lunes, 18 de octubre de 2010

Proyecto Censurado 2011 # 22: India identifica biométricamente a 1.200 millones de ciudadanos

Randeep Ramesh (GUARDIAN), Anjana Pasricha (VOANEWS) y Rama Lakshmi (WASHINGTON POST). Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

1.200 millones de ciudadanos de la India están cerca de recibir tarjetas biométricas de identificación, que contendrán su nombre, edad, fecha de nacimiento, así como muestras de huellas dactilares o del iris, aunque no la casta ni la identidad religiosa. En el plazo de los próximos cinco años, un ordenador gigante procesará los detalles personales de por lo menos 600 millones de habitantes, convirtiendo a este nuevo sistema de tecnología de la información en el más grande del mundo, a un costo estimado de 3.500 millones dólares para el proyecto. Altos funcionarios dijeron que 600 millones de indios recibirán un número de identidad de 16 dígitos antes de 2014, en la primera fase del proyecto.

El país burocrático indio es legendario: Los ciudadanos tienen docenas de tipos de verificación de identidad, extendiéndose desde los censos electorales a las tarjetas de racionamiento, pero casi ninguno puede tener validez universal. El nuevo sistema será una prueba nacional de identidad eficaz para todo, desde beneficios sociales a la puesta al día de registros de tierras, en una nación donde el 42% de su población está por debajo del umbral de pobreza y los ciudadanos se mueven con frecuencia en busca de trabajo. El gobierno cree que el sistema de identificación ayudará a la población a reducir sus problemas al identificarse con un número biométrico de identidad para requerir los servicios de departamentos gubernamentales, oficinas, hospitales, compañías bancarias, así como seguros, licencias de conducir, tarjetas de crédito y de telecomunicaciones. Los funcionarios indios también esperan atraer a más gente al sistema bancario para aumentar el número de personas que paga impuestos sobre la renta, que actualmente se colocan en el 5%.

La jefa de la ONG Oxfam en India, Nisha Agarwal, dijo que la falta de verificación de identidad es un problema grave, especialmente para los nómadas urbanos. Como consecuencia, quedan excluidos de docenas de programas gubernamentales que ofrecen comida más barata, trabajos y otras ventajas para la gente pobre. “Siguen tratados como nómadas temporales y, sin ese trozo de papel, o cierta forma de identificación, no pueden tener acceso a muchos esquemas de ayuda social del gobierno que existen ahora y están dotados de importantes fondos que realmente podrían diferenciar mucho las vidas de la gente pobre”.

El esquema fue creado por Nandan Nilekani, uno de los magnates del software de la India y ahora el muy conocido jefe del único servicio de identificación de la nación. “Vamos a tener que construir algo a la escala de Google, pero cambiará el país… cada persona, por primera vez [será] capaz de probar quién es él o ella”. “No estamos prontuariando a mil millones de personas. Esto proporcionará una base de datos de identificación que posibilitará al gobierno el acceso en línea. Habrá controles y equilibrios para proteger identidades”, aseguró Nilekani, quien también ha estado en negociaciones para crear una cuenta personalizada de carbono, de modo que todos los habitantes indios puedan llegar a comprar “tecnologías verdes” usando un subsidio estatal.

El gobierno también planea utilizar la base de datos para supervisar transacciones bancarias, compras por teléfono celular y movimientos de individuos y de grupos sospechosos de fomentar el terrorismo. En enero de 2010, el ministerio de Asuntos del Interior comenzó a recoger detalles biométricos de la gente de pueblos costeros para impulsar la seguridad, porque los autores de los ataques de 2008 en Bombay, que mataron a 165 personas, se escabulleron del país por el mar.

Los críticos dicen que el proyecto convertirá a la India en un estado policial de tipo orwelliano que espiará las vidas privadas de los ciudadanos. “No queremos un intruso, ni un estado de vigilancia en la India”, dijo Usha Ramanathan, abogado que ha escrito y hecho lobby contra el proyecto. La “información sobre la gente será compartida con agencias de inteligencia, bancos y compañías, y no tendremos ninguna idea de cómo se interpreta y utiliza nuestra información”. Los luchadores por la libertad civil temen que la tarjeta se convierta en una herramienta de represión. Nandita Haskar, abogado de derechos humanos, dijo: “Ya no hay responsabilidad respecto a violaciones de los derechos humanos y civiles. En esta atmósfera, ¿cuál es el mecanismo omitido para esta clase de vigilancia?”

La inmersión de la India en la identificación biométrica aparece cuando otros países alrededor del globo están haciendo exactamente lo mismo. En 2006, Gran Bretaña aprobó un sistema de identificación nacional obligatorio con huellas dactilares de sus ciudadanos enfrentando la oposición que condujo al gobierno a reducir sus planes a un programa piloto voluntario que comenzaría en Manchester. Senadores de EEUU han propuesto exigir que todos los ciudadanos e inmigrantes que quieran trabajar en el país porten consigo una nueva tarjeta de Seguridad Social de alta tecnología, con huellas dactilares como parte de un control exhaustivo de inmigración.

Fuentes:
– Randeep Ramesh, “1.2 billion People in India to be Given Biometric ID Cards,” Guardian UK, September 16, 2009, http://www.guardian.co.uk/world/2009/sep/16/india-population-biometric-id-cards
– Anjana Pasricha, “India Begins Project to Issue Biometric Identity Cards to All Citizens,” Voice of America News, September 24, 2009,
– Cobertura de medios corporativos:
Rama Lakshmi, “Biometric identity project in India aims to provide for poor, end corruption” Washington Post, March 28, 2010; page, A-8

Estudiante investigador:
Danielle Caruso, Sonoma State University

Evaluador académico:
Rashmi Singh, Sonoma State University

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: La real historia de “Don Lucho”

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Algunos medios internacionales y locales convirtieron a Luis Alberto Urzúa Iribarren, el famoso y reservado jefe del turno de los 33 trabajadores atrapados 70 días por la mina San José, en “hijo de un fusilado” e “hijastro” del asesinado dirigente sindical minero Benito Tapia Tapia, víctima de la Caravana de la Muerte. Sin embargo, no existe tal parentesco, sin que eso signifique ningún menoscabo a la condición humana y las capacidades de organización y liderazgo de “Don Lucho”, el topógrafo de 54 años que organizó la heroica resistencia a la adversidad demostrada por los 32 mineros y un chofer que ingresó con un camión al yacimiento minutos antes del desastre.

La noticia falsa circuló como rumor en el cotorreo por twiter y correo electrónico, ardiendo como si fuera un reguero de pólvora minera -pero sin sustento de datos confiables- durante todo el fin de semana anterior al rescate y cuando apareció publicada el miércoles 13 de octubre como un “golpe” del diario “El Mundo” de España, en un informe despachado por Jorge Barreno desde el Campamento La Esperanza, se dio por “confirmado” el parentesco ficticio, sólo por haber sido publicado en el diario hispano ligado al neo franquista Partido Popular (PP). Una vez más se comprobó que los grandes medios no siempre relatan la verdad y validan noticias espurias. “¡Lo dijo ‘El Mundo’!”, luego es verdad.

Benito Tapia Tapia, que no fue padrastro de Don Lucho, efectivamente fue asesinado a los 32 años, cuando era dirigente de la Confederación Nacional del Cobre y miembro del Comité Central de la Juventud Socialista, según consta en la página 267, Tomo 1, del Informe Rettig. Fue detenido por militares sedientos de sangre el 17 de septiembre de 1973 y asesinado al día siguiente, junto a otros luchadores sindicales y políticos del área minera de Atacama/Copiapó, donde se explotaban importantes yacimientos de cobre como Potrerillos y El Salvador nacionalizados por Salvador Allende como toda la gran minería cuprífera.

Breve biografía

Don Lucho nació en Providencia, Santiago, el 18 de febrero de 1956, y fue registrado como hijo de Nelly Iribarren, oriunda de Vallenar, y don Luis Urzúa, pero la pareja no prosperó. Según el relato de su madre y hermanas, difundido el 14 de octubre por el diario La Tercera, doña Nelly regresó a su tierra natal cuando el Don Lucho de hoy tenía 3 años, y rehizo su vida afectiva con otra pareja, don Clodomiro Tapia, con quien tuvo cinco hijos. Empero, Clodomiro falleció de cáncer al hígado en 1973 y el joven Luis Alberto, de 17 años, debió trabajar para mantener y educar a sus hermanos, y simultáneamente, estudió en la entonces llamada Escuela de Minas de Copiapó. Su padre biológico, Luis Urzúa, falleció de un infarto en 1987. Tanto su padre real Luis Urzúa, como su padrastro Clodomiro Tapia, fallecieron por enfermedades.

Don Lucho comenzó a trabajar en minería en 1979. Se casó a los 30 años, se desempeñó en las minas Agustina, Carola y Punta del Cobre, donde fue topógrafo jefe. Tiene dos hijos, Luis de 22 y Noelia de 25. Vive hace 20 años en Copiapó e ingresó a la mina San José atraído por un buen salario.

Otros detalles de su personalidad fueron sobradamente conocidos en Chile y el mundo entero durante los 70 días de reality show que montaron las estaciones de televisión y demás medios chilenos y extranjeros en el campamento La Esperanza. Hasta ahora nadie ha dicho que esos medios hicieron “un pacto de silencio” para darle tiempo a Piñera para trasladarse al mineral San José y dar personalmente “la exclusiva” del hallazgo con vida de los trabajadores, exhibiendo el conocido mensaje escrito por Don Lucho con marcador o “plumón” rojo: “Estamos vivos los 33 en el refugio”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Desaparece La Nación

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Con la desaparición del diario semipúblico La Nación se agudiza en Chile la concentración de la propiedad de los medios y aumenta el desempleo de trabajadores mediáticos, con gran desasosiego para 320 personas que laboran en el matutino de 93 años. El presidente del directorio de la Empresa Periodística La Nación S.A., Daniel Platovsky, confirmó el viernes que dejará de circular este matutino del Estado, en que también participan capitales privados ligados a la Concertación de Partidos por la Democracia, que gobernó 20 años (1990-2010) y que hoy controlan el 30,24% del patrimonio de la empresa, valorada en casi 25 millones de dólares.

