jueves, 30 de septiembre de 2010

Se diluye golpe de estado en Ecuador

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

A las 16:00 hs. de Quito (Ecuador) el golpe de estado ensayado por la ultraderecha ecuatoriana (seguramente con asistencia de organismos internacionales como la CIA, la USAID, la Ned, la SIP, el Grupo de Diarios de América) se está diluyendo, sin pena ni gloria.

Este momento, una marea humana se dirige al hospital de la Policía Nacional (en el centro occidente de Quito) a rescatar al Presidente Rafael Correa y llevarlo de regreso al Palacio de Gobierno (el Palacio de Carondelet) después de haber estado en una situación de secuestro, en manos de los principales actores de este fallido golpe de estado.
No hay que olvidar que el Presidente Correa fue operado por tercera ocasión en el hospital del Seguro Social Ecuatoriano y en tal virtud se encontraba imposibilitado de movilizarlo por sus propios medios. Sin embargo, fue lo suficientemente temerario como para presentarse en el cuartel policial (el Regimiento Quito No 1) en donde había comenzado, como a las 08:00 de la mañana, el amotinamiento policial.
A partir de esa hora, el Ecuador entero fue escenario de sin fin de rumores, especulaciones, decires y transmisiones en vivo y en directo de radios y estaciones de televisión. Todo lo cual daba la sensación de que el amotinamiento policial no fue sino la pantalla tras la cual comenzaron a actuar esas fuerzas derechistas (los pelucones) que desde hace tres años andan tras la persona de Correa y su Revolución Ciudadana. El propio jefe de estado, en más de una ocasión, ha denunciado que estos sectores golpistas tratan de salir de este mandatario, por cualquier vía, incluido el asesinato, que, en poco tiempo, ha sido capaz de conducir 6 procesos electorales y de ganarlos todos, como nunca antes había ocurrido en este país suramericano.
El alzamiento policial de este día jueves no fue sino un pretexto. La Asamblea Nacional (ex Congreso) había resuelto allanarse el día anterior, a un veto presidencial respecto de la nueva ley de Servicio Público; y en ese veto (un mecanismo absolutamente constitucional y legal, desde hace décadas) se eliminaban para militares y policías una serie de prebendas que recibían a título de ascensos, condecoraciones, cambios, etc.
Los sectores golpistas se aprovecharon de esta circunstancia para lograr la reacción violenta y sectorial contra esta aprobación legislativa, dándole un giro completamente falaz y diciéndoles que se había resuelto la supresión de una serie de derechos conquistados. Lo cierto fue que los mandos y la tropa policial, a primera hora, se declararon en una especie de inmovilización y recibieron al propio Presidente con abucheos y hasta con agresión física. Por suerte, la guardia presidencial y algunos funcionarios que lo acompañaban lograron rescatarle y refugiarse en el propio hospital de la Policía, que está junto al regimiento policial, a fin de que puedan darle los primeros auxilios y ponerle a buen recaudo de los revoltosos.
Mientras, la actitud policial fue inmediatamente respaldada en algunas ciudades del país, especialmente Cuenca, Guayaquil, Manabí. Y el esquema conspirativo quedó al descubierto en el momento que “fuerzas populares”, especialmente de maestros, de burócratas y de estudiantes universitarios de derecha, comenzaron a salir a las calles demandando la sustitución de Correa por una “Junta Militar-Civil” a designarse (¿)
En esta historia adquirían “primer nivel” grupos que se identifican con la Unión Nacional de Educadores (UNE) la FEUE (Federación de Estudiantes Universitarios) y el MPD (Movimiento Popular Democrático) que hasta hace poco estaban con la “revolución ciudadana” pero que cambiaron hacia la derecha desde el instante mismo en que el Gobierno Correa trató de rescatar el magisterio nacional, las universidades, hasta hace un par de años en manos de este partido político que se identifica como “marxista leninista” A ellos hay que agregar la dirigencia del movimiento indígena Pachakutec, que también quiso pescar prebendas a río revuelto, y que se ha ido a la derecha-derecha; y desde luego, sectores de la vieja política doméstica y de universitarios de la academia privada, a quienes la revolución ciudadana trata de obligarles a que, por lo menos, se orienten en el camino del desarrollo económico y social del país, y no como fuente de recursos económicos.
Pero bien, en esta tramoya, no faltaron algunos canales de televisión abiertamente opositores al régimen y estaciones radiales que se identifican desde hace rato con lo que el propio Correa les califica de la “peluconería mediática”.
Para el medio día, el panorama nacional comenzó a despejarse.
El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (General de ejército Ernesto González) en cadena nacional de radio y televisión, desmintió que las Fuerzas Armadas estén participando de la asonada y proclamó que respetan el orden constituido y sus autoridades libremente elegidas por el pueblo y de acuerdo a normas constitucionales. De Cuenca (la tercera ciudad del país) se presentó el propio jefe policial a desmentir que hay convulsión social y a decir que había tranquilidad y que las fuerzas policiales estaban cumpliendo con sus actividades normales.
Desde muchos países (Colombia, Venezuela, Cuba, México, Argentina, Bolivia, Chile, Perú, Paraguay) comenzaron a llegar mensajes de sus jefes de estado denunciando el golpe de estado y exigiendo respeto al gobierno constitucional de Ecuador, no solo como tal sino en la persona del Jefe de Estado. Inclusive la OEA, tuvo pronunciamientos en ese sentido, no digamos UNASUR de la cual fue su presidente protempore precisamente Correa.
En horas de la tarde se había impuesto en todo el país, especialmente Quito, una “tranquilidad preocupante” ya que no terminaba de saberse el destino final del Presidente Correa, las manifestaciones populares en todo el país, la actitud de los conspiradores policiales y su destino final. Sin ser magos o adivinos, pero se puede prever que este intento de golpe de estado fue fallido y que seguramente se consolidará la institucionalidad en el país.
También había expectativa en torno a una sesión que estaba convocada para las 17:00 hs de Ecuador del pleno de la Asamblea Nacional ya que en horas de la mañana, la guardia legislativa (que también es policial) rodeó el edificio e impidió la entrada de todo asambleista, especialmente de los de Alianza País, que tuvieron que reunirse en otro local para rechazar el golpe de Estado.
Numerosos alcaldes y prefectos provinciales, dirigentes barriales y gremiales, inclusive legisladores de oposición, comenzaron a pronunciarse en contra del golpe de estado y de respeto a la constitucionalidad.
Seguiremos informando conforme vayan dándose los hechos concretos. Desde luego, en una situación como esta nadie puede asegurar a ciencia cierta que va a pasar en los minutos siguientes. Pero presumimos que el golpe ha sido liquidado, que el Presidente Correa sigue en funciones y que los golpistas y los jefes policiales que estuvieron en este suceso, paguen por su actitud.
Alberto Maldonado es periodista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Estado de Excepción en Ecuador: Entre la odisea del socialismo y el diseño estratégico para la región

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

El movimiento de tropas que afecta la estabilidad política en Ecuador no es sorpresivo. Por el contrario, refleja un estado de situación que venía proyectándose desde que el Presidente Rafael Correa comenzó a revertir las prerrogativas de los enclaves tradicionales de poder. Uno de esos enclaves ha sido el ejército ecuatoriano, que ha mantenido un interés marcado por el ejercicio de la política y en el asumir la jefatura del Estado.

Es difícil anticipar qué podría ser, si es un golpe movimiento para saldar cuentas pendientes internas o es el diseño estratégico para la región. En ambos casos es grave, aunque sería gravísimo que fuera más de lo último. Honduras con Zelaya vienen inmediatamente a la mente.

No parecía creíble que Estados Unidos aún con la bonhomía de Barack Obama pudiera aceptar un modelo de socialismo de siglo XXI como lo profesa el presidente Correa. HiIlary Clinton estuvo en abril en Ecuador y pronunció elogios a la situación ecuatoriana, sin embargo la coyuntura actual es complemente diferente.

La crisis económica mundial no cede, una guerra ad portas en Irán, un golpe estado incubándose en Pakistán, leyes draconianas en Estados Unidos y Europa para detener la inmigración, y un proceso acelerado de recuperación de la hegemonía de Estados Unidos en la región.

En un momento reciente, en medio de la crisis económica y el desprestigio de EEUU por tener a George W. Bush en la presidencia, con Venezuela, Ecuador, Bolivia, y hasta cierto punto Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay convertidos en agentes antagónicos a la supremacía estadounidense, parecía inconcebible que la potencia mayor que es Estados Unidos perdiera la supremacía en la región que es la columna vertebral de su dominio en el hemisferio occidental

Correa llegó al poder con mucha popularidad anunciando cambios, y con el tiempo surgió el proceso de la constituyente de reformar a la Constitución con un 80% de apoyo popular.

En la situación ecuatoriana de transformación constitucional, los poderes tradicionales representados por los partidos políticos han sido mermados pero no han sido derrotados. Es posible que este movimiento de tropas no sea más que esta parte de la civilidad acudiendo a las Fuerzas Armadas para hacer salir del poder a este “usurpador” encarnado en la figura del presidente Rafael Correa.

El presidente Rafael Correa fustigó agresivamente a la clase política tradicional. Un periodista ecuatoriano entrevistado afirma: “Correa ha insultado a los miembros de los paridos tradicionales que han manejado el poder por lo que han hecho con el país y le ha sido difícil dialogar con ellos porque las premisas son diferentes”.

Parece que estos grupos políticos le “estarían pasando la cuenta” a Correa, y que el tema de la rebaja salarial en el ejército sería el pretexto para una decisión ya tomada en varios niveles. No se descarta el intenso proceso de lobby por parte de Estados Unidos para sacarle una mascada mayor al populismo de izquierda instalado en la región según la lectura del análisis acoplado a los alineamientos tradicionales. La continuidad de la tesis de autonomía del Gobierno de Lula, con la más que probable elección de Dilma Roussef en Brasil, inquieta demasiado al poderoso “establishment” de la política exterior estadounidense, que Barack Obama, lamentablemente no ha podido contener con su aire fresco de una nueva política internacional; lejos de la supremacía tipo guerra fría.

Una fuente periodística contactada en un viaje que hice a Quito en marzo de este año, me informó entonces de la personalidad del Presidente Rafael Correa con un dejo de insatisfacción, producto de un antagonismo generado entre Correa y algunos medios; como siempre aquellos de mayor circulación e impacto en la opinión pública.

Nos dice: “El presidente Correa tiene carácter mesiánico, y arrastra el problema de no haber arribado al poder con un partido político. Se apoya en un grupo heterogéneo y cuando habla del socialismo del siglo 21 es un grupo amplio que lo apoya, pero no es un partido político con inserción en las masas. Sin embargo también es apoyado por grupos que no profesan estos ideales”.

