martes, 1 de febrero de 2011

Venezuela: Construyamos una corriente radical (II Parte)

Ricardo Galíndez (CSR – EL TOPO OBRERO)
.

La progresión negativa de lo sindical a lo político,
y quién debe corregir de política
Respuesta a Simón Rodríguez Porras y a los camaradas de la USI
Para todos los militantes y dirigentes obreros y populares

La política de alianzas
El camarada Simón Rodríguez escribió en el artículo ¿Qué representa la corriente radical del PSUV? del Mar 11/01/2011 y al cual nos referimos en la parte I de nuestra respuesta “A los compañeros del El Topo Obrero, a su militancia abnegada y combativa, les tocará decidir de cuál lado de las trincheras se quieren colocar. Desde la USI los invitamos fraternalmente a sumarse a la corriente autónoma de revolucionarios que no creemos en la dirección del PSUV ni en sus facciones, y mucho menos depositamos confianza alguna en los partidos reaccionarios de la IV República agrupados en la MUD.”

Ha sido una constante de los camaradas de la USI – CCURA invitar a nuestra “militancia abnegada y combativa” a abandonar al equipo de El Topo Obrero, como quien huye de un barco hundido o de la peste y así como así incorporarnos a su organización a pesar de las manifiestas diferencias que se han venido expresando en el correr de la lucha de clases y que en los últimos seis meses se ha expresado en las discusiones sobre la política electoral de los camaradas en las pasadas elecciones parlamentarias del 25 de noviembre, en la política de Unidad de la Clase y vamos a adelantarlo, en el desarrollo de la política de los camaradas en la cuestión de las nacionalizaciones.

Por Ahora nosotros tan solo nos hemos concentrado en impulsar la discusión franca, abierta y fraternalmente sobre puntos centrales del desarrollo de la lucha de clases, aparte de los encuentros en la lucha social al lado de la clase trabajadora, en función de tratar de limar diferencias y profundizar en las coincidencias, política aprendida en la escuela del marxismo revolucionario de mano del viejo Lenín, del no menos viejo León Trotsky y en algún momento de Nahuel Moreno en su “Documento Escandaloso”, quien nos adentró en el conocimiento de los dos teóricos antes mencionados. Todo, siempre en la esperanza de que al calor de un debate sano, animado de la sed del aprendizaje, contrastado en la lucha de clases, el desarrollo, sin prisa pero sin pausa, de las coincidencias, fortalezcan la política correcta y nos integren en la organización que sea Dirección Política Revolucionaria del Proletariado, que realice el sueño de la destrucción del capitalismo y la construcción del socialismo sin patronos, burócratas ni corruptos. Bueno, son dos formas de confrontar ideas entre revolucionarios.

