martes, 2 de noviembre de 2010

Revelaciones de documentos secretos lo confirman: El neoliberalismo es un plan diabólico

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

Gracias a revelaciones que me hiciera un gran amigo, agente del contraespionaje que tenía por lenguas maternas tanto el inglés como el español y de quien por razones obvias no se podrá dar ningún otro dato personal, hoy me permito hacer público un documento que me confió dos semanas antes de su muerte. Entiendo que al enseñármelo, si bien no me lo pidió en forma explícita, estaba implícito el hecho que yo lo divulgaría. Nunca terminé de entender bien qué papel jugaba en términos políticos con su doble pertenencia (trabajaba para dos gobiernos); e igualmente oscuro me queda su perfil ideológico. Lo cierto es que estaba increíblemente informado, y me solía pasar datos espeluznantes en relación a los grandes factores del poder global, con los que convivía y para los que laboraba.

Por el motivo que fuera, quiso legar estas revelaciones, que considero importantísimas para conocer algo de lo que está pasando hoy a escala mundial, y en particular en América Latina. Ya en sus últimos días –murió de cáncer a los pulmones– me hizo conocer este escrito, indicándome que era “muy importante”. Tal como me lo dio, lo hago público ahora, sin agregar ni quitar una coma. Se trata, según me dijo, de la transcripción en español de parte de una reunión secreta de un “influyente grupo de poder” (deduzco que podría ser el Club Bilderberg) a inicios de los años 80 del siglo pasado. Las conversaciones fueron en inglés, y él las grabó en forma subrepticia. Por qué quiso hacerlas públicas ahora es un secreto que se llevó a la tumba.

Es verdaderamente aterrador constatar cómo los grandes poderes deciden la vida de los otros; pero ya no de unos cuantos, de unos millones incluso, sino ¡la vida de la humanidad completa! Sólo a título de pequeña introducción diré que, por lo que pude entender, se trata de un grupo de poderosos (supongo que habrá presidentes de Estados, presidentes de corporaciones transnacionales y algunos intelectuales orgánicos al sistema) que, hablando en inglés, le dan forma al escenario mundial para las próximas décadas. Lo que mi amigo me pasó trata básicamente de Latinoamérica, puesta en el escenario internacional donde las mismas estrategias, con las adecuaciones del caso, también sirven para otros países. La reunión tuvo lugar hacia inicios de 1980, y lo que allí se decidía (no me pasó la transcripción completa, por lo que no se pueden conocer las decisiones concretas en forma de planes de acción específicos) tiene absoluta vigencia hoy, 30 años después. Según me expresó mi amigo, eran sólo varones, y su número no superaba los 25. Eran todos civiles, muy elegantemente vestidos por cierto. Ningún militar ni ningún religioso, y la gran mayoría hablaba inglés como lengua materna. No indicó nombre alguno, por lo que sus cargos, con suerte, podrían deducirse.
____________

(….)
Personaje 1: Sin dudas fue importante, claro que sí. Sin ese trabajo que nos hicieron los militares hoy no podríamos estar planteándonos todo esto. Pero no olvidemos nunca, señores, que lo militar, que todo el ámbito militar, desde las guerras de baja intensidad hasta los misiles intercontinentales con poder de destrucción total, todo eso no tiene vida propia; todo eso está a nuestro servicio, no lo olvidemos. ¿O acaso un Pinochet, por ejemplo, o cualquiera de estos dictadorcillos latinoamericanos o africanos, gobiernan por sus propios méritos?

Personaje 2: Por supuesto que no, claro. Aunque creo que eso lo tenemos bajo control, bien manejado. Las escuelas militares que tenemos por ahí, toda la doctrina militar que circula por nuestro mundo libre, está bien trabajada. Por los informes que manejamos, más allá que en algunos países les permitamos llegar a ser presidentes, tienen bien claro que su misión es proteger la empresa privada. Y en eso no se equivocan. Es más: todos ellos, cuando pueden, también quieren ser empresarios. Son muy pocos, poquísimos, los militares que se nos han vuelto en contra y la emprenden contra la iniciativa privada. Pero ya sabemos cómo terminan esos exabruptos. ¿Para qué tenemos, si no, a nuestros buenos militares, los que nos protegen?

Personaje 3: Así es, señores. Además, tenemos que reconocerlo una vez más, no tiene sentido hacernos la guerra entre nosotros. La última experiencia, la segunda guerra mundial –yo era niño, pero aún la recuerdo– fue devastadora. Ya sabemos que por ahí no hay salida, menos aún con estos cohetecillos infernales que todos vamos teniendo, con poder atómico. ¿Se imaginan otra guerra entre nosotros con armas nucleares? Bueno, pero seamos optimistas, positivos: sabemos que ahora todos vamos por la misma ruta y entre nosotros no tiene sentido enfrentarnos. Además, eso de haber invertido mutuamente entre todos los grandes capitales nos protege como grupo. Aunque hablemos distintos idiomas, el idioma del dinero nos iguala a todos. En eso no nos equivocamos, caballeros. Lo que sí, estos últimos años, con todos estos alzamientos y protestas que tuvimos por todos lados, con estas guerrillas que se pusieron molestas, todo esto nos tiene que servir de ejemplo. Ahora que hemos dado unos buenos golpes para que vean que no estamos dispuestos a tolerar más nada de eso, ni un hippie ni un guerrillero, ni un sindicalista ni un militar rebelde, ahora es cuando podemos tomar la ofensiva. Como dijo ayer R., creo que magistralmente: “ahora que están a la baja es nuestra oportunidad, pues el que pega primero pega dos veces”. Y ahora, señores, todo esa chusma está a la baja. ¿Qué esperamos si no para volver a golpear? Yo estoy de acuerdo con lo que se planteaba ayer de continuar golpeando pero ya sin armas, aunque las sigamos teniendo siempre listas, por supuesto.

Personaje 1: Coincido plenamente. En el borrador que ayer comenzamos a discutir está claro: para que las masas no se dejen manipular por agitadores y se levanten contra el orden constituido, hay que mantenerlas continuamente a raya. Y para eso hay que combinar todo tipo de presiones: ahora, ya suficientemente golpeadas como están por nuestros amigos, los militares, es hora de disciplinarlas con estas nuevas recetas económicas. Además –y eso es lo novedoso de la propuesta– con esto combinamos orden de las masas con buenos negocios. El círculo cierra perfectamente. Y creo que nadie me dejará mentir que si algo nos interesa son los buenos negocios, ¿verdad?

Personaje 4: ¡Por supuesto, por supuesto mis amigos! En definitiva: ¿para qué nos reunimos aquí si no es para fomentar buenos negocios? La cuestión es que, para poder hacerlos tranquilamente, hay que tener el clima favorable. Y estos últimos años eso es lo que nos ha faltado. Con el perdón de los franceses que pueda haber aquí presente, si es que los hay, creo que desde el llamado mayo francés de 1968 las cosas vienen mal. O en todo caso, si bien no empieza todo allí, con esa revuelta es cuando toda la protesta empieza a tomar nombre y apellido. Los negritos del África que se empiezan a querer liberar, los sindicatos por todas partes que presionan y presionan, los hippies y toda esa jodedera contra la guerra de Vietnam, todo ese clima antiestadounidense y anticapitalista que se empezó a vivir para esos años, los chinos y su llamada revolución cultural, todo ese ánimo rebelde que se contagió por todo el mundo… señores: ¡sabíamos que estábamos mal e íbamos directo al abismo! Por eso fue necesario golpear. Es cierto que estos militares son un poco rudos y se les puede haber ido algo la mano pero, para citar de nuevo a los franceses: pour faire une omelette il faut crasser quelques œufs!, ¿verdad? Para hacer una tortilla hay que romper algunos huevos…. ¿Cómo íbamos a poner en vereda a toda esa gentuza si no era con un poco de fuerza? Bueno, hecho eso, ahora vienen los planes de que hablábamos ayer.

Personaje 5: Yo, señores, sigo creyendo que con inteligencia podemos conseguir más cosas que con fuerza bruta. No niego la importancia de la mano dura, lo imprescindible que puede ser a veces. ¿Qué hacemos si un hijo se sale de la raya? Lo volvemos a encauzar, ¿no? Y si para eso hay que apelar a una nalgada, no nos tiembla el pulso para hacerlo…

Personaje 1: Bueno, lo que hicieron los militares en Latinoamérica fue algo más que una nalgada, no lo olvidemos. Necesaria, sin ningún lugar a dudas, pero tenemos que tener claro que fue algo fuerte, no sólo una nalgadita.

Personaje 5: Claro, por supuesto. Quizá no me expresé muy correctamente. Estamos todos totalmente de acuerdo con que lo que hicieron en estos años los generales fue una brutalidad…., pero necesaria en definitiva. Además, nosotros se lo pedimos, ¿no? Sin eso no podríamos ahora plantearnos los planes a largo plazo de los que estamos hablando. Pero creo que, a partir de eso –espero que no me malinterpreten– es posible avanzar con el nuevo plan que ahora proponemos. Al menos en Latinoamérica eso es así. Para Europa, donde también lo vamos a desarrollar, las cosas son distintas, claro. Ahí hay que tener más tacto, ser más diplomáticos. Pero sean cien, mil o cincuenta mil los muertos, los torturados y los desaparecidos, para nosotros, los que seguimos defendiendo nuestros negocios, todo eso no es sino una nalgada, un poco más o un poco menos brutal, no importa. Dada la nalgada, o el bombardeo con napalm o la desaparición de miles de comunistas, a nosotros, los que podemos dejar mil dólares de propina en el lugar donde comemos, ustedes me entienden, ¿verdad?, bueno, a nosotros no nos importa mucho la intensidad de la llamada de atención. Lo importante es que la nalgada ya se dio, y ahora caballeros, repito: es mejor un plan inteligente que seguir apoyando estos monstruos con las manos manchadas de sangre. Estos tipos, al final, no son buen negocio. Miren las revoluciones que ya tuvimos en América Latina y el Caribe: ¿de dónde surgieron? En los dos casos, de países donde había dictadores sanguinarios: Cuba y Nicaragua. Por eso comparto plenamente estos planes de largo alcance de los que empezamos a hablar: no hay mejor forma de mantener a raya a alguien que tocándole el bolsillo. Para eso no necesitamos dictadorzuelos molestos; con manipular bien los sueldos los podemos doblegar mucho más.

Personaje 6: Yo comparto lo que nos dice M. Estas dictaduras sangrientas que tuvimos por décadas en Latinoamérica y en África ya son suficientes. Creo, incluso –bueno, no sólo lo creo: los números fríos nos lo dicen– que podemos hacer muchos mejores negocios con climas democráticos que con estados de sitio. Aunque parezca mentira, disciplina más a un asalariado saber que pueden perder su trabajo y no conseguir otro que una patrulla militar que lo pueda secuestrar. Aunque aparentemente estos climas dictatoriales nos favorecen, a la larga nos es más ventajosa una democracia. Y no seamos ingenuos, mis amigos: ya sabemos qué queremos decir con esto de “democracia”: no vamos a ponernos ahora a discurrir sobre esto; no venimos aquí para hacer filosofía, sino negocios. Democracia es hacer creer a la gente común que elige algo. Y punto. Con las dictaduras las masas sienten que hay algo que les molesta, que les oprime, que tienen un peso encima. Con las democracias la gente produce y consume más alegremente. Si los sabemos manejar, hasta la defienden a capa y espada. La gente, ya lo sabemos señores, hace lo que el guía dice. Por eso hay que decirles claramente que son ellos los que deciden sus asuntos, hacerles creer que eligen. Y así, todos ordenaditos, no andan protestando como se había puesto de moda estos últimos años.

Personaje 1: Estoy de acuerdo que con estos climas llamados democráticos, la gente se disciplina más, trabaja más y consume más, que es lo que nos interesa. Lo que empezamos a ver en Chile, nuestro primer laboratorio en la región, nos lo evidencia. Ya la gente está empezando a creer que es una potencia y que pronto van a entrar al Primer Mundo. Esas cosas impresionan mucho, por supuesto. Pero me queda la duda de si realmente con tanto empobrecimiento como se viene, la gente, a la larga, no se va a poner más protestona todavía.

Personaje 5: Según todos los cálculos que hemos hecho, no. Señores: tengámonos confianza, creamos en lo que nosotros mismos estamos proponiendo.