El Ministro de Defensa Javier Ponce ha sido un brazo derecho en la administración de Rafael Correa y en la contención de los apetitos políticos de los militares ecuatorianos y al parecer en esta coyuntura su rol no ha tenido el peso esperado.

“Javier Ponce es un periodista y escritor, pero en el fondo es un excelente analista político” dice nuestra fuente. “Proviene de una familia de izquierda de clase alta y el presidente Correa lo llamó para que manejara su oficina como su jefe de gabinete y después lo nombra en la cartera de Defensa”, agrega.

El ministro Ponce es un punto muy oscuro en el mapa del Pentágono respecto a las figuras que no podían existir en la discusión del futuro diseño estratégico en la región. Para algunos sectores del militarismo es como un infiltrado. Aún así, el 23 de septiembre último se reunía con Robert Gate, el jefe del Pentágono. El izquierdismo de Javier Ponce le está significando un costo a la estrategia de Rafael Correa de introducir su modelo de socialismo de Siglo XXI.

Rafael Correa no ha podido armonizar las obvias necesidades de participación popular con las demandas de los grupos tradicionales del poder, léase: banca, industria y agencias de servicios asociadas al capital transnacional en las áreas como energía, petróleo y telecomunicaciones. En este desencuentro, este movimiento de tropas ha encontrado el contexto propicio para su pronunciamiento decisivo.

“Correa ha querido que lo aplaudan los medios y cuando comenzamos a decir ciertas cosas ya no le gustó”, nos dice nuestro interlocutor en marzo con visión profética.

Escuchaba y pensaba en el gobierno de Rafael Correa con una oposición encubierta en apariencia, pero intensa y apasionada para recuperar el poder que no habían perdido, pero que se les estaba escapando de las manos.

Los cambios que ha efectuado Rafael Correa en este corto tiempo, igual dejan la impronta que Ecuador no será nunca el mismo, y que las elites tradicionales deberían encontrar una forma de organización social más representativa y participativa, si es que desean seguir gobernando.

Lo que ocurre en Ecuador, es la vieja polarización de la Guerra Fría entre socialismo o capitalismo fascista, pero con el ropaje nuevo adocenado de las transnacionales que vulgarizan todo hasta el punto que trafican con el poder en repúblicas y estados hechos a medias, con partidos políticos colocados en sus libretas de salarios e imposiciones.

Ecuador ofrecía esa posibilidad bastante similar a la que planteaba Salvador Allende 43 años atrás; una apertura al poder del pueblo y al poder popular. Pero no. El cavernario capitalismo no puede. Es una estructura que en lo político es completamente irracional a la hora de contabilizar rentabilidad y sus leales soldados que golpean hasta masacrar.

Todo se hace bajo la pantomima de la libertad, mientras los medios de información masiva son financiados por las mismas transnacionales que han cometido esos genocidios y se apoderan de la única instancia donde los pobres pueden negociar: El Estado.

Fue Honduras, ahora es Ecuador, mañana será Bolivia, esperemos que no sea, o Venezuela, y cualquier manifestación de disidencia a este capitalismo tan tramposo, malo y caro como lo ilustraba el analista David Borizón. Cada vez más no hay que ser tímido respecto a la dicotomía: o socialismo o barbarie.

Se acabó el tiempo de los análisis para contemplar o morigerar el comentario, es el tiempo de las opciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

En Ecuador se atenta contra la democracia y la libertad de expresión

Franklin Falcón (OPCION, especial para ARGENPRESS.info)

El gobierno de Rafael Correa ha resuelto eliminar las libertades políticas, hace pocos minutos declaró el Estado de Excepción y se ha tomado la señal de radio y televisión a nivel nacional, para emitir su versión sobre los sucesos que ocurren en el Ecuador desde tempranas horas de esta mañana, mientras su ministro del interior, Gustavo Jhalk, sostiene que el régimen no va a ceder a las exigencias de los miembros de la tropa de Policía y Fuerzas Armadas que se encuentran amotinados.

Al momento, la señal del canal público, Ecuador TV, es la única que se recibe en la televisión, así como en la radio. La construcción que hace el régimen a nivel mediático es que se trata de una conspiración de quienes se oponen al cambio, y para sustentar semejante falsedad, acude a personajes públicos descalificados para que expresen su respaldo al gobierno. Este es el caso de Abdalá Bucaram Puley, hijo del ex presidente Abdalá Bucaram Ortiz, que fue derrocado en 2007 por una rebelión popular, y es recordado por ser neoliberal y uno de los más corruptos de la historia. Así mismos se solidarizó, y extrañamente habló a nombre de los militares de la frontera, el ex ministro de Energía, Carlos Arboleda, quien fue parte del gobierno de Lucio Gutiérrez, también derrocado por las mismas causas.

Otro de los personajes que actuó en esta línea fue el rector de la Universidad Central del Ecuador, Edgar Samaniego, quien ha mantenido en esa casa de estudios un proceso de persecución política a los líderes estudiantiles de izquierda, y que es el responsable de que el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE), Marcelo Rivera, esté tras las rejas por ya más de nueve meses, por el solo hecho defender principios como la autonomía universitaria, el cogobierno estudiantil y la gratuidad de la educación superior.

Al momento tratan de persuadir de que las cosas están en paz, pero nada dicen de los graves enfrentamientos que están ocurriendo en los alrededores del hospital en el que se encuentra asilado el presidente Correa. Los asambleístas de gobierno pretenden instalarse en el local del Consejo Nacional Electoral, mientras continúan las entrevistas a personajes progobierno.

Es un momento difícil para el movimiento popular organizado, para las fuerzas progresistas y de izquierda, por lo cual se espera la acción solidaria de los pueblos del mundo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ecuador: Llamado a la unidad por una democracia plurinacional de los pueblos

CONAIE

Un proceso de cambio, por más débil que sea, corre el riesgo de ser derrotado o juntarse a la derecha, nueva o vieja, sino establece alianzas con los sectores sociales populares organizados y se profundiza progresivamente.

La insubordinación de la Policía, más allá de sus demandas inmediatas, desnuda por lo menos cuatro cosas sustanciales:

1. Mientras el gobierno se ha dedicado exclusivamente a atacar y deslegitimar a los sectores organizados como el movimiento indígena, los sindicatos de trabajadores, etc., no ha debilitado en lo más mínimo las estructuras de poder de la derecha, ni siquiera dentro de los aparatos del Estado, lo que se ha hecho evidente por la rapidez con que reaccionó la fuerza pública.

2. La crisis social desatada hoy día también es provocada por el carácter autoritario y la no apertura al dialogo en la elaboración de las leyes. Hemos visto como las leyes consensuadas fueron vetadas por el Presidente de la República, cerrando cualquier posibilidad de acuerdos.

3. Frente a la crítica y movilización de las comunidades en contra de las transnacionales mineras, petroleras y agro-comerciales, el gobierno, en lugar de propiciar el dialogo responde con violenta represión, como lo ocurrido en Zamora Chinchipe.

4. Este escenario alimenta a los sectores conservadores. Ya varios sectores y personajes de la vieja derecha pedirán el derrocamiento del gobierno y la instauración de una dictadura civil o militar; pero la nueva derecha, dentro y fuera del gobierno, utilizará esta coyuntura para justificar su total alianza con los sectores más reaccionarios y a los empresariales emergentes.

El movimiento indígena ecuatoriano, la CONAIE, con sus Confederaciones regionales y sus organizaciones de base manifiesta ante la sociedad ecuatoriana y la comunidad internacional su rechazo a la política económica y social del gobierno, y con la misma energía rechazamos también las acciones de la derecha que encubierta forma parte de un intento de golpe de estado, y por el contrario seguiremos luchando por la construcción del Estado Plurinacional con una verdadera democracia.

Consecuentes con el Mandato de las comunas, pueblos y nacionalidades y fiel a nuestra historia de lucha y resistencia contra el colonialismo, la discriminación y la explotación de los de abajo, de los empobrecidos, defenderemos la democracia y los derechos de los pueblos: ninguna concesión a la derecha.

En estos momentos críticos nuestra posición es:

1. Convocamos a nuestras bases a mantenerse en alerta de movilización en defensa de la verdadera democracia Plurinacional frente a las acciones de la derecha.

2. Profundizamos nuestra movilización contra el modelo extractivista y la implantación de la minería a gran escala; la privatización y concentración del agua, la expiación de la frontera petrolera.

3. Convocamos y nos sumamos a los diversos sectores organizados a defender de los derechos de los trabajadores, afectados por la arbitrariedad con que se ha conducido el proceso legislativo, conociendo que son reclamos legítimos.

4. Demandamos del gobierno nacional a deponer toda actitud de concesiones a la derecha. Exigimos que abandone su actitud autoritaria contra los sectores populares, a no criminalizar la protesta social y la persecución a los dirigentes; ese tipo de políticas lo único que provoca es abrir espacios a la Derecha y crea escenarios de desestabilización.

La mejor forma de defender la democracia es impulsar una verdadera revolución que resuelva las cuestiones más urgentes y estructurales en beneficio de las mayorías. En este camino la construcción efectiva de la Plurinacionalidad y el inmediato inicio de un proceso de revolución agraria y desprivatización del agua.

Esta es nuestra posición en esta coyuntura y en este periodo histórico.

Marlon Santi
PRESIDENTE CONAIE

Delfín Tenesaca
PRESIDENTE ECUARUNAIR

Tito Puanchir
PRESIDENTE CONFENIAE

Olindo Nastacuaz
PRESIDENTE CONAICE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Proyecto Censurado 2011 # 11: Exageraron gripe H1N1 en beneficio de industria farmacéutica

Michel Chossudovsky (GLOBAL RESEARCH). Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

El virus H1N1 desató extenso pánico y miedo en el mundo entero. Sin embargo, en un examen más cercano muchas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) parecen haberse basado en datos débiles e incompletos. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), de EEUU, creó y usó datos para engrosar exageradamente la necesidad de una vacuna costosa e innecesaria, más orientada a brindar beneficios a la industria farmacéutica que a proteger a los estadounidenses.

