martes, 24 de mayo de 2011

España: Por fin lo han conseguido

Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

Sólo les falta unos meses para adueñarse del poder institucional al completo. Mientras tanto asistiremos al bello espectáculo de un asedio sin cuartel… ¿Resistirán los inventores del socialismo de derechas?.

No inmediatamente, pero sí cuando en la Moncloa ya no esté el “rojo” las cifras del paro no es que bajarán, será mucho más. Los millones de parados que ahora deambulan por plazas y calles de las ciudades, serán absorbidos por puestos de trabajo que los fascistas crearán de la noche a la mañana para ellos. Contribuirán a tan idílico panorama centenares de miles de mujeres florero que se darán de baja en las oficinas de desempleo; práctica que es común desde que se inventó el simulacro de democracia que funciona en este país. (Se dan de alta cuando gobiernan los “rojos” –que ya no volverán a gobernar- y de baja cuando gobiernan los fascistas).

Las hordas “rojas” deberán esconder sus vergüenzas y hacer mutis por el foro. Ni ánimo hay para replicar a los vencedores absolutos llevados en volandas al poder omnímodo por la mitad de una ciudadanía enferma. Si las filas fascistas estaban repletas de imputados, estimulados por el permiso de esa ciudadanía que les ha votado para seguir metiendo mano en las arcas públicas, a partir de ahora, sin jueces ni fiscales ni anticorrupciones que les mareen podrán adueñarse del país entero. A partir de ahora no se tendrán noticias de corrupciones extrañas, ni de cohechos, ni de prevaricaciones. La sociedad española entera funcionará como un motor redondo…

Pero ya podemos ir preparándonos. Deberán medir sus fuerzas los pocos medios que se expresan con desenvoltura y valentía “rojas”. En los centros de trabajo, en la calle, en las plazas esa barahúnda de concejales, alcaldes y presidentes autonómicos de nuevo cuño barrerán España de todo lo que recuerda y huela a rojerío. ¡Viva el neofascismo español! cuyos únicos enemigos a partir de ahora serán BILDU y el 15-M.

Ahora bien, yo me pregunto. ¿no son tan corruptos los políticos presuntos corruptos que los que les han votado aun a sabiendas de que lo más probable es que lo sean? Esos 8.433.095 votantes del PP equivalen a los millones de estadounidenses del partido republicano que sabiendo la retahíla de mentiras de que se había valido para invadir Irak, volvieron a votar a Bush.

Pero ya deberíamos empezar a acostumbrarnos a ver en la sociedad occidental capitalista en su conjunto a un organismo humano enfermo de neofascismo y de depravación. Pues esa porción de la sociedad que se encariña por lo obsceno, por la mentira, por lo cutre, por lo pútrido, que premia a los sinvergüenzas por muy presuntos que sean, es una sociedad afectada de alguna patología.

Porque, independientemente de que la muchachada socialdemócrata española haya optado por la política seguidista del neoliberalismo, mimando a la institución bancaria, haciéndose cómplice de las grandes fortunas, etc., y todo a cambio de unas leyes muy justas y todo lo que se quiera pero facilonas (matrimonio homosexual, Dependencia, etc), la deriva que en su conjunto va tomando Europa, con algo más de glamour, gracejo o estilo que el fascismo español, es de la misma guisa. Francia, Italia, UK, Holanda, Polonia, Hungría, Finlandia… van por el mismo sendero fascista. Lo único que nos queda por oír ya son gritos como aquellos del general Millán Astray dirigidos a Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca: “Cuando oigo la palabra cultura, cojo mi pistola”, “¡Muera la inteligencia!”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.