jueves, 23 de junio de 2011

Argentina: Bosques en peligro. Aclaran que aún no se comprobó quién es el responsable de un desmonte en el sur de la provincia de Tucumán

PRIMERA FUENTE

Desde la Dirección de Flora y Fauna de la provincia explicaron que el desmonte ilegal detectado meses atrás en la zona de Los Pizarro (departamento La Cocha) podría haber sido causado por la firma Sucesión Salomón Jalil o bien por una empresa -cuyo nombre no trascendió- que ahora es propietaria del predio donde se desmontaron bosques nativos en forma irregular.

Fuente foto: PRIMERA FUENTE

A principios de año, en un sitio conocido como El Nogal se comprobó un desmonte ilegal de 40 hectáreas ricas en especies arbóreas como ceviles, pacarás, lapachos y palos lanzas. Hasta ahora, se intenta determinar quién fue el responsable de esta tala. Según el director de Flora y Fauna de la provincia, Daniel Manso, el hecho se produjo en un campo que antes perteneció a Sucesión Salomón Jalil, ahora en manos de una firma cuyo nombre no puedo ser precisado. Desde esta firma aseguran que se hicieron cargo del predio una vez consumado el desmonte.

“Estamos esperando los descargos para luego aplicar la multa correspondiente. Pedimos a la firma que se identifique a sus propietarios. De todas formas es importante aclarar que la superficie afectada es pequeña para las proporciones que hoy se manejan en cuanto a desmontes ilegales”, explicó Manso.

Este no fue el único caso de desmontes ilegales por esa zona en lo que va del año. Entre fines del año pasado y principios de este se tiraron abajo 60 hectáreas árboles de las cuales el Gobierno sólo había autorizado explotar 40 de ellas. Por este motivo se multó al ex secretario General de la Gobernación, Antonio Jalil, socio del gobernador José Alperovich. Como aún no estaba en vigencia la ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos Nº 26.331 –promulgada en diciembre de 2007 y reglamentada en 2009- a Jalil se le permitió trabajar sobre la totalidad de la zona desmontada pagando una multa por las hectáreas excedentes.

“Antes de la sanción de la Ley de Bosques a los productores les convenía pagar las multas y disponer de las tierras que irregularmente desmontaron. Ahora, con la nueva normativa, no sólo deben pagar por el daño sino que están obligados a reforestar”, explicó Manso.

“El permiso otorgado a Jalil para desmontar esa zona se otorgó antes de la Ley de Bosques y cuando aún yo no estaba en el cargo. Hoy eso no podría hacerse ya que la zona en cuestión se halla dentro de la categoría amarilla o roja. Sólo se conceden autorizaciones para áreas verdes”, agregó el funcionario.

La ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos Nº 26.331 –promulgada en diciembre de 2007 y reglamentada en 2009- exhorta a todas las provincias a realizar un ordenamiento de sus áreas boscosas y fija tres categorías de protección: roja para bosques de muy alto valor de conservación los cuales son intangibles, amarillo para los que toleren un manejo sustentable, y verde para los que se puedan transformar total o parcialmente. En todos los casos, cualquier tipo de intervención depende de un permiso oficial. En Tucumán el organismo a cargo de esto es la Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos.

Desmontes en plena emergencia forestal

La propia Secretaría de Ambiente de la Nación reconoció que existe una verdadera emergencia forestal. Entre 1998 y 2003 desaparecieron 781.932 hectáreas, pero en los últimos cuatro años la cifra creció: los desmontes arrasaron con 1.108.669 hectáreas, lo que equivale a 821 hectáreas de bosques por día o 34 por hora.

Se estima que Argentina ya perdió el 70 por ciento de sus bosques nativos. Las zonas más afectadas fueron las provincias del noroeste, los bosques chaqueños y la selva de Yungas (en Salta, Jujuy, Tucumán y Catamarca).

De 100 mil hectáreas de bosques que había a principios del siglo pasado hoy apenas quedan algo más de 30 mil.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.