La OMS clamó en 2009 que se había desatado una emergencia mundial de salud pública, a una escala sin precedentes, y que para detener la propagación se requerían 4,9 mil millones de dosis de vacuna de la llamada gripe porcina H1N1. Todos los países del globo comenzaron enseguida a prepararse para inocular a millones de personas, de acuerdo con las recomendaciones de la OMS, que para algunos países la prescribió como obligatoria. Sin embargo, la mayoría de la gente ignoraba que los datos usados por la OMS no eran fidedignos.
El gobierno federal de EEUU y las gobernaciones de estados iniciaron los preparativos anti pandemia, en un país en que los gobiernos estadales son responsables de estos preparativos, en coordinación con las agencias federales. El Consejo de Asesores en Ciencia y Tecnología del presidente Obama lanzó un informe que “consideró al virus pandémico H1N1 ‘una amenaza seria de la salud' en EEUU, no tan seria como la pandemia de la gripe española de 1918, pero peor que el brote de gripe porcina de 1976”. Respondiendo a tal lenguaje aterrorizante, la legislación de Massachusetts introdujo multas y fuertes penas de prisión para quienes rechazaran vacunarse. Se esperaba que los militares de EEUU tuvieran un activo papel en esta emergencia de salud.
No hubo un sistema uniforme para recoger datos sobre víctimas sospechosas de padecer gripe porcina en EEUU, creándose confusión por la ausencia de estadísticas exactas. El Centro de Control de Enfermedades (CDC), de Atlanta, reconoció que la información recogida en EEUU sobre “casos confirmados y probables” no contenía ninguna separación entre “confirmado” y “probable”. De hecho, solamente un pequeño porcentaje de los casos divulgados fue “confirmado” con pruebas de laboratorio. Estos datos defectuosos, y muchos más alrededor del globo, fueron entregados a la OMS, que a su vez utilizó las cifras para justificar su declaración de pandemia.
La necesidad de un método perfeccionado de diagnóstico y conteo de gente infectada quedó demostrada cuando los “datos” de la OMS causaron una oleada de conclusiones inexactas respecto a la severidad de la gripe y la distancia que había recorrido.

El 27 de abril, la OMS declaró una pandemia de nivel 4. Apenas dos días más tarde (29 de abril), sin pruebas de corroboración, aumentó la pandemia a nivel 5. Más de un mes más adelante (11 de junio) elevó otra vez la pandemia a nivel 6. El cambio precipitado en los números debió haber sido un llamado para alertar a la OMS que algo había salido mal en su recolección de datos. Con todo, a pesar de los cambios sospechosos, no hubo intentos de mejorar el proceso de recolección de datos en términos de confirmación de laboratorio. De hecho, ocurrió todo lo contrario. Después del aviso pandémico de nivel 6, el CDC decidió a que la recolección de datos de casos confirmados y probables de individuos enfermos ya no era necesaria para determinar la extensión de la gripe H1N1. La OMS ignoró el cambio en la recolección de datos y ese mismo mes impuso su autoridad para predecir que “tanto como 2 mil millones de personas podrían llegar a infectarse durante los próximos dos años, casi la mitad de la población del mundo”. Tal informe creó una atmósfera de miedo e inseguridad.

Hacia agosto de 2009, la OMS reconoció casualmente que los síntomas subyacentes eran moderados y que “la mayoría de la gente se recuperará de la gripe de cerdos dentro de una semana, apenas sufriendo formas de gripe estacional”.

La inexacta colección de datos con cifras exageradas de gente infectada se debió al modelo cuantitativo del CDC creado en julio de 2009. Del 15 de abril de 2009 al 24 de julio de 2009, los estados norteamericanos divulgaron un total de 43.771 casos confirmados y casos probables de nuevas infecciones de gripe A (H1N1). De esos casos divulgados, hospitalizaron a 5.011 personas y murieron 302.

El 24 de julio de 2009, el conteo fue interrumpido por el CDC. En vez de recoger datos que habrían podido proporcionar el basamento empírico para evaluar cómo se esparcía el virus H1N1, el CDC anunció que había desarrollado un modelo propio para determinar el verdadero número de casos nuevos de gripe H1N1 en EEUU.

Adicionalmente, el CDC aseguró: “El modelo tomó el número de casos divulgados por los estados [de EEUU] y ajustó la figura para explicar fuentes conocidas de subestimación”, por ejemplo contabilizar gente que nunca declaró su enfermedad, a pesar de no existir ninguna prueba de que esa gente estuviera infectada. Estas valoraciones construyeron una dimensión inexacta y agrandada, básicamente, con figuras de infecciones. El CDC reconoció temprano el brote, una vez que la enfermedad estuvo extendida, y hubiera sido más valiosa una transición a los sistemas de vigilancia estándar de la enfermedad, hospitalizaciones y monitoreo de las muertes.
En vez de eso, los datos del CDC fueron utilizados para justificar vacunaciones masivas, que redundaron en enormes beneficios para la industria farmacéutica. El CDC, afirmando que los datos enviados a ellos por los estados fueron “subestimados”, procedió entonces a inflar la figura de casos “sin confirmar”, entre ellos muchos brotes de gripe estacional. Las “figuras corregidas” fueron entonces insertas en el modelo. Usando el modelo de acercamiento del CDC, se estima que más de un millón de personas de EEUU estuvieron enfermas con la nueva gripe H1N1 entre abril y junio de 2009. Puesto que estas estimaciones no se basan en enfermedad confirmada, los números pueden crecer y encogerse al capricho de quienes controlan el modelo. El modelo de simulación y predicción del CDC para la propagación de la gripe porcina H1N1 se utilizó entonces para planificar la puesta en práctica de un programa de vacunación a escala nacional. Basándose en el modelo de “predicciones”, se requirió la vacunación masiva de la mitad de la población de EEUU, con la posible disposición de cuarentenas bajo jurisdicción civil y/o militar.

Según los informes, el gobierno de EEUU esperaba tener 85 millones de dosis de vacuna a finales de octubre de 2009. El gobierno federal pidió 195 millones de dosis a las compañías farmacéuticas. El 29 de julio de 2009, el Comité Consultivo sobre Inmunización Práctica (ACIP, por su sigla en inglés) -un comité consultivo del CDC- recomendó que la nueva vacuna de la gripe H1N1 estuviera primero puesta a disposición de los grupos prioritarios, que combinados alcanzarían, aproximadamente, a 159 millones de individuos. La agencia France-Presse reportó que Estados Unidos hizo pedidos de vacuna para inocular entre el 30% y 78% de los estadounidenses. Como consecuencia, la industria farmacéutica ganó beneficios masivos con los norteamericanos que compraron en grandes cantidades una vacuna innecesaria y potencialmente peligrosa.

Es esencial que los médicos, epidemiólogos y trabajadores de salud discutan públicamente en sus respectivas asociaciones y refuten a los funcionarios del gobierno que están actuando en nombre de la industria farmacéutica, y asimismo denuncien la manipulación de los datos. Para la siguiente pandemia tiene que ser creado un método exacto para contar a la gente infectada, a fin de prestar un mejor servicio a las necesidades del público. También es importante advertir al público sobre los peligros de las vacunas no comprobadas de la gripe H1N1. La OMS no puede servir adecuadamente a la gente que supuestamente asiste sin la cooperación de grupos como el CDC. Tristemente, el CDC no está protegiendo a la humanidad porque está demasiado ocupado en promover las ganancias de la industria farmacéutica.

Fuente:
Michel Chossudovsky, “The H1N1 Swine Flu Pandemic: Manipulating the Data to Justify a Worldwide Public Health Emergency”, Global Research, August 25, 2009,

Estudiante investigador:
Nolan Higdon and Michael Smith, Diablo Valley College

Evaluador académico:
Mickey Huff, Diablo Valley College

Fuente imagen: Moriori - WIKIPEDIA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Costa Rica: Una contentera peligrosa

Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

La revalorización del colón frente al dólar tiene muy contentos a los economistas de línea neoliberal. La alaban por sus efectos anti-inflacionarios y la promueven apelando a que ello trae beneficios para “el consumidor”. Así, buscan tocar el gusanillo consumista y despilfarrador lo que, se me ocurre, tiene cierto tufillo demagógico.

(Como se sabe, “consumidor” lo mismo es el señor muy emperifollado que “consume” un BMW último modelo, como también la niña de La Carpio quien “consume” los cuatro frijoles que le sirve su madre).

Acontece, sin embargo, que la revaluación está creando tensiones en el sector exportador y turístico, los cuales, hasta hace pocos años, eran los niños mimados de la estrategia de política económica dominante. Así pues, como expuse en mi artículo anterior, el modelo podría estarse volviendo interiormente contradictorio, ya que el pilar de atracción de capitales extranjeros entró en colisión y, de hecho, está debilitando las bases del otro pilar del modelo: la promoción de las exportaciones y el turismo.

El caso, sin embargo, es que ni los efectos sobre las exportaciones y el turismo son homogéneos, ni las consecuencias se limitan tan solo a estos sectores.

Ciertamente, no es lo mismo una empresa transnacional de alta tecnología emplazada en zona franca que una empresita exportadora de chayotes de Paraíso de Cartago. La primera importa una parte sustancial de los insumos y materias primas que utiliza, así como la totalidad –o casi- de los equipos. La segunda en mayor grado incorpora materias primas de origen nacional. Para la primera los costos en colones son, en términos relativos, mucho menores que para la segunda. Para esta los efectos de la revaluación son, por lo tanto, más dañinos. Aunque quizá no en el mismo grado, pero de seguro también hay efectos diferenciados según que se trate de pequeñas y medianas empresas turísticas de capital nacional o grandes hoteles pertenecientes a cadenas transnacionales.

De tal forma, y para empezar, la persistencia de un proceso de revaluación de la moneda que se prologue por un plazo suficientemente largo –y ya llevamos cinco años- podría tener como consecuencia directa más visible, el desmantelamiento del segmento –no muy grande pero tampoco despreciable- de pequeñas y medianas empresas de capital nacional dedicadas a la exportación y el turismo. Sobrevivirán posiblemente las más grandes, en especial las vinculadas al capital transnacional.

Pero, por otra parte, la revaluación incentiva las importaciones ya que las abarata relativamente a los bienes producidos en la economía nacional. De ahí la euforia que embarga a los colegas del bando neoliberal, incansables en su cruzada consumista y anti-inflacionaria. Obviamente, esto tiene una doble consecuencia: incentiva la compra de bienes traídos de fuera e introduce una competencia ruinosa para aquellas actividades productivas nacionales que compiten con esas importaciones.

Esto último puede tener múltiples derivaciones. Por ejemplo, se nos dice que uno de los presuntos beneficios que trae consigo la estrategia de atracción de transnacionales de alta tecnología dedicadas a la exportación –por ejemplo Intel- es que su presencia incentiva el surgimiento de una red (los famosos clusters) de empresas proveedoras que venden insumos y servicios a esos mamuts globalizados. Se sabe que, en esa materia, no se han logrado éxitos precisamente rutilantes pero asumamos que algo se ha hecho. Bueno, pues acontece que la revalorización de la moneda podría dar al traste con ello, justo porque reduce la ventaja relativa de costos que las empresas nacionales pudieran tener comparativamente a sus contrapartes extranjeras.

