martes, 23 de noviembre de 2010

Crisis mundial se transforma en guerra política a tres bandas

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

El derrumbe financiero internacional alcanzó su punto más alto en septiembre de 2008, cuando el gobierno de Bush dejó caer al banco de inversión Lehman Brothers -con activos por 650 mil millones de dólares-. Esa decisión, una ofrenda a su rival Goldman Sachs y a la concentración del negocio bancario, paralizó el crédito mundial y congeló el comercio internacional.

El mismo monto suman, ahora, los vencimientos de los tres principales bancos de Irlanda -un país cuyo producto interno es de poco más de 180 mil millones de dólares. Estaríamos asistiendo, por lo tanto, al equivalente de un Lehman Brothers en Europa. Es obvio que quienes han dicho que la ‘recuperación’ está en pleno desarrollo estaban mirando otro planeta. Lo mismo cabe para quienes la bancarrota capitalista les suena como una caracterización un poco subida de tono. Pero a seis meses de la convocatoria de acreedores de Grecia, es claro que la quiebra de Irlanda vuelve a poner a la Unión Europea al borde de la bancarrota. Grecia misma no ha podido cumplir con las metas que le fueron impuestas en su rescate: su déficit fiscal ha crecido en relación con el PBI, que entretanto cayó un 5% y desencadenó una desocupación oficial del 12% y una real del 20%; o sea que el rescate agravó la crisis griega y la puso más cerca de la declaración de insolvencia. Portugal, por su lado, admite sin ambigüedades que su situación financiera está al límite y que podría pedir un retiro ‘transitorio’ del euro, o la emisión de una moneda local paralela. De acuerdo con el comentarista económico Ambrose Pritchard, la deuda total de Irlanda (pública y privada) es del 330% del PBI y su déficit de cuentas externas del 12% del PBI, mientras que los bancos portugueses dependen del financiamiento interno para el 40% de sus activos. En todo caso, los especuladores internacionales han llevado la sobretasa de interés que paga Portugal a los 800 puntos. Un retiro de Portugal del euro se llevaría puesta a España -su principal acreedor. Italia, a su vez, que se ufana de su política de rigor fiscal, no tiene condiciones de suscribir un rescate a Irlanda -la gota de agua que acabaría con las aventuras de Berlusconi, que es acusado por la gran industria por falta de socorro estatal. Irlanda, la víctima en esta ocasión, no podría de ninguna manera rescatar a sus grandes bancos, en los cuales ya metió 60 mil millones de euros, incurriendo, para 2010, en un déficit fiscal del 32% de su producto -un porcentaje jamás visto, salvo en guerras mundiales, y una deuda pública del 150%. El Tesoro irlandés se encuentra, por lo tanto, quebrado, precisamente en el momento en que debe honrar las garantías totales que estableció, a fines de aquel mismo 2008, para los grandes bancos locales; por eso la sobretasa de interés de su deuda se acerca a los mil puntos. El otro afectado es el Banco Central Europeo, que ha destinado a los bancos irlandeses la tercera parte de todos los euros emitidos para socorrer a la banca europea. A Irlanda se le acabó la cuerda; por eso la UE ha decidido forzarla a aceptar un rescate, que esta vez tendrá el aporte de una nación extra euro -Gran Bretaña, lo que no había ocurrido con Grecia. Las razones no son difíciles de imaginar: los bancos celtas le deben a los bancos británicos casi 200 mil millones de dólares, y aún más que eso a Alemania. La tinta de la cesación de pagos de Islandia, votada por un 90% de los electores en un referendo, aún está muy fresca como para que los ingleses miren para otro lado. Cuatrocientos años de rebelión contra los terratenientes anglo-escoceses, primero, y contra el capital financiero británico, después, constituyen, en el caso de Irlanda, una tradición de independencia que podría deparar sorpresas.

A Dios rogando

La crisis de las deudas pública y bancaria de Irlanda fue precipitada por una declaración Angela Merkel, la "cancillera" de Alemania (así llama Chávez a las ministras de exteriores), apoyada por el francés Sarkozy, a favor de que los rescates de deuda incorporen una quita de capital a los acreedores privados. Aunque el conjunto de la propuesta era prevenir los defaults -autorizando a los acreedores a imponer cambios a la política económica existente en caso de semejante riesgo-, fue interpretada, en el contexto de la crisis irlandesa, como una posible penalización a los acreedores. La intención de Merkel era clara: imponer un rescate en sus propios términos. La Comisión Europea le ha ofrecido a Irlanda un rescate de su deuda pública y de los bancos -en este último caso en forma directa, no a través del gobierno de Irlanda. Es claro que se pretende imponer un comité de vigilancia con mayores prerrogativas que el que opera en Grecia. Por lo pronto, Alemania exige que Irlanda abandone su condición de ‘paraíso fiscal’, o sea que los capitales operan con bajísimos impuestos en su competencia financiera. Es de suponer que el propósito es más amplio: quedarse con las hipotecas y, en su defecto, con las propiedades inmobiliarias cuyos impagos han provocado el derrumbe bancario irlandés, e incluso quedarse con los propios bancos. El gobierno irlandés ha resistido esta intervención, que supondría colocar la legislación financiera y el sistema financiero bajo la tutela de Estados extranjeros. La capitulación es, sin embargo, inminente. Como quiera que la condición de ‘paraíso fiscal’ fue impuesta, en Irlanda, para servir a la competencia de los fondos financieros anglo-norteamericanos en la Unión Europea y en la zona euro, el planteo tedesco-francés implica el desmontaje de esa zona de privilegio y una expresión de la guerra financiera de Alemania y Francia versus Estados Unidos e Inglaterra. El secretario del Tesoro norteamericano urgió a la Comisión Europea a rescatar a Irlanda, pero no avaló los términos del rescate dictados por Alemania.

Los movimientos políticos y financieros en torno a la bancarrota de Irlanda dejan al desnudo las tendencias que operan a la desintegración del euro. Es cierto que los llamados rescates son un negocio para los rescatistas, no para los rescatados, porque el dinero que prestan rinde tasas de interés elevadas, cuyo eventual retorno implica una transferencia de ingresos de los países rescatados a los rescatistas. Pero esto es un negocio para los Estados rescatistas dentro de ciertos límites; su extensión a otros países o prolongación en el tiempo sería fatal. Por otro lado, cada operación de rescate plantea una lucha de intereses que enfrenta a capitales e incluso a Estados, o sea a enfrentamientos políticos. Lo más significativo, sin embargo, es que la tendencia a imponer un protectorado germano a distintos Estados europeos es irrealizable a mediano plazo sin provocar rebeliones y hasta guerras -lo que, en su defecto, podría llevar a un desmantelamiento del euro por iniciativa alemana, lo cual devolvería a Alemania una libertad completa de acción, claro está que en alianza con una potencia extra europea-China (el principal mercado de Alemania) o Japón. La crisis de las últimas semanas pone en evidencia una guerra política, cuyo eje son Estados Unidos y China.

QE2

La sigla de arriba no es una fórmula química ni un ‘password’, sino la denominación del segundo plan de compra de títulos de la deuda pública de Estados Unidos por parte del Banco Central de ese país, que, todo sumado, alcanza a cerca del billón de dólares. La mayor parte de los comentaristas interpretó la medida como un intento, por un lado, de devaluar el dólar y ganar ventajas en el comercio exterior y, por el otro, de mejorar los precios de los bonos del Tesoro y bajar aún más su tasa de interés de mercado. Sin embargo, después del anuncio, el dólar se revalorizó, los precios de los títulos cayeron y las Bolsas se hundieron en otro martes negro. Es que en el medio había metido la cola la crisis de la deuda irlandesa, la correspondiente salida de capitales de Europa y la devaluación del euro. En este punto, se podría decir que la señora Merkel eligió un momento oportuno para detonar el derrumbe de Irlanda y desatar la depreciación del euro y la revalorización del dólar.

Pero más allá de esta ‘guerra de monedas’, lo cierto es que la deuda más explosiva es la norteamericana, catorce billones de dólares (más de un ciento por ciento del PBI) y que casi un 40% de ella se encuentra en manos de China, Japón y Alemania. Además, está la deuda de estados y municipios, por unos cinco billones de dólares, que en muchos casos ha debido ser rescatada para que no cayera en default. La compra de deuda pública por parte del Banco Central es, por eso, antes que nada, una operación de rescate, lo que se demuestra precisamente en el hecho de que no opera comprando títulos o bonos al gobierno, sino a los tenedores privados de ellos. Pero el rescate de la deuda con emisión perjudica al tenedor externo de esa deuda, porque ella desvaloriza al dólar ante otras monedas. El derrumbe del martes último en los mercados de acciones y de deuda pública marca los límites del Banco Central para defender la deuda norteamericana.

Esa emisión, asimismo, exporta la crisis norteamericana hacia el resto del mundo, porque sirve para la especulación en otros países con financiamiento de costo casi nulo. En consecuencia, países como Brasil, Corea del Sur o China han visto el desarrollo de una burbuja especulativa en el consumo, inmobiliaria o bancaria, que está atada por un hilo al ingreso de dólares. Si como ha ocurrido esta semana, el dólar, en lugar de debilitarse, sube y las tasas norteamericanas aumentan en lugar de caer, los especuladores se apurarán a deshacerse de sus inversiones financieras en el exterior y a provocar una fuga de capitales que podría derribar el edificio especulativo así montado.

En forma inversa, una crisis especulativa en los mercados receptores de dólares podría producir el mismo resultado, que es lo que ha ocurrido con la crisis irlandesa. Pero no sólo. El aumento de las tasas de interés en China en este período -también para frenar la especulación inmobiliaria y el alza de precios- provocó una fuga de los capitales que especulan con materias primas, de las cuales China es la mayor demandante. El derrumbe del precio de la soja, de mantenerse, pondrá fin a la ‘euforia’ económica de Brasil, Argentina y aun del sector agrícola norteamericano. En definitiva, la nueva emisión de dólares programada en Estados Unidos no tiene la capacidad para reactivar su economía, sino que responde a un intento de salvataje parcial de la deuda pública norteamericana y a un default de esa deuda en el caso de los tenedores extranjeros, por la víade la devaluación del dólar.

G20

En este contexto, el fracaso de la reunión del Grupo de los 20, en referencia a los países designados para supervisar la crisis mundial, ha sido la antesala de una guerra política. No ha habido acuerdo en ‘rebalancear’ la economía mundial, es decir en repartir los costos de los rescates del capital. Ese ‘reequilibrio’ deberá alcanzarse mediante pruebas de fuerza, incluso militares, como lo advierten las amenazas contra Irán o las disputas en el mar de China. Europa y China enfrentan, por ahora, más que el resto de los Estados, una tendencia a la rebelión popular -incluso en Irlanda, donde 25 mil estudiantes chocaron con la policía contra el aumento de las tarifas de las matrículas. Europa es una encrucijada de tendencias disolventes: la presión de Asia y Estados Unidos; el desequilibrio de la estructura política y económica de la UE y de la zona del euro; el ascenso de las luchas. La orientación política dominante -austeridad social, rescate del capital- es la línea de resistencia que ha encontrado para neutralizar esa presión especial de fuerzas y, en especial, la de la clase obrera. En el cuarto año de la crisis mundial, todos los Estados se encuentran lidiando con el tema del rescate del capital. Irlanda es ejemplar en este aspecto, porque el paquete de ‘ayuda’ que le ofrece la Comisión Europea viene a ocupar el lugar de los fondos que el BCE no puede seguir aportando. En Estados Unidos, desde antes del reciente triunfo electoral de los republicanos, se ha reforzado la presión hacia la austeridad fiscal, que tiene que ver, en definitiva, con el temor al derrumbe de la deuda pública y a la descalificación del dólar en el mercado mundial. La derrota de Obama, banalizada por muchos como algo frecuente en elecciones de medio término, señala la velocidad con que la crisis ha agotado la expectativa ‘reformista’ en menos de dos años. Los derrumbes financieros de la última semana, en especial el de las materias primas, pone de manifiesto la volatilidad de las economías de Sudamérica y desmiente su alegada fortaleza. A un plazo relativamente corto, Sudamérica volverá a ocupar un puesto destacado en la bancarrota mundial.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

De corrupción y diezmos

Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

Desde este corrupto México. Ahora que se habla del bicentenario de la supuesta independencia de México, la historia del país está indisolublemente ligada a la de la corrupción, sobre todo a partir de la impuesta colonia española. Como se sabe, la mayor parte de los sometedores de los antiguos mexicanos, eran mercenarios ávidos de lucrativas aventuras que les permitieran salir de las miserables vidas que hasta entonces habían llevado en España.

