miércoles, 11 de mayo de 2011

“No quiero ver un Carlos Fuentealba más”, afirmó Sandra Rodríguez, su viuda

Mario Hernández (FM LA BOCA (90.1), especial para ARGENPRESS.info)

El pasado miércoles 4 de mayo se realizó en el Centro Cultural de la Cooperación la charla debate “El legado de Carlos Fuentealba. La dignidad rebelde hecha bandera”, a cuatro años de su asesinato, con la participación de Pablo Imen (CCC), Susana Reyes (Centro Educativo Isauro Arancibia), Alejandro De Michelis (UTE-CTERA) y Sandra Rodríguez (viuda de Carlos Fuentealba). También estuvo presente Pablo Ferreyra, hermano de Mariano.

Alejandro De Michelis destacó que la movilización por Carlos Fuentealba fue comparable a la “Marcha Blanca”, a la “Carpa Blanca” instalada en Congreso y a la lucha contra la Ley Federal de Educación, en la década de los ’90. “Se dejaron de lado diferencias para que el asesinato no quedara impune”, afirmó.

Susana Reyes comparó la figura de Isauro Arancibia, maestro tucumano, fundador de CTERA y desaparecido por la dictadura, con la de Carlos, “por su compromiso responsable con la vida y la defensa de la escuela pública”.

Pablo Imen se preguntó: “¿qué significa que Carlos Fuentealba no muera por segunda vez?”, instando a elaborar una agenda que recupere su legado, a “una pedagogía teórico-práctica”, con solidaridad de clase y que considere la educación como un derecho social. “¿Qué luchas libraría hoy Carlos Fuentealba?”, volvió a interrogarse. “Las de la calidad educativa como una construcción colectiva y apuntando a un sujeto autónomo. Ese fue el sentido de su existencia, su mensaje de lucha y de vida”, concluyó.

Finalmente habló Sandra Rodríguez refiriéndose a Carlos como su “compañero y militante de vida”. Destacó que ya desde niño en el campo donde vivía con sus padres los alertaba que “el patrón los estaba cagando” y que llegado a la ciudad se vinculó al sindicato de la construcción donde era encargado de recorrer las obras para recaudar los aportes voluntarios de los trabajadores. “Cuando lo conocí buscaba un nuevo perfil sindical”, sostuvo. “Tomábamos mate e inevitablemente terminábamos hablando de cuestiones políticas. Si viviera estaría luchando por justicia a Mariano Ferreyra. Se construyó como maestro en los principios básicos de los Derechos Humanos por encima de diferencias políticas”, fueran otras de sus semblanzas.

Para finalizar reiteró su compromiso personal y el de sus hijas, de batallar hasta el final contra los crímenes políticos. “No queremos más mártires”, afirmó, “sino personas que sean valoradas. No quiero ver un Carlos Fuentealba más”.

¿El ex gobernador Jorge Sobisch al banquillo de los acusados?

La Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Neuquén dispuso que el próximo 12 de mayo se realice la audiencia oral y pública por los trámites de casación presentados en la causa Fuentealba II, que investiga las responsabilidades políticas del asesinato del docente neuquino.

En esta audiencia, las partes tendrán lugar para ampliar sus argumentos ya expuestos por escrito en los trámites de casación presentados por los defensores Gustavo Lucero y Ricardo Cancela y los querellantes, Gustavo Palmieri y Ricardo Mendaña.

Si bien la Justicia había habilitado la participación en la causa de Madres de Plaza de Mayo línea fundadora, APDH y CELS como "amicus curiae", para esta ocasión no se les permitirá la participación activa. Sólo podrán hacer uso de la palabra los abogados que presentaron las casaciones.

ENTREVISTA A SANDRA RODRIGUEZ Y PABLO FERREYRA

Emitida en “El Reloj” el lunes 9/5 - FM La Boca (90.1) - Lunes de 19:00 a 21:00

MH: Estamos con Sandra Rodríguez, esposa de Carlos Fuentealba, maestro asesinado en Neuquén hace 4 años. ¿Cómo estás Sandra?

SR: Muy bien, en el Centro Cultural “Floreal Gorini”, unos minutos antes de empezar una actividad importante acompañada por mi hermana Marcela, mi hermano Alberto, mi sobrina y Pablo, hermano de Mariano Ferreyra, a quien considero parte de mi familia.

MH: Pablo te acompañó en Neuquén en oportunidad del cuarto aniversario de la muerte de Carlos.