Por otra parte, y en la medida en que la revalorización del colón no se corrija, la posible puesta en funcionamiento de un tratado de libre comercio con China, sería una pésima noticia para el sector productivo que vende en el mercado nacional. El caso es que, casi como política de estado, los chinos sostienen su moneda (renmimbi o yuan) en un nivel subvalorado con respecto al dólar. Imagínese usted: colón “fuerte” contra el dólar y dólar fuerte contra el yuan. Las importaciones desde China entrarían a Costa Rica a precio de regalo.

El declive de las exportaciones, el aumento de las importaciones y la posible ruina o debilitamiento de empresas nacionales que compiten con importaciones, son procesos que dependen de múltiples factores, no tan solo de la revalorización de la moneda, pero, sin duda, esta introduce poderosas presiones que repercuten sobre cada una de esas tendencias.

Los datos más recientes para 2010 muestran una recuperación modesta de las exportaciones y, en cambio, un incremento sustancial de las importaciones, con la consiguiente ampliación del déficit comercial (diferencia entre exportaciones e importaciones). En el comportamiento de las exportaciones seguramente influye la vacilante recuperación de la economía mundial -en particular Estados Unidos- pero, sin duda, la revalorización de la moneda no está ayudando, sobre todo, como he insistido, en el caso de las pequeñas y medianas empresas de capital nacional.

Si se observa con mayor detalle dónde se origina el aumento de las importaciones, se observa que, básicamente, corresponde a materias primas y bienes intermedios para los sectores productivos. Ello sugiere que lo que se ha dado es un proceso de recomposición de inventarios por parte de las empresas, después de la violenta disminución que se dio en 2009. Las importaciones de bienes destinados al consumo también aumentan en grado apreciable. Seguro la gente intenta volver a la borrachera consumista de antes de 2009 y la revalorización del colón se las pone algo más fácil. El caso, sin embargo, es que los obstáculos son grandes: escasez de empleos de calidad, informalidad laboral, salarios estancados y elevados niveles de deuda. O sea, y no obstante la revaluación del colón, no será fácil volver a los niveles de consumo previos a la crisis.

Así pues, la revalorización es, hoy día, un factor que incide negativamente en las posibilidades de reactivación de la economía a la vez que contribuye a agudizar los desequilibrios en la balanza de pagos. Si esa situación persistiera a largo plazo, entonces los efectos podrían ser mucho más serios, ya que afectaría negativamente a los sectores de capital nacional vinculados a las exportaciones y el turismo, como también aquellos cuya producción compite con importaciones (mucho más problemático aún en vista de la proliferación de tratados de libre comercio). El caso, sin embargo, es que posiblemente la balanza de pagos no lo soportaría y entonces la economía nacional podría verse arrastrada en un movimiento de corrección del tipo de cambio (devaluación) desordenado y violento.

Mejor fuera poner las cosas en orden a tiempo y con calma.

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Avanzamos o retrocedemos?

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

Aunque muchos chavistas (y revolucionarios) afirmen todo lo contrario, la continuidad y la profundización de los cambios revolucionarios no dependen nada más del hecho de colmar la Asamblea Nacional de partidarios incondicionales del Presidente Chávez, puesto que lo más importante para que se produzca realmente una revolución socialista y popular en Venezuela es que el pueblo organizado empiece a generar sus propios espacios de poder y ejerza un papel preponderante en el cambio estructural que debe sufrir el viejo modelo de Estado burgués que aún se mantiene vigente . Esto es algo crucial y definitivo. Sin ello sólo se estará consolidando un modo de gobernar y de entender el poder a la usanza de adecos y copeyanos en el pasado, contradiciendo todo lo que tendría que ver con una revolución socialista, aunque haya gente del chavismo que vea esto como algo normal e inevitable.

Por eso, el propósito de todo revolucionario siempre tendrá que girar en torno a la posibilidad real de propiciar un nivel más avanzado de organización, de movilización y de formación teórica de las masas populares, más allá de una simple militancia partidista. De nada valdrá entonces que una determinada organización política ocupe todos los cargos públicos, si no se hace absolutamente nada por disolver las diversas estructuras burguesas que impiden darle validez permanente al poder popular. Esto incluiría, además, crear las condiciones que permitan superar las contradicciones del capitalismo, haciendo del socialismo algo más efectivo para que haya una distribución equitativa de la riqueza generada por todos los venezolanos.

Ambos elementos son, sin embargo, entorpecidos adrede por quienes ejercen cargos gubernamentales, puesto que su interés está en seguir disfrutando de los privilegios obtenidos a través de los mismos, manteniendo un discurso aparentemente revolucionario que en nada corresponde con su gestión y comportamiento. Esto lo perciben bien los sectores populares, de ahí que se muestren reacios ante quienes se identifican con el oficialismo, lo que podría precipitar situaciones que afecten el liderazgo de Hugo Chávez, dándosele mayores espacios a la oposición. En este caso, hace falta cubrir esta realidad incongruente con propuestas audaces que le permitan al pueblo acceder realmente al poder, cosa que no la logrará mientras la dirección política del proceso de cambios revolucionarios la encabecen personas del reformismo y no de la revolución. Ése sería el reto que ahora se les presenta a los revolucionarios y a los chavistas progresistas en Venezuela. Dependerá de ello si se avanza o se retrocede en la marcha.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La trampa del desendeudamiento público

Héctor Giuliano
En la fecha Página 12 edita un artículo de Alfredo Zaiat donde – en línea con una posición de defensa a la gestión del Gobierno Kirchner en materia de Deuda Pública - se plantean argumentos incompletos y engañosos acerca del estado actual del endeudamiento argentino. El objeto de este breve trabajo es formular algunas observaciones y comentarios de importancia que fundamentan esta aseveración personal.

