miércoles, 11 de agosto de 2010

La muy lucrativa, adictiva, engordante y poco nutritiva comida procesada

Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

A pesar de que vivimos en un mundo tan controlado mediáticamente, en el cual la verdadera y objetiva información fluye a cuentagotas, hay trabajos de productores independientes que tratan de mostrarnos los hechos tal cual, claro, con sus limitaciones, pues es muy difícil acceder a secretos tan celosamente guardados por las grandes corporaciones y los gobiernos, sus dóciles cómplices.

En este caso, la industria de los alimentos, tanto los procesados, como los, digamos, “naturales”, está tan controlada, que sólo un puñado de gigantescas compañías controlan a nivel mundial la producción y distribución de lo que nos comemos, las cuales esconden celosamente muchos hechos que mostrarían cuan dañinos son a la salud la mayoría de los productos que prácticamente “fabrican”, como si fueran televisiones o cámaras. Contraviniendo esa tendencia mediática, presencié hace poco un notable trabajo que muestra las terribles verdades que, como dije, nos oculta justo la “industria de la alimentación”. Me refiero a la cinta “Comida S A” (Food Inc. título en inglés), controvertido documental del realizador Robert Kenner, que ha sido muy polémica, tanto por lo que en ella muestra, como porque ha sido blanco de fuertes críticas, sobre todo por parte de las corporaciones agroalimentarias que allí se exponen y critican. Ya había un antecedente que también criticaba el tipo de dieta a que dichas corporaciones nos han tratado de acostumbrar, con mucho éxito, por desgracia. Se trata de “Superengórdame” (Super size me!, título en inglés), documental en el que su realizador, Morgan Spurlock, se somete a una infame dieta durante seis meses de fast food (hamburguesas, hot dogs, pollo frito, papas fritas, refrescos) elaboradas por corporaciones tales como McDonald’s, KFC, Burger King… que casi le provoca un infarto por el altísimo nivel de colesterol que contenía su sangre y de otras tóxicas sustancias que tanta descontrolada ingesta de grasas saturadas y carbohidratos, principales componentes de la “comida rápida”, había saturado su organismo.

Spurlock muestra muy convincentemente cómo las grandes corporaciones manipulan la información de las etiquetas del contenido nutrimental para mostrar que sus productos son “muy saludables”, cuando la realidad es que la así llamada dieta occidental está aumentando dramáticamente los porcentajes de personas obesas, de desnutrición, de problemas cardiovasculares, de ataques al corazón y, muy especialmente, de diabetes, ya que en Estados Unidos, las personas nacidas a partir del 2002, una de cada tres, contraerá algún tipo de diabetes en alguna etapa de su vida, en tanto que entre las llamadas “minorías raciales” estadounidenses, la tendencia será de dos por cada tres.

Esas cifras dan idea de los dramáticos problemas de salud que se enfrentarán no sólo allí, sino en todo el mundo, de seguir consintiendo los dóciles gobiernos el que las corporaciones agroindustriales y alimenticias sigan haciendo de las suyas (en México, a pesar de que recientemente se cuestionó la venta de productos chatarra en las escuelas, causantes de gordura y diabetes entre los niños, como refrescos y golosinas endulzadas con alto contenido de fructuosa de maíz, sustancia que en altos niveles ocasiona, además, huesos quebradizos, frituras de maíz o de trigo, pastelillos super endulzados… al final las empresas que los distribuyen, tales como Coca-Cola, Bimbo, Pepsi-Cola, General Foods… ganaron la batalla legal, alegando que no es lo mismo el contenido calorífico de lo que se vende que la masa calórica… o sea, que eso es porque los niños comen más de una bolsa de, digamos, papas fritas, y que por eso engordaban y tenían problemas de salud. O sea, emplearon el estúpido argumento de que “poco veneno no mata”).

Y si de alguna manera el documental de Spurlock da una mediana idea del poder de las corporaciones y de las condiciones físicas por las cuales son preparados los alimentos que se comercializan casi por todos lados, el trabajo de Kenner es más específico justamente en la forma en que la producción agroalimentaria se ha convertido prácticamente en una industria en serie, en la cual sistemas fordistas de producción se emplean para “fabricar” millones de toneladas diariamente de productos cárnicos, cereales y vegetales y que muchos no cumplen con los estándares sanitarios requeridos debido, justamente, a la velocidad con que deben de ser obtenidos y puestos en el mercado… sobre todo en los anaqueles de tiendas de autoservicio, como Wal-Mart, muy aparentemente limpios y saludables, sin que el consumidor realmente sepa lo que muchas veces hay detrás de ese, por ejemplo, “higiénicamente” empaquetado kilogramo de bisteces de res o de puerco o cortes de pollo.

De hecho, así abre la cinta, con un recorrido por la sección de carnes y lácticos de un supermercado cualquiera… el que puede ser el que tengamos a unas cuantas calles de nuestro hogar.

Pero enseguida saltan a la pantalla escenas de una “fábrica” de gallinas, perteneciente al conglomerado Perdue Farms, en donde pollitos son maltratados duramente al pasar por bandas sin fin, cual si fueran muñecos de peluche, y con rudeza trabajadores los van manipulando para certificar que sólo los “perfectos” salgan de las bandas hacia las granjas subcontratadas por la empresa (escenas similares también se habían mostrado ya en el documental “Baraka”, producido por el estadounidense Ron Fricke en el año de 1992, que no fue exhibido en México, sino hasta una muestra cinematográfica del 2003). Esos polluelos son luego llevados a dichas granjas, en las cuales, bajo insalubres condiciones, se hacinan a cientos de aves en gallineros totalmente cerrados (dice la empresa que así se garantiza un mejor “crecimiento” de las pobres aves), alimentándolas con comida enriquecida llena de muchas hormonas y carbohidratos, con tal de que las aves crezcan lo antes posible. Así, se logra en unos 52 días que cada ave tenga un crecimiento mayor al que es el normal, que requiere de unos 72 días. Cada gallina, a pesar del menor número de días de engorda, pesa casi 40% más. Así, las aves resultantes son gordos fenómenos, muchos de los cuales, difícilmente pueden sostenerse de pie, mucho menos aletear. Pero además las condiciones, como dije, son totalmente insalubres, pues las aves deben de respirar en un ambiente cerrado, inhalando el olor del engordante alimento, combinado con sus excrementos y todo lo que implica ser tratadas como objetos inanimados, y no como seres vivos. Según la única persona que se atrevió a dar su testimonio para el documental, la granjera Carole Morison, es tal el hacinamiento, que diariamente debe de recoger de diez a quince pollos muertos por sofocación y otros problemas y enfermedades provocados por crecer en ese ambiente saturado e insalubre (además Morison declaró que la empresa ha implementado una muy desventajosa “estrategia de negocios”, bajo la cual, además de estar permanentemente endeudados los granjeros que firman contratos para engordar gallinas con Perdue, obtienen magras ganancias en relación al crédito invertido. A todos se les obliga a cumplir con una cuota de producción, por debajo de la cual, se les paga menos o se les rescinde el contrato. También se les obliga constantemente a realizar “mejoras”, a costa, claro, del bolsillo de los granjeros, y si no las hacen, también es pretexto para terminación de contrato. En un testimonio de Morison dirigido al procurador general de justicia de Estados Unidos y al procurador del Departamento de Agricultura, fechado el 30 de diciembre de 2009, denuncia que Perdue le exigía unas “mejoras” por $150,000 dólares que, además de aumentar su ya abultada deuda, no se justificaban, ni elevarían la producción de la granja de ella, y por rehusarse, la empresa finiquitó el contrato, dejando a la granjera a su suerte, con deudas, infraestructura que ya no habrá de emplear y todo lo que ello implique. Se da como ejemplo en la cinta que alguien que se endeuda con 500,000 dólares en un año, apenas ganará ridículos 18,000 dólares, menos del 4% del préstamo invertido).

Pero esa masiva producción de aves, como dije, obedece a la imposición de la dieta occidental, que exige millones de ellas para ser sacrificadas y llenar los anaqueles de supermercados, de franquicias de fast food de pollo frito, hamburguesas… Perdue Farms tiene ventas anuales superiores a los 4600 millones de dólares (mdd), lo que significa que debe de procesar millones de pollos en canal para satisfacer a una hambrienta sociedad a la que cada vez se habitúa más a la mencionada dieta occidental. Eso son casi treinta millones de kilogramos de aves muertas ¡listas para cocinar! (está en tercer lugar, luego de Pilgrim’s Pride, segundo sitio, que produce 73.9 millones de kilogramos anualmente, y de Tyson, primer lugar en la producción de pollos para cocinar, quien procesa más de 74 millones de kilogramos por año).

Y lo mismo sucede con otros animales, tales como reses o cerdos, a los que las prácticas de “industrializar y serializar” su producción, también tratan como inanimadas mercancías a las que se sacrifica sin el más mínimo remordimiento y luego se procesa para su pronta venta. Una escena verdaderamente gore, es la que una cámara escondida en un anónimo trabajador que aceptó participar en el filme, se presenta y que toma lugar en el mayor rastro del mundo, el perteneciente a la empresa Smithfield Foods, ubicado en Tar Heel, en el estado de Carolina del Norte, el mayor matadero de reses en el mundo (Smithfield tiene ventas anuales por 11,000 mdd, posee 51,000 trabajadores por todo el mundo, opera en nueve países y produce anualmente casi 1500 millones de kilogramos de carne de cerdo y 700 millones de kilogramos de carne de res).

Como se deben de procesar unas ¡dos mil reses por hora!, ya no se toma esa empresa la tarea de sacrificarlas individualmente con, por ejemplo, una pistola eléctrica aplicada a la nuca del animal, sino que se meten varias reses en una especie de cámara de torturas en donde se cierran las puertas y ejercen una brutal presión sobre los indefensos animales, quienes mueren en cuestión de segundos por compresión de sus cuerpos (realmente es una escena que crispa). Luego de unos instantes, las asesinas compuertas son separadas y asesinados animales van cayendo inermes sobre un piso lleno de su sangre y sus orines, expulsados por el miedo que experimentan en los pocos segundos que están muriendo. Y ya luego los casi 4000 empleados con que cuenta la planta se encargan de limpiar y desollar a las reses para hacer de ellas canales que se empacarán como distintos productos cárnicos o se venderán a otras empacadoras. También, como Perdue, Smithfiled subcontrata granjas que crían y engordan muy rápidamente a los animales (tanto reses como cerdos son procesados por la empresa), bajo condiciones en extremo insalubres, conviviendo todo el tiempo con sus heces, sus orines, comida putrefacta y lodosa, agua estancada… que han dado lugar a la generación de parásitos, tales como el E-Coli 0157-H7, una variedad del parásito entérico escherichia coli, que provoca hemorragias intestinales y daños renales, sobre todo en niños y adultos mayores, más sensibles a sus dañinos efectos. Lo peor es que como se les administran a los animales varios antibióticos supuestamente para combatir posibles enfermedades, esa cepa de E-Coli ya ha adquirido inmunidad casi a todos los antibióticos conocidos.

Como reses o cerdos son procesados tan rápidamente, ni siquiera se les lava a muchos y así se van al matadero en donde se les recibe con mugre, lodo, heces y todo en sus pieles, lo que va contaminando severamente las instalaciones de los rastros, así como, en consecuencia, a la carne empacada “higiénicamente”. Pero además, no sólo se van las infecciones y los parásitos en la carne empacada, sino que también las granjas en donde se crían a los millones de animales que se procesan cada año (denominadas muy convenientemente CAFOS, Confined Animal Feeding Operations), se han convertido en verdaderos focos de infección. Texas, por ejemplo, la tierra del fallido George Bush, que es en donde abundan los CAFOS, se ha transformado en esos sitios en una enorme cloaca, en donde los acuíferos locales están tan contaminados con heces animales, que más de 50,000 partículas coliformes, e incluso millones, son contenidas por cada 100 milímetros del vital líquido. Alrededor de ¡127 millones de toneladas de estiércol son producidas anualmente en Texas!, lo que da un promedio por tejano de 18 kilogramos de heces de vacas o cerdos… muy duro record, ¿no creen? (simultáneamente publico otro artículo titulado “Fabricas de animales, enfermedades en serie”, en el cual comento otros de los graves riesgos que conlleva el manejo industrial de los animales).

