martes, 1 de febrero de 2011

Arturo A. Valenzuela: Un discurso para idiotas

Carlos Medina Viglielm (especial para ARGENPRESS.info)

Hace pocos días (24/1/11), el Secretario de Estado Adjunto de Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Occidental, o sea el continente americano, publicó en Montevideo, en el diario oficialista La República, lo que se considera -y bajo ese título-, como “Las prioridades de la administración Obama en América Latina”.

Valenzuela, nacido en Concepción, Chile en 1944 y que cursó estudios en los Estados Unidos, comienza su artículo (especial para La República), diciendo:

“El acuerdo del mes pasado de Estados Unidos con Corea del Sur allana el camino para que el Congreso apruebe un ALC estancado por tanto tiempo con un aliado asiático crucial, y puede que genere la oportunidad de avanzar en nuestros otros dos ALC pendientes con Colombia y Panamá. Estos acuerdos de comercio respaldarán el empleo en Estados Unidos y aumentarán el espíritu competitivo de Estados Unidos* e instamos la atención rápida del Congreso a estos ALC cuando llegue el momento oportuno.”

“Por supuesto, -prosigue Valenzuela-, los 33 países de América Latina y el Caribe, así como Canadá, tienen todos atributos extraordinarios que presentan distintas oportunidades para la política de Estados Unidos.”

Bien saben los pueblos americanos que sus “atributos extraordinarios” “presentan distintas oportunidades para la política de Estados Unidos.”

Y las “oportunidades” se han abordado por las buenas, si es que comprar a políticos corruptos, “malos americanos” a decir de Martí, pudiera considerarse “por las buenas”

Y si no, por las “no tan buenas” y de eso hay una lista tan larga como sangrienta. Lista que lamentablemente La República debe tener encajonada por alguna parte pues seguramente la nombró más de una vez. Pero bueno, eso es de tiempos pasados. Tal vez La República, o para no ser injustos, su circunstancial jefe de redacción, considere que “no todo tiempo pasado fue mejor”…

Más adelante se refiere Valenzuela al drama de la inseguridad diciendo:

“La reciente encuesta de Latinobarómetro confirmó también algo que la administración Obama ha reconocido en nuestra política: Que la preocupación más grande de los ciudadanos del Hemisferio es tener seguridad y combatir el aumento del crimen internacional. Así que hemos incrementado nuestra colaboración con los países para mejorar la seguridad ciudadana, especialmente en México, América Central y el Caribe. Sin una seguridad básica para todos, los países no pueden concretar su pleno potencial económico y social.”

Valenzuela destaca el incremento de la colaboración de EUA con esos países. Él le llama colaboración, a la cacería de indocumentados que tratan de pasar la valla fronteriza en la frontera con México, a la virtual ocupación militar de costa Rica, con el beneplácito de su presidenta Laura Chinchilla, o a la instalación de 7 bases militares en Colombia. Refiriéndose a la ocupación militar de Haití tras el secuestro y deportación del presidente Aristide, ocupación en la que, por otra parte, EUA ha utilizado a fuerzas militares aliadas, dice Valenzuela: “Continuamos ayudando también al pueblo haitiano a reconstruir después del terrible terremoto que afectó a su país hace un año. Como recalcó el presidente Obama poco después del terremoto, el compromiso de Estados Unidos con Haití se mantendrá. Estamos orgullosos del papel que ha desempeñado Estados Unidos en la cooperación bilateral y multilateral sin precedentes en apoyo de Haití.”

Haciendo gala de un cinismo sin límites, Valenzuela “recuerda” que “desde que asumió el cargo, el presidente Obama ha dejado bien sentado su compromiso a apoyar el deseo del pueblo cubano de determinar libremente su propio futuro.” Nada dice, de que se vaya a poner término al criminal bloqueo que dura más de medio siglo y nada dice tampoco, de la protección a terroristas como posada Carriles, o del alevoso encarcelamiento de los cinco militantes antiterroristas cubanos, que llevan ya más de doce años de encierro y aislamiento en las mazmorras del imperio.

Bajo el subtítulo “Desafíos democráticos”, Valenzuela dice: “Reconocemos que nuestros objetivos dirigidos a facilitar la prosperidad regional, la seguridad ciudadana y un futuro de energía limpia exigirán la creación de instituciones más fuertes de gobierno democrático que respeten los derechos civiles y humanos fundamentales.”

¡Objetivos por la “energía limpia”! representando al país más contaminante del planeta y que se ha negado tajantemente a reducir su emisiones de CO2, porque eso frenaría la producción (de basura) y el hiperconsumo (de la misma).

Obviamente, en su discurso para idiotas, Valenzuela ataca a aquellos proyectos que enfrentan la política neocolonialista norteamericana:

“Como colectivo debemos ser claros y proactivos a la hora de abordar los riesgos a nuestra agenda común, que incluyen los intentos de ampliar el gobierno mayoritario o populista a costa de los derechos fundamentales de las minorías y el gobierno democrático basado en el diálogo y el consenso dentro del estado de derecho. Y si bien felicitamos a los líderes populares que han optado por abandonar el cargo de conformidad con las instituciones de gobierno democrático, en vez de promover los cambios constitucionales para permanecer en el poder, lamentamos que la tendencia opuesta se haya arraigado en varios países.”

