jueves, 26 de agosto de 2010

Centralidad del trabajo: Hacia una nueva economía política

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Los 33 mineros atrapados en una mina en Chile no se imaginan quizás que su tragedia reimpulsa el debate de la transformación esencial.

Lo de esencial es el generar una nueva cultura laboral que apunte hacia la formación de una nueva interpretación de la economía política que se conoce hasta el momento con la implantación del ajuste a las economías en la década de los años 80, que deriva en la contracción del enfoque social y humano del crecimiento económico.

En América Latina se insiste repetidamente en diferentes círculos en el plan de la innovación y la reforma del Estado. Se debería comenzar por reconceptualizar la función trabajo, en una nueva dimensión de la economía política. Aunque hoy huela a marxismo y duela, Keynes cambió la faz de la economía política colocando en su centro al empleo en la crisis del 29.

No existe razón objetiva de peso que impida superar la sectorialidad con que se abordó el tema trabajo (o empleo), desde la reorganización institucional adoptada por los países a partir de la desestabilización producida por la Segunda Guerra Mundial.

Es cuando las burocracias se restablecen privilegiando la especificidad de intereses y de la naturaleza y formas de la producción. Como que la organicidad de la naturaleza propiamente tal, viéndola a través de la crudeza de la guerra, se haya desplazado al campo de la administración pública como la alternativa más obvia de organizar un estado maltratado por cuantiosas pérdidas.

De allí que las carteras de la administración, en una mayoría de países en vías de desarrollo acoplados a los diseños de administración europeos o norteamericanos, comenzaron a ser modeladas con una fuerte impronta sectorial. Los países que se descolonizaron en los años 50, 60 y 70, mantuvieron en general el sistema de administración colonial.

Hay sectorialidades que son obvias como es el caso de la agricultura, la pesca y lo forestal, o la misma minería, que hoy pareciera ser el sostén de la identidad nacional con la inyección emocional que produce la tragedia de los 33 mineros.

Educación y Salud en la apariencia son dos divisiones obvias porque la esencia y el volumen de los quehaceres los hace funcionar en forma separada, en una visión acostumbrada a la taxonomía funcional.

Sin embargo, Educación y Salud deberían ser dos reparticiones técnicas integradas en una gran unidad administrativa y conceptual. Si hay dos funciones de la administración pública que deben marchar imbricadas y con programas conjuntos, sobretodo en la parte de la prevención y la promoción, esas deberían ser salud y educación. Pero no es así y tal vez nunca estén integradas, por la inercia de conceptos establecidos y el escaso atrevimiento.

La sectorialidad de Trabajo es otra materia. Si el componente Trabajo es en toda su magnitud la base fundamental del producto de una nación, no debería porqué asignársele un tratamiento sectorial como si fuera un sector más de la administración. Este tema ha estado en tabla en más de algún foro internacional de agencias, con todo, es tan poderosa la influencia de la economía política enfocada en el libre mercado como eje del funcionamiento, que a pesar de las crisis cíclicas continúa a pie firme, porque en fondo no hay una fuerte demanda por un cambio sistémico.

Reposicionar trabajo en un lugar central en el manejo de la economía, sería una aproximación a ese cambio. Trabajo debería ser una repartición pública de igual importancia y porqué no mayor a la de la Hacienda Pública. Podría constituir una repartición con atribuciones políticas vinculadas estrechamente a la gestión presidencial.

Después de más de medio siglo de posicionar la cartera del trabajo -en una mayoría de países con sistemas republicanos similares en el mundo-, en un nivel de reducción sectorial técnica confinada a temas de demandas laborales y de seguridad, proponer su redimensionamiento a un nivel político similar al de la hacienda pública, puede sonar irrisorio y hasta banal.

Sin embargo, si las tasas del empleo son tan dependientes del manejo de la hacienda pública, y el empleo, al final de cuentas, es un factor primordial en los vaivenes políticos de los países, no existe razón alguna para que la cartera del trabajo esté confinada a un espacio sectorial, por debajo de las políticas de la hacienda pública. Conceptualmente tampoco tiene sentido, y cuando el tema se ha levantado en los foros internacionales se privilegia el status quo.

Trabajo, o empleo, para usar un término más acotado, es la ontología del ser. Desde Keynes hacia delante se comenzó a saber que una nación en la senda del progreso es aquélla que genera empleo bien remunerado y a raudales. Está el tema tan keynesiano de la identidad y la protección nacional a partir de una masa laboral satisfecha viendo un horizonte con menos imprevistos.

La cartera de la hacienda pública, que administra y propulsa la riqueza de un país, debería funcionar como en un mecanismo de dos pinzas en consonancia con la cartera del trabajo.

Esto significa revisar de raíz los actuales principios de la economía política que se ha visto avasallada por el peso ultra gravitante del sector especulativo de la economía.

Como el empleo productivo, en el sentido del circuito manufacturero, se desplazó hacia el Asia, y países con un costo inferior de mano de obra respecto a los países más desarrollados, trabajo como una categoría esencial de la economía política, perdió su centralidad, desplazándose a un rol de variable dependiente, o a un sector de la administración del estado que funciona como un efecto de variables más determinantes.

Es una paradoja. El sistema capitalista depende en un 100% de la variable laboral, o sea TRABAJO. Aún así, la relega a un rol secundario a la hora de configurar la economía política.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: País emblemático

Alberto Pinzón Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

Era impensable que un experimento geo-estratégico tan doloroso, catastrófico y trasformador, como el adelantado en la sociedad colombiana principalmente durante la última década por la economía política del Imperialismo; no hubiese tenido una teorización o conceptualización efectiva a partir del Marxismo. Desesperadamente los intelectuales orgánicos trabajadores, enfrentaron la descomunal ofensiva imperial con algunas herramientas de que disponían, más que todo políticas y hasta ideológicas, pero insuficientes para desentrañar en breves columnas de opinión la enorme intoxicación con todo tipo de teorías, inducidas por el aparato de propaganda del régimen puesto a este servicio.

Se percibían los efectos desastrosos en la vida material y espiritual del Pueblo Trabajador colombiano en especial durante la última década, y se denunciaban punto a punto las atrocidades que el avance territorial de la economía política trasnacional imponía a sangre y fuego en su “acumulación permanente de capital” mediante el Estado (policíaco) de Opinión de Uribe Vélez. Se seguía el rastro de sangre y dolor por la nueva geografía colombiana del sufrimiento, la desolación del despojo y los desplazamientos, pero no se avanzaba lo suficiente en desmenuzar conceptualmente, en abstraer, la entraña contradictoria (interna y externa unidas) de aquella Totalidad. En una palabra, en hacer un análisis concluyente y en movimiento de la economía política del actual Imperialismo en Colombia.

Se intuía y así se denunciaba; la conformación de un nuevo bloque de clases dominante con el ingreso mediante bombazos e intimidación, de una poderosa burguesía lumpen surgida de los multimillonarios negocios del narcotráfico, los químicos y las armas, dispuesta a todo para alcanzar el Poder que le correspondía en la economía real de Colombia. Se percibían sus relaciones contradictorias (por la posesión de la tierra y los megaproyectos) con el latifundismo tradicional, y las camorras (ejemplo Davis Murcia) por el blanqueo de dinero con la burguesía financiera ligada al capital Trasnacional. Tampoco era difícil notar el declive de la fracción industrial por la desindustrialización impuesta; pero no se sabía y no teníamos porqué saber los detalles de todo este complejo proceso geo-estratégico, de fusión económica y pegamiento político e ideológico (dentro del Estado, del para-Estado y el tutelaje del Plan Imperial) que se estaba dando, porque algunas minucias apenas hoy la luz pública las está alumbrando. Por ejemplo el tratado de ocupación de las 7 bases militares norteamericanas, recientemente declarado contra la Constitución colombiana.

Toda esta complejidad que explica el porvenir cierto de Colombia, o mejor el triste y realista futuro que actualmente nos llega disfrazado de “Unidad Nacional”; finalmente ha sido escrita y racionalizada gracias a la paciente tarea intelectual del economista y profesor de la Universidad Nacional Jairo Estrada Álvarez, en un ensayo de economía política titulado Derechos del capital. Dispositivos de protección y estímulos a la acumulación en Colombia, Instituto Unijus, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 2010. En especial en el capitulo sobre las “trasformaciones del capitalismo en Colombia”, cuya lectura minuciosa no dudo en recomendar, y que concluye con estos contundentes párrafos:

... “Finalmente, debe afirmarse que las dinámicas aquí expuestas me llevan a aseverar que resulta insuficiente la caracterización de la tendencia de la acumulación capitalista en términos de un proceso de reprimarización de la economía Aunque a primera vista pareciera ser así, dado precisamente al carácter histórico de la acumulación, no hay retorno a formas de la organización capitalista de la producción y del trabajo existentes en otra época. A lo que hoy se asiste es al surgimiento y consolidación de una nueva división capitalista del trabajo, basada en una también nueva organización trasnacional del proceso capitalista de producción-reproducción. Tal organización le imprime su propia especificidad a la dinámica de la acumulación de capital

... Pese a que es incontrovertible el hecho que la tendencia de la acumulación capitalista se ha acompañado del surgimiento, como ya se dijo, de un orden de los derechos de capital, que ha favorecido sin duda a los inversionistas extranjeros, el hecho de una movilización del capital transnacional para consolidar la estrategia de la acumulación capitalista no puede pasar desapercibido. Lo que propongo en este sentido es una lectura política de los flujos de capital que han llegado al país durante las últimas décadas, pero particularmente durante el último decenio. Desde mi punto de vista, además de las razones de rentabilidad, debe considerarse el propósito político de producir un país emblemático, que se pueda mostrar y se convierta en referente a seguir en el contexto internacional.

... En desarrollo de ese propósito tres son los agentes externos que se han constituido en verdaderos pivotes del proyecto político económico del neoliberalismo en Colombia: a) los crecientes flujos de inversión extranjera y el apoyo irrestricto de las empresas transnacionales establecidas en el país; b) el acompañamiento político continuo de los organismos multilaterales (FMI, Banco Mundial, BID) y el abastecimiento permanente con recursos de crédito por parte de esos organismos; y c) la llamada ayuda militar estadounidense, a través de la cual no solo han fluido recursos importantes para el financiamiento de la guerra, sino que se ha codiseñado la estrategia de guerra y se le ha dado un espaldarazo a su ejecución.

... Las razones geopolíticas, económicas y militares son claras. El lugar de Colombia en la actual geografía del capital es estratégico. Por ello, es necesario producir un país estable, que demuestre la suficiente capacidad para regular sus conflictos y su macroeconomía y, sobre todo, que sirva de contención frente a los cambios en el balance político y de poder de la región. En suma, en el marco de una estrategia imperial, se trata de una reserva estratégica”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La música contemporánea: ¿Arte o negocio?