En México, para variar, resulta que Smithfield tiene establecidas varias granjas para cría de animales, bajo la razón social “Granjas Carrol”, las cuales tuvieron que ver algo con la sobre exagerada epidemia de influenza que el año pasado, 2009, se presentó en el país (de acuerdo con mis investigaciones periodísticas, más que las causantes de la influenza porcina, como al principio se le llamó a dicha enfermedad, esas granjas lo que sí mostraron era que por tantos antibióticos administrados a los cerdos para “combatir” infecciones, habían sólo logrado que cepas muy resistentes a infinidad de antibióticos y sustancias químicas, como el MARS, se esparcieran junto con la carne de los cerdos, así como con la contaminación de las tierras y los acuíferos locales debido a la masiva producción de animales. Ver mi artículo “Detrás de la influenza: grandes ganancias y las superbacterias).

Pero por si fuera poco, se comete otra infamia más en ese rastro. Resulta que la empresa contrata a decenas de ilegales, muchas veces, los únicos trabajadores que se atreven a laborar en condiciones tan insalubres y peligrosas, sobre todo cuando tienen que ver con la serie de cortes que son practicados a los cadáveres de los animales. A todos se les infectan las uñas, como consecuencia de que deben de tratar a animales sucios, con heces y lodo impregnado de millones de bacterias, además de otras enfermedades de la piel, intestinales y respiratorias y algunos se mutilan dedos o se provocan heridas graves en manos o brazos. Pero como la empresa pretende mostrar que actúa legalmente, conforme a las leyes de inmigración, de tanto en tanto, aparenta “denunciar” a trabajadores indocumentados. Y en efecto así lo hace, pero sólo a unos cuantos. Como tiene habitaciones para sus empleados, cuando llega la policía migratoria, sólo le señala una o dos de dichas habitaciones, en donde hay durmiendo algunos indocumentados, pero nada más, pues pareciera que se cumple con una cuota, con tal de aparentar, como dije, “legalidad”, que la empresa no emplea a ilegales y los denuncia si llegan a sus instalaciones. Normalmente se deshace de aquellos trabajadores a los que les debe varias semanas de sueldo o a los que sufren de alguna enfermedad y ya no son tan productivos. A ese nivel de bajeza y falta de escrúpulos llegan tales corporaciones, con tal de ahorrarse varios dólares o tener por algunos días trabajadores, sin pagarles, a los que luego se denuncia, con tal de ahorrarse sus salarios (eso es lo que ha permitido el que no se cuente todavía con una ley para legalizar a los inmigrantes, que evite injusticias como las mencionadas o que se les persiga como criminales, como se va proceder cuando entre en acción la ley anti-inmigrantes del racista estado de Arizona).

Otras acaparadoras agroindustrias son mencionadas igualmente. Cargill, Conagra, Monsanto y Tyson, también ocupan un destacable lugar como las corporaciones que controlan más del 80% del mercado mundial de la producción de productos agroindustriales, así como de alimentos procesados.

Por ejemplo las ventas de Conagra Foods, gigante estadounidense de alimentos procesados, durante el 2009 ascendieron a la nada despreciable suma de 12731 mdd, que le proporcionaron ganancias brutas por 2841 mdd. O sea que, muy a pesar de la presente crisis, le ha ido muy bien a esta compañía, sobre todo por el encarecimiento de los alimentos que desde hace dos años también está afectando a la economía mundial (los corredores de bolsa, que son los expertos en aconsejar a la gente en dónde invertir y en dónde no, recomiendan muy encarecidamente comprar acciones de las corporaciones alimentarias, pues son las que más dividendos están dejando).

Además Conagra tiene negocios extras, simulados como “obras filantrópicas o “fundaciones”. Tiene una fundación cuyo lema es “Nutrámonos hoy para florecer mañana”, según se puede leer en su sitio oficial (conagrafoods.com), la cual, como se sabe, es un excelente modo de deducir impuestos a través de supuestos programas filantrópicos, además de una velada manera de aumentar las ventas de sus productos, muchos de los cuales se harán pasar como adecuadas alternativas nutricionales para las personas hambrientas. Sólo por ilustrar su estrategia publicitaria, más que campaña filantrópica, se jacta la empresa de que durante varios años ha donado comida nutritiva a personas hambrientas, pero lo ha hecho con sus productos más conocidos como Snack Pack, que es un muy azucarado pudín, Peter Pan, que no es más que química crema de cacahuate, Healthy Choice, una línea de supuesta “nutritiva” comida procesada, como pastas de sabores, Marie Callender, también línea de alimentos congelados, muy vastos en harinas y calorías, Orville Redenbacher, que son engordantes frituras, Hunts, que es su línea de muy procesados purés y salsas de jitomate, Chef Boyardee, que son pastas enlatadas o para “cocinarse” en horno de microondas, Ro*Tel, que son jitomates picados y procesados que, asegura la empresa, “son mejores que jitomates naturales”, ¡háganme favor!, David, que son simples pepitas empacadas o Egg Beaters, que son huevos procesados -de hecho, este producto en particular se creó para que se pudieran aprovechar tantos huevos que se quiebran durante su empaque y manejo-, que nada más se destapa el envase, se vierten en el sartén y listo, nada de molestos cascarones, además de que, también presume la empresa, no contienen el colesterol ni la grasa de las yemas de huevo naturales -lo cual es mentira, pues recientes estudios han demostrado que el huevo contiene bajos niveles de colesterol-, pero se cuida de decir la cantidad de sustancias químicas que ese y todos sus productos chatarra y fast food contienen. Así, más que caritativas donaciones, sus campañas en realidad pueden verse como estrategias publicitarias para aumentar sus ventas. Incluso no siempre dona, sino que a veces se ofrecen “nutritivos paquetes” a los niños en sus escuelas a muy “módicos precios”.

Tyson Foods Inc. es otra de las empresas mostradas en la cinta, la cual también es un gigante de los alimentos “naturales” y semiprocesados, la cual en el año 2009 tuvo ventas por nada menos que 26700 millones de dólares. Esta compañía estadounidense que tiene sus cuarteles generales en Springdale, Arkansas, es la segunda compañía más grande productora de alimentos en el mundo, la mayor procesadora de carne y una de las 100 mayores empresas de Estados Unidos, de acuerdo con la revista Fortune (esta elitista publicación se encarga de promocionar la fama de las mayores corporaciones y empresas del mundo. Pero no sólo eso, sino también resalta a los hombres más ricos, y este año y el pasado ha colocado al capo caro Quintero como uno de esos millonarios, con mil millones de dólares de ¿¡bien ganada!? fortuna).

Tyson cuenta con 107000 empleados en más de 300 filiales que posee en todo el mundo. Vende cortes de carne de res, cerdo y pollo a supermercados y minoristas, a distribuidores de alimentos procesados y a múltiples cadenas de compañías de la llamada comida rápida (fast food), tales como KFC, Taco Bell, Mc Donald’s, Burger King, Wendy’s, Wal-Mart, Coger, Costco, IGA, Beef’s O’Brady’s, entre muchas otras. Pero también procesa alimentos y cuenta con una gran variedad de productos de cárnicos ya elaborados que “sólo tiene que calentarse en el microondas”. Y por si fuera poco es la compañía que surte a todas las prisiones en Estados Unidos, país en donde es un gran negocio la custodia de prisioneros para las cárceles, la mayoría de las cuales son ya privadas. Se calcula que el número de internos crece a razón de 13% anualmente, así que tener a un delincuente en la cárcel es muy lucrativo pues el gobierno paga en promedio 30,000 dólares por año por cada uno (es mucho más caro que tener a un niño en la escuela, pues éste cuesta 3000 dólares solamente, pero no le parece tan importante eso a los estadounidenses, quienes han preferido que crezcan el número de cárceles en relación con las escuelas. Pew Charitable Trusts, organización no gubernamental, estima que el crecimiento del negocio de las prisiones privadas entre el 2006 y el 2011 les costará en impuestos a los estadounidenses alrededor de 27500 mdd, así que a Tyson también le seguirá yendo muy bien en ese rubro).

Esta masiva entrega de productos cárnicos implica también una producción masiva. Cada semana, sus 54 plantas procesadoras de pollos establecidas en Estados Unidos procesan 42.5 millones de gallinas, las 13 que procesan ganado, matan 171000 reses y las 6 que producen carne de cerdo, matan casi 348000 marranos, así que se requieren también prácticas industriales para ello. Y al igual que las formas tan inhumanas de criar pollos que practica la empresa Perdue Farms mencionada arriba, Tyson obliga a los granjeros que le quieren entrar a ese negocio a hacinar en gallineros de 12 metros por 120 metros a 24,000 aves, las que permanecen a obscuras en un espacio de 0.065 metros cuadrados, suficiente para que quepan sentadas sobre su propio excremento durante siete a ocho semanas (el excremento sólo se limpia cada 18 meses). A diario de 10 a 15 pollos mueren tanto de asfixia, como porque son atacados por otras aves. Obviamente que tales granjas son una fuente constante de contaminación fecal y otros contaminantes que ensucian gravemente tierras, ríos y acuíferos.

Sin embargo, de las varias veces que Tyson ha sido demandada, en realidad pocas veces han surtido acción legal dichas demandas, lo que prueba que tan consecuente es el gobierno con sus grandes empresas, a pesar de que sus prácticas dañen el medio ambiente u ocasionen otros problemas. Y al igual que Smithfield, Tyson contrata muchísimos ilegales, a los cuales les paga en promedio 30% menos salario que a los trabajadores legales, además de que les ofrece menos o ninguna prestación (esto demuestra hasta qué nivel le son útiles a la economía estadounidense los tan vilipendiados ilegales, que al seguir siendo tan estigmatizados y perseguidos, lo único que se consigue es que sean cada vez más baratos y dóciles).

Cargill sale también a relucir en la cinta de Food Inc., pues además de que igualmente practica la, digamos, fabricación de animales, como Tyson o Perdue, sus monopolizadoras estrategias han logrado que acapare alrededor de un tercio de la comercialización mundial de granos. Tan es así, que a partir del año 2008, que han comenzado a subir vertiginosamente los precios de los alimentos, dicha empresa ha visto multiplicarse en muy buenos porcentajes sus ganancias. Sobre todo le está entrando al gran negocio que son los llamados biocombustibles, una insensatez tecnológica, ya que se están empleando alimentos, como maíz o soja, para producir nada menos que combustibles para los engullidores autos, en vista de que los combustibles fósiles están acabándose cada vez más rápido de lo que se pensaba. Y eso, el que buena parte de cereales producidos en el mundo se vayan a dedicar a hacer gasolinas, en parte explica por qué han subido tanto sus precios y seguirán haciéndolo. La otra razón es que pocas empresas, justo como las que aquí mencionamos, con sus acaparadoras prácticas controlan a su libre albedrío el precio de los alimentos en todo el mundo, digamos que al hambrearnos, nos dejan a su merced (Ver mi artículo: Biocombustibles, imposición transgénica, no alternativa ecológica). Los ingresos de Cargill dan una buena idea del poder que tiene esa empresa: sus ventas en el año 2009 se estiman en $116,600 mdd, de los cuales obtuvo ganancias netas por $3300 mdd (2.83%, muy baja tasa de ganancia, tendencia que en general presenta el capitalismo salvaje, de que a pesar de sus monopolios y acaparamientos, no logra revertir esa decreciente situación). Es responsable del 25% de las exportaciones estadounidenses de granos, cuenta con 160,000 empleados en 1100 instalaciones ubicadas en 67 países y produce el 22% de la carne consumida en Estados Unidos. Sus plantas en Argentina son las mayores exportadoras de carne de res que cualquier otra, al igual que sus plantas en Tailandia, que son las que más exportan pollo. Y por si fuera poco, todos los restaurantes de Mc Donald’s emplean huevos producidos por Cargill. La empresa ha resultado siempre ser muy oportunista, sin importar que viole ciertas éticas de conducta o comportamiento. Como dije antes, se ha beneficiado bastante del control que tiene sobre buena parte de la producción de granos en todo el mundo para controlar y subir los precios a su antojo. Y en su historia, así lo ha hecho. Por ejemplo, durante la primera guerra mundial, sus ganancias subieron constantemente durante los cuatro años del conflicto, ya que era prácticamente la única compañía que seguía surtiendo alimentos. Lo mismo hizo durante la segunda guerra mundial, cuando tuvo contratos exclusivos con la marina estadounidense, para surtirle la alimentación de sus tropas, además de que también le construyó barcos (sí, hasta en esos negocios se metió, con tal de ganar mucho). Pero acorde con su arrogancia (como es una empresa familiar, el despotismo con que se comportan sus dueños, también se manifiesta en sus prácticas empresariales), manifestó su desacuerdo con la cinta, sobre todo expresando que si todos los alimentos se obtuvieran orgánicamente, se requerirían el triple de tierras de las que actualmente se emplean para fabricar alimentos.

