jueves, 7 de abril de 2011

Estados Unidos: Presupuesto, fuente de litigio permanente

PL

Los debates en Estados Unidos sobre el presupuesto fiscal afloran hoy como una fuente de litigio permanente entre demócratas y republicanos.

El plan de gastos para 2011 no fue aprobado cuando fue presentado y el próximo viernes es la fecha tope a partir de la cual, si no se llega a un acuerdo entre el gobierno y la oposición republicana, puede generarse un problema poco frecuente en el país.

El presidente, Barack Obama, advirtió la víspera sobre la posible paralización de la Administración.

Una semana de crispadas negociaciones para dotar con fondos al Gobierno estadounidense evidencia la importancia que ambas agrupaciones conceden al asunto.

Esta semana la Casa Blanca dejará de contar con recursos para sufragar sus operaciones y se verá obligada a cerrar la mayor parte de las oficinas gubernamentales, algo que no sucedía desde la época del presidente William Clinton.

La detención de la actividad administrativa puede afectar a unos 800 mil empleados federales, obligaría a cerrar los parques nacionales y detendría el proceso de devolución de impuestos, por ejemplo.

Hasta ahora no hay acuerdo y los demócratas en el Congreso ven en las propuestas de los republicanos un obstáculo para avanzar.

No obstante, el senador Richard Durbin al valorar las últimas pláticas manifestó que "avanzamos hacia un acuerdo".

Mientras, Obama y el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, conversaban por teléfono sobre el asunto.

Según el vocero gubernamental Jay Carney, el mandatario está dispuesto a reunirse con los dirigentes legislativos en la Casa Blanca a la hora que sea necesaria si cree que hay avances.

Pero, el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, considera que los demócratas "no han ofrecido aún una alternativa a las diversas propuestas republicanas que hemos sugerido para mantener funcionando el gobierno en el presente año fiscal".

Si esto ocurre en 2011, una breve mirada anticipa que para el presupuesto del año fiscal 2012, las fricciones no serán menos.

El Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes comenzó el debate la víspera de una iniciativa republicana para el año fiscal 2012 que en opinión de los demócratas, afectará a la clase media.

Recortes fiscales por 6,2 billones de dólares en los próximos diez año reducirán los gastos del programa "Medicaid" para pobres, privatizarán el programa de pensiones para ancianos y jubilados, conocido como "Medicare", lo que no es bien visto por la minoría demócrata.

Los miembros de esa agrupación sostienen que el plan llevará un aumento de impuestos para la mayoría de los estadounidenses con ingresos medios mientras recortará los impuestos para los más ricos.

En resumen, ambos presupuestos, el de 2011 y el de 2011, se ratifican como una fuente de litigio permanente en el Congreso estadounidense.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.