Atraídos por míticos, auríferos reinos, aquí, en las tierras anahuacas, de todos modos hallaron gente, tierras, vastos recursos y, en efecto, minerales preciosos, como oro o plata, que, en corto tiempo, los convirtieron en hombres acaudalados, claro que sin modales y, lo más grave, sin lealtad muchos de ellos. La “solución” del soberano español en turno (Carlos I de España), fue permitir que tales mercenarios se quedaran con una parte de las tierras y los hombres de los que se habían apoderado por el simple uso de la violencia y el latrocinio. Esa suerte de dádivas soberanas habrían de convertirse en la norma, con tal de, efectivamente, garantizarse el rey español la “lealtad” de aquellos ladrones a “su servicio” (no exceptuando, claro, que el propio rey era el ladrón principal al haberse apropiado por la fuerza de tierras ancestralmente ocupadas por industriosas y cultas civilizaciones).

Esa mercantilista relación entre los “súbditos españoles” en las colonias y su rey en España, también fue muy bien aprovechada por la iglesia, la cual habría de recuperar en estas sometidas tierras el poder perdido en Europa, debido principalmente a las reformas luteranas y a que la “fe ciega” de los inicios del cristianismo y la edad media se había ido disipando con los siglos (más que fe ciega, se trató en realidad de una absurda fanatización, que convirtió a los seguidores de Cristo en peligrosas hordas de manipuladas turbas que arrasaban con todo aquel que no se acogiera al “cristianismo”, como puede verse en la reciente, muy recomendable cinta española “Ágora”). Aquí, además de la imposición de esa tan cuestionada “fe” por medio de la fuerza y de la “santa inquisición”, también las prácticas lucradoras de enriquecimiento de la elite eclesiástica volvieron a reforzarse como nunca antes. Así, el obligado diezmo, la bendita “limosna” para la curia local, era una suerte de impuesto religioso, cuyo incumplimiento, además del castigo divino al mandar al infierno al pecador, incluso ameritaba en muchas ocasiones castigo corporal con las ingeniosas torturas que los muy “creativos” inquisidores les infligían.

Por tanto, las dádivas soberanas a sus “súbditos” para comprar sus lealtades y el diezmo eclesiástico, por la fuerza de la costumbre, se convirtieron con el paso de los años y los siglos en parte, como dije antes, de nuestra historia y de nuestra cultura, sí, la cultura de las dádivas-corrupción-diezmo.

En nuestros días, este supuesto azote, en realidad, para el sistema político mexicano está que ni mandado a hacer pues, entre otras cosas, garantiza la estabilidad y el, digamos, aceptable funcionamiento de la sociedad por aquél “gobernada”.

Se habla desde distintos niveles de gobierno de que se debe de acabar con la corrupción, las prácticas fraudulentas, las extorsiones, el crimen organizado... pero esas prácticas son algo tan necesario para la perpetuación y subsistencia del sistema político, que hablar de acabar con ellas sería para éste una especie de autoinmolación.

Por estos días de violencia generalizada (alimentada todavía más por las equivocadas estrategias gubernamentales para “combatir” al crimen, de “contra la violencia, más violencia”) e impune actuación del así llamado “crimen organizado”, cabe preguntarse hasta qué punto la corrupción de la que he estado hablando, formaría parte de aquellos factores de supuesta “inestabilidad” o es gracias a la corrupción (y a todo lo que implica, como veremos adelante, particularmente a la forma actual que el diezmo ha tomado) que la “estabilidad” subsiste.

Han dicho centros empresariales que estudian el impacto de la inseguridad y la violencia en la actividad económica, que alrededor de un 7% del PIB del año pasado (2009), unos 175 mil millones de pesos, se pierden por tal inseguridad. Fue esta cifra refutada por el gobierno, en especial el secretario de hacienda, quien negó que la criminalidad, y yo agregaría a la corrupción, como parte de dicha criminalidad, afecte. Muy miope su opinión, dado que, por ejemplo, pensemos en alguien que sufre un asalto y que entran a robarle a su casa: televisión, computadoras, refrigerador, joyas, dinero… y todo aquello con que puedan cargar los ladrones. Es evidente que estará sufriendo un retraso en su desarrollo económico, pues de haber tenido satisfechas sus necesidades en cuanto a dichos aparatos y satisfactores, haber estado en un punto, digamos que de satisfacción, de pronto pierde ello y debe de comenzar desde cero. Pero, además, si no tiene de momento los medios económicos que le permitan reponer lo robado, pues le implicará un atraso material, quizá de varios años atrás. Su desarrollo material habrá retrocedido y si antes del robo estaba en posibilidades de realizar o adquirir otros bienes o emprender cambios en su estilo de vida, pues deberá esa persona posponerlos, quizá de forma permanente. Que el mencionado tecnócrata diga que no hay atraso, es no usar el sentido común para razonar, como lo hice arriba, en que, efectivamente, hay una fuerte afectación material para la actividad económica del país (días después señaló que, en efecto, “hay afectación”).

Hace unos días asistí a una reunión de proselitismo político priísta. Estaban allí tanto empresarios como políticos de poca y mediana monta. Al escuchar algunas de las conversaciones, me cercioré de que esta gente existe gracias al dinero que tienen y que prontos están para presumirlo. Por ejemplo, una de las pláticas que escuché era la siguiente, sostenida entre dos supuestos empresarios que comían junto a mí, hombres cincuentones, vestidos con ropa fina, que manipulaban hasta tres “black berries” (costosos teléfonos celulares) y lucían sendos anillos y pulseras de oro en sus manos y muñecas:

-Oye, y ¿qué pasó, siempre te fuiste a Estados Unidos? – preguntaba uno.

-Sí... sí, me fui en la Honda nueva... la que te dije que compré apenas... sí, nos fuimos el sábado tempranito, a Laredo, y luego luego nos fuimos al mol... y me gasté como cincuenta mil dólares...

-¿¡Cincuenta mil dólares!?...

-Sí... cincuen... no... digo, cinco mil dólares... sí, como sesenta y tantos mil pesos... sí, pero nos vinimos bien surtidos, sí... mi mujer se compró harta ropa... y a mis hijos les compré unos juegos y sus laptops...

-Ah... pues qué bien... yo pienso irme la otra semana...

Y en ese tenor continuó esa materialista-consumista conversación.

Pude platicar con algunos empresarios sobre la corrupción gubernamental. “Eso nunca se va a terminar”, me dijo uno de ellos. “Aquí, si no le entras con el diezmo, nomás no te dan contratos”. Muy confidencialmente me reveló que acababa de entregar medio millón de pesos a unos regidores, quienes a cambio le entregarían una obra por, en efecto, ¡cinco millones de pesos! “Es la cuota que debes de pagar si quieres sobrevivir aquí”, continuó diciéndome. “Y no te creas que son, así, muy importantes, son güeyes chicos”. “Y nada más por darte los precios unitarios de las obras, para ver que no te desfases mucho, nada más por dártelos, ¡te piden cincuenta mil pesos!... y ni modo que no le entres, porque si tú haces tus cotizaciones y estás demasiado subido, pues de todos modos menos te dan el trabajo, así que también allí le tienes que entrar”, continuó diciéndome, esbozando una irónica sonrisa, como diciendo “ni modo, así trabaja este país”.

Le pregunté su opinión sobre el narcotráfico. “Mira, esto lo ha provocado el gobierno, por haber favorecido sólo a un cártel y meterse en los territorios de los otros… provocó la guerra. Eso era lo que hacía el PRI, respetar los territorios”. “Vaya”, reflexioné en ese momento, “entonces el PRI se entendía más con los capos, que los panistas”. “Y vas a ver que no le va a quedar más remedio al gobierno que negociar, porque si no, esto se va a poner peor, en serio. De todos modos, Estados Unidos va a seguir consumiendo droga, eso que ni qué, y se la tenemos que surtir… se hacen pendejos, nada más. Además, a los gringos les conviene tener un solo grupo, para que puedan controlarlo... es más difícil si hay varios”. Tiene sentido lo que este empresario me comenta. En realidad fue lo que se hizo en EU luego de que terminó la prohibición, pues se siguieron “tolerando” a las mafias que habían acogido la medida y que cambiaron de giro, todo bajo la “discreta” aceptación del gobierno y los cuerpos policíacos.
“Bueno, y qué piensas de los empresarios que secuestran”, volví a preguntarle. “Mira, esos son los que lavan el dinero y se quieren salir… yo, por eso estoy bien derechito, pago mis impuestos, les pago todas sus prestaciones a mis trabajadores… así, no tienen por qué molestarte, en serio. A mí nunca me han molestado, porque no me meto en negocios chuecos… bueno, al menos del lavado de dinero y esas cosas”, aclaró, sonriendo, viendo mi cara de incredulidad, sobre todo por lo que me había contado antes, de lo del “diezmo”. “Seguro eso habrán hecho en Colombia, haber pactado con los cárteles”, pensé, lo que explicaría la aparente “paz” que vive ese país, que a pesar de toda la supuesta guerra contra el narcotráfico, sigue produciendo una gran cantidad de la droga consumida en EU. Y me vinieron a la mente las declaraciones publicadas en diarios de EU, que aseguran que el gobierno de Calderón protege sólo al cártel de Sinaloa, el del Chapo Guzmán, quizá porque, como de todos modos ese país necesita droga, pues es mejor tener bajo control a productores y distribuidores. Tiene lógica, entonces, lo que me dijo este empresario, de que la guerra a muerte de los cárteles ha sido provocada por un absurdo, surrealista favoritismo del gobierno a un solo cártel. También me vino a la mente que la producción de amapola y estupefacientes en Afganistán, ese invadido país, convertido en un infierno gracias al “control” militar estadounidense (como también sucede en Irak), ha aumentado muchísimo en comparación con los niveles que había antes de dicha invasión, pues constituye, además de un muy buen negocio, casi la totalidad del PIB de ese país.