Platovsky no precisó la fecha exacta del cierre, que suavizó llamándolo un cambio del formato de papel a digital, pero el periódico ya tuvo una antigua versión Internet diferente al contenido del papel, PrimeraLínea.cl, que fue cerrada el 31 de enero del 2003, después que el directorio despidió a su fundador-director, el periodista Juan Pablo Cárdenas, con el consiguiente despido de todo el personal periodístico, en un cierre ordenado por el gobierno de Ricardo Lagos. “Obviamente vamos a ajustar a la empresa al nuevo proyecto y eso puede significar una reducción de trabajadores; eso está claro, pero también los trabajadores que se puedan reciclar hacia el diario electrónico, lo vamos a hacer”, dijo Platovsky a Radio Bío Bío. Añadió que a fines de octubre, una sesión del directorio definirá la fecha exacta del cierre.

Desasosiego de 320 trabajadores

La presidenta del Sindicato del Área Periodística de La Nación, Nancy Arancibia, denunció que en la práctica se cierra el diario fundado hace 93 años, pero además pone término a su aporte al debate público, “porque el diario en papel entrega mayor profundidad y reflexión”. Los 320 trabajadores aún no recibían en la tarde del viernes ninguna información oficial sobre el cierre que los mantiene en ascuas y en incierto futuro laboral, dijo Arancibia.

En un comunicado emitido el jueves, el sindicato reclamó que “desde marzo del 2010 [mes en que asumió Piñera], los trabajadores del diario La Nación hemos sido testigo de la falta de transparencia sobre los cambios y el destino que se le dará al medio de comunicación. Falta de transparencia que también atañe a la ciudadanía, a la cual se debe un medio de comunicación con 70% de propiedad pública”.
Según el sindicato, “el argumento para esta decisión es la drástica disminución de los ingresos que provocará la aprobación del proyecto de ley enviado por el Gobierno al Congreso para fomentar la creación de nuevas empresas, iniciativa que en su artículo cuarto, declara la gratuidad de las publicaciones comerciales (para todo tipo de empresas) en el Diario Oficial, disminuyendo más del 70% de los ingresos de la Empresa”. Sin embargo, desde antes que asumiera el gobierno de Piñera, el senador UDI Hernán Larraín -también cónyuge de la ministra de Vivienda, Magdalena Matte- advirtió que La Nación no tendría otro destino que el cierre. Hoy Larraín integra el directorio de la empresa.

El Diario Oficial, que publica leyes, decretos, escrituras y toda clase de textos legales, contribuye al financiamiento del matutino, pero la Empresa Periodística La Nación S.A. controla un patrimonio declarado en casi 25 millones de dólares con otros negocios lucrativos, como la subsidiaria Empresa Periodística La Voz S.A., infraestructura de vanguardia que imprime diarios y revistas incluso de la competencia. Controla también la lucrativa Base de Datos del Diario Oficial S.A., fuente monopólica y obligada de consulta sobre escrituras legales, constituciones de empresas y toda clase de documentos jurídicos afines, y coloca sus productos en kioscos y librerías de todo el país a través de su filial Distribuidora Vía Directa S.A.

El directorio de la empresa madre está integrado por Daniel Platovsky Turek, Presidente; y los directores (as) Cristina Bitar Maluk, dirigenta de la campaña de Piñera; Hernán Larraín Matte, senador por la UDI; Gonzalo Müller Osorio, Luis Eduardo Thayer Morel, Enrique Alcalde Undurraga, Raimundo Valenzuela de la Fuente y Francisco Feres Nazarala, gerente general. Estos nombres se repiten en los directorios de las sociedad anónimas subsidiarias. El Diario Oficial es un negocio aparte, jurídicamente separado de La Nación.

Totalitarismo mediocrático

Los privados que participan en el negocio periodístico-impresor de La Nación surgieron entre el personal de confianza del gobierno que manejó el diario desde el retiro pactado de Pinochet, aliados con gente de derecha. Estos inversionistas están encabezados por Raimundo Valenzuela, que primero fue empleado del diario y ahora se encuentra entre los copropietarios asociados al Estado.

Con este cierre, el mercado de diarios queda absolutamente dominado por dos personas en Chile, Agustín Edwards (grupo El Mercurio) y Alvaro Saieh (grupo Copesa-La Tercera). Edwards tiene 25 diarios a lo largo del territorio y 36 estaciones de radio, mientras Saieh controla -con Copesa- la competencia del mismo signo ideológico, posee los diarios nacionales La Tercera y La Cuarta, más otras publicaciones como revista Qué Pasa. Acaba de adquirir en 2,5 millones de dólares el canal de televisión 22 -justo antes que llegue la TV digital-, controla el 20% del cable VTR y posee la red de supermercados Almac y el banco CorpBanca, etcétera. Esta semana fue nombrado por Piñera como su representante en el consejo de la Universidad de Chile y antes fue propietario de la universidad privada Andrés Bello.

En la radiodifusión domina el grupo Prisa, del diario El País de España, con las 14 emisoras más rentables, el mexicano González posee dos canales de TV abierta, Times Warner CNN adquirió en agosto el Canal Chilevisión, de Piñera, y también este año la Pontificia Universidad Católico le vendió 2/3 del Canal 13 al grupo Luksic, controlador de la gran minería del cobre, el Banco de Chile y otros grandes negocios. El mexicano-estadounidense Ángel Remigio González, magnate mediáticos dominante en Centroamérica, aunque reside en Miami, se expandió a Argentina con Canal 9 y en Chile posee dos estaciones de TV abierta… aunque el capital extranjero podría tener sólo uno, según la ley. Megavisión Canal 9 pertenece a los herederos del millonario Ricardo Claro y la “televisión de todos los chilenos”, TVN, opera como si fuera privada, con avisos y la misma línea editorial que el resto, mientras la maneja un cuoteo político entre la Concertación, que gobernó 20 años, y la extrema derecha, donde el control lo tuvieron siempre la UDI y RN desde antes de la asunción de Piñera. En definitiva, en Chile hoy no existe pluralismo informativo ni libertades de expresión y opinión.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La revuelta autenticidad cubana

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

El sociolismo es cariñoso, amistoso, cómplice en la picardía, en la vecindad, pero el socialismo, esa viejísima utopía que va ocupando parcelas de la vida real, es mucho mejor, por más que su construcción apareje dificultades y sacrificios de toda índole.

De todo esto y mucho más, hablamos con Rolando Gómez González, Embajador de Cuba en Paraguay, a pocos días de someterse en la XIX Asamblea General de la ONU sobre Derechos Humanos, el tema del bloqueo que hace medio siglo impone Estados Unidos a la isla.

Cuba espera que el próximo martes 26, la solidaridad de la mayoría de la población y de los gobiernos del mundo, se expresará de nuevo y quizás más que el año pasado, cuando en ese cónclave 187 países reclamaron el cese del bloqueo, contra sólo tres, Estados Unidos, Israel y la isla Palau, sostiene Gómez.

A partir de ese pronunciamiento, la anhelada democratización de las relaciones en la política internacional, debería expresarse en la conversión de esa sanción verbal en una masiva repulsa y una condena moral, que se manifieste en hechos concretos.

El cúmulo de abusos, de sabotajes, de actos terroristas, de incendios, secuestros de aeronaves, barcos y ciudadanos cubanos, ametrallamientos contra representaciones de la revolución en el extranjero, y cientos de atentados para acabar con la vida de Fidel y otros dirigentes, que han provocado la muerte de 3.500 personas y 2.100 incapacitados, es el balance de medio siglo de agresión norteamericana a la isla.

En el plano económico-financiero y de la salud, el bloqueo incluye la guerra biológica lanzada por varios gobiernos estadounidenses, que han introducido enfermedades a las personas, a los animales y a la naturaleza, sin olvidar la propagación de una epidemia de dengue hemorrágico, que cobró la vida de 158 cubanos, 101 niños.

Al cambio del dólar en el 2009, ese obsceno cerco provoca 751 mil 363 millones de pérdidas a Cuba, y es el mayor obstáculo exterior al desarrollo del país, reconocen diferentes estudiosos de varios países.

Este martes 19, se cumplirán 44 años del embargo decretado por el Departamento del Tesoro de EE.UU. de los fondos que compañías telefónicas cubanas tenían depositados en el Chase Manhattan Bank y, desde entonces, no cesan los tribunales norteamericanos en fallar contra la isla, aplicándole sanciones por más mil millones, es decir que, con total impunidad y complicidades de otras potencias, el bloqueo también ha parido un saqueo a la vista de todo el mundo.

En la historia de las relaciones internaciones, la aplicación extraterritorial del bloqueo no tiene parangón y, además, impacta fuertemente en el tema salud, debido a que varias de las mayores firmas farmacológicas del mundo, no pueden exportar productos a Cuba porque se lo impiden Estados Unidos e Israel.

También fue en octubre, el 18, pero de 1960, cuando la brillante prosa del Canciller Raúl Roa, advertía a la ONU que Estados Unidos preparaba una invasión armada a Cuba, la cual se produjo seis meses después, en abril de 1961 y terminó con la primera derrota militar del imperio en tierras americanas, en la famosa Playa Girón.

Convertir el sentimiento en conciencia o fracasar

El pueblo cubano aprendió a resistir al imperialismo mucho antes al primero de enero de 1959, y esa actitud se expresaba a través de un tejido social formado de corporativismo familiar y sectorial, de un sociologismo que, por décadas, fungió de arma de defensa a los abusos de los capitalistas estadounidenses.

Una sencilla lectura a la excelsa y frondosa producción de sociólogos y pensadores, de origen burgués o de la clase media alta, casos de Juan Marinelo, José Antonio Portuondo, Alejo Carpentier o Nicolás Guillén, por nombrar sólo algunos, da la pauta de la extensión del repudio popular de entonces a los “yanquis”.

Instalada la revolución, la población fue sometida a un acelerado aprendizaje de varias lecciones nuevas que, sin dudas, en medio siglo han forjado una profunda transformación del pensamiento personal y de la cultura nacional, pero la vieja relación de socios, como otros hábitos con profundas raíces en la sociedad, han sido difíciles de extirpar.

Durante el medio siglo, esas costumbres siempre han provocado problemas graves en la disciplina requerida por la revolución, lo cual, en parte, explicaría la reciente decisión del Partido Comunista de iniciar una campaña masiva de reeducación, aplicando medidas de oxigenación a los efectos de evitar que se continúe contaminando los fundamentos de la construcción socialista.

La población, que “ha recibido con mucha comprensión la medida”, según el Embajador Gómez, está aprendiendo esa lección, consciente de que no se puede defender lo indefendible, como es la displicencia laboral y los acomodos entre compañeros, porque ello genera irresponsabilidad, vagancia y también corrupción, al extremo de provocar desviación de orientaciones y el abuso de la generosidad ideológica, llegando a confundir solidaridad estatal por paternalismo.