Desde el Megacanje Kirchner-Lavagna del 2005 la política de la actual Administración ha sido diferir deuda pública, capitalizar intereses, emitir deuda ajustada por inflación, reconocer adicionales por cupones ligados al PBI, negociar un arreglo de la deuda externa del Proceso Militar con el Club de París, pagar deuda a Organismos Multilaterales de Crédito (FMI, Banco Mundial, BID) y también a Acreedores Privados con Reservas del BCRA (que fueron compradas con Deuda de Letras y Notas). Y todo ello con la finalidad expresa y declarada de volver al mercado internacional de capitales para tomar nuevas deudas.
Los números de la deuda
Según cifras oficiales del Ministerio de Economía, la deuda pública al 30.6.10, es de 156.700 Millones de Dólares (MD), a los que hay que agregarle 16.500 MD más por la Deuda no presentada al canje del 2005: en total, 173.200 MD. Más del 60 % de esta deuda está contraída en moneda extranjera.
Nuestro país no tiene demostrada la capacidad de repago para responder a este stock de Deuda y, tal como se viene haciendo desde hace 30 años y a través de sucesivos gobiernos – desde el Proceso hasta la fecha – su porvenir es sólo acotar el importe de pago de los servicios de intereses y refinanciar o reestructurar permanentemente sus vencimientos de capital.
Cabe aclarar que este monto de 173 mil MD es la deuda en cabeza del Estado Central. No están incluidas aquí: a) la Deuda cuasi-fiscal del Banco Central (BCRA), a través de LEBAC y NOBAC, que suman el equivalente de 21.000 MD, b) la Deuda Consolidada de las Provincias (que, lo mismo que la Nación, no incluye el cómputo de la Deuda Flotante) y que totaliza unos 27.000 MD (105.000 Millones de Pesos-M$), si bien las 2/3 partes están contraídas con el Estado Central, c) las Deudas de los Municipios, sobre las que no hay datos, d) las Deudas de Organismos Nacionales, Empresas del Estado y Fondos Fiduciarios, sobre las que tampoco hay datos, ni e) la deuda contingente por Juicios contra el Estado, que normalmente no se considera a los efectos del cálculo de pasivos públicos.
Además, debe tenerse presente que existe deuda no registrada por el Gobierno, que está dada fundamentalmente por el monto de los Intereses a capitalizar, los ajustes de la deuda en pesos indexada por CER, el pago de los Cupones ligados al Producto Bruto (ULPBI) y el valor de mercado de dichos cupones, para el caso de rescate.
La deuda estaría aumentando así, por estos conceptos, entre 6.000 y 8.000 MD por año inercialmente, es decir, aunque la Argentina no contrajera nuevas deudas. Si el año pasado (2009) no se incrementó en esta proporción no fue porque se cancelaran más obligaciones con recursos ordinarios sino porque se usaron reservas internacionales para pagar deudas y porque excepcionalmente se produjo una diferencia de cambio favorable con respecto al dólar, lo que llevó a una contención contable de las cifras del endeudamiento, que de todas maneras creció en 1.000 MD.
Todo esto significa que la Deuda Pública Nacional sobrepasa los 200.000 MD y que las cifras finales no están claras ni completas a través de las informaciones oficiales.
Según datos tomados del Proyecto de Ley (PL) 2011, el PBI Argentino sería hoy de unos 330.000 MD, por lo que una Deuda del Gobierno Central del orden de los 173.000 MD equivaldría al 52 % del Producto.
Este Índice Deuda/PBI – comúnmente usado como ratio de medición de la Deuda Pública – no tendría, por otra parte, una significación muy concreta en términos de capacidad directa de repago del país porque toma en cuenta dos cifras de naturaleza diferente: un total de deuda financiera contra el valor de la Producción Nacional de un año.
Pero dejando de lado cuestiones de metodología – que son opinables - y volviendo al contenido del artículo de referencia, nos encontramos con un razonamiento no completo en lo tocante las cifras del Proyecto de Presupuesto 2011 y en lo inherente al cambio en la estructura del endeudamiento que se está produciendo en la Argentina.
Deuda y presupuesto 2011
El pago anual de Intereses de la Deuda en 2011 sería de unos 9.000 MD (36.400 M$), contra 7.200 en 2010 (28.400 M$): un aumento del 28.5 % (que se supone en gran medida influido por la normalización de deudas en default y retoma de los pagos de cupones ligados al PBI).
El Proyecto de Presupuesto 2011 prevé Amortizaciones de Deuda Pública por el equivalente a 27.400 MD y la toma de Nueva Deuda por 36.800, esto es, que el aumento de la Deuda está previsto en 9.400 MD.
Además, la iniciativa oficial prevé el pago de 7.500 MD con Reservas del BCRA (Artículo 65), contempla el pago de 2.200 MD por cupones del PBI a fin del año y autoriza endeudamiento adicional del Ministerio de Planificación por 7.600 MD para “Inversiones Prioritarias” (Artículo 50).
Por ende, el stock de Deuda previsto para el año que viene se incrementa sustancialmente en relación al año actual, aún con el uso de los activos financieros del BCRA para los pagos parciales de Capital, porque lo concreto es que la deuda va a seguir aumentando.
La deuda intra-estado
El Gobierno Kirchner, como es de público y notorio conocimiento, está utilizando Activos Financieros del Estado para pagar Deuda Pública. Se trata, en su mayoría, de préstamos forzosos obtenidos de la ANSES y del BCRA; de modo que la Deuda Intra-Sector Público ha venido creciendo en forma extraordinaria. Según el Ministerio de Economía sería el 54 % de la Deuda Total.
Pero la proporción de Deuda de los Entes Oficiales que más prestan al Tesoro es muy alta: el 62 % del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) del Sistema Previsional (ANSES) está colocado en Títulos Públicos (unos 23.000 MD) y las magnitudes de Préstamos por parte del BCRA – Adelantos Transitorios al Tesoro por más de 10.000 MD y Cartera de Bonos en poder del Banco por otros 20.000 MD (sin contar la transferencia de Utilidades) – es igualmente récord.
Ahora bien, ¿qué significa esta Deuda Intra-Estado?
La Administración Kirchner está multiplicando sus operaciones de refinanciación continua de vencimientos a través de novaciones de Deuda y de Administración de Pasivos, que consisten – estos últimos – en el pago a unos Acreedores (Acreedores Privados) con nuevos préstamos colocados en otros acreedores (Entes Públicos).
Dicho con otras palabras: el Gobierno está pagando grandes sumas de dinero para cumplir rigurosamente con los Acreedores Privados a costa de endeudarse con el propio Estado, una suerte de “empapelamiento” Intra-Estado apelando a sus Activos Financieros.
Porque así como en la Década del ´90 la Administración Menem – siguiendo la fórmula de Pago de Deuda con Activos dictada por los Acreedores - pagó parte de la Deuda Externa con Empresas del Estado, que eran Activos Físicos, hoy la Administración Kirchner está apelando a la misma fórmula de Pago, con la diferencia que usa Reservas Internacionales del BCRA, que son Activos Financieros. Pero el efecto de descapitalización o debilitamiento de los Activos es el mismo y el costo alternativo sobre las Finanzas del Estado por el uso de estos fondos también.
Con el agravante que las Reservas del BCRA que se usan para pagar Deuda con los Organismos Multilaterales de Crédito (FMI, Banco Mundial, BID y CAF, e incluso Club de Paris) y con Acreedores Privados han sido compradas con Deuda del Banco Central (por la vía indirecta de LEBAC y NOBAC).
Cuando la Presidenta y el Ministro de Economía dicen que es negocio seguir pagando deudas con Reservas – que hoy sólo estarían rindiendo el 0.5 % - en lugar de refinanciarlas con nuevas deudas tomadas a más de un dígito de Interés (y hasta una supuesta oferta al 8.75 %) omiten decir que las reservas del BCRA con que se paga a los Acreedores están tomadas con deudas contraídas por el Banco a una tasa promedio del 14 % anual en pesos que hoy, con el “dólar quieto”, equivale a un 14 % en dólares.
Entonces, nos encontramos con la realidad que el Gobierno Kirchner está abonando a los Acreedores Privados con la contracción continua de más Deuda Pública Intra-Estado, lo que acentúa el proceso de empapelamiento propio sin capacidad de repago y la descapitalización o riesgo de baja calidad de los activos del Banco Central, de la ANSES, del Banco Nación y de todos los Entes de la Administración Nacional que le siguen prestando al Tesoro.
Una situación transitoria
Pero en todo este proceso de pseudo-desendeudamiento en curso hay elementos tanto o más graves todavía ya que esta operatoria sistemática de pagos en curso – que es presentada como favorable, manejable y rentable – tiene por finalidad, expresa y declarada, “acceder al Mercado Internacional de Capitales” lo que, en buen romance, significa volver a endeudarnos.
Porque el objetivo de la actual política de cancelaciones a ultranza con nuevas deudas (hoy por hoy principalmente Deudas Intra-Estado) y con Activos Financieros del Estado (Reservas del BCRA) deviene así tan sólo un “Préstamo-Puente” que el Gobierno se da a sí mismo para aguantar un período de transición con la finalidad de volver a tomar más deudas que lo seguirán manteniendo en el Sistema de Deuda Perpetua que rige en nuestro país desde hace 30 años.
O sea, que esto no se hace para salir de la Trampa de la Deuda sino, por el contrario, para permanecer dentro de ella.
La Administración Kirchner está pagando a los Acreedores Privados y a los Organismos Financieros Internacionales para liquidar Deuda Vieja y quedar en libertad de acción para seguir contrayendo Deuda Nueva; no para bajar el stock de Deuda (que considera bueno pese a que las autoridades no pueden demostrar la capacidad de repago del país) sino para pedir prestado más fondos, con el argumento que ese dinero se conseguirá así a una Tasa de Usura un poco más baja que la actual (ayudado por la circunstancia de una caída generalizada de tasas a nivel mundial antes que por el supuesto “mérito” de la Argentina).
Y con el peligro que más de la mitad de la Deuda está hoy nuevamente contraída a Tasas de Interés variable.
Por eso, la idea de “transformación” de la estructura de Acreedores de la Deuda Pública con una menor proporción de Acreedores Privados es engañosa, porque sólo refleja una situación transitoria, ya que es producto del privilegio de pago a ciertos acreedores (que la Opinión Pública desconoce dado que las Operaciones de Crédito Público son secretas) y porque – conforme se sospecha y se está incluso denunciando – las autoridades pudieran estar favoreciendo a ciertos tenedores de bonos rescatando títulos a mayor precio que el de cotización en el Mercado.
De allí la importancia que el Congreso audite las Operaciones de Crédito Público, no sólo para saber si el Gobierno cumplió con el requisito fijado de un Canje 2 en condiciones no mejores que las del Megacanje 2005, sino además para poder conocer a qué Acreedores y en qué condiciones se les está comprando o pagando a costa de seguir endeudando al Estado consigo mismo.
El allanamiento a los acreedores
Todo este proceso en curso, finalmente, no puede entenderse si no se percibe un replanteo de fondo del Gobierno en aras de reemplazar la estructura de Deuda hoy existente por una nueva estructura tendiente a efectivizar una suerte de “borrón y cuenta nueva” en las Deudas del Estado.
Este mecanismo está llevando a una nueva etapa de sustitución o reemplazo de Deudas Viejas por Deudas Nuevas que, aparte de continuar el circuito permanente de re-endeudamiento, favorecen el anonimato del negociado continuo del Sistema de la Deuda.
Con el agravante que la Presidenta, en su Discurso del 4.3.10, no sólo sostiene la legitimidad incuestionable de toda la Deuda Pública – en línea con los intereses de los Acreedores – sino que con ello está soslayando además el valor de todas las investigaciones en curso sobre las gravísimas irregularidades de la Deuda contenidas en las Causas Olmos I – que está todavía pendiente de tratamiento por parte del Congreso – Olmos II s/endeudamiento bajo los gobiernos democráticos sucesores del Proceso Militar, Megacanje De la Rúa-Cavallo de 2001 (que se encuentra en Segunda Instancia) y Denuncia Olmos Gaona-Marcos, que pide investigar la responsabilidad de todos y cada uno de los gobiernos que contrajeron y siguen contrayendo Deuda Pública, incluyendo el actual.
Los razonamientos convalidantes del discurso oficial y de la gestión de re-endeudamiento de la presente Administración Kirchner ocultan esta suerte de “Lavado de Deuda” que hoy se está produciendo en la Argentina y esconderían así el nudo de la Cuestión del Sistema de Deuda Perpetua bajo la tradicional complicidad de los Gobiernos de Turno con los Acreedores del Estado.

"El gran poder mundial puede tolerar un gobierno de izquierda en cualquier parte del mundo, siempre y cuando ese gobierno no tome medidas que vayan en contra de las disposiciones de los centros financieros mundiales... Para la megapolítica, las políticas nacionales son hechas por enanos que deben plegarse a los dictados del gigante financiero. Así será, hasta que los enanos se rebelen..."
(SUBCOMANDANTE INSURGENTE MARCOS)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La CTA y sus elecciones directas

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

El pasado jueves 23 de septiembre me tocó inaugurar, como afiliado de la CTA, la votación en una mesa dispuesta en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Rosario.

A primera hora del acto electoral de la CTA éramos varios en disposición de ejercer el derecho de voto directo para elegir autoridades locales, provinciales y nacionales de la Central. Se elegían 16.800 cargos en todo el país, para lo cual se dispusieron más de 5.000 urnas, que debido al clima de disputa movilizó una considerable militancia sindical para resguardar y asegurar la transparencia del resultado. Entre autoridades y fiscales de “mi” mesa, unos cinco, expresaban en pequeño a una militancia de varios miles involucrada en una experiencia de reivindicación democrática y con la posibilidad de contribuir a la construcción de alternativa política.

No debe subestimarse ese protagonismo militante en tiempos de estímulo al descompromiso, el individualismo y el consumismo organizado por la cultura dominante. ¿Es poco o mucho el nivel de la movilización electoral en la CTA? Es lo que hay diría alguien, pero para quienes vivimos las restricciones que la sociedad contemporánea impone a la participación popular, debemos valorar la instalación de una iniciativa política de acción colectiva para incidir en el curso de la historia y la política. Más aún si se considera la nula experiencia de participación popular en la experiencia del sindicalismo burocrático.

La impronta personal de esta introducción se asocia a algunos comentarios impersonales que recibo, escucho, o leo sobre el acontecimiento. Es una forma de polemizar con los que analizan el fenómeno desde “afuera” de la Central, como si fueran analistas objetivos y puestos más allá de la escena de la lucha de clases en concreto. Viví el acto eleccionario desde “adentro” de la CTA y del movimiento de trabajadores, como protagonista, militante movilizado en la votación, interesado en el proceso electoral y en el resultado, sufriendo las primeras indefiniciones al cierre del acto electoral e indignado por declaraciones anticipatorias de triunfos no confirmados posteriormente. Me involucro como todos los candidatos, fiscales y autoridades de mesa, de todas las listas inscriptas para la elección, cada cual con sus verdades, aciertos y desaciertos.

Es obvio que tomé “parte”, pero integrando el “todo” del experimento más importante de reconstrucción de poder de los trabajadores desde la derrota combinada de los 70´ y los 90´ del siglo pasado. No hay duda que el eje de la ofensiva capitalista se manifestó esencialmente contra los trabajadores y sus organizaciones, debilitando la capacidad de respuesta del movimiento obrero.