Allí mismo conocí a otra persona que se ha dedicado a trabajar para PEMEX. “Uy, si te contara todas las transas que se hacen allí… fíjate, en una ocasión se estaba perforando un pozo en Tabasco, de ocho mil metros de profundidad, que según los estudios daba a un muy buen yacimiento, que iba a producir bastante. De repente, que paran la obra, sí, y no faltaba mucho para llegar al petróleo, en serio. Todos nos quedamos sorprendidos, pero nos dijeron los jefes que se cerraba. Y ni dijeron por qué... ya después, tú sabes, comenzaron a correr los rumores de que se debía dejar como la cuota para el gobierno que iba a venir... el que está ahorita... ay, se me va su nombre... sí, el de Calderón, sí... que había que entrarle con algo, y que ese pozo iba a ser como que el pago para que nuestra empresa siguiera perforando”. “¡¿Y así, nada más se paró todo!?”, pregunté, escéptico. “Sí, así como lo oyes... y se ve que iba a ser un pozo que iba a producir mucho, en serio”. “Y qué sabes... ¿sí lo están operando ya?”, volví a cuestionar. “No sé... ya no he regresado para allá, pero seguro sí, sí... era muy bueno”. “Oye... y qué me puedes decir de los diezmos... con lo que tenían que entrarle para que los dejaran trabajar”, abordé el tema. “¡Uy... sí, seguido se hacían comidas para los funcionarios de PEMEX, pagadas por las empresas, las que querían perforar o vender equipo... y allí era donde les tiraban los cañonazos... imagínate, cañonazos de sesenta... cien mil pesos... ¿¡quién los aguanta, no!? Y era cuando se cerraban los tratos”, dice este hombre treintón, muy cordial. Y ya luego me platicó que en otra ocasión estuvo en un pozo que empleaba equipo de perforación nacional, muy bueno. “Sí, muy bueno, de verdad. Y que pregunto de dónde era el equipo, y me dijeron que era nacional, que de Monterrey, pero que ya no se fabricaba, que ése era como de 1970, casi cuando dejaron de fabricarlo... ¿por qué crees?... pues porque como era nacional y era tan bueno, no convenía a las empresas extranjeras que se siguiera fabricando y entonces PEMEX dejó de comprarlo, presionada por esas empresas extranjeras y pues que quiebra la compañía. Pero te digo, tan buen equipo, que en ese pozo todavía lo estaban usando.”. “Y luego dicen que México no desarrolla tecnología propia”, pensé. En realidad, sí se ha desarrollado tecnología propia en muchos rubros, pero no conviene a las transnacionales que se fabrique, pues dañaría sus intereses, ya que dejaríamos de comprarles la carísima tecnología que nos venden, la cual, muchas veces, ya hasta obsoleta es en sus países de origen (además, los “paquetes” de venta exigen que también se les compre el “mantenimiento”, mucho del cual bien podría proporcionarse en nuestro país, lo cual encarece todavía más cuanto equipo compramos).
Así que, por lo relatado, puede verse como, en efecto, es un puntal del sistema la corrupción, pero además es esencial para que dicho sistema político marche dentro del país y deje marchar al país (y esto que comento se da para todos los partidos políticos, pues son varios los casos de descarada corrupción en que se han visto implicados el PAN, PRI, PRD, PVEM... y en todos ellos es tan común aquel elemento, que ni empacho tienen en “aliarse” unos con otros en los actuales procesos electoreros, sin importar si son de derecha o izquierda, con tal de destronar a quien se encuentre en el poder. Los intereses de sus gobernados es lo que menos les importa). Y esta situación se da en todos los niveles, pues hasta en la institución supuestamente más recta y honorable que es el ejército mexicano, cae en la corrupción y las dádivas (por eso quizá ahora se esté usando a la Marina, sobre todo para llevar a cabo los llamados “operativos quirúrgicos”, para la captura de los capos del narcotráfico que han dejado de ser piezas claves en el negocio). Recuerdo una plática que tuve con un ex soldado, quien estuvo en el ejército casi cinco años, llegando al grado de sargento. Me platicó que en cuanto al entrenamiento, le parecía bueno, pues les enseñaban a usar armas, tácticas militares, de sobrevivencia, defensa personal... “pero fíjate que lo que no me gustó es que para todo te pedían dinero, sí, que si quería salir, que si quería descansar, que si quería un rifle mejor... todo mundo te pedía, y si no le entrabas, pues nomás nada conseguías o hasta te castigaban, porque dependiendo de si habías hecho algo malo, pues podías pagar y te retiraban el castigo. Y por eso me salí, ah, porque además los sueldos son muy bajos. Yo ni siete mil pesos al mes sacaba y eran una friegas, en serio. Los únicos que ganan muy bien son los altos mandos, sí, ellos ya te sacan que treinta, que cuarenta mil pesos... a esos, los tenientes, generales... a ésos, sí les pagan muy bien”. Y esa plática me recordó la muy recomendable película mexicana “El infierno”, del director Luis Estrada, recientemente estrenada (la cinta es un ensayo cinematográfico, en forma de humor negro, que muestra las causas que están provocando la ola de violencia, de corrupción, de inseguridad y de descomposición social que está viviendo México en los recientes años y provocó una gran polémica al ser exhibida, en cuanto a su clasificación, ya que el gobierno la censuró al clasificarla como “C”, para adultos, siendo que hasta los niños han vivido la violencia y los problemas que se muestran en dicha cinta). En la película se muestra a un personaje que dice que fue soldado, quien se alquila como sicario de un capo del narcotráfico, y resulta ser mejor matón que sus otros elementos civiles . “Sí, eso es cierto”, me dijo el ex soldado que menciono antes, “muchos de los compañeros renunciaban y se iban a trabajar con el narco, pues allá, ¡fácil les pagaban cinco o seis mil pesos a la semana!”. Y otra vez el elemento material, una mejor paga, pesa más que la “lealtad militar”. Que de todos modos en estos momentos, incluso al ejército se le cuestiona su “guerra contra el narcotráfico”, debido a las constantes violaciones de todo tipo de los derechos civiles y humanos de la gente a la que dice “defender” y sin embargo, todo indica que ese arbitrario actuar de los militares, es parte de la estrategia panista (en contubernio con el gobierno estadounidense), para militarizar gradualmente a todo el país, como parte del plan de “seguridad interna” que Estados Unidos, a través del Pentágono, ha diseñado para hacer de México su “zona de contención” contra “terroristas”, inmigrantes ilegales y cuanta amenaza pueda presentarse (ver mi artículo: “La muy oportuna ‘descomposición’ del estado mexicano, pretexto para militarizar y recrudecer la represión gubernamental”, en este mismo blog). Y va unido a esto que en apariencia la “guerra contra el narcotráfico” calderonista esté fracasando, pues todavía justificaría mucho más pronto dicha militarización, incluso, una intervención militar directa estadounidense, en donde se justificaría que EU instalara bases militares aquí, so pretexto de “ayudar” en la lucha contra el narcotráfico (ver también mi artículo “La fracasada lucha panista en contra el crimen organizado”, en este mismo blog).

Por ello, si ni el “honorable” ejército se salva de las prácticas corruptas, qué puede esperarse de los cuerpos policíacos, sobre todo de los locales, que por los salarios bajos y una real carencia de valores y “lealtad” hacia la autoridad, son fácil presa de todo lo que hemos venido analizando: corrupción, dádivas del crimen organizado (narconóminas, ya se les llama aquí al sueldo que reciben del narcotráfico), “diezmos”... en fin, un problema que si se da, como he narrado, en los altos círculos, es lógico que entre los subordinados también sea práctica muy común. Agréguese a esto que la mayor parte de esos policías se dedican a extorsionar a los ciudadanos, en lugar de velar por su seguridad, actuando más como delincuentes uniformados que como servidores públicos y el problema que comento es peor aún. Es muy común que esos “policías” extorsionen por cualquier motivo a los ciudadanos, aludiendo inventadas faltas que colocan a la víctima de su prepotencia autoritaria en un nivel “delincuencial” peor que el del mismo crimen organizado (nada más tómese el ejemplo de que al estacionarse en un supuesto lugar prohibido, falta inventada frecuentemente, se le trata al “infractor” como si fuera un criminal y, más bien, actuando los elementos de las grúas policíacas que arrastran los vehículos, ellos sí, como verdaderos ladrones. Ver mi artículo “Robo en descampado, el arrastre de autos por grúas policíacas en la ciudad de México”, en este mismo blog)

Como he dicho, la corrupción es puntal del sistema. Y sin lugar a dudas, no sólo del sistema mexicano, sino que buena parte de los países del orbe también deben su existir a la corrupción, traducida como el deseo de enriquecerse en el menor tiempo posible por quienes la practican. Considérese el caso estadounidense, en donde se originó la debacle económica que tiene sumido al mundo en la profunda crisis de la que aún no salimos (y en la cumbre del llamado G-20, a ningún acuerdo se llegó para tratar de aliviar la recaída). Ahora se sabe que gran parte de dicha debacle se debió a la corrupción bancaria-financiera que permeó todos los niveles de gobierno, el que se desentendió de los ilegales manejos financieros de los barones del dinero. Un país tan supuestamente honesto como Islandia, también está prácticamente quebrado debido a las irregulares (léase corruptas) prácticas de sus banqueros. Estados Unidos, en la clasificación que se hace sobre corrupción, ya salió del lugar número 20, hasta donde están los países honestos, para ubicarse en el 22, abajo del 21, que es desde donde comienzan los países corruptos (aunque ninguna estadística que mida la corrupción, presenta a un país con diez cerrado, que significaría cero corrupción. Islandia, que antes de la debacle era considerado de entre los países más honestos, presentaba 9.7, o sea, casi limpio. Ver el sitio www.NationMaster.com, en donde México ocupa el lugar 65, con un deplorable 3.5, o sea, bastante corrupto. El más corrupto de todos es la nación africana Chad, en donde, por cierto, se filmó una cinta que acabo de ver, de la muestra, “Un hombre que llora”, muy recomendable. En ese país, por ejemplo, el ejército recluta forzosamente a los jóvenes, pero si sus familias pagan una cuota, los dejan libres).

Una nueva conversación que pude escuchar durante la reunión a la que he aludido arriba, me confirmó que nada se hace en México sin el “diezmo” del que he estado hablando en el presente artículo (la “mochada” o “mordida”, como se le dice aquí en el lenguaje coloquial). Un tipo bajo de estatura, trajeado, blanco, de unos 34 años, se acercó a un grupo de comensales que estaba a mi lado, supongo que también de empresarios. Saludó, muy aparentemente respetuoso, y luego de las obligadas presentaciones, se dirigió a uno de ellos, con quien parecía estar más familiarizado, y siguió esta conversación:

-Ah... oiga, y el cuate ese dice que ya que esté en el cargo, que sí le va a dar la chamba, pero que necesita un adelanto, unos cuatrocientos mil pesos, porque se quiere comprar carro nuevo y toda la cosa, para no llegar sin nada, que si le entra, le garantiza la obra, ¿cómo ve?

Seguramente quien hablaba se refería a una persona que formaba parte de un gabinete recientemente elegido, que estaba ya por ocupar su “puesto de trabajo”.

El hombre a quien se dirigió, lucía un traje sport, de unos sesenta años, y le contestó:

-Ah... no... no le entro... qué tal si es puro cuento... no...

-Ah... bueno... como vea, sí... yo nomás le vine a decir lo que me dijo ese cuate... pero como usted vea... – pretendió abogar por “ese cuate” el de la propuesta, con cara de desánimo, pero de todos modos se despidió, otra vez muy aparentemente efusivo y respetuoso.

Luego, pude escuchar al del traje sport decir a otro:

-A ése, lo vamos a ir a ver directamente, ¿eh?... no confío en los intermediarios, como este cabrón... luego te suben la cuota...

Pues curiosa manera de abaratar los sacrosantos diezmos, pensé en ese momento.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Nicaragua - Costa Rica: Cronología anotada

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

Debido a que entre Nicaragua y Costa Rica la retorica sobrepasó a los hechos, en dos semanas el diferendo entre ambos países adquirió proporciones que hacen difícil identificar el eje del debate. El conflicto asomó cuando el 18 de octubre Nicaragua comenzó el dragado del río San Juan.

