viernes, 21 de enero de 2011

Estados Unidos: Política "virtual" en la frontera

Alberto Ampuero (especial para ARGENPRESS.info)
Tras concluir una evaluación independiente del programa de vigilancia de alta tecnología conocido como SBInet, que incluye el muro “virtual”, el gobierno de Obama decidió poner fin a ese proyecto.

El sistema, concebida en un plan de seguridad fronteriza durante el gobierno de George W. Bush, tenía el propósito de monitorizar la mayor parte de la frontera sur con México.

SBInet incluye torres de vigilancia de 30 metros (98 pies) de altura sin personas en ellas, equipadas con tecnología sofisticada con radar, sensores y cámaras, lo suficientemente poderosas como para permitir a una distancia de unos 15 kilómetros (10 millas) determinar el tamaño de un grupo de personas y si la gente trae mochilas en la espalda que pudieran contener armas o drogas

¿Qué pasó?

Que el muro virtual para frenar la inmigración ilegal resultó un costoso fracaso y había llegado el momento de “desenchufarlo”

Aunque el programa fue presentado en su momento como una punta de lanza tecnológica, el sistema estaba plagado de defectos del software. Las cámaras que debían identificar ingresos ilegales tenían dificultad para distinguir entre personas, vehículos, vacas y arbustos, además que la humedad había dañado los sensores, y las imágenes transmitidas por las cámaras remotas llegaban con retraso de 30 a 40 segundos a los centros de comando

Lo otro es que desde su puesta en marcha en 2008 y con más de mil millones de dólares que ya se gastaron, apenas se han cubierto 85 kilómetros de la frontera en Arizona
El Departamento de Seguridad Nacional concluyó que SBInet no es el sistema adecuado para todas las áreas de la frontera y no es el enfoque más efectivo para asegurar la frontera.

Será remplazado por un sistema adaptado a las necesidades específicas de cada región fronteriza, dando una más rápida implementación de tecnología, mejor cobertura y una mayor efectividad entre costes y capacidades

También utilizará los fondos y equipos de SBInet que fueron exitosos, como radares y sensores infrarrojos, además de sistemas aéreos no tripulados y de video operados remotamente, entre otros.
Lo que no cambia es el concepto de una cerca fronteriza, que renació luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001. Lo que a su vez revivió el acalorado debate sobre inmigración, cuando Funcionarios de inteligencia decían que los huecos a lo largo de la frontera del suroeste podrían proporcionar sitios por los que pudieran ingresar terroristas al país.

“Ahora el peligro está en la frontera y los enemigos son los inmigrantes indocumentados”,decían

En Statesboro, Georgia -en una gira para apoyar a candidatos legislativos republicanos-, Bush declaró: "Durante décadas, no hemos tenido el control completo sobre nuestra frontera sureña, y la inmigración ilegal ha aumentado. Por eso actué. Envié a las tropas de la Guardia Nacional para apoyar a nuestra Patrulla Fronteriza. Estamos agregando miles de nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza. Estamos modernizando nuestra frontera".
Este mensaje fue repetido una y otra vez que Barack Obama llegó a recitarlo de memoria
"La seguridad de la frontera sur es mi mayor prioridad desde que llegué al poder”, afirmó Obama el pasado año, luego de que el Congreso aprobara la ley para reforzar la frontera sur con mil 500 nuevos agentes y más aviones sin piloto

“No hay duda de que este gobierno ha hecho todos los esfuerzos imaginables para asegurar nuestra frontera a través de inversiones sin precedentes en personal, tecnología e infraestructura”, sostuvo la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano

La Patrulla Fronteriza casi ha duplicado su número de agentes, de unos 10,000 en 2004 a más de 20,500 el año pasado, mientras que los de Inmigración y Aduanas (ICE) también han incrementado su presencia en la zona

Según la ONG Federación Internacional de Derechos Humanos, el costo económico del conjunto de las infraestructuras y de las operaciones de represión y de control de las fronteras es colosal: se estima, que el gobierno ha gastado unos 30 mil millones de dólares desde 1994 para asegurar su frontera con México

Sin embargo, la llegada de inmigrantes continúa. Y también la actividad de las mafias que trafican con drogas, armas, dinero y con seres humanos.

Llevamos en este juego años y años y años, señala Katherine Vargas, del Foro Nacional de Inmigración, que la seguridad fronteriza se ha convertido en un juego político del gobierno. En vez de resolver la situación, crean nuevos problemas con medidas inefectivas de seguridad.

Mientras exista la demanda por mano de obra barata, la necesidad de mejores trabajos e impedimentos legales para ingresar al país, la gente continuará buscando maneras de cruzar la frontera

Sólo una reforma migratoria integral permitirá una mayor seguridad.

Alberto Ampuero es periodista radicado en Riverside, California.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.