Otra compañía en la cual se hace mucho énfasis, además de que se demuestra el poder tan enorme que tiene tanto económica, como política y judicialmente, es Monsanto, la cual produce cultivos transgénicos, o sea, que son plantas modificadas desde sus genes, introduciéndoles materiales genéticos de otros organismos, con tal de proporcionarles, dice la compañía, “mejoras” (¡esto es jugar a ser un Dios!). En particular, uno de sus cultivos, la soja transgénica bautizada como Roundup Ready, es la que prácticamente se siembra en todos los Estados Unidos, desplazando a la natural, debido justo a las prácticas monopólicas que dicha corporación ejerce, en muy alegre contubernio con el gobierno (pero además el monocultivo a gran escala de esa soja transgénica implica fuertes daños ambientales, ya que se usan millones de litros de glifosato, el muy tóxico herbicida que se le aplica a dicha soja, el que además de estar contaminando tierras, ríos y acuíferos en gran escala, está haciendo resistentes a malezas que ya no se matan con dicho veneno y entonces la “solución” para Monsanto es “crear” otra nueva soja transgénica, pero ahora “resistente” al dicamba, sustancia aún mucho más tóxica que el mencionado glifosato. Ese grave problema ya está sucediendo en Argentina, en donde casi el 100% de la soja cultivada es la de Monsanto).

En alusión al gran poder de Monsanto, se da cuenta en la cinta de un juicio que la empresa emprendió contra un granjero, Maurice Parr, quien poseía una de las únicas seis máquinas que quedan en ese país para limpiar granos, quien justamente limpiaba los granos de los granjeros que sembraban la soja transgénica. Como la compañía alegó que “su” soja transgénica “está patentada” (como si hubiera sido una cámara fotográfica, por ejemplo, en lo que valdría preguntarse, ¿¡de cuándo acá el simple hombre puede inventar y patentar a la naturaleza!?), se le obligó al pobre granjero a desistir de sus “criminales prácticas” de limpiar la semilla de la soja transgénica, so pena de cobrarle altísima multa y mandarlo a la cárcel (eso hizo con un pobre granjero canadiense, cuyos cultivos se contaminaron accidentalmente con maíz transgénico de Monsanto, en un caso que la empresa sigue alegando que el hombre lo había hecho a propósito). Lo peor de todo, se queja el granjero en una parte, es que la empresa sabía todo sobre él, a quiénes les limpiaba la semilla, cuánto les cobraba, dónde vivía él, cuánto valía su máquina, qué compraba… ¡sí, el poder de esas grandes corporaciones, con la ayuda del gobierno, claro, es ilimitado!

Y, bueno, el daño tan enorme que ha provocado, y seguirá provocando, la industria alimentaria en Estados Unidos y en todo el mundo con sus industrializadoras, monopolistas prácticas, tanto al medio ambiente, así como a la economía, el metabolismo de las plantas y animales que “fabrica” y al medio ambiente también se traduce, como dije antes, en un grave daño a la salud, debido a las alteraciones fisiológicas que induce tan descontrolada ingesta de carbohidratos y grasas saturadas.

En la cinta se evidencia dicha situación cuando una parte se concentra en mostrar a una familia de migrantes, padre, madre y dos hijos, que ganan lo suficiente para irla llevando, o sea, apenas subsisten con los magros sueldos que reciben. Absorbidos por sus tareas y ocupaciones, al final de la jornada, acuden a una sucursal de comida rápida, en la que compran seis paquetes de hamburguesas con papas y un refresco de más de dos litros por menos de diez dólares todo y esa es su comida de casi todos los días. La madre es entrevistada y se queja de que su marido es diabético y debería de seguir una dieta de alimentos saludables (no engordantes, pues), además de que tiene que tomar un par de costosos medicamentos, pero que con lo que ganan, pues no pueden darse el lujo de comprar alimentos naturales, como vegetales frescos, ya que si van al supermercado a adquirir una lechuga, por ejemplo, ésta vale casi siete dólares, poco menos de lo que les cuestan las hamburguesas y el refresco mencionados antes. Y como sus medicamentos le cuestan uno 170 dólares y el otro más o menos lo mismo, la mujer lamenta que no puedan hacer a veces ninguna de las dos cosas, o sea, ni comprar medicina o seguir la dieta y que ello tenga la consecuencia de que su marido pueda empeorar en su salud, que se quede ciego y no pudiera seguir trabajando como chofer, que es a lo que se dedica.

Como ese caso, hay millones, no sólo en Estados Unidos, sino por todo el mundo, que la engordante, poco nutritiva dieta occidental ha ocasionado, pero es algo que a las grandes corporaciones “alimentarias” las tiene sin cuidado. Seguirán matando y procesando millones de animales (pollos, cerdos y reses) y cultivando millones de toneladas de granos y uno que otro tubérculo (maíz, trigo, soja, papa) a diario, guiadas por un lema que podría ser: “al mundo engordemos, enfermemos y contaminemos y de las consecuencias no nos preocupemos”.

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bolivia: La CIA sabía de planes terroristas para atacar brigadas humanitarias de Cuba y Venezuela

Jean-Guy Allard

El agente de la CIA Istvan Belovai, quien asesoraba la conspiración del paramilitar Eduardo Rosza para asesinar a Evo Morales, en abril del 2009, estaba informado además de planes asesinos del mercenario para provocar atentados contra brigadas humanitarias de médicos cubanos y de ingenieros venezolanos que desarrollan obras comunitarias en los municipios más pobres del oriente boliviano.

Lo confirma la correspondencia electrónica entre Rosza y Belovai, que es estudiada meticulosamente desde su descubrimiento, por el centro de investigación boliviano Datos & Análisis, de Cochabamba, dirigido por el conocido antropólogo y comunicador Wilson García Mérida.

“Rosza le propone a Belovai atacar blancos precisos mediante sendos atentados que ya se planifican entre ambos mediante estos e-mails”, explica el investigador.

“Se habla de hacer explotar el puente Pailón -el más grande de Bolivia, de más de un kilómetro, que había sido inaugurado por Evo Morales en una zona azucarera de Santa Cruz- así como los puntos minuciosamente identificados -mediante mapas del Google- donde operan las brigadas de ingenieros militares venezolanos de los comandos binacionales que apoyan con obras comunitarias en los municipios rurales más pobres del oriente amazónico, junto a las brigadas de médicos cubanos que se desplazan en las mismas zonas”.

El ex oficial húngaro de inteligencia Istvan Belovai, quien sirvió de enlace entre el húngaro-croata Eduardo Rosza Flores, jefe del grupo paramilitar encargado del magnicidio, y la inteligencia norteamericana, falleció el 6 de noviembre, en Denver, Estados Unidos, donde radicaba desde su salida apresurada de su país en 1990.

Las circunstancias de la muerte de Belovai, quien orientaba a los conspiradores, siguen en el misterio.

A mediados de los años 80, el entonces teniente coronel Istvan Belovai (el agente “Escorpión-B”) de los servicios de inteligencia militar de Hungría hizo los titulares por haber filtrado a la CIA los nombres de oficiales norteamericanos que informaban a la inteligencia húngara. En los años 90, Belovai emigró a Estados Unidos y se incorporó a la CIA.

El fallecimiento de Belovai ocurrió justo cuando en Bolivia se revisaba minuciosamente el contenido de una de las computadoras laptops de Rosza Flores. En una carpeta de archivos llamada Bel - Norte, los peritos bolivianos encontraron varios correos electrónicos que Rosza Flores intercambió con el agente Belovai.

Detrás de Achá, el cubanoamericano Valladres

En esa correspondencia entre el terrorista y el espía de origen húngaro, se hace referencia al representante de la Human Rigths Foundation en Bolivia, Hugo Achá Melgar, quien hoy se halla prófugo en Estados Unidos tras haber sido denunciado por la policía boliviana como uno de los principales financistas de la guerra terrorista que se quiso armar en Bolivia.

Achá Melgar estaba entonces en contacto constante con quien dirigía desde Nueva York las actividades de esta fundación fachada de la CIA, el terrorista cubanoamericano Armando Valladares.

“La relación entre Hugo Achá Melgar y Valladares es directa, pues este abogado se jactaba públicamente de ello -era co-conductor de un programa de televisión muy visto en Santa Cruz, donde solía referirse a Valladares como su "dilecto amigo personal". De hecho a partir del nexo directo entre Achá Melgar y Valladares se produjo la llegada de ‘observadores internacionales’ (agentes anti-castristas) a Santa cruz durante el referéndum de enero 2009 y por lo visto entre esos ‘observadores’ estuvo también Belovai”, explica Wilson García Mérida.

Valladares, el terrorista de origen cubano arrestado en La Habana con Carlos Alberto Montaner en diciembre de 1960 mientras dirigían atentados en las tiendas y cines de la capital, por cuenta de la CIA, manejaba su organización subversiva desde el propio Empire Stae Building, de Nueva York, sin la menor interferencia del FBI. Poco después de los eventos de Santa Cruz, Valladares renunció a la presidencia de esa organización fachada conocida por sus campañas injerencistas contra Bolivia, Ecuador y Venezuela.

Entre octubre y noviembre del 2008, cuando ocurre la citada correspondencia, Rosza Flores “había comenzado a tomar distancia de sus padrinos separatistas de la oligarquía cruceña debido a que éstos se negaron a entregarle los ingentes recursos financieros que exigía para comprar armas de destrucción masiva como misiles y tanques”, y buscó entonces el contacto directo con la CIA y su apoyo financiero a través de Belovai y Valladares.

El objetivo del complot desarticulado el 16 de abril de 2009 en el Hotel Las Américas de Santa Cruz planeaba asesinar al presidente Evo Morales, a su vice Alvaro García Linera y al ministro de Gobierno, Juan Ramón Quintana.

Todos refugiados en Estados Unidos

Entre los cabecillas del Consejo Supremo que dirigió la conspiración para asesinar a Evo Morales se encontraba un influyente empresario de Santa Cruz, Branko Marinkovic, croata de origen.

Marinkovic se fugó de Bolivia al ser denunciado por la Fiscalía y encontró refugio en territorio de Estados Unidos.

Tras la desarticulación del comando, el gerente del Centro de Arbitraje y Conciliación de Santa Cruz, Alejandro Melgar Pereira, cómplice del complot, huyó de inmediato de Bolivia a Estados Unidos.

También se comprobó que Rosza Flores estuvo en contacto con UnoAmérica, organización fascista de América Latina encabezada por Alejandro Peña Esclusa, que luego apareció al lado de los golpistas hondureños.

Peña Esclusa tiene múltiples vínculos con la mafia cubanoamericana de Miami y dispone en esta ciudad de dos grupos antichavistas afiliados a su organización.

Peña Esclusa fue detenido el 5 de julio último por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), tras un operativo realizado en su residencia de Caracas. Se le decomisó entonces un kilogramo de explosivo C4 y 100 detonadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Costa Rica: Una sociedad fracturada

Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

Imaginemos el paisaje social y político de la Costa Rica actual como si fuera un territorio atravesado por diversas fallas geológicas. Estas originan sismos de diversa intensidad, incluso algunos de importante magnitud.

En su momento el TLC constituyó como al modo de una enorme falla geológica que escindía el paisaje social costarricense en dos mitades y causaba una violenta sismicidad.
1. Nuevas fallas se activaron

En el período posterior al referendo sobre el TLC, ese paisaje social ha evolucionado. Hoy muestra un cariz diferente. El resultado del referendo produjo retroceso y dispersión en las fuerzas sociales y políticas que lo adversaron. Bajó así la sismicidad asociada al TLC. En el momento actual, este aún constituye una fractura viva que, de forma intermitente, provoca algunos sismos. Pero estos ya no alcanzan la intensidad que tuvieron en los años previos a octubre de 2007.
Y, sin embargo, nuevas fallas han aparecido y ahí se están originando nuevos sismos. Son fracturas que podrían tener alguna relación -más o menos cercana o lejana- con la del TLC, no obstante lo cual poseen una especificidad propia. Los sismos que producen no alcanzan la intensidad de los que provocó el TLC. Y, sin embargo, algunos remezones importantes se están dando y otros aún mayores podrían registrarse en el futuro cercano.
Propongo un breve recuento de esas diversas fracturas, según han venido manifestándose en semanas y meses recientes:
- La minería a cielo abierto en Crucitas: moviliza fuerzas diversas, al punto, incluso, que sectores que apoyaron el TLC hoy claramente se muestran recelosos, incluso muy críticos, con este proyecto minero. A nivel popular, se ha consolidado un amplio sentimiento de oposición. Todo esto coloca al gobierno de Chinchilla en una difícil posición, atrapado entre la presión popular adversa y los oscuros compromisos heredados de la administración anterior.

