jueves, 7 de abril de 2011

Cuba: Marx, la disminución de la jornada de trabajo y las categorías mercantiles

Orlando Caputo (especial para ARGENPRESS.info)

Si Cuba supera los problemas y su socialismo se fortalece, su impacto será muy positivo a nivel mundial. En los últimos años y meses, ha quedado más en evidencia que la supervivencia de la sociedad exige la superación del capitalismo. Basta mencionar, entre otros, el calentamiento global, el gran derrame de petróleo en el Golfo de México, los problemas de las instalaciones nucleares en Japón.

Cuba en muchos ámbitos ha logrado éxitos significativos. Apoyado en ellos, -nivel educacional, desarrollo científico-, en un número reducido de años podría lograr un nivel elevado de consumo, pero un consumo muy diferente al consumismo promovido por el capitalismo, que sintetizó Tomás Moulián en el titulo de su libro “El Consumo me Consume”

Estamos convencidos de que en las condiciones actuales en la competencia con el capitalismo, Cuba debe incorporar en unos años más la disminución periódica de la jornada de trabajo y el aumento del tiempo libre para el desarrollo espiritual y social. Un acuerdo ahora sobre la disminución de la jornada de trabajo en el futuro próximo podría ser un gran incentivo, ya que concentra en sí misma los incentivos materiales y morales.

La eliminación del mercado negro y la aplicación de los desarrollos científicos que se han logrado en Cuba podrían tener un gran impacto en el aumento de la productividad del trabajo. Este aumento de la productividad del trabajo podría permitir adelantar los plazos de inicio de la disminución periódica de la jornada de trabajo.

La disminución de la jornada de trabajo en Cuba podría ser uno de los principales elementos que permitan la reactivación de la lucha de los trabajadores en los países capitalistas. En el pasado, las luchas por la disminución de la jornada de trabajo marcaron hitos históricos.

A propósito de lo anterior, en una nueva lectura de Marx encontré una breve, pero profunda reflexión de Marx sobre la disminución de la jornada de trabajo en el capitalismo y en el socialismo. Para mí constituyó un verdadero descubrimiento de algo que creo haber leído en el pasado, pero la actual discusión en Cuba me ayudó en este sentido.

Estas reflexiones de Marx las encontré posterior a nuestra nota “A propósito de la discusión en Cuba” de noviembre 2010, publicado en páginas electrónicas de Chile y en Rebelión. Considero que las formulaciones de Marx tienen una relación estrecha con dicha nota, especialmente en relación a la necesidad del uso de las categorias mercantiles en una economía socialista.

Por esta razón, posterior a las citas sobre la disminución de la jornada de trabajo en Marx reproduzco íntegramente el trabajo anterior.

Marx en el capítulo XV, ‘Cambio de magnitudes del pecio de la fuerza de trabajo y de la plusvalía’, del Tomo I del Capital, de la edición del FCE, señala lo siguiente en el apartado 2 titulado, ‘Aumentan la intensidad y la fuerza productiva del trabajo, disminuyendo simultáneamente la jornada”. A continuación desglosamos y enumeraremos la cita -página 443- para hacerla más didáctica.

1. “El aumento de la fuerza productiva del trabajo y su creciente intensidad actúan uniformemente en el mismo sentido. Ambos factores incrementan la masa de productos elaborada en un periodo de tiempo”.

2. “Ambos disminuyen, por tanto, la parte de la jornada que el obrero tiene que trabajar para producir sus medios de subsistencia o su equivalente”

3. “El limite mínimo absoluto de la jornada de trabajo es el que traza esta parte suya necesaria, pero restringible. Si toda la jornada de trabajo se redujese a esto, desaparecería el trabajo excedente, cosa inconcebible bajo el régimen del capital.”

4. “ La supresión de la forma capitalista de producción permitiría reducir la jornada de trabajo al trabajo necesario”

5. “Sin embargo, éste, suponiendo que todas las demás circunstancias permaneciesen inalterables, dilataría sus limites. Por dos razones. Primero, porque las condiciones de vida del obrero serían más prósperas y sus exigencias mayores. Segundo, porque se incorporaría al trabajo necesario una parte de lo que actualmente es trabajo excedente, a saber: la cantidad de trabajo necesaria para crear un fondo social de reserva y acumulación”

6. “Cuanto más crece la fuerza productiva del trabajo, más puede acortarse la jornada, y cuanto más se acorta ésta, más puede crecer la intensidad del trabajo.”

