miércoles, 22 de septiembre de 2010

Proyecto Censurado 2011 # 05: Blackwater (Xe) lleva guerra secreta de Estados Unidos en Pakistán

Jeremy Scahill (THE NATION). Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

En una base de operaciones secretas en la ciudad puerto paquistaní de Karachi, miembros de una división de elite de la corporación privada Blackwater están en el centro de un programa secreto que planea asesinatos selectivos de sospechosos de pertenecer al Talibán y Al Qaeda, dentro y fuera de Pakistán, bajo las órdenes del Comando de Operaciones Especiales Conjuntas de Estados Unidos (JSOC, por su sigla en inglés). Los operativos de Blackwater también recolectan inteligencia y colaboran directamente en la campaña militar secreta estadounidense de bombardeo en Pakistán con aviones sin piloto, llamados “drones” (abejorro depredador), en un programa que funciona paralelamente a los mejor documentados ataques de la CIA con sus propios “abejones”, según una fuente bien situada dentro del aparato de inteligencia militar de Estados Unidos.

El capitán John Kirby, portavoz oficial del almirante Michael Mullen, cabeza del Staff Conjunto de Jefes, dijo a The Nation: “Nosotros no discutimos operaciones que están desarrollándose de una u otra manera, sin importar su naturaleza”. Simultáneamente, un funcionario de Defensa negó específicamente que Blackwater propinara golpes de “abejón” en Pakistán o realizara trabajos de inteligencia encomendados por el JSOC. “No tenemos ningún contrato para hacer ese trabajo para nosotros. No contratamos esa clase de trabajo externo, periódico”, dijo el funcionario. “No han habido, ni existen ahora, contratos entre el JSOC y esa organización para esos tipos de servicios”. El Pentágono ha repetido monótonamente: “En Pakistán no hay operaciones de ataque militar que estén siendo conducidas por Estados Unidos”.

El fundador de Blackwater, Erik Prince, contradijo esta declaración en una entrevista, con la revista Vanity Fair, al informar que su corporación guerrera trabaja con las fuerzas especiales de Estados Unidos en la identificación de blancos y planificación de misiones, citando una operación en Siria. La revista también publicó una foto de una base de Blackwater cerca de la frontera de Afganistán-Pakistán.

La fuente de inteligencia militar del periodista Jeremy Scahill (The Nation) dijo que el programa, que anteriormente no era conocido, es distinto al esquema de asesinatos de la CIA, cuya cancelación anunció el director de la agencia, León Panetta, en junio de 2009. “Esta es una operación paralela a la CIA”, dijo la fuente. “Son dos bestias distintas”. El programa puso a Blackwater en el epicentro de una operación militar de Estados Unidos dentro de las fronteras de una nación contra la que Estados Unidos no se ha declarado en guerra, cuyo conocimiento público podría conducir más lejos las ya tensas relaciones entre Estados Unidos y Pakistán. En 2006, Estados Unidos y Pakistán negociaron un trato que autorizaría al JSOC a ingresar a Pakistán para cazar a Osama Bin Laden, pero se entiende que Pakistán se negó a otorgar el permiso. Oficialmente, se supone que Estados Unidos no tiene ninguna operación militar activa en ese país.

Blackwater, que también usa los nombres “Servicios Xe” y “Centro de Formación de Estados Unidos”, niega que la corporación actúe en Pakistán. “Servicios Xe tiene en Pakistán solamente un empleado, ejecutante de una construcción para el gobierno de Estados Unidos”, dijo a The Nation el portavoz de Blackwater Mark Corallo, añadiendo que la compañía no tiene “ninguna otra clase de operación en Pakistán”.

Un ex ejecutivo "senior" de Blackwater confirmó que la compañía trabaja en Pakistán para la CIA y el JSOC en la búsqueda de fuentes de inteligencia militar. Dijo que Blackwater también trabaja para el gobierno paquistaní en un subcontrato con una empresa de seguridad de Islamabad que provee operativos estadounidenses de infantería para operaciones de “contención del terrorismo” con las fuerzas paquistaníes, incluyendo ataques a viviendas y enclaves fronterizos, en la provincia limítrofe del noroeste y en otras partes de Pakistán. Este arreglo permite que el gobierno paquistaní utilice a ex miembros de Operaciones Especiales de Estados Unidos que ahora trabajan para Blackwater, mientras oficialmente se niega la presencia militar de Estados Unidos en el país. También confirmó que Blackwater tiene una instalación en Karachi y mantiene personal desplegado en otras partes de Pakistán.

El programa secreto en Pakistán data de por lo menos 2007. El jefe actual del JSOC es el vicealmirante William McRaven, quien asumió el control después del general Stanley McChrystal, quien dirigió el JSOC desde 2003 a 2008, antes de ser nombrado comandante en jefe de Estados Unidos en Afganistán. La presencia de Blackwater en Pakistán “no es realmente visible y eso es porque nadie ha tropezado con ella”, dijo la fuente militar de Scahill. Las operaciones de Blackwater en Pakistán -añadió la fuente- no se hacen a través de contratos del departamento de Estado o de contratos públicos identificados del ministerio de Defensa. “Blackwater opera vía JSOC bajo una no-oferta [contrato] clasificada y aprobada sobre una base de equilibrio”.

El primer contrato conocido Blackwater/CIA para operaciones en Afganistán fue concedido en 2002 y cubría trabajos a lo largo de la frontera Afganistán-Pakistán.

De acuerdo con la fuente de Scahill, Blackwater fue mercadeada con eficacia como una compañía cuyos operativos tienen capacidad de “conducir misiones mortales de acción directa y ahora, por un precio, ustedes pueden tener su propia célula de planificación. El JSOC ahora deja comer”. Los contratos Pakistán/JSOC de Blackwater son secretos y, por lo tanto, están blindados ante cualquier negligencia pública, dijo.

Además de planear -para el JSOC y la CIA- ataques de “drones” y operaciones contra sospechosos de integrar fuerzas de Al Qaeda y el Talibán en Pakistán, el equipo de Blackwater en Karachi además colabora en misiones contra el movimiento islámico del interior de Uzbekistán, también planeadas para el JSOC.

Desde que comenzó el gobierno del presidente Barack Obama, Estados Unidos amplió sus incursiones de bombardeo con “drones” en Pakistán. Obama primero ordenó –el 23 de enero de 2009–ataques de “abejones depredadores” contra blancos al norte y al sur de Waziristan y desde entonces, los bombardeos se mantienen constantes. La administración de Obama ahora ha superado a la era Bush en el número de ataques en Pakistán y ha hecho frente a feroces críticas por las muertes de civiles expresadas por legisladores paquistaníes y de algunos de Estados Unidos.

La fuente de inteligencia militar también confirmó que Blackwater continúa trabajando para la CIA en su programa de bombardeos con drones en Pakistán, según informó previamente el New York Times, pero añadió que Blackwater también está trabajando en los bombardeos con abejón del JSOC. “Blackwater lleva adelante el programa de ambos, de la CIA y el JSOC”, dijo la fuente. Cuando matan a civiles, “la gente exclama ‘Oh, es la locura de la CIA, que otra vez caga desenfrenada’. “Bien, por lo menos el 50% del tiempo son ataques del JSOC. que alguien identifica como efecto HUMINT [inteligencia humana], pero ellos mismos han entresacado la inteligencia y la han compartido y JSOC saca a esas personas y así es cómo trabaja”.

Además de trabajar en planeamiento de ataques de acción encubierta y bombardeos con abejones, “Blackwater SELECT” también proporciona guardias privados dentro de Pakistán para cumplir tareas sensibles de seguridad en resguardo de bases secretas de drones de Estados Unidos, instalaciones del JSOC y recintos de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA, sigla en inglés).

La capacidad de Blackwater de sobrevivir a las críticas y de reinventarse y reposicionarse es más evidente en Afganistán. Allí, la compañía continúa trabajando para los militares de Estados Unidos, la CIA y el departamento de Estado a pesar de intensas críticas y escándalos casi semanales.

Estudiantes investigadores:
Andrew Hobbs, Kelsea Arnold and Brittney Gates, Sonoma State University

Evaluadores académicos:
Elaine Wellin y Peter Phillips, Sonoma State University

Fuentes:
- Jeremy Scahill, “The Secret US War in Pakistan,” The Nation, November 23, 2009, http://www.thenation.com/doc/20091207/scahill
- Jeremy Scahill, “Blackwater Wants to Surge Its Armed Force in Afghanistan,” Antiwar.com, January 20, 2010, http://original.antiwar.com/scahill/2010/01/19/blackwater-wants-to-surge/
- David Edwards and Muriel Kane, “Ex-employees claim Blackwater pimped out young Iraqi girls” Raw Story, August 7, 2009

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Preguntas… preguntas… preguntas

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

¿Por qué, si a Milosevic lo llevaron a La Haya para juzgarle por genocida (por lo de Kosobo) no le aplican igual tratamiento a George Bush hijo, a Tony Blair de Inglaterra y a José María Aznar, de España (entre otros genocidas) por la invasión sin razón alguna de Irak, la matanza de más de un millón de civiles iraquíes y el ahorcamiento de Sadam Hussein, entre otros crímenes y atrocidades cometidas contra ese país?.

¿Por qué el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no ha resuelto aplicar medidas coercitivas contra Israel –por ejemplo- que “se toma la molestia” de bombardear y asesinar a palestinos, cada vez que le da la gana; o a ocupar militarmente (con muertos y desaparecidos inclusive) una nave que se dirige a la Franja de Gaza a tratar de llevar algún alivio a su población (millón y medio de personas) que está sujeta a un implacable bloqueo; y en cambio, amenaza y toma medidas cada vez más agresivas contra Irán, por la sola “presunción” de que está tratando de armar su propia bomba atómica? ¿Por qué Israel si tiene el derecho a tener un arsenal de bombas atómicas (cedidas por Estados Unidos) y en cambio, para el tal Consejo de Seguridad, “no es admisible” que Irán pretenda fabricar la suya propia (UNA) a pesar de que repetidas veces ha dicho Irán que solo pretende utilizar la energía atómica con fines pacíficos, lo cual fue certificado por Turquía y Brasil, dos testimonios que fueron echados al canasto de la basura?
¿Por qué en el seno de este Consejo de Seguridad de las NNUU siguen teniendo derecho a veto las cinco potencias nucleares que, con solo “utilizar” con cualquier pretexto, el uno por ciento de su potencial nuclear, determinarían el efecto invernadero y sería el acabose de todo ser vivo en el planeta tierra? ¿Por qué no se les da ese mismo derecho a otros países que llegan a formar parte de ese Consejo de Seguridad y que no solo están en contra sino que denuncian a la terrible guerra nuclear como el fin de la vida en el planeta tierra?
¿Por qué no han sido enjuiciados y sentenciados a prisión perpetua los 10 presidentes constitucionales de los Estados Unidos de Norteamérica que han dictado y han mantenido el bloqueo criminal contra Cuba, durante 50 años (Obama acaba de reiterarlo) a pesar de que la Asamblea General de las Naciones Unidas se ha pronunciado, repetidas veces y en forma casi unánime, contra tan atroz y arbitraria medida genocida?
¿Por qué, si todo el mundo sabe que Estados Unidos es el principal productor y consumidor de droga en el mundo, su Departamento de Estado y la famosa y ultrasecreta DEA se permiten anualmente juzgar a otros países (como Ecuador y Venezuela) y sindicarlos como “débiles y complacientes” en el tráfico de estupefacientes (principalmente hacia Estados Unidos) sin que por lo menos el mundo sepa que hace algo, en su propio país, por combatir o por lo menos contrarrestar ese infame así como multimillonario mercado; y por desenmascarar y llevarlos a la cárcel a los capos que en EEUU manejan a su antojo ese mercado y nos les pasa nada?
¿Por qué no se enjuicia a la justicia norteamericana por mantener 12 años en la cárcel, sometidos a durísimas penas (hasta una doble sentencia a perpetuidad) a cinco cubanos por “el delito” de haberse infiltrado en la mafia cubano-americana de Miami para prevenir a su país de complots criminales en su contra; es decir, exactamente por haber hecho lo que se propusieron (luchar contra el terrorismo) el señor Bush Jr. y la señora Condoleza Ricce, después del atroz y el terrible 11-S? ¿O la justicia norteamericana espera que se mueran en la cárcel los cinco héroes cubanos para “pedir perdón” por la injusticia cometida, como lo hicieron con los anarquistas italianos Sacco y Vanzetti?
¿Por qué la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa, que dice que defiende en el continente la libertad de expresión) no condena y protesta contra la gran prensa norteamericana (que está en manos de 10 consorcios internacionales) que anualmente “ignora” para su público decenas de informaciones de interés mundial (leer la publicación anual “El Proyecto Censurado” que anualmente edita la universidad de Sonoma, California, Estados Unidos) y desinforma, de esta manera, al enorme público norteamericano sobre temas de su absoluto interés? (El público norteamericano ignora, por ejemplo, que a título de “lobbys” una práctica muy común y aceptada en EEUU hay un tráfico de influencias que se acerca y rebasa prácticas de corrupción en sectores legislativos; o que durante 7 años de ocupación armada en IRAK, fueron asesinados más de un millón de inocentes civiles iraquíes; o que en los sectores de inteligencia del ejército norteamericano se cometen, desde hace años, actos contrarios a los derechos humanos, más ignominiosos que los que la prensa yanqui suele “descubrir” en nuestros países tercer mundistas)
¿Por qué los medios comerciales del continente prefieren seguir autodenominándose “independientes” cuando –todo el mundo lo sabe- son total y completamente DEPENDIENTES pero de quienes son dueños de sus patrimonios sociales; y, sobre todo, de la publicidad comercial que, para mantener la sociedad de consumo, debe gastar anualmente una costosísima publicidad pagada que, además, impone a los medios sus propias políticas y directrices? (En Colombia, se comprobó que más de una transnacional de marketing financiaba y respaldaba a paramilitares que se apoderaron por las armas de tierras y propiedades de campesinos colombianos, que hoy deambulan por todo el país y por países vecinos, como refugiados)
¿Por qué 7 asambleístas ecuatorianos fueron a “quejarse” en Estados Unidos de un proyecto de ley de comunicación que está en trámite en la Asamblea Nacional, cuando saben a ciencia cierta que esa ley debe ser tramitada y aprobada por las instancias legales pertinentes, ya que es un mandato constitucional? ¿Y por qué nadie les ha denunciado, por lo menos para que pierdan sus calidades de asambleístas, o por lo menos les den un certificado de “chismosos”?
¿Qué tiene que decirnos la señora Catalina Botero, colombiana y que las oficia de “relatora de la OEA” respecto de NUESTROS PROYECTOS DE LEY (que todavía no son ley) cuando ella no ha dicho media palabra respecto de los crímenes y amenazas “logradas” por el