Porque a Valenzuela le duele Venezuela. Y no puede dejar de señalarlo: “Los acontecimientos recientes en Venezuela plantean serias cuestiones en ese aspecto. Entre otras medidas, lo que es especialmente inquietante es la reciente delegación de la autoridad legislativa al ejecutivo que amplió los períodos en el cargo de la Asamblea Nacional saliente. Esto es claramente una medida antidemocrática que viola la doctrina de la separación de poderes en contravención de la Carta Democrática Interamericana.”

No fue antidemocrático voltear el gobierno de Salvador Allende ni invadir Panamá, Nicaragua, Cuba, Grenada, Santo Domingo, ni robarle medio territorio a México. Pero Señor Valenzuela, a esta altura hay millones de latinoamericanos que saben buscar en Google, donde hay 23.500 referencias al respecto.

Luego continúa Valenzuela tratando a los lectores de La República como idiotas y se refiere al golpe de Estado en Honduras:

“Señalamos también que el golpe de Estado que se produjo en Honduras, en junio 2009 marcó un revés atroz al gobierno democrático en la región. Sin embargo, nos complace que durante 2010 Honduras lograse progresar de manera significativa en lo que respecta a fortalecer el gobierno, promover la reconciliación nacional y restaurar las relaciones diplomáticas con muchos países del hemisferio. En nuestra opinión, el presidente Lobo ha preparado las bases para la normalización del orden constitucional y el restablecimiento de Honduras en la Organización de los Estados Americanos.

Ahora, ¿por qué el Sr. Valenzuela trata a los lectores de La República, que saben que el golpe en Honduras fue organizado por los EUA, como idiotas? Tal vez porque dicho diario ha colaborado con lo suyo. Por ejemplo, en su edición del día domingo 30 de enero y bajo el título de La MINUSTAH: “La Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (Minustah) fue aprobada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el 1º de junio de 2004, tras la salida del ex presidente Bertrand Aristide.” ¿Qué significará para la dirección de La República “la salida del ex presidente Bertrand Aristide?”

Valenzuela habla en su artículo de las alianzas que EUA tiene o aspira tener en el continente: “Esperamos establecer una estrecha relación de trabajo con la presidenta Rousseff y su gobierno. Tenemos también un nuevo tono en nuestro diálogo y participación con Uruguay y Paraguay,”

En la misma edición del domingo 30 de enero, La República anunció: Ejercicio militar aéreo con los Estados Unidos. Entre hoy y el miércoles, la Fuerza Aérea Uruguaya y el Escuadrón 902 de Rescate de la Fuerza Aérea Americana realizarán un ejercicio y entrenamiento de búsqueda y rescate en tiempo de paz y en combate. El lugar elegido para el ejercicio es el polígono de tiro aéreo de "La Carolina" a orillas del río Negro en las costas del departamento de Durazno (centro del país).”

En una entrevista que La Diaria le hiciera al General (R) Víctor Licandro (opositor a la dictadura y referente histórico del Frente Amplio), el miércoles 23 de enero de 2008 (durante el gobierno de Tabaré Vázquez), surgen datos reveladores.

L.D. -Usted ha dicho que algunos puntos de la política de defensa de este gobierno no cumplen con lo que ha resuelto al respecto el Frente Amplio. ¿Podría explicitar cuáles?

V.L. -EI FA tiene desde hace mucho tiempo documentos muy detallados sobre política de defensa nacional y empleo de las Fuerzas Armadas. Tiene lineamientos de tipo programático que hacen a la política internacional, y uno de ellos es su impulso antiimperialista, hacia la unidad latinoamericana, y su rechazo a la aplicación de la Doctrina de la Seguridad Nacional. Actualmente, no hay elementos de juicio como para cambiar la posición que el FA tenía. Es decir que los cambios que se han realizado van a contrapelo del pensamiento frenteamplista.

L.D. -¿Cuáles son esos cambios?

V.L. -Un acercamiento con Estados Unidos desde todo punto de vista, que choca con el concepto antiimperialista, porque ha traído aparejado el impulso de una política de libre comercio que rechazaba el FA y un relacionamiento mayor con el Comando Sur estadounidense, que es un representante del Pentágono (Ministerio de Defensa) y del Departamento de Estado (Ministerio de Relaciones Exteriores). El Comando Sur tiene una presencia cada vez mayor en nuestro territorio. El FA se ha adherido a realizar ejercicios militares con Estados Unidos, en particular en las maniobras Unitas, que el FA siempre rechazó.

Al final, puede que el discurso de Valenzuela no sea para los idiotas sino simplemente para cipayos, sus acólitos y obsecuentes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.