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

Una de las pocas cosas que se repite invariablemente en todas las culturas conocidas es la música. Seguramente porque, como pocas cosas, es bella.

Todo tipo de música es bella, bonita, agradable. ¿A quién no le gusta? ¿A quién no lo conmueve? Seguramente por la materia misma que maneja -el sonido-, es una expresión humana condenada a ser forzosamente atractiva. El sonido evoca y se liga siempre con la esfera afectiva; por tanto no corre el riesgo de equivocarse, de mentir, de ser intrascendente. Distinta a otras expresiones artísticas, o si queremos decirlo de otro modo: distinta a otras expresiones culturales en sentido amplio, la combinación de la materia sonora en cualquiera de sus casi infinitas formas, no deja nunca de emocionar a quien le llega. Para alegrarse, para divertirse, para acompañar momentos solemnes, para entretener la soledad o para fomentar el vuelo espiritual, siempre la manifestación musical hace parte de nuestras vidas.

En todo momento histórico podemos asistir a este fenómeno; la idea de la música como “arte” (actividad específica sin más función práctica que la búsqueda de la belleza por la belleza misma) es occidental, y muy reciente por cierto, del Renacimiento en adelante. Debió salir de la iglesia para pasar a lo que hoy podríamos decir “la sociedad civil”.

La música ha acompañado el curso de la historia humana desde tiempos inmemoriales, con diferentes cometidos: como parte de la adoración religiosa, de la guerra, de las distintas celebraciones, de los estados de ánimo colectivo, sean alegres o tristes, de la muerte. Sólo en la modernidad europea -al igual que las otras diversas expresiones artísticas- se vuelve “arte” en tanto arte puro, transformándose en actividad autónoma, con su espacio acotado (la cámara real o de los nobles primero -de ahí lo de “música de cámara”, el teatro luego), para masificarse posteriormente y llegar a los actuales medios de difusión. A partir de aquel momento, y siempre hablando de la producción musical europea, su historia se torna un ámbito y un código propios, donde su motor es la búsqueda de la belleza como fin en sí mismo, sin ningún otro compromiso ritual o ceremonial. Se compone música sólo para escucharla, ya no para acompañar alguna otra actividad, para la iglesia, para el conjuro, para acompañar rituales. Ahí podemos decir que la música es ya un arte autónomo.

Como expresión de la enorme variedad cultural que ha desarrollado la especie humana en su historia, igualmente enorme y variado es el abanico de posibilidades musicales que se ha creado. Si bien hay algunos patrones comunes en esa enorme producción más allá de los tiempos y las latitudes, la oferta existente es increíblemente amplia, y de ninguna manera se podría pensar en alguna forma más bella, más refinada o más profunda que otra.

Toda música, adecuada a su momento y a su contexto social, es bella. Puede haberla más elaborada. En eso, seguramente, el grado de desarrollo que logró la polifonía europea no tiene parangón; pero de ahí a ponerla como “el” modelo de perfección creativa no hace sino reafirmar la construcción eurocéntrica que sigue dominando. ¿Por qué la única obra musical considerada “patrimonio cultural de la Humanidad” por la UNESCO es, justamente, una composición de un alemán -el Himno a la Alegría, cuarto movimiento de la novena sinfonía de van Beethoven-, independientemente de su real trabajo de elaboración? ¿Por qué no pasa lo mismo con otras creaciones, con una ranchera mexicana por ejemplo, o una danza del África negra? La mayor elaboración en términos técnicos no habla forzosamente de su belleza. Y sabemos que la estética es siempre algo condicionado, puntual, construido históricamente.

El siglo XX ha acrecentado de una manera monumental procesos de cambio que se venían dando desde el XIX. En la lógica que el capitalismo inició, ninguna faceta de lo humano puede escapar a ese horizonte de producción mercantil: todo deviene bien de cambio, tiene un precio, está concebido en función de una estrategia comercial. La música, por cierto, no puede ser ajena a esta dinámica.

La pregunta que podemos abrir, sin embargo, cuestiona hasta qué punto la producción mercantil que vamos viendo acrecentarse día a día en el ámbito musical mantiene el espíritu de belleza que estaba en su base. ¿Se produce porque el autor tiene algo que decir, como desde hace un tiempo se viene entendiendo la creación artística, o simplemente se componen mercaderías para vender?

Está más que claro que los modelos de belleza son, dicho muy rápidamente, coyunturales. No hay una belleza universal a-histórica. De todos modos cabe reflexionar en torno a la producción musical que padecemos en la actualidad, donde se van universalizando gustos más allá de las diferencias culturales, y donde se busca como fin supremo la venta del producto terminado, independientemente de su calidad. Rápidamente queremos enfatizar que ninguna música es más “bonita” que otra; pero creo que pueden abrirse dudas genuinas en torno a esta globalización: ¿por qué la gran mayoría de jóvenes del mundo escucha rock, por ejemplo, o nadie deja de conocer a The Beatles, y no pasa lo mismo con una guaracha o algún grupo de joropo, por muy bueno que sea técnicamente?

Lo peligroso en este proceso en marcha es el lugar de mero consumidor pasivo en que vamos quedando las enormes mayorías, hoy día ya a escala global. Se universalizan gustos, se manipulan tendencias, se imponen consumos. Por supuesto que nadie está obligado a comprar el disco de moda que se publicita por los medios masivos, pero ¿quién y cómo puede sustraerse a esa fuerza?

La música pasó a ser, en muy buena medida, el “ruido” de fondo que estamos constreñidos a consumir, en cualquier parte del mundo, en tanto una mercadería más que hace parte de las “diversiones” que se imponen. De ahí que continuamente cambian los músicos, los productos de moda, las formas en que se presentan propuestas y mensajes -¿superficiales?- que, sin dudas al mes de producidos, son olvidados a la espera del nuevo hit.

La idea de arte musical eurocéntrica de algunos siglos atrás va quedando de lado, y la misma mercadería estandarizada surgida de lo que, quizá imprecisamente, se llama Occidente, ese producto que hace parte del llamado sin ningún pudor “industria del entretenimiento”, va tapando creaciones locales no occidentales, acorralando tradiciones a veces antiquísimas. Sin duda estas producciones, a veces con raíces milenarias, no han desaparecido (todavía al menos; quizá nunca suceda), pero la universalización de las usinas generadoras de modas (y de ganancias) las va rodeando.

La “mercadería musical” conspira contra la calidad. No queremos decir que el pop estadounidense o inglés sea más o menos bello que una raga hindú, un sheng-guan chino o una ópera italiana. Pero, como mínimo, queda la duda respecto a la profundidad creativa -por así decirlo- de estas creaciones a todas luces pasajeras, más pensadas en relación al hit parade que a su perdurabilidad como manifestación de lo espiritual.

“El mal gusto está de moda”, dijo mordaz un músico de gran calidad: el cubano Pablo Milanés. De ser cierto… ¿quién impone las modas?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Papel prensa: Los K denuncian y arrugan

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

El informe del gobierno sobre el “caso Papel Prensa” es parte de una crisis política de conjunto.

Lo ha puesto de manifiesto con mucha claridad el boicot relativamente amplio de las patronales al acto en la Rosada, pero por sobre todo la falta completa de horizonte político del discurso de CFK, muy detallista en lo que hace a la denuncia pero completamente mezquino a la hora de las conclusiones: la 'apropiación criminal' que la Presidenta imputó a los accionistas de Clarín, especialmente, y a La Nación, no fue más allá de la promesa de una denuncia judicial y de la regulación del precio del papel de diario. Como, de todos modos, esta acusación ya se encuentra prescripta y en algún caso rechazada por procesos ya finiquitados, al gobierno solamente le quedaría el recurso de meter la imputación en una causa de desapariciones y torturas vinculada con el torturador, ya fallecido, Ramón Camps. De otro lado, la regulación de precios sería, según analistas, un asunto que ha perdido vigencia. Se desprende de aquí que la escenificación dramática que se dio a la ceremonia del martes, transmitida por cadena nacional, concluyó en un aborto. La Presidenta no se atrevió a mencionar la posibilidad de declarar a la empresa de 'utilidad pública', lo que hubiera insinuado una tentativa de expropiación. Por el contrario, al terminar el acto, la claque de los K recibió la orden de desmentir cualquier intención oficial en esa dirección.

Las conclusiones del discurso presidencial devaluaron enseguida su contenido. Los K creen que están librando una ofensiva contra lo que llaman el 'monopolio', como si sus amigos de las telefónicas, mineras y petroleras fueran pymes, pero no van, en realidad, más allá de las provocaciones. Mientras que Perón hubiera respaldado una ofensiva similar llamando a la Plaza de Mayo, al oficialismo de las mil caras de hoy (pejotista, concertacionista, victorista, etc.) solo se le ocurrió darle forma de acto a la asunción de Moyano a la presidencia del PJ bonaerense –donde para mayor escarnio se reivindicaba a la Juventud Sindical Peronista, el brazo armado de la burocracia sindical de los 70 contra los activistas combativos y clasistas. Este contorno de aislamiento mide la distancia abismal entre la épica del 45 y esta farsa de 2010. Siempre hemos dicho que no consideramos más democrático al monopolio de la prensa por parte del estado capitalista, que a ese mismo monopolio entre un grupo reducido de competidores privados. Pero una expropiación del monopolio privado del papel de diario abre la alternativa de luchar por la gestión de la distribución de ese recurso por parte de representantes populares electos en forma proporcional, y por el control obrero de periodistas, gráficos y trabajadores de la educación y de la cultura.

Por encima de esto, sin embargo, lo que importa es la cuestión política: los K gargarearon mucho pero no concretaron nada. Al final se impone la impresión de que el discurso tremendista de CFK fue simplemente distraccionista, o sea, para sacar del centro de la escena el 82% móvil o la caducidad de las funciones delegadas, o las gestiones de Timerman para gatillar siete mil millones de dólares al Club de París. Este pago, qué ironía, sería una 'apropiación criminal' de los recursos del país de mucho mayor calado que la atribuida a Magnetto, porque se trata de pagar la deuda externa que estatizó la dictadura militar en beneficio de todos los grandes capitalistas de este país, incluidos especialmente de todos los que el martes sí estuvieron en la Rosada.

