martes, 12 de abril de 2011

Un cordero de mi estilo

INDYMEDIA

El 1ro de abril, Camilo Blajaquis estuvo por tercera vez en su vida por La Plata. La primera vino esposado en la parte de atrás de un patrullero en un traslado a un instituto de menores, la segunda, para ver al Indio Solari hacer estallar el Estadio Único. En esta ocasión, fue su turno de “estallar de cultura” la ciudad de las diagonales, tal como promocionó la presentación de su libro de poemas, “La venganza del cordero atado”, en el Centro Cultural Islas Malvinas.

Camilo tiene 22 años, cinco de los cuales pasó dentro de institutos y penales donde se inició en la lectura y la escritura a raíz de un joven que realizaba talleres en los mismos. Actualmente, y hasta el 11 de abril de 2012, se encuentra en libertad condicional condenado por secuestro extorsivo. El nombre que figura en su DNI es César Gonzáles, pero eligió este pseudónimo combinando la figura del revolucionario cubano Camilo Cienfuegos y de Domingo Blajaquis, uno de los militantes sindicales asesinados en la pizzería La Real de Avellaneda, episodio rescatado por Roldolfo Walsh en su libro ¿Quién mató a Rosendo?.

Durante su encierro dio impulso a la publicación de la revista “’¿Todo Piola?”, definida como de cultura marginal. Los primeros cuatro números se editaron de manera clandestina, esquivando los controles del servicio penitenciario y, actualmente, sigue saliendo desde su barrio, Carlos Gardel. Al salir de prisión, comenzó la carrera de Filosofía en la UBA y avanzó escribiendo el libro que presentó durante la charla en el Centro Cultural Malvinas, “La venganza del cordero atado”. El título surge por el disco de Los Redondos “Lobo suelto cordero atado”, que interpretó de manera que el lobo representa el sistema y la oveja el oprimido, que “un día sale a vengarse del lobo, pero la venganza del cordero no es matar al lobo, es un libro de poesía”.

Durante más de una hora, César leyó poemas, habló y contestó preguntas acerca de su vida, de los institutos, de la inseguridad, de la justicia y de la militancia. En la mesa se encontraba también Mario Oporto, Ministro de Educación de la Provincia de Buenos Aires, quien reconoció como valiosa la obra de César. El funcionario pasó un mal rato en el momento que planeaba retirarse, cuando fue interpelado por los presentes acerca de las duras denuncias que realizaba César, y terminó por afirmar que se encuentra en contra de la baja de edad de punibilidad (ver aparte). También acompañaron la presentación del libro las bandas amigas del poeta, Phylo Stancovic, El Osky, y Sistema Natural.

De César a Camilo

Inició la charla analizando su caso como una excepción e ironizando que la sociedad no comprenda “cómo puede ser que un pibe de la villa vaya a la cárcel y salga escribiendo poesía”. Con esa frase dio comienzo a una dura crítica dirigida al sistema carcelario que pujó constantemente en contra de que él desarrolle su capacidad de escritura reprimiéndole la palabra. Se manifestó temeroso de que “en este momento haya un pibe que dibuje como la reputa madre y se le diga muy lindo, pero vos tenés que resarcir a la sociedad”.

También señaló que tuvo suerte de que llegara al instituto un joven que daba un taller de magia adentro de los pabellones, a quien las autoridades dejaron ir solamente tres veces, con la excusa de que no podía abrazar a los chicos porque no estaban acostumbrados, además de que cuando se iba los chicos quedaban muy excitados, por lo que era evidente que les daba drogas. Afirmó que “nos enseñó cosas que no nos enseñó nadie, el solo hecho de entrar a dar clases solo en un pabellón sin la presencia de los guardias”, indicando el afecto y motivación que les brindaba a los chicos también, sin mencionar los libros que le acercó a César.