¿Cómo concebimos el partido revolucionario?
Lo concebimos como una estructura dinámica, flexible y presta para el combate social que se le presente. Es una estructura pletórica de ideas que son su sabia, ordenadas en un programa que se enriquece al calor de la lucha cotidiana contra patronos y burócratas, contra conciliadores y traidores y en el compartir con otros camaradas consecuentes en la lucha contra el capital y por socialismo. Es una organización que aprende de la historia del movimiento obrero a escala mundial y también del presente en la medida que echa raíces en la realidad de la clase. Así como aprende enseña, pues sus conocimientos son servir a la transformación de esa realidad. El partido revolucionario para sus militantes es todo eso y mucho más. Es la creación de un espacio donde se combate contra la moral burguesa y se forma para servir de pilar, del mejor de los pilares en el combate por la nueva sociedad. Que sirve para formar a los mejores hijos de la clase obrera y el pueblo, que de militantes sociales o intelectuales revolucionarios, se transformen en agitadores, propagandistas y organizadores desde la lucha más pequeña, hasta la más grandiosa como es la destrucción del capitalismo. El partido es el instrumento que nos permite adentrarnos en el corazón de la clase donde quiera que ella se encuentre, para formando parte de ella, ganar su confianza siendo los mejores y así poder influir en sus decisiones, que más temprano que tarde nos exigirán que la acompañemos, con nuestros conocimientos, a la toma del poder.
Describiendo características de la organización que se requiere para avanzar hacia el socialismo, le entramos a analizar tres puntos en concreto, el desarrollo de las alianzas sindicales y políticas, y la posición frente a las nacionalizaciones, partiendo de la práctica social de ambos equipos, que están sobre la mesa en este debate que concierne a todo el movimiento obrero y revolucionario.
Se trata de discernir de cuál es realmente la política más correcta frente a la crisis del capital y las políticas gubernamentales que tienden a defenderlo frente al pueblo trabajador. Se trata de debatir sobre las políticas que han de servir para la movilización de las masas por su propia vida presente y futura. La construcción de la organización revolucionaria va pegadita como pareja en bolero en ese debate. Si, teoría y práctica van de la mano en este combate contra la dominación imperialista, la explotación y opresión capitalista y la lucha por el socialismo.
De lo sindical
Este tema viene siendo el eje transversal de las últimas discusiones con los camaradas de la USI. La política de alianzas donde hemos confrontado ideas, se refiere no a si es correcto o no realizar acuerdos con sectores burocráticos y hasta de derecha. Lo central tiene que ver si tal o cual alianza nos permite ayudar a la unificación de los trabajadores y sectores y si la misma sirve para desechar las ilusiones que tienen las masas en el sistema capitalista, en los patronos, en los burócratas de cualquier pelaje y sus organizaciones y métodos de lucha, o si por el contrario, ayudamos a generarle una mayor confusión política.
En este trajinar, confrontamos con los camaradas de la USI cuando se plantearon la constitución del Movimiento Solidaridad Laboral, restos de unos cuantos burócratas sindicales pro burgueses de la CTV, todos militantes activos del golpe del 11 de abril y del 2 de diciembre.
En aquel momento los camaradas de la USI – CCURA defendieron esa alianza que pretendía ir más allá de lo reivindicativo. Bueno, esa alianza no progresó, no porque no lo quisieran los camaradas de la USI, sino precisamente por algo que mencionamos en su momento: Los dirigentes de la CTV tan solo eran un cascarón vacío de trabajadores, que no estaban en la tónica de servir de motor de la lucha social en Venezuela. Ellos no iban a echarle leña a la candela que era y es el ascenso de las luchas sociales. Estaban dispuestos a empatarse sí en un proyecto político propagandístico con un lenguaje cuestionador del gobierno, pero nada más allá. Los camaradas de la USI ante tan pesado fardo, se quedaron solos en las páginas de los diarios y en las cámaras de TV anunciando su liderazgo dentro del MOVIMIENTO DE SOLIDARIDAD LABORAL. Nadie los acompañó.
Posteriormente se lanzaron en una política de alianza estratégica con el grupo PATRIA OBRERA integrada por dirigentes devenidos fundamentalmente de La Causa R, insertados en algunas de las empresas básicas de Guayana y con una práctica sindical en el mejor de los casos reformista burocrática y políticamente nada que ver con una perspectiva socialista. Esta alianza, duró menos que la propagandizada con los sectores golpistas de la CTV.
¿Cómo ayudar a dinamizar la lucha social por los intereses obreros y populares realizando alianzas con sectores carentes de base social y sin ningún ánimo o disposición a luchar, así sea con métodos burocráticos, por las reivindicaciones de nuestros trabajadores? Y más allá ¿Cómo impulsar una alianza estrtatégica, si no coincidimos en nada en ese punto con quienes decimos querer como aliados? Si al PSUV se le critica acertadamente de plantear un socialismo con empresarios ¿No fue esto lo sucedido en la política hacia el Movimiento Solidaridad Laboral y a Patria Obrera?
La política de alianzas depende de los objetivos que nos tracemos. Mucho podemos querer construir una fuerza social, pero no puede ser cualquiera. Mucho podemos querer unir a la clase y a sus dirigentes así sean burócratas, pero una cosa es una alianza táctica por alguna reivindicación y otra una estratégica, por la construcción de una organización revolucionaria para la toma del poder. El mucho querer no puede llevarnos a perder las perspectivas y unirnos para crear confusión sobre la capacidad de pelea y revolucionaria del potencial aliado en los trabajadores. Eso es cometer serios errores conceptuales.
De lo sindical a la alianza electoral con el reformismo burgués
Avancemos recordando una vieja discusión. A mediados del mes de septiembre, en el artículo “Una respuesta a la "progresiva" política electoral de la USI” publicado el Jue 16/09/2010 - 09:04 al analizar su política de alianza con el PPT, de los errores cometidos en las alianzas a nivel sindical dijimos que: “El problema principal de esa concepción de las alianzas no está en el fracaso de la concreción de la política de unidad, sino que la concepción metodológica misma de esa política de alianzas sobrevive y se desarrolla ahora con el PPT, generando grandes confusiones y distorsiones en la conciencia de una amplia vanguardia obrera.”