7. “Socialmente considerada, la productividad del trabajo crece también con su economía. Ésta no incluye solamente la economía de los medios de producción, sino también la supresión de todo lo que sea trabajo inútil”

8. “Pero, mientras que el régimen capitalista de producción impone la economía dentro de cada empresa individual, su sistema anárquico de concurrencia engendra el despilfarro más desenfrenado de medios sociales de producción y fuerza de trabajo, obligando además a sostener un sinnúmero de funciones que si actualmente se hacen inexcusables, son de suyo, perfectamente superfluas”

9. “Dadas la intensidad y la fuerza productiva del trabajo, la parte de la jornada social de trabajo necesaria para la producción material será tanto más corta, y tanto más larga por tanto la parte de tiempo escalada para la libre actividad espiritual y social de los individuos”

10. “Cuanto más equitativamente se distribuya el trabajo entre todos los miembros útiles de la sociedad, cuanto más se reduzcan los sectores sociales que rehuyen la necesidad natural del trabajo para echarla sobre los hombros de otros” (OC más se puede disminuir la jornada social de trabajo necesaria y aumentar el tiempo libre para el trabajo espiritual y social)

11. “En este sentido, el limite absoluto con que tropieza la reducción de la jornada de trabajo es el carácter general de éste”

12. “En la sociedad capitalista si una clase goza de tiempo libre es a costa de convertir la vida toda de las masas en tiempo de trabajo”

Antes de reproducir nuestra nota de diciembre de 2010, quiero señalar que me impresionó muy positivamente el discurso de Raúl Castro en la Asamblea Nacional, el 18 de diciembre de 2010. Sin embargo, estimo que no corresponde usar la categoría ‘Capital Humano` para referirse a los trabajadores cubanos. En varios encuentros sobre ‘Globalización’ en Cuba critiqué el uso de esta categoría que es fundamental en las formulaciones teóricas y propagandísticas del neoliberalismo actual. Sólo haré una breve referencia,. El ‘capital’ es una categoría económica que expresa la explotación de los trabajadores según Marx. El liberalismo económico, en oposición a Marx, en la obra de Walras -1874-, afirma que: “los capitales comprenden: las tierras, los capitales personales, o sea la capacidad de trabajo de los sujetos económicos existentes en el sistema y los capitales propiamente dichos (edificios, maquinarias, etc.)”. (Claudio Napoleón, ‘El pensamiento económico en el siglo XX’, Colecciones de Occidente S.A., Barcelona, España). Esta clasificación de Walras fue rescatada por el neoliberalismo actual bajo la síntesis de ‘capital humano’ transformando a todas las personas en poseedoras de ‘capital’. En Cuba lo que existe es un gran desarrollo de las fuerzas productivas humanas, y en muchas esferas se ha logrado niveles que avanzan hacia una `sociedad del conocimiento’.

A continuación reproduzco la nota ya mencionada:

Acerca de la discusión en Cuba

Orlando Caputo Leiva, noviembre de 2010

Estas notas que sólo incluyen algunas críticas, fundamentalmente económicas, tienen dos partes.

En la primera parte reproducimos íntegramente un breve documento nuestro, reservado, “Cuba. Algunas notas criticas y sugerencias” de inicios de 2007, enviado a dirigentes cubanos. Sugeríamos que lo dieran a conocer a quienes estimaran conveniente.

La segunda parte incluye el texto que estimamos pertinente de la ‘Introducción’ de nuestro documento “La importancia de Marx para el estudio de la economía mundial actual”, de octubre de 2010, que será publicado próximamente en un libro colectivo sobre la vigencia de Marx.

Primera Parte:”Cuba: Algunas Notas Críticas y Sugerencias”, febrero de 2007.

A. El mercado negro y el potencial aumento en el corto plazo del consumo y de la inversión productiva.

En el cuadro siguiente, a vía de ejemplo suponemos en forma muy simplificada una de las formas en que se distribuye la producción global. Equivale a la distribución de la reproducción global de Marx (dos sectores), equivale también casi a la igualdad del PIB y del Gasto del Producto en la Contabilidad Nacional.

