martes, 1 de febrero de 2011

Población acapara alimentos, cigarrillos y armas a punto de desaparecer de las tiendas de El Cairo

RIA NOVOSTI

Avalanchas de compradores acaparan los establecimientos de venta de comestibles y armas que trabajan todavía en la capital egipcia, El Cairo, donde por ahora se cuenta con cantidades suficientes de comida y agua, informó un corresponsal.

Aunque en surtido reducido, hasta ahora se puede encontrar mercancías en las tiendas, no hay escasez hortalizas y frutas, pero desaparecieron los cigarrillos, y cada vez es menos el arroz, los macarrones, y las conservas.

"Los cigarrillos prácticamente desparecieron, las personas compran lo que encuentran olvidados de sus marcas preferidas", declaró un vendedor de una tienda en la región Zamalek del Cairo.

Por su parte, un propietario de una tienda de armas en El Cairo, reveló que "las armas se compran muy bien, explosivas, sonoras, de electrochoques y que apenas colocadas en las vitrinas, se compran rápidamente".

Según los vendedores de armas, los habitantes tratan de salvar sus vidas y sus propiedades de merodeadores y criminales por todos los medios posibles Los vendedores locales aseguran que en los almacenes de mercancías, hay suficientes víveres y bebidas por lo que en el futuro próximo no se prevé ningún tipo de crisis por escasez de productos.

Al mismo tiempo la mayoría de las joyerías, tiendas de ropa y calzado están cerradas. Los propietarios de estos negocios han alzado frente a sus vitrinas barricadas con vigas de madera y escudos metálicos para prevenir posibles asaltos.

Pese que en algunas tiendas se observa ya crecimiento en los precios, los grandes supermercados mantienen los precios en su nivel anterior.

Desde el 25 de enero, decenas de miles de personas protagonizan protestas en las que exigen la dimisión del presidente Hosni Mubarak en el poder hace casi 30 años, además del mejoramiento de la situación económica, la justicia social y cambios políticos en el país.

Las protestas políticas y económicas que se acompañan de incendios y asaltos se extendieron en todas las grandes ciudades de Egipto, a pesar de la dimisión del gobierno. Las víctimas mortales por los desórdenes, según la cadena árabe de televisión "Al Yazira", suman ya 150 además de 4 mil heridos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.