Opositores y oficialistas saben muy bien que en esta crisis no está en juego lo que ellos entienden por libertad de expresión; el Poder Judicial sigue jugando un rol creciente de arbitraje y en ambos polos en conflicto hay intereses capitalistas en acecho, como ocurre con el interés de las telefónicas por los medios. La crisis en que se han vuelto a meter los K es la consecuencia de su propia incapacidad e impotencia –sus mentados adversarios 'destituyentes' son una banda prediluviana en estado de dispersión. Al final, lo que terminó ocurriendo es que las patronales faltaron para que el gobierno mostrara sus cartas –y confirmaron la sospecha de que sólo está faroleando. Este es el núcleo de esta nueva crisis política.

Malversación

Con el progresismo y el 'anticapitalismo' de los nacionales y populares ocurre casi siempre lo mismo: sus gesticulaciones de supuesta bravura (la bravura se ejerce, nunca se ostenta) disimulan posiciones reaccionarias. Porque el martes, la Presidenta malversó la lucha por la condena de los torturadores, secuestradores y apropiadores de treinta mil luchadores, para dedicarle un espacio descomunal al ajuste de cuentas entre capitalistas que tuvo lugar bajo la dictadura militar. El caso del secuestro Graiver-Papaleo fue sólo uno (y no cabe duda que la apropiación de la papelera fue el resultado de una extorsión). Fueron secuestrados y en la mayoría de los casos asesinados, embajadores del régimen, agregados de embajadas, empresarios periodísticos y de otro orden – todos los cuales habían apoyado el golpe militar y ayudado a consolidar a la dictadura, en especial en el ámbito internacional. Pero el 'relato' verdadero de la dictadura es otro: la complicidad de toda la clase capitalista en el asesinato de treinta mil luchadores argentinos: el 24 de febrero de 1976, toda la burguesía, sin excepción, declaró un lock out patronal en protesta por la vacilación que se insinuaba en las fuerzas armadas para producir el golpe militar. Ahí estaba incluso el presidente de la Cámara de la Mediana Empresa (CAME), que el martes dio su respaldo en la Casa de Gobierno al acto oficial. (De la conspiración del 76 participó también la Federación Agraria). Toda la clase capitalista debe rendir cuentas, pero lo que ocurre es lo contrario: no solamente gobierna el país sino que los K llegaron a la presidencia para 'reconstruirla'-reconstruir a la burguesía nacional. La Presidenta cometió la torpeza de elogiar medidas supuestamente 'nacionales' de Onganía (será porque impulsó el Banade, que saqueó al estado para subsidiar a la burguesía nacional como los K hacen con el ANSeS) y de Lanusse (aunque aquí tuvo un lapsus de lengua y debió decir el general Levingston que antecedió a Lanusse, en donde el ministerio de Economía recayó en Aldo Ferrer, actual director del medio BAE. Es como si elogiáramos a Hitler porque ordenó construir “el automóvil del pueblo”, el Volkswagen, y una extensa red de autopistas. Aquí, en la Mercedes Benz, en la Ford, en Miluz, en la ex Acindar, se secuestraba y mataba a activistas. La existencia de víctimas capitalistas de la criminalidad de la dictadura suma al odio popular a la dictadura, pero sin olvidar nunca de denunciar la responsabilidad primaria y decisiva de toda la clase capitalista nacional e internacional en la entronización y consolidación de la dictadura militar.

Lamentablemente, el discurso de la Presidenta tampoco hubiera aprobado un examen de derecho. Denunció 'los pactos societarios' de Clarín y La Nación, como si la cartelización, los holdings, las integraciones horizontales y verticales no constituyeran la forma de organización del capitalismo que ella tiene el mandato de defender como jefa de un Estado burgués. En su discurso, Cristina enmarcó a la venta de Papel Prensa en el “clima opresivo” de la dictadura. Pero el mismo “clima” rigió para imponer las concesiones petroleras leoninas que enriquecieron a las empresas que han sido las joyas de los K: Bridas-Pan American o Pérez Companc; o los subsidios y contratos de obra pública que desarrollaron a Techint. Es lo que hace su socio Werthein y los socios de Werthein en Telecom. La ley reglamenta esos pactos societarios. CFK se enojó, en plena bancarrota mundial, cuando millones de personas son expropiadas de sus salarios, viviendas y otras propiedades por parte de los grandes capitales, de que esos medios no respetan los derechos de los accionistas minoritarios. Pero así es el capitalismo, un sistema de expropiaciones sucesivas. ¿Lo va a resolver por medio de regulaciones? Que ni lo sueñe. Por otro lado, los capitalistas minoritarios tienen sus propios apetitos de buitres. CFK y su marido saben todo esto de memoria –y saben aún mejor que si juraron por dios y por la patria, su obligación política y jurídica es la defensa del sistema de explotación capitalista. Un chico de Argentina Trabaja puede ganar un torneo de lanzamiento de jabalina (los grandes campeones mundiales de atletismo de Kenia vienen de medios sociales de miseria), pero el asunto es acabar con la miseria y ese sistema de punterismo y explotación que es Argentina Trabaja. Elogiar los méritos de ese chico y anunciar que vetará una ley de 82% de jubilación sobre el salario mínimo, no es sólo bipolaridad, es una defensa cínica de los intereses capitalistas.

Sillas vacías y adelantamiento electoral

El módico resultado de la escenificación oficial fue precedido, sin embargo, por el derrumbe de la Bolsa (más allá del derrumbe internacional) y del anuncio de la inasistencia de la UIA, la AEA, la Bolsa de Comercio (que tiene excelentes migas con los K, como lo prueba la multiplicación de ese fraude capitalista que son los Fideicomisos), e incluso de la Asociación de Bancos (los que más se enriquecieron con el canje de deuda y con el pago con reservas), la cual envió un representante pero escondió a su jefe máximo, Jorge Brito, del Macro. También pegaron el faltazo varios gobernadores (como el salteño Urtubey) y diputados “K”. Un editorialista de Clarín conjetura que “pudo existir en los Kirchner un giro de último momento cuando percibieron estas resistencias” (Clarín, 25/8) –o sea que el 'monopolio' admite que las conclusiones de CFK ni rozan sus intereses, y que son una concesión del gobierno al maltratado Magnetto, 'il capo dei capi' de Clarín, y a los capitalistas que comparten la mesa con él ¡El 'monopolio' se auto complace con el discurso! Lo cierto, sin embargo, es que la disputa se ha agravado, por la simple razón de que la inocuidad del planteo oficial deberá dar más bríos a sus adversarios en esta disputa. Esto se manifestó al día siguiente en la difusión de una solicitada y de una carta del hermano del fallecido Graiver, pero por sobre todo en la salida histérica de los opositores bajo la bandera de la libertad de prensa o expresión.

Superando a todas las mentiras del campo oficial, los que se arrogan la condición de demócratas desenfundaron la lengua para defender un “periodismo independiente” que no existe ni en su imaginación. Es la prensa 'independiente' que borra a la izquierda del escenario mediático y que descubre pasiones desconocidas por 'los usuarios' cuando se produce una huelga en el subte, o califica de 'interna gremial' a las agresiones de la patota de la burocracia de los sindicatos. Para ella las atrocidades de Bush son los 'daños colaterales' de la democracia. El pasado los condena -¡ellos lo saben!-, pero lo han declarado prescripto. Los envalentona la manifiesta evidencia de la incapacidad oficial y de la dependencia del oficialismo del imperialismo mundial. Es la 'prensa independiente' que se ensaña, en sus empresas, en la persecución sindical, la 'flexibilidad', y en la violación de la legislación laboral –a igual o mayor título que el periodismo oficialista.

Da la impresión que el 'faltazo' patronal quedó consumado a partir, no de Clarín, sino del bloqueo a las plantas de Techint. La patronal ha demostrado muchas veces que, en el marco del desequilibrio económico y social de Argentina y de la crisis mundial, necesita como el aire a los Moyano y a los gobiernos que cuentan en sus filas con los Moyano. Por eso los K han gozado de mayor confianza entre ellos que los llamados opositores. Pero este régimen de gobierno que se quiere bonapartista se va agotando. Los compromisos que los K arman con los Moyano, los Yasky o los punteros sociales se desvanecen una y otra vez, como lo han demostrado las huelgas de este año y el reclamo actual de reabrir las paritarias. La patronal argentina ha ensayado varios cambios de frente (del oficialismo a la oposición y viceversa), pero el impasse no se supera con maniobras. Los K aprietan porque quieren seguir después de 2011; no aceptan 'relevos' o 'alternancias'; sin embargo, la fantasía bonapartista se encuentra en crisis cada vez más. Los K podrían adelantar de nuevo las elecciones, y a eso respondería la tentativa de polarizar con toda suerte de ataques. Pero ya lo hicieron año y medio atrás con resultado desastroso, que ahora podría ser peor, porque incluso ellos están más divididos. La caída de las facultades delegadas, la modificación de las retenciones, la imposibilidad de de hacer pasar proyectos de leyes por el Congreso son factores que alcanzan para empujar a un anticipo electoral. También hay factores internacionales, como los resultados de las elecciones inminentes en Venezuela y en Brasil. En cualquier caso, o se continúa arrastrando la situación actual, de reiterados y crecientes choques políticos y la parálisis del Congreso, o los K deberán jugar la carta del adelantamiento para marzo o abril. La crisis política es la forma en que se procesa la transición de un régimen político a otro.

No son de palo

Los trabajadores y los sectores populares sienten que esta 'crisis' les es ajena. En realidad se trata de una tentativa de penetrar en ellos por medio de una polarización. Es lo que han hecho en el pasado, pero que exige cada vez más de medidas extraordinarias, mayor demagogia y mayor tensión política. En tanto no se produzca una intervención independiente de las masas, los partidos de la burguesía se siguen sintiendo en terreno seguro y con la confianza de poder ensayar maniobras nuevas y proyectos más provocadores. Por eso lo principal es esclarecer el carácter y los fines de los campos que aparecen en disputa; separar de ellos a la clase obrera en primer lugar, y disputar en forma abierta el poder político en el terreno de la propaganda, la agitación y la organización.

Foto: Argentina, Política - Los hermanos Lidia y Osvaldo Papaleo, saludan a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y al secretario general de Unasur, Néstor Kirchner, luego de la presentación del informe sobre Papel Prensa Sociedad Anónima. / Fuente: Presidencia de la Nación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Lozano reclamó al Ejecutivo que envíe al parlamento el informe “Papel Prensa: la verdad”

.
Lozano reclamó al Ejecutivo (vía proyecto de resolución) que envíe al parlamento el informe Papel Prensa: la verdad ratificó el compromiso con la verdad y la justicia de su partido, Buenos Aires para Todos, integrante de la Alianza Movimiento Proyecto Sur y sostuvo que no es necesario demostrar que la empresa fue adquirida en el marco de crímenes de lesa humanidad para declarar de interés público la producción de papel. De igual modo, no es necesario demostrar los compromisos con la dictadura de las empresas petroleras, mineras o de comunicación, para declarar servicio público la garrafa de gas o el acceso a Internet.

