martes, 24 de mayo de 2011

Prometen en París salvar al euro a toda costa

PL

El presidente del Consejo de Europa (CE), Herman van Romnpuy, prometió hoy hacer todos los esfuerzos posibles para proteger y salvar al euro, en medio de las crisis económicas que azotan al Viejo Continente.

Durante el encuentro que siguió a la ministerial del G20, en ocasión del 50 aniversario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Van Rompuy admitió que el panorama no es tampoco alentador en algunos países.

El jefe del brazo político de la Unión Europea (UE) declaró que la crisis de la deuda es particularmente tensa en Grecia, con repercusiones en Irlanda y Portugal, además de la amenaza de contagio en España e Italia.

No dejaremos desaparecer el euro, sentenció Van Rompuy, al tiempo que reconoció el dramatismo de la situación de las naciones en crisis y la falta de tiempo para realizar los ajustes necesarios.

Al respecto, el secretario general de la OCDE, el mexicano Angel Gurría, destacó el "enorme esfuerzo" de los griegos y su valentía, al igual que España, a quienes, de todas formas, les queda bastante por hacer.

El gobierno griego anunció el lunes un nuevo paquete de medidas para reducir el déficit al 7,7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2011, además de la esperanza de alcanzar 50 mil millones de euros hacia 2015 con la venta de activos públicos.

En todo caso, analistas consultados en la cita en la sede de la OCDE en París subrayaron que las perspectivas helénicas dependerán en gran medida del próximo desembolso por la UE y el FMI de otros 12 mil millones de euros del préstamo.

Asisten al evento entre otros los secretarios de Economía, Bruno Ferrari, y de Hacienda, Ernesto Cordero, y se espera la llegada de la jefa de la diplomacia de Estados Unids, Hillary Clinton.

Anteriormente, el tema del empleo en medio de la crisis internacional, concentró los debates de la ministerial del Grupo de los 20 (G20), bajo la sombrilla de la OCDE.

Gurría coincidió con otros ponentes en torno a la necesidad de hallar los caminos hacia la reducción drástica del paro, que ya golpea a más de 30 millones de personas en el mundo.

Advirtió que la crisis no ha terminado y no llegará a su fin hasta tanto no se reduzca el desempleo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.