Experiencias no muy lejanas advierten que una insurrección social se convierte en una revolución auténtica cuando en la prosecución de su desarrollo es leal al objetivo fijado en su arranque, y si es capaz de mantenerse en pie avanzando, valorando con humildad los aciertos y analizando con valentía los errores, pero si se estanca y se paraliza, se cae, igual que una motocicleta.

Errores y fracasos pasados, en ocasiones son una buena excusa de ciertos dirigentes para intentar justificar la pérdida de impulso, aunque su afloje, por lo general, termine en el abandono de principios y la capitulación, sepultando la estructura misma construida con innúmeros sacrificios por los pueblos.

Algo similar ocurrió en el mal llamado socialismo del este europeo, que por vías de la prostitución de la mayor parte de sus dirigentes, enterró la heroica revolución bolchevique de 1917, en una regalía al principal enemigo del bienestar humano, jamás imaginada por los ideólogos del sistema capitalista.

Cuba, mucho más abierta al mundo, con una conducción política notablemente diferente, de nuevo parece salir al paso a sus errores, equivocaciones y debilidades internas, y lanza una innovación en sus métodos de trabajo que compromete a sus 11 millones de habitantes y deberá abarcar los 110 mil kilómetros cuadrados de superficie de la isla.

Diversas corrientes de politología y medios de comunicación, tanto en Estados Unidos como en Europa, además de sus amanuenses latinoamericanos, entienden que esta nueva política de La Habana, representa la fase final del modelo social cubano.

Es juicioso recordarles, sin embargo, que la defunción ha sido anunciada muchas veces por los mismos voceros, contestes en dar por muerto a Fidel en diversas ocasiones, como tiempo atrás lo habían hecho con el CHE, tres años antes de ser asesinado por la CIA en Bolivia.

Críticas más, críticas menos, reniegos, condenas, responsables, sanas, positivas en muchos casos y años, frente a una inmisericorde campaña sistemática enemiga, jalonan medio siglo de revolución, con notables altibajos, pero con una innegable y reconocida consecuencia en varios temas, que constituye un mérito innegable.

Cubanos y algunos organismos internacionales no dudan en calificar al bloqueo de genocida, y la dirección comunista, en un intento por disminuir sus efectos al interior del país, ha decidido una rectificación que la población recibe con preocupación, en medio de muchas dificultades materiales, reconoce el Embajador Gómez González.

La crisis financiera del capitalismo, que permanece y, en ciertos casos se agrava, también nos afecta, porque vendemos y compramos mercaderías en el extranjero, y el embargo y todas sus medidas colaterales, ejerce a su vez un predominio salvaje sobre las relaciones de empresas privadas y organismos internacionales con Cuba.

No obstante, dice con orgullo el diplomático, de vasta experiencia en todos los continentes, “la revolución sigue en pie y entera, confiada en continuar profundizando las medidas que, cada día, hacen posible la construcción de una sociedad más humana”.

El derrumbe del campo socialista europeo, causó un violento impacto en la vida cubana, con un PIB que en 1992, cuando se hundió la URSS, cayó 34 por ciento, acompañado de una tremenda ofensiva de los países capitalistas que aprovecharon el debilitamiento de nuestra economía para asestarnos golpes por todos lados.

Nuestra primera respuesta fue resistir al dislocamiento de la Unión Soviética y a sus nefastos efectos sobre el país. En esas circunstancias tremendamente difíciles, la revolución se sostuvo por la entereza y convicción del pueblo, y la decisión de hacer más efectiva y racional la política económica, lo cual es evidente que se consiguió sólo parcialmente.

También es cierto que hace apenas dos años, tres huracanes, uno tras otro, provocaron pérdidas a Cuba por 20 mil millones de dólares, y aún el país no puede recuperarse, con todas las víctimas atendidas por el Estado hasta hoy, muy diferente a la situación que sufre la abandonada población de Nueva Orleans, tras el pasaje de Katrina, en territorio de la mayor potencia mundial.

Las obras de Fidel y el Che son referentes ineludibles

Frente a la campaña mediática enemiga que, sin ahorrar deshonestidad presenta a Cuba como un nuevo fracaso de las utopías humanas, la lectura de los trabajos de Fidel y el CHE aparece como una tarea imprescindible para quien desee comprender la actual realidad de esa revolución socialista, parida en la Sierra Maestra y bebiendo de las derrotas de la vieja insurrección nacionalista de José Martí, de la revolución mexicana de 1910, del bogotazo del 48 y de la Guatemala de 1954, hitos todos que marcan sendas y continúan nutriendo la pedagogía rebelde.

Los dirigentes cubanos aprendieron de esas experiencias y, de inmediato al derrocamiento del tirano Fulgencio Batista, aplicaron medidas de justicia social jamás conocidas en el continente, con marcada diferencia con los procesos nacionalistas africanos de las décadas 60 y 70, que fueron incapaces de superar el marco triunfal de la insurrección popular armada para convertirse en revolución, lo cual ha dado paso a la restauración de un poder colonial maquillado.

La decidida línea que impuso Fidel desde el inicio, provocó una ira inmediata en el stablishment uesei que decretó un acoso sin piedad, el mismo que continúa hasta hoy, pero que tuvo un efecto paradojal, en doble sentido.

Forzó la radicalización de los cambios internos en Cuba, en particular el de la mentalidad de la población, convirtiendo sus viejos sentimientos patriotas y antimperialistas, en conciencia revolucionaria, fraterna entre sí e internacionalista sin par, factores que en este medio siglo, le acreditan una excepcional solidaridad de la mayor parte del mundo.

Fidel habla de la necesidad de que se manifieste con más fuerza la masa crítica, pero ¿qué pasa en ese punto?.

El antimperialismo para nosotros es un ejercicio de plena soberanía y el socialismo lo practicamos como un patrimonio nacional y universal, avalado por una mentalidad revolucionaria que es parte del acervo nuestro y de una conciencia nacional generalizada, que hace posible la invencibilidad de nuestra sociedad, plenamente confiada en la revolución y en sus dirigentes, empezando por Fidel, quien es el principal impulsor de la autocrítica, para corregir errores.

Quizás esa confianza los adormeció un poco y después de años de timidez, las dificultades internas han forzado esta renovación que genera dudas y suspicacias en el mundo y otorga pretextos a los enemigos para tergiversar esa realidad.

Pero, por qué ha sido necesaria esta reforma?. En qué consiste?. Es programática?. Es metodológica?. Y, aparte de la ineludible razón biológica, ¿es también generacional?.

Gómez González afirma que se fueron acumulando vicios, la excesiva protección del Estado hizo que se desvalorizara el trabajo, las planillas de asalariados fueron inflándose artificialmente, y ello comenzó a generar un enorme derroche económico y financiero.

Entre otras consecuencias negativas, esa desviación estaba impidiendo reconocer las mejores conductas laborales y el consiguiente estímulo salarial merecido por cada obrero o funcionario, dando lugar al desgano y a la pérdida de la mística inicial.

Socialismo sobre cimiento capitalista

En Cuba, la población económicamente activa (PEA), es de 5.23 millones, 3.115 millones hombres y 1.912 mujeres, con muy bajo porcentaje en las tareas agropecuarias, donde también hay dificultades para consolidar una generación de relevo en las labores rurales, debido a que también en la isla la juventud tiene clara preferencia por la vida urbana, tendencia que la revolución no pudo rectificar, provocando un fuerte déficit en la producción alimenticia.

Con la carga de las contradicciones inherentes a todo proceso revolucionario y su gran tributo, de más de tres décadas de una alianza ideológica conciliatoria con la URSS, Cuba ingresa ahora a un campo de innovación estatal que tiene riesgos enormes, por su contenido de flexibilización laboral, cercana a las tesis capitalistas, sin que aún no esté muy clara la explicación que da la dirección revolucionaria.

Lo primero que debo aclarar, enfatiza el diplomático, es que la reforma en curso no implica para nada cambios en la estructura de la propiedad pública y privada, ni tampoco modifica en algo el régimen que regula las inversiones extranjeras, las cuales tienen muy buena salud en nuestro país, presentes en numerosas áreas de actividad.

Frente al serio problema del medio millón de personas que quedarán sin empleo remunerado por el Estado, una de las alternativas propuestas es el trabajo por cuenta propia, tanto en las tareas de ciudad como del campo.

Los llamados cuentapropistas han comenzado por integrarse a una planificación seriamente estudiada, aún en proceso, en medio de un debate nacional, con amplia y activa participación de la sociedad.

Cada postulante a ingresar a ese sistema recibe la instrucción formal y técnica necesaria, la habilitación de microempresario, cuotas de financiación y hasta vías de comercialización, todo a los efectos de anticiparnos al caos que el ensayo podría provocar entre una población habituada a que el Estado le resolviera todos sus problemas económicos.

Bien, pero la nueva legislación laboral habilita al cuentapropista a emplear operarios, fijar su salario, tener empleadas domésticas y otros derechos propios del capitalismo, lo cual puede derivar en la aparición de una clase algo elitista. ¿Qué estipulan las leyes?.

La revolución, ante todo, considera sagrada la justicia social y la equidad y, entre sus principios, el respeto al trabajador y a todo ser humano, es un derecho natural inalienable y quien lo infrinja tiene que sufrir las consecuencias.

Y la mujer, ¿Cómo queda en esta situación?.

En dificultades, como todo el mundo que la innovación afecte, pero es de recordar que en varias áreas de la actividad cubana, el sector femenino ocupa entre el 70 al 80 por ciento de los puestos de trabajo, en particular en los servicios de salud y educación, en los cuales se está estudiando soluciones para evitar afectarlos.

Y en la explotación de los recursos naturales, ¿qué porcentaje se reserva el Estado?. Además, ¿cuál es el régimen vigente para las inversiones extranjeras?.

Un mínimo del 51 por ciento, en la minería, por ejemplo y la presencia de capitales foráneos está prolijamente reglamentada, al punto que ha consolidado relaciones armónicas entre el Estado y los inversionistas, que cada vez son más numerosos, fundamentalmente en el turismo y la hotelería.

La Operación “Yo si puedo” es una de las más conocidas misiones solidarias cubanas en el extranjero, pero sabido es que hay otras expresiones internacionalistas.

