viernes, 4 de marzo de 2011

La bebida centra controversia electoral en Perú

PL

Lejos de los temas de fondo, la campaña electoral peruana registró una polémica en torno a la revelación de que el palacio de gobierno consumió ingentes cantidades de licor durante el gobierno de Alejandro Toledo.

Un diario local divulgó documentos probatorios de que en los cinco años de la administración de Toledo (2001-06) -favorito de las encuestas para las elecciones del 10 de abril próximo- el palacio compró 1,753 botellas de whisky etiqueta negra, lo que equivale a casi una por día.

El informe reflotó la vieja acusación de tendencia de Toledo a la bebida, la vida disipada y la frivolidad, y motivó la molestia del ex gobernante neoliberal, quien aclaró que en el palacio el presidente no se encarga de esas adquisiciones.

Sostuvo que la revelación es una patraña y una maniobra del presidente Alan García contra su candidatura y que el secretario del gobernante, Luis Nava, entregó las facturas de las compras a la prensa, y emplazó a García a "sacar las manos" del proceso electoral.

Esto es parte de una campaña sucia y no caeré en provocaciones, indicó Toledo, quien antes fue emplazado por el también neoliberal candidato Luis Castañeda, exalcalde de Lima, a someterse a una prueba toxicológica para demostrar que no consume drogas, lo que rechazó.

El candidato presidencial nacionalista Ollanta Humala, preguntado sobre el tema, dijo que lo informado es una "cachetada a la pobreza".

"Nosotros nos comprometemos a trabajar con austeridad y con cuentas claras, sabiendo que hay en Perú mucha gente pobre que necesita un pan. Y si quiero tomarme unas copitas lo hago con mi plata y no con la plata del pueblo", sentenció.

El congresista conservador Juan Carlos Eguren hizo un comentario similar y añadió que Toledo debe dar explicaciones al país, y el secretario Nava negó haber filtrado la información a la prensa, a tiempo de señalar que la misma es pública.

Según Nava, el gobierno eliminó la compra de licores de sus gastos, aunque un periodista acotó que el palacio consume finos vinos argentinos con la foto de García en la etiqueta, donados por un empresario.

Paralelamente, Solidaridad Nacional, del candidato Castañeda, anunció que denunciará judicialmente a la alcaldesa socialdemócrata de Lima, Susana Villarán, por supuestamente desarrollar una campaña contra la postulación del ex alcalde.

El grupo conservador se refirió en esos términos a la denuncia de Villarán del uso de organismos internacionales para supervisar las obras municipales, a fin de evitar los controles estatales, con fines eventualmente corruptos.

Fuerza Social, partido de Villarán, rechazó la acusación y aclaró que la alcaldesa solo cumple con luchar contra la corrupción, y negó que ella demore o se niegue a inaugurar obras dejadas por Castañeda alegando que no están terminadas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.