martes, 24 de mayo de 2011

El escándalo del FMI y la marea que crece en Europa

Hugo Kofman (especial para ARGENPRESS.info)
La semana que termina comenzó con una noticia internacional de fuerte impacto: El francés Dominique Strauss-Khan, Director del Fondo Monetario Internacional, fue denunciado por intento de violación a una empleada de un hotel en New York. Lo detuvieron, y a posteriori lo eximieron de estar en una celda luego de pagar una fianza importante. Sin pérdida de tiempo los EEUU pidieron su renuncia inmediata al cargo en el FMI, imposición que acató el funcionario.

Fueron un poco más rápidos que con Bill Clinton por el escándalo con su becaria.

Strauss-Khan pagaba 3000 dólares por día en el hotel, y la fianza le costó un millón de dólares en efectivo, más una garantía de cinco millones de dólares.

Este “austero” funcionario pertenece al Partido Socialista Francés, a la misma línea del Presidente Español Rodríguez Zapatero. El mismo que apoyó el ataque imperialista a Libia, y al Terrorismo de Estado Internacional de los yanquis que asesinaron al hijo de Kadaffi y a tres de sus nietos, así como a Ben Laden. Todo para asegurarse petróleo para varias décadas más.

Strauss-Khan es el que hace las recetas neoliberales del FMI para un “Primer Mundo” en crisis. Rodriguez Zapatero es el que las aplica en España. Es así que ya dejaron más de 4 millones de desocupados en ese país. Todo para salvar los bancos y la supervivencia del Capital. Ya no les alcanza con el saqueo a los países periféricos del capitalismo, ahora ya no pueden evitar expoliar y excluir a sus propios trabajadores.

Estas políticas han provocado la rebelión juvenil y popular más potente de los últimos años en la vieja Europa, que parece despertar luego de un prolongado letargo conservador. Aunque ya había manifestaciones en varios países, que eran ignoradas por los medios masivos de comunicación.

El problema para el Capital es que los jóvenes ya no solo piden trabajo, sino que comenzaron a cuestionar el sistema político, y la injusta distribución de la riqueza. Cosas que suelen ocurrir cuando la gente sale masivamente a la calle y empieza a participar en asambleas abiertas y democráticas.

Algo así ocurrió en 2001 en Argentina, aunque luego se quedaron todos. Porque lograron aplacar la protesta social y sobre todo porque se borraron los dirigentes que se tenían que haber puesto a la cabeza de las luchas. Entonces, los mismos que habían aplicado las políticas de saqueo y ajuste en la década de los 90 se erigieron en adalides de políticas de signo desarrollista con importantes contenidos sociales, de oposición al ALCA y de enjuiciamiento a los ejecutores materiales del genocidio de la dictadura. Pero el saqueo continuó, los recursos naturales siguen manejados por el imperio, las empresas de servicios públicos siguen siendo “multinacionales”, seguimos tributando por una deuda externa ilegal e ilegítima, y la mayor parte de los trabajadores soportan sueldos muy bajos, contratos en negro, o cobran diversos subsidios para sobrevivir al desempleo. El hambre no dejó de ser un crimen.

La semana termina con una noticia internacional mucho más importante que la de Strauss: Hoy la protesta en España se ha masificado y extendido a 150 ciudades. Los carteles de los manifestantes ya enuncian que “El problema es el sistema”. Habrá que ver qué puede surgir de esta movilización popular. Si es que el capitalismo, que en sí “es un monstruo grande y pisa fuerte”, será o no capaz nuevamente de licuar y asimilar la protesta. Como lo hicieron con el Mayo Francés en 1978. Porque ya está visto que las crisis por si solas no pueden provocar la caída del Imperio. Aunque como dice un viejo dicho: “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”.

Mientras tanto lo de Strauss va cayendo en el ranking de las noticias. Queda claro al menos que el lascivo representante del Imperio en decadencia actuó con la impunidad del Poder frente a una trabajadora a la que considera muy por debajo de su “nivel social”. Si hubo además una celada o una utilización política del hecho, a eso en todo caso lo comprobaremos en caso que haya cambios de políticas monetarias a nivel mundial luego de su caída. Porque no sería fácil creer que esas cosas dependen de circunstancias tan aleatorias como lo ocurrido en la suite del funcionario “en desgracia”. No porque no sean comunes esos hechos, sino porque sólo que en determinadas circunstancias salen a la luz. Empujados normalmente por intereses que suelen permanecer en la trastienda.

Lo positivo de la transformación del intento de violación en escándalo, es que si sabemos observar tendremos ahí nomás, expuesta en la vidriera, la impúdica opulencia de quienes dilapidan las riquezas y los recursos que hoy les están negando a sus propios compatriotas que las producen, y son empujados a la desocupación masiva y a las calles. Y también tenemos a ojos vista la mentira de que “todos somos iguales ante la ley”. Queda claro que hay algunos que son “más iguales que otros”, y pueden esquivar la cárcel gracias a sus millones de dólares, mal habidos.

Porque además no hay millones bien habidos. No sólo porque lo haya demostrado Carlos Marx, sino porque hasta el absolutamente insospechado de izquierdismo, Luis Barrionuevo, admitió con su proverbial cinismo que "nadie se hizo rico trabajando".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.