En el marco de su conflicto particular con el Grupo Clarín, trifulca que lo lleva a veces a promover acciones positivas (Nueva Ley de Medios Audiovisuales), o desacertadas (caducidad de la licencia de Fibertel), el Gobierno Nacional ha puesto en cuestión el modo en que el citado grupo empresario accediera (junto a La Nación), al control de Papel Prensa, al tiempo que y ha tomado la decisión de enviar al Congreso Nacional un proyecto que pretende regular la producción, la distribución y comercialización de papel.

Frente a lo planteado, Buenos Aires para Todos en Proyecto Sur ratifica su compromiso de profundizar los caminos de la verdad y la justicia en todo lo relativo a lo acontecido durante la dictadura militar. En este sentido, esclarecer respecto al modo en que los actuales propietarios adquirieron la empresa cuando regía en nuestro país el Terrorismo de Estado, nos parece absolutamente imprescindible. Más allá del poco cuidado que ha demostrado el Gobierno al poner un tema de tanta densidad bajo la conducción de alguien que carece de toda credibilidad frente a la sociedad (Guillermo Moreno), estamos presentando en este mismo momento un proyecto de resolución que le solicita al Poder Ejecutivo la inmediata remisión al Congreso Nacional de la investigación ayer presentada. Por lo demás, queremos dejar en claro que más allá de la veracidad o no respecto a la historia de la adquisición de la empresa, es indispensable avanzar en términos de regulación pública sobre la oferta de un insumo estratégico para los medios gráficos y que por definición, no puede ser administrado por el (los) principal medio gráfico del país. Dicho de otro modo, sostenemos que no es necesario demostrar que la empresa fue adquirida en el marco de crímenes de lessa humanidad para declarar de interés público la producción de papel. De igual modo, no es necesario demostrar los compromisos con la dictadura de las empresas petroleras, mineras o de comunicación, para declarar servicio público la garrafa de gas o el acceso a Internet.

Lamentamos que las necesarias estrategias de intervención del estado tanto en este mercado estratégico como en tantos otros no sean el resultado de la afirmación explícita de un nuevo modelo de país. Lamentamos más aún que definiciones de tanta importancia queden enlodadas en el marco de conflictos particulares de la actual gestión gubernamental, conducidas por personajes sin legitimidad alguna y que plantean un debate falso entre monopolio privado y monopolio gubernamental. La construcción del interés público es el valor que este gobierno no solo elude, sino que destruye al asociar sistemáticamente la intervención estatal con fenómenos de corrupción que hacen a su interés particular.

Buenos Aires para Todos en Proyecto Sur se compromete a garantizar el interés público como prioridad fundamental y por lo tanto, discutiremos en profundidad el proyecto que el gobierno envíe a efectos de lograr que la regulación que se establezca en la oferta de papel refleje el interés del conjunto y no el de una administración gubernamental con vocación de control sobre los medios de comunicación.

En el marco de su conflicto particular con el Grupo Clarín, trifulca que lo lleva a veces a promover acciones positivas (Nueva Ley de Medios Audiovisuales), o desacertadas (caducidad de la licencia de Fibertel), el Gobierno Nacional ha puesto en cuestión el modo en que el citado grupo empresario accediera (junto a La Nación), al control de Papel Prensa, al tiempo que y ha tomado la decisión de enviar al Congreso Nacional un proyecto que pretende regular la producción, la distribución y comercialización de papel.

Frente a lo planteado, Buenos Aires para Todos en Proyecto Sur ratifica su compromiso de profundizar los caminos de la verdad y la justicia en todo lo relativo a lo acontecido durante la dictadura militar. En este sentido, esclarecer respecto al modo en que los actuales propietarios adquirieron la empresa cuando regía en nuestro país el Terrorismo de Estado, nos parece absolutamente imprescindible. Más allá del poco cuidado que ha demostrado el Gobierno al poner un tema de tanta densidad bajo la conducción de alguien que carece de toda credibilidad frente a la sociedad (Guillermo Moreno), estamos presentando en este mismo momento un proyecto de resolución que le solicita al Poder Ejecutivo la inmediata remisión al Congreso Nacional de la investigación ayer presentada. Por lo demás, queremos dejar en claro que más allá de la veracidad o no respecto a la historia de la adquisición de la empresa, es indispensable avanzar en términos de regulación pública sobre la oferta de un insumo estratégico para los medios gráficos y que por definición, no puede ser administrado por el (los) principal medio gráfico del país. Dicho de otro modo, sostenemos que no es necesario demostrar que la empresa fue adquirida en el marco de crímenes de lessa humanidad para declarar de interés público la producción de papel. De igual modo, no es necesario demostrar los compromisos con la dictadura de las empresas petroleras, mineras o de comunicación, para declarar servicio público la garrafa de gas o el acceso a Internet.

Lamentamos que las necesarias estrategias de intervención del estado tanto en este mercado estratégico como en tantos otros no sean el resultado de la afirmación explícita de un nuevo modelo de país. Lamentamos más aún que definiciones de tanta importancia queden enlodadas en el marco de conflictos particulares de la actual gestión gubernamental, conducidas por personajes sin legitimidad alguna y que plantean un debate falso entre monopolio privado y monopolio gubernamental. La construcción del interés público es el valor que este gobierno no solo elude, sino que destruye al asociar sistemáticamente la intervención estatal con fenómenos de corrupción que hacen a su interés particular.

Buenos Aires para Todos en Proyecto Sur se compromete a garantizar el interés público como prioridad fundamental y por lo tanto, discutiremos en profundidad el proyecto que el gobierno envíe a efectos de lograr que la regulación que se establezca en la oferta de papel refleje el interés del conjunto y no el de una administración gubernamental con vocación de control sobre los medios de comunicación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Modelo Grobo? No, gracias

Claudio Lowy (RENACE)

La modelización del sistema agrario de producción transgénica que nos propone Gustavo Grobocopatel en su nota “Proteínas como arma de negociación con el mundo” que publicó el diario Clarín del jueves 5 de agosto, y que refuerza en notas posteriores en Página 12, está construida en un grado muy importante sobre la minimización, el ocultamiento y la tergiversación de perjuicios ambientales, sociales y económicos. Muchos ya fueron señalados por Mempo Giardinelli, Aldo Ferrer y Enrique Martínez.

Algunas afirmaciones son ciertas, interfiriendo en la visualización de las que no lo son, y de lo que se oculta. Por ejemplo, es cierto que “La complejidad del mundo es tal que el pensamiento único tiene amplias probabilidades de llevarnos a errores.” Claro que inmediatamente dice: “El sistema de liderazgo de la sociedad debe participar activamente en estos debates”. Claramente, no está proponiendo un planeamiento estratégico participativo, lo que estaría muy bien. Cuando dice “sistema de liderazgo”, está diciendo que no debe participar el conjunto de la sociedad, sino sólo sus líderes; cabría preguntar seleccionados por quién, y representando a quiénes a través de que mecanismos. Si no, estamos corriendo el riesgo del retorno a algo que se le parece mucho al voto calificado, uno de los paradigmas del pensamiento único que dice cuestionar.

También es cierto cuando dice, mas adelante, que “Necesitamos un horizonte claro para la sociedad y que el Estado facilite este proceso haciéndolo de todos, y que debe redistribuir la riqueza con equidad e inclusión.” Pero, inmediatamente dice que “La sociedad en su conjunto debe estimular el desarrollo de un empresariado fuerte, grande e integrado al mundo, que gane dinero y que reinvierta sus utilidades”, negando los procesos históricos de desinversión y fuga de capitales, característica específica de ese empresariado que, según expresa Grobocopatel, debería estimular el conjunto de la sociedad.

Y que en este debate profundo “no es relevante quien captura las rentas sino con qué eficiencia se utilizan las mismas para lograr el desarrollo sustentable”, como si el desarrollo social, económico y ambientalmente sustentable no estuviera íntimamente vinculado a quien captura la renta.

La modelización Grobo

Algunas de las afirmaciones que propone el empresario para mirar el sistema agrario de producción de soja transgénica son:

• “Lo más importante es que la soja no sólo no compite con los productos de valor agregado sino que puede ser su aliada natural y principal.”

• “Si el mundo necesita soja y sus derivados, se los podríamos dar a cambio de que también nos compren otros productos. Si no tenemos soja es muy probable que no tengamos como negociar la colocación de los otros productos, sean del origen que sean”.

• “Las proteínas pueden ser nuestra mejor arma de negociación ante el mundo.” Y propone juntarnos en esta estrategia con Brasil y el resto de los países del sur de América.

• “Agricultura familiar” es sinónimo de vivir sin dignidad

• Los beneficios de la agricultura están distribuidos en la sociedad.

• Gracias a la siembra directa no estamos desertificando más; el glifosato es el menos malo de los herbicidas y no pasa a las napas porque se destruye al tocar el suelo.

Estas afirmaciones, y otras contenidas en sus escritos, tergiversan y/o ocultan que:

1. La soja sí compite con otros productos. De hecho, desplazó, entre otras, a la actividad tambera, las pasturas y los cultivos de algodón, con sus respectivas cadenas de valor; y el desplazamiento de cultivos que proveen de alimentos a la población argentina; y pone en serio riesgo nuestra soberanía alimentaria.

2. El sistema de producción sojera transgénica privilegia la demanda del mercado internacional, dificultando la satisfacción de la demanda del mercado interno, con la consiguiente presión sobre los precios internos de los alimentos.

3. Se destruye la capacidad de producir alimentos sanos y diversos en el campo argentino. Los cultivos transgénicos en superficies que ocupan hasta el borde mismo de las poblaciones donde vive la gente, impide que en esos territorios se cultive para abastecer a esas mismas poblaciones.

4. Se destruye la autonomía de los productores agrarios, haciéndolos dependientes de un sistema que los degrada a ellos y a su ambiente.

5. Los agroquímicos aplicados generan enfermedades que incluso causan la muerte entre los trabajadores rurales, la población del campo, de los pueblos y de las ciudades afectadas por las aplicaciones.

6. Se concentra el ingreso en poquísimas personas, dejando a muchos en la pobreza y en la indigencia, a los que, en éste sistema, sólo les queda la alternativa de recibir un subsidio estatal.

