miércoles, 27 de abril de 2011

Qom: huelga de hambre en la 9 de Julio

LAVACA

Félix Díaz está sentado en una silla, cabeza gacha, rodeado de gente, seguramente con hambre. Desde el lunes a las 19 horas ha decidido, junto a los 46 vecinos qom que lo acompañan desde hace cinco meses en pleno centro porteño, no probar bocado hasta que haya respuestas a sus reclamos. También han cortado la mitad de la Avenida 9 de julio. Ahora es mediodía y acaba de llegar la Policía Federal en dos patrulleros, un carro hidrante y un colectivo. Los oficiales, de traje, se le acercan a Félix y empieza la negociación por el corte de calle.

De los DNI quemados, de las casas quemadas por la policía de Gildo Insfrán en Formosa, de los terrenos y el río usurpados, los derechos indígenas, etc, no hay negociación, hasta ahora… Está Nora Cortiñas y otras representantes de Madres de Plaza de Mayo. Hay algunos canales de televisión, y otros medios más independientes. Unos y otros acercan micrófonos y grabadores a Félix y sus hermanos, que repiten acaso lo mismo que hace 5 meses, en el mismo lugar, con la misma indiferencia: “Decidimos tomar esta medida porque ningún funcionario nos recibe, siquiera nos dan respuestas”.

¿A quién se acusa?

Hasta ahora, los únicos imputados por la causa de la represión del 23 de noviembre de 2010 en la Colonia La Primavera, Formosa, que dejó dos muertos del pueblo qom, son los propios indígenas.

Siguen las conversaciones en la 9 de Julio. La Policía Federal se forma a metros de estas carpas, frazadas y palos que se cruzan en un intento desesperado de vida. El comisario se acerca otra vez (se acerca cada tanto) e interpela a Díaz: “Vení, vamos a hablar adentro de la carpa más tranquilos”. Díaz no sospecha quizá porque nadie le pidió de hablar en estos 5 meses. Nora Cortiñas está a mi lado y me dice: “Este es un trucho”.

Al rato, lavaca pudo dialogar con el propio Díaz.

-¿Qué hablaron, Félix?

Félix: Me pide que liberemos al menos un carril de la Avenida, que él nos lleva hasta el Ministerio para hablar.

Nora: Te dije que era un trucho.

Promesas

Cerca de las 12,30, media 9 de Julio está ya abierta. Los comisarios vuelven a acercarse: ahora quieren toda la calle.

Félix se niega, se va, se sienta junto a sus compañeros en el medio del corte. Lo acompañan no más de 50 personas, entre hermanos, periodistas, militantes, curiosos. Nora repite que no hay que retirarse hasta que alguien los reciba.

Daniel, otro integrante de la Comunidad, recuerda a los amnésicos que esto mismo (corte de calle, huelga de hambre) viene ocurriendo hace largos meses. Tampoco hubo respuestas. En un momento se retiraron y concluyeron la huelga ante la promesa del Ministro del Interior, Florencio Randazzo, de recibirlos. Jamás lo hizo ni volvió a comunicarse.

-¿Qué lograron en estos 5 meses de acampe?

Daniel: Cinco DNI repuestos, de 19 que nos quemaron allá en Formosa, y de los 14 que faltan todavía no sabemos nada. Sobre la devolución de las tierras, tampoco.

Mientras tanto…

Parece increíble pero suena un celular, al lado, y le avisan a Félix que la Gendarmería está sobre la ruta 11, allá en Formosa, y hay tractores que empezaron ya las obras de una universidad en las tierras ancestrales que la policía, el gobierno de Gildo Insfrán y el nacional les quitaron a estos habitantes y por las que comenzó todo el conflicto.

Pasadas las 13 la Policía da media vuelta y se retira. Sólo quedan algunos que regulan el descontrolado tránsito (muchos autos pasan y agitan la bocina en señal de apoyo) y los comisarios (que esperan que Díaz se aparte del montón y reanudar la negociación).

Entre tanta nada, llega una buena: integrantes del Ministerio Público de la Defensa de la Nación acercan una respuesta cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a la denuncia presentada el 23 de noviembre por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS): la CIDH exige al Estado argentino que proteja a los miembros de la Comunidad Qom “La primavera”. Algunos de los puntos del comunicado:

La CIDH solicitó al Estado argentino que “adopte las medidas necesarias para garantizar la vida y la integridad física” de los miembros de la comunidad.

Para la Comisión, el Estado argentino debe proteger a los indígenas “contra posibles amenazas, agresiones u hostigamientos por miembros de la policía, de la fuerza pública u otros agentes estatales”.

También exhortó al Estado a garantizar el retorno a Formosa del referente de la comunidad Félix Díaz y su familia en condiciones de seguridad.

Además, la Comisión solicita al Estado Argentino que informe “las acciones adoptadas a fin de investigar los hechos que dieron lugar a la adopción de medidas cautelares”.

El papel circula entre los qom hasta que uno llama a todos y lee en voz alta. Terminan celebrando con un grito esta medida cautelar, aunque luego Félix dirá a lavaca: “No es garantía de nada”.

La frase siguiente enseña que no debe esto leerse con mala intención: “No queremos que nos pongan una camiseta, necesitamos crecer solos. No queremos andar mendigando: tenemos derechos”.

Sin respuestas

Estas son todas las acciones jurídicas y cartas enviadas que nunca fueron respondidas:

Amparo que tiene que resolver la Corte Suprema de Justicia de la Nación, presentado por la Defensoría General de la Nación

El 15 de febrero algunos organismos de derechos humanos entregaron 8 notas dirigidas a distintos funcionarios:

- Presidente de la Nación
- Gobernador de la provincia de Formosa
- Secretario de Derechos Humanos de la Nación
- Ministro de Seguridad
- Ministro de Acción Social
- Administración General de Parques Nacionales
- INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas)

El 15 de abril se entregó una carta firmada por 38 diputados y 3 senadores dirigida a la Presidenta de La Nación, pidiendo que reciba a los qom. Hasta ahora no lo hizo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.