Uds., defendiendo su acuerdo electoral dijeron y así lo resaltamos: ““el PPT y nuestro partido han realizado un acuerdo electoral que se basa en nuestra total independencia para levantar las consignas que consideremos adecuadas en el marco de la campaña político-electoral.””, añadiendo "Para nadie es un secreto que existen importantes diferencias entre la USI y el PPT. Nuestro partido tiene un programa marxista revolucionario” pero lamentablemente los camaradas nunca caracterizaron el carácter de clase del programa del PPT y menos aún de su actuación diaria. ¿Por qué?

Un detalle es que nunca estuvo claro si el PPT apoyaba el programa que la USI señalaba era la base del acuerdo y que nosotros criticamos en su momento preguntamos “Pero ¿es correcto llamar a votar en todos lados por todas las candidaturas que levanta el PPT, aún cuando la gran mayoría de ellas no coincide con sus propuestas de una gestión revolucionaria en el parlamento burgués y más allá, son enemigos acérrimos de las mismas.”

Como prueba de las confusiones inyectadas tomamos las siguientes citas de la USI: “Vamos a empezar por señalar que en la “Declaración electoral de la USI” aparecida el Martes 01/06/2010 - 20:05 y firmada por la Unidad Socialista de Izquierda, al final de la misma se hace el siguiente llamado: “La Unidad Socialista de Izquierda llama a enterrar la falsa polarización electoral y que levantemos una alternativa de los trabajadores y el pueblo, llamando a votar por la tarjeta del PPT y los candidatos independientes.” He aquí dos link como prueba de lo afirmado y que hoy reproducimos: “La agenda de los trabajadores para la Asamblea Nacional aparece en http://venezuela.indymedia.org/en/2010/06/27068.shtml
Y en http://laclase.info/nacionales/orlando-chirino-camina-el-sur-de-valencia donde precisamente se habla de que Orlando y Robert González “se encuentran cumpliendo la tarea de "instalar sus nombres como candidatos y la tarjeta del PPT entre el electorado.””

Una pregunta camarada Simón ¿Era correcto afirmar que esa alianza fue para romper la polarización entre el PSUV y la MUD, cuando el PPT venía desarrollando la misma política del PSUV y su aspiración era servir de bizagra y no de alternativa en la Asamblea Nacional y no lo han podido intentar porque sencillamente quedaron reducidos a nada significativo en esa Asamblea Nacional?. Pero Uds. camarada, que son tan críticos con cualquiera de las fuerzas que represente al chavismo o que plantee un acuerdo movilizador con ellas o que considere que dentro ellas se debe formar una Corriente Radical, no se dieron cuenta de estos gazapos políticos. Pero hay más preguntas entre otras ¿Durante la campaña electoral Uds. señalaron las políticas anti obreras que había apoyado el PPT o que seguía apoyando desde los puestos donde ejercía una representación popular?, ¿Criticaron la intención del PPT de convertirse en bizagra, o a las candidaturas burguesas, entre ellas las que pudieron salir con los votos de los trabajadores que Uds. llevaron a votar y que luego iban a ser víctimas de estos? Disculpen si es un descuido nuestro, pero nada llegamos a leer y ningún balance hemos visto de la política seguida y miren que somos fieles visitadores de vuestra página.

Es correcto criticar las políticas económicas burguesas del gobierno, pero la inconsecuencia está en que jamás criticaron las políticas burguesas de vuestro aliado. ¿Por qué? Miren, sin que nos quede nada por dentro, ese doble rasero no es una política revolucionaria.

Como vemos, Uds. lanzan alianzas estratégicas con sectores burocráticos anti obreros y burgueses a nivel sindical con un partido pequeño burgués, que apoya las políticas burguesas, anti obreras del gobierno, pero critican que nosotros planteemos que ojalá se forme una Corriente Radical que impulse propuestas anti burocráticas dentro del gobierno y el PSUV y reivindicativas en contra de las medidas económicas capitalistas que Chávez ha anunciado y aplicando y que Uds denuncian en su periódico y web. Nos critican porque llamamos al pueblo, también al Chavista más fanático, para que luche en contra de políticas antidemocráticas y pro capitalistas, pero apoyan candidaturas burguesas que de haber llegado iban a reforzar el ataque a los intereses obreros y populares. ¿Quién los entiende?

Camaradas, ese doble método de análisis y de hacer política, no es marxista y si generadora de ilusiones sobre algún sector de la burguesía sobre otras.

