martes, 1 de febrero de 2011

Argentina, Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Les inician juicio millonario. Más represalias contra los trabajadores del Colón

ACTA

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires inicio una demanda judicial contra un grupo de trabajadores del Teatro Colón, a través de la cual persigue el cobro de una indemnización por una suma que alcanza los 55 millones de pesos, como consecuencia del supuesto daño económico sufrido por el Teatro Colón, por haber tenido que levantar algunas de las funciones de la Temporada 2010 ante los conflictos laborales que se sucedieron luego de la reapertura de la sala principal, que fueran encabezados por más de 500 empleados.

La demanda caratulada “GCBA CONTRA BENITEZ SUSANA INES Y OTROS” (EXPEDIENTE Nro. 40222 /1), se encuentra a cargo del Juez Otheguy, del Juzgado porteño en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nro. 8.

En dicha presentación judicial el gobierno de Mauricio Macri además solicita que se disponga “la inhibición general de bienes –medidas de embargo- de los trabajadores del máximo coliseo”, a lo que agrega que “se ordene al personal no interferir en el normal funcionamiento del Teatro para la temporada 2011 que tiene previsto comenzar sus funciones al público el 29 de marzo y que serán anunciadas el 1º de ese mes”.

Cabe destacar aquí que durante el mes de enero –mes de feria judicial- el Gobierno sigilosamente y sin existo -hasta ahora- intento que el Poder Judicial inhibiera los bienes de los trabajadores; lo cual fue expresamente rechazado dado que la jueces intervinientes –la Dra. Lago y el Dr. Scheibler, respectivamente- ponderaron que no se encontraban configurados los requisitos para proceder a la habilitación de la feria judicial.

En ese sentido, la Jueza de Feria Dra. Lidia Ester Lago, con fecha 19 de enero de 2011 –un día antes de la conferencia de prensa brindada por el Director General del Teatro, García Caffi- había dictado una sentencia de la cual se desprende expresamente que “no se advierten las razones de urgencia que se invocan en relación con la posible frustración de las funciones previstas para la temporada 2011 en tanto, según explica, la primera está prevista para el día 29 de marzo y el anuncio se llevará a cabo el día 1º de marzo y no se precisa si los respectivos ensayos han comenzado y si han sido obstaculizados por el accionar de los agentes que se demanda o de alguno de los representantes de ATE. Adviértase que en este aspecto los argumentos de la parte se sustentan en hechos acaecidos en el mes de noviembre de 2010, en una nota publicada por un delegado gremial el día 4 de enero ppdo. en la que sin mayores precisiones dice “Así como están las cosas, no empieza la temporada 2011” y en la preocupación manifestada por el Director General y Artístico del Teatro Colón, mas no se sustentan en hechos concretos que demuestren, al menos a la fecha, un perjuicio cierto, inminente e irreparable que justifique anticipar la actuación jurisdiccional sin esperar la finalización del receso estival.”

Una semana después frente a un nuevo intento de los abogados del Gobierno de la Ciudad, el juez Scheibler reiterando los argumentos de la Dra. Lago, rechazo nuevamente el pedido realizado por las autoridades del Teatro Colón.

Consultada frente a la existencia de la presente causa la diputada de la Ciudad Gabriela Alegre, expreso “esta demanda contra los trabajadores del Teatro Colón, demuestra claramente el marco de ilegalidad y arbitrariedad, con que se desenvuelve Macri y García Caffi, frente a un conflicto que se inicio como consecuencia del desprecio al trabajo de artistas y técnicos del teatro, como así también de su patrimonio histórico”.

Desde el Estudio Alanís y Asociados - Abogados, quien se encuentra a cargo de la defensa de los trabajadores, su titular el Dr. Sebastián D. Alanís, expreso que “La existencia de la presente causa iniciada por un Gobierno contra sus propios trabajadores - personas, es un acto de suma gravedad institucional. Dado que aquí el Gobierno de Macri, ha omitido que el Estado, no es una empresa privada, no persigue fines económicos, sino por el contrario un interés superior, que en caso se presenta en garantizar y preservar la actividad cultural. Es esto último, lo que no han alcanzado de modo alguno, y es ello lo que demuestra el alto grado de incapacidad de gestión del gobierno de macri y de las autoridades del Teatro Colón, en especial, Garcia Caffí y los demás integrantes del Directorio del Teatro –Monica Fredda, Lucas Figueras y Ines Urdapilleta-,.

Agrega el letrado que “no debe omitirse aquí que las personas demandadas tan solo se encontraban ejerciendo un derecho constitucional –como lo es el derecho de huelga-, conjuntamente con más de 500 personas en el marco de una asamblea. Me pregunto: ¿Por qué Macri y García Caffi, pretenden provocarle un grave daño económico tan solo a un grupo de esos 500? La respuesta es sencilla:

La causa en realidad persigue generar el temor –el miedo- sobre la totalidad de los trabajadores, a partir de la destrucción del patrimonio económico de un grupo de familias de trabajadores. O quien se imagina que un trabajador o un músico del teatro Colón, pueda afrontar los costos de la demanda millonaria que se intenta. Ello no solo es un acto de suma crueldad, sino también, un claro signo de la arbitrariedad e ineficacia, con la que se pretende gobernar la Ciudad de Buenos Aires”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.