miércoles, 2 de febrero de 2011

Perú: Poder, elecciones y periodismo

Iván Salas Rodríguez
“No se puede decir la verdad en la tele, la ve demasiada gente”
Coluche (humorista francés)
Estoy convencido. No es casual el menú rutinario de la gran prensa controlada por el poder económico y político; violaciones, crímenes, asaltos, secuestros, desvaríos, etc, etc.

El objetivo es claro: mantener a la población aterrada, prisionera de su miedo, la angustia y preocupación constante (ya bastante gorda considerando los malabares cotidianos de madres y padres para cubrir sus gastos familiares).

Este menú cotidiano es aderezado con la farándula descerebrante, caracterizada por chismes mil, “dimes y diretes” inacabables, sacadas de vuelta, mentadas de madre, “bodas del año”, es decir, intentan mantener a la ciudadanía con los ojos y la boca bien abierta.

En brillante artículo, César Hildebrandt profundiza el tema, explica por ejemplo como la gran prensa elude la corruptela del poder económico en alianza con la política, dice: “Y por eso García y su fortuna, Odebrecht y sus santos óleos, la gran banca y sus asaltos, la megaminería y sus olvidos, todo eso se ha borrado de la agenda”.

Explica la actitud irresponsable y cómplice de un gran sector de la prensa:

“(…) como el ‘sistema’ suda corrupción, la prensa seca y talquea a sus representantes” (1)

Este mutis militante no habla de los miles de millones de dólares que se cargan mineras, petroleras, gasíferas; concesiones de puertos, aeropuertos, el gran negocio de los biocombustibles, pesca, etc. A los poderosos ¡ni tocarlos!, se puede venir la “inestabilidad económica”, el “crecimiento del índice de riesgo”, “el asilamiento internacional e interplanetario”, incluso el hotel Marriot podría venirse abajo.

Tampoco puedes tocar a los aliados del gobierno porque al día siguiente te visita la SUNAT para cobrarte los impuestos que debes. ¡Te callas o pagas. Escoge tío! Así de simple.

Por estas razones, no es frecuente escuchar noticias sobre el maltrato y explotación a los trabajadores mayoritariamente contratados en services (el 85% en el sector minero por ejemplo), la contaminación ocasionada por mineras y petroleras, las gollerías tributarias a la gran empresa. La precariedad laboral, si integras el Sindicato te vas a tu casa, ¡aquí has venido a trabajar!

A los crímenes en zonas mineras o en la protesta del “Baguazo” (cuando las comunidades se negaron a ser despojadas de sus tierras), le han puesto el apodo de “falta de diálogo”, es decir, te disparan por cojudo, por no saber dialogar, Al desempleo y subempleo cachuelero lo justifican por la “falta de productividad”. Enriedan las palabras, tergiversan los diagnósticos, le dan un sancochado semántico teledirigido a la cabeza de la gente, para decir finalmente que estamos lindos, que la economía está bacán, que seremos uno de los países más desarrollados muy, muy próximamente. Un economista de “prestigio internacional” dice que el pueblo peruano es rico, el problema es que no se ha dado cuenta. Basta con sanear tus propiedades y ya eres sujeto de crédito. ¿Ya ve señor, señora? ¡Ya deje de quejarse!

Es la Sicotecnología, técnica que según expertos consiste en manipular el pensamiento y la conducta humana. Se trata de alterar las percepciones mediante el incremento del miedo.

Y llegan las elecciones, las candidatas y candidatos wachimanes del poder y sus tropelías, tratan a la ciudadanía más pobre como si fueran mendigos, regalan ropa vieja, arrocito, azuquitar para que se endulce la vida señora; pintan casi todas las paredes y cerros disponibles, si no tienes cuidado terminan pintándote la cabeza.

Hablan de Educación, cuando ésta ha sido descuidada sistemática y conscientemente, pues a los dueños del pastel no les conviene un pueblo educado y culto, con perspectiva crítica. - ¡No, no. Mientras más brutito y tapadito seas, mejor para nosotros!, - dirán en sus cocteles.

¿Y el agro? 2.2% en el presupuesto de este año, no pueden quitarles el gran negocio de importar alimentos, pues sus amigos ganaron el 2009 más de 7 mil millones de soles en comprar alimentos al extranjero. Agro abandonado, migración masiva a la gran ciudad, al arenal. Más gasto al gobierno, menos oportunidades para la gente, más delincuencia, más pobreza, más desempleo, más cachuelo, más narcotráfico, más politiqueros (as) que utilizan la pobreza para fines electoreros.

“Eh, eh, eh, el chino va a volver” canta una de las candidatas, regala polos, te da tu bizcocho, a las amas de casa su arrocito y listo. ¡Hasta la próxima señito! Otro candidato impulsa su campaña: “La sonrisa solidaria”; si no tienes dentadura, no te preocupes que este candidato te regalará un diente.

Lo más chistoso es cuando los defensores, los lobbystas del poder, se disfrazan en campaña. Nadie dice ser de derecha, Toledo y su ex ministro lobista Pedro Pablo Kucsinsky, Keiko y Luis Castañeda, dicen ser de “centro izquierda”, se les apareció su angelito de la guarda y los sensibilizó, ¡si sudan ternura y compromiso con el pueblo! ¡“No contaban con mi astucia!” diría el Chapulín colorado!

- Por eso cuñao, hay que estar mosca, Hay mucho pendejo suelto en plaza. Ya no nos dejemos huevear por la misma gente que defiende a los de arriba y que piensa solo en llenarse los bolsillos – fue el comentario de un grupo de jóvenes, lo escuché ayer en una Universidad de prestigio.

Efectivamente, por el futuro de nuestra familia y de nuestra Patria, tenemos que estar moscas; el kilo 300 gramos que tenemos en la cabeza debe estar aceitadito en esta coyuntura para el pensar crítico, siempre sensible y de la mano con el compromiso social.

Gracias a Dios y la Virgen de la Puerta, ya sé por quien votar. Como lo afirmé en artículos pasados, el 2011 el Perú enfrenta su dilema para el presente y el futuro: “NACIONALISMO O BARBARIE”, tendremos que escoger inteligentemente, abriendo nuestra puerta cerebral al discernimiento y no dejarse engañar, o lo que es peor: asustarse.

Que los wachimanes del poder económico y político, los aliados (as) de la ignorancia, el descerebramiento colectivo y la hipercorrupción, se metan su arroz y su azúcar allí donde no les llega el sol. No dejemos que se salgan con la suya.

Nota:
1) Semanario “Hildebrandt en sus Trece” N°40. Viernes 28 de enero 2011, pág. 5.

Iván Salas Rodríguez es Sociólogo, columnista periodístico.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.