- El tema del agua (en particular en relación con el proyecto constitucional archivado) es otro asunto sumamente complicado para Chinchilla y para la coalición parlamentaria que la respalda. Es un problema que viene precedido por múltiples y crecientes tensiones, en especial en zonas de desarrollo turístico hipertrofiado. Aquí también tienden a confluir sectores que en otro momento respaldaron el TLC, como es el caso, según se evidenció recientemente, de los niveles medios del PLN.

- El presupuesto de las universidades públicas es un conflicto más localizado -un fallamiento local- el cual, sin embargo, en próximas semanas podría volverse mucho más intenso. Las ramificaciones del asunto, en relación con las implicaciones del TLC sobre la educación, son potencialmente explosivas.

- La concesión-privatización de los puertos del Caribe es una falla que ha ocasionado menos sismicidad de lo que pudo haberse anticipado. Parece tener el carácter de un fallamiento local, lo cual no impide que en el futuro pudiese generar remezones considerables.

- El permiso para el despliegue en Costa Rica de equipo y personal militar de Estados Unidos potencialmente tendrá graves repercusiones, conforme quede en claro las consecuencias negativas de esa presencia militar.

- El referendo sobre el reconocimiento legal de parejas del mismo sexo, al que el conservadurismo religioso pretende que se convoque, ha provocando profundas divisiones y podría generar remezones de mucho mayor magnitud si es que llega efectivamente a convocarse (lo cual hoy día pende de una decisión de la Sala Constitucional). Este es un frente que produce una profunda recomposición del panorama político nacional. Aquí el progresismo histórico -que lideró la lucha contra el TLC- deviene sorprendentemente conservador, mientras que el frente de lucha queda en manos, casi íntegramente, de las minorías afectadas con el apoyo de sectores culturalmente avanzados, que solo coinciden parcialmente con aquel progresismo.

- El conflicto suscitado en días recientes con los pueblos indígenas, reedita una fractura muy antigua y jamás resuelta: la de la deuda histórica con esta minoría, desde siempre pospuesta y explotada.

2. Las tres fallas principales

Si intentamos una síntesis de lo antes expuesto, podríamos quizá identificar tres fallas principales, ramificadas a su vez en otras menores. Dos de esas fallas mayores evolucionan en cercana interrelación. La tercera pareciera que asume una dinámica distinta.
La primera de esas fallas mayores se sitúa en el ámbito del medio ambiente, pero con importantes repercusiones en lo económico y en los derechos humanos. Temas como el del agua y la minería a cielo abierto son fallamientos secundarios dentro de esta gran falla.
La segunda es la gran falla vinculada con la reivindicación de la soberanía nacional y la defensa del patrimonio natural e institucional. Está, pues, vinculada al patriotismo, en relación con lo cual adquieren importancia asuntos ya mencionados -el agua o la minería- y otros como los puertos o la presencia militar externa.
De tal forma, y como se desprende de lo anterior, la falla medioambiental tiende a entrelazarse con la del patriotismo. Así, la lucha por la defensa del medio ambiente y los derechos humanos asociados a este, es también la lucha por la defensa del patrimonio natural de Costa Rica, lo que le imprime un contenido patriótico.
La tercera gran falla está situada en el ámbito socio-cultural, con grandísimas implicaciones para los derechos humanos y un enorme potencial disruptivo. En el fondo, comporta redefiniciones profundas en relación con la vivencia de la sexualidad, el género como construcción socio-histórica, el papel de la religión, los conceptos de familia, el lugar de las juventudes y la tercera edad, entre otros aspectos de comparable significación. En ese contexto se sitúa el actual debate acerca del reconocimiento de los derechos asociados a la diversidad sexual.

3. El progresismo histórico

Los procesos en curso son sumamente creativos y comportan reacomodos que, posiblemente, son mucho más profundos de lo que usualmente se percibe.

Por una parte, las líneas de conflicto han ganado en autonomía respecto del enfrentamiento centrado en el TLC. Incluso las fallas que ahora están activas en muchos casos cruzan transversalmente la falla del TLC. Ello comporta, además, notables redefiniciones en las alianzas socio-políticas.

Además, ello reedita el empuje hacia la invención de nuevas formas de hacer política: al margen del sistema político tradicional, en espacios extra-parlamentarios y extra-partidarios y como acción ciudadana autónoma.

En términos generales, el progresismo que lideró la lucha contra el TLC se mantiene activo y beligerante, hasta donde sus posibilidades se lo permiten, en relación con las grandes fallas medioambiental y patriótica. El panorama es muy distinto cuando nos trasladamos al ámbito socio-cultural, especialmente en relación con el fallamiento asociado a los derechos humanos de las personas sexualmente diversas, el cual hoy día está muy activo. Aquí la presencia de ese progresismo histórico es casi nula.

De ahí que las grandes fallas medioambiental y patriótica evolucionen en cercana interrelación, ya que el proceder político de ese progresismo establece en forma dinámica los puentes entre una y otra. Pero por ello mismo, la gran falla socio-cultural -y en este momento preciso el asunto de los derechos de las minorías sexualmente diversas- quedan librada a una dinámica distinta, en manos, de lo que, posiblemente, sea el embrión de un progresismo de nuevo tipo.

A su vez, ese mismo proceder político del progresismo histórico justo se explica por sus orígenes históricos. Al día de hoy, ese progresismo constituye un tejido social y político aún difuso, el cual bebe, en lo ideológico y político, de las tres fuentes que moldearon la Costa Rica del período 1940-1984: el socialcristianismo, la socialdemocracia y la izquierda.

Esas son sus coordenadas históricas. Ellas definen sus posibilidades como también sus limitaciones. De ahí, además, que se me ocurra designarlo bajo el apelativo de “progresismo histórico”.

Foto: Costa Rica - Laura Chinchilla, presidente de la República.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Puerto Rico: Carlos Tazo, “La verdad es que la inteligencia de los pescadores fue muy superior a la estrategia militar de la Marina de los EEUU”

Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Reportaje y entrevistas (3) en la isla de Vieques que es parte de Puerto Rico con el pescador Carlos Tazo Zenón, 78 años, que dirigía los pescadores durante años contra los bombardeos de Vieques, con el abogado Salvador Tío, vocero del Capitulo Puerto Rico del Movimiento Bolivariano Continental y la abogada y científica Aleida Centeno, analista y experta sobre la militarización del continente americano.

Puerto rico (1-3): Los ‘guerrilleros’ pescadores que impidieron 15 000 marines gringos a desembarcar en la isla Vieques

¡“Ustedes van a tener problemas”!
Video Carlos Tazo (1-3, 23 min.): http://vimeo.com/13769245
Video, tres entrevistas (78 min.): http://vimeo.com/13783856
Videos Puerto Rico: http://vimeo.com/album/242508

“El deseo fue de liberar nuestra isla de esa plaga tan mala como es la Marina de Guerra de los EEUU”.

Así de sencillo pero con una convicción inquebrantable resume el pescador Carlos Tazo el anhelo de un pueblo que quiere ser libre e independiente. Por eso arriesgaron los pescadores sus vidas cuando salieron en las pequeñas embarcaciones para dar la batalla con el poder militar más poderoso del mundo. Pero cuando la batalla había terminado el año 2003, la Marina de Guerra de Estados Unidos dejó la isla Vieques atrás para ir a hacer sus maniobras destructivas de bombardeos y guerra en otra parte.

Foto: Puerto Rico, Estados Unidos, Colonialismo - Así hacían la guerra contra la
isla de Vieques la Marina de Guerra que perdió la batalla contra los pescadores
viequenses.

* * *

Llegamos un sábado temprano al pueblo La Esperanza, un lugar hermoso y de toda calma. Pero es un lugar histórico. Por que ahí se planeó el 6 de febrero 1978 unas de las acciones más especulativas y reconocidas en la lucha del pueblo Boricua. La única tarea que se discutió esa noche entre los 80 pescadores era;

¿Cómo impedir el desembarque de 15.000 marines y decenas de buques de guerra en la isla Vieques?

El hombre que lideraba la conspiración y la posterior acción fue Carlos Tazo Zenón, que junto con los pescadores lograron impedir que los marines estadounidenses desembarcaran no tan lejos de La Esperanza. La ‘misión’ militar era destrucción total, bombardeando del aire, del mar y del fuego de los miles de uniformados invasores a esta perla en el Caribe.


Con Carlos Tazo fuimos a la playa de La Esperanza para ver las lanchas y escucharlo en su relato sobre los acontecimientos hace 32 años. Pero nos dimos cuenta, que las tareas para preservar la Paz en el Caribe no ha terminado. El Imperio tiene planes de guerra, son todavía vigentes, ahora más que nunca cuando los Halcones de la Guerra en Pentágono poseen de nuevas armas equivalentes de armas nucleares. Son armas que son utilizadas por el Imperio para provocar terremotos, como el de Haití el 12 de enero (2010), sostiene Aleida Centeno, abogada y científica que en la segunda parte del reportaje es entrevistada sobre el papel que tiene Pentágono en Puerto Rico y la región de hoy.

Foto: Puerto Rico, Estados unidos, Colonialismo - Carlos tazo indica en la playa de
La Esperanza donde los pecadores "guerrilleros" ejecutaron las acciones contra el
desembarque de 15.000 marines. / Autor: Dick Emanuelsson

Dick Emanuelsson (DE): ¿Cómo fueron los preparativos para impedir que los quince mil marines desembarcaran y hacer imposible el bombardeo sistemático de esta isla?

Carlos Tazo Zenón (CTZ): - Fíjate, aprovechando esta oportunidad, que no solamente era un problema para la industria pesquera y para los pescadores que les destruyeran toda su arte de pesca, destruyeran los arrecifes con su bombardeo. Y quiero añadir aquí, bien ligerito que, la visón mía sobre la presencia militar que había que hacer algo para sacarlos de Vieques y es de temprana edad. Y no vamos a entrar mucho detalle en eso.

- Pero si vamos a señalar que los pescadores eran un problema y la isla como tal era otro problema; aquí hubo ultraje a mujeres, mataron ancianos los Marines borrachos, se hizo una serie de barbaridades y precisamente nosotros pescadores tuvimos la oportunidad de revindicar a nuestra isla, hacer algo por ella, ya que era mas fácil hacerlo por el agua, la maniobra fuerte y el destrozo de la isla lo hacían mayormente con el bombardeo, especialmente cuando traían la Fuerza de la OTAN que traían a otros países a bombardear la isla.

- Nosotros para febrero 6 de 1978 la Marina había planificado hacer una maniobra de 28 días 24 horas diarias.

DE: ¿Día y noche?

CTZ: - Sí, día y noche, para sacar al pescador del agua.

Desempleados con cupones de alimentación

- Aquí la tasa de desempleo siempre estuvo bien alta, para ese tiempo la tasa de desempleo estaba como el 70% y 80% de la familia cogiendo cupones y alimentos. O sea que la industria pesquera era la que estaba resolviendo el problema a la Isla de Vieques directa e indirectamente. Cuando la Marina decide hacer esa maniobra en 28 días, los pescadores se me acercan y me dicen; “¡Zenón! ¿Que vamos hacer? Si hacen esa maniobra por 28 días, nos van a destruir la salsa de pesca, ¡esta isla va a desaparecer!”

DE: Cualquier pueblo podría sentirse impotente ante semejante enemigo que va a venir con todo su armamento y además con quince mil hombres e invitados. ¿Cuál fue la reacción?


CTZ: - Yo le dije a ellos que iba a tratar de tener conversación con el contra almirante de la Marina William Flanagan para ver que negociación podíamos hacer.

DE: ¿Él tenía su sede acá?

CTZ: - Él tenía su sede en Rubero, Ceiba en la Isla ‘fija’. Tuvimos la oportunidad el alcalde y yo de visitarlo. Le planteamos lo serio que era el problema de que la Marina hiciera maniobras por 28 días y de que nosotros no pudiéramos pescar. Y él, ni tonto ni perezoso, dijo que “eso es fácil de resolverlo”. Me preguntó; “¿Y en Vieques es que no hay una oficina de cupones y alimentos”? Y yo le dije si. Entonces el me dice: “Ustedes se pueden ir en la línea (fila, cola) y nosotros hacemos el ejercicio”.