El 21 Costa Rica se quejó de que los sedimentos extraídos del río se depositaban en la Isla Calero y envió a 150 policías a la zona. El 23 Nicaragua respondió despachando tropas a la frontera. Siete días después, el 30 Laura Chinchilla, presidenta de Costa Rica afirmó que a “Nicaragua se le olvidó donde queda su frontera” y Ortega propuso un diálogo. Los pesos pesados entraron en ruta de colisión.

El 1 de noviembre, día 12 del conflicto, Costa Rica denunció la presencia de militares nicaragüenses en isla Calero. Al otro día, intempestivamente la OEA fue convocada. Sin perder tiempo, Estados Unidos exhortó a ambos país a dialogar ofreciéndose como mediador.

El 5, día 16 del conflicto, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, emprendió un recorrido por ambas capitales y sobrevoló la zona del diferendo. El día después la señora Chinchilla anunció que si la OEA fallaba, su país apelaría al Consejo de Seguridad de la ONU. Ortega enfatizó la necesidad de amojonar la frontera. La tensión continuó subiendo.

11 de noviembre, El Consejo Permanente de la OEA se reunió sin resultados. El 12 la organización instó a Nicaragua a retirar sus tropas de la frontera y a ambos a reanudar el diálogo. Las alianzas de Nicaragua no respondieron y la cohesión del ALBA fue puesta a prueba; la resolución fue aprobada por 22 países, 2 en contra (Nicaragua y Venezuela) y 3 abstenciones (Ecuador, Guyana y Dominica). Ortega rechazó la resolución, impugnó a varios países y alegó que se trató de una conspiración en la cual intervinieron intereses del narcotráfico.

En medio del debate, Edén Pastora realizó una desafortunada declaración al afirmar que la isla Calero era “territorio de nadie”, admitiendo de hecho que no lo era de Nicaragua. El lunes 15 el ex comandante Humberto Ortega, hermano del presidente y ex jefe del Ejército Sandinista, exhortó al dialogo entre las partes, abriendo una grieta en la posición nicaragüense. Todo se complicó cuando el día 17 Daniel Ortega, reivindicó el derecho de Nicaragua a navegar por el río Colorado para “equilibrar el privilegio de Costa Rica a hacerlo por el San Juan”. Ese mismo día los representantes de todos los poderes del Estado y otras instituciones, respaldaron la posición de Ortega.

El propio día 17 Costa Rica propuso a Nicaragua realizar una Cumbre Binacional con la condición de que Managua retire sus tropas. La presidenta Chinchilla sabía lo que ocurriría: Ortega aceptó la reunión pero rechazó la condición. La OEA fue convocada para el jueves para estudiar, entre otros aspectos, si convoca o no la reunión de cancilleres.

Hasta hoy el saldo es el siguiente: hay tropas nicaragüenses, por las fotos no debe ser más de un pelotón en la isla Calero y existe el peligro real de que en cualquier momento se produzca un incidente con los policías costarricenses.

La descalificación de la OEA sin que haya aparecido un mediador calificado crea un peligroso vacío. El Tribunal de la Haya se toma su tiempo y Costa Rica amenaza con llevar el asunto al Consejo de Seguridad de la ONU. Ninguna de esas perspectivas es buena e invocar al TIAR sería desastroso.

En cuanto a quien tiene la razón, parece que ninguno pues no se trata de lo uno o de lo otro sino de todo lo contrario. Cantinflas no lo expresaría mejor.

En el Tratado de Límites entre Nicaragua y Costa Rica del 15 de abril de 1858 (Tratado Cañas-Jerez), como tampoco en el laudo arbitral del presidente norteamericano Grover Cleveland de 1888 que lo ratificó, no hay referencia a isla alguna. Dado que la isla Calero de 151 km.² existió siempre, la única explicación para la omisión es que en la época no se le consideró materia de litigio.

Es evidente que, en lo que respecta a Costa Rica, tanto el Tratado de Límites como el laudo de Cleveland, se atienen al llamado principio o estado de “costa seca”, figura que suele ser aplicada a una frontera formada por una porción o corriente de agua y significa que una parte, Costa Rica en este caso, ejerce soberanía sobre el territorio situado a partir de la margen derecha del Río San Juan, sin derecho alguno sobre sus aguas, excepto el de navegar por ellas con naves civiles.

De momento, cuando no se percibe disposición por ninguna de las partes para crear el necesario compás de espera ni se dan pasos al encuentro para desactivar el contencioso. Conviene recordar que nadie podrá ganar y ninguna ventaja se obtendrá con una aventura semejante.

Costa Rica y Nicaragua, no la OEA más tienen una magnífica oportunidad para evitar lo evitable. Ahora no hace falta encontrar culpables, es preciso encontrar soluciones. Quien la busque la encontrará.

ANEXO
TRATADO DE LIMITES ENTRE NICARAGUA Y COSTA RICA
Cañas - Jerez (15 de abril de 1858)
Artículo I: La República de Costa Rica y la República de Nicaragua, declaran en los términos más expresos y solemnes, que si por un momento llegaron a disponerse para combatir entre sí, por diferencias de límites y por razones que cada una de la Altas Partes contratantes consideró legales y de honor, hoy después de repetidas pruebas de buena inteligencia, de principios pacíficos y de verdadera confraternidad, quieren y se comprometen formalmente á procurar que la paz, felizmente restablecida, se consolide cada día más entre ambos Gobiernos y entre ambos pueblos, no solamente para el bien y provecho de Costa Rica y Nicaragua, sino para la ventura y prosperidad que en cierta manera redunda en beneficio de nuestras hermanas, las demás Repúblicas de Centro América.
Artículo II: La línea divisoria de las dos Repúblicas, partiendo del mar del Norte, comenzará en la extremidad de Punta de Castilla, en la Desembocadura del Río San Juan, de Nicaragua, y continuará marcándose con la margen derecha del expresado Río, hasta un punto distante del Castillo Viejo, de tres millas inglesas, medidas de las fortificaciones exteriores de dicho Castillo, hasta el indicado punto.- De allí partirá una curva, cuyo centro serán dichas obras y distará de él tres millas inglesas, en toda su progresión, terminando en un punto, que deberá distar dos millas de la ribera del Río, aguas arriba del Castillo.- De allí se continuará en dirección al Río Sapoá, que desagua en el Lago de Nicaragua, siguiendo un curso que diste siempre dos millas de la margen derecha del Río San Juan, con sus circunvoluciones, hasta su origen en el Lago, y de la margen derecha del propio Lago, se tirará esta línea paralela a dichas riberas.- Del punto en que ella coincida con el Río Sapoa, el que por dicho debe distar dos millas del Lago, se tirará una recta astronómica hasta el punto céntrico de la Bahía de Salinas, en el mar del Sur, donde quedará terminada la demarcación del territorio de las dos Repúblicas contratantes.
Artículo III: Se practicarán las medidas correspondientes á esta línea divisoria, en todo ó en parte, por Comisionados de los Gobiernos, poniéndose éstos de acuerdo para señalar el tiempo en que haya de verificarse la operación.- Dichos comisionados tendrán la facultad de desviarse un tanto de la curva alrededor del Castillo, de la paralela á las márgenes del Río y el Lago ó de la recta astronómica entre Sapoá y Salinas, caso en que ello puedan acudirse para buscar mojones naturales.
Artículo IV: La Bahía de San Juan del Norte, así como la de Salinas serán comunes á ambas Repúblicas, y de consiguiente lo serán sus ventajas y la obligación de concurrir á su defensa.- También estará obligada Costa Rica por la parte que le corresponde en las márgenes del Río San Juan, en los mismos términos que por Tratado lo está Nicaragua á concurrir á la guarda de él, del propio modo que concurrirán las dos Repúblicas á su defensa en caso de agresión exterior, y lo harén con toda la eficacia que estuviere al alcance.
Artículo V: Mientras tanto que Nicaragua no recobre la plena posesión de todos sus derechos en el Puerto de San Juan del Norte, la Punta de Castilla será de uso y posesión enteramente común é igual para Costa Rica y Nicaragua, marcándose para entre tanto dure esta comunidad, como límite de ella, todo el trayectoria del Río Colorado.- Y además estipula, que mientras el indicado puerto de San Juan del Norte haya de existir con la calidad de franco, Costa Rica no podrá cobrar á Nicaragua derechos de puerto en Punta de Castilla.
Artículo VI: La República de Nicaragua tendrá exclusivamente el dominio y sumo imperio sobre las aguas del Río San Juan, desde su salida del Lago hasta su desembocadura en el Atlántico, pero la República de Costa Rica tendrá en dichas aguas los derechos perpetuos de libre navegación, desde la expresada desembocadura, hasta tres millas inglesas antes de llegar al Castillo Viejo con objetos de comercio ya sea con Nicaragua ó al interior de Costa Rica, por los Ríos de San Carlos ó Sarapiquí, ó cualquiera otra vía procedente de la parte que en la ribera del san Juan se establece corresponder ó esta República.- Las embarcaciones de uno u otro país podrán indistintamente atracar en las riberas del río, en la parte en que la navegación es común, sin cobrarse ninguna clase de impuestos, á no ser que se establezcan de acuerdo entre ambos Gobiernos.
Artículo VII: Queda convenido que la división territorial que se hace por este Tratado, en nada debe entenderse contrariando las obligaciones consignadas, ya sea en Tratados políticos ó en Contratos de canalización ó de tránsito, celebrados por parte de Nicaragua con anterioridad al conocimiento del presente Convenio, y antes bien se entenderá que Costa Rica asume aquellas obligaciones en la parte que corresponde a su territorio, sin que en manera alguna se contraríe el dominio eminente y derechos de soberanía que tiene en él mismo.
Artículo VIII: Si los contratos de canalización ó de tránsito, celebrados antes de tener el Gobierno de Nicaragua conocimiento de este Convenio, llegaren a quedar insubsistentes por cualquiera causa, Nicaragua se compromete a no concluir otro sobre los expresados objetos, sin oír antes la opinión del Gobierno de Costa Rica, acerca de los inconvenientes que el negocio pueda tener para los dos países, con tal que esta opinión se emita dentro de treinta días después de recibida la consulta, caso que el de Nicaragua manifieste ser urgente la resolución; y no dañándose en el negocio los derechos naturales de Costa Rica, este voto sólo será consultivo.
Artículo IX: Por ningún motivo, ni en caso ni estado de guerra en que por desgracia llegaren á encontrarse las repúblicas de Costa Rica y Nicaragua, les será permitida ejercer ningún acto de hostilidad entre ellas en el Puerto de San Juan del Norte, ni en el Río de este nombre y Lago de Nicaragua.
Artículo X: Siendo lo estipulado en el artículo anterior esencialmente importante á la debida guarda del puerto y del Río, contra agresiones exteriores que afectarían los intereses generales del país, queda su estricto cumplimiento bajo la especial garantía que, á nombre del Gobierno mediador, está dispuesto á dar, y en efecto da su Ministro Plenipotenciario presente en virtud de las facultades que al intento declara estarle conferidas por su Gobierno.
Artículo XI: En testimonio de la buena y cordial inteligencia que queda establecida entre las Repúblicas de Costa Rica y Nicaragua, renuncian á todo crédito activo entre sí tengan por cualesquiera títulos, hasta la signatura del presente Tratado; é igualmente prescinden las Altas Partes contratantes de toda reclamación, por indemnizaciones á que se consideraren con derecho.
Artículo XII: Este Tratado será ratificado, y sus ratificaciones cambiadas dentro de cuarenta días de la signatura, en Santiago de Managua.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela: La revolución es respeto a los derechos laborales

Edwin Sambrano Vidal (especial para ARGENPRESS.info)

La necesidad de definir una política laboral revolucionaria se ha hecho imperativa. La inexistencia de líneas de trabajo consecuente desde las esferas gubernamentales en el campo de lo laboral produce un verdadero caos que presentan al gobierno en abierta contradicción con los postulados que dice profesar y defender.