Nuestras brigadas internacionalistas abarcan numerosas áreas de la actividad humana, con tres millones de acciones en 34 países, enseñando a leer y escribir, diversos equipos médicos prestan sus servicios en 78 naciones, la Operación Milagro en 20, y nuestra cooperación técnica acciona en más de cien países, todo concebido como un compromiso solidario, ampliamente generoso, que se retribuye de mil maneras, gratis en la mayoría de los casos y con alguna paga donde y cuando se puede.

Tenemos 30 mil becados procedentes de 128 países y, en cuanto al otorgamiento de becas, sin dudas que ese modelo viene siendo afectado por la crisis económica, pero procuramos por todos los medios reducir los efectos negativos.

En cuanto a la población cubana y a su educación, desde el primer día de clase primaria, hasta el último día del último grado de la universidad, hay dos millones de estudiantes en una población total de 11 millones, lo que da un porcentaje del 18 por ciento insertos en el sistema de formación enteramente gratuito, único en el mundo hasta ahora.

La contaminación ambiental es uno de los males de este siglo y Fidel se ha convertido en uno de sus más influyentes críticos, pero Cuba ingresó en la siembra transgénica, hecho sorprendente que fuerza una explicación de su dirección política.

“Es necesario hacer una aclaración precisa. En este momento, hay un debate en todo el ámbito científico y político en la isla, respecto a la producción alimenticia y a la necesidad de elevar su rendimiento. En ese marco, se está experimentando con semillas transgénicas, pero los sectores involucrados aún no han llegado a una conclusión definitiva”, enfatizó el Embajador.

Ante el voto crítico que se ha manifestado en las últimas elecciones en Uruguay, Venezuela y Brasil, donde los pueblos han manifestado insatisfacción porque, con legítima razón, quieren más y reclaman que se profundicen las políticas sociales de los gobiernos progresistas, Cuba tiene una visión esperanzadora y paciente.

Frente a la polarización neoliberal, que ha forzado dependencias, ligada a un pensamiento muy conservador, se levanta un movimiento continental muy positivo que, es cierto, aún necesita compactarse y unirse para profundizar los cambios más influyentes en la actividad social y política, para romper esta situación de tanta injusticia, de tanta miseria y de creciente exclusión de seres humanos en todos los países capitalistas, opinó el diplomático.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Clinton: ¡Estados Unidos puede ayudar con más militares, armas y aviones de guerra para acabar con terroristas e insurgentes!

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. “Estados Unidos puede hacer más para ayudar a México a combatir los cárteles de las drogas, apuntó Hillary Clinton, los cuales han comenzado a conducirse como terroristas y grupos insurgentes”; además, “están organizados más como paramilitares”. “Estamos siendo testigos de traficantes que socavan y corrompen gobiernos en Centroamérica y de la brutalidad y la barbarie de sus agresiones contra gobiernos, alcaldes y la prensa”. La señora, que parece representar a las corrientes más agresivas y belicistas de los grupos que gobiernan al país, lleva más de un mes diciendo lo mismo. Obama, como presidente quiere lo mismo, es decir, intervenir con más armas, asesorías y ejército si fuera necesario, pero cuida las formas. El presidente mexicano de facto, Calderón, busca ayuda en miles de millones de dólares, pero los yanquis prefieren entregar, aviones, helicópteros, armas, asesoría técnica y militar.

2. ¿Alguien ignora acaso que tenemos metido a militares yanquis en México “hasta en la sopa”: como agentes de la CIA, del Pentágono, de la DEA, de la Embajada, como asesores militares del ejército, de la Marina, en la policía, en los Consulados, etcétera; además de otros miles de agentes mexicanos que se infiltran en empresas y todas las organizaciones como “orejas” que rinden informe? La señora Clinton, como secretaria del Departamento de Estado, es la jefa de todo ese aparato, conoce perfectamente lo que sucede en México; pero ella habla de otra cosa: de una intervención más abierta y más directa del ejército yanqui porque “el narcotráfico se ha convertido en narcoterrorismo, en insurgencia” y -no se atreve a decirlo- en “insurgencia izquierdista”. ¿Acaso cuando la Clinton compara a México con Colombia -donde la guerrilla de las FARC combate al gobierno desde hace 46 años- no está llamando a asesinar a izquierdistas?

3. Esa misma ayuda militar “antiterrorista” material se está entregando a otros países de Latinoamérica que la han solicitado, sobre todo Colombia, Perú, Costa Rica, Panamá, Honduras, etcétera ¿Cómo pueden los Estados Unidos acrecentar su economía sin amenazar, sin provocar guerras, sin vender armas, sin conquistar mercados, sin controlar el petróleo y demás productos naturales? ¿Cómo los yanquis moverían en su poderoso país millones de fábricas, industrias, gigantescos centros de producción, sin tener asegurado reservas de muchos miles de toneladas de petróleo, de gas, de metales? Es el motivo por el que los llamados “halcones” en política yanqui parecen estarse rebelando contra Obama por no poner en práctica una política más agresiva que obligue a los gobiernos a someterse más a la política yanqui; por ello también Obama, ante el enorme desprestigio de Estados Unidos ante el mundo -sobre todo por la invasión a Afganistán e Irak- busca una nueva cara.

4. Tanto a “halcones” (del partido Republicano y muchos del Demócrata) como a “palomas” (los suaves del Demócrata) de la política gringa les preocupa que el gobierno de México no haya podido frenar y acabar con la enorme “inseguridad” y los miles de asesinatos (más de 30 mil) que se vive en el país; sobre todo les preocupa los estados fronterizos del norte, aunque también del sur. Están realmente exaltados porque en México -el país fronterizo- el ejército ronda las calles en cientos de ciudades, ha establecido un Estado de sitio y está perdiendo la batalla. También en los Estados Unidos han establecido un parecido Estado de sitio, sobre todo sobre los extranjeros de Asia, África y América Latina que trabajan ahí. Hay sellado la frontera con su ejército y si antes para sacar una visa cualquier persona podía tramitarla y obtenerla en un solo día, hoy se requieren semanas, exigen 1000 requisitos e incluso te la pueden negar.

5. En los años sesenta realizamos decenas de grandes manifestaciones en la ciudad de México contra las políticas yanquis en Vietnam, Cuba, República Dominicana, Panamá, así como contra políticas que ofendían el “nacionalismo” mexicano. Hoy, integrada lo que fue la izquierda al gobierno y siendo éste un vil cachorro de los Estados Unidos, aunque la señora Clinton esté amenazando con una abierta intervención del ejército yanqui, nadie parece oponerse. Ya estamos como aquellos lamebotas que dicen que hubiese sido mejor que los Estados Unidos en 1848 se hubieran anexado todo México y no solo la mitad, así ya seríamos estadounidenses. ¿Acaso no ha sido la ideología que se ha extendido por los medios electrónicos informativos en México como producto de los valores consumistas e individualistas? Por eso las grandes luchas obreras y estudiantiles reivindicativas de las últimas semanas en Francia y España deben aplaudirse con entusiasmo.

6. México no solo es un traspatio de los Estados Unidos, sino que los políticos mexicanos -de todos los partidos- se arrastran ante él desde 1982 por lo menos. En años anteriores México dio asilo a miles de ciudadanos españoles, argentinos, chilenos, salvadoreños, etcétera; desde los gobiernos de De la Madrid-Salinas, sobre todo con los gobiernos del PAN, en vez de asilo actúan como policías del gobierno español para deportar a los vascos rebeldes. En los últimos 28 años al firmar México en 1982 aquella “Carta de Intención” que autorizaba al FMI y al gobierno de Estados Unidos ha imponer un programa de “ajuste” y “recuperación”, la poca dignidad e independencia que le quedaba se transformó en una nación que se arrastra como gusano ante los distintos gobiernos de los Estados Unidos. ¿Por qué piensan que todos los candidatos de los distintos partidos deben viajar primero a los Estados Unidos para conseguir el visto bueno de su candidatura?

7. Así es que la señora Clinton está avanzando hacia una mayor ocupación militar de México con la aprobación de Obama y de los halcones del gobierno de los Estados Unidos. En México, aunque Calderón prefiere miles de millones de dólares contantes y sonantes, aplaude -junto a los empresarios- la salvación de su gobierno. Entre tanto pronto nos anunciarán que han llegado a 40 mil las personas asesinadas y que no habrá más remedio que la total intervención del ejército yanqui. Eso podrá llevar a una guerra civil y a una respuesta revolucionaria nacional de la población. No podemos adelantar lo que pasará, pero tampoco podemos silenciar que el gobierno de Calderón y las declaraciones de la Clinton empujan por ese rumbo. ¿Contribuirán esas amenazas al despertar de nuestro pueblo, entre ellos del continente americano? Debemos esperar que así sea, porque de lo contrario continuaremos sometidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

De la accidentología a la siniestralidad (Parte I)

Juan Carlos Cena (especial para ARGENPRESS.info)

En Argentina hay 22 muertos diarios en accidentes viales. Casi un muerto por hora.

A modo de introducción

22 personas mueren por día; hay 7.885 víctimas fatales por año (2009) y unos 120 mil heridos de distinto grado y miles de discapacitados. Las pérdidas económicas del tránsito caótico y accidentes de tránsito superan los U$S 10.000 millones anuales. Los accidentes de tránsito, en la Argentina, son la primera causa de muerte en menores de 35 años, y la tercera sobre la totalidad de los argentinos. Las cifras de muertos son elevadísimas, comparadas con las de otros países, llegando a tener 8 o 10 veces más víctimas fatales que en la mayoría de los países desarrollados, en relación al número de vehículos circulantes.


Las cifras del presente son proyección de los datos habidos hasta el presente, aplicados al nuevo lapso, e incluyendo fallecidos en el hecho o como consecuencia de él, hasta dentro de los 30 días posteriores, según el criterio internacional más generalizado. Las cifras utilizadas son las últimas disponibles (oficiales, de origen policial o municipal, la mayoría), actualizadas. Como la gran mayoría de las cifras originales sólo computan los muertos en el momento del accidente, las mismas también han sido corregidas según índices internacionalmente aceptados, a fin de permitir una apreciación, estudio y comparación seria de la mortalidad en la accidentologia vial argentina. Fuente: Asociación Luchemos por la vida

Argentina ostenta uno de los índices más altos de mortalidad producida por accidentes de tránsito, como digo al inicio: Veintidós personas mueren por día, unos 8.000 muertos por año, y más de 120.000 heridos anuales de distinto grado, además de cuantiosas pérdidas materiales, que se estiman en unos 10.000 millones de dólares anuales.

Esta cifra es significativamente elevada si se la compara con los índices de otros países, en relación a su población y número de vehículos circulantes. En Argentina hay unos 7 millones de vehículos.

