jueves, 7 de abril de 2011

Ya está bien de camelos

Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

El pp es una facción que se caracteriza por hacer como los necios: medir la inteligencia ajena por los baremos de su propia idiocia. Y la ciudadanía ya no se traga sus camelos, cada vez más feos.

Si bien es cierto que aunque el pp se lleve la palma, tampoco el psoe actúa de una manera sensiblemente diferente…

El caso es que el razonamiento del juez José Ricardo de Prada sobre el "caso Faisán" es impecable: establece que la negociación del gobierno con ETA y el chivatazo del bar Faisán no pueden constituir un delito de colaboración con banda armada por la sencilla razón de que el fin de la negociación es terminar con la banda. Nos lo reseña hoy Juan Carlos Escudier en “Público”.

Por el contrario, cuando el gobierno de Aznar se reunió con los cabecillas de la banda en Suiza para negociar con el MLNV, movimiento de liberación vasco, (como lo llamó el bigotudísimo ex presidente), sí cometió delito de entorpecimiento a la justicia por no haber dado aviso a la Interpol para que se procediera a la inmediata detención de dichos cabecillas en la reunión concertada. Porque ni con aquella reunión inútil dio fin a la actividad de ETA, ni permitió que se detuviera a los cabecillas. Eso sí que fue un gravísimo hito del que la oposición socialista de entonces no sólo no sacó partido, sino que contribuyó a que el contencioso entre un territorio de aspiraciones independentistas y el Estado, siga siendo una paparrucha o una broma de mal gusto incluso siete años después.

Esto no puede seguir así. Ya no es el proceso de una paz que nunca llega, por pitos o flautas. Es que todo lo que tiene que ver con la "banda" es un cachondeo, pues cada vez es más patente para la ciudadanía no idiotizada que no hay ni siquiera atisbos por parte de los dos partidos mayoritarios, de acabar con ella. Y menos interesa, a ese pp que jamás hace algo constructivo -salvo en todo lo que tiene que ver con el ladrillo- y tiende a destruir todo lo que no es ocurrencia que lleve el sello real o virtual del fascismo.

En suma, el camelo está en que si el pp hubiera querido de verdad descabezar a la organización vasca para la independencia, hubiese detenido a los de Suiza. Y si el psoe hubiera querido lo mismo, lo que hubiese hecho ya a estas alturas de la película es detener como presunto culpable a más de medio país vasco que va a las manifestaciones aunque éstas no se notician en los medios "nacionales", o bien no hacer a los encapuchados ni puñetero caso.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.