La continuación de la política sindical, ahora con una consigna burguesa

Las consignas que una organización revolucionaria propagandiza o agita, es el concentrado de su política. En el manejo de las mismas nosotros decimos que política estamos defendiendo. Cuando levantamos la propuesta de por un aumento general de salarios y la escala móvil, claramente estamos hablando de defender el poder adquisitivo de los trabajadores. Esa es una propuesta reivindicativa y puede desarrollarse en alianza con cualquier sector, hipotéticamente aún con uno burgués. Cuando planteamos la nacionalización, sin indemnización y bajo control obrero de tal o cual empresa, queremos golpear a los patronos y establecer unas nuevas relaciones de producción dentro de la empresa, priorizando a la clase productora. En ese caso ningún sector burgués puede ser nuestro aliado. Si la nacionalización se hace contra una multinacional, la propuesta adquiere un carácter antiimperialista y en este caso, la alianza no es tan amplia, como en la lucha por salarios pues los empresarios aliados a las multinacionales no entrarían en ella aunque si existiesen sectores burgueses nacionalistas, pudiese que apoyasen la demanda, aunque rechazarían el control obrero.

Ahora la discusión se extiende a la política sobre las nacionalizaciones

Durante la campaña electoral parlamentaria nosotros les hicimos algunos señalamientos por cuanto algunas consignas estaban planteadas de tal manera, que se prestaban a confusión desde el punto de vista de clase, a la cual tanto Uds. como nosotros queremos defender. Una de ellas fue: “la USI defiende un sistema de salud "integral público" que forma parte de su propuesta, la cual como “ley de emergencia” no deja claro que el sistema de salud privado se vaya a eliminar, pues bien puede coexistir un sistema integral público con el otro no menos integral. De no ser esa la idea camaradas, pues no estaría nada mal decirlo con toda claridad y de esta manera se marcaría la diferencia con lo que ha sido la política pro burguesa del PPT.” Esa crítica no era un mero capricho de usar tal o cual palabra. Era y es un problema político. Definir con expresa claridad una consigna ayuda a delimitar los campos políticos y las alianzas. Pues bien, hoy nos encontramos que Uds. se aparecen con la consigna: NO A LAS NACIONALIZACIONES SIN CONSULTA.

Las llamadas nacionalizaciones han creado un problema como es la violación de derechos fundamentales de los trabajadores y la USI pretende darle respuesta con una consigna que consideramos confusionista. El hecho objetivo que se ha venido desarrollando de que tras las nacionalizaciones o pase a manos del estado de empresas privadas, el gobierno desarrolla toda una política de desconocimiento del derecho a contratación colectiva, de los sindicatos, del reclamo por vía administrativa y hasta de la estabilidad laboral, a lo cual los revolucionarios tenemos que rechazarlo de la manera más contundente, pero sin caer en propuestas o afirmaciones que son dinamizadas por la propia burguesía. En la denuncia de la violación de los derechos laborales la USI han sido muy consecuente. Nosotros hemos hecho nuestra parte añadiendo que esas medidas son contradictorias con el discurso socialista de un Chávez que se ha reclamado obrerista y democrático, y lo hacemos en función de crear una ruptura con las ilusiones democrático burguesas de las masas, que nos permita armar a los trabajadores para que defiendan sus derechos, pero golpeando a los amos del capital. Pero aparte de la denuncia, nosotros reiteramos que estamos a favor de la nacionalización de los bienes de la burguesía, pero sin indemnización y bajo control obrero. No dejamos ninguna duda que queremos que se luche contra el capital, que defendemos su expropiación por parte del estado, pero que solo confiamos en la clase para manejar las empresas afectadas por la medida gubernamental.

Pero los estimados camaradas que exigen claridad en las políticas para no ir a contracorriente de los trabajadores, se lanza por un camino resbaladizo reelaborando la propuesta de la izquierda marxista de NACIONALIZACIÓN SIN INDEMNIZACIÓN Y BAJO CONTROL OBRERO, O SI A LAS NACIONALIZACIONES PERO SIN INDEMNIZACIÓN Y BAJO CONTROL OBRERO, por una que no solo es difusa, sino que le debe encantar a los señores empresarios, pues lo primero que se coloca en la conciencia de los trabajadores y el pueblo es: NO A LAS NACIONALIZACIONES que se iguala a lo planteado por la burguesía y luego añaden SIN CONSULTA. ¿Cuál es la intención de este cambio? ¿Producir alianzas con los trabajadores de las empresas POLAR y más allá, que por la acción anti democrática y no revolucionaria del gobierno de desconocer los contratos y hasta los sindicatos en las empresas pasadas a manos del estado, se oponen de manera mayoritaria a esas nacionalizaciones? ¿No alimenta esta consigna de uds la campaña de la burguesía en contra de las llamadas expropiaciones y nacionalizaciones? ¿Por qué no aprovechar el momento como lo venimos realizando otras corrientes de señalar lo limitado de las llamadas nacionalizaciones y de lo antidemocrático y anti socialista del método de imponer las gerencias y las políticas y de violentar los derechos de los trabajadores con una propuesta positiva como siempre lo ha hecho la izquierda revolucionaria? ¿Por qué no combatir la política burguesa del gobierno y a los burgueses que se oponen a ser expropiados reafirmando el SI A LAS NACIONALIZACIONES, SIN INDEMNIZACION Y BAJO CONTROL OBRERO y unirse a los trabajadores que en algunas empresas nacionalizadas están cuestionando la imposición de burócratas como gerentes o presidentes de las mismas y plantear que se desarrolle el control obrero como la izquierda revolucionaria lo ha venido haciendo desde décadas?

