miércoles, 19 de enero de 2011

Retorno del oscurantismo cordobés

Elena Luz González Bazán - Juan Carlos Cena (especial para ARGENPRESS.info)

Desagravio a Agustín Tosco
Lo que queda de un hombre es aquello
Que su nombre hace pensar
Paúl Valery

El pasado 28 de diciembre del 2010, la legislatura cordobesa votó la anulación del nombre Agustín Tosco a una calle en la ciudad de Córdoba. Esos mismos legisladores cordobeses consideraron, en la misma sintonía oscurantista, el retorno de la educación religiosa a las escuelas. Sólo tres legisladores se opusieron, los demás votaron a mano alzada, tocando botones y desconociendo la gloriosa historia de luchas de la provincia mediterránea.

Regreso del oscurantismo cordobés

Es parte de la deformación histórica y popular que un día como el 28 de diciembre se tome para la broma, aquella jornada fue en realidad la matanza de todos los niños menores de dos años nacidos en Belén, ordenada por el rey Herodes con el fin de deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret. Que casualidad, la iglesia no pone ningún obstáculo a esta deformación histórica.

Pero si es una gran preocupación la educación sexual en las escuelas la cual ha generado grandes debates durante el año que pasó. Mientras esto sucedía, la educación religiosa fue votada por el parlamento provincial, nada más ni nada menos que en la Córdoba donde la lucha de clericales anti clericales fue y sigue siendo manifiesta.

A raíz de esa aprobación, en las sugerencias enviadas al Ministerio de Educación, los estudiantes nucleados en Secundarios Unidos de Córdoba recuerdan que la educación pública “debe ser laica”.

“No es relevante si es de carácter opcional, entendemos que la religión es una opción personal y privada, y de ninguna manera tiene que estar dentro de la educación pública, ya que puede cambiar el sentido de los contenidos dictados y puede interferir y contradecirse con el derecho de los alumnos de que se respeten sus libertades religiosas y de conciencia”, apuntan.

El pleno legislativo aprobó, tras siete horas de debate, la Ley Nº 9870 que regula la Organización y Administración General del Sistema Educativo Provincial y deroga la Ley Nº 8113. Todo un proyecto oscurantista que viene de lejos, de la Córdoba de antaño.

Todo es silencio, menos los estudiantes…Ya vienen los estudiantes… tarareando a Violeta Parra.

El oscurantismo cordobés retorna de la mano del parlamento provincial anulando una resolución donde hace años también se votaba colocar el nombre de Agustín Tosco a una calle de Córdoba a manera de homenaje.

La presentación del proyecto para anular la anterior resolución donde se rinde homenaje a un digno dirigente sindical fue presentada por el diputado provincial Daniel Passerini. Vocero circunstancial del oscurantismo. Hombre de Schiaretti, también nacional y popular. De esta forma y sobre el final de año, con todos los legisladores en el parlamento, sobre tablas y sin debate, con tres votos en contra, se aprueba esta vergonzante ley…

El astuto Daniel Passerini propuso el nombre de Bustos, hombre que actuó en las luchas entre unitarios y federales, que tiene monumento, calle y barrio. Nombre que no se cuestionaría, aduciendo además cuestiones formales y administrativas, que el nombre dado a esa calle de Agustín Tosco era incorrecto por su trámite, el del nombramiento anterior; se adujo lo del Concejo Deliberante que no tenía valor y que la competencia de la comuna capitalina no tiene que ver con una avenida que es una ruta nacional. Toda una declaración de competencias que intentan esconder la verdad.

Solo tres dignos diputados se opusieron al cambio y defendieron a Tosco, los legisladores: Birri, Coria y Liliana Olivero, nuestro respeto y reconocimiento. Todos los demás diputados sean, legisladores K, opositores o progresistas votaron contra Agustín Tosco. Votaron contra el insoportable honesto, coherente y valiente dirigente gremial. Un mal ejemplo, para ellos, por supuesto. El hecho político era borrar el nombre de Agustín Tosco nada más. Hay que avanzar con el olvido para derrotar la memoria. Despojados de su memoria los pueblos se opacan y mueren.

La mejor definición de Tosco la da Américo Melchor González, obrero del sindicato de Luz y Fuerza cordobés, cuando dice: “A Tosco lo odiaban porque era un incorruptible”.

Ante este suceso uno se pregunta, ¿Qué dijo el Sindicato de Luz y Fuerza? ¿el sindicato del Gringo? Nada. Sindicato que representa a los trabajadores de la Empresa de Energía de Córdoba (EPEC). Sindicato de los trabajadores de EPEC que es dirigido, por esas cosas de la degeneración del gremialismo, por personal jerarquizado, con cargos de dirección en la empresa de energía, divididos en dos grupos políticos: moyanistas y los K, hoy unidos por esas cosas de la unidad nacional y popular. No dijeron una sola palabra.

La oposición no existe. Nada ha manifestado.