Personaje 1: No es que no crea. Simplemente se me abre la duda si la gente va a dejar tan tranquilamente que le recortemos los sueldos, que le quitemos sus conquistas sindicales de años atrás, que los forcemos a trabajar con contratos precarios y siempre bajo amenaza de quedar desempleados, que le destruyamos el Estado benefactor que se fue generando por años. No digo que no tengamos que hacerlo: simplemente me planteo si las reacciones no serán aún más viscerales que contra una dictadura y nos encontremos con más protestas que antes.

Personaje 6: Todo indica que no. Es más, yo creo que lo importante, al menos para esta región del mundo, es una sabia combinación de ambos modelos: de la represión que ya tuvo lugar más las nuevas políticas de achicamiento del pastel para las mayorías. Hoy por hoy, ustedes no me dejarán mentir, la gente quedó aterrorizada con lo que pasó estos años. Por toda la región el sólo mencionar militares ya da miedo, por eso, a partir de esa plataforma, podemos permitirnos ahora jugar con las nuevas democracias. Yo me atrevo a decir que los nuevos presidentes que vendrán serán más eficaces aún que los peores dictadores para hacernos ganar plata.

Personaje 4: Eso es cierto. Estos mecanismos de endeudar ficticiamente a los países pobres y destruirles los pocos mecanismos de colchón que tenían, es decir: privatizarles sus Estados y todo esto que contienen los planes mencionados, va a servir perfectamente para las dos cosas: para seguir ganando nosotros nuestros centavitos, y para mantener alejada la posibilidad de revueltas por parte de sus poblaciones. Cuando uno tiene una deuda y sabe que lo pueden ejecutar, se porta bien, tranquilito. Se amansa, dicho en otros términos. No se envalentona, sino que acepta humildemente, agacha la cabeza, se resigna. Estos países subecuatoriales endeudados por varias generaciones, con deudas que son impagables técnicamente, porque nunca jamás en la vida podrán juntar tanto dinero para cancelar, estas deudas, digo, ¿no piensan que son la mejor manera de tener agarrados a buena parte de la humanidad por cincuenta años? Es decir: los tenemos amansados por un largo tiempo, y nos da la posibilidad de ampliar los negocios, caballeros. Ya hay más de algún país que está pensando en pagar sus deudas con bienes concretos: dándonos su petróleo, por ejemplo, o cediéndonos parte de su territorio. O permitiéndonos entrar a explotar el agua dulce. Y esto, ya lo sabemos, va a ser el negocio del futuro. Quienes manejemos las reservas de agua dulce manejaremos buena parte del mundo.

Personaje 5: Los detractores de los planes, que por supuesto no faltan y seguramente seguirán jodiendo por ahí hablando de las injusticias del sistema y bla, bla, bla, ya están criticando estos primeros pasos que hemos comenzado a dar. Y hay algo que me alegra: lo critican –muy fuertemente, por cierto– como planes económicos. Eso me alegra. Son planes económicos, sin dudas; planes que nos ayudarán a desentrampar un poco los negocios y estos traspiés que venimos dando desde que los de la OPEP quisieron empezar a manejar el petróleo y subieron los precios. Pero lo que aquí estamos cocinando, queridos señores, es mucho más que un plan económico: es un plan político que le dará aire al sistema por varias generaciones. Que critiquen por ahí, ¡que lo hagan!…. Eso no nos molesta mucho. Y que lo tomen como un mecanismo comercial, como una estrategia para hacer plata. ¡Está bien! Con eso se invisibiliza lo que verdaderamente queremos: mantener silenciada la protesta por varias generaciones. Esa es, señores, la esencia misma del plan. Por eso me parece que hay que apoyarlo. Y si alguno de nosotros todavía sale con romanticismos patrióticos, con nostalgias por su país… ¡no, caballeros! Ahora ya no nos deben importar los países: ahora el sistema es mundial. Aunque cantemos los himnos nacionales de uno o de otro país, las inversiones son globales.

Personaje 2: ¡Los mejores y más seguros países son los paraísos fiscales!

Personaje 5: Exacto, mis amigos. Nuestros negocios se hacen en el mundo, no en las fronteras nacionales. Entramos en una nueva fase. Y como dice nuestro amigo: los paraísos sin patria, sin himno nacional, los paraísos que son sólo un banco donde no se piden papeles y donde lo que importa son los billetes que se llevan, ¡esa es la estructura nueva del mundo!

Personaje 7: Veo que sí, que eso es la mejor solución. Pero da un poco de… no sé cómo decirlo… de nostalgia quizá. Uno que siempre pensó en “su” país, que defendía “su” bandera, “su” himno nacional, ahora que lo empezamos a ver de otra manera…. Bueno, no es fácil, pero definitivamente veo que es la mejor salida.

Personaje 3: Sí, sí: hay que dejarse de añoranzas. Eso es quedarse atado a la historia, y hoy, ante los peligros reales que los negocios afrontan con esas protestas que se volvieron tan molestas… ¡y no sólo molestas, sino peligrosas! Miren por ejemplo los sandinistas en Nicaragua, o los musulmanes en Irán, con todo el petróleo que tienen…. Bueno, como decía: ante esos peligros, viendo que la mano dura tiene sus límites, ajustar los bolsillos va a servirnos mucho más.

Personaje 5: Yo me atrevo a decir que estos planes van a ser lo más efectivo: con el recuerdo de las palizas recibidas estos años, pero más aún: con el endurecimiento de las condiciones de vida, viendo que buscar trabajo, y más aún: ¡conservarlo!, van a ser cosas tan dramáticas, viendo que si no aceptan las condiciones que les ponemos, hay detrás de cada trabajador precarizado una lista de cien, o de mil desempleados dispuestos a hacer lo que sea por un mísero plato de comida, aprovechándonos de eso, señores, tenemos ante nosotros la oportunidad política de manejarlos como nunca antes lo habíamos podido lograr.

Personaje 3: Definitivamente, señores. Vean lo que ya hemos logrado con los sindicatos: los tenemos todos de nuestra parte. Y la gente cada vez los odia más, no los respeta, los elude. ¡Esas son buenas noticias! Tomemos las “diabólicas” deudas externas: por supuesto que nunca las van a poder pagar. Pero de eso se trata; es como con las tarjetas de crédito: todo el mundo está endeudado de por vida, al menos en nuestros países del Norte, pero así logramos que pasen toda su vida alimentando el sistema, comprando y pagando. La gente, en general, paga; por algún moroso que se nos escapa, la más amplia mayoría paga. Así también pasa con los países: al final, todos pagan. Y si alguno quiere hacerse el gallito, se les recuerda que más efectiva que una invasión militar es manejarles su Banco Central. El que maneja la economía, el que abre y cierra el grifo de los billetes, ése es el que manda, señores. Con todo el respeto por los presidentes aquí presentes, sabemos que el que decide es el dinero. Ni los presidentes ni los militares, con todas sus caras de muchachos rudos, ponen las reglas. Por eso digo que estos planes basados en mecanismos enteramente económicos, a la larga van a servirnos más.

Personaje 8: Además, lo cual no debe nunca olvidarse, estos planes son muy buenos desde el punto de vista enteramente comercial: nos van a permitir ganar mucho más de lo que hubiéramos imaginado. ¿Se imaginan lo que es elegir el país más barato para buscar la mano de obra sin que eso interrumpa la producción? Por supuesto: ganamos más que antes trabajando menos, y con menos riesgo. Yo lo apoyo por las dos cosas: porque desmoviliza, porque desmotiva la protesta social –importantísimo, sin dudas– y porque es un negocio fabuloso.

Personaje 5: Es más: con esto de fomentar las democracias manejando los propios bancos centrales desde dentro nos aseguramos una disciplina de los países menos afortunados…

Personaje 2: ¡Países pobres! Dígalo claramente, J.

Personaje 5: Bueno, sí. Es que no quería ser tan cortante. Pero, no importando cómo le digamos, esta nueva arquitectura del mundo nos va a permitir invertir y ganar más, con menos riesgo y en menos tiempo, y además –yo le pongo especial énfasis a esto– logrando un manejo de las cabezas de la gente como nunca antes habíamos logrado. Con la llegada de los medios masivos, con la televisión fundamentalmente, dimos pasos de gigante en eso. Nunca antes en la historia, ningún poder, por enorme que fuera, había logrado tanto control sobre las cabezas como el que la televisión nos dio. Y a eso agreguemos Hollywood. Pero ahora, con estas recetas que proponemos, vamos a manejar mucho más, porque vamos a lograr que el policía, que el militar, que el hiper control lo tenga cada ciudadano dentro de él. Mantener a alguien endeudado, obligándolo a disciplinarse para seguir comiendo todos los días, eso hace que se vaya olvidando de organizarse para protestar. Lograr, gracias a buenas campañas mediáticas, que entronice el consumo y la salida individual va a ir logrando que la plebe se olvide esas malas palabras como sindicato, organización, huelga, política incluso. Hay que lograr que todo lo que suene a Estado sea mala palabra, ligándolo siempre a ineficiencia, corrupción, cosa de mal gusto. Hay que entronizar lo privado como modelo exitoso. Si sabemos pasar bien el mensaje, la gente se lo cree. ¡Vean, si no, lo que se ha logrado con la propaganda y la Coca-Cola, por ejemplo! Todos la consumen, y ni siquiera es porque les gusta. Lo mismo tenemos que lograr con la democracia. Tenemos que llegar al punto que la gente se vea forzada a elegir por el candidato menos malo, pero tomando eso como lo mejor que le puede pasar, porque la otra opción es el retorno a la bota militar. Y en Latinoamérica eso es muy fácil de manejar. O sea: hacer aparecer gobiernos con lenguaje democrático pero que no cuestionen nada en verdad como propuestas de avanzada. En otros términos: tenerlos maniatados, pero con tal sutileza que no lo puedan ver. Total: hablar de la democracia, y si ustedes quieren: ¡hasta de los derechos humanos!, no cuestiona nada de fondo. Con eso tenemos tranquilos a más de uno por un buen tiempo.

Personaje 4: ¿Y qué va a pasar con los grupos de izquierda?

Personaje 6: Buena pregunta, mi estimado. Creo que con el golpe que recibió ahora ya va a tener para un buen rato. Además –y ahí viene lo genial de estos planes, por eso los apoyo con tanta energía– con este achicamiento de los bolsillos también la gente que milita en la izquierda va a sentirse resentida. Y como de algo hay que vivir, ahí está este interesante invento de las o ene gés, las organizaciones no gubernamentales. Con algunos centavitos que se les pase, ahí tenemos a toda la izquierda maniatada. La del Sur, buscando locamente algún proyectito para sobrevivir –proyectos que les dejaremos hacer a nuestra conveniencia, por supuesto, quizá de derechos humanos y todas esas cosas “políticamente correctas”, como se dice ahora–; y la izquierda que tenemos en casa, buscando locamente cómo irse al Sur a sentirse haciendo la revolución que no puede hacer en el Norte. Hasta incluso, ¡miren lo que les voy a decir!, hasta incluso más de algunos de la izquierda empezarán a ver las democracias –estas democracias a nuestra medida, por supuesto– como una salida válida. ¿Qué me dicen?

Personaje 1: Señores: creo que el asunto es perfecto. Nos asegura más y mejores negocios para los próximos años, y desmoviliza por varias generaciones toda la protesta social. Hay que apoyar estos planes, caballeros…
(…)
____________

Por supuesto, todo esto es ficticio. Es, como se ha dado en llamar últimamente, una producción de “docuficción”, es decir: una mezcla de datos reales debidamente documentados con historias ficcionales que los dramatizan.

No existe esta grabación secreta dada por mi amigo. Pero, fuera de esa supuesta cinta… todo lo que se dice en este diálogo perfectamente podría ser cierto. Más aún: es muy probable que los grandes factores de poder que deciden nuestros destinos lo hayan dicho en más de alguna oportunidad, tal como lo recrea este supuesto encuentro, o de forma más descarnada aún.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La ausencia femenina a finales de la década de 1910

Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info)

“No bastarán reformas legislativas; hay toda una educación que
rehacer en el hombre lo mismo que en la mujer; las mejores leyes
serán insuficientes para protegerla contra un esposo brutal o
refinadamente cruel, al paso que los que comprendan sus deberes
toda legislación será superflua”.
Elvira López -1901

La emancipación de las mujeres y de las proletarias en particular fue un tema de debate desde inicio de siglo XX en nuestro país. Las denuncias por las condiciones de trabajo, salud y vivienda y las diversas iniciativas por la emancipación cívica y civil, fueron temas de congresos, leyes y proyectos de leyes.

