miércoles, 19 de enero de 2011

Argentina: Reencuentro de qom formoseños y tigrenses en Punta Querandí

INDYMEDIA

Una delegación de la comunidad toba Navogoh (La Primavera), que está acampando en la Avenida 9 de Julio, visitó el paraje rural Punta Canal de la localidad de Dique Luján, Tigre, a 50 km de la Ciudad de Buenos Aires, en donde desde hace 11 meses se lleva adelante un campamento para proteger un sitio con restos arqueológicos milenarios. Allí se conocieron con representantes de la comunidad qom Yecthakay del distrito, que migraron hace décadas desde Formosa y Chaco y luchan por un territorio para las 60 familias que lo componen.

El domingo 9 de enero la lucha indígena quedó fortalecida tras el reencuentro de los líderes qom de Formosa y Tigre con sus ancestros querandíes. Fue una jornada intensa para los miembros del Movimiento en Defensa de la Pacha, defensores de un predio público que contiene un sitio arqueológico que pretende ser anexado al Complejo Villa Nueva, un megaemprendimiento de 11 barrios privados desarrollado por la empresa EIDICO del Opus Dei.

"Es emocionante estar aquí, estoy muy feliz, agradezco a todas las personas que hicieron posible esto", expresó Felix Díaz, líder de la comunidad qom Navogoh (La Primavera), quien permanece en Buenos Aires desde hace más de un mes luego de que su comunidad fuera violentamente reprimida dejando el saldo de un hermano muerto. "El lugar es muy hermoso, hay que tomarlo en nuestras manos, no podemos seguir soñando", dijo Felix, y agregó que había escuchado sobre el reclamo de Punta Querandí pero no imaginaba que iba a conocerlo.

"Ustedes están luchando contra un poder que no se imaginan", expresó el líder de La Primavera refiriéndose a quienes acampan desde febrero de 2010 en el paraje Punta Canal, un territorio cercado por los countries y las obras en construcción. Señaló que mientras un sector de la sociedad se aisla en barrios privados por miedos, ellos no tienen ese problema. Y apuntó contra los impactos ambientales que genera este modo de vida: "Este ríachuelo (por el Canal Villanueva) no es la creación de Dios y está dañando a la Madre Tierra".

La jornada tuvo como uno de sus picos máximos el intercambio entre los conflictos y anhelos de la comunidad La Primavera, narrados por Felix Diaz, y la comunidad Yecthakay, en la voz de su presidente Eugenio Fernández. Quien coordinó el emotivo diálogo entre los presentes fue Pedro Moreira, el abuelo kolla que impulsó el Movimiento en Defensa de la Pacha para defender los humedales y rescatar la memoria profunda del Gran Buenos Aires.

"Los gobiernos hablan mucho, hacen poco. Basta de engaños y mentiras. Hay que unirse todos, indígenas y no indígenas. La diferencia es la lengua y la cultura, nada más", denunció el líder qom tigrense, quien pidió que la sociedad se acople a esta causa. "La lucha es por la tierra y el derecho indígena. Demasiados desalojos, ya tiene que parar. Va a llegar el momento, el resultado ", expresó Eugenio.

"El Estado nos crea causas (judiciales), nos dice usurpadores. Pero si hay abstacúlos los sacamos entre todos. Tenemos que ser parte de esta historia", agregó por su parte Felix Díaz, de La Primavera.

La semana anterior, integrantes del Movimiento en Defensa de la Pacha invitaron a Felix Díaz y autoridades de Yecthakay a conocer Punta Querandí. Los tigrenses se tomaron dos colectivos para poder llegar, mientras que el líder qom formoseño fue con su familia llevados en auto por Marcelo López del Grupo de Sikuris Intercontinentales Aymaras. También se acercó hasta el acampe un grupo de 20 jóvenes del área metropolitana en su mayoría indígenas, que están acompañando el campamento de La Primavera en la 9 de Julio y Avenida de Mayo, quienes viajaron con el tren que llega a Ingeniero Maschwitz (Escobar), localizado a 4 km del predio en conflicto con los barrios privados.


Diversas realidades, un mismo objetivo

Eugenio Fernández contó que nació en el monte en el Chaco, migró a Tigre en 1961 y cuando volvió a su tierra "estaba todo alambrado, es como una muerte sin dolor". Actualmente es el presidente de la comunidad qom Yecthakay del partido de Tigre, 60 familias distribuídas en seis barrios. Están reconocidos como comunidad urbana por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas y como entidad bien público por el municipio de Tigre desde la anterior gestión, pero eso no ha sido suficiente para lograr un territorio digno donde vivir todos juntos.