Los partidos políticos progresistas, las vanguardias proletarias de Córdoba, las dos CGT, una de ellas dirigida por Leyría, Secretario General de Luz y Fuerza de Córdoba, ni la CTA en sus dos variantes y ATE, están todos sub sumidos en un silencio oscurantista. Ni pensar que se expida Carta Abierta Cordobesa, la nacional está de vacaciones, o el peronismo cordobés en sus distintas variantes. Los progresistas de hoy, militantes y defensores de ayer del gringo, todos se mantienen callados, estamos en verano…está suspendida la lucha de clases y la ideológica.

De la Córdoba del horror a la Córdoba de antaño

Primera huelga

Agustín Tosco y demás compañeros de las décadas del 60 y 70 del siglo pasado son herederos naturales de ese largo proceso de lucha que se inicia aproximadamente hace casi un siglo y medio, en 1870.

La primera huelga en Córdoba se registra en 1895 y es protagonizada por los maquinistas y foguistas ferroviarios. Exigen las 8 horas de trabajo y tiene una duración de 27 días.

Córdoba, en 1870, concurre al desarrollo económico y social del país con particularidades propias. En forma paralela a esa concurrencia, se va constituyendo el movimiento obrero cordobés a través de los sindicatos, con una práctica y cultura sindical distintiva.

En Córdoba, la historia de la acción sindical recorre caminos que, como en todas las ciudades pampeanas, va delineando el funcionamiento de la economía agroexportadora, pero con características que le otorga el “color local”. El rasgo diferenciador más sobresaliente es el origen nativo de la mayoría de los trabajadores cordobeses (...) Los trabajadores cordobeses realizan una experiencia sindical, también de características singulares. En 1890 y 1891 funciona el club Vorwärts. Intento organizativo de un núcleo de inmigrantes, que desaparece con la crisis económica (...) A comienzos de siglo, entre 1902 y 1905, y siguiendo la tónica de lo que ocurre en el plano nacional, los conflictos reivindicativos se intensifican y la mayoría de ellos culminan en la creación de sindicatos, instancia en la que, en estos años, participan muchas veces dirigentes obreros socialistas enviados desde Buenos Aires. (...) La estructura sindical refleja la actividad productiva de la ciudad: Sociedad Cosmopolita de Obreros Panaderos, Centro de Empleados de Comercio, Sociedad de Resistencia de Obreros del Calzado, Sociedad de Resistencia de Conductores de Carruajes, Sociedad Cosmopolita de Obreros Albañiles, la Unión Obrera de Carpinteros, Unión Cosmopolita de Mozos y Cocineros, Sociedad de Obreros de Constructores de Carruajes Ferroviarios (...) realizan el primer congreso en 1904, estos sindicatos se adhieren a la UGT, socialista.

El desarrollo sindical cordobés corre paralelo a la consolidación del proceso de modelación de la sociedad civil de la denominada “modernización argentina”, a la vez que sus conflictos y reivindicaciones hablan de su intención de incidir en el marco general de las decisiones sociales. Esta participación social de los trabajadores es el resultado de un rápido proceso de acumulación histórica, en el que las huelgas representan la solidaridad surgida en los lugares de trabajo, mientras el funcionamiento de los sindicatos permite desarrollar una experiencia que, en el largo plazo, excederá la aparente inmediatez de los objetivos reivindicativos, es uno de los “ámbitos” en el que los trabajadores crearán parte de su nueva cultura en la sociedad capitalista.

En todo este proceso de formación, consolidación y acumulación de los sindicatos de Córdoba, la transmisión del aprendizaje, del conocimiento, de la práctica concreta en el quehacer diario, el debate de las ideas entre las distintas tendencias y entre los sindicatos, tendrá que ver con las formas y con la modelación de una identidad específica y particular. Tienen que ver mucho en este proceso los ferroviarios, que, con sus ideas socialistas, estimulan la organización obrera para su camino de evolución y reformas y ponen especial énfasis en su tarea de educar a los trabajadores; bibliotecas, conferencias, folletos de divulgación, crean un conocimiento dirigido específicamente a los trabajadores (...) Todo ese conjunto de experiencias va creando la historia sindical cordobesa.

Las ideas del anarquismo son aún débiles. Por influencia de los panaderos del Litoral (Entre Ríos) se produce a fines de la primera década, un crecimiento en el Sindicato de Obreros Panaderos de Córdoba, penetrando con fuerza las ideas libertarias.

Es decir, los socialistas no se enfrentaban con las ideas anarquistas, sí con las organizaciones católicas que la curia impulsaba como el círculo de obreros católicos, Asociación de Josefinos y más tarde la J.O.C (Juventud Obrera Católica), que en el golpe de septiembre de 1955 participaran activamente.