7. El desplazamiento de las personas desde el campo y las pequeñas poblaciones hacia las villas miseria de las grandes ciudades, degradando su calidad de vida y agravando los desequilibrios poblacionales y ambientales.

8. La destrucción de bosques autóctonos y de la capacidad productiva de nuestros suelos.

9. Los riesgos y los daños que producen los agroquímicos que este sistema productivo debe necesariamente utilizar en forma masiva; en particular, oculta los daños ambientales y a la salud generados y asociados con el herbicida glifosato y sus formulados. Tal como lo muestran tantos estudios locales y en otros países, realizados por investigadores independientes de las empresas que los producen, patentan y/o comercializan.

10. Las alteraciones y riesgos de daños irreversibles de los cultivos transgénicos en la biodiversidad y la evolución biológica.

11. Los daños y riesgos de los alimentos originados o que tengan insumos provenientes de cultivos transgénicos, así como la falta de información al consumidor sobre los componentes y riesgos asociados.

12. La necesidad de aplicar agroquímicos en cantidad cada vez mayor, tanto fertilizantes como plaguicidas, lo que es una característica específica del sistema de producción de monocultivo en general, y de monocultivo transgénico en particular.

13. La destrucción de nuestros ecosistemas y la erosión de la biodiversidad, afectando los procesos ecológicos esenciales, el ciclo del agua, de los nutrientes, del dióxido de carbono, el flujo energético y las cadenas tróficas, sin los cuales la vida que conocemos y su evolución no es posible.

14. Así como en otros países, genera un sistema ineficiente y/o corrupto en nuestro organismos de control y certificación de agroquímicos y de agroalimentos, que aprueban productos que no deberían ser aprobados y envían al mercado alimentos que nos son sanos, presionados precisamente por el sistema empresario que los produce.

15. El desarrollo y consolidación de este sistema emponera a la empresa Monsanto y similares en nuestro país. Esta Monsanto es la misma corporación empresaria que, entre tantas otras cosas, creó el PCB, ocultando sistemáticamente sus características cancerígenas, proveyó del agente naranja al ejército de los EEUU, y la misma que fue condenada por la justicia francesa por mentir en sus propagandas del herbicida glifosato. Que los estudios toxicológicos sobre el glifosato requeridos oficialmente en EEUU para su registro y aprobación han sido asociados con prácticas fraudulentas.

16. El sistema de monocultivo extensivo, del cual los cultivos transgénicos son hoy su máxima expresión actual, son ambientalmente inviables en el tiempo. Tienen una concepción minera, extractivista de la capacidad productiva del suelo, al que tratan por definición de propio sistema productivo, como un recurso no renovable, por lo tanto agotable. Buscan sustituir los procesos ecológicos esenciales que renuevan naturalmente su capacidad productiva y su mejoramiento mediante la reposición mineral y agroquímica de su fertilidad, lo que ya está ampliamente demostrado que es altamente ineficiente.

Pretenden reemplazar el equilibrio biológico que limita naturalmente las plagas animales y vegetales con pesticidas. Genera así la aparición de plagas resistentes a esos pesticidas, obligando a la aplicación de cada vez mayor cantidad de productos cada vez más tóxicos.

17. Y por último, pero no el último, el sistema de producción agrícola dominante y su cadena de valor es el principal generador de gases de efecto invernadero, y, consecuentemente, el principal responsable del cambio climático; genera entre el 44 y el 57 % de las emisiones globales de estos gases.

El modelo Grobocopatel propone, explícitamente, la creación de un sistema económico sustentado en la venta de la soja y sus derivados; como si fuera una pirámide invertida: todo el resto de la economía sustentada en la soja; y toda la sociedad sustentada en la buena voluntad y eficiencia de los productores sojeros. Explicita que todas las otras producciones no podrían competir por sí solas en el mercado mundial, ni ahora ni en el futuro; lo que es en sí mismo una expresión de soberbia superlativa. La propuesta “Si el mundo nos pide soja, plantemos soja hasta en las macetas” es la propuesta de una republiqueta sojera; la de Grobocopatel no llega a eso, pero se le acerca bastante.

Yo no quiero, y entiendo que la mayoría tampoco, que el sistema económico y social del país al que pertenezco se someta a semejante autoritarismo productivo y a semejante estratificación de clases sociales: productores sojeros allá arriba, en la punta de la pirámide, acompañados de los otros intervinientes de la cadena de valor de la soja, cadena corta por cierto, y el resto de la sociedad allá abajo, en actitud genuflexa de sumisión y agradecimiento. Ya vimos a las definiciones de patriotismo a las que pretendieron subsumirse y someternos los empresarios rurales vinculados a la exportación en el contexto del conflicto Gobierno vs. Sectores-rurales-concentrados del 2008-2009

Basar nuestra inserción en el comercio internacional en el desarrollo de un solo producto, con el cual saldríamos a presionar al mundo, es una propuesta casi hilarante, si no fuera por las consecuencias que traería y el poder de quien la enuncia y el del sector social al que representa. En especial después del episodio de limitación de importación de aceite de soja por parte de China, a través de una medida para-arancelaria específicamente orientada hacia el aceite de soja de origen argentino. Por ahora le seguiremos vendiendo a China aceite de soja, pero nuestros productores de juguetes y calzado no podrán desarrollarse por el dumping social incluido en los juguetes y calzado de origen chino. Cabe preguntarse: ¿A quien presionamos nosotros?

Hay además otros dos riesgos: por un lado, nos transformaríamos en zona de riesgo de conflictos, así como ocurre con otros países proveedores de insumos estratégicos; por el otro, el sistema basado en le “arma proteica” no está exento del riesgo de que sea brutalmente descartado por la misma u otras producciones desarrolladas en otros lugares, a la misma velocidad con que fue generado en nuestro país; cabe recordar aquí el caso del caucho en el Estado de Amazonas, Brasil, y en Iquitos, Perú. Con la diferencia que la soja es un cultivo anual, mucho más rápidamente desplazable y sustituíble.

El sistema transgénico de producción agrícola es que no tiene en cuenta la sostenibilidad ambiental y social; es decir, el ambiente y la gente es algo que no le incumbe, salvo que los empresarios se vean forzados a ello. Creen que los impactos negativos de la tecnología serán resueltos con nueva tecnología, que generará nuevos problemas ambientales que serán resueltos con más tecnología, y así al infinito.

Los promotores del sistema califican de cavernarios a los que se oponen a él; sin percibir que los realmente retrógrados son ellos, ya que llevan a su mínima expresión a ecosistemas diversos, que demoraron a veces miles de millones de años en evolucionar y desarrollarse. Y destruyen su diversidad y sus procesos ecológicos en pocos años. Diversidad, procesos ecológicos y ecosistemas de los cuales dependemos todos, y sin los cuales la sociedad no es viable.

Por todo lo anterior, lo que dice el título: Modelo Grobo? No gracias.

Y ustedes, ¿Qué proponen para alimentar a un mundo hambriento?

La respuesta a esta pregunta requiere de bastante más espacio que el que queda disponible en esta nota. Y tambièn muchos más interlocutores. Pero algo se puede decir.

En primer lugar, el sistema transgénico no alimenta a los que tienen hambre en el mundo. Alimenta al ganado chino y europeo para satisfacer las demandas de carne de sus clases medias y altas.

Además tiene un horizonte temporal de pocos años, en el transcurso de los se producirán todos los daños señalados arriba.

En segundo lugar, hay una variada gama de sistemas de producción agrícola, compatibles con la sostenibilidad de los procesos ecológicos y la biodiversidad, que van desde las diversas vertientes de la vía campesina, hasta las diferentes técnicas agroecológicas. Este conjunto de tecnologías han sido boicoteadas por la mayoría de los sistemas oficiales vinculados al estudio y producción agrarias; al menos hasta fines del 2009, en que la UE apostó con sus nuevas regulaciones a esa producción, sobre todo en lo que hace a la gestión integrada de plagas.

Si se hubiera destinado a la investigación agroecológica sólo una fracción de los profesionales y recursos destinados a la investigación de los monocultivos extensivos en general, incluidos los transgénicos, habríamos podido articular y rescatar para toda la sociedad los conocimientos ancestrales de los diferentes sistemas de producción agroecológica, desde las diferentes propuestas de la vía campesina hasta la tecnología biodinámica y la biointensiva.

Sólo para dar una idea, cabe recordar que el sistema incaico de producción agraria alimentaba a 10 millones de habitantes con el cultivo de las tierras más áridas, complementada con una organización social solidaria. Técnica y organización que fue sistemáticamente ignorada y destruida por los conquistadores. Hoy todavía esa tecnología y esa organización esta tambièn sistemáticamente ignorada por nuestros centros de investigación y por los procesos productivos promovidos desde el Estado. La misma ignoracia y los mismos intereses que los bárbaros españoles, pero 500 años después.

No puedo dejar de preguntarme por el conocimiento o la ignorancia, y por supuesto también por los intereses, de los líderes que Grobocopatel reclama sean consultados.

Una de las técnicas agroecológicas más estudiadas, pero no la única, es la agricultura biointensiva, que puede producir el alimento para una dieta vegetariana para una persona durante todo el año en menos de 400 m2. Lo que implica que en las casi 20 millones de hectáreas de soja transgénica se podría producir para alimentar a 500 millones de personas; con alimentación sana, sin transgénicos ni agroquímicos, cuidando la sostenibilidad ambiental y la salud de la población asociada y la de los trabajadores, con autonomía de los productores. Y, sobretodo, preservando la soberanía alimentaria del pueblo argentino.

Con el agregado de que la demanda internacional y el valor agregado de esos alimentos es mucho mayor que la del “arma proteica”. Y no necesitaríamos salir a presionar al “mundo” para que nos compren los otros productos.

Es cierto que algunos de los integrantes de la generación de campesinos de los abuelos de Gobocopatel se deslomaban trabajando en el campo; no es eso lo que se propone.

No es cierto que la agricultura familiar requiera necesariamente esa forma de trabajo, ni mucho menos que signifique vivir sin dignidad. De hecho, muchas familias eligen y quieren elegir esa forma de vida; su principal impedimento es hoy el sistema transgénico de producción sojero; no son limitaciones tecnológicas ni de mercado, aunque todavía es necesario mejorar el acceso de estos productores a una comercialización justa.

A pesar de esas limitaciones, son las granjas y huertas familiares las que producen la mayoría de los alimentos que llegan a nuestras mesas.

Esos sistemas productivos privilegian, por definición, la sostenibilidad de la capacidad productiva de los ecosistemas en general y del suelo en particular, así como también la sostenibilidad de la sociedad donde están insertos, porque forma parte y dependen de ellos.

