miércoles, 27 de abril de 2011

El partido Republicano busca candidato para vencer a Obama en el 2012

Dmitri Kósirev (RIA NOVOSTI)

La semana pasado concluyó con una acción espectacular protagonizada por el ex candidato del partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos, John McCain.

Derrotado por el actual presidente estadounidense Barack Obama, en las elecciones presidenciales de 2008, McCain hizo un viaje relámpago a Libia, para visitar Bengasi, el bastión de la oposición que con ayuda de la OTAN combate contra las fuerzas del líder libio, Maumar Gadafi.

A principios de esta semana, un gobernador republicano Mitch Daniels lanzó una campaña contra la llamada “nueva amenaza roja”.

Al resaltar el color, Daniels no se refirió a los comunistas, sino al déficit presupuestario de Estados Unidos muy grande que provocó un incremento enorme de deuda pública.

Entonces, ¿quién será el candidato a la presidencia que está buscando el partido Republicano de Estados Unidos? ¿Mitch Daniels, o Sarah Palin, o Donald Trump?

Alegre mes de mayo

El próximo 5 de mayo, en el estado de Carolina del Norte tendrá lugar el primer debate entre aspirantes a la candidatura del Partido conservador (Republicano), mientras que la campaña de Obama, continúa.

A juzgar por ciertos indicios, las perspectivas de los republicanos son optimistas.

Los resultados de elecciones intermedias para el Congreso de Estados Unidos mostraron que el electorado no está satisfecho con la política de Obama y sus aliados demócratas.

Hoy en día, el Congreso es de mayoría republicana y ahora los republicanos deben elegir a un candidato fuerte que ocupe el sillón presidencial.

El asunto es que si durante el primer y el segundo mandato de George W. Bush, parecía que Washington estuvo dominado por los republicanos. Hoy en día, da la impresión que ya no quedan republicanos influyentes.

A pesar del bajo nivel de aceptación de los demócratas, es posible que los republicanos no puedan arrebatarles el poder, porque el partido republicano no tiene ningún candidato aceptable.

Un caricaturista del diario estadounidense The Washington Post, representó a este partido como un elefante (el símbolo tradicional del Partido Republicano) sin cabeza, pero con dos colas.

Uno de los problemas de la élite de este partido es la edad. Los jefes del partido Republicano tanto “viejos” como “jóvenes” son canosos, a excepción de Sarah Palin, ex gobernadora de Alaska.

Pero Palin en muchas ocasiones ha quedado en ridículo por su populismo salvaje y su extrema ignorancia, lo que entre otras cosas, es el segundo problema más grave que afrontan los líderes republicanos.

El conservadurismo no debe ser la ideología de viejos ignorantes. Y aunque todos conocen los chistes sobre el sistema de educación estadounidense, esto no puede servir de pretexto para explicar el problema de los republicanos.

Hasta hace poco, el electorado republicano incluía a los habitantes de los megápolis acomodados y competentes de media edad, en su mayoría, hombres de negocios.

Palin puede contar con el apoyo de los habitantes de las ciudades pequeñas pero evidentemente sería una candidata inoportuna para los que viven en casas de lujo en las cercanías de Nueva York o Los Angeles.

El hombre que construye torres

Entre la “vieja guardia” de los republicanos, se pueden encontrar figuras destacadas como John McCain, Newt Gingrich o Mitt Romney. Pero estas personas parecen viejos payasos de la época de antes de la presidencia de George W. Bush

Un nuevo republicano notable que aspira a ser elegido como candidato a la presidencia es un milmillonario, Donald Trump.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, dio a Trump el apodo “icono de la ciudad”. Esto es explicable, ya que las torres de Trump, incluida la famosa Trump Tower frente al edificio de la ONU en Manhattan, dan colorido a la urbe.

Pero resulta que Trump no puede ofrecer mucho a los electores. Hace tiempo, defendió el derecho al aborto y los impuestos altos sobre la riqueza, aunque después cambió de opinión.

Hoy en día, la plataforma electoral de Trump se basa en la idea que Barack Obama es presidente ilegítimo de Estados Unidos porque no nació en Hawai, como afirma él mismo y constata su certificado de nacimiento, sino que nació en Kenia.

Esta teoría de conspiración está en el nivel intelectual de Sarah Palin. Y aunque un 47% del electorado del partido republicano cree que lo de Obama es verdad, es imposible desarrollar un campaña presidencial eficaz con el sólo apoyo de los ultra republicanos.

Marilyn Davenport, miembro del partido republicano del condado de Orange, difundió una foto montaje del presidente Obama en el que se le representa como un chimpancé. El pié de foto dice: "ahora se sabe por qué (Obama) no tiene certificado de nacimiento".

Se desencadenó un escándalo, como el que tuvo lugar en Rusia cuando el ex portavoz del Servicio Federal de Migración de Rusia, Konstantín Poltoranin, dijo en una entrevista concedida a la BBC que la raza blanca está amenazada por la inmigración.

Sin embargo, Obama dispone del certificado de nacimiento mientras que las declaraciones de Trump provocan dudas. En todo caso, los dirigentes del partido republicano no están contentos con la imagen del partido creado por Trump.

Un conservador real es el que sabe contar dinero

Entonces, ¿qué candidato necesita el partido republicano? En este sentido, es interesante poner la atención en el gobernador de Indiana, Mitch Daniels, una figura poco conocida.

Daniels promueve un proyecto del presupuesto aún más rígido que el que tiene el propio partido republicano.

Hoy por hoy, los debates políticos en Estados Unidos se han centrado en el proyecto del presupuesto propuesto por el republicano Paul Ryan, presidente del Comité del presupuesto del Congreso estadounidense. Es un serio desafío para la administración de Barack Obama.

Daniels maneja muy bien las cifras y critica los planes de Obama de aumentar los gastos para continuar la reforma del sistema de salud pública.

McCain también muestra la competencia, pero es poco probable que sea elegido como candidato del partido republicano en los próximos comicios.

Porque durante su visita a Bengasi además de nombrar a los rebeldes como “mis héroes”, insistió en que es necesario reconocer al gobierno de Bengasi y armar a los rebeldes, a pesar de que la ONU lo prohíbe, la típica postura republicana.

Una de las características principales de la la campaña electoral republicana es que esta carece de política exterior, porque muchos problemas domésticos quedan sin resolverse.

Esta postura la comparten los demócratas.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, afirmó en una entrevista televisiva que “ante todo” es necesario poner en orden su propia casa”. El siguiente presidente debe tener una buena experiencia en reparaciones domésticas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.