000.000 de pasajeros.

Casi 100 líneas recorrían la Capital Federal, una ciudad que no conocía de polución, contaminación y el peligro que implica el transporte automotor, salvo en las zonas de los arroyos Maldonado y Vega, esencialmente, el Río de la Plata que tiene una contaminación de siglos y que fue progresando con el correr del descuido y la falta de políticas sanitarias, de medio ambiente y otras. Pero regresando al tranvía, este fue un medio de transporte que se transformó en la esencia del desplazamiento de miles de obreros y trabajadores por la geografía urbana y aquellos que venían desde la provincia de Buenos Aires.

El primer tranvía comenzó a circular en 1863, tracción animal y seis años después que comenzara a circular el primer ferrocarril.

Por otro lado, en 1886, Federico Lacroze funda el tranvía rural que circulaba por la provincia de Buenos Aires. El recorrido era desde la Capital Federal ya federalizada, pasaba por Zárate, llegaba a San Andrés de Giles y a Carmen de Areco.

Téngase en cuenta que la ciudad comienza a poblarse, es el modelo agro exportador, hay una industrialización primaria, una importante inmigración que llega por barco y puebla conventillos y barrios que van naciendo…

Ya sobre el comienzo del siglo XX, entre 1906 y 1914, en esos ocho años se instalan diez servicios en otras ciudades, ya no sólo es Buenos Aires, hay tranvías en el Gran Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Bahía Blanca, Santa Fe, Mendoza y otras ciudades esenciales de nuestro país.

Luego de la Gran Guerra o la Primera Guerra Mundial se complementa la nómina con las tres redes restantes del interior, la última fue en 1928.

Tiempos de Fiebre Amarilla y contiendas políticas

En el año 1767 la zona conocida como la Chacrita de los Colegiales pasa de las manos de los jesuitas al Estado colonial. Chacrita que luego será Chacarita, es una palabra quechua. Era un lugar de vacaciones y esparcimiento para los estudiantes del Colegio Nacional, esto hasta 1871, tiempo de pestes.

Con la fiebre amarilla que sacude Buenos Aires, que asola la ciudad y diezma su población se hace necesario, por la gran cantidad de muertes que provoca, que dichos cadáveres sean depositados en algún solar especial, por tal motivo se habilita parte de esa área que es la Chacrita de los Colegiales como cementerio, así se conocerá el Cementerio del Oeste.

En los tiempos de la presidencia de Nicolás Avellaneda, en 1878, tiempo de elecciones presidenciales y de figuras impuestas por las clases dominantes, la lucha es encarnizada, no sólo Buenos Aires no quiere la federalización, sino que Carlos Tejedor quiere ser el sucesor de Avellaneda. Por tal motivo el presidente se refugia en el cuartel 1 de Caballería de Chacarita, cuyo mando estaba en manos del coronel Campos, luego del levantamiento en armas del gobernador Carlos Tejedor de la provincia de Buenos Aires.

Esta zona será la sede provisional del gobierno Nacional y un espacio de la campaña bonaerense. Por estos lugares lo que había eran quintas, calles de tierra y mucha calma, la cual se veía interrumpida por el andar y galope de los caballos. Así que el objetivo era unir estas zonas con vías de transporte: el barrio de la Chacarita o la Chacrita de los Colegiales con Belgrano.

Federico Lacroze (1838-1894) es considerado pionero del transporte sobre vías, tanto tranviario como ferroviario, esto lleva a que una de las estaciones más importantes de flujo de pasajeros se llame Federico Lacroze, además de una avenida y otros homenajes en nuestra ciudad.

Luego del tiempo de los temores, por parte de la población, por el andar de este transporte de hierro conducidos por caballos, vino el acostumbramiento, algunos choques como el de un tranvía del Anglo-Argentino con otro del Lacroze en la esquina de las hoy avenidas Álvarez Thomas y Federico Lacroze; esto fue retratado el 3 de mayo de 1913 por el fotógrafo de la revista PBT y otros sucesos; hoy parecen pintorescos comparándolos con los accidentes y las condiciones del actual transporte por vías en condiciones lamentables y el autotransporte automotor que produce a diario un genocidio no tan silencioso invadiendo el cielo nacional.

Volviendo a fines del siglo XIX, un aspecto relevante fue la utilización del tranvía durante la epidemia de 1871, estas moles silenciosas de hierro conducidos por sus caballos, con un jinete que anunciaba su llegada fue utilizado para transportar a las víctimas fatales y a sus deudos al Cementerio. Este tranvía y el mismo tren conducido por la legendaria La Porteña llevaban el dolor y la angustia por una peste que golpeó a casi la mitad de la población de la ciudad. Había tres categorías de sepelios, uno de ellos era gratuito.

Una nota de color y no tanto…

En la legendaria revista Caras y Caretas del 26 de enero de 1901, de esto hace más de un siglo, se informaba que Santiago Temple había ganado la concesión para el transporte de ferrocarril de trocha angosta: "Para mayor solemnidad de la ceremonia inaugural fueron invitados el Presidente de la República y los gobernadores de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba". Según relata Irina Taschenschrank su bisabuelo materno, Juan Mannimohr, asistió a dicha ceremonia, este se ufanaba de cómo a bordo del verde Lacroze desplegaba sus artes para conquistar damas, de las cachetadas que soportó y de la mediación de su primo. Anécdota aparte, lo importante es tomar del relato que el bisabuelo en cuestión había conocido a José Hernández, el autor del Martín Fierro; quien había adquirido una quinta de considerables dimensiones por la zona de Colegiales.

