lunes, 31 de enero de 2011

Tribunal venezolano enjuicia a jefe derechista Peña Esclusa denunciado por Chávez Abarca

Jean-Guy Allard

El terrorista y líder neofascista Alejandro Peña Esclusa será enjuiciado en Caracas por los delitos de tráfico de armas de guerra y asociación para delinquir. Así lo acordó el juez 6 de Control de Caracas, Luis Cabrera, quien admitió la petición y las evidencias del Ministerio Público en contra del conspirador ultraderechista y mantuvo su detención preventiva.

Los fiscales Didier Rojas y Andrés Bravo ratificaron ante la corte la acusación contra Peña Esclusa que seguirá detenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), en Caracas, donde permanece desde su arresto el pasado 12 de julio después de ser denunciado por el terrorista salvadoreño Francisco Chávez Abarca.

Brazo derecho del terrorista internacional Luis Posada Carriles en Centroamérica, Chávez Abarca fue detenido a principios de junio de 2010 en el Aeropuerto internacional de Maiquetía cuando intentaba ingresar a Venezuela con pasaporte falso. El delincuente fue expulsado a Cuba, donde ha sido enjuiciado por terrorismo y condenado a 30 años de privación de libertad.

Peña Esclusa fue arestado por oficiales del SEBIN en su residencia, ubicada ubicada en la urbanización La Campiña, en Caracas. En la operación se descubrió a 900 gramos del explosivo militar C-4100 así como cápsulas de detonadores de calor y dos de tipo eléctrico.

Peña Esclusa está vinculado con los planes terroristas que Francisco Chávez Abarca, experto en la fabricación de artefactos explosivos, venía a coordinar en Venezuela, según informó el Ministerio Público.

En Venezuela, los delitos de tráfico de arma de guerra en la modalidad de ocultamiento y asociación para delinquir, son previstos y sancionados en la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada.

El tráfico de armas de guerra se encuentra estipulado en el artículo 9 de la ley, que refiere textualmente: "Quien importe, exporte, fabrique, suministre u oculte de forma indebida algún arma o explosivo, será castigado con pena de cinco a ocho años de prisión. Si se trata de arma de guerra la pena será de seis a diez años de prisión".

Los 900 gramos de explosivo militar C-4 que se encontraron en la residencia de Peña Esclusa corresponden a diez veces lo que se utilizó para volar la camioneta en la que perdió la vida el Fiscal Danilo Anderson, asesinado el 18 de noviembre de 2004.

La cantidad exacta del explosivo, 1,34 veces más potente que el trinitrotolueno (TNT), ha sido revelada por los fiscales en el caso, en su denuncia original.

Desarrollado por el ejército norteamericano durante la guerra de Vietnam, el C-4 tiene la ventaja de ser moldeable y de detonar solo mediante el uso de un detonador, características hicieron de él un favorito de los terroristas, notablemente los que formó la CIA norteamericana en sus academias del terror.

El terrorista salvadoreño Chávez Abarca ha sido entrenado al uso del C-4 por quién lo reclutó, Luis Posada Carriles, el agente de la CIA autor de la destrucción en vuelo de un avión de línea cubano quién se convirtió en el terrorista más famoso de América Latina. El propio Chávez Abarca preparó varios otros delincuentes en la fabricación de artefactos explosivos, en el curso de la campaña terrorista de 1997 desencadenada por la Fundación Nacional Cuvano Americana de Miami.

Por otro lado, Peña Esclusa sigue jefe de UnoAmérica, la organización fascista latinoamericana, promovida por ex militares de la Operación Condor y cómplice de acciones terroristas.

En El Salvador, Peña Esclusa estuvo asesorando a ARENA, el partido de extrema derecha que se acusa del asesinato de Monseñor Oscar Arnulfo Romero y de décadas de represión sanguinaria en el país centroamericano.

Este ultraderechista ha sido también denunciado como conspirador en relación con el intento de asesinato del presidente boliviano Evo Morales en un complot manejado por empresarios separatistas de la localidad de Santa Cruz.

El afamado periodista e investigador italiano Gennaro Carotenuto describió a Peña Esclusa como “un oscuro personaje de la derecha neofascista latinoamericana", miembro de la secta Tradición, Familia y Propiedad, golpista en Venezuela, vinculado a los escuadrones de la muerte salvadoreños y la organización de militares nostálgicos del Plan Cóndor argentino.

Ya medios de prensa internacionales, encabezados por la agencia de prensa española EFE, han emprendido una campaña a favor de Peña Esclusa "opositor a Chávez luchando para la democracia" en Venezuela. El detenido a través de su organización y su red sudamericana ha difundido libremente varios mensajes desde su arresto describiendose como una víctima.

El ministro de Justicia, Tareck El Aissami, por su parte, ha precisado como Chávez Abarca confesó que planeó atentados para interrumpir violentamente las elecciones legislativas del 26 de septiembre del 2010 en Venezuela con la complicidad de elementos fascistas de la oposición, entre los cuales el líder neofascista Peña Esclusa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.