PIB = Consumo de las familias + Inversión + Gasto del Gobierno + (Exportaciones – Importaciones)

PIB = C + I + Gg + (X-M)

En el Consumo, en la Inversión y en el Gasto del Gobierno se incluyen los componentes nacionales e importados. Estos últimos son financiados con las exportaciones de bienes y servicios o con endeudamiento. En 2006, las exportaciones de bienes y servicios fueron de 10.443 millones de dólares y las importaciones de bienes y servicios 10.352 millones de dólares (CEPAL) . Prácticamente las diferencias de exportaciones e importaciones son igual a cero. Entonces el PIB cubano es igual al C + I + Gg

En una situación como la actual de Cuba, la distribución inicial del PIB (suponemos un PIB de 1000), puede ser en los siguientes componentes: Trabajadores, Estado y Mercado Negro. El cuadro súper simplificado lo presentamos en términos de porcentajes y en términos absolutos.


El Producto Global se gasta casi íntegramente en la economía a pesar de la existencia del mercado negro, pero genera una profunda desigualdad en la distribución y gasto del Producto a expensas de los trabajadores y en beneficio de un grupo reducido que está en la cúspide del mercado negro. El beneficio de la gran mayoría que se involucra por diferentes razones en el mercado negro es muy discutible, sobretodo si se tiene presente que es un comportamiento opuesto a los principios morales en general, y más aún de los principios morales de la Revolución.

A.1 En esta nota queremos destacar que la existencia del mercado negro limita en forma extrema:

• El mejoramiento de los salarios
• Limita los recursos del Estado para el Gasto Social
• Limita los recursos del Estado para el Gasto en Defensa

A su vez, en esta distribución, se da una competencia entre sí, generada por la escasez profundizada por el mercado negro.

La movilización por la disminución del mercado negro para el mejoramiento de los recursos de todos los ítems mencionados, y especialmente el mejoramiento de los salarios, puede generar una gran motivación de un creciente control colectivo por parte de los trabajadores y de la población para disminuir en un periodo corto o de mediano plazo el mercado negro. Esta movilización de la sociedad puede ser muy activa porque tiene motivaciones morales acompañadas de incentivos económicos para las grandes mayorías. .

A.2 El mercado negro y el freno a la reproducción económica.

Es muy posible que el porcentaje de bienes de inversión nacionales e importados que van al mercado negro sea bastante superior al porcentaje de bienes de consumo que va al mercado negro. También pueden pasar al mercado negro una parte de la maquinaria y equipo de los stocks constituidos por inversiones anteriores.

Son muy preocupantes los bajos niveles de formación bruta de capital fijo entre 2000 y 2005, que según el último informe de la CEPAL, en promedio es cercano al 10%. En 2005 fue de 9,7%. Para 2006, no hay información, sin embargo, en el texto se informa de un crecimiento importante de la inversión, sobretodo en vivienda y en la infraestructura en salud, educación y turismo.

Como se trata de una inversión en términos brutos, si se descuenta el desgaste del capital fijo, la inversión neta por muchos años ha sido nula. En este mismo documento, se informa el elevado crecimiento del PIB de 11,8 % en 2005 y de 11,5% en 2006 en base a información oficial de la Oficina Nacional de Estadística -ONE-, de Cuba.

En América Latina y el Caribe, la formación bruta de capital fijo como porcentaje del PIB fue de 19,6%. En Cuba como hemos dicho fue de 9,7%. En China y en otros países de fuerte crecimiento la inversión supera el 30%.

Si no se mejoran los indicadores de inversión, es muy difícil sostener tasas significativas de crecimiento. La disminución del mercado negro de los bienes de inversión, particularmente de los materiales de construcción y de las importaciones puede ser muy significativa en el incremento de la inversión que permita ir avanzando hacia una reproducción ampliada.

