martes, 24 de mayo de 2011

Denuncian influencia de Asociación del Rifle en Estados Unidos

PL

Expertos denuncian la influencia en la vida política estadounidense de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, siglas en inglés), organización con la filosofía de que "los hombres con las armas hacen las reglas".

El NRA es uno de los grupos de cabildeo más influyentes en Estados Unidos, y no le interesa ni le conviene que el Congreso destine más fondos a agencias de control de armamentos, comentó el profesor de justicia penal en la Universidad Estatal de California, William Vizzard, publica hoy el diario La Opinión.

Según declaró Vizzard al rotativo californiano, la razón principal del retraso tecnológico en la Agencia de Control de Bebidas Alcohólicas, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés), es el poder político de la NRA.

"Abiertamente es el lobby (el NRA) más poderoso en los Estados Unidos y son ellos quienes dictan la política en torno a las armas y la agencia ATF", señaló al referido periódico Andrés Soto, miembro de la mesa directiva del Violence Policy Center, organización que reclama un control de armas en Estados Unidos.

La laguna tecnológica en el rastreo de armas utilizadas por criminales es sólo un ejemplo de muchos otros vacíos donde se cumple lo que Wayne LaPierre, vicepresidente ejecutivo de la NRA, proclama como eslogan político: "los hombres con las armas hacen las reglas", comenta La Opinión.

Con 138 años de historia, la NRA deriva su influencia en el poder que tiene para la movilización del voto, particularmente en las zonas rurales y del Sur, donde arrastra a más de tres millones de sus miembros hacia el tema de su interés, subraya el diario en el segundo de una serie de artículos que publica sobre el asunto.

El expresidente William Clinton (1993-2001) admitió que cuando en 1994 decidió prohibir 19 tipos de armas de fuego y los cargadores con capacidad superior a las 10 municiones, pensó que era lo correcto aunque varios líderes demócratas le advirtieron en el Congreso que la medida podría costarles varios asientos.

Clinton insistió y sufrieron un histórico embate al perder 54 escaños de la Cámara Baja, una derrota en la cual los demócratas perdieron el control del Congreso por primera vez desde la elección de 1952, recuerda La Opinión.

"Estaban en lo cierto, y yo estaba equivocado", escribió al respecto el exmandatario en su libro de memorias.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.