Son sistemas productivos a los que les interesa la gente y el ambiente, mucho más que la rentabilidad del capital. Todas las ventajas que tiene para la sostenibilidad social y ambiental, son desventajas para el capital dominante; por eso, son mucho más compatibles con organizaciones sociales que distribuyen el poder y el ingreso.

Claudio Lowy - Ingeniero Forestal (UNLP). Master en Desarrollo Humano Sostenible, Globalización y Desarrollo Local (Cátedra UNESCO - Universidad de Girona).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Recuperar la soberanía energética

José Rigane (ACTA)

Con gran indignación recibimos la información de reducción de las reservas hidrocarburíferas de nuestro país. La baja de reservas es producto de una política que hemos denunciado desde sus orígenes en la década menemista y que hemos reiterado consecuentemente ante la continuidad de la entrega del petróleo y el gas por todos los gobiernos hasta la fecha.

Los datos muestran una nueva caída de las reservas de petróleo y gas natural que ponen de manifiesto el fracaso del modelo privatizador -extranjerizante de los recursos naturales no renovables.

La Secretaría de Energía de la Nación publicó los datos oficiales de reservas hidrocarburíferas al 31 de Diciembre de 2009. Mientras que en 1989, Argentina contaba con 14 años de petróleo y 34 de gas natural, 20 años después, en el 2009, apenas existen 11 años de reservas petroleras y 7,8 años de reservas gasíferas.

La disminución de reservas petroleras fue provocada en -3,4% por Repsol; en -14% por Petrobras; y en -19,6% por Tecpetrol.

En Gas Natural se perdieron el 5% de las reservas en apenas un año, siendo Repsol el principal responsable (con una disminución del -10% en sus reservas) por la continua caída en Loma de la Lata, Petrobras (-14%) y Roch (-42%). Loma de la Lata, principal yacimiento gasífero del país cuenta en la actualidad con el 25% de las reservas que tenia en el año 2000, cuando el presidente De la Rúa y el gobernador Sobisch firmaron su prórroga, entregando las riquezas de los argentinos hasta 2027. A pesar de los reiterados y flagrantes incumplimientos de Repsol, el actual gobernador de Neuquén premió a la española con la renovación de la totalidad de sus concesiones en esa provincia, en contra de la propia constitución provincial.

Lo que muestra la evolución de las reservas es el fracaso del modelo privatizador de los hidrocarburos que propuso el retiro del Estado y la entrega de la política energética en manos de las petroleras extranjeras. La provincialización de la reservas, acordada en la Constitución del 94’ y completada por el gobierno de Néstor Kirchner en 2006 sólo fragmentó la soberanía permitiendo un mayor control de la energía por parte de las petroleras.

Desde que tomaron el control de las reservas, las provincias sólo se dedicaron a prorrogar las concesiones, entregando la riqueza de las futuras generaciones de argentinos por migajas sin que existan inversiones de riesgo por parte de las petroleras.

Es imperioso recuperar la soberanía sobre los recursos naturales. Es una lucha que asumimos los trabajadores de la energía y que enarbola la CTA en su lucha por la emancipación, conformando el programa a sustentar en una Constituyente Social para que el conjunto del pueblo haga propia la lucha por la soberanía energética.

José Rigane es Secretario de Organización de la CTA; Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA); Coordinador Nacional de la Constituyente Social.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Defensa de la fuente de trabajo

Alberto Piccinini (ACTA)

Paraná Metal S.A. es una empresa industrial productora de piezas y partes fundidas para la industria automotriz, con más de 50 años en el mercado (anteriormente Metcon Casting Plant, perteneciente a Ford Argentina S.A.). Se encuentra ubicada en la ciudad de Villa Constitución, en la provincia de Santa Fe, zona que, de quebrar esta planta, se vería afectada por la pérdida de 900 puestos de trabajo.


Reafirmamos que no somos los trabajadores los responsables de esta situación sino las pésimas gestiones de los empresarios que se ocuparon más en conseguir subsidios del estado, rebaja salarial o reducir personal, que en invertir, optimizar la producción y buscar mercados.

Estamos convencidos que Paraná Metal tiene futuro. Pero debe existir una fuerte convicción política, del gobierno nacional de estar junto a los trabajadores y al resto de la sociedad para salvar esta fuente de trabajo si es verdad que se tiene un proyecto de industrialización nacional.

Los trabajadores nos preguntamos: ¿Por qué si el Estado Nacional subvencionó con fondos de la ANSES a una multinacional como General Motors, cuando su casa matriz en EE.UU estaba quebrada, hoy esta misma empresa se niega a comprar a Paraná Metal argumentando que está concursada?. ¿Cómo puede ser que Peugeot tiene proyectada la fabricación de mil motores y no compre un solo block producido en Paraná Metal?

¿Cómo puede ser que se esté por llegar al récord histórico en la fabricación de automóviles y no tengamos producción en Paraná Metal? ¿Cómo es posible que con tal producción automotriz las autopartistas nacionales solo aporten el 30% de los componentes?

Son demasiadas preguntas y las respuestas aparecen solo beneficiando a los empresarios, mientras que para los trabajadores las propuestas son despidos y rebaja salarial. Sabemos y somos consientes que no es fácil pero tampoco puede ser imposible cuando existen voluntad y decisiones políticas.

Conocemos del trabajo realizado por el gobierno para salvar puestos de trabajo durante la crisis mundial (Re Pro., bonos, licencias no automáticas en caso de dumping, etc.) y lo reconocemos. Pero en el caso de Paraná Metal necesitamos un esfuerzo y un respaldo político y económico más decidido. Es vital para que los trabajadores, que ya dieron mucho de sí, puedan seguir contando con sus puestos de Villa Constitución y con esta importante fuente de trabajo.

Hoy nos movilizamos junto a la CTA por la reivindicación histórica del 82% móvil para nuestros jubilados, porque creemos que la defensa de Paraná Metal está íntimamente ligada a dicha reivindicación. Cada fuente de trabajo significa menores aportes para nuestros viejos.

Alberto Piccinini es Secretario General de la Unión Obrera Metalúrgica Villa Constitución (UOM-CTA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La nueva utopía

Alberto Morlachetti (APE)

“Nos habíamos amado tanto” le ponía título a nuestro tiempo de juventud cuando desnudábamos nuestros cuerpos como “hazaña de los sentidos” y en nuestras almitas las caricias sin fondo se tuteaban en lo profundo.

El cine nos regalaba emociones con La Strada de Fellini, Los Compañeros de Monichelli o La Batalla de Argel de Pontecorvo. La literatura de Vallejo, de Rulfo, de Conti o de García Márquez le ponía palabras al idioma de todos, “al amor del que nos aguarda lastimado”. Que era posible otro destino: el diminuto carbón de la esperanza.

Eran los tiempos de Tosco, Walsh, Salamanca, del Negro o de Marito que le ponían nombre a la poesía siempre en clave de “venas abiertas” a lo largo de “una línea oceánica” de trazado purísimo. Habían escrito con sus vidas el advenimiento del socialismo -que latía como un corazón enamorado- apurando calles para encontrar el “paraíso que todo hombre merece al menos una vez en su vida”.

Según pasan los años nunca imaginé que la nueva utopía fuese el capitalismo. Explotadores y aventureros -de medio corazón- que eligen la muerte por simple fidelidad a un principio: que unos pocos hombres le hagan imposible la humanidad a otros.

Con los nombres de Scioli, de Moyano o Gioja devenidos en candidatos “revolucionarios del capitalismo en serio”, conocí el insomnio. Ese insomnio -escribe Fellini- del que se quejan los enfermos, los viejos y los olvidados. Horas maravillosas de la noche robadas al sueño, ese sepulturero aprovechador de claros de luna.

No me dejéis morir sin la esperanza de ser incomprendido, supo escribir Oscar Wilde.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Corrientes: Revisiones “sin permiso”.Ciudadanos denuncian averiguaciones policiales “sospechosas”

MOMARANDU

Ciudadanos que viven en barrios en los márgenes de la Ciudad de Corrientes Laguna Brava y Paso Martínez cerca de Ruta Nº 5 señalan averiguaciones policiales sin anticipo de motivo.

Policías se acercan en paradas de colectivo con pedidos de antecedentes y obligan traslados a la Comisaría sin señalar el motivo de sus averiguaciones.

Vecinos señalaron a MOMARANDU que son llevados una y otra vez; se les pide identificación, y que señalen hacen en las calles, o son amenazados con apresamiento.

"Esperaba el colectivo y me llevaron sin siquiera decirme para que lo hacían... y no es la primera vez que pasa en esta zona, abunda este tipo de avances", señaló un joven de 17 años.

Un estudiante de Paraguay que transita esa zona, en tanto, asegura que efectivos lo siguieron en dos oportunidades, una de ellas con provocaciones desde un móvil policial.

Consultados sobre Ruta 5º señalaron que el objetivo de "la seguridad" es "a la inversa" y acusan a los oficiales de violar garantías mínimas dadas por su condición ciudadana.

Normas expresadas en leyes que regulan el comportamiento de la fuerza pública. “Que al menos expliquen ¿porque cometió un delito o lo está cometiendo? o ¿porque se cometió una contravención?".

Recomiendan a la administración en el Estado velar por su seguridad frente a los operativos de averiguaciones que se emprenden entre poblaciones marginales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Chaco: Causa Caballero. Por estar imputado, impidieron declarar al médico Grillo

Marcos Salomón (CHACO DIA POR DIA)

De los tres testigos previstos para declarar -un cuarto falleció- en el juicio oral y público por Causa Caballero, sin dudas que el más esperado era el del Dr. Héctor Orlando Grillo, ex médico policial y hoy dueño del Sanatorio Galeno.

Llegó al Tribunal Oral Federal solo. Como mostró problemas para desplazarse y un gendarme lo ayudó a subir al ascensor. Ya en la sala de testigos, Grillo y los policías Horacio Sánchez y Raúl Lazzatti, esperaban su turno para declarar.

Aunque semivacía, la sala de audiencias esperaba expectante.

Sin embargo, ni bien se abrió la audiencia debate, el fiscal general Germán Weins Pinto, pidió la palabra. Y argumentó a los jueces del Tribunal Oral Federal sobre la necesidad de evitar la declaración de Grillo. Y lo fundamentó: el Grillo testigo de hoy es un imputado de mañana; es decir, el médico será uno de los imputados en lo que se denomina “juicio residual” o bien “Causa Caballero 2”, porque se sentará en el banquillo de los acusados a responsables de crímenes de lesa humanidad entre 1975 y 1979.