Alberto Maldonado es periodista – Ecuador.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

100 años de la UNAM: privilegiados, productora de científicos, políticos burgueses y de luchas sociales

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. La Universidad Nacional de México, desde 1929/33 autónoma, fue fundada en 1910 cuando aún gobernaba Porfirio Díaz, un mes antes que estallara la Revolución. Si hoy la los alumnos de la Universidad, con más de 350 mil, pertenece a ese sólo cuatro por ciento de jóvenes que llega a la educación superior, había que imaginarse cuantos alumnos tuvo hace un siglo que fue fundada, cuando el país tenía menos del 10 por ciento del actual número de habitantes.

Es sin duda una universidad de masas porque además de esa enorme cantidad de estudiantes tiene a unos 30 mil académicos y un número parecido de empleados administrativos y manuales. Hasta mediados de los 50 funcionó en el centro histórico de la ciudad de México en diferentes bellos edificios coloniales, pero desde entonces pasó a ocupar un gigantesco y lindo espacio arbolado conocido como Ciudad Universitaria (CU), a unos 20 kilómetros del centro.

2. Para la vida política y cultural de México la UNAM -como la más importante institución educativa de nivel superior del país- es un punto clave; lo que en ella sucede repercute en la República, por ello es “Nacional”. Además de estar muy atento de sus movimientos de lucha estudiantil y magisterial, así como de sus eventos académicos, me informo de manera permanente por los medios y muchos amigos, de lo que sucede en ese centro de estudios; además tuve la oportunidad de estar a su servicio como profesor durante 12 años, incluso de ser uno de los 20 directivos fundadores de su sindicato de académicos, del SPAUNAM, de 1975 a 1977. Me tocó observar la caída de Rectoría de Chávez, participar en el movimiento estudiantil de 1968, presenciar la renuncia obligada de González Casanova a Rectoría, observar de lejitos las luchas estudiantiles de 1986 y 1999 y escribir sobre cada una de ellas.

3. La UNAM, además de aportar profesionistas y grandes ideas en el país es, al mismo tiempo, una dependencia de él. En los sesenta y setenta reflejó al país agitado y movilizado; en los ochenta y noventa vivió una especie de calma, pero las gestiones que buscaban implantar abiertamente la privatización de la UNAM, tanto del rector Carpizo Mc Gregor en 1986, así como de la Rectoría de Barnés de Castro en 1999, provocaron poderosas huelgas y movilizaciones. Sin embargo, a pesar de la intensa campaña de la derecha panista y de los medios de información porque la UNAM es “un nido de comunistas y agitadores”, esta institución es seguramente una de las 20 mejores universidades del mundo por la enorme cantidad de estudiantes que alberga. En cuánto a la calidad de la educación suele ser un criterio subjetivo que se confunde con títulos, concursos, exámenes, competencias y fuertes intereses.

4. Un miembro privilegiado de la Junta de Gobierno de la UNAM, en una discusión me argumentaba que “la única forma de medir la calidad de una Facultad o una Universidad es por la cantidad de doctores que ha producido”. La realidad es que me pareció una tontería porque los títulos generalmente “salen del horno como los panes” y la mayoría de las veces sirven para un carajo; sólo le pregunté que en donde quedaban las investigaciones, los libros publicados, las ponencias en foros, el prestigio de sus intelectuales, el servicio a la comunidad, su influencia y penetración en la sociedad y todo aquellos conocimientos que se pueden demostrar de manera pública en la práctica diaria. Pero lo importante es que allí están miles de estudiantes universitarios de Política, Filosofía, Economía, Antropología, de Historia, de ciencias sociales, que de cuando en cuando realizan poderosas manifestaciones, protestas y huelgas para evitar la privatización.

5. Desde los años setenta, es decir, hace 40 años, en la UNAM ha habido “reprobados” por los exámenes de admisión. En aquellos años profesores y estudiantes salíamos a protestas a la calle y los pasillos universitarios para que se admitieran a los llamados “rechazados” por falta de presupuesto, edificios y profesores; fue incluso el origen de las llamadas “Prepas Populares” que tanto ayudaron en el movimiento estudiantil del año 1968. Desde hace 20 años la situación de los “rechazados” se ha hecho más grave porque de cada 100 alumnos que presentan pruebas de admisión sólo se aceptan a 10 en la UNAM, pero también sucede lo mismo en las universidades de los estados. Este bárbaro rechazo ha hecho crecer las matrículas de las escuelas privadas cuyos dueños se han hecho millonarios. La verdadera realidad es que ha sido el mejor camino del Estado para la privatización: no aumentar el presupuesto publico y hacer crecer al sector privado.

6. A pesar de sólo llegan a la UNAM cuatro privilegiados de cada 100 que ingresan al nivel de primaria, la historia de vida de esa institución es de las dos o tres más importantes del continente. Los últimos dos rectores: De la Fuente y Narro Robles –por sus declaraciones político/educativas- han sido críticas y han ayudado a aclarar falsificaciones de funcionarios de gobierno. Si bien todos los rectores de la UNAM han sido impuestos por la Junta de Gobierno con acuerdos con altos miembros de los gobiernos de la República, y la mayoría se ha sometido dócilmente a la derecha, algunos como González Casanova, lograron márgenes interesantes de independencia. De todas maneras las autoridades universitarias parecen buenas y democráticas cuando no hay movimiento estudiantil, pero cuándo éste irrumpe, todas esas autoridades se quitan la máscara y se tornan autoritarias, despóticas y represivas.

7. Las otras universidades registradas en los otros 31 estados del país, tienen muy escasa presencia y muchas veces son “superadas” por universidades privadas o institutos tecnológicos de carácter privado donde los empresarios y políticos millonarios envían a sus hijitos. Sin embargo es en las universidades públicas como la UNAM, la UAM, el IPN, donde se realizan casi todas las investigaciones que se realizan en el país. De manera desafortunada la investigación en las universidades públicas está siendo penetrada por empresas yanquis, por fundaciones privadas gringas, que ofrecen a los académicos viajes, computadoras, viáticos y contratos que la universidad pública no puede ofrecer. No sólo se han creado miles de instituciones privadas sino que hasta la misma universidad pública –la misma UNAM que festeja sus 100 años- se ha venido privatizando, de manera acelerada, desde hace 25 años.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Propósito del Bicentenario: Chile, una sociedad con problemas históricos pendientes

Juan Carlos Gómez Leyton

Mucho antes que el torbellino mercantil-consumista-enajenador-mediático de la celebración del “Bicentenario de la Independencia Nacional” avasallara las vidas cotidianas de las y los ciudadanos chilenos impidiendo con ello una mínima reflexión ciudadana sobre lo que se esta realmente conmemorando, tuve la ocasión de escribir un opúsculo reflexivo sobre la cuestión que hoy nos atosiga y nos asfixia: el mentado segundo centenario.

En efecto, en octubre del año 2004 la Universidad ARCIS organizó el Foro Panel: Segundo Centenario: ¿Qué República? en el cual participaron el sociólogo Felipe Portales y el autor de estas líneas. En dicha ocasión expuse la idea de que Chile arrastra desde su conformación como sociedad emancipada del Imperio Español, un conjunto de problemas sociales, económicos, políticos y culturales de larga duración que dada su importancia y profundidad se han transformado en megaproblemas, sin haber logrado aun una adecuada resolución a lo largo de estos 200 años. Transcurridos seis años de aquella oportunidad, la relevancia de esos problemas históricos hoy en día se manifiestan con toda su intensidad y conflictividad social y política. Lo que no impide, por cierto, la celebración ni tiende a opacar la conmemoración oficial como ciudadana del Segundo Centenario.

En este artículo voy a exponer sucintamente los cuatro problemas destacados en el Foro, pues como he dicho siguen siendo problemas sin una adecuada resolución y que requieren de parte de la sociedad chilena y de su gente una pronta solución. O, por lo menos, que sirvan para la reflexión. Aunque esto último no deja de ser una volátil ilusión. Veamos entonces cuales son esos problemas:

A.- Pobreza y Desigualdad

En materia social, el principal problema que afecta a la República de Chile desde su constitución en el siglo XIX es la combinación entre desigualdad social y pobreza. Tengamos presente que para el Primer Centenario (1910) Chile era una de las sociedades latinoamericanas más desiguales y pobres de la región. Aproximadamente el 70% de los ciudadanos nacionales vivían en condiciones de pobreza o en extrema pobreza. Si bien, actualmente, las condiciones materiales no son las mismas de aquellos años, la pobreza no ha dejado de ser un problema social y político. Basta recordar las recientes estadísticas sobre el particular. De acuerdo a los últimos datos oficiales proporcionados por el gobierno señalan que en la actualidad la pobreza afecta a un 15,1% de la población nacional. Aunque otros estudios no oficiales y alternativos elevan dicho porcentaje sobre el 50%. Lo cierto es que desde una perspectiva de larga duración, la pobreza entendida como carencia de medios materiales: vivienda, alimentación, vestuario, educación, salud, salarios, etcétera para una adecuada y digna existencia humana ha afectado a porcentajes importantes de ciudadanos nacionales. Obviamente, la pobreza es dinámica y debe ser analizada en relación a los contextos históricos en que se desarrolla: la pobreza decimonónica, no es igual que la pobreza de la modernización industrial sustitutiva como esta, tampoco, es igual a la pobreza de la modernización neoliberal actual. Pero, a pesar de todo, los pobres, como dice Serrat, “siguen y siguen llegando”.

La pobreza ha sido acompañada en la sociedad chilena a lo largo de estos 200 años de vida independiente por la desigualdad. Chile siempre ha sido una sociedad desigual desde el momento mismo de constituirse como tal. La violenta conquista española en el siglo XVI sobre los pueblos originarios que ocupaban en el actual territorio nacional dio lugar a la conformación de una sociedad ordenada en la desigualdad política, económica, social y cultural que se ha mantenido hasta el día de hoy. Por esa misma condición la sociedad chilena ha sido una sociedad en permanente conflicto. En donde la violencia ha sido el mecanismo habitual para resolver múltiples conflictos que provoca la permanente y persistente desigualdad.