¿Qué tiene límites la CTA y estas elecciones? ¡Por supuesto…! ¿Quién no los tiene en este tiempo en el movimiento popular? No remito solo a la Argentina, y si no, veamos la escasa (hasta ahora) respuesta mundial a una de las mayores ofensivas del capital contra los trabajadores ante la crisis contemporánea del capitalismo. Según sean las fuentes, los desempleados de este tiempo de crisis rondan los 50 millones de personas, y no es el único indicador del traslado de la crisis capitalista a los de abajo. No solo se trata de indicadores sociales de deterioro, sino de la ausencia de propuestas alternativas en el imaginario social global. No alcanza con enunciar el anti capitalismo o el socialismo. Son propuestas a construir en la experiencia y el aprendizaje compartido del movimiento obrero en su lucha y organización.

Pero también pretendo constituir un debate con los apresurados que se apropian resultados antes de tiempo y anatematizan a los “otros”, cual si fueran enemigos de clase. Se confunde la disputa interna en la CTA con las premisas de aquellos que vociferan el peligro de la derecha ocultando intereses de las clases dominantes. La Central construyó un imaginario social de su identidad, diferenciado de las prácticas antidemocráticas de la burocracia sindical. Es un valor a sostener y defender.

Algunos datos y consideraciones

Todavía falta hacer el balance de la movilización electoral, de una votación que alcanzó unos 240.000 votantes. Es cierto que eran más de 1.400.000 los habilitados en el padrón electoral y que por lo tanto puede decirse que menos del 20% concurrió a votar, pero también puede señalarse la voluntad de esos miles de protagonistas en una elección voluntaria, y en un momento de crisis política para el movimiento popular y la izquierda.

Hay quienes aluden a una movilización de aparatos. Es cierto que hubo recursos económicos y potencial militante de organizaciones sindicales y políticas (más allá de los afiliados) asociadas a los distintos proyectos sustentados por las 5 listas que compitieron, pero… ¿es ello para condenar? Hace cuatro décadas que se viene construyendo la “despolitización” de la sociedad, principalmente de los de abajo. La desindicalización es parte de la cuestión. La resistencia de los trabajadores y sus organizaciones, lograron mantener ciertas estructuras sindicales y políticas que poblaron las nuevas experiencias de comisiones internas y del nuevo sindicalismo que intenta protagonizar la política más allá de las burocracias, los condicionantes de las patronales, los partidos del sistema, y los gobiernos.

La CTA participa de esa experiencia y la reciente elección, con los límites que expresa la cantidad de votantes, e incluso la indefinición de sus resultados a varios días de finalizada la elección, da cuenta de lo nuevo (y los problemas) que se manifiestan en la construcción de un instrumento para la política de los trabajadores. Hasta los medios de comunicación debieron registrar el acontecimiento, claro que intentando denostar y desprestigiar a la organización, al proceso electoral y a sus dirigentes y militantes.

Pero insistamos en el ingrediente de la “política”, que es lo que motiva la disputa de proyectos en la CTA y en el movimiento de trabajadores. Luego de la primera etapa (1992-2001), de aparición de la Central, en tiempos de generación de entusiasmo presidido por el rechazo a la política de liberalización, apertura y privatizaciones de los 90´ llevada adelante por el PJ y la UCR, sobrevino la crisis del 2001. Con ésta, se puso en evidencia también, la crisis política en el bloque de las clases subalternas, entre la cuales se reconocen cantidad importante de adherentes y militantes de esas experiencias mayoritarias. Cada vez que alguna de las expresiones del bipartidismo resucita por “izquierda” habilita la expectativa esperanzada y el posibilismo de la reforma sistémica. Incluso se habilitan expectativas en la propia CGT, o en algunos sectores en su seno, con historia de resistencia al menemismo más allá de su permanencia en la adscripción al PJ.

La Central fue protagonista destacada de la resistencia al “neoliberalismo” y tentada en varias ocasiones de servir para el posibilismo, cultura recurrente en el periodo pos dictadura. Su faceta combativa y revolucionaria era y es compartida con el culto de lo posible y el reformismo en aras de la unidad necesaria para consolidar el nuevo agrupamiento, que pretendía, y aún pretende, dar cuenta de los cambios operados en el régimen del capital. El desafío pasa por resolver la organicidad de los trabajadores, mayoritariamente precarizados, desempleados y desestructurados respecto de las tradicionales formas de representación social, sindical y partidaria. Una nueva experiencia es la que se protagoniza, tal como se vive también en más de 2.000 organizaciones sindicales no reconocidas por el Estado capitalista, entre ellas, la CTA. Pero también en una incontable diversidad de organización territorial de los trabajadores, cuya forma más visible es el movimiento piquetero, que aún le otorga su impronta de cortes a la lucha de calles. Y por cierto, la vigencia de organizaciones sindicales con voluntad de superar los límites corporativos de su cultura tradicional.

Por eso valoro el proceso electoral, porque pone en discusión distintas visiones de organización social y política de los trabajadores. El resultado de la contienda desafía a superar el desamor en que cayó la Central ante la impotencia de una construcción político popular, con capacidad de disputar la salida a la crisis del 2001. Una cuestión sufrida en buena parte del movimiento popular, especialmente ante el ciclo de crecimiento económico 2003-2007, base de la estructuración de una disputa del consenso social por el proyecto hegemónico en el Estado y el capitalismo local, alimentado por un conjunto de iniciativas políticas que integraban el abanico de reivindicaciones democráticas negadas por décadas. Alguna vez remitimos a Gramsci y a su concepto de “revolución pasiva” para explicarnos el proceso y la forma ordenada por el sistema para superar el conflicto en torno del 2001. Agreguemos que ese proceso de construcción de hegemonía sistémica se sustentó en la base social contenida, principalmente, en el PJ y en la CGT.

El problema a resolver sigue siendo la hegemonía

La continuidad unitaria de los distintos proyectos políticos puede hacer naufragar la expectativa transformadora de una Central para la emancipación. Es cierto, y sin embargo, solo la experiencia de unidad en la disputa por la hegemonía, de la que las elecciones forman parte, señala el camino de resolución entre quienes van por más y aquellos que se limitan al campo de lo posible. Las elecciones no resuelven la construcción de institucionalidad popular para la emancipación, pero es parte insustituible en la medida que se compromete con el destino de los trabajadores y los pueblos de la región y el mundo.

Se habló mucho de ruptura política de la Central, lo que es evidente en la parálisis de los últimos dos años, pero la división orgánica de la CTA no es solución. Solo hará visible algunas diferencias y postergará la discusión y el ejercicio de una nueva expresión política de los trabajadores. Por otro lado, la unidad sin disputa no genera condiciones de resolución hegemónica del conflicto al interior de la Central, en la dialéctica participativa de los trabajadores. La ruptura con la CGT fue el paso inicial de un proceso que lleva dos décadas por reconstruir el poder de los trabajadores, para ser efectivos en la difícil confrontación con la estrategia capitalista en tiempos de extensión de la transnacionalización, pese a la crisis. La construcción de identidad autónoma de la CTA sigue siendo un desafío.

Ahora se abre una nueva etapa, porque se hizo explícito el debate de proyectos, aunque no siempre se devele desde los discursos de algunos de los dirigentes. Es que el problema no se sustenta en este o aquel dirigente y su discurso, sino en la capacidad de abrirse paso una nueva experiencia política y de organización de los trabajadores para la emancipación.

Por ello resulta clave avanzar en definiciones formuladas en estos años, de fortalecer la Central por un lado, y al mismo tiempo, protagonizar la articulación de un movimiento político, social y cultural de liberación. Es un camino en construcción con la constituyente social, apenas insinuado en su primera asamblea distrital en Quilmes y que ahora no debe tener límites en su manifestación popular extendida.

Se equivocan quienes creen que estaba en discusión el apoyo o no al gobierno, aunque en algunos ámbitos o manifestaciones discursivas u organizativas así pareciera. El problema a resolver antes de la elección, durante la misma, y después, es la construcción de alternativa política de los trabajadores para enfrentar la crisis y al capitalismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La gran mafia del oro

Javier Llorens y Lázaro Llorens (PRENSA RED)

Los principales accionistas de Barrick Gold, son a su vez los principales accionistas de AngloGold Ashanti y de Goldcorp. Las dos mineras multinacionales que operan, en Santa Cruz y Catamarca, los yacimientos Cerro Vanguardia, Cerro Negro y Bajo de la Alumbrera.

Los lazos entre la multinacional Barrick Gold y los Kirchner no son nuevos, ni se reducen a simples almuerzos con los CEO de la compañía en Toronto Canadá. Son estrechos y datan de muchos años atrás. Según información publicada por la prestigiosa financiera “J3 Information Services Group” (www.j3sg.com) los principales inversionistas de Barrick Gold, cuyos emprendimiento en Argentina fueron salvaguardados por el veto de la Presidenta a la ley de Protección de Glaciares, son a su vez los principales accionistas de la AngloGold Ashanti. La minera inglesa que actualmente explota en la provincia de Santa Cruz el yacimiento “Cerro Vanguardia”. Una mina a cielo abierto que tiene como socio principal al estado santacruceño a través de Fomicruz SE (Fomento Minero de Santa Cruz Sociedad del Estado) y fue concesionada por Néstor Kirchner en 1990.

Además, según “J3SG”, los inversionistas que controlan Barrick Gold y AngloGold Ashanti son a su vez los principales accionistas de Goldcorp. Otra multinacional del oro, operadora del yacimiento Bajo la Alumbrera, que acaba de comprar en Santa Cruz la mina a cielo abierto “Cerro Negro”. Uno de las reservas de oro y plata más grandes de nuestro país, y por la cual Goldcorp pagó 3.400 millones de dólares.

Estas cercanas relaciones evidencian que un puñado de inversores de origen anglo norteamericano, tienen en sus manos gran parte del oro y la plata que esconde el subsuelo argentino. Y sus influencias se extienden a otros estratégicos recursos, dado que los principales accionistas de Barrick Gold, AngloGold Ashanti y Goldcorp, son a su vez los principales accionistas de las cuatro compañías petroleras (Rockhopper Exploration Plc, Borders & Southern Petroleum, Desire Petroleum, y Falkland Oil and Gas) que de manera unilateral pretenden extraer petróleo de Malvinas Incluso una de estos inversionistas (Blackrock), es accionista de la polémica fábrica de celulosa UPM-Botnia, cuya instalación en la rivera del Río Uruguay desató un conflicto sin precedentes, entre dos países que se consideraban estrechamente hermanos.