No se trata de la existencia de algunos conflictos laborales en distintas regiones. No…!! Eso es inevitable porque siempre habrá contradicciones, diferencias en la visión de la realidad y en la aplicación de algunas normas; además siempre existen contradicciones en los distintos intereses que se encuentran en la relación laboral. El problema es la naturaleza de los conflictos y contradicciones. Por supuesto que existen algunos conflictos originados en la simple contradicción político-electoral o como los denominamos hace unos años: de naturaleza “politiquera”. Estos son fraguados para molestar al gobierno, no tienen base real en los derechos de los trabajadores o en sus aspiraciones legítimas. Esos siempre existirán y ellos no denotan la inexistencia de una definida política laboral del gobierno.

Nos referimos a los conflictos que son claramente provocados por una conducta de abierta violación a derechos fundamentales de los trabajadores. Conducta esta que sostienen los organismos gubernamentales o las empresas del estado con absoluto desparpajo y cinismo burlándose de la necesidad de congruencia entre lo que se proclama y lo que se hace desde los puestos de gobierno o dirección.

Incumplimientos laborales del Pacto de Punto Fijo

La situación durante la Cuarta República o durante la vigencia del Pacto de Punto Fijo, en la cual los partidos AD y COPEI ejercían una total hegemonía, se caracterizaba por el incumplimiento de las normas laborales, los derechos de los trabajadores se violentaban con algunos pretextos baladíes y en no pocos casos se invocaba una doctrina de seguridad y defensa nacional que hacía trizas la supremacía de los derechos laborales sobre las circunstancias de la conveniencia política. Especialmente los derechos colectivos laborales fueron sistemáticamente arrollados, especialmente el derecho de huelga, que es un derecho cívico y pacífico, absolutamente consustanciado con la democracia ya que la ejercen los trabajadores por su voluntad. El Ministerio d el Trabajo se hizo experto en negar la legalidad de las huelgas. No importaba si se habían cumplido o no los requisitos legales, sencillamente a todas las iniciativas encaminadas al ejercicio del derecho de huelga se las declaraba ilegales y se sometía a los trabajadores a la persecución, la amenaza y la represión. Se hicieron malabarismos perversos de interpretación normativa para falsear la realidad y conculcar el derecho de los trabajadores de utilizar la huelga como instrumento de lucha para mejorar sus condiciones de trabajo y de vida. Las pocas decisiones de los tribunales e incluso de las propias Inspectorías del Trabajo, que son un órgano del gobierno nacional, que favorecían a los trabajadores eran generalmente ignoradas y quebrantadas, tanto por las empresas privadas como por los organismos públicos y empresas del Estado. Fue realmente un verdadero abuso y un reiterado atropello contra los derechos de los trabajadores. Esta situación fue lenta y progresivamente cambiando por la tenaz lucha de la clase trabajadora y en muchas oportunidades se logró imponer la justicia y la fuerza colectiva de las legítimas aspiraciones e intereses de los trabajadores frente al atropello y la mezquindad de los injustos intereses de los patronos, empresarios y organismos públicos.
Una esperanza amenazada por la incongruencia.

Con el triunfo popular de 1998, la mayoría de los trabajadores pensaron que se dejaba atrás ese período de violaciones y vejámenes en el área laboral; sin embargo la vida diaria nos arroja en la cara que no es así. Los que luchamos toda la vida por un cambio revolucionario y por el respeto y ampliación de los derechos de los trabajadores frente a las limitaciones injustas impuestas por el poder económico y por el poder político nos encontramos ante una serie de intolerables incongruencias que colocan en serias dudas la condición revolucionaria de muchos de quienes dirigen este proceso y están al frente de empresas de capital público y de las dependencias oficiales. La negación de las luchas laborales es una conducta sistemática; no se debaten las propuestas y exigencias de los trabajadores, simplemente se les descalifica acusándolos de contrarrevolucionarios y “guarimberos”. Que por supuesto que los hay, pero que el gobierno está en la obligación de oír y atender los planteamientos laborales, admitir y aprobar aquellos que sean válidos o se correspondan con los derechos, las normas y la justicia; y discutir o rechazar los que sean infundados o injustos. No está permitido que el gobierno rechace los derechos legítimos de los trabajadores o sea indiferente frente a su reclamo. Son numerosos los casos de trabajadores con orden de reenganche emanada de las Inspectorías del Trabajo que la Gobernación del Estado Bolívar desacata en hiriente desprecio por la normativa que ampara a los trabajadores. Numerosos casos de despido en violación de la inamovilidad o del fuero sindical. Ataques a los trabajadores que intentan constituir sindicatos. Cínica negativa a la discusión de las convenciones colectivas vencidas como los casos de SIDOR, CVG, VENALUM, MERCAL, entre muchos otros que es imposible enumerar aquí. Las Inspectorías del Trabajo tienen la orden de impedir que los trabajadores puedan ejercer su derecho de huelga, así sea mediante fraudes a la ley. Se hacen exigencias sin fundamento legal, se rechazan los pliegos de peticiones por insólitas objeciones formales, se prolongan ilegal e indefinidamente los lapsos, llegándose al extremo de fraguar extrañas interpretaciones a las normas en descarada violación de las reglas de interpretación de elemental racionalidad y de los modos legalmente establecidos. Se ha llegado al abuso de mantener privados de su libertad o sometidos a libertad condicionada a numerosos dirigentes sindicales por su participación en conflictos laborales, en una repugnante criminalización de la lucha laboral, propia de los regímenes dictatoriales de Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez y de los gobiernos despóticos de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni. Los insistentes y bien fundados reclamos se desoyen dándoles largas infinitas, mientras se presiona a los órganos de justicia para forjar decisiones contrarias. Se proclama el control obrero como forma de participación de los trabajadores en la dirección de las empresas, pero este se impone con grupos afectos a los órganos de dirección sin promover la elección directa y secreta de los delegados al control y el derecho de ser revocados.

Cambiar radicalmente o perecer

Esta conducta que se ha hecho práctica sistemática debe cambiar radical y urgentemente porque es evidentemente contraria a un proceso revolucionario y será un peligroso elemento que aliente a la verdadera contrarrevolución.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Una derecha tuerta

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

Las “fisiologías” constituyeron un género literario en el París del siglo XIX. Los proto-periodistas de la época intentaban caracterizar los tipos sociales que circulaban por aquella ciudad, convertida en la época en la capital de la modernidad. Un género de ensayo liviano, puramente impresionista, no exento de humor que nos ha legado una deliciosa imagen de aquella sociedad. De algún modo, nuestro costumbrismo hizo lo suyo en nuestras letras, aportando páginas tan certeras como descarnadas.

Ahora que la derecha ha llegado al gobierno por primera vez en más de medio siglo, no es ocioso intentar caracterizar, aunque sea muy someramente, los tipos sociales y políticos que componen el conglomerado gobernante. Lo primero que salta a la vista es una tríada de figuras que responden a tres tradiciones distintas y que llamaremos “momios”, “fachos” y “emprendedores”.

El “momio” tiene un apellido, en su estado más puro es proclive a la UDI. Es un personaje “valórico”, término equívoco que mezcla los valores tenidos por éticos con los valores pecuniarios. El “momio” habita, normalmente, en el derecho y en la religión (católica, apostólica, romana), invariablemente en sus facciones más conservadoras. Su dress code incluye Dockers en los varones y falditas escocesas en las damas. Su hábitat natural es el barrio oriente de la capital, pero se le encuentra también en numerosas comunas pobres haciendo una suerte de filantropía populista que los justifica moralmente y le da dividendos políticos innegables.

El “facho” es, definitivamente otra cosa. Su pasado lo condena, fue adherente irrestricto de Pinochet y lo sigue siendo, a pesar de todo. No sólo justifica todas las tropelías conocidas sino también las desconocidas. Pasó o tiene parientes o amigos entre los uniformados y, en secreto, gusta de escuchar marchas militares. Como buen nostálgico tiene fotos y chapitas de su prócer y, cada vez que se da la ocasión, deja caer sus comentarios y pareceres en un cocktail o reunión familiar, sin que nadie lo tome muy en serio a esta altura, pensado que se pasó de copas.

Por último está el “emprendedor”, que a diferencia del “momio” carece de una prosapia significativa. Un verdadero “emprendedor” es más hijo del “mediopelismo” que rico-de-cuna, en suma, un advenedizo. Se distancia del “facho”, porque siempre le ha interesado más la economía que la política y su vida se asemeja más a una sosa comedia americana que a un documental del Tercer Reich. Se trata, en rigor, de un personaje al que le-ha-ido-bien-en-la vida, y por lo mismo ha acumulado muchos millones de dólares, Si el “momio” es valórico, un “emprendedor” es, definitivamente, “no valórico”, una forma discreta de decir que se aproxima más a la figura del “roteque con plata”, “pícaro” o sinvergüenza. Todos lo piensan, muchos lo saben, pero muy pocos se atreverían a decírselo en su cara.

Finalmente, si bien nuestra derecha sigue desplegando el fasto y el glamour de los privilegiados, lo cierto es que la historia y la proximidad de los medios la ha convertido en un pálido remedo de sus abuelos. Carente del espesor de sus antepasados la derecha actual es una suerte de pastiche, un remedo inane de un discurso fundacional. Sin ninguna “visión histórica” digna de tal nombre, desprovista de toda grandeza que vaya más allá de sus mezquinos intereses, la derecha actual sigue caminando torpemente con las muletas heredadas del dictador Augusto Pinochet. Y sin embargo, esta derecha tuerta y pequeña ha logrado seducir a las masas aspiracionales, convirtiéndose en gobierno, pues como reza el adagio, en el país de los ciegos...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Empezó la negociación con el Club de París

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

La novedad de la semana es el anuncio realizado por la Presidente Cristina Fernández de que el país retomó las negociaciones para cancelar la deuda en cesación de pagos con el Club de París. Se trata de un stock de 6.600 millones de dólares, que adicionando intereses puede llegar a 7.500 millones de la moneda estadounidense. Los integrantes del Club son los países capitalistas desarrollados, socios de la Argentina en el G20 y principales accionistas del FMI.

En la información presidencial se destaca que el Club de París admitió por escrito que se soslayará el papel del FMI en el monitoreo previo de las cuentas nacionales, y que el arreglo producto de negociaciones se hará en forma directa con el seguimiento de la contabilidad nacional por parte del G20 en forma directa, sin la intermediación del Fondo. Esto que es difundido como un logro de las autoridades debe mediatizarse a la luz de que el G20 está integrado por los principales responsables de la administración del Fondo y que a su vez, la más importante medida asumida por el cónclave de los 20 jefes de Estado ha sido fortalecer el papel del organismo internacional, que se muestra en plena actividad de promotor del ajuste en Europa. Sin embargo, debe destacarse que se trata de un antecedente que no debe haber caído bien en la burocracia del FMI, interesado en retomar su lugar de auditor implacable para el ajuste en la Argentina.