Actualmente, la desigualdad es uno de los problemas ampliamente reconocidos por los diversos actores sociales y políticos. No obstante, poco o nada se hace para hacerla desaparecer o disminuirla. Todo lo contrario tal como lo ha demostrado el economista Hugo Fazio, en la sociedad chilena puede modificarse la estructura de la propiedad pero no el mapa de extrema riqueza. Para provocar un efecto directo en dicho mapa, habría que terminar con la fuente principal de la desigualdad que no es otra que la alta concentración patrimonial y de la riqueza en poco más del 10% de la población nacional. Cabe señalar que desde la época colonial la sociedad chilena la riqueza ha sido atesorada por una pequeña y poderosa elite que no supera dicho porcentaje. Actualmente, menos 10 grupos económicos son los verdaderos dueños de Chile. La alta concentración de la riqueza implica una profunda desigualdad económica y social. Situación que ha visto profundamente agravada por el modelo económico neoliberal instalado por la dictadura militar (1973-1990) y desarrollado, ampliado y profundizado por los Gobiernos de la Concertación Partidos por la Democracia (1990-2010).

La desigualdad neoliberal se expresa de múltiples formas, por esa razón, la sociedad chilena de acuerdo al índice Gini, el indicador más aceptado a nivel mundial, para medir dicho problema, indica que Chile posee un Gini de 0.5649, solo comparable con algunas tristes realidades como Nigeria y Bangladesh. Para contextualizar un poco, África al sur del Sahara tiene Gini 0.4695, América Latina y Caribe 0.4931, Asia Oriental y el Pacífico 0.3809, Asia del Sur 0.3188, Europa del Este 0.2894, Medio Oriente y África del Norte 0.3803, los países industrializados o en vías de desarrollo con altos ingresos 0.3375. Vale decir, Chile posee una de las peores distribuciones del mundo. Un mega-problema que no tiene actualmente atisbos de solución. Seguirá pendiente.

B.- Modelo de Desarrollo Económico

En materia económica, la sociedad chilena, no ha logrado dar con el modelo económico que le permita desarrollarse en manera sustentable y equitativa en el tiempo. A grosso modo, tres han sido los modelos de desarrollo económicos implementados en el país a lo largo de estos dos siglos de vida independiente, a saber: en el siglo XIX, el modelo primario exportador (crecimiento hacia fuera, como lo denominara Aníbal Pinto); en el siglo XX, 1930-1975, la industrialización sustitutiva de importaciones, ISI, (crecimiento hacia adentro); y desde 1975 hasta el día de hoy, el modelo económico neoliberal (crecimiento hacia fuera, nuevamente). Los tres modelos han sido concebidos con la expectativa de lograr que la sociedad chilena alcance su desarrollo económico y como es sabido, ninguno ha logrado dicha meta. Sus éxitos han sido relativos y coyunturales. En cierta forma los tres han fracasado. Por esa razón, el desarrollo económico sigue siendo una problemática pendiente.

C. La discriminación Racial y Social con los pueblos originarios

En materia cultural, Chile mantiene serios y profundos problemas. Tal vez, el más importante y relevante de todos sea la marcada tendencia entre las y los chilenos a negar la diversidad cultural y étnica, sobre la cual se constituye la sociedad nacional. La profunda internalización cultural y social en la población nacional de la tradicional tesis levantada por las élites dirigentes a cargo de la construcción de la República durante el siglo XIX, de que “Chile es un país de blancos...y donde lo indígena es sólo reconocible al ojo del experto”, tiende a negar la existencia cultural de los pueblos originarios. Todo indica que las y los chilenos independientemente de sus condiciones socioculturales son reacios a aceptar la diversidad cultural. La segregación, la exclusión y la discriminación han sido las formas históricas practicadas en la sociedad nacional al momento de enfrentar la diversidad y la pluralidad cultural. El actual conflicto mapuche deja manifiesto en toda su intensidad este profundo e histórico problema.

D.- La Eterna Construcción de la Democracia

En materia política, el principal problema no resuelto desde el siglo XIX, que por su carácter, importancia y duración constituye un mega-problema o una mega-tendencia histórica es la errática construcción de un régimen político democrático o una clara república democrática. Hacer la historia de ella es hacer, también, la historia del autoritarismo nacional. En efecto, en el Chile actual como en el Chile del Centenario la democracia es todavía una cuestión pendiente; parafraseando, al economista Aníbal Pinto, podríamos decir que: Chile constituye “un caso de democracia frustrada”. Por esa razón, he sostenido en diversos trabajos que la democracia, no sólo como régimen político, sino, también, como sociedad democrática o estado democrático es, actualmente, un tema pendiente, una cuestión política no resuelta.

Estos son los cuatro mega-problemas que tiene la sociedad chilena. Constituyen, en mi opinión, la carta de navegación que las y los ciudadanos nacionales deberemos asumir y darle solución en los próximos años. Ellos deben constituir la plataforma del proyecto histórico político alternativo no sólo al gobierno de la derecha neoliberal, del fallido proyecto concertacionista sino de lo que ha sido la sociedad chilena durante estos 200 años, una sociedad profundamente: desigual, racista y antidemocrática. Para tal efecto, debemos refundar una república democrática radical.

Juan Carlos Gómez Leyton es Director PROSPAL, Universidad ARCIS.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Esclavizadas para la explotación sexual: Mujeres desaparecidas en democracia

PRENSA DE FRENTE

La trata de mujeres y niñas para la explotación sexual es una de las caras más extremas de la violencia de género e implica la violación directa a los derechos de las humanas. La continuidad de las prácticas de tortura y sometimiento son amparadas por un entramado de poder económico, judicial, político y policial que les otorga el sagrado manto de la impunidad.

Este flagelo que arrastra características y condiciones estructurales a lo largo de siglos, es un delito que somete a millones de personas a condiciones de esclavitud y ocupa el segundo negocio a nivel mundial después del tráfico de drogas.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT 2006), manifiesta que en la Argentina participan directa o indirectamente de este delito, unas 500.000 personas. Siendo, este país un lugar de origen, tránsito y destino, al que llegan ciudadanos y ciudadanas extranjeros/as captados/as y traficados/as de países limítrofes, principalmente, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), de Bolivia y Paraguay, y en segundo lugar de Perú, República Dominicana, y hasta China y Corea. Sin embargo, aun no existen estadísticas oficiales sobre las desapariciones de mujeres, esto significa que todavía no hay políticas públicas activas, tanto para la persecución del delito, como para la prevención del mismo, contribuyendo a la invisibilización de este flagelo y a la impunidad que habilita el efectivo funcionamiento de los mecanismos de las redes.

El negocio de la esclavitud

La existencia de la red de trata de mujeres es parte de una sociedad que naturaliza prácticas como la prostitución, sin profundizar en la relación de dominio que subyace. La concepción del cuerpo femenino como propiedad de lo masculino, y por ende, mercancía que se consume, alquila y vende, es la base cultural que promueve a la explotación sexual.

Las mujeres víctimas de la redes de trata son cada vez más jóvenes, el 48 por ciento tiene menos de 18 años. En este sentido, Richard Poulin, profesor e investigador canadiense sobre los procesos de globalización de la industria del sexo, advierte sobre la complicidad de organismos multilaterales del crédito como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional en el crecimiento de la trata de jóvenes. En una entrevista para el diario Página 12, el investigador denuncia cómo las políticas neoliberales expresadas por el Banco Mundial y el FMI y los planes de ajuste estructural, incentivan a los países al fomento de la industria sexual a través de préstamos para desarrollar empresas de turismo y entretenimiento. Esta industria sexual se expande globalmente afectando a las poblaciones más vulnerables, en primer lugar, refugiadas políticas, niñas, migrantes ilegales, miembros de minorías raciales y étnicas.

Según los estudios realizados por las integrantes de la organización de mujeres La Casa del Encuentro, en este negocio se puede hallar la estrecha asociación entre la etapa del capitalismo actual y el patriarcado. Las zonas que definen los destinos de las mujeres, son las rutas de mayor actividad económica por excelencia. Por ejemplo, la ruta del petróleo en la zona patagónica, la de la soja, la del turismo carretera en Córdoba, los festivales, etc., lugares donde se garantiza la masiva presencia de “clientes”.

La falacia de la persecución del delito

En abril del 2008 se aprueba la Ley Nacional 26.364, para la prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a sus víctimas, sin embargo rápidamente las organizaciones sociales que venían trabajando sobre el tema denunciaron que no garantizaba la persecución del delito y dejaba espacios que generaban y consolidaban la impunidad con la que se mueven los tratantes en territorio argentino.

Claramente los números dan cuenta de la falta de eficacia en el desbaratamiento de las redes mafiosas, según datos de la Oficina de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata dependiente del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación desde 2008 rescataron a 654 mujeres (entre ellas 149 eran niñas de entre 12 y 18 años), desde ese momento hasta el 31 de mayo de 2010, se detuvieron a 543 personas acusadas de formar parte de las mafias dedicadas al tráfico de personas, aunque se dieron sólo 5 condenas firmes, en las provincias de Córdoba, Chubut, Buenos Aires, Santa Fe y Misiones y ninguna de estas involucra a un tratante. “La mayoría de las personas que quedaron detenidas son perejiles y no fueron condenados a más de cuatro años de prisión”, explica Mercedes Assorati coordinadora del programa Esclavitud Cero, de la fundación El Otro.

El cuestionamiento a la ley radica principalmente en que en los casos de explotación sexual de una persona mayor de 18 años tiene que estar probado que no hubo consentimiento por parte de la mujer para ser tratada como esclava, presumiendo que alguien puede elegir ser victimizada renunciado a su propia vida, a su propio cuerpo y a su libertad; por otra parte también se discuten las bajas penas aplicadas a los proxenetas y tratantes que derivan en la posibilidad de excarcelación. Estos y otros aspectos están en discusión y prontos a ser tratados nuevamente en el Congreso, pero aún se dejó afuera la posibilidad de gestionar un programa nacional que se ocupe integralmente de la asistencia a esta mujeres y niñas secuestradas, torturadas, maltratadas, explotadas por el accionar de la redes de trata con la complicidad del estado y una cultura patriarcal que las invisibiliza.

Dinero fácil, cuerpos ultrajados

El Noroeste y Norte argentino se presenta como una región de captación o reclutamiento de personas con fines de explotación, en su gran mayoría mujeres para explotación del comercio sexual, según el trabajo realizado por la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestro Extorsivo y Trata de Personas (UFASE) de la Procuración General de la Nación. Mientras que las provincias de Córdoba, Buenos Aires, La Pampa, Entre Ríos, La Rioja, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego son caracterizados principalmente como lugares de destino, atento a la vinculación de las actividades económicas.

Amparados en sistemas de protección y corrupción policial, burdeles, juego clandestino y droga, funcionan libremente con la connivencia de funcionarios locales o incluso con la “regulación” de la actividad como si se tratase de un emprendimiento comercial lícito. En Río Gallegos, por ejemplo, la zona de prostíbulos conocida como Las Casitas funciona a la vista de toda la población; allí uno de los primeros allanamientos para el rescate de víctimas de explotación sexual fue posible por el accionar de una jueza que actuó en el lugar de captación, en la localidad de Sáenz Peña, en Chaco. Al respecto la magistrada chaqueña señala que este pueblo “es uno de los lugares de la provincia que constituye un foco de origen importante del delito de Trata, ya que la marginalidad, por la deplorable situación económica, cultural y educativa, constituye y un paisaje sumamente tentador para los que comercian con seres humanos debido a que en definitiva, no tiene alternativas diferentes.”

El lugar de destino tampoco guarda mejores oportunidades para estas mujeres, cuando una de ellas llegó a la terminal de Río Gallegos y el regente del prostíbulo conocido como El Deseo la fue a buscar, no tardó en informarle que “tenia una deuda de $ 620,000 lo cual era la suma de los pasajes y plata para consumir durante el viaje y que sí o sí tenía que pagarla.” Días después el proxeneta la mostró en la ciudad, primero ante el Comisario para tramitar la identificación que le permitiría sacar la libreta sanitaria en el Hospital, entonces “comenzó a sentir miedo y que no tenía escapatoria”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba. Violencia contra personas travestis-trangéneros: Criminalizar las identidades

INDYMEDIA

Coqui, abandonada por el servicio penitenciario en la Cárcel San Martín de Córdoba, pierde la visión en un ojo por un herpes mal atendido.

Cuatro jóvenes son detenidas, maltratadas y torturadas psicológicamente a las dos de la tarde en una ciudad de la Provincia de Córdoba, cuando estaban... tomando un helado en la plaza.

Nicol es internada por un cuadro de anemia y fallece un mes después de neumonía contraída en el hospital. Su cuerpo es entregado en un bolsa negra, con el cuello quebrado para poder meterla.

Magalí es golpeada brutalmente en una esquina por dos hombres con cadenas. Hoy se recupera de la golpiza con una pierna enyesada e inmovilizada en una cama.

Estas cuatro historias, detalladas en el texto de la activista travesti feminista Maite Amaya "Denuncia: cuatro situaciones de violencia contra personas travestis-transgéneros", sucedieron en el lapso de un mes, y fueron sufridas por personas travestis-transgéneros en la Provincia de Córdoba.