Luego de pasar vista a esta grafica y darle una lectura a los números de los accidentes, muertes y heridos debemos hacer algunas reflexiones previas antes de continuar, porque sino transitaríamos los mismos senderos por donde peregrinan la mayoría de los que opinan y especialistas. A todos los une una mirada sesgada y parcial sobre la problemática del transporte. Nadie profundiza cual es la verdadera naturaleza del problema del transporte.

Labor del Estado

Primero que nada es necesario ocuparnos en forma prioritaria de las responsabilidades del Estado y del gobierno que lo administra. Además el rol que este debe jugar frente al Sistema Nacional de Transporte.

El Estado debe tomar la rectoría de la planificación y control del transporte. En nuestro país eso no ocurre, al contrario, reina el caos porque de esa manera privan los intereses comerciales particulares y no los nacionales.

Los administradores de este Estado deben saber que la Nación, y sólo ella, es la propietaria de todas las infraestructuras que tienen que ver, en este caso, con los diferentes modos de transporte, como ferrocarriles, subterráneos, auto transporte automotor (camiones y ómnibus), todo lo referente a las vías navegables, la flota mercante de ultramar, la aeronáutica, todos ellos con sus respectivos caminos, nacionales, provinciales, municipales, calles, autopistas, aeropuertos, ríos, etc. En consecuencia, el Estado Nacional y el gobierno actual u otro que lo administre circunstancialmente, tiene la obligación de ser el custodio de todos esos bienes, cuyos únicos propietarios son el pueblo que es parte constitutiva de esta Nación. Insisto el administrador de turno de este Estado, o sea el gobierno, debe velar por ello.

Por lo tanto, éste Gobierno debe vigilar y controlar su resguardo, mantenimiento y reparación de estos bienes, informando en tiempo y forma a sus propietarios, o sea, a los ciudadanos argentinos que son sus dueños (reafirmo), el estado de situación de los mismos y de su óptima utilización y que beneficio social deja.

Nadie se puede abrogar el derecho de enajenar estos bienes nacionales. El gobierno (Estado) es el que debe administrar y custodiar todas las infraestructuras, interviniendo tantas veces como sea necesario para procurar extender la vida útil de todo ese conjunto de bienes.

El Estado tiene la obligación de organizar y planificar el sistema nacional de transporte. Asimismo debe dictar normativas preventivas, impositivas y también restrictivas. En la Argentina no hay una Ley General de Transporte que regule y reglamente la concurrencia de cada medio. Concurrencia que no es la competitividad con los otros medios, sino la complementariedad de los diferentes modos de transferencia de cargas o de pasajeros.

Se debe tener en cuenta la implementación de normas y pautas medio ambientalistas, señalando que los responsables del daño al medio ambiente deben soportar el costo por evitarlo o eliminarlo.

El costo social del transporte está constituido, en cada medio de transporte, por los costos de explotación, de infraestructura y de los efectos externos (contaminación, los accidentes, la congestión vehicular, la ocupación del suelo, el ruido, el estrés, el uso de combustibles no renovables y en escasez, etc.)

Teniendo en cuenta que el transporte interviene, reiteradamente, en la producción y comercialización de bienes; la mercancía o cualquier producto manufacturado o producción rural toman valor recién, cuando interviene el transporte, sino son productos sin valoración. Por eso la importancia del precio y calidad de los servicios; es decir, el valor y tipo de flete.

Para tener una idea cuantitativa de la importancia económica del Sector Transporte es ilustrativo mencionar que el mismo genera más del 9% del PBI, que en él se efectiviza un 11% de la Inversión Bruta Interna. Allí, en eso, su directa injerencia en la economía global, donde el transporte adquiere capital importancia que debe calificarse, sin duda alguna, como trascendente.

El sistema de transporte constituye un aspecto clave de la vida nacional, ya no existe ninguna actividad que no requiera de una forma u otra de este servicio. No se puede imaginar el desarrollo de una comunidad que no cuente con un sistema de transporte adecuado, armónico, integrado, donde los distintos modos se complementen y sirvan a la universalidad de comunicación de todo el territorio nacional.

Para determinar el costo social mínimo se analizan comparativamente lo más relevantes aspectos que deberá gravitar en las decisiones a tomar: costos de explotación e infraestructura y los efectos externos sobre el medio ambiente y la comunidad. De esos estudios se desprende el siguiente informe:

El déficit que produce el transporte automotor a la Argentina se evalúa en 7.677 millones de dólares por año (21 millones de dólares por día) equivalente al 10% del Producto Bruto Interno. Dicho déficit era 10 veces superior al ferroviario, cuando éste estaba en manos del Estado, hoy, ese meneado déficit se elevó en forma exponencial con las políticas de concesión aplicadas desde la época menemista y que hoy continúan.

Algunas observaciones puntuales: En la actualidad, cuando ponderan y evalúan los accidentes y las causales no se nombra ni por casualidad la ausencia del sistema de transporte ferroviario ni de la flota fluvial. Salvo tibias excepciones. Porque las ausencias de estos modos de transporte han contribuido al aumento de los accidentes, con el agregado, además, que estos modos de transporte aliviarían la saturación de las carreteras y accesos. Atascamientos en los accesos a las grandes ciudades, estrés…

Por eso es necesario comparar
*La capacidad de tráfico de esa vía férrea es 17 veces más que el de la ruta.
*Una locomotora que arrastra una carga determinada solo puede ser reemplazada por 50 camiones (Provistos por la industria del transporte automotor), que a su vez consumen 3,5 veces más combustible.
*Un tren de ocho (8) coches equivale a 68 colectivos

Esta desproporción contamina más el aire, triplica el ruido ambiente, aumenta la congestión vehicular y se incrementan los accidentes.

Según datos oficiales el promedio de muertes por accidentes de rutas, en el mes de marzo de 1996 fue de 34 diarias, en marzo del 2001 asciende a 42 diarias.

En Alemania citan 450.000 accidentes, tan solo 450 ferroviarios.

En Francia, por la autopista Paris-Lyón, ¿cuántos accidentes viales con muertos y heridos hubo? No existen datos confiables, se oculta.

Mientras que el tren TGV que desarrolla una velocidad de 300 kilómetros por hora no produjo ningún accidente hasta el momento.

El ferrocarril, es el único medio de transporte, junto con el subterráneo y el trolebús, que pueden usar energía renovable. Los otros utilizan el no renovable, petróleo o gas.

El auto transporte automotor no cumple con las leyes laborales, por un lado, por otro, no paga a la sociedad el daño que produce por la contaminación, el ruido y el estrés; la parte social de los accidentes vehiculares, la utilización de los combustibles no renovables, la congestión vehicular, etc.

La ocupación del suelo es otra cuestión a tener en cuenta. Partimos de una ley física: la impenetrabilidad de los cuerpos. No caben más vehículos en las carreteras, las mismas están saturadas, vale la pena repetir de nuevo el concepto de la impenetrabilidad de los cuerpos, no entran más vehículos, no se pueden encimar o penetrarse el uno con el otro. El transporte es movimiento, al producirse el mismo, en forma inevitable se producen accidentes por falta de espacio. Y da por resultado el atasco en las holguras, anulando toda movilidad en las carreteras o rutas.

Veamos la ocupación de los espacios según el modo de transporte.

El tren ocupa poco espacio. Para transportar más de 45.000 personas por hora y por dirección. El tren necesita un ancho máximo de 13,70 metros...

En cambio, el transporte automotor en la carretera necesita un ancho de 37,50 metros. Un km. de autopista necesita de 10 Ha., casi siempre de las mejores tierras, que se transforman en improductivas, contra 2 o 3 Ha. en el 2° caso.

Por todos estos conceptos se puede afirmar que el ferrocarril es el modo de transporte que mejor contribuye al abaratamiento de los costos y a la calidad de vida porque produce:
* Menos accidentes
* Menos contaminación
* Menos estrés
* Menos utilización de combustibles no renovables (Pudiendo llegar a no necesitarlos al utilizar energía eléctrica, de procedencia hidráulica o atómica.
* Menor ocupación del espacio territorial
* Menos ruido
* Menos congestión

Por otro lado, hemos repetido que la mercancía no toma valor si no interviene el transporte. Agregamos que los precios de los productos y servicios no reflejan sus costos, si en ellos no se contabilizan todos los factores que degradan la calidad de vida y no sólo la contaminación. Y si ello ocurre, el problema termina por convertirse en una carga social, ya que en la economía no hay nada gratis.

El sistema ferroviario reduciría la carestía en los fletes, que es de un 40% promedio menor que los otros modos; al no ser transportados por este modo el mismo es un factor negativo, que encarece los productos acarreados y que la sociedad paga ese exceso en las góndolas, o mejor dicho lo abona el consumidor final.

Se debe destacar con fuerza que, en la actualidad, el sistema de Transporte por carretera está colapsado, por lo tanto no contribuye a la solución del mismo. Lo cual pone en evidencia la necesidad urgente de organizar el Sistema Nacional de Transporte. Justamente esto es lo que se elude, no se ponderan las causales reales del problema de la accidentologia, cuando funcionaba el ferrocarril, la flota fluvial, y ahora cuando ambas están anuladas.

Párrafo aparte merece la mención de la destrucción de la Flota Fluvial del Estado que abrazaba a la Mesopotamia a través de los ríos Paraná y Uruguay, que, junto al ferrocarril eran un factor fundamental del transporte en la zona mesopotámica. Hoy el transporte carretero absorbe ese tráfico. Saturando las carreteras, donde circulan camiones brasileros y argentinos, muchos que no cumplen las normativas del peso por eje, donde se nota una falta de control por los organismos competentes (nulo el papel del Estado) Lo que transportaba el ferrocarril y la flota fluvial fue derivado a una carretera obsoleta, no preparada integralmente para absorber ese volumen de carga.

El aumento de los accidentes por esa ausencia es casi exponencial, con el agregado de que ha aparecido una violencia inusitada en las colisiones, se ha saltado, por su violencia y cantidad, de la accidentologia a la siniestralidad.

Cuando se estudia un problema, se lo debe hacer siempre desde una visión global. En este caso, el transporte. Este requiere un análisis de la infraestructura (caminos, calles, vías férreas, vías navegables, etc.) de la explotación u operación de cada medio de transporte, y de los efectos externos, (accidentes, contaminación, estrés, ruido, utilización del suelo y de combustibles no renovables, congestión vehicular, etc.)

Dicha visión conduce a la noción de costo social de cada medio de transporte.