Entramado oculto

La información que suministra “J3GS” es elocuente. Pone en evidencia la imbricada relación que hay entre las corporaciones mineras, en apariencia competidoras entre sí. Las compañías que controlan el 76 % del paquete accionario de Barrick Gold (Pascua Lama -Cerro Veladero), a su vez detentan el 40,5 % de las acciones de AngloGold Ashanti (Cerro Vanguardia) y el 55,9 % de Goldcorp (Bajo la Alumbrera y Cerro Negro).

Paralelamente ese puñado de inversores detenta el 33% de la petrolera Rockhopper Exploration y de Borders & Southern Petroleum; el 25% de Desire Petroleum; y el 37,8% de Falkland Oil and Gas.

Detalladamente, los principales inversores son:

* The Capital Group. El fondo de inversión más poderoso de Estados Unidos, estrechamente ligado a la Corporación Rockefeller. Detenta el 18 % de Barrick Gold y el 0,01% de AngloGold Ashanti. Entre las dos empresas tiene acciones por 8.100 millones de dólares. A su vez, este fondo de inversión, con el 4,5% de las acciones, es el tercer accionista de Rockhopper Exploration. Empresa petrolera que va confirmando en forma cada vez mas optimista, sus hallazgos de petróleo en las costas de Malvinas.

* Fidelity Management and Research LLC (FMR LLC). El segundo fondo de inversión más influente de EE.UU. Principal accionista de la petrolera Occidental Petroleum, de fuerte raigambre en la provincia de Santa Cruz. En el tema minería, posee una fuerte participación en las tres compañías mineras, además del petróleo de Malvinas. En Barrick Gold tiene el 3,4 % de las acciones, en AngloGold Ashanti el 13,7 %, y en Goldcorp el 10,3 %. En total, FMR tiene acciones por 6.900 millones de dólares en dichas compañías. Asimismo, tiene el 3,7 % de acciones de la compañía Falkland Oil and Gas. Otras de las empresas petroleras que está buscando crudo en las costas de Malvinas.

* Blackrock Group. Fondo de inversión norteamericano, propiedad del Bank of America ligado a la corporación Rockefeller, PNC Financials Services y el banco Barclays. Es el fondo de inversión más grande del mundo. Maneja una cartera de 3 billones de dólares, equivalente al PBI de Alemania. Tiene una fuerte presencia en las tres compañías mineras, en el petróleo de Malvinas, y en UPM Botnia. Detenta el 4,7 % de las acciones de Barrick Gold, el 3,1 % de AngloGold Ashanti, y el 7 % de Goldcorp. En total posee acciones por un monto de 5.000 millones de dólares en esas compañías. En Malvinas posee el 6,1 % de las acciones de la petrolera Rockhopper Exploration; el 0,70 % de Desire Petroleum; y el 8 % de Falkland Oil and Gas. Además Blackrock tiene el 5% del capital accionario de la polémica fábrica de celulosa UPM-Botnia, instalada unilateralmente en la costa del Río Uruguay.

* Royal Bank of Canadá. Primer banco de Canadá, y una de las principal empresas de servicios financieros de América del Norte. También tiene una importante presencia en las tres compañías mineras. Según “J3SG”, detenta el 4,0 % del paquete accionario de Barrick Gold; el 0,2 % de AngloGold Ashanti; y el 3,2 % de Goldcorp. En total este banco canadiense, posee 2.800 millones de dólares en acciones en estas tres compañías del oro.

* Van Eck Associates Corp. Fondo de inversión estadounidense especializado en minería y petróleo. Tiene un importante stock de acciones en las tres empresas mineras. Detenta el 2,9 % de las acciones de Barrick Gold; el 2,9 % de AngloGold Ashanti; y de 3% de Goldcorp. En total tiene acciones por 2.700 millones de dólares en esas tres compañías. Posee también acciones en otras empresas mineras que operan en Argentina bajo la modalidad de cielo abierto. Una es Yamana Gold Inc. Operadora del cuestionado proyecto minero “Agua Rica” en Catamarca. La otra es Buenaventura SA, operadora junto a Yamana Gold del yacimiento de oro y plata “Martinetas”, ubicado en Santa Cruz.

* Harris Financial Corp. Es uno de los bancos más importantes de Estados Unidos. Entre sus principales accionista figuran Blackrock y FMR LLC. Detenta el 2,4 % de las acciones de Barrick Gold y el 3 % de Goldcorp. En total tiene acciones por 2.000 millones de dólares en esas dos compañías.

* Wellington Management Co. Uno de los fondos de inversión más antiguos de Estado Unidos. Actualmente maneja unos 40 mil millones de dólares en acciones de variadas compañías multinacionales. Entre ellas Exxon, Chevron, JP Morgan, Goldman Sachs. Todas empresas ligadas a la corporación Rockefeller. En Barrick Gold detenta el 2,2 % de las acciones. Y en AngloGold Ashanti, operadora de Cerro Vanguardia, el 2,8 %. En total, en las dos compañías mineras, posee acciones por 1.400 millones de dólares.

* Tradewinds Global Investors: Fondo de inversión norteamericano. Uno de los principales accionistas de la petrolera British Petroleum (BP) y de Alcoa, la compañía productora de aluminio más grande del mundo. En Barrick Gold este fondo de inversión detenta el 2 % de las acciones; y en AngloGold Ashanti el 3,4 %. En total, en las dos mineras, detenta acciones por 1.300 millones de dólares.

* NWQ Investment Managemt. Fondo de inversión estadounidense. Detenta acciones en diversas e importantes multinacionales por 37 mil millones de dólares. Citigroup, Motorola, Lockheed Martin y JP Morgan Chase & Co y The Capital Group son algunas de ellas. En Barrick Gold tiene el 1,5 % del paquete accionario. Y en AngloGold Asahanti el 3,4%. En total, este fondo de inversión tiene acciones por 1.200 millones de dólares en esas dos multinacionales del oro.

* TD Asset Management. Fondo de inversión norteamericano. Detenta una importante exposición tanto en las compañías mineras como en las empresas petroleras que están en la cuenca de Malvinas. En Barrick Gold detenta el 1,5 % de las acciones. En Goldcorp, operadora en Santa Cruz de Cerro Negro, el 1,0 %. En total, en las dos empresas mineras tiene acciones por 993 millones de dólares. Su participación más fuerte está en los hidrocarburos de Malvinas. Tiene el 7,4 % de las acciones de Rockhopper Exploration, la única compañía que encontró petróleo hasta ahora. Y el 7,5 % de las acciones de Desire Petroleum, que tiene como otro socio inversor al Banco Barclays.

* Goldman Sachs Group. Banca de inversión norteamericana vinculada por algunos con la corporación Rockefeller. En argentina socia del grupo Clarín. En su cartera Goldman Sachs Group, tiene el 1 % de las acciones de Barrick Gold; el 3 % de AngloGold Ashanti; y el 0,32 % de Goldcorp. En total, posee acciones por 1.000 millones de dólares, en las tres empresas mineras. A su vez este fondo de inversión, uno de los más influyentes del mundo, cuyos principales accionistas son Blackrock, Wellington Management, y Capital Group, tiene una pequeña participación en la petrolera Borders & Southern Petroleum, que opera actualmente en Malvinas.

* Credit Suisse Group. Banco de inversión de origen suizo, pero que sus principales accionistas son las firmas norteamericanas Blackrock y Morgan Stanley. Tiene el 0,9 % del paquete accionario de Barrick Gold, y el 0,1 % de Goldcorp. En total detenta acciones por 400 millones de dólares en ambas. Sin embargo su presencia más importante está en las costas de Malvinas. Es dueño del 4,7 % de las acciones de Rockhopper Exploration, y del 3 % de Borders & Southern Petroleum.

* American Century Group (AIG). Compañía norteamericana líder mundial en seguros y servicios financieros. Cuenta con 74 millones de clientes en el mundo. En el 2008 AIG fue estatizada por la Reserva Federal de Estados Unidos para evitar su quiebra, absorbiendo el 80% de la compañía. Esta aseguradora detenta el 0,4 % de Barrick Gold y el 0,2 % de AngloGold Ashanti. En total tiene acciones por 179 millones de dólares en ambas mineras. Asimismo, AIG es otra de las empresas que tiene importantes acciones en las petroleras instaladas en Malvinas. Posee el 3 % de las acciones de Borders & Southern Petroleum; y el 2,3 % de Falkland Oil and Gas. Con lo cual, al ser AIG una entidad perteneciente al gobierno de Estados Unidos, una parte del petróleo de Malvinas y el oro argentino, es propiedad del estado norteamericano.

* BARCLAYS. Banco de origen inglés de fluidos vínculos con el gobierno de los Kirchner, al ser el banco que encabezó los canjes de la deuda en default en el 2005 y 2010. Entre sus principales accionistas figuran Blackrock, Credit Suisse y Goldman Sachs. En Barrick Gold tenía hasta hace poco el 4,4 % de las acciones. Actualmente solo tiene el 0,10%. También tiene acciones en Goldcorp por 0,1 %. Lo más destacable de este banco inglés es que cuenta con el 4,5 % de las acciones de Desire Petroleum, otras de las compañías petroleras inglesas que operan actualmente en Malvinas.

El poder del oro

En forma consolidada, según la información que suministra “J3GS”, el capital accionario de Barrick Gold, AngloGold Ashanti, y Goldcorp, trepa a los 92.300 millones de dólares. De ellos, los diez primeros inversores reseñados, detentan 32.000 millones de dólares, o sea el 34,6 % del total. A su vez los primeros veinte invasores detentan 41.200 millones de dólares, el 44,8 % del total. Y los primeras treinta inversores detentan 46.250 millones de dólares, o sea el 50 % del total. Mostrando esto la concentración de los accionistas de esas tres compañías auríferas en muy pocas manos, que detentan el control absoluto de ellas.

El listado pone en evidencia además que los principales recursos naturales de Argentina, no son de los argentinos. Son de un puñado de poderosísimos inversores norteamericanos, ingleses, y canadienses, entre los que descuellan los intereses de la corporación Rockefeller. Esto explica porque la Presidenta no tuvo reparos en vetar totalmente en el año 2008 la Ley de Protección de Glaciares, aprobada por unanimidad. Y porque el Congreso, transcurridos dos años, no pudo aun sancionar una nueva ley, destinada a resguardar un bien tan elemental como el agua potable.