Las cuatro situaciones son ejemplos de la brutal violencia que cotidianamente se ejerce, de distintas maneras, sobre los cuerpos y las vidas de quienes no se ajustan a la norma heterosexista. En todas, de un modo u otro, aparece la mano del Estado, a veces como responsable directo, otras veces, amparando o legitimando la impunidad de los agresores.

Son cuatro muestras del funcionamiento de los dispositivos normalizadores y disciplinadores de los cuerpos que criminalizan las identidades que no han sido normadas de acuerdo a la estructura sexo-genérica binaria varón-mujer, que instala una sexualidad productiva y reproductiva que a la par que construye, jerarquiza y expulsa a los márgenes. Lo hace desde un denso entretejido de instituciones:las fuerzas represivas, la escuela, el sistema de salud, los medios de comunicación, las iglesias, las universidades... Un tejido tan pero tan denso, que construye las opresiones y simultáneamente logra que no nos sean visibles las causas y los mecanismos de opresión en funcionamiento. Tan pero tan denso que logra instalarse como lo "natural", o lo "que Dios manda".

Podríamos recorrer muchas más situaciones, muchas de ellas vividas por las mismas protagonistas, muchas también en otros lugares del país, como las que dieron origen al habeas corpus colectivo presentado el pasado 9 de agosto por las travestis detenidas en cárceles del sistema penitenciario bonaerense.

También podría decirse que de nada sirve el enumerar las distintas vejaciones y maltratos que sufren las personas transgéneros, que sólo vuelve a ponerlas en el lugar de víctimas, desplazándolas una vez más del lugar de sujetas forjadoras de sus destinos. Sin embargo, dos cosas deja en evidencia la contundencia de los hechos denunciados. Por un lado, la hipocresía de gobiernos que desde discursos políticamente correctos crean secretarías y programas y plantean políticas "inclusivas" que enuncian cambios pero que nada cambian, ni siquiera en las instituciones que dependen directamente de ellos, como las cárceles o las escuelas. Por otro, el fuerte atravesamiento de género y clase que enmarca la violencia.

Estos relatos no son nuevos, pero empiezan a escucharse cada vez más frecuentemente y con más fuerza, a exigir atención y respuestas -no sólo del estado, sino también de las organizaciones del campo popular, del ámbito de los DDHH, de las anti represivas, de las feministas, de los medios alternativos de comunicación-, a medida que se fortalecen lxs activistas, las organizaciones y las redes militantes y solidarias construidas entre personas trans a lo largo y a lo ancho del país, en un proceso que va poco a poco haciendo mella y socavando los mismos cimientos machistas de nuestra cultura.

A continuación cuatro de las situaciones que atravesamos las travestis –transgeneros que vivimos en cordoba capital. Estos hechos suceden en el lapso de un mes.

Son algunas de las situaciones que nos duelen, pero sobre todo nos nos ponen de pie, unen, y fortalecen.

Estamos organizandonos para luchar contra la opresiones de las que queremos librarnos…

Continúan las torturas a travestis en el penal cordobés de San Martín.

Coqui la travesti detenida en el penal de san martín, que desnutrida y muy enferma, unos meses atrás denunciaba abandono de persona y violación a los derechos humanos.

Hoy vuelve a contar la desastrosa situación a la que esta sometida por el servicio penitenciario de la provincia de Córdoba.

Hace poco mas de un mes le salio un grano en la frente que le picaba mucho, dolía e irritaba el ojo derecho. Tras rogar como otras veces que la trasladen al hospital de la cárcel, consigue ser trasladada.

En el hospital del penal a cargo del doctor Luis Pino, recibió el ya acostumbrado trato que tienen travestis y personas viviendo con VIH. El medico Carlos Martínez la observo a distancia, a las apuradas y diagnostico sinusitis recetando medicación y vahos de vapor.

El grano reacciona mal, se propaga a la cabeza, provocando picazón excesiva. Tras suplicar a la guardia consigue nuevamente atención medica, esta vez en el servicio medico del penal, le diagnostican conjuntivitis, receta gotas y vahos de vapor.

Dado que los diagnósticos no son correctos, ni la revisación medica eficiente, ni la medicación acertada, y tras la demora para atenderla, su situación empeora.

Coqui tiene un herpes que ante la negación de atención medica, la discriminación y la mala praxis le revive, tomándole el lado derecho superior de la cabeza dejando a la vista piel muerta e irritación.

El hospital penitenciario no cuenta con medicación alguna, entonces consigue ser trasladada al hospital Rawson, donde le recetan y le dan a la guardia penitenciaria Aciclovir y otra crema, pero al llegar al penal se la niegan, diciéndole que no ha sido medicada.

Tenia turno para revisación médica una semana después en el Rawson. Y aunque coqui se esforzó en pedir traslado, esta vez no lo consigue, solo burlas es lo que obtiene. El servicio penitenciario de Córdoba vuelve a negarle atención médica.

El estado del herpes en su rostro empeoro y comenzó a preocupar hasta a sus pares del pabellón 1. Así es como otros privados de su libertad le consiguieron gotas para humedecer el ojo; a pesar que la alivianaba no era lo que necesitaba para frenar el avance del herpes. Seguía necesitando atención médica.

Coqui comienza una huelga de hambre, nuevamente arriesga su vida, con su delicado cuadro de salud viviendo con VIH con una penosa nutrición y saliendo de una fuerte recaída inmunitaria provocada por el servicio penitenciario. Tras su tercer día de huelga de hambre consigue con increíble coraje y luchando por sobrevivir que la trasladen al hospital Rawson para ser medicada nuevamente.

Dificultad para ver, mucho dolor de cabeza, fiebre, excesiva irritación del cuero cabelludo, sarpullido en frente y ojos, mucho ardor. Durante casi dos semanas burlada por los guardias que no recibían orden de traslado.

“Ellos parecen no entender que una travesti viviendo con VIH es una persona no un experimento”, comento coqui, envuelta en llanto y muy angustiada. “siento arena que me raspa dentro del ojo”.

En el hospital Rawson, un oftalmólogo le comunica que el herpes esta ahora ubicado dentro de su ojo y que hay muchas probabilidades de que pierda la visión en el ojo derecho.

Esta vez el servicio penitenciario accede a alcanzarle la medicación que le dan en el hospital.

El subdirector Gustavo Molina la cita para darle el parte medico para el que llama a “personal pertinente: el psiquiatra del penal”.Por lo que coqui pregunto si se estaban burlando nuevamente. Aunque no cabe ninguna duda de esto. Además el psiquiatra le dijo que necesitaría usar lentes con aumento. Ha lo que coqui respondió que ya había sido notificada en el hospital Rawson, que su ojo quedara sin visión y totalmente blanco con el tiempo. “me dejaron tuerta” explico coqui.

El servicio medico del servicio penitenciario no esta preparado para atender a personas, mucho menos con problemas de salud. Ni que hablar de personas viviendo con VIH. Para estas la cárcel es doblemente tortuosa, es como se dijo en otra oportunidad una condena a muerte.

Claro esta que la cárcel en si misma no esta preparada para tratar con personas, para las que resulta un peligroso dispositivo estatal para desintegrar la integridad psicofísica, violando toda garantía constitucional y derecho humano.

La cárcel es tortura para la persona privada de su libertad y su entorno, la visita a la que se nos niega ingresar medicación muchas veces.

La situación ha avasallado notablemente los derechos humanos de esta travesti y es increíble la impunidad de la que gozan las autoridades del penal dependiente del poder ejecutivo de la provincia, léase gobernador Schiaretti. Después de tanta aberración penitenciaria, abandono de persona, agresión y violencia, solo esto podíamos esperar. Que el sistema penitenciario le cueste algo tan caro como un ojo de su rostro, literalmente hablando.

Lazos de solidaridad intentan contener a coqui en tan duro momento, aunque ella totalmente angustiada y enfurecida, agrego telefónicamente: “tengo miedo por mi vida, aquí en vez de curarme me están matando”.

Que es más contravención: ¿tomar helado o ser travesti en el espacio público a las dos de la tarde???

El pasado miércoles 8 de setiembre, cuatro travestis cordobesas son detenidas en la ciudad de río primero por encontrarse tomando un helado en la vía pública durante el día.

Las travestis habían viajado para festejar el cumpleaños de una de ellas con su familia residente en esa ciudad.

Cuando termina el almuerzo familiar, las travestis invitan a la cumpleañera a tomar un helado, por lo que se dirigen a la heladería a cuatro cuadras de la casa donde almorzaron. Cuando son interceptadas por un C.A.P. (comando de acción preventiva) nº 4092 y un patrullero con personal masculino y femenino.

Tras recibir un trato de lo más humillante, son trasladadas a la comisaría a cargo del comisario Fabián Bucatelli, donde quedan detenidas e incomunicadas. Aparentemente por negativa a identificarse, cuando sus datos legales ya habían sido controlados por radio. A una de ellas se les niega el derecho a un baño, por lo que se defeca encima. Y luego es obligada a limpiar baños y calabozos, que estaban en condiciones calamitosas de higiene.

Las cuatro son desnudadas frente a todo el personal masculino quienes agregaban todo tipo de improperios y burlas, consumando el hecho de tortura psicológica y daño moral.

Un procedimiento cargado de irregularidades, vejaciones y trato discriminatorio. Donde no se les quiso dar ni siquiera recibo de pertenencias, ni atención medica, y le negaron la continuidad en los tratamientos medicamentosos a una de ellas, recientemente punzada para una biopsia de hígado, y la interrupción de tratamiento para el v.i.h.

El motivo legal fue la violación al código de faltas en sus artículos 79 y 92.

La correspondiente denuncia por abuso policial esta siendo efectuada con el solidario asesoramiento de una abogada de derechos humanos independiente. Con la valiente decisión de las compañeras travestis y el apoyo de otras travestis que no queremos atravesar más por este trato discriminatorio que nos tortura y muchas veces nos cuesta la vida. También la idea es presentar la denuncia con una concentración. Seguiremos trabajando para erradicar esta violencia, no seremos mas el objetivo de la burla de nadie, ni blancos del odio, mientras tanto tenemos la decisión de quitarles un poco de la total impunidad con la que se manejan o por lo menos sentar un precedente en contra del accionar policial, que no es muy diferente en cualquier lugar de de la pcia. De Córdoba.

Ser travesti, ya no es una contravención en esta provincia, al menos no explícitamente, aunque sabemos que implícitamente seguimos criminalizadas, situación sostenida por la ambigüedad de los artículos del código de faltas, por la cual cargan a travestis, morochxs, pobres, y trabajadorxs independientes, para rellenar estadísticas que demuestren “la efectividad del sistema de seguridad o represivo” montado por el poder político.

Travesti recibe trato discriminatorio en hospital, aun muerta.

Nicol era una travesti de 30 años de edad. Habitaba una pieza de pensión en el centro de la capital cordobesa. Como tantas otras travestis no tenía casi contacto con más gente que los clientes prostituyentes.

Su salud decayó, se sentía tan mal que recurrió al hospital Transito Cáceres Allende, donde queda internada con un severo cuadro de anemia.

Internada en el hospital contrajo neumonía, estuvo cerca de un mes internada. Ninguna de las travestis que se paran en la misma zona sabia que estaba hospitalizada. “creíamos que estaba de viaje”, comento una compañera travesti.

Cuando estaba por conseguir el alta murió. Sola, como se han ido muchas, muchísimas.

Al enterarse de su fallecimiento otras travestis reclaman el cuerpo para velarla, hasta que lo consiguen. Es entregada en una bolsa negra cerrada, le quebraron el cuello para que entre en la bolsa. Esta es una práctica dada de baja ya que era considerada discriminatoria. Pero la discriminación es una constante hacia travestis por el personal medico, hospitales públicos y en espacios de formación académica del personal sanitario.

Luego no conseguían cajón para velarla. Movieron cielo y tierra lo consiguen. La velan, luego la creman.

El parte de defunción del hospital decía: “neumonía típica de la comunidad.”

Podría haber sido a cualquiera de las que estábamos laburando por allí.

Magali es una pequeña travesti de 20 años. Estaba laburando, como cada noche, en la puerta de su casa cuando llegaron dos tipos grandes físicamente, de entre 24 a 26 años de edad.

Tras agredirla verbalmente, comenzaron a azotarla con cadenas de moto. Hasta que Magali cae al piso. Allí en posición fetal la patean con un visible odio. “Mientras sentía los puntapiés en la espalda uno de ellos me pateo la pierna hasta fracturármela” comento Magali.

“estaban en moto, las habían dejado a una cuadra, podría haber sido a cualquiera de las que estábamos laburando por allí,” comentaron otras compañeras travestis. Hoy se recupera de la golpiza enyesada e inmovilizada en una cama.