SR: Ese día estuvo dispuesto a acompañarnos en el pedido de justicia completa que fue el eje central que tomamos en el cuarto aniversario, o sea las responsabilidades políticas en relación a los hechos del 4 de abril de 2007 que abarca a los 15 policías procesados y las órdenes que dio el ex gobernador Jorge Sobisch.

MH: Pero de esos 15 policías, 14 están sobreseídos.

SR: En realidad el ministerio público fiscal hace un año atrás interrumpió la investigación, sosteniendo que la represión fue justificada y esos policías habían abusado de sus funciones pero no en función de un operativo, entonces los desprocesaron. En ese momento intervino la Cámara y resolvió volver la causa a esa instancia y dio marcha atrás con el desprocesamiento. Están procesados los 15; 14 que estaban uniformados y el único que estaba de civil que disparaba contra la estación de servicio como se ve en las imágenes y contra un auto donde iban docentes aquel fatídico 4 de abril en Arroyito. Había sido guardaespaldas de Sobisch.

MH: ¿La convocatoria del próximo jueves 12 de mayo de la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) significa la apertura de la causa Fuentealba II, es decir, de la que involucra a los responsables políticos del asesinato de Carlos?

SR: Vamos a ver qué respuesta tiene el TSJ. Este paso es definitorio. Si decide que nos habilita -a mí en representación de mis 2 hijas: Camila y Ariadna Fuentealba- a investigar por nuestra propia cuenta, más allá de lo que opine el fiscal quien ya se negó a investigar los hechos por las responsabilidades políticas. No quiere investigar ni a los 15 policías ni a Sobisch, es decir, tenemos que ver claramente que el poder judicial de la provincia ha sido colonizado por el Movimiento Popular Neuquino (MPN) y como lo afirmé el pasado 4 de abril, el actual gobernador Jorge Sapag ha sido cómplice de Sobisch en esta impunidad que le está garantizando el Poder Judicial. Vamos a ver si los jueces de TSJ fallan a favor de habilitarnos la investigación. Estamos pidiendo hacer lo que debería haber hecho el ministerio público fiscal. Pablo aquí presente puede dar un testimonio de cuándo un fiscal quiere investigar. En el caso de su hermano, Mariano Ferreyra, quiso hacerlo. Tuvo la voluntad política para investigar los hechos del asesinato. Sabemos claramente que José Pedraza no es Sobisch ni la Unión Ferroviaria el estado provincial de Neuquén. Estamos hablando de dimensiones distintas, pero cuando se quieren investigar responsabilidades políticas hay un ministerio público que accede y otro no. Nosotros hace 4 años que estamos intentando que el fiscal haga lo que tiene que hacer, nada más.

MH: Creo que haber insistido en llevar adelante la causa Fuentealba II por las responsabilidades políticas ha sido muy importante para el caso Mariano Ferreyra. ¿Qué opinás Pablo?

PF: Sí, totalmente. A veces charlamos con Sandra que lo interesante y que yo quisiera contagiar el optimismo que tengo, es que la causa de mi hermano está a un paso del juicio oral, depende de la justicia y casi te diría exclusivamente del fiscal que es el gran ausente en Neuquén. En nuestro caso la jueza tuvo un papel muy importante. En articulación con el fiscal fueron quienes llevaron la causa a este punto.
El caso Fuentealba como antecedente nos dice que ya no toleramos más crímenes políticos y su impunidad. Queremos ver a los responsables intelectuales y materiales, como es el caso de Poblete que está preso, en el banquillo de los acusados, principalmente al ex gobernador Sobisch. En Argentina tiene que haber un cambio total y completo del accionar de la justicia.

MH: Estuviste presente el pasado 4 de abril en Neuquén. ¡Cómo viviste esa gran movilización que nucleó a 8000 personas que respondieron al llamado de Sandra?

SR: Fue muy importante. Muchos sectores, mucha comunidad, todas las organizaciones, desde la Iglesia hasta feministas como La Revuelta, un abanico político muy importante. Personalidades como Pablo, HIJOS, los “Amicus curiae” que respaldan esta causa: la APDH de Neuquén, Madres (LF) y el CELS. Compartimos con Pablo la actuación de esta última organización, que realmente fue muy importante para nosotros en todos estos años. En ambos casos hay puntos de contacto. Como ya lo dije en su momento, en Arroyito actuaron 6 grupos de policías especiales. Poblete se apostó en el lugar para disparar antes que pasara el auto que llevaba a Carlos. Estaba preparado de antemano. Se acercaron a los compañeros que se estaban retirando hacia Senillosa donde estaban los dirigentes sociales y sindicales como fue el caso de Zanón, a quienes se los cercó para dispararles. Ahí fue cuando el auto al que casualmente se subió Carlos se transformó en el blanco de Poblete, lo cual quedó comprobado en la causa Fuentealba I. Ahora hay que pasar a las responsabilidades políticas.