“La situación actual del país quizás obligue a centrar los esfuerzos en la reducción del déficit del Estado, pero debe aclararse al pueblo, ante una eventual privatización de los ferrocarriles, las consecuencias negativas que traerá aparejadas en relación a los efectos externos mencionados que actuarán sobre la vida de la población.

¿En cuánto aumentarán las muertes, los lisiados, los heridos, el estrés, el ruido, la contaminación, la congestión, etc., como consecuencia de una reducción o desaparición de los ferrocarriles y el consecuente traspaso de su tráfico al automotor? “Ante la Privatización de Ferrocarriles Argentinos - Ing. Vicente Repetto - Septiembre de 1990.

Toda una premonición…


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las zonceras oficiales y las chantadas de la oposición conservadora embretan a los jubilados en una contienda electoral que omite sus necesidades

Claudio Lozano

.

Frente al veto presidencial al proyecto aprobado en el Senado es imprescindible considerar que:

1) De los 5.491.049 jubilados y pensionados cubiertos por el sistema previsional, el 74% de los mismos está cobrando el haber mínimo de $1.046; e incluso gran parte de los 2,5 millones que accedieron a la jubilación por la moratoria están cobrando por debajo de dicho valor (dado el descuento por la deuda asumida) en un contexto donde la canasta individual para un jubilado no baja de $2.250. Este dato contundente es el que debe ocupar el primer lugar en la consideración del debate actual. Son las necesidades apremiantes de los jubilados los que no pueden dejarse de lado al considerar la decisión de la Presidenta de vetar el proyecto aprobado en el Senado.

2) Que fue lo que veto la Presidenta? El proyecto que la Presidenta vetó permitía:

a) Llevar el haber mínimo actual de $1.046 a $1.426,80 y actualizarlo a $1.508,80 a partir de enero del 2011. Esto es lo que proponía el proyecto en su artículo 1 al fijar la jubilación mínima en el 82% del salario mínimo.

b) Sacar al 42% de los jubilados del haber mínimo, permitiendo que el 37% de los mismos tuviera un haber promedio de $1.800 y el 5% de los mismos con un haber medio de $5.000. Esto es lo que se lograba de la aplicación de los criterios fijados por la Corte Suprema de Justicia en los fallos Badaro y Sanchez.

Se trata de un proyecto que lejos de constituirse como una reforma previsional acabada estaba en dirección a comenzar a resolver los graves problemas que acumula el sistema previsional actual, que en tanto se mantiene sin modificaciones, se consolida como un sistema que garantiza haberes de miseria, produciendo significativos efectos negativos que deterioran el propio sistema previsional, en la medida que los bajos haberes alientan la evasión previsional, y le abren la puerta a los regimenes privados de capitalización que buscan resolver individualmente la situación particular de la población de mayor poder adquisitivo.

Resulta claro que los graves problemas acumulados en el sistema previsional vigente no se resolvían con la sanción del proyecto aprobado en el Senado, puesto que no se trataba de una reforma integral, sino de un paliativo a la situación existente en línea con promover un debate imprescindible sobre el sistema previsional argentino. En este marco, la actitud de la Presidenta de vetar en tiempo record el proyecto completo, sin siquiera evaluar la opción del veto parcial (que hubiera permitido por ejemplo aprobar el punto a) –fijando el haber mínimo en el 82% del salario mínimo y vetar la opción b)- no contemplar los fallos dispuestos por la Corte Suprema) son una muestra más de la ausencia de voluntad política por parte del Gobierno de encarar el debate previsional que nuestra sociedad demanda.
3) Para justificar el veto, la Presidenta incurre en una serie de ZONCERAS que merecen destacarse:

a) En primer lugar asocia el proyecto con la Quiebra del Estado. Argumento que, más allá de la investidura presidencial, no puede menos que catalogarse como estúpido al observar que el costo del proyecto ($30.000 millones de necesidades de financiamiento neto para el 2011) representa apenas el 5,5% del Gasto Público Consolidado (estimado en $550.000 millones). Resulta paradójico y revelador a la vez de la concepción del Gobierno, que pagarle a los jubilados se asocie con la quiebra del Estado mientras que pagarle los acreedores (por una cifra similar en el 2010 por $25.000 millones financiados con reservas) se presente como darle certeza y confianza a la economía. Llevando este argumento al extremo, si mejorar la situación de los jubilados supone la quiebra del Estado, entonces mantener jubilaciones de miseria se constituye en la fortaleza del mismo, por lo que en este marco no queda más que postergamiento y privación para los jubilados mientras el Estado muestra un superávit fiscal o mejor dicho, excedentes de recursos, que se destinan a otros fines, como por ejemplo el pago a los acreedores en el 2010.

b) En su recuento histórico, la Presidenta se olvidó de las reducciones de las contribuciones patronales dictadas por Menem y Cavallo en 1993. Se acordó sí de la y la restitución de Alfonsín de 1984, pero para justificar el argumento neoliberal y noventista de que “no se puede restituir contribuciones porque ello significa aumentar el desempleo, disminuir el financiamiento al sistema previsional y pagar menores jubilaciones”. Zoncera esta digna de la Convertibilidad y obtusa respecto a la experiencia nefasta de dicha etapa. En efecto, cuando se redujeron las contribuciones pasó lo que señaló la Presidenta: aumento del desempleo, desfinanciamiento previsional y reducción de los haberes.

c) La zoncera de señalar que el proyecto pretendía liquidar el FGS del ANSES. El proyecto señalaba que dicho Fondo no podría superar el valor de un año de prestaciones. En ningún lugar se pone plazo para que ello suceda, ni menos que deba malvenderse esos activos.

d) Por último, al finalizar su argumentación, la Presidenta se olvidó, al mencionar a los sectores por los cuales pelea para mejor su nivel de vida, de los jubilados. En efecto, la Mandataria finalizó su discurso convocando “trabajadores, estudiantes, docentes, empresarios” a defender sus condiciones de vida. Los jubilados brillaron por su ausencia en el cierre del discurso presidencial. Todo un olvido que dice más que mil palabras sobre el lugar que ocupan los jubilados en la visión oficial.

4) Por otro lado, la CHANTADA de la Oposición Conservadora consistió en no haber incorporado todo el financiamiento completo que el proyecto demandaba (razón por la cual se opusieron a la restitución de las contribuciones patronales para las grandes firmas) otorgándole la excusa necesaria para que el Oficialismo se escude y justifique el veto. Es bueno aclarar que la chantada de la Oposición Conservadora es la Excusa, y no otra cosa, para el veto Oficial. Si la Presidenta hubiera querido conseguir el financiamiento necesario por vía de la restitución de las contribuciones patronales para las grandes firmas, lo podría y lo puede hacer con el dictado de un simple decreto, tal como Menem y Cavallo usaron un decreto para reducirlas en 1993. Restituir las contribuciones patronales para las grandes firmas es una opción que la Presidenta tiene a disposición pero que ha decidido no utilizarla. También aquí todo un indicador de orden de preferencias y prioridades que revela el veto presidencia.

5) En rigor, tanto la CHANTADA de la Oposición Conservadora como las ZONCERAS del Oficialismo son las dos caras de una misma moneda: En efecto, de modo distinto, ambas opciones responden a la lógica de postergar las necesidades de los jubilados. Del lado del oficialismo, y más allá del exabrupto presidencial sobre la “quiebra del Estado”, lo cierto es que el veto de la Presidenta responde a la estrategia fiscal vigente que ha transformado al ANSES en una caja de recursos para financiar la brecha de financiamiento del Tesoro.

6) En concreto, la propuesta vetada por la Presidenta, que permitía mejorar la situación de los jubilados, transformándose en un paliativo en línea con transitar la necesaria reforma previsional integral, tenía un costo de:

a) De $20.000 millones con el valor del salario mínimo actual.

b) De $30.000 millones con el valor del salario mínimo a partir de enero 2011.

Frente a esta necesidad de financiamiento, los recursos disponibles a disposición son:

a) El ANSES tiene un superávit financiero al 2010 de $14.078 millones; y el Presupuesto 2011 tiene previsto un superávit de $21.531 millones.

b) La restitución de las contribuciones patronales para las grandes firmas al momento actual (septiembre del 2010) permiten expandir la recaudación en $25.406 millones. Teniendo en cuenta la hipótesis de crecimiento del 22% en la recaudación proyectada por el Presupuesto 2011, ubicaría dichos recursos en nada menos que $30.996 millones.
Por lo tanto, queda claro que existen todas las condiciones para resolver las urgentes necesidades de los jubilados. No hacerlo, es una decisión política que la Presidenta y el Oficialismo han tomado en función de privilegiar la rentabilidad de las grandes firmas y el mantenimiento del superávit en el ANSES con destino fundamental al pago de los acreedores.

Claudio Lozano es diputado por Proyecto Sur.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Misiones

Silvana Melo (APE)

Tenía apenas dos años, una debilidad extrema, nombre de héroe troyano, un sistema neurológico deshilachado por origen y por condena, nombre de paradoja atroz (en griego, “el que sostiene fuertemente”), una desnutrición de cuatro meses, primer nombre de guerrero y segundo de artista, una muerte perentoria, un número en un registro del programa “Hambre Cero” de Misiones y un destino que no necesariamente estaba escrito, que podía torcerse por decisión de despacho, de escritorio, de estado.

Héctor Rafael Díaz tenía nombre de persona mayor, apellido de miles en la guía telefónica, cuerpecito de nada en los programas oficiales. Se murió el 5 de setiembre de desnutrición. Vivía con sus seis hermanos y su madre, Rosa Acosta, en un rancho de madera, un cuadrado sin baño ni luz ni agua. Ninguno de sus hermanos va a la escuela. Los que quedan sobreviven por un par de asignaciones que cobra su madre. A dos ya se le detectaron deficiencias de peso. Ninguno aparece en los registros del programa “Hambre Cero” de Misiones.

Héctor Rafael Díaz nació en un pueblo que se llama Apóstoles. Que serán doce tal vez pero sin cena. Que serán doce tal vez que ven morir, en la extensión de los tiempos, cientos, miles, cientos de miles de cristos mínimos y desnutridos, de huesitos como pelusa, de piel transparente y gris. En Apóstoles se murió Héctor Rafael Díaz, de hambre. En Misiones, donde el gobernador se llama Maurice Closs, nombre europeo en una tierra roja y esquilmada, poblada de yerbatales, hambrienta y sudamericana.