Un camino de logros y de grandes obstáculos, a los que se opusieron las fuerzas conservadoras y católicas que atravesaban los poderes políticos y económicos.

Desde las propias filas del socialismo manifestaban escepticismo. El empuje y las esperanzas en el parlamento puestas desde principios del siglo XX, para promover una legislación que favoreciera a la clase obrera se fueron desvaneciendo a finales de la década de 1910. Los socialistas embretados en la lucha parlamentaria, padecían las limi-taciones de aquél. El artículo correspondiente a la Redacción de La Vanguardia del 11 de febrero de 1919:

Las nuevas ideas no se imponen fácilmente entre los que tienen intereses creados, máxime cuando ellas traen a la discusión, remueven y tienden a cercenar esos mismos intereses. Y es lógico, aunque no admisible, porque el instinto de conservación generalmente prima sobre todo pensamiento de justicia.

La expulsión de la corriente internacionalista, después de una prolongada discu-sión sobre el carácter de la primera guerra mundial, la sociedad capitalista y el apoyo a la primera revolución socialista, no cerraba un debate que los intereses de clases plan-tean cotidianamente, aunque se los llame “instinto de conservación” o se reconozca que existe “el grupo de los privilegiados que detentan la riqueza y los medios de produc-ción”

Esta línea argumental limitaba el análisis a categorías de “confianza” o descon-fianza en el gobierno o reducía el accionar de las clases dominantes a una mera “repeti-ción” de sus acciones, cuando éstas son las armas que emplean al defender la explota-ción de una clase sobre otra.

Ganados por el escepticismo, pues los proyectos presentados no tenían cauce en el parlamento, culpaban a la prensa por sus reflexiones:

Las promesas del actual gobierno nos inspiran la misma confianza que las del viejo régimen de hace catorce años. Desde ya, la prensa capitalista encuentra que ciertas leyes obreras es necesa-rio estudiarlas muy detenidamente, que exigen investigaciones estadísticas y que antes de poner-las en práctica hay que realizar experimentos para que su mecanismo no falte en la práctica. Es la repetición de lo que se aducía cuando la presentación de la ley nacional del trabajo en 1904. (1)

¿Quieren las clases dirigentes mejorar al proletariado?

Las clases dirigentes, como las llama el artículo, quieren que sus emprendimien-tos obtengan beneficios en el mercado nacional e internacional y desde ya que para ello necesitan de quienes vendan su fuerza de trabajo extrayendo si es posible plusvalía ab-soluta. Sólo la lucha organizada del movimiento logró mejorar las condiciones de traba-jo. Es por eso que la expresión “Es que nuestras clases dirigentes no tienen deseos de hacer nada por el mejoramiento del proletariado” resulta por un lado de una ingenuidad evidente pero también refleja una pérdida de rumbo después de tantas expectativas y esfuerzos realizados en el ámbito parlamentario.

El contexto interno correspondía al marco de una situación internacional en que la lucha de clases agudizada en el período de la Primera guerra mundial, interimperialis-ta, abrió un debate y posterior división en el movimiento socialista internacional cone-fectos en la política de nuestro país.

¿Cómo entender la “ausencia femenina”, tal como la plantea el dirigente socia-lista Luis E. Recabarren, cuando analiza críticamente la participación de las mujeres y la organización de los socialistas en LaVanguardia del 12 de enero de 1917?

Una ausencia “incomprensible” atribuída por un lado a la falta de presencia en las acciones realizadas por los socialistas y por otro a la poca importancia que se le daba a la cuestión, “desconociendo la necesidad de que la mujer se eduque, se prepare, se capacite en las modalidades de nuestra obra, en nuestros sentimientos, en nuestras aspi-raciones.

¿Es que la mitad de la población no debe tener interés en los problemas que motivan la existencia del socialismo y de la organización? El autor encuentra una parte de la respuesta en los propios prejuicios que subsisten en el interior de la organización para la convocatoria de las agitaciones callejeras:

Y si tantas quejas hacemos del retardo con que la mujer avanza en la civilización ¿qué hacemos los socialistas y los afiliados de los sindicatos para que la mujer salga de ese abismo?

¿que la mujer no podrá estar dos horas de pie en la calle para oir una conferencia? ¿Qué la mu-jer no es propio que esté dos horas en medio de una aglomeración expuesta a accidentes o inci-dentes?

Existía una preocupación por preservar a las mujeres de los peligros, pero al enumerar las tareas que éstas realizaban, diez o doce horas de pie lavando o planchando o sentadas encorvadas o empaquetando cigarrillos, se ponía en evidencia los peligros cotidianos en sus quehaceres laborales.

El problema del protagonismo de las trabajadoras y vuelve a plantearse pública-mente al año siguiente.

El Centro Socialista Femenino en el año 1918 recibe un reconocimiento es-pecial por su tarea realizada desde hacía catorce años (2) al ser incorporada, una mujer como vicepresidenta segunda del XIV congreso y desempeña un cargo en el comité ejecutivo.

La crónica de La Vanguardia del 23 de julio de 1918, firmada por Rosa B. de Mouchet, señala:

Tan constante labor, realizada por un reducido grupo de mujeres socialistas que han luchado sin cesar, a la par de los hombres, en la obra de elevación material y moral del pueblo trabajador, bien merecía este hermoso homenaje tributado por el elemento masculino al elemento femenino del Partido. Recordemos, además que el Centro Femenino ha venido luchando sin tregua por la emancipación civil y política de la mujer en nuestro país, conquista esta que vendrá a coronar el espléndido edificio de nuestras conquistas diarias de nuestras aspiraciones de progreso colectivo y que necesita indiscutiblemente la colaboración directa de la mujer, pues si bien es cierto que nuestra emancipación puede llegar de la obra de los hombres socialistas -, así como la emanci-pación de los esclavos fue la obra de los hombres libres más progresistas y no de los mismos esclavos, incapaces por efecto de su misma abyecta esclavitud de comprender los beneficios de la libertad.(…)

El C.S.F. ha hecho constantes llamamientos a las mujeres proletarias y estos llamamientos fue-ron respondidos por un número muy pequeño de mujeres. A esta enorme dificultad hay que añadir la falta de recursos para llevar a cabo su acción.

Era evidente que el problema subsistía, al no incursionar en la práctica política. La acti-vidad parlamentaria era el medio principal para lograr los proyectos de emancipación civil y política de la mujer; las acciones, quedaban subordinadas a la primera.

Observamos con atención la ausencia femenina en el período de la guerra, que tanto debate promovió dentro del Partido Socialista y también en el movimiento de mu-jeres en el plano internacional. Sólo registramos esta nota.

UNA MADRE A LAS MADRES, el 4 de septiembre de 1914, Dorina F. Arienti, reconoce las variadas reflexiones que le provoca la guerra: económicas, duración, sobre los acaparadores a costa del hambre y también pronósticos sobre victorias y derrotas. Su mirada estuvo centrada en la poca preocupación por los integrantes de hogares donde se habían perdido hijos.

Opina acerca de las causas de la guerra:

“No sé de qué lado está el derecho o la usurpación, la justicia o el atropello. Presiento, sin em-bargo que este crimen terrible que envuelve la tierra es una llamarada de odio y la inunda de sangre, no puede ser producido por el arbitrio de un emperador o de un presidente de la repúbli-ca. (…)

Y entonces se me ocurre que si hay un culpable, no es un hombre o un grupo de hombres, sino todo un sistema, que falsea la educación y mata en el niño, en el hombre de mañana, el divino destello del amor a la paz y cultiva la pasión del bruto hacia la violencia y el crimen.”

Propone oponerse a esa “barbarie” para que nuestros hijos no nos sean arrebatados ma-ñana y convertidos en máquinas o carne de cañón”.

Las tres corrientes en que se dividió el movimiento socialista internacional, promovió este comentario:

“Hay un tenaz empeño, con motivo del desastre europeo, en presentar al socialismo internacional en plena bancarrota.

Pregunta sobre la participación en la guerra:

¿No hay, pues, fundados motivos para creer que los socialistas alistados en las fuerzas belige-rantes, crean indispensable y de vida o muerte para la civilización, la libertad y la solidaridad entre los pueblos europeos, esta lucha terriblemente sangrienta?

La posguerra y el triunfo de la mujer

El título no es nuestro, sino de un artículo publicado en La Vanguardia el 5 de noviembre de 1918 y reafirmado el 7 de marzo del año siguiente enuncia que el final de la guerra “ha precipitado la solución del problema relativo al voto femenino (…)

Al referirnos al tema de la primera guerra mundial, en el artículo - 1914 - La guerra y los intereses de clases: Divide aguas en el movimiento de mujeres (3) de-cíamos que el estallido de la primera guerra mundial, afectó directamente a millones de personas, y preocupaba también al resto del mundo. La guerra injusta para los pueblos, abrió un debate entre los miembros de los partidos socialistas del mundo, sobre temas como “la patria”, “la paz”, “el nacionalismo”, con llamados al pacifismo y sobre el pa-pel de las mujeres, especialmente el de las madres.

Sobre el carácter anexionista, imperialista, reaccionario, esclavizador de esa gue-rra, Lenin (4) afirmaba: “estamos ante una lucha de grandes tiburones por tragarse ‘pa-trias’ ajenas.”

También citábamos una declaración de la Conferencia de socialistas italianos y suizos, realizada en Lugano el 27 de septiembre de 1914 donde haciendo referencia a las verdaderas causas y al carácter propio de esta guerra, sostenían que estaban “desna-turalizados y oscurecidos por la locura chauvinista que las clases dirigentes han sabido desencadenar. Esta corriente chauvinista ha podido arrastrar a parte de la clase obrera, la que erróneamente cree contribuir a la liberación del proletariado víctima de la domina-ción sangrienta en el país enemigo. Pero no hay guerra que pueda tener semejante efec-to. Los oprimidos de un país nunca piden la libertad combatiendo al lado de sus propios opresores contra los oprimidos de otro país.”

Las posiciones frente a la Primera guerra mundial, produjo no sólo debates y fracturas dentro del movimiento socialista internacional, sino también represión interna a los que se oponían a la participación en la misma. En el movimiento de mujeres suce-dió lo mismo y lo pudimos verificar cuando citamos los testimonios de las protagonistas del congreso internacional de mujeres socialistas.

El objetivo del voto a las mujeres, se planteó desde dos perspectivas, una para incorporarse al sistema institucional y el otro en una perspectiva revolucionaria. En Inglaterra las sufragistas inscriptas en la primera tendencia, lo manifestaron así en el Congreso de las socialistas, donde no se opusieron a la guerra. En nuestro país predo-minó la primera tendencia, aunque las manifestaciones explícitas se realizaron varios años después sin participar abiertamente en el debate público, fueron expulsados el gru-po que se oponía a la guerra.

Esta posición tuvo efectos en una afirmación equivocada al considerar que:

La guerra en general, habrá dado a los pueblos derechos y prerrogativas que en lo que se refiere a la dirección de sus propios asuntos, algunos de ellos no esperaban tan pronto. (…) en lo que puede decirse que la guerra ha creado algo nuevo o mejor dicho aún, que la guerra ha dado a una tendencia también antigua un impulso brusco y un giro inesperado, es en lo referente a los derechos políticos de la mujer.

¿Cómo operaron desde el Estado, en Europa, sobre las mujeres?

Las mujeres sufrían directamente las consecuencias de esta guerra injusta para las necesidades de la población; en ese sentido, Clara Zetkin realizaba una lectura acer-tada, al dirigirse a ellas, por los padecimientos que sufrían.