DE: ¿O sea hacer una fila de cupones de comida?

CTZ: - Sí, donde dan comida. Yo le digo por primera vez en la historia de la presencia Militar en Vieques ¡“USTEDES VAN A TENER PROBLEMAS”! Pero este pescador va a hablarle a un contralmirante de la Marina de guerra de los EEUU del aparato más poderoso del mundo, él se echó a reírme en la cara y le dije otra vez; “van a tener problemas”.

¡“Hay que pelear”!

- En eso llego a Vieques y ya los muchachos están precisamente en esta área aquí, y muestra con la mano la playa de La Esperanza, porque este terreno pertenece a la Asociación de Pescadores. Ellos estaban aquí eran 80 pescadores, y cuando yo llegué me preguntaron: ¿“Que vamos a hacer?, o sea, ¿que pasó”?

- Yo les tuve que decir que “tuve una conversación con el individuo, con el contra almirante y nos dijo que nos fuéramos a recoger cupones de alimentos”.

- La verdad que hubo caras tristes, de enojo y finalmente me preguntan: “¿Qué vamos a hacer entonces?”

- Nunca se me olvida y yo les dije; ¡“hay que pelear”! Yo no soy hombre de pelea pero ese día pero mi corazón. . .

DE: ¿Por qué? En esa época Usted fue boxeador y fue entrenador de boxeo, además los rumores dicen que Usted organizaba pelea de gallos ¿no?


CTZ: - ¡Y todavía lo hago! y se tira en una carcajada.

- Entonces les dije que teníamos que pelear. Les expliqué más o menos y les dije hoy es 5 de febrero y mañana es 6 que empieza la maniobra y para mañana tenemos que estar preparados ya.

- ¿Que va a suceder yo no sé? Yo no sé quién va a morir. No se alguien va a salir herido, no sé a quién van a llevar preso. Y la verdad es que era mi primera experiencia, en una actividad que hay que hacerla directamente con esta gente. Y quiero ser honesto con ustedes y yo quiero saber: ¿Cuántos de ustedes estarían dispuestos a mañana por la mañana temprano y de desafiar a la Marina de guerra de EEUU con fuerza de la OTAN?

DE: ¿Poner el pecho?

CTZ: Correcto, y se levantaron 40 de 80 que habían.

- Les pregunté si todos tenían embarcaciones y por eso estaban las embarcaciones de los 40 para empezar a preparar una estrategia.

Boyas como armas

- Me encontré con un trabajador humilde, demasiado inteligente y me reuní con él porque yo estaba desesperado. Era ya el otro día y que había que hacer algo. Él me invita a su casa a comernos unas arepas a tomar un café y explicarme más o menos una estrategia que podía funcionar.

- Yo le pregunté ¿que?

- “Te acuerdas que los barcos cuando pasan por encima de nuestra nasa . . . la nasa es cuando se ven unas boyas flotando, pues la nasa se le amarra una soga, se tira al fondo, se le pone la boya en tope de la soga que se quede flotada para uno ver donde esta la nasa, porque a los tres días hay que ir a ver la pesca que tiene. Y los barcos cuando le pasan por encima a la nasa, con esta hélice enorme parten la soga. No se sabe donde esta la nasa y la perdemos.

- Ya ahí yo estoy cogiendo el hilo de lo que dice. Entonces ¿que vamos a hacer? y él me dice... “Vamos a empezar a recoger las nasas viejas de las nasas que ya no utilizamos, cogemos como 20, 30 brasas de soga y le vamos a poner boyas arriba como si fueran nasas pero le vamos a poner un cárter de cadenas al final abajo”.

DE: ¿Era listo?


CTZ: - Sí, era muy listo. Y me dijo, “cuando la soga alcance esas hélices, cuando empiecen a desembarcar esos quince mil marines se empiece a levantarla, porque como no esta el peso de la nasa no va a partir la soga, y lo que va llegar a la hélice es la cadena. Y una vez que la cadena llega, el hierro es fuerte y la hélice se tranca y ahí se acabó el evento. Y así, el barco ya no va seguir caminando.

DE: ¿Cuántas embarcaciones estaban ahí afuera anclados?

CTZ: - Habían barcos grandes, enormes, habían muchos, pero habían unos barcos que ellos abren una compuerta enorme, que es la que va sacando barcasitas, y sacando marines por ahí.

DE: ¿Tanques?

CTZ: - Tanques para llevarlos para tierra. Para decirte la verdad, no tuvimos que parar muchas embarcaciones ese día. Ya como para la quinta, la Marina llamó para decir que la maniobra terminara y no se podía llegar.

Impidieron las maniobras 38 veces

- Nosotros empezamos a celebrar. Yo me puse tan contento que había una maniobra en la parte Este, estaban moldeando ya algunos barcos y el dije al muchacho; “Yo quiero cinco o diez embarcaciones”, no me acuerdo bien exactamente, ¡“porque vamos a ir a parar esa maniobra”! Y llegamos allá, a pesar de la línea de federales (policías estadounidenses) que estaban pendientes para que no llegáramos. Pero pudimos colarnos, llegamos y atracamos la orilla. Metimos la lancha a la misma orilla de la playa. Nos tiramos de la lancha y nos fuimos a pie hasta el área de bombardeo de la taleta ellos no tuvieron otra alternativa que mandar a parar también.

- O sea, que ese mismo día, febrero 6 de 1978 que para mí y muchos es un día histórico y logramos detener las maniobras de la Marina en dos ocasiones. Para nosotros fue fiesta.

DE: ¿Éxito total?

CTZ: - Éxito total. Celebramos y, como le estaba diciendo en una conversación; del 1978 hasta para acá hasta el 1983, nosotros detuvimos las maniobras 38 veces a la Marina de Guerra de los EEUU

DE: ¿38 veces en 5 años?

CTZ: - 38 veces


DE: O sea; Usted es un potencial enemigo de la seguridad de EEUU, me imagino que dirían ellos.

CTZ: - Hay que tenerlo bien claro; No es lo mismo tú montarte en un barco con una computadora y dirigir unos cohetes, unos cañones en un sitio, que bregar con unas embarcaciones y llega un momento y no sabes ni siquiera donde estás, ni que es lo que van hacer.

DE: ¿Ellos no saben?

CTZ: - No, ellos no saben ellos no son inteligentes.

DE: ¿Son miles de bombas enterradas acá en la isla y ellos ni siquiera saben donde están, porque bombardearon todo acá?

CTZ: - Exactamente. Pero en ese tipo de estrategias de guerrilla o sea la inteligencia que nosotros utilizamos. Pero más que inteligencia es el deseo de liberar nuestra isla de esta plaga tan mala como es la Marina de los EEUU, nos daba el ánimo, el corazón y nunca tuvimos miedo. Y miedo yo no tuve porque mi vieja que era una carbonera me decía a mí, oigan esto, mi mamá que me crió no mi papá, una vieja carbonera y a la edad de 8 años nos decía: ¡“Nunca use la palabra miedo”!

- Y yo le decía; “¿Mami, porqué”? “No, no, tú puedes decir que te preocupa una cosa, pero usar la palabra miedo, es un bulto y el que lo carga es un zángano. Así que “¡tú nunca tengas miedo”!, Y yo nunca tuve miedo, ni permití que mi gente tuviera miedo, porque yo le ofrecía la confianza, yo les era sincero. Que se puede hacer y que no se puede hacer, que se debe hacer y que no.

Expulsados los gringos de Vieques

- La verdad es que la inteligencia y el valor de los pescadores fue muy superior a las estrategias militares de la Marina de los EEUU

DE: Lo que podemos vera acá (miramos las lanchas en la playa de La Esperanza) es una pequeña embarcación suya que participaba el 6 de febrero 1978.

CTZ: - Sí, casi todas esas embarcaciones pequeñas que Usted ve aquí, si participaron en febrero de 1978 y en la muchas veces que paramos la maniobra de la Marina están embarcaciones participaban.

DE: Mucha gente dice que gracias a la lucha de los pescadores y otros sectores del pueblo puertorriqueño, la lucha para que se fueran los gringos de Vieques con sus maniobras militares se intensificó. Pero Usted ha dicho que la Marina estadounidense esta todavía aquí presente en una u otra forma. También hay una parte de la isla que es el área restringida y esta bajo control de ellos.

CTZ: - Sí, se llaman los Federales, o sea ‘pesca y vida silvestre’, fish and wildlife, como dicen ellos. Es un aparato federal de los EEUU de América, y son los que tienen controlado donde la Marina hacia su maniobra y bombardeaba.

¿Trampolín para nuevas invasiones gringas?

- ¿Yo pregunto quien nos garantiza a nosotros de que la Marina en cualquier momento declare que desista esto porque no es defensa nacional y se meta en Vieques, porque nosotros no tenemos control de las tierras? El gobierno de EEUU tiene el control y cualquier momento la Marina con todos los problemas que tiene con Cuba, Venezuela, porque Cuba y Venezuela los asusta, pueden venir.

DE: ¿Pequeños países?

CTZ: - Sí, pero los tiene asustados, ¿y que mejor sitio estratégico en su mayor hectárea? eso es Vieques.

- Porque siempre utilizaron a Vieques para intervenir: Panamá, Cuba, y Santo Domingo, en distintos países cercanos a nosotros.

DE: ¿De aquí partieron?

CTZ: - Sí, ellos partieron de ahí y utilizaron a Vieques como estrategia.

- Yo le digo a la gente que no nos sentemos a pensar que la Marina se ha ido (el 2003). Se paró el bombardeo pero lo que esta pasando ahora lo que llaman “OPEN FIRE”. Están reventadas unas bombas allá arriba. No es muy distinto porque la contaminación de estas bombas, que son las mismas que tiraban ellos y explotaron, ahora mismo están las que no explotaron pero son mismas bombas.

- Cuando las explotan allá arriba todos estos contaminantes se van al aire, ahora mismo estamos aquí parados ¿y donde esta soplando el viento? Del este, y ahí arriba están esas maniobras, explotando esas bombas. Cuando explotan todos esos contaminantes y viene directo a la población civil. Por eso es que Vieques tiene la tasa más grande en la historia de Puerto Rico de cáncer. En Vieques a veces se mueren y enterramos unas cinco personas por semana, contaminadas con cáncer. ¿Entiende? Y esa es la razón por la que tenemos que seguir peleando.

DE: - ¿Me imagino que los pescadores también son afectados por las bombas enterradas en el mar, en la tierra?

CTZ: - Los pescadores siguen preocupados.

El hundido buque USS Killen

DE: ¿Y los consumidores también?

CTZ: - Claro, y voy a tocar un punto aquí que no se lo he dicho a nadie. Aquí hay un barco en las costas de Vieques, esta a quinientos metros de la costa hundido en 28 pies de profundidad, tenía mil quinientos drones (barriles) dentro que no sabe de que son. Yo me puse a leer un libro anoche y encontré el USS Killen. Ese fue un barco y esta aquí en la costa Vieques.

- Ese barco lo utilizaron en una prueba atómica. Se contaminó con radioactividad y utilizaron arena lo que ellos llaman ‘sandblasting’ (chorro de arena) para limpiarlo. ¿Entonces que pasa? Había unos países en distintas partes del mundo que les compraban camiones, chatarra vieja al gobierno de EEUU de América. El USS Killen no lo pudieron vender porque estaba tan contaminado. Lo trajeron de Vieques acá. ¿Pero que pasa con el ‘sandblasting’? Eso lo averigüé yo anoche en un libro. El ‘sandblasting’ que es arena, cogían esa arena porque estaba contaminada que muchos que entregaron el ‘sandblasting’, todos murieron de cáncer en los EEUU

- La echaron en drones (barriles) y esos drones los metían en el mismo barco que le daban ‘sandblasting’. USS Killen llegó a Vieques con 500 drones dentro de el. ¿Y quien nos dice a nosotros que esos son los drones contaminados con radioactividad de cuando los limpiaron en los EEUU? Ese barco lo trajeron directamente a Vieques, lo dejaron a 500 metros de de tierra y lo bombardearon la Marina lo hundió ahí mismo.

- En la parte Sur de Vieques la pesca ha mermado de una manera increíble. Creemos que parte de esos contaminantes se tienen que corroer con el tiempo, y creemos que esos drones han estado soltando contaminantes por toda esta agua. Y esa es la razón por la cual la pesca en la parte Sur de Vieques esta prácticamente desapareciendo.

DE: ¿Me imagino los pescadores se van a otras aguas para pescar y sacar sus pescados?

CTZ: - No solo eso...