Por otro lado y analizando la noticia de la época, verificar quienes eran los que manejaban los servicios que debían ser públicos y la importancia de ceremonias con presidentes, gobernadores, en medio de grandes negocios, ganancias y privilegios, que nada tenían que ver con atender la realidad social de los trabajadores y obreros de la ciudad, de la familia trabajadora.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Suicidio Adolescente. Reflexiones tras los eventos de Rosario de la Frontera

ARTEMISA

El fenómeno del suicidio adolescente ocupó titulares en los medios de comunicación de todo el país durante varias semanas a raíz de la muerte de cuatro adolescentes en Rosario de la Frontera, al Sur de la provincia de Salta. Con el fervor de la actualidad se publicaron decenas de noticias que especularon con las causas de estas tragedias, apuntando a un juego en Internet o a la influencia de terceras personas, ofreciendo detalles sobre los métodos presuntamente empleados por los suicidas, y reflejando testimonios de personas estrechamente relacionadas con las víctimas.

En consecuencia se generó un clima de alarma social que perturbó profundamente a la comunidad. La detención y posterior liberación con cargos, hace un par de semanas, de un muchacho de 18 años bajo la acusación de haber instigado al suicidio a algunos de los adolescentes muertos volvió a poner el tema de actualidad, sin embargo aportó a su vez la posibilidad de intentar entender qué pasó en Rosario de la Frontera con la perspectiva que aporta la distancia temporal, y por extensión observar y analizar el fenómeno de los suicidios adolescentes en el país.

Según un informe recientemente publicado por la Ong Asociación por las Políticas Públicas (APP), en las provincias de Salta y Jujuy entre 1997 y 2008 en la franja etaria que va de los 15 a los 19 años se incrementaron los casos de suicidio en un 328%, un 150% entre los niños y niñas de 10 a 14 años. Estos porcentajes destacan dentro de un cuadro general de incremento del suicidio en toda la población, pero sobre todo de los adolescentes y jóvenes. A partir del informe de su autoría, Diego Fleitas, presidente de APP apunta: “La pregunta es qué está ocurriendo entre los jóvenes o qué les está afectando en particular.” El psiquiatra Carlos Martínez, presidente de la Asociación Argentina Para la Prevención del Suicidio, duda sobre la objetividad y representatividad de las estadísticas “yo me preguntaría más que afirmar si realmente ha crecido el suicidio en los últimos 10 años, los registros estadísticos han variado mucho (…) aparte es un problema mundial, no se registran intentos…,” concluye.

Más allá del dato estadístico, Martínez admite la particular incidencia del suicido entre jóvenes: “Los jóvenes junto a los mayores de 60 años históricamente son los que han detentado la mayor incidencia de suicidio en el mundo”. “¿Por qué esas dos franjas?: la de entrada a la vida o salida de la vida. Justo son las dos franjas etarias en las que el ser humano está más expuesto a la exclusión.” Así, el psiquiatra señala al aislamiento como uno de los factores derivados de las “condiciones de un mundo que va radicalizando cada vez más su agresividad, y a partir de ahí hace que cierta gente participe y mucha más gente quede afuera de los procesos.”

“Cuánto dice la persona con ideación suicida de su malestar con las instituciones por las que transita y en las que vive y qué repercusión tiene eso,” se interroga Martínez, subrayando, que estas personas mencionan el malestar que sienten frente al tratamiento que reciben en los espacios públicos, llama al análisis de estos espacios, apuntando fundamentalmente a “que seamos cada vez más conscientes de la sociedad en las que nos toca vivir y de las consecuencias de los actos de aquellos que tienen responsabilidades y no las cumplen de la mejor manera posible (…) hay cosas que tienen que ver con incidencia directa en la calidad de vida de las personas, hasta el punto de hacerle la vida imposible a determinada cantidad de gente ”

Por último recuerda aquello que le reportan los actores locales involucrados en Rosario de la Frontera: “los chicos quieren irse, es una constante en el interior de nuestro país, no se quieren quedar en las sociedades en las que viven (…). Ellos no sienten que en esos lugares tengan una oportunidad de decir.”

En el mismo sentido se manifiesta Fleitas, apuntando a cierto desfase en las realidades de estos y estas jóvenes basadas en las “contradicciones entre mundos conservadores y mundos más modernos altamente comunicados que se chocan.” Esto sucede de manera particular “en el interior, en pequeños pueblos que siguen siendo medianamente tradicionales que al mismo tiempo se ven irrumpidos por estas modas (…) el chico recibe valores culturas, pero después al abrir su puerta se encuentra con la realidad cotidiana local.” “Se han roto lazos tradicionales, lo viejo ha muerto y lo nuevo no ha acabado de nacer” concluye.

Con respecto al papel jugado por Internet al que se ha apuntado sobre la posibilidad de que las muertes fueron inducidas por un juego de la red, Fleitas reflexiona: “la difusión del suicidio actúa como forma viral, nos encontramos con que hay una reproducción mucho más rápida de los patrones de imitación, además Internet es en realidad un lugar de gran control social de los subgrupos porque todos se están viendo, y a su vez es un gran lugar de imitación para bien y para mal.” Por su parte Martínez no cree que Internet tenga importancia en estos casos.

El presidente de APP añade otro factor de riesgo: “vemos en Argentina que hay un incremento en el consumo de drogas y alcohol de niños y de jóvenes, entonces puede ser que este incremento general incida en el incremento de suicidios”.

Prevención

Ante las muertes de los y las jóvenes salteños las autoridades, la comunidad, los medios han intentado buscar causas externas que puedan explicar esta tragedia, pero otra de las cuestiones emergentes se refieren a cómo evitar que vuelva a suceder.

Fleitas apunta a la necesidad de trabajar en varias líneas: “por un lado hay programas preventivos que apunten a cuestiones estructurales y puede haber programas de acción cuando el problema existe propiamente.”

Martínez señala “tiene un valor incalculable el rol de los profesionales locales, que es a lo que apuntamos desde nuestra asociación cuando realizamos este tipo de intervenciones (…), que quede una instrumentación de recursos técnicos, científicos y humanos formados para la intervención, eso es lo que le da confianza a la comunidad.” El presidente de la Asociación Argentina por la Prevención del Suicidio recuerda que los recursos de intervención externa, venidos desde el estado o desde la provincia causan recelo sobre la población. En oposición a ello Martínez subraya: “A través de mesas comunitarias locales es como se está revirtiendo la situación, por una cuestión de participación, responsabilidad y armado de redes.”