Desde el poder se operaba sobre ellas para que se adapten a la situación; es así como desde el gobierno alemán se amplió la seguridad social, estableciendo el subsidio por maternidad, la ayuda estatal para las familias de los llamados a filas, que incluía a los hijos ilegítimos. Apelando al rol prescripto a las mujeres, cumplir las funciones de crianza y nutrición, lanzaron los Veinte mandamientos para las madres de familia:

“La madre alemana debe ayudar a ganar la guerra”, consejos para cumplir con esta norma. El Director del Instituto agronómico de la universidad de Halle (Alemania), pro-fesor doctor F Wolhtmann, dictó una conferencia sobre “La alimentación de nuestro pueblo y las madres de familia”

Después de fundamentar cada uno de los mandamientos, finalizó su disertación y apeló a la moral y al patriotismo: “lucha como el soldado en el campo de batalla, por la victo-ria y existencia de nuestro pueblo. Pero todas estas privaciones y limitaciones persona-les con que carga son como un juego de niños en comparación con lo que cada uno de nuestros valientes soldados sacrifica por la patria diariamente en sangre, fuerza y salud.” (De “Konsumgenessensechaftliche-Volksblatt)

El gobierno alemán también fomentó la participación femenina en la industria pesada; ésta aumentó hasta alcanzar una cuarta parte de los trabajadores hacia el final de la con-tienda. En las fábricas Krupp trabajaban antes de la guerra menos de 3 mil mujeres, en 1918 había entre 50.000 y 175.000; a partir de 1918 las mujeres se incorporaron a las tropas de transmisión, lo que permitía disponer de más hombres en el frente.

No era necesario una guerra para demostrar que las mujeres eran capaces y podí-an ocuparse de las tareas que realizan los hombres; que no eran inferiores y que merecí-an los mismos derechos sociales y políticos.

Sin embargo, al evaluar los resultados de la incorporación de las mujeres a la vi-da política, se reconoce los límites que existen en una sociedad dividida en clases. Po-demos leer en la Vanguardia del 20 de marzo de 1919:

La influencia femenina se ejerció pues, en un doble sentido: en defensa de los legítimos inter-eses de la mujer y en las reformas sociales de carácter general. No obstante, poco importantes fueron las modificaciones que el sufragio de las mujeres hizo introducir a la situación recíproca de los partidos parlamentarios. Los votos femeninos se repartieron, casi en la misma proporción que los de los hombres, entre los candidatos conservadores, liberales y socialistas. Las mujeres del proletariado estaban y están todavía animadas de los mismos sentimientos de clase que ali-mentaban sus compañeros del otro sexo; como ellos quieren defender sus intereses de asalaria-das y de trabajadoras y votan naturalmente por los candidatos socialistas (…)

El artículo marca la diferencia de intereses de las mujeres de la burguesía, que se expre-saba en sus intervenciones políticas, aunque se resalta que en los distintos países produ-jo efectos en las conductas de la vida cotidiana y el reconocimiento de sus derechos de ciudadanas.

El trabajo entre las mujeres, en nuestro país, era también un campo de disputa con la Iglesia católica, tanto en el movimiento obrero, como en el parlamento y en las organizaciones de mujeres. Es interesante conectarse con algunos de los términos de la polémica del Partido Socialista desde La Vanguardia del 7 de octubre de 1918:

Arbitrio y violencia intolerable es para la iglesia verse obligada a entrar en la esfera del derecho común, tener que renunciar a su sueño de dominación universal, sobre los cuerpos y los espíri-tus, verse reducida a mantenerse con sus propios recursos (…)

Es así cómo el estado burgués expía las complacencias serviles, los compromisos y los favores de que ha sido pródigo con la iglesia, su vieja aliada en la tarea de someter al proletariado a las duras exigencia de una explotación cruel (…)

¿Se puede inferir alguna conexión entre la falta de respuesta de las mujeres proleta-rias y la orientación general del Partido Socialista?

Estas apreciaciones se daban al mismo tiempo con otros acontecimientos como el que se explicita el 31 de marzo de 1919; La Vanguardia, refiriéndose a la semana gremial, se ocupa de la participación de la mujer en los movimientos gremiales de los frigoríficos, tejedores, lavadores de lana, zapateros, empacadores, sastres, confiteros, sombrereros en paja, empleados de comercio, tabaqueros, telefonistas y otras “rivali-zando con el hombre en la vigilancia de las fábricas, talleres u oficinas, tomando parte en los debates de las asambleas, defendiendo los intereses de los gremios en las confe-rencias con los capitalistas, siendo en una palabra, un elemento valioso de unidad y fuerza obrera en dondequiera que les ha sido dable actuar.”

Reconociendo el rol adjudicado a la mujer, educada para la conservación de las normas, este artículo valora la práctica en la lucha en los conflictos y que salió en mani-festación por la ciudad; (…) “que ha mirado cara a cara a un patrón, considerándolo, no como el hombre rico, elegante y perfumado (…) sino como lo que realmente es: un ex-plotador sin conciencia que a ella la explota más precisamente porque es mujer (…)

Un poco de historia en el mundo

El movimiento feminista en nuestro país tuvo como protagonistas a las primeras mujeres universitarias o con alguna formación cultural, provenientes de la burguesía, que denunciaron las situaciones injustas sobre sus derechos civiles y cívicos. También se hicieron eco de las condiciones de trabajo de las mujeres obreras. Pero siempre sos-tuvieron que la misión de la mujer era la maternidad (4) y la formación de una familia, desde ya, las cuales eran consideradas como fenómenos naturales, parte de sus instintos. El lugar del hombre era el de proveedor del sostén familiar.

La desprotección de la maternidad era desproporcional al mandato social. En el año 1918 todavía no se retribuían los días de posparto no trabajados. Tal es así que ese año, el diputado Dickman presentó el proyecto: Protección a las obreras parturientas (4) que no tuvo cabida en la agenda parlamentaria.

Lo mismo sucedía con la infancia, totalmente abandonada a pesar de la acción de las damas de las sociedades de beneficencia. El estado de la cuestión, fue planteado en La Vanguardia el 4 de agosto de 1918, a partir de una carta publicada en el diario La Nación, por el doctor Carlos Fonso Gandolfo, presentada a la Sociedad de obstetricia y ginecología:

Como todas las grandes cuestiones que se vinculan al desarrollo y la evolución de la so-ciedad capitalista, el abandono de la infancia no puede ser considerado aisladamente y curado con paliativos más o menos humanitarios y filantrópicos, sino que hay remontarse a las fuentes del mal, hondas complicadas, más de lo que parece a primera vista.

Convencidos con la ayuda circunstancial de las indigentes, eso no resolvía un problema si no se acompañaba con “medidas permanentes para elevar el nivel de vida del pueblo”.

El tratamiento despreciativo a las madres solteras, gracias a las pautas morales, lleva al articulista a plantear la dignificación de la maternidad, “cualquiera que sea la forma en que se realice, aboliendo la absurda y antihumana distinción entre el fruto del amor “legítimo” o “ilegí-timo”(…)

El concepto de feminista, a principios del siglo XX, como lo señala Elvira López “pretende favorecer el libre ejercicio de la actividad femenina, su emancipación civil, es decir, que se la considere igual al hombre en el hogar y en las relaciones sociales.”

La autora, con claridad meridiana, reconoció que “no bastarán reformas legisla-tivas; hay toda una educación que rehacer en el hombre lo mismo que en la mujer; las mejores leyes serán insuficientes para protegerla contra un esposo brutal o refinadamen-te cruel, al paso que los que comprendan sus deberes toda legislación será superflua.”

Refiriéndose al congreso realizado en Londres 1899 y al eco de prensa, relata que la reina Victoria recibió a las congresistas las principales damas de esa rígida aristocracia inglesa abrieron sus salones para obsequiarlas, (…) con este lema: “No para ellas mismas sino para la humanidad”, marchan venciendo todos los obstáculos a la conquista de una era que llaman de emancipación femenina, pero que será otra cosa que la libertad por la educación y la fraternidad de todos, cuando las leyes que rigen a la humanidad, hayan borrado de sus códigos aquellas restricciones que no se avienen ya con el papel que la mujer moderna desempeña como colaboradora del hombre en la obra del progreso universal.

Existe un reconocimiento de la influencia de las ideas socialistas al incorporar otras reivindicaciones, como señala Dora Barrancos (2007):

Es necesario reconocer la decidida participación de las mujeres para abrir el camino que cuajó con las medidas redistributivas del Estado de bienestar, anticipadas ya desde fines del siglo XIX.

Las fuentes consultadas hasta el momento, reflejan la diferencia entre ser voce-ras de las necesidades de las mujeres obreras, y su participación activa en el movimiento feminista. Lo mismo sucedía con las iniciativas de la emancipación civil, tema que por otra parte no las implicaba en lo atinente a las propiedades.

La doble opresión de la mujer obrera, en general analfabeta, en las primeras dé-cadas del siglo XX fue un obstáculo objetivo para su inserción, aun cuando fuera reco-nocida en el conflicto de inquilinos en el año 1907, la protagonista principal.

La tesis de Elvira López, en El movimiento feminista (5) (1901) tuvo el mérito de instalar el tema en el ámbito académico y debatir con amplios argumentos el tema.

La edición prologada por Verónica Gago señala quienes eran las actoras de esta corriente:

Se trata de un feminismo de mujeres ilustradas, contra la frivolidad (efecto de la pura ociosidad) y la ignorancia. Es la tonalidad argumentativa y afectiva que caracteriza a las primeras feminis-tas argentinas, en su casi totalidad letradas de clase media: confianza en el progreso unida al ideal ilustrado; creencia en la que fusiona socialismo y positivismo; confirmación del materna-lismo como ideología natural de lo femenino.

Con las palabras de Elvira López, quien reconoce la doble jornada de las muje-res en los talleres en condiciones adversas, jornadas prolongadas, como también la mala ventilación, las temperaturas elevadas, alejadas de su hogar e hijos, nos acercamos a la visión que se tenía desde la burguesía:

El movimiento feminista hace los mayores esfuerzos, tratando de buscar un remedio a tan grave mal; mujeres ilustradas, nobles y ricas de todos los países se han unido, con un elevado senti-miento de solidaridad que las honra, para redimir a esas infelices cuya situación implica un ver-dadero desequilibrio social; por eso las exageraciones socialistas y hasta comunistas o simple-mente ridículas en que algunas incurren, merecen alguna tolerancia (…)

El congreso de París (1900) podemos leer, recoge las reivindicaciones de las obreras, señalando que estaban representadas por una organización diferente a las de la clase media y con reivindicaciones específicas:

Mientras las primeras aspiran ante todo a las reformas económicas y las reclaman del poder público organizando sindicatos, con los cuales pretenden imponerse, las segundas procuran hallar el remedio con las reformas de la legislación civil.

Las obreras proponían la supresión de leyes de excepción y debían sustituirse por un “régimen igual de protección a toda la clase obrera, sin distinción de sexos.”

También se refirieron a la prohibición del trabajo nocturno (1892), por causar perjuicios como por ejemplo en los talleres de modas, cuando hay muchas tareas y tam-bién se denuncia que las imprentas, como de la Fonde eso impedía de proporcionales ocupación.

Dos clases, dos miradas

Por un lado Elvira López reconoce la existencia de las clases, sus inquietudes pero al mismo tiempo descalifica las jornadas de lucha de las organizaciones obreras; haciendo un erróneo análisis de la participación en las huelgas:

Para parecerse en todo a sus colegas masculinos las obreras suelen realizar de vez en cuando sus huelgas, siendo las más recientes la de lavanderas de París, de la cual tuvimos un espécimen en nuestro país, aunque no por iguales motivos, la de las cigarreras de Grodno (Lituania) que en número de 800 se declararon en huelga a causa de la exigibilidad de los salarios (…)

Informada de las luchas de las obreras rusas, italianas e inglesas, reconocía que las mujeres estaban más esclavizadas y que los legisladores “se han apercibido” y em-piezan a preocuparse por la cuestión.

En nuestro país, con un movimiento huelguístico importante, aunque carecemos de muchos registros de la participación de las mujeres, pudimos recoger propuestas, siempre atribuidas a las organizaciones feministas en asambleas obreras realizadas en la década de 1880:

Alejandro Duharte, cubano, consiguió hacerse oír y pronunciar un discurso, regularmente aplaudido, sobre el socialismo, el matrimonio civil y las huelgas, asuntos que trató con criterio abiertamente radical Reunión realizada en la “calle de Comercio”, local Verein Vorwärt el 25 de noviembre de 1888.