DE: ¿Significa más gastos para los pescadores de gasolina?

CTZ: - Significa gasto y peligro. ¿Porque peligro? Ahora mismo los pescadores están cogiendo el carrucho a 100 pies y 110 de profundidad. ¿No sé si Usted ha oído cuántos pescadores en Vieques han cogido burbuja? Porque tienen que ir a una profundidad tan profundo que a veces no llevan un conteo de que cierta cantidad de pies debe detenerse para ir descompresionando. Suben de golpe de esa profundidad y cogen una burbuja y eso tiene un nombre.

Llevado preso a la base naval

DE:¿Usted ha sido detenido una cantidad de veces justamente por prácticamente un subversivo en los ojos de las autoridades judiciales, de los militares de los EEUU ¡Cuéntanos una anécdota y como decía su Mamá; “Nunca hay que tener miedo”!

CTZ: - No miedo no, preocupación si, en mil novecientos...

DE: ¿Usted fue llevado a EEUU?

CTZ: - Sí, en 1980 por primera vez, me llevaron a la Base Roosevelt Roads. No me formularon cargos.

- En el 1982 volvieron y me arrestaron y esta vez me formularon cargos. Me enviaron a una prisión en Puerto Rico por unas dos semanas y luego me sacaron y me enviaron a Atlanta, y ahí me tuvieron como semana y a la semana me llevaron a Kentucky.

DE: ¿Qué había hecho?

CTZ: - Defender la tierra donde nací, eso fue todo lo que hice; estar defendiendo la tierra que me vio nacer, y que vio a nuestra gente nacer, defender a Vieques, Puerto Rico. Cuando se habla de que vinieron muchos puertorriqueños e hicieron la lucha, tenían todo el derecho a hacerlo y sabe porqué, porque Vieques es Puerto Rico y Puerto Rico es Vieques. O sea esto de Salvador y Aleida (los otros dos compañeros que entrevistamos en la play ese día) y todos los puertorriqueños que están en la isla grande igual que los viequenses.

La valentía de la mujer puertorriqueña

- Tienen todo el derecho del mundo. La Marina estaba tratando de separar los grupos para que dijeran los comunistas, los revoltosos, esto y lo otro pero no lo logró. Al último eran tantos puertorriqueños. Tampoco de hacer esta entrevista sin dar tono de machismo, no lo hacemos, porque el crédito que se merece la mujer puertorriqueña.

- La mujer puertorriqueña peleó junto a nosotros, mano a mano, hombro a hombro. Muchas estuvieron presas también, fueron golpeadas y nunca nunca . . . le voy a poner un ejemplo: Tenemos los últimos campamentos que se hicieron aquí, nosotros fuimos el primer campamento que se hizo en Monte de David; que de hecho eso fue lo que culminó la salida de los bombardeos de Vieques, los campamentos se hicieron ahí arriba.

- El campamento Monte de David esta en el área de impacto de la Marina, lejos de aquí en unos montes, y hubo ocasiones que el Monte de David, no tenía y nosotros teníamos que montarle huelga todas las noches para que la Marina fuera a destruir lo que teníamos ahí. Y hubo ocasiones que no teníamos varones para hacer la guardia y hubo mujeres solas que se quedaban toda una noche montando una guardia en el Monte de David, para que la Marina no nos destruyera el Monte de David.

Los “civilizados” que violaron mujeres

DE: ¿La mujer fue justamente victima de abusos aquí en la tierra por los marines abusando las mujeres?

CTZ: - ¡Hubo ultraje, todo tipo de abusos! Una de las cosas que yo tengo claro en la mente, y que yo era prácticamente un niño, y eso salió en la prensa del país recortes de eso. Un señor, Pepe Francis, nosotros le decíamos Ma Pepe. Él tenía 72 años, tenía un negocito de vender refrescos y cervecitas de esto y lo otro, y habían unas damas ahí adentro. Y las damas estaban saliendo del negocio de él cuando venían unos seis u ocho marines borrachos por la carreta y trataron de agarrar las damas puertorriqueñas para ultrajarlas. El señor de 72 años salió a defender las damas y lo mataron a golpes. Ese caso fue al tribunal de Fajardo un Fiscal de apellido Mondragón tenía ese caso pero que pasó lo que siempre pasaba con los marines...

DE: Lo que pasa hoy también...

CTZ: - La Marina los lleva de Vieques y los lleva para otro sitio y cuando llega el caso pues no se puede llevar el caso porque los marines no están y no se pueden identificar.

DE: O sea la inmunidad.

CTZ: - ¡Vaya que inmunidad!

Dice y mira hacia la bahía donde flotan tranquilamente las embarcaciones que en esos días de febrero 1978 escribían historia. Asegura que los pescadores “guerrilleros” están dispuestos a sacar otra vez sus lanchitas para defender la paz que obtuvieron cuando impidieron a la Marina de Guerra de seguir destruyendo una de las perlas más hermosas del Caribe, Vieques.

(2ª parte: Salvador Tío y la lucha por los puertorriqueños presos por su lucha contra los bombardeos y por la independencia de Puerto Rico)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Evaluación del kirchnerismo

Mario Cafiero

Los militantes del campo popular tenemos una enorme responsabilidad de superar el estado de fragmentación en que se encuentra las fuerzas políticas, sociales e intelectuales nacionales. Siempre debemos preguntarnos, aquí y ahora, que tenemos que hacer para no reproducir conductas que nos lleven a dividir y restar, sino a sumar y multiplicar esfuerzos. Celebro por lo tanto esta convocatoria de Proyecto Sur porque es amplia y plural, y por lo tanto va en el sentido correcto de buscar y crear espacios para las coincidencias populares.

Latinoamérica: proyectos antagónicos y nuestra independencia aún no resuelta.
El lema propuesto para el Foro es ya de por sí una primera coincidencia. El término Emancipación refleja cuál es nuestra apreciación de la situación social y política actual y de los desafíos que enfrentamos, como Pueblo y como Nación. Caracterizamos la actual situación como de colonialidad o neo colonialismo, y por lo tanto levantamos la propuesta de la necesidad de un proyecto de emancipación, entendido como un proceso de liberación nacional.
Sabido es que desde nuestro surgimiento como Nación, y desde mucho antes también, dos proyectos antagónicos han atravesado nuestro devenir histórico hasta la actualidad: Uno, por el que lucharon indios, criollos, caudillos, próceres libertarios, en definitiva hombres y mujeres que a lo largo y ancho de nuestra América aspiraban a vivir dignamente en una sociedad igualitaria y libre, la comunidad del vivir bien. Otro, el proyecto que encarnaron los cipayos y vendepatrias, el de vivir de la entrega de nuestros bienes y del sometimiento a los poderes extranjeros, que inevitablemente conlleva al saqueo y la pobreza, o sea al mal vivir a la mayoría del pueblo.
La historia de nuestra América Latina nos enseña que ese antagonismo se verifica, con la particularidad de cada caso, en todos los países de la región. La batalla por una verdadera independencia aún NO se ha resuelto. Sigue inconcluso el proyecto de la Patria Grande por el que lucharon nuestros Libertadores y se perpetúa el proyecto de la dependencia, hegemonizado por la alianza entre las oligarquías nativas aliadas con los imperialismos de turno.
El primer paso: liberarnos de la colonialidad del saber.
Latinoamérica alberga hoy a casi 600 millones de personas, las cuales hablamos prácticamente el mismo idioma, con valores culturales esencialmente ligados, con todos los recursos naturales imaginables diseminados en una superficie de 21 millones de km2. Latinoamérica es considerada la cuarta región en importancia a nivel mundial. Tierra de alimentos, agua, energía y biodiversidad, pero también de enormes desigualdades sociales, ya que a pesar de estos dones es uno de los continentes más desiguales del planeta el 10% más rico de la población acapara casi 50% del ingreso y el 10% más pobre solo el 1,5%.
Estas frías cifras encierran el drama y el dolor de millones de compatriotas latinoamericanos, cuya suerte NO no es ajena. Tampoco aceptamos acostumbrarnos a que esto sea lo normal. Los que hoy aquí nos reunimos, nos une un espíritu de rebeldía y la voluntad de cambiar este cruel destino para los “condenados de la tierra”.
Las razones de esta injusta situación son a nuestro criterio que los latinoamericanos nunca hemos concretado esa tarea de liberacion de las estructuras de dependencia colonial o de colonialidad como definen la nueva corriente de pensamiento latinoamericano, como Enrique Dussel, Walter Mignolo y otros. Estos intelectuales plantean la necesidad de articular un pensamiento des-colonial desde nuestra propia experiencia histórica latinoamericana.
Me parece importantísimo que desde los centros académicos se plantee la necesidad de liberarse de ataduras teóricas. La colonialidad se estructura en un triángulo: la colonialidad del ser, la colonialidad del poder y la colonialidad del saber.
Creo que el primer paso para un proyecto de emancipación o de liberacion es tener la voluntad política de construir un pensamiento propio y de allí la posibilidad de producción de conocimiento autentico y útil. No nos ha servido a los latinoamericanos “importar” esquemas de pensamiento, tampoco sirve trasladar mecánicamente dogmas o recetas de “pensamiento ideológico” ajeno a nuestra realidad. Me llamo la atención la frase de Lula cuando dijo que "Resolví construir primero el capitalismo para después hacer el socialismo". No hace falta decir que ideología de cuño europeo da el sustento teórico a la receta que Lula importó, el capitalismo brasilero dio un salto hacia adelante, no estoy seguro que ello conduzca a un futuro socialismo, ni que haya sido bueno para los brasileros. Aquí Kirchner nos prometió que iba a recrear la “burguesía nacional” para reconstruir un “capitalismo nacional”, acá estoy totalmente seguro que no funcionó.
A pesar del cambio de discurso no se han desandado las estructuras del neocolonialismo:
Este pensar “ideológico” se presenta como lo nuevo, como una alternativa progresista, cuando en realidad encubre el fracaso de no poder -o la inconfesable decisión de no querer- cambiar o desandar las estructuras del neocolonialismo, que no empezó en los 90 sino que viene desde muy atrás.
Desde la crisis del 2001 el discurso se ha renovado, ayer dijo Cristina Kirchner que le daba “miedo” ver a políticos ser funcionales a las corporaciones. A nosotros nos aterroriza la alianza de los K con las transnacionales petroleras, financieras, mineras y otras. Este es el bloque de poder en la Argentina. Me atrevo a decir que seguramente el denominador común del resto de las comisiones de este 1er Foro será que en nuestro país las estructuras de dominación están intactas y se profundiza la dependencia. El diagnóstico es que existe una continuidad o peor aún profundización de políticas nefastas, como el manejo de la deuda externa cada vez más opaco y fraudulento, el sistema financiero al servicio de la usura y la fuga de capitales, el saqueo del petróleo y el gas, la megaminería contaminante y expoliante, de la sojización y concentración agroexportadora, de la dependencia de inversiones externas, etc. Desnudar como funcionan estas estructuras que conforman la “colonialidad del poder” es parte de la tarea por la liberación. Nuestras denuncias y trabajos de investigación, junto a Javier Llorens, han intentado ser un aporte en ese objetivo. Entiendo necesario que conformemos un espacio de coordinación y acumulación de los numerosos y valiosos trabajos de investigación que están dispersos.
A todas estas críticas los compañeros kirchneristas de buena leche, dirán que todo eso es lo “nos falta hacer”, que se hará cuando dé la correlación de fuerzas, y otra serie de excusas replicadas en 6,7,8. Tal vez como broche de argumentos para poner en duda hasta el más convencido rebelde antioficialista mostrarán como un ejemplo a su política exterior, la política latinoamericanista del gobierno de los K, su firme oposición al ALCA, como la muestra acabada que estamos frente a la repetición histórica del peronismo de los 50. Bueno, lamento decir que son solo espejismos y traslación de recuerdos, pero nada de realidad.
La política exterior de los Kirchner fiel a los lineamientos del oculto Consenso de Postwashington:
Sostengo que este gobierno de los K es el fiel alumno de las políticas del Consenso de PostWashington. ¿Qué es el Consenso de PostWashington? Es el consenso entre los mismos mandamases imperialistas que se autoimponen la tarea del gobierno mundial. Luego del estrepitoso fracaso de las políticas del Consenso de Washington, el mismo John Williamson, en 1996 redacta lo que se conoce como “Consenso Revisado”• o “Consenso de PostWashington” que propone los siguientes lineamientos de política: Incremento del ahorro nacional, Protección del gasto social y orientación a los pobres, Inversión en educación gasto en infraestructura productiva, Economía competitiva: reglas estables y transparentes y finalmente “Regionalismo abierto” o “nuevo regionalismo”.
Si revisamos los “logros” del gobierno K están todos alineados con estas políticas: ahorro acaparando reservas en el BCRA, incremento del gasto social (se acepta la “ayuda social” nunca la “justicia social”); nueva Ley de educación con el compromiso de un % del PBI, la chequera de De Vido para la “inversión productiva” y en lo que concierne a este panel, en relación a las políticas de integración los K, estos han fielmente desplegado una política exterior al servicio de un “regionalismo abierto”.
¿Que es el regionalismo abierto?. Es un oxímoron. ¿Qué es un oxímoron? Agarren Wikipedia y dice que oxímoron es “contradictio in terminis”. O sea un término contradictorio en sí mismo. Si somos regionalistas, en lo económico, significa que construiremos un espacio cada vez más intenso de consumo, comercio e inversiones comunes, cerrando a los que están afuera de la región las posibilidades de participación en nuestro mercado regional, alcanzaremos así una mayor integración regional y autonomía económica de lo extrarregional.
Pero si nuestra política es un “regionalismo abierto” lo que estamos haciendo es simplificarles la penetración y conquista a los de afuera. Tomemos como ejemplo las decisiones de la última reunión del MERCOSUR que sugestivamente se realizó como espaldarazo al gobernador Gioja de San Juan. Los resultados del cónclave se nos vendieron como un avance de integración por la eliminación del doble arancel. De ahora en más cuando entra una mercadería, paga una sola vez el arancel externo del MERCOSUR y no lo debe pagar nuevamente cuando se reexporte a otro país del MERCOSUR.
Bueno, esta en realidad fue una decisión que el canciller brasilero reconoció como producto de una exigencia de la Unión Europea ¡para seguir avanzando en el acuerdo Unión Europea – MERCOSUR !. Lógico, la UE necesita hacer acuerdos con alguien y que después las mercaderías circulen libremente.
Esta es la verdadera política que nuestros dirigentes le imprimen al MERCOSUR y de allí son los resultados obtenidos. Si revisamos la marcha del MERCOSUR o de la Comunidad Andina de Naciones nos encontramos que a pesar de los discursos la integración sudamericana es hasta ahora en realidad es un cuento. Solo el 20 % del comercio exterior es con países intrarregionales. El grueso del comercio exterior se realiza con los EEUU, Europa y ahora China, que ha pasado a los primeros lugares. El MERCOSUR no ha sido exitoso ni en plano comercial. Ni hablemos de los inconclusos proyectos o anuncios como el inexistente Banco del Sur, de la moneda común o de hacer funcionar instituciones políticas comunes como el Parlamento del Mercosur.
Se discuten “esquemas de integración” pero mientras la realidad discurre por otro lado y se verifican “procesos de integración” en la economía real. Procesos de integración que en definitiva son negocios al servicio de las transnacionales, únicas que tiene la escala para realizarlos. No es extraño entonces el espaldarazo del MERCOSUR al Sr Gioja y su controvertido proyecto de megaminería al servicio de la Barrick Gold.
América Latina no ha cambiado el modelo extractivista, depredador y reproductor de desigualdades sociales. Es el modelo de desarrollo “desde afuera”, basado en exportaciones primarias e inversiones extranjeras. De extracción y exportación de materias primas e importaciones de manufacturas y tecnología.
Tiene plena vigencia los planes de infraestructura diseñada para extraer y exportar recursos conocido como IIRSA , Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana, cuyo núcleo duro de obras están destinadas a la facilitación del comercio con Asia (China en especial).
NO revisamos ni reestructuramos los mecanismos de financiamiento y siguen intactas instituciones financieras como el BID, no tenemos política común en relación a los cambios urgentes y necesarios en materia de financiamiento externo como el Banco Mundial o FMI. Siguen vigentes los tramposos tratados bilaterales de protección de inversión (TPI), que solo protegen la inversión de las potencias centrales y el amenazante tribunal del CIADI.
No tenemos una política de defensa común, ni nuclear, ni geopolítica. El reciente caso de la propuesta de Brasil y Turquía en relación al plan nuclear iraní, desnudó diferencias abismales de criterio.
En este camino la UNASUR parece destinada a fusionar el MERCOSUR y el CAN (Comunidad Andina de Naciones) en una nueva pantalla del “regionalismo abierto”.
La crisis internacional y el error estratégico de reengancharse con el enemigo:
Mientras tanto el mundo vive una crisis de un alcance insondable, vemos que tiemblan las estructuras que dieron origen al mundo tal como lo conocemos, que hay una crisis de las instituciones políticas multilaterales, del sistema financiero y monetario, de los patrones con las que se construyó esta nueva fase del colonialismo llamada la “globalización”. La Argentina y América Latina tienen una nueva oportunidad histórica, pero ante esta circunstancia en vez de apostar a un cambio profundo, el grueso de la dirigencia solo se propone jugar a ver como seguimos enganchados en ese poder que se derrumba.
En nuestro país estamos en pleno proceso de enganche, que es trifásico: geopolítico, financiero y productivo. En lo geopolítico, enganchados hasta el tuétano con los intereses de las potencias centrales en su criminal política de dominación militar en el convulsionado Medio Oriente, prueba de ello es que hemos alzado -irresponsablemente y sin pruebas- el dedo acusador contra Irán por terrorismo y somos serviles en sus hipócritas planes de control nuclear. En lo financiero, re-enganchándonos con la deuda externa, con un regreso al endeudamiento con el exterior; y mientras tanto seguimos permitiendo alegremente que nuestros capitales se fuguen, realimentando a las mismas plazas financieras donde vamos a mendigar. En lo productivo profundizando el modelo sojero-minero exportador, cumpliendo nuestro rol de proveedor de materias primas no renovables o con serios daños al ecosistema.
Mientras los K y el bipartidismo nos quieren reenganchar, nosotros planteamos la emancipación, o sea la liberación de instrumentos concretos que generan este estado de dependencia. En el plano financiero liberarnos de la odiosa e ilegitima deuda externa que está asociada o ensamblada con el irracional mecanismo de fuga de capitales que son los instrumentos generadores de dependencia financiera. En el plano económico, de la extranjerización de nuestras empresas, de las tierras, de los servicios, los sectores productivos estratégicos y de los bienes naturales. En lo productivo: replanteo del modelo de primario-exportador y redefinir el proyecto de industrialista a la luz de los límites de una política ambientalista.

