martes, 22 de marzo de 2011

Argentina: Miriam Samudio, bloqueos a Alto Paraná en Puerto Piray

BIODIVERSIDADLA

Familias agrupadas en Productores Independientes de Piray (PIP), en el departamento Montecarlo, Misiones, bloquean, entre el 2 y el 10 de marzo, el acceso a un lote de la forestal Alto Paraná. Responsabilizan a la compañía por la aplicación de agroquímicos junto a sus casas y por oprimir a los productores para que abandonen las tierras que poseen. Intentan crear una mesa de diálogo entre la organización, el Municipio y la empresa. Entrevista a Miriam Samudio (33), delegada de PIP.

P: ¿Cuál fue el acuerdo que se alcanzó con el Municipio el 10 de marzo? De ese entendimiento la empresa no participó...

R: Ellos no estuvieron, pero nosotros empezamos a hacer medidas de fuerza porque no nos escuchaban. Fue así que los Gobiernos municipal y provincial se comprometieron... Ellos nos pedían un tiempo de treinta días, comprometiéndose a bajar a alguien de la empresa Alto Paraná que tenga poder de decisión para sentarse en una mesa de negociación. Hicimos un acuerdo de que esos días no se planten pinos y no se echen agrotóxicos, venenos, porque están a 70 metros de nuestras casas.

P: Y a los tres días Alto Paraná comenzó con la pulverización de agroquímicos y la forestación del lote.

R: Enseguida la comunidad se organizó y empezó a comunicarle al intendente qué era lo que estaba pasando. Ellos dijeron que no tienen la potestad de ir y parar, que se deje de plantar. Pero aceleró la mesa de negociación...

P: Los productores de PIP, ¿tienen títulos de propiedad sobre las tierras en las que viven? ¿Cómo se organizan las familias para producir en una única hectárea?

R: Estamos en una zona municipal; a 70 metros ya empiezan las miles de hectáreas de Alto Paraná. Lo que estamos tratando de hacer para sobrevivir, es que cada familia tenga su casita, su vivienda. Podemos plantar algunas mandiocas, batatas, una huerta, y luego nos queda un pedazo donde se pueden criar unos animalitos. Por eso estamos pidiendo a la empresa Alto Paraná y a los Gobiernos que los pinos se retiren a 1000 metros de las calles que atraviesan los barrios.

P: Según cuentan, muchos productores han tenido que emigrar por la opresión que ejerce la empresa. ¿De qué manera actúa Alto Paraná?

R: Es una empresa muy grande, multinacional, y la forma en que está trabajando es lo que nos da bronca. Alto Paraná está concentrando todas las tierras en Misiones. Tenemos ejemplo en nuestro municipio, Puerto Piray: de 36.000 hectáreas Alto Paraná tiene 22.500. Y conocemos otras comunidades, como Kilómetro 22 y Kilómetro 10, que ya casi no existen... Kilómetro 10 es una comunidad fantasma: donde había una comunidad organizada, donde tenían su escuela, iglesia, salita de primeros auxilios, las familias tuvieron que irse.

P: ¿Cuáles son las consecuencias de vivir "ahogados" entre forestaciones de pinos? ¿Hay estudios del municipio al respecto? ¿O algún juez que haya intervenido en el tema?

R: No tenemos ningún apoyo del Gobierno, del juez, de parte de Salud. Las mamás tenemos preocupaciones porque en época de floración del pino y en época de fumigación nuestros niños andan engripados, con broncoespamos. Hay mamás que pierden el bebé. Es una situación difícil porque nadie se quiere hacer cargo de decir "es por culpa de..." o "es que están viviendo debajo de los agroquímicos". Nosotros empezamos a trabajar y se eligió un equipo para llevar adelante las negociaciones; yo formo parte de ese equipo. La empresa denunció a tres compañeros. Yo soy una de las nombradas como "responsables". Primero por obstrucción del acceso a la planta, a la entrada de la propiedad de Alto Paraná, y ahora, por usurpación.

Esta entrevista fue realizada por el Observatorio de Conflictos por los Recursos Naturales (OCRN) en alianza con Acción por la Biodiversidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.