El querellante Mario Bosch también pidió lo mismo y e hizo propio el argumento del fiscal Weins Pinto. Sucede que su testimonio podría haberlo "zafado" de ser imputado en el futuro juicio.

Entre otras cosas, Grillo está acusado de colaborar en sesiones de torturas contra detenidos políticos (era algo así como el asesor técnico para determinar si se podía continuar vejando a un preso político) y por no denunciar el deterioro físico y de salud de los detenidos que asistía.

Todo esto, sin olvidar los certificados de defunción apócrifos que firmó (por ejemplo los de las víctimas de la Masacre de Margarita Belén) y por suministrarle Pentotal a una presa política –Nora Valladares- durante una sesión de tortura. El Tiopentato de sodio era usado como una suerte de “suero de la verdad” por los militares y también para sedar a las víctimas que arrojaban desde aviones al Río de la Plata.

La Justicia al banquillo

El primer policía en declarar fue Raúl Ceferino Lazzatti, de 62 años, que fue sumariante - al igual que el imputado José Francisco Rodríguez Valiente - en la Brigada de Investigaciones, entre 1976 y 1977. Como sumariante, fue el encargado de redactar el acta de allanamiento al domicilio de Mirta Clara –ex presa que ya declaró- y Néstor Salas –víctima de la Masacre-, sin aportar ni un dato sobre esta detención-secuestro de ambos.

No vio, escuchó, sintió, ni presintió nada. Casi a las cansadas, se logró el único dato valioso –sobre todo en términos judiciales- cuando ratificó que los ex fiscales Roberto Mazzoni y Carlos Flores Leyes y Alberto Valussi, el civil que trabajaba para la SIDE, visitaban la Brigada de Investigaciones sobre calle Juan B. Justo.

Hubo un pedido de contradicción en la declaración de Lazzatti, formulada por el fiscal ad hoc Carlos Amad, que en un momento se dejó ganar por la pasión. De todas maneras, su declaración ya no dio para más.

Los malos militares

Luego, llegó el turno de declarar de Horacio Sánchez, quien fue jefe de Robos y Hurtos, que funcionaba en la Brigada de Investigaciones, entre 1975 y 1976, en la calle Marcelo T. de Alvear. Otro policía que no vio, escuchó o sintió cosa alguna. Ni se enteró que había presos políticos en la misma sede donde él tenía su oficina. Querella y Fiscalía fueron adelantando que iban a pedir que se lo acuse de falso testimonio.

Sí reconoció la existencia de un área restringida en la Brigada, la fuerte presencia militar y que la “policía quedó subordinada al Ejército” en la guerra contra la subversión. Sánchez aseguró que él “tomó recaudos porque no le gustaba la presencia militar”.

“Ellos andaban en eso”, señaló escuetamente al finalizar.

Pericias de la Masacre

Se reanudará este jueves el juicio oral y público por la Masacre de Margarita Belén. En la vigésimo segunda jornada serán testigos los peritos: Miguel Nievas, Daniel Bled y Elvira Veuthey. Nievas, integrante del prestigioso Equipo Argentino de Antropología Forense, Bled y Veuthey son peritos de parte.

Básicamente, ambos son licenciados en criminalística, cuando lo que las pericias practicadas son de tipo antropológico, especialidad justamente de Nievas, quien estuvo a cargo del equipo de recuperó la identidad de Lucho Díaz y Alcides Bosch, ambos víctimas de la Masacre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: “La cárcel era un campo de concentración”

Katy García (PRENSA RED)

El ex preso político Héctor Gerónimo López, secuestrado el 29 de octubre de 1975 y puesto en libertad en 1988, fue testigo directo del golpe y el tiro que remató a Bauducco durante la guardia de Mones Ruiz y el Cabo Pérez. Denunció la inacción y las complicidades de Zamboni Ledesma y de Otero Álvarez con la dictadura y afirmó que la UP1 no era una cárcel.

Durante la audiencia nº 22 del juicio por crímenes de lesa humanidad que se realiza en Tribunales Federales declararon los ex presos políticos Héctor Gerónimo López, Isaac Rudnik y Héctor Rodolfo Francischetti.

Entre el público se encontraban los secretarios adjunto y de derechos humanos de la Central de los Trabajadores de la Argentina Pablo Michelli y Ricardo Peidró respectivamente junto a dirigentes locales de la CTA. También se hizo presente la diputada nacional por Libres del Sur Victoria Donda.

El ex militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) aseguró que en el penal todos sabían quiénes eran Pérez, Alsina, Mones Ruiz, Parsic y el teniente Rubio. Los reconocían por la vestimenta que era diferente pero que en la práctica todos eran “asesinos y torturadores”. En esa línea acusó a Pérez de matar a Bauducco mientras se practicaba una requisa en el patio interno del penal. En otro orden brindó detalles del accionar de la justicia cordobesa en aquéllos años.

López fue el primero en testimoniar. Narró el periplo que le tocó vivir hasta que obtuvo la libertad en 1988. Fue secuestrado por una patota de civil mientras se encontraba en un almacén y trasladado al Departamento de Informaciones dos (D2) donde fue torturado en el sótano. Allí escuchó los nombres de quienes fueron sus captores y torturadores: Gato Gómez y Chato Flores. En tanto, los que receptaron la indagatoria policial se presentaban como Romano, Telleldín y Tissera

Antes de que se produjera el traslado a la Unidad Penitenciaria, pudo comprobar cómo el D2 se llenaba de personas detenidas que luego supo se produjeron durante el entierro de Agustín Tosco. “Estábamos vendados, esposados, torturados y se originó un incidente, un tiro, un disparo, voces de recriminación. ¿Qué hiciste, qué pasó? Y se insultaban entre ellos, los torturadores. Después en la cárcel supimos que mataron a alguien en ese momento”, recordó, pero ignora la identidad de la víctima.

López contó que su madre hizo gestiones ante el juzgado para que legalizaran las detenciones. Al cabo de una semana fue trasladado a la penitenciaría.

En la UP1 “denunciamos el secuestro y las torturas y el juez (Adolfo) Zamboni Ledesma y el secretario (Carlos) Otero Álvarez no quisieron investigar. Nosotros hicimos la denuncia con otra prisionera, Alicia Weland. Cuando nos llevaron al juzgado, en el pasillo había dos o tres de los torturadores mirándonos y haciéndonos así con la mano”, afirma mientras hace un gesto de castigo con la mano. “Es evidente que Zamboni Ledesma no investigaba y de alguna forma apoyaba ese tipo de investigaciones ilegales, porque a mí me vuelven a sacar de la cárcel y me llevan al D2”, contó.

Ya en el D2, vendado y esposado, escuchó una voz que dice: “¿Ves este que está acá? Es el Biqui - mi sobrenombre de niño, aclara- con el que me conocen en el barrio. A este chico lo vi crecer y jugar con mis hijos y ahora es un terrorista hijo de puta que quiso matar a mi familia”. Le sacaron la venda y ahí se encontró con el padre de la imputada Cuca Antón. Este hombre, ex policía exonerado y luego reincorporado en la época del Navarrazo que derrocó a Obregón Cano lo acusaba de “ser partícipe de un atentado contra su familia”, relató. Tal acusación no tenía asidero porque ya estaba preso. Los Antón eran vecinos López en barrio Jardín.

Al otro día, su madre realizó otra denuncia ante el juzgado acusando al Juez de actuar en complicidad con la policía. Así, vuelve a la prisión donde permaneció desde los primeros días de noviembre de ese año hasta diciembre de 1976.

En coincidencia con lo que manifestaron todos los testigos reafirmó que las condiciones de vida en el penal cambiaron drásticamente después del Golpe de Estado. “Nos sacan todos los beneficios como presos políticos y empieza a endurecerse el régimen hasta la tortura y el exterminio cotidiano. El director de la cárcel Montanat renuncia y asume Torres”, afirmó. El ex preso político manifestó que se encontraba en el pabellón 6 en una celda junto a unas 8 personas entre las que recuerda a Cristian Funes, Morcillo y dos hermanos de apellido Guidi y Bauducco.

Describió que el primer día que irrumpen los militares, en el patio y los techos de los pabellones había ametralladoras pesadas apuntando. Les ordenaron que permanezcan contra la pared y escuchan voces y ruidos propios de gente que va corriendo. “Nos damos cuenta que bajaban todos los compañeros del pabellón 8 al patio y los gritos eran porque los estaban golpeando”, dijo y agregó que “a partir de ahí el trato fue directamente de exterminio. La tortura es llevada a cabo por personal militar y en algún caso Gendarmería”, señaló. Después les tocaría a ellos.

No se hagan problema

Cuando ocurrió el asesinato de Paco Bauducco fueron sacados del pabellón y llevados al patio para requisarlos. Desnudos y contra la pared los golpeaban. Él se encontraba cerca de Paco, “a tres compañeros” –precisó- contra la pared del pabellón 6, y vio cómo lo golpearon en la cabeza. También escuchó al igual que varios de los testigos anteriores que el cabo Pérez le ordenó: “Levantáte o te mato” y que el prisionero no pudo hacerlo producto del golpe. Entonces se dirigió hacia la puerta y al regresar insistió con la orden. Se produjo un silencio, escucharon el tiro y observaron que la sangre corría por la canaleta.

Regresaron a la celda a puro golpe y aún conmovidos por lo vivido se subieron a un ventanal para observar “porque queríamos comprobar con nuestros ojos si había pasado lo que realmente había pasado. Ahí vimos la canaleta, la sangre y parte de la cabeza del compañero Bauducco”, atestiguó. Era la guardia de Mones Ruiz y del cabo Pérez.

En ese mismo escenario escuchó que otro militar mientras “verdugueaba al doctor Hugo Vaca Narvaja le decía ‘No temblés Huguito que ese tiro no es para vos, todavía’ y que se recriminaban entre ellos por lo de Bauducco. Pero un oficial los calmó diciéndoles: “no se hagan problema, se trata de un guerrillero hijo de puta”.

El ex militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) aseguró que todos sabían quiénes eran Pérez, Alsina, Mones Ruiz, Parsic y el teniente Rubio porque los conocían de las guardias. Asimismo, consideró que por la vestimenta eran militares, de aerotransportada y paracaidistas y manifestó que no había diferencias con la gendarmería porque todos eran “asesinos y torturadores”.

También expuso que había personal de gendarmería que los golpeaba con bastones que en sus extremos hacían descargas eléctricas y reconoció que Jaime Kloner -el otro Pérez- era conocido como “el sátiro del Zapato” y que impostaba la voz.

