viernes, 7 de enero de 2011

Oaxaca: Capital mexicana del secuestro, denuncia sacerdote

PL

El sacerdote de Ixtepec, Alejandro Solalinde Guerra, calificó a Oaxaca como la capital mexicana del secuestro de inmigrantes, delito controlado por maras de la M-13, Los Zetas y la delincuencia regional.

El jefe del albergue para emigrantes "Hermanos en el Camino", ubicado en el sureño estado de Oaxaca, dijo que los pobres llegan en tren movidos por la violencia que sufren y por la falta de oportunidades en su país, e intentan llegar a Estados Unidos con la ilusión de mejorar sus vidas, pero el camino se convierte en un calvario.

"Los delincuentes se organizan bien, tienen casas de seguridad y han descubierto que para el pobre, su familia vale más que todo lo ahorrado", explicó el párroco, quien acotó que los inmigrantes son "clientes cautivos que siempre están llegando".

Agregó que los grupos delincuenciales saben que las leyes y las políticas erróneas de migración obligan a estos grupos de personas a buscar caminos más inseguros.

"Ahí está la materia prima. De todo tratan de sacar provecho: trata y tráfico de personas y de órganos, prostitución, extorsión, secuestro, trasiego de enervantes; toda la explotación posible", exclamó el padre Solalinde. Mientras, el Diario Oficial de la Federación publicó hoy el Programa Nacional para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas, promulgado por el presidente mexicano, Felipe Calderón, con el propósito de aplicar las políticas públicas necesarias para evitar, perseguir, combatir y sancionar a quienes cometan ese delito.

La Secretaría de Gobernación informó que este plan cuenta con cuatro objetivos específicos, entre ellos proveer a las víctimas de atención y protección, de manera particular a los niños y niñas como el grupo más vulnerable.

Además, refiere las necesarias campañas de sensibilización, prevención y denuncia, la elaboración de un diagnóstico nacional sobre la trata de personas, y el diseño y aplicación de un sistema para la búsqueda de desaparecidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.