El fanático de Los Redondos, al tiempo que afirmaba que era un orgullo haber sido golpeado por leer en la noche en los pabellones y no por ser un pibe chorro, se adentró en la etapa previa al encierro. Dijo que su delito fue secuestro extorsivo, y que por eso recibió seis balazos de la policía. “Yo considero que si hubiese igualdad y justicia, ningún pibe tendría que salir a robar (…) un pibe que sale a robar es muy necesario para la lógica de competencia que ofrece el sistema (…) el pibe chorro tiene que estar, lo necesitan, ¿Por qué después salen a decir mátenlos?, porque nosotros venimos a que la sociedad lave las culpas con el pibe de la villa que sale a robar”. César afirmó que se va a manifestar arrepentido “el día que la parte de la sociedad que fue funcional en la dictadura, en la década del ´80 cuando se empezó a implementar el neoliberalismo (…), cuando vengan a pedirme perdón y decirme ‘estamos arrepentidos porque generamos una juventud que se perdió en la droga, que mató la Bonaerense, que no terminó ni la primaria’ (…) cuando aparezcan los que se hacen cargo de eso, yo voy a decir ‘estoy arrepentido de salir a robar’”.

La libertad es fiebre

Durante la charla, César contó que está preparando su segundo libro que, estima, estará listo para mitad de año. El mismo llevará por nombre “Crónicas de una libertad condicional”, título que surgió de reflexionar sobre el significado de la libertad. Transitando su libertad condicional, el autor se preguntó “¿libertad hasta dónde hoy?, estoy afuera, sí, no estoy en la cárcel, pero no sé si estoy libre, si soy libre, si tengo libertad” y afirmó que la idea de libertad no varió de cuando estuvo encerrado, a ahora en la calle, desafiando que esa idea se profundizó como objetivo a alcanzar.

La decisión de que este nuevo material se publique de manera autogestionada, al igual que la revista ¿Todo Piola?, provocó que la editorial de su primer libro –Continente- sacara de circulación los ejemplares de “La venganza del cordero atado”. Por eso, César dijo que sus poemas pueden leerse online en su Facebook o en su blog http://camiloblajaquis.blogspot.com/.

La militancia barrial y la nueva militancia

Un tema fuerte y presente durante la charla, fue la militancia territorial. Actualmente, el joven poeta realiza talleres en tres barrios del municipio de Morón, único sector del Estado que considera que le abrió una puerta. Respecto a los talleres afirmó que busca que dentro de esos espacios no salgan quienes escriban una nota para una revista, sino que salgan periodistas, escritores y filósofos, “que no quede solamente en una publicación, que sea una herramienta laboral”. En relación, un concurrente afirmó que “el pibe que está en la esquina fumándose un fasito, vos realmente si le decís vení que te leo un poema, te va a sacar”, a lo que César respondió “no, porque no pasó, al contrario, te dicen ‘leeme otra. Si nunca nadie les leyó un poema, ¿cómo podemos sacar esa conclusión?”.

César llamaba a comprometerse con los pibes, afirmando “hay que estar con los pibes de la esquina, ahí hay que estar, leyéndoles una poesía, diciéndoles vamos a ver una película”. De la misma manera criticaba el abandono que hay de las villas, y la falta de voluntad para trabajar en ellas, preguntándose “yo no sé qué va a pasar un día si inundamos de cultura las villas, capaz que nos sale un Van Gogh (…) ¿por qué no un centro cultural por villa?, yo creo que tiene lógica ¿por qué no un centro cultural y deportivo por villa? No para que los pibes jueguen al fútbol, basta de fútbol, sería un re negocio para el mercado. Atletismo, tenis, ¿por qué un pibe de la villa tenis no?, son deportes re sectarios. ¡Viva la cultura!, la mayoría de la gente de la villa muere sin ver una obra de teatro”.

Una de las últimas preguntas de los presentes, fue acerca de la nueva militancia. César se refirió al hecho de jóvenes de clase media que se criaron en un ambiente político y salieron militantes, pero que “en cambio en la villa la única ideología que tienen los pibes es Tinelli, Viviana Canosa, Daddy Yankee”, aunque reconoce haber escuchado los pibes hablar de política, y que “es algo que está en el aire”.

Para el cierre acerca de la nueva militancia, y cerca del fin de la presentación del libro, arremetió que para él “es importante que los jóvenes usen la política como una herramienta, y no que los políticos usen a los jóvenes como una herramienta”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.