En el plano de la soberanía territorial: cambiar la política de cooperación por una política nacional y Sudamericana en relación a la disputa por la soberanía en Malvinas, Atlántico Sur y Antártida. Como este tema excede los tiempos de este panel solo les pido que lean el informe Lo que se viene en MALVINAS que elaboramos junto a Javier Llorens. Donde abordamos la entrega del petróleo que el gobierno se trae bajo el poncho. El intento de provincialización del conflicto de Malvinas y el peligrosísimo Fideicomiso Austral por el que se cedió el 50% de las regalías petroleras offshore a Tierra del Fuego. El informe está disponible en:
(http://www.mariocafiero.com.ar/Malvinas/Lo_que_se_viene_en_MALVINAS.pdf).
También pueden leer los informes ULISES: Ulises VII (octubre 2008) , Ulises XIII (noviembre 2009) y en “Malvinas - Otra estrategia es posible” (Marzo 2010) donde alertábamos sobre estos peligros y manifestábamos nuestras prevenciones, que lamentablemente ahora se están cumpliendo con creces.
Hace tiempo que ha desaparecido del lenguaje político la palabra enemigo. Calificamos como enemigos a aquellas potencias que disputan nuestro territorio y recursos. La Argentina tiene enemigos que trabajaron, trabajan y trabajarán para que no nos reencontremos con nuestro histórico proyecto de construir una Nación soberana, porque son ellos los que quieren seguir usufructuando nuestras enormes riquezas y que Argentina se alinee a sus intereses en el tablero mundial, quieren que nunca más nuestro país sea un país NO-alineado a ellos.
Nosotros tenemos que alinearnos con las potencias y países amigos. Que no son los compinches políticos, sino aquellos con los que podemos articular los mismos intereses y un mismo proyecto. Me parece correcto los avances en materia del compromiso asumido por los países amigos del MERCOSUR de no prestar asistencia a la explotación del petróleo en la plataforma Malvinas, acordados en la última reunión del MERCOSUR. Pero es un avance a todas luces insuficiente frente a la magnitud del despliegue inglés. Tenemos que avanzar en ideas innovadoras y profundas. En ese sentido rescato la idea del Gral.(RE) Jorge Leal quién ha lanzado la desafiante propuesta de una Antártida Sudamericana.
La estrategia nacional y liberadora pasa por articular con nuestros amigos y aliados políticas comunes, intereses y proyectos comunes. De lo contrario la discusión será a que locomotora enganchamos el carro: ¿EEUU?, ¿Europa? o ¿China?. Por ese camino la respuesta al interrogante que formulara Juan Domingo Perón de Latinoamérica ¿Ahora o Nunca?, será claramente que: Así, nunca.
Los cambios que proponemos en política exterior, empiezan por la política interior:
Nuestro principal problema político, no son los de afuera, sino los de adentro. Ya que vemos a la mayor parte de la dirigencia local –en todos los niveles- abstraerse de esta discusión central. Su mente y acción están enfrascadas en una interminable lucha intestina. Inconducente para los intereses nacionales y populares, pero absolutamente funcional a sus deseos de llegar al “poder formal”. Llegar de cualquier manera y con cualquier alianza con los “poderes reales”. Al ocasional rival interno se lo convierte en el “enemigo”. Y para derrotarlo se busca un pacto con el verdadero enemigo, que se frota las manos ante tanta energía desperdiciada. Desde que los denunció el Martin Fierro hasta hoy, esta es la principal corrupción de la política argentina, que nos ha llevado a permanentes disensos internos. Este es el principal cambio político-cultural: los hermanos sean unidos porque si no se los devoran los de afuera. Llámese esta política de Unidad Nacional o frente antiimperialista.
Estos son algunas de los ejes de discusión por donde entendemos debe pasar nuestra propuesta.
Para nosotros está claro que la dirigencia bipartidista jamás romperá ni desligará a la Argentina de este sistema de dominación, que a veces se expresa de manera brutal o veces adopta formas sutiles, pero donde siempre las grandes políticas son serviles a intereses externos, tanto intereses geopolíticos como económicos y productivos transnacionales.
Nosotros creemos que esto puede y debe cambiar. Que tenemos que reconstruir el poder popular, que hoy se encuentra fragmentado e impotente; y por lo tanto ausente a la hora de las decisiones. Que para reedificar una democracia nueva, ésta necesariamente tiene que ser participativa. Que se deben reconstruir liderazgos que sepan escuchar y que sean solidarios. Que el que quiera ser autoridad tiene que “hacerse el más encumbrado servidor”. Que no nos conducirán a nada los excesos de dogmatismos, ni los excesos de personalismos. Que la organización política que se construya debe hacerse dando cabida a la diversidad de expresiones del campo popular y conjugando democráticamente los consensos.
Desde nuestros orígenes en este continente lleno de todos los recursos necesarios para el vivir bien, hemos descendido lentamente por la pendiente del empobrecimiento, la miseria y el sufrimiento para muchos, mientras que unos pocos se van quedando con lo que es de todos. Creemos que ha llegado la hora de dar vuelta definitivamente esta triste y desgracia página de nuestra historia, para construir un proyecto nacional el marco de un proyecto latinoamericano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colapso de la red vial: Rutas argentinas

Arturo M. Lozza (ACTA)

La ofensiva privatista del menemismo comenzó por concesionar rutas. Hoy la red vial ha crecido en una magnitud que no se veía desde hace 70 años, pero aquella matriz que benefició a la “patria contratista” no se ha desarticulado aún. Hace unos cuarenta años Almendra hacía conocer “Rutas argentinas”. El “Flaco” Spinetta, entre muchedumbres fans, cantaba acerca de “los dedos superateridos” de tanto tratar de que lo llevaran por los caminos al encuentro de “chicas y muchachos” que lo estaban esperando. Sin embargo, se lamentaba, “nadie nos quiere llevar”.

Haciendo un racconto, desde aquellos tiempos, inicios de los 70 hasta hoy, ocurrieron muchas cosas: Almendra quedó en la gloriosa historia del rock nacional, las juveniles aventuras matizadas de ilusiones y esperanzas trocaron en persecuciones durante épocas de dictadura genocida, y el brigadier intendente Cacciatore borraba manzanas enteras de la ciudad para surcar a Buenos Aires con autopistas planificadas militarmente.

