miércoles, 2 de febrero de 2011

De la selva a la madriguera

Teresita de Jesús Vives Romero (PL)

China festeja la salida del poderoso tigre y la llegada del apacible conejo, mientras permanece el metal como elemento simbólico de la naturaleza, cuya influencia fortalecerá al dócil animal durante el Nuevo Año Lunar.

Profundizar el concepto de desarrollo científico para apoyar el modelo económico a fin de garantizar una mejor calidad de vida de la población, es el deseo expresado para el 2011 por el presidente chino, Hu Jintao, en recientes intervenciones.

Armonía, salud y larga vida incluyen también sus mensajes para el pueblo durante este año, que tiene como signo a una criatura sensible, discreta, amable, inteligente, rápida, intuitiva y representativa de la longevidad.

De acuerdo con el calendario lunisolar chino, un siglo está dividido en cinco ciclos de 12 de años, cada uno representado por un animal: Rata, Buey, Tigre, Conejo, Dragón, Serpiente, Caballo, Oveja, Mono, Gallo, Perro y Cerdo.

Su llegada se corresponde con la segunda Luna Nueva (dato lunar) después del Solsticio de Invierno (21 o 22 de diciembre - dato solar), de ahí que no tenga una fecha exacta en el almanaque gregoriano, sino que varía entre el 21 de enero o el 21 de febrero.

En 2011 -aunque para China es el año 4709 por asociarse su origen al 2697 antes de nuestra era- el Año Nuevo Lunar comienza el 3 de febrero y finaliza el próximo 22 de Enero de 2012.

Mientras, la Fiesta de la Primavera -relativa al resurgimiento de las flores y de la vida- se inicia en la primera fecha y termina 15 días después, con el Festival de los Faroles.

La víspera, durante la gran cena familiar -Nochebuena- es un ritual comer pescado para la buena suerte, vestir de rojo para alejar los malos espíritus, entregar a niños sobres de ese mismo color con dinero, y desde 1980 ver la gala especial televisiva por la fecha.

También en los días de celebración abundan otras actividades tradicionales como el disparo de fuegos artificiales para ahuyentar lo malo y pedir prosperidad, así como la colocación en las puertas del carácter chino que significa felicidad, y el regalo en peluches de la mascota símbolo del año.

Según la filosofía china, el animal debe asociarse a uno de los Cinco Elementos de la materia (metal, agua, madera, fuego y tierra), correspondientes a los movimientos de energía. Este 2011 el conejo está unido al metal, que representa fuerza de voluntad.

Por tanto, esa combinación convierte a ese animal en ser duro y vigoroso, con gran ambición y astucia intelectual para conseguir sus objetivos. En la medicina tradicional los citados elementos representan diferentes partes del cuerpo. Al metal se le relaciona con la piel, órganos respiratorios y pulmones. Por eso los problemas de salud en este período podrían ser gripes y alergias, según auguran médicos orientales.

Sirva entonces este año para hacer prevalecer la paz y un ambiente saludable y de armonía que incluya la conservación de nuestra especie y la de su animal símbolo, el cual personaliza el saber vivir y el dejar vivir, rasgo que lo hace muy popular, de ahí el amor hacia él y su popularidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.