jueves, 14 de abril de 2011

Líderes del BRICS emiten declaración centrada en reforma de sistema monetario internacional

XINHUA

Los líderes de las cinco economías emergentes de mayor crecimiento se comprometieron hoy jueves a apoyar la reforma y la mejora del sistema monetario internacional para crear un mecanismo internacional de monedas de reserva estable, amplio y fiable.

"La crisis financiera internacional ha puesto al descubierto las insuficiencias y deficiencias del actual sistema monetario y financiero internacional", señalaron los líderes de las cinco naciones del Grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), en una declaración conjunta emitida hoy jueves tras reunirse en Sanya, en la provincia meridional china de Hainan.

La cumbre estuvo presidida por el presidente chino, Hu Jintao, y contó con la presencia de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, el presidente ruso, Dmitry Medvedev, el primer ministro de India, Manmohan Singh, y el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma.

Según la Declaración de Sanya, la estructura de administración de las entidades financieras internacionales debería reflejar los cambios ocurridos en la economía munidal y otorgar mayor voz y representación a las economías emergentes y a las naciones en vías de desarrollo.

"Acogemos con agrado el actual debate sobre el papel de los derechos especiales de giro (DEG)en el sistema monetario internacional y la composición de la canasta de divisas del DEG", añade el documento.

En la declaración, las cinco naciones también instaron a realizar esfuerzos para intensificar la supervisión y la reforma del sistema financiero internacional reforzando tanto la coordinación de políticas como la cooperación en la regulación y la supervisión financieras para promover el desarrollo sano de los mercados financieros y de los sistemas bancarios globales.

Los países del BRICS pidieron que se preste mayor atención a los riesgos asociados a los flujos de capitales transnacionales masivos a los que se enfrentan las economías emergentes.

Los líderes de este bloque advirtieron de que la recuperación económica global todavía podrá hacer frente a muchas incertidumbres, por lo que las principales economías deberán coordinar sus políticas macroeconómicas para impulsar un crecimiento robusto, sostenible y equilibrado de la economía mundial.

Los líderes destacaron que la volatilidad de los precios de las mercancías globales, especialmente los del grano y la energía, constituye un nuevo desafío para la recuperación económica.

Para abordar este problema, "respaldamos a la comunidad internacional para que refuerce la cooperación y garantice así la estabilidad y el fuerte desarrollo del mercado físico a través de la reducción de las distorsiones y la mejora de la regulación del mercado financiero", según la declaración.

El documento recalca la necesidad de realizar esfuerzos concretos para aumentar la capacidad de producción e impulsar el diálogo entre los productores y los consumidores para equilibrar la oferta y la demanda, aumentando el apoyo a los países en vías de desarrollo en materia de financiación y tecnología.

En cuanto a la situación que se está viviendo en Oriente Medio y en algunos países del norte y el oeste de África, los cinco líderes subrayaron la importancia de evitar el uso de la fuerza a la hora de resolver problemas regionales.

"Estamos profundamente preocupados por las crisis en Oriente Medio y el norte y oeste de África y deseamos con toda sinceridad que los países afectados puedan alcanzar la paz, la estabilidad, la prosperidad y el progreso y puedan disfrutar de su merecida posición y dignidad en el mundo de acuerdo con las aspiraciones legítimas de sus pueblos", afirma la Declaración de Sanya.

"Compartimos la opinión de que debe evitarse el uso de la fuerza", insistieron los líderes del BRICS.

Los miembros de este bloque prometieron continuar cooperando con el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en el asunto de Libia e instaron a las partes implicadas a resolver sus diferencias a través del diálogo y otros medios pacíficos.

Los líderes del BRICS expresaron su apoyo a la iniciativa del panel de alto nivel de la Unión Africana sobre Libia y destacaron que tanto la ONU como las organizaciones regionales deben desempeñar su papel de la manera que les corresponde.

Además, los líderes reafirmaron la necesidad de llevar a cabo una reforma integral en el seno de la ONU y de su Consejo de Seguridad para optimizar su efectividad, eficiencia y representatividad, aumentando así su capacidad de hacer frente a los desafíos globales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.