miércoles, 2 de marzo de 2011

Argentina, Tucumán: Vino a buscar el cuerpo de su hermano y terminó detenido y torturado

PRIMERA FUENTE

Mario González Paz dijo que sabe dónde está enterrado el cuerpo de su hermano, en el Cementerio del Norte, que hace 35 años no pudo recuperar. Se trata de uno de los cinco militantes Montoneros asesinados el 20 de mayo de 1976.

Vino a buscar el cuerpo de su hermano Eduardo González Paz y terminó detenido y torturado en un aparente centro clandestino de detención. Se trata de Mario González Paz, quien ayer dio su testimonio ante los jueces del Tribunal Oral Federal de Tucumán en el juicio que se sigue a los represores Luciano Benjamín Menéndez y Roberto “El Tuerto” Albornoz por el fusilamiento de cinco militantes Montoneros (entre los que se encontraba su hermano), ocurrido el 20 de mayo de 1976 en el barrio Echeverría de la capital tucumana.

Mario contó que se enteró por lo diarios, en Córdoba, sobre la muerte de su hermano y decidió viajar para reclamar el cuerpo. Por ello, se encontró en la provincia con sus cuñados Salomón Simón y Jorge Zenzano, con quienes fue hasta la casa de la calle Azcuénaga 1816, donde ocurrió la masacre. Allí fueron sorpresivamente secuestrados, esposados y enviados a un lugar que no pudo identificar, probablemente un centro clandestino de detención. Antes había pasado por el Regimiento, donde pudo hablar con el ex comandante Antonio Domingo Bussi, quien lo derivó a otro lugar para supuestamente tramitar el retiro del cuerpo de su hermano. Confirmó que pudo ver el cuerpo bañado en sangre, con los testículos inflamados.

Pero finalmente quedaron privados de su libertad, vendados, en condiciones infrahumanas. “Venían todas las mañanas, me pateaban los riñones y me golpeaban la cabeza cada vez que preguntaba algo. En un momento me llevaron arrastrando como un muñeco y me tiraron en una pieza. Me pusieron la picana en el labio superior y en los testículos, sentía la sensación de haberme elevado y de haber corrido dos cuadras”, relató entre llantos.

“Estoy dolorido, con bronca porque después de 35 años que pasaron para estos canallas y los jueces que no hicieron nada”, dijo en otro momento de su testimonio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.