Felix Díaz, líder de La Primavera, también recordó: "En el 60' eramos libres, no había alambrados". Su comunidad, ubicada a 170 km de Formosa Capital y a 50 km de Asunción, la capital de Paraguay, fue perdiendo miles de hectáreas en diversos conflictos con privados y el propio Estado Nacional.

Luego de permanacer durante 4 meses en la ruta 86, fueron reprimidos y uno de los comuneros murió de un balazo de la policía. Tras esto, llegaron a Buenos Aires con la expectativa de una reunión con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, pero ni siquiera con una semana de huelga de hambre lograron reunirse con funcionarios de peso. Sí lograron un acuerdo sobre algunos puntos que no conformaron, entre otros motivos porque el reclamo de tierras quedó en el último lugar. Acuerdo que además denuncian no se está cumpliendo.

"La presidenta no quiere escuchar y el Estado sigue violando la ley 26.160", manifestó Felix sobre la norma aprobada en el 2006 que suspende los desalojos de las comunidades originarias. Y destacó que el Gobierno formoseño violó una medida cautelar: "Es una provincia muy peligrosa para los pueblos indígenas y (el gobernador) es un aliado de la presidenta".

Eugenio Fernandez apuntó también el sistema educativo y contó que a veces discute con los maestros porque "no enseñan la verdadera historia, desvían". "Es importante que los hijos indígenas estudiantes no se averguencen. Es como si fuéramos tímidos, quedó esa conquista. Pero ya es tiempo de nuestro derecho, de hablar a la sociedad con fuerza y coraje como nuestros antepasados que lucharon: Meguesoxochi, Taigoyé, Yecthakay".


Buenos Aires milenaria

El presidente de Yecthakay contó que hace meses se enteró de la existencia de restos indígenas en Tigre a través del delegado municipal de la localidad de Ricardo Rojas, donde vive. Luego leyó en un periódico oficialista que se ponía en duda la existencia de piezas arqueológicas, sin embargo ahora que conoció el lugar no dio lugar a especulaciones. "Tenemos miles de años de historia, este resto es el testigo real aunque los medios digan al revés. Ya no hay más excusas, está a la vista", expresó Fernández, para quien "las piezas son una reafirmación, un documento fundamental para nuestros derechos". "Los querandíes habitaron y habitan este lugar", sentenció el qom.

Pablo Ortiz, secretario de la comunidad Yecthakay de Tigre, coincidió en diálogo con Indymedia en señalar la importancia de los restos. "Me fortalece porque son mis antecesores, yo soy la continuación de ellos. Es algo muy bueno para mi, me llena de energía, me llena más de pilas", expresó el joven de 25 años nacido en la provincia del Chaco y criado en el partido de Tigre.

"Es loco, lo tenían muy disfrazado pero la verdad siempre se abre paso. El tiempo es sabio y sabrá por qué es ahora el momento. Ahora hay que darle curso a esto, hay que hacerse cargo, no podemos mirar al costado", dijo Pablo sobre la defensa del sitio sagrado Punta Querandí.

Para concluir la jornada se abrió una nueva ronda de intercambio donde el joven mapuche Hugo, en nombre del campamento de la 9 de Julio, entregó al Movimiento en Defensa de la Pacha una gigantesca whipala -emblema de las luchas indígenas- para fortalecer la protesta en Punta Querandí.

Pedro Moreira, uno de los precursores del reclamo por el sitio sagrado, invitó a distintas personas a dar su testimonio: así lo hicieron Alejandra de la Asamblea Delta y Río de la Plata, María de la comunidad qom San Carlos de Formosa, Aymatha del campamento en la 9 de Julio, y el músico mapuche Curruhuentru, entre otros.

A modo de cierre Felix Díaz expresó: "son tiempos muy históricos porque estamos buscando nuestros propios ancestros en este lugar tan lejano. Es pequeño pero hay cosas sagradas. Nos vamos contentos y con ganas de volver. De aquí llevamos el mensaje a Formosa".

El presidente de Yecthakay, Eugenio Fernández, miró a los jóvenes, adultos y abuelos protagonistas de esta jornada difícil de olvidar y dijo con emoción: "Estoy orgulloso de este grupo de luchadores".

Fuente foto: AGENCIA WALSH - INDYMEDIA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.