Misiones, señalada por la última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud como la segunda provincia con más altos índices de desnutrición crónica y bajo peso de todo el país. En Misiones hay un 55 % de niños menores de dos años con anemia por deficiencia de hierro. Misiones, que tiene un 84% de niños con problemas de alimentación. Dos de cada diez con desnutrición severa. Uno de cada diez con problemas de crecimiento irreversible. Un 80% sin aportes de calcio suficientes. Un 88% sin cobertura médica. Misiones.

A 65 kilómetros de Posadas está Apóstoles. Donde Héctor Rafael Díaz murió de hambre el 5 de setiembre. Pero su muerte chiquita, insignificante, indigna hasta de una estadística, recién se supo un mes después. El niño con nombre de héroe troyano estaba inscripto en el plan “Hambre Cero” y su pequeña vida fue hasta el final una paradoja feroz. Porque se murió de hambre. No recibió ayuda. Ni asistencia. Y se convirtió en una triste fotografía de la verdad de los planes puramente declamatorios.

El programa implica el nombramiento de un padrino. Un hombre enviado por el Ministerio del Hambre Cero de la segunda provincia más desnutrida que, supuestamente, debe garantizar la llegada de los alimentos imprescindibles para que el niño pueda evitar la muerte que lo acecha, voraz, en las hendijas del rancho de madera, en los soplidos de la noche, en las puertas cerradas en la nariz de su madre.

Héctor se murió porque nada llegó nunca. Y sus bracitos ya rígidos por la muerte a la que el estado le abrió las puertas y le puso alfombra en vuelo para que se lo llevara, se convirtieron en un paradigma terrible del abandono, de la ausencia de los que tienen la obligación de la presencia, del fracaso de la política porque un pibe de dos años se murió de hambre y eso es un escándalo que debería estallar como big bang en los despachos de las gobernaciones.

Pero la Vicegobernadora Sandra Giménez y tres ministros del gobierno del Frente Renovador salieron a declarar, ya muerto Héctor, un mes atrás. No pidieron perdón por la muerte de todos los niños del mundo que se mueren en el torso de costillas marcadas y levedad infinita del Héctor de Apóstoles. Descalificaron a la familia, a su madre, al padrino que mandó el Ministerio del Hambre Cero de la tierra colorada. La vicegobernadora dijo “El padrino se convirtió en padrastro…”. Y el niño volvió a morirse, una vez más y cada vez que los funcionarios abrieron la boca.

"Es increíble: aquí donde se tira la comida muere otro infante por indigencia", dijo Mónica Marín, la nutricionista del hospital de Apóstoles. Dicen que al llegar al hospital, ya gris, ya transparente, presentaba "un severo cuadro de desnutrición". "Hicimos todo el esfuerzo posible pero no pudimos salvarlo. Tenía un grado de desnutrición de cuatro meses, pero en Misiones, la segunda provincia del país con desnutridos crónicos, cuando los indigentes comen absorben calorías, pero no nutrientes".

Habrá juicio por “abandono de personas” e “incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos”, dicen. Pero Héctor Rafael Díaz se murió. De hambre. Y tenía que vivir. Héctor, marcado por un nombre de héroe troyano. Que no pudo, en su extenuación, luchar por conquistar su propia vida. Cuando desde el caballo de madera apareció una legión de infames, novios de la muerte.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Mendoza: El linchamiento como señal muy clara de la injusticia por mano propia

Gabriel Conte (MDZOL)
Lejos de hacer justicia atacando a un atacante, los protagonistas se vuelven delincuentes. Una cosa es colaborar con la policía y participar vecinalmente y otra muy diferente es obstruir a la justicia, arrogándose para sí la decisión de determinar la culpabilidad o no, de un delincuente en flagrancia. Además, no existe la pena de muerte. Preguntas sin respuestas sobre el linchamiento y un poco de historia.

Hablar de un linchamiento resulta, muchas veces, "liberador" a la luz de la forma en que los medios de comunicación ofrecemos la noticia. Esto ocurre muy a pesar de que el linchado resulte -como en el caso reciente- muerto.

Sencilla y genéricamente, es como decir "bueno, uno menos", entendiendo por "uno" a algo pésimo y monstruoso, ni siquiera humano y, por "menos", se comprende: su eliminación lisa y llana sin mediar juicio ni derecho a defensa, sin citar a testigos y dando por cierto un sólo testimonio, el de la presunta víctima.

Los medios se ocupan suficientemente de la inseguridad y de los dolores profundos que ésta ocasiona. Pero en lo que pocos se van a concentrar, es en el derecho a la vida de quien la perdió, más aún tratándose de un "delincuente", según el dictamen del juicio sumarísimo otorgado por la horda.

Lo ocurrido en Pedro Molina esquina Mitre de Guaymallén (1) no es un tema menor, sino de alta gravedad. En Mendoza no son comunes este tipo de reacciones, aunque si lo son en sociedades en las que se planta como un emergente de la anomia y la desintegración social.

El origen de la palabra “linchamiento” se remontan a los Estados Unidos en el siglo XVIII, en función de la costumbre de Charles Lynch -un juez de la región estadounidense de Virginia- que ordenó matar a un grupo de conservadores o torys sin proceso judicial previo.

Los linchamientos surgieron paradojalmente en nombre de la justicia y la legalidad, cuando en realidad se trataba de decisiones absolutamente injustas.

En la Argentina, desde el Ingeniero Santos que mató a quienes le robaron su pasacaset, hacia atrás y adelante, pasando por los casos denominados de “gatillo fácil”, en donde el linchamiento lo hacen las fuerzas del orden, la historia y la literatura está llena de casos terribles, difíciles de asir, tal como lo dejó plasmado Lope de Vega y su célebre frase “todos a una”, en el poema Fuenteovejuna, para reflejar una práctica popular en la España del siglo XVII.

Amnistía Internacional alerta que los linchamientos aparecen como una forma de “justicia popular” especialmente en aquellas localidades donde el Estado no tiene presencia, o donde ésta es meramente simbólica".

Son bastante comunes en las noticias de Perú y en Bolivia y los informes sobre linchamientos han provenido hasta ahora desde Centroamérica como Guatemala y México. La organización SeguRed informó que en Guatemala se reportaron 480 casos entre 1996 y 2002, que ocasionaron 250 muertos y más de 700 heridos. En México, según el investigador Antonio Fuentes Díaz, se informó sobre 186 episodios entre los años 1984 y 2000.

Algunas de las características más importantes de los linchamientos son, según el representante del Instituto de Criminología de la Universidad del Zulia, Alexis Romero Salas:

- Es una acción colectiva. En otros términos, por definición no existen linchamientos ejecutados por una sola persona. La muchedumbre encamina su energía destructiva generalmente contra un individuo. Los casos de parejas o tríos linchados son poco frecuentes.

- La organización tiene un solo objetivo: impartir violencia contra quien (es) es (son) considerado (s) autor (es) de un delito. Luego desaparece.

- Por lo tanto, “es una acción de carácter privado e ilegal”. La autoridad pública no aparece.

- El linchamiento siempre se traduce en un “fuerte castigo físico”, aunque no siempre finaliza con la muerte del receptor de la violencia.

*El lapso entre la ofensa que genera el linchamiento y la acción colectiva generalmente es muy breve, inmediato. Por lo tanto, podría señalarse que la muchedumbre actúa en flagrancia.

Los expertos en el tema aclaran con mucha fuerza que en los casos de linchamiento “no se dan los supuestos de la legítima defensa” a nivel legal. Es decir: no pueden alegar que lo que hacen es en “legítima defensa”, por más que lo crean.

La criminalística esto especialmente en lo que se refiere a la proporcionalidad de la sanción y a los medios en que ésta suele ser ejecutada. “Cuando un individuo roba o viola a otro, aún cuando tiene en sus manos un arma de fuego, desde el punto de vista de las leyes no está justificada su ejecución a palos o mediante la horca”, dice SeguRed, para agregar categóricamente que “el linchamiento, además, no es garantía de justicia”.

Los linchamientos, por otra parte, le garantiza larga vida a la impunidad. Como las muertes y lesiones son producidas por una turba, a menudo con “armas de oportunidad” que luego desaparecen, a las autoridades les resulta muy difícil individualizar responsabilidades penales. De hacerlo, éstas se diluyen según el llamado principio de “correspectividad”. Así dicen los que saben.

Claro está, sin embargo, que la existencia de este tipo de hechos deben alertarnos como sociedad, poner en revisión a los gobiernos y al Estado en general y exige responsabilidad a los comunicadores, a fin de no promover una práctica que a todas luces es perjudicial para la seguridad, la convivencia pacífica, la justicia y en definitiva, para la vida en sociedad.

Atentos al caso que nos ocupa, es necesario acudir a la seriedad y no a las sensaciones, para saber que lo que sobrevive a un linchamiento es un estado de injusticia y de justificación de lo hecho.

Varias son las preguntas que el caso reciente nos deja sin responder o cuya respuesta es parcial y, posiblemente, interesada. ¿No hay nadie demorado por atacar al hombre que intentó robar una cartera? ¿Alguien explicó por qué le patearon la cabeza al "delincuente" delante de la policía y ésta no hizo nada? ¿Fue trasladado a la comisaría en lugar de un centro asistencial? ¿Están identificados los agresores y se los investiga minuciosamente, tal como se está haciendo con el fallecido?

Este último dato es patético: las mañas policiales son las que colocan al borde de la incredulidad a toda la policía. Según el informe recogido por MDZOL (2), los policías filtraron -una vez más- una cantidad de datos incriminatorios de la víctima mortal: dicen que quieren saber si consumía drogas, si tenía alcohol en la sangre, etc. En definitiva, el riesgo que se corre es que, cuando el olvido haga caer el caso de las portadas de la prensa, la conclusión "oficial" resulte -si nos basamos en este proceder- que el hombre buscó su propia muerte, un suicida, un loco o peor: alguien que "tenía" que morir.

Notas:
2) http://www.mdzol.com/mdz/nota/245564-conoce-los-detalles-de-como-murio-el-arrebatador-linchado-por-los-vecinos/

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Rebeldía juvenil ayer, hoy y siempre

Silverio E. Escudero (PRENSA RED)

“No piden demasiado. Reclaman que se les hable con la verdad, que no se les considere mano de obra barata y descartable”, afirma el periodista e historiador Silverio Escudero a propósito de la toma de colegios.