Eso sí, por suerte el “Flaco” le sigue dando a la viola y a la poesía. Pero ahora se ven a muy pocos jóvenes haciendo dedo, y aquellas rutas argentinas están interrumpidas, bloqueadas, no ya por piquetes, sino por las barreras del peaje. O se paga, o no se transita, por más que la Constitución hable de la libertad de circular.

Si el peaje en ciertas calles de la pobreza lo pretenden cobrar jóvenes marginados, hay entonces para ellos cárcel y “gatillo fácil”. Si te lo cobran poderosas empresas concesionarias, hoy virtuales dueñas de las principales rutas, el que va preso sos vos si te negás a pagar. Y de nada valdrá que apeles a la Carta Magna.

Tras la dictadura, y con el broche final del menemismo, todo ciudadano viajero pasará a depender de concesionarios o de las privadas. Aerolíneas Argentinas ya ha sido recuperada, pero privatizado está el trasporte automotor, liquidada la Marina Mercante, concesionados siguen estando el ferrocarril, los muelles, también los principales aeropuertos, y en la arremetida, por supuesto, no se salvaron las rutas argentinas fundamentales.

En algunos casos, los dueños de una concesión fueron y son también accionistas de otra. Varias veces asoman en la lista de beneficiados grupos poderosos, como Eurnekián o Roggio, como Metrovías, Aceitera General Deheza o Electroingeniería. Y las ganancias que logran, como veremos más adelante, son de las más suculentas.

Digamos que todo empezó mucho antes de que Almendra hiciera conocer “Rutas argentinas”. El primer puntapié lo dio el gobierno de Arturo Frondizi quien empezó a aplicar el Plan Larkin del Banco Mundial con el levantamiento de miles de kilómetros de vías férreas. Había que privilegiar a los monopolios del automotor, desarticular y arrasar con los ferrocarriles y poner el acento en las rutas. El cambio tuvo que ver con el “mercado” y la ganancia, no con las necesidades humanas. Por eso, años después, no sólo Ferrocarriles Argentinos fue desmembrado, sino que también fue relativizada Vialidad Nacional, miles de sus trabajadores fueron cesanteados y las rutas por donde transitaba la mayor cantidad de vehículos fueron entregadas en concesión. Esas concesionarias deberían encargarse del mantenimiento y mejoramiento de esas vías, pero la mayoría incumplió con las obligaciones.

Mientras tanto, en rechazo a la política de concesiones, los trabajadores de la Dirección Nacional de Vialidad –encargada hasta ese momento de las tareas de mantenimiento-, muchos de ellos con el despido a cuestas, se lanzaron con sus máquinas por las rutas. Reeditaban así aquella histórica lucha de los ferroviarios contra el plan del Banco Mundial.

Las concesiones

La cuestión es que la concesión bajo el sistema de peajes abarcó durante el menemismo a casi 10.000 kilómetros de rutas nacionales (el 32% de la red nacional pavimentada) donde se concentra más de las dos terceras partes del tránsito vehicular.

Las rutas más transitadas se subdividieron en tres grupos: Corredores Viales cuya longitud es de 8.877 kilómetros, la Red de Acceso a Buenos Aires con una longitud de 236 km y la Red de Acceso a Córdoba cuya longitud es de 270 km, totalizando 9.383 km, que pasaron al régimen de concesión. Los primeros concesionados –en 1990- fueron 18 corredores viales, adjudicados a 13 consorcios, en los que se integraron los principales oligopolios de la construcción que, producto de su larga experiencia como contratistas del Estado, hicieron uso de su capacidad de lobby. Asomaron cobrando peajes grupos empresarios nacionales y extranjeros, integrantes de la “patria contratista”, como Aragón, Benito Roggio e Hijos, Conevial, Chacofi, Chediack, Decavial, Dycasa, Necon, Perales Aguiar, Sade, Sideco, Supercemento y Techint.

Cabe destacar que no sólo cobraban peaje sino que, además, recibían un subsidio del Estado como compensación por determinadas inversiones (unos 60 millones de pesos anuales). Paralelamente, las concesionarias debían abonar un canon al Estado.

Las concesiones se dieron en principio por doce años a partir del 1º de noviembre de 1990, con tarifas de peaje ajustables periódicamente, y en ese lapso las empresas, según cláusulas contractuales, debían cumplir un cronograma de inversiones, de obras, y asegurar determinados niveles de calidad del servicio a los usuarios. Años después, cuando asumió el gobierno de Néstor Kirchner, se supo, por información oficial, que los concesionarios no habían cumplido con aproximadamente el 65% de los compromisos.

El argumento para cobrar peaje por la utilización de las rutas se derivaba –y aún sigue siendo así- de una lógica perversa según la cual “paga el que la usa”. Lo cierto, sin embargo, es que el que paga siempre y en última instancia es el pueblo, ya sea a través de los subsidios, cuando los hubo, o por el aumento de los precios de los productos sujetos al pago de peajes en camino hacia los centros de consumo.

Después de cumplidos los seis primeros meses de las concesiones, comenzó una interminable sucesión de negociaciones y modificaciones contractuales. Fueron marchas y contramarchas sujetas a presiones del lobby y, según muchísimas denuncias, arreciaron coimas y sucios negocios.

Cuando llegó la Convertibilidad de Cavallo, hubieron más transas, se acordó una supuesta reducción tarifaria –adaptadas al dólar- pero a cambio el Estado aceptaba una drástica reducción del canon lo que significó un ingreso menos al fisco de 900 millones de dólares anuales; además, se elevaron las denominadas “compensaciones indemnizatorias” a cargo del Estado (originalmente fijadas, como se dijo, en alrededor de 60 millones de pesos anuales, a partir de ese momento con valor dólar), se prorrogaron las concesiones y las obligaciones de inversión hasta fines de octubre de 2003, también se fijaron tres aumentos de tarifas escalonados anuales, etc. Después se sucedieron nuevas negociaciones, pero antes de que Menem abandonara el poder, se registraron dos hechos de significación: un intento de renegociación integral de los contratos (nuevamente fallido), y la implementación de subsidios a los peajes correspondientes al transporte de carga y de pasajeros a cambio de nuevas indemnizaciones compensatorias por parte del Estado.

Así las cosas, en el 2001, cuando todo el manejo desestatizador y neoliberal, de liquidación del patrimonio de la Nación, estalló por los aires, los ingresos totales de los concesionarios se componían de la siguiente manera, según la información oficial: aproximadamente 500 millones de pesos/dólares por subsidios y compensaciones indemnizatorias, y alrededor de 250 millones por recaudación tarifaria.

Costo social

La información señala que desde que las rutas fueron concesionadas, el sector público -es decir, el bolsillo del pueblo- había trasferido a las empresas, entre noviembre de 1990 y fines de 2001, una suma prácticamente equivalente a la tercera parte de sus ingresos totales que fueron de 3.645 millones de pesos/dólares: los ingresos por subsidios fueron de 1.072 millones, y los ingresos por peajes 2.573 millones.

En resumidas cuentas, el costo social derivado de la concesión por peaje de las rutas argentinas fue inmenso. No sólo fue así por los cánones empresarios no pagados, por los subsidios estatales, por los despidos de trabajadores, por haberse mediatizado el papel del Estado en establecer el rol estratégico e integrador de las rutas, sino además por la relación de las tarifas del peaje con el costo de vida. Porque en aquel período inicial de las concesiones, mientras los precios minoristas crecieron el 54,5% (abril 1991 a diciembre 1998), y los mayoristas el 12,6%, las tarifas de peaje lo hicieron, en promedio, el 69,3 %. Esta evolución de las tarifas de los peajes ha jugado un papel determinante en los costos agropecuarios y en los precios de los alimentos.

Los concesionarios tienen un casi nulo riesgo empresario, sin embargo sus porcentajes gananciales se ubican entre los más altos: su rentabilidad sobre patrimonio neto está calculado, en promedio, en el 26%. A los efectos de captar más acabadamente la magnitud de los valores mencionados, cabe destacar que la rentabilidad media sobre patrimonio neto de las cien empresas más grandes del país (excluidas las privatizadas) fue, en 1999, de “apenas” el 3,4%.

La matriz de la concesión por peaje continúa aplicándose hoy, pero –según sostiene Julio Aralde, secretario general del Sindicato del Personal de Vialidad Nacional, 3º Distrito, Tucumán, miembro de la Mesa Ejecutiva de la CTA tucumana, “en la Argentina se están dando hechos extraordinarios dentro de la actividad, como el reposicionamiento de la Dirección Nacional de Vialidad como ente rector de la política vial de la República y de la puesta en marcha de un plan de obras públicas para el sector, de tal magnitud y continuidad que hay que remontarse a 70 años en la historia para tener un parámetro de comparación”.

En los últimos seis años la red vial nacional fue incrementada en 3.500 kilómetros. Hay mil kilómetros más de autopistas y otros mil están en construcción. La inversión estatal en rutas ha sido uno de los recursos utilizados para enfrentar los efectos de la crisis capitalista mundial y evitar que la desocupación asuma nuevos niveles. Este desarrollo cabalga, sin embargo, sobre las bases de la injusticia distributiva que impuso en su momento el neoliberalismo. Habrá, por lo tanto, que impulsar con vastedad la construcción de nuevas rutas y el mantenimiento o mejoramiento de las existentes, pero sobre bases diferentes, entre ellas, el fomento de cooperativas de trabajadores constructores y, sobre todo, terminar con esa “patria contratista” que acumula gigantescas rentabilidades por peaje, y por ser a la vez empresas monopólicas de la construcción que han firmado contratos con el Estado para la realización de las nuevas redes.

En esta dirección, a los trabajadores viales les cabe con su participación un rol fundamental. Como se señaló en las Jornadas de Integración Vial que se desarrollaron este julio en Tucumán, auspiciado por la CTA local, les corresponde a los compañeros de Vialidad ser no sólo brazo ejecutor sino también cabeza pensante para impulsar una política rutera con sentido nacional, emancipatorio, alejado de los intereses de las trasnacionales del automotor pero cercano y consustanciado con todos aquellos que bregamos por caminos de integración entre los pueblos de la región.

Caminos sin alternativas

Para la CTA ha llegado la hora de poner fin a estos peajes sin sentido, que no ha generado mejoras y han servido para perjudicar los interese económicos de los usuarios y del pueblo en general, la mayoría de las veces cautivos, habida cuenta que carecen de opciones para transitar por rutas sin esta verdadera gabela. En efecto, para garantizar la libertad de transito, derecho constitucional emanado del artículo 14 de la Constitución Nacional, el requisito fundamental que debe cumplir cualquier reglamentación en materia de peaje, a efectos de salvar su constitucionalidad, es la existencia de caminos o vías alternativas. Es decir que el peaje sólo sería procedente cuando existiendo otro camino -un camino paralelo- entre los mismos puntos del territorio, el particular prefiera trasladarse o, en su caso, transportar su mercadería por una vía sujeta a peaje, que en principio supone caminos de mejor calidad y mayor rapidez y seguridad de traslado. Sin embargo, rutas alternativas transitables prácticamente no existen. Sí o sí hay que caer en el peaje. Y día a día la rentabilidad por gabelas de tránsito crecen ya que se van sumando a las rutas nuevas unidades vehiculares.

Como hay políticas para fomentar la producción y comercialización del automóvil personal o familiar y no el transporte colectivo, la contaminación ambiental crece y el tránsito es cada vez más caótico. Este año la producción de automóviles está previsto que llegue a las 750.000 unidades, y gran parte de ellas, las que no van a la exportación, abarrotarán aun más el caótico tránsito en días y horas pico. En consecuencia, las cuotas de monóxido de carbono que entrarán por nuestras vías respiratorias elevarán su daño.

Para tener una dimensión de este problema, señalemos que los perjuicios por contaminación son mayores que los producidos por los accidentes de tránsito. Y eso que Argentina tiene uno de los mayores índices de muertes en las rutas -22 por día, de promedio-, pero según la Organización Mundial de la Salud, la contaminación de los coches causa cinco veces más muertes que los accidentes.

Un informe del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) demuestra que el 10% de los accidentes es consecuencia del mal estado de rutas y caminos (falta de señalización, calzada deteriorada, entre otras falencias), con lo cual aquello que se llama “accidente” dista de serlo para convertirse en negligencia de aquellos concesionarios que, en lugar de colocar como prioritaria la seguridad vial y el derecho del usuario a un servicio digno, privilegian el lucro y la ganancia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...