Sus influencias son muy fuertes y marcadas. Sobre todo si se tiene en cuenta que estos inversionistas dueños del oro argentino, el petróleo de Malvinas, y el agua del Rio Uruguay, son a su vez socias entre sí en otras grandes e influyentes multinacionales. Entre las que se destacan: JP Morgan - Chase, Exxon - Mobil, Chevron, Bank Of America, (vinculados a la corporación Rockefeller) y Walt Mart, Appel, Microsoft; Occidental Petroleum, Citigroup, Iamgold, Suncor Energy, etc.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Mendoza: Discutir la minería sí ¿y las transferencias de las bodegas al exterior?

Marcelo Padilla (MDZOL)

No quiero etiquetarla de moda pero algo se le parece la discusión en Mendoza, y en el país, al tema de la minería. De por sí pareciera que la palabra “minería” implicara algo negativo, hasta pecaminoso. Y como nada cae del cielo (las construcciones simbólicas son bien terrenales) apuesto a pensar que a ello lo han “instalado” con mucho éxito.

Está asociado a lo negativo, por más adjetivaciones que la acompañen, como por ejemplo: “minería sustentable” o “minería no contaminante”. Nombrar la palabra ya es un insulto o un pecado, especialmente para cierto progresismo. Es más, hay militantes contra la minería que no les importaría un joraca si ésta se prohibiera bajo un modelo de acumulación neoliberal clásico. Es como los que luchan solo por los derechos de los paralíticos, como si bregar por tales derechos no estuviera ligado a todo un sistema, a una “totalidad” social que construye un sentido político según el rumbo de un modelo económico.

No niego la existencia de la minería contaminante y sus efectos. Muchos menos lo que implica contractualmente; esto es, el Estado Nacional brindándoles todas las posibilidades de rentabilidad a las empresas para la transferencia de divisas al exterior, dejándonos unas chirolas pa que tengamos. En eso yo también me opongo y creo que el gobierno debería asumir un rol mucho más proclive a la defensa de los recursos naturales y la soberanía nacional. Como lo hace en otros rubros. (¿Para cuándo la ley de entidades financieras?)

Pero vamos a nuestro terruño. Aquí, se escuchan pocas voces que denuncien la apropiación de las tierras por parte de inversores extranjeros para el cultivo de la vid y su posterior transferencia de divisas. Es más, casi que ni se generan puestos de trabajo dada la tecnología y la infraestructura instalada en nuestra histórica industria. Todos esos militantes quieren cuidar el agua pero no tienen ningún problema en degustar en muestras de “artistas plásticos anti minería”, los vinos que se hacen aquí y luego se venden en otros países, ni tampoco la guita que se llevan a bancos internacionales. Ser anti minero ya otorga un plus de relacionamiento social, sin embargo nadie pega un grito en el cielo por la explotación a los obreros cosechadores, ni tampoco he escuchado a ningún eco capitalista hablar del origen del capital inversor en la provincia. Preocupación pequeñoburguesa si las hay, entonces, el tema minero descontextuado.

Cercadas, las tierras ya tienen dueños, extranjeros por cierto, que han montado boutique y wine bar, merchandising y glamour. En el Valle de Uco, Cruz de Piedra y Luján, en San Martín, Rivadavia, y hasta en el sur colonizado otrora por franceses y alemanes de la primera posguerra, hoy detentan la posesión los nuevos dueños de la tierra; franceses y canadienses, americanos y españoles que declaran, orondos, su pasión por Mendoza.

La nueva inmigración del capital multinacional. No para forjar la tierra, sino para transferir divisas. Si, “modernizan la provincia”, dirán sus defensores, pero nadie repara en el costo. Han dejado en los valles y en las planicies mendocinas, postales de la inversión y la tecnología. Sistemas eficientes de riego. Construcciones majestuosas de diseño arquitectónico de envidiable gusto. Nos han acercado, imaginariamente, al primer mundo. Claro, el que sólo ellos conocen.

Y los tenemos ahí, ¿jerarquizando nuestra economía? otorgándoles un plus simbólico de modernización y racionalidad a los tiempos locales en conexión con los globales. Sin embargo, para los hombres y mujeres del pago, la vida sigue igual, o peor, con menos tierras y amenazados a futuro por el manejo del agua.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Glaciares. La trampa provincial (PARTE II)

Soledad Sede (INFOSUR)

Segunda parte del excelente informe sobre la Ley de Glaciares, realizado por la Comisión de Minería.

La Declaración Conjunta de las Provincias.

Posteriormente a esta visita al CEO de la Barrick GOLD, de acuerdo a las publicaciones de varios diarios, el 6 de julio de 2010, se realizó un encuentro de Gobernadores y representantes de diferentes provincias, en la Casa de Salta de Buenos Aires, donde se comprometieron a proponer en sus respectivas legislaturas, una ley de protección de glaciares, cuyos términos fueron acordados en ese marco. Lideradas por Salta, ocho provincias andinas firmaron en Buenos Aires una "declaración conjunta" para que cada legislatura decida sobre sus glaciares y no se rija por Ley Nacional que actualmente se debate en esta Honorable Cámara, y que podría ser un revés para la avanzada minera. De acuerdo a las publicaciones de Ámbito.com, Diario de Cuyo.com, Los Andes y 26noticias.com.ar, los allí presentes fueron: el anfitrión, Gobernador de la Provincia de Salta, Juan Manuel URTUBEY, el Secretario de Minería, Jorge Mayoral, de La Rioja, Luis BEDER HERRERA, de Jujuy, Walter BARRIONUEVO; de Mendoza, Celso JAQUE; el vicegobernador de San Juan (Recordemos que su gobernador se encontraba en Japón promocionando la actividad minera), Rubén UÑAC. Esta Declaración Conjunta de las Provincias Cordilleranas afirma que los Gobiernos Provinciales se encuentran comprometidos con la protección del medio ambiente; que resulta imprescindible la protección de los glaciares y reafirma la facultad de las provincias para dictar leyes que versen sobre los recursos naturales. Vale aclarar que en esta declaración conjunta se omite el término “periglacial”. Por último, las Provincias firmantes se comprometen a impulsar en sus respectivas legislaturas un “modelo” de ley de Protección de Glaciares que se anexa a la declaración, y en particular a:

1.- Concluir a la brevedad posible en cada una de las Provincias el inventario Provincial de Glaciares,

2.- Establecer como requisito ambiental más riguroso que el presupuesto mínimo de evaluación ambiental, un contenido mínimo obligatorio dedicado a glaciares y aplicable sin discriminación a todas las actividades que se proyecten en los mismos.

3.- Por último: Prohibir aquellas actividades proyectadas en glaciares cuya ejecución, según la evaluación de impacto ambiental respectiva, impliquen su destrucción o traslado o interfieran en su avance degradando las funciones como reservas estratégicas de recursos hídricos o proveedores de agua de recargas de cuencas hidrográficas. La declaración contiene las firmas de: Luis Gioja, José R. Uñac, Gobernador y Vice Gobernador de la Provincia de San Juan; Juan Manuel Urtubey, Gobernador de Salta; Dr. Luis Beder Herrera, Gobernador de La Rioja, Walter Barrionuevo, Gobernador de Jujuy, María Fabiana Ríos, Gobernadora de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur; Eduardo Brizuela del Moral, Gobernador de Catamarca; Dr. Miguel Saiz, Gobernador de Río Negro y Daniel Román Peralta, Gobernador de la Provincia de Santa Cruz. San Juan, Salta, La Rioja y Jujuy sancionan sus leyes provinciales. Posteriormente a la referida Declaración, las siguientes Provincias han cumplido lo acordado:

1. La Provincia de La Rioja, tiene su Ley Provincial de Protección de Glaciares, N° 8773, sancionada el 8/7/2010

2. la Provincia de San Juan tiene su ley provincial de protección de Glaciares, Ley 8144, sancionada el 14/07/2010; promulgada el 14/07/2010; y publicada el 15/07/2010.

3. La Provincia de Jujuy tiene su Ley Provincial de Protección de Glaciares, Ley 5647, sancionada el 08/07/2010; promulgada el 13/07/2010; y publicada el 14/07/2010

4. La Provincia de Salta, sancionó la Ley 7.625 el pasado 3/8/2010, promulgada el 4/8/2010 y publicada en su boletín oficial el 5/8/2010 Es importante destacar que todas estas leyes fueron fruto de la declaración conjunta previamente mencionada, por ende la propuesta nace desde el Poder Ejecutivo Nacional. Lo llamativo es que todas y cada una de estas Leyes Provinciales se aprobaron a libro cerrado, desconociendo los señores legisladores el alcance de la misma, sin debates en comisiones, ni consultas a profesionales en la materia. Sirva a modo de ejemplo la siguiente transcripción de la versión taquigráfica correspondiente a la alocución del Diputado Provincial Oeheler, en la 12° Sesión Ordinaria de la Legislatura de Jujuy del 8 de Julio de 2010:

“…En este cortísimo tiempo desde que ha llegado a las manos este proyecto, hemos pedido asesoramiento a esos equipos técnicos, quienes nos sugirieron una serie de alternativas, y obviamente teníamos la intención de aportarlas para enriquecer el proyecto… Pero lamentablemente también, tenemos que decir que lo procedimental no nos parece correcto, nos parece inapropiado para una ley de esta trascendencia: ¡Este texto llegó prácticamente ayer a la Legislatura y hoy lo tenemos que aprobar!” Así, anticipándose a un revés en el Congreso Nacional, las provincias mineras sancionaron, de manera express, leyes provinciales de “protección” de glaciares, que abren las puertas a la explotación minera en zonas protegidas por el proyecto de ley Bonasso-Filmus.

Continua

Soledad Sede es Asesora Comisión de Minería.

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Esperan la promulgación de Cristina. Ya es ley la protección de los glaciares

PRIMERA FUENTE

La ley de presupuestos mínimos para la protección de los glaciares y del ambiente periglacial fue aprobada esta madrugada en el Senado El senador nacional Miguel Angel Pichetto subrayó que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner promulgará rápidamente la norma y aseguró que la mandataria no intervino ni sugirió qué proyecto debía votar el bloque oficialista. “Se votó defender el agua como recurso estratégico y limitar la actividad de la minería en esa zona”, acotó.

“En el bloque hubo libertad de acción, salió una votación cruzada porque los distintos bloques tuvieron posiciones encontradas”, explicó el senador en declaraciones a radio Millenium.

“Había senadores que tenían que ver más con la cordillera con la actividad minera y eso hizo que estuvieran cerrados en una mirada más celosa de la legislación provincial”, completó en el mismo sentido.

Por último al ser consultado sobre las limitaciones que tendrá ahora la actividad minera, indicó que no se recortará la actividad, “es solo una zona, se tiene todo el resto del país. En ese lugar no se debe hacer minería, se contaminarían las aguas más limpias, es una protección mínima que el Congreso tiene que dar, se está protegiendo el agua”, aclaró.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...