Otro Francés (…) Se ha falsificado el Gobierno, falsificando lo que se llama el sufragio; se ha falsificado la prensa, falsificando la opinión; se ha falsificado la familia, sin dar acceso a la Ley de Divorcio (…)

Es de destacar que los sujetos mencionados son extranjeros, rasgo que predomi-naba en esa época, como muy bien caracteriza Julio Godio (2000) al referirlos: “Se comprueba así la capacidad intrínseca de los inmigrantes para resistir la superexplota-ción: distintas fracciones de la clase obrera se van incorporando al movimiento huel-guístico, pese al breve tiempo de residencia en el país”.

Estas propuestas revelan que estos temas también preocupaban a los hombres, quienes en años posteriores los presentaron a través de proyectos de ley en el ámbito parlamentario.

Los innumerables conflictos obreros desatados en la década de 1880 no dan in-formación sobre la participación de mujeres, pero nos llamó la atención que la reivindi-cación sobre el matrimonio civil y el divorcio, fueran parte de dos intervenciones en el estudio realizado sobre la agitación obrera por Lucas Poy.

El relato en masculino no nos permite desentrañar si dentro del personal de ser-vicio doméstico, bares y restaurantes, cocineros y mozos sombrereros, existían mujeres.

Aunque las actividades más conocidas desarrolladas por las mujeres eran de planchadoras, costureras, lavanderas, cigarreras, amasadoras, no eran actividades que las concentraran y por lo tanto a las ideas socialistas y anarquistas que promovían los movimientos de protesta, seguramente no tenían acceso, movimientos que generalmente eran por reclamos salariales o por el rechazo a un intento de imponer una regimentación sobre el personal de servicio. Esta medida fue ampliamente repudiada, pues en la libreta los patrones tenían que expresar cuál había sido la conducta de sus sirvientes mientras se hubiesen desempeñado bajo sus órdenes.

En el Congreso Femenino Internacional realizado en 1910 hubo debate alrededor de las necesidades más imperiosas de la población: la maternidad de las obreras, educa-ción, la niñez abandonada y/o el trabajo infantil, el infanticidio, el aborto, la prostitu-ción.

Basándonos en las actas de dicho congreso, damos cuenta de algunos de los pun-tos de vista expuestos por militantes socialistas:

La necesidad de educación de las mujeres, fue fundamentada por muchas inte-grantes pero en el momento de elaborar y aprobar las propuestas aparecieron las dife-rencias, tal es caso, entre Carolina Muzzilli y Elvira Rawson de Dellepiane, cuando la primera señaló “que muchos niños no tienen escuelas donde concurrir, a lo que la se-gunda contesta que el Consejo Nacional de Educación ha tomado todas las medidas posibles (…)

• El 50% de la población infantil, era analfabeta

• El trabajo infantil se acercaba al tercio de la fuerza laboral

La realidad demostraba otra cosa, tal es así que en 1913 el Partido Socialista ini-cíó una campaña para que se efectivice la Ley de Educación Común. (6)

Es comprensible el análisis posterior, realizado por Carolina Muzzilli en La Vanguardia del 26 y 27 de septiembre del mismo año, en un tono polémico: se nota un florecimiento de sana discusión entre las mujeres.” Pero a renglón seguido proble-matizó algunas afirmaciones sobre la emancipación económica de la mujer: “ya que un grupo de feministas aseguran que para llegar a la emancipación de la mujer es necesario que ésta se emancipe económicamente por medio de un título académico, viene al caso hacer una pregunta: ¿Han pensado en la emancipación económica de la inmensa falange de mujeres proletarias? O es que sólo hacen feminismo for sport? Yo llamo feminismo de “diletantes” a aquel que sólo se preocupa de la emancipación de las mujeres intelectuales. Y como éstas ya tienen casi asegura-da su independencia económica, sólo les resta pedir las mejoras inmediatas inherentes a su con-dición social, lo que no hacen siempre.

Al divorcio, también existieron reparos de E. R. de Dellepiane al proponer que “en la realización del divorcio absoluto deben tomarse las necesarias medidas de regla-mentación para que no degenere en un abuso como ha pasado en algunas naciones que ya lo tienen establecido. Es decir, que no pongan todas aquellas limitaciones para que su acción no sea dañosa.”

Al ser debatidas las proposiciones del Centro Socialista Femenino (7) la señora María Abella Ramírez, hace constar que votará en contra de la propuesta de Treinta y cuarenta días de descanso antes y después del parto con el goce de sueldo completo como medio de proteger la maternidad, con el siguiente argumento:

“La conceptúa perjudicial para la mujer por cuanto los patrones se eximirán de darle trabajo por resultarle oneroso pagar dos meses de sueldo sin compensación.”

La inspección y vigilancia para que se cumpla la Ley 5291, de Trabajo de muje-res y menores, es rechazada por E. R. de Dellepiane por considerarla un atentado a la liber-tad de trabajo, y por lo tanto hace moción para que se suprima de la proposición presentada la parte que se refiere a la mujer.

Aunque se aprueba esta moción, Carolina Muzzilli, conocedora del padecimiento de las mujeres obreras y del control obrero realizado por los socialistas desde abril de 1908, mocionó:

Un voto de aplauso para el Comité pro Reglamentación del Trabajo, de la Capital, por el empe-ño mostrado para hacer cumplir la ley sobre el trabajo de la mujer y del niño, hecho tanto más meritorio por el abandono en que la deja el mismo gobierno que la ha creado.

La intervención de Juana Mará Begino, La condición económica de la mujer (8) señala los intereses de clase y los responsables políticos:

Admitida la premisa de que la independencia económica es la base de todas las independencias, la mujer no podrá considerarse enteramente libre mientras no haya logrado independizarse de la tutela masculina, por el esfuerzo de su labor moral e intelectual. (…)

Contamos con adversarios temibles. Los hombres de las clases dirigentes, aquellos que no han vacilado ni vacilan en admitir a la mujer en todas las ramas de la industria, en las cuales pueda beneficiar sus inter-eses, pero que se oponen tenazmente a que la mujer invada el terreno de las más elevadas funciones inte-lectuales, sociales, administrativas, porque entonces tiende a desaparecer su soberanía secular.. El Estado mismo, empeñado en mantener el actual orden de cosas, será siempre el primero en poner dique a la co-rriente libertadora de la independencia económica de la mujer.
Una visión de conjunto

Aunque no podamos llegar a conclusiones sobre los motivos de la ausencia fe-menina, una visión de conjunto de situaciones de distinto orden, contextualizadas e un período histórico, facilita tener mayor comprensión de los mismos.

A principios de la década de 1910 resonaron con mucha fuerza las expresiones: emancipación de la mujer, derecho al sufragio, divorcio, educación, defensa de las condiciones de trabajo de la mujer obrera, infanticidio, niños abandonados, prostitu-ción, haciéndose eco de la convocatoria de las mujeres universitarias al debate proposi-tivo de estas cuestiones.

Al final de la década, un contexto de subordinación a la política internacional dependiente de los ingleses, llevó a nuestro país a alistarse contra los alemanes, en el conflicto de la Primera guerra mundial, posición que fue acompañada por los socialistas. Alineados con la Segunda Internacional, éstos acotaron la política de distribución de la riqueza a los marcos de la lucha parlamentaria, con la presentación de numerosos pro-yectos, resistidos por los sectores conservadores y por la iglesia católica.

El papel de los movimientos fue acompañar dichas acciones. Los intereses de clase desfavorables al movimiento obrero, significó por un lado decepción para unos y para el sector de dirigentes del movimiento organizado, confianza en su propia fuerza, con muchas dificultades para su articulación.

La ausencia femenina, en la militancia socialista, revelaba lo complejo de la transformación de una cultura que asignó a la mujer, un rol de madre y ama de casa, muchas realizando una doble jornada de trabajo, en condiciones de precariedad laboral y de vida en general.

Notas:
1) Op. cit.
2) Acerca de su papel activo en la lucha por la sanción de la ley de Trabajo de mujeres y menores (5291) hemos realizado una amplia referencia en nuestra publicación Ley de Trabajo de mujeres y menores –Un siglo de su sanción- La doble opresión: re-conocimiento tácito, Editorial Dunken, 2008.
3) Argenpress, 12 de abril de 2010
4) La mujer era la responsable de adquirir saberes de puericultura. La Vanguar-dia del 10 de octubre de 1918, reproduce la opinión del Dr. Mario Ragazzi, Profesor de higiene pedagógica en la Universidad de Génova, quien entre otros conceptos señala: “Toda mujer desde antes de casarse, debe conocer las reglas principales de la puericul-tura, para poder ejercer una protección racional y conciente sobre su futuro hijo, desde la primera infancia hasta la pubertad (…) para volverse a su vez una portavoz y una propagandista entre las menos cultas, entre aquellas cuyas condiciones económicas y de ambiente las condenaron a la ignorancia.”
5) La Vanguardia, 27 de junio de 1918.
6) Editada por la Biblioteca Nacional, 2009.
7) 1910 - El centenario sin escuelas. ¿Incuria del Estado o Estado benefactor de la oligarquía? Argenpress, miércoles 11 de noviembre de 2009
8) Actas del Primer congreso Femenino Internacional, p.426.
9) Ibidem, p. 210.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Por la espalda

Silvana Melo (APE)

El eficiente brazo armado del Estado abandónico sigue sumando muertes jóvenes en la persistente estrategia de descarte de aquello que sobra en la evolución social darwinista. Las policías provinciales disparan sobre los chicos de los barrios que van cayéndose de los arrabales de las ciudades, empujados por la exclusión de décadas, estigma que fueron heredando del quiebre de sus familias en años de destrucción sistemática. Los chicos caminan a duras penas en los bordes, intentando un equilibrio para el que suelen fallar las fuerzas. A veces se sostienen en la misma orilla del abismo. Otras, terminan arrasados por pacos y pegamentos, golpeando de la peor manera las puertas de una sociedad que se las cerró en la cara, enfrentados con la ley que rebasa las cárceles de jóvenes, morochos, analfabetos y pobres.

Guillermo Trafiñanco tenía 16 años y vivía en Lavalle, un barrio que se cae del afuera de Viedma. Aquella madrugada de escasos días atrás, los vecinos llamaron a la policía. Cerca de la escuela, decía la voz anónima, había tres chicos “aspirando algo llevándose una bolsa a la cara” y, al parecer, “tenían un arma”.

Lavalle está a cuatro kilómetros del centro y la escuela es la única en esa barriada muy pobre de la ciudad. La deserción escolar es altísima. Nadie recuerda a Lavalle en Viedma, salvo cuando se mata a un pibe por la espalda y Lavalle, manchado de sangre, cruza sus fronteras y aparece, extrañado, en la prensa del país.

Cuando vieron el patrullero, dos de los chicos escaparon. Guillermo Trafiñanco saltó la reja y entró a la escuela. Intentaba esconderse y lo mataron por la espalda. El policía le disparó a corta distancia. Su cuerpo flaco, desparramado en el patio del jardín de infantes, boca abajo, apenas alcanzó a oler el cemento por el que habrá corrido tan pocos años atrás, cuando era pequeño, frágil e indomable.

El sargento Silvano Meza, que ya tiene alguna denuncia por apremios ilegales, quedó detenido. Aunque el barrio amagó con salir a la calle la madre del pibe les pidió que se quedaran en sus casas. “No quiero que muera nadie más”, dijo. En los ojos de todos estaba la foto de Bariloche. Sólo los separa una estación: en el invierno del Alto Diego Bonnefoi moría inexplicablemente bajo una bala policial que le perforaba la espalda. Tenía 15 años. En la primavera de Lavalle, Guillermo Trafiñanco quedó tendido en la tierra donde rebuscaba la vida. Tampoco vio el fuego ni al policía apuntando. Estaba de espaldas. No podía defenderse. Tenía 16. Los dos, exterminados por la policía rionegrina. Brazo armado de un estado que primero los abandonó y los sacó afuera, como a los residuos en el container. Sin embargo ellos estaban vivos. Podían dar pelea. Caminaban por el borde. Cultivaban la rebeldía en el patio de sus miradas errantes. Y su rebelión era imprevisible. Peligrosa.