“Creí que me iban a matar,” comento Magali.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La pipa de Magritte

Claudia Rafael (APE)

Cuando el pintor surrealista francés René Magritte escribió debajo de un cuadro en el que se veía una pipa, “esto no es una pipa” revolucionó a conciencia el mundo de la comunicación. Nos demostró con la crudeza de la cachetada que la imagen de una pipa no era en verdad la pipa.

Perder de vista esa mirada de la realidad nos suele hundir en la no comprensión o, al menos, nos lleva a analizar apenas una o dos piezas perdidas del puzzle de nuestros días. Accionar el botón de encendido de un televisor a la hora del informativo nos zambulle de lleno en un universo veloz de imágenes que se multiplican hasta la confusión. Ver al movilero de turno corriendo detrás de una mujer que acaba de ser víctima de un robo suele deparar una escena que se repetirá hasta el hartazgo. “¿Fue un menor?”, “¿La golpeó?”, son dos constantes en el vocabulario de manual.

La imagen de la pipa no es la pipa, repetía sabiamente Magritte. Y cada estadística puede ser la imagen aunque no necesariamente es la pipa. “Menores cometen cuatro de cada cien delitos en la Provincia”, “En el primer semestre de 2010 hubo 13.000 delitos cometidos por menores”, “87 asesinatos fueron perpetrados por menores en lo que va del año” son títulos reales o posibles para una realidad de violencia que puede ser mirada desde un prisma que ofrece distintos posicionamientos.

Daniel Míguez, sociólogo y antropólogo, define que “si hay algo sobre lo cual la opinión pública parece estar segura en la actualidad es que durante los últimos años la delincuencia juvenil ha crecido y mucho: hay una extendida convicción de que estamos cada vez más expuestos a ser asaltados por jóvenes pobres, drogados y desesperados y, por la misma razón, a sufrir algún tipo de daño físico durante el ataque a producirse”.

Y el “en vivo y en directo” de los medios nos devuelve una escenografía sangrienta que capta a la víctima -que en su rol de víctima está lógicamente devastada- en un estado de desesperación y de sugestión dignos de aquella “Intriga internacional”, de Hitchcock en la que Cary Grant aparecía en la tapa de los diarios con una cuchillo en la mano al lado del diplomático asesinado. ¿Quién podría creer luego en su inocencia si acababa de ser legitimado por un diario?

El problema de fondo, sin embargo, no es ése. Nadie podrá dudar de la veracidad de una estadística, no importa el casillero en el que se ponga el acento. Nadie podrá dudar de la culpabilidad de la víctima si el dedo mediático le asesta el mote de “asesino”. De eso no se vuelve.

De qué se habla cuando se habla de delitos. Y, en particular, de qué se habla cuando se analiza el universo delictivo de chicos y adolescentes. Qué aspectos se están ocultando y cuáles se están resaltando. Qué se busca y qué se termina generando.

Nada de todo esto implica que se trata de desoir la realidad. Que hay que colocarse anteojeras que no permitan ver cómo muchos cachorros nacidos y crecidos en el ojo de tormentas violentas paridas por el sistema terminan robando, consumiendo drogas y, algunas veces, también matando. Pero hay preguntas que no se encuentran e interrogantes que no se responden.

Los datos de la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires arrojan que en el primer semestre de 2010 hubo un total de 330.000 causas penales. Y que de ese total, había 13.000 abiertas en el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil. Es decir, por delitos cometidos por menores de 18 años o bien por delitos cometidos conjuntamente entre menores y mayores de 18.

Algo más del 43 por ciento de esas 13.000 fueron delitos contra la propiedad. Pero ahí, en ese perfecto espejo del despojo, no está puesto el acento de los distintos análisis mediáticos. El acento está colocado en los 87 homicidios consumados y en las causas por “delitos contra la integridad sexual”. Con un detalle a tener en cuenta. Se resalta que fueron globalmente 360 casos pero luego, recién luego, se aclara, que fueron 28 las violaciones.

Las encuestas son como las estadísticas. Valen por aquello que se acentúa y por aquello que se minimiza. Y, obviamente, según quién la lea será la realidad que surja. De todos modos, resulta interesante la encuesta que publicaron diversos medios hace unos días: “En relación a la provincia, el principal problema mencionado es también la inseguridad (37%), seguido por la educación (16,2%) y el desempleo (14,9%). Los problemas económicos agrupados alcanzan el 30% de las menciones. En cambio, a nivel personal, en los hogares, la principal preocupación de los entrevistados es la problemática económica, con una suma de 70% (aumento de precios un 47,5%, la falta de trabajo un 17,1% y la pobreza un 6,4%). En tanto que la inseguridad sólo suma 12,2% de las menciones”. Y la conclusión final que se daba era: “La contradicción entre lo que los ciudadanos reflejan de su preocupación por el país y la provincia, versus su situación personal, tiene que ver con el probable influjo de los medios de comunicación en su tratamiento de los temas de inseguridad”.

El surrealista Magritte, además de pintar y escribir esa simbólica frase de la pipa, desnudó alguna vez que “cada cosa que vemos cubre otra y nos gustaría mucho ver lo que nos oculta lo visible”.

Lo visible es el delito. Ese delito joven y atroz que veremos repetirse en la imagen televisiva hasta el hartazgo. Pero qué es lo que oculta eso que nos ponen una y mil veces delante de los ojos. Qué historias que podrían haberse torcido por fuera del espectáculo mediático. Historias de chicos invisibilizados por los medios pero fundamentalmente por un sistema que les puso a la mano la destrucción. Que los rodeó de un techo que se cae a pedazos, que le hachó las patas a la mesa cotidiana del almuerzo, que le censuró los libros porque se los hizo ajenos desde siempre, que los privó de la ternura y del sueldo a fin de mes de su padre o de su madre. Que les arrebató las canciones de cuna porque antes aún les destruyó la familia porque les hizo saber que no tenían lugar en esta tierra de soles y semillas. Y que después, les puso un arma en la mano o unos cigarrillos de paco que le abrieron definitivamente la puerta del infierno transformando sus días en un espectáculo de finitud en tiempo real.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

No hay prisión para Grassi

Sarah Babiker (ARTEMISA)

Consternación tras la decisión del Tribunal Oral 1 de Morón de rechazar los pedidos de "inmediata detención" presentados contra el religioso Julio Grassi, condenado por abuso sexual.

Riesgo de fuga del condenado, antecedentes de casos similares que acabaron en detención inmediata, demostrada inclinación a la reincidencia por parte de los pedófilos, una condena en dos instancias diferentes. Son muchas las razones aducidas por los abogados y fiscales para meter preso a Julio César Grassi, cuya condena a 15 años fue ratificada la semana pasada por la Cámara de Casación de la Provincia de Buenos Aires, y sin embargo el Tribunal Oral 1 de Morón lo ha dejado libre.

Al menos le han impedido acceder a los centros de Felices los Niños, institución que dirigía y en cuyo marco cometió los abusos, y que había seguido frecuentando los últimos años a pesar del proceso en el que estaba inmerso, y de que hace más de un año que fue condenado por el mismo Tribunal Oral 1 de Morón a 15 años de prisión por dos hechos de abuso y corrupción de menores.

Ya esta semana, una sentencia desestimaba las apelaciones que exigían la detención de Grassi, basándose en el derecho del acusado a agotar todas las instancias para defender su inocencia. Una decisión sin precedentes, que deja al cura libre y permite que siga clamando en medios afines que es víctima de una conspiración. Aquellos que llevan siguiendo el caso desde hace casi una década, que han representado y amparado a los chicos desde el principio, no salen de su asombro.

"Es contradictorio, por un lado el Papa anda paseando por el mundo pidiendo perdón, (por los casos de abuso sexual), y en este caso la Iglesia no interviene cuando hay dos sentencias que condenan a este cura" se escandaliza Nora Schulman, directora ejecutiva del Comité Argentino de Seguimiento a la aplicación de la carta de derechos del Niño.

Que la Iglesia no le haya retirado en ningún momento sus funciones eclesiásticas genera preocupación. Que la justicia lo mantenga libre denota, según Schulman, una "especie de arreglo entre las corporaciones judicial y eclesiástica."

Corporaciones que se protegen

El psiquiatra Enrique Stola, fue el primero en ocuparse del caso, como él recuerda, pocas horas después de que las denuncias se hicieran públicas en el programa televisivo Telenoche Investiga, en 2002. Stola, contactó con Gabriel y Ezequiel, dos de los chicos que presentaron sus denuncias contra el padre Grassi y a los que asistió desde su profesión. Recordando los acontecimientos de los últimos años, y el calvario que han pasado estos chicos, Stola apunta también de fondo a una protección de "intereses corporativos" que han acabado por implicar la "deprivación de derechos" de los chicos.

Lo ilustra así: el proceso que sufrió Ezequiel, quien primero denunció, luego retiró la denuncia y más tarde volvió a declarar, sufrió lo que Stola denomina "inducción a la retractación, se le sometió a aprieto en sede judicial", aclara el que fuera su terapeuta hasta 2003, momento en el que el joven retiró la acusación, como consecuencia de lo que Stola tilda de "maltrato judicial."

A Gabriel, cuyas denuncias sí fueron admitidas al final, y suponen la base de la condena al cura, los fiscales le hicieron firmar "una renuncia para figurar como particular damnificado, lo cual permite acusar y entregar pruebas", recuerda el psiquiatra, "diciéndole que pasara a ser testigo, que era exactamente lo mismo: no era lo mismo, eso sirvió a los defensores de Grassi para afirmar que nadie lo acusaba." Fue en el 2007, y la justicia reveló una vez más no estar del lado de los jóvenes. Stola comunicó a Gabriel que iba a denunciar al fiscal, las cosas no podían quedar así. Así lo hizo.

"Conseguimos que tanto Gabriel como Ezequiel pudieran ser nuevamente particulares damnificados." Y el testimonio de Gabriel derivó en una primera condena en junio de 2009 por abuso sexual y corrupción de menores. El testimonio de Ezequiel, junto al del tercero de los chicos que denunciaron, Luis, fue desestimado.

"Creo que no tomaron los hechos de Ezequiel porque tomarlos implicaba colocar en una mala situación a los funcionarios judiciales que lo presionaron" concluye Stola, tras recordar la intervención del chico en 2009. Fue después de que él mismo, en su propia declaración espetase a los jueces, según rememora: "Tengo que darles el crédito de que ustedes no saben nada de lo que están juzgando, que no saben qué es un pedófilo o qué sienten las víctimas cuando se sientan frente a un pedófilo, porque si no no hubiesen permitido que las víctimas estuvieran sentadas aquí bajo la mirada del cura.Y si saben, los han sentado aquí para paralizarles en connivencia con el cura."

"De todos modos", según recuerda Stola, "Ezequiel cerró los ojos y comenzó a hablar, todo lo que la pasaba, cosas que nadie sabía que iba a declarar".

"Los tres chicos abusados venían de situaciones familiares vulnerables. Son chicos con dificultades para acceder a la justicia." Sintetiza Schulman sobre el desamparo de los denunciantes, que hoy no han salido de su vulnerabilidad. Ezequiel y Luis siguen fuertemente afectados: "Uno de los chicos está estudiando intentando salir para adelante, otro está viviendo en otro hogar, a pesar de ser mayor de edad" cuenta la activista. "Gabriel tampoco está bien. Si Grassi no va preso, ¿cuál es la reparación que tiene? Hasta que no lo encarcelen no va a estar tranquilo."

Más allá de este caso

El problema, sin embargo, transciende este caso. "Lo importante es no sólo hacer la crítica de este caso en particular, ¿cuantos otros chicos pueden estar en esta situación?" se pregunta Schulman. Y prosigue: "no es casualidad que todos ellos fuesen chicos que estaban en situación de mucha vulnerabilidad, chicos en situación de calle o sin una familia continente. Las grandes instituciones a veces encubren este tipo de situaciones". Instituciones que, según la activista, son difíciles de controlar.

"El Estado no tiene políticas para proteger a los niños y niñas abusados (…). Hay programas pero no hay política de Estado, eso no estuvo nunca en la agenda presidencial" denuncia Stola por su parte. "Sabemos por la historia que la Iglesia Católica ha maltratado niños y niñas (…) cuando el estado delega sus funciones en la Iglesia, está abandonando a niños y niñas".

Schulman coincide en el análisis, señalando por un lado que "no hay un sistema de protección de la familia" y por otro, "que falta una política pública para la atención a las víctimas."