Respecto a la prevención estructural, en el 2007 la AAPS trabajó en un programa nacional de prevención del suicidio que se promulgó como un subprograma del Ministerio de salud de la Nación, pero que sin embargo “no está implementado. (…) Hemos dedicado un año de nuestras vidas, hemos donado a la comunidad varios especialistas para contar con un elemento con el que no se contaba pero hoy las ONGs seguimos trabajando con nuestros programas particulares y nuestros recursos particulares para poder hacer esto que además obviamente lo pagan las comunidades que solicitan este tipo de intervención cuando en realidad se lo tendría que dar el estado de forma gratuita.”

Medios de comunicación

Los mismos medios de comunicación pueden servir para aportar luz sobre este fenómeno y activar la demanda social de prevención o al menos intervención. Sin embargo, en virtud del seguimiento que muchos de ellos han hecho de los suicidios, despertaron la preocupación del Ministerio de Salud de la Nación que remitió a las empresas del sector un comunicado en el que recordaba las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud a la hora de abordar este complicado hecho desde los medios.

No usar expresiones como ola de suicidio, no dar detalles, no situar este tipo de información en primera página, aportar información de los recursos disponibles para la prevención figuran entre estas pautas.

“Los periodistas dicen que ellos no pueden dejar de dar una noticia, (…) no le pedimos al periodista que no haga su trabajo, el tema es cómo se trata,” advierte Martínez. Fleitas comparte su opinión: “No se puede ocultar todo bajo la mesa pero hay que evitar que estas noticias generen conductas repetitivas.” La OMS advierte de que el modo de cubrir el fenómeno de los suicidios tiene un efecto sobre la población de riesgo. Martínez aporta: “quien va a leer esa nota es que algo le pasa con eso (…) algo se juega en la lectura de este tipo de noticias.”

A la polémica del tratamiento de los medios subyace lo que Martínez señala como una cuestión fundamental: “¿El suicidio es un hecho público o un hecho privado?” e intenta responder “es un evento que si bien se da en la intimidad de una familia o una persona, tiene en cuanto a su generación como en sus consecuencias hondísimas repercusiones públicas.”

Suicidio y género

La tragedia de Rosario de la Frontera muestra cifras atípicas. Los expertos indican que a nivel mundial el índice de suicidio es mayor entre varones que mujeres, si bien las mujeres realizan más intentos. Así, en un artículo titulado “El suicidio de los adolescentes en Argentina”, del psiquiatra infanto-juvenil Héctor S. Basile se revelaba que “en 2003 en la República Argentina se suicidaron 818 adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 años (con una proporción de 3,6 varones por cada mujer).” “Los varones utilizan métodos más agresivos” explica Irene Meler, Coordinadora del Foro de Psicoanálisis y Género de la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires. Sin embargo “las mujeres se deprimen el doble que los varones debido a la sociabilización temprana de género” aporta la experta. “La educación diferida potencia la inhibición de la agresión en ellas”, y al final ésta “no se vuelca hacia el exterior sino contra las mujeres mismas.” Por otro lado “el montante de la agresión es más elevado en el caso de los varones” lo que causa una mayor mortalidad entre ellos.

Meler señala a su vez que en las sociedades más tradicionales “el control social sobre ellas puede ser mayor, y actúa más intensamente un doble código de moral social” que afectaría de manera particular a mujeres o a personas no heterosexuales. Sin embargo, se interroga sobre si el control social en estas sociedades, causa más sufrimiento que el que genera “la anomia y la soledad en las grandes ciudades”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Chaco: Masacre de Margarita Belén. “¿Qué dirías si los matamos a todos?”

Gonzalo Torres (CHACO DIA POR DIA)

Le preguntó el militar Alejandro Tozzo (imputado detenido en Brasil) a María Julia Morresi, testigo de la causa y viuda de Fernando Piérola, fusilado el 13 de diciembre de 1976. También declararon Luisa Rodríguez de Caire, Eduardo Saliva y Juan Fernández.

Emocionante, desde erizar la piel hasta las lágrimas. Caliente, dentro del debate oral y público, como en el intermedio entre testimonio y testimonio. Así se desarrolló ayer el juicio oral y público por la Masacre de Margarita Belén en la sala de audiencias del Tribunal Oral Federal.

María Julia Morresi venció la angustia y en un desgarrador relato resaltó la inquebrantable voluntad de Fernando Piérola, una de las víctimas de los fusilamientos del 13 de diciembre de 1976, y cómo fueron torturados uno frente al otro, para quebrar su voluntad.

Luisa Inés Rodríguez de Caire estuvo detenida desaparecida junto con sus dos pequeños hijos y su esposo Raúl. Recién se enteró de la muerte de su muerte en 1979.

A su turno, Eduardo Dito Saliva contó cómo en la Brigada obligaron a Manuel Parodi Ocampo (asesinado en la Masacre) a presenciar las torturas y los abusos a los que era sometida su compañera María Teresa, embarazada de su hijo.

El último testigo, Juan “Quito” Fernández dio detalles sobre el pésimo estado físico de los masacrados Luis Barco y Patricio Blas Tierno y sinceró su interés con respecto a los imputados en la causa: “Que sean condenados”, pidió.

A sala llena, “la pierolada” (los Piérola de Entre Ríos), los hermanos José y Miguel Ángel Molfino (actual pareja de María Julia), Valdi Uferer, “Hongo” Morresi, Ratón Aranda, la presidenta del Instituto de Cultura, Silvia Robles, Lila Ibarra, del colectivo Cultura por Justicia; el escritor Mempo Giardinelli y trabajadores de la Casa por la Memoria – Registro Único por la Verdad. La retirada fue cubierta por la banda de rock Raya Divina, que dio un recital en la vereda de la Plaza 25 de Mayo.

La fuerza del inquebrantable

María Julia Morresi contó que la secuestraron junto con Fernando, en Posadas (Misiones), el 20 de octubre de 1976 y los torturan. El operativo estuvo a cargo de Alberto Valussi (fallecido durante el proceso judicial) y Alejandro Tozzo (a la espera de ser extraditado desde Brasil).