El jefe de la policía provincial, Jorge Villanova, carga ya sobre sus hombros las muertes de Diego Bonnefoi, Nicolás Carrasco y Sergio Cárdenas, el 17 de junio en San Carlos de Bariloche. Organizaciones sociales comenzaron a pensar en una marcha que parta desde Lavalle. Pero hay vecinos que también piensan en una marcha. Pero en apoyo a la policía. Como en Bariloche, parte de la sociedad también se defiende de sus hijos. Aunque los considere ajenos. Aunque rechace que esos pibes también son sus pibes. Sólo los separa el lado de la puerta donde le tocó quedarse a cada uno. Ser el que la cierra o el que la recibe en la nariz.

Como el “Condorito” Echenique, muerto esta semana por la bala de una mujer policía que le entró por la raíz de las costillas. Quiso robar un camión en la capital de San Luis. Lo sorprendieron y escapó. Creen que estaba por sacar un arma cuando la policía disparó. De atrás. El “Condorito” estaba jugado, dicen. Tenía 17 y galones suficientes como para que cualquiera de estos días un tiro se escapara para su lado. Vivía en los vagones abandonados del ferrocarril.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Engordes a Corral en Argentina. Una amenaza para la salud, el ambiente y la producción campesino-indígena

Raquel Schrott - Ezequiel Miodownik (BIODIVERSIDADLA)

Investigación conjunta: "Lo que este equipo, que se constituyó a fines del año pasado, se propuso fue analizar cómo todo el modelo de intensificación agrícola centrado en el cultivo de soja y otros cultivos transgénicos está impactando sobre la ganadería. Es un tema que no estaba teniendo una mirada profunda, si bien el impacto que estaba teniendo, tanto en la producción ganadera como en la producción de alimentos en general, era muy importante".

Carlos Vicente sobre la intensificación de la ganadería

Engordes a Corral en Argentina. Una amenaza para la salud, el ambiente y la producción campesino-indígena es un informe conjunto publicado recientemente por el Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) y las ONG Acción por la Biodiversidad (Buenos Aires), Taller Ecologista (Rosario), ECOS (Saladillo) y Food & Water Watch (EUA). Entrevista a Carlos Vicente (52), integrante de Acción por la Biodiversidad y coordinador de las tareas de información de GRAIN en América Latina.

―El informe se presenta como una caracterización de las transformaciones políticas, sociales y productivas sobre las que se desenvuelve la intensificación de la producción ganadera. ¿En qué consiste la Evaluación diagnóstica sobre la cadena de producción de carne bovina?

Vicente.―Lo que este equipo, que se constituyó a fines del año pasado, se propuso fue analizar cómo todo el modelo de intensificación agrícola centrado en el cultivo de soja y otros cultivos transgénicos está impactando sobre la ganadería. Es un tema que no estaba teniendo una mirada profunda, si bien el impacto que estaba teniendo, tanto en la producción ganadera como en la producción de alimentos en general, era muy importante.

―¿Tiene techo la agriculturización del campo en Argentina? El auge del feedlot como modalidad ganadera, ¿es una consecuencia directa de esta situación?

Vicente.―Para nosotros fue muy claro después de ver los números que sí, que es una consecuencia directa de la sojización, que está teniendo fuertes impactos en distintos terrenos, como lo es el avance del modelo agrícola sobre regiones no pampeanas y el desplazamiento de la ganadería hacia zonas marginales. En este crecimiento de los establecimientos de engorde a corral jugó un papel importante no sólo este proceso de agriculturización, sino también el proceso político que lo acompañó: el crecimiento de los subsidios por parte del Estado a estos establecimientos, un gran negocio para una industria que está muy concentrada.

―Según detallan, cerca de 3,5 millones de cabezas de ganado fueron desplazadas de la región pampeana, donde se concentraría más del 87% de los establecimientos de engorde a corral, hacia el NEA, NOA y la Región Semiárida. ¿Es sostenido este corrimiento de la ganadería?

Vicente.―En estos momentos se sigue produciendo... En la provincia de Córdoba se nota claramente este fenómeno. El límite de la expansión de la frontera agrícola está muy cercano, porque se está terminando el territorio agrícola y se está avanzando sobre zonas de monte nativo y territorios campesino-indígenas, ecosistemas muy frágiles que presentan economías locales que están siendo destruidas por este proceso. Estamos avanzando sobre los últimos lugares de nuestro territorio. El proceso marca un camino de crecimiento que seguramente va a seguir desarrollándose en los próximos años hasta llegar, si las luchas sociales y las comunidades afectadas no lo denuncian, a terminar con los pocos territorios que quedan.

―Denuncian que los feedlots producen contaminación que afecta suelo, agua y aire. ¿Podrías explicarnos básicamente cómo funciona este método de engorde?

Vicente.―La cría a corral implica encerrar a los animales en un espacio reducido con alta concentración de población. Se los alimenta con mezclas que van conteniendo granos y otros nutrientes de dudoso origen y viven hacinados caminando sobre su propia materia fecal y orina, lo cual genera un ambiente irrespirable en varios kilómetros alrededor de los feedlots, creando filtraciones de estas materias fecales a las napas subterráneas y un foco de desarrollo de microorganismos que atenta sobre la salubridad de los animales. El agua evidentemente está contaminada; en Saladillo se puede corroborar por estudios que hicieron de las napas alrededor de uno de los establecimientos.

―Y los animales serían sometidos en estos establecimientos a dosis importantes de medicamentos para prevenir las enfermedades que tendrían origen en el estrés que sufren en esos mismos lugares...

Vicente.―Sí, exacto. El estrés, como en los humanos, es fuente de enfermedades. Y el ambiente insalubre en que viven también. Las cantidades de antibióticos que deben usar para evitar las enfermedades respiratorias, infecciosas y de la piel que se producen en los animales son enormes.

―¿Qué secuelas deja la ausencia de bienestar animal en la calidad de la carne? ¿Qué destino tiene esa producción?

Vicente.―Este uso de sustancias químicas, de medicamentos y antibióticos afecta la calidad de la carne. Pero, por otro lado, la inmovilidad de los animales junto con el tipo de alimentación que tienen en los establecimientos de engorde a corral hacen que la carne sea de unas características distintas a la de animales criados a pasto. Esto lo han verificado algunos estudios, incluso realizados por el INTA, en el que hablan de que la carne de feedlot tiene un tipo de grasa mucho menos saludable, con un contenido de grasas saturadas mucho mayor y una presencia de grasa en los intersticios de la carne. No es una grasa superficial, sino que está metida dentro de la carne y es muy difícil que se la pueda separar. Esto hace que sea una carne de calidad menor para la alimentación humana. Lamentablemente, es muy claro que en el mercado se destina la carne de engorde a corral para la alimentación de los argentinos, mientras que las carnes a pasto se destinan fundamentalmente a la exportación.

―Hacen referencia al estallido de numerosos conflictos sociales por la contaminación ambiental que provocan los feedlots. ¿Deberíamos esperar que esta situación se agudice? ¿Encontraron un patrón común que vincule los casos?

Vicente.―Hemos hecho, más allá de un relevamiento general, un estudio de campo en cuatro regiones de Argentina. La cuestión de los malos olores es determinante en cuanto a la reacción de las comunidades. Ha habido en alguna medida logros: en Saladillo se logró frenar la instalación de nuevos feedlots cerca de los grandes centros urbanos, pero los grandes intereses económicos que hay detrás hacen que estos no se retiren y sigan contaminando. Mientras sigan desarrollándose van a seguir los conflictos socioambientales alrededor de ellos. Como parte final de este informe, estamos elaborando una serie de cuadernillos, que pronto van a estar a disposición para ayudar a los movimientos sociales y a las comunidades locales, destinados a dar un enfoque de las alternativas que hay, como la producción local de pequeños productores.

―Los feedlots serían también responsables de la caída en el número de cabezas de ganado en la Argentina. Aunque para marzo de este año advirtieron una merma importante en la cantidad de establecimientos y bovinos en engordes a corral.

Vicente.―Con este aumento del precio de la carne que hubo este año y, paralelamente, la reducción de los subsidios a los feedlots que se dio a partir de mayo, la gente no puede comprar carne y por eso ha disminuido el consumo. Esta industria está muy concentrada, está organizada verticalmente. Hay frigoríficos que son dueños de feedlots; el caso de COTO es un ejemplo claro de una empresa que absorve toda la cadena. Esta concentración es un reflejo de lo que se da en Argentina y que, si sigue recibiendo apoyo del Estado como la ha tenido en los últimos 4 años, es posible que se siga expandiendo. Se habla de que entre un 70 u 80% de la carne que consumimos en Argentina proviene de feedlots, lo cual es bastante alarmante.

―Entre las recomendaciones finales del informe figura una mayor intervención estatal en las exportaciones para regular los precios internos, redistribuir el ingreso y fortalecer la soberanía alimentaria. Sin embargo, el documento sugiere que la suba de retenciones no pareció incidir sobre los precios domésticos, que el cierre de exportaciones habría provocado la pérdida de mercados y puestos de trabajo, indica que la fijación de precios máximos es una medida de cumplimiento relativo y que de la distribución de compensaciones, los establecimientos de engorde a corral se ubicaron entre los más beneficiados. ¿El Gobierno aplicó mal la receta? ¿O no contó con la fuerza suficiente?

Vicente.―Si uno mira cuál es la política de Estado en este momento, vemos que no hay una transformación en cuanto a redirigir la mirada hacia quienes realmente alimentan a la gente, que son los pequeños productores, la agricultura familiar, los campesinos. Los grandes siguen siendo los que reciben mayores subsidios... También los molinos de trigo más grandes fueron beneficiados. Si uno ve los números y observa qué pasaría si esos mismos números se redirigieran hacia la producción familiar, hacia la agricultura campesina, se podría lograr un altísimo impacto, beneficiando a miles de familias y logrando fortalecer producciones locales y un acceso más fácil y barato a los alimentos en todo el país. Nosotros hemos tomado como ejemplo una experiencia de ganadería a pequeña escala llevada adelante por el MNCI, con dos carnicerías cooperativas en Santiago del Estero, que está dando un resultado muy importante, al lograr favorecer a los pequeños productores y precios más baratos para los consumidores.

Raquel Schrott y Ezequiel Miodownik estudian el desarrollo de conflictos por los bienes naturales en Argentina y el potencial de Internet para la distribución de información dedicada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Lesa humanidad, condenaron a prisión perpetua a los tres acusados en juicio oral en Santiago del Estero

PRIMERA FUENTE

Se trata de los ex policías Musa Azar Curi, Ramiro López Veloso y Miguel Garbi. Es por el asesinato de un estudiante, ocurrido en el año 1976. El Tribunal Oral Federal dispuso que los condenados cumplan la pena en una cárcel común.

El Tribunal Oral Federal de Santiago del Estero condenó este lunes a tres acusados por delitos de lesa humanidad cometidos en esa provincia durante el último gobierno militar. Se trata de los ex policías Musa Azar Curi, Ramiro del Valle López Veloso y Miguel Tomás Garbi, acusados por el secuestro y asesinato del estudiante Cecilio Kamenetzky, ocurrido en 1976.

Los jueces Marina Cossio de Mercau, Josefina Curi y Graciela Fernández Vecino dispusieron que las penas impuestas sean cumplidas en establecimientos carcelarios del Servicio Penitenciario Federal.

Durante el proceso, las cuatro querellas y el Ministerio Público Fiscal había solicitado que se condene a prisión perpetua a los tres acusados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Santa Fe: Didáctica del terror

Juane Basso (REDACCION ROSARIO)

En el juicio a los represores del Servicio de Informaciones de la policía de Rosario ‒lugar donde funcionó el centro clandestino de detención más grande de la dictadura en Santa Fe‒, declararon este lunes cuatro testigos y dos represores que pidieron ampliar su indagatoria. Marcelo de la Torre, uno de los sobrevivientes, no pudo contener su indignación frente a un insulto del abogado defensor del general retirado Ramón Díaz Bessone, Gonzalo Miño, que usó indistintamente los verbos “recibir” y “torturar” para referirse a un secuestro ilegal seguido de la aplicación de tormentos. “Que gracioso para usted es lo mismo recibir que torturar”, respondió de la Torre. Otro de los sobrevivientes que ofreció su testimonio fue Carlos Corbella, quien agradeció la posibilidad de juzgar a sus captores “al compañero Néstor Kirchner”.

Una clase abierta

Marcelo de la Torre hoy es docente universitario. Quizás por su costumbre de estar al frente de sus alumnos, el testimonio que brindó tuvo un tono pedagógico. Su declaración fue clara y didáctica. Una verdadera lección sobre lo que fue el terrorismo de estado.