No nos vengan camaradas que estamos diciendo lo mismo. NO SEÑOR. La burguesía, tiene en la consigna NO A LAS NACIONALIZACIONES, NO A LAS EXPROPIACIONES, es decir no al irrespeto a la sagrada propiedad privada de los medios de producción y en manos de particulares, uno de los ejes de su política contra el gobierno de Chávez y contra el proceso social revolucionario que vive nuestro pueblo. En el arte de la propaganda, una de las primeras cosas que se nos enseña, es hacer nuestra petición siempre en positivo, pues es lo que queda y con un lenguaje que no se preste a confusiones.

Camarada Simón ¿Es que acaso que nuevamente en el afán de mostrar una cierta capacidad de movilización, rebajamos la calidad de nuestras propuestas para así como ayer se pretendió llegar a la Asamblea Nacional, cuestión que se daba por descontado en los dirigentes de la USI, rebajando ciertas consignas y no criticando ciertas políticas, incluso la de promover burgueses como aliados electorales y llevarlos a la Asamblea Nacional con los votos de los obreros que les siguen a la USI y a CCURA por encima de las candidaturas obreras, hoy se aspira a movilizar a miles de trabajadores especialmente a los de la POLAR cuyo dueño, Lorenzo Mendoza, le conviene promover esa consigna: NO A LAS PRIVATIZACIONES?

¿No es esto una política peligrosa para cualquier organización revolucionaria? ¿No se está caminando, por los terrenos cenagosos del reformismo? Ojalá que en el seno de la USI se esté desarrollando una profunda discusión donde se contrasten las posiciones asumidas hasta hoy por vosotros y reflejadas en este escrito, con las ideas políticas que le hemos contrapuesto desde la CSR – El Topo Obrero, como militantes honestos y consecuentes con la revolución socialista. La Clase obrera lo requiere.

Para ir finalizando, queremos recordar que así como el capitalismo es un todo indivisible a escala planetaria, donde se dan particularidades que son influenciadas y determinadas por el todo, así mismo el buen trabajo sindical que se pueda realizar a nivel de empresas, los buenos análisis y planteamientos reivindicativos que se hagan, son aplastados, anulados y convertidos en su contrario, cuando las políticas macro son su contrario.

Por nuestro lado, nosotros hemos leído con mucha atención vuestras observaciones y críticas sobre nuestras políticas y seguro que las seguiremos revisando para fortalecer y ¿por qué no? hasta cambiar si la coyuntura lo exige, sobre la importancia de que se cree una Corriente Radical dentro del PSUV y de la necesidad de crear un gran Frente de organizaciones que se reclaman defensoras del movimiento obrero y popular.

Refirmamos que la Clase necesita unirse sobre la base de demandas reivindicativas como un aumento general de sueldos y salarios que compense la pérdida del poder adquisitivo sufrido por lo menos durante los últimos tres años y por la Escala Móvil de Salarios, democráticas como por la Libertad plena de Rubén González y todos nuestros héroes presos o pasados a tribunales, por la libertad de Sabino Romero y los otros Yukpas, por el pleno respeto a la libertad de sindicación y de contratación colectiva, etc. y esta unidad solo es posible hoy, con la unidad de las Centrales Sindicales y de todas las corrientes como CCURA, Marea Socialista, CTR, FBTS, Cruz Villegas, etc.

Reiteramos nuestra creencia camaradas de la USI de que “la historia los ha colocado a Uds. como la más importante organización de las que nos reclamamos marxistas revolucionarias y por lo tanto tienen la mayor cuota de responsabilidad en construir la organización marxista revolucionaria que requiere la revolución venezolana.”
Desde El Topo Obrero, seguimos trabajando firmemente por la Unidad en la Acción de toda la clase y por la construcción de una Dirección Socialista Revolucionaria de masas, sin la cual, el primer la construcción de socialismo no será realizable.

Nota: Todas las citas fueron tomadas del artículo: “Una respuesta a la "progresiva" política electoral de la USI”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.