miércoles, 2 de marzo de 2011

SOA Watch: “Queremos que Obama ordene cerrar la Escuela de las Américas”

Geovani Montalvo (COLATINO)

La Escuela de las Américas sigue representando un símbolo de la intervención de Estados Unidos en la región latinoamericana, aseguró el chileno Pablo Ruiz, del Movimiento internacional SOA Watch.

Por ello, en el marco de la visita del Presidente Obama a Brasil, Chile y El Salvador, del 19 al 23 de marzo, el movimiento reclama el cierre definitivo de este centro de adiestramiento militar, ahora llamado el Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica (SOA/ WHINSEC por sus siglas en inglés).

“Todavía tenemos algo de esperanza con el Presidente Obama. Él tiene que escuchar nuestras voces, las voces de América Latina, las voces de las personas que hemos sufrido la violencia por parte del entrenamiento que da los Estados Unidos a los soldados latinoamericanos”, dijo Pablo Ruiz.

Durante su visita a la región, esperan que Obama se comprometa a cerrar definitivamente la Escuela de las Américas, lugar donde a lo largo de sus más de sesenta años de existencia se ha entrenado a más de 61 mil soldados latinoamericanos, en cursos como técnicas de combate, tácticas de comando, inteligencia militar y técnicas de tortura.

“Obama nos tiene que escuchar y todavía puede hacer algo. Él todavía, por ejemplo, por orden ejecutivo, puede cerrar la Escuela de las Américas, y eso es lo que esperamos de él”, señaló el representante de SOA Watch.

Según reporta en su sitio web esta organización defensora de los derechos humanos, cientos de miles de latinoamericanos han sido torturados, violados, asesinados, desaparecidos, masacrados y obligados a refugiarse por soldados y oficiales entrenados en esa Escuela.

SOA Watch, el observatorio de la Escuela de las Américas, es un movimiento creado a principio de 1990, teniendo como hecho determinante la masacre de seis sacerdotes jesuitas de la UCA, Elba Julia Ramos y su hija Celina, el 16 de noviembre de 1989, en San Salvador.

Una comisión especial del congreso de los Estados Unidos declaró que los responsables fueron entrenados por la Escuela de las Américas en el Fuerte Benning, ubicado en Columbus, Georgia. Al igual que los involucrados en el asesinato de monseñor Romero y las religiosas estadounidense Maryknoll y Ursulinas en 1980.

“Las dictaduras militares no fueron solamente una idea loca de algunos soldados o de algunos militares en América Latina, la mayoría de las dictaduras militares fueron propiciadas y fomentadas desde los gobiernos de los Estados Unidos”, recordó Ruiz, quien también es miembro de la Comisión Ética Contra la Tortura en Santiago de Chile.

Advirtió que el golpe de estado en Honduras, en junio de 2009, fue encabezado por dos militares de las Escuela de las Américas, y El Salvador, que tiene un gobierno progresista, en cualquier minuto en que se aparte de las políticas de los Estados Unidos, puede sufrir un golpe de estado, “no nos extrañaría ver que desde ya se esté preparando”.

En 1993, el informe de la Comisión de la Verdad nombró a los oficiales responsables de las peores atrocidades cometidas durante la brutal guerra civil de El Salvador, y resultó que más de los dos tercios de los oficiales mencionados habían sido entrenados en la Escuela de las Américas (SOA).

Entre los crímenes atribuidos a estos militares, se incluye el asesinato del Arzobispo Óscar Romero, la masacre de El Mozote, la masacre del Lago Suchitlán, la masacre de Los Llanitos, la de los sacerdotes jesuitas y sus dos colaboradoras, entre otros.

ILEA: un peligro a la democracia de América Latina

Pablo Ruiz, durante la entrevista que concedió a Diario Co Latino, vía conexión de llamada por Internet, comentó también sobre el peligro que representa la Academia Internacional para el Cumplimiento de la Ley (ILEA por sus siglas en inglés), que tiene una sede en San Salvador, bajo el patrocinio y orientación de Estados Unidos.

“Entiendo que la UCA está dando cursos de derechos humanos en la ILEA, pero eso bajo ningún punto asegura que ILEA realmente sea una escuela donde se fomente la democracia”, señaló. Principalmente, porque el pensamiento de los Estados Unidos para combatir el movimiento social sobrepasa el respeto a los Derechos Humanos, y eso se transmite en cualquier entrenamiento que brinde esta nación norteamericana, agregó Ruiz.

La primera semana de febrero, el canciller argentino Héctor Timerman denunció que los policías reciben cursos de «tortura» y «técnicas golpistas» en la ILEA, donde participan también algunos jueces y fiscales, y además la comparó con la Escuela de las Américas.

Ante estas acusaciones, tanto las autoridades salvadoreñas como el director de la ILEA las desmintieron, de cualquier forma, “Estados Unidos no es un buen ejemplo para nuestra policía y mucho menos para nuestros militares”, expresó el encargado de comunicaciones de SOA Watch.

Pablo Ruiz reiteró su llamado al Presidente Obama para que se reúna con las agrupaciones de víctimas y no solo con los mandatarios de los países latinoamericanos que visitará.

“Invitamos al Presidente Obama a que se reúna con COMADRES de El Salvador, con las víctimas de tortura en Brasil y con los familiares de los ejecutados políticos aquí en Santiago de Chile; que escuche las voces de América Latina que algo importante tenemos que decir, pedirle que él ordene cerrar la Escuela de las Américas”, concluyó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.