Los llevan a la Jefatura de la Policía y los separan. María Julia es atada a una cama y picaneada por Tozzo y Valussi. Después la suben a un auto y la llevan a una casa en las afueras, cerca de un curso de agua. Ahí se reencuentra con un muy demacrado Fernando. Tenía el pecho marcado por la picana, y aunque la sed lo castigaba no podía ingerir agua por el peligro de sufrir convulsiones: “Me pedía saliva, para mojarse los labios”.

“Querían quebrarlo, pero no pudieron con su decisión de jugarse por lo que creía correcto, porque Fernando estaba muy castigado, pero emocionalmente, estaba entero”, relató. Para ese entonces, la sala era un concierto de lágrimas y pañuelos. María Julia debió tomar agua, emocionada desde que se presentó como viuda de Fernando Piérola.

Con munición gruesa se tiraban desde las trincheras de la querella-fiscalía contra la de la defensa. La testigo continuaba: en el ex Regimiento de Infantería 9 en Corrientes la torturan a ella para quebrarlo a él. De allí, la llevan hacia la Brigada de Investigaciones, donde se “olía la muerte”, y donde a fines de noviembre ve por última vez a Fernando; los policías Gabino Manader (imputado en la Causa Caballero) y José María Cardozo (fallecido) lo tenían vendado y le pedían a ella que le pegara.

Se cruzó con Carlos Zamudio –otra víctima de la Masacre-, y pudo escuchar los gritos de dolor de Reinaldo Zapata Soñez en la tortura, ambos asesinados el 13 de diciembre de 1976.

Ese fatídico día, María Julia continuaba detenida en la Brigada. La madre le comenta la noticia del “enfrenamiento”. “Recuerdo una sensación vaga, había una esperanza de que fuera cierto, pero, en lo profundo, sabíamos que los habían matado” afirmó. Al respecto contó que poco antes de la fecha de la Masacre, Tozzo le preguntó, “¿Qué dirías si los matamos a todos?”.

Por nota, la autorizaron a viajar en Paraná, bajo el régimen de libertad vigilada. La firmó el militar Baguear y se la entregó el mayor Athos Rennés (imputado en la causa). En el escrito es tratada como “viuda de Piérola”, siendo que Luis Alberto Patetta (otro imputado), en línea con la versión oficial del Ejército, le había dicho que Fernando estaba prófugo.

Cuando el abogado defensor Carlos Pujol preguntó por la existencia de esa nota, Maria Julia respondió que su suegra Amanda Mayor de Piérola había realizado una copia con escribano. En ese momento, desde “la pierolada” se escuchó: “Busquen otro abogado”.

Niños en la tortura

A pesar de recordar a Resistencia como “un infierno”, Luisa Rodríguez de Caire, regresó a la capital chaqueña para dar su testimonio, homenaje a sus dos hijos que soportaron el horror de la prisión y a su esposo, Raúl, fusilado en 1976.

“Dios nos iluminó- afirmó con un hilo de voz – porque amor es superior a cualquier maldad, a cualquier persona que vive de la maldad”. Adrián, de 8 meses, contrajo una infección, porque no había jabón para lavar el único pañal que tenía. Tras gritar y suplicar, los llevan al Hospital. El más grande, Ariel, de dos años, quedó detenido en la Brigada. “El médico dijo que había que internarlo, pero no me dejaron, le dieron remedios y nos devolvieron a la Brigada”.

Una Navidad la legalizan y trasladan a la Alcaidía. Alicia, una médica del Hospital, comunica a su familia donde se encontraba y el 15 de enero les entrega a los niños. Sus suegros preguntaron por el paradero de Raúl en el regimiento de la Liguria, donde Patetta les informa que su hijo había sido trasladado a Paraná, donde un militar de apellido Rivas, aseguró: “Nunca estuvo acá”.

Recién en 1979, cuando Luisa es sometida a un Consejo de Guerra, el militar que hacía de abogado defensor le contó que Raúl, su esposo, había muerto en un “enfrentamiento”.

Además, Luisa dejó en manos del Tribunal una carpeta con recortes periodísticos y notas oficiales suscriptas por los militares Patetta y Baguear, afirmando desconocer el paradero de su esposo, sin respuesta a más de tres décadas.

La hora de los hombres

Eduardo “Dito” Saliva y Juan “Quito” Fernández cerraron la lista de testigos. En la Brigada de Investigaciones, “Dito” escuchó como era torturada la pareja que formaban Manuel Parodi Ocampo (víctima de la Masacre) y María José Pressa. Conoció a Patricio Blas Tierno, que había sido muy castigado. En la Alcaidía vio a Julio “Bocha” Pereyra.

Y en la U7 fue testigo de cómo retiraban al misionero Miguel Sánchez, para luego matarlo (caso que sería el antecedente de la Masacre): “Teníamos temor a los traslados, por las torturas y porque nadie sabía el destino final”, declaró.

“Quito” Fernández contó que Barco fue “colgado durante 40 días y apenas podía mover las manos”. La honestidad brutal de su presentación, bien vale un remate: en vez de responder al Tribunal con el clásico “que se haga justicia”, disparó: “Sí, me interesa que sean condenados”.

La hinchada por la memoria, la verdad y la justicia se “vino abajo” y la risa llenó la sala. Indignado, Pujol levantó la mano: “Que conste, que conste”. Desde su habitual primera fila, el imputado Horacio Losito, río. Y así quedó constancia en actas.

Café, los angelitos

En fila, esposados, los imputados iban a la sala donde comen empanadas y sándwiches cuando la audiencia se prolonga más allá del mediodía. Al pasar, Athos Rennes le pide un café al abogado querellante Mario Bosch, sorprendido por el mangazo. Mientras el desfile continuaba, sin marcha militar, Horacio Losito lo invita angelicalmente: “Dale, vení, no te vamos a hacer nada…”.