Poco sabemos a esta altura sobre las condiciones de regularización de esa deuda, aunque podemos reiterar algo que hemos sostenido en ocasiones anteriores y que remite nuevamente a la pérdida de otra oportunidad para investigar la deuda pública. Afirmamos lo dicho, por ser la deuda con el Club de París la que resulta pasible de una detallada “auditoría”, puesto que se trata de préstamos otorgados por países, entre los que se destacan aquellos originados en tiempos de la dictadura y por lo tanto, pueden ser calificados de “deuda odiosa”, la misma calificación que otorgó EEUU a la deuda pública de Irak al momento de la invasión en 2003. Para Washington, la deuda asumida bajo la gestión de Sadam Hussein era una deuda ilegítima, por lo tanto odiosa, y así la declaró para desconocerla.

La deuda asumida por la dictadura genocida puede ser considerada “odiosa” y una vez más se aleja la posibilidad de investigar y denunciar ese tipo de endeudamiento. En el mismo sentido, aunque ya bajo gobiernos constitucionales, parte de la deuda con el Club de París, incluye préstamos otorgados a la administración De la Rúa en tiempos del blindaje financiero, cuando a fines del 2000 se colocó a disposición del gobierno argentino una considerable suma que contribuyó a facilitar la fuga de capitales, que solo durante el 2001 se manifestó en la pérdida de unos 20.000 millones de argendólares de los depósitos bancarios y una disminución de unos 12.000 millones de dólares de las reservas internacionales.
A lo que apunto es a señalar que si existe una deuda pasible de ser investigada, esa es la que se mantiene en cesación de pagos con el Club de París, lo que no quita una profunda investigación del conjunto de la deuda. La realidad es que las sucesivas negociaciones en la que han incurrido todos los turnos constitucionales desde 1983 dificultan cualquier investigación que se pretenda encarar sobre el carácter ilegal o ilegitimo de la deuda pública. Cada negociación convalida los títulos de los acreedores y limita cualquier estrategia de denuncia sobre la validez de una deuda que mantiene el carácter de gran condicionante de la política económica del presente y del futuro. La negociación significará un incremento en el mediano y corto plazo de los fondos fiscales destinados a la cancelación de esas acreencias, lo que contribuye a desplazar la cancelación de otras necesidades sociales en materia de alimentación, salud, educación, empleo, seguridad o cualquier destino orientado a resolver necesidades insatisfechas.

La no resolución en tiempo y forma del Presupuesto 2011 y la novedad de nuevos pagos que deberán adicionarse el próximo año a cancelación de deuda pública agudiza la disputa por la asignación presupuestaria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Mar del Plata: Ruido… tanto ruido… y con tanto ruido no escucharon el final

Carlos A. Bozzi (especial para ARGENPRESS.info)

Desde hace un tiempo, la justicia federal marplatense viene produciendo destacados fallos que la ubican como pionera en temas de Derechos Hu manos en el país. A la excelente sentencia de junio de este año, que consi deró delitos de lesa humanidad los abusos sexuales a victimas de la repre sión, ahora se suma el primer procesamiento de la historia a civiles inte grantes de grupos de tareas paraestatales en la década del 70.

Las frases del titulo, recuerdan una las singulares letras de Sabina, no de las mejores, pero al menos adecuada, en el buen sentido de la palabra a lo acontecido en este mes de noviembre por estas costas marplatenses, ciudad emblemática si las hay, que también ostenta el mérito de contar con la mayor cantidad de represores detenidos en relación a otros lugares del país.

La historia y la noticia de que el Juez Federal Rodolfo Pradas, dictó el procesamiento y de detención de un nutrido grupo de civiles-cuyos nombres y apellidos fueron profusamente difundidos por la prensa nacional- que antaño pertenecieran a la llamada Concentración Nacional Universitaria (CNU), era un detalle esperado, más aún cuando recibió el apoyo de la Cámara Federal de Apelaciones local, confirmando su pedido inicial. Para la opinión pública, lo inesperado fue la orden de detención del abogado Gustavo M. Demarchi, quién fuera el primer Fiscal del Juzgado Federal que Mar del Plata inaugurara en los años 1975.

Sin embargo, conviene siempre repasar la historia y los fundamentos de todo fallo judicial , para que los hechos no se repitan y si se repiten, al menos, la sociedad distinga entre delito y política. Mucho se ha discutido la fecha precisa del comienzo de lo que se llamó “Terrorismo de Estado”: si en e año 1976 o si en el año 1974. La legislación reparatoria argentina, ya había sentado el precedente que la fecha del inicio de tal horrible fenómeno fue el 6 de noviembre de 1974, día en que la Presidenta de la Nación, Isabel Martínez de Perón dictó el decreto de Estado de Sitio y otra tanda de normas, que aludían a la “aniquila ción de la subversión”.

En distintos lugares de país, Córdoba, La Plata, Bahía Blanca, Mar del Plata, entre la fecha del aludido Estado de Sitio y el 24 de marzo de marzo de 1976, operaron grupos paraestatales, principalmente destinados a eliminar a enemigos de la interna peronista, pero ninguno adquirió la notoriedad de la “CNU” en sus operaciones delictuales. Solo faltaba que la justicia, determinara que esos crímenes, también sean considerados “delitos de lesa humanidad” y por lo tanto no amparados por lo que se llama “prescripción” o mas llanamente, impunes por el transcurso de un determinado período de tiempo.

Pero en abril de 2008, el Tribunal Oral Federal en lo Criminal de la Ciudad de Mar del Plata, comenzó el lento camino que hoy transita la justicia de primera instancia al considerar en una extensa y fundada resolución, que los asesinatos cometidos en esta ciudad por la llamada “Concentración Nacional Universitaria” en la década de los años 70, debían ser considerados delitos de lesa humanidad.

En dicho fallo, se resumen detalladamente las andanzas de este grupo de civiles , de signo para-militar, que asoló la ciudad desde aquél fatídico lunes 6 de diciembre de1971,cuando irrumpiendo violentamente en el Aula Magna de la Universidad Provincial de Mar del Plata ,asesinó a la joven Silvia María Filler , mientras se desarrollaba una asamblea estudiantil.

La historia registra que esta agrupación nació a la política en la ciudad de La Plata en 1967 bajo inspiración del filólogo tradicionalista Carlos Disandro, docente de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de dicha ciudad, con una orientación nacional-falangista, reivindicándose como auténticamente peronista. Dos años más tarde se organizó en Mar del Plata , conformada en su mayoría por estudiantes de la Facultad de Derecho, dependiente de la Universidad Católica de Mar del Plata. Otras voces, en cambio aseguran que realmente la CNU nació y se conformó íntegra mente en la ciudad balnearia, con posteriores lazos de unión en la CGT local ,en la conducción misma del Partido Justicialista y en varios sindicatos afines al peronismo de derecha. Datos más, datos menos, lo cierto es que por 1967, Perón le encomendó a Disandro la creación de una “Escuela Superior de Formación Política del Movimiento Peronista”, nombrándolo como una especie de delegado en el adoctrinamiento de la juventud. Las ideas del profesor, causaron gran revuelo en el peronismo tradicional, sobre todo cuando intento introducir el concepto del “sedevacantismo” respecto de la gobernabilidad del Vaticano, acusando al Papa Juan XXIII de “usurpar” el trono de San Pedro. Lejos de querer confrontar con la Iglesia, Perón lo alejó de toda designación.

A partir de fines de 1973, la agrupación participó no solo en la luchas internas del peronismo, sino también en la pelea del peronismo ortodoxo contra agrupa- ciones y militantes de la izquierda socialista, según sea la ciudad en donde de sarrollara su actividad. Así en La Plata el 5 de diciembre de 1975 asesina a 8 jóvenes integrantes del Partido Socialista de los Trabajadores,que habían parti- cipado en una huelga fabril. También operó en Bahía Blanca, junto a sectores de las “Tres A”, bajo la cobertura de las autoridades de la Universidad Nacio nal del Sur.

En Mar del Plata, su accionar violento se dirigió casi exclusivamente contra los sectores de la Juventud Peronista y de la Juventud Universitaria Pero nista, siendo responsable de numerosos asesinatos aún impunes, que precisa- men te esa sentencia ordenaba investigar, desempolvando antiguos pero no menos valiosos expedientes judiciales, que la justicia local -federal y provincial-llama- tivamente archivó a poco de suceder cada hecho.
En aquel fallo, precedente imprescindible de la actual causa judicial, el Tribunal Federal, decidió reabrir la in vestigación por los asesinatos de Roberto Alejandro Wilson, Rene Arnaldo Izus, Enrique Elizagaray, Guillermo Enrique Videla, Jorge Enrique Videla, Jorge Lisandro Videla, Bernardo Alberto Goldem berg, Norberto Daniel Gasparri, Jorge Alberto Stoppani, María del Carmen Ma ggi, Juan José Tortosa, Ricardo Emilio Tortosa, Roberto Héctor Sammartino, Víctor Hugo Kein, Jorge Dell Arco, Hilmar Giles,Juan Manuel Crespo y Emilio Azorín, sin perjuicio de continuar con la recepción de pruebas respecto de otros homicidios de los que se pueda tomar conocimiento, considerándolos delitos de lesa humanidad e imprescriptibles.

El Tribunal encontró probado que el grupo aludido actuaba protegido y con la anuencia no solo de las estructuras del Estado Nacional,sino también de integrantes de la Justicia Federal local y de la Universidad Nacional de Mar del Plata, con cobertura de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, de la delegación de la Policía Federal Argentina de la ciudad y del Poder Judicial Provincial , como así también bajo protección de las autoridades militares asen tadas en el “Grupo de Artillería de Defensa Aérea”, (Gada 601), que a partir del 28 de octubre de 1975 fue designado cabecera de la Subzona 15, Area 51y 52 ,dependiente del Primer Cuerpo de Ejercito, Zona I., por lo que existiendo numerosos precedentes judiciales similares, es procedente la persecución pe- nal de los hechos detallados anteriormente.

Pero como dice Sabina: “Se borraron las pisadas,se apagaron los latidos,
y con tanto ruido,no se oyó el ruido del mar.Mucho, mucho ruido, ruido de tije ras, ruido de escaleras que se acaban por bajar. Ruido de abogados, ruido compartido,…demasiado ruido. Ruido platos rotos, ruido años perdidos, ruido viejas fotos,… Ruido de cristales,ruido de gemidos, ruidos animales,… Ruido mentiroso, ruido entrometido,ruido escandaloso, silencioso ruido…ruido del pa- sado, descastado ruido. Ruido qué me has hecho, ruido yo no he sido, ruido in satisfecho, ruido a qué has venido. Ruido como sables, ruido enloquecido,.. Rui do de frenazos, ruido sin sentido, ruido de arañazos, ruido, ruido, ruido.” y estas no han sido las únicas andanzas de este grupo.

Aun se recuerda en la ciudad, el episodio que involucró a varios militantes del Partido Comunista, cuando en las primeras horas de la tarde del 7 de julio de 1975, se dedicaban a pintar leyendas políticas en el paredón ubicado en la intersección de las calles 25 de Mayo y Catamarca, centro neurálgico del trán- sito marplatense, a solo dos cuadras de su centro comercial. En un momento, aparecieron cuatro automóviles de donde descendieron algunos de los hoy acu sados , comandados por un conocido ex profesional del foro local, fuertemente armados con todo tipo de “artillería”. Bajo amenaza de esas armas de fuego y a raíz de varios disparos al aire, los obligaron a despintar las leyendas, mien tras amenazantes discutían el “destino final” de los militantes comunistas. El tránsito se congestionó, pues habían bloqueado dos manzanas enteras, los vecinos asustados avisaron a la policía, que distante tres cuadras del lugar, acudió de inmediato. Por esas cosas del destino, el oficial de guardia “no había sido avisado de que la zona debía estar liberada” y sin “ordenes precisas”, él no podía permitir este suceso durante su horario. Hizo lo simple. Acordó que el grupo se retirara con todas sus armas y puso a disposición de la Justicia Fede- ral a los “pintores”, que obviamente acusados por el Fiscal Demarchi por infra cción a la Ley 20.840, permanecieron varios días detenidos en la Comisaría Primera de Mar del Plata.