De la Torre fue el segundo testigo en declarar este lunes en el proceso que se sigue contra los seis imputados de la causa Feced llevados a juicio oral. Los acusados, además del militar Ramón Díaz Bessone, son los policías José Rubén Lofiego, José Scortechini, Ramón Vergara, Mario Marcote y el civil Ricardo Chomicky. A todos se los sindica como autores de los delitos de privación ilegítima de la libertad, aplicación de tormentos y asociación ilícita. Bessone y Lofiego también están incriminados por numerosos homicidios.

Al comienzo de su testimonio Marcelo de la Torre ‒sus compañeros los apodaban Mosquito‒ aclaró que ya declaró “cuatro veces en torno a los hechos” que se están juzgando.

“Cuando se da el golpe salgo de Rosario ‒arrancó el testigo‒, permanecí oculto hasta junio de 1976. Mi padre me manifiesta que la situación estaba difícil, me cuenta de compañeros, que había hablado con su hermano, Coronel retirado, estaba haciendo gestiones. El 28 de junio me presento en el Comando del Segundo Cuerpo. Allí estoy varios días, fui interrogado, soy sacado encapuchado en un auto y llevado a Jefatura”. Luego amplió: “Creíamos que no había mayor preocupación en cuanto a un adolescente de 17 años”.

“El Servicio de Informaciones era un lugar infernal, los detenidos eran, más que detenidos, cuerpos yacentes totalmente dañados, vendados, tirados. Con el transcurso de los días pude identificar compañeros que conocía de la UES” explicó el docente. “Se me obligó a permanecer en la tortura de Patricia Antelo”, dijo y agregó que durante su secuestro estuvo en contacto con Jorge Palombo, a quien vio “muy deteriorado por las torturas y golpes” y apuntó que “el caso más impresionante fue el de Chiartano”.

El testigo describió que el lugar “era de tortura permanente” e indicó que los personajes acusados eran quienes dirigían el centro de torturas, aunque observó que “faltan muchos” de los que ahí actuaron.

De la Torre relató el el recorrido por los distintos centros de detención que los pasearon los represores. El sobreviviente aludió a los “pseudos tribunales que nos juzgaban” y aseguró que “así como está esta cara asesina ‒señaló a sus captores‒, está la cara institucional. Yo fui juzgado junto con Segarra y Antelo por tribunales militares, siendo civiles y menores”.

Marcelo rememoró la “tesonera labor” de su padre y Luis Burgos, que trajinaron tribunales de todo tipo, realizaron infinidad de presentaciones y fundaron la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.

De la Torre afirmó que “Lofiego era el torturador principal, como puerta del infierno. Lofiego torturaba a Antelo y Caramelo (Carlos Ulpiano Altamirano) me decía 'si no hablás la vamos a matar'”. El testigo también señaló a los jueces los apodos y nombres de otros integrantes de la patota como el Cura (Marcote), Archi (Scorteccini), Guzmán Alfaro y Ronco.

“Ustedes van a hacer justicia luego de 35 años. Esta gente en el mejor de los casos va a ir a prisión domiciliaria, no es lo que les pasó a nuestros compañeros”, se quejó el testigo.

Ante una pregunta de Gonzalo Miño, el defensor del Díaz Bessone, que lo consultó sobre “quien los recibió, quien lo torturó” cuando llegó al SI, de la Torre respondió indignado: “Que graciosa la semántica que maneja, para usted es lo mismo recibir que torturar”.

El testimonio de Corbella

El primero en testificar este lunes fue Carlos Corbella. “El Bocha” ‒apodo que arrastra desde su militancia en la Juventud trabajadora Peronista‒, declaró al Tribunal cómo fue secuestrado el 29 de junio de 1976 y llevado al Servicio de Informaciones (SI) de la policía de Rosario: “en el SI el trato fue muy duro. Un día me llevaron a la sala de tortura, me desnudaron me ataron los tobillos y en una especie de aparejo me levantaron hasta que quede cabeza abajo y con una especie de manopla me empezaron a golpear en el pecho y en el estomago. La picana paso por todo el cuerpo sobretodo en la boca y los genitales”.

El testigo identificó que “la tortura la dirigía el mudo Guzmán Alfaro y la ejecución concreta la hacia el Ciego (Rubén) Lofiego”, y agregó que “a pesar de estar vendado pude ver a dos de los represores, al Cura (Mario) Marcote y a otro de sobrenombre Rommel (Ramón Ibarrra)”.

En un tramo de su testimonio el sobreviviente historizó el macabro derrotero que sufrió su familia durante la dictadura. “Mi prima María Cristina Márquez fue asesinada en la conocida masacre de los Surgentes –aseguró Corbella–. Mi esposa Lidia Borda fue detenida y también estuvo en el SI. Estando ella detenida desapareció mi cuñado Roberto Borda”.

Pero el relato sobre la masacre familiar no terminó ahí. El testigo afirmó que “luego fueron detenidas la prima de mi mujer Ani Valle y Beti Aguilera que fueron salvajemente torturadas. Se invento un enfrentamiento y aparecieron muertas de la facultad de Odontologia, asesinadas a balazos. Posteriormente su primo Juan Carlos Valle, el Cali, que se encontraba haciendo el servicio militar en Mar del Plata, fue sacado de allí traído al SI para ser asesinado y su cuerpo no fue encontrado”.

Corbella –en la actualidad es el titular de la Mutual de Trabajadores Municipales– concluyó emocionado: “Yo hoy declaro por los compañeros que no están y por los organismos de derechos humanos que lucharon por este momento. Quiero agradecer a Madres, Abuelas y a HIJOS y humildemente quería rendir un homenaje al compañero Néstor Kirchner porque si no hubiera sido por la política de derechos humanos que llevó adelante esto tampoco hubiera sido posible”.

Represores que hablan

Antes de las declaraciones de los testigos Carlos Corbella, Marcelo de la Torre, Alberto Chiartano y Mario Luraschi volvieron a hacer uso de su derecho de defensa dos de los imputados, Mario Marcote y José Scortechini. Marcote intentó despegarse de las acusaciones y declaró que “mientras estaba a cargo Saichuc nunca salí a hacer operativos” y agregó que “recién cuando empezo Guzman Alfaro emepece a salir”, pero sólo “para confeccionar actas”. Marcote además escrachó a un ex camarada de la patota. “Respecto al oficical rubio que usaba bigotes, que estaba con Lofiego, no soy yo sino que se trata del oficial Grifo”, apuntó el ex policía. Por su parte Scortechini se encargó de atacar el testimonio de Alfredo Vivono, uno de los sobrevientes del SI.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Escrache a call center por despidos masivos

ACTA

Trabajadores de Sur Contac Center y de la agrupación Surestada protestaron ayer a la mañana durante tres horas frente a la sede de la empresa por la cesantía de once trabajadores durante los últimos cuatro meses. Denuncian terrorismo laboral. Activa presencia de la CTA Córdoba Capital.

La agrupación Surestada realizó ayer al mediodía un escrache frente a la sede del call center “Sur Contact Center” para repudiar el despido de once compañeros, como así también denunciar graves irregularidades laborales que afecta a la planta de 1700 trabajadores.

Martín Manelli, despedido el 14 de junio pasado, y vocero de Surestada manifestó a Prensared que “además de denunciar el despido de once compañeros y de exigir su reincorporación, estamos reclamando que la empresa cumpla el convenio firmado en junio de este año que fija el salario básico en 1.200 pesos”.

El compañero denunció que “Sur está violando ese acuerdo porque está pagando un básico de 862,50 con lo que trabajador cobra un miserable salario del bolsillo de 1400 pesos”. Recordó que “desde hace tres años la empresa se queda con parte de nuestro sueldo, pagándonos un básico vergonzoso y jornalizando nuestro trabajo cuando en realidad nuestro trabajo es mensual”.

Manifestó que “además hoy estamos acá para denunciar la conducta autoritaria de la empresa que avasalla el derecho de los trabajadores no respetando el cumplimiento de las carpetas médicas, los días de exámenes, el pago de hora extras y el reconocimiento de la antigüedad”.

Reconoció que “con el apoyo de la CTA-Córdoba hace cuatro meses que venimos luchando y en todo este tiempo hemos conseguido desenmascarar la hipocresía con que se maneja la gerente de Sur, Ivana Shapoff y sus esbirros de Recursos Humanos, engañando a los compañeros y sembrando el terror”.

Manelli le contó a Prensared que fue despedido “sin causa” hace cuatro meses, “pero ese argumento es mentiroso porque siempre hay una causa y en este caso fue porque no toleraron que nos estuviésemos organizando sindicalmente dentro de la empresa para defender nuestros derechos”.

Drezik: Sur paga salarios de hambre

El secretario General de la CTA Córdoba-Capital, Guido Dreizik, denunció que “Sur paga salarios de hambre cuando no debe ser así porque esta empresa recibe subsidios del gobierno de la Provincia y factura millones de pesos”.

Sostuvo que “la CTA-Córdoba acompaña la lucha de los trabajadores de Surestada porque consideramos que se debe denunciar este tipo de esclavización moderna, más cuando se trata de jóvenes que realizan su primera experiencia laboral”.

La ruidosa manifestación realizada en avenida Sagrada Familia 627 contó con el apoyo de la CTA-Córdoba, el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren-CTA), la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA), Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR-CTA) y Unión Trabajadores Telefónicos de Córdoba (UTATEC-CTA), entre otras organizaciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Mendoza dijo no al proyecto San Jorge

LA MINGA - INDYMEDIA

Más de trece horas de intervenciones, mostraron un marco muy adverso para la empresa Minera San Jorge, subsidiaria de la transnacional Coro Mining. Más del 77% de las ponencias fueron de rechazo a esta explotación, en un día histórico para las luchas socio-ambientales. Patotas de sindicatos alineados a la CGT de Moyano, intentaron poner presión durante la audiencia pública.

“Mientras los índices de cáncer, malformaciones y otras enfermedades mortales derivadas de este tipo de minería, trepan dos veces más rápido que el patrimonio de los Kirchner (en Andalgalá, el cáncer ya ha subido un 800%); en el tema de las leyes, tendríamos que ir aún más lejos, y llamar las cosas por su nombre: esta escala de contaminación debiera ser considerada un crimen de lesa humanidad”; las palabras de “A Cielo Abierto” de la escritora uspallatina Eugenia Segura resuenan en las paredes de las instalaciones de Vialidad Nacional.

A dos kilómetros de la Villa cabecera de Uspallata, sobre la ruta internacional 7, cerca de 4000 personas se movilizaron para participar de la audiencia pública a partir del Informe Impacto Ambiental (IIA), presentado por la Minera San Jorge y Véctor Argentina; por la cual se busca extraer cobre y oro. La misma es una de las etapas obligatorias que debe cumplir la empresa, sin embargo no es vinculante. La empresa ya adelantó que no contestará las objeciones y observaciones que se presentaron.

Eran las siete de la mañana, aun el calor del sol no se hacía sentir y una columna multitudinaria de vecinos y vecinas de la Asamblea Autoconvocados de Uspallata comenzaron a marchar desde la plaza de los Artesanos hasta los galpones donde se montó la audiencia. Largas colas en el sector de ingreso mostró un escenario inaudito en la historia de las audiencias públicas de Mendoza, y contrastó con anteriores instancias de participación donde las empresas megamineras, en soledad, presentaban sus proyectos para grupos selectos.

La audiencia comenzó a las 9 de la mañana como se había previsto, junto a extremas medidas de seguridad, luego de las denuncias desde distintos sectores, entre ellos la iglesia Católica, en la cual se expresaba el intento de instalar un escenario de violencia por parte de los sectores pro-mineros. Esto se cristalizó con la llegada de unos diez colectivos, con grupos vinculados a la barra brava de Huracán Las Heras, quienes habían sido llevados por gremios de la CGT. Sindicatos como Madereros, Centro Empleados de Comercio, AOMA o la UOCRA; plantearon un ambiente hostil, donde las requisas realizadas por la policía en las puertas de ingreso, demostraron que se buscaba que la violencia fuera el eje de esta audiencia. Vinculados a Hugo Moyano, además de una estrecha relación con el gobierno nacional, varias de las personas traídas desde la ciudad de Mendoza fueron detenidas y trasladadas a la Villa. También se incautaron: maderas con clavos, cuchillos, destornilladores con filo, entre otros objetos.