Edición: Marcos Salomón

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: La tortura como método para quebrar voluntades

Alexis Oliva - Katy García (PRENSA RED)

La ex presa política y militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores Gloria Di Rienzo reconoció a Mirta Antón, Ricardo Rocha, Calixto Flores y Carlos Yanicelli como sus torturadores. A su vez, Soledad García, militante sindical, reclamó a los imputados que digan dónde están los niños y entreguen los cuerpos de los desaparecidos.

En la continuidad de la etapa testimonial del juicio por crímenes de lesa humanidad que se sustancia en el Tribunal Federal Oral Nº 1 desde el 2 de julio pasado, las militantes sociales Soledad García y Gloria Di Rienzo dieron cuenta de las experiencias personales y colectivas vividas durante el periodo en que fueron presas políticas, antes y después del Golpe de Estado de 1976.

En horas de la mañana, declaró García, doctorada en literatura española, ex presa política de la Unidad Penitenciaria 1 (UP1) y luego trasladada a la cárcel de Devoto. Actualmente, es dirigente de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba y de la Central de Trabajadores Argentinos de Córdoba. Fue detenida el 9 de marzo de 1976 y puesta sin causa judicial a disposición del PEN. La sobreviviente narró su cautiverio y posterior salida del país rumbo al exilio. Además dio cuenta de su paso por la D2 y la UP1, y recordó los hechos que allí ocurrieron y son motivo de investigación.

Sobre el final de su testimonio, hizo una sentida reflexión y trajo a colación la tristemente célebre frase de Videla, quien la miraba atenta e inexpresivamente: "Lo más triste que podría aceptar era que en un país como el nuestro podría existir un proyecto para destruir a los demás. No puedo aceptar que estos señores estén ahí sentados y no sean capaces de decir dónde están los niños que robaron, dónde están los compañeros que secuestraron. Esas son las secuelas que tengo. Las secuelas psíquicas, el dolor de verlos y se dicen cristianos. Yo respeto a los cristianos y cómo si creen en algo no van a decir qué hicieron, dónde están. Hasta que no tengamos los cadáveres, los restos de los nuestros, va a haber secuelas permanentes en nuestra sociedad.

Este señor (Jorge Rafael Videla) dijo que los desaparecidos son una entelequia. Porque lo dijo el señor presidente, ahora acusado. Bueno, no son una entelequia, tenían vida, tenían proyectos, tenían una historia y se las quitaron.

No me quería ir de mi país, es más, mis compañeros de lucha en el sindicato mandaron a decirme que debía irme, que no me podía seguir pudriendo en la cárcel. Tenía cuatro visas y me fui a España. Tenía que recuperar mi vida y me puse a estudiar un doctorado en Filología española.

Tiene más sentido decir que soy una sobreviviente y tengo la palabra para aportar mi testimonio por los que no están. Que digan a esas abuelas que todavía están vivas, dónde están sus nietos. No les puedo pedir humanidad, coraje civil ni ciudadano, pero por lo menos mostrar un resto de humanidad.

Que si algo de honor les queda, deberían decir dónde están los datos que sacaron del país, dónde están los niños y que nos entreguen los cuerpos de nuestros desaparecidos".

Testimonia Gloria Di Rienzo

“A los 20 años fui detenida en Córdoba en la calle Unión al 900 el 13 de septiembre de 1975. Era un sábado (…)”. Así comienza su testimonio Gloria Di Rienzo, ex presa política y militante del PRT. La sobreviviente hizo un relato preciso sobre los hechos que se están investigando en el Juicio Videla.

Reconoció a los militares (Gustavo Adolfo) Alsina como el “remolino” y a (Enrique Pedro) Monez Ruiz como el “avispón verde”. Igualmente al Cabo Pérez, a los miembros del D2 citados y a Carlos Pérez. A la única mujer imputada -la Cuca Antón- la reconoce como la persona que le tiraba agua caliente en las piernas y le retorcía los pezones. “Era una mujer joven, de 25 años, yo tenía 20”, precisa.

Aquella mañana policías de civil, armados, al comando del comisario Romano, ingresaron a la casa y tras revolver todo la secuestran junto a Luisa López y a Liliana Salvador con su hijito de año y medio, y las conducen al Departamento de informaciones número dos (D2).

La familia ignoraba su paradero. En un acto por Atilio López se produce una detención masiva y reconoce a una persona que al salir en libertad le avisa a su familia.

En el D2 “Me vejaron, violaron, pegaron, aplicaron mojarrita y me llevan a una habitación, me ofrecen un cigarrillo y empiezan a interrogarme. Me preguntan nombres y a qué organización pertenecía; como me negué, dicen sacále el cigarrillo y vestida comienzan a golpearme”, le cuenta al Tribunal. Más adelante analizó que los fusilamientos de la UP1 estaban relacionados con este primer paso por el D2.

De ahí fue trasladada al Policlínico Policial y gracias a un primo hermano de su madre que era secretario de Zamboni Ledesma se blanquea su detención. Estaba acusada de asociación ilícita e infracción a la ley 20840 (actividades subversivas).

Una vez recuperada de las lesiones fue trasladada a la Unidad Penitenciaria número uno (UP1). Estaba alojada en el pabellón 14 cuando un grupo grande de militares “nos sacan a las mujeres del patio y somos obligadas a desnudarnos completamente y nos hacen un simulacro de fusilamiento.

A partir de ese momento quedamos aisladas, no solo por estar incomunicadas sino afectiva y legalmente porque tampoco podían venir los abogados”, expresó. A partir de ahí los malos tratos y los ejercicios vivos fueron moneda corriente. Ratifica los dichos de los anteriores testigos en cuanto a los cambios que se produjeron en el régimen carcelario después del Golpe.

Di Rienzo recordó que en abril de 1976 trasladaron a Diana Fidelman de la celda uno al D2 y que al regresar le comentó que había sido torturada y que habían matado a Chiaravini -novio de María Ester Barberis- diciendo que se había “intentado fugar”. Y que sobre una mesa había visto un listado de personas a las que iban a matar donde figuraba Marta Rossetti de Arquiola.