Vamos a nombrar algunos hitos históricos que protagonizó la Córdoba de antaño:

Federación Obrera Local en 1916 - Miguel Contreras, obrero es uno de los impulsores de esa unidad junto a Pablo López, obrero gráfico, y la Unión Obrera Provincial de Córdoba, en 1917
Reforma universitaria - 1918
Primera huelga contra el golpe de 1955 - UOCRA
Unidad obrera estudiantil - La laica y la libre 1958
Resistencia peronista. 1955
Nuevos sindicatos de la industrialización – 1957 - 1970
Las luchas protagonizadas por el movimiento obrero durante las décadas de 1960/1970
El Cordobazo - 1969
Sitrac y Sitram
Smata conducido por Rene Salamanca
El Viborazo - 1971

Tosco: Un hijo del movimiento obrero

Tosco y otros compañeros de distintos sindicatos son hijos y producto de ese proceso de luchas, resistencias y organización del pueblo cordobés.

Nos referiremos a Agustín Tosco porque él, aún, le es insoportable al sistema de explotación Sí, es para ellos un militante insoportable, incorruptible, sencillo, honesto, coherente y… valiente, no les sirve y menos su ejemplo de vida, porque vivió como pensó.

Es como dice D. Plejanov; El papel del individuo en la historia.

"La historia de la humanidad es un proceso regular, pero éste no tiene lugar independientemente de los hombres, sino que son los hombres los que lo llevan a cabo, formulando las tareas propias de este movimiento y resolviéndolas de acuerdo a las condiciones históricas, por lo que la actividad de los hombres no puede dejar de tener una importancia enorme en las historia." Ese es el papel que le toco cumplir al Gringo en la historia.

Siempre o casi siempre cuando se trata de recordar a un hombre como Agustín Tosco y tantos más se parte desde el mármol o desde el bronce. En realidad el objetivo es que deje de ser un hombre con sus valores. Es en definitiva un objetivo del sistema. Es decir, que se lo recuerde de una forma pueril y fría, para esto trabaja la inteligencia del enemigo que lo transforma en un souvenir. La diferencia abismal la marcan sus compañeros cuando lo recuerdan en cada acción a emprender, y en el que diría el Gringo o que haría el Gringo. Otros, oportunistas y esquivadores de los verdaderos valores de Tosco, intentan instalar entre los jóvenes una consigna anti dialéctica como: queremos ser como Tosco, u otros, ignorando la evolución del ser humano.
Tosco fue esos hombres que militó la terquedad de la esperanza, un autodidacta, anduvo siempre en la búsqueda de ampliar el conocimiento como una manera de ser cada vez más libre, buscó perfeccionarlo a través de la lectura y el estudio, ésta fue uno de las modalidades para ampliar el discernimiento, tanto humanísticos, políticos o técnicos; el otro, fue el de bucear en las aguas profundas de la practica concreta, combinando la teoría con esa práctica, en un ejercicio permanente de comprobación.

En 1952 fue nominado en asamblea como Secretario del Cuerpo General de Delegados, organismo que tiene la representación de todas las secciones de la empresa. Evidenciando su capacidad, su empuje, organizó una lista para renovación parcial del Consejo Directivo del Sindicato Luz y Fuerza de Córdoba en 1953. Fue por su Iniciativa que nació el periódico "Electrum", órgano informativo del Sindicato, cuya vida se extiende hasta hoy, con las Interrupciones Impuestas por las diferentes dictaduras y las intervenciones al gremio.

Sólo agregaremos que cuando nos tocó conducir la Escuela de Formación Política Sindical de Luz y Fuerza, el desconocimiento de su trayectoria por parte de los delegados era preocupante, no sólo de Tosco sino de todos los que protagonizaron aquellos años de oro de la luchas en Córdoba, ignorancias que se repetían con Alberto Cafaratti, Titi Di Tofino, el negro Bazán, René Salamanca, Atilio López, Alberto Curutchet, Susana Funes, Felipe Alberti, el Barba González, el papel de los Sacerdotes del Tercer Mundo que tuvieron un lugar destacado en Córdoba y tantos más… era un desconocimiento inducido, abrumador, se imponía el olvido sobre la memoria.

Era parte de la derrota infligida al pueblo argentino después de la última dictadura militar. Todo esto nos condujo a tratar de reestablecer nuevamente aquellos ejemplos para corroborar en la práctica viva que nada está perdido, sólo podemos decir que intentamos recuperar la memoria colectiva, la identidad y la historia. El oscurantismo en el sindicalismo puso todas sus fichas para propinar una dura derrota a la memoria, la derrotaron pero jamás la pusieron de rodillas.

Por eso, porque la lucha continúa queremos cerrar este trabajo afirmando con el Gringo: Lo positivo y posible para el pueblo surgirá solamente de la continuidad de la lucha. Cárcel de Villa Devoto 1º de junio de 1971.

Elena Luz González Bazán - Juan Carlos Cena son ex Coordinadores de la Escuela de Formación Político Sindical del Sindicato
De Luz y Fuerza de Córdoba (2003-2004)
Ex Capacitadores en la Escuela Sindical del gremio de Judiciales (2001-2002)
Ex Coordinadores de la Escuela Técnica Política de la Unión Ferroviaria Seccional Victoria (2005)
Coordinadores de la Escuela de Capacitación Política Sindical ATE La Pampa. (2008-2009)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.