Y para acabar de retratar la soledad de las víctimas, Stola apunta a los jueces: "Dentro del poder judicial hay una minoría de jueces capacitados. Los demás no tienen conocimiento de la problemática del abuso pero actúan de buena fe. Y hay otros que actúan de mala fe, de acuerdo a sus creencias religiosas".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los tribunales y los crucifijos

LA ARENA

Los símbolos religiosos no tienen nada que hacer en las oficinas públicas, y mucho menos en las salas de audiencias judiciales, donde se supone que se aplican las leyes democráticas de un Estado laico, donde rige la libertad de culto. Las declaraciones en tal sentido de una ministra de la Corte Suprema, deberían servir para que recapaciten los jueces que aún no han reflexionado sobre las implicancias de imponer sus símbolos religiosos a los ciudadanos que acuden a sus despachos.

La cuestión tiene una larga historia, con varios episodios. No hace mucho tiempo atrás, la propia Corte Suprema ordenó el retiro de una imagen de la Virgen María que se encontraba en el edificio donde funciona ese tribunal, pero en lugar de aprovechar ese fallo para enfatizar la libertad de cultos, empleó el argumento formal de que el emplazamiento de la imagen en cuestión no estaba respaldado por una resolución vigente. Un argumento similar fue el que utilizó, más cerca en el tiempo, la presidencia del Concejo Deliberante de Santa Rosa, respecto de otra imagen de la Virgen exhibida en ese cuerpo deliberativo. En la flamante ciudad judicial de Santa Rosa, en tanto, mucho antes de que el complejo comenzara a funcionar, ya estaba allí una Virgen emplazada en lugar prominente, sin que la cuestión mereciera el más mínimo tratamiento.

En Estados Unidos, en cambio, la Corte Suprema fue terminante en considerar que un "monumento a los diez mandamientos" emplazado en una corte de Alabama, violaba la primera enmienda de la constitución, e implicaba un inaceptable acto de apoyo estatal a un sistema de creencias religiosas. Podría argüirse además que un tosco y brevísimo sistema de valores creado por una sociedad tribal, que no incluye el concepto de la tolerancia, o que trata a la mujer como una posesión del hombre, mal puede servir de guía para resolver los complejos problemas que afronta un juez en nuestros días.

El peso cultural de la religión católica en nuestra sociedad ha logrado imponer y naturalizar esas imágenes religiosas como parte del paisaje. La subsistencia de este estado de cosas no puede continuar sin una mínima reflexión.

Cualquier persona ajena a la religión católica tiene todo el derecho a sentirse discriminado y amenazado si el juez que el Estado ha designado para resolver su caso le impone un símbolo religioso como posible fuente o inspiración de sus decisiones. El Estado debe funcionar como morigerador de las tendencias fundamentalistas de todas las religiones, especialmente las monoteístas, que se proponen como las únicas "verdaderas" y por ende llevan necesariamente a la discriminación de los "infieles".

Los símbolos cristianos, por otra parte, son susceptibles de ofender la sensibilidad contemporánea. Un crucifijo no es otra cosa que la representación de un cuerpo torturado y asesinado atroz e injustamente, y como tal, no parece un símbolo adecuado para la administración de justicia. Para el caso también podría colgarse un retrato explícito del descuartizamiento de Tupac Amaru, o del suplicio de Giordano Bruno, y el resultado sería el mismo.

No se trata aquí de coartar la libertad de cada persona para abrazar el culto que mejor satisfaga sus necesidades espirituales. Se trata de que quien detenta una porción del poder del Estado, está obligado por ley a abrazar un sistema jurídico básicamente laico, y no puede usar ese poder para imponer, ni siquiera en el terreno simbólico, sus propias creencias a los demás.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: La invasión minera pone en riesgo nuestros glaciares

Milca Vargas (CUYO NOTICIAS)

Todos los pueblos que han florecido en los oasis situados al pie de nuestra cordillera semidesértica han tenido una relación muy especial con el agua. Desde los pueblos originarios que habitaron estas tierras, pasando por los agricultores inmigrantes y llegando hasta los actuales moradores de la provincia, todo lo ha hecho el trabajo del ser humano a través de un elemento fundamental, casi exclusivo, que hizo que el hombre pudiera transformar un desierto en este vergel: el agua. Al igual que miles de millones de años atrás fue el agua la que hizo posible que la maravilla de la vida se originara en nuestro planeta, hoy es también el agua la que hace posible la vida en Mendoza.

Los habitantes de nuestra provincia han sabido aprovechar los ciclos del agua, sus ríos, sus napas subterráneas y, fundamentalmente, sus glaciares. Los glaciares, hielos eternos, son como el “refrigerador” natural que trabaja en nuestras montañas: acumula agua en estado sólido cuando la nieve ha sido abundante, para soltarla de a poco en épocas en que ese líquido escasea en nuestros valles.

Las actividades mineras que se multiplicaron en los ’90 pusieron en serio riesgo estos reservorios naturales (ya suficientemente amenazados por el calentamiento global). Las leyes que sobre esta actividad fueron aprobadas en el período menemista hicieron posible que empezaran a desembarcar en nuestra cordillera, en medio de la mayor discreción, empresas transnacionales que comenzaron a saquear nuestros preciados bienes comunes naturales.

Fueron estos riesgos los que despertaron el interés de la legisladora Marta Maffei, quien pergeñó un proyecto de ley que se llamó “Ley de protección de los glaciares”. Este proyecto se transformó en la ley 26.418, sancionada por unanimidad en las dos cámaras, en octubre de 2008. La ley establecía una serie de presupuestos para preservar los glaciares y su ambiente "como reservas estratégicas de recursos hídricos y proveedores de agua". También se decretaba la estricta prohibición de "la exploración y explotación minera o petrolífera" en la zona de las fuentes de agua congelada. Los glaciares quedaban protegidos y parecía que de ahí en más los mendocinos, y todos sus vecinos cordilleranos, podrían quedarse tranquilos con respecto al agua proveniente de la montaña.

La sorpresa y la indignación vino menos de un mes después, cuando a comienzos de noviembre de 2008 la presidenta Cristina Fernandez de Kirchner vetó la ley, sin mayores explicaciones. Éste fue conocido como “el veto Barrick Gold”.

Este veto tuvo un efecto bumerang: fueron tan alevosos y evidentes los intereses que se movían detrás de él (el mismo gobernador Gioja, minero por excelencia, fue el principal lobbista), que empezó una efervescencia y una toma de conciencia nunca esperado por la autora del veto. Los grupos socioambientalistas se pronunciaron en contra de él y empezaron una efectiva campaña de concientización que pronto tuvo sus frutos: muchos sectores empezaron a pronunciarse también en contra del veto, y cada vez más gente empezó a levantar su voz a favor de los glaciares.

Un tiempo después el diputado Miguel Bonasso rehizo un proyecto (“clonado” del de Marta Maffei), que entró para ser tratado en Diputados. En esta cámara hubo todo tipo de presiones de las corporaciones mineras, y hubo incluso otras maniobras del oficialismo (como negarse a dar quorum para las sesiones), pero a pesar de todas las trabas y dilaciones (y luego de un acuerdo entre el senador Filmus y el dipul ato Bonasso para unificar sus dos proyectos) la cámara baja finalmente le dio media sanción. Este proyecto producto del acuerdo quedó incluso mejor que el original de Maffei.

Ésa fue la historia hasta la semana pasada. Porque el 8 de septiembre era el día señalado para que la Cámara de Senadores tratara el proyecto pero, para sorpresa e indignación de todos, el Senado pospuso la fecha para fin de mes. Se dio como razón para esta postergación “que los gobernadores interesados no habían sido consultados”.

Ésta es, hasta acá, la historia oficial. Pero hay otra historia, la que se teje en los pasillos del Congreso, la que se cocina en los despachos de los gobernadores: ésa es la verdadera historia, la que beneficiará con ganancias extraordinarias a las mineras transnacionales y perjudicará perversamente a la totalidad del pueblo argentino, principalmente a los pueblos que viven al pie de la cordillera.

Porque hay que decir que, apenas vetada la ley de Protección de Glaciares, empezaron las invasiones mineras: así como hace 500 años los conquistadores vinieron a rapiñar nuestro oro y plata, esta vez decenas de mineras transnacionales desembarcaron en nuestra codiciada cordillera y empezaron a saquear todos los metales que quedaban: oro, plata y cobre son los más preciados, pero también hay otros casi desconocidos, como el renio y el molibdeno, imprescindibles en la industria de los países del norte, y que se los llevan en secreto, presentando tan sólo una declaración jurada.

A mediados de este año, amparada por la impunidad que le daba su propio veto, además de las leyes menemistas, la presidente Fernandez de Kirchner viajó a Canadá con los principales gobernadores mineros (con Gioja a la cabeza). Ahí se reunió en primer lugar con Peter Munk (director de la Barrick Gold, empresa minera que extrae miles de toneladas de oro en sus minas Veladero y Pascua Lama, en San Juan). Luego se reunió con innumerables empresas mineras dispuestas a invertir en un negocio que es, literalmente, “una mina de oro”. A ellas la presidente les garantizó no revertir las leyes de Menem (leoninamente beneficiosas para estas mineras), y les prometió todo tipo de privilegios extraordinarios, que les rinden, a su vez, ganancias extraordinarias.

Ni bien llegados de Canadá, y ante la posibilidad de que el Congreso sancionara esta nueva Ley de Bonasso-Filmus, los gobernadores empezaron a sancionar en cada provincia sus propias leyes para “proteger los glaciares”, triste eufemismo tras el que esconden que en realidad le están dando la luz verde a todas las mineras que actúan a lo largo de nuestra cordillera.

Debemos decir que, luego de la sanción en Diputados de este nuevo proyecto de ley, empezó en Senadores una vergonzosa romería de empresas mineras, funcionarios codiciosos, sindicatos mineros, empresarios extranjeros de los países involucrados en la minería, todos ellos dispuestos a presionar, hacer lobby e incluso comprar a aquellos senadores que se prestaran a dar vuelta su voto a cambio de los “favores” que prometían estos visitantes. Y ahora se suma esta consulta a los “gobernadores interesados”, que es otra manera de decir que son los gobernadores mineros, profundamente preocupados por defender sus intereses, ligados a las ganancias de la minería transnacional.

Lo que hemos visto en este último tiempo es realmente vergonzoso: ni la ética, ni el mínimo sentido de patriotismo son virtudes de gran cantidad de nuestros legisladores. Los hemos visto dispuestos a rendirse ante la codicia de las mineras transnacionales, los hemos visto vender su conciencia ante los mismos treinta dinares de oro de siempre; los hemos visto sin escrúpulos, sin moral, sin el menor recuerdo de que asumieron jurando defender los supremos intereses de la nación. Los vemos mirando para otro lado mientras en nuestra tierra se saquea, se contamina, se envenena. Los hemos visto desaprensivos frente a cultivos que se consumen bajo el agua envenenada, los hemos visto indiferentes frente a la orden de reprimir a aquellas poblaciones que se resisten a ver cómo dejan a sus hijos sin agua y sus viñedos quemados por los contaminantes.

Frente a este preocupante panorama que enfrenta dos modelos opuestos de sociedad, levantamos la misma consigna que es el clamor de nuestro pueblo: sancionen YA la ley de protección de glaciares tal cual salió de Diputados! Nos jugamos además por uno de esos dos proyectos de país: el que apuesta a la vida, el que pelea por nuestra soberanía y nuestros bienes comunes naturales, el que se opone al saqueo, la rapiña y la contaminación.

Hoy, como hace 500 años lo hicieron nuestros abuelos indígenas, peleamos por echar de nuestro continente a los conquistadores que nos siguen dejando las venas y las minas abiertas. Peleamos por cambiar este modelo corrupto y saqueante por uno más respetuoso de la naturaleza, más inclusivo con todos los seres humanos y que considere a nuestro país como una gran casa en la cual todos tengan cabida.

Alertamos a nuestros legisladores nacionales por Mendoza: el pueblo de la provincia los está mirando y sigue de cerca lo que ocurrirá en el Senado. Con la misma memoria que hemos ejercitado en estos últimos tiempos, votaremos en el 2011.

Milca Vargas integra el Movimiento Libres del Sur - Proyecto SUR.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Chaco: “Estás muerto, pibe”

Marcos Salomón (CHACO DIA POR DIA)

Se lo advirtió Cristino Nicolaides a Juan Carlos Goya, porque se había negado a entregarle un negocio familiar. Declararon además: Ricardo Ilde y José Niveyro. El juicio se reanudará la próxima semana.

Con tres de cuatro testigos presentes, continuó el juicio oral y público en el marco de la Causa Caballero, en una jornada marcadamente tranquila, tal como es la característica de este proceso judicial.