Después se enteró que Fidelman, Yung, Eduardo Hernández, José Svaguzza y otros, a los que después recordó eran Verón y Mozé habían sido muertos en “un intento de fuga”. A los pocos días Sgandurra y Pucheta también habían sido asesinados. Su esposo -Atilio Basso, fallecido- le había comentado cómo se ensañaron con Sgandurra al que cortan con una bayoneta y después lo sacan para matarlo.

En junio, vio a través de un espejito cómo sacaban a Mirta Abdón de Maggi a quien matan junto a Barrera, Zorrilla, y a María Ester de Barberis. Es mencionada en el relato una funeraria cuyo propietario sería un tal Roco Allende. María Elba Martínez reiteró un pedido de investigación que data desde los años 80 en relación a dos cocherías que habrían actuado clandestinamente y estarían vinculadas al Tercer Cuerpo de Ejército y cuya razón social era Roco Allende y Americana.

Sobre Mirta Abdón de Maggi (hecho VI) manifestó que escuchó el ruido de rejas y vio a través de un espejito que “un grupo de tres o cuatro personas” la sacaban a los empujones y Zulema era la celadora y se acordó de que tuvo a su hija a la que bautizó Dafne. También declaró que había “varios bebés” hasta que llegó la orden de sacarlos y entregarlos a los familiares. Conmovida rememora cuando la interna Donalisio de Ponce llora desesperada y se aferra a su hijo. Monez Ruiz había venido a retirarlo pero es la celadora Zulema la que logra el objetivo.

Narró también lo que le pasó a José Ángel Pucheta –otra de las víctimas- cuya familia ya había sufrido dos pérdidas. Supo por un familiar que el día en que lo matan “pasaba un auto por la casa diciéndoles: lo matamos a José, burlándose” y acota que cuando vino la Cruz Roja Internacional toda la familia fue llevada a La Perla “para evitar la denuncia”.

En otra parte de la amplia declaración aseveró que Marta Rossetti de Arquiola fue llevada a las oficinas de adelante de la penitenciaría junto a Cristian Funes pero que no son sacados de la cárcel por desperfectos de un camión militar pero al otro día un suboficial o sargento, gordo, la lleva a eso de las 11 de la mañana. (Hecho VII)

Acá fue mencionado el imputado González Navarro quien retira a Funes. Este dato lo recoge en 2006 cuando una docente investiga sobre fechas patrias y el militar se llegó a la Escuela de Historia a preguntar “que clase de investigaciones estaban haciendo los docentes”.

Las señas

También contó cómo tuvo que confirmarle a una compañera el mensaje de señas de un preso común, que desde un pabellón vecino le comunicaba que habían ejecutado a su marido en el patio de la prisión:

"El 5 de julio lo matan en una requisa en el patio de la cárcel a Raúl Augusto Bauducco. Era el esposo de una compañera alojada con nosotros, Dora Caffieri. Ese día viene Dorita muy alterada, me pide que la acompañe porque desde la ventana de la celda podía ver un preso común en el otro pabellón que le estaba diciendo algo: "Me parece que dice algo de mi compañero". La acompaño y efectivamente el preso común le decía que habían matado a Bauducco en el patio de la cárcel. Lógicamente, el preso común era imposible que supiera que le estaba dando la noticia a su propia esposa, pero así fue. El dice: "Mataron a un preso, mataron a Bauducco". Ella recibe la noticia y me llama. Entonces, ahí yo verifico que efectivamente el nombre que estaban diciendo era el de su esposo”.

Posteriormente, el fiscal Carlos Gonella le pidió si podía dar algún ejemplo de lenguaje de ademanes y Di Rienzo ejecutó con sus manos la totalidad del abecedario, generando murmullos de admiración en la sala.

El Avispón Verde

Más delante agregó que pudo ver junto a otras compañeras que se encontraban en el patio que el teniente Alsina días después la estaqueó, desnuda, a María del Rosario "Charo" Miguel Muñoz en castigo porque no podía hacer los ejercicios vivos que le ordenaba. Y no solo eso, le ordenó a otra interna que le tire agua mientras la obligaba a decir “Viva el ejército argentino, muera el ERP”.

El 14 de julio al igual que otras fechas no se borró de su mente. "Era un día friísimo, el más frío del año, estábamos envueltas con las colchas, él estaba desnudo y le tiraban agua, tengo entendido que también lo quemaron con cigarrillos. El teniente Alsina quería que él grite Viva el Ejército, muera Cuba, muera el ERP. Y él no lo hizo, entonces lo dejó ahí, lo siguió dejando. Y el Turco no lo hizo, no gritó pese a que nosotros sabíamos que en el mismo momento en que quedamos a disposición de los militares nuestras vidas pendían de un hilo y teníamos que buscar sobrevivir y teníamos que tratar de hacer lo que nos dijeran, pero él no lo hizo porque estábamos nosotras. Era como… Cómo iba él a gritar esas cosas, como iba a decir cosas que podían ser desmoralizantes para nosotras allí. Así es que él no grita, no hace lo que le piden y pasa horas y horas y se hace la noche y ya sólo escuchábamos quejidos nada más de él hasta que lo llevan. Sabemos que lo llevan vivo, porque sentimos sus quejidos y después supimos que no recibió ninguna atención médica y que murió. Y así muere él, y así lo matan. Qué triste que es la victoria para un verdugo cuando la víctima no se rinde. A nosotros en medio del terror nos fortaleció ese ejemplo, esa entereza, ese saber cómo actuar".

Narró además los demás hechos en los que son asesinados Vaca Narvaja a quien le dijeron que lo iban matar, a Toranzo y De Breuil y también cuando son sacados de la cárcel Liliana Páez junto a Tramontini. Para la fecha en que se produce el hecho trece ya no estaba en la UP1.

Devoto

Después fue trasladada junto a un grupo de presas en un avión Hércules a la cárcel de Devoto. “En los penales recuperamos la comunicación con el exterior por los periódicos y los contactos familiares. Pero nosotros, como presos políticos, éramos rehenes en el estricto sentido del término para usarnos según necesidades”; comentó y puso como ejemplo que en junio de 1977 a Elsa Narváez de Bazán le dicen que prepare sus cosas que se va en libertad pero que la mandan a Córdoba donde pasa por La Ribera y La Perla con otras presas porque Videla visitaba la provincia.