MH: Recuerdo en febrero una elección interna del MPN donde Sobisch se presenta y es castigado políticamente en un hecho inédito en las elecciones internas de los partidos políticos del país: la participación de 50.000 personas que no tenían nada que ver con el MPN y vuelcan la elección contra la candidatura del ex gobernador. ¿Qué tuvo que ver Carlos Fuentealba con esta situación?

SR: Primero quiero decirte que la campaña de Sobisch fue muy morbosa. La imagen de pintar unos bigotes y no mostrar la cara, no poner el nombre, sólo consignas como “Vuelve la esperanza”, era verdaderamente agresiva. Hizo pintadas rodeando el cementerio donde está enterrado Carlos, fueron cosas muy terribles, de hecho había un cartel a pocos metros de Arroyito donde lo asesinaron a Carlos. Muy agresivo, muy violento. Entonces la comunidad decidió intervenir en la vida política interna del MPN. Creo que fue un paso político muy grande que dio la gente porque no creo que les importara el MPN sino que quiso intervenir en su vida política de la misma manera que este partido interviene en nuestras vidas. Se llamó el “voto Fuentealba”, no por Sapag sino por Carlos en contra de Sobisch. Algunos sectores lo criticaron mucho pero yo creo que fue una manifestación de crecimiento político frente a estos partidos tan feudales que gobiernan las provincias mediante un poder absoluto. Es por eso que hablamos de colonización del Poder Judicial neuquino por parte del partido político MPN.

MH: Pablo, te había preguntado cómo habías vivido la jornada por el cuarto aniversario del asesinato de Carlos Fuentealba en Neuquén.

PF: Para mí fue muy emocionante, primero porque fui encontrando un lugar y cumplí una cierta función. Cuando ocurrió el asesinato de Mariano intenté acercarme a otras personas que sufrieron situaciones similares pero me dí cuenta que realmente no podía. No tenía la energía suficiente para encarar una tarea de esa naturaleza. Fui a Neuquén con mucho miedo de volver a bloquearme y sentirme incómodo, pero pasó todo lo contrario. Sentí que podía verme reflejado en otras personas y comprender la magnitud de lo que había pasado con Mariano. Ver el apoyo de los compañeros, todo fue muy emotivo. Me llevó a encontrarle un sentido a lo que pasó y entender que algo tan repudiable, por otro lado, tiene un costado de cierta utilidad, que haga que no sea infértil la muerte de alguien tan joven. Desde ese momento, y se lo dije varias veces a Sandra, estoy a su disposición, sentí algo muy parecido a una comunión donde 2 personas se involucran por algo más que una tragedia. Como ser humano, más allá de mi papel político, me llenó de satisfacción y alegría. Viví una jornada genial, con una movilización de 8000 personas o más, impresionante, compartiendo el cariño de los compañeros. Hubo un momento en que no pude contener las lágrimas y emocionarme.

MH: ¿En qué punto se encuentra y cómo sigue la causa de Mariano?

PF: A medio año de su muerte todas las querellas elevaron los pedidos de juicio oral. La jueza sólo tiene que hacer algún escrito, ver la postura de las defensas y mandar la causa a sorteo. Tal vez antes de fin de año estemos hablando de juicio oral. La semana pasada, la jueza llamó a indagatoria a 7 policías. Hoy mismo compareció uno de ellos. Aparentemente citará a más testigos, entre ellos un supuesto arrepentido que en estos días va a declarar. Es un miembro de la Unión Ferroviaria que estuvo en el momento de los hechos y puede identificar claramente a Favale y hablar un poco más sobre las responsabilidades de la Policía Federal. En este caso no puedo dejar de saludar a la justicia. Siempre respondió a la investigación.

MH: Sandra, te dejo las palabras finales.

SR: Te agradezco a vos y tu programa haber sostenido la causa de Carlos durante todos estos años. Aunque se dice que la militancia no se agradece, yo creo que debemos alentarnos mutuamente para seguir adelante con estas causas e informando a la gente. En Arroyito fueron reprimidos muchos periodistas. También en Neuquén hay muchos colegas tuyos que sostienen la causa. Te agradezco todos los programas que hicieron con mi hermano Alberto. Me gratifica que sostengas estas causas que son tan importantes para el futuro de nuestro país.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.