La paz ha sido un norte perseguido por generaciones. Cada una de ellas hizo su aporte. Algunas fueron más comprometidas que otras. Pero todas fueron importantes, valiosas. La nuestra forjada en medio del idealismo de la década del 60, produjo una verdadera revolución. Una revolución cultural que, imaginada como respuesta a un mundo crispado por la violencia de la guerra fría, marcó con fuerza las décadas siguientes.

La tarea emprendida fue ardua. No resultó fácil avanzar. La resistencia de la sociedad burguesa fue dura, tremenda. No reparo en medios. Condenaba sin atenuantes. Quizá porque vivía en una burbuja, en un instante de esplendor económico y no quería verse reflejaba en un espejo que mostrara sus debilidades, sus miserias. Es que se había transformado –gustosa- en esclava de una sociedad industrial que buscaba nuevos mercados, nuevos consumidores. El automóvil, el teléfono y la fiebre por los electrodomésticos fueron algunos de los exponentes icónicos de la época.

La respuesta fue un grito de rebeldía que repercutió en todos los confines. Se profundizaban abismos intergeneracionales. “Toda la generación de ustedes –denunciaban los jóvenes de entonces- está equivocada. La sociedad en que viven y en la que me han hecho vivir es una trampa, es una farsa. El “establishment” es un cepo y ustedes están atrapados en él”. Y nuestros padres, por más que se esforzaran, no supieron o no pudieron comprender que corrían vientos de cambio.

El centro del debate se situaba en el corazón de Estados Unidos y Europa. Por estas latitudes solo atisbábamos lo que ocurría. Lo hacíamos a partir de descubrir a Sartre o Marcusse, de la mano, quizá, de algún viejo profesor que guió nuestras primeras lecturas o por la extraordinaria transmisión de conocimientos que se gestaba en cada rincón de la ciudad. O en la experiencia de aquellos otros que sufrían, desde sus puestos de trabajo, la injusticia de un sistema económico que los esclavizaba. Los partidos políticos apenas si farfullaban respuestas de ocasión. No fueron capaces, por apatía, temor o ineficacia, de mirarse a si mismos y proponer nuevos paradigmas. Tarea que, sin duda, continúa pendiente.

No ha pasado tanto tiempo. El retroceso, notable, aun continúa. Los procesos de consolidación de modelos autoritarios y los noventa, con su revolución conservadora, al parecer, enterraron la ilusión. Estamos convencidos que no es así. Mienten los que creen que estábamos desorientados y que los jóvenes de hoy también lo están. No es entendible que nos hayamos convertido en bomberos. Los años nos han dado mayores responsabilidades. Por esa razón - simple y sencilla- no debemos abandonar o arriar las banderas, a pesar que puedan aparecer deshilachadas. Debemos acompañar los procesos de cambio.

Nos lo reclaman, a cada instante, los jóvenes, los estudiantes. Esos estudiantes que se alzaron para reclamar que se les considere sujetos activos de la sociedad. Hacer lo contrario es faltarle el respeto. No piden demasiado. Reclaman que se les hable con la verdad, que no se les subestime o considere mano de obra barata y descartable. Ellos, aquí y ahora, están construyendo una sociedad más justa y solidaria. La misma que no supimos o no pudimos forjar en nuestro tiempo.

La protesta evita el anquilosamiento. Tiene profundas bases morales. Pone blanco sobre negro. Visibiliza los problemas que la burocracia gubernamental niega en forma sistemática. Quizá porque el confort de los despachos afecta la percepción de sus inquilinos. Confunden la realidad. Les cuesta reconocer su propia desidia. Las cosas, por cierto, no se solucionan con discursos vacuos ni con palabras altisonantes. Decir lo contrario es faltar a la verdad.

Un viejo texto acude en nuestra ayuda. La juventud vive y trabaja en rebeldía. Es absolutamente necesario para que nos demos cuenta que el contraste entre lo que idealizamos y cotidianeidad esta cuajado de violencia. Violencia que impide que seamos cada día más libres. Es el comienzo del cambio en contra de la “violencia institucionalizada” que no da respuestas concretas. Los ejemplos huelgan. Un escrito de escasos renglones y un proyecto de ley, oscuro, absurdo y abstruso, fueron las armas esgrimidas por quienes tienen la obligación de conducir. ¿En que pensaban? ¿Qué intereses persiguen?

La supresión parcial de la enseñanza de la Historia y Biología de la currícula fue el primer paso. Ante tamaño desatino se legítima la desconfianza. Con esa medida se está impidiendo la formación del espíritu crítico y la iniciación en el conocimiento científico. Detalles no menores por cierto. La educación pública debe ser universal, gratuita, plural y laica, conceptos estos que aparecen difusos en el proyecto oficial. Deben estar definidos de manera taxativa. No hay excusas posibles.

Algunas preguntas nos rondan desde siempre. Si el ejercicio de la religiosidad pertenece al fuero íntimo de las personas ¿por qué llevarla al espacio público? ¿No es someter a niños y adolescentes, criados en otras confesiones o en hogares de no creyentes o de librepensadores, al escarnio de sus compañeros? ¿Quién tiene las respuestas que faltan? Las aguardamos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Octubre del 45 -65 años después- (Parte I)

Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS.info)

Cómo dice el poeta "… de vez en cuándo hay que hacer una pausa… examinar el pasado… etapa por etapa, baldosa por baldosa, y no llenarse de mentiras, sino cantarse las verdades…".

De eso se trata, pensar el 17 de octubre. 65 años después. Con el corazón y los sentimientos, con la pasión que le pusieron sus protagonistas, y los que estaban "del otro lado".

Con las dudas, que son muchas, con las ganas de construir cosas, nuevas, pero ancladas a la historia "no oficial". Con la bronca que uno tiene contenida y que no puede canalizar. Con todo eso tratar de reconstruir aquél momento, sin duda histórico, trascendente, avasallador y al mismo tiempo preguntarnos: ¿Qué quedó de todo aquello?

Los que no la vieron

Guido miró a cada uno de los que lo acompañaban en aquella pequeña pieza de la vivienda que levantara con sus propias manos Pedro. Pensó en el momento en que estaban viviendo; recordó la imagen, que había recorrido el mundo, del soldado soviético izando la bandera roja en el mástil del Reischtag en Berlín.

El era el secretario de la célula de dirección del Partido Comunista de Santa Fe -él mismo Partido que se sentía hermanado con los luchadores antifascistas de todo el mundo-.

Era un 16 de octubre de 1945 y se empezaba a sentir ese calor pegajoso y húmedo, característico de esta ciudad, ubicada en las márgenes del río Paraná.

Los "camaradas" informaban, en el tono que era habitual en estas reuniones, como se estaba desarrollando la campaña financiera y la recolección de firmas en apoyo a los candidatos de la Unión Democrática.

Luego comenzaron a analizar los conflictos generados por los sindicatos que contaban con el respaldo de ese Coronel Perón que ocupaba la Secretaría de Trabajo, lo que generó algunos debates y le imprimió un ritmo más dinámico al encuentro.

A la medianoche las luces empezaron a titilar y se apagaron. Crescencio, un pintor y albañil que tenía varios años en el Partido, pese a su juventud, manifestó, en el medio de la oscuridad. " ¿Será la huelga general…?

Su pregunta provocó la reacción airada de Guido, un sastre italiano con cerca de quince años de militancia…"Camarada, como piensa Ud. que pueden los trabajadores hacer una huelga sin que el Partido, su vanguardia, esté al frente de la misma -afirmó, poniéndole un mayor énfasis a sus palabras-.

"Este Coronel -siguió diciendo- sólo pretende manipular a los obreros y se apoya en los lumpenes y desclasados. Así le irá... Cómo en Europa, camarada, triunfó la democracia contra Hitler y Mussolini; aquí derrotaremos, en todos los terrenos, a esta réplica facistoide".

El grupo escuchaba silenciosamente. Crescencio pensaba en los que en sus barrios festejaban las conquistas de los trabajadores -aguinaldo, sindicalización masiva, acceso a la salud y a la educación, entre otras - y no eran lumpenes. Por el contrario con ellos había compartido el triunfo de los pueblos contra el nazismo y habían llorado la derrota de la Republica Española.

Pero, pensó para sí "el partido siempre tiene razón". Fue con esa fe que esperaron, durante años, la derrota del ejército germano que había ocupado casi todo el territorio europeo; con la misma fe, y con el corazón, junto a los sitiados, sufrieron…, lloraron y se alegraron durante el cerco a Leningrado. Por toda esta historia común, prefirió guardar silencio y no discutir con Guido.

La reunión había llegado a su fin; las velas iluminaron la retirada de cada uno de los integrantes de la célula. En la calle todo era oscuridad "Será un apagón general…" -señaló Crescencio- y agregó "a lo mejor hubo desperfectos en la usina".

Caminaron hacia la Avenida Freyre. Allí tomarían un colectivo, ya que eran vecinos. Esperaron pacientemente en una esquina, al mismo tiempo que seguían comentando la actualidad; con la pasión que los caracterizaba.

Luego de más de 45 minutos de espera, llegaron a la conclusión de que algo pasaba, ya que no había transportes.

Para darse "valor", para la larga caminata que debían realizar, decidieron ir a un café cercano a tomar una ginebra.

Sorpresa, el bar estaba cerrado. Guido miró a su acompañante con extrañeza ¿Qué había pasado?- pensó para sí, al mismo tiempo que decía "este gallego no quiere trabajar ".

-En el fondo de su mente resonaban las palabras de Crescencio "No será la huelga general".

Sus pensamientos lo siguieron acosando hasta llegar a su casa. No podía conciliar el sueño pensando en la Marcha sobre Roma de las huestes mussolinianas. No estaríamos frente a un hecho semejante, se preguntaba.

Al día siguiente columnas de trabajadores, amas de casas, pequeños comerciantes, de todas las edades, marchaban por las calles de la ciudad. Se los veía contentos, pero decididos, los unificaba la decisión de lograr la libertad de su Líder -el entonces Coronel Perón-.

Guido, Crescencio y muchos más no estaban. Esta ausencia era grave, ya que colocaba, en senderos diferentes, a los que tenían una larga historia de luchas y a los que hacían, en este 17, sus primeras armas.

Este desencuentro pudieron zanjarlo, individualmente, los personajes de esta historia cuándo, tres años mas tarde, se incorporaron a la fracción -que con el nombre de Movimiento Obrero Comunista -encabezaba Rodolfo Puigross- que apoyaba, críticamente al Gobierno peronista.

Muchos no la vieron y se quedaron en el camino.

Manuel Justo Gaggero es abogado, ex Director del Diario "El Mundo" Y de la Revista "Nuevo Hombre".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...