“Los presos políticos estábamos para decirle al exterior: acá están los presos políticos y para tapar los campos de concentración”, afirmó. Otro aspecto importante del relato da cuenta de la separación de presos según categorías que los ubicaban como “recuperables”, “en recuperación” e “irrecuperables”. Una junta “interdisciplinaria” realizaba la selección. “Citaban de a una a las compañeras y pretendían que firmáramos que no éramos subversivos”, atestiguó Di Rienzo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Por fin el Estado hará memoria en Cruz del Eje

Alexis Oliva (PRENSA RED)

La Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia y la Municipalidad de Cruz del Eje rendirán homenaje el viernes 6 a la veintena de víctimas del terrorismo de Estado en esa castigada ciudad del noroeste cordobés. Un memorial se instalará en la calle que llevará el nombre de Horacio Siriani, cuyo asesinato en 1975 fue un prolegómeno del horror de la dictadura y la impunidad de sus victimarios.

La Comisión de la Memoria de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia y la Municipalidad de Cruz del Eje rendirán tributo el viernes 6, a las 11 de la mañana, a la veintena de víctimas que el terrorismo de Estado arrebató a la ciudad del noroeste cordobés. Se instalará un memorial y se realizará un acto conmemorativo en la esquina de José Hernández y la calle que llevará el nombre de Horacio Siriani, cuyo asesinato perpetrado el 11 de abril de 1975 en la Dirección de Informaciones de la Policía de Córdoba (D2) fue un anticipo de los crímenes sistemáticos que cometería la dictadura entre 1976 y 1983 y de la impunidad que la Justicia democrática consentiría durante tantos años.

Difícilmente exista otra ciudad tan castigada por la represión institucional en aquellos años de plomo como Cruz del Eje, con 18 víctimas comprobadas en una población que apenas superaba los veinte mil habitantes, cuyos hijos más generosos y consecuentes fueron delatados y castigados por confidentes y represores que todavía caminan por sus calles.

Hoy, el Estado comienza así a saldar -al menos simbólicamente- una deuda con aquellos nombres olvidados, pronunciados durante tantos años con dolor por los suyos y con miedo por otros, demonizados por su condición de militantes revolucionarios y estigmatizados con la nefasta justificación del "algo habrán hecho".

Será también una reivindicación para sus familiares, a quienes la buena gente negaba el saludo y desviaba la mirada al cruzarlos, un necesario homenaje a su dolor y a su lucha por memoria y justicia.

Y será, además, un reconocimiento a esa sociedad que sobrevivió a otro castigo dictatorial, el de la política de miseria planificada, de la que también fue una elocuente muestra el cierre de los talleres ferroviarios de Cruz del Eje, ordenado por decreto de Jorge Rafael Videla y su ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz, el 15 de mayo de 1978, que dejó en la calle a mil trabajadores e inició una debacle económica y social que convertiría a la ciudad en la Cenicienta de la provincia, con un desempleo record que el libreto neoliberal de los 90 se encargaría de acrecentar.

Cruzdelejeño y dirigente del gremio de Perkins en los años 70, Juan Villa es uno de los impulsores de la iniciativa, desde la Comisión Provincial de la Memoria. Para él, la recordación "tiene un significado mayor, por ser uno de Cruz del Eje. Con esta calle, rendimos homenaje a un compañero que lo mataron por pensar. Y el memorial era una asignatura pendiente, porque nos golpearon muy fuerte, no sólo con los desaparecidos de la represión, sino con los desaparecidos sociales que se tuvieron que ir luego del cierre del ferrocarril".

Y así como un día Cruz del Eje dijo "basta" y se volcó a la ruta 38 a reclamar por su derecho al trabajo, hoy está por fin llegando el "basta" para la impunidad de los asesinos de sus hijos. Videla, Luciano Benjamín Menéndez y sus secuaces están hoy sentados en el banquillo de los acusados para responder por los crímenes de 31 presos políticos de la Penitenciaría de barrio San Martín.

Entre las 31 víctimas, se cuenta ese cruzdelejeño que se llamó Miguel Angel Mozé y fue un seminarista comprometido y el referente máximo de la Juventud Peronista en Córdoba, fusilado junto a otros cinco presos políticos el 17 de mayo de 1976.

Entre los 31 victimarios, se cuenta un oriundo de Bañado de Soto que se llama Carlos "Tucán" Yanicelli, conspicuo represor del D2, premiado por la democracia con el cargo de jefe de inteligencia criminal de la policía y reconocido públicamente por un gobernador por comandar la oscura tarea de espionaje en una de aquellas legítimas puebladas de finales de los 90... en Cruz del Eje.

En este tan demorado como imprescindible juicio, iniciado el 2 de julio pasado, ha sido pronunciado también una decena de veces el nombre de Horacio Siriani, como ejemplo paradigmático de un crimen de lesa humanidad que la Justicia Federal debió haber investigado y que se repetiría en los cuerpos de miles de argentinos durante la dictadura militar.

En el texto de convocatoria al acto-homenaje, escribe su hermano Ernesto que Horacio es "recordado por todos los que lo trataron por su actitud humana y solidaria. Vivió como tantos jóvenes argentinos de esa época, los hechos históricos de los setenta, con esperanzas de lograr un mundo mejor para todos. Esta conducta que se transformó en un estilo de vida en Horacio, lo llevó a ser recordado por todos los que lo conocieron, como un amigo: el mejor. Pronto a salir en defensa de los más débiles, de los carentes de justicia".

Así también lo recuerda su amigo y compañero Luis "Lucho" Soria: "Un compañero de la izquierda socialista independiente y que hasta el último minuto de su vida dejó constancia de sus convicciones".