“Al otro día de la muerte de Bauducco entran al pabellón, nos golpean y nos hacen tirar al piso, nos caminan por la espalda, y lo que decían: Esto es para que aprendan a no querer arrebatarle un arma a un suboficial del Ejército argentino. Irónicamente querían hacernos creer que la muerte fue porque le quiso arrebatar el arma al cabo Pérez”, afirmó.

El testigo reflexionó sobre la impunidad con que actuaban porque había cientos de personas visitando a los presos comunes. “La cárcel en ese momento era un campo de concentración, no era una cárcel. Ellos entraban constantemente a golpearnos y cualquier motivo les servía para apersonarse ahí y torturar”, razonó. Además añadió que se ensañaban con algunas personas y puso como ejemplo a Isaac Rudnik que tenía una lesión en una pierna y era judío.

Además dio a conocer que Pablo Balustra fue golpeado en una de las incursiones de los militares y que sufrió una hemiplejía. A Jaime Lockman lo conoció en Sierra Chica y lejos del terror de la UP1 comentaba que decía “estos hijos de puta me van a sacar cualquier cosa menos la plata”, manifestó.

Los “trasladados”

También rememoró que Cristian Funes apodado el “diablito” fue retirado de la celda y que al regresar les contó que lo habían amenazado de muerte a él y a Vaca Narvaja. “De nuestro pabellón fueron ellos dos que regresaron y comentaron la amenaza de muerte”.

A los pocos días volvieron a buscarlo. “Tengo un particular recuerdo del momento en que se va porque sabía que iba a la muerte. Abrazó a todos, nos saludamos como pudimos y esa fue la última vez que lo vimos”, aseveró. Y rescató la solidaridad de los presos comunes para con ellos que estaban incomunicados con el exterior y les acercaban noticias. Así se enteraron que fue muerto junto a Marta Rossetti de Arquiola en “un intento de fuga”.

Del mismo pabellón trasladaron a Huber y a Florencio Díaz con idéntico fin. También se enteró de los asesinatos de Vaca Narvaja, Toranzo y De Breuil. En este sentido consideró que dejaron vivo al otro hermano como un mensaje para el resto de los presos de que “ese era el fin y por eso le mostraron el cadáver”. Del mismo modo recordó que Pucheta y Sgandurra del pabellón 8 fueron también fusilados con el mismo método.

En relación al destino de su compañera Liliana Páez, también detenida junto a su pequeño hijo Guillermo, declaró que fue asesinada junto a Tramontini el 20 de agosto del 1976. Mostró una fotocopia de La Voz del Interior con fecha 21 del mismo mes que reproduce un comunicado oficial del Ejército Argentino que alude a un enfrentamiento. Fue incorporada a la causa.

Asimismo, testificó que días previos al hecho los notificaron en la cárcel de la prisión preventiva y que personal militar los condujo a una sala donde personal de la justicia les comunicó la decisión. En ese lugar alcanzó a ver a Liliana también esposada y contra la pared. Cuando estuvieron frente al secretario del juzgado pudieron mirarse. Y narró un episodio que pinta de cuerpo entero la complicidad entre la justicia y los militares.

El teniente Rubio se acercó al secretario Otero Álvarez quien le facilitó la notificación para que la leyera. “Pasan unos momentos y cuando nos llevan de vuelta el teniente Rubio dice: Ya estuve leyendo quiénes son ustedes. Prepárense”, les dijo amenazante.

Por otras presas conoció que la buscaron por la noche, que estaba en una sala de castigo porque le habían encontrado unos muñequitos hechos con migas de pan. El cuerpo fue entregado a la familia en cajón cerrado con la advertencia de no abrirlo.

Obviamente no desconoce lo que pasó con Moukarzel, estaqueado y muerto dentro del penal. “Otra vez cobra protagonismo Alsina que fue la persona que lo torturó y lo llevó a la muerte”, afirmó y se acordó cuando un día entró con la revista Estrella Roja y se jactaba de que habían terminado con la guerrilla y el ERP.

Confirmó que vivían en condiciones infrahumanas dentro de la cárcel sin acceso siquiera a un baño.

Los rehenes

En diciembre de 1976 fue trasladado a Sierra Chica en un avión Hércules y permaneció en esa prisión hasta que en junio de 1977 fue trasladado como rehén a la UP1. En esa condición regresó al pabellón 9. Por la noche fueron retirados y trasladados al campo de La Ribera Federico Bazán, Eduardo Schiavoni y Jorge Bonardel. Fue ahí que reciben el mensaje del “Chacal” Menéndez que les advertía que si a alguno de los jerarcas o subordinados algo les ocurría lo pagarían con la vida según una “tablita” de conversión. Por esos días Videla visitaba Córdoba.

En ese contingente vio gente de diferentes espacios. Y citó a ex policías como Urquiza y otro de apellido vasco y al estanciero Capdevila de Río Cuarto acusado de haber facilitado la salida al exterior de Gustavo Roca.

Otra vez, los sacaron de la cárcel, atados, vendados y con un trapo en la boca y llevados en un colectivo hasta un descampado donde les ordenan que caven sus fosas ya desatados. En esas condiciones no era fácil pero lo intentaron. “En eso alguien viene y dice: paren, paren y nos ordena que dejemos de cavar”. Luego son devueltos a la cárcel.

Los suicidados

En Sierra Chica retomó el contacto con la familia, la correspondencia y las visitas. En ese penal pudo ver a otras personas separadas del resto como Toledo que sufría de problemas de salud mental derivadas de la tortura y las persecuciones de las que fue objeto. Sobre este caso señaló que “le daban y quitaban la medicación” y que “el personal médico tenía una actitud cómplice”. Toledo y Schiavone terminaron suicidándose.

En el 79 los trasladaron a la cárcel de La Plata. Y al cabo de 20 días inauguraron el penal de Caseros. “Una cárcel horrible” consideró y citó algunas características como la exposición continua, la falta de luz solar, y la comunicación mediada por un vidrio.

Recuperó la libertad en 1988. Estaba imputado de Intento de copamiento de la Jefatura de la policía de Córdoba. Su caso y el de Liliana Páez llegaron a la Corte Suprema sin resultados por lo que recurrieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

López acusó a la justicia local de no cumplir con sus deberes y denunció que en 1983 Otero Álvarez visitó el penal y entrevistó a varios presos para conocer qué pensaban sobre una posible “amnistía”. Y sobre su situación en particular le manifestó que “era difícil porque estaba condenado a perpetua”.

Sacaron la información fuera del penal con la ayuda de los presos comunes. En una carta daban cuenta de la situación de la UP1 y le pedían sus familiares que le hicieran llegar esta información al cardenal Primatesta. Su madre junto a otros familiares de presos políticos tramitó una entrevista pero nunca fue recibida. Aún conserva la carta de denuncia que será agregada a la causa.

Homenajes

Durante la declaración que narró lo vivido durante 13 años de cautiverio hubo dos momentos especiales y emotivos en el buen sentido. Uno, cuando homenajeó a su madre Clara Aureli de López, presente en la sala, porque dedicó su vida a luchar por su libertad. “Una persona de mucha valía”, dijo emocionado y tras tomar unos tragos de agua expresó que por suerte “he podido demostrarle la gratitud por todo lo que entregó ella. Pido disculpas por la emoción”, dijo ante el Tribunal.

El otro, fue cuando recordó a la abogada Inés Valdez Lascano quien inició la presentación ante la OEA. Y también evocó a Helena Moreno la abogada que junto continuó junto al CELS la causa. En este punto recordó que Charlie Moore luego de escapar había declarado en Brasil en la sede de Clamor. Su madre viajó al país vecino y obtuvo esa información luego presentada ante la OEA. Esta organización mediante una resolución condenó los hechos e instó al Estado argentino a realizar un nuevo juicio. Nada se hizo y la lucha siguió una vez recuperada la democracia. En este sentido destacó la diferencia que los separan de los represores que hoy disponen de lo que a ellos le fue privado: un juicio justo. Fue liberado en 1988, bajo el régimen de libertad condicional que duró otros cinco años.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Gestiones en Buenos Aires. Alperovich negocia para incluir el juicio por Aguas del Aconquija en la refinanciación

PRIMERA FUENTE

La millonaria sentencia en contra de la provincia obliga al Estado a pagar entre 170 y 200 de dólares a la multinacional francesa Vivendi. El gobernador inició los primeros contactos con el Ministerio de Economía de la Nación para que se incluya la nueva deuda en el Plan de Desendeudamiento de las Provincias.

El gobernador de la provincia, José Alperovich, informó que el ministro de Economía, Jorge Jiménez, viajó ayer a Buenos Aires para tratar de incluir el pago por el fallo del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) dentro del programa de Refinanciación de la Deuda Pública.

Sobre la multa por 170 millones de dólares por la rescisión del contrato de Aguas del Aconquija (aunque algunos estiman que la cifra podría estirarse hasta los 200 millones de dólares), Alperovich anunció: "Ya fue el ministro de Economía (Jorge Jiménez) a hablar con el secretario de Hacienda de la Nación, Juan Carlos Pezoa, para tratar de colocar al tema del CIADI dentro de la refinanciación de la deuda".

La noticia de la confirmación del fallo por parte del tribunal que depende del Banco Mundial fue un duro golpe para la provincia, justo semanas después de que comentó a regir la refinanciación de la gigantesca deuda provincia. De acuerdo a lo pactado con la Nación, recién en enero de 2012 se pagará la primera cuota, con un interés mensual de apenas el 6 por ciento para cubrir un pasivo cercano a los 4.000 millones de pesos. El Primer Mandatario provincial se mostró esperanzado de encontrar una solución pero recordó que “no es tan fácil porque es un problema grave que tiene la provincia”.

En lo político, Alperovich confirmó un acercamiento con el diputado nacional, Germán Alfaro: "Hemos arreglado con Germán Alfaro para trabajar juntos, está trabajando en conjunto por el proyecto". "La verdad que (Germán Alfaro) viene trabajando muy bien con nosotros en Cámara de Diputados, apoyando a la provincia y va a trabajar fuerte a la par nuestra", señaló. "Las diferencias que teníamos están totalmente solucionadas", agregó. Alfaro es hombre de estrecha confianza y uno de los principales operadores políticos del intendente Domingo Amaya. "Yo creo que el día que no tenga respaldo, fundamentalmente de la gente, más de la dirigencia, creo que ya no tiene sentido que siga como Gobernador", manifestó.

Durante su actividad oficial, Alperovich supervisó la construcción de 20 viviendas realizadas por cooperativas dentro del Programa Mejor Vivir en El Manantial. Allí indicó que están tratando de dar soluciones a los pedidos realizados por el joven que se encadenó en las puertas de la Casa de Gobierno.

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...