También aun no existe autor identificado del asesinato de Daniel Sánchez, cuyo cuerpo acribillado apareció en la zona del Faro en noviembre de 1975. El muchacho, pertenecía a una familia de militantes. En diciembre, mueren su hermano Gloria y el esposo de esta, de apellido Blanco, en los sucesos de Monte Chingolo. Una hermana de Sánchez, de nombre Matilde desparece entre 1976 y 1977 y por último en junio de 1977, desaparece en Mar del Plata, la madre del muchacho, de nacionalidad española ,de nombre María Gloria Alonso Cifuentes de Sánchez. Por tal hecho, el Juez Baltasar Garzón Real imputó a varios militares argentinos. Obviamente, es probable que el homicidio de Daniel, hayan intervenido estos grupos de civiles, hoy en la mira de la justicia.

Tampoco nunca se pudo saber el destino de Rubén Jaimes, En diciembre de 1975, Ejército y Policía se presentaron en su domicilio. Rubén no se encontraba en ese momento, pero los efectivos mostraron su fotografía y alegaron que lo buscaban. Asustado, el 11 de diciembre de 1975 Jaimes se presento ante la Justicia, interponiendo su propio Habeas Corpus, que obviamente dio resultado negativo pues todas las Fuerzas de Seguridad negaron tener pedido de captura contra el. El fiscal de la causa -otra paradoja del destino- fue el Dr. Gustavo Demarchi, aunque ello no quiere decir que tenga algo que ver con la desa- parición de Jaimes, de cuyo paradero no se ha tenido noticias desde los primeros meses de 1976.

Creada la Subzona Militar XV, la misma abarcaba los partidos de General La- valle, General Madariaga, Mar Chiquita, Balcarce , General Alvarado, General Pueyrredón, Lobería, Necochea y San Cayetano. Una superficie de 35 mil kilómetros cuadrados, con casi, en aquel entonces, ochocientos mil amas y superficie superior a varios países de Europa. Muchos de los integrantes de es te grupo, no integraron la represión militar posterior, otros se unieron especial mente a la fuerza ejército, pero no cabe duda, que de una u otra manera, al comienzo o en el medio, directa o indirectamente, participaron en el exterminio del uno por mil de la población local de aquel entonces.

Por primera vez en la historia judicial del país, se sientan en el banquillo de los acusados, civiles que amparados bajo protección estatal y bajo la excusa de una lucha política, son culpables de homicidios y asesinatos, por los que de berán rendir debidamente cuenta. Y así, lo había sostenido el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata, en aquella sentencia anterior al decir: ““Lo expuesto precedentemente resulta perfectamente aplicable a la magnitud, gravedad e impunidad con la cual se condujeron los autores, cómplices y encubridores de los delitos hasta ahora investigados. El avance de la pesquisa seguramente irá aumentando su número, ya que lamentablemente se desconoce la cifra real de las víctimas de las tristemente célebres Triple A y C. N.U. La acción penal emergente de tales hechos no se encuentra prescripta como erróneamente sostiene el fiscal general, ni tampoco le corresponde ejercerla a este Tribunal como afirma en su dictamen; por el contrario, en nuestro carácter de funcionarios públicos debemos velar por la realización de una exhaustiva investigación de estos hechos lo que hasta ahora, a pesar de haber transcurrido más de treinta años, no se ha efectivizado. La justicia debe abrirse a las víctimas del terrorismo de Estado, no cerrarse...Debe recordarse que la Corte Suprema de Justicia, in re: “Arancibia Clavel” consideró, con apego a la definición mencionada, que formar parte de una agrupación destinada a perseguir opositores políticos, por medio de homicidios, desaparición forzada de personas y tormentos, con la aquiescencia de funcionarios estatales, constituía delito de lesa humanidad y un atentado al derecho de gentes tal como lo prescribe el artículo 118 de la Constitución Nacional”.

Aunque no todo siempre es claro. Alguno de ellos, ya ha sido beneficia do por pensiones reparatorias que han fijado las leyes reparatorias de la Provincia de Buenos Aires, previo dictamen aprobatorio de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia y otro -precisamente hoy prófugo- aguarda algún dictamen favorable de dicho departamento estatal. Es de esperar, que la celosa y prolija investigación que lleva a cabo tal Secretaría sobre cada caso en particular, inquiriendo a compañeros y compañeras si su “permanencia” como detenidos en comisarías o unidades militares durante el período 1976-1983, fue por investigación de “antecedentes policiales” o “antecedentes subversivos”, también se aplique a esos casos. La justicia, no es solo la condena de los culpables, sino también la reparación adecuada a las víctimas.
Carlos A. Bozzi es abogado. Sobreviviente de “La Noche de las Corbatas”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Un grito desde Argentina: 'Cierren Guantánamo'

Amy Goodman (DEMOCRACY NOW!)

“Guantánamo va a seguir abierto en el futuro inmediato”, le dijo esta semana un funcionario no identificado de la Casa Blanca al Washington Post. Para tener un ejemplo de cómo proceder con la tristemente célebre base naval estadounidense en Cuba, el Presidente Barack Obama debería fijarse en un viejo edificio de la armada argentina en Buenos Aires.

Cuando Ana María Careaga tenía 16 años y estaba embarazada, matones de las Fuerzas Armadas argentinas la secuestraron en la calle, la llevaron a un centro clandestino de detención y la torturaron durante cuatro meses. Era el año 1977 y las Fuerzas Armadas acababan de dar un golpe de Estado en Argentina. Treinta mil personas fueron “desaparecidas” entre 1976 y 1983 por la brutal Junta Militar en Argentina. La Junta gozaba del apoyo entusiasta del entonces Secretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger, a quien se le atribuye haber autorizado la creación de una red de terrorismo de Estado integrada por varios gobiernos militares de la región y denominada “Plan Cóndor” que asesinó a 60.000 personas en América del Sur.

Décadas más tarde, Argentina salió de la dictadura y de la reciente debacle económica como una de las nuevas democracias progresistas de América Latina. Ana María Careaga, que ahora tiene 50 años, es la directora del Instituto Espacio para la Memoria en la vieja Escuela de Mécanica de la Armada en pleno Buenos Aires, donde 5.000 personas fueron detenidas, torturadas y, en su mayoría, luego fueron asesinadas. El objetivo del instituto es preservar la memoria de este capítulo nefasto de la historia argentina.

Ana temía perder a su bebé. Entre los horrores que tuvo que soportar se cuentan reiteradas descargas eléctricas con una picana en la vagina. Mientras estaba detenida, su madre, Esther Careaga, se unió a otras madres de jóvenes que habían sido desaparecidos. Se reunían en la Plaza de Mayo, llevando las fotografías de sus hijos desaparecidos y marchaban en círculo para concientizar, protestar y lograr apoyo internacional contra la violencia y el terrorismo de Estado argentino.

Luego de que Ana fue liberada y recibió asilo político en Suiza, Esther Careaga no dejó de marchar alrededor de la Plaza de Mayo. Estuve en Buenos Aires esta semana y le pregunté a Ana por qué: “Cuando yo salí en libertad, mi mamá volvió a la Plaza de Mayo y las madres le dijeron 'qué hacés acá si vos ya recuperaste a tu hija' y ella dijo 'yo voy a seguir hasta que aparezcan todos, porque todos los desaparecidos son mis hijos'. Eso mostraba que lo de ella no era una búsqueda individual, sino una búsqueda colectiva”.

Esther Careaga, otras dos Madres de la Plaza de Mayo y dos monjas francesas fueron desaparecidas, torturadas y asesinadas entre el 8 y el 10 de diciembre de 1977. Fueron llevadas a la vieja Escuela de Mecánica de la Armada, donde con macabra sofisticación, el gobierno militar argentino llevaba adelante lo que se conoce como "vuelos de la muerte": luego de torturar a sus víctimas, las drogaban y, mientras estaban aún con vida, apilaban sus endebles cuerpos en aviones. Los aviones sobrevolaban las aguas costeras y lanzaban los cuerpos de las víctimas desde el avión. Tiempo después, un viento y una marea poco frecuentes arrastraron el cuerpo de Esther Careaga y de otras personas a la orilla, y finalmente fueron identificados.

Desde el lugar donde su madre fue vista con vida por última vez en el centro de tortura, Ana me mostró un libro que contiene un memorando diplomático de Estados Unidos, obtenido en virtud de la Ley de Libertad de Información. El documento demuestra que la embajada de Estados Unidos en Argentina sabía que su madre había sido asesinada y que su cuerpo había sido recuperado, cosa que Ana y su padre no supieron durante décadas.

En la actualidad, los sobrevivientes de los campos de detención y el gobierno argentino están juzgando, – y en la mayoría de los casos condenando–a muchos de los represores y torturadores (Kissinger aún no fue juzgado, y se dice que toma muchos recaudos antes de viajar al exterior para evitar ser arrestado). Ana asiste a dos juicios a la vez: los lunes, martes y miércoles asiste al juicio de quienes torturaron y asesinaron a su madre. El resto de la semana, en la misma sala de audiencias, asiste al juicio de sus propios torturadores. Ella es un testimonio viviente de la búsqueda paciente y disciplinada de justicia.

Lo que nos lleva de vuelta a Guantánamo. Mientras Estados Unidos sermonea a Cuba acerca de su falta de democracia y mantiene el bloqueo contra el país desde hace décadas, uno pensaría que debería dar un ejemplo de democracia en la parte de la Isla que está bajo su control. Sin embargo, instaló allí un campo de concentración que ha recibido un enérgico repudio a nivel internacional, un territorio kafkeano fuera del alcance de la ley.

El nuevo Relator Especial de la ONU sobre la Tortura está exhortando a Estados Unidos a que investigue y condene la tortura cometida durante el gobierno de George W. Bush. En la primera entrevista que brindó desde que asumió el cargo como nuevo Relator Especial de la ONU sobre la Tortura, Juan Ernesto Méndez dijo: “Estados Unidos tiene el deber de investigar todos los actos de tortura. Lamentablemente no hemos visto muchas señales de que asuman responsabilidad”. Méndez tiene planes de visitar Guantánamo. Él mismo fue víctima de tortura durante la dictadura argentina.

Hay todavía alrededor de 180 hombres detenidos en la Bahía de Guantánamo, con cada vez menos perspectivas de ser juzgados algún día por un tribunal real. Durante años fueron sometidos a interrogatorios y aislamiento prolongado, lo que se considera tortura tanto de hecho, como en términos legales. El Presidente Obama prometió cerrar la prisión de Guantánamo. Es poco probable que el Congreso financie ahora el cierre de Guantánamo y el traslado de los prisioneros, lo cual deja al presidente encadenado a Guantánamo, condena a los prisioneros allí a la detención y desesperación por tiempo indeterminado, y profundiza la indignación con la que muchos en el mundo miran a Estados Unidos.

Ana María Careaga es una sobreviviente de la tortura que trabaja en el mismo lugar en que su madre fue torturada y donde pasó sus últimas horas. Su consejo al Presidente Obama es simple: “Cierren Guantánamo”.

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¡Aquí todos obedecemos!

Andres Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Quizás María Beatriz Jouve nunca encuentre ese gato escurridizo…

Pero a mí no me quedan dudas: después de sus andanzas el felino vuelve a la casa de su amo: la plutocracia.