Abrió el fuego Juan Carlos Goya, quien fue el testigo más locuaz. Lo siguió Miguel Niveyro, que vive en su Mercedes (Corrientes) natal y para cerrar Ricardo Ilde, quienes no pasaron sobresaltos.

Detención

A Goya lo detuvieron el 16 de junio de 1976 –seis días después de haber cumplido 20 años-, en la vía pública, mientras va a abrir uno de los negocios familiares. Le rompen la cabeza pegándole con la culata de un revólver 4440.

De inmediato lo llevan a la Brigada de Investigaciones por Marcelo T. de Alvear (hoy Casa por la Memoria), donde pasa entre tres o cuatro de los peores meses de su vida. “Militaban en la Juventud y en la organización Montoneros. Me hago cargo de mi militancia, que fue lo que me llevó a la cárcel”, dijo.

El caso de Nora

A Goya se le infectó el golpe en la cabeza, recibido durante su detención. Para aliviarlo, José María Cardozo le pasó un trapo con alcohol por la zona putrefacta, haciendo que por la presión se le corriera la venda del preso político. Y de ese momento, el testigo no se olvidará nunca.

“Veo a Nora Valladares desnuda, su sexo en sangre, del color y consistencia de una pulpa que compramos en carnicería. Atrás de ella, acomodándose el pantalón, (Gabino) Manader, que la acababa de violar”, narró.

En la misma escena, el represor Silva Longhi sosteniendo al bebé de la mujer en una mano y la picana en otra.

Luego, lo llevan al sótano, donde lo atan a una cama y lo picanean en los dientes, en el boca, en el ano, en los genitales. El cuerpo de Goya se hace un arco: “Entonces, uno de los torturadores me pegaba en el pecho, y todo volvía a comenzar”.

Encuentro militar del primer tipo…

En una oportunidad, el propio Jorge Larrateguy, jefe del Área Militar 233, fue a interrogar a Goya en la Brigada de Investigaciones, ya que varias personalidades habían pedido por su libertad:

-No entiendo por qué, siendo de una buena familia, se hizo peronista… interrogó el militar.

-Y yo no entiendo como, vistiendo el uniforme del Ejército del General San Martín, sea usted un semejante hijo de puta, respondió Goya.

Parte II

En otra situación, Goya es sacado de la Brigada de Investigaciones para trasladarlo al cuartel de la Liguaria. “Me llevan en un auto. En el mismo vehículo estaba Silvia Robles (presidenta del Instituto de Cultura)”.

En el Regimiento lo esperaba nada más y nada menos que Cristino Nicolaides, jefe del II Cuerpo de Ejército. Durante ese encuentro, el militar le pide que “le entregue uno de los negocios familiares” y así lograría la opción de salir del país.

Goya se negó. Nicolaides se enojó: “Estás muerto, pibe”.

Más adelante, el querellante Mario Bosch pidió un examen de las secuelas de la tortura que le quedaron en distintas partes del cuerpo de Goya: brazos, piernas (por el ácido), pene (por la picana eléctrica).

Solidaridad y militancia

Los dos últimos testigos del día fueron José Niveyro y Ricardo Ilde (Mario Arqueros se excusó por razones de salud).

Niveyro fue detenido el 3 de noviembre de 1976, cuando estaba en su trabajo. Lo arrestan por haber sido solidario y dado asilo a Raúl María Caire –una de las víctimas de la Masacre-.

El testigo conocía a Caire, cuando militó en la juventud universitaria, en su época de estudiante en Concordia (Entre Ríos), provincia de la que es oriundo Raúl y donde militó y de la que debió salir huyendo.

En la Brigada conoció la tortura hacia su persona y la de los compañeros detenidos. De la alcaidía de Resistencia, se acuerda de la guardia dura de Octavio Ayala, secundado por Rubén Roldán, Oscar Galarza, Francisco Álvarez (todos imputados), Monzón, que torturaban a los presos políticos.

Cerró el día Ricardo Ilde, quien fue detenido en la esquina de avenida Chaco (ex calle 8) y Arturo Illia (ex Antártida Argentina), cuando estaba con su novia. Entre sus ropas tenía un papel con el listado de los torturadores y lugares donde se torturaban en Resistencia, que debía entregar a un miembro de la organización.

Lo descubren con el papel en la Brigada de Investigaciones, donde lo torturan. Cuando comenzaron los vejámenes a su novia, Ilde gritó que la chica era familia de policías, logrando salvarla. Pero, él no tenía relaciones con la fuerza, por lo que fue sometido a todo tipo de torturas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Santa Fe: A disposición del PEN

REDACCION ROSARIO

La Secretaría de Asuntos Penitenciarios de Santa Fe y la de Derechos Humanos firmarán un convenio para “resguardar y conservar los archivos referidos a las personas privadas de su libertad, dependientes del Poder Ejecutivo Nacional durante los gobiernos de facto”.

El acuerdo se firmará este miércoles a las 11 en la sede de la Secretaría de Asuntos Penitenciarios y estarán presentes su titular Leandro Corti; el secretario de Derechos Humanos, Rosa Acosta; y el director provincial de Investigación y Reconstrucción de la Memoria Histórica, Jorge Pedraza, entre otros.

Según se informó oficialmente, el convenio prevé “desarrollar acciones de colaboración entre las partes” para cumplir con los “objetivos de la Secretaría de Derechos Humanos de obtener, analizar, clasificar, duplicar, digitalizar y archivar informaciones y testimonios sobre el quebrantamiento de los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

Durante la última dictadura, los detenidos “a disposición del Poder Ejecutivo Nacional” eran aquellos “blanqueados” por la maquinaria represora clandestina.

Suponía, para muchos, un paso intermedio a recuperar su libertad, o al menos a figurar como detenidos legales del Estado, que en general optaba por la ilegalidad de los centros clandestinos de detenciones donde masacraba y torturaba.

Los detenidos a disposición del PEN permanecían detenidos en cárceles comunes. En Santa Fe, la mayoría fue alojado en la prisión de la localidad de Coronda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, La Pampa: Revelan torturas con el "submarino seco"

LA ARENA

Ayer a la mañana comenzó a contarse, en el juicio a nueve de los represores de la Subzona 14, la virtual toma del pueblo de Jacinto Arauz, por parte de militares y policías, el 14 de julio de 1976. Los lúcidos relatos del médico Gustavo Brouwer de Konning y del rector del instituto secundario "José Ingenieros", Carlos Samprón, permitieron recrear con nitidez -aunque con pocos nombres propios- el grado de locura de la dictadura. En ese operativo fue detenido un grupo de docentes. Por primera vez en las audiencias un testigo reveló que lo torturaron con el método del submarino seco.

Aquel miércoles a las 7.30, Samprón cruzó la plaza blanca por los siete grados bajo cero, ingresó al aula y repartió los temas de una prueba que "nunca pude tomar". Imprevistamente, golpearon la puerta y un uniformado lo esposó y lo encapuchó. De ahí fue a la comisaría y luego al puesto caminero, adonde también llegaron Angel Alvarez y Víctor Pozo Grados, y escuchó los gritos del pastor Gerardo Nansen. "Eso me llamó grandemente la atención porque era un hombre dedicado a lo suyo y a la comunidad".

Ahí Samprón fue interrogado, golpeado y picaneado. "También me hicieron un simulacro con la pistola, gatillando en vacío", detalló. "Las preguntas fueron absolutamente increíbles, sobre las fábulas de pueblo, sobre la participación de (Manuel) Negrín en el ERP, sobre si yo pertenecía a esos grupos y los conocía... No vi a nadie, solamente escuché que el operativo estaba supervisado por (el prófugo Luis) Baraldini desde un avión. Al que lo nombró, lo retaron. Después supe que el pueblo había sido tomado por unos cien 100 soldados y no sé cuántos vehículos".

Al testigo lo trajeron a la Unidad 4, en Santa Rosa, donde "sentí que no me iban a matar". Allí permaneció ocho meses, con una hora de recreo semanal. De la penitenciaria lo retiraron dos mañanas para torturarlo en un lugar desconocido, que calculó, estaba a unos 20 minutos de viaje. "Los interrogatorios también fueron descabellados, preguntaban pavadas... Por las conexiones con la subversión, por el rector de la Universidad del Sur, por el centro de estudiantes de Agronomía del que había sido presidente y por las malas palabras escritas en los baños y los pupitres del colegio".

Por primera vez, una de las 28 víctimas de la causa contó en el juicio que en esas sesiones lo torturaron con el submarino seco. "Me colocaron una bolsa en la cabeza para quitarme el aire. En la última sesión me golpearon más que de costumbre y me pareció que había un médico que controlaba". Tampoco supo dar nombres, aunque sintió como el interrogador 'malo' lo golpeaba; y el 'bueno' otro le pedía que hablara porque sino irían a violar a su familia. "En el pueblo había fábulas simplemente porque dábamos clases comunitarias para arreglar la plaza o para inculcar el concepto de solidaridad", expresó.

El juez y el defensor

Una madrugada hubo "batifondo" (sic) en la U4. Fue cuando un grupo de presos fue trasladado a la cárcel de Rawson. Después a él lo enviaron a la Unidad 13 para "una parodia de juicio legal". Cuando les ofrecieron un defensor del Partido Comunista, lo rechazaron ("ahora suena feo decirlo, pero pensamos que sería peor") y pidieron al defensor oficial, Raúl Pedro Perotti, quien les dijo que "comprometeríamos su carrera política. Nos trató de zurdos, subversivos, hijos de mil... Yo pensé: si ese era el defensor, cómo sería el fiscal, pero a través del fiscal mi mujer tuvo acceso a la información más correcta" (NdeR: hoy Perotti está procesado en un caso de corrupción relacionado con el ex ministro Gustavo Béliz).

Después a Samprón lo interrogó el juez federal Walter Lema. "Fue una charla extraordinaria (sic).Era muy ingenuo. Pensé que me había entendido, que se haría justicia y que al otro día me iría. Pero me caratuló en la causa como responsable ideológico de la subversión en el sudeste de La Pampa y pueblos vecinos".

El rector entendió que el cautiverio no sería corto cuando, a través de familiares, se anotició que el gobernador de facto (Carlos Aguirre Arrieta) había dicho el 17 de agosto, en General San Martín, que en el operativo de Arauz le habían dado "un gran golpe a la subversión".

En un instante de su extenso relato, el docente peronista remarcó: "Me encantaría poder decir quiénes me torturaron, de corazón, pero no lo sé". Pero sí mencionó al imputado Roberto Fiorucci, de quien se decía que había estado en Arauz realizando tareas de inteligencia.

De lo que no se privó Samprón, en cambio, fue de pedir que se investigue la participación de civiles y sacerdotes en estos episodios. Dijo que Lema fue "cómplice" de los represores y que Perotti estuvo "alineado con la dictadura", y también reveló que en la prisión, "todos los detenidos pampeanos" le advirtieron que "ni se me ocurriera hablar con el cura, porque enseguida se enteraba el obispo y después lo sabía el aparato represivo".

Cortázar y Borges

Antes de aquel 14 de julio, hubo dos inspecciones al instituto secundario. "Fueron los servicios de inteligencia. Secuestraron libros de (Julio) Cortázar, (Eduardo) Galeano y (Jorge Luis) Borges. Cuando dije que el pensamiento de Borges era distinto al de Cortázar y Galeano, el inspector me respondió que Borges era anglófilo y él, católico y nacionalista".

Al final, Samprón, admitió que por el estado de shock en que estaba "no sentí dolor, ni me quedaron marcas" de los golpes y las picanas, pero acotó que "nadie que pasa por una situación así sigue siendo la misma persona. Yo había visto a mi hijo tres veces en dos años. Cuando salí tuve que conocerlo de nuevo, porque al detenerme mi esposa todavía estaba en la cama ya que hacía cuatro días que había nacido. Por eso cuando la gente dice que a una persona no le dan nada más que cinco años de prisión, yo digo que el primer día, el primer minuto en la cárcel es terrible. Y después hay otro, y otro y otro... Realmente la falta de libertad es más que dura que la tortura. Y lamentablemente la mayoría compró lo de la dictadura. Si hasta hubo tíos y primos que, cuando regresé a Necochea, pensaban que algo había hecho".

"Chismes de pueblo"

El testimonio de Brouwer de Konning fue claro y conciso. El, además de médico, era profesor de anatomía del instituto "José Ingenieros". Y fue el partero del hijo de Samprón.

"A las 8 de la mañana, cuando llegué a la clínica, entró el comisario de Arauz (Miguel Gauna), con otros policías, y me dijo que estaba detenido -relató-. Le pregunté los motivos y por orden de quién, y me respondió que no hacía falta ninguna orden. Me esposaron, me colocaron una venda y una capucha, delante de los pacientes, y me llevaron a la comisaría. Después me trasladaron al puesto caminero, donde escuché gritos de dolor y de órdenes o insultos. Y oí la voz del pastor Nansen pidiendo que no le pegaran". Un detalle: Gauna fue enviado al pueblo por Baraldini poco antes del 14 de julio y se marcó una semanas después.