Uspallata o una nueva isla de Cerdeña

No es el Adriático, ni hay mar. La Cordillera Frontal dibuja uno de los cielos más limpios del mundo y las estrellas se viven como si estuviéramos a metros de ellas. Una isla a poca distancia de unos de los observatorios astronómicos más importantes del mundo: Pampa del Leoncito, en San Juan. Entre las montañas y la ruta camino a Chile, se abre uno de los valles más bellos de la región: el Valle de Uspallata. Lejos de Europa, más aun de Cerdeña, es una región que muestra una relación estrecha entre crecimiento y ambiente.

Alejandro Palma, geólogo del emprendimiento San Jorge, planteó una comparación entre Uspallata y la isla italiana, al afirmar que “la isla de Cerdeña ha tenido una gran explotación minera y es uno de los centros turísticos más importante de Europa”. A la vez que se enfocó en la cantidad de agua que utilizará la minera durante la fase de explotación, “Vamos a extraer 40 mil toneladas de cobre por año y vamos a usar 141 litros de agua por segundo que extraeremos del arroyo Tigre”

Por su parte, Pablo Alonso, responsable del área de Relaciones con la Comunidad de San Jorge, expresó que “el agua del río Tigre no es apta para consumo humano ni de animales”. Además se refirió a la cantidad de puestos de trabajos que generará la empresa, la cual estimó en varios miles. El eje central de su intervención estuvo planteada entre la relación puesto de trabajos, capacitación y salario. Alonso dijo que “la apertura de San Jorge asegura que el proyecto sea sustentable más allá de los 16 años de vida”. Palma, además agregó: “tenemos que presentar declaraciones de impacto ambiental cada 2 años, por lo que durante los 16 años que estaremos tendremos que presentar 8 declaraciones”.

El No es NO

Lunes 23 horas y las luces del auto iluminan las laderas de las montañas que marcan el límite entre la ruta y la cordillera. Las barreras de contención de cemento mostraban consignas muy claras: “Uspallata dijo no y el No es No”. Las pintadas nos recuerda la lucha de San Carlos a lo largo de los últimos años. Un no que no es caprichoso sino que es contra la recolonización de nuestros territorios. Que dice no a la expulsión de los pueblos originarios, de campesinos, de puesteros en nuestra América.

La audiencia pública comenzó a las 9 de la mañana y se extendió hasta las 22.30. Ya entrada la noche, las intervenciones contra el proyecto San Jorge se multiplicaban, mientras quienes habían llegado hasta Vialidad en apoyo a la megaminera se iban retirando en silencio. La perplejidad y la preocupación se extendía en un auditorio que reflejaba la unidad de las organizaciones socio-ambientales, que desde hace años se oponen a este tipo de emprendimientos.

El total de exposiciones fueron 283, de los cuales se manifestaron en contra 218; en tanto 65 personas lo hicieron a favor de la empresa Minera San Jorge. El 77% de las exposiciones fueron en contra de San Jorge y abundaron las críticas hacia los gobiernos municipal, provincial y nacional. Esto repercutió en los rostros de Guillermo Carmona, Secretario de Ambiente de la provincia; Luis Miranda, Intendente del Departamento de Las Heras y Gurruchaga, asesor del Gobernador Celso Jaque. La frase “San Jorge no tiene licencia social” sonó como un eco permanente en el galpón-auditorio.

Organizaciones sociales, profesionales, estudiantiles, sindicales de CTA, gremiales, político partidarias; llegaron de distintos puntos de la provincia para decirle No a San Jorge. Las banderas en la tela perimetral marcaban un claro apoyo a esa consigna y la diversidad que se expresaba en el interior de las instalaciones.

El des-informe

En el año 2007, las Asambleas socio-ambientales lograron la sanción de la ley provincial 7722/07, la cual prohíbe el uso de sustancias tóxicas en la minería a cielo abierto. En su primer artículo describe al cianuro, acido sulfúrico y mercurio como tales sustancias. A ello agrega un “otras sustancias tóxicas similares”. El IIA presentado por San Jorge plantea que el xantato, sustancia que utilizarán para la flotación, no forma parte de las sustancias descriptas por la normativa y que esa definición, sustancias similares, es demasiado ambigua para poder ser tenida en cuenta. Sin embargo el xantato está catalogado como sustancia tóxica.

Una de las particularidades que presenta el IIA es la inexistencia de un plan comunicacional ante una situación de contingencia ante accidentes. Este hecho es significativo ya que el tajo a cielo abierto se emplazaría a poco más de 45 kilómetros de Uspallata y a unos 15 km de San Alberto. A esto se suma el dictamen sectorial presentado por el Consejo Provincial del Ambiente, integrado por organizaciones de la sociedad civil, el cual forma parte del Estado y es órgano asesor de la Dirección de Ambiente de Mendoza. En el mismo, expresan con la negativa al proyecto con duras críticas, basados en los altos impactos ambientales-sociales y económicos para Uspallata y la provincia.

El observatorio astronómico de Pampa el Leoncito, en San Juan, presentó un rechazo formal al proyecto San Jorge. La fundamentación de tal posición se justifica en la emisión de polvo a partir de las voladuras de rocas, lo cual afectará la limpieza de la atmósfera para continuar con los trabajos del observatorio. A su vez, la Asociación de Ingenieros Agrónomos de Mendoza presentó una dura oposición al proyecto megaminero, al entender que impactará muy fuerte en la actividad agrícola, ya que los riesgos de contaminación son muy altos. En tanto, Alejandra Naman, senadora provincia, planteó que hay que aplicar el principio precautorio, ya que los altos riesgos obligan a que ante la existencia de grandes probabilidades de contaminación, lo primero es el medio ambiente.

El IIA dentro de los puntos relacionados a lo que llaman “Impactos Residuales”, aconseja al estado que de abrirse San Jorge se permita rápidamente la apertura de explotaciones similares alrededor de la mina. Vale recordar que el departamento de Las Heras es el que cuenta con la mayor cantidad de proyectos megamineros cateados hasta la fecha. Declaraciones como éstas en el IIA, han provocado la indignación de vecinos y vecinas de Uspallata y de toda la provincia, ya que lo entienden como una provocación y un intento de caída de la ley 7722.

El altavoz

-Lino Cárdenas (Representante de la Comunidad Boliviana de San Carlos):
“Nosotros venimos de Potosí y sabemos muy bien lo que significa esta minería. Nos habían planteado venir a Uspallata y que nos darían cien pesos y la comida. Cuando nos enteramos que era para estar a favor de la minería nos bajamos y nos vinimos con la gente que venía a Uspallata a estar en contra de esta minería.”
“Esta minería no deja nada. En Potosí no queda nada. Ni siquiera agricultura, por eso nos tuvimos que ir de allá.”

-Alejandro Palma (geólogo de Minera San Jorge):
“No habrá filtraciones más allá del metro por lo que no hay riesgo de contaminación. Por lo tanto no se debe impermeabilizar ya que se hace naturalmente”

-Sergio Onofrio (Docente de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales-Universidad Nacional de Cuyo):
“Trabajé para Véctor en el año 2000 en Esquel y me pidieron un diagnóstico social. Revolví todo Esquel; analicé: la capacidad hospitalaria de la salud, de los servicios, los imaginarios sociales que existían entorno a la minería. Cuando expuse que Esquel iba a explotar porque la comunidad no quería que su ciudad se transforme en un lugar de desechos expuestos al cianuro y otros contaminantes e impactos sociales: me acusaron de mentiroso y nunca le importó preguntar por qué.”

-Miguel Funes (Justicia y Paz de los Hermanos Dominicos):
“La decisión y la posición de la Iglesia de oponerse a este tipo de minería ha sido madurada, porque tenemos una iglesia que en Mendoza no es fácil que se defina en temas políticos, en temas urticantes, en temas que puedan plantear una división. Esto ha sido un apoyo importantísimo porque nos ha costado mucho tiempo para que la jerarquía pueda entender esta posición.”
“En un encuentro en Santiago del Estero, cuando quemaba la situación de esa provincia. Cuando aún estaba el matrimonio que había estado 50-60 años en el poder. Cuando habían asesinado a Leila y a la otra chica. Me tocó compartir el 1° Encuentro de Justicia y Paz, donde estaba Gustavo Gutiérrez quien era un cura diocesano que después de anciano, junto a Leonardo Boff, rescataban el trabajo que habían hecho Montesino o Bartolomé de las Casas, en defensa de nuestra gente más allá de las diferencias. Hay posturas tomadas desde la teología de la liberación, como el padre Jorge Contreras, que vamos tomando posición y construyendo una iglesia verdadera.

-Tania Cruz (Asamblea Popular por el Agua):
“Sabemos que los establecimientos educativos significan una puerta estratégica para el ingreso de proyectos del tamaño de San Jorge o Potasio Río Colorado a las comunidades. Tal es así que con la llegada del proyecto a Uspallata se ha comentado: prohibición a los alumnos de hablar sobre el tema minería; no se permitió a los alumnos portar remeras con leyendas contra la minería contaminante; se realizaron visitas de supervisores de la Dirección General de Escuelas (DGE), quienes hablaban de las bondades del proyecto San Jorge o negaron los locales educativos a asambleas para organizar debates entorno al proyecto.”

-Guillermo Moujan (Delegado EPAS Mendoza):
“Pablo Alonso planteó que el agua del río Tigre no es apto para consumo, sin embargo el agua de ese río es de muy buena calidad, incluso para el consumo humano.”

-Julio Ortiz (Gerente de Minera San Jorge):
“No es obligatorio en un IIA realizar estudios sobre evaluación de percepción social. Como podrán ver con esta audiencia, tiene evolución constante. Todo está en las continuas percepciones y temperaturas de la sociedad. El IIA no tiene en cuenta los estudios de participación ciudadana, pero tampoco es obligación en los IIA”

-Yaua (Autoconvocados de Tunuyán):
“Tengo 60 años y si tuviera que comparar y tirar esos años para atrás, nos ponemos en el año 1950. Cuando empezamos combatiendo la primera dictadura que fue el derrocamiento de Illia comenzamos a militar políticamente. Hemos pasado por muchas cosas en la historia. Me parece que como pueblo mendocino tendríamos que dar vuelta un poco sobre qué significó el Mendozazo y todo el movimiento cultural. Creo que esto, que miles de personas estén hoy en el lujo de participar de una asamblea popular; que hoy haya tanta gente interesada y todos los medios, me parece que es un hecho revolucionario.”

-Julio y Paulo (Grupo ¡Oye Primates!):
“Nosotros como banda venimos apoyando la postura en contra del proyecto San Jorge, fundamentado en que Uspallata es el último pueblo de frontera de Mendoza, en la frontera con Chile; donde se pueden desarrollar un montón de otras actividades económicas con mucho menor impacto ambiental y social”
“Creemos que el reclamo de trabajo que hace la gente tiene que ser canalizado por el turismo, por políticas públicas y no por un proyecto que es saqueante, que es extranjero; por lo cual el beneficio de trabajo que verá la gente de Las Heras será del 3%. Nos parece una aberración por parte de los políticos y muy cínico presentarlo como la única posibilidad de trabajo.”

-Guardaparque provincial:
“Quiero comentar que hace un mes aproximadamente se produjo un vuelco en las puertas del Parque Provincial Aconcagua. Fue el vuelco de un camión que transportaba 9000 litros de hidróxido de sodio acuoso, corrosivo de grado tóxico ocho. De acuerdo a lo que indica el procedimiento dimos aviso a la autoridad superior y hasta el día de hoy no tenemos respuesta o el informe final proveniente de la Dirección de Protección Ambiental, de cómo se hizo la mitigación y remediación de este hecho.”
“Quiero hacer esta reflexión, contar este hecho. Éstos son los controles que hace el Estado.”

-Rocío Brida (Asamblea Autoconvocados de Uspallata):
“En total suman 4000 los mineros muertos cada año, enterrados en socavones, envenenados por los gases tóxicos, en explosiones y los noticieros no dicen nada de ello. Estas empresas se aprovechan del heroísmo de los mineros y de la alegría del pueblo trabajador para montar un show mediático que oculta la otra parte de la historia. Esto es lo que el sistema de depredación capitalista le ofrece a los obreros: muerte.”

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...