En su apunte El gato encerrado Jouve es explícita: “La obsoleta 1420 no acompañaba. ¿Laica, gratuita y obligatoria? No era lo que se necesitaba. Cuerpos y mentes flexibles, decía el Banco Mundial (1)”.

De la ley 24.195 a la 26.206: FLACSO (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales) mediante, capitalismo vigente.

Para mí que ese gato es cría de crías desde Sarmiento a Sileoni.

La pirámide proviene desde el Estado:

“¡Yo obedezco a la directora!

Tú me obedeces a mí.

Ella obedece a la supervisora.

Nosotros obedecemos al Ministerio.

¡Todos obedecemos aquí! (2)”.

Y la “Marcha Nacional al Congreso Nacional de los gremios docentes para exigir una nueva Ley de Financiamiento Educativo y presupuesto para educación (3)”… también obedece.

Sucede que Stella Maldonado y Alejandro Demichelis desean el “incremento de la inversión educativa”: más PBI para educación como proponen las Metas 2021, el Banco Mundial, la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y las corporaciones del dinero (4).

Invertir más en galpones digitalizados como neo forma de control social. Eso es lo que pretende la plutocracia.

Para la conducción de CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina) con “La etapa pos convertibilidad… se inicia entonces el proceso de salida de un conjunto de políticas educativas neoliberales que nos permite avanzar en dos pilares fundamentales; Ley de Financiamiento Educativo (2005) y Ley de Educación Nacional (2006). Ambas leyes recogen gran parte de las demandas históricas de la CTERA, en términos de consagrar a la educación como un derecho social y al Estado como su garante… (5)”.

¡Pobre Francisco Arancibia!

Como escribió Eduardo Rosenvaig acerca del maestro tucumano asesinado el 24 de marzo de 1976: “En el centro estaba el dibujo raíz de su vida: defender la escuela estatal contra el Estado. Parecía incomprensible, pero así como la escuela era según el maestro, también el Estado es según los intereses de quienes gobiernan (6)”.

Neoliberalismo en los ´90 o neoestatismo en este Bicentenario: podrá el péndulo girar hacia el progresismo discursivo… pero el modo de producción y “gestión” de la vida colectiva persiste bajo las órdenes de la plutocracia.

Al libre mercado no se le opone mayor regulación estatal sino más democracia y menos capitalismo.

Tal vez la Junta Ejecutiva de CTERA se haya olvidado de sus “demandas históricas” (y sus principios fundacionales): “Eliminar la dependencia, concretar una sociedad justa y pleno ejercicio de la democracia (6)”.

Veamos cuan neoliberales y dependientes todavía somos… pese a los ojos de CTERA.

Para Daniel Aspiazu y Martín Schorr “hay ciertos fenómenos donde en la posconvertibilidad quedan de manifiesto muchas más continuidades que rupturas respecto a la vigencia plena del neoliberalismo en los años noventa. Tal es el caso de dos procesos: la concentración económica y el creciente grado de extranjerización del sector industrial (7)”.

En 1993 de las 100 empresas industriales de mayor facturación anual en el país: el 34,4 % de las ventas las efectuaban firmas nacionales. Las compañías foráneas vendían el 35, 3 %.

En 2008 las industrias argentinas apenas llegaban al 27,8 % mientras las extranjeras vendían el 70, 4 % de la facturación anual (7).

He aquí cifras contundentes. Que los gobernantes y funcionarios no opinen sobre ello es obvio; pero que CTERA y otros gremios docentes no sepan examinarlos y vincularlos con las políticas educativas…me genera múltiples sospechas.

La docente Beatriz Jouve es terminante: “Algunos dirigentes nos explicaban que “siempre bregamos por aumentar los años de escolaridad. Entonces busquemos el lado positivo, y lo negativo lo podremos modificar. La táctica debe ser pensada con cautela, ver qué pasos da el resto de la comunidad. Nunca es bueno quedar aislados. Demos la batalla desde adentro, algunos puntos son buenos. Una ley de financiamiento educativo es lo que necesitamos par que el Estado cumpla con la obligatoriedad (1).

El gato escurridizo no aparece.

Pero sigamos. Hay archivo suficiente.

Cuando el pasado 5 de noviembre el Vicepresidente de YPF Enrique Eskenazi al inaugurar el Museo Interactivo del Petróleo y Medio Ambiente (Ensenada, Buenos Aires) “defendía el modelo de crecimiento económico que tiene para décadas” también destacó “el desarrollo de tres columnas vertebrales” en la Argentina (8). “En primer lugar, está la parte agropecuaria, una de las más eficientes, para no decir la más eficiente de la Argentina y una de las más eficientes a nivel internacional; luego la parte minera, que nos permite asegurar que en los próximos 35 o 40 años la Argentina tendrá la moneda extranjera necesaria para mantener el desarrollo de nuestras industrias; luego, como muy importante, como columna central de las tres columnas, está la energía, e YPF es el símbolo de la energía en la República Argentina”, sentenció Eskenazi, propietario del 15 % de YPF (8).

YPF facturó en 2009 34.320 millones de pesos (9); casi el doble del presupuesto educativo ejecutado este año por el gobierno nacional (10).

Petróleo, minería y soja. Desarrollismo extractivo, diría la socióloga Norma Giarraca (11).

Quizás Claudio Katz tenga razón: “Ciertamente, lo que resulta conveniente para el comprador no resulta conveniente siempre para el vendedor, si el perfil comercial de América Latina con China repite el perfil tradicional que tuvimos con Europa en el siglo XIX y con Estados Unidos en el siglo XX, vamos a ser proveedores de materias sin elaborar, y al cabo de un período nos vamos a quedar con poca minería, con poco agua, con pocos recursos petroleros y alimenticios, y sin ningún grado de desarrollo industrial, entonces, ojo con este problema (12)”.

Aunque al gato no lo veamos… su olor es maloliente.

La Universidad Católica (“que en Chile con la anuencia de Pinochet ha formado a los denominado Chicago Boys, esa suerte de predicadores del fundamentalismo de mercado” (13)) en el país publica continuamente sus informes del Observatorio de la Deuda Social Argentina. En sus investigaciones de fines de 2009 surge un dato clave: “Hay un techo de entre 40 o 45 % de empleo formal que este modelo no puede traspasar (14)”. Más preciso: el 60 % de la Población Económicamente Activa (PEA) de la Argentina pervive desocupado, con trabajo precario, en “negro o con subempleo inestable (14).

¿Será por eso que retardar “el ingreso al mercado de trabajo de cada vez mayor cantidades de jóvenes (15)” es lo que encubre la obligatoriedad de los estudios secundarios?

La plutocracia necesita escuelas transformadas en galpones digitalizados con múltiples funciones: seleccionar a su personal efectivo, contener a los medianamente competentes, formatear a los consumidores y multiplicar la obediencia permanente.

Sobran ejemplos al respecto.

La Fundación YPF “apunta a fortalecer la interacción entre educación e industria (16)”. El director ejecutivo de la Fundación YPF Silvio J. Schlosser didácticamente parece señalar el por qué de la nueva Ley de Educación Técnico Profesional Nº 26.058 promulgada el 8 de setiembre de 2005: “Tuvimos una importante cantidad de años en los que la escuela técnica fue relegada. Hoy estamos en un momento diferente, hubo un aumento en la cantidad de alumnos inscriptos, muchos adolescentes ven que la escuela técnica es una forma de acceder al mundo del trabajo (…) Nuestro sueño es que nuestras escuelas técnicas vuelvan a ser prestigiosas y atractivas, con fuerte interacción con la industria (16)”.

Me pregunto: ¿ el sueño del director ejecutivo de la Fundación YPF (Vale recordar: Eskenazi pregona este modelo pos convertibilidad sustentado en tres ejes –Soja, petróleo, minería- que además solamente genera trabajo “pleno” para el 40 de la PEA) no es acaso el sueño de un gerente de la plutocracia?

Estado y mercado contra la democracia. Las escuelas técnicas son el “sueño” del modelo que “tiene para décadas”. Las escuelas técnicas son el “sueño” de la corporación que más factura en el país (17).

La Fundación YPF desde junio de 2009 apoya a 33 escuelas técnicas mediante “capacitación y equipamientos de talleres y laboratorios” de Santa Cruz, Chubut, Mendoza, Neuquén y Buenos Aires. También financian “equipamientos y proyectos” de escuelas de otras provincias previo acuerdo con el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (17).

Pero hay más…

Si el diario La Nación es participé del entramado Papel Prensa - Proceso de Reorganización Nacional (18 y 19)… por qué este gobierno (Ministerio de Educación) dicese preocupado por los derechos humanos y la educación organiza certámenes literarios que premia alumnos de escuelas rurales junto a la Fundación Cargill y LA NACION? Dicho concurso Rincón del Gaucho en la Escuela va por su séptima edición y los 26 trabajos galardonados recibieron recientemente sus laudos en la Rural de Palermo (20).

Pobres gauchos!

Aunque en verdad este país explotado y diseñado por la plutocracia tiene mucho de Martín Fierro de regreso: “Obedezca el que obedece y será bueno el que manda”.

En definitiva: este pequeño ir y venir de cifras, párrafos, definiciones y opiniones aspira a colaborar con el camino urgente e imprescindible que debemos trazar para nuestra desobediencia libertaria.

Hay que cazar al gato escurridizo e ir por su dueño. No queda otra que tumbar la pirámide.

Notas:
1) ¿Se nace o se hace? Crónicas de una maestra. María Beatriz Jouve. Ciudad Gótica. Julio 2009.
2) Crónicas desde la escuela. María Beatriz Jouve. Ciudad Gótica. Junio 2008.
3) A la marcha asistieron CTERA, SADOP; AMET Y CEA. www.ctera.org.ar. 10/11/2010.
4) Ver Sí, señor Tedesco, todo sigue igual. Andrés Sarlengo. Argenpress.
5) Por qué es necesaria una nueva Ley de Financiamiento Educativo. Boletín de Internacional de la Educación, CTERA y CTA.
6) La oruga sobre el pizarrón. Francisco Isaura Arancibia, Maestro. Eduardo Rosenzvaig. Ediciones del Pensamiento Nacional. 1993.
7) Aspiazu y Schorr son investigadores de FLACSO-CONICET en el área economía.
8) Inauguración de un museo. La visión de uno de los principales empresarios del país. La Nación. 06/11/2010
9) Las mil que más venden. Mercado. Julio 2010.
10) Presupuesto 2011: más por menos. Fabiana Arencibia. Red Eco.
11) Entrevista realizada en Contrapuntos. 08/11/2010
12) “Los países que en América latina apuestan a reprimerizar sus economías, están condenados a la pobreza y a la dependencia”. Entrevista a Claudio Katz. Fernando Arellano Ortiz. Rebelión. 08/11/2010.
13) Entrevista a Darío Balvidares. La democracia entre preguntas. Andrés Sarlengo. 2009.
14) El empleo no decente, herencia de los 90 que acompaña al modelo económico. Alvaro. Torriglia. La Capital. 24/10/2010
15) Conceptos de sociología de la educación. Juan C. Tedesco. Centro Editor de América Latina. Octubre de 1991.
16) Adolescentes ven a la escuela técnica como opción para acceder al trabajo. Rosario3.com. 22/10/2010.
17) Ver La deshonra educativa. Andrés Sarlengo. Argenpress.
18) Clarín y Papel prensa: el epitafio de la libertad de expresión. Carlos Rodríguez. 02/05/2010
19) El periodista Robert Cox afirmó que el diario La Nación apoyó la dictadura. La Capital.17/11/2010
20) La gran fiesta del Rincón Gaucho. La Nación. 13/11/2010

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...