Hoy, hasta es posible esperar una revisión de la vergonzosa absolución dictada por un juez de la dictadura y refrendada por otro de la democracia y alcanzar por fin esa justicia por la que luchó hasta el último día de su vida ese valiente padre y gran hombre que fue don Bruno Siriani.

Tal vez el Estado esté por fin en condiciones de saldar también esa deuda.

Los nombres de la memoria

Estos son los nombres que el pueblo de Cruz del Eje podrá leer en el memorial "para que el recorrido por este pueblo nos traiga el recuerdo de la lucha realizada por compañeros por un país con justicia e igualdad", reza el texto de la invitación.

Compañeros Desaparecidos y asesinados de Cruz del Eje (*)

Aguilar Bracesco, José Luis. Nacido el 25 de octubre de 1954 en Cruz del Eje. Estudio Historia en la Universidad y trabajo como inspector de Tránsito en la Municipalidad de Córdoba. Además militó en la Organización Poder Obrero y lo apodaban “Sonrisa”. Desapareció el 18 de mayo de 1976 en la ciudad de Córdoba.

Apontes Palomo, José Antonio. Nació el 15 de febrero de 1952 en Benamocarra, un pueblo de la provincia de Málaga, España, hasta que su familia emigró a la Argentina y se radicó en Cruz del Eje. Trabajó como obrero y participó en PERKINS, le decían “el gallego”. Desapareció el 18 de mayo de 1976, fue secuestrado de su domicilio en la calle Allende 214 de B° Alta Córdoba. Era soltero y tenía 24 años.

Asís Mercado, Norma Isabel. Nació el 19 de julio de 1953 en la localidad de Cruz del Eje. Estudio la Licenciatura en Ciencias Políticas y militó en Montoneros, le decían “la Condesa”, asesinada el día 25 de marzo de 1976 en Córdoba. Sus padres retiraron el cuerpo de la morgue.

De Cicco Medina, Alicia Esther. Nació el 30 de enero de 1952 en Cruz del Eje. Trabajó como empleada. Militó en el Partido Revolucionario de los Trabajadores y en ERP, desapareció el día 12 de diciembre de 1975 en Córdoba.

Dellafiore Perez, Ernesto Ramón. Nació el día 18 de enero de 1952 en la localidad de Cruz del Eje. Estudió Medicina y era trabajador en industria. Le decían “El Tano”. Desaparecido el día 20 de octubre de 1976 en Córdoba.

Flores Zárate, Pedro Ventura. Nació el día 23 de febrero de 1948 en Cruz del Eje. Técnico Químico- Obrero. Miembro de la Comisión Directiva del Sindicato de Motores Diesel Livianos – PERKINS-. Desaparece el 09 de marzo de 1976 en córdoba. Fue llevado de su domicilio en Patiño 132 de Barrio Centro América. Tenía 28 años, casado con un hijo pequeño.

Mozé, Miguel Angel. Nacido el 14 de octubre de 1948 en Cruz del Eje. Fue titular de la Regional III de la Juventud Peronista e “intenta organizar en el departamento Cruz del Eje una liga agraria de cooperativas de pequeños y medianos productores, como parte de un proyecto nacional de Montoneros”. Le decían “chicato”. Mozé fue detenido el 22 de julio de 1975, acusado del secuestro de un ejecutivo de la Coca Cola. El 17 de mayo de 1976, junto a otros cinco presos políticos de la Penitenciaría Nº 1 de Córdoba, fue fusilado en un fraguado intento de fuga.

Rojas Turra, Sergio. Nació en Cruz del Eje. Le decían “el negro” y estaba en pareja con Velia Mercau, quien estaba embarazada y vio cuando lo fusilaron a la salida de una fabrica donde trabajaba. Fue secuestrado y asesinado el 14 de abril de 1977 en Capital Federal

Santillán, Luis Gustavo. Nació el 19 de mayo de 1952. Le decían “El guaso”. Asesinado el 29 de septiembre de 1974 en Cruz del Eje.

Sintora Maglione, Daniel Antonio. Nació el 29 de diciembre de 1953 en Cruz del Eje. Trabajaba en comercio. Militó en el PRT-ERP. Desapareció el 01 de febrero de 1978 en Cruz del Eje.

Sintora Maglione, Norma. Nació el 09 de agosto de 1951 en Cruz del Eje. Militó en el PRT y Desaparece el 21 de mayo de 1977.

Siriani Iglesias, Horacio Américo. Nació en Cruz del Eje. Fue asesinado el día 09 de abril 1975.

Tissera Sintora, Raúl Héctor. Nació el 13 de septiembre de 1948 en Cruz del Eje. Era Bioquímica. Militó en la Organización Poder Obrero, le decían “el chiquito”. Lo secuestraron el 13 de agosto de 1976 en Córdoba.

Vera Páez, Edith. Nació el 29 de marzo de 1943 en Cruz del Eje. Trabajaba en ILASA en donde era militante y delegada. Secuestrada-desaparecida el 31 de marzo de 1976 en Capital Federal

Vera Páez, Wenceslao. Nació el 12 de septiembre de 1948 en Cruz del Eje. Fue empleado público de obras sanitarias donde era delegado y militó en PRT. Secuestrado-desaparecido el 28 de marzo de 1976 en Córdoba.

Turri Rivas, Eugenia Francisca. Nació el 12 de diciembre de 1922. Le decían “la gringa”. Secuestrada-desaparecida el 11 de noviembre de 1976 en la ciudad de Córdoba a los 51 años.

Ferreyra Díaz, Adrián Daniel. Secuestrado-Desaparecido el 09 de julio de 1976 en Córdoba a los 19 años.

¡Presentes! ¡Ahora... y siempre!

*) Los nombres y datos han sido recolectados con el aporte de H.I.J.O.S. –Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia, contra el Olvido y el Silencio-, el área de Investigación del Archivo Provincial de la Memoria, como así también familiares y amigos que, durante estos años han aportado información para reconstruir nuestra historia. Si tenés más datos y fotos que acumulen en este trabajo acercate a la Secretaría de Derechos Humanos -Rivera Indarte 33, Córdoba-.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...