Las movilizaciones sociales para disminuir el mercado negro de bienes de consumo que permita incrementos de los salarios y del gasto social del gobierno en el corto plazo, se podría unir a las movilizaciones sociales para disminuir el mercado negro en bienes de inversión, que tienen un efecto en el crecimiento de las producciones futuras. Asegurando un crecimiento más o menos permanente de los niveles de vida apoyado en el consumo de bienes inmediatos, de bienes durables y de servicios de todo tipo, incluyendo la ampliación de los servicios culturales.

B. Los componentes morales de los incentivos materiales y los componentes materiales de los incentivos morales.

De lecturas no profundas y de múltiples intercambios de opiniones en diferentes momentos y escenarios en Cuba, hacemos nuestros los planteamientos de que en Cuba se ha hecho una separación muy tajante entre los incentivos materiales y los incentivos morales. También las diferencias entre ambos incentivos parecen no haberse modificado en el desarrollo histórico de la revolución, a pesar de los profundos y diferentes períodos. A pesar de que todo cambia, las diferencias entre ambos incentivos se mantienen. Más aún, las diferencias los ubican como opuestos.

En la situación actual de Cuba, este tema es uno de los más trascendentes. No hay duda de que la revolución, a diferencia de otras experiencias se ha mantenido y avanzado en los últimos años en base a la conciencia, a las ideas. Es decir, apoyadas en los aspectos morales, a pesar de las carencias materiales. Cuba desde el punto de vista económico se recupera y muestra potencialidad a pesar de la crisis en el período especial y del bloqueo de los Estados Unidos.

B.1 Afirmamos que los incentivos materiales tienen un fuerte componente moral: el producto necesario y el producto excedente.

1. En términos breves, en el capitalismo el uso de la fuerza de trabajo en un periodo de tiempo produce un valor mayor al valor de la fuerza de trabajo. En una jornada de 10 horas, 4 horas pueden representar el valor de la fuerza de trabajo, el tiempo de trabajo necesario o el Producto necesario.

2. 6 horas en términos de valor o de tiempo excedente, o de Producto excedente es apropiado por el capital. Por esto, el capitalismo es un régimen de explotación del trabajo humano.

3. En el socialismo el valor excedente o el tiempo de trabajo excedente o el Producto excedente, al ser entregado al conjunto de la sociedad, es un aporte moral de quienes desarrollan los diferentes trabajos.

4. Así, el trabajo humano en el socialismo en una jornada de trabajo une el incentivo material de su salario y el aporte material a la sociedad, (el Producto excedente) que refleja un comportamiento moral.

5. El aporte de bienes y servicios excedentes del trabajo a la sociedad permite al Estado el Gasto Social en educación, salud, vivienda, infraestructura, las actividades artísticas y previsión. Todos estos bienes y servicios tienen un alto componente espiritual, moral.

6. La eficiencia en el trabajo, la calidad de los bienes y servicios dignifican el trabajo individual y producen una satisfacción que alegra la vida -el espíritu-, a quienes producen, a quienes consumen o usan esos servicios.

B.2 Los incentivos materiales y los incentivos morales se compenetran crecientemente en la reproducción ampliada posibilitando un crecimiento mayor de las actividades culturales, deportivas y de recreación.

1. La compenetración o actuación conjunta de los incentivos materiales y morales le pueden dar al socialismo un gran dinamismo incrementando la productividad social del trabajo y por tanto de la producción de bienes y servicios preservando y mejorando el medio ambiente y la naturaleza.

2. Esto puede permitir el aumento de los salarios y de los gastos sociales. Aumentos que pueden ser en la misma proporción o en proporciones diferentes.

3. Esto debería permitir también disminuir la jornada de trabajo, de tal manera que se pueda dedicar cada vez mayor tiempo a la lectura, al arte, a la formación, a la recreación y al descanso.

4. La compenetración y actuación conjunta de los incentivos materiales y morales son fundamentales para cumplir uno de los objetivos del socialismo que es la satisfacción creciente de las necesidades materiales y espirituales. Como dice la Internacional “El trabajo es el sostén que a todos de la abundancia [material y espiritual] hará gozar”

B.3 El socialismo se inicia en la lucha previa y en su desarrollo en base a los incentivos morales

1. Los puntos anteriores no pueden desconocer que los incentivos morales constituyen el cimiento sobre los que se construye la nueva sociedad.