Horas más tarde, al testigo lo regresaron a la comisaría para interrogarlo. "Me preguntaron si conocía las ideas políticas de la gente y si me constaba, como profesor del colegio, si había una prédica marxista. Les respondí que mi tarea médica no era conocer la ideología de la gente y que, además, debía confidencialidad a mis pacientes. Y también que en la escuela no había 'desviaciones' marxistas".

Cuando le quitaron la capucha vio al militar que dejó en la clínica y al que no pudo identificar. Al que se vio fue al prófugo Luis Baraldini, por entonces jefe de Policía. Lo había conocido durante una charla "insustancial y antipedagógica" que había dado sobre prostitución en la vecina localidad de General San Martín.

Ese mismo día y al día siguiente los policías ingresaron a la clínica buscando el fichero de los pacientes y al domicilio de Brouwer. "Buscaban libros. Había uno de gramática griega, de Blas Goñi, del que había estudiado con los salesianos. Me preguntaron si era ruso. En realidad allanaron un montón de casas buscando al profesor que se había escapado (Guillermo Quartucci), aunque no creo que una persona se hubiera podido esconder en el estante de una biblioteca", ironizó.

El facultativo, que después de diez años se fue de Arauz en abril de 1983, dijo que "el procedimiento militar estuvo dirigido al colegio secundario" y que se debió a "los chismes del pueblo". "Hubo persecución ideológica en un clima de paranoia inigualable". Dos meses después de la detención fue despedido del colegio sin causa "por orden del vicealmirante Montes", del Ministerio de Educación de la Nación.

Al igual que Samprón, el médico recordó que antes del operativo, un tal Olmedo Berrotarán, enviado por Educación, realizó una "inspección atípica" porque en lugar de presenciar sus clases, le dijo que se vaya y se quedó solo con los alumnos."Esa persona elevó los nombres de los profesores con mentalidad peligrosa porque dijo textualmente que por su olfato se daba cuenta de lo que pensaban. No sé cómo se puede oler el pensamiento o la ideología de alguien...", cerró Brouwer su testimonio. Después se quedó a escuchar a Samprón, a quien no veía desde aquel nefasto día.

De la Rúa y Berhongaray

Samprón, que dijo ser peronista, fue ayudado por el ex presidente Fernando De la Rúa y el senador Antonio Berhongaray para salir de prisión. La historia fue así: después del falso juicio en la U 13, el testigo fue regresado a la U 4, donde intervino para ayudar a un ex intendente radical de Pellegrini, condenado por homicidio ("tenía 80 años y querían hacerlo dormir en el tercer nivel de las cuchetas"). El hombre le prometió que su abogado, el ex presidente, lo ayudaría. "De la Rúa me visitó y me dijo que un amigo suyo me defendería. Era Berhongaray, quien tres meses antes me adelantó que el 30 de marzo de 1978 me liberarían. Y así fue".

La llamada de Marín

Samprón contó que en 1983, siendo subsecretario de Obras Públicas de Necochea, supo que el juez federal Walter Lema sería confirmado en su cargo. Por eso llamó a Nélson Nicoletti, compañero de prisión y funcionario del gobernador Rubén Hugo Marín. El le consiguió una audiencia con el mandatario. "Marín, delante de mí, se comunicó con el senador Vicente Leonidas Saadi (presidente de la comisión de Acuerdos) y le dijo que no quería a Lema, y no lo nombraron. En LA ARENA se publicó una nota al respecto", contó el testigo.

El ex rector del colegio secundario mencionó a otros detenidos. Recordó con "mucho cariño" a Santiago Covella, destacó del "zapatero (Roberto) GIl su extraordinaria filosofía de vida, que nos ayudó mucho", habló de "Hermes (Accátoli) protestando todo el día" y hasta de un preso, "con rasgos coyas (Norberto Lazcano) que le robó una ametralladora (al general Ramón) Camps, un mito que nunca se demostró".

"El comisario Miguel Gauna se encontraba por ahí"

El ingeniero agrónomo Angel Alvarez relató cómo fue torturado con un submarino seco y picana. Carlino recordó que fue el comisario Gauna quien lo arrestó en la localidad.

Durante la tarde de ayer continuaron en la sede del Colegio de Abogados los testimonios de las víctimas del operativo montado en Jacinto Arauz en 1976 para detener a docentes del colegio secundario por "subversivos". Los que declararon fueron el ingeniero arónomo Angel Julián Alvarez, el médico Luis Carlino y María Antonieta Lebed, esposa de Carlos Samprón. Todos reivindicaron en sus declaraciones su militancia política y social y sus ideales para "cambiar el mundo".

Submarino

Alvarez recordó como ingresó como docente en el José Ingenieros en 1975 y su detención mientras estaba dando clase el 14 de julio del año siguiente. En lo que dijo pudo ser la comisaría local fue interrogado "con golpes, patadas y golpes en el estómago. Y algunas caricias y golpes sucesivos". También con "efectos de electricidad por las ingles y las partes bajas de las axilas".

El docente indicó que no vio las caras de sus torturadores ya que siempre estuvo encapuchado y que también le hicieron un simulacro de fusilamiento cuando lo trasladaban al Puesto Caminero. Allí escuchó cuando los uniformados gritaban "Falta un gallo" al escaparse Guillermo Quartucci.

En Santa Rosa, donde quedó preso en la Unidad Penal 4, volvió a ser torturado. Fue en la Seccional Primera. "Hubo submarino con una bolsa de polietileno, golpes en los oídos y patadas". Siempre las preguntas giraban en torno a acciones que eran tomadas como "subversivas", como cuando con un grupo de alumnos hizo una quinta en la plaza abandonada frente al colegio y algunos afirmaron que era "una pequeña Cuba". Y dijo que lo pudo haber revisado un médico. Alvarez estuvo encarcelado hasta el 11 de julio del 77.

El médico

También declaró Carlino, en un testimonio encendido y por momentos desaforado que tuvo que ser frenado por los jueces. Relató cómo fue detenido el 17 de julio y su relato fue similar a la nota publicada en LA ARENA en la edición de ayer.

Cuando lo torturaron en la comisaría, afirmó que el comisario Miguel "Gauna estaba por ahí" y que fue él el que lo arrestó. Afirmó que lo culparon por lo que dijo del Ejército pero también porque era médico del Servicio Provincial de Salud y que "estaba orgulloso de estar preso por ser médico del Servicio y por peronista".

En su declaración dijo que le molestó "la payasada que le hicieron hacer a nuestro querido Ejército Nacional para ir a agarrar a cuatro profesores" en esa localidad y que "quedó como leproso" ya que después porque no le dieron más trabajo.

"Preguntaban pelotudeces (sic), lo único que querían era meter miedo", afirmó sobre los interrogatorios. Luego de dos llamados de atención, no hubo más preguntas para Carlino.

Otra docente

Lebed afirmó que era docente también en el Instituto José Ingenieros y que en julio cuando coparon la localidad había nacido hacía pocos días su segundo hijo. Su casa fue requisada y no se salvó ni el moisés de su bebé.

La mujer relató el periplo que tuvo que padecer para encontrar a su esposo, como buscó ayuda del médico René Favaloro a través de una familia amiga ya que "negó cualquier apoyo" y cómo el intendente Adolfo Forastier la sacó de la casa que le alquilaba a la comuna en noviembre del 76, con sus dos criaturas, porque "había sido declarada persona no grata" en el pueblo.

Consejo asesor

Otro de los testigos de Jacinto Arauz fue el comerciante Jorge Malán, fundador del instituto José Ingenieros. El confirmó que Roberto Fiorucci había estado destinado antes en la localidad y que el Ejército "copó con armas" el colegio. Unos días antes, el testigo había estado con el intendente de facto, Forestier, en Casa de Gobierno. Ahí supo, por boca de un tal Olascoaga, que se haría el operativo. Se lo advirtió al rector Samprón, pero le respondió que estaba muy tranquilo.

Malán -cuyo esposa era docente del instituto- contó que "una o dos madrugadas" los invasores revisaron casa por casa el pueblo y que Baraldini fue a mirar la suya cuando estaba con Víctor Pozo Grados y la mujer de Samprón. Sin más detalles, mencionó que en esa época existió un consejo asesor formado con vecinos que "colaboraban con el intendente".

Una comunista de barrio Norte

María Antonieta Lebed también recordó el trato que tuvo en el Juzgado Federal cuando intentaba que avanzara la causa por "subversión" que le habían iniciado a su esposo. "El abogado defensor Perotti resultó ser un personaje bastante siniestro", dijo. "En la primera conversación que tuve con él primero me dijo que yo era la comunista de Barrio Norte", afirmó sobre el abogado. "Me asustó, me dijo que iba a ir a la cárcel y que no sabía porqué no me habían llevado, y que en cualquier momento me podían tomar de por ahí", concluyó.

"La mayoría de las denuncias fueron civiles"

Finalmente ayer a la tarde, luego de haber pospuesto su declaración, se presentó el ex estudiante de la Universidad Tecnológica de General Pico y actual concejal, Francisco Tineo. La víctima del grupo de tareas de la Subzona 14 relató cómo fue su militancia política y cómo fue detenido en enero de 1975 por tomar la sede de la UTN en protesta contra la intervención.

Afirmó que el 25 de marzo del 76 fue arrestado y que el coronel Oscar Cobuta lo amedrentó y le hizo una arenga. Allí vio cómo el diputado nacional Carlos Aragonés, relato que ya había dado con anterioridad en otra causa, entregaba una bolsa con armas y una cantidad de sobres y carpetas para el oficial. Dio los detalles de cómo fue que observó la escena dentro de la comisaría y calificó al ex diputado como "el padre político de (Rubén) Marín".

Al día siguiente fue nuevamente detenido y esta vez quedaría preso hasta mayo. Cuando allanaron su casa "buscaban documentación ideológica marxista-leninista", indicó.

Tineo fue trasladado junto con otros 20 o 30 presos a Santa Rosa. Fue alojado en la Unidad Penal 4 y luego de una semana y media fue llevado a la Seccional Primera para un interrogatorio.

"Fui tres veces a la tortura. Eran de noche y no nos daban de cenar antes de la tortura, por eso sabíamos que nos tocaban los interrogatorios", afirmó.

Tineo dijo que no recibió picana eléctrica pero sí golpes e insultos. "Lo trataban a uno de subversivo, de montonero, que era tan común hacerlo", afirmó sobre su primera sesión y comentó que no pudo observar la cara de quienes lo hacían.. "Quedé después en la Seccional Primera porque estaban enloquecidos buscando un mimeógrafo de la UTN que lo habíamos sacado cuando fue intervenida. Decían que se hacía con eso propaganda subversiva", relató.

Finalmente, Tineo fue dejado en libertad pero bajo régimen vigilado. "Hubo colaboración civil, no sólo militar, y la mayoría de las denuncias era de civiles. Hubo muchos colaboradores, incluidos políticos de la época. La civilidad colaboró mucho, eran vecinos que nos conocían. La gente entró en una histeria colectiva propia de un régimen nazi", afirmó.

Tineo, al momento de las preguntas, relató que observó en la Primera a Roma y Bedis que estaban "desfigurados", "no podían hablar" y "prácticamente no se podían levantar de la cama". Y que la comisaría "de día era una vida normal y de noche era un loquero, por las torturas".

Careo entre Cenizo y Turnes

Durante la tarde de ayer se presentó a declarar el primer abogado que tuvieron los represores en 1984, Ramón Turnes. Su testimonio fue pedido por la defensa ya que el ex oficial Néstor Cenizo había dicho que el 23 de marzo del 84, cuando fue detenido, Turnes lo había llamado a la comisaría de Parera y le había dicho, luego de anunciarle que no iba a ser detenido, que sí iba a ser arrestado porque "habían cambiado figuritas" por él.

Turnes afirmó al ser consultado: "No es cierto lo que dice Cenizo", y explicó que siempre atendió a sus defendidos en su estudio y que apenas su labor se circunscribió a pedir la incompetencia de la justicia provincial en la causa y que fuera derivada al fuero federal.

Ante la insistencia del abogado oficial, Oscar Del Campo, el tribunal decidió que se realizara un careo entre ambos por la controversia. Cenizo explicó nuevamente el caso, y Turnes volvió a negar. Finalmente, el represor dijo que a él lo habían cambiado por Omar Aguilera, al mencionarlo como uno de los que llevaron presos políticos a Catriló.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...