2. Pero tampoco se puede desconocer la relación entre el desarrollo de las ideas y de la conciencia con su base material y la posibilidad que se anulen mutuamente

3. En Cuba existen muchas de las condiciones necesarias para superar las carencias que provoca una economía de escasez.

4. Los problemas radican en los cambios necesarios que hay que hacer en la realidad en las condiciones sociales de producción.

C. El mercado en el socialismo y el actual mercado negro.

1. La economía a través de la historia de la humanidad está formada por las fases de producción, distribución, cambio y consumo y en sus interrelaciones como totalidad. Marx, “ La Contribución”

Hasta aquí por ahora. Lo demás son ideas sueltas.

1. En una fase de transición el mercado tiene su papel junto a la regulación y a la estrategia de desarrollo de largo plazo.

2. El papel del mercado debería ir cambiando en diversas etapas. La idea es que el mercado en una sociedad que logra la abundancia va desapareciendo

3. En una economía de escasez, surge el mercado negro.

4. El mercado negro es lo peor que puede suceder, ya que el otro mercado puede ser regulado.

5. El mercado regulado no necesariamente crea capitalistas.

6. El mercado negro genera una clase capitalista de peor especie, incluso, capitalistas mafiosos

7. Parte del PIB producido en Cuba se puede estar fugando por quienes controlan el mercado negro.

8. Esto es más negativo que las transferencias de ganancias e intereses por parte del capital extranjero, porque se llevan parte del PIB. Es parecido a la fuga de capitales.

D. En el sector agrario cubano todo indica que es necesario una Revolución en la Revolución, que debe contemplar los problemas de la propiedad y de las relaciones sociales de producción. La producción agraria debe ser un componente importante del mercado interno y de la exportación directa o apoyando el consumo de los turistas.

Segunda Parte: Aspectos de la Introducción de nuestro documento: “La importancia de Marx para el estudio de la economía mundial actual”, Octubre de 2010

La obra de Marx es muy importante para estudiar la economía mundial actual. Sin embargo, sus aplicaciones han sido muy desafortunadas, lo que ha permitido que la burguesía a nivel global haya instalado en la conciencia social un rechazo al socialismo, en general, y a la obra de Marx en particular. En los ex países socialistas, las orientaciones económicas fueron opuestas a los planteamientos de Marx. No aplicaron las categorías monetario mercantiles; suprimiendo el mercado, la competencia en el interior y en el mercado mundial. En diferente grado opusieron los incentivos morales a los incentivos materiales y confundieron la propiedad privada con la propiedad capitalista. Definieron el objeto de la economía política como la producción de bienes materiales . Marx señala en la primera página del capítulo I de “El Capital”, que la mercancía es un objeto útil que satisface las necesidades del estómago y del espíritu. Lenin afirmó que el triunfo sobre el capitalismo sólo se lograría si el socialismo logra superarlo en la productividad social del trabajo. Los resultados, en vez en satisfacer en forma creciente las necesidades de la sociedad, resultó ser una economía ineficiente y de escasez, en varios niveles, en particular, en el sector servicios y el surgimiento en diferentes actividades y grado de un mercado negro El mercado negro provoca deformaciones en el comportamiento moral de la sociedad. En Cuba las últimas medidas tienen relación con el reconocimiento de que se ha llegado a situaciones extremadamente graves en los niveles de eficiencia en la producción, y un mercado negro muy extendido. En las “experiencias socialistas”, la situación de los individuos, de los diferentes niveles de la sociedad, y de la naturaleza fue muy deficiente y opuesta a las formulaciones de Marx.

Por otro lado, en los países capitalistas, el estudio y la aplicación del marxismo a nivel de los partidos políticos y de muchos intelectuales que se declaran marxistas, han sido poco efectivos para captar los grandes cambios que se han dado y se están dando en el capitalismo mundial en las últimas décadas

En este documento a través de tres apartados presentamos la crítica a interpretaciones marxistas sobre el capitalismo contemporáneo. Rescatamos de Marx: sus planteamientos sobre economía mundial; el importante papel asignado a la distribución y su relación con la producción; y, mostramos el no cumplimiento en las últimas décadas de la ley de la